Archivo de la etiqueta: Lectores

Plan Nacional de la Lectura 2015 – 2020

 

sola

Plan Nacional de la Lectura 2015 – 2020. Santiago de Chile: Gobierno de Chile, 2015

Texto completo

 

“Hacer leer, como se come, todos los días,
hasta que la lectura sea, como el mirar, un
ejercicio natural, pero gozoso siempre. El
hábito no se adquiere si él no promete y
cumple placer.”

Gabriela Mistral
Pasión de leer, 1935.

 

La lectura es un derecho de todos y todas. Desde esta mirada, el Plan Nacional de la Lectura 2015-2020 se inscribe en un proyecto de cambio social, cultural, de participación y de democratización, para concretar y fortalecer una política pública de lectura.

La educación chilena vive un momento histórico. Con la convicción de que el país solo podrá superar sus profundas desigualdades si cuenta con un sistema educativo de calidad para todos y todas, independientemente del nivel socioeconómico, el Estado está implementando una Reforma educacional que pone a las escuelas en el centro del cambio social. Los pilares que sustentan este cambio son la inclusión, la solidaridad, la democracia y la formación integral de la comunidad. En esta reforma se concibe la educación como un derecho social que promueve un aprendizaje íntegro y que abre sus puertas hacia una concepción inclusiva e intercultural capaz de acoger, sin distinción alguna, a todos los estudiantes, niños y niñas, jóvenes y adultos, que asisten diariamente a las aulas en todo el territorio chileno. El desarrollo del lenguaje es uno de los objetivos fundamentales de la educación, ya que es la principal herramienta mediante la cual el ser humano construye y comprende el mundo que lo rodea. Y para alcanzar este desafío la lectura cumple, sin duda, un lugar protagónico.

Comienza así un periodo de importantes transformaciones culturales a nivel nacional, el cual será acompañado por un nuevo Plan que apoyará en la formación educativa de una
sociedad informada, reflexiva y crítica, creativa y participativa, un proyecto que releva la lectura como un derecho de todos y todas: el Plan Nacional de la Lectura 2015-2020

NUBICO. Perfil del lector digital en España 2018

 

1ab32a35af6d4556da45d4e7a6e5f9b5

 

Perfil del lector digital en Nubico

Ver infografía

 

Hace algunos meses Nubico, la plataforma de Telefónica y Círculo de Lectores para la lectura digital bajo modelo de suscripción en España,  quisieron compartir algunos datos recopilados  de sus usuarios con motivo de su quinto aniversario.

Ahora han analizado algunos datos más de consumo de su plataforma en 2018 que complementan a los anteriores y dan un perfil más definido de sus lectores digitales en España, datos que en parte pueden ser extrapolables al lector digital en general.

Por ejemplo, la franja horaria de mayor lectura es la que va de las 22 a las 24 horas, es decir, por la noche, antes de dormir o en la cama, posiblemente; algo similar al perfil dibujado por Dosdoce sobre el lector digital. El día de mayor incidencia de lectura es el domingo, cuando más tiempo se tiene para dedicar a esta actividad de manera tranquila.

e47ddb851a6d33c5aa68cc668382b45b

En cuanto al sexo de los lectores, si antes cerca del 59% de los lectores eran mujeres y el 41% hombres, los nuevos datos hacen crecer a las mujeres, alcanzando el 61% frente al 39% de los hombres.

En general, el período del año en el que más leen los usuarios de Nubico es durante los meses de verano, cuando aumenta la lectura hasta en un 30%. En concreto, como curiosidad, el año pasado fue el día 26 de agosto cuando se alcanzó el pico de horas leídas y número de lectores. En términos globales, el promedio de lectura es de 15,6 libros al año.

En cuanto a los géneros preferidos, los más habituales son los bestsellers más conocidos (Megan Maxwell, Fernando Aramburu y María Dueñas entre ellos) y frecuentes en otras listas de los más leídos, la novela romántica y novela negra o/y policíaca, si bien en enero de 2018 los libros de temáticas como salud, bienestar o autoayuda registraron un notable incremento (hasta el 46%).

81818c48b16becfbc6e3bf3f7f5cfcfa

En lo referente a la distribución geográfica, la lectura digital se concentra principalmente en las grandes ciudades, con más lectoras que lectores, como adelantábamos, y de edad entre 30 y  45 años. El reparto por regiones queda así: 29% Madrid, 22% Cataluña, 15% Andalucía, 5% Galicia, 4% Canarias y 4% País Vasco.

Sobre los dispositivos, los usuarios buscan combinar las ventajas de las diferentes ofertas, llegando a haber un promedio de 2,4 dispositivos asociados por cada cuenta. Un 34% leen en eReaders frente a un 66% tabletas que lo hacen a través de Smartphones, de los cuales 65% son de Android y un 35% de Apple.

 

Che Guevara, un lector infatigable

 

59ea26a78a117..0-6-524-276

 

«Lector infatigable, abría un libro cuando hacíamos un alto mientras que todos nosotros, muertos de cansancio, cerrábamos los ojos y tratábamos de dormir».

Testimonio de un compañero de guerrilla en Sierra Maestra

 

Ernesto “Che” Guevara fue un consumado lector y escritor. En sus últimos días de octubre del 1967 mientras estaba en Bolivia en la guerrilla, incluso en aquellas pésimas condiciones, portaba de su cinto 5 libros colgados de la cintura. “Crítica de la Economía Política” de Marx; “Ensayos sobre las teorías del capitalismo contemporáneo”, de Vigotsky; “Ils arrivent” de Carrell; “Geometría analítica” de Philips; e “Historia económica de Bolivia” de Luis Peñaloza.

 

Ernesto “Che” Guevara fue un lector insaciable y voraz, siempre leía y escribía, en su oficina del Ministerio de Industria de Cuba, pero también en los momentos más insospechados e imposibles, hasta el punto que hay una foto que recoge  Ricardo Piglia en el libro “El último lector”, donde vemos a Ernesto leyendo plácidamente subido a la copa de un árbol, concretamente dice ““Hay una foto extraordinaria en la que Guevara está en Bolivia, subido a un árbol, leyendo, en medio de la desolación y la experiencia terrible de la guerrilla perseguida. Se sube a un árbol para aislarse un poco y está ahí, leyendo”. El mismo escribio en el diario del Congo: “Mis dos debilidades fundamentales: el tabaco y la lectura”, y también “El hecho de que me escape para leer, huyendo así de los problemas cotidianos, tendía a alejarme del contacto con los hombres, sin contar que hay ciertos aspectos de mi carácter que no hacen fácil el intimar”. Un signo de esta afición es que anotaba todo lo que leía y lo que quería leer en listados y listados de libros pendientes que nos dan una idea de su apetito lector.

 

guevara_arbol

“Che” leyendo sentado en la rama de un árbol en Bolivia

 

Relata también Piglia, que hay una escena en la vida de Ernesto Guevara sobre la que también Cortázar había llamado la atención cuando fue sorprendido el pequeño grupo de desembarco del Granma y Guevara, herido, pensando que muere, recuerda un relato que ha leído. Escribe Guevara, en “Pasajes de la guerra revolucionaria”: «Inmediatamente me puse a pensar en la mejor manera de morir en ese minuto en el que parecía todo perdido. Recordé un viejo cuento de Jack London, donde el protagonista apoyado en el tronco de un árbol se dispone a acabar con dignidad su vida, al saberse condenado a muerte, por congelación, en las zonas heladas de Alaska. Es la única imagen que recuerdo». Guevara encuentra en el personaje de London el modelo de cómo se debe morir.

 

1508353551_668588_1508357800_noticia_normal_recorte1

Leyendo prensa en la guerrilla

 

Ernesto había aprendido a leer en su hogar, el de una familia acomodada argentina, y parece ser que a ello también contribuye sus dificultades físicas para jugar a otros juegos con otros niños, debido al asma del que se aqueja desde niño y que le imposibilita ir a la escuela, por ello su madre lo enseña a leer en casa. Su hermano Roberto lo recordaba encerrado en el baño para que nadie le interrumpiera mientras se dedicaba a su pasatiempo favorito que era leer. Como para muchos niños de aquella época sus libros favoritos son las aventuras de Emilio Salgari o de Julio Verne.

Ya de mayor continua leyendo. En sus campañas en la guerrilla de Sierra Maestra, pero también en Congo y Bolivia, aparecen entre sus apuntes listados de libros y autores que parecen ser un plan de lectura para el y sus guerrilleros. Según Carlos Soria Galvarro “Se trata primero de una lista general de 49 títulos con sus autores contenidos en dos páginas (…). Luego, en tres páginas seguidas, otros 60 títulos más, repartidos mes tras mes, desde noviembre de 1966, cuando llegó a Bolivia, hasta septiembre de 1967”.  Un testimonio de un compañero de guerrilla en la conquista de Sierra Maestra, dice refiriéndose a Ernesto: “«Lector infatigable, abría un libro cuando hacíamos un alto mientras que todos nosotros, muertos de cansancio, cerrábamos los ojos y tratábamos de dormir».

 

manuscrito-finales-diario-che-bolivia_lrzima20141008_0035_11

Manuscrito del Che Guevara con un listado de lecturas

Según cuenta Regis Debray que en los días de Bolivia, la guerrilla tenía una biblioteca de 106 libros que guardaban escondidos en postas secretas en la selva «Tiempo antes se había hecho una pequeña biblioteca, escondida en una gruta, al lado de las reservas de víveres y del puesto emisor»., ni en aquellos difíciles momentos olvidaba la lectura y que la revolución no sólo era económica, si no también cultural. Cuentan que “Che” en esos sus últimos días de octubre de 1967 llevaba colgado del cinto un portafolios y 5 libros, entre estas lecturas estaba como es lógico Karl Marx, pero también un autor español como Don Ramón María del Valle Inclán “La Lámpara Maravillosa”, además de Dostoievsky, Faulkner, Stendhal. En esta obra Valle-Inclán resume su estética y su ética, haciéndose eco de la riqueza de teorías filosóficas, tendencias y movimientos de fin de siglo, así el autor gallego en este libro sacraliza la belleza como centro del universo. Musicalidad, belleza, amor y ética son los cuatro pilares sobre los que se alza el pensamiento estético de Valle. Una pieza clave para comprender el complejo entramado teórico que alimenta la obra de uno de nuestros escritores más geniales. Otra de sus lecturas seminales fue “Don Quijote de la Mancha” de Miguel de Cervantes, así en una ocasión escribe a sus padres y les referencia esta obra “Queridos viejos: Otra vez siento bajo mis talones el costillar de Rocinante, vuelvo al camino con mi adarga al brazo”.

Piglia también apunta que en sus últimos momentos, cuando esta apresado y maniatado en la Higuera, una maestra se acerca a llevarle comida, y el Che le índica que en la frase “Yo se leer” que está escrita en la pizarra de la destartalada escuela, al presente del verbo saber, le falta una tilde en la letra é.

 

elcheguevaralectoryescritor1

 

 

 

Bibliografía:

Centenera, Mar. “El Che, un lector compulsivo en plena selva” El País, 18 OCT 2017 – 23:22 https://elpais.com/cultura/2017/10/18/actualidad/1508353551_668588.html

El Che Guevara se lanzó a la batalla con un puñado de libros EJU! 08/10/2014-09:25

Un lector voraz llamado Che Guevara. Público Madrid 21/10/2017 18:05 Actualizado: 21/10/2017 18:05 https://www.publico.es/culturas/lector-voraz-llamado-che-guevara.html

Una pistola y un libro de Valle-Inclán: la biblioteca del Che. Lady X. AGENTE PROVOCADOR es un magazine realizado por La Felguera Editores. http://www.agenteprovocador.es/publicaciones/una-pistola-y-un-libro-de-valle-inclan

Piglia, Ricardo “El último lector”  “Ernesto Guevara, rastros de lectura” Madrid: Anagrama, 2005

Soria Galvarro, Carlos “Andares del Che en Bolivia” CienFlores, Buenos Aires, Argentina, 2014

Vázquez, Cristian. Che Guevara, escrituras y lecturas. Letras Libres 05 octubre 2017
https://www.letraslibres.com/mexico/historia/che-guevara-escrituras-y-lecturas

Nuevos lectores y empresas emergentes

 

pexels-photo-92331-1000x624

Nuevos lectores y empresas emergentes Peñaranda de Bracamonte, Fundación Germán Sánchez Ruipérez, 2018

Texto completo

El Laboratorio Contemporáneo de Fomento de la Lectura publica un documento sobre la forma actual de comportarse de los lectores como consumidores y las posibilidades de la industria del libro para atender a estas nuevas necesidades.

En esta pequeña guía se confrontan los nuevos hábitos de los lectores con las oportunidades de las empresas del sector para generar una relación nueva con el mercado a partir de una base sólida. El diagnóstico sobre las pautas de consumo se ha fundamentado en las investigaciones de la propia Fundación Germán Sánchez Ruipérez y de otras fuentes secundarias. Por su parte, el contraste con las posibilidades de adaptación de las empresas del sector del libro a las nuevas dinámicas, se ha construido a partir de las aportaciones de expertos en una serie de reuniones, así como las visiones que se han recogido en los foros de Readmagine, que organiza la Fundación.

A partir de este trabajo se ofrece un panorama sobre las características de la nueva demanda, las futuras tendencias que apunta el comportamiento de los consumidores más jóvenes, los condicionantes tecnológicos de la innovación en el sector del libro y una doble propuesta de reordenación de prioridades y centrar más esfuerzo en la mejor de la experiencia del cliente.

Todos los trabajos y la serie de documentos que se publican bajo el sello Laboratorio Contemporáneo de la Lectura en Casa del Lector, cuentan con la ayuda del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

¿Dónde se lee más? y ¿qué países publican más libros al año?

which-country-publishes-the-most-books-per-year-infographic

Países que más libros publican en el mundo

World Culture Score Index

http://chartsbin.com/view/32136

Según el World Culture Score Index actualmente se estima que en 2016 se produjeron 2,2 millones de libros. La industria editorial china publica cerca de 440.000 libros al año, lo que la convierte en el mayor mercado de venta de libros del mundo. Estados Unidos ocupa el segundo lugar, con 304.000 títulos producidos anualmente, y Rusia el tercero, con 120.000. 

¿Donde se lee más?

India es el mercado más potente en términos de personas que dedican más tiempo a la lectura de libros. La persona promedio pasa 10 horas a la semana leyendo, seguida por Tailandia con 9 horas y los lectores chinos con 8 horas. Los lectores españoles están en la franja de entre 4 y 6 horas semanales con 5:48 horas de promedio por semana.

info

Horas que dedican los lectores a la lectura en cada país

World Culture Score for Reading

 

Fotos impactantes de lectores de todo el mundo

 

(Crédito: Steve McCurry / Magnum Photos)

Chiang Mai, Tailandia, 2010 (Crédito: Steve McCurry / Magnum Photos)

McCurry, Steve “On reading” Phaidon, 2017. ISBN: 9780714871295

Adquirir

Un nuevo libro reúne las fotos de lectores de Steve McCurry, que abarcan 30 países. Desde una cacería en Serbia hasta un aula en Cachemira, revelan el poder de la palabra impresa.

 

Texto de Fiona Macdonald. BBC News

Jóvenes o viejos, ricos o pobres, comprometidos con lo sagrado o lo secular, la gente lee en todas partes. Este homenaje a la belleza y seducción de la lectura reúne una colección de fotografías tomadas por Steve McCurry durante sus casi cuatro décadas de viaje y es presentado por el galardonado escritor Paul Theroux. Las fascinantes imágenes de McCurry sobre el acto universal de la lectura humana son un reconocimiento y un tributo al poder abrumador de la palabra escrita.

Los lectores rara vez están solos o aburridos, porque la lectura es un refugio y una iluminación“, escribe Paul Theroux en el prólogo del nuevo libro de Phaidon, Steve McCurry: On reading . “Esta sabiduría a veces es visible. Me parece que siempre hay algo luminoso en la cara de una persona en el acto de leer “.

Esa luminosidad aparece en todo el libro, ya sea en la cabeza inclinada de una mujer en un museo en Italia o en la expresión intencionada de un vendedor ambulante en Kabul. En los últimos 40 años, el fotógrafo de Magnum ha acumulado una colección de imágenes que muestran a las personas absortas en la palabra impresa.

(Crédito: Steve McCurry / Magnum Photos)

Myanmar, 1994 (Crédito: Steve McCurry / Magnum Photos)

 

Algunos son más casuales, como el hombre frente a un horno en llamas, con un periódico en una mano y un cigarrillo en la otra; otros parecen extasiados, aparentemente sin darse cuenta de un par de patas esqueléticas gigantes o un elefante apoyado contra ellos. Todos son transportados temporalmente a un lugar diferente.

 

(Crédito: Steve McCurry / Magnum Photos)

Roma, Italia, 1984 (Crédito: Steve McCurry / Magnum Photos)

 

McCurry se inspiró en un gran pionero húngaro. “Conocí al legendario fotógrafo André Kertész poco después de mudarme a Nueva York cuando tenía poco más de treinta años”, dice Steve McCurry en la presentación del libro. “Algunas de sus imágenes más intrigantes fueron fotografías de personas leyendo. Fueron tomados durante un período de 50 años, y fueron recogidos en su libro On Reading, publicado en 1971. “El nuevo libro de McCurry es, afirma,” mi homenaje al talento de Kertész, su influencia y su genio “.

 

(Crédito: Steve McCurry / Magnum Photos)

Mumbai, India, 1996 (Crédito: Steve McCurry / Magnum Photos)

 

En el libro Looking at Photographs de 1973, el conservador de fotografía del Museo de Arte Moderno John Szarkowski escribió que “Kertész nunca había estado demasiado interesado en la descripción deliberada y analítica; desde que comenzó a fotografiar en 1912, había buscado la revolución de la vista elíptica, el detalle inesperado, el momento efímero, no la épica sino la verdad lírica “.

 

(Crédito: Steve McCurry / Magnum Photos)

Umbria, Italia, 2012 (Crédito: Steve McCurry / Magnum Photos)

 

Las fotos de McCurry están hechas de esos momentos, atisbos de gente absorta en la palabra escrita, muchos de ellos ignorando que estaban siendo fotografiados. El poeta, novelista y pintor suizo Hermann Hesse dio una descripción perspicaz de lo que puede ser una experiencia absorbente en su ensayo de 1920 sobre lectura de libros. “A la hora en que nuestra imaginación y nuestra capacidad de asociación están en su apogeo, realmente ya no leemos lo que está impreso en el papel, sino que nadamos en una corriente de impulsos e inspiraciones que nos llegan de lo que estamos leyendo“.

 

(Crédito: Steve McCurry / Magnum Photos)

Kuwait, 1991 (Crédito: Steve McCurry / Magnum Photos)

 

Las fotos en On Reading revelan algo que nos saca del mundo y nos ayuda a aprender más al respecto. En su blog Brain Pickings , Maria Popova describe los diferentes roles de la lectura. “Para Kafka, los libros fueron ‘el hacha del mar helado dentro de nosotros’; para Carl Sagan, “una prueba de que los humanos son capaces de hacer magia”; para James Baldwin, una forma de cambiar nuestro destino; para Neil Gaiman, el vehículo de las verdades humanas más profundas; para la galardonada con el premio Nobel, la polaca Wislawa Szymborska, nuestra última frontera de libertad. “Galileo, -argumenta-,” vio la lectura como una forma de tener poderes sobrehumanos “.

 

(Crédito: Steve McCurry / Magnum Photos)

Cachemira, 1998 (Crédito: Steve McCurry / Magnum Photos)

 

En su prólogo a Sobre la lectura, Theroux relata cómo leer el trabajo de Baldwin, así como escritores como Langston Hughes y Zora Neale Hurston, cambió su visión del mundo. “La forma en que un lector es admitido en la vida interna de un personaje de ficción significaba todo para mí, y formó mi sensibilidad, y me dio una cierta comprensión del conflicto racial en la vida estadounidense”.

 

(Crédito: Steve McCurry / Magnum Photos)

Sri Lanka, 1995 (Crédito: Steve McCurry / Magnum Photos)

En esta imagen, McCurry capturó a una mujer leyendo a su nieto fuera de un templo. Theroux revela cuando se convirtió en lector por primera vez. “La mayoría de los lectores pueden rastrear su amor por los libros al escuchar historias. Mi padre leyó Treasure Island a mis hermanos y a mí al acostarse; mi madre nos leyó The Five Chinese Brothers, el Snipp, la serie Snapp Snurr, Sonny Elephant y los muchos libros del Dr. Seuss … Mi interés en el mundo en general se estimuló temprano “.

 

(Crédito: Steve McCurry / Magnum Photos)

Suri Tribe, Tulget, Valle de Omo, Etiopía, 2013 (Crédito: Steve McCurry / Magnum Photos)

 

Hesse resumió la naturaleza transformadora de la lectura en su ensayo de 1930 The Magic of the Book: “Entre los muchos mundos que el hombre no recibió como un regalo de la naturaleza pero creado de su propia mente, el mundo de los libros es el más grande … Sin el palabra, sin la escritura de libros, no hay historia, no hay concepto de humanidad. Y si alguien quiere intentar encerrar en un espacio pequeño, en una sola casa o en una habitación individual, la historia del espíritu humano y hacerlo suyo, solo puede hacerlo en forma de una colección de libros “.

 

(Crédito: Steve McCurry / Magnum Photos)

Real Gabinete Português de Leitura, Río de Janeiro, Brasil, 2014 (Crédito: Steve McCurry / Magnum Photos)

 

Con todos los pueblos, la palabra y la escritura son santas y mágicas“, escribió Hesse. “Nombrar y escribir eran originalmente operaciones mágicas, conquistas mágicas de la naturaleza a través del espíritu, y en todas partes se pensaba que el don de la escritura era de origen divino. Con la mayoría de los pueblos, la escritura y la lectura eran secretos y las artes sagradas reservadas solo para el sacerdocio “.

 

(Crédito: Steve McCurry / Magnum Photos)

Kabul, Afganistán, 2002 (Crédito: Steve McCurry / Magnum Photos)

 

Theroux describe la naturaleza de esa magia en su prólogo. “Una gran parte del atractivo de leer ficción es el descubrimiento de que el lector sabe mucho más de la vida interior de los personajes del libro que de sus propios familiares o amigos. La intensidad de la experiencia lectora, imposible de comunicar a un no lector, es la razón por la cual los personajes ficticios parecen reales, ejemplares, trágicos, cómicos y accesibles … Los grandes libros echan un hechizo, admitiendo al lector a un mundo a veces ejemplar, como el polinesio El tipo del Edén de Melville, o la distopía inglesa de Orwell de 1984.

(Crédito: Steve McCurry / Magnum Photos)

MKS Steelworks, Serbia, Yugoslavia, 1989 (Crédito: Steve McCurry / Magnum Photos)

 

Las fotos de McCurry, afirma Theroux, “son una prueba visual de gran parte de lo que he escrito: la autoposesión del lector, la mirada luminosa, la noción de soledad, la postura relajada, la singularidad del esfuerzo, el sentido del descubrimiento y una sugerencia de alegría “.

 

(Crédito: Steve McCurry / Magnum Photos)

Ciudad de Nueva York, EE. UU., 2015 (Crédito: Steve McCurry / Magnum Photos)

 

También son un recordatorio de que muchas personas en todo el mundo todavía eligen leer la palabra impresa en un teléfono inteligente. Allá por 1930, Hesse argumentó que “No debemos temer una futura eliminación del libro. Por el contrario, cuanto más se satisfagan ciertas necesidades de entretenimiento y educación a través de otros inventos, más recuperará el libro su dignidad y autoridad. Porque incluso la embriaguez más infantil con el progreso pronto se verá obligada a reconocer que la escritura y los libros tienen una función que es eterna “.

 

(Crédito: Steve McCurry)

Kuwait, 1991 (Crédito: Steve McCurry)

La formación de lectores en el campo de la Bibliotecología

 

39803608042_9a0812df96_d

Ramírez Leyva, E. M. (2017). [e-Book]  La formación de lectores en el campo de la Bibliotecología. México, Instituto de Investigaciones Bibiotecológicas. y de la Información, 2017.

Texto completo:

PDF

ePuB

La formación de lectores es una de las funciones inherentes de los bibliotecólogos que hoy cobra especial relevancia, ya que el uso de la información exige capacidades más complejas, en las cuales la lectura determina la posibilidad de que los usuarios puedan transformarla en aprendizaje, innovación, conocimiento, pensamiento crítico y experiencias. Por ello, una de las actuales es la de fortalecer la función pedagógica del bibliotecólogo, así como la de transformar las bibliotecas en espacios acorde a las nuevas modalidades de aprendizaje, la investigación, también para el diálogo y la cultura. Esta obra aporta reflexiones sobre el concepto de formación, con los propósitos de abrir un espectro más amplio al de la educación funcionalista que oriente el sentido y los alcances de la mediación que realizan los bibliotecólogos, en las cuales puedan renovarse los vínculos de los lectores con la biblioteca y, con ello, la posición estratégica del quehacer bibliotecario.