Archivo de la etiqueta: Impacto

Discrepancia entre las percepciones reales del impacto y las métricas que mide el impacto

figure-1

 

 

Rachel Borchardt and Matthew R. Hartings. The academic papers researchers regard as significant are not those that are highly cited. LSE impact blog, 2018

Ver original

 

Durante muchos años, la ciencia ha confiado en el conteo de citas como la principal forma de medir el impacto o la importancia de la investigación, informando de métricas como el Factor de Impacto y el h-index. Pero, ¿hasta qué punto estas métricas se alinean realmente con la evaluación subjetiva del impacto y la importancia de los investigadores? Rachel Borchardt y Matthew R. Hartings informan sobre un estudio que compara las percepciones de los investigadores sobre el significado, la importancia y lo que es altamente citado con los datos de citas reales. Los resultados revelan una discrepancia sorprendentemente grande entre las percepciones del impacto y la métrica que utilizamos actualmente para medirlo. Los trabajos científicos que los investigadores consideran significativos no son aquellos que son muy citados

 

Lo que comenzó como un intento de cuantificar la calidad de la investigación se nos ha escapado y ha cobrado vida propia. Este problema no es particularmente nuevo; ha sido ampliamente reconocido por académicos e investigadores y, como resultado, se está hablando de él más abiertamente. El problema es más sencillo se reduce a definir y medir el impacto.

Una descripción simple para la investigación de impacto es la investigación que se utiliza. Algunas investigaciones tienen la capacidad de transformar la sociedad a través de descubrimientos innovadores, de impactar en la política social y la regulación gubernamental a través de análisis que abren los ojos, y la capacidad de captar la atención del público con investigaciones que son relevantes para sus vidas, su medio ambiente o su bienestar. Este tipo de investigación se suele denominar “de alto impacto” y se ha convertido en el centro de atención de muchas universidades, centros de investigación y administradores que compiten por la financiación de becas, la atracción de los mejores y más brillantes estudiantes, y el prestigio y los rankings.

 

“Lo que comenzó como un intento de cuantificar la calidad de la investigación se nos ha escapado de las manos y ha cobrado vida propia.”

Rachel Borchardt and Matthew R. Hartings

 

Sin embargo, designar la investigación como de alto impacto no es tan sencillo como parece. Durante muchos años, el mundo académico ha confiado en el conteo de citas como la principal forma en que medimos el impacto o la importancia de la investigación. Como resultado, el conteo de citaciones es una de las métricas primarias usadas cuando se evalúa a los investigadores. Los recuentos de citas también forman la base de otras métricas, entre las que destacan el Factor de Impacto de Clarivate y el Índice h, que evalúan respectivamente la calidad/prestigio de la revista y la notoriedad de los investigadores.

Las citas, el JIF y el h-index han servido como el triunvirato de la evaluación de impacto durante muchos años, particularmente en los campos científico y tecnológico, donde los artículos de revistas se publican con frecuencia. Muchos estudios han señalado varios defectos con la confianza en estas métricas, y con el tiempo, se ha creado una multitud de métricas complementarias basadas en citas para tratar de abordar varias competencias. Al mismo tiempo, está emergiendo las medidas del impacto en los medios sociales (altmetrics) como una alternativa o complemento potencial a las citas, donde podemos recolectar diferentes datos sobre las formas en que la investigación es vista, guardada y compartida en línea.

Sin embargo, lo que se discute con menos frecuencia es qué tan bien todas estas métricas se alinean realmente con la evaluación subjetiva del impacto y la importancia misma. Todos hemos llegado a ver las métricas como sinónimo de impacto y, por delegación, de importancia. ¿Pero lo son?

 

Todos hemos llegado a ver las métricas como sinónimo de impacto y, por derivación, de la importancia de una investigación. ¿Pero realmente lo son?

 

Para responder a esta pregunta se encuestó a investigadores de Química para medir que percepciones tenían de aquellos documentos que consideraban importantes y sobre los materiales muy citados. En un artículo en el blog orientado a la química de Matt, se pidió a los lectores que analizaran 63 artículos de una edición de la revista Journal of the American Chemical Society y utilizaran el hastag el #JACSChallenge. Se les pidió que identificaran los tres artículos que consideraban más significativos (permitiéndoles definir el significado de la manera que consideraban adecuada); los más citados; los artículos que compartirían con otros químicos; y los artículos que compartirían más ampliamente. Se analizaron los datos de más de 350 encuestados.

Los resultados, si bien no fueron realmente sorprendentes, fueron sin embargo un claro ejemplo de lo diferentes que son estos conceptos. Para empezar, los encuestados eligieron diferentes artículos para cada una de las cuatro preguntas, aunque algunas preguntas se correlacionaron más que otras. Los artículos significativos y muy citados tenían la correlación más alta en.9, mientras que los artículos para compartir con los químicos y los artículos para compartir ampliamente tenían la correlación más baja.64 Esto demuestra que los encuestados ven diferencias en estos diferentes enfoques de lo que podríamos llamar “investigación de impacto”.

Pero quizás el descubrimiento más sorprendente fue cuando empezamos a comparar estas respuestas a las citas. Al comparar las cuatro preguntas con los recuentos de citas 10 y 13 años después de la publicación de los artículos, las correlaciones oscilaron entre 0,06 (artículos para compartir con los químicos) y 0,33 (artículos muy citados). Esto muestra una discrepancia sorprendentemente grande entre las percepciones de los investigadores sobre el impacto y la métrica que utilizamos actualmente para medir el impacto.

 

La investigación demostró que existe una una discrepancia sorprendentemente grande entre las percepciones que los investigadores tienen sobre el impacto y la métrica que utilizamos actualmente para medir el impacto.

 

¿Por qué estas correlaciones son tan bajas? Es probable que haya una serie de razones por las que la práctica real de citación no está más alineada con la percepción de los investigadores, pero resalta cuán diferente es la percepción de la práctica actual.

Estos datos dejan en evidencia que hay un problema importante con las métricas – no están midiendo lo que todos comúnmente asumimos que estamos midiendo, o al menos, no están representando con precisión las percepciones más abstractas de impacto e importancia de los documentos. lo que demuestra que el impacto va más allá del conteo de citas, y más allá del impacto académico. Pero, ¿qué podemos hacer para cambiar la práctica actual?

Parte de la responsabilidad recae en los evaluadores – los administradores, los “benchmarkers” de los rankings de prestigio de las universidades, los financiadores de la investigación. Pero la responsabilidad también recae en los investigadores y sus respectivas sociedades profesionales. Muchas sociedades profesionales tienen declaraciones amplias y generales sobre el papel de las métricas en la evaluación de los investigadores en su campo, pero hay más trabajo por hacer.

Estos datos dejan en evidencia que hay un problema importante con las métricas – no están midiendo lo que todos comúnmente asumimos que estamos midiendo, o al menos, no están representando con precisión las percepciones más abstractas de impacto e importancia de los documentos. lo que demuestra que el impacto va más allá del conteo de citas, y más allá del impacto académico.

Por una parte describir mejor los tipos de impacto en la academia y más allá, y presentarlos en un documento en el que los investigadores puedan confiar cuando se les pida que presenten sus evidencias de investigación para su revisión. Por otra parte sería necesario crear un marco de evaluación que comunique claramente los tipos de resultados de investigación y los modelos para su evaluación. Este tipo de marco se asemejaría al utilizado en el Modelo Becker, creado para la comunidad biomédica, que destaca cinco áreas diferentes de impacto, incluyendo el impacto económico y político, y describe claramente los resultados de la investigación y los modelos de evaluación para cada área de impacto.

Todas las disciplinas académicas estarían bien servidas para examinar con seriedad los resultados de la investigación de su disciplina y proporcionar una orientación significativa sobre su importancia en la comunicación científica de esa disciplina, junto con las mejores prácticas para su evaluación apropiada. Al mismo tiempo, los investigadores también pueden abogar por un cambio en las prácticas de evaluación de la investigación en sus instituciones en forma de documentos de políticas actualizados, incluidas las directrices departamentales para la promoción del investigador, que reflejen con mayor precisión su investigación disciplinaria y su impacto.

Sólo entonces empezaremos a cerrar la brecha entre la práctica “real” de impacto y la evaluación significativa de la investigación.

Esta entrada de blog se basa en el artículo co-escrito por los autores, “Perception of the importance of chemistry research papers and comparison to citation rates“, publicado en PLoS ONE (DOI: 10.1371/journal.pone.0194903).

Crédito de la imagen destacada: Dmitri Popov, via Unsplash (licenciado bajo una licencia CC0 1.0).

 

Anuncios

Correlación entre las altmetrías a través de Mendeley (F1000) y la calidad de la investigación

42353423662_d6e979faf7_o_d

Bornmann L and H. R “Do altmetrics correlate with the quality of papers? A large-scale empirical study based on F1000Prime data.” PLoS ONE vol. 13, n. 5 (2018). pp.: https://doi.org/10.1371/journal.pone.0197133

 

Este estudio, aborda la cuestión de si (y hasta qué punto, respectivamente) los indicadores altmétricos está relacionada con la calidad científica de los trabajos (medida por las evaluación por pares). Sólo unos pocos estudios han investigado previamente la co-relación entre altmetrics y la evaluación por pares. Primero se analizan las dimensiones subyacentes de la medición para las métricas tradicionales (recuentos de citas) y la altmetría utilizando el análisis de componentes principales (PCA) y el análisis factorial (FA). En segundo lugar, se analiza la relación entre las dimensiones y la calidad de los trabajos (medida por el sistema de revisión por pares posterior a la publicación en las evaluaciones del portal F1000Prime), utilizando un análisis de regresión. Los resultados del PCA y FA muestran que la altmetría opera a lo largo de diferentes dimensiones, mientras que los recuentos de Mendeley están relacionados con los recuentos de citas, y los tweets forman una dimensión separada. Los resultados del análisis de regresión indican que las métricas basadas en citas y los conteos de lectores están significativamente más relacionados con la calidad que con los tweets. Este resultado, por un lado, cuestiona el uso de los recuentos de Twitter para fines de evaluación de la investigación y, por otro lado, indica el uso potencial de los recuentos de lectores de Mendeley.

 

 

Revisión científica y revisión abierta. Planeta biblioteca 2018/05/09

40205026360_b9103c312d_b_d

Escuchar el programa de radio

Ir a descargar

 

La revisión por pares (en inglés peer review), es el sistema utilizado para evaluar la calidad de la investigación científica antes de su publicación. Los investigadores independientes en el mismo campo escrutan trabajos de investigación para otorgarles autoridad, validez, importancia y originalidad y de este modo ayudar a los editores a evaluar si los trabajos de investigación deben ser publicados en su revista. La revisión por pares generalmente se percibe como el estándar de oro y es un proceso de enorme importancia para la gestión del contenido del registro científico publicado y para la evolución de las carreras académicas de los científicos que lo producen. En el programa hablamos de como se conforman los comités científicos, como se desarrolla el proceso, que aspectos se evalúan de una investigación, las deficiencias del sistema y las alternativas al mismo, especialmente en un entorno digital en expansión que impulsa cambios en los criterios  para medir el impacto de la investigación y erudición.

En este momento, los desarrolladores de sistemas de información están experimentando con nuevas herramientas para la validación de los productos de investigación que facilita cuestiones tales como el acceso abierto a la investigación. Estas herramientas permiten a los investigadores registrar la investigación y ponerla fácilmente al alcance de otros investigadores. Por ello son muchas las voces que abogan por un sistema de revisión más abierto y transparente.

Ver además

Revisión científica: monográfico

Plataformas que practican revisión abierta:

Algunas sugerencias de lectura citadas:

  • Best Practices in Peer Review : AAUP Manual.The Association of American University Presses (AAUP) 2016 Texto completo
  • Guthrie, S., B. Guérin, et al. [eBook]  Alternatives to Peer Review in Research Project Funding. Santa Monica, CA, RAND, 2013 Texto completo
  • Buenas Prácticas para la Evaluación por Pares. [e-Book] Santiago de Chile, Association of American University Presses. Foro de Editores de Chile Texto completo
  • Wager, E., F. Godlee, et al. (2002). [e-Book] How to Survive Peer Review. London, BMJ. Texto completo
  • Burley, R. and E. Moylan (2017). [e-Book] What might peer review look like in 2030? A report from BioMed Central and Digital Science. Digital Science and BioMed Central. Texto completo
  • Alonso-Arévalo, Julio. Mejores contenidos, mayor prestigio: adquisición de originales, evaluación y rankings. VII Foro Internacional de Edición Universitaria y Académica. Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL), 2016. Martes 29 de noviembre de 11:45 a 13:00 horas. Texto completo – PREZI
  • Ross,Tony Disambiguating post-publication peer review.  2016-09-14 scholarly communication en OpenAire blog Ver completo
  • Wilson, J. et al.  [e-Book] Peer Review: The nuts and bolts. London: Sense About Science, 2014 Texto completo
  • Kriegeskorte, N. and D. Deca (2012). [e-Book]  Beyond open access: visions for open evaluation of scientific papers by post-publication peer review, Frontiers, 2012. Texto completo

Casi el 90% de las personas dice que Internet ha sido algo bueno para las personas y la sociedad en general

 

Smith, A. and T. Caiazza (2018). [e-Book] Declining Majority of Online Adults Say the Internet Has Been Good for Society. New York, Pew Research Center, 2018

Texto completo

 

La mayoría de los adultos en línea dicen que Internet ha sido bueno ellos y para  para la sociedad en general, pero al mismo tiempo crece el número de personas que también ven aspectos negativos del uso de esta tecnología. Por otra parte, los contornos de la conectividad están cambiando: Uno de cada cinco estadounidenses son ahora usuarios de Internet “sólo a través de teléfonos inteligentes” en sus hogares.

 

Los estadounidenses tienden a ver el impacto de Internet y otras tecnologías digitales en sus propias vidas de manera muy positiva, según las encuestas del Pew Research Center a lo largo de los años. Una encuesta de adultos estadounidenses realizada en enero de 2018 encuentra evidencias continuas de esta tendencia, la gran mayoría de los usuarios de Internet (88%) dice que Internet, en general, ha sido algo bueno para ellos personalmente.

Pero incluso cuando ven el impacto personal de Internet de manera positiva, los estadounidenses se han vuelto algo más ambivalentes sobre el impacto de la conectividad digital en la sociedad en su conjunto. Una gran mayoría de adultos en línea (70%) sigue creyendo que Internet ha sido algo bueno para la sociedad. Sin embargo, la proporción de adultos en línea que dicen esto ha disminuido en un modesto, pero significativo porcentaje de 6 puntos desde principios de 2014, cuando el Pew Research hizo la primera pregunta. Esto se equilibra con un aumento correspondiente (del 8% al 14%) en la proporción de adultos en línea que dicen que el impacto social de Internet es una mezcla de lo bueno y lo malo. Mientras tanto, el porcentaje que dice que Internet ha sido algo mayormente malo para la sociedad no ha cambiado mucho en ese tiempo: el 15% lo dijo en 2014, y el 14% lo dice hoy en día.

Este cambio de opinión con respecto al último impacto social de Internet es particularmente marcado entre los estadounidenses más mayores, a pesar del hecho de que los adultos han sido especialmente rápidos adoptadores de tecnologías de consumo como los medios sociales y los teléfonos inteligentes en los últimos años. Hoy en día, el 64% de los adultos en línea de 65 años de edad y mayores dicen que Internet ha sido en su mayor parte algo bueno para la sociedad. Eso representa una disminución de 14 puntos desde el 78% que dijo esto en 2014. Las actitudes de los adultos más jóvenes se han mantenido más consistentes durante ese tiempo: el 74% de los usuarios de Internet entre las edades de 18 a 29 años dicen que Internet ha sido en su mayoría bueno para la sociedad, en comparación con el 79% que lo dijo en 2014.

En cuanto al grado formativo, la respuesta es muy similar a los datos de la encuesta de 2014, es más probable que los graduados universitarios digan que Internet ha tenido un impacto positivo en la sociedad (y menos probable que digan que ha tenido un impacto negativo) que aquellos con niveles más bajos de educación. Entre los adultos en línea con un título universitario, el 81% dice que el impacto de Internet en la sociedad ha sido mayormente bueno y sólo el 7% dice que ha sido mayormente malo. Por el contrario, el 65% de los que tienen un diploma de bachillerato o menos dicen que Internet ha tenido un impacto mayormente bueno en la sociedad, y el 17% dicen que su impacto ha sido mayormente malo.

Los puntos de vista positivos de Internet suelen estar vinculados al acceso a la información y a la conexión con otros; los puntos de vista negativos se basan en una gama más amplia de cuestiones.

Aquellos que piensan que Internet ha tenido un buen impacto en la sociedad tendieron a concentrarse en dos temas clave, según los ítems de seguimiento que permitieron a los encuestados explicar sus puntos de vista con sus propias palabras. La mayoría (62% de los que tienen una opinión positiva) mencionaron cómo Internet facilita y acelera el acceso a la información. Mientras tanto, el 23% de este grupo mencionó la capacidad de conectarse con otras personas, o las formas en que Internet les ayuda a mantenerse más en contacto con amigos y familiares.

Por el contrario, aquellos que piensan que Internet es algo malo para la sociedad dieron una gama más amplia de razones para sus opiniones, sin que se destaque ningún tema en particular. El tema más común (mencionado por el 25% de los encuestados) fue que Internet aísla a las personas entre sí o que hace que las personas pasen demasiado tiempo con sus dispositivos. Estas respuestas también incluían referencias a la difusión y prevalencia de noticias falsas u otros tipos de información falsa: El 16% mencionó este tema. Alrededor del 14% de los que piensan que el impacto de Internet es negativo citaron preocupaciones específicas sobre su efecto en los niños, mientras que el 13% sostuvo que fomenta la actividad ilegal. Una pequeña parte (5%) expresó preocupaciones sobre la privacidad o sobre si la información personal sensible está disponible en línea.

Uno de cada cinco estadounidenses son ahora usuarios de Internet “sólo a través de teléfonos inteligentes” en sus hogares. Estos cambios de actitud están ocurriendo en un paisaje más amplio en el que las opciones de acceso disponibles para los estadounidenses están cambiando dramáticamente. Más notablemente, uno de cada cinco estadounidenses (20%) son ahora “sólo usuarios de teléfonos inteligentes” en casa – es decir, tienen un teléfono inteligente pero no se suscriben al servicio de banda ancha tradicional donde viven. Este porcentaje representó un aumento de 7 puntos en comparación con los datos de 2015, cuando el 13% de los estadounidenses eran usuarios de teléfonos inteligentes solamente. Aproximadamente dos tercios de los estadounidenses (65%) dicen que disponen de un servicio de banda ancha en su domicilio, cifra muy similar al 67% que dijo esto en julio de 2015.

La proporción de personas que sólo disponen de una conexión a Internet en casa son aquellos con un nivel de formación inferior, en relación con quienes disponen de un servicio de banda ancha en casa. También informan que viven en hogares de bajos ingresos. Por ejemplo, el 31% de los estadounidenses con un ingreso familiar anual de menos de 30,000 $ son usuarios de Internet que utilizan sólo teléfonos inteligentes,  y más del triple de la proporción entre los que viven en hogares que ganan 75,000$ o más por año (9%). Este fenómeno también es notablemente más frecuente entre los que respondieron que eran de color e hispanos que entre los blancos.

Por el contrario, los estadounidenses relativamente bien educados y económicamente acomodados tienen muchas más probabilidades de decir que tienen una conexión de banda ancha tradicional en casa. Casi nueve de cada diez estadounidenses en hogares que ganan 75,000$ o más por año dicen que se suscriben al servicio de banda ancha en el hogar, casi el doble de la tasa entre aquellos que ganan menos de 30,000$ por año (45% de los cuales tienen servicio de banda ancha en el hogar).

Más allá de esta creciente dependencia de los teléfonos inteligentes para el servicio de Internet en el hogar en lugar del servicio de banda ancha tradicional, también es notable que el 15% de los estadounidenses indican que no tienen servicio de banda ancha en casa ni un teléfono inteligente. Una gran parte de este grupo no está en línea, y  el 11% informan que no utilizan Internet ni el correo electrónico desde ningún lugar. En otros casos, la parte sin banda ancha doméstica o un teléfono inteligente representa a los estadounidenses que se conectan por otros medios.

Y, al igual que en el caso del uso exclusivo de Internet por parte de los teléfonos inteligentes, los que carecen de servicio de banda ancha y de un teléfono inteligente tienen una probabilidad desproporcionada de pertenecer a ciertos segmentos de la población. Más notablemente, el 40% de los estadounidenses de 65 años de edad y mayores están dentro de esta categoría. Esto también es así en el caso de minorías residentes rurales (25%), aquellos que no han asistido a la universidad (25%) y aquellos de hogares que ganan menos de 30,000$ por año (23%).

 

 

Presencia de revistas españolas en bases de datos internacionales

 

reviastsa_2

Somoza, Marta and Guallar, Javier and Rodríguez-Gairín, Josep-Manuel and Abadal, Ernest . Presencia de revistas españolas en bases de datos internacionales., 2017 In: Revistas científicas: situación actual y retos de futuro. Universitat de Barcelona, pp. 161-178. [Book chapter]

Texto completo

 

Se analiza la presencia de las revistas científicas españolas en las principales bases de datos internacionales (Web of Science, Scopus, DOAJ y otras bases de datos multidisciplinares) poniendo especial énfasis en la distribución por temáticas. Para ello se utilizan los registros y herramientas de la base de datos MIAR (Matriz de Información y Análisis de Revistas), limitando sus contenidos al total de 3.382 revistas españolas en enero de 2017. La situación de revistas españolas en los repertorios más selectivos de WoS (SCI, SSCI y AHCI) es claramente más importante en el índice SCI, donde 8 disciplinas tienen más del 10% de sus revistas indexadas y en el que destaca muy especialmente matemáticas, pero también química, geología e ingeniería industrial, electrónica y telecomunicaciones. La presencia de revistas españolas en Scopus es significativamente superior a la de WoS, y aquí se extiende por un mayor número de disciplinas, entre las que destacan veterinaria y matemáticas, con una cobertura superior al 50% de sus revistas, así como otras como ingeniería civil, ciencias médicas, química y geología. La penetración del acceso abierto entre las revistas españolas que muestra el directorio DOAJ permite observar cómo algunas disciplinas han alcanzado un notable uso del OA en sus revistas, como es el caso de arquitectura y urbanismo,ingeniería industrial, electrónica y telecomunicaciones y ciencias de la computación; mientras que en otras como derecho o ciencias médicas y de la salud tiene en cambio una presencia muy baja.

 

Redes sociales y altmetrics: nuevos retos para las revistas científicas

redes-sociales-tematicas

Ollé, Candela and López-Borrull, AlexandreRedes sociales y altmetrics: nuevos retos para las revistas científicas., 2017 In: Revistas científicas: situación actual y retos de futuro. Universitat de Barcelona, pp. 197-219. [Book chapter]

Texto completo

En la primera parte se han seleccionado seis redes sociales generalistas o académicas para hacer una breve descripción de ellas, conocer sus prestaciones, ver en cuáles hay actualmente presencia de revistas y explicar los retos que enfrentan. Dichas redes nos permiten relatar usos y ventajas que las redes sociales pueden ofrecer a las revistas. Las redes sociales académicas tienen planteados otros retos que atañen también a las revistas científicas y que tienen que ver con la gestión de los datos de la investigación y el acceso abierto a dichos datos y a sus contenidos. Entre dichos retos, el económico, ya que actualmente son gratuitas y se están planteando ofrecer servicios de pago para ser totalmente rentables. La propiedad de los contenidos subidos por los investigadores es un tema no resuelto, y habrá que establecer políticas y controles al respecto. En la segunda parte se definen las altmetrics, y se analizan los indicadores que se pueden utilizar (visualización, descarga, citación, recomendación,etc.) así como sus posibles implicaciones de futuro. En este caso, las métricas alternativas están aún en fase experimental y tienen que convencer todavía a la comunidad científica de que son una aportación válida para evaluar la ciencia.

Clarivate Analytics adquiere Kopernio para acelerar el ritmo de la innovación científica

 

daqz5f4x0aa-qgw

kopernio.com

Clarivate Analytics anunció la adquisición estratégica de la startup de tecnología AI Kopernio, para crear la plataforma definitiva independiente del editor para el flujo de trabajo y análisis de investigación para investigadores científicos, editores e instituciones de todo el mundo. La visión de Kopernio es proporcionar legalmente acceso con un solo clic a millones de artículos de revistas y trabajos académicos de investigación en todo el mundo, mejorando y facilitando dramáticamente el acceso al conocimiento científico.

 

Esta adquisición abordará el  tema del descubrimiento y acceso a la investigación científica y académica actual, que se deriva de las tortuosas, laboriosas y manuales rutas que los investigadores toman para acceder a los artículos de revistas que necesitan, incluso cuando sus instituciones y organizaciones tienen acceso legítimo a suscripciones. Lo que ha llevado a los investigadores a utilizar servicios alegales como SCI-Hub por cuestiones de usabilidad y facilidad de acceso.

Kopernio utiliza la inteligencia artificial para permitir a los usuarios acceder sin problemas a los artículos de las revistas con un solo clic, ahorrando a los investigadores tiempo y frustración al acceder a sus suscripciones institucionales. Kopernio detecta automáticamente las suscripciones individuales o institucionales que ya posee un usuario y facilita el acceso instantáneo al artículo elegido. También sugerirá versiones legales alternativas y gratuitas del contenido que podría ya existir en plataformas abiertas si un usuario carece de las suscripciones necesarias para acceder al contenido detrás de un servidor de pago.

Kopernio fue fundada por Jan Reichelt y Ben Kaube, los cofundadores de Mendeley y Newsflo, respectivamente, ambos con un historial probado en la creación de soluciones tecnológicas innovadoras para la comunidad investigadora, Reichelt se unirá al grupo como Director General, Web of Science, e informará a Annette Thomas (CEO, Investigación Científica y Académica), mientras continúa apoyando el crecimiento y la dirección estratégica de Kopernio como Presidente de la compañía. Kaube se incorporará como Director General de Kopernio.

Clarivate Analytics invertirá y ampliará Kopernio, a la vez que lo integrará con otros productos y servicios de Clarivate junto con plataformas y socios de terceros. Kopernio pretende construir rápidamente una valiosa oferta comercial para editoriales e instituciones académicas.

Annette Thomas, CEO de la división de Investigación Científica y Académica de Clarivate Analytics, explicó: “Esta es una inversión estratégica para adquirir y escalar un negocio altamente complementario; cuyo efecto combinado abordará un tema importante en la investigación científica y académica actual. La escala, el alcance y la red única de citas de Web of Science, el índice de citas y la plataforma de análisis de investigación más fiable y extensa del mundo para la neutralidad de los editores, junto con el producto de Kopernio destinado a los investigadores, permitirá aumentar significativamente el acceso a los artículos de investigación y proporcionar soluciones novedosas a los problemas de la investigación en todo el ecosistema. Además, establece el compromiso de desarrollar productos innovadores a nivel mundial para hacer frente a los desafíos críticos en uno de los campos más importantes en los que se basa nuestra sociedad: la ciencia y la investigación”.

Jan Reichelt, cofundador de Kopernio y nuevo Director General de Web of Science añadió: “La escala global, así como la posición neutral con respecto a los editores de Clarivate Analytics, nos permitirá escalar rápidamente Kopernio y, finalmente, ayudar a resolver uno de los problemas de investigación más frustrantes y que más tiempo lleva hoy en día. Es asombroso tener otra oportunidad para ayudar a avanzar las tecnologías que apoyan a los investigadores en su trabajo diario. Nuestra asociación con Clarivate nos permitirá desarrollar nuevas funciones que estarán disponibles para diez millones de investigadores y científicos de todo el mundo y, además, proporcionará un valioso apoyo y conocimientos para editores e instituciones académicas”.

Tanto Clarivate como Kopernio comparten un fuerte compromiso para transformar la forma en que se entregan los artículos a los investigadores, a la vez que apoyan el ecosistema existente entre editores e instituciones. Cada año, 10 millones de investigadores de todo el mundo acceden a 2.500 millones de artículos de revistas (en formato PDF) para llevar a cabo sus investigaciones, mientras que las universidades invierten millones para proporcionar acceso a revistas académicas.

Acerca de Kopernio: Kopernio es una startup con sede en Londres, fundada en 2017 por los fundadores de Mendeley y Newsflo. La visión de Kopernio es proporcionar acceso inmediato con un solo clic a los artículos de revistas académicas, mejorando y facilitando dramáticamente el acceso al conocimiento científico en todo el mundo.