Archivo de la etiqueta: Lectura digital

Amazon está trabajando en la incorporación de Realidad Aumentada en la app de Kindle

10185040173_82b153630f_h-620x264

Hasta la fecha, se han producido algunos intentos de utilizar la realidad aumentada y la realidad virtual  con  ebooks “enriquecidos” pero siempre con poco éxito. Por ello Amazon, -tal como esta semana se ha anunciado en GoodRead-, a través del equipo Kindle Framework está trabajando en implementar Realidad Virtual en sus próximos productos, especialmente para la aplicación de lectura  Kindle para Android e iOS.

La compañía presentó una patente en junio sobre la adición de nueva funcionalidad de realidad aumentada en dispositivos inteligentes. La técnica requiere el uso de un sensor tridimensional, como el dispositivo Kinect de Microsoft, para generar una nube de puntos de datos para el objeto real. La aplicación mantendrá un registro de la posición y orientación del objeto respecto al teléfono y calculará cómo el elemento virtual reflejaría la luz de diferentes maneras. Y en estos días está buscando ingenieros expertos en AR para trabajar en este proyecto

 

170725-augment-amazon

 

La pantalla insomne

toda-pantalla-nuevo-programa-musical_1894920535_8352957_660x371

Mateos Martín, C. and F. J. Herrero Gutiérrez (2017). [e-Book] La pantalla insomne: Congreso Internacional Latina de Comunicación Social (7. 2015. Santa Cruz de Tenerife). Sociedad Latina de Comunicación Social, 2016

Texto completo

 

Al principio fue una: fija, de tela y grande. La llegada del tren de los hermanos Lumière sorprendía a los recién inventados espectadores cinematográficos en el ocaso del siglo XIX: cuarenta y nueve segundos de imágenes proyectadas en un espacio colectivo que se convertirían en el primer icono del nuevo arte. Cuarenta años más tarde llegó la segunda pantalla, la de las primeras televisiones electrónicas. Tardó otras cuatro décadas en llegar a estar presente de forma generalizada en la mayoría de los hogares del mundo llamado desarrollado. Un universo en la sala de estar, accesible con sólo pulsar un botón. Al principio, todo iba despacio, asumiblemente despacio para los hábitos comunicativos. A la pantalla familiar en el salón se sumó otra en algunas cocinas y en algunos dormitorios. No tardaría en llegar la tercera pantalla, la de los ordenadores personales: primero en los despachos, luego en los hogares, también en las aulas, en las bibliotecas… Y, en seguida, los ordenadores portátiles y las videoconsolas. Y los teléfonos móviles. Y las agendas electrónicas. Y los libros electrónicos. Y las tablets… Y a medida que se extendían y generalizaban todas esas terminales, se iban modificando los géneros, las salas de redacción, los formatos, los procesos de producción, los modelos de negocio, las prácticas comunicativas… y la cultura, que fluye y flota sin descanso en la pantalla insomne.

Libros electrónicos y lectura digital. Planeta biblioteca 2017/07/26.

36135465666_31ee7c7c95_b_d

Escuchar programa de radio

Ir a descargar

 

La lectura digital conlleva nuevas narratividades y cualidades literarias. En el programa de hoy hemos analizado algunos de los aspectos clave que diferencian la lectura analógica y la digital, y como el texto digital conlleva importantes transformaciones que están impactando directamente en como se escribe, como se descubre, accede y se asimila la información, afectando a todas las etapas de la cadena de valor del libro, y por ende a todos los agentes implicados en este ecosistema digital.

 

Dificultades de acceso a los libros electrónicos en bibliotecas universitarias

35886634291_0067c193a4_b_d

Ward, V. and K. Colbron (2016). [e-Book]  Digital access solutions: Report on investigations for possible pilot studies.London, JISC, 2016.

Texto completo

 

Resultados del proyecto piloto “Digital Access Pilot Project” sobre el acceso a libros electrónicos en bibliotecas universitarias del Reino Unido. Se analizaron más de 1000 monografías de 10 bibliotecas más representativas. El problema más frecuente fue que no había ninguna versión digital del título disponible. Hubo muchas frustraciones en torno al hecho, ya que la mayoría de las bibliotecas tenían políticas para cambiar desde la adquisición de recursos en formato impreso a digital, pero, incluso cuando el contenido del libro estaba supuestamente disponible, a menudo resultó que no era adecuado para satisfacer las necesidades de los usuarios. Entre las conclusiones se establece que las bibliotecas universitarias modernas requieren acceso remoto para un gran número de usuarios simultáneos, con menos pasos para la autenticación de acceso y una gestión de derechos digitales (DRM) más flexible para satisfacer la demanda de los estudiantes y desalentar el uso de fuentes ilegales de contenido. El problema más frecuente era que los títulos solicitados no estaban disponibles para las bibliotecas como libros electrónicos, aunque la mayor parte de los títulos de la muestra estaban disponible en formato impreso o en formato digital no adecuado. Esto ha llevado a las bibliotecas a tener que comprar más títulos impresos que quisieran, simplemente para proporcionar facilitar una mayor disponibilidad de acceso para el uso por parte del estudiante.

Dos de las recomendaciones de la hoja de ruta de la Estrategia de monografías nacionales se centraron en la identificación de una estrategia de digitalización y concesión de licencias a nivel nacional para garantizar un mayor acceso a las monografías que actualmente no están disponibles en formato digital. Tras esta convocatoria de digitalización y concesión de licencias, es necesario establecer cuáles serían las prioridades, ya sea para digitalizar libros impresos existentes o para proporcionar un mejor acceso a las colecciones disponibles de libros digitales. Tras discusiones informales iniciales con una serie de interesados, se decidió que era necesario disponer de datos reales para trabajar y se anunció una convocatoria de participación (CFP) para que las bibliotecas de instituciones de educación superior (HEI) participasen en en el proyecto piloto “Digital Access Pilot Project”.

El proyecto “Digital Access Pilot Project” consistió en el estudio de una muestra de diez bibliotecas que representaban un amplio espectro de los diferentes tipos de biblioteca universitaria, que estaban dispuestas a proporcionar listas de títulos e indicar la naturaleza del problema en base a categorías predefinidas. El proyecto analizó más de 1000 títulos, haciendo hincapié en las áreas problemáticas como ‘disponible sólo en formato impreso’, ‘fuera del comercio’ y ‘disponible como e-book, pero …’ También se solicitaba la razón de necesidades de demanda (lista de lectura, Investigación, conservación o “otros”, como la accesibilidad) y una idea inicial del tipo de uso – uso en el campus, acceso remoto, para usuarios individuales o múltiples usuarios concurrentes-. Con el objetivo de exponer y explicar las prioridades y asuntos estratégicos y operacionales, para poder establecer la mejor manera de proceder.

De la muestra recogida del proyecto trabajo piloto se tuvieron en cuenta cuales eran las   necesidades más urgentes de los usuarios (80% fueron solicitados para listas de lectura, 17% para investigación y 3% para conservación u otros propósitos). El problema más frecuente era que no había ninguna versión digital del título disponible. Hubo muchas frustraciones en torno al hecho, ya que la mayoría de las bibliotecas tenían políticas para transitar de la adquisición de recursos en formato impreso a digital, pero, incluso cuando el contenido del libro estaba supuestamente disponible, a menudo resultó que no era adecuado para satisfacer las necesidades de los usuarios. Las bibliotecas universitarias modernas requieren acceso remoto para un gran número de usuarios simultáneos, con menos pasos para la autenticación y una gestión de derechos digitales (DRM) más flexible para satisfacer la demanda de los estudiantes y desalentar el uso de fuentes ilegales de contenido. El problema más frecuente era que los títulos solicitados no estaban disponibles para las bibliotecas como libros electrónicos, aunque la mayor parte de la muestra de títulos estaba disponible en formato impreso o en formato digital no adecuado. Esto ha llevado a las bibliotecas a tener que comprar más títulos impresos que quisieran, simplemente para proporcionar facilitar una mayor disponibilidad de acceso para el uso por parte del estudiante.

Dado que la mayoría de los títulos solicitados se publicaron desde 1990, están protegidos por derechos de autor y su utilización en forma diferente requiere el permiso del titular de los derechos de publicación. No existe una manera sencilla de establecer quiénes son los titulares de los derechos y ningún método obvio y eficiente de pedir permiso. Había más de 275 editores diferentes de los títulos de la muestra, aunque 25 editores representaron más de la mitad de todos los títulos.

Trabajar con los editores (o sus asociaciones) parece ser el siguiente paso lógico, ya que al menos tres cuartas partes de los títulos estaban disponibles en algún formato (la disponibilidad de un título varía con el tiempo, al igual que las proporciones de títulos disponibles en esta muestra). Las soluciones dependerán del tipo de disponibilidad del título: fuera del comercio, solo impreso o disponible como libro electrónico, pero problemático.

Los principales escollos a resolver por parte de las bibliotecas tienen que ver con el número potencial de estudiantes que requieren cada uno de los recursos, el crecimiento de los cursos de aprendizaje a distancia donde los estudiantes necesitan de formatos digitales para el éxito de su aprendizaje y la necesidad de mejorar la satisfacción de los estudiantes con sus bibliotecas. Es también por estas razones que las bibliotecas consideran estos temas prioritarios, pues aunque el contenido puede estar disponible, el mercado está fallando a la hora de proporcionar contenido a las bibliotecas que se ajuste a las demandas de los usuarios.

 

 

Lectura e Internet: ¿Qué aportan las TIC a la lectura?

scuoladigitale

Trujillo Sáez, Fernando. Lectura e Internet: ¿Qué aportan las TIC a la lectura?. Sevilla : Junta de Andalucía, 2017

Texto completo

Colección familias lectoras – Junta de Andalucia

51 Megas

Si te funciona mal este Link, prueba este como alternativa

Descargar Coleccion Completa

 

«…las tecnologías -nuevas o no- no son exteriores a nosotros, y por tanto no nos
impactan: en realidad, «somos seres tecnológicos», lo cual elimina cualquier
lectura de exterioridad técnica».

Vicente Luis Mora

 

«Servicios de redes sociales, dispositivos móviles que nos mantienen conectados
de forma permanente, proporcionan una capa adicional a la realidad que amplía
y aporta infinitos matices a algo que nos es tan propio como la sociabilidad».
Socionomía

Dolors Reig

La lectura y las tecnologías de la información y la comunicación (TIC en adelante) son como el mar en esta narración. Como el mar nos rodean, se extienden ante nosotros, no somos capaces de abarcarlas y cuanto más profundizamos, mejor nos desenvolvemos en el nuevo elemento. La lectura y las TIC son nuestro entorno: vivimos en un entorno  lector y en un entorno digital.

¿Quiere usted comprobarlo? Acuda a su banco y piense cuánto lee desde el momento de entrada (y le recomiendo que lo haga, no están las cosas para dejar de leer nada en el banco). Después, piense en qué medida su banco le anima a que use el cajero automático y el actualizador de cartillas o, directamente, los servicios en línea para sus gestiones
cotidianas.

  • Generación TXT: nuevos lectoescritores para nuevas lecturas
  • Cómo enriquecen las TIC la lectura
  • ¿Qué podemos hacer?
  • La relación entre la lectura y las TIC en la práctica

 

Nuevas alfabetizaciones. Lectura en pantalla

lectura-en-pantalla

 

Pérez Esteve, Pilar “Nuevas alfabetizaciones. Lectura en pantalla“. Sevilla: Junta de Andalucia, 2017

Texto completo

Colección familias lectoras – Junta de Andalucia

“Un aprendizaje eficaz en el s. XXI no solo requiere cambiar nuestras herramientas, sino también nuestra forma de pensar. Necesitamos integrar la tecnología de manera que no solo permita a nuestros estudiantes hacer cosas «antiguas» (como escribir o documentarse) de un nuevo modo, sino lo que es más importante, han de hacer «nuevas» cosas de «nuevas» maneras, y adquirir una educación diferente y mejor, porque la tecnología existe. 

Marc Prensky, junio de 2012

En esta breve cita se apunta la tesis principal de estas páginas, enseñar a leer es enseñar a pensar, a aprender, a comunicarnos. Es enseñar a crecer. Pero leer hoy no puede entenderse al margen de los nuevos formatos. Y eso requiere nuevas habilidades y nuevas formas de pensamiento. Nuestros hijos y nuestras hijas se manejan muy bien con los nuevos dispositivos, siempre están rodeados de móviles, tabletas, consolas, ordenadores. Pero, ¿es eso suficiente? ¿Garantiza algo? ¿Son competentes en los nuevos formatos de lectura? ¿Qué nuevas habilidades requiere la lectura en pantalla? ¿Cómo podemos ayudar en casa?

¿Es tan importante la lectura?
¿Qué ocurre en el formato digital, en la lectura en pantalla?
Yo gugleo, tú gugleas, él guglea… ¿Cómo ayudar a usar los buscadores?
Las nuevas alfabetizaciones precisan ojos críticos y creativos
¿Qué comporta la lectura hipertextual?
¿Enseñan algo los videojuegos?
¿No son una pérdida de tiempo?
Los riesgos y las oportunidades de las redes sociales. ¿Controlar o acompañar?

 

Mendeley introduce la lectura sincronizada a través de varios dispositivos

 

Una de las ventajas más importantes que introduce el formato digital es el de la lectura sincronizada; es decir nos permite leer un mismo contenido de manera simultánea a través de diferentes dispositivos, incluido el  punto donde dejamos la lectura, anotaciones, subrayados, marcapáginas; permitiendo acceder a nuestro contenido desde cualquier dispositivo, en cualquier momento y en cualquier lugar.

 

Mendeley permite a través de su aplicación hacer una lectura sincronizada de los contenidos a texto completo que tengamos en el gestor de referencias. La nueva función  ‘Recently Read” guarda la posición de lectura para los 20 últimos archivos PDF leídos en los dispositivos iOS y/o de escritorio. Si se empieza a leer un artículo en el ordenador de sobremesa de la oficina, posteriormente se puede leer en la tablet, o incluso en el teléfono móvil mientras nos desplazamos en el transporte público conservando todas las intervenciones que hayamos hecho en el documento que se sincronizan en todos los dispositivos en los que tengamos la aplicación de Mendeley.