Archivo de la etiqueta: Crisis

La brecha digital y COVID-19: Percepciones de los profesores sobre las desigualdades en el acceso a Internet de los estudiantes y la participación en el aprendizaje remoto

The Digital Divide and COVID-19: Teachers’ Perceptions of Inequities in Students’ Internet Access and Participation in Remote Learning. RAND, 2020

Texto completo

Los investigadores de RAND investigan la relación entre los informes de los maestros sobre el acceso a Internet de sus estudiantes y su interacción con los estudiantes y las familias durante el cierre de escuelas relacionadas con la pandemia de la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19). Estos datos se extrajeron de la Encuesta Estadounidense de Recursos Educativos, que se envió en mayo y junio de 2020 e incluyó preguntas a los maestros sobre su docencia durante el cierre de escuelas como resultado de la pandemia COVID-19.

Las respuestas de los maestros a una pregunta abierta sobre los mayores desafíos educativos durante el cierre de escuelas relacionadas con la pandemia sugieren que su capacidad para comunicarse con los estudiantes y sus familias a menudo se vio limitada por la falta de Internet o tecnologías apropiadas en el hogar de los estudiantes (por ejemplo, dispositivos) .

Solo el 30 por ciento de los maestros en las escuelas de alta pobreza informaron que todos o casi todos sus estudiantes tenían acceso a Internet en el hogar, en comparación con el 83 por ciento de los maestros en las escuelas de baja pobreza.

El porcentaje de maestros que informaron que todos o casi todos sus estudiantes tenían acceso a Internet en el hogar varió mucho según el estado. Los datos sugieren que la pobreza es un gran predictor del acceso a Internet en el hogar y también que, según los informes de los maestros, los estudiantes en hogares de alta pobreza tenían muchas menos probabilidades de tener acceso a Internet en algunos estados en comparación con otros.

Panorama de la educación 2020: por qué los datos son cruciales durante la crisis del COVID-19

Education at a Glance 2020: Why the data is crucial during the COVID-19 crisis. París: OCDE, 2020

Texto completo



Los responsables de la formulación de políticas trabajan para dar una respuesta a la crisis, las estadísticas de educación desempeñarán un papel fundamental a la hora de informar las decisiones, tanto a nivel nacional como internacional. La edición 2020 del informe Education at a Glance proporciona una descripción general completa de los sistemas educativos en los países miembros y socios de la OCDE, incluidos indicadores detallados en todos los niveles de educación, con un enfoque en la educación vocacional en particular. La publicación proporciona un conjunto de datos para consultar y estudiar detenidamente, y arroja luz sobre indicadores importantes que no solo dan forma a la educación, sino que serán fundamentales para monitorear durante y después de la crisis.

Aquí hay seis de esos indicadores para vigilar particularmente de cerca:

1. La proporción del gasto público en educación

2. Movilidad de estudiantes internacionales

3. Desempleo por nivel educativo

4. Tiempo de instrucción

5. Tamaño de la clase

6. La proporción de estudiantes matriculados en programas profesionales

Los científicos encuentran que el virus sigue siendo detectable después de seis días en cuatro materiales comunes de la biblioteca cuando se apilan

Descargar informe

Como parte de la investigación del Proyecto REALM, Battelle ha realizado cuatro estudios de atenuación natural para proporcionar información sobre cuánto tiempo puede sobrevivir el virus en materiales comunes a archivos, bibliotecas y museos. Los estudios se realizaron aplicando el virus virulento del SARS-CoV-2 en cinco materiales mantenidos a temperatura ambiente estándar (68 ° F a 75 ° F) y condiciones de humedad relativa (30 a 50 por ciento). Los materiales de la Prueba 4 incluían los siguientes elementos:

ArticuloTipo de materialUtilizar
Portada del libro de tapa duraPaño de bucaránCubierta de libro de tapa dura
Cubierta de libro de tapa blandaPapel cuchéPortada de bolsillo comercial
Cubierta protectora de plásticoPelícula de poliéster orientada biaxialmenteCapa protectora para libros de tapa dura
Caja de DVDPolipropilenoAlmacenamiento de soportes de DVD y CD
Espuma de polietileno expandidoEspuma de polietileno expandido de 1 pulgadaAlmacenamiento y envío

Según la composición de celulosa porosa de los materiales, los métodos de desinfección líquida pueden no ser adecuados y pueden provocar la degradación del material. Se puede considerar un tiempo de cuarentena más prolongado; o, otros métodos como la aplicación de calor pueden promover una descontaminación más rápida y pueden justificar una mayor investigación. Una revisión de la literatura que estará disponible en octubre de 2020 explora la investigación publicada sobre el efecto del calor, la luz ultravioleta y otros métodos de desinfección. Organizaciones como el Northeast Document Conservation Center han compartido información sobre la desinfección de materiales para archivos, bibliotecas y museos.

Se hace viral una foto de dos niñas sentadas en la acera usando la wifi de la biblioteca para hacer los deberes durante la cuarentena

Viral Photo Shows Two Young Girls Using Taco Bell WiFi to Do School Work

Una foto que muestra a dos niñas sentadas en la acera cercana a la biblioteca de su comunidad para acceder a la wifi gratuita se ha vuelto viral. Se dice que las niñas se conectaban al wifi para hacer sus tareas escolares porque en sus casas no tenían acceso regular a Internet.

La foto ha dado lugar a un debate sobre el acceso desigual a Internet en los Estados Unidos y cómo eso afecta desproporcionadamente a los hogares de bajos ingresos y de minorías. El hecho de no tener acceso regular a la Internet limita seriamente la capacidad de una persona para participar en el mundo, encontrar trabajo y mantenerse informada.

La foto fue tomada en el norte de California. Las dos chicas son aparentemente estudiantes del Distrito Escolar Primario de la Ciudad de Salinas. La “brecha digital”, es real y perpetúa los ciclos de pobreza y falta de oportunidades.

Muchos creen que Internet debería ser un servicio público y gratuito. Puede ser difícil concebir el hecho de que hay estadounidenses que viven sin acceso a Internet a diario. Para muchos, siempre está en nuestro bolsillo gracias a nuestros teléfonos inteligentes. Pero hay muchas personas que no pueden permitirse el acceso a Internet y han dependido de lugares como bibliotecas y cafés, que han estado cerradas durante meses debido a la pandemia de coronavirus, gracias a que los bibliotecarios previeron esta situación y dejaron sus redes conectadas.

Un usuario de Twitter informó que en su biblioteca local, la gente va en coche y se sienta en el aparcamiento sólo para poder usar la WiFi. Es un servicio esencial y, sin embargo, el acceso a él es desigual, y deja atrás a tantos, niños y adultos.

Incorporación de trabajadores sociales a las bibliotecas para conectar mejor los servicios y recursos bibliotecarios con las necesidades de la comunidad

items.[0].image.alt

Local public library looks to hire a social worker to connect community to resources. Por: Whitney MillerPublicado a las 6:56 PM, 31 de agosto de 2020 y actualizado por última vez a las 2:06 AM, 01 de septiembre de 2020

Ver noticia completa

La Biblioteca Pública del Condado de Cincinnati y Hamilton está buscando un nuevo trabajador social para ayudar en sus esfuerzos de conectar al público con los recursos. “El trabajo social en las bibliotecas es un campo en crecimiento en las bibliotecas de todo el país”, dijo David Siders, el coordinador de participación cívica de la biblioteca. “La pobreza generacional, la falta de salarios dignos. La necesidad de viviendas asequibles. Somos muy conscientes de esas cuestiones”.

Siders trabaja diariamente con los miembros de la comunidad, y trabajará junto a la persona que la biblioteca elija como su nuevo trabajador social. Siders dijo que la persona que desarrolle ese papel proporcionará una inestimable ayuda en la búsqueda y ayuda a la gente necesitada. “Creemos en la autodeterminación, por lo que queremos escuchar a la gente y saber de ellos y ayudarles a conectarse con los servicios”, dijo.

El trabajador social de la biblioteca conectará a los miembros de la comunidad con los servicios de agencias externas a la biblioteca, como la Cincinnati Scholar House, un programa que ofrece alojamiento subvencionado para padres solteros inscritos en la educación post-secundaria.

“Tenemos nuestros servicios, nuestros recursos, tenemos nuestro equipo en el lugar”, dijo el director de la Casa de Becas Rainie Moody. “Pero no lo sabemos todo, así que necesitamos conectar mejor con nuestra comunidad. Necesitamos saber como conectarla mejor con nuestros recursos conectar otros recursos”.

El personal del centro de información virtual de la biblioteca ha continuado recibiendo llamadas del público durante la pandemia desde sus casas. “Recibimos cientos de llamadas al día”, dijo Siders. “Intentamos proporcionar una sensación de normalidad a la gente tanto como fue posible con nuevas preguntas sobre el desempleo repentino: ‘¿Cómo me afecta la ley CARES*? ¿cómo solicito el desempleo?'”

*La Ley CARES proporciona una ayuda económica rápida y directa a los trabajadores y familias estadounidenses, a las pequeñas empresas y preserva los puestos de trabajo para las industrias estadounidenses.

Universalizar el acceso a las tecnologías digitales para enfrentar los efectos del COVID-19

Universalizar el acceso a las tecnologías digitales para enfrentar los efectos del COVID-19. Santiago de Chile : Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), 2020

Texto completo

Este Informe Especial es el séptimo de una serie que elabora la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) sobre la evolución y los efectos de la pandemia de COVID-19 en América Latina y el Caribe. En él, se examina el papel clave de las tecnologías digitales en la pandemia provocada por el coronavirus y cómo las brechas de acceso, asequibilidad y velocidad de redes profundizan las desigualdades y vulnerabilidades de la población de la región. Asimismo, se analizan los avances y limitaciones de la digitalización y revisa cómo las soluciones digitales reducen el impacto de las medidas de contención del virus, como la cuarentena y el distanciamiento social. El documento propone, además, medidas en el área de la conectividad y la economía digital para una reactivación inclusiva.

La Biblioteca Pública de Cincinnati lanza un nuevo programa para ayudar a los niños con el aprendizaje remoto

Cincinnati Public Library of Hamilton County launches new program to help CPS kids with remote learning

Ver noticia

La Biblioteca Pública de Cincinnati del condado de Hamilton está interviniendo para ayudar a los estudiantes al brindar una opción de aprendizaje remoto en medio de la pandemia de COVID-19.

A través de un programa llamado  “Homework Help” (Ayuda con las tareas), las familias y los estudiantes obtendrán la ayuda que necesitan del personal de la biblioteca para hacer la transición al aprendizaje remoto.

“Lo que queremos hacer es ayudar a las familias, los niños y los estudiantes a pasar de la forma en que tendríamos el aprendizaje en persona a este nuevo mundo remoto, y eso comienza con asegurarnos de que puedan conectarse a su dispositivo y a cualquier plataforma que su escuela este eusando”, dijo la directora de la biblioteca Paula Brehm-Heeger.

A partir del lunes, los estudiantes podrán venir a la biblioteca por espacios de tiempo de dos horas a partir de las 10 am hasta que la biblioteca cierre a las 6 pm.

Los miembros del personal de la biblioteca que se especializan en tecnología estarán disponibles para ayudar a apoyar a las familias.

Hace 5 meses, era bibliotecaria. Ahora soy rastreadora de contactos.

'5 Months Ago, I Was A Librarian. Now I’m A Contact Tracer.'

‘5 Months Ago, I Was A Librarian. Now I’m A Contact Tracer.’ “I got hung up on twice in my first shift.” by shawna sherman, aug 19, 2020

Texto completo

Trabajo como bibliotecaria en la Biblioteca Pública de San Francisco, y recuerdo haber tenido una conversación en el mostrador de referencia de la biblioteca, diciendo algo como: “El SARS realmente no vino aquí, y el ébola tampoco”. Pero luego las cosas empezaron a cerrarse; la biblioteca cerró y todos los empleados fueron suspendidos con sueldo en marzo.

Como empleado de la ciudad, también soy un trabajador del servicio de desastres, lo que significa que pueden llamarme para cualquier trabajo cuando la ciudad declare una emergencia. Sin embargo, siempre esperé que sería por algo así como un terremoto, no una pandemia.

Desde el 14 de abril, recibí un correo electrónico del departamento de recursos humanos de la biblioteca sobre el trabajo de los servicios de desastres, pidiendo voluntarios para trabajar como rastreadores de contratos y entrevistar a las personas que han estado en estrecho contacto con los casos confirmados positivos de COVID-19. Durante las llamadas, tendría que averiguar cosas como cómo se siente la gente, si están experimentando algún síntoma, y si tienen alguna condición de salud subyacente que los pondría en riesgo de una enfermedad más severa si contrataran a COVID-19. También los animaría a que se hicieran una prueba.

No estaba muy familiarizada con el rastreo de contactos, pero me entusiasmó la idea porque parecía una buena manera de ayudar durante esta crisis. Además, había estado sin hacer nada mucho tiempo desde que me dieron de baja, y sólo quería hacer algo para ayudar.

Durante las dos semanas siguientes asistí a un curso de formación sobre rastreo de contactos, aprendí la logística y también “seguí” a una rastreadora de contactos en Zoom mientras hacía una llamadas. Durante esa llamada, la mujer del otro lado mencionó que había tenido un tumor cerebral, así que el rastreador de contactos tuvo que salirse un poco del guión; mostró compasión por la mujer, pero mantuvo la entrevista al mismo tiempo. Recuerdo que pensé: “Vaya, esto es complicado”. También me di cuenta de que esta experimentada rastreadora de contactos seguía averiguando cosas sobre la marcha, y me ayudó saber que todos estábamos en el mismo barco, haciéndolo lo mejor que podíamos.

El primer día, respiré profundamente antes de marcar, y cuando la mujer contestó, le dije que era la primera vez que llamaba a alguien. Entonces trabajé con el guión que tenía, diciéndole: “Se le llama porque se le ha identificado como un contacto cercano a una persona con una infección de coronavirus confirmada”.

Es difícil decir esto e intentar que suene agradable. Esta mujer estuvo expuesta en el lugar de trabajo y no sabía quién era, cuando eso sucede, no puedo decirles quién tenía COVID-19 o incluso cuando pueden haber estado en contacto con esa persona por razones de privacidad, así que la mujer del otro lado de la línea comenzó a sentirse un poco incómoda. Pero la convencí de que respondiera a mis preguntas. Entonces, a los 15 o 20 minutos, oí una voz masculina en el fondo que decía: “No suena profesional”. Cuelga.” Así que me colgó.

Me sentí horrible, y pensé que tal vez debería dejarlo. Además, ese mismo día, alguien más me colgó. Esta vez, fue antes de que tuviera la oportunidad de identificarme completamente. Así que le envié un mensaje de texto al hombre, esperando que si sabía quién llamaba, cogiera el teléfono. Habló conmigo durante unos cinco minutos pero dijo que lo estaba poniendo nervioso y volvió a colgar.

Ese primer día fue duro. Creo que había reprimido algunas emociones sobre lo estresante que son estos tiempos, y todo mi estrés pandémico salió a la luz esa noche.

Pero la experiencia también me hizo pensar en cómo esto realmente no tenía que ver conmigo y lo que estaba sintiendo. Entiendo perfectamente que la gente se sienta nerviosa cuando recibe una llamada como estas: Es la primera vez que escuchan algo sobre su posible infección, y es aterrador.

Así que traté de pensar en cómo me sentiría si estuviera en su posición, y seguí adelante. A veces la gente está lista y dispuesta a compartir información conmigo, y a veces no; de cualquier manera trato de ser empática con la gente. Aunque, la mayoría de la gente está dispuesta a hablar conmigo y yo estoy feliz de ayudar a la comunidad.

Durante una llamada, hablé con un hombre que sabía que su esposa había estado expuesta, y me impresionó mucho su sistema de aislamiento. Describió cómo su esposa estaba en un cuarto trasero con su propio baño que había sellado con algún tipo de plástico sobre la puerta, con una pequeña ranura para la comida. Tenía máscaras y artículos de limpieza y fue tan cooperativo con mis preguntas. Fue muy agradable hablar con alguien que estaba receptivo y listo para hacer lo que fuera necesario para detener la propagación.

Cada situación es diferente, y la gente procesa las noticias que les doy de forma diferente. Hablé con una mujer que parecia como si estuviera muy, muy enferma, presumiblemente con COVID-19, estaba tosiendo. Me di cuenta de que no se sentía bien, y me sentí culpable por seguir adelante con la llamada.

En otra ocasión, hablé con una mujer cuyo marido estaba en el hospital con COVID-19. No podía verlo y estaba preocupada por él. También tenía miedo de no haber hecho lo suficiente para cuidarlo. Estuvimos al teléfono durante 30 o 40 minutos, y ella estaba llorando. Me di cuenta de que era una mujer muy afectuosa, y le dije que sentía lo de su marido, y que ella había hecho todo lo posible.

Al mismo tiempo, todavía tenía que hacerle preguntas que necesitaba que me respondiera para la entrevista de localización de contactos, como por ejemplo sobre su propia salud y situación, si tenía acceso a cosas como comida y artículos de limpieza. Eso fue difícil. Pasé su información de contacto a otro equipo, así que no estoy segura de lo que pasó con ella y su marido. Siempre pienso en esa llamada de principios de mayo.

Ahora dirijo un equipo de rastreadores de contratos, lo que significa que ya no hago llamadas de rastreo de contactos y en su lugar dirijo un equipo de rastreadores durante cada turno. Pero antes de eso, normalmente trabajaba en turnos de cuatro horas tres o cuatro veces a la semana, y hablaba con hasta cinco personas por llamada.

Una persona con COVID-19 puede multiplicarse en 30 personas actuando muy rápidamente. Definitivamente soy más consciente de lo importante que es la distancia social, usar máscaras y lavarme las manos.

Una de las mayores lecciones que he aprendido a través del rastreo de contactos es que el virus afecta a todos por igual, todos podríamos morir por su causa, y eso habla de nuestra humanidad. Pero también he visto claramente cómo nuestro sistema económico nos daña desproporcionadamente.

Estuve en una reunión virtual con el distrito escolar de mi hija y otros padres para ayudar a decidir qué pasará con su escuela secundaria, y la gente decía que esta pandemia es muy peligrosa, aunque es precioso que los niños vuelvan a la escuela. Y pensé: “No. No es exagerado”.

Vivo en un lugar con casas unifamiliares, donde la gente puede refugiarse en la casa con bastante facilidad. La mayoría de estas personas probablemente tienen trabajos que les permite trabajar desde casa.

Hay gente que definitivamente lo tiene mucho peor, especialmente aquellos que tienen que salir y hacer trabajos esenciales. Mucha gente con la que mi equipo habla nos dice que no pueden quedarse en casa porque necesitan trabajar para pagar el alquiler, o para mantener a su familia.

Soy un ascendente de Libra, por lo que siempre he tratado de ver todos puntos de vista de un asunto, así que creo que eso me hizo un poco escéptica al principio de lo real que era esta pandemia. Pero definitivamente es real, y está entre nosotros.

Como bibliotecaria, mi trabajo es conectar a la gente con la información, por lo que trabajar como rastreadora de contratos es perfecto debido a mis habilidades. Me alegra contribuir, y me enorgullece ser parte de un esfuerzo para detener la propagación de un virus que está demostrando ser muy contagioso. Echo de menos ser bibliotecaria. Estoy seguro de a todos quisiéramos que la vida volviera a la normalidad. Me bibliotecaria para poder servir a la comunidad y ayudar a la gente. Esto es sólo una extensión de eso.

Reconectando … después de reapertura de las bibliotecas

 

reclosing-new-albany

Una usuaria recoge sus reservas en la ventanilla para autos en la sucursal de New Albany de la Biblioteca Metropolitana de Columbus (Ohio).

 

Reopening Libraries prioritize worker and patron safety amid shifting recommendations. American Libraries by Emily Udell | August 4, 2020

Ver completo

 

Las bibliotecas dan prioridad a la seguridad de los trabajadores y los usuarios en medio de recomendaciones cambiantes.

Desde configurar rápidamente un servicio en la acera hasta descubrir la programación virtual, las bibliotecas de todo el país han tenido que luchar para reaccionar a las realidades siempre cambiantes de la pandemia de coronavirus, todo mientras intentan mantener seguros al personal y a los usuarios. Algunas bibliotecas que han reabierto después de cerrar en las primeras etapas de la crisis global se han visto obligadas a cerrar de nuevo, temporalmente o por un período más largo, por razones que van desde miembros del personal que dan positivo hasta clientes que desobedecen las medidas de seguridad.

Las sucursales están abiertas para la recogida en la acera y un servicio limitado que permite visitas de 30 minutos con una capacidad del 25% para cada ubicación. Si un empleado del lugar muestra síntomas o está expuesto al virus, la sucursal se cierra durante 24 horas como medida de precaución.

 

Nueva Orleans lanzará ‘centros comunitarios de aprendizaje’ en bibliotecas y centros recreativos para ayudar a los estudiantes sin acceso a Internet

 

16159760_web1_190401-sfe-schoolsuper

 

New Orleans will launch ‘community learning hubs’ at libraries, rec centers to help students without internet access by MARTA JEWSONAUGUST. The Lens 5, 2020

Ver noticia

 

Mientras los estudiantes de Nueva Orleans se preparan para comenzar el año escolar de forma remota, la ciudad se prepara para utilizar las bibliotecas públicas y las instalaciones recreativas para albergar “centros de aprendizaje comunitario” donde los niños en edad escolar pueden acceder a Internet en un entorno tranquilo y supervisado para el aprendizaje virtual.

La “brecha digital”, la brecha entre quienes tienen y no tienen acceso a la tecnología e Internet, sigue siendo una gran preocupación entre los funcionarios públicos de la ciudad. La idea fue impulsada por la decisión del distrito de Escuelas Públicas de NOLA.

Los “centros de aprendizaje” tendrán como objetivo servir a los estudiantes que carecen de acceso a Internet en el hogar, que no cuentan con la supervisión de un adulto durante el día o que tienen un ambiente en el hogar que podría distraer la atención de las tareas escolares.

En todo el país, pequeños grupos de padres han contratado colectivamente maestros o niñeras, formando lo que se llama “grupos pandémicos”, para supervisar y enseñar a los niños en edad escolar durante el día. Los centros de aprendizaje parecen tener la intención de poner algo similar a disposición de las familias que quizás no puedan pagarlo.

Actualmente, la ciudad planea abrir de tres a cuatro “centros” para niños entre las edades de 6 y 18 a partir del 17 de agosto. Las ubicaciones aún no se han anunciado y no está claro cuánto tiempo permanecerán abiertas. Pero la cantidad de sitios podría aumentar si hay demanda.

Los centros de aprendizaje basados ​​en la biblioteca estarán abiertos para aquellos que aún no tengan acceso a Internet o para los estudiantes que necesiten un lugar tranquilo y supervisado para trabajar.