Archivo de la categoría: Lectura

Hay algo sagrado en la lectura

31 Books to Read While Self-Isolating, Chosen by Boston Booksellers

“Hay algo sagrado en leer un libro como “Matadero cinco o La cruzada de los niños” de Kurt Vonnegut, incluso si nada cambia excepto lo que está pasando dentro de nuestras mentes. Aun cuando lo volvamos a dejar en su sitio, aunque sólo sea brevemente, nos ofrece una relación cercana a la verdad, recordando lo que temporalmente, aunque sin engañarnos, lo que nuestra despertó en nuestra naturaleza ”

George Saunders, El megáfono de Braindead (2007)

¿Qué se necesita para dirigir un club de lectura durante 50 años?

What it takes to run a book club for more than half a century | Psyche Ideas

Jill Lawson. What it takes to run a book club for more than half a century. Psyche

Texto completo

En 1964, una joven madre llamada Charm tuvo una idea. ¿Y si hubiera un tiempo y un espacio para reunirse con otras mujeres y no hablar de los niños? No la malinterpreten, hablar de sus hijos era importante para ella, pero no todo el tiempo.

Este fue el comienzo de un club de lectura en Perth, Australia Occidental, al que he asistido durante los últimos 25 años. A los 84 años, soy uno de los miembros más jóvenes. El grupo original de seis redactó sorprendentes reglas detalladas que permanecen prácticamente sin cambios. Las reuniones mensuales se hacían en las casas de los miembros, comenzando a las 8pm con una copa de jerez, vino o jugo de fruta, y concluyendo con té, café y sándwiches. La discusión procedería como una tutoría universitaria: trabajando a través de las preguntas preparadas y dirigidas por el que elige el libro. No se hablará de forma irrelevante de los niños o de asuntos familiares. La anfitriona entregaría el libro para el mes siguiente, junto con una serie de preguntas, y se le devolvería el costo.

Se fijó el tiempo para que los niños pequeños estuvieran en la cama y sus padres los cuidaran fácilmente. Como la mayoría de los clubes de lectura, incluso hoy en día, era sólo para mujeres. La regla sobre los refrescos tenía como objetivo prevenir cualquier escalada de la cocina competitiva – siempre probable que ocurra en grupos de mujeres. El objetivo principal era asegurar que el enfoque fuera siempre la calidad de los libros, el amor a la lectura y la discusión reflexiva. En un toque caprichoso, Booke Club fue el nombre elegido.

En pocos meses, el Booke Club tenía 10 miembros, cuatro de las cuales se quedaron hasta el 2019. Diez se consideraron siempre óptimos, permitiendo una cena en diciembre y un descanso en enero. Si eran menos de 10, se programaba una película para un mes de discusión.

¿Cómo eran estas mujeres en 1964? Lo sé porque yo podría haber sido una de ellas. En 1964, tenía 28 años, era licenciada y madre de tres (pronto cuatro) niños pequeños. Sólo el destino de cómo las vidas convergen o se extrañan me tuvo en otro, pero bastante similar, club de lectura de Perth. Ese se desvaneció una vez que todos nuestros hijos estaban en la escuela y volvimos a trabajar o a estudiar.

Los miembros del Club de Libros tenían buen nivel educativo – la mayoría universitarias – lo que explica su familiaridad con el formato de tutoría. Pero no trabajaban seriamente fuera de casa. Muchas de ellas habían sido empleadas por el gobierno estatal y fueron despedidas en el momento en que se casaron. Era muy probable que se embarazaran pronto, ya que el control de la natalidad era limitado y no había guarderías.

Nuestro estilo de vida era razonablemente frugal y simple comparado con las generaciones recientes. En realidad, nadie usaba la palabra “estilo de vida” y las generaciones no tenían nombres. Éramos más independientes y mejor educadas que la mayoría de nuestras madres pero, en esta etapa, nuestras vidas no eran muy diferentes. Entre las primeras en ingresar en el club, sólo hubo dos divorcios, y un marido murió joven. Los otros matrimonios duraron hasta algunas muertes en los últimos años.

La membresía fluctuó cuando algunas se mudaron de los suburbios del interior de Perth. Algunas viajaron al extranjero, y a su regreso fueron bienvenidos al Club Booke. Las nuevas llegaron a través de al menos un vínculo con un miembro actual. Se consideró importante que el grupo discutiera sobre un posible miembro antes de que se le preguntara, y que la persona que actuara como “enlace” preparara a la recién llegada para las expectativas de la membresía. ¡Entrar en el Club Booke no debía ser tomado a la ligera!

La regla original de prohibir la discusión personal hizo del Club Booke un oasis, o tiempo muerto – tanto refrescante como terapéutico. Durante 55 años, 34 mujeres han fueron miembros del Club Booke, muy pocas durante menos de cinco años, y la mayoría durante décadas. Charm se retiró a finales de 2019. Considerando los cambios significativos y los importantes acontecimientos de la vida que todos debemos haber experimentado durante nuestra afiliación, se podría pensar que un grupo así proporcionaría mucho intercambio y apoyo emocional. Curiosamente, el Club Booke no ha sido realmente así. Un miembro recientemente semi-bromeó que no sabía nada sobre un divorcio y un nuevo matrimonio hasta que se terminó.

Creo que la adhesión a la regla original de prohibir la discusión personal hizo del Club Booke un oasis, o tiempo fuera – tanto refrescante como terapéutico. Cualquier preocupación o inquietud que uno pudiera tener, el Club Booke seguía siendo cómodamente el mismo.

Tengo ante mí el registro más antiguo sobreviviente del Club Booke – un libro de ejercicios andrajoso, cubierto de papel, con columnas prolijas, que abarca de 1973 a 1984. Por esto podemos agradecer en gran medida a Charm, cuyo liderazgo y amor por los números (tenía un título en matemáticas) le dio el trabajo de “tesorera”, al que pronto se unió June. Además de los nombres y el costo de los libros, hay detalles concienzudos sobre los pagos, las cantidades adeudadas y el “saldo en mano”.

Más de 500 libros han sido examinados en la vida del Club Booke. Fay, miembro desde la tercera reunión, ha hecho una gran cantidad de trabajo para mantener una lista de todo lo que hemos leído desde 1965, y ha continuado proporcionando actualizaciones anuales.

Los libros elegidos son en su mayoría ficción en prosa, pero también hemos tenido poesía, drama, biografías, sociología, viajes, historia, educación, psicología e incluso política”, escribió Connie, un miembro original, en su artículo sobre nosotros. El objetivo era siempre mantenerse al día, así como volver a visitar o conocer los clásicos. Así que vemos a autores como Thomas Hardy, Jane Austen, Virginia Woolf, Simone de Beauvoir y Henrik Ibsen esparcidos por las listas junto a los perdurables escritores modernos Patrick White, Thomas Keneally, Shirley Hazzard, Isabel Allende y Margaret Atwood – así como bestsellers de actualidad como Sebastian Barry, Lionel Shriver y Pat Barker.

Mientras que los miembros del Club Booke generalmente no han estado dispuestos a votar por los “favoritos” – creo que esto fue considerado bastante frívolo – lo hemos hecho dos veces. En la fecha de la votación más reciente, en 2015, los 10 miembros votaron sobre sus cinco libros más importantes de los últimos 36: Cutting for Stone (2009) de Abraham Verghese (cinco votos), The Rosie Project (2013) de Graeme Simsion (cuatro votos) y Burial Rites (2013) de Hannah Kent, The Hare with Amber Eyes (2010) de Edmund de Waal y Room (2010) de Emma Donoghue (todos con tres votos). A pesar de experimentar una amplia variedad de géneros y estilos, parece que los miembros del Club Booke todavía valoran más la ficción de calidad.

A veces el interrogador seleccionaba un pasaje corto para que lo estudiáramos o leyéramos en voz alta, o nos pedía que eligiéramos uno que nos pareciera gracioso, bien escrito o memorable. Muchas preguntas se referían a la calidad de la escritura, así como a aspectos literarios como la trama, la estructura y la voz. Por supuesto, siempre había la oportunidad de discutir los personajes – su representación, motivación, realismo, relaciones, y cómo los amábamos u odiábamos.

No creo que nadie haya venido sin leer el libro de principio a fin, al menos una vez. Mientras preparaba este relato, hablé individualmente con los otros nueve miembros sobre lo que el Club Booke ha significado para ellas y por qué pensaban que había sido tan duradero. La palabra que usaron con más frecuencia fue “serio”. Esas jóvenes madres en 1964 necesitaban una oportunidad para ejercitar diferentes partes de sus cerebros, abordar desafíos mentales y compartir sus pensamientos con otras. Descubrieron que el estudio y la discusión de la buena escritura era una forma de satisfacer estas necesidades. Gradualmente, sus vidas se expandieron a mundos fuera del hogar – títulos superiores, trabajo profesional y creativo, viajes, nietos. Mucho más tarde, sus vidas comenzaron a contraerse, pero el Club Booke mantuvo su valor durante todo el tiempo.

Los miembros también hablaron de la importancia de la estructura confiable – especialmente la formalidad de la discusión y el respeto mostrado por las diferentes opiniones. El requisito de acudir a una reunión bien preparada fue visto como una oportunidad para pensar profundamente de antemano y luego obtener nuevos puntos de vista de la discusión.

Creo que la anticuada cualidad de la dignidad también describe a estas mujeres, y explica la casi completa ausencia de peleas. No es de extrañar que todos los miembros crean que el fuerte amor por la literatura, la voluntad de escuchar y compartir, y el compromiso disciplinado nos ha mantenido en marcha.

Las decisiones siempre se tomaron democráticamente, con el respeto a las diferentes opiniones que se habían practicado durante años de discusiones de libros. Cuando se fijó la hora de inicio de las 10 de la mañana, algunos pensaron que los refrigerios podían ser más variados. Hubo un poco de experimentación con bollos y magdalenas, pero de alguna manera pronto volvimos a los sándwiches.

Las recientes necesidades de cambio han requerido cierta sensibilidad y gentileza, y los miembros han respondido admirablemente. El envejecimiento significa que la vista, el oído y la memoria declinan gradualmente y, para algunos, los atesorados desafíos de elegir un libro, investigar y preparar preguntas, incluso organizar una reunión, se estaban volviendo exigentes. Anteriormente, las mujeres del club simplemente se retiraban con cariñosas despedidas cuando creían que era el momento adecuado. Últimamente hemos animado a cualquiera a que renuncie a cualquier expectativa que le resulte difícil, y a que siga asistiendo a las reuniones con transporte y cualquier otro tipo de apoyo organizado. Durante los dos últimos años antes de retirarse del club, Charm no eligió un libro, sino que leyó todas las opciones y organizó cualquier reunión de discusión de películas. Otro miembro fundador, Jenny, ahora elige algo para leer, pero no prepara una serie de preguntas ni organiza una reunión. El tono de las reuniones se ha relajado un poco, pero la estructura formal sigue funcionando bien.

La pandemia de 2020 detuvo las reuniones y dio tiempo para la reflexión. Un miembro más se retiró. Australia Occidental tiene actualmente una baja tasa de infección, por lo que ocho de nosotros nos hemos vuelto a reunir alegremente. El único cambio es la simplificación de los refrigerios, con algunos miembros trayendo café para llevar. Estoy seguro de que si esto se hubiera imaginado en 1964, habría sido muy mal visto. Sin embargo, demuestra que, en su 56º año, el Club sigue cumpliendo sus objetivos originales con una admirable combinación de tradición, flexibilidad y compromiso.

Jill Lawson es miembro de la Sociedad Australiana de Psicología. Trabajó como psicóloga desde los 19 a los 80 años, principalmente en entornos educativos, desde el nivel preescolar hasta el de posgrado. También ha sido consejera voluntaria en un Centro de Apoyo al Cáncer. Enviudó después de más de 60 años de matrimonio, tiene cuatro hijos y vive en Perth, Australia Occidental.

Escuchar la radio es lo más cercano a la lectura

Falsos inventores (III): Guillermo Marconi

“Escuchar la radio es lo más cercano a la lectura. Como el libro, la radio cuenta sugiriendo, ofrece pistas en las que se pone en juego la imaginación. Es el contraste habitual: la radio estimula porque es erótica, la televisión es explícitamente pornográfica.”

Tommaso Labranca

El Tratado de Marrakech ¿qué es? Para qué sirve?

El Tratado de Marrakech ¿qué es? Para qué sirve?. Madrid: Fesabid, 2020

Tratado de Marrakech

Infografía

El Tratado de Marrakech (2013) tiene un mismo objetivo y beneficio: mejorar el acceso a los libros, las revistas y otros materiales impresos para esa parte de la población mundial formada por las personas con discapacidades.

El Tratado establece que los países adheridos deben permitir la reproducción y la difusión de ejemplares en formato accesible, como excepción o limitación a sus leyes de propiedad intelectual. Las bibliotecas se benefician de esta excepción. Delimita con claridad quién podrá gozar de las limitaciones y las excepciones establecidas en el Tratado, las obras que serán accesible, y los formatos a los que se podrán adaptar dichas obras.

La lista de países adheridos al tratado se encuentra disponible en el web de la OMPI. En 2018 España ratificó el tratado junto al resto de países de la UE. El contenido del Tratado ya está incorporado en la Ley de Propiedad Intelectual. En esta excepción no está prevista remuneración a los titulares de derechos de explotación de estas obras

La media de lectura en España desciende 19 puntos respecto 2015 según el informe PISA

 

1575314169_591520_1575408790_noticia_normal

 

El informe del programa internacional para la Evaluación de Estudiantes o Informe PISA (por sus siglas en inglés: Programme for International Student Assessment) es un estudio llevado a cabo por la OCDE a nivel mundial que mide el rendimiento académico de los alumnos en matemáticas, ciencia y lectura. Su objetivo es proporcionar datos comparables que posibiliten a los países mejorar sus políticas de educación y sus resultados, ya que este análisis no se evalúa al alumno, sino al sistema en el que está siendo educado.

Según los datos de lectura correspondientes a España del informe PISA 2018, la media española en Lectura desciende 19 puntos respecto al año 2015, al pasar de los 496 a un total de 477 en el años 2018. La cifra es, como indica el organismo, “significativamente” inferior a la de la media OCDE (487) y al Total Unión Europea (489).

Respecto a las diferencias de rendimiento por género, la OCDE destaca que en España los chicos (464) alcanzan una puntuación media 26 puntos por de bajo de la de las chicas (490), de forma similar a países como Alemania o Hungría, entre otros.

Por regiones, lidera la tabla en Lectura Castilla y León con 497 puntos; seguida de Asturias (495), Galicia (494), Aragón (490), Cataluña (484), Cantabria (483), Murcia (481), Baleares (479), Castilla-La Mancha (478), País Vasco (475), Madrid (474), Valencia (473), Navarra (472), Canarias (472), La Rioja (467), Andalucía (466) y Extremadura (464). Melilla y Ceuta obtienen una puntuación de 438 y 404, respectivamente. Fuente: Europa Press

 

¿Le pones música a tus lecturas?

 

 

 

¿Le pones música a tus lecturas?

por

Alessandro Pierozzi (Alex)

 

En este capítulo Alessandro Pierozzi, que es músico y bibliotecario del Centro de Documentación de la Comunidad de Madrid

 

Enlaces a las Playlists de Spotify ·

Los clásicos · https://open.spotify.com/user/alexpie… ·

Novelas · https://open.spotify.com/user/alexpie… ·

Ensayos · https://open.spotify.com/user/alexpie… ·

Juvenil https://open.spotify.com/user/alexpie…

Vídeos empleados – La puerta de Alcalá – Ana Belén y Víctor Manuel (Festival de Viña del Mar, 1997 – From FESTIVALDEVINACHILE) – Suite Iberia, Albéniz (Alicia de Larrocha – From AdL Channel)

 

La Universidad de Rice instala pequeñas bibliotecas libres en su campus para fomentar la lectura

 

img_5083

 

En este blog hemos hablado ya del fenómeno de las en diversas ocasiones. En casi todos los sitios estás pequeñas instalaciones tenían como motivo la lectura entre vecinos, pero la Universidad de Rice ha demostrado que también tienen un importante papel que jugar en el ámbito académico.

Las pequeñas bibliotecas, se asemejan a una casa de pájaros para libros, a veces también se les denomina casas de hadas, que se intalan en vecindarios residenciales, que tienen como finalidad compartir libros y lecturas, para ello usan  cajas de materiales reciclados como punto de intercambios: toman prestada una novela o dos y dejan una biografía o una colección de cuentos para el próximo lector que acuda. Los libros infantiles también son títulos populares para llevar y dejar.

Gracias a un esfuerzo conjunto entre los miembros de la Facultad del Centro para la Excelencia Docente (CTE), la BBibliotecade Fondren, y la Facultad de Ingeniería y Planificación (FE&P), Rice instaló su tres primeros puntos de intercambio de libros a través de pequeñas bibliotecas.

Muchos estudiantes han admitido que rara vez leen libros por diversión después de ingresar en la universidad. Según una encuesta, la mayoría de los estudiantes no habían leído una sola novela desde que ingresaron en la universidad. Por lo que parece evidente realizar acciones como esta que animen a la y fomenten la lectura.

Apenas unas semanas después de su instalación, las cajas ya estaban repletas de títulos populares y divertidos, incluyendo todo, desde obras de Dean Koontz y John Saul hasta “The Hitchhiker’s Guide to the Galaxy”, “American Psycho”, un compendio de Harlan Ellison. historias y un conjunto casi completo de títulos de George RR Martin “Una canción de hielo y fuego”.

Los miembros del personal de la Biblioteca Fondren están ansiosos por trabajar con los estudiantes de CTE para promover la lectura en el campus, y están entusiasmados de ver las pequeñas bibliotecas gratuitas en el campus.

Lisa Balabanlilar, profesora asociada de historia y actual presidenta de la Facultad Fellows, una de las impulsoras del proyecto dijo “Siempre me ha fascinado este movimiento internacional de pequeñas bibliotecas libres”, dijo. “Y por eso pensé, tenemos que poner la lectura popular, la lectura divertida frente a ellos y hacer que forme parte de su propia cultura”

No estamos hechos para leer y hacerlo es tan antinatural que precisamente por eso hemos de luchar por conservar la lectura

 

1366_2000

 

Parra, Sergio.  No estamos hechos para leer y hacerlo es tan antinatural que precisamente por eso hemos de luchar por conservar la lectura. Xataka, 15 Febrero 2020

Ver completo

 

El posar nuestros ojos sobre pulpa de árbol prensada y manchada por miles de insectos de tinta tiene muy poco de natural. No nacemos predispuestos a aprender a leer, como sí lo hacemos predispuestos a hablar. Leer es un proceso que requiere entrenamiento, es antinatural, tanto como el aire acondicionado o los transgénicos.

Leer, de hecho, modifica la circuitería de nuestro cerebro de un modo que no lo hace la comunicación oral. Por eso hay diferencias anatómicas entre los cerebros lectores y los cerebros analfabetos. Por ello, científicos cognitivos de la Universidad de Pittsburg hallaron 3 grandes regiones comunes empleadas en todos los sistemas de escritura.

La lectura ocasionó tanto una revolución cultural como neuronal. Las personas que aprendieron a leer y escribir, por tanto, desarrollaron cerebros que ampliaban su repertorio intelectual.

Leer es antinatural porque el estado natural del cerebro humano, así como el de la mayoría de los primates, tiende a la distracción. Basta con que aparezca cualquier estímulo interesante, y nuestro cerebro sentirás interés por él, olvidándose de lo que estaba haciendo. Sin embargo, leer un libro requiere de una capacidad de concentración intensa durante un largo periodo de tiempo.

En un mundo 2.0, no hemos dejado de leer. De hecho, cada vez leemos más. Sin embargo, no leemos de la misma manera. Ya no leemos textos planos, largos y tortuosos que requieren gran capacidad de concentración sostenida, sino textos cortos y llenos de hipervínculos. La experta en lectura Maryanne Wolf  también se pregunta si, frente a las imágenes, sonidos e hipervínculos que aparecen en un texto en pantalla, empezará a cambiar y a atrofiarse el componente constructivo que anida en la esencia de la lectura y si habrá tanto tiempo para procesar la información de manera tan deductiva, analítica y crítica como hasta ahora.

Los libros son el equivalente intelectual de los antibióticos, los aditivos o el aire acondicionado. Son una tecnología capaz de diluir un poco más nuestra humanidad de serie y moldear nuestro cerebro para alcanzar finisterres que hace apenas unos siglos eran inalcanzables. Por eso, precisamente, debemos luchar por conservar los hábitos de lectura, como quien rema contra la corriente de un río caudaloso. El que rema contra lo natural, la inercia evolutiva, lo artificial… generalmente más bueno que lo natural porque nosotros hemos escogido que sea así para perseguir nuestros propios objetivos.