Archivo de la etiqueta: Estadísticas

¿Dónde es más fácil acceder a los libros? disponibilidad de bibliotecas públicas en España y en Europa

Bibliotecas públicas: ¿dónde es más fácil acceder a los libros? Picodi, 2022

Texto completo

Datos

El equipo de analistas de Picodi.com se dispuso a averiguar qué capitales y ciudades importantes del mundo tienen el acceso más fácil a las bibliotecas públicas.

Las bibliotecas públicas no solo brindan acceso a la literatura y al conocimiento. Según American Library Association, las bibliotecas públicas también juegan un papel importante en la construcción e integración de la comunidad local, ofreciendo a los residentes un lugar para reunirse y organizar eventos culturales.

La relación más favorable entre el número de bibliotecas y el número de habitantes se encuentra en Vitoria-Gasteiz: casi una biblioteca por cada 10 mil habitantes (0,83). Mérida quedó segunda (0,67) y Valladolid tercero (0,64). Madrid quedó en la penúltima posición en el ranking nacional (0,19). Las otras dos ciudades con el acceso más difícil a las bibliotecas públicas son Santa Cruz de Tenerife (0,19 bibliotecas por cada 10.000 habitantes) y Sevilla (0,23).

De las 38 ciudades europeas incluidas en este análisis, el acceso más fácil a las bibliotecas públicas es en Bruselas. En esta ciudad hay una biblioteca por cada 10.000 habitantes. Para comparar, en la capital alemana el número de bibliotecas por cada 10.000 habitantes es de sólo 0,25. A su vez, en la ciudad portuguesa de Lisboa – 0,33.

Madrid ocupa el 31. puesto en este ranking: en la capital española hay 0,19 bibliotecas por cada 10.000 habitantes. El número total de bibliotecas públicas es de 64, teniendo en cuenta las instituciones municipales, las dirigidas por la comunidad autónoma y nacionales, mientras que, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística, en Madrid viven 3.305.408 personas.

Los habitantes de Estambul tienen el acceso más difícil a libros gratuitos. Allí, por cada 10.000 habitantes sólo hay 0,03 bibliotecas. Zúrich y Sofía pueden estar abarrotados de manera similar: tienen solo 0,05 bibliotecas por cada 10.000 habitantes.

Las bibliotecas son más populares que nunca, pero los trabajadores de las mismas no ganan sueldos dignos

Libraries are more popular than ever and library workers don’t earn livable wages: the state of u.S. Public libraries
Book Riot, Kelly Jensen feb 9, 2022

Ver noticia

Una nueva mirada a los datos anuales proporcionados por el informe Public Libraries Survey del Institute of Museum and Library Services, realizada por el sitio web WordsRated, una organización de investigación no comercial centrada en los libros, la lectura y la edición, ofrece una visión amplia del estado de las bibliotecas públicas de Estados Unidos desde 1992. Entre algunas de las principales conclusiones se encuentra que el uso de las bibliotecas de manera presencial ha disminuido, mientras que la popularidad del uso de las bibliotecas -gracias al acceso digital- está en su punto más alto. Las bibliotecas dependen menos que nunca de la financiación gubernamental y, tal vez como resultado, los sueldos de los trabajadores están por debajo de un salario digno.

El estudio completo puede consultarse en WordsRated. El equipo exploró más de 12,5 millones de datos, recopilando tres décadas de trabajo para aclarar las tendencias, ideas y cambios en el uso de las bibliotecas públicas de Estados Unidos. He aquí un vistazo a los aspectos más destacados.

¿SE ESTÁN MURIENDO LAS BIBLIOTECAS?

Según las cifras, la respuesta es no. Lo que sí ha cambiado es la forma en que los ciudadanos utilizan sus bibliotecas.

El año de mayor uso de las bibliotecas en persona fue 2009, con 1.590 millones de visitantes. Esa cifra aumentó más del 34% desde 1992. Desde 2009, sin embargo, las visitas en persona han disminuido un 21%, con 1.250 millones de visitas a bibliotecas en persona en 2019. Hay una media de 3,85 visitas por persona en Estados Unidos.

No sólo han disminuido las visitas en persona. También lo han hecho las retiradas de libros. Sin embargo, ha habido una pequeña disminución, con 1.830 millones de artículos físicos prestados en 2019.

Cualquiera que haya pasado tiempo con las bibliotecas públicas, especialmente en la última década, sabe que el acceso digital ha experimentado un enorme crecimiento. WordsRated encontró que el uso total de la colección de la biblioteca -es decir, tanto física como digital- alcanzó un máximo histórico de 2.980 millones en 2019. Eso representa un crecimiento del 153% en las colecciones digitales desde 2013.

El año 2019 también fue el pico de tener una tarjeta de biblioteca: Hubo 174,23 millones de titulares registrados en todo Estados Unidos. En otras palabras, casi el 54% de todos los estadounidenses tienen una tarjeta de biblioteca.

Las bibliotecas están lejos de morir.

¿QUÉ ES LO QUE LA GENTE PIDE PRESTADO Y HACE EN LAS BIBLIOTECAS? USO DE LA COLECCIÓN

En 2019, el titular medio del carné de la biblioteca utilizó casi 17 artículos cada año. Esto supone un aumento de casi el 11% desde 2014.

El tamaño de las colecciones de las bibliotecas también ha aumentado desde entonces, con un pico de 1.880 millones de artículos en 2018 (y un descenso moderado a 1.770 millones en 2019 -esto puede deberse a los cambios en los desafíos del préstamo de libros electrónicos, entre otras razones relacionadas con los derechos digitales). Las colecciones digitales representan más de la mitad de las colecciones de las bibliotecas.

En 2009, los materiales no digitales constituían el 98% de la colección de una biblioteca. En 2019, esa cifra era del 45%.

No es de extrañar, entonces, que los libros físicos ya no constituyan la mayor parte de las colecciones de las bibliotecas. Ahora representan aproximadamente el 39% de la colección, mientras que los libros electrónicos ahora equivalen a 1/3 de la colección. El audio físico y el digital suponen alrededor del 25% de la colección, mientras que el resto de la colección procede del vídeo.

El uso de las colecciones digitales está en un máximo histórico del 37%. Es el triple que en 2013. No es de extrañar que, aunque las colecciones de libros electrónicos hayan aumentado, también lo haya hecho su uso. Posteriormente, el descenso de los libros físicos está relacionado con el descenso de los préstamos de libros físicos.

Pero en términos de préstamos, se toman más libros físicos que digitales, con aproximadamente 5,6 libros físicos prestados por persona al año y 3,5 digitales.

PROGRAMACIÓN DE ACTIVIDADES

La programación de actividades en las bibliotecas se ha duplicado desde 2004, con casi 6 millones de programas bibliotecarios ofrecidos en 2019. Más de la mitad de esos programas son para niños, y los programas para jóvenes son los que más han crecido, con un 40,5% de crecimiento en la oferta desde 2014. Las bibliotecas públicas tienen un promedio de unos diez programas por cada 1.000 personas. Más personas asisten a los programas de las bibliotecas que nunca antes. 125,5 millones de personas asistieron a programas, un aumento de más del 23% desde 2014.

En otras palabras, 21 personas de media asisten a cada programa de la biblioteca. Los programas de actividades representan el 10% de todas las visitas a las bibliotecas. Los datos sugieren, además, que la programación de actividades de las bibliotecas no solo representa las visitas a la biblioteca, sino también la circulación por persona.

Las bibliotecas también están cubriendo importantes necesidades tecnológicas en sus comunidades, incluso a través del wifi. En el informe completo se ofrecen más datos sobre la tecnología de las bibliotecas.

LAS BIBLIOTECAS PÚBLICAS Y EL DINERO

EL PANORAMA GENERAL

El 2019 fue el año más caro para administrar una biblioteca, con un costo total en todo el país de 13,4 mil millones de dólares. El promedio de gastos de funcionamiento por biblioteca fue de aproximadamente 766.000 dólares, un aumento con respecto a 2014. Nada de esto es sorprendente, dado el aumento del coste de todos los bienes y servicios durante este tiempo.

El costo anterior es una triplicación de los gastos desde 1992.

Los gastos administrativos de la biblioteca – es decir, el personal – fueron los más altos de todos. Suponen el 66% de todos los gastos.

Las colecciones de las bibliotecas supusieron un coste de 1.450 millones de dólares en 2019, la cifra más alta registrada. Los libros electrónicos y los audiolibros digitales representan un tercio de esos gastos.

El precio medio de un artículo de la colección fue de 0,81 dólares, casi un 40% menos que en 2010. El coste medio de un libro físico aumentó desde 2003 en un 10%, pero el coste por artículo de los digitales descendió. Los libros electrónicos y los audiolibros digitales han sido un punto de dificultad para las bibliotecas públicas, sobre todo en los últimos cinco años, ya que el acceso y los modelos de suscripción los convierten en un producto de primera calidad.

SALARIOS DE LOS TRABAJADORES DE LAS BIBLIOTECAS

Aunque nunca ha habido más bibliotecas públicas en EE.UU. -casi 17.500, o una media de 5,4 bibliotecas por cada 100.000 habitantes-, los salarios de los trabajadores de las bibliotecas van a la zaga. Hay unos 144.600 trabajadores de bibliotecas en todo el país, de los cuales el 35,4% son bibliotecarios (y sólo 2/3 de los que tienen un máster en biblioteconomía, unos 34.000).

El personal medio de las bibliotecas en Estados Unidos en 2019 ganó 44.700 dólares en bruto. Puede que el salario medio haya aumentado en la última década, pero esa cifra sigue representando que el personal de las bibliotecas cobra un 35% por debajo de un salario digno para una familia de tres miembros, compuesta por dos adultos trabajadores y un niño.

Sólo tres estados pagan a los trabajadores de las bibliotecas un salario digno de media. Esos estados son Washington, Nevada y California.

Aunque los datos de este estudio son los que se comunican anualmente, la recopilación de WordsRated es una mirada clara a lo mucho que han crecido las bibliotecas, se han adaptado y han satisfecho las necesidades de la gente en todo el país. Pero, desgraciadamente, los que trabajan en esas bibliotecas aún no han sido remunerados por ese trabajo duro, comprometido y necesario.

Barómetro de Hábitos de Lectura y Compra de Libros en España 2021

Barómetro de Hábitos de Lectura y Compra de Libros en España 2021. Federación de Gremios de Editores de España (FGEE), 2022

Texto completo

El porcentaje de lectores frecuentes de libros por ocio registrado durante 2020, año en el que se produjo un incremento notable de la lectura como consecuencia del confinamiento y las restricciones de movilidad, se consolidó durante el pasado año. El Barómetro de Hábitos de Lectura y Compra de Libros en España 2021, elaborado por la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE) con el patrocinio de CEDRO y en colaboración con el Ministerio de Cultura y Deporte, señala que el 64,4% de los españoles leyó libros por ocio durante el último año y, el 52,7%, lo hizo con una frecuencia al menos semanal. Estas cifras son similares a las de 2020, año en el que se registró un incremento importante tanto de los lectores de libros por ocio como de los lectores frecuentes (64,0% y 52,7% respectivamente). En cuanto al número de españoles que leyó al menos un libro durante 2021, tanto por ocio como por trabajo, alcanzó el 67,9% de la población.

Estas cifras muestran que, aunque se han ido recuperando actividades fuera del hogar, la lectura ha seguido estando presente en la vida de los españoles. Asimismo, que muchos de aquellos que se reencontraron con los libros como vía de escape al confinamiento y la pandemia han mantenido el hábito lector.

Mejora la lectura en la práctica totalidad de Comunidades Autónomas

La mejora de los índices lectores se produce en prácticamente todos los tramos de edad, en mujeres y hombres y en casi todas las comunidades autónomas. No obstante, al hacer un análisis detallado de los datos del Barómetro de Hábitos de Lectura se observa que se mantienen los desequilibrios entre los diferentes tramos de edad, entre mujeres y hombres, en los niveles educativos y en las diferentes comunidades autónomas.

Respecto a la edad, el tramo con mayor población lectora es la comprendida entre los 14 y los 24 años (74,8% de población lectora en tiempo libre). A partir de los 25 años se produce una caída en los índices de lectura (67,3%) que se mantiene hasta el tramo de edad de más de 65 años en los que se observa una nueva caída (50,1% de la población es lectora).

En todos los grupos de edad, entre las mujeres sigue habiendo un mayor porcentaje de lectura de libros en tiempo libre que entre los hombres. Las diferencias en el porcentaje de mujeres y hombres lectores crece conforme se van cumpliendo años, registrándose la mayor diferencia en el tramo de edad comprendido entre 55 y 64 años. En la población de más edad, las diferencias son inexistentes.

Por niveles de estudios, el 85,9% de la población con estudios universitarios lee en su tiempo libre. El porcentaje baja hasta el 61,8% entre quienes tienen estudios secundarios. El 39,8% de la población que solo ha cursado estudios primarios es lectora en tiempo libre. Hay que señalar que en todos los niveles se ha registrado un ligero incremento con respecto al año 2020 (85,7%, 61,4% y 39,6%).

En lo que respecta a las CCAA, el incremento del porcentaje de lectores de libros por ocio es prácticamente generalizado. Si bien solo seis comunidades autónomas se sitúan por encima de la media 64,4%, (Madrid, 73,5%; País Vasco, 68,2%, Navarra, 68,1%; Cataluña, 66,7%; La Rioja, 66,7%; y Aragón, 64,9%). Entre las regiones que menos se lee se sitúan Extremadura, 54,7%; Canarias, 58,8%, Andalucía, 59,3% y Castilla-La Mancha, 59,8%.

“La existencia de estos desequilibrios es lo que nos ha llevado a plantear la necesidad de poner en marcha un Pacto Social por el libro y la lectura que implique a todas las Administraciones, a todos los grupos políticos y a todos los colectivos relacionados con la educación y la cultura con el fin de conseguir un Plan que trascienda las legislaturas y nos permita situar la lectura como un elemento que nos ayude a construir un futuro más sostenible para todos”, apunta Daniel Fernández.

Lectura en formato digital y audiolibros

Por primera vez, el Barómetro de Hábitos de Lectura refleja un descenso del porcentaje de lectores de libros en formato digital que se sitúa en el 29,4% de la población (frente al 30,3% registrado en 2020). Quienes leen libros en formato digital utilizan en mayor proporción los e-readers (12,3%) y las tablets (10,7%). La lectura en el ordenador alcanza el 9,5% y el móvil sigue registrando un incremento del porcentaje de personas que utilizan este dispositivo para la lectura de libros que pasa del 6,2% al 7,3%.

En lo que respecta al audiolibro, el número de españoles que suelen escuchar audiolibros alcanza el 5,2%, registrando un aumento significativo en el último año (3,1% en 2020). El 2,7% de la población los escucha de manera frecuente. La mayor proporción de usuarios de audiolibros son mujeres con estudios medios y de entre 25 y 45 años. El 27% de quienes escuchan audiolibros lo hacen en inglés.

Razones para no leerLa falta de tiempo (49,8% de los no lectores) y la falta de interés por la lectura (25,1%) son los principales argumentos que señalan los no lectores para explicar el porqué de su no hábito lector. También hay un 24,9% que señalan que prefieren emplear su tiempo libre en otros entretenimientos como pasear (25,5%), pasatiempos (18,1%), descansar, no hacer nada (15,9%) o ver la televisión (14,7%), entre otras actividades.

Por el contrario, aquellos que leen perciben la lectura como una actividad “emocionante y estimulante”, que ayuda a comprender el mundo que nos rodea” y “contribuye atener una actitud más abierta y tolerante”.

Continúa creciendo el porcentaje de compradores de libro

Otro dato que ha continuado creciendo con respecto al año pasado es el de compradores de libros. El porcentaje de personas que compraron libros no de texto se incrementó del 51,7% en 2020 al 52,3% en 2021. En el periodo 2011-2021 este porcentaje se ha incrementado en 10,7 puntos porcentuales.

Las librerías siguen siendo los lugares preferidos por los lectores para sus compras de libros. Las librerías y las cadenas de librerías fueron los establecimientos en los que realizó su última compra de libros el 55,4% de los clientes. Las compras por Internet también siguen creciendo y en ellas realizaron su última compra de libros el 25,3% de los compradores.

El Barómetro también analiza la forma de acceso a los libros en formato digital. Sigue creciendo el porcentaje de lectores en este formato que obtienen libros pagando por ellos. Al ser preguntados por la forma de acceso a los mismos, el 43% de los lectores digitales afirman que se los baja o descarga pagando (frente al 39,8% de 2020). Crece también aquellos que señalan que se los bajan o descargan gratuitamente, el 60,3% (frente al 55% de 2020), esto es sin pagar. El 43,5% señalo que los obtuvo a través de familiares o amigos por USB, CD, email, etcétera. Se trata de una pregunta con respuesta múltiple, por lo que hay personas que compran alguno de los libros y, otros, los obtienen gratuitamente directamente o a través de amigos.

Es importante destacar que crece el número de lectores digitales que saben distinguir perfectamente cuando al acceder a los libros gratuitos la descarga no es legal (63,9%).

Bibliotecas

El Barómetro de Hábitos de Lectura ha analizado un año más el uso de las bibliotecas. En 2021 ha remontado algo el número de visitantes a las bibliotecas. El 25,3% de los encuestados acudieron a una biblioteca en 2021, frente al 23,2% de 2020. Pero no ha llegado a recuperar los niveles previos a la pandemia (32%).

El servicio bibliotecario sigue obteniendo una muy buena valoración entre los españoles y en todas las comunidades autónomas. Las bibliotecas mejor valoradas son las de Cataluña, con un 8,7, seguidas de las del País Vasco (8,6), Castilla y León (8,5) y Cantabria (8,5). Incluso en aquellas que obtienen menor nota la nota está en un notable Murcia y Galicia (7,7)

Lectura en menores

Por último, el Barómetro analiza la lectura entre los niños y adolescentes. La lectura infantil se mantiene en valores muy elevados. En el 75,9% de los hogares con niños menores de seis años se lee a los niños. Esta cifra supone 1,5 puntos porcentuales más que en 2020. En cuanto a los niños y niñas de 6 a 9 años, el 83,7% lee libros más allá de los libros de texto. Además, en ambos casos crecen las horas semanales dedicadas a la lectura.

Encuesta sobre Equipamiento y Uso de Tecnologías de Información y Comunicación en los Hogares. Año 2021.

Encuesta sobre Equipamiento y Uso de Tecnologías de Información y Comunicación en los Hogares. Año 2021. España. Madrid: Instituto Nacional de Estadística – INE, 2021

Texto completo

Datos

Ver poster

El 93,9% de la población de 16 a 74 años ha usado Internet en los tres últimos meses. El 55,2% ha comprado en la red en los tres últimos meses. El 17,6% de los ocupados de 16 a 74 años ha teletrabajado durante la semana anterior a la entrevista.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha publicado la Encuesta sobre Equipamiento y Uso de Tecnologías de la Información y Comunicación en los Hogares del año 2021, que tiene como objetivo obtener datos del desarrollo y evolución de la Sociedad de la Información. Para ello se recoge información del equipamiento de los hogares en tecnologías de información y la comunicación (conexión a internet, telefonía fija y móvil, equipamiento informático) y del uso y los nuevos hábitos de la población española respecto a Internet: actividades realizadas, utilización del comercio electrónico, capacidades y conocimientos informáticos, medidas adoptadas sobre protección, seguridad y privacidad, relaciones con la administración electrónica, teletrabajo, uso que los niños hacen de la tecnología e incidencia de la teleescuela.

En el ámbito de la administración electrónica, la encuesta refleja que un 72,7% de los internautas ha contactado o interactuado con las administraciones o servicios públicos a través de Internet en los 12 últimos meses por motivos particulares. Este porcentaje equivale al 68,7% de la población de 16 a 74 años (5,8 puntos más que en 2020). 

Por forma de interactuar, el 59,4% de los internautas afirma haber obtenido información de las páginas web o apps de la Administración, el 48,6% ha descargado formularios oficiales y el 57,7% ha enviado formularios cumplimentados (incluye presentar declaraciones de la renta u otros impuestos, solicitar citas médicas…).

En el ámbito de la administración electrónica, la encuesta refleja que un 72,7% de los internautas ha contactado o interactuado con las administraciones o servicios públicos a través de Internet en los 12 últimos meses por motivos particulares. Este porcentaje equivale al 68,7% de la población de 16 a 74 años (5,8 puntos más que en 2020). 

Por forma de interactuar, el 59,4% de los internautas afirma haber obtenido información de las páginas web o apps de la Administración, el 48,6% ha descargado formularios oficiales y el 57,7% ha enviado formularios cumplimentados (incluye presentar declaraciones de la renta u otros impuestos, solicitar citas médicas…).

ACRL y PLA lanzan Benchmark, una herramienta de análisis de datos para bibliotecas

ACRL and PLA Launch Benchmark, a Library Data Analysis Tool
by Matt Enis Library Journal, Nov 09, 2021

Ver completo

The Association of College & Research Libraries (ACRL) and Public Library Association (PLA) han lanzado Benchmark: Library Metrics and Trends, un nuevo recurso digital de análisis y visualización de datos diseñado para «ayudar a las bibliotecas a planificar, tomar decisiones informadas y contar la historia de su impacto», según un anuncio conjunto, la herramienta se basa en una recopilación centralizada de datos procedentes de diversas fuentes. En el caso de las bibliotecas públicas, incluye encuestas de la APA, datos del censo de Estados Unidos y datos y encuestas del Instituto de Servicios de Museos y Bibliotecas (IMLS). Las bibliotecas universitarias también tienen acceso a los datos de la encuesta de tendencias y estadísticas de las bibliotecas universitarias de la ACRL.

Benchmark sustituye a Public Library Data Service (PLDS), que se interrumpió en 2019 tras las peticiones del ámbito bibliotecario «para obtener mejores datos de comparación entre bibliotecas, interfaces fáciles de usar para el análisis de datos y la presentación de informes, menos redundancia en la recopilación de datos y una mejor formación de datos relacionados con los indicadores de la comunidad», según el anuncio. En respuesta a estas necesidades, Evaluation, and Assessment Committee de PLA invirtió en el desarrollo de Benchmark, que comenzó hace más de dos años.

Todas las bibliotecas públicas tendrán acceso gratuito a páginas de resumen con métricas y visualizaciones seleccionadas para la biblioteca, su principal grupo de pares y todas las bibliotecas del país. Otras características, como un sólido conjunto de paneles de datos interactivos con visualizaciones y filtros. Un generador de informes personalizados que incluye métricas históricas [desde 2002 para las bibliotecas públicas y desde 1998 para las académicas]. Y la posibilidad de crear grupos de pares personalizados para la evaluación comparativa.

2021 Observatorio de Marcas en Redes Sociales

2021 Observatorio de Marcas en Redes Sociales. Madrid: IAB Spain, gestazión y metricool, 2021

Texto completo

IAB Spain ha presentado IX Edición del Observatorio de Marcas en Redes Sociales. Este año el Observatorio se ha elaborado en colaboración con Gestazión y Metricool y recoge la actividad de 189 marcas en redes sociales dividida por sectores/categorías. La selección de las marcas y perfiles se basa en datos de volumen de inversión y categorización de sectores facilitados por adjinn para marcas con perfiles sociales destinados al mercado español con un periodo de análisis que se extiende del 1 de julio de 2020 hasta el 30 de junio de 2021. Las redes sociales elegidas para analizar cada una de las marcas son Facebook, Instagram, YouTube, Linkedin, Twitch, y Twitter.

Estos son los algunos de los datos que revela el Observatorio:

  • El promedio de interacciones acumuladas de todas las redes es de 1,2 millones en España.
  • Facebook continúa siendo la red social con más comunidad (75%). Le siguen Instagram (12%), Twitter (8%) y YouTube (5%).
  • Instagram es la red con más engagement (71%) y también la más eficaz (76%). Twitter se posiciona como la red social más viral (85%).
  • El sector Editorial supera al resto en cuanto a interacciones, engagement, viralidad, eficiencia y comunidad.

Un informe insta a los responsables de las bibliotecas estadounidenses a abordar el descenso de las estadísticas de uso de las bibliotecas públicas

Report Urges Library Leaders to Address Decline in Public Library Usage Stats

By Andrew Albanese | May 06, 2021

Ver noticia

The Freckle Report 2021

En un informe publicado esta semana, el veterano librero londinense, defensor de las bibliotecas y ex director general de Waterstones, Tim Coates, advierte que las estadísticas de uso de las bibliotecas públicas de Estados Unidos muestran un fuerte descenso, y sugiere que los líderes de las bibliotecas deben hacer más para abordar la tendencia.

«En Estados Unidos se ha producido una caída del 31% en el uso de los edificios de las bibliotecas públicas en ocho años, hasta 2018», escribe Coates en el The Freckle Report 2021, concluyendo que un «declive continuo de esta naturaleza», que incluye caídas tanto en el recuento visitas como en la circulación física de colecciones, «muestra que el servicio de bibliotecas públicas ignora las cifras que tiene y no se esfuerza por encontrar las cifras que debería tener.»

Además del descenso del 31% en el uso de los edificios de las bibliotecas en EE.UU., Coates informa de un descenso del 22% en 10 años en Australia, y de un impresionante descenso del 70% en el Reino Unido desde el año 2000.

The Freckle Report 2021 es la segunda publicación de Coates que se centra en el servicio de las bibliotecas públicas en Estados Unidos, Reino Unido y Australia. El informe se basa en los datos públicos facilitados por los organismos bibliotecarios gubernamentales (incluido el Institute for Museum and Library Services in the U.S), así como en una encuesta propia de los usuarios y clientes «¿Dónde consiguió ese libro?», encargada por Coates (y este año realizada por EveryLibraryInstitute.org, que organiza hoy un seminario web gratuito con Coates), que explora el comportamiento de lectura.

En particular, la encuesta de 2021, realizada el mes pasado, incluye el impacto de la pandemia en el comportamiento de lectura. Se encontró que un importante número de consumidores de todos los grupos de edad leyó más durante la pandemia, con un 87% de los encuestados estadounidenses que informaron que habían hecho uso de un libro en 2021 frente al 81% en la encuesta anterior realizada en 2019.

El informe también confirma lo que las bibliotecas, los vendedores y los editores han señalado repetidamente durante el último año: ha habido un fuerte aumento de la lectura digital durante la pandemia, lo que, concluye Coates, tiene importantes implicaciones para el futuro de las bibliotecas.

«Durante la pandemia de Covid-19 las bibliotecas han tenido un gran éxito en el suministro de contenidos digitales», afirma el informe. Al mismo tiempo, se ha producido un descenso comprensible en el uso físico, debido a los cierres, las órdenes de permanecer en casa y otras restricciones de Covid-19, un hecho que tiene a Coates especialmente preocupado.

«La caída del uso de los edificios de las bibliotecas públicas era crítica antes de la pandemia, y la continuación del alto nivel de uso de los materiales digitales empeorará la situación», escribe. El informe también reconoce el polémico estado del mercado de las bibliotecas digitales, que Coates sugiere que no representa un buen valor y puede requerir un nuevo enfoque estratégico.

«La inversión en material digital parece haber restado importantes fondos a la de los materiales físicos y el coste por circulación del material digital es tres veces y media mayor que el del material físico», escribe Coates. «En términos descarnados, en la mayoría de las bibliotecas con los acuerdos actuales, sería muchas veces más barato dar a un cliente el dinero para comprar un libro electrónico que licenciar una copia para la biblioteca».

Cuando se publicó por primera vez en febrero de 2020, el informe inicial de Freckle generó reacciones negativas por parte de algunos bibliotecarios, sobre todo porque echó un jarro de agua fría sobre una encuesta de Gallup muy celebrada en 2019 que había colocado a las bibliotecas públicas en el primer puesto de la lista de lugares más visitados por los estadounidenses, por delante del cine, los conciertos e incluso los parques públicos.

Estudio sobre el ocio y la lectura en Canadá 2020

Canadian Leisure & Reading Study 2020” Survey Findings. BookNet Canada, 2021

Texto completo

Una encuesta sobre el tiempo libre y los hábitos de lectura de BookNet Canada, una organización sin ánimo de lucro del sector, ha descubierto que los canadienses tuvieron más tiempo libre en 2020. De hecho, hubo un aumento del 10% en aquellos que dijeron que tenían más que suficiente tiempo de ocio de 2019 a 2020. La principal actividad de ocio siguió siendo ver vídeos, televisión o películas. La actividad que experimentó el mayor cambio de 2019 a 2020 fue la de los videojuegos: un aumento del 8% en los canadienses que jugaban semanalmente y un 9% en los que lo hacían a diario. Tal vez el aspecto de entretenimiento virtual y social de los videojuegos tuvo más atractivo durante los períodos de bloqueo de la pandemia.

Aunque el tiempo de ocio aumentó en general, el tiempo dedicado a la lectura se mantuvo bastante estable de 2019 a 2020. Mientras que la mitad de los canadienses leen un libro al menos semanalmente (53%), la lectura de libros y revistas no tuvo ningún aumento significativo en comparación con 2019.

En la encuesta, que se realiza regularmente cada invierno, se preguntó a 1.253 canadienses si habían leído o escuchado un libro al menos algunas veces en el último año y, al igual que en los 6 años anteriores, 8 de cada 10 canadienses dijeron que lo habían hecho. En cuanto a lo que estaban leyendo, en 2020, un 13% más de lectores estaban leyendo No Ficción en 2020 en comparación con 2019. Curiosamente, el porcentaje de lectores que habían leído libros para niños y jóvenes adultos casi se duplicó en todos los formatos, a pesar de los pocos cambios en el número de encuestados que vivían con niños pequeños entre 2019 y 2020.

El estudio completo incluye datos sobre cómo los lectores y los no lectores pasan su tiempo libre, cómo los lectores descubren y adquieren sus libros, las preferencias de formato de los lectores, los géneros populares de Ficción y No Ficción, el valor de los libros a través de los formatos, y más.

Estudio estadístico de bibliotecas en España

Estadística de Bibliotecas. Instituto Nacional de Estadística , 2019

Texto completo

Nota de prensa

Datos

La Estadística de Bibliotecas, estadística oficial perteneciente al Plan Estadístico Nacional, de periodicidad bienal, es elaborada por el Instituto Nacional de Estadística, con la colaboración en sus aspectos metodológicos de la Subdirección General de Coordinación Bibliotecaria del Ministerio de Cultura y Deporte. Este último estudio abarca los años 2002-2018.

En el año 2018 se contabilizaron 6.458 bibliotecas, un 2,7% menos que en 2016. Se considera biblioteca a la unidad administrativa con capacidad propia y gestión técnica y administrativa independiente. En 2018 España contaba con una biblioteca nacional, 4.001 bibliotecas de acceso público, 1.982 especializadas, 269 de instituciones de enseñanza superior, 198 para grupos específicos de usuarios y siete bibliotecas centrales de comunidades autónomas.

Las comunidades autónomas donde se observaron los mayores descensos en el número de bibliotecas respecto a 2016 fueron Comunidad de Madrid, Principado de Asturias y Andalucía con una disminución de 32, 29 y 20 bibliotecas, respectivamente. Por el contrario, las que menos bibliotecas han perdido fueron Cantabria y la ciudad autónoma de Melilla (solo pierden una cada una). La Comunidad Foral de Navarra mantuvo el mismo número que en 2016.

El número de visitas a las páginas web de las bibliotecas aumentó un 1,5% respecto a 2016, y se situó en 194,85 millones En media, cada habitante acudió a la página web de una biblioteca 4,2 veces.

Los usuarios de bibliotecas tomaron en préstamo domiciliario 77,76 millones de documentos en 2018, un 10,0% más que en 2016. En media, se prestaron 1,7 documentos por habitante. Por tipo de documento, el libro fue de nuevo el más solicitado (57,7% del total de préstamos). Le siguieron los documentos electrónicos (17,7%) y los audiovisuales (10,6%). El préstamo domiciliario de documentos electrónicos aumentó de 5,2 millones en 2016 a 13,7 millones en 2018. Este aumento se debe, en parte, a que en 2018 se consideran las descargas de documento electrónicos como préstamos. Por el contrario, la demanda de libros disminuyó un 5,3%, la de documentos audiovisuales un 21,2% y la de documentos sonoros un 26,7%.

En un artículo de Noemí López Trujillo, «Radiografía de las bibliotecas en España, en cinco gráficos» a partir de estos datos se especifica el número de bibliotecas que hay en España, las diferencias según la comunidad autónoma y cuánto se invierte en gráficos perfectamente comprensibles.

Los resultados de esta explotación indican que el número de bibliotecas ascendió en 2018 a 6.458, cifra que supone una media de 13,8 bibliotecas por 100.000 habitantes. Cada una de ellas tiene por término medio 1,3 puntos de servicio.

El número total de préstamos ha ido en aumento desde 2002, pasando de los 55,8 millones ese año a los 77,8 en 2018, aunque la cifra también comienza a descender a partir de 2012, cuando se contabilizaron 83,1 millones de préstamos. 

En cuanto al numero de bibliotecas por cada 100.000 habitantes en cada Comunidad Autónoma, Extremadura, Castilla-La Mancha, Aragón y Castilla y León encabezan la lista, frente a Murcia, Canarias y Madrid que ocupan los últimos lugares.

El número de usuarios inscritos disminuyó en un 2% con respecto a 2016 alcanzando los 21,8 millones de usuarios, y el número de visitantes a bibliotecas en 2018 es de 197,8 millones. La Tasa de personas inscritas en bibliotecas es de 46.784 personas con un carné por cada 100.000 habitantes, por CCAA.

Cataluña, Asturias, Castilla y León, Castilla-La Mancha, País Vasco, Navarra, Aragón y Extremadura encabezan la lista de las Comunidades Autónomas de personas inscritas en bibliotecas.

El 62% de las bibliotecas analizadas son bibliotecas públicas, disponen de una colección de fondos de carácter general, ofrecen servicios informativos de tipo cultural, educativo, recreativo y social, y son accesibles a todos los ciudadanos. Las bibliotecas especializadas, cuya colección de fondos versa sobre una disciplina o campo específico
suponen el 30,7% del total. El 4,2% se corresponden con bibliotecas de instituciones de enseñanza superior y el 3,1% son bibliotecas para grupos específicos de usuarios.

En lo relativo a presupuestos invertidos en bibliotecas en nuestro país según los datos del PFE entre 2011-2021 en millones de euros aumentó ligeramente en los últimos años. Aunque el dinero destinado a bibliotecas disminuyo de  77,1 millones de euros en 2011 a 49,5 en 2021.

El 91,8% de las bibliotecas disponía de acceso a Internet en 2018. De ellas, casi la totalidad (el 99,3%) lo ofreció como servicio gratuito. Por tipo de biblioteca, el 96,9% de las bibliotecas de acceso público tenían Internet en sala. El 75,7% de las bibliotecas ofertó el servicio de Wifi a usuarios, con un aumento del 0,3% respecto a 2016. En las bibliotecas de acceso público, el 88,6% ofertó este servicio.

Los fondos de libros electrónicos aumentaron un 21,3%, hasta los 19,6 millones en 2018, con un incremento del 21,3% respecto a 2016. Supusieron el 6,7% del total de fondos, frente al 5,6% de 2016. Durante 2018 se prestaron 4,20 millones de ejemplares electrónicos, casi cuatro veces más que en 2016 (1,12 millones). El número de lectores de libros electrónicos presentes en las bibliotecas aumentó un 1,3%, hasta los 7.636 equipos. El porcentaje de bibliotecas con lectores de libros electrónicos mantuvo su tendencia al alza. Alcanzó el 12,6% del total, frente al 12,2% de 2016.

El personal de las bibliotecas españolas estaba compuesto por 24.941 personas en plantilla en 2018 (equivalente a 20.729 empleados a tiempo completo) y 3.515 colaboradores en concepto de becarios y voluntarios (equivalente a 1.419 a tiempo completo). El personal en plantilla aumentó un 0,4% respecto a 2016, mientras que el personal colaborador descendió un 7,3%.

El acceso en sala a las bibliotecas fue en su mayoría libre (79,7%). El 46,4% de las bibliotecas tuvo un horario de apertura al público entre 20 y 40 horas semanales. Casi la mitad de las bibliotecas (45,5%) tenían un número de puestos de consulta que oscilaba entre los 10 y los 49.

Un 25 % de las personas se enteraron de la existencia de un libro que están leyendo o que compraron gracias a la biblioteca

Why and how canadians adquire books

BookNet Canada, marz 2021

Ver informe

En esta encuesta, se profundiza en por qué y cómo los canadienses adquieren libros, desde el conocimiento y la capacidad de descubrimiento hasta las razones por las que los canadienses deciden leer, comprar o tomar prestados libros específicos.

Cuando se preguntó a los lectores cómo se enteraron en general de la existencia de los libros que leían o escuchaban, el 38% dijo que la conciencia se creó en una librería o minorista, el 30% de un autor, el 25% de una lista de bestsellers y el 25% de la biblioteca pública.

Cómo se enteraron los lectores de la existencia de los libros que están leyendo

En 2020, los compradores adquirieron en promedio 1.8 libros impresos, 0.9 libros electrónicos y 0.3 audiolibros en el mes anterior.

Cuando miramos el promedio de libros comprados por formato, vemos que

  • los compradores de productos impresos compran, en promedio, un mayor número de libros impresos (2,3) que los libros electrónicos (0,5) y audiolibros (0,2);
  • Los compradores de libros electrónicos compraron un promedio de 2.7 libros electrónicos en el mes anterior, en comparación con 1.2 libros impresos y 0.6 audiolibros; y
  • Los compradores de audiolibros compraron, en promedio, 2.2 audiolibros, 1.7 libros impresos y 1.6 libros electrónicos en el mes anterior.

Al realizar su compra, alrededor de ocho de cada diez compradores solo compraron un libro (s) (79%). Sin embargo, el 21% compró artículos adicionales que no eran libros con la compra de su (s) libro (s), principalmente comestibles, luego ropa, juguetes o juegos. Y aproximadamente una cuarta parte de las personas dijeron que agregan libros a su carrito en línea para obtener envío gratuito (27%), y aproximadamente un tercio de las personas a veces lo hacen (38%).