Archivo de la categoría: Libros electrónicos

La inteligencia artificial en la publicación: Libro Blanco

White Paper: Artificial Intelligence in Publishing. Frankfurter Buchmesse/Gould Finch, 2020

Texto completo

La Inteligencia Artificial (IA) siempre ha tenido un atractivo fantástico. Las ideas imaginativas de la tecnología superhumana futurista proporcionan un material interminable para la narración de historias, inspirando a los humanos a crear mundos donde lo imposible se realiza con facilidad. Sin embargo, estas ideas, una vez en casa en sueños aparentemente distantes, están pasando de la ficción a la realidad a medida que la IA continúa arraigándose en las prácticas comerciales comunes. Mientras que la publicidad que rodea a los avances en la IA se limita a menudo a los campos de la tecnología, muchos en las industrias creativas están tomando nota.

Términos específicos de la IA como Big Data, análisis predictivo y procesamiento de lenguaje natural se convierten en palabras familiares. Para las empresas que implementan la IA de la manera correcta y en el momento adecuado, los sistemas establecidos para interrumpir las industrias basadas en la tecnología se convierten en las mismas herramientas con las que escalarán su camino hacia la cima.

A medida que aumentan los debates sobre la IA, también aumenta el bombo y, por tanto, la confusión. que lo rodea. Los resultados de más de seis meses de investigación de una encuesta internacional de ~300 participantes, además de entrevistas y conversaciones con profesionales de la industria, entre ellos muchos directores generales, editores y representantes de diferentes funciones, el siguiente Libro Blanco es el resultado del esfuerzo conjunto de la Feria del Libro de Frankfurt y la consultoría de gestión Gould Finch para desmitificar la IA y ayudar a quienes trabajan en la industria editorial (incluida la publicación de libros, revistas, periódicos y editoriales digitales) a comprender su aplicación en las prácticas comerciales mediante la contextualización de las tecnologías básicas que la impulsan. Dadas las distintas etapas de desarrollo de las diferentes tecnologías de la IA, es demasiado pronto para afirmar definitivamente cómo cambiarán la industria editorial, pero sin duda el impacto será inmenso. En el presente documento se exponen los retos a los que se enfrentan actualmente las empresas al considerar la mejor manera de aplicar la IA y se presentan sugerencias sobre dónde concentrar los esfuerzos y la atención para obtener los mayores beneficios.

Una pequeña editorial adopta los préstamos digitales controlados para atraer a nuevos lectores

 

jason_annie_header

 

Anne McDonald y Jason C. McDonald de AJ Charleson Publishing LLC, y una selección de sus libros, que ahora están disponibles para pedir prestados a través de préstamos digitales controlados.

McDonald contribuyó recientemene con tres copias de libros publicados por su pequeña empresa que formó en 2018 a Internet Archive. Una versión digital de sus libros, Finding Scrooge y Noah Clue, PI . , junto con un libro, Love’s Refining Fire, de Anne McDonald, la madre de Jason, ahora están disponibles a través de Controlled Digital Lending. Compartió la noticia de la disponibilidad digital gratuita de sus títulos en Twitter y en un banner en el sitio web de la empresa.

McDonald es programador de ordenadores y autor. Hace poco creo su editorial independiente y le gustaría expandirse. Sin embargo, es una dura tarea hacer correr la voz sobre sus libros impresos. McDonald incluye sus títulos en los catálogos de los compradores, los promociona en las firmas de libros y se basa en el marketing boca a boca.

“Especialmente en la era COVID, no vamos a las librerías. La gente quiere poder leer parte de un libro primero para tener una idea de cómo es ”, dice McDonald. “Comprar un libro impreso sin ser visto es una idea extraña para algunas personas”. Y añade “Creo que al final, [el préstamo digital controlado] impulsa las ventas porque está encontrando lectores que normalmente no tendría. Esos lectores no obtienen una copia que guardan para siempre; es una copia que los llevará a querer poseerla.”

Internet Archive también brinda a los lectores de sus libros en línea digitalizados la oportunidad de comprar fácilmente una copia a través de Better World Books, una alternativa asequible a Amazon y una vía para ayudar a amplificar las ventas de autores menos conocidos. El hecho de que sus obras circulen digitalmente a través de Internet Archive le dará al público la oportunidad de leer parte, o la totalidad, de sus libros y luego tomar una decisión informada sobre si quieren comprarlos.

“Es la misma lógica que con una biblioteca. Aumenta la visibilidad de un libro ”, dice McDonald sobre CDL.

Los líderes de la industria del libro envían una carta conjunta al Capitolio sobre el poder y el control del mercado concentrado de Amazon

 

amazon-international-shipping

 

 “Online Platforms and Market Power, Part 6: Examining the Dominance of Amazon, Apple, Facebook, and Google” Association of American Publishers, Authors Guild, and American Booksellers Association. August 17, 2020

Texto completo

 

Tres grupos que representan a miles de autores, editores y libreros en los Estados Unidos: Association of American Publishers, Authors Guild, and American Booksellers Association: enviaron una carta conjunta al presidente del subcomité, David Cicilline (DR.I.), en la que enumera una serie de tácticas anticompetitivas que permiten a Amazon ejercer un dominio extraordinario del mercado sobre la publicidad y la venta de libros en los mercados digitales. Sus prácticas tanto contra los proveedores de libros como contra los clientes de libros están amenazado la vitalidad de la industria editorial estadounidense y hacen imposible cualquier competencia significativa de otras editoriales, librerías o plataformas emergentes.

¿Es posible revender un libro electrónico?

 

GERMANY-FAIR-FRANKFURT-LITERATURE

Si compras un libro físico, puedes venderlo a otra persona después, esa es la base del mercado de libros de segunda mano, y es algo que la gente ha dado por sentado durante generaciones. Entonces, ¿puedes hacer lo mismo con los libros electrónicos? No, según el más alto tribunal europeo, que emitió un fallo que podría tener implicaciones no sólo para la industria del libro, sino también para los sectores del cine digital, los juegos y la música.

En la sentencia Nederlands Uitgeversverbond y Groep Algemene Uitgevers (C-263/18), dictada el 19 de diciembre de 2019, la Gran Sala del Tribunal dictaminó que la puesta a disposición del público mediante la descarga, para su uso permanente, de un libro electrónico está comprendida en el concepto de “comunicación al público” en el sentido de la Directiva 2001/29 sobre el derecho de autor.

Nederlands Uitgeversverbond (“NUV”) y Groep Algemene Uitgevers (“GAU”), dos asociaciones cuya finalidad es defender los intereses de los editores neerlandeses, solicitaron al Tribunal de Distrito de La Haya, Países Bajos un mandamiento judicial por el que se prohibía, entre otras cosas, que Tom Kabinet pusiera libros electrónicos a disposición de los miembros del “club de lectura” creado por esa empresa en su sitio web o que reprodujera esos libros. NUV y GAU afirman que esas actividades infringen los derechos de autor de sus afiliados sobre esos libros electrónicos. Sostienen que, al ofrecer libros electrónicos “de segunda mano” a la venta en el contexto de ese club de lectura, Tom Kabinet está haciendo una comunicación no autorizada de esos libros al público. No obstante, Tom Kabinet sostiene que esas actividades están amparadas por el derecho de distribución que, en virtud de la Directiva 2001/29, está sujeto a una norma de agotamiento si el objeto en cuestión -en este caso, los libros electrónicos- ha sido vendido en la Unión Europea por el titular del derecho o con su consentimiento. Esta norma significaría que, como consecuencia de la venta de los libros electrónicos en cuestión, NUV y GAU ya no tendrían el derecho exclusivo de autorizar o prohibir la distribución de esos libros electrónicos al público.

El Tribunal consideró que el suministro mediante descarga, para uso permanente, de un libro electrónico no está comprendido en el derecho de “distribución al público” previsto en el artículo 4, apartado 1, de la Directiva 2001/29, pero sí en el derecho de “comunicación al público” previsto en el artículo 3, apartado 1, de dicha Directiva, en cuyo caso se excluye el agotamiento en virtud del apartado 3 de dicho artículo.

En apoyo de esta constatación, el Tribunal concluyó, en particular, a partir del Tratado de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) sobre el Derecho de Autor en el que se basa dicha Directiva, y de los trabajos preparatorios de la Directiva, que el legislador comunitario había previsto que dicha norma de agotamiento se reservara a la distribución de objetos materiales, como los libros en un soporte material. En cambio, la aplicación de esa norma de agotamiento a los libros electrónicos podría afectar a los intereses de los titulares de derechos en obtener una recompensa adecuada mucho más que en el caso de los libros en un soporte material, ya que las copias digitales desmaterializadas de los libros electrónicos no se deterioran con el uso y, por lo tanto, son sustitutos perfectos de las copias nuevas en cualquier mercado de segunda mano.

En lo que respecta más concretamente al concepto de “comunicación al público”, el Tribunal indicó que debe entenderse en un sentido amplio que abarca toda comunicación al público no presente en el lugar donde se origina la comunicación y, por lo tanto, toda transmisión o retransmisión de este tipo de una obra al público por medios alámbricos o inalámbricos. Este concepto implica dos criterios acumulativos, a saber, el acto de comunicación de una obra y la comunicación de esa obra al público.

En cuanto al primer criterio, de la exposición de motivos de la propuesta de Directiva 2001/29 se desprende que “el acto crítico es la “puesta a disposición del público de la obra”, es decir, el ofrecimiento [de] una obra en un sitio accesible al público, que precede a la etapa de su “transmisión a la carta” efectiva”, y que “no es relevante si una persona la ha recuperado efectivamente o no”. Así pues, según el Tribunal, la puesta a disposición de las obras en cuestión a cualquier persona que esté registrada en el sitio web del club de lectura debe considerarse una “comunicación” de una obra, independientemente de que la persona interesada aproveche esa oportunidad recuperando realmente el libro electrónico de ese sitio web.

En lo que respecta al segundo criterio, hay que tener en cuenta no sólo el número de personas que pueden acceder a la misma obra al mismo tiempo, sino también cuántas de ellas pueden acceder a ella sucesivamente. En el presente caso, según el Tribunal, el número de personas que pueden acceder, al mismo tiempo o sucesivamente, a la misma obra a través de la plataforma del club de lectura es considerable. Por consiguiente, a reserva de la verificación por el tribunal remitente teniendo en cuenta toda la información pertinente, debe considerarse que la obra en cuestión se ha comunicado al público.

El Tribunal también sostuvo que, para que pueda calificarse de comunicación al público, una obra protegida debe comunicarse por medios técnicos específicos, diferentes de los utilizados anteriormente o, en su defecto, a un nuevo público, es decir, a un público que no haya sido tenido ya en cuenta por los titulares de los derechos de autor cuando autorizaron la comunicación inicial de su obra al público.

 

 

 

Libros electrónicos de pantalla plegable

 

 

E INK debuts new design for their foldable enote. GoodEReader. By 

Ver completo

 

 

La nueva versión del e-note plegable ahora cuenta con una unidad de carcasa dedicada, para proteger la pantalla, cuando está completamente cerrada. Cuando se abre, tiene 3-4 engranajes nuevos que funcionan en conjunto con el sistema de bisagras, para asegurarse de que haya suficiente espacio al abrirlo y cerrarlo. Wacom se ha perfeccionado posteriormente, lo que facilita la creación de notas, resaltados y anotaciones en un archivo PDF o en la aplicación dedicada para tomar notas.

Tiene cinco botones en el lado derecho del dispositivo. Permiten pasar las páginas de un libro electrónico hacia adelante o hacia atrás y  acceder al menú de inicio, y configuraciones. En la parte superior del dispositivo hay dos nuevas barras de iluminación que están integradas en el chasis y se pueden plegar para proyectar la luz de manera uniforme por la pantalla. La tecnología de iluminación frontal actual que se encuentra en Amazon Kindle Paperwhite o Kobo Forma no tiene pantallas flexibles, por lo que E INK tuvo que encontrar una nueva solución.

E INk continúa perfeccionando el diseño de su pantalla plegable con la esperanza de que una empresa obtenga la licencia de la tecnología y lleve un producto al mercado. Las pantallas plegables son el futuro de la lectura, y se acercará lo más posible a una novela de tapa dura o de bolsillo.

Posibilidades de integración de la autopublicación digital en el servicio de préstamo digital eBiblio de la Comunidad Valenciana.

shutterstock_348765254

 

Poveda Pastor, Inés. Posibilidades de integración de la autopublicación digital en el servicio de préstamo digital eBiblio de la Comunidad Valenciana. Trabajo Fin de Máster Dirección: Jordi Llobet Domènech Máster en Edición Digital. UOC Julio 2020

Texto completo

 

eBiblio es un servicio gratuito de préstamo de libros electrónicos ofrecido a través de las
bibliotecas públicas españolas. El departamento autonómico de la Comunidad Valenciana que se encarga de la coordinación técnica de esta red es el Servicio del Libro y Bibliotecas de la Dirección General de Cultura y Patrimonio. En el servicio eBiblio de la Comunidad Valenciana se ofrecen actualmente más de 3.500 títulos, sin embargo, entre los títulos que conforman esta colección no hay ninguna obra que haya sido autopublicada, es decir, publicada prescindiendo de la editorial y asumiendo el autor el
rol de editor. El trabajo realizado trata de valorar las posibilidades y beneficios de integrar los libros autopublicados en la Comunidad Valenciana en la colección digital ofertada por las bibliotecas públicas valencianas a través de la plataforma de préstamo digital eBiblio de la Comunidad Valenciana. Para ello describe, por un lado, la oferta bibliográfica del servicio eBiblio en la Comunidad Valenciana y la política de colección (PdC) que la fundamenta y, por otro lado, identifica la autopublicación digital valenciana.
Finalmente, se plantean los beneficios que puede generar esta integración para las diferentes partes involucradas y los retos que supone.

 

 

Ligero incremento de la lectura digital

 

00owyawomhogronlwhug2nv-2.fit_scale.size_1050x591.v1576028246

 

Según el Centro de Investigación Pew, el 65 por ciento de los estadounidenses ha leído un libro impreso en el último año, mientras que el 25 por ciento ha leído un libro electrónico y el 20 por ciento ha escuchado un audiolibro.

Si bien cada vez más estadounidenses obtienen sus noticias de las redes sociales y hacen la mayor parte de su lectura en libros electrónicos, tabletas y teléfonos inteligentes, la mayoría de los adultos todavía leen libros impresos de actualidad.

Según un estudio del Pew Research Center, los libros impresos siguen siendo significativamente más populares que los libros electrónicos o los audiolibros . Alrededor del 72 por ciento de los adultos estadounidenses le dijeron a Pew que habían leído un libro en algún formato el año pasado, y el 65 por ciento de los encuestados dijeron que leyeron un libro impreso. Eso se compara con el 63 por ciento en 2015, aunque las dos últimas encuestas muestran una caída del 71 por ciento en 2011. Solo el 25 por ciento de los encuestados dijo que leyó un libro electrónico, lo que es un 2 por ciento menos que en 2015.

 

Los ingresos de New York Times por de suscripciones digitales superaron por primera vez a los ingresos derivados del formato impreso

 

ny_times

 

The New York Times Company dice que sus ingresos digitales superaron los ingresos impresos por primera vez durante el segundo trimestre.

 

La compañía informa que generó 185.5 millones de dólares en ingresos por suscripciones digitales y anuncios en el segundo trimestre, en comparación con 175.4 millones por ingresos derivados de la edición impresa.

Mientras que los ingresos totales en el NYT cayeron un 7,5 por ciento, la impresión se vio mucho más afectada. Los ingresos por publicidad digital experimentaron una caída del 32 por ciento, mientras que los ingresos por impresión se redujeron en un 55 por ciento. Los ingresos publicitarios totales cayeron un 44 por ciento desde el segundo trimestre de 2019, pasando de 120,8 millones a 67,8 millones.

Las suscripciones digitales aumentaron en 669.000 (493,00 para el “producto principal de noticias” de NYT y 176.000 para ofertas digitales como las aplicaciones Cooking y Crossword), lo que eleva el recuento total de suscripciones digitales de la empresa a 5,7 millones. Las suscripciones de paquetes impresos ascendieron a solo 800.000.

¿Las bibliotecas publicas perjudican a editores y librerías?

 

libraries

 

Canadian Libraries Respond to ‘Globe and Mail’ Essay Attacking Public Libraries. by John Best. The Bay Observer. August 2, 2020

Ver completo

 

Mary Chevreau, presidenta del Consejo de Bibliotecas Urbanas de Canadá responde a un artículo de opinión de Kenneth Whyte, editor de la editorial independiente Sutherland House Books, con sede en Toronto, y antiguo editor fundador del National Post, achacó los problemas de las librerías y editoriales independientes de Canadá a la labor de las bibliotecas públicas

 

 

En su artículo de opinión del 25 de julio, “Overdue: Throwing the Book at Libraries“, Kenneth Whyte cita estadísticas, estudios y otras fuentes para demostrar que las bibliotecas están perjudicando a los editores y libreros. Si bien no se discute el hecho de que muchas editoriales y librerías tienen problemas, su retórica demuestra un enorme desprecio por los servicios públicos y un argumento a favor de la privatización. Por lo demás, es difícil entender por qué las bibliotecas públicas tienen la culpa cuando las librerías y las bibliotecas han coexistido armoniosamente y se han apoyado mutuamente durante décadas.

Entonces, ¿qué ha cambiado? Si bien hay muchos cambios que apuntan a transformaciones en el mercado, como algunas investigaciones que identifican una disminución en la lectura de ocio, junto con cada vez menos espacio para revisiones literarias en los principales medios de comunicación, estos son menores en comparación con los dos desarrollos principales que han alterado drásticamente el libro y el panorama de la lectura, y no tienen nada que ver con las bibliotecas públicas. Primero está el crecimiento explosivo en popularidad de los libros electrónicos y audiolibros digitales. En segundo lugar, está el creciente dominio de Amazon en el mercado minorista y editorial del libro.

Las librerías, grandes y pequeñas, han sido devastadas por estos dos fenómenos. Las librerías independientes generalmente no venden libros electrónicos, por lo que no se benefician de esta fuente de ingresos. Y las ventas en línea de libros físicos de Amazon ofrecen no solo comodidades y una gran selección de títulos, sino también grandes descuentos. Para 2018, Amazon representaba el 42% de las ventas de libros en los Estados Unidos.

Es cierto que las ventas de libros electrónicos de editoriales tradicionales han disminuido desde aproximadamente 2016. Sin embargo, las ventas de autores autoeditados y editores independientes continúan aumentando, en gran parte debido al sistema de autopublicacion  “Kindle Direct Publishing” de Amazon. Se estima que, incluidas las independientes, sus ingresos en las ventas de libros electrónicos es cercana al 40%, y las editoriales tradicionales representan menos de la mitad.

Amazon es ahora el mayor competidor de los editores. No solo es el minorista de libros más grande del mundo, sino también un editor de sus propios libros electrónicos y libros físicos bajo una amplia variedad de modelos. Estos títulos dominan las listas de libros electrónicos más vendidos de Amazon como, como era de esperar, las preferencias de Amazon favorecen las ventas de su propio contenido exclusivo. Los principales autores están comenzando a cambiarse a Amazon debido al margen  de beneficios que ofrece y su enorme alcance en el mercado, los últimos suman sido Dean Koontz, Patricia Cornwell y Mindy Kaling, por nombrar algunos.

Los editores están en un aprieto. Por un lado, dependen de Amazon para vender sus productos. Pero, por otro lado, Amazon controla el mercado, socavando constantemente los precios y controlando la promoción en beneficio de sus propias marcas. Como dijo el agente literario Rick Pascocello: “No están jugando con el sistema, son dueños del sistema”.

Mientras tanto, entre las muchas declaraciones desconcertantes en su columna, Kenneth Whyte sugiere que los editores están “comenzando a luchar” contra las bibliotecas, cuando en realidad las grandes multinacionales (Penguin Random House, Simon & Schuster, Hachette, Harper Collins y Macmillan) ) han estado luchando contra el préstamo de los libros electrónicos desde siempre. No fue hasta 2014 cuando todas estas multinacionales comenzaron a otorgar a las bibliotecas licencias de acceso a su contenido de libros electrónicos. Y las bibliotecas de hoy pagan una prima por el acceso digital, a menudo cuatro o cinco veces más de lo que pagan los consumidores por copia, así como otras restricciones, como las licencias con límite de tiempo y de número de préstamos por libro.

Durante muchos años, las bibliotecas de EE. UU. y Canadá han intentado atraer a los editores del Big Five a la mesa de negociación para discutir modelos de precios y licencias más razonables, sin éxito. Las bibliotecas quieren y necesitan una industria editorial vibrante. Los bibliotecarios quieren precios justos que sean sostenibles para las bibliotecas, permitan a los editores obtener ganancias y ayuden a los autores a prosperar.

Contrariamente a lo que afirma Whyte, las bibliotecas públicas son buenas para las librerías, las publicaciones y los autores. Las bibliotecas públicas compran y promueven una diversidad de material de una amplia gama de fuentes, incluidos libros de autores locales publicados por editoriales independientes.

Hay investigación que demuestran que los usuarios de las bibliotecas también son los que más libros compran en relación con los que no las utilizan. Booknet Canada investigó la intersección del uso de la biblioteca y la compra de libros y descubrió que los canadienses que compran y toman prestados libros de la biblioteca compran más libros de promedio por mes que los compradores que no usan la biblioteca en absoluto. Al exponer a las personas a ideas y contenido que de otro modo no pensarían comprar, las bibliotecas ayudan a las personas a leer más. Las bibliotecas no están quitando cuota de mercado de las librerías, estamos ampliando el mercado para todos.

Whyte también continúa haciendo una afirmación bastante sorprendente de que” el secreto oculto de las bibliotecas públicas es que su catálogo no es ni educación, ni edificación. Es entretenimiento”. Además, sugiere que es un entretenimiento para las clases media y alta, que seguramente pueden permitirse comprar sus propios libros.

Esto implica que “la subclase ignorante”, como los llama Whyte, no merece o no debería tener acceso a material recreativo. Ese tipo de sabiduría se remonta al siglo XIX, cuando los líderes cívicos se convirtieron en los precursores de las bibliotecas públicas para sus trabajadores con la esperanza de que los documentos edificantes y los libros educativos redujeran el crimen y mantuvieran a la gente fuera de bares y burdeles, ¡pero no hay novelas! También sugiere que la clase media tiene un amplio ingreso disponible y no debería usar la biblioteca en absoluto, a pesar de que ellos y todos los contribuyentes la están pagando.

Esto es preocupante. Las bibliotecas públicas son una institución democrática que es crítica en una sociedad civil. Cada vez más, desempeñan un papel crucial en el empoderamiento de los ciudadanos para prosperar en el mundo cambiante de hoy al proporcionar las herramientas esenciales, la conectividad y la información en todas sus formas. Y lo más importante, las bibliotecas se comprometen a proporcionar un acceso equitativo a la más amplia gama de conocimientos, experiencias e ideas humanas. Eso incluye a John Grisham y a Jesmyn Ward.

 

Mary Chevreau, presidenta del Consejo de Bibliotecas Urbanas de Canadá / Conseil des Bibliothèques Urbaines du Canada y directora ejecutiva de la Biblioteca Pública de Kitchener

Libros electrónicos y datos de lectura

 

califano_3d1-1

 

Maria Rosaria Califano, Maria Senatore Polisetti. Ebook e dati della lettura. Milano: Ledizzioni, 2020

Texto completo

 

Con motivo del vigésimo aniversario del Centro Bibliotecario de la Universidad de Salerno, se ha adoptado el punto de vista de reflexionar sobre cuestiones importantes: la lectura en Italia y el mediodía y la revolución anunciada y no completamente realizada por el libro electrónico. La reflexión sobre la lectura devuelve un cuadro que puede definirse deprimente al detectar signos de una verdadera emergencia social, educativa y cultural. La reflexión sobre la evolución progresiva e incruenta de los libros electrónicos pone de relieve más de un obstáculo para la plena realización.