Archivo de la categoría: Lectura

¿Y si leer estuviera prohibido?

e768513e14fdd23ab9fd4379f0d9cc98

En un mundo en el que leer estuviera prohibido, jóvenes se encerrarían en sus cuartos para ojear sus libros a escondidas.

Se masturbarían una y otra vez mientras pasan sus páginas excitados por el morbo que tiene lo prohibido.

En un mundo en el que leer fuera ilegal, habría bibliotecas clandestinas con puertas traseras donde jóvenes rebeldes e inadaptados se reunirían para calmar su mono de lectura.

Imagínalo, cierra los ojos por un momento e imagina una sociedad que persiguiera a sus lectores.

Qué bonito sería sentarnos tú y yo con un buen libro en mitad de la carretera desafiando al mundo, o que la policía viniera hasta nuestra casa golpeando la puerta a patadas mientras nos metemos unas buenas rayas de Kafka, Poe o Hemingway.

Imagina un mundo en el que leer fuera un acto de rebeldía hacia un sistema que persigue a jóvenes que se niegan a ser copias de copias de otras copias que aparecen en televisión… ¿Un acto de rebeldía? ¡Qué estupidez! Como si en este mundo en el que vivimos ya de por sí leer no fuera una maldita declaración de guerra.

Carlos Kaballero

Leer es una vagancia sin monotonía

 

a1bc11f74ce368e494d7f699e2585474

“La lectura es compatible con la espera. Leer es una vagancia sin monotonía. Solo cuando dejé de trabajar descubrí con asombro el reino espacioso de libertad de las mañanas de diario. Si me da la gana puedo sentarme a leer en cuanto he terminado de fregar las cosas del desayuno y he vuelto del paseo con Luria. Cuando salgo a la calle llevo un libro conmigo. Leo mientras espero la comida, las pocas veces que voy a un restaurante, y mientras tomo el café después de comer o apuro mi copa de vino. Leo cada viernes a mediodía en Mascote do Sacramento, que está a un paso de mi casa y sirve el mejor bacalhau à brás de Lisboa. Encuentro una plazoleta silenciosa con un banco y una de esas acacias gigantes y protectoras de Lisboa y me siento un rato a leer a la sombra. La lectura abrevia y distrae el tiempo de la espera. Eso es algo muy valioso en esta ciudad en la que las cosas pueden suceder a un ritmo muy lento. Mientras estoy leyendo el tiempo queda en suspenso. Paso de una lectura a otra sin ningún orden. Leo dos o tres libros a la vez, según las horas, en distintos lugares. Leo los diarios de las navegaciones del capitán Cook por los mares del Sur. Leo una historia del terremoto de Lisboa de 1755. Leo un libro sobre los fundamentos moleculares de la memoria escrito por el jefe de Cecilia y firmado para ella con una rúbrica florida y unas palabras de elogio más halagadoras todavía por venir de un premio nobel. Los tomos más cuantiosos los reservo para el sillón anatómico. También está aquí junto a una ventana que da a la calle. En un grado de grosor descendente están los libros de leer en la cama, y los de llevar en la mochila, o en el bolsillo de la chaqueta. Los más dúctiles son los de poesía. No sabía que hubiera coleccionado tantos. Leía sobre todo poemas cuando no tenía tiempo de leer otra cosa. «The quick fix of poetry», dice mi amigo Dan Morrison: el subidón rápido de la poesía. Como no hago viajes ni estoy pendiente de comprar inmediatamente novedades ya no tengo necesidad de usar el Kindle. Me gusta la constancia física de la lectura. En un anaquel separado voy poniendo los libros ya leídos. Al verlos juntos perduran más en la memoria. La biblioteca a lo largo del pasillo, llena de libros pero no abrumadora, porque llega solo a la altura de los ojos, me da tanta seguridad como una alacena o un sótano con estantes bien surtidos de toda clase de víveres. Mi escena favorita en esa película, The Shining, es cuando el cocinero viejo le va enseñando a Shelley Duvall una por una las dependencias del almacén en el que se guardan en un orden perfecto todas las provisiones que necesitarán ella y su familia durante su aislamiento de varios meses de invierno.”

Antonio Muñoz Molina “Tus pasos en la escalera”

 

Niños, familia y lectura. Informe 2019

kfrr_header_home_1000x240.jpg.corpimagerendition.xxl_.1400.788

Kids & Family Reading Report: 7th Edition. Scholastic, 2019

Texto completo

 

Scholastic publicó hoy los resultados de la séptima edición de Kids & FamilyReading Report™, una encuesta nacional bienal sobre las actitudes y comportamientos de lectura de padres e hijos. Entre los encuestados se incluyen más de 1.000 padres de niños de entre 6 a 17 años, así como 678 padres de niños de 0 a 5 años.

 

La investigación revela la diversidad que los padres y los niños buscan en los libros, explora cómo la lectura ayuda a los niños a entender su mundo e indica la importancia del acceso a los libros y los modelos de lectura.

La relación con la lectura se ha mantenido bastante estable desde 2010. En la séptima edición del Kids & Family Reading Report:

  • El 35% de los niños dice que leen libros para divertirse entre 5 y 7 días a la semana (lectores frecuentes); el 41% de los niños leen por diversión 1-4 días a la semana (Lectores moderadamente frecuentes); el 28% de los niños leen por diversión menos de 1 día a la semana (lectores infrecuentes).
  • Aún así, los cambios incrementales en la frecuencia de lectura desde el 2010 han culminado en una disminución del número de lectores frecuentes (-6). puntos) y un aumento del número de lectores esporádicos (+7 puntos).
  • En todas las ediciones del informe “Kids & Family Reading” sin excepción, se produce una sorprendente tendencia a la disminución en cuanto a tiempo dedicado a la lectura a medida que los niños crecen: a la edad de nueve años se produce una disminución dramática; que se acentúa en la adolescencia.
  • Esta pérdida de compromiso significa que los niños y padres se pierden los beneficios que ofrecen los libros:
    • El 74% de los niños dicen que leer ficción y no ficción es una manera de ayudarles a entender el mundo; El 88% de los padres dicen lo mismo.
    • Más de la mitad de los niños (53%) y los padres (55%) están de acuerdo en que un libro les ha ayudado a ellos y a sus hijos en momentos difícil.
    • El 73% por ciento de los niños dicen que leer les ayuda a comprender los temas de actualidad y hace que sea más fácil tener conocimiento y conversar sobre ello.
  • En los últimos dos años, tanto los niños como los padres son menos dados a decir que seleccionan un libro infantil para leer por diversión, el tipo de libro no les importa, si les importa que contenga una buena historia (17 puntos menos entre los niños; 21 puntos entre los padres).:
    • El 52% de los niños quieren libros que les hagan reír, ayudarles a explorar nuevos mundos (40%) y familiarizarse con los temas de actualidad (26%).
    • Los padres quieren libros que ayuden a sus hijos a aprender acerca de las vidas de los demás (48%) y libros que hacen que sus hijos piensen y sientan (51%).

 

 

 

Una librería de Florencia ofrece soluciones literarias a la depresión, al insomnio y a otros problemas emocionales

ed-img15552028

¿Estás triste? ¿Acabas de salir con una desastrosa historia de amor? ¿Tienes que superar un momento difícil? La Piccola Farmacia Letteraria tiene una solución para ti. 

Más port sobre

Una librería de Florencia llamada “Piccola Farmacia Letteraria” situada en la Via di Ripoli ofrece soluciones literarias a cualquier problema, de la depresión al insomnio, a través de un catálogo de 4.000 títulos. La Piccola Farmacia Letteraria tiene como lema la siguiente frase: “Soluciones literarias para problemas reales”. En el pequeño espacio de sólo 35 metros cuadrados, Elena Molini ha creado una biblioteca única con el objetivo de sanar los problemas del alma con libros. “No esperaba todo este éxito mediático -dice Elena-, pensé que seguiría siendo un negocio del vecindario. Estoy contento de que mi idea me haya gustado y me esté gustando”.

Elena Molini trabajó para una gran cadena de librerías antes de empezar su propio negocio y gracias a esta experiencia encontró la idea. “Me di cuenta de que la gente buscaba libros para encontrar respuestas o consuelo a partir de lo que experimentaba: estaban los que salían de un amor turbulento, los que amaban y no recibían amor, los que buscaban algo que le hiciera sonreír en un período triste y los que simplemente pedían consejos sobre qué leer. Yo -explica Elena- entendí la pregunta y me pregunté cómo podía responderla, así nació la farmacia”.

Se pueden encontrar textos de todo tipo, divididos por categorías según la patología o el estado emocional que se padezca. Todo lo que tienes que hacer es consultar el catálogo in situ  y encontrar el libro adecuado para el mal que nos atormenta. Elena ha resumido los estados de ánimo en unas 70 categorías: desde el estrés hasta la depresión, pasando por el insomnio, la ansiedad, la nostalgia, etc. Por ejemplo la obra ‘High fidelity’ de Nick Hornby se prescribe para tratar el amor no correspondido, y ‘El jilguero’, de Donna Tartt se recomienda para aliviar la tristeza después de la muerte de un ser querido. Cada libro lleva un cordel con una cartulina de colores a modo de los populares tarros de farmacia con la indicación, posología, tratamiento y efectos secundarios.

 

farmacia-libri

También se puede encontrar papel y lápiz para que cualquier cliente escriba los folletos de los libros que quiera recomendar a otros, y que te han ayudado a resolver un problema en particular. Por ejemplo esta receta:

“Te acabas de dejar y tienes que enfrentar la semana de San Valentín, las publicaciones de tus amigos con tanto amor en facebook y los corazones todos a tu alrededor? Prefieres que te saque los ocho premolares sin anestesia del dentista? Sigue el consejo de IO DONNA y ven a la pequeña farmacia literaria. Tenemos una gran experiencia con narcisistas empedernidos, infieles incorregibles, destructores de serie de autoestima o simplemente str *** I sin esperanza. Te tratamos con libros, charlas, risas y autoestima en quintales. Nunca te sientas estúpido por confiar en alguien que no lo merecía.
” a menudo es así, aquellos a los que no le darías una lira, al final te lo ponen en el c …”

Nicolás ammaniti

 

Las mujeres jóvenes son las clientes más frecuentes, piden un libro para los dolores de amor, otras para encontrar la autoestima, otras, en cambio, quieren empezar o volver a empezar a leer y quieren que se les aconseje que leer. “Casi nunca recomiendo el mismo libro, o mejor dicho, el libro que recomiendo va de acuerdo con la historia que me cuentan los que entran por la puerta. Pero entre sus clientes hay también algunos hombres que, a diferencia de las chicas, compran libros relacionados con viajes, tanto espirituales como de aventura.

La librería está abierta todos los días de 10:00 a 20:00 horas. Aquí puedes encontrar la página de Facebook de la Pequeña Farmacia Literaria.

 

 49606031_2537493816267575_7173409542615597056_n

 

Declaración de Stavanger sobre el Futuro de la Lectura

Boy holds old book and tablet

Declaración de Stavanger

Inglés

El documento recoge los principales hallazgos y recomendaciones del proyecto E-READ (Evolution of Reading in the Age of Digitisation), una iniciativa europea de investigación sobre el impacto de la digitalización en las prácticas lectoras.

 

El proyecto Evolution of Reading in the Age of Digitisation (E-READ) (La Evolución de la Lectura en la Era de la Digitalización) es una iniciativa europea de investigación que ha unido a casi 200 académicos y científicos de toda Europa en el ámbito de la lectura, la edición de textos y la alfabetización, en un esfuerzo conjunto para investigar el impacto de la digitalización sobre las prácticas de lectura. Gran parte de nuestra investigación se ha centrado en cómo los lectores, particularmente los niños y los jóvenes, comprenden y recuerdan los textos escritos cuando usan materiales impresos o materiales digitales. Los miembros de esta Acción COST de investigación financiada por la Unión Europea y otras partes interesadas se reunieron los días 3 y 4 de octubre de 2018 en Stavanger (Noruega) para discutir los principales hallazgos de cuatro años de investigación empírica y debates (2014-2018). La presente Declaración de Stavanger sobre el Futuro de la Lectura representa un sumario de dicho intercambio.

 

Declaración de Stavanger de la Acción COST ‘E-READ’
Sobre el Futuro de la Lectura, 2019

Vivimos en una era caracterizada por una digitalización cada vez más rápida y generalizada. Las tecnologías digitales ofrecen numerosas oportunidades para la producción, acceso, almacenamiento y transmisión de la información, pero al mismo tiempo desafían a una serie de prácticas de lectura bien consolidadas hasta ahora. A lo largo de los últimos cuatro años, un grupo de casi 200 académicos y científicos de toda Europa en el ámbito de la lectura, la edición de textos y la alfabetización han investigado el impacto de la digitalización en las prácticas de lectura.

El papel y las pantallas fomentan, respectivamente, sus propios tipos de procesamiento. En el actual entorno híbrido de lectura en papel y en pantalla necesitamos encontrar las mejores formas de utilizar las ventajas de ambos tipos de tecnologías, para todos los grupos de edad y propósitos.

La investigación en este campo indica que el papel continúa siendo el medio preferido para la lectura de textos largos, especialmente cuando se trata de comprender en profundidad y retener la información, y que dicho medio es el más adecuado para la lectura de textos largos expositivos o informativos. Este tipo de lectura posee un valor incalculable para alcanzar logros cognitivos como la concentración, el desarrollo del vocabulario o la memoria. Por tanto, es importante que la preservemos y promocionemos como uno de los posibles modos de lectura. Asimismo, dado que el uso de las pantallas continúa en crecimiento, descubrir formas para facilitar la lectura en profundidad de textos largos en el medio digital se configura como uno de los retos más urgentes.

Hallazgos más relevantes:

– Las diferencias individuales en talentos, habilidades y predisposiciones dan forma a distintos perfiles de aprendizaje que afectan a la capacidad de los niños para aprender de fuentes digitales y fuentes impresas;

– Las herramientas digitales ofrecen excelentes oportunidades para ajustar la presentación de los textos a las preferencias y necesidades de cada individuo. Se han demostrado sus beneficios para la comprensión y la motivación cuando el entorno de lectura digital es diseñado cuidadosamente teniendo en cuenta al lector;

– Los entornos digitales también suponen desafíos. La tendencia de los lectores a sobrevalorar su capacidad de comprensión es mayor cuando leen en medios digitales que cuando leen en papel, particularmente cuando leen bajo presión temporal, lo que les lleva a leer de forma más superficial y menos concentrados;

– Un meta-estudio que incluye 54 estudios y un total de más de 170.000 participantes demuestra que la comprensión de textos expositivos e informativos es más elevada cuando se lee en papel que cuando se lee en el medio digital, particularmente cuando el lector se encuentra bajo un tiempo de lectura limitado. Una diferencia que desaparece al leer textos narrativos;

– Contrariamente a lo esperable respecto a los llamados ‘nativos digitales’, este efecto de
inferioridad de la lectura digital se ha incrementado a lo largo del tiempo, sin importar
la edad o la experiencia previa con entornos digitales.

– Nuestra cognición encarnada (esto es, el hecho de que las características de todo el cuerpo influyen en qué y cómo aprendemos, qué sabemos o qué podemos hacer) podría contribuir a las diferencias entre la lectura en papel y la lectura digital respecto a la comprensión y retención de la información. Este factor es infravalorado por los lectores, educadores e incluso por los investigadores.

A la luz de los anteriores hallazgos, consistentes con los encontrados en países de otros continentes, hemos formulado las siguientes recomendaciones.

Recomendaciones:
– Es necesario aumentar la investigación sistemática y rigurosa acerca de las condiciones
bajo las cuales aumenta o disminuye el aprendizaje y la comprensión tanto en el medio
impreso como en los entornos digitales.

– Debe enseñarse a los estudiantes estrategias para el dominio en los entornos digitales de la lectura en profundidad y los procesos superiores relacionados con ella. Asimismo, es importante que los centros educativos y sus bibliotecas continúen motivando a los estudiantes para leer libros impresos y que se destine un espacio curricular para ello.

– Los maestros, profesores y otros educadores deben ser conscientes de que, en educación primaria, el intercambio indiscriminado de los materiales impresos, el papel y el lápiz por las tecnologías digitales no es indiferente. A menos que sea acompañado por un desarrollo cuidadoso de las herramientas digitales y de las estrategias de aprendizaje,
puede retrasar el desarrollo de la comprensión lectora y de las habilidades de pensamiento crítico.

– Son necesarias acciones apropiadas para desarrollar mejores pautas y directrices para la implementación de las tecnologías digitales especialmente en educación, pero también
en los medios de comunicación en general. Respecto a la educación, esto implica, por ejemplo, el desarrollo de métodos de instrucción en habilidades de alfabetización digital validados empíricamente (selección, navegación, evaluación e integración de la información encontrada en los medios digitales). Tales habilidades serán aplicables en
multitud de contextos, por ejemplo, al tratar con comunicación gubernamental u otra información pública.

– Los educadores, expertos en lectura, psicólogos y tecnólogos deben trabajar conjuntamente para el desarrollo de herramientas digitales (y el software relacionado) que incorpore la visión aportada por la investigación acerca del procesamiento de la información en la lectura tanto del formato impreso como el digital, incluyendo el rol de la cognición encarnada.

– La investigación futura acerca de materiales para el aprendizaje digital debe implicar una mayor cooperación entre los desarrolladores de tecnología y los investigadores en ciencias sociales y humanidades para ayudar en la promoción de debates públicos acerca de la transformación digital que sean imparciales y basados en la evidencia.

Preguntas para la investigación futura:

Dado el creciente uso de materiales digitales tanto para la educación como para la lectura personal, emergen importantes preguntas acerca del futuro de la lectura, la alfabetización y la permanente importancia de la comunicación textual:

– ¿En qué contextos de lectura y para qué lectores puede ser más fructífero el uso de textos digitales?
– Inversamente, ¿en qué dominios del aprendizaje y la escritura literaria se debe fomentar el medio impreso y abogar por su uso?
– ¿Se está transfiriendo a la lectura en papel la tendencia de la lectura en pantalla hacia una actividad más fragmentada y que implica menos concentración y un procesamiento más superficial?
– ¿Es posible que el exceso de confianza en nuestras habilidades de lectura digital esté amplificando la capacidad de influencia de las noticias falsas y aumentando nuestros sesgos y prejuicios?
– ¿Qué puede hacerse para fomentar un procesamiento más profundo de los textos en general, y cuando son leídos en pantalla en particular?

 

 

 

 

 

David Foenkinos: “El descubrimiento de los libros me salvó cuando estaba en el hospital”

bibliotecalibros1

 

 

“Cuando tenía 16 años enfermé muy gravemente del corazón. Pasé muchos meses en el hospital. El descubrimiento de los libros me salvó en ese momento. Creo que el arte y la belleza pueden consolar. Ese fue el tema de mi libro Charlotte, y es sorprendente porque también está como en el ambiente. El mundo es difícil, brutal y necesitamos belleza. La gente cada vez va más a los museos para profundizar en la cultura y en las emociones estéticas. “

 

David Foenkinos

El Cultural
Jueves, 14 de febrero de 2019

El escritor francés, autor de La delicadeza, La biblioteca de los libros rechazados y “Hacia la belleza”, una historia sobre el consuelo que nos proporciona el arte

 

 

Sin bibliotecarios, pero con Moby Dick: biblioteca joven, caminando hacia la autogestión

moby

Cuiró Soler, Gemma, Sin bibliotecarios, pero con Moby Dick: biblioteca joven, caminando hacia la autogestión : VIII Congreso Nacional de Bibliotecas Públicas. Espacio físico y virtual, 2017, págs. 89-97

Texto Completo

Actualmente se constata un abandono de las bibliotecas por parte del público joven, de edades comprendidas entre los 12 y los 18 años. Paralelamente, se evidencia a nivel mundial la práctica inexistencia de espacios bibliotecarios dedicados a este público, que dispongan de estrategias de fomento de la lectura, actividades y servicios diseñados específicamente para ellos. En la Biblioteca Comarcal de Blanes (Girona, España) se ha implementado un proyecto de biblioteca juvenil, basado en la autogestión por parte de los jóvenes y en su crecimiento personal. Ellos gestionan su espacio en horario de apertura y colaboran con los bibliotecarios en la programación de actividades y diseño de servicios destinados a la promoción del conocimiento y el fomento de la lectura. Disponer de un espacio diferente de las salas infantiles y de adultos es un elemento clave en la implementación de este proyecto. El joven lector se reafirma de un modo bi-direccional: alejándose de todo aquello que le identifica con el público infantil y poniendo en duda las directrices propuestas por los adultos. El objetivo es que estos usuarios jóvenes consoliden el hábito lector adquirido en la infancia, acompañándoles desde la preadolescencia, y que perciban la biblioteca juvenil como una herramienta útil en su crecimiento personal. Significa una apuesta atrevida e innovadora valorada positivamente por el público al cual se destina.