Archivo de la etiqueta: Estados Unidos

Las mujeres visitan las bibliotecas casi el doble de veces que los hombres

ipes

 

A pesar de la proliferación de actividades digitales en las últimas dos décadas, incluidos los libros digitales, podcasts, servicios de entretenimiento en línea y juegos, las bibliotecas se han mantenido como un lugar que los estadounidenses visitan cada mes. Ya sea porque ofrecen servicios como Wi-Fi gratuito, alquiler de películas o actividades para niños, las bibliotecas son los lugares culturales y de ocio que más utilizadas por adultos jóvenes, mujeres y residentes de hogares de bajos ingresos.

 

Con datos recogidos a través de una encuesta sobre hábitos de consumo cultural llevada a cabo por Gallup entre el 2 al 15 de diciembre de 2019,  visitar la biblioteca sigue siendo la actividad cultural más común en la que participan los estadounidenses. El promedio de visitas a la biblioteca es de 10.5 veces según lo que dicen los adultos estadounidenses en 2019 supera su participación en otras ocho actividades de ocio comunes. Curiosamente, las mujeres visitan las bibliotecas casi el doble de veces que los hombres.

Los estadounidenses dicen asistir una media de cuatro veces al año a espectáculos de música en vivo, eventos teatrales y parques nacionales o históricos.  VIsitan museos y casinos de juego 2.5 veces al año. Acuden a parques de atracciones o temáticos 1.5 veces y a zoológicos 0.9) que son las actividades menos comunes entre sus preferencias culturales.

Los hombres y las mujeres informan que realizan la mayoría de las actividades aproximadamente al mismo ritmo, pero hay algunas diferencias clave:

  • Las mujeres informan que visitan la biblioteca casi el doble de veces que los hombres, 13.4 y 7.5 visitas respectivamente.
  • Los hombres tienen más probabilidades que las mujeres de visitar casinos, asistir a eventos deportivos y visitar parques nacionales o históricos.

Además, en casi todas las medidas, las tasas de actividad promedio más altas se encuentran entre el grupo de edad de 30 a 49 años, mientras que las más bajas se encuentran entre los 65 y mayores.

La actividad de los adultos de mediana edad es particularmente superior en términos de asistencia a eventos deportivos en vivo. Su asistencia promedio fue de 7.4 eventos durante el año, más del doble que la de los más jóvenes y superando a los adultos mayores en más de tres visitas. Esto tiene que ver también con una mayor estabilidad financiera.

También, los adultos estadounidenses de 18 a 29 años visitan la biblioteca mucho más que todos los grupos de mayor edad.

En general, los estadounidenses que viven en hogares de altos ingresos informan que realizan más actividades, mientras que los estadounidenses en hogares de bajos ingresos son los que menos participan. Por el contrario, la biblioteca, que es gratuita y ofrece una variedad de servicios que incluyen WiFi, es visitada principalmente por adultos en hogares de bajos ingresos y menos por adultos en hogares de altos ingresos.

En el caso de hogares con niños, los adultos con niños en su hogar asisten a eventos deportivos en vivo y van al cine aproximadamente dos veces o más que los adultos que no tienen hijos. Mientras que los adultos que no tienen hijos en su hogar asisten a espectåculos de música en vivo o eventos teatrales con más de frecuencia que los adultos que tienen niños en sus hogares.

Muchos son los factores que determinan cómo los estadounidenses pasan su tiempo libre, los medios financieros y la edad son casi determinantes. Pero los intereses personales de uno también influyen en tales decisiones, que pueden tener lugar en actividades que muestran diferencias de género significativas, como es el hecho de asociarse a un club de lectura en la biblioteca local, donde predominan las mujeres, o a las actividades que son más populares en ciertas partes del país.

Cazadores de información: cuando bibliotecarios, soldados y espías se unieron en Europa en la Segunda Guerra Mundial

 

2019-12-11_12-45-44

Peis Kathy. Information Hunters: when Librarians, Soldiers, and Spies Banded Together in World War II Europe. Oxford: Oxford University Press, 2019

Adquirir

Si bien los ejércitos se han apoderado de los registros enemigos y textos raros como botín a lo largo de la historia, fue solo durante la Segunda Guerra Mundial que un grupo poco probable de bibliotecarios, archiveros y académicos viajaron al extranjero para recolectar libros y documentos para ayudar a la causa militar. Estimulados por los acontecimientos de la guerra para adquirir y preservar la palabra escrita, así como para proporcionar información crítica con fines de inteligencia, estos civiles estadounidenses emprendieron misiones para recopilar publicaciones e información extranjeras en toda Europa. Viajaron a ciudades neutrales en busca de textos enemigos, siguieron un paso detrás de los ejércitos que avanzaban para capturar registros y confiscaron obras nazis de librerías y escuelas. Cuando terminó la guerra, encontraron colecciones saqueadas escondidas en bodegas y cuevas. Su misión era documentar, explotar, preservar y restituir estas obras.

En este relato fascinante, la historiadora cultural Kathy Peiss revela cómo la recolección de libros y documentos se convirtió en parte del nuevo aparato de inteligencia y seguridad nacional, planificación militar y reconstrucción de posguerra. Centrándose en los estadounidenses que llevaron a cabo estas misiones, muestra cómo tomaron decisiones sobre el terreno para adquirir fuentes que serían útiles en la zona de guerra, como en el frente interno.

Estas misiones de recolección también impulsaron las ambiciones de posguerra de las bibliotecas de investigación estadounidenses, ofreciéndoles la oportunidad de convertirse en grandes depósitos internacionales de informes científicos, literatura y fuentes históricas. Su trabajo en tiempos de guerra no solo tuvo implicaciones duraderas para las instituciones académicas, la formulación de políticas exteriores y la seguridad nacional, sino que también condujo al desarrollo de las herramientas esenciales de ciencia de la información de hoy.

Las publicaciones se remontan a las décadas de 1930 y 1940, algunas incluso antes. Escritos en muchos idiomas, incluyen todo, desde documentos del gobierno y periódicos hasta panfletos clandestinos y ficción barata. Después de la Segunda Guerra Mundial, dos millones de libros y publicaciones periódicas extranjeras llegaron a la Biblioteca del Congreso y a las principales bibliotecas de investigación estadounidenses. Otros 160.000 volúmenes saqueados de judíos europeos se dirigieron a seminarios judíos y otros depósitos en Estados Unidos. Miles de carretes de microfilm llenos de publicaciones periódicas enemigas y otros materiales, una vez estudiados ávidamente por funcionarios del gobierno de Estados Unidos, están ahora dispersos, sin catalogar, e incluso en subasta en Internet. Rara vez los catálogos de las bibliotecas ofrecen a los lectores una manera de descubrir los orígenes de estas obras. Sólo un sello, un librero, una etiqueta o una anotación escrita a mano aluden a sus viajes. Estos son los vestigios de un esfuerzo estadounidense sin precedentes para adquirir publicaciones e información extranjeras durante la Segunda Guerra Mundial y en el período inmediatamente posterior.

Al inicio de este conflicto devastador, nadie podía prever que el coleccionismo de libros -el dominio de los bibliógrafos y los bibliófilos- se convertiría en un compromiso gubernamental. Al final, las habilidades, la experiencia y las aspiraciones de los bibliotecarios y coleccionistas se alinearon con los objetivos militares y políticos estadounidenses. Los participantes llevaban consigo un fuerte compromiso de ganar la guerra, sentían repugnancia contra el régimen nazi y compartían la confianza de que Estados Unidos rescataría la civilización en peligro. Sin embargo, en la base de este sentido de propósito nacional se encontraban preguntas incómodas sobre la ética de la adquisición, los derechos de los vencedores, la relación entre la lectura y la libertad, y la justicia de la restitución.

¿Por qué el coleccionismo llegó a ser tan importante en la lucha americana de la Segunda Guerra Mundial? La respuesta está en la naturaleza misma de los libros y de los textos impresos, y en el carácter particular de la guerra. Los libros sirven a los lectores de muchas maneras diferentes: como fuentes de información útil, como formas de comunicación y como manifestaciones materiales del conocimiento y la tradición cultural. En una guerra total, estos atributos generales se convirtieron en terrenos de batalla. Para luchar contra el enemigo se requería la movilización de conocimientos, lo que produjo un compromiso arrollador con la recopilación de inteligencia, incluida la inteligencia de “código abierto” recogida en las publicaciones. También exigía confrontaciones ideológicas que contrastaban fuertemente la libertad y el fascismo; los libros alemanes y otros medios de comunicación eran vistos como portadores de propaganda nazi que debían ser eliminados. El asalto de la guerra moderna a la vida civil también provocó una nueva atención a la preservación de libros y otros materiales culturales.

La idea de que las fuentes abiertas proporcionarían la información necesaria para ganar la guerra era una idea fascinante, no necesariamente evidente. A diferencia de la interceptación y el análisis de mensajes codificados (inteligencia de señales), las publicaciones estaban abiertamente disponibles y a menudo no eran oportunas. Sin embargo, en el transcurso de la guerra, las publicaciones se transmutaron en información valiosa -indicada, irónicamente, por el hecho de que se convirtieron en información clasificada-, fueron retiradas del acceso público y a menudo permanecieron en secreto mucho tiempo después de terminada la guerra. En el proceso, bibliotecarios y académicos se convirtieron en improbables agentes de inteligencia, que aplicaron sus conocimientos profesionales a la guerra clandestina y al gran esfuerzo por derrotar al Eje.

“Este libro surgió de un descubrimiento casual durante un homenaje en línea a un tío que nunca conocí. Reuben Peiss había sido bibliotecario en Harvard cuando comenzó la Segunda Guerra Mundial, y como muchos fue reclutado en la Oficina de Servicios Estratégicos, la primera agencia de inteligencia de la nación. Como agente de campo con sede en Lisboa y Berna, desarrolló una red de libreros y particulares para adquirir publicaciones oportunas para el análisis de inteligencia. Cuando los Aliados entraron en Alemania, trabajó con equipos de recolección de documentos para descubrir registros de crímenes de guerra, alijos de propaganda nazi y colecciones de libros enterrados en cuevas y minas. Después de la guerra, dirigió una misión en el extranjero de la Biblioteca del Congreso para adquirir obras publicadas en la Alemania de la época de la guerra y en los países ocupados para las bibliotecas de investigación estadounidenses. Cuando regresó, trabajó en el Departamento de Estado y enseñó en la escuela de la biblioteca de la Universidad de California, Berkeley. Plagado de enfermedades crónicas, vivió una corta vida, muriendo en 1952 a la edad de cuarenta años.”

Más de una cuarta parte de los adultos estadounidenses no no leyeron ningún un libro el pasado año

 

leer08

 

Más de una cuarta parte de los adultos estadounidenses dicen que no han leído un libro, ni en su totalidad ni en parte, ni en forma impresa o electrónica, en el último año. entre los factores de no lectura está el nivel de estudios, ingresos y procedencia.

 

Según una encuesta de Pew Research, el 27% por ciento de los adultos estadounidenses dicen que no han leído ningún libro en los últimos doce meses, frente a 19 por ciento que lo dijo en 2011.

La investigación muestra que las personas que son menos inclinadas a leer libros se dividen en varias categorías.

  • Según los hallazgos, el 44% de los adultos que tienen un diploma de secundaria o menos son mucho más propensos que los que tienen un título universitario o avanzado a informar que no leen libros en ningún formato.
  • Los adultos con niveles de educación más bajos también están entre los menos dados a tener teléfonos inteligentes, dispositivos que experimentaron un aumento sustancial en el uso para leer libros electrónicos entre 2011 y 2016.
  • Aquellos “cuyo ingreso familiar anual es de 30,000$ o menos son más propensos que los que viven en hogares que ganan 75,000$ o más al año a ser lectores no registrados (36% frente a 14%)”
  • Mientras tanto, el 40 por ciento de los hispanos y el 33% de los afroamericanos son más inclinados que los blancos – 22 por ciento – a informar no haber leído un libro en el último año.
  • Pero hay diferencias entre los hispanos nacidos dentro y fuera de los Estados Unidos: El 56% de los hispanos nacidos en el extranjero reportan no haber leído un libro, comparado con el 27% de los hispanos nacidos dentro del país.

 

 

 

 

Los libros impresos siguen siendo el formato más popular para la lectura

Headphones & books

Perrin, Andrew. One-in-five Americans now listen to audiobooks. Pew Research Centre, sept 2019

Ver completo

 

Según una encuesta del Pew Research Center realizada del 8 de enero al 7 de febrero de 2019. Los libros impresos siguen siendo el formato más popular para la lectura, con un 65% de los adultos diciendo que habían leído al menos un libro impreso el año anterior a la encuesta.

Aproximadamente siete de cada diez adultos estadounidenses (72%) dicen que han leído un libro en los últimos 12 meses en cualquier formato, una cifra que ha permanecido prácticamente inalterada desde 2012. En cuanto a los formatos los porcentajes de lectores de libros impresos y electrónicos son similares a los de una encuesta de Pew Research realizada en 2016, ha habido un aumento en el porcentaje de estadounidenses que informan haber escuchado audiolibros, del 14% al 20%.

A pesar de cierto crecimiento en ciertos formatos digitales, sigue siendo cierto que relativamente pocos estadounidenses sólo consumen libros digitales (que incluyen audiolibros y libros electrónicos) con exclusión de los impresos. Alrededor del 37% de los estadounidenses dicen que sólo leen libros impresos, mientras que el 28% lee en estos formatos digitales y también lee libros impresos. Sólo el 7% de los estadounidenses dicen que sólo leen libros en formato digital y que no han leído ningún libro impreso en los últimos 12 meses. Aproximadamente un cuarto de los estadounidenses no han leído un libro en ningún formato en el último año.

ft_19.09.24_bookreading_2

 

Las diferencias demográficas en la lectura de libros en 2019 son similares a los patrones observados en encuestas anteriores. Por ejemplo, los adultos con una licenciatura o un título superior tienen más probabilidades de ser lectores de libros que aquellos que sólo han asistido a algunas universidades, graduados de secundaria y aquellos con menos nivel de una educación Y los adultos de 18 a 29 años son más dados a leer libros que los de 65 años o más. Al mismo tiempo, algunos grupos tienen más o menos probabilidades de leer libros en ciertos formatos que en 2018.

 

Derecho de autor: casos y materiales

6930a19943da19d917508d23eeb3c83e

 

Fromer,Jeanne C. ; Sprigman, Christopher Jon. Copyright Law: Cases and Materials. Unglue it, 2019

Texto completo

 

Algunos estudiantes de derecho llegan a la materia de derecho de autor con al menos una comprensión básica de lo que es el derecho de autor y de lo que es. Pero para muchos otros, el derecho de autor ha sido, y es en este momento, un tema del que quizás han oído hablar, pero que no han analizado demasiado a fondo. Cualquiera que sea el nivel de conocimiento que tenga sobre los derechos de autor en este momento, al final de este libro obtendrá una base firme en los fundamentos de la ley de derechos de autor de los Estados Unidos.

Jeanne C. Fromer es profesora de la Facultad de Derecho de la Universidad de Nueva York y codirectora del Engelberg Center on Innovation Law and Policy.

Christopher Jon Sprigman es profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad de Nueva York y codirector del Engelberg Center on Innovation Law and Policy.

Una revisión de los datos de la encuesta de bibliotecas públicas estatales

 

v-7b

Measures that Matter Publishes Report on Action Step 2.1 “Review State Added Data Elements”. Lexington, KY: COSLA, 2019

Texto completo

 

La Public Libraries Survey (PLS) examina cuándo, dónde y cómo están cambiando los servicios bibliotecarios para satisfacer las necesidades del público. Estos datos, suministrados anualmente por las bibliotecas públicas de todo el país, proporcionan información que los responsables políticos y los profesionales pueden utilizar para tomar decisiones informadas sobre el apoyo y la gestión estratégica de las bibliotecas.

La iniciativa Measures that Matter, dirigida conjuntamente por COSLA y el Instituto de Servicios de Museos y Bibliotecas (IMLS), tiene por objeto abordar los problemas que plantea la recopilación de datos para las bibliotecas públicas de todo el territorio de los Estados Unidos. Cada año fiscal, las Agencias Estatales de Bibliotecas recopilan y reportan datos a IMLS en sus sistemas de bibliotecas individuales. Los organismos aprovechan la oportunidad que les brinda este ciclo nacional de presentación de informes para incorporar también en el proceso de recopilación sus propias consultas desarrolladas a nivel local, recopilando simultáneamente elementos de datos a nivel federal y estatal a través de un cuestionario.

Este mes Chief Officers of State Library Agencies (COSLA) dieron paso a una revisión sistemática de las encuestas actuales de las bibliotecas públicas estatales, así como la recolección de datos y las prácticas de presentación de informes de los estados, serán útiles para una amplia gama de bibliotecas. El propósito de Measures that Matter Publishes Report on Action Step 2.1 es (1) identificar elementos de datos desarrollados localmente más allá de las preguntas federales de IMLS y (2) categorizar estas preguntas y utilizarlas para identificar nuevas o mejoradas investigaciones nacionales y/o estatales

 

 

informe IMLS de la encuesta sobre bibliotecas públicas de Estados Unidos 2016 (2019)

 

2019-06-05_16-22-43

 Public Libraries of the United States Survey: Fiscal Tear 2016. Washington: IMLS, 2019

Texto completo

El informe de la encuesta de bibliotecas públicas, publicado hoy por Institute of Museum and Library Services (IMLS), proporciona una instantánea anual del uso de las bibliotecas públicas, la salud financiera, el personal y los recursos en el año fiscal 2016.

Cada año desde 1988, Public Libraries of the United States Survey proporciona un censo nacional de las bibliotecas públicas de los Estados Unidos. Los datos se recopilan de aproximadamente 9.000 sistemas de bibliotecas públicas que comprenden más de 17.000 bibliotecas individuales, sucursales de bibliotecas y bibliobuses en los 50 estados, el Distrito de Columbia y los territorios de los Estados Unidos.

fy16pls-annual-report-news-figure-1

Los aspectos más destacados del informe incluyen:

  • Más de 171 millones de usuarios registrados, que representan más de la mitad de los casi 311 millones de estadounidenses que viven en un área de servicio de bibliotecas públicas, visitaron las bibliotecas públicas más de 1.350 millones de veces en 2016.
  • Las bibliotecas públicas ofrecieron medio millón más de programas en 2016 que en 2015; 113 millones de personas asistieron a 5,2 millones de programas en 2016.
  • El número de materiales electrónicos disponibles a través de las bibliotecas públicas, incluyendo audio, video y libros electrónicos, continuó creciendo en 2016, y las bibliotecas públicas prestaron más de 391 millones de libros electrónicos a sus usuarios en los Estados Unidos.
  • El informe muestra cómo las bibliotecas públicas están respondiendo a las necesidades de la comunidad ofreciendo una combinación de servicios, así como adaptándose a los cambios económicos y presupuestarios

 

IMLS también ha publicado Library Search and Compare (Búsqueda y comparación de bibliotecas), que se basa en datos Public Library Systems (PLS) y se diseñó de forma iterativa sobre la base de pruebas de usuario. Esta herramienta interactiva facilita a los usuarios el acceso al tipo de información bibliotecaria que necesitan, permitiendo a las bibliotecas comparar sus colecciones, recursos y servicios con sus colegas y buscar información clave sobre la elegibilidad para los programas federales, como el código FSCS.