Archivo de la etiqueta: Lectores

Presentación del libro “Los libros, la lectura y los lectores a través de la literatura y las artes”. Planeta Biblioteca 2019/11/04

 

646dafc1da07e913eac454e1e6fc644a

Presentación del libro “Los libros, la lectura y los lectores a través de la literatura y las artes”.

Planeta Biblioteca 2019/11/04

ESCUCHAR EL PROGRAMA

Ir a descargar

 

Julio Alonso Arevalo. Los libros, la lectura y los lectores a través de la literatura y las artes. Buenos Aires : Alfagrama Ediciones, 2019

Disponible en España en Canoa Libros

Presentación del libro  “Los libros, la lectura y los lectores a través de la literatura y las artes” publicado por Alfagrama, un libro sobre libros para cualquiera que ama los libros. Es más que un libro, son miles de libros, los que hemos leído, los que nos dejaron un sabor dulce, y a los que una vez terminados les pasamos la mano por la cubierta antes de volver a colocarlos en la estantería como si fuera un acto de amor. Como tantos compañeros de esta profesión, humilde y maravillosa, amamos lo que hacemos, y nos encanta pensar en lo que hacemos, cuando vamos a un sitio, uno de nuestros pasatiempos favoritos es ir a visitar bibliotecas, otro es recoger citas y escritos sobre el libro, la lectura, los lectores y las bibliotecas. Es bien cierto que aquí, en estas dos centenas de páginas, no cabe todo lo que se ha escrito sobre el tema, pero si están las que más profundamente nos han llegado.

En la próxima entrega, -si la editorial Alfagrama tiene a bien- la segunda parte del libro, el dedicado a los bibliotecarios, a los libreros y a los editores-. Un mundo en el que los profesionales del libro nos hemos visto reflejados, a veces más, y casi siempre menos acertadamente, pero es la imagen que proyectamos, a veces en los estereotipos que muy a menudo con cierto humor nosotros mismos reforzamos. Así nos ven, y así lo refleja la literatura. Porque alguien dijo en una ocasión que los libros no son la vida, pero son lo que más se le parece.

 

El espacio del lector

 

bfdce344d0def7839040ad816efbae5f

 

“… en mis libros, siempre intento dejar suficiente espacio en la prosa para que el lector la habite; porque en definitiva creo que es el lector, y no el autor, quien escribe el libro”.

Paul Auster

 

Fragmento extraído del libro

 Julio Alonso Arevalo. “Los libros, la lectura y los lectores a través de la literatura y las artes”. Buenos Aires : Alfagrama Ediciones, 2019 Disponible en España en Canoa Libros http://www.canoalibros.com/

 

PRESENTACIÓN DEL LIBRO Los libros, la lectura y los lectores a través de la literatura y las artes de Julio Alonso Arevalo

 

 

PRESENTACIÓN DEL LIBRO

 

47b52145f63cb9863cd495f07865c5f9

Julio Alonso Arevalo. Los libros, la lectura y los lectores a través de la literatura y las artes. Buenos Aires : Alfagrama Ediciones, 2019

Disponible en España en Canoa Libros

http://www.canoalibros.com/

 

Las recompensas de la lectura

 

1

 

Hay un relato ingenioso de Virginia Woolf de lo más apropiado para cerrar este libro en el que habla de las recompensas de la lectura. El secreto, como en el poema viaje a Itaca del poeta griego Kostantin Kavafis, está al alcance de cualquiera, la gran recompensa es haber sido lectores.  Y tal como afirmó G.K. Chesterton recuerda que la acción de terminar una página, de terminar un capítulo o de cerrar un libro, no pone fin al cuento.

 

“Cuando amanezca el Día del Juicio Final y los grandes conquistadores, jueces y estadistas se presenten a recibir sus recompensas: coronas, laureles, sus nombres indeleblemente grabados en imperecedero mármol, el Todopoderoso le dirá a Pedro, no sin cierta envidia cuando nos vea llegar con los brazos cargados de libros: -Pedro, éstos no precisan recompensa. Aquí no tenemos nada para darles. Fueron amantes de la lectura”.

Virginia Woolf

 

Final del libro “Los libros, la lectura y los lectores a través de la literatura y las artes“. Buenos Aires : Alfagrama Ediciones, 2019

Plan Nacional de la Lectura 2015 – 2020

 

sola

Plan Nacional de la Lectura 2015 – 2020. Santiago de Chile: Gobierno de Chile, 2015

Texto completo

 

“Hacer leer, como se come, todos los días,
hasta que la lectura sea, como el mirar, un
ejercicio natural, pero gozoso siempre. El
hábito no se adquiere si él no promete y
cumple placer.”

Gabriela Mistral
Pasión de leer, 1935.

 

La lectura es un derecho de todos y todas. Desde esta mirada, el Plan Nacional de la Lectura 2015-2020 se inscribe en un proyecto de cambio social, cultural, de participación y de democratización, para concretar y fortalecer una política pública de lectura.

La educación chilena vive un momento histórico. Con la convicción de que el país solo podrá superar sus profundas desigualdades si cuenta con un sistema educativo de calidad para todos y todas, independientemente del nivel socioeconómico, el Estado está implementando una Reforma educacional que pone a las escuelas en el centro del cambio social. Los pilares que sustentan este cambio son la inclusión, la solidaridad, la democracia y la formación integral de la comunidad. En esta reforma se concibe la educación como un derecho social que promueve un aprendizaje íntegro y que abre sus puertas hacia una concepción inclusiva e intercultural capaz de acoger, sin distinción alguna, a todos los estudiantes, niños y niñas, jóvenes y adultos, que asisten diariamente a las aulas en todo el territorio chileno. El desarrollo del lenguaje es uno de los objetivos fundamentales de la educación, ya que es la principal herramienta mediante la cual el ser humano construye y comprende el mundo que lo rodea. Y para alcanzar este desafío la lectura cumple, sin duda, un lugar protagónico.

Comienza así un periodo de importantes transformaciones culturales a nivel nacional, el cual será acompañado por un nuevo Plan que apoyará en la formación educativa de una
sociedad informada, reflexiva y crítica, creativa y participativa, un proyecto que releva la lectura como un derecho de todos y todas: el Plan Nacional de la Lectura 2015-2020

NUBICO. Perfil del lector digital en España 2018

 

1ab32a35af6d4556da45d4e7a6e5f9b5

 

Perfil del lector digital en Nubico

Ver infografía

 

Hace algunos meses Nubico, la plataforma de Telefónica y Círculo de Lectores para la lectura digital bajo modelo de suscripción en España,  quisieron compartir algunos datos recopilados  de sus usuarios con motivo de su quinto aniversario.

Ahora han analizado algunos datos más de consumo de su plataforma en 2018 que complementan a los anteriores y dan un perfil más definido de sus lectores digitales en España, datos que en parte pueden ser extrapolables al lector digital en general.

Por ejemplo, la franja horaria de mayor lectura es la que va de las 22 a las 24 horas, es decir, por la noche, antes de dormir o en la cama, posiblemente; algo similar al perfil dibujado por Dosdoce sobre el lector digital. El día de mayor incidencia de lectura es el domingo, cuando más tiempo se tiene para dedicar a esta actividad de manera tranquila.

e47ddb851a6d33c5aa68cc668382b45b

En cuanto al sexo de los lectores, si antes cerca del 59% de los lectores eran mujeres y el 41% hombres, los nuevos datos hacen crecer a las mujeres, alcanzando el 61% frente al 39% de los hombres.

En general, el período del año en el que más leen los usuarios de Nubico es durante los meses de verano, cuando aumenta la lectura hasta en un 30%. En concreto, como curiosidad, el año pasado fue el día 26 de agosto cuando se alcanzó el pico de horas leídas y número de lectores. En términos globales, el promedio de lectura es de 15,6 libros al año.

En cuanto a los géneros preferidos, los más habituales son los bestsellers más conocidos (Megan Maxwell, Fernando Aramburu y María Dueñas entre ellos) y frecuentes en otras listas de los más leídos, la novela romántica y novela negra o/y policíaca, si bien en enero de 2018 los libros de temáticas como salud, bienestar o autoayuda registraron un notable incremento (hasta el 46%).

81818c48b16becfbc6e3bf3f7f5cfcfa

En lo referente a la distribución geográfica, la lectura digital se concentra principalmente en las grandes ciudades, con más lectoras que lectores, como adelantábamos, y de edad entre 30 y  45 años. El reparto por regiones queda así: 29% Madrid, 22% Cataluña, 15% Andalucía, 5% Galicia, 4% Canarias y 4% País Vasco.

Sobre los dispositivos, los usuarios buscan combinar las ventajas de las diferentes ofertas, llegando a haber un promedio de 2,4 dispositivos asociados por cada cuenta. Un 34% leen en eReaders frente a un 66% tabletas que lo hacen a través de Smartphones, de los cuales 65% son de Android y un 35% de Apple.

 

Che Guevara, un lector infatigable

 

59ea26a78a117..0-6-524-276

 

«Lector infatigable, abría un libro cuando hacíamos un alto mientras que todos nosotros, muertos de cansancio, cerrábamos los ojos y tratábamos de dormir».

Testimonio de un compañero de guerrilla en Sierra Maestra

 

Ernesto “Che” Guevara fue un consumado lector y escritor. En sus últimos días de octubre del 1967 mientras estaba en Bolivia en la guerrilla, incluso en aquellas pésimas condiciones, portaba de su cinto 5 libros colgados de la cintura. “Crítica de la Economía Política” de Marx; “Ensayos sobre las teorías del capitalismo contemporáneo”, de Vigotsky; “Ils arrivent” de Carrell; “Geometría analítica” de Philips; e “Historia económica de Bolivia” de Luis Peñaloza.

 

Ernesto “Che” Guevara fue un lector insaciable y voraz, siempre leía y escribía, en su oficina del Ministerio de Industria de Cuba, pero también en los momentos más insospechados e imposibles, hasta el punto que hay una foto que recoge  Ricardo Piglia en el libro “El último lector”, donde vemos a Ernesto leyendo plácidamente subido a la copa de un árbol, concretamente dice ““Hay una foto extraordinaria en la que Guevara está en Bolivia, subido a un árbol, leyendo, en medio de la desolación y la experiencia terrible de la guerrilla perseguida. Se sube a un árbol para aislarse un poco y está ahí, leyendo”. El mismo escribio en el diario del Congo: “Mis dos debilidades fundamentales: el tabaco y la lectura”, y también “El hecho de que me escape para leer, huyendo así de los problemas cotidianos, tendía a alejarme del contacto con los hombres, sin contar que hay ciertos aspectos de mi carácter que no hacen fácil el intimar”. Un signo de esta afición es que anotaba todo lo que leía y lo que quería leer en listados y listados de libros pendientes que nos dan una idea de su apetito lector.

 

guevara_arbol

“Che” leyendo sentado en la rama de un árbol en Bolivia

 

Relata también Piglia, que hay una escena en la vida de Ernesto Guevara sobre la que también Cortázar había llamado la atención cuando fue sorprendido el pequeño grupo de desembarco del Granma y Guevara, herido, pensando que muere, recuerda un relato que ha leído. Escribe Guevara, en “Pasajes de la guerra revolucionaria”: «Inmediatamente me puse a pensar en la mejor manera de morir en ese minuto en el que parecía todo perdido. Recordé un viejo cuento de Jack London, donde el protagonista apoyado en el tronco de un árbol se dispone a acabar con dignidad su vida, al saberse condenado a muerte, por congelación, en las zonas heladas de Alaska. Es la única imagen que recuerdo». Guevara encuentra en el personaje de London el modelo de cómo se debe morir.

 

1508353551_668588_1508357800_noticia_normal_recorte1

Leyendo prensa en la guerrilla

 

Ernesto había aprendido a leer en su hogar, el de una familia acomodada argentina, y parece ser que a ello también contribuye sus dificultades físicas para jugar a otros juegos con otros niños, debido al asma del que se aqueja desde niño y que le imposibilita ir a la escuela, por ello su madre lo enseña a leer en casa. Su hermano Roberto lo recordaba encerrado en el baño para que nadie le interrumpiera mientras se dedicaba a su pasatiempo favorito que era leer. Como para muchos niños de aquella época sus libros favoritos son las aventuras de Emilio Salgari o de Julio Verne.

Ya de mayor continua leyendo. En sus campañas en la guerrilla de Sierra Maestra, pero también en Congo y Bolivia, aparecen entre sus apuntes listados de libros y autores que parecen ser un plan de lectura para el y sus guerrilleros. Según Carlos Soria Galvarro “Se trata primero de una lista general de 49 títulos con sus autores contenidos en dos páginas (…). Luego, en tres páginas seguidas, otros 60 títulos más, repartidos mes tras mes, desde noviembre de 1966, cuando llegó a Bolivia, hasta septiembre de 1967”.  Un testimonio de un compañero de guerrilla en la conquista de Sierra Maestra, dice refiriéndose a Ernesto: “«Lector infatigable, abría un libro cuando hacíamos un alto mientras que todos nosotros, muertos de cansancio, cerrábamos los ojos y tratábamos de dormir».

 

manuscrito-finales-diario-che-bolivia_lrzima20141008_0035_11

Manuscrito del Che Guevara con un listado de lecturas

Según cuenta Regis Debray que en los días de Bolivia, la guerrilla tenía una biblioteca de 106 libros que guardaban escondidos en postas secretas en la selva «Tiempo antes se había hecho una pequeña biblioteca, escondida en una gruta, al lado de las reservas de víveres y del puesto emisor»., ni en aquellos difíciles momentos olvidaba la lectura y que la revolución no sólo era económica, si no también cultural. Cuentan que “Che” en esos sus últimos días de octubre de 1967 llevaba colgado del cinto un portafolios y 5 libros, entre estas lecturas estaba como es lógico Karl Marx, pero también un autor español como Don Ramón María del Valle Inclán “La Lámpara Maravillosa”, además de Dostoievsky, Faulkner, Stendhal. En esta obra Valle-Inclán resume su estética y su ética, haciéndose eco de la riqueza de teorías filosóficas, tendencias y movimientos de fin de siglo, así el autor gallego en este libro sacraliza la belleza como centro del universo. Musicalidad, belleza, amor y ética son los cuatro pilares sobre los que se alza el pensamiento estético de Valle. Una pieza clave para comprender el complejo entramado teórico que alimenta la obra de uno de nuestros escritores más geniales. Otra de sus lecturas seminales fue “Don Quijote de la Mancha” de Miguel de Cervantes, así en una ocasión escribe a sus padres y les referencia esta obra “Queridos viejos: Otra vez siento bajo mis talones el costillar de Rocinante, vuelvo al camino con mi adarga al brazo”.

Piglia también apunta que en sus últimos momentos, cuando esta apresado y maniatado en la Higuera, una maestra se acerca a llevarle comida, y el Che le índica que en la frase “Yo se leer” que está escrita en la pizarra de la destartalada escuela, al presente del verbo saber, le falta una tilde en la letra é.

 

elcheguevaralectoryescritor1

 

 

 

Bibliografía:

Centenera, Mar. “El Che, un lector compulsivo en plena selva” El País, 18 OCT 2017 – 23:22 https://elpais.com/cultura/2017/10/18/actualidad/1508353551_668588.html

El Che Guevara se lanzó a la batalla con un puñado de libros EJU! 08/10/2014-09:25

Un lector voraz llamado Che Guevara. Público Madrid 21/10/2017 18:05 Actualizado: 21/10/2017 18:05 https://www.publico.es/culturas/lector-voraz-llamado-che-guevara.html

Una pistola y un libro de Valle-Inclán: la biblioteca del Che. Lady X. AGENTE PROVOCADOR es un magazine realizado por La Felguera Editores. http://www.agenteprovocador.es/publicaciones/una-pistola-y-un-libro-de-valle-inclan

Piglia, Ricardo “El último lector”  “Ernesto Guevara, rastros de lectura” Madrid: Anagrama, 2005

Soria Galvarro, Carlos “Andares del Che en Bolivia” CienFlores, Buenos Aires, Argentina, 2014

Vázquez, Cristian. Che Guevara, escrituras y lecturas. Letras Libres 05 octubre 2017
https://www.letraslibres.com/mexico/historia/che-guevara-escrituras-y-lecturas