Archivo del Autor: Julio Alonso Arévalo

Acerca de Julio Alonso Arévalo

Bibliotecario de la Facultad de Traducción y Doc. de la USAL. Ex-Miembro del Grupo de Investigación E-LECTRA. Premio Nacional de Investigación por la UNE Premio mejor Profesional Social Media INFOAWARDS 2019. Creador y editor del repositorio E-LIS. Más de 80 artículos científicos publicados - Ver en E-LIS -en revistas científicas. El profesional de la información, Library Hi-Tech, Electronic Library. Investigación Bibliotecológica, Anales de Documentación... 12 libros publicados: Nueva fuentes de información en el contexto de la web 2.0 (Pirámide), Gutemberg 2.0 (TREA). Social Reading (Elsevier), eBooks en bibliotecas universitarias (TREA), El ecosistema del libro electrónico universitario (UNE), Un viaje a la cultura open (Amazon), GRATIS Zotero (Creative Spaces), Leyendo entre Pantallas (Trea), GRATIS Literaçia da infomrçao (ISPA) GRATIS Espistemologia y acceso abierto (UCE) GRATIS Makerspaces y bibliotecas. Barcelona: El Profesional de la Información EPI-UOC, 2018. Makerspaces. Espacios creativos en bibliotecas: creación, planificación y programación de actividades. Salamanca: Ediciones del Universo, 2019. Los libros, la lectura y los lectores a través de la literatura y las artes. Buenos Aires : Alfagrama Ediciones, 2019 Más de 2000 citas en Google Schoolar Creador y gestor del blog Universo abierto Director del programa de Radio Planeta Biblioteca Más de 250.000 seguidores en los grupos profesionales de Facebook.

La transición a la siguiente generación de metadatos

Karen Smith-Yoshimura. La transición a la siguiente generación de metadatos: informe OCLC Reesearch, 2021. Traducción
Iván Pérez Marinas. Departamento de Proceso Técnico. Biblioteca Nacional de España

Texto completo

El OCLC Research Library Partners Metadata Managers Focus Group (Grupo de Debate de Gestores de Metadatos de los Socios de Bibliotecas de Investigación), creado en 1993, es uno de los grupos que más han perdurado en el OCLC Research Library Partnership (RLP; Sociedad de Bibliotecas de Investigación), una red internacional de bibliotecas de investigación. El Focus Group aporta un foro para que directivos que se ocupan de crear y gestionar metadatos en sus instituciones compartan información sobre asuntos de interés común e identifiquen problemas de gestión de metadatos.

El presente informe, La transición a la siguiente generación de metadatos, sintetiza
seis años (2015-2020) de debates del OCLC Research Library Partners Metadata Managers Focus Group y lo que se podría pronosticar para la “siguiente generación de
metadatos”. Todos los debates del Focus Group están impregnados de la firme creencia de que los metadatos subyacen en todas las opciones de búsqueda y descubrimiento independientemente del formato, ahora y en el futuro.

Sin embargo, los metadatos están cambiando. Tanto por motivos conceptuales como por cuestiones técnicas, pronto va a quedar obsoleta la gestión de metadatos de formato específico que se basan en cadenas de caracteres suministradas en registros bibliográficos que sólo son entendidas por sistemas bibliotecarios. Las innovaciones en
biblioteconomía están presionando en las prácticas habituales de la gestión de metadatos para que éstas evolucionen, ya que a los bibliotecarios se les está exigiendo que proporcionen metadatos para muchos más recursos de varios tipos y que colaboren en proyectos institucionales o multiinstitucionales con menos personal. El presente informe indica cómo están evolucionando los metadatos y examina el impacto que esta transición puede tener en servicios bibliotecarios, planteando preguntas como:

  • ¿Por qué cambian los metadatos?
  • ¿Cómo cambia el proceso de creación?
  • ¿Cómo cambian los metadatos en sí?
  • ¿Qué impacto tendrán estos cambios en los futuros requisitos de personal y cómo pueden prepararse las bibliotecas?

El espacio de la biblioteca: un recurso de planificación para bibliotecarios

This image has an empty alt attribute; its file name is image-16.png

Library Space: a planning resource for librarians. Board of Library Commissioners (MBLC), Sasaki, 2020

Texto completo

Esta guía se ha desarrollado para capacitar a los bibliotecarios, administradores, planificadores de espacios y arquitectos con una colección de las mejores prácticas para la planificación y el diseño de los edificios de las bibliotecas públicas. Se trata de una colaboración entre Board of Library Commissioners (MBLC) y Sasaki, y se ha llevado a cabo con la convicción de que esta información contribuirá a facilitar la mejora de los espacios y servicios bibliotecarios en todo el Estado de Massachusetts.

Nebula: máquina para la desinfección de libros de COVID-19

Nebula

Video

La máquina desinfectadora de material bibliotecario Nebula, que puede esterilizar de 3 a 5 libros por minuto, para que los materiales puedan volver a circular de la forma más rápida y segura posible.

La máquina se creó exclusivamente para la desinfección automática de materiales de papel como libros, carpetas, registros, etc. La acción biocida que aplicamos en Nebula cubre una amplia gama de microorganismos, bacterias, hongos y algunos tipos de virus. La forma de operar consiste en dos cámaras separadas. En la cámara de nebulización un libro se somete a un tratamiento QAC, y luego, en la siguiente cámara se seca. Un artículo insertado pasa por una cámara de nebulización, donde el desinfectante se aplica a todas sus partes externas y después de eso un artículo se seca a fondo en la cámara de secado.

Cada una de ellas está montada sobre ruedas, de modo que un operador puede dividir la máquina en dos partes en caso de transporte por un espacio estrecho, como un pasillo, una puerta o un ascensor.

Según el fabricante es una máquina sencilla de utilizar y absolutamente segura para la salud del operador. De hecho, hay un sistema de vacío seguro filtrado en la cámara de nebulización, y un aire de soplado preciso en la cámara de secado.

¿Cómo prosperan las bibliotecas en el nuevo entorno social?

Libraries Are Thriving In The New Social Order – Global Furniture Group
Canada Architecture News – Dec 24, 2020 – 19:05

Ver original

Con un poco de lectura entre líneas, queda claro que las bibliotecas no están muertas. Esta serie de dos partes explorará cómo las bibliotecas evolucionan junto a sus comunidades para reflejar las necesidades actuales.

Parte 1: La adaptabilidad de la biblioteca

En una época en la que los lectores electrónicos son habituales en el transporte público, en la que los famosos prestan sus voces a los audiolibros de Harry Potter, en la que se pueden pedir libros a precios asequibles desde la comodidad del hogar y en la que los años de recortes en la financiación pública han sido la norma, se podría pensar que la biblioteca tradicional está en vías de extinción. Sin embargo, al igual que los discos de vinilo o las cámaras Polaroid, las estadísticas muestran ahora que las bibliotecas están experimentando un resurgimiento en el siglo XXI, gracias en gran parte a los millennials.

Las encuestas realizadas por Gallup y Pew demuestran que la visita a la biblioteca ha sido la actividad cultural más común para los estadounidenses en los últimos años. Estas encuestas también sugieren que los jóvenes de 18 a 29 años acuden a las bibliotecas más que cualquier otro grupo demográfico. En relación con esta tendencia, la directora de la Biblioteca Pública de Fort Worth, Manya Shorr, ofreció las siguientes reflexiones:

“La biblioteca siempre ha sido un lugar donde la comunidad se reúne y se conecta, y esto no ha cambiado en los últimos años. Siendo los millennials los usuarios número uno de las bibliotecas públicas, está claro que incluso las generaciones que han pasado toda su vida en línea siguen anhelando la conexión comunitaria en persona”.

Si bien es cierto que hay otras opciones para eventos o talleres comunitarios, como bares y cafés, las bibliotecas mantienen una ventaja significativa: son gratuitas. La biblioteca sigue siendo un extraño foro público en el que no hay que preocuparse de pagar por nada, a menos que se tengan libros atrasados. Además, las bibliotecas son un lugar donde todo el mundo es bienvenido.

“Esto significa que existe la oportunidad de estar expuesto a personas de diferentes valores, estilos de vida y puntos de vista. Y en una sociedad polarizada como la nuestra, esto es más importante que nunca”, afirma Manya.

Está claro que la biblioteca sigue siendo un elemento básico de la comunidad y un lugar idóneo para buscar nuevos conocimientos y estímulos cerebrales, incluso para los mileniales amantes de la tecnología. Para ver el respeto eterno que las bibliotecas siguen teniendo en todo el mundo, podemos fijarnos en el cuidado, la financiación y los recursos invertidos en algunas de las bibliotecas más emblemáticas del mundo, como la Biblioteca Tianjin Binhai de China, la Biblioteca Carturesti Carusel de Rumanía o la Biblioteca Municipal de Derecho de Alemania. Para entender mejor cómo las bibliotecas se han ganado su estatus cultural, echemos un vistazo a su desarrollo histórico.

La evolución de la biblioteca moderna

Entonces, ¿cómo han seguido prosperando las bibliotecas en una época en la que la información es tan fácil de conseguir a distancia? Si miramos a la historia, la respuesta está en el hecho de que las bibliotecas siempre han evolucionado junto a las ciudades y los barrios a los que sirven, adaptándose a las necesidades de la comunidad y haciéndose cada vez más accesibles en el proceso. A principios del siglo XIX, por ejemplo, la mayoría de las bibliotecas no permitían que los usuarios simplemente pasaran por ellas y buscaran la última obra de Dickens. En su lugar, los visitantes dependían mucho más de los bibliotecarios para obtener información, ya que los libros estaban organizados en estantes inaccesibles por atributos superficiales, como el tamaño o la fecha de adquisición.

Todo esto cambió en 1876, cuando el pensador estadounidense Melvil Dewey introdujo un nuevo sistema bibliotecario conocido como Clasificación Decimal Dewey. Con el nuevo sistema de Dewey, los libros ya no se colocaban en las estanterías por atributos superficiales, sino que se organizaban por temas específicos a los que se asignaban rangos de números. Los textos religiosos, por ejemplo, estarían entre el 200 y el 300. Con el tiempo se desarrolló una versión estandarizada de la clasificación original de Dewey y la introducción de las estanterías de acceso abierto permitió que cualquier persona familiarizada con el sistema pudiera explorar libremente la biblioteca. A su vez, el papel del bibliotecario evolucionó hacia el de un científico de la información, clasificando libros y ayudando a los visitantes a encontrar información útil.

En la actualidad, hemos llegado a una nueva fase de la historia de las bibliotecas. Ahora, sin embargo, la evolución no se sitúa en el ámbito de la ciencia de la información, sino en el diseño de la biblioteca. Dado que se puede acceder a tanta información en otros lugares, se está poniendo mayor énfasis en el diseño y la practicidad de las propias instalaciones de las bibliotecas, con el fin de satisfacer los deseos de la comunidad, que cambian continuamente. Como siempre ha sucedido, las bibliotecas siguen evolucionando junto a las necesidades de sus usuarios, aunque esta vez de forma más centrada en el estilo y el diseño. En palabras de Shorr “El espacio en la biblioteca del siglo XXI es escaso, y el diseño de los nuevos edificios es fundamental. Ya no son los libros los que se llevan el mejor espacio y la luz natural; ahora se ponen asientos cómodos, laboratorios, programas de actividades o de conferencias, etc.”.

Cómo las bibliotecas siguen siendo relevantes

Las bibliotecas existen, literalmente, desde hace siglos. Las grandes bibliotecas antiguas de Alejandría o Constantinopla se construyeron con un espíritu de grandiosidad destinado a inspirar un sentimiento de asombro hacia la búsqueda del conocimiento. Mucho más tarde, el sistema de Clasificación Decimal Dewey ofreció una mayor accesibilidad a las bibliotecas, lo que llevó a la introducción de salas de lectura y, actualmente, de zonas para ordenadores. Las bibliotecas se han adaptado constantemente a los obstáculos físicos y conceptuales en constante evolución.

En los últimos tiempos, hemos asistido a un enfoque cada vez más creativo y reflexivo del aspecto de la biblioteca del siglo XXI. Cada vez más, los bibliotecarios y diseñadores tienen en cuenta las emociones que esperan evocar, la forma en que se utilizarán los distintos espacios y la finalidad última de la biblioteca dentro de la comunidad a la hora de conceptualizar el diseño. Las bibliotecas actuales suelen ofrecer un entorno ligero, divertido y estético, al tiempo que incorporan las tecnologías modernas a las que se han acostumbrado las últimas generaciones. Desde el mobiliario ergonómico, pasando por los espacios de trabajo colaborativo, hasta la señalización de los aparcamientos, casi ningún elemento de diseño queda sin contemplar.

Todos conocemos el estereotipo familiar del bibliotecario tenso cuyo dedo descansa permanentemente perpendicular a los labios mandando callar constantemente. Pero hoy en día, ese tropo casi ha desaparecido. Las bibliotecas ya no son sólo espacios tranquilos para la investigación y el estudio individuales intensos. Más bien, muchas bibliotecas acogen ahora talleres, encuentros e incluso cursos que contribuyen a reforzar el sentimiento de identidad de la comunidad. La Biblioteca Pública de Jefferson City es un ejemplo perfecto, ya que proporciona a la comunidad acceso a materiales educativos, culturales y recreativos a través de libros, ordenadores y programas de divulgación comunitaria.

En 2020, dado el enorme impacto del COVID-19, las comunidades de todo el mundo están experimentando más que nunca los efectos del cierre de bibliotecas. Para muchas comunidades, las bibliotecas proporcionaban un espacio cálido para quienes experimentaban la falta de hogar o la inestabilidad de la vivienda. Además, las bibliotecas suelen ofrecer Internet gratuito, servicios sociales y préstamo de suministros en general, servicios que pueden tener un impacto positio para las familias de bajos ingresos.

Sin embargo, los últimos meses han demostrado, una vez más, la naturaleza adaptable de las bibliotecas y de quienes las dirigen. En respuesta a la crisis del COVID-19, algunas bibliotecas han aumentado sus recursos en línea, incluyendo libros electrónicos, cursos en línea, revistas digitales, podcasts y más. Además, se ha producido un aumento de los eventos virtuales organizados por las bibliotecas, incluidos los momentos de lectura de cuentos en familia. En lugares como San Francisco, algunos edificios de las bibliotecas han servido incluso como centros de atención de emergencia para los niños de familias con bajos ingresos y para los que tienen padres que atienden servicios sanitarios y esenciales en la primera línea de combate contra el virus. Todos estos factores apuntan al espíritu eternamente resistente y evolutivo de la biblioteca como institución comunitaria.

De la mano de la implicación comunitaria, las bibliotecas siempre han mantenido el compromiso de proporcionar información de forma segura y profesional, lo que se hizo aún más importante con la llegada de Internet. Como describió Shorr:

“Es innegable que Internet ha cambiado todas las empresas e instituciones del planeta, y las bibliotecas no son una excepción. Hace veinte años, nos convertimos en el lugar al que la gente acudía para utilizar los ordenadores e internet, y como somos profesionales de la información, nos convertimos en los expertos en cómo utilizar internet de forma segura y cómo evaluar si la información que se encuentra allí es verdadera y útil”.

Está claro que las bibliotecas son espacios muy adaptables. A medida que los tiempos cambian, las bibliotecas cambian con ellos, y los miembros de la comunidad -sobre todo los millennials- han adoptado esta adaptabilidad, permitiendo que las bibliotecas sigan floreciendo después de cientos de años.

Parte 2: Las bibliotecas como componentes integrales dentro de las instituciones educativas

Las bibliotecas siempre han sido una parte esencial de la educación superior y, a pesar de la integración de la tecnología en otros ámbitos de las instituciones educativas, como las aulas y las salas de conferencias, las bibliotecas y la información analógica siguen siendo absolutamente necesarias. En la segunda parte de nuestra serie sobre el desarrollo histórico y el resurgimiento de las bibliotecas, se analiza más de cerca la evolución de la biblioteca como institución fundamental en los espacios educativos. Reconociendo las necesidades cambiantes de los estudiantes, muchas bibliotecas escolares se han alejado de los diseños tradicionales para incluir pequeños espacios de estudio y salas de conferencias donde los grupos de estudiantes pueden trabajar juntos en sus tareas. Estas salas suelen estar totalmente equipadas con proyectores, pantallas inteligentes y otras herramientas para facilitar el trabajo en grupo. Como describe la directora de la Biblioteca Pública de Fort Worth, Manya Shorr:

“Antes se esperaba que toda la biblioteca estuviera en silencio. Ahora, la mayoría de las bibliotecas públicas asumen que la biblioteca será ruidosa y que si alguien necesita un espacio tranquilo, utilizará una sala de estudio o de conferencias”.

Los conceptos fundamentales de la biblioteca escolar siempre han sido el fomento de la alfabetización, la ampliación del conocimiento y el amor por la lectura. Aunque estos conceptos siguen siendo constantes, no cabe duda de que la biblioteca escolar ha evolucionado notablemente para reflejar los cambios en las tecnologías y los estilos de aprendizaje. Muchas bibliotecas escolares han adoptado un espíritu más colaborativo, incorporando salas de estudio en grupo con muebles que pueden moverse o reagruparse para apoyar la colaboración. El Bernards High School y el York School son grandes ejemplos de estos entornos de aprendizaje cada vez más colaborativos. Muchas bibliotecas escolares también han adoptado los espacios Maker o las estaciones de creación. Inspirados por el “movimiento Maker”, este tipo de oportunidades de aprendizaje incluyen actividades STEM, creativas y de codificación.

Por supuesto, la inclusión e integración de la tecnología ha sido una parte importante de la evolución de la biblioteca escolar. Aunque los ordenadores han sido un elemento básico en las bibliotecas durante algún tiempo, las bibliotecas escolares se han convertido en entornos mucho más flexibles en lo que respecta a la tecnología. Además de tabletas y Chromebooks, muchas bibliotecas escolares también tienen tecnología de vanguardia para inspirar la creatividad de vanguardia. Esto incluye características como proyectores interactivos, impresoras 3D, cámaras digitales e incluso pantallas verdes.

La importancia de la comodidad es otro factor que no se pasa por alto en las bibliotecas escolares modernas. Aunque las nuevas tecnologías han aportado grandes avances educativos a la biblioteca, ésta debe seguir siendo un lugar acogedor para los estudiantes. Muy a menudo, las bibliotecas cuentan con cómodos asientos de estilo lounge en un rincón acogedor para que los estudiantes se sumerjan en la lectura. Más allá del sillón tradicional, algunas bibliotecas ofrecen tipos de asientos más activos, como pelotas de ejercicio o taburetes oscilantes, que pueden ayudar a algunos estudiantes a mantenerse concentrados. Además, algunas bibliotecas incluso ofrecen zonas de trabajo o mesas de pie para aquellos estudiantes que prefieren estirarse mientras trabajan en actividades creativas.

Además del espacio de la biblioteca, los bibliotecarios también se comprometen de forma más colaborativa y dinámica con la experiencia de la biblioteca escolar moderna. Los bibliotecarios suelen participar en la enseñanza en equipo, apoyando el aprendizaje en todas las asignaturas y grados. Pueden impartir clases sobre ciudadanía digital, alfabetización informativa y otros temas esenciales, como la citación de fuentes y la seguridad en línea. Los bibliotecarios también pueden ofrecer formación al personal, incluyendo nuevos recursos y tecnologías a través del desarrollo profesional extraescolar.

Con todo este trabajo de creación, investigación y colaboración, las bibliotecas escolares y públicas ya no son los entornos silenciosos que eran antes. Los dedos que antes callaban ahora están ocupados pasando por las tabletas o bajando las pantallas de los proyectores. Las bibliotecas actuales suelen bullir de actividad, creatividad y entusiasmo, y se han convertido en animados centros comunitarios de colaboración, aprendizaje y trabajo. Las bibliotecas han aprendido a adaptarse sin problemas a las normas cambiantes y seguirán haciéndolo en las próximas décadas. Está claro que están aquí para quedarse.

Como nota final, no se puede ignorar el impacto de los tiempos actuales cuando se trata de la evolución de la biblioteca. Como se mencionó en la parte 1, el Covid-19 ha tenido sin duda un impacto significativo en el funcionamiento de las bibliotecas, y esto no es diferente en el sector educativo. Muchos colegios han instalado plexiglás en las bibliotecas y en las zonas de recepción para proteger a los estudiantes y al personal. Las bibliotecas también introducen espacios de estudio rediseñados para el distanciamiento físico, con muebles más separados. Algunas incluso han introducido sofisticados mecanismos de limpieza, como la máquina desinfectadora de material bibliotecario Nebula, que puede esterilizar de 3 a 5 libros por minuto, para que los materiales puedan volver a circular de la forma más rápida y segura posible.

El auge de Covid-19 ha supuesto un pequeño revés para la nueva era de las bibliotecas prósperas y colaborativas, aunque ciertamente no significa su fin. Es probable que la institución se apoye más en la digitalización y los recursos en línea por el momento, pero, como ha demostrado la historia, las bibliotecas deberían ser capaces de adaptarse y salir de esta era tan fuertes como siempre.

El comercio en la cuarta revolución industrial

Mapping TradeTech: Trade in the Fourth Industrial Revolution. World Economic Forum, 2021

Texto completo

TradeTech, o el conjunto de tecnologías e innovaciones que permiten que el comercio sea más eficiente, inclusivo y equitativo, es fundamental para aprovechar las innovaciones de la Cuarta Revolución Industrial para apoyar el bien público. Sin embargo, la incorporación de tecnologías en el comercio podría tener consecuencias no deseadas que deberían abordarse para garantizar que la TradeTech funcione para todas las empresas, independientemente de su tamaño, y para todos los países, independientemente de su nivel de desarrollo. Este informe pretende arrojar luz sobre el panorama de las tecnologías comerciales emergentes y considerar las oportunidades y los retos de cada una de ellas, desde la IA hasta el IoT y la impresión 3D.

Cómo los bibliotecarios alemanes atraparon por fin a un escurridizo ladrón de libros

How German Librarians Finally Caught an Elusive Book Thief

By Jeffrey Arlo Brown November 23, 2020

Ver original

El ladrón durante décadas, a menudo utilizando una identidad falsa, robó mapas antiguos valorados en miles de dólares cada uno.

La tarde del 21 de febrero de 2006, Norbert Schild se sentó en un escritorio de la sala de lectura de la Biblioteca Municipal de Tréveris, en el oeste de Alemania, y abrió un libro de 400 años de antigüedad sobre geografía europea. Trabajando con rapidez, Schild colocó un trozo de papel blanco en blanco sobre el libro, tomó un cúter de su regazo y cortó discretamente un mapa de Alsacia de las páginas 375 y 376.

Schild no se había dado cuenta de que los escritorios de dos bibliotecarios, que normalmente se encargan de localizar los libros para los lectores, estaban elevados un metro por encima del suelo, lo que les permitía ver claramente sus movimientos. Se acercaron a Schild y le preguntaron qué estaba haciendo.

“Valía la pena intentarlo”, les dijo Schild. Dejó el carné de la biblioteca sobre la mesa y salió a toda prisa del edificio, llevándose el mapa.

Atónitos, los bibliotecarios acudieron al director de la Biblioteca Municipal, Gunther Franz. Franz, un bigotudo especialista en la historia del libro, reunió a dos testigos de la sala de lectura y presentó una denuncia policial. También envió un correo electrónico a las bibliotecas alemanas con una advertencia. Schild se había presentado como historiador, escribió Franz, y era de estatura media, con una complexión fornida, pelo rubio despeinado y joyas prominentes.

En la Biblioteca Universitaria de Múnich, Sven Kuttner, jefe del departamento de libros antiguos, también recibió el correo electrónico de Gunther Franz. En 2005, Schild había pasado meses en la biblioteca, afirmando ser un erudito que trabajaba en una bibliografía de mapas históricos de 1500 y posteriores. A casi 50 libros que Schild había examinado les faltaban páginas. Kuttner recuerda los grandes anillos de Schild, que ahora cree que tenían bordes afilados o se utilizaban para ocultar un pequeño cuchillo. “Siempre tuvoo contacto visual”, dice Kuttner. “En aquel entonces no le dimos mucha importancia”. Kuttner presentó una denuncia policial y prohibió a Schild la entrada a la biblioteca. También compró una balanza con una precisión de una centésima de gramo. Ahora la biblioteca pesa los libros raros inmediatamente antes y después de su uso.

En su correo electrónico, Franz bautizó a Schild como Büchermarder, o ” la marta de los libros”. Las martas son mamíferos carnívoros que suelen robar los huevos de las aves y son notoriamente difíciles de eliminar. El apodo se le quedó.

A casi 300 millas de distancia, en una biblioteca de Oldenburg, una pequeña ciudad cercana al Mar del Norte, Klaus-Peter Müller leyó el correo electrónico de Franz. Su rostro palideció. Conocía a Norbert Schild.

La llamada marta de los libros había sido un visitante habitual de la Biblioteca Regional de Oldenburg, donde se había presentado como estudiante de doctorado centrado en la literatura histórica de viajes y los atlas. Müller recuerda haber hablado con Schild sobre su investigación. “Estaba completamente desprevenido”, dijo

Müller y su colega, una joven y elocuente bibliotecaria llamada Corinna Roeder, buscaron en sus archivos información sobre las visitas de Schild. La mayor parte ya había sido destruida: Oldenburg, como la mayoría de las bibliotecas alemanas, sigue una estricta política de privacidad. Pero tenían una pista. Schild había visitado la biblioteca por última vez en otoño de 2005. Había planeado volver, y los libros que había solicitado habían sido apartados.

Müller y Roeder empezaron a revisar los volúmenes. Dos de ellos, entre los que se encontraba un valioso tomo de geografía española, estaban intactos. El tercero, Atlas van Zeevaert en Koophandel door de geheule Weereldt, de Louis Renard, un atlas marítimo y comercial de 1745, parecía estar bien a primera vista, pero luego lo miraron más de cerca.

Schild había recortado nueve mapas, incluida la representación de Renard de todo el mundo conocido y las intrincadas ilustraciones del sudeste asiático y la Bahía de Hudson. También había recortado el apéndice, que incluía la lista de esos mapas. Por si fuera poco, también había cogido un lápiz y numerado el resto de los mapas en letra diminuta en la esquina superior derecha, a la manera de un archivero profesional. Sólo un lector atento se daría cuenta de lo que faltaba.

Roeder presentó una denuncia ante la policía de Oldenburg. (Más tarde estimó los daños en entre 44.130 y 48.800 dólares.) Por recomendación de un conocido, también buscó en subastas online mapas que pudieran proceder del libro de Renard. Comparó las fotos de las ventas con el colorido, el tamaño, el amarilleo del papel y las arrugas distintivas del atlas de Oldenburg, y envió correos electrónicos a los anticuarios preguntando por la procedencia de los mapas en venta.

Roeder y Müller recorrieron las 300 millas que separan Oldenburg de Gante, Bélgica, con el atlas dañado de Renard en el asiento trasero. Pronto se dieron cuenta de que los mapas de la primera casa de subastas no coincidían. El tamaño y la superficie del papel eran diferentes; el original de Oldenburg que faltaba estaba en mejor estado.

Tras pasar una noche en un hotel, condujeron otros 100 kilómetros hasta Breda (Holanda), donde visitaron Antiquariaat Plantijn, una pequeña y cuidada tienda de antigüedades. Dieter Duncker, el propietario, era considerado y hablaba un excelente alemán. Les mostró a Roeder y Müller los documentos en cuestión. Examinaron las páginas y tomaron medidas. “Los cuatro mapas encajan”, dijp Roeder con una pausa, “perfectamente en nuestro atlas”. El vendedor de mapas antiguos estaba de acuerdo en que sus páginas parecían coincidir perfectamente con los documentos desaparecidos de Oldenburg, y dijo a los bibliotecarios que los retiraría del mercado y cooperaría con una investigación oficial.

Al mes de enviar su correo electrónico a los bibliotecarios alemanes, Franz había reunido una lista de 20 instituciones que creían que Schild había robado páginas de sus libros. En una ocasión, Schild se presentó supuestamente como periodista artístico independiente. Un bibliotecario calcula que, a finales de los años 90, Schild podría haber ganado unos 200.000 marcos alemanes, o más de 100.000 dólares, al año con sus supuestos robos. Algunos bibliotecarios critican a los vendedores de antigüedades por su actitud de no ver nada malo en los documentos históricos. “Si no ven nada sospechoso en el libro, como un sello de la biblioteca, no preguntan su procedencia”, dice Roeder. Aunque las bibliotecas podían demostrar que Schild utilizaba los libros dañados, no podían probar necesariamente que fuera él quien recortara las páginas. En una orden de registro ejecutada en el domicilio de Schild el 22 de noviembre de 2002, se encontraron “herramientas del oficio”, como bibliografías y listas de materiales históricos de las bibliotecas alemanas, pero ningún mapa robado. Los cargos en Tréveris -donde Schild fue sorprendido in fraganti- se retiraron por negligencia, después de que los daños se estimaran en sólo 500 euros. Un portavoz de la fiscalía de Bonn no quiso hacer comentarios.

Sin el apoyo de las fuerzas del orden, los bibliotecarios alemanes se embarcaron en un juego del “gato y la marta” con Schild que duró otros 13 años. En ese periodo, Schild visitó al menos 15 bibliotecas más en todo el país. Veintidós años después de su primera visita, concertó una cita para visitar la Biblioteca Universitaria de Darmstadt. Los bibliotecarios le tendieron una trampa, pero Schild no apareció. Ese mismo día, Schild apareció en cambio en Düsseldorf. Mientras se organizaban las bibliotecas, Schild comenzó supuestamente a utilizar seudónimos y a trabajar con cómplices.

En julio de 2017, Schild, esta vez haciéndose llamar profesor emérito de historia, visitó la biblioteca de la Universidad de Innsbruck, en los Alpes austriacos. Después de que se fuera, una bibliotecaria llamada Claudia Sojer tecleó el nombre de Schild en un boletín de la biblioteca y se encontró con las advertencias. Miró el libro que Schild había estudiado -un volumen de 1627 de Johannes Kepler- y se dio cuenta de que faltaba un mapamundi grabado, valorado en 30.000 euros. (Ella había estado en la habitación con Schild, pero había salido brevemente para ir al baño). Finalmente, los fiscales del distrito natal de Schild, Witten, cerca de Bochum, consiguieron llevarle ante un tribunal acusado de robo.

Schild tenía ahora 65 años y su reputación como ladrón de libros se remontaba a más de 30 años atrás. El juicio tuvo lugar en abril de 2019. El presunto ladrón de libros llevaba un bigote blanco, vestía una americana azul y caminaba con la ayuda de una muleta morada. “Las acusaciones son ridículas”, dijo a los periodistas locales, y afirmó que había estado esperando el juicio. En la sala, Schild bebió un sorbo de Coca-Cola Light y sólo habló para decir que el mapa ya había desaparecido cuando accedió al libro de Kepler. Su abogado argumentó que el documento podría haber sido robado por cualquiera, incluso por un empleado de la biblioteca. Una orden de registro no permitió encontrar nada en la casa de Schild. La jueza del caso de 2019, Barbara Monstadt, condenó a Schild a un año y ocho meses de cárcel sin posibilidad de libertad condicional. Actualmente, Schild está apelando. “Las pruebas son todas circunstanciales”, dijo su abogado tras el veredicto. Schild aún no ha comenzado su condena, y el proceso judicial está actualmente en suspenso debido a su mala salud: Dice que padece diabetes, enfermedades cardíacas y cáncer.

Libros de acceso abierto de Taylor and Francis

Open Access Book Taylor and Francis

El programa de Taylor and Francis de libros de acceso abierto publica libros y capítulos en todos los temas cubiertos por Routledge, CRC Press y otros sellos en las humanidades, ciencias sociales y las ciencias del comportamiento.

El contenido de los libros de acceso abierto se beneficia de:

  • Una rigurosa revisión por pares
  • Opciones de licencia Creative Commons
  • Mayor alcance del contenido de los investigadores
  • Estar libre de DRM
  • Conservación garantizada del legado académico, ya que la investigación se almacena en los archivos de CLOCKSS y Portico
  • Revisión exhaustiva por pares y el mismo proceso de producción profesional que el resto de los títulos publicados tradicionalmente.

Los libros y capítulos de acceso abierto se pueden leer de forma gratuita en la plataforma de libros electrónicos de Taylor & Francis

La Universidad Mayor de San Marcos de Lima ofrece 300 libros digitales en acceso abierto

Acceso al catálogo

En el marco de su compromiso de promover la cultura y la investigación disciplinaria, el Fondo Editorial de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM) ha puesto a disposición en acceso libre 301 libros digitales de su producción bibliográfica de alto valor científico, académico y humanístico.

Entre los títulos disponibles, que ya registran más de cinco mil descargas de la comunidad sanmarquina y público en general, destaca la serie Clásicos Sanmarquinos que incluye publicaciones de ilustres representantes de la literatura, historia, arte, arqueología, filosofía, educación, entre otros campos.

Además de los Clásicos Sanmarquinos, el lector podrá navegar y encontrar volúmenes en las categorías de filosofía, comunicación e información, arte, educación, historia, arqueología, sociología, antropología, derecho y política, economía, administración y finanzas, ciencia y tecnología, biología, literatura, lingüística, medicina; así como, a las series Historia de San Marcos, Instituto de Investigaciones de Lingüística Aplicada – CILA; y el Instituto Seminario de Historia Rural Andina – ISHRA.

La lectura como recurso didáctico Modelos y métodos.

López-Yepes, J. La lectura como recurso didáctico Modelos y métodos. México: Minos Tercer Milenio,, 2015

Texto completo

Las líneas que siguen son el resultado de unas divagaciones en torno al papel que la lectura juega en el ámbito de la formación universitaria, en su doble faceta de enseñanza e investigación:

  • La lectura es un instrumento para el desarrollo de las tres culturas: información, conocimiento y comunicación.
  • La lectura no es un aprendizaje que se adquiere de una vez y
    para siempre.
  • Leer para comprender la información, generar conocimientos
    y comunicarlos es un aprendizaje universitario.
  • Hay una tendencia actual a la cantidad de información, a la
    velocidad y a la obsesión por la novedad. Estos factores nos
    pueden llevar a una sociedad de la ignorancia.
  • Las formación lectora es responsabilidad de los medios académicos y de disciplinas como la bibliotecología.
  • Se trata de una formación continua encaminada a facilitar la práctica de la reflexión y la selección y aprovechamiento de la información susceptible de transformarse en conocimiento.

CONTENIDO

  1. Información y lectura
  2. Talleres de lectura crítica. Metodología
  3. Taller de lectura crítica 1: “Soldados de Salamina”,
    QRYHOD\ÀOP
  4. Taller de lectura crítica 2: La despedida de Héctor
    y Andrómaca en la Ilíada de Homero
  5. Lectura crítica y relatos de viaje.
    El “Camino de las ventas”: La ruta de Andalucía
    a través de Sierra Morena.
  6. Lectura crítica y relatos de viaje.
    De los caminos carreteros a la alta velocidad
    ferroviaria. La ruta Madrid-Cuenca-Valencia

El makerspace Open Works proporciona escritorios gratuitos -que pueden ser fácilmente autoensamblados- a estudiantes de bajos ingresos.

Local Makers at Open Works Help Build At-Home Classrooms
Makerspace provides free desks—which can be easily self-assembled—to low-income students.
By Oyin Adedoyin | April 2021

Ver noticia

Cuando en enero el makerspace Open Works (Baltimore) envió una encuesta para evaluar las necesidades de las escuelas públicas locales y las organizaciones comunitarias. Un hallazgo clave fue que estaban registrando un alto número de dispositivos rotos o dañados de estudiantes que habían dejado caer accidentalmente sus ordenadores portátiles y tabletas suministrados por la escuela mientras aprendían desde sus camas porque no disponían siquiera de un pupitre en casa.

Holman y su equipo se inspiraron en grupos como “Desks by Dads”, creado por Jess y Al Berrellez, padres del condado de Prince George, que se dedicaban a una misión similar: proporcionar pupitres gratuitos a estudiantes de bajos ingresos durante la pandemia. Pero Open Works también observó dos defectos en estas otras iniciativas: Los pupitres hechos a mano tardaban demasiado en producirse y ser enviado, ya hechos resultaba difícil para su distribución.

Por ello, el director de servicios contractuales de Open Works, Zach Adams, diseñó un escritorio de madera que se envía en un paquete plano que los estudiantes pueden montar fácilmente por sí mismos, con sólo cinco piezas, cuatro cuñas -creadas por las máquinas de corte automatizadas del taller- y dos bridas de cremallera para crear un espacio de trabajo de apoyo. “Intentamos que fuera lo más sencillo posible”, dice Holman. “No requiere herramientas eléctricas, ni tornillos, ni pegamento, ni nada”.

El equipo de Open Works se sorprendió por la abrumadora respuesta. Durante su llamada inicial a los directores locales, recibieron más de 4.300 solicitudes en 48 horas.

“No tenía ni idea de que fuera un problema tan grande”, dice April Lewis, directora de comunidad y cultura. “Sólo el número y la rápida respuesta fue probablemente lo más impactante para mí”.

Con la ayuda financiera de donaciones y una campaña de crowdfunding, han recaudado suficiente dinero para fabricar unos 750 pupitres, aunque todavía están muy lejos de satisfacer la demanda. Incluso después de COVID, esperan continuar con el proyecto para los estudiantes que lo necesiten de forma anual. “Muchos hogares tienen varios alumnos: puede haber dos niños juntos en la mesa de la cocina”, dice Lewis. “Dar a estos estudiantes en casa la oportunidad de crear el espacio de trabajo que necesitan para tener éxito es realmente importante”.

r