Archivo de la etiqueta: Lectura digital

El Grupo SM ofrece gratis acceso a su plataforma con libros y juegos de su aula virtual de aprendizaje M.A.R.S para niños durante el periodo de coronavirus

 

mars-repaso-vacaciones-sm-643x310-1

M.A.R.S

Anuncio

 

El Grupo SM ofrece una app gratuita con contenido lúdico y libros de lectura para que los niños se queden en casa.

 

SM ofrece gratis su plataforma M.A.R.S, dirigida a alumnos de Primaria, en la que los escolares podrán repasar y reforzar las materias con contenido lúdico y libros de lectura.

De esta manera SM quiere apoyar el aprendizaje en línea de niños y profesores a través de aplicaciones didácticas.

 

Descargar M.A.R.S. e introduce cualquiera de los siguientes códigos en la pantalla de compra:

  • Para 3º EPMARS3EP
  • Para 4º EPMARS4EP
  • Para 5º EPMARS5EP
  • Para 6º EPMARS6EP

INFANTIL

  • Vive una experiencia transmedia en familia con los retos de las dos aplicaciones de Tiny Cosmonauts: Tiny Swipers y Tiny Trees
  • Con Creappcuentos los más pequeños podrán crear su propia historia de forma sencilla y divertida.

PRIMARIA

  • Con M.A.R.S., Misión para Aprender Repasando con SM, los alumnos de 3º a 6º de Primaria pueden seguir aprendiendo mates, sociales, lengua, naturales e inglés.
  • Con Academons los niños podrán repasar contenidos de toda Primaria.
  • En la plataforma educativa Smile and Learn los niños encontrarán juegos, vídeos y cuentos interactivos.
  • Prueba Smartickmétodo online de aprendizaje de matemáticas para las familias.

SECUNDARIA

  • Plataforma para aprendizaje por retos BeChallenge.
  • Si quieres hacer un seguimiento en la asignatura de Lengua, no te pierdas Walinwa para trabajar la ortografía y la comprensión lectora.

TODAS LAS ETAPAS

  • Las funciones avanzadas de Hangouts Meet, liberadas para todos los usuarios de G Suite y GSuite for Education.
  • Para ayudar a los alumnos conectados, MicrosoftEdu ha habilitado Minecraft para todos los profesores que tengan cuenta de O365.

Un tercio de los españoles lee ya en formato digital

reading-books-ebooks-ipad-on-subway-1024x764-1

 

Barómetro de Hábitos de Lectura y Compra de Libros en España 2019. Ministerio de Cultura y Deporte. FGEE, 2020

Texto completo

 

El perfil de lector frecuente que se corresponde con mujer, universitaria, de área urbana y con 55 años o más. El 83% de estas mujeres leen libros al menos una vez a la semana. Crece el porcentaje de lectores de libros en soporte digital hasta el 29,1 por ciento.

 

Los índices de lectura en España siguen mejorando, el porcentaje de lectores de libros alcanza el 68,5 por ciento de la población. Desde 2010 se ha producido una mejora de 8,2 puntos en los índices de lectura.

Algunos datos clave:

• El 62,2 por ciento de los españoles mayores de catorce años lee libros en su tiempo libre, cifra que ha mejorado un 5,2% desde 2010. Un 50 por ciento es lector frecuente, lee al menos una o dos veces por semana. Aunque mejoran las cifras, sigue habiendo un alto porcentaje de población que no lee libros nunca o casi nunca (37,8 por ciento).

• Mientras el principal motivo para la lectura sigue siendo el entretenimiento, la falta de tiempo sigue siendo la principal excusa de los no lectores para explicar su falta de hábito (49,1 por ciento).

• Seis comunidades autónomas se encuentran por encima de la media española. Madrid sigue siendo la comunidad con mayor número de lectores en tiempo libre.

• Crece el porcentaje de lectores de libros en soporte digital hasta el 29,1 por ciento.

• La descarga gratuita sigue siendo la principal forma de obtención de los libros digitales. Más de la mitad de los entrevistados que se descargan libros electrónicos gratuitamente (59,6 por ciento) aseguran que saben distinguir cuándo una descarga no es legal.

• El 3 por ciento de la población escucha audiolibros, un 1,3 por ciento lo hace de manera frecuente.

• La lectura en niños es generalizada. A partir de los 15 años se observa una caída del número de lectores frecuentes hasta el 49,8 por ciento, si bien mejoran las cifras respecto a 2018.

• Jóvenes y mayores perciben la lectura como una actividad que “contribuye a tener una actitud más abierta y tolerante”, que “es una actividad emocionante y estimulante” y que “ayuda a comprender el mundo que nos rodea”.

• Aumenta ligeramente la proporción de compradores de libros (62,6% frente al 62,4% anterior) y algo más el número de libros comprados (11,5 frente a 10,3 libros)

• El servicio bibliotecario público mantiene su excelente valoración entre los españoles.

 

El futuro del cerebro lector en un mundo cada vez más digital

 

e7c47ef0-943a-46c2-ac7a-f1a7cdcc70d2

 

Just Read the Book Already Digital culture doesn’t have to make you a shallow reader. But you have to do something about it. By LAURA MILLER AUG 16, 201810:32 AM

 

No hace mucho, una neurocientífica cognitiva decidió realizar un experimento en sí misma. Maryanne Wolf, experta en la ciencia de la lectura, estaba preocupada, como cualquiera de nosotros, por que podría estar perdiendo la habilidad para una lectura profunda y sostenida. Todavía compraba libros, escribe en ‘Reader, Come Home: The Reading Brain in a Digital World’ ‘, pero se daba cuenta que cada vez leía más en ellos en lugar de ser arrastrada por ellos. En algún momento imposible de precisar, había comenzado a leer más para estar informada que para estar inmersa en la lectura, y mucho menos para ser transportada por la pasión lectora. A pesar de haber escrito un libro popular, “Proust and the Squid: The Story and Science of the Reading Brain’, celebrando, entre otras cosas, la neuroplasticidad del cerebro, es decir, su tendencia a remodelar sus circuitos para adaptarse a las tareas que con mayor frecuencia le exigían, Wolf se dijo a sí misma que no había cambiado el estilo de su lectura, sino la cantidad de tiempo que podía dedicarle. Sin embargo, sintió que le debía a esa pregunta un escrutinio más riguroso. De ahí el experimento informal.

“Wolf decidió asignar un período fijo todos los días para releer una novela que había amado cuando era joven, ‘Magister Ludi’ de Hermann Hesse”. Era exactamente el tipo de texto exigente en el que alguna vez se había deleitado. Pero ahora descubrió para su consternación que no podía soportarlo. “Odiaba el libro”, escribe. “Odiaba todo el supuesto experimento”. Tuvo que obligarse a discutir las ‘palabras y oraciones innecesariamente difíciles de la novela cuyas construcciones similares a serpientes ofuscaron, en lugar de iluminar, lo que significa para mí’. La acción narrativa le pareció intolerablemente lenta. Ella, concluyó, “había cambiado de una forma que nunca hubiera imaginado. Ahora leo superficialmente y muy rápido; de hecho, leo demasiado rápido para comprender niveles más profundos, lo que me obliga a volver constantemente y releer la misma frase una y otra vez con creciente frustración. Había perdido la “paciencia cognitiva” que una vez la sostuvo al leer tales libros. Ella culpó a internet “.

La lectura profunda que solía venir naturalmente se ha convertido en una lucha. No estamos hechos para leer y hacerlo es tan antinatural que precisamente por eso hemos de luchar por conservarl la lectura

El libro está lleno de consejos sólidos, aunque poco reveladores, para los padres (léales a sus hijos pequeños en lugar de entregarles un iPad con un libro electrónico “mejorado” que pueda leerse en voz alta mientras revisa su teléfono inteligente).

Un buen tercio del libro se refiere a cómo los educadores pueden mejorar las habilidades de lectura profunda de los niños en varios grupos de edad, al tiempo que promueven su alfabetización digital.

¿Te ha pasado esto? Elige un libro favorito, pero no puedes terminarlo. Tu mente divaga. Las oraciones parecen largas. Aburrido. Finalmente, arrojas el libro real y, en cambio, revisas Facebook. ¿Estamos perdiendo nuestra capacidad de leer profundamente? Ser pensadores callados y contemplativos, empáticos y críticos. La investigadora de la lectura Maryanne Wolf se preocupa por eso. Pero ella no es una ludita digital. No es una llamada para lanzar iPads por la ventana. En cambio, tiene un nuevo plan para enseñarnos, y especialmente a los niños, a leer en un mundo saturado de información.

 

– Meghna Chakrabarti

Clubes de lectura en línea. Planeta Biblioteca 2020/01/22.

 

7fd1e6631264a2cde0122a83a3ac6512

Clubes de lectura en línea. Planeta Biblioteca 2020/01/22 

con María Antonia Moreno Mulas

ESCUCHAR

Ir a descargar

Más sobre

María Antonia Moreno Mulas es especialista en promoción lectora, bibliotecaria, gestora cultural y docente. En la actualidad, coordina el Plan de Fomento de la Lectura “Un libro es un amigo” de la Diputación de Badajoz y la Fundación Germán Sánchez Ruipérez. Forma parte del equipo de la revista Mi Biblioteca (http://alonsoquijano.net/mi-biblioteca/) de la Fundación Alonso Quijano (http://alonsoquijano.net/), en los puestos de Ayudante de Dirección y community manager. Hemos hablado con Antonia sobre los clubes de lectura en línea, del proyecto NUBETECA, de cuál es la diferencia fundamental de organizar un club de lectura de manera virtual, como son los modelos de negocio con las plataformas y las editoriales, como es el proyecto de dinamización, perfil de los lectores digitales que acuden a un club de lectura en línea y otras cuestiones.

La lectura, ¿revolución o crisis?: una reflexión crítica sobre su comprensión y significado.

featured1

 

La lectura, ¿revolución o crisis?: una reflexión crítica sobre su comprensión y significado.

Prof. Rosa Emma Monfasani
Bibliotecaria y Profesora en Ciencia de la Información.

Texto completo

 

La lectura ha sido una preocupación constante y aún hoy más si tenemos en cuenta que ha despertado una revolución o una crisis en muchos sentidos. La forma en que se lee, los soportes utilizados y la comprensión de lo leído incitan a una lectura diferente. Lo importante es que por medio de ella se adquieran conocimientos y se generen nuevos que posibiliten volcarlos en la comunidad a la que atiende la biblioteca.

Ya desde las pinturas en las cuevas, los guijarros y las tabletas de arcilla existía una preocupación por introducir diferentes contenidos informativos, sea para registrar intercambios comerciales como para transmitir otro tipo de contenido. Las escrituras que en un principio fueron para ciertas clases específicas de a poco se fueron adentrando en las diferentes clases sociales y con el tiempo fue cambiando el soporte. Reflejo de ello se da con el surgimiento de las universidades que nacieron a partir de las escuelas palatinas, monásticas y episcopales, existentes desde la Alta Edad Media. Pero fue que la lectura surgió en el momento en que la humanidad empezó a reconocer palabras escritas, encontró otro sentido en lo que veía y empezó a comprender.

En 2008 Bombini plantea las cuestiones relacionadas con la lectura como política pública, en ese artículo se refiere a la región latinoamericana y a la promoción de la lectura como una política pública del ámbito pedagógico. Asimismo habla de asumir una mirada sociocultural, no solo en el contexto en que la lectura se produce sino de construir el significado de los textos.

En un documento de Unesco-Cerlalc preparado por Parra (2017) dice que con el fin de mejorar la inclusión social la lectura se ha instalado en los gobiernos de Iberoamérica y que se está desarrollando “…como una vía para formar ciudadanos cada vez más informados, críticos, conscientes y participativos”. La idea de los países adheridos a Redplanes Red Iberoamericana de Responsables de Políticas y Planes de Lectura, habla de posicionar a la lectura en estos países como una política de Estado.

En Argentina se pueden mencionar a nivel nacional:

– Plan Nacional de Lectura. Campaña Nacional de Lectura del Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología 2009-. ha articulado tareas con todos los niveles educativos, modalidades, y diversos programas del Ministerio de Educación.
– Programa Libros y Casas de la Secretaría de Cultura de la Nación 2007-2013. Tenía por objetivos democratizar el acceso al libro y fomentar la lectura a través de la formación de mediadores, agentes y nuevos lectores.
– Semana de la Lectura y Escritura 2017-2019, realizada en diferentes provincias del país para los niveles educativos: inicial, primario, secundario, y superior de formación docente.

Existen diferentes estadios que posibilitan reconocer estructuras ya existentes, establecer nuevas conexiones, explorar ciertos patrones de información y particularmente una habilidad para buscar, recoger, relacionar y utilizar la información. Es en esta última instancia en donde la figura del bibliotecario cumple una importante función independiente del soporte utilizado.

Hace un tiempo leí un post denominado “Adiós a las bibliotecas”, del que he rescatado algunas cuestiones como que los diferentes algoritmos con que se trabaja en las redes no podrían igualar la labor en el fomento de la lectura, la vida de relación con la comunidad, y en especial la asesoría del bibliotecario. Con palabras textuales manifiesta: “…Entrar en una biblioteca y pasear el dedo por sus estanterías buscando el próximo título tiene un cariz imprevisible que el algoritmo nos niega”.

El siglo XX nos legó una revolución científico-tecnológica con la que aún hoy los países están tratando de congeniar, y digo congeniar porque el acceso a las tecnologías no es igual en todo el planeta, no todos tienen a su alcance los productos que provee la red si con ello se tiene en cuenta que lo digital no ha encontrado todavía el camino para llegar a todos los rincones.

Muchos autores se preguntan si existe una apropiación de la palabra escrita en el entorno digital, depende de lo que se considere como apropiación de la palabra escrita ya que en ese sentido tendría que estar rodeada de otros conceptos como la selección apropiada de los contenidos y el tipo de consumo que se haga de ella.

También se habla de una crisis del libro, tal como se conoce tradicionalmente en forma impresa. Ésta, también fue una preocupación desde la aparición de la imprenta, en que se cuestionaba la perdurabilidad del soporte utilizado. Cada modo de presentación del conocimiento ha sido el reflejo de una situación social, económica, política y cultural del pensamiento de una época. Depende de la forma de lectura que se haga para interpretar esa información, depende si se está frente a una revolución que significa un cambio radical respecto del pasado inmediato o se trata de una crisis como una situación complicada que debemos resolver. Me inclinaría por esto último si tenemos en cuenta que se nos presentan diferentes situaciones y que debemos atender a ellas para encontrar una salida posible.

A un poco más de 100 años de la reforma universitaria de 1918 en nuestro país, que impulsó un cambio con proyección latinoamericana y con miras a democratizar la universidad, le dio a ésta un carácter científico. Desde este punto de vista y pasando por los distintos niveles etarios presentaré un enfoque tendiente a democratizar el acceso al conocimiento basado en las formas y problemáticas para encarar la lectura. El bibliotecario cumple en todos esos estadios un rol importante que acompaña el proceso de enseñanza-aprendizaje en el acceso a la información.
Si se parte de los primeros albores en que los lectores acceden a la palabra escrita se debe atender a su formación en relación directa con los conceptos que va adquiriendo durante la enseñanza escolar. Esta es una primera etapa donde el aprendizaje que levará consigo los símbolos del lenguaje y la comprensión de lo escrito, depende de sus maestros pero también de los bibliotecarios que desempeñan un papel importante en la comprensión lectora. Las modalidades utilizadas son infinitas y la variedad de lectura también, incluso si se tiene en cuenta que en impreso, en imágenes, en digital, y en cualquier tipo de soporte, el bibliotecario encontrará la forma de seleccionarlo, transmitirlo y hacerlo comprensible.

La segunda etapa, la de la formación secundaria, puede resultar más compleja, especialmente en esta época, debido al avance de las tecnologías y la comunicación. El adolescente tiende a leer corrientemente lo que encuentra en forma virtual, y las redes sociales influyen considerablemente en sus opiniones. La comprensión, la reflexión, y la crítica sobre lo que lee muchas veces no ocupa un lugar primordial. La figura del bibliotecario aquí se complica más porque debe buscar los medios para llegar a los textos recomendados por el docente, no interviene tanto en instalar la comprensión de lo leído, sino que se constituye en un facilitador de los conocimientos sugeridos. Es en esta instancia es cuando se deben utilizar los soportes de interés para los estudiantes, como las aplicaciones en el teléfono celular, la posibilidad de consultar en línea en la biblioteca y la de hacer difusión de los contenidos por medio de las redes. Es un poco establecer la lectura por el placer de leer, que conducirá a la comprensión de los textos y el desarrollo lingüístico tan necesario en esta etapa. Esto ayudará a adquirir una conciencia crítica, a tener comprensión de la realidad que se le presenta y a cumplir con el requerimiento de sus estudios actuales y los por venir. Es una situación evidente, donde se presenta la disyuntiva de encontrarnos aquí con una crisis en la lectura, ya que en la actualidad hablar solamente de lo impreso es como significar un adiós a las bibliotecas.

La tercera etapa en el proceso de aprendizaje es cuando se transita la educación superior que se imparte en las universidades, en las academias superiores o en otras instituciones de formación profesional. Este tipo de enseñanza forma técnicos, profesionales, investigadores y científicos en todas las ramas del conocimiento, que generalmente llevan a obtener un título para acceder a un trabajo determinado. La experticia en esta instancia, basada en una marcada formación teórico-práctica, cumple un rol fundamental en las actividades de extensión para con la comunidad.

El papel de la universidad es ser creadora de conocimiento y tiene como objetivo primordial desarrollar el pensamiento creativo para generar nuevas ideas y descubrimientos en el campo de las ciencias y las tecnologías.

El bibliotecario se encuentra en una situación más comprometida donde además de facilitar el acceso a los documentos, es preciso conocer cuando y porque el usuario necesita una información determinada, debe saber dónde encontrarla, debe evaluarla para hacerla pertinente y comunicarla de manera ética. Cumple un papel activo y reflexivo sobre los diferentes tipos de recursos informativos. Es aquí cuando la figura del bibliotecario referencista, basado en los enfoques constructivos del aprendizaje y la aplicación de metodologías, debe favorecer las necesidades del sujeto. Todo esto requiere, además, un proceso de evaluación de los resultados. La lectura en esta instancia debe ser aún más crítica, y la elección y el uso de los recursos se hacen más complejos. Por eso es importante la colaboración con docentes, el trabajo en equipo y tener muy en cuenta el contexto, tanto el académico institucional como el externo.

No todo se puede leer en Internet, no todo está en Internet, la biblioteca hoy consta de una hibridez integrada por diferentes tipos de documentos: lo textos impresos, que se encuentra en las estanterías; los recursos informativos en diferentes tipos de dispositivos; la información electrónica en las computadoras; y lo virtual, como los objetos digitales en línea que pueden ser leídos en gran variedad de soportes. Todos ellos se complementan en el proceso informativo y en su conjunto proveen y transforman la recogida de datos en algo nuevo.
La creación de conocimiento estará fundada en el uso reflexivo e intencional de la información basada en las nuevas competencias educativas. Por eso se promueve el desarrollo de experiencias, el consensuar modelos y normas, el fomento de la colaboración, y la transmisión de conocimientos a través de encuentros, jornadas y de otro tipo de actividades.

La propuesta es repensar sobre la lectura que se quiere ofrecer, dónde y cómo se puede dar, cómo gestionar la información en los diferentes ámbitos de estudio, en cualquier tipo de biblioteca, y en regiones remotas donde la biblioteca cumple un papel importante para la comunidad.
La lectura que se haga en cualquier soporte debe llevar a mejorar la comprensión y la significación de lo leído y a fomentar un pensamiento crítico y creativo. Es en este sentido que se debe repensar si se trata de una revolución o de una crisis de la lectura, la identificación y el significado que demos a este proceso posibilitará adecuar el desempeño profesional en cada situación particular.

La lectura hace ver las realidades adyacentes, nos inserta en la sociedad y nos conecta con el resto del mundo.

Referencias

Alonso Tapia, Jesús (2005). Claves para la enseñanza de la comprensión lectora. Revista de Educación, núm. Extraordinario. Sociedad lectora y educación. p. 63-93. Recuperado de:
https://www.oei.es/historico/fomentolectura/articulos.htm [Consulta: 22-11-2018]

Argentina. Ministerio de Educación (2009- ). Plan Nacional de Lectura. Recuperado de: http://planlectura.educ.ar/ [Consulta: 15-01-2020]

Bombini, Gustavo (2008). La lectura como política educativa. Revista Iberoamericana de Educación. Nro. 46 Enero-abril. Recuperado de:
https://rieoei.org/historico/documentos/rie46a01.htm [Consulta: 10-12-2018]

Cerlac. Red Iberoamericana de Responsables de Políticas y Planes de Lectura. https://cerlalc.org/redplanes/

Monfasani, Rosa (2013). Bibliotecarios, usuarios y gestión del conocimiento. 1a ed. Buenos Aires: Alfagrama. 240 p.

Parra, Sofía (2017). Planes de lectura en Iberoamérica 2017: objetivos logros y dificultades. Preparado por. Bogotá: Cerlalc. 90 p. Recuperado de: http://cerlalc.org/wp-content/uploads/2017/11/PUBLICACIONES_CERLALC_Planes_lectura_Iberoamerica_2017_07_12_17.pdf [Consulta: 02-01-2020]

El libro digital. Nuevos modos de relación con lo escrito: lectura en e-readers

top-5-mejores-lectores-de-ebook-para-android2

 

Angelozzi, Silvina Marcela. El libro digital. Nuevos modos de relación con lo escrito: lectura en e-readers. Tesis doctoral. Cordoba: Universidad Nacional de Córdoba (RDU), 2017

Texto completo

 

La presente tesis es el resultado de la investigación en torno a la adopción y prácticas de lectura en los aparatos denominados e-readers y el consumo de textos digitales en general, y más específicamente de libros digitales o e-books, por parte de lectores residentes en el área metropolitana de Córdoba, llevada a cabo entre 2013 y 2016. Las prácticas de lectura en e-reader son abordadas con la apoyatura teórica de los Cultural Studies británicos y de los aportes latinoamericanos a esta vertiente, de la corriente teórica de la ecología de medios de la Escuela de Toronto, a lo cual se integra también la perspectiva de la historia sociocultural del libro y la lectura, principalmente con las contribuciones de Chartier.

El foco de interés ha sido recuperar la voz de los lectores, y a partir de allí interpretar las prácticas de lectura y la experiencia en el proceso de incorporación y domesticación de esta tecnología, considerando que no puede estudiarse aisladamente de otras tecnologías presentes en la vida cotidiana. Se propuso por lo tanto un estudio cualitativo sobre el uso y apropiación del e-reader por parte de lectores mayores de 18 años, en el cual la voz de los lectores se recupera a partir de entrevistas en profundidad, cuyos ejes principales de conversación son cuatro: 1) los procesos previos de incorporación de tecnologías digitales; 2) las trayectorias personales de lectura; 3) otros consumos culturales y sus modalidades; 4) la especificidad del uso cotidiano del e-reader. La cantidad de entrevistados fueron 23 y la cesación de inclusión de nuevos lectores respondió al criterio de saturación de las categorías consideradas en el análisis. Como complemento de las entrevistas, se solicitó a cuatro de los entrevistados, uno por franja etaria, que realizaran un “Diario de lecturas y otros consumos culturales”, llevando registro durante una semana de las lecturas, el soporte usado, el uso de los diversos aparatos digitales, otros consumos culturales como música, películas, videos y con qué dispositivos.

Los resultados y conclusiones del análisis dan cuenta de las modalidades de uso y apropiación de los e-readers, de la caracterización del e-reader como interfaz de lectura, de las prácticas cotidianas de lectura en distintos soportes y de las significaciones asociadas a la práctica de la lectura en general y en ambiente digital en particular. Se considera que los resultados son de interés en cuanto significan un aporte en relación con las continuidades y transformaciones de la práctica de la lectura en el ambiente digital, en un momento donde todos los textos nacen digitales y gran parte de ellos circulan por Internet en formato digital, a la par que los lectores conviven cotidianamente con las tecnologías digitales de la información y comunicación en diversos ámbitos de sus vidas.

 

Estudiantes internacionales lectores de textos digitales en tabletas: experiencias y estrategias

tablet-para-estudiantes

Park, HR., Kim, D. & Vorobel, O. J. International students’ reading digital texts on tablets: experiences and strategies. Comput High Educ (2019). https://doi.org/10.1007/s12528-019-09242-x

 

Este estudio de caso múltiple investiga la lectura de cuatro textos internacionales por parte de estudiantes universitarios de textos digitales en tabletas. El estudio describe las experiencias y estrategias de estos estudiantes con la lectura móvil. Los participantes eran cuatro estudiantes internacionales en los Estados Unidos, y su primer idioma (L1) no era el inglés. Los datos fueron recolectados a través de observaciones, informes verbales, entrevistas y notas de campo. Los hallazgos mostraron que los participantes tuvieron experiencias positivas y negativas al usar tabletas para leer y que la lectura móvil facilitó su aprendizaje sobre sus vidas, idioma, cultura y tecnología. El estudio muestra que los participantes utilizaron seis estrategias de lectura: (a) establecer el propósito, (b) decidir qué leer, (c) acceder a un texto digital, (d) dialogar, (e) hacer una conexión, y (f) el uso de aplicaciones y habilidades de alfabetización digital. El artículo analiza la lectura móvil, con un enfoque en estrategias, posibilidades y procesos, así como el aprendizaje cultural y el empoderamiento.