Archivo de la etiqueta: Identidad digital

Aplicaciones de la tecnología blockchain en el futuro de las bibliotecas

 

almanhirsch_300

Sandra Hirsh y Susan Alman. Blockchain (Library Futures Series, Libro 3). ALA, 2019

Ver en ALAStore

 

El uso más comúnmente conocido de blockchain es para criptomonedas como Bitcoin, sin embargo, hay muchos otros usos para esta tecnología. Con su alto nivel de transparencia y precisión, la tecnología blockchain es un concepto con implicaciones de largo alcance para el futuro del mantenimiento de registros. 

 

En el último volumen de Library Futures Series,, Sandra Hirsh y Susan Alman presentan los desafíos y oportunidades de blockchain. Recientemente tuvimos la oportunidad de hablar con ellos sobre cómo se interesaron originalmente en la tecnología y hacia dónde la ven a continuación.

Se trata de una larga cadena de entradas de datos que son teóricamente inmutables porque la criptografía se utiliza para proteger los datos. Blockchain utiliza una base de datos distribuida (múltiples dispositivos no conectados a un procesador común) que organiza los datos en registros (bloques) que tienen validación criptográfica. Los datos están marcados con el tiempo y vinculados a registros anteriores para que solo puedan ser modificados por quienes poseen las claves de cifrado para escribir en los archivos.

La función hash genera una referencia cada vez que se agrega un bloque a la cadena creando una marca de fecha / hora. El alto nivel de transparencia dificulta la corrupción a menos que más del 51% de la potencia de cómputo (hashing) esté controlada por uno o más grupos que trabajan juntos dentro de una red blockchain. No hay intermediarios que permitan la auto soberanía de los datos y la colaboración entre los usuarios.

¿Cuáles serían los posibles usos en bibliotecas?

IDEA # 1  identificación verificada

Otros usos están relacionados con la identificación verificada de personas que no tienen hogar, son transitorias, inmigrantes, desplazadas o que se encuentran fuera de su hogar habitual  y necesitan todo tipo de recursos de información que incluyan apoyo para la alfabetización, integración comunitaria, desarrollo de nuevas habilidades, servicios de empleo, investigación, ayuda en caso de desastres y entretenimiento. Las bibliotecas pueden proporcionar servicios a estas comunidades que no pueden obtener en ningún otro lugar; sin embargo, en la mayoría de los casos, estas personas no pueden obtener una tarjeta de la biblioteca. Este problema se puede resolver mediante el uso de un sistema interoperable basado en blockchain que integraría a todos los tipos de sistemas de biblioteca y una identidad digital verificada segura que se puede usar en las bibliotecas participantes para obtener acceso a la información. Blockchain se utilizará para proporcionar acceso sin gravámenes a contenido digital y colecciones impresas a todos los usuarios potenciales en los sistemas de bibliotecas participantes, mientras se gestiona el riesgo para garantizar que la privacidad y la identidad personal de cada usuario sean seguras. Sovereign Identity (SSI) es una aplicación blockchain que permite a un individuo u organización tener la propiedad y el control exclusivos de sus identidades digitales y analógicas. Los esfuerzos de alfabetización informacional e inclusión digital mejorarán a medida que los usuarios obtengan acceso a todos los recursos en esas bibliotecas mediante la creación de su identidad digital segura y privada.

IDEA # 2. Préstamo interbibliotecario.

Blockchain podría usarse para desarrollar un programa piloto internacional de préstamo interbibliotecario para el sistema de cupones de la Federación Internacional de Asociaciones de Bibliotecas (IFLA). IFLA proporciona vales reutilizables para ayudar a las bibliotecas a pagar fácilmente las solicitudes internacionales de préstamos interbibliotecarios. Cada comprobante representa un pago estándar para una transacción. Blockchain se adecuaría bien al préstamo interbibliotecario internacional debido a las transacciones en moneda extranjera que se realizan como parte de este intercambio de Préstamo Interbibliotecario (blockchain facilitaría las transacciones financieras extranjeras) debido a la propia naturaleza transaccional de los préstamos interbibliotecarios en general.

IDEA # 3. Precisión y consistencia de los datos 

Blockchain podría usarse para determinar la precisión y consistencia (validez) de los datos durante su ciclo de vida. Esto implicaría comparar el hash de los registros originales con un hash registrado en la cadena de bloques. Si los dos “hashes” no coinciden, los registros se han modificado de alguna manera.

Algunos expertos dicen que blockchain es malo para el medio ambiente, señalando su alto consumo de energía y su huella de carbono, mientras que otros afirman exactamente lo contrario, argumentando que blockchain podría ser sostenible porque conduciría a un aumento significativo en la transparencia, la eficiencia y la responsabilidad de la información.

El valor de la identidad digital para la economía y la sociedad mundial

figi_long_16x9

Digital identification: A key to inclusive growth”. McKinsey Global Institute, 2019

Texto completo

El “buen” uso de la identificación digital es una nueva frontera en la creación de valor para los individuos, las empresas y los países. Un grupo de voces líderes discute cómo desbloquear los beneficios, al tiempo que se mitigan los riesgos.

La identidad digital puede aumentar la inclusión política y social, facilitar la protección de los derechos y promover la transparencia. También puede impulsar el crecimiento económico inclusivo y crear un valor sustancial para los individuos, los gobiernos y las empresas de todo el mundo. El informe de McKinsey Global Institute, concluye que los países que implementen el “buen” uso de la identidad digital podrían crear un valor económico equivalente al 3-6 por ciento del PIB en promedio para el año 2030. Para liberar ese potencial, se necesita crear una definición y unas normas compartidas que garanticen que la identidad digital sea segura, protegida y respetuosa con la privacidad y de otros derechos fundamentales.

 

Identidad en un mundo digital: un nuevo capítulo en el contrato social

 

large_7qxxcoqmkmovfa74bwemgkggg7t6xxfydwtn5ehe2xw

Identity in a Digital World: A new chapter in the social contract. [e-Book] Cologny, Suiza, World Economic Forum, 2018.

Texto completo

En todo el mundo, un número creciente de organizaciones –de los sectores público y privado– están avanzando en los sistemas que establecen y verifican las identidades digitales de las personas, los dispositivos y otras entidades. Sin embargo, todavía estamos aprendiendo lo que significa “identidad en un mundo digital”. También seguimos desarrollando políticas y prácticas sobre la mejor manera de recopilar, procesar o utilizar datos relacionados con la identidad de manera que las personas no tengan que infringir sus libertades ni causarles daño.

En la Reunión Anual 2018 del Foro Económico Mundial en Davos, un grupo diverso de actores públicos y privados se comprometieron a compartir la cooperación en el avance de las buenas identidades digitales centradas en el usuario. Desde entonces, un grupo más amplio de partes interesadas se ha sumado a esta conversación: expertos, responsables de la formulación de políticas, ejecutivos de empresas, profesionales, defensores de los derechos humanos, organizaciones humanitarias y la sociedad civil.

Esta publicación refleja su visión colectiva, sintetizada y traducida a un formato útil para los responsables de la toma de decisiones y los profesionales. Hace un balance de la situación actual e identifica las lagunas en la coordinación entre los sectores y las partes interesadas. Describe lo que hemos aprendido hasta la fecha sobre lo que significa la centralidad del usuario y cómo mantenerla en la práctica. Intenta ofrecer una agenda de trabajo compartida para los líderes: una lista inicial de acciones prioritarias a corto plazo que exigen cooperación. Refleja, en definitiva, la primera etapa del aprendizaje colectivo y la creación de metas y caminos compartidos.

La biblioteca más allá del libro. Conferencia en BiblioMadSalud 2018 de Julio Alonso Arévalo

 

DESCARGAR PRESENTACION http://alturl.com/hdps3

El 21 de junio de 2018 se ha celebrado la II Jornada de BiblioMadSalud con el lema BiblioVisibilidad en ciencias de la salud en el Colegio de Médicos de Madrid.

Conferencia de Julio Alonso Arévalo (Biblioteca de la Facultad de Traducción y Documentación. Universidad de Salamanca) con el título “La biblioteca más allá del libro. Visibilidad y curación de contenidos en bibliotecas” en las II Jornadas de BiblioMadSalud, celebradas en el Colegio Oficial.

 

 

 

Los youtubers y la construcción de la identidad adolescente

youtuberd

Pérez-Torres, V., Y. Pastor-Ruiz, et al. “Los youtubers y la construcción de la identidad adolescente.” Comunicar vol. 26, n. 55 (2018).

 

Texto completo

El objetivo general de esta investigación consiste en analizar el contenido de los vídeos de los youtubers de mayor impacto entre los adolescentes y su relación con la construcción de la identidad. La plataforma YouTube es una de las más utilizadas por los adolescentes españoles, ya que alrededor del 70% de los jóvenes entre 14 y 17 años prefieren esta red. Los youtubers son percibidos por los jóvenes como sus iguales, personas cercanas que comparten rasgos similares a los suyos, lo que facilita la rápida identificación con ellos. Se ha realizado un análisis cualitativo del contenido de 22 vídeos de la plataforma YouTube mediante el programa Atlas.ti. El análisis ha dado lugar a varios códigos emergentes relacionados con la construcción de la identidad personal en la adolescencia. La mayoría de los mensajes sobre la identidad personal estaban orientados a transmitir la autodefinición que hace el youtuber sobre sí mismo y la relación de esa autoimagen con su identidad de género, orientación sexual e identidad vocacional. Además, la familia y los iguales aparecen en los vídeos, especialmente como proveedores de apoyo social. Los seguidores adolescentes incluyen mensajes de apoyo al youtuber, manifiestan su identificación con los mensajes y utilizan los espacios de comentarios para exponer sus experiencias personales, expresando las mismas inquietudes en la configuración de su identidad. Es necesario tener en cuenta este nuevo espacio de interrelación en la comprensión del desarrollo identitario de los jóvenes.

Libro blanco sobre la identidad digital

fingerprint

 Digital Identity: On the Threshold of a Digital Identity Revolution: White Paper.  [e-Book] Cologny, Suiza, World Economic Forum, 2018.

Texto completo

La identidad es el primer paso de cada transacción en el entorno digital. A lo largo de los años, la mayoría de las transacciones entre dos identidades se ha visto principalmente en relación con la validación de una credencial (“¿Es esta información genuina?”), (“¿Coincide la información con la identidad?”) y autenticación de una identidad (“¿Este ser humano/cosa coincide con su identidad? ¿Eres realmente quien dices ser?”). Estos las preguntas no han cambiado con el tiempo, sólo los métodos tener cambio. Este documento explora los desafíos de la identidad actual y las tendencias que tendrán un impacto significativo en los sistemas de identidad en el futuro.

Este documento explora los sistemas actuales de identidad digital y las tendencias que tendrán un impacto significativo en el futuro. Examina cómo los mecanismos de identidad y autenticación para humanos, dispositivos/cosas y entidades legales pueden compartir definiciones comunes y apoyar valores comunes para crear una economía y una sociedad digital más confiable.

Individuos, entidades legales y dispositivos por igual, pueden verificar una identidad de confianza necesaria para interactuar y realizar transacciones con otros. El concepto de identidad no es nuevo, históricamente la identidad se ha basado en la utilización de credenciales a partir de cuentas y sellos de cera en pasaportes, tarjetas de identificación y certificados de nacimiento, para probar quiénes somos. Las cuestiones relacionadas con la identidad como son las pruebas, fraude, robo de credenciales y exclusión social han desafiado a los individuos a lo largo de la historia. Pero, las esferas en las que vivimos y operamos se han ampliado, en primer lugar geográficamente y ahora en la economía digital, las formas de en el que los humanos, los dispositivos y otras entidades interactúan han evolucionado rápidamente, y en consecuencia está cambiando la forma en que gestionamos nuestra identidad

A medida que avanzamos hacia la Cuarta Revolución Industrial y a medida que cada vez más transacciones se llevan a cabo digitalmente, hace necesario disponer de una representación digital de la propia identidad; esto se aplica a los seres humanos, dispositivos y entidades legales. Para los seres humanos, esta prueba de identidad es fundamental. requisito previo para acceder a servicios críticos y participar en sistemas económicos, sociales y políticos modernos. Para operar con dispositivos la identidad digital es fundamental para llevar a cabo las transacciones, especialmente porque los dispositivos serán capaces de realizar transacciones relativamente independiente de los humanos en un futuro cercano.

En el caso de las personas jurídicas, el estado actual de la gestión de la identidad consiste en procesos manuales ineficientes que podrían beneficiarse de las nuevas tecnologías y arquitecturas para apoyar el crecimiento digital. A medida que aumente el número de servicios, transacciones y entidades digitales, será cada vez más importante garantizar que las transacciones se realicen en una red segura y de confianza en la que cada entidad pueda ser identificada y autenticada.

 

El papel crítico de los metadatos en las comunicaciones en red: noticias falsas. identidad digital y viralización de información

39048648504_20da318cc4_o_d

Las ciencias de la información han estado tradicionalmente en el centro de la investigación centrada en los metadatos. Los documentos de inteligencia de la Agencia de Seguridad Nacional de los Estados Unidos (NSA) revelados por Edward Snowden en junio de 2013 popularizaron el término “metadatos” en la conciencia pública. Sorprendentemente, desde entonces se ha debatido poco sobre la naturaleza y la importancia de los metadatos en los sistemas de comunicación en red.  La confusión sobre el papel y significado de los metadatos dentro de los programas de inteligencia de la NSA o “noticias falsas” relacionadas con la elección presidencial de 2016 reflejan nuestra falta de comprensión sobre la importancia de los metadatos dentro de nuestros ecosistema de dispositivos en red.

Mayernik, M. S. and A. Acker “Tracing the traces: The critical role of metadata within networked communications.” Journal of the Association for Information Science and Technology vol. 69, n. 1 (2018). pp. 177-180. http://dx.doi.org/10.1002/asi.23927

Las bibliotecas han utilizado sistemas estructurados de catalogación a gran escala para proporcionar acceso a la información durante siglos. De manera similar, los estados nacionales han recopilado información sobre sus ciudadanos en masa, como datos del censo, certificados de defunción, registros fiscales, durante cientos de años. En todos estos contextos, los supuestos y valores sociotécnicos incorporados influyen en la forma en que se recopilan y aplican los metadatos. Una vez que estos metadatos son recolectados, pueden construirse nuevas aplicaciones para ampliar servicios o crear nuevos mercados, entre otras posibilidades.

Los metadatos que subyacen a la forma en que las infraestructuras transmiten la información están diseñados para un determinado conjunto de normas y criterios, pero no para otros.  Por ejemplo, los metadatos sobre los correos electrónicos pueden mostrar dónde, cuándo y a quién se envían los mensajes, pero no pueden mostrar por qué se enviaron. De este modo, los metadatos siempre muestran una perspectiva incompleta y parcial que satisface las necesidades funcionales de determinadas aplicaciones.

La recopilación de metadatos digitales repercute en las formas en que las personas experimentan la comunicación social y técnica. Sin tales metadatos, la comunicación en red no puede existir. Las filtraciones de la NSA, y los numerosos hacks recientes de las comunicaciones corporativas y gubernamentales, señalan a los metadatos como objetos de nueva investigación académica. Si queremos entablar debates significativos sobre nuestras trazas digitales, o tomar decisiones informadas sobre nuevas políticas y tecnologías, es esencial desarrollar marcos teóricos y empíricos que tengan en cuenta los metadatos digitales. Este documento de opinión presenta cinco características sociotecnológicas clave de los metadatos en las redes digitales que se beneficiarían de una mayor participación de las ciencias de la información.

Internet, las redes de telefonía móvil, el comercio en línea y cualquier otro dispositivo “inteligente” funcionan a través del intercambio de metadatos sobre nuestras comunicaciones y actividades digitales. Los metadatos describen un objeto físico o digital proporcionando un contexto, indicando la calidad o documentando otras características del objeto (Greenberg, 2005). Los metadatos tienen diferentes propósitos y pueden clasificarse de diferentes maneras. Gilliland, por ejemplo, distinguió cinco tipos de metadatos -administrativos, descriptivos, de preservación, técnicos y de uso- que tienen diferentes funciones en los sistemas de información digital (Gilliland, 2008). Los metadatos “descriptivos” pueden proporcionar a un usuario revisiones del producto de otros compradores, mientras que los metadatos “de uso” pueden incluir el historial de compras colectivas de un usuario y permitir que el sistema proporcione una lista de recomendaciones, anuncios o incluso noticias falsas. Sin embargo, estas funciones de los metadatos, que a menudo se dicen libres de valores y neutrales, pueden confundirse con el paso del tiempo, a veces de formas sorprendentes o inesperadas. De hecho, la nueva iniciativa de noticias falsas de Facebook para combatir las afirmaciones virales falsas en se basa en sopesar los metadatos de compromiso y las prácticas publicitarias con una comprobación de los hechos para limitar la información errónea y evitar la censura (Isaac, 2016).

La colección de rastros del comportamiento cotidiano de las personas en esferas públicas y privadas apunta a los metadatos como objetos de nuevas indagaciones académicas. La teorización de contextos de metadatos y la creación de evidencia empírica sobre su creación y circulación como fenómenos sociotecnológicos de infraestructuras y organizaciones será una de las características animadoras que los científicos de la información necesitarán abordar en un futuro próximo. Si queremos participar en discusiones significativas sobre nuestras trazas digitales, o tomar decisiones informadas sobre nuevas políticas y tecnologías, es esencial desarrollar marcos teóricos y empíricos para caracterizar el papel de los metadatos dentro de las infraestructuras de comunicación en red. Las metáforas como “escape de datos” que se utilizan para describir “el rastro digital que la gente deja” (Mayer-Schonberger & Cukier, 2013, p. 113) cuando usa computadoras o teléfonos celulares oscurecen la naturaleza de los metadatos dentro de estos sistemas. Por ejemplo, las compañías aseguradoras de automóviles han comenzado a ofrecer tarifas más bajas a los clientes que aceptan instalar un receptor de monitoreo GPS en sus automóviles que rastrea sus hábitos de conducción: aceleración y paro en particular (Lieber, 2014)

Los metadatos producidos por cualquier sistema técnico son el resultado de una selección activa por parte de los diseñadores del sistema de qué registrar y cuándo.  Por ejemplo, los dispositivos inalámbricos están diseñados para recopilar y transmitir metadatos sobre la hora y el lugar desde donde se envían los datos, así como las rutas que los datos toman a través de las redes (Acker, 2014). Estos metadatos de trazas muestran a los diseñadores y operadores de infraestructuras de comunicación cómo funcionan las redes y dónde se producen los problemas. Los operadores de redes celulares, por ejemplo, pueden determinar dónde se están cayendo las llamadas telefónicas, o dónde ha fallado una torre celular. En otro ejemplo, las franquicias de compras de Target a Amazon rastrean los metadatos sobre el comportamiento de compra y navegación de los consumidores a través del tiempo a través de programas de recompensas para determinar sus necesidades, hábitos y tendencias de compra. De este modo, los metadatos están diseñados para permitir usos y resultados específicos.

Las distinciones formales entre datos y metadatos son confusas y difíciles de definir (Gilliland, 2008). Los datos y los metadatos se designan a menudo en contradicción entre sí, dependiendo de sus diferentes funciones y medios de interpretación en contextos específicos de origen y uso.  Ciertas trazas digitales pueden servir como “metadatos” en un contexto porque proporcionan información sobre la actividad o el comportamiento de las personas, pero también pueden servir como “datos” si se analizan en otros contextos y se utilizan como evidencia para hacer una afirmación o argumentación (Borgman, 2015). Llamar a algo “metadatos” en lugar de “datos” es una clasificación contextual que raramente tiene una lógica evidente (Boellstorff, 2013). Por ejemplo, nuevos tipos de redes de sensores permiten a los investigadores producir datos científicos que antes eran difíciles o imposibles de recopilar. Estos datos técnicos son metadatos de fondo para el científico, pero son datos esenciales para el operador de red que supervisa y mantiene la red (Borgman, Wallis y Mayernik, 2012). Del mismo modo, las organizaciones gubernamentales y de ayuda humanitaria están organizando cada vez más metadatos de los medios sociales y las redes móviles como datos para permitir una orientación más eficaz de la ayuda de emergencia, la asignación de recursos de emergencia y el despliegue de las fuerzas policiales. A menudo se usan los metadatos para analizar el comportamiento y las intenciones de individuos específicos, y potencialmente identificar a esos individuos para acciones particulares. Esto es ilustrado vívidamente por la declaración del ex director de la CIA y la NSA, Michael Hayden, en mayo de 2014, cuando dijo “matamos gente a base de metadatos” (Cole, 2014).

Los metadatos recopilados por plataformas de medios sociales como Twitter y Facebook subyacen en una industria artesanal de análisis de patrones de uso de la tecnología, redes personales y tendencias de distribución de información (Schroeder, 2014). En muchos de estos estudios, los “grandes datos” son en realidad “grandes metadatos” que muestran cómo se utilizan, confían y estandarizan los servicios digitales.

Los metadatos ejecutables necesarios para la transmisión de datos y la comunicación impregnan nuestra cultura en red; de hecho, las infraestructuras no pueden funcionar sin ellos (Fidler & Acker, 2014). Sin embargo, la parcialidad de los metadatos y su capacidad de agregación presentan una tensión crucial en la sociedad. Por ejemplo, las personas nombradas en una publicación de agosto de 2015 de información de las cuentas robadas del sitio de citas para adultos Ashley Madison corrían el riesgo de ser identificadas como personas que habían llevado a cabo relaciones extramatrimoniales, apoyadas directamente por los metadatos liberados en sí mismos (Victor, 2015).

En conclusión, los metadatos son fundamentales para el diseño y la explotación de las infraestructuras técnicas, pero es fácil dar por sentado que nuestras vidas personales pueden aparecer en nuestras huellas digitales. Como ha dicho un erudito, los metadatos de trazas digitales pueden ser “notablemente reveladores” de nuestras vidas y actividades (Landau, 2016). Las filtraciones de la NSA han ilustrado, por ejemplo, cómo las facturas de telefonía móvil no son simplemente documentos privados banales. A medida que los metadatos de nuestra comunicación digital crecen en volumen y nuestro uso de herramientas digitales prolifera, se utilizarán y agregarán de maneras conocidas y desconocidas, intencionadas y oportunistas. Por ejemplo, el exitoso programa de Netflix “House of Cards” fue producido en base a la analítica de descriptores de metadatos generados por los usuarios (Carr, 2013).

Para poder participar en el mundo digital, las personas deben someterse a la creación de sus metadatos y utilizarlos para una variedad de propósitos (van Dijck, 2014). Pero, los metadatos, como los registros telefónicos y censales, siempre han estado conectados a cuerpos y vidas. Esto se amplifica cada vez más en el espacio digital. Estas cuestiones de metadatos están transformando las formas en que concebimos la gestión de los datos e incluso los derechos humanos.

Bibliografía