Archivo de la etiqueta: España

Código de Buenas Prácticas Científicas del CSIC

Código de Buenas Prácticas Científicas del CSIC. Ed. rev. 2021. Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 2021

Texto completo

El objeto del presente Código es pautar el desarrollo de la actividad científica en sus distintas facetas y dimensiones, orientar el ejercicio del liderazgo, las colaboraciones científicas y el proceso de creación, protección, evaluación y difusión de resultados, con el fin último de asegurar la calidad de la investigación del CSIC y prevenir conductas inadecuadas. Su contenido es aplicable a toda la investigación del CSIC, y los valores y conductas que promueve trascienden el ámbito de la legalidad, contribuyendo, sin embargo, a su desarrollo e implementación.

El Código de Buenas Prácticas Científicas del CSIC alcanza a todo su personal investigador, incluido aquel en formación y el que desempeña funciones conexas a la investigación —personal técnico y de apoyo—, con independencia de la naturaleza del vínculo con el CSIC y de su carácter fijo o temporal, sin perjuicio de su sujeción a la normativa sobre incompatibilidades del personal al servicio de las Administraciones Públicas y demás normativas aplicables. Asimismo, este Código es también de aplicación al personal ajeno a la Institución, incluido el personal en prácticas o formación que realice actividad científica en el CSIC.

En el desenvolvimiento de las funciones inherentes a sus ámbitos competenciales, los órganos directivos institucionales deben promover el cumplimiento de lo dispuesto en este documento. Igualmente, el personal gestor de la investigación debe coadyuvar a dicho cumplimiento.

El Comité de Ética del CSIC no es el órgano competente para el tratamiento del acoso laboral ni del acoso sexual o por razón de sexo. Los temas de acoso laboral corresponden al Área de Prevención de Riesgos Laborales del CSIC, mientras que los temas de acoso sexual son competencia de la Secretaría General Adjunta de Recursos Humanos del CSIC, con protocolos de actuación muy detallados, disponibles para todo el personal del CSIC en los apartados correspondientes de la web institucional.

Competencias digitales y colectivos en riesgo de exclusión social en España. Determinantes en el contexto de la COVID-19.

Competencias digitales y colectivos en riesgo de exclusión social en España. Determinantes en el contexto de la COVID-19. Madrid: Fundación COTEC e Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas – IVIE, 2021

Texto completo

Este estudio es un documento imprescindible en el contexto actual. El trabajo busca identificar a los colectivos con mayor riesgo de quedar excluidos de la economía y la sociedad digital en España. Las comunidades autónomas con mayor renta media por habitante concentran también los mayores niveles en cuanto a habilidades digitales de la población. El 60% de los españoles posee al menos habilidades digitales básicas, un patrón similar al del promedio europeo. Por encima quedan los territorios más ricos, como Madrid (67,4%), Cataluña (67,2%), Navarra (61,7%) y País Vasco (61,5%); por debajo, con hasta 15 puntos porcentuales (p.p.) de diferencia, aparecen territorios cuyo PIB por habitante está por debajo de la media nacional, como Galicia (52,1%), Cantabria (54,8%) o Murcia (55,1%). Son datos de este estudio que hemos elaborado en colaboración con el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE) y presentado en el marco del Mobile World Congress de Barcelona (MWC).

Usos y actitudes de consumo de contenidos digitales en España 2021

Usos y actitudes de consumo de contenidos digitales en España 2021. Madrid: ONTSI, 2021

Texto completo

El Observatorio Nacional de Tecnología y Sociedad (ONTSI) publica una nueva edición del estudio sobre uso y actitudes sobre contenidos digitales en España. El informe recoge las principales tendencias de los hábitos de consumo de contenidos digitales en 2021 y su evolución en los últimos cinco años.

La principal conclusión es que el uso y consumo de contenidos se ha normalizado y generalizado entre la población española, de tal manera que la casi totalidad de la población consume al menos un tipo de contenido digital. El consumo ha crecido sustancialmente desde el anterior estudio de 2016, afectando a todos los tipos de contenidos analizados.

El mayor incremento se produce en el uso de películas y series. Pasando de 59,5% en 2016 a 80,3% en 2021. Pero el caso más destacable lo protagonizan los contenidos formativos y educativos que se instaura como uno de los tipos de contenidos más utilizados por las personas entre 16 y 74 años.

Solo un 6,7% de la población mayor de 14 años no ha utilizado contenidos digitales durante el último año, una cuarta parte de los cuales dicen no usarlos por la dificultad en su uso.

El estudio analiza el impacto que la pandemia ha producido en el consumo de los contenidos digitales, mostrando como el 39% de la población aumentó su frecuencia de consumo durante la pandemia y en la actualidad consume más que antes de la pandemia. Este incremento ha quedado patente sobre todo en el uso de películas, series y contenidos formativos.

Otro fenómeno analizado es el relacionado con el pago por disfrutar de los contenidos digitales. El estudio muestra que se ha incrementado de forma considerable la proporción de personas que pagan por ver contenidos, pasando del 32,1% en 2016 al 59,5% en la actualidad.

También se analiza el impacto que tienen las nuevas tecnologías en el bienestar de la población. Se aprecia que las nuevas tecnologías han servido para confortar a las personas durante la pandemia y se hace necesario facilitar su acceso a todas las personas. El ejemplo más significativo es que el 77,4% de la población agradece a las nuevas tecnologías haber podido contactar con familiares y otros allegados por videoconferencia contribuyendo así a un mayor sosiego de la población al posibilitar el contacto fluido con seres queridos. Para el 62,5% de la población las ventajas que proporciona internet y las nuevas tecnologías superan los posibles inconvenientes.

Por último, el estudio analiza la percepción de la ciudadanía respecto de la adopción del teletrabajo debido a la pandemia. El impacto de la COVID-19 en el trabajo se percibe como una circunstancia tendente a hacerse estructural, ya que casi una tercera parte de las personas empleadas creen que el teletrabajo formará parte de los sistemas que se mantendrán en el futuro en sus organizaciones. Las principales ventajas percibidas del teletrabajo se centran en la mejor gestión del tiempo, sobre todo por el ahorro en los desplazamientos, y la mayor adaptabilidad de los horarios.

Privacidad de los niños en línea y Protección de datos de los niños en los países europeos

Children’s Online Privacy and Data Protection in Selected European Countries. European Union, 2021

Texto completo

Este informe examina cómo algunos países de la Unión Europea (UE), a saber, Francia, Dinamarca, Alemania, Grecia, Portugal, Rumanía, España, Suecia, el Reino Unido (RU) y las leyes de la propia Unión Europea (UE), proporcionan derechos de privacidad a los niños en línea.

La UE introdujo el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) en 2016. Como reglamento, el GDPR es directamente aplicable en todos los Estados miembros, pero la mayoría de ellos han introducido legislación para garantizar la coherencia y el cumplimiento del GDPR en sus leyes nacionales. El GDPR también contiene cláusulas que permiten la derogación en ciertas áreas para permitir que los Estados miembros incorporen elementos del GDPR en su legislación nacional “en la medida necesaria para la coherencia y para que sea comprensible.” Aunque el Reino Unido ya no es un Estado miembro de la UE, incorporó toda la legislación de la UE tal como estaba el 31 de diciembre de 2020, en un nuevo cuerpo de derecho interno conocido como “legislación de la UE retenida.”

El RGPD de la UE regula el tratamiento de datos personales y establece varios principios que deben cumplir quienes tratan datos personales: legalidad, equidad, transparencia; limitación de la finalidad; minimización de los datos; exactitud y actualización de los datos; limitación del almacenamiento; e integridad y confidencialidad. El artículo 6 establece las circunstancias en las que el tratamiento de datos es lícito; la circunstancia más común es que el interesado haya dado su consentimiento.

Francia, Dinamarca, Alemania, Grecia, Portugal, Rumanía, España, Suecia y el Reino Unido han introducido legislación que sirve para aplicar o codificar el RGPD en la legislación nacional. Alemania modificó su Ley Federal de Protección de Datos para incorporar elementos del RGPD a su legislación nacional. Dinamarca introdujo una nueva Ley de Protección de Datos. España promulgó la Ley Orgánica de Protección de Datos Personales y Garantía de los Derechos Digitales (LPDP), cuyo objetivo es proteger la privacidad e integridad de la persona y cumplir con la Constitución española. El Reino Unido incorporó el GDPR a su legislación nacional a través de la Ley de Protección de Datos de 2018.

Dinamarca, Grecia, Alemania, España y Suecia tienen disposiciones constitucionales que proporcionan protecciones adicionales a la recogida y el tratamiento de datos para proteger el derecho a la intimidad de las personas. La Constitución española establece que el uso de las tecnologías de la información debe garantizar la intimidad personal y familiar de los ciudadanos.

Protección de datos de los niños

El GDPR de la UE establece que se debe proporcionar el consentimiento de un padre o tutor legal para que las empresas puedan procesar datos personales de niños menores de 16 años, y esta edad se utiliza en Alemania y Rumanía. El RGPD permite a los países establecer edades de consentimiento más bajas. Francia y Grecia exigen el consentimiento de un tutor legal para los menores de 15 años; España considera menores a los de 14 años; y Dinamarca, Portugal, Suecia y el Reino Unido fijan esta edad de consentimiento en los 13 años. El RGPD de la UE exige que la información proporcionada a los niños sobre el tratamiento de sus datos personales se presente en términos claros y sencillos que sean fácilmente comprensibles.

En el Reino Unido, el responsable del tratamiento de datos tiene la obligación de verificar que la persona que da el consentimiento para el niño tiene la responsabilidad parental del mismo. Portugal exige que se obtenga el permiso de un tutor legal a través de un medio seguro de autentificación. Alemania y Rumanía exigen a los responsables del tratamiento de datos que realicen esfuerzos razonables para verificar que la persona con autoridad parental ha dado su consentimiento en nombre del niño; sin embargo, ambos países no especifican ni han publicado ninguna orientación sobre cómo debe determinarse la edad de los niños. Una reciente decisión judicial de Alemania ha señalado que una barrera que exija la introducción de un número de pasaporte o de documento de identidad o un número de tarjeta de crédito con un importe mínimo retirado de la cuenta es insuficiente y ha recomendado en su lugar el uso de otras medidas más técnicas, como la información biométrica.

Aparte de exigir el consentimiento de un tutor legal para el tratamiento de los datos de los niños, Francia, Grecia y España no distinguen entre niños y adultos en lo que respecta a los derechos de protección de datos, que se recogen en el RGPD de la UE y que incluyen el derecho al olvido, el derecho de acceso, el derecho de rectificación, el derecho a la limitación del tratamiento, el derecho a la portabilidad y el derecho a oponerse al uso de los datos personales con fines comerciales. España impone a los tutores legales la obligación de velar por que los niños utilicen los dispositivos digitales y la información en línea de manera que “se garantice el adecuado desarrollo de la personalidad [del niño] y se preserve su dignidad y sus derechos fundamentales”.

En España, la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y del Comercio Electrónico establece que las administraciones públicas deben promover códigos de conducta voluntarios que tengan en cuenta la protección de los menores. Todavía no se ha publicado ningún código de este tipo.

De moderados a hiperconectados: seis perfiles de uso del móvil y su impacto en el bienestar personal

Charo Sádaba, Javier García-Manglano, Aurelio Fernández, Claudia López y Cecilia Serrano,. De moderados a hiperconectados: seis perfiles de uso del móvil y su impacto en el bienestar personal de los nativos digitales. Observatorio Social de la Caixa, 2021

Ver estudio completo

La realidad social, educativa y relacional de los nativos digitales (nacidos en el cambio de milenio) ha estado, desde la infancia de esta generación, mediada por la tecnología, especialmente por el teléfono móvil. En el estudio sobre el que se basa este artículo se analizaron encuestas a 1.200 jóvenes españoles de entre 18 y 22 años representativos del conjunto de España. Los datos obtenidos muestran que, junto con el tiempo de uso del móvil (¿cuánto?), el bienestar personal de los jóvenes depende, en gran medida, de los motivos por los que recurren a esta tecnología (¿para qué?). En función de esas motivaciones, se han definido seis perfiles de usuario. En un extremo se sitúan los moderados (42%), que hacen un uso generalista y equilibrado del móvil –lo utilizan, pero menos que el resto de los jóvenes–. En el otro, los hiperconectados (19%), que destacan por recurrir mucho al móvil, para tareas diversas. En medio de estos extremos se encuentran los jóvenes con motivaciones particulares para usar el móvil, cuyos perfiles se reparten entre organizados, socializadores, impetuosos y escapistas.

Puntos clave

  • El 42% de los jóvenes tiene un perfil moderado en el uso del móvil: ninguna tarea o motivación domina su patrón de consumo. Por el contrario, el 19% están hiperconectados, pues recurren al móvil para muchas tareas. El resto de jóvenes, el 39%, utiliza el móvil para organizarse (10%), socializar (10%), buscar sensaciones intensas (10%) o evadirse de sus problemas (9%).
  • El mayor sesgo de género se encuentra en los perfiles asociados con la evasión de problemas: entre los escapistas, que usan el móvil en busca de afecto, entretenimiento y evasión, el 62% son mujeres; y entre los impetuosos, que recurren a la tecnología para consumir pornografía o hacer apuestas, el 81% son hombres.
  • Algo más de un tercio (35%) de los jóvenes españoles manifiestan signos de falta de control en el uso del móvil; los moderados son el grupo que más dicen controlar este uso, y los hiperconectados están en el extremo contrario ─más de la mitad muestran síntomas de un uso problemático de la tecnología–.
  • Los niveles de ansiedad son altos en alrededor de un tercio de los jóvenes, principalmente entre los jóvenes con perfiles hiperconectado, impetuoso y escapista en su uso del móvil.
  • Destacan los organizados por su bienestar: estos jóvenes presentan mayores niveles de satisfacción, especialmente en el trabajo, pero también con la familia, los amigos y el ocio. Además, tienen los niveles más altos de autoestima, y manifiestan un sentimiento mayor de felicidad que los jóvenes de cualquier otro perfil.
  • En el extremo contrario están los escapistas: exhiben niveles bajos de satisfacción con el ocio, el trabajo, la familia y los amigos. Tienen, además, indicadores bajos de autoestima y manifiestan sentirse menos felices en comparación a lo que expresan el resto de perfiles.

10ª Encuesta de Percepción Social de la Ciencia y la Tecnología – 2020 (Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología – FECYT)

10ª Encuesta de Percepción Social de la Ciencia y la Tecnología – 2020 Madrid: Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología – FECYT, 2021

Texto completo

Entre los resultados que arroja la encuesta, destaca que una amplia mayoría cree que se debería invertir más en ciencia y tecnología en todos los niveles de la administración pública y las empresas privadas. Esa demanda es mayor hacia el Gobierno de España, sostenida por el 85% de la población. El 80% cree que los gobiernos autonómicos deberían aumentar la inversión destinada a la investigación en ciencia y tecnología, junto al 71% cree que debería hacerlo las administraciones locales y las empresas privadas.

En cuanto al interés por temas de ciencia y tecnología, el estudio revela que cerca de una de cada siete personas (14%) manifiesta de manera espontánea interés por los temas de ciencia y tecnología, una proporción parecida a quienes expresan interés por la economía (16%), la educación (15%) y el medio ambiente (10%). Este dato es similar al interés detectado en la encuesta realizada en el año 2018 (16%).

El interés por la ciencia y la tecnología declarado de forma espontánea continúa siendo mayor entre los hombres (19%) que entre las mujeres (10%). Sin embargo, las mujeres muestran un mayor interés por temas con una relación muy directa con la ciencia y la tecnología, como la medicina y la salud. El 32% de las mujeres muestra un interés espontáneo por estas cuestiones, frente al 20% de los hombres. También las mujeres se han mostrado más interesadas por temas relacionados con la pandemia (50%, frente al 43% de los hombres), un tema central este año y muy vinculado con el desarrollo de la evidencia científica.

Uso de terapias sin evidencia científica
La encuesta incluye un módulo específico dedicado a indagar la percepción social de algunos aspectos de la ciencia aplicada a la salud. En una nota de prensa anterior del mes de febrero, se explicaron los resultados relativos a las actitudes hacia la vacunación.

Por otro lado, uno de cada seis españoles (17%) dice confiar en los efectos beneficiosos de la homeopatía, ocho puntos porcentuales menos que hace dos años, mientras que el 11% en el reiki (imposición de manos), cinco puntos porcentuales menos que hace dos años. Este retroceso parece estar vinculado con campañas de información sobre estos tratamientos pero también con una disminución de la confianza general, también en los tratamientos convencionales, como la vacunación.

Robotización e inteligencia artificial
La población se muestra dividida respecto al balance de riesgo-beneficios de las aplicaciones de la robotización y de la inteligencia artificial. En conjunto, el 34% de la población cree que los beneficios de la robotización de puestos de trabajos supera a los riesgos, mientras que el 53% cree que los riesgos superan a los beneficios y el 13% no tiene una opinión formada.

Ciencia y tecnología: medios de comunicación
La televisión sigue teniendo un papel relevante como canal de información científica en todas las edades. El 72% de la población manifiesta que se informa de temas relacionados con ciencia y tecnología a través de este medio. La televisión ha tenido un papel especialmente importante en la información relacionada con la covid-19: ha sido la principal vía de información sobre la enfermedad para el 65% de la población, seguida de internet para el 25%.

La encuesta ha mostrado en las últimas ediciones que internet se ha consolidado como un medio fundamental de información y comunicación científica en España. En esta edición, el 61% de la población manifiesta que se informa por internet sobre ciencia y tecnología, principalmente por redes sociales y a través de medios generalistas en su versión digital.

Ficha técnica de la encuesta:
Para la X Encuesta de Percepción Social de la Ciencia y la Tecnología se han realizado 7.953 entrevistas distribuidas en cada Comunidad Autónoma. La población estudiada son personas de 15 años de edad en adelante residentes en España durante 5 o más años.

El trabajo de recogida de la información tuvo lugar Del 14 de julio al 19 de octubre de 2020 (no habiéndose realizado trabajo de campo en el mes de agosto). El error muestral por el conjunto de la muestra es de ±1,12 puntos porcentuales para un nivel de confianza del 95%.

DOCUMENTOS SOBRE LA ENCUESTA:

Sociedad Digital en España 2020-2021

Sociedad Digital en España 2020-2021. Fundación Telefónica, 2021

Texto completo

Sociedad Digital en España pretende reflejar el camino que está siguiendo nuestro país para convertirse en una sociedad en red, una transformación que se ha visto acelerada por la crisis sanitaria que presenta numerosos desafíos, el más importante de los cuales es conseguir que nadie se quedé atrás, garantizando una transición inclusiva.

El año 2020 ha supuesto un antes y un después en el mundo en que vivimos. Por primera vez en tiempos recientes una pandemia global ha obligado a confinar a gran parte de la población mundial y a limitar el libre movimiento de las personas. Gracias a las tecnologías digitales, una parte nada desdeñable de la actividad económica pudo seguir funcionando en las redes y el teletrabajo se convirtió en norma para garantizar la continuidad. España ha superado la prueba de fuego que ha impuesto la crisis, lo que ha puesto en evidencia la robustez de sus infraestructuras de comunicaciones, que han sido capaces de soportar un súbito e inesperado aumento del tráfico en la red.

La presente edición del informe Sociedad Digital en España se adentra en el análisis de los efectos de la COVID-19 sobre los hábitos tecnológicos de las empresas y los ciudadanos españoles, y refleja, a la vez, el estado de desarrollo de las infraestructuras y los servicios de telecomunicaciones, así como el grado de avance en la innovación y el despliegue de las principales tecnologías de vanguardia.

Como en años anteriores, este trabajo parte de tres fuentes de información: la procedente de los principales indicadores sobre el ecosistema digital, tanto nacionales como internacionales, otra que emana de las encuestas a clientes de las unidades de negocio de Telefónica y, finalmente, una visión territorial desde las comunidades autónomas.

Anuario AC/E de cultura digital 2021. La cultura ante la pandemia. Focus 2021

Anuario AC/E de cultura digital 2021. La cultura ante la pandemia. Focus 2021: Iniciativas digitales del sector cultural destacadas durante la pandemia. Madrid: AC/E, 2021

Texto completo

La edición para 2021 incluye una primera parte de ensayos en los que profesionales y especialistas analizan cómo, desde diferentes ámbitos de la cultura (artes visuales, cine, música, artes escénicas, libro y patrimonio), se han implementado tecnologías digitales para hacer frente a la «nueva realidad» que ha surgido tras la pandemia del COVID-19. Los ensayos incluyen en sus conclusiones previsiones de cada experto en el corto y medio plazo y una propuesta sobre cuáles de las nuevas herramientas y procesos que hemos aprendido a utilizar a raíz de esta crisis permanecerán.

Competencias digitales de los internautas. Análisis de datos INE 2020

Competencias digitales de los internautas. Análisis de datos INE 2020. Madrid: ONTSI, 2021

Texto completo

El estudio realiza un análisis de las competencias digitales de la población española a partir de la metodología “Digital Competence Framework” de la Comisión Europea. Este índice cuantifica las competencias digitales de la ciudadanía a través de un indicador sintético general que puede tener cuatro valores (ninguna, baja, básica o avanzada).

Se aprecia que aumentan las competencias digitales de la ciudadanía española: los/as internautas de los últimos 3 meses que tienen competencias digitales avanzadas alcanzan un 44,1% en 2020, lo que supone una subida de 4,3 puntos porcentuales con respecto al año anterior.

Más del 80% de los/as internautas muestran competencias digitales avanzadas en las categorías de información y comunicación. Las actividades más extendidas son la búsqueda de información sobre bienes y servicios y realizar llamadas y  videollamadas a través de Internet.

Los jóvenes, y las personas de más nivel educativo y con rentas altas, tienden a tener competencias digitales avanzadas. Las competencias digitales avanzadas están más extendidas entre las personas de 16 a 24 años (75,7%), los/as estudiantes (83,3%), aquellos/as que cuentan con educación universitaria (70,2%), así como entre aquellos/as que cuentan con rentas de 3.000 euros o más (73%).

Los mayores, pensionistas y personas con menos nivel de estudios y renta tienen menos competencias digitales.  Las competencias digitales bajas se dan en mayor medida entre la población a partir de 55 años, entre quienes se dedican a labores del hogar y pensionistas,   entre las personas con nivel de estudios inferior a la segunda etapa de secundaria y entre aquellos/as que cuentan con renta menor a los 1.600 euros.

Los datos reflejan que, en media, la situación de España en competencias digitales es similar a la de la Unión Europea, siendo las categorías de información y comunicación en las que se percibe mayor igualdad, mientras que en resolución de problemas y uso de software es donde se encuentran  mayores diferencias.  


En general, España  muestra valores similares -cuando no superiores- al conjunto de la UE en los casos de la población más joven, los/as estudiantes y la población activa, aquellos con medio/alto nivel educativo, y los hogares con mayores ingresos. Por el contrario, a mayor edad, pensionistas y otros inactivos, bajo nivel educativo, y, hogares con bajos ingresos, se encuentran menores porcentajes de los observados en el conjunto de la Unión Europea.

Perfil sociodemográfico de los internautas. Análisis de datos INE 2020. España

Perfil sociodemográfico de los internautas. Análisis de datos INE 2020. España, ONTSI, 2021

Texto completo

El propósito de este trabajo -basado en el análisis de microdatos de la Encuesta TIC Hogares del INE- es caracterizar  la evolución de la población internauta de España (acceso a Internet, tipos de usos, …) en función de distintas variables tales como el sexo, la edad, el nivel educativo, la renta o el lugar de residencia. Con ello se pretende proporcionar una radiografía de cuáles son los segmentos en los que se debe incidir para reducir la brecha digital.

Como novedad en el estudio de este año, se ha realizado un análisis sociodemográfico de la población española en aspectos como la confianza, seguridad y privacidad en Internet y en los usos de la ciudadanía en el ámbito del “Internet de las Cosas”.


Algunos de los datos destacados en el informe son:


•    Cada vez es mayor el número de españoles que acceden a Internet. En 2020, 37,3 millones de personas de 10 y más años ya han accedido a Internet en alguna ocasión. En el último año, el porcentaje de internautas que se conectan semanalmente a Internet alcanza el 94%, tras un incremento de 3,6 puntos porcentuales durante el último año. El 83,1% de la población accede diariamente a Internet, 5,5 puntos porcentuales más que el año anterior.


•    La brecha de género en el uso de Internet cada vez es menor. El 94,2% de hombres se ha conectado en alguna ocasión mientras que este porcentaje se sitúa en el 93,8% en el caso de las mujeres.


•    Sigue existiendo brecha en el uso de Internet al segmentar por la variable edad. La población internauta tiene un perfil ligeramente más joven que la población total, el 26,2% de los internautas semanales tiene 55 años o más frente al 31,2% de la población total.


•    El nivel educativo  es una variable diferenciadora en la utilización de Internet. Siete de cada diez personas con educación primaria, se conectan semanalmente a Internet, mientras que este porcentaje es prácticamente del 100%, en personas con estudios universitarios.


•    Existen diferencias entre hombres y mujeres en la gestión de la información personal en Internet. Las mujeres limitan en mayor medida que los hombres, el acceso a su perfil o contenido en las redes sociales o de almacenamiento compartido.


•    Los españoles confían en Internet, aunque con diferencias por segmentos de población. El 59,3% de la población española declara tener mucha o bastante confianza en Internet. Se observa que son los hombres (61,5%), los estudiantes (67,9%) y las personas de nivel educativo alto (64,9%) presentan valores por encima de la media.