Archivo de la categoría: Lectura

Sin bibliotecarios, pero con Moby Dick: biblioteca joven, caminando hacia la autogestión

moby

Cuiró Soler, Gemma, Sin bibliotecarios, pero con Moby Dick: biblioteca joven, caminando hacia la autogestión : VIII Congreso Nacional de Bibliotecas Públicas. Espacio físico y virtual, 2017, págs. 89-97

Texto Completo

Actualmente se constata un abandono de las bibliotecas por parte del público joven, de edades comprendidas entre los 12 y los 18 años. Paralelamente, se evidencia a nivel mundial la práctica inexistencia de espacios bibliotecarios dedicados a este público, que dispongan de estrategias de fomento de la lectura, actividades y servicios diseñados específicamente para ellos. En la Biblioteca Comarcal de Blanes (Girona, España) se ha implementado un proyecto de biblioteca juvenil, basado en la autogestión por parte de los jóvenes y en su crecimiento personal. Ellos gestionan su espacio en horario de apertura y colaboran con los bibliotecarios en la programación de actividades y diseño de servicios destinados a la promoción del conocimiento y el fomento de la lectura. Disponer de un espacio diferente de las salas infantiles y de adultos es un elemento clave en la implementación de este proyecto. El joven lector se reafirma de un modo bi-direccional: alejándose de todo aquello que le identifica con el público infantil y poniendo en duda las directrices propuestas por los adultos. El objetivo es que estos usuarios jóvenes consoliden el hábito lector adquirido en la infancia, acompañándoles desde la preadolescencia, y que perciban la biblioteca juvenil como una herramienta útil en su crecimiento personal. Significa una apuesta atrevida e innovadora valorada positivamente por el público al cual se destina.

 

Barómetro CLIP sobre la comprensión lectora infantil y primaria 2018

barometro2

Barómetro CLIP sobre la comprensión lectora infantil y primaria.

Texto completo

 

 

El objetivo principal del Barómetro CICLIP es conocer la percepción de docentes y padres/madres sobre la situación actual en lectura y comprensión lectora sobre sus alumnos e hijos/hijas.

Se trata de un informe sectorial, aprovechando la organización del Congreso Internacional de Comprensión Lectora Infantil y Primaria (CICLIP), que realiza una encuesta cuantitativa a padres y docentes sobre la situación actual de la comprensión lectora de los niños en educación infantil y primaria.

El Barómetro CICLIP sobre lectura y comprensión lectora infantil, surge de la iniciativa la Asociación Española de Comprensión Lectora (AECL) y de Supertics.

La Asociación Española de Comprensión Lectora  (AECL) es una asociación sin ánimo de lucro fundada en Málaga (España) en Julio de 2012. Su comité científico está integrado por catedráticos y especialistas de reconocido prestigio y forman parte de la asociación desde docentes de todos los niveles hasta padres y alumnos. Su objetivo es el de crear un punto de encuentro normalizado sobre lectura, competencia y comprensión lectora para familias, estudiantes, profesionales, instituciones públicas y privadas y medios de comunicación.

Por su parte Supertics tiene el firme compromiso de realizar periódicamente investigaciones relacionadas con las materias sobre las que trabaja su metodología, con el objetivo de aportar conocimientos a las familias y ciertos segmentos del sector educativo sobre temas en los que existe un desconocimiento generalizado y un interés concreto.

El Barómetro CICLIP busca dar un soporte documental a las investigaciones desarrolladas por el equipo de trabajo para analizar la realidad de la situación de la lectura y la comprensión lectora diferenciando la visión de familias y docentes.

El Barómetro de Lectura 2018 de Supertics, Asociación Leobién y Asociación Española de Comprensión Lectora que tiene como objetivo “conocer las opiniones de profesionales y docentes sobre la situación de la lectura y la comprensión lectora de niños y niñas con edades comprendidas entre los 5 y los 12 años”. Con 3.439 docentes encuestados -todos ellos preocupados por el tema ya que cubrieron la encuesta tras la celebración del III Congreso de Comprensión Lectora Infantil y Primaria (CICLIP) online-, el 83.4% de los cuales tiene entre 26 y 55 años, contiene datos preocupantes y que -me parece-  también nos interpelan a la profesión bibliotecaria:

  • Casi la totalidad considera que la comprensión lectora de sus alumnos mejoraría si pudieran dedicar más horas a preparar sus sesiones y a investigar en el campo de la comprensión de la lectura.
  • El 72% cree que la actual ley educativa en España da poca importancia a la lectura
    Sólo la mitad de los colegios españoles colabora con una biblioteca pública, “perdiendo la oportunidad de instaurar el hábito lector como actividad extraescolar”
  • El 41.6% de los docentes expresa su falta de formación para reconocer trastornos del proceso lector
  • El 52% declara no disponer de la formación necesaria para desarrollar estrategias que mejoren el actual nivel de comprensión lectora de sus alumnos
  • Casi el 80% confirma que esta falta de formación se establece desde la Universidad.

Impacto de la biblioteca en las ventas de libros

 

6-febr-2018-uno-eventos-bibliotecas-foto-archivo-ciudad-asis

Directory of Readers’ Advisory Activities. Pannorama Project, 2019

Texto Completo

Guía rápida para el asesoramiento de los lectores

Las bibliotecas públicas y los bibliotecarios utilizan muchos enfoques para conectar a los lectores de todos los niveles y edades con los libros y los autores. Utilizan las horas de cuentos para enseñar a los niños preescolares las habilidades de prelectura necesarias para convertirse en lectores exitosos; llevan libros a los centros para adultos mayores para que los disfruten; organizan clases para los nuevos lectores o para estudiantes de inglés como lengua extranjera ; promueven libros y colecciones específicos en las exhibiciones de la biblioteca; twittean sobre libros; y organizan eventos de autores, por nombrar sólo algunas de las actividades que las bibliotecas y los bibliotecarios llevan a cabo para conectar a los lectores con los libros y los autores.

La lectura es una habilidad vital en nuestra sociedad -fundamentalmente básica para el éxito- por lo que aprender a leer es importante, pero los bibliotecarios también fomentan la lectura por placer. La lectura placentera es una alegría y una manera de ayudar a aumentar las habilidades de alfabetización necesarias. La gente aprende a leer bien leyendo mucho practicando las habilidades que ha aprendido. Los bibliotecarios animan a los usuarios a leer más, ayudándoles a encontrar más fácilmente libros que puedan disfrutar, lo que aumenta la probabilidad de que lean más. Pero investigaciones recientes también muestran que la lectura de placer en sí misma tiene beneficios sociales comprobados, incluyendo una mayor empatía, una mejor comprensión del mundo circundante, un escape saludable del estrés y un mejor sentido de conexión con la comunidad en general.

El informe hace un seguimiento de las ventas del libro desde su publicación de enero a mayo de 2018. Esta publicación proporciona información adicional sobre el impacto de la campaña durante el resto de 2018. La actualización se basa en las ventas y los datos de marketing proporcionados generosamente por Sourcebooks. Las ventas en junio, julio y principios de agosto se mantuvieron cerca de los niveles de ventas anteriores a la campaña, el título establecido en marzo.

Che Guevara, un lector infatigable

 

59ea26a78a117..0-6-524-276

 

«Lector infatigable, abría un libro cuando hacíamos un alto mientras que todos nosotros, muertos de cansancio, cerrábamos los ojos y tratábamos de dormir».

Testimonio de un compañero de guerrilla en Sierra Maestra

 

Ernesto “Che” Guevara fue un consumado lector y escritor. En sus últimos días de octubre del 1967 mientras estaba en Bolivia en la guerrilla, incluso en aquellas pésimas condiciones, portaba de su cinto 5 libros colgados de la cintura. “Crítica de la Economía Política” de Marx; “Ensayos sobre las teorías del capitalismo contemporáneo”, de Vigotsky; “Ils arrivent” de Carrell; “Geometría analítica” de Philips; e “Historia económica de Bolivia” de Luis Peñaloza.

 

Ernesto “Che” Guevara fue un lector insaciable y voraz, siempre leía y escribía, en su oficina del Ministerio de Industria de Cuba, pero también en los momentos más insospechados e imposibles, hasta el punto que hay una foto que recoge  Ricardo Piglia en el libro “El último lector”, donde vemos a Ernesto leyendo plácidamente subido a la copa de un árbol, concretamente dice ““Hay una foto extraordinaria en la que Guevara está en Bolivia, subido a un árbol, leyendo, en medio de la desolación y la experiencia terrible de la guerrilla perseguida. Se sube a un árbol para aislarse un poco y está ahí, leyendo”. El mismo escribio en el diario del Congo: “Mis dos debilidades fundamentales: el tabaco y la lectura”, y también “El hecho de que me escape para leer, huyendo así de los problemas cotidianos, tendía a alejarme del contacto con los hombres, sin contar que hay ciertos aspectos de mi carácter que no hacen fácil el intimar”. Un signo de esta afición es que anotaba todo lo que leía y lo que quería leer en listados y listados de libros pendientes que nos dan una idea de su apetito lector.

 

guevara_arbol

“Che” leyendo sentado en la rama de un árbol en Bolivia

 

Relata también Piglia, que hay una escena en la vida de Ernesto Guevara sobre la que también Cortázar había llamado la atención cuando fue sorprendido el pequeño grupo de desembarco del Granma y Guevara, herido, pensando que muere, recuerda un relato que ha leído. Escribe Guevara, en “Pasajes de la guerra revolucionaria”: «Inmediatamente me puse a pensar en la mejor manera de morir en ese minuto en el que parecía todo perdido. Recordé un viejo cuento de Jack London, donde el protagonista apoyado en el tronco de un árbol se dispone a acabar con dignidad su vida, al saberse condenado a muerte, por congelación, en las zonas heladas de Alaska. Es la única imagen que recuerdo». Guevara encuentra en el personaje de London el modelo de cómo se debe morir.

 

1508353551_668588_1508357800_noticia_normal_recorte1

Leyendo prensa en la guerrilla

 

Ernesto había aprendido a leer en su hogar, el de una familia acomodada argentina, y parece ser que a ello también contribuye sus dificultades físicas para jugar a otros juegos con otros niños, debido al asma del que se aqueja desde niño y que le imposibilita ir a la escuela, por ello su madre lo enseña a leer en casa. Su hermano Roberto lo recordaba encerrado en el baño para que nadie le interrumpiera mientras se dedicaba a su pasatiempo favorito que era leer. Como para muchos niños de aquella época sus libros favoritos son las aventuras de Emilio Salgari o de Julio Verne.

Ya de mayor continua leyendo. En sus campañas en la guerrilla de Sierra Maestra, pero también en Congo y Bolivia, aparecen entre sus apuntes listados de libros y autores que parecen ser un plan de lectura para el y sus guerrilleros. Según Carlos Soria Galvarro “Se trata primero de una lista general de 49 títulos con sus autores contenidos en dos páginas (…). Luego, en tres páginas seguidas, otros 60 títulos más, repartidos mes tras mes, desde noviembre de 1966, cuando llegó a Bolivia, hasta septiembre de 1967”.  Un testimonio de un compañero de guerrilla en la conquista de Sierra Maestra, dice refiriéndose a Ernesto: “«Lector infatigable, abría un libro cuando hacíamos un alto mientras que todos nosotros, muertos de cansancio, cerrábamos los ojos y tratábamos de dormir».

 

manuscrito-finales-diario-che-bolivia_lrzima20141008_0035_11

Manuscrito del Che Guevara con un listado de lecturas

Según cuenta Regis Debray que en los días de Bolivia, la guerrilla tenía una biblioteca de 106 libros que guardaban escondidos en postas secretas en la selva «Tiempo antes se había hecho una pequeña biblioteca, escondida en una gruta, al lado de las reservas de víveres y del puesto emisor»., ni en aquellos difíciles momentos olvidaba la lectura y que la revolución no sólo era económica, si no también cultural. Cuentan que “Che” en esos sus últimos días de octubre de 1967 llevaba colgado del cinto un portafolios y 5 libros, entre estas lecturas estaba como es lógico Karl Marx, pero también un autor español como Don Ramón María del Valle Inclán “La Lámpara Maravillosa”, además de Dostoievsky, Faulkner, Stendhal. En esta obra Valle-Inclán resume su estética y su ética, haciéndose eco de la riqueza de teorías filosóficas, tendencias y movimientos de fin de siglo, así el autor gallego en este libro sacraliza la belleza como centro del universo. Musicalidad, belleza, amor y ética son los cuatro pilares sobre los que se alza el pensamiento estético de Valle. Una pieza clave para comprender el complejo entramado teórico que alimenta la obra de uno de nuestros escritores más geniales. Otra de sus lecturas seminales fue “Don Quijote de la Mancha” de Miguel de Cervantes, así en una ocasión escribe a sus padres y les referencia esta obra “Queridos viejos: Otra vez siento bajo mis talones el costillar de Rocinante, vuelvo al camino con mi adarga al brazo”.

Piglia también apunta que en sus últimos momentos, cuando esta apresado y maniatado en la Higuera, una maestra se acerca a llevarle comida, y el Che le índica que en la frase “Yo se leer” que está escrita en la pizarra de la destartalada escuela, al presente del verbo saber, le falta una tilde en la letra é.

 

elcheguevaralectoryescritor1

 

 

 

Bibliografía:

Centenera, Mar. “El Che, un lector compulsivo en plena selva” El País, 18 OCT 2017 – 23:22 https://elpais.com/cultura/2017/10/18/actualidad/1508353551_668588.html

El Che Guevara se lanzó a la batalla con un puñado de libros EJU! 08/10/2014-09:25

Un lector voraz llamado Che Guevara. Público Madrid 21/10/2017 18:05 Actualizado: 21/10/2017 18:05 https://www.publico.es/culturas/lector-voraz-llamado-che-guevara.html

Una pistola y un libro de Valle-Inclán: la biblioteca del Che. Lady X. AGENTE PROVOCADOR es un magazine realizado por La Felguera Editores. http://www.agenteprovocador.es/publicaciones/una-pistola-y-un-libro-de-valle-inclan

Piglia, Ricardo “El último lector”  “Ernesto Guevara, rastros de lectura” Madrid: Anagrama, 2005

Soria Galvarro, Carlos “Andares del Che en Bolivia” CienFlores, Buenos Aires, Argentina, 2014

Vázquez, Cristian. Che Guevara, escrituras y lecturas. Letras Libres 05 octubre 2017
https://www.letraslibres.com/mexico/historia/che-guevara-escrituras-y-lecturas

El camión «mágico» que llevó libros a la España olvidada

 

camion_libros_amr

 

El camión «mágico» que llevó libros a la España olvidada
Doctor Peligro. AGENTE PROVOCADOR es un magazine realizado por La Felguera Editores.

Ver completo

 

«El camión que habla», como se le conocía popularmente, llegaba a aldeas y pueblos remotos y repartía libros. También llevaba instalado un moderno equipo de sonido y proyector de cine, y se planeó que fuese atendido por licenciados en Filosofía y maestros. Todos ellos se dedicarían a «la cruzada de difundir el libro por los pueblos de España»

El proyecto comenzó en 1934 y se presentó en la Feria del Libro (la segunda que se organizaba) como uno de los grandes logros del mundo intelectual y republicano. Comenzó su andadura en octubre de ese año (justo cuando se desataba la revolución asturiana y el país vivió con el corazón en el puño), con un curioso diseño que permitía, en pocos segundos, que la carrocería del gran vehículo se abriera y se convirtiera en una librería ambulante. La llegada del autobús, micrófono en mano y sonando música, era todo un acontecimiento. Las autoridades lo recibían y, generalmente, entregaba a la biblioteca (si la hubiera) del pueblo una donación de libros. Muchos pueblos carecían de comunicaciones y vivían en un aislamiento muy grande.

Los móviles, territorio a conquistar para el fomento de la lectura de los adolescentes

dyo0am1x4aizune

Los móvilesterritorio a conquistar para el fomento de la lectura de los adolescentes. Madrid: Fundación Germán Sánchez Ruipérez, 2019

Ver

La Fundación Germán Sánchez Ruipérez trabaja en una serie de proyectos orientados a la formulación de acciones de fomento de la lectura entre los adolescentes. Por primera vez, en 2018, los más jóvenes -Generación Z (16-20)- han usado los móviles como  dispositivo principal para navegar en internet y, especialmente, para participar en redes sociales. El móvil se ha convertido ya en la plataforma a la que se acude para ocupar los ratos libres -transporte urbano, espera en una consulta, antes de una reunión, etc.- con entretenimiento, noticias o cualquier otro contenido interesante.

 

 

Cómo hablar de los libros que no se han leído Bayard, Pierre

9788433976512

 

 

Bayard, Pierre “Cómo hablar de los libros que no se han leído” traducción de Albert Galvany. Edición 1a. ed.Barcelona : Anagrama, D.L. 2008 195 p.

Dispoinible en la USAL

TRAD. Y DOCUMENT.

  TD/028 BAY com

Ver también

¿Por qué la gente miente sobre los libros que dice haber leído?

 

Quienes acudan a este libro para encandilar a sus profe­sores, amigos o amantes con disquisiciones librescas ad­quiridas sin esfuerzo, habrán cometido un error: el ensa­yo de Bayard es en realidad una estimulante reflexión a propósito de qué significa la lectura.

Bayard divide el libro en tres partes: tipos de no-lectura, análisis de situaciones concretas en que hay que hablar de libros que no se han leído y consejos para intentar solucionar este problema y para reflexionar sobre la lectura. Bayard distingue tres coacciones al hablar de la no-lectura: «la obligación de leer», «la obligación de leerlo todo» y la obligación de «haber leído un libro para hablar de él con algo de precisión».

Para resolver ese enigma, el autor se impone como tarea desenmascarar uno de los tabúes sociales más extendidos: el hecho de que en algún momento de nuestras vidas todos haya­mos fingido haber leído un libro que nunca fue abierto. Bayard no sólo asume con naturalidad nuestra sempi ­terna condición de no-lectores (por mucho que seamos devoradores de libros, el número de lecturas pendientes siempre será mayor), sino que convierte esa en aparien­cia vergonzante no-lectura en el núcleo mismo de la lec­tura y, mediante un bucle paradójico, no duda en invo­car las intuiciones contenidas en libros de Musil, Wilde, Valéry, Montaigne o Lodge acerca de la fecundidad del olvido, la inconveniencia de la lectura o la capacidad creadora del lector (o no-lector). «Bayard no está tan interesado en que la gente lea los libros de otros como en el hecho de que toda lectura (o no-lectura, o lectura imperfecta) contenga una dimen­sión creativa y en que, para todo libro, el lector ponga siempre algo de su parte» (Umberto Eco).

FRAGMENTOS

“Nací en un entorno en que se leía poco, no aprecio en modo alguno esa actividad y, de cualquier modo, tampoco dispongo de tiempo para consagrarme a ella…”

 

«.. la mayor parte de las veces, nuestras conversaciones con el otro acerca de libros deberán hacerse desgraciadamente a propósito de fragmentos remodelados por nuestros fantasmas personales y, por consiguiente, sobre una cosa distinta a los libros escritos por los escritores»

«Se trata de prestar oído a nosotros mismos y no al libro real ―a pesar de que éste pueda servir por momentos de motivo―, y de afanarse en la escritura de uno mismo, procurando no dejarse desviar de esa tarea».

 «fragmentos arrebatados a lecturas parciales, a menudo mezclados entre sí, y, por si fuera poco, remodelados por nuestros fantasmas personales».

“Mi biblioteca intelectual, como cualquier biblioteca, está compuesta por huecos, espacios en blanco, lo cual no tiene, en realidad, ninguna importancia ya que se encuentra suficientemente armada como para que semejante lugar vacío no sea detectado. Y más cuando cualquier discurso se desliza de un libro a otro. Pese a las apariencias, la mayoría de mis conversaciones acerca de un libro no tratan sobre él, sino sobre ese conjunto mucho más amplio de todos los libros fundamentales sobre los cuales descansa cierta cultura, en un momento dado, ese conjunto que denominaré de ahora en adelante la biblioteca colectiva. Lo que cuenta, en realidad, es su dominio; eso es lo que está en juego en el discurso a propósito de los libros. Ese dominio es un dominio de las relaciones, no de un elemento aislado, y se conforma también con la ignorancia de una gran parte del conjunto. De tal suerte que un libro deja de ser desconocido a partir del momento en que penetra en nuestro campo de percepción, y no saber nada de él no es en modo alguno un obstáculo para meditar, deliberar sobre él… Incluso antes de abrirlo, la sola indicación de su título o la más simple mirada a su cubierta, bastan para suscitar en el hombre cultivado y curioso una serie de imágenes e impresiones que tan sólo esperan transformarse en una primera opinión, facilitada por la representación que la cultura general confiere al conjunto de libros.”
.