Archivo de la etiqueta: Plataformas

El éxito del préstamo de libros electrónicos en las bibliotecas está llevando a largas esperas, hackeos por parte de los lectores y a la preocupación de los editores

 

mwvoa2lcafftdpabgxx24tz2ia

 

E-books at libraries are a huge hit, leading to long waits, reader hacks and worried publishers. The Washington Post By Heather Kelly November 2019

 

En las últimas dos décadas, los libros electrónicos han crecido y es posible leerlos en teléfonos inteligentes y dispositivos electrónicos como Kindle. Los libros digitales se venden en línea, normalmente a menos precio que sus contrapartes físicas. También son muy populares en los sistemas de bibliotecas públicas, donde los titulares de tarjetas pueden descargar múltiples libros electrónicos y audiolibros a sus dispositivos sin salir de casa. Pero, al igual que con los libros impresos de la biblioteca, también puede generar esperas de reserva a lo largo de semanas, y la imposibilidad de que los lectores puedan alargar los tiempos de préstamo para los títulos mayor demanda.

 

Aunque técnicamente un objeto digital puede prestarse un número infinito de veces, realmente son copias digitales; los libros electrónicos funcionan de manera diferente. Cuando una biblioteca quiere comprar un libro físico, paga el precio de venta que aprximadamente es de 12 a 14 dólares, o menos si se compra al por mayor. Un libro electrónico, sin embargo, tiende a ser mucho más caro porque el modelo es una licencia con un editor en lugar de comprarse directamente y para toda la vida, por lo que el precio de la licencia por lo general sólo cubre un número determinado de años o lecturas. es decir se pasa de un sistema propietario a un sistema licenciado, en el que un editor nos faculta para consultar ese contenido que no es nuestro.

Eso significa que para que una biblioteca dispusiera de las memorias de Prince recientemente publicadas “The Beautiful Ones” hubo que esperar cuatro semanas para disponer de este contenido en formato digital. Los bibliotecarios del condado de Cuyahoga, Ohio, informaron que había listas de hasta 13 semanas de espera para llevar en préstamo el libro de ensayos de Jia Tolentino, “Trick Mirror”. El inconveniente es que los tiempos de espera para los títulos suelen ser bastante largos, porque la gente recorre los catálogos y pone todo en reserva.

Las esperas de las listas de reserva de los libros electrónicos de la biblioteca, casi siempre son más largas que las de las copias impresas, lo que está llevando a algunos a algunos usuarios a recurrir a determinadas trampas, como pedir tarjetas de la biblioteca o números de tarjetas de otros usuarios que no utilizan el sistema para permitirles encontrar los libros más raros o más populares, con tiempos de espera más cortos.

Una biblioteca paga entre 40 y 60 dólares para licenciar un nuevo título de libro electrónico para adultos, que luego puede prestar a un sólo un usuario a la vez, imitando cómo funcionan los préstamo de libros impresos. Cada editor ofrece diferentes modelos de pago. En algún caso, una biblioteca sólo puede disponer de un libro electrónico durante dos años o 52 préstamos, lo que ocurra primero. Incluso, otros editores son aún más restrictivos y establecen sólo 26 préstamos por libro.

Según Steve Potash, director ejecutivo de OverDrive, que trabaja con más de 43.000 bibliotecas para negociar los precios con los editores y proporciona herramientas para gestionar las colecciones digitales, incluida la aplicación de biblioteca Libby. “Tenemos docenas de editores que compiten por que sus libros estén disponibles, a veces sin costo alguno, porque consideran claramente… que las bibliotecas sirven de mecanismos de promoción para los autores, su pico de ventas impresas, sus ventas de libros electrónicos crecen y también sus audiolibros”.

El mantenimiento de estas colecciones es costoso. En 2017, las bibliotecas gastaron el 27 por ciento de sus presupuestos de colecciones en material electrónico -que incluye libros electrónicos, bases de datos y otros contenidos digitales- frente al 54,8 por ciento en material impreso. Eso es más que el 16.7 por ciento gastado en contenido electrónico cinco años antes, según datos del Institute of Museum and Library Services, que maneja fondos federales para las bibliotecas públicas.

“Es una enorme cantidad de trabajo para nuestros bibliotecarios gestionar la colección de libros electrónicos, ya que los títulos expiran todos los días y tienen que decidir recomprarlos o dejarlos de tener”, dijo Jennifer Tormey, que dirige los servicios técnicos de la Des Moines Public Library.

Incluso con los precios más altos, algunos editores se oponen a la popularidad de los libros electrónicos de la biblioteca, diciendo que pueden estar perjudicando su negocio. Este mes, Macmillan, una de las cinco editoriales más grandes de los Estados Unidos, comenzó a aplicar un nuevo embargo para la venta de libros electrónicos a las bibliotecas públicas. Durante las ocho primeras semanas después de su publicación, las bibliotecas sólo pueden comprar una sola versión de cualquiera de los nuevos títulos. Después de ese tiempo de embargo, pueden comprar más copias, hasta entonces tienen que disponer de una sola. Eso está ralentizando aún más los tiempos de espera.

En respuesta, algunos sistemas de bibliotecas están boicoteando los libros electrónicos de Macmillan, y la American Library Association (ALA) dice estar considerando opciones legislativas.

Algunos lectores también están pasándose a servicios de suscripción de pago como Netflix para libros electrónicos, como Kindle Unlimited, Scribd, Bookmate y servicios adaptados a géneros específicos, como el servicio de suscripción a libros electrónicos románticos de Harlequin.

Los bibliotecarios dicen que los usuarios más propensos a ser lastimados por la restricción de Macmillan son personas como D.V. Thorn, un lector voraz que no puede salir de su casa y que la mayoría de su tiempo lo pasa en cama debido a varias discapacidades. Thorn ha leído y escuchado alrededor de 800 libros en lo que va de año a través de aplicaciones de préstamos electrónicos, y utiliza cuentas de distintas bibliotecas de  área para obtener los libros en tiempos de espera más cortos.

Incluso, algunos lectores de libros electrónicos están encontrando formas más creativas de aprovechar al máximo las bibliotecas. Por ejemplo, Scott McNulty, descarga los libros de la biblioteca y luego pone su dispositivo en modo avión. “De esta manera se puede leer un libro electrónico después de su fecha de vencimiento porque el Kindle tiene que estar conectado a la red para eliminar el libro”

Stacie Hewitt cuenta que siempre tiene un máximo de cinco libros en la aplicación Libby, y dado que varios libros pueden estar disponibles a la vez, utiliza regularmente la opción de “suspender la retención”, que la mantiene en la lista de espera sin tener que ir al final de la fila en su biblioteca local de Louisville.

Algunas personas entrevistadas por The Post admitieron que tomaron prestado el registro de la biblioteca de sus padres o se registraron bajo su propio nombre usando la dirección de un amigo, pero ninguno usó sus nombres por temor a perder el acceso a su fuente secreta de libros electrónicos.

Aunque, no siempre es necesario hacer trampas. Varios de los principales sistemas bibliotecarios ofrecen membresías a los residentes del estado, e incluso opciones pagadas para los lectores de otros estados. Por ejemplo, cualquier persona en Nueva York puede suscribirse a una “eCard” para acceder a la Biblioteca Pública de Brooklyn. La Biblioteca Pública de Los Ángeles cobra  50 dólares al año por una membresía de no residente, aunque los no residentes deben solicitar y renovar en persona.

También un complemento gratuito del navegador llamado Library Extension muestra la disponibilidad de libros de la biblioteca mientras se navega por los títulos de Amazon. Desde que el ingeniero de software Andrew Abrahamowicz, con sede en Seattle, construyó la herramienta hace ocho años, ha crecido hasta tener alrededor de 5.000 bibliotecas y más de 100.000 usuarios.

La existencia de los hackers que buscan trucos para alargar los libros que toman prestados de la biblioteca, o quienes intentan acortar los tiempos de espera de las reservas en sí mismos, pueden ser considerados como una evidencia clara de que el modelo de negocio de préstamos de libros electrónicos en bibliotecas está funcionando.

 

La situación del libro digital en América Latina. Pasado, presente y futuro

 

“La situación del libro digital en América Latina. Pasado, presente y futuro”.

Presentación PPS Julio Alonso

Todas presentaciones

Conferencia Magistral de Julio Alonso Arévalo, en la facultad de Derecho – UNCUYO. Durante el II seminario “La realidad del libro electrónico en las bibliotecas de Argentina”. 11 de septiembre del 2019, Mendoza, Argentina.

53def765d88c8dba6259e212bfda3168

 

Un análisis horizontal de las herramientas y plataformas de publicación de código abierto

 

untitled-13

John W Maxwell, Erik Hanson, Leena Desai, Carmen Tiampo, Kim O’Donnell, Avvai Ketheeswaran, Melody Sun, Emma Walter, Ellen Michell. MIND THE GAP. A Landscape Analysis of Open Source Publishing Tools and Platforms. Mitt Press, 2019

Texto completo

 

La cantidad de plataformas de publicación en línea de código abierto (SO), es decir, sistemas de producción y alojamiento de libros y revistas académicas, lanzados o en desarrollo, ha proliferado en la última década. Muchas de estas iniciativas de infraestructura editorial están bien desarrolladas, son estables y cuentan con el respaldo de una comunidad de desarrolladores distribuida pequeña pero vigorosa, pero recientemente se han lanzado nuevas empresas prometedoras.

El notable aumento en el número de plataformas del sistema operativo sugiere que está surgiendo una ‘ecología’ de infraestructura alrededor de estos sistemas. Distinguir entre sistemas que pueden evolucionar a lo largo de líneas competitivas y aquellos que se resolverán en una “variedad” de servicios de tecnologías de servicios complementarios relacionados que ayudarán a los potenciales usuarios a comprender cómo estas plataformas pueden o deben interactuar.

 

 

Las nuevas open research platforms: ¿cambiando las reglas del juego?

untitled-design-11-1024x512

De-Castro, Pablo (2018). “Las nuevas open research platforms: ¿cambiando las reglas del juego?”. Anuario ThinkEPI, v. 12, pp. 321-325.

Recientemente hemos asistido al lanzamiento de un buen número de open research platforms por parte de agencias de financiación científica tales como el Wellcome Trust, la Gates Foundation o el Health Research Board de Irlanda. Estas plataformas, basadas todas ellas en el software Open Research Central comercializado por F1000, suponen un intento de estas agencias para acelerar la transición del actual entorno de publicación científica hacia un escenario más propicio para la implantación de sus políticas de ciencia abierta. Con la publicación de la llamada de propuestas para su Open Research Europe hace apenas dos semanas, la Comisión Europea se une a un movimiento que puede cambiar las reglas de juego en áreas como la revisión por pares abierta, las métricas a nivel de artículo o los pre-prints, promoviendo un control más estricto de la publicación científica por parte de la academia. Esta nota examina los diversos objetivos de estas plataformas y argumenta que este bienintencionado movimiento podría no tener éxito si no convence a los investigadores del valor de estas alternativas para la publicación. Éste es un claro papel para las instituciones, cuyas estrategias de difusión de la ciencia abierta pueden ajustarse para incluir la promoción de estas plataformas.

El Parlamento Europeo elige a la empresa española Odilo como ejemplo de éxito en Educación Digital en Europa

47026265281_1c795bc0c0_b_d

Rodrigo Rodríguez, Director General de Odilo recoge el galardón del Parlamento Europeo

 

El Parlamento Europeo elige a Odilo como el caso de éxito en Educación Digital en Europa.

ODILO ha sido seleccionada entre miles de proyectos europeos para representar el éxito de la tecnología educativa desarrollada en Europa en los actos institucionales acerca del Mercado Único Digital en el Parlamento Europeo en Bruselas debido al impacto positivo de su tecnología en ayudar a la equidad educativa y mejorar la comprensión lectora de los estudiantes europeos.

Ver Vídeo

Dentro de los actos celebrados en la sede del Parlamento Europeo en Bruselas para presentar a los medios de comunicación los principales retos y logros conseguidos por la Unión Europea en la senda para crear un Mercado Único Digital, se ha seleccionado a Odilo (www.odilo.es) como uno de los tres casos de éxito de tecnología desarrollada en Europa que ha conseguido tener un impacto global y una mejora relevante en la vida de los ciudadanos europeos.

Odilo ha sido seleccionada como la representante en materia de educación, al ser la elegida entre los miles de proyectos realizados con participación de fondos europeos en los últimos años, gracias al impacto que están consiguiendo sus servicios de “Biblioteca digital inteligente” y “Plataforma de mejora de lectura y escritura” para mejorar la equidad educativa y los niveles de comprensión lectora y aprendizaje de idiomas en los centros educativos europeos.

Ante los más de 100 periodistas de los 28 países miembros presentes en el acto, el Director General de Odilo, Rodrigo Rodríguez, pudo mostrar los datos conseguidos por la plataforma y el impacto que está teniendo en las familias y alumnos, así como presentar la visión de la compañía que consiste en seguir innovando a través de tecnología centrada en datos inteligentes e interactividad, pero recordando que cualquier tecnología siempre debe tener un rol secundario para ayudar a los estudiantes, puesto que son las familias y los docentes el eje de su aprendizaje.

Dentro de este acto celebrado en el Parlamento Europeo, el 6 de febrero de 2019, se realizó la entrega del galardón “Odilo Young Readers 2019” que ha sido ganado por el extremeño Sergio José Sánchez Pérez, de 11 años, representante del colegio CEIP Rodeo de Jerez de los Caballeros, participante del Programa Librarium de la Consejería de Educación y Empleo de la Junta de Extremadura.

Sergio ha obtenido el galardón al obtener el mejor ranking lector de entre los más de 100 millones de personas que pueden acceder a contenidos digitales a través de bibliotecas, colegios, empresas y organizaciones que ya utilizan las soluciones de Odilo en 42 países, participando en la categoría de entre 9 y 11 años, lo que convierte al estudiante en uno de los mejores lectores del mundo a su edad.

Sobre Odilo:

El “Netflix de la educación” o “Netflix de los libros”, como se conoce popularmente a Odilo, es la primera biblioteca inteligente de contenido digital (libros electrónicos, audiolibros, videos, revistas, cursos, contenido interactivo, etc.) que cuenta con más de 2 millones de títulos provenientes de más de 5.000 proveedores de contenido en 42 idiomas.  Así como de la primera plataforma que utiliza el análisis de datos inteligentes para ayudar a la gestión de los planes lectores y la mejora de los niveles de lectoescritua de los estudiantes.

Odilo está presente en bibliotecas, colegios, empresas, universidades y organizaciones de más de 40 países.

Encuesta sobre la experiencia del uso de libros electrónicos entre estudiantes universitarios

ebplus-rep-image-1031171230c

Academic Student Ebook Experience Survey 2018.  Washington, D.C.: Library Journal, 2018

Texto completo

 

El objetivo de la encuesta sobre la experiencia del uso de libros electrónicos entre estudiantes universitarios era obtener información sobre la experiencia de uso del libro electrónico desde la perspectiva de los usuarios finales. El informe se basa en datos aportados por 306 estudiantes universitarios de Estados Unidos, incluyendo alumnos de pregrado y postgrado. Para ello se identificaron las áreas de estudio que más utilizan libros electrónicos y las circunstancias o características que más influyen en la vida de un estudiante, como la decisión de escoger un libro electrónico en lugar de un libro impreso para llevar a cabo las tareas académicas. Los principales campos de estudio de los encuestados que contestaron a esta investigación fuero Ciencias Sociales (39%), Medicina y Salud (23%), Ciencias naturales (22%) y Literatura Inglesa (21%).

El hallazgo más sorprendente de esta encuesta fue que los estudiantes se sienten relativamente frustrados por las diversas restricciones que imponen las plataformas para imprimir, guardar y descargar libros electrónicos. Sólo el 3% de los estudiantes encuestados afirman que muy a menudo se sienten molestos por las restricciones que imponen las plataformas en los libros electrónicos, mientras que el 19% lo están a menudo, y un tercio (34%) dice que sólo a veces se topa con diversas restricciones, si bien el 38% dice rara vez o nunca.

Pero, entonces, ¿qué importancia tiene para los estudiantes que los libros electrónicos no tengan este tipo de restricciones? el 28% de los encuestados dijeron que es importante que los libros electrónicos de la biblioteca les permitan imprimir, descargar y compartir contenido sin restricciones, mientras que sólo para el 18% dijo que era muy importante. Para el 33%, es algo importante, y no es importante para el 21%.

Los estudiantes generalmente piensan que los libros electrónicos deberían estar libres de restricciones, y aunque prefieren que los ebooks estén libres de restricciones, los siguen usando igual. Sólo el 37% defiende su uso libre de restricciones.  A pesar de todo, los estudiantes dijeron que generalmente necesitan imprimir, guardar o compartir  el contenido del libro electrónico, y más de una cuarta parte no sabía que existen restricciones en los libros electrónicos.

Los estudiantes tienen diferentes requisitos académicos, e incluso personales, y prefieren diferentes medios para diferentes propósitos. Para la investigación o las tareas de clase, ellos tienden a preferir los libros electrónicos en mayor medida que los libros impresos, mientras que para la lectura de una obra clásica para un curso de literatura inglesa, la gran mayoría prefieren los libros impresos. Tres cuartas partes (74%) dicen preferir los libros impresos para la lectura de placer.

Los estudiantes encuentran que los libros impresos son más fáciles de leer que los libros electrónicos, aunque los libros electrónicos son generalmente más fáciles de obtener. Aún así, utilizan la versión electrónica si la versión impresa no está disponible. Por lo general, no utilizan el acceso a los libros electrónicos como excusa para evitar ir a la biblioteca, y por lo general dicen que es más fácil de encontrar una información en un libro electrónico que en uno impreso.

En cuanto a que consideran que es importante que un ebook, lo primero es que tengan las hojas paginadas para usar en las citas, seguido de la capacidad de redimensionar el texto para que se ajuste a la pantalla de cualquier dispositivo que se esté usando para leerlo, y la legibilidad necesaria para leer cómodamente en dispositivos móviles.

Generalmente los estudiantes usan los ordenadores portátiles para acceder a la información, y con menos frecuencia usan ordenadores de escritorio, cuyo uso se está desplazando en favor de dispositivos portátiles. Casi la mitad utilizan a menudo los teléfonos móviles para leer (48%). Sin embargo, las tabletas aún no se están utilizando muy frecuentemente para la lectura de contenidos académicos entre los estudiantes.

Más de la mitad (57%) de los estudiantes usan las bases de datos de la biblioteca siempre o a menudo para sus tareas de clase, en comparación con el 47% que utiliza Google Scholar, el 44% que utiliza revistas electrónicas, y el 37% usa libros impresos. Un tercio de los encuestados (33%) afirma que utilizar siempre o a menudo los libros electrónicos para la investigación, lo que equilibra el porcentaje que dice que los estudiantes raramente o nunca usan ebooks (también el 33%). Aunque el 83% utiliza Google, no es incompatible con el uso de los otros tipos de recursos de información, ya que a veces es simplemente su manera de encontrar esos otros materiales.

Los estudiantes dicen que están usando más libros electrónicos que antes para las tareas académicas: El 52% de los encuestados dijeron que han usado más libros electrónicos durante el último año, el 35% dijo que han usado casi la misma cantidad, y sólo el 13% dijo que han usado menos ebooks.

Los archivos en PDFs son el formato de libro electrónico más utilizado. Nueve de cada diez estudiantes utilizaron archivos en  PDF, comparado con el 19% que usaron libros eb formato ePub (el formato usado para los iBooks de Apple) y el 16% que usa MOBI (el formato usado para los ebooks de Amazon Kindle). Sólo la mitad de los estudiantes dicen que han utilizado HTML, lo que sugiere que no cuentan las páginas web o los libros leídos en línea, como por ejemplo a través de la Búsqueda de libros de Google o del proyecto Gutenberg.org. La preferencia abrumadora por el formato PDF tiene que ver con su capacidad para abrir en una variedad de dispositivos, así como por su facilidad de navegación, búsqueda y marcado.

Tres cuartas partes (74%) de los estudiantes usan un lápiz y papel para tomar notas mientras usan un ebook, mientras que el 51% toma notas en un documento de procesamiento de texto, y el 25% toma notas en un documento impreso de las páginas del libro electrónico.

Amazon.com, con un 80% de las respuestas, encabeza la lista de fuentes donde los estudiantes dicen que obtienen ebooks (no incluidos los libros de texto electrónicos). Los libros electrónicos de Google Books, Apple iBooks, JSTOR y EBSCO  han sido utilizados sólo por el 20% de los encuestados. Sin embargo, sólo el 22% dijo que Amazon.com es su fuente preferida para los libros electrónicos, las razones están en los precios y la selección. JSTOR también fue citado con frecuencia como una de las fuentes preferidas, porque además ofrece revistas y estudios académicos.

 

 

Uso de libros electrónicos universitarios desde la perspectiva del estudiantes

79421043_178454814

 

Tovstiadi, Esta ;  Tingle, Natalia ; Wiersma, Gabrielle  “Academic E-book Usability from the Student’s Perspective, Evidence Based Library and Information Practice (EBLIP) Vol 13 No 4 DOI: 10.18438/eblip29457

Texto completo

Este artículo describe cómo los bibliotecarios comparan sistemáticamente las diferentes plataformas de libros electrónicos para identificar qué características y diseño influyen en la usabilidad y la satisfacción del usuario.PAra ello este estudio empleó pruebas de usabilidad basadas en tareas, incluyendo el protocolo “think-aloud”. Los estudiantes de la Universidad de Colorado en Boulder completaron una serie de tareas típicas para comparar la usabilidad y medir la satisfacción del usuario con libros electrónicos académicos. Para cada título, cinco estudiantes completaron las tareas en tres plataformas de libros electrónicos: la plataforma del editor y dos agregadores. Un total de treinta y cinco estudiantes evaluaron siete títulos en nueve plataformas de libros electrónicos académicos.

El estudio identificó las fortalezas y debilidades de cada plataforma basándose en las experiencias y preferencias de los estudiantes. Las pruebas de usabilidad indicaron que los estudiantes preferían ProQuest Ebook Central a EBSCO y que preferían los agregadores a las plataformas editoriales.

Los bibliotecarios pueden utilizar las expectativas y preferencias de los estudiantes para guiar las decisiones de compra de libros electrónicos. Las preferencias pueden variar según la institución, pero las variaciones en el diseño y la funcionalidad de los libros electrónicos afectan a la capacidad de los estudiantes para completar con éxito las tareas e influyen en su afinidad o satisfacción con una plataforma determinada. Las pruebas de usabilidad son una herramienta útil para medir las expectativas de los usuarios e identificar sus preferencias en cuanto a características, funcionalidad y diseño.