Archivo de la etiqueta: Lectura digital

¿Prefieres la pantalla pequeña o la pantalla grande?

skiff-reader2

Do you prefer small screen or large screen e-readers?
Michael Kozlowski

Good e-Reader

2018, May 21

¿Prefieres un lector de pantalla grande como el Kobo Aura One u Oasis, o de otra marca? O, ¿prefiere el estándar de seis pulgadas debido a su precio asequible y factor de portabilidad?

 

 

La industria de los e-readers ha estandarizado la pantalla de seis pulgadas y todas las empresas del mundo tienen algunos modelos de este tamaño. Esto incluye el Kindle Paperwhite, Barnes y Noble Nook Glowlight Plus y el próxima Clara HD. En el transcurso de los últimos seis años ha habido un movimiento para aumentar el tamaño de la pantalla. Amazon y Sony con el Kindle DX, Remarkable, Sony Digital Paper y otras compañías asumieron un gran riesgo al sacar al mercado un dispositivo que cuesta más, pero que tiene más espacio para dedicarlo a la lectura de libros o a tareas de productividad, como tomar notas o editar archivos PDF.

La pantalla de seis pulgadas es el estándar de facto de la industria de los e-readers. La compañía lanzó el Amazon DX en 2009 y lo actualizó unos años más tarde. Este dispositivo se vendía en grandes cantidades, pero no tenía pantalla táctil, sino que los usuarios tenían que navegar utilizando el teclado. Amazon tuvo un éxito masivo el año pasado cuando presentó el Kindle Oasis 2, su primer e-reader modernizado con una pantalla táctil más grande. Fue el primer e-reader con verdadera integración de Audible y tenía la capacidad de escuchar audiolibros a través de accesorios Bluetooth.

Barnes y Noble y Kobo entraron en el espacio de los e-readers en 2010 y se fijaron en los e-readers de seis pulgadas para competir contra Amazon y varias startups. B&N nunca ha divergido y ha lanzado una pantalla más grande, pero Kobo ha asumido más riesgos. Kobo lanzó un Mini e-reader de 5 pulgadas que demostró ser muy popular en ese momento y también el H20, que fue el primer e-reader impermeable. La compañía lanzó un e-reader de 7,8 pulgadas, el Kobo Aura One a finales de 2016 y fue el primer dispositivo con un sistema de préstamo de biblioteca Overdrive integrado en la librería.

En los últimos cuatro años, más empresas se han arriesgado con los lectores de pantalla grande y se han hecho un hueco en el mercado. Onyx, Sony y Remarkable desarrollaron pantallas de 10,3 a 13,3 pulgadas y no eran simples lectores de libros electrónicos, sino dispositivos profesionales que venían con un lápiz táctil. Todos ellos fueron facturados como reemplazo del papel y tenían la funcionalidad de dibujar, tomar notas o editar archivos PDF.

Sin emabrgo, la mayoría de los e-readers de pantalla grande del mercado no están dirigidos a consumidores ocasionales, sino a profesionales. Aún así, hay una demanda obvia de una pantalla más grande, es más fácil de leer y las fuentes son más grandes.

¿Prefieres un lector de pantalla grande como el Kobo Aura One u Oasis, o de otra marca? O, ¿prefiere el estándar de seis pulgadas debido a su precio asequible y factor de portabilidad?

Ver además

Tendencias sobre e-Readers para 2018: pantallas en color, grandes formatos, escuchar audiolibros y procesadores más rápidos

Anuncios

Google prepara un servicio “Read it Later” para guardar noticias y leerlas posteriormente

 

w0wetgopti3tv12m7ygs

Sabemos qué artículos y páginas web pueden guardarse para su posterior visualización. Los artículos marcados para Leer más tarde se almacenarán localmente durante siete días. Instapaper y Pocket son dos de los servicios de lectura más populares en el mundo. Tienen aplicaciones móviles y extensiones de navegador para enviar artículos a través de muchas plataformas diferentes, incluyendo lectores electrónicos. Google ha estado desarrollando activamente su propio sistema Read it Later y es posible que lo lance a finales de este año.

La aplicación principal de Google App ha ido adquiriendo poco a poco la funcionalidad Read it Later, aún no está activa.  Será interesante ver cómo se lanzará el servicio Google Read it Later

Los artículos que quieras leer más tarde se pueden añadir desde Android o iOS siempre que tengas instalada la aplicación Bandeja de entrada. Los artículos de la Web se pueden guardar a través de la extensión Inbox Chrome. No es un sistema muy sofisticado en este momento, pero Google obviamente tiene sus miras puestas en gente como Pocket e Instapaper.

 

Estudio “Circulación de libros electrónicos y contenidos digitales en las redes de bibliotecas públicas de Iberoamérica”

 

Como parte de su Plan Operativo Anual, el Programa Iberoamericano de Bibliotecas Públicas, Iberbibliotecas, está realizando el estudio “Circulación de libros electrónicos y contenidos digitales en las redes de bibliotecas públicas de Iberoamérica”. El proyecto, que será publicado en 2018, busca diagnosticar los procesos de circulación de contenidos digitales de las redes de bibliotecas públicas de los países y ciudades pertenecientes a Iberbibliotecas (Brasil, Buenos Aires, Chile, Colombia, Costa Rica, España, Medellín, México, Paraguay y Perú).

Nos interesa conocer su opinión y la de sus usuarios, por eso les solicitamos llenar y divulgar las siguientes encuestas para tener un panorama completo:

 

 

 unnamed

Encuesta a personal de bibliotecas

 

unnamed (1)

Encuesta a responsables de bibliotecas

 

unnamed

Encuesta a usuarios de bibliotecas

 

Para más información escríbanos al correo iberbibliotecas@cerlalc.org

¡Gracias por su ayuda!

Secretaría Técnica del Programa IBERBIBLIOTECAS  |  CERLALC: Calle 70 9-52 Bogotá, Colombia  |  Tel: (571) 540 20 71 Ext. 129  |  Fax: (571) 541 6398  |  Línea gratuita: 018000912071  |  Correo: iberbibliotecas@cerlalc.org

¿Cómo podemos las bibliotecas ayudar a mejorar la experiencia de uso de los libros electrónicos?

e-library

 

En los últimos años, las ventas de libros electrónicos en el espacio del consumidor han ido disminuyendo progresivamente en los últimos 5 años, pero por el contrario el uso de libros electrónicos en las bibliotecas no deja de crecer, aunque como es lógico ya no muestra el tipo de crecimiento exponencial de los primeros tiempos. Según Overdrive, la plataforma de mayor implantación de préstamo de libros electrónicos en bibliotecas de Estados Unidos, los préstamos de libros electrónicos aumentaron durante 2017 un 14% y los audiolibros un 24%, cuantificando un total de 155 millones libros electrónicos prestados por parte de las bibliotecas, mientras que la circulación de libros impresos sigue estancada o incluso disminuye. Después de 10 años se ha logrado el acceso básico, ¿qué debería ser lo siguiente? ¿Cómo podemos las bibliotecas ayudar a mejorar la experiencia de uso de los libros electrónicos? 

 

La circulación de libros electrónicos en bibliotecas tiene un largo largo recorrido de casi 10 años. Ahora que se ha logrado el acceso básico, ¿qué debería ser lo siguiente? Aunque el acceso a los libros electrónicos ha mejorado durante esta década debido a que  muchos proveedores han adoptando APIs para mejorar la experiencia, siendo más fáciles de utilizar. Aún así hay un amplio margen para mejorar, especialmente en lo que se refiere a la forma en que las bibliotecas compran y administran sus colecciones digitales. Por ello ReadersFirst, una asociación de bibliotecas sin fines de lucro, llevó a cabo una encuesta a los bibliotecarios para conocer como podría mejorarse la experiencia de los usuarios.

En la encuesta se obtuvieron 205 respuestas procedentes de bibliotecas de Australia, Canadá y los Estados Unidos. El 88% de las respuestas procedían de bibliotecas públicas; ya que principalmente estaba más orientada a bibliotecas públicas. Las bibliotecas universitarias y escolares requerirán otra encuesta.

En cuanto a los modelos de negocio, ya sea por medio de un modelo de suscripción por paquetes o un modelo de acceso perpetuo, en el que las bibliotecas pagan un precio más alto por los préstamos ilimitados de un usuario/una copia, el mercado de libros electrónicos sigue siendo ineficiente para las bibliotecas, ya que al final la biblioteca termina comprando “préstamos” o “copias digitales” que no necesita después de un periodo una demanda puntual como ocurre con los “best seller“. Lo ideal sería que los editores establecieran modelos de negocio flexibles y que los vendedores de libros electrónicos a las bibliotecas ajustaran sus aplicaciones o interfaces web para que las bibliotecas pudieran aprovechar al máximo esa flexibilidad. Poder elegir los títulos que más nos convienen para cada una de las obras, con posibilidad de acceso medido y simultáneo para un cierto número de circulaciones, y tal vez hasta un pago por uso a gran escala.

Los resultados y comentarios sugieren abrumadoramente cuatrocuestiones:

  • Ningún modelo de negocio disponible en la actualidad es adecuado para todas las necesidades de la biblioteca.
  • Los bibliotecarios desearían poder elegir entre varias opciones de modelos de negocio en el punto de venta, sugieren la posibilidad de elegir entre métodos tradicionales, paquetes y otros modelos que permitan la elección título a título.
  • Los bibliotecarios creen que los modelos disponibles en la actualidad impiden que las personas se den cuenta de las ventajas de los contenidos electrónicos y, por lo tanto, limitan el acceso de los usuarios.
  • Si se ofreciera una variedad de modelos, los bibliotecarios probablemente gastarían tanto o más en contenido digital, ofreciendo una mayor variedad de títulos y más obras de autores menos conocidos o nuevos.

Los comentarios también sugieren que muchos bibliotecarios creen que los precios, especialmente para el modelo tradicional (periodo de alquiler ilimitado, un usuario a la vez por título), son lo suficientemente caros como para hacer que algunos títulos no sean atractivos para adquirir y que esto limite su circulación. Una mayor variedad de modelos también podrían servir para abordar este problema, al tiempo que ofrecen un valor razonable a los editores. Los encuestados también sugieren que sería de gran interés disponer de un precio escalonado (un precio por copia, un precio más bajo por copia para 5 usuarios, y un costo más bajo por unidad para un modelo de acceso para 10 copias.

El 94% de los que respondieron dijeron que sería muy beneficioso disponer de múltiples tipos de licencia. Al 82% le gustaría que el modelo tradicional fuera una opción. Sólo el 39% considera adecuado el modelo actual limitado por el número de circulación y / o período de arrendamiento. Si se les pregunta, si preferirían un contrato limitado por el número de circulaciones (digamos, 26 como establece Harper Colins) en lugar de estar limitado por un período de tiempo como 1 año. Esta opción es vista mucho más adecuada por el 65% de los bibliotecarios, si algunos títulos se pudieran cambiar a acceso perpetuo después de un período de tiempo.

Al 83% no le parece adecuado el modelo de acceso de un sólo usuarios para los libros más vendidos, ya que impide la conservación a largo plazo de los títulos. Al 68% le gustaría ver algún tipo de modelo de suscripción, en el que se pudiera adquirir un cierto número de usos para una serie de títulos, especialmente si los bibliotecarios pudieran optar por “agrupar” a ciertos autores. Citando un comentario: “Queremos un modelo en el que un título esté disponible en varios modelos (a varios niveles de precio) de tal manera que podamos… comprar una versión perpetua de un libro bajo el modelo 1 libro por usuario, de modo que la colección pueda mantenerse, pero que también podamos comprar una versión a perpetuidad., de modo que cuando la demanda decrezca, se pueda seguir proporcionando el título”.

El pago por uso, aunque ofrece la ventaja de un acceso simultáneo a los títulos, no fue tan valorado como algunos podrían sospechar. Sólo el 42% se pronunció a favor, mientras que el 44% se pronunció en contra. Sin embargo, esta respuesta debe considerarse a la luz de los presupuestos disponibles: como dejan claro los comentarios, los bibliotecarios desconfían de este modelo porque cuanto es más exitoso, es demasiado prohibitivo para el presupuesto medio de cualquier biblioteca, y al final obliga a limitar el número de usos. Cuando se les pidió que clasificaran siete modelos, la respuesta fue poner el pago por uso en la parte inferior. Los modelos se clasificaron preferentemente de la siguiente manera siendo las mejores puntuaciones las más bajas:

1. Uso simultáneo — es decir, comprar 26 usos, y que pueda ser usado por varios usuarios a la vez: 390 puntos.

2. Licencia variable (cambiar un modelo de licencia después de 6, 12 o 18 meses. Por ejemplo, si se elijo un título en el modelo de 26 circulaciones por licencia y funciona bien; tener la opción de renovar algunas o todas las copias como One-copy/One-user)- 453 puntos

3. Tradicional (a perpetuidad, un usuario a la vez, 455 puntos

4. Uso medido y secuencial (al comprar 26 usos de un título, estarían disponibles para un usuario a la vez)-puntuación 496

5. Suscripción (una suma global ya sea por año o por mes, comprando un número definido de circulaciones) – Puntaje 658

6. Pago por uso se paga una cantidad determinada por cada uso, pudiendo ser prestado por varios usuarios a la vez, 710

7. Pago por uso con precio variable (el pago por cada copia se realiza a un precio acordado diferente, dependiendo de la demanda del título): puntuación de 800

La capacidad de  uso simultáneo obtiene un fuerte apoyo, como sugiere el modelo que ocupa el primer lugar en la lista anterior. Muchos comentarios lo mencionaron como un modelo deseable. Tal vez no exista un modelo perfecto, pero si se requiere uno que ofreciera flexibilidad en los términos del arrendamiento, pero que proporciones un mayor control sobre el presupuesto que el de pago por uso, parece acercarse más que otro al modelo ideal.

Un 80% de los que contestaron está de acuerdo en que “la implementación de nuevos modelos de negocio permitirá que la biblioteca facilite el máximo número de títulos a nuevos públicos” y “un 74% está de acuerdo en que “la implementación de nuevos modelos permitirá que la biblioteca adquiera más autores nuevos a la vez que mantiene la compra de autores más conocidos”.

Si las bibliotecas pudieran hacer un mejor uso de sus presupuestos dedicados a la compra de materiales podrían ofrecer más a sus lectores, beneficiándose editores y bibliotecas por igual, ya que se descubrirían más autores, se leerían más libros y (probablemente) al final se venderían más libros en todos los formatos. Fundamentalmente se trataría de establecer un equilibrio entre un modelo que fuera justo para los editores y autores, pero que también mejorara la experiencia de uso de los libros en las bibliotecas por parte de las personas. Para ello habrá que experimentar con una variedad de opciones, que aseguren que los editores y los autores reciban una remuneración justa, al tiempo que se ofrezca a las bibliotecas la mejor oportunidad de invertir sus limitados para obtener el mejor rendimiento en favor de  los usuarios.

 

Uno de cada cuatro estadounidenses no leyó ni un solo libro en el último año

5ac6d5d3-6669-47c7-955c-52b1bdccdb27-shutterstock_698403418

How Many Books Did The Average American Read In The Last Year? This New Study May Surprise You
ByKERRI JAREMA

Versión original

Cuando se trata de hábitos de lectura, en general existe mucho pesimismo, se comenta que se están recortando los fondos para las bibliotecas públicas, que uno de cada cuatro estadounidenses no leyó ni un solo libro en el último año, que las cadenas de librerías están en declive. Pero la verdad es que los estadounidenses están leyendo mucho más de lo que uno cree. De hecho, según un nuevo estudio de Pew Research, los estadounidenses en realidad están leyendo, sólo que lo están haciendo de diferentes maneras que la tradicional.

Según la investigación de Pew Research “Nearly one-in-five Americans now listen to audiobooks“, los estadounidenses leen un promedio promedio de 12 libros por año, y el estadounidense típico ha leído cuatro libros en los últimos 12 meses (mediana). Si tenemos en cuenta los datos de 2011, los estadounidenses no están abandonando sus hábitos de lectura. Desde 2012, un 74 por ciento de los estadounidenses han leído por lo menos un libro en los últimos 12 meses. Otra cuestión aparte es que muchos lectores están empezando a leer en otros formatos, incluyendo audiolibros.

Según Pew Research, ha habido un aumento moderado de estadounidenses que escuchan audiolibros, del 14 por ciento que lo hacían en 2016 al 18 por ciento en 2018. Lo que significa que casi uno de cada cinco estadounidenses escucha audiolibros, y el 29 por ciento de los lectores ahora leen en diferentes formatos combinando libros impresos y digitales, frente al 39 por ciento que sólo lee libros físicos.

Las últimas investigaciones confirman que necesitamos cambiar nuestra ideas sobre cuanto y cómo se lee, y aceptar las formas cambiantes de lectura de la gente a la hora de proporcionar los datos sobre índices y hábitos de lectura.

 

 

 

Mercado del libro electrónico en Estados Unidos 2017

20122f122f042f272febooksaless-av8

E-books – Statistics & Facts. Statista, 2017

Texto completo

Más información sobre  

Este dossier ha sido elaborado con el objetivo de proporcionar información estadística sobre el mercado del libro electrónico en Estados Unidos. Los lectores han comenzado a cambiar sus hábitos de lectura utilizando la lectura en diferentes formatos. Lo que tienen un impacto directo en el mercado editorial mostrando proyecciones saludables. ya un 20% de los lectores estadounidenses manifiestan que leen más libros digitales que impresos. En lo referido a los dispositivos preferidos de lectura lo encabeza Kindle de Amazon, seguido del iPad de Apple, Nook de Barnes & Noble y Kobo,

La tecnología y la movilidad han influido en cada paso de la vida del consumidor, incluyendo la forma en que lee los libros. Los lectores de libros han comenzado a cambiar sus hábitos de lectura, optando por diferentes tipos de formatos de libros, como los libros electrónicos. Un libro electrónico, también conocido como libro digital, es una versión publicada digitalmente de un libro, que a menudo consiste en texto e imágenes y está disponible para ser leído en diferentes dispositivos electrónicos. Este cambio en los hábitos de consumo de medios tiene un impacto directo en la industria del libro. La industria del libro electrónico está aquí para quedarse, mostrando proyecciones saludables. Para 2018, se prevé que las ventas de libros electrónicos representen alrededor de una cuarta parte de las ventas mundiales de libros. Se prevé que sólo los libros electrónicos de consumo generarán casi 20 mil millones de dólares en ingresos en 2018.

Los libros electrónicos han encontrado su lugar entre los estadounidenses – el 20 por ciento de los lectores de libros en los EE.UU. declararon que leen más libros electrónicos que libros impresos, y el 23 por ciento leen casi la misma cantidad de libros impresos y libros electrónicos. En 2016, cerca del 73 por ciento de los consumidores estadounidenses de libros declararon que leían libros en cualquier formato, y cerca del 30 por ciento declararon que leieron al menos un libro electrónico en el último año. Este consumo también tiene un reflejo positivo en la generación de ingresos. Entre 2013 y 2018, se prevé que los ingresos procedentes de la venta de libros electrónicos en Estados Unidos casi se duplicaran. Las ventas diarias de libros electrónicos en línea de Amazon en los EE.UU. se situaron en más de 517,5 mil unidades en enero de 2016, siendo los libros electrónicos publicados por editores independientes la mayor parte de este total. Entre los dispositivos lectores de libros electrónicos más populares entre los editores y autores estadounidenses se encuentran Kindle de Amazon, iPad de Apple, Nook de Barnes & Noble y Kobo, un lector electrónico producido por la compañía canadiense Kobo Inc.

 

Generación #hashtag: una nueva ola de contenidos en la era de los nativos digitales

 

41049226871_9f768caaaa_b_d

Generation #hashtag: a new wave of content in the age of digital natives. Bain & company, 2014

Texto completo

 

Según los datos aportados por la encuesta anual de Bain & Company a más de 7.000 consumidores en Europa, EE.UU. y Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, en las economías desarrolladas, el 63% de los adultos mayores de 36 años ven vídeo en línea, el 93% escuchan música digital y el 34% leen libros electrónicos. Los porcentajes para los consumidores más jóvenes son aún más altos: el 87% de los consumidores de entre 15 y 25 años ven vídeos en línea, el 98% escuchan música digital y el 46% leen libros electrónicos.