Archivo de la etiqueta: Noticias falsas

El 81% de los estadounidenses consideran que una buena parte de las noticias que reciben en medios sociales provienen de robots

robot-periodistas-770x470

Stocking, Galen ; Sumida,Nami. “Social Media Bots Draw Public’s Attention and Concern” Washington: Pew Research Center, 2018

Texto completo

Desde las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos, muchos estadounidenses han expresado su preocupación por la presencia de información errónea en línea, particularmente en los medios sociales. Las recientes audiencias e investigaciones del Congreso por parte de sitios de medios sociales e investigadores académicos han sugerido que un factor en la propagación de la desinformación son los bots de medios sociales – cuentas que operan por su cuenta, sin participación humana, para publicar e interactuar con otros en sitios de medios sociales.

El tema de los robots que emitan noticias como si fueran seres humanos ha llamado la atención de gran parte del público: Cerca de dos tercios de los estadounidenses (66%) han oído hablar de los robots de las redes sociales, aunque muchos menos (16%) han oído hablar mucho de este tema. Entre los que conocen el fenómeno, una gran mayoría está preocupado por el uso malicioso de las cuentas de bot, según una nueva encuesta del Pew Research Center realizada del 30 de julio al 12 de agosto de 2018, entre 4.581 adultos estadounidenses que son miembros del American Trends Panel representativo a nivel nacional del Pew Research Center (el Centro ha estudiado previamente los bots en Twitter y los sitios de noticias a los que se enlazan). Ocho de cada diez de los que han oído hablar de los robots dicen que estas cuentas se utilizan sobre todo para malos propósitos, mientras que sólo el 17% dice que se utilizan sobre todo para buenos propósitos.

Para entender mejor algunos de los matices de los puntos de vista del público sobre los bots en los medios sociales, este estudio explora las actitudes de aquellos estadounidenses que han oído hablar de ellos (alrededor de un tercio – 34% – no han oído nada sobre ellos).

Mientras que muchos estadounidenses son conscientes de la existencia de los robots de las redes sociales que emiten noticias con unos intereses determinados, menos confían en que puedan identificarlos. Alrededor de la mitad de los que han oído hablar de los bots (47%) están muy o algo seguros de que pueden reconocer estas noticias falsas en los medios sociales, y sólo el 7% dice que está muy seguro de sí mismo. En contraste, el 84% de los estadounidenses expresó confianza en su capacidad para reconocer las noticias inventadas en un estudio anterior.

Cuando se trata específicamente del entorno de las noticias, muchos encuentran que la presencia de los robots de los medios sociales es omnipresente y preocupante. Alrededor de ocho de cada diez de los que han oído hablar de los bots (81%) piensan que al menos una buena parte de las noticias que la gente recibe de los medios sociales provienen de estos bots, incluyendo el 17% que piensa que una gran parte proviene de bots. Y cerca de dos tercios (66%) piensan que los robots de los medios sociales tienen un efecto mayormente negativo sobre cuán bien informados están los estadounidenses acerca de los eventos actuales, mientras que muchos menos (11%) creen que tienen un efecto mayormente positivo.

Mientras que la impresión general del público sobre los robots de los medios sociales es negativa, ellos tienen puntos de vista más matizados sobre los usos específicos de estas cuentas – con algunos usos que reciben un apoyo u oposición abrumador. Por ejemplo, el 78% de los que han oído hablar de los bots apoyan que el gobierno los utilice para publicar actualizaciones de emergencia, la función más popular de las nueve sobre las que se preguntó en la encuesta. En contraste, estos estadounidenses se oponen abrumadoramente al uso de bots para publicar noticias inventadas o información falsa (92%). También se oponen en gran medida a que los bots se utilicen con fines políticos y están más divididos a la hora de considerar cómo las empresas y las organizaciones de noticias utilizan a menudo los bots.

 

¿Cómo se difundió la desinformación durante las elecciones presidenciales de 2016? Estudio de las campañas de desinformación e influencia de las ‘Noticias falsas’ en Twitter

unknown-4

Texto completo

 

El informe revela un concentrado ecosistema de “noticias falsas”, que vincula a más de 6,6 millones de tweets con los editores de noticias falsas y de noticias de conspiración en el mes anterior a las elecciones de 2016. El problema persistió después de las elecciones con 4 millones de tweets de noticias falsas destinados a conspirar desde mediados de marzo hasta mediados de abril de 2017. Una gran mayoría de estas cuentas siguen activas en la actualidad.

 

¿Cómo se difundió la desinformación durante las elecciones presidenciales de 2016? ¿ha cambiado la situación desde entonces? Un nuevo estudio de más de 10 millones de tweets de 700.000 cuentas de Twitter que se vincularon a más de 600 medios que difunden informaciones falsas.

El estudio, uno de los más grandes hasta la fecha sobre este tema, cuenta con el apoyo de la Fundación Knight, producido por Matthew Hindman de la Universidad George Washington en colaboración con Vlad Barash de la firma de análisis de redes Graphika. Knight encargó el estudio para mejorar la comprensión de cómo la desinformación se propaga en línea.

“Las “noticias falsas” y la desinformación siguen llegando a millones: Más del 80 por ciento de las cuentas que repetidamente difundieron información falsa durante la campaña electoral de 2016 siguen activas, y continúan publicando más de un millón de tweets en un día normal. El 65% de los enlaces de noticias falsos y de conspiración proceden de sólo 10 sitios.

La mayoría de las cuentas que difunden noticias falsas incluidas en el informe muestran evidencia de publicación automatizada: El treinta y tres por ciento de las 100 cuentas más seguidas en el mapa postelectoral del informe – y más del 60 por ciento de una muestra aleatoria de todas las cuentas – muestran evidencia de actividad automatizada.

Las noticias falsas siguen recibiendo muchos menos enlaces que las fuentes de los medios de comunicación tradicionales: Los sitios de noticias falsas recibieron alrededor del 13 por ciento de los enlaces de Twitter; mientras que los medios de comunicación tradicionales recibieron el 37 por ciento de los enlaces recibidos por un conjunto de periódicos regionales. Pero, las cuentas que difunden noticias falsas o de conspiración revelan un núcleo ultra-denso de cuentas que se suceden. Una cantidad sustancial de información errónea fue difundida tanto por cuentas identificadas con los republicanos como con los demócratas: Mientras que la mayoría de las “noticias falsas” procedían de cuentas pro-republicanas y pro-Trump. Después del período electoral, las noticias falsas de tendencia izquierdista disminuyeron mucho más que las noticias falsas de tendencia derechista.

La difusión coordinada de información errónea por parte de los trolls de la Agencia Rusa de Investigación en Internet (IRA) es evidente. De las más de 2,700 cuentas IRA nombradas públicamente cuando se realizó la investigación, el 65 están incluidas en al menos uno de los mapas del informe. Estas cuentas incluyen varias que fueron ampliamente citadas en los medios de comunicación estadounidenses, como @WarfareWWW, @TEN_GOP y @Jenn_Abrams. Sin embargo, el contenido con mensajes similares fue tuiteado por muchas otras cuentas con muchos más seguidores que los trolls del IRA, así como por cuentas todavía activas que probablemente están automatizadas.

 

Guía breve sobre la historia de las “noticias falsas” y la desinformación

fake20news

Texto Completo

 

Las “noticias falsas” no son nuevas. De hecho, la historia de las “guerras de desinformación” se remonta a la antigua Roma. Pero el siglo XXI está siendo testigo de la militarización de la información a una escala sin precedentes. Las nuevas y poderosas tecnologías simplifican la manipulación y fabricación de contenidos, y las redes sociales amplifican drásticamente las falsedades que venden los gobiernos antidemocráticos, los políticos populistas y las entidades corporativas deshonestas.

Ahora habitamos un mundo en el que los actores maliciosos y los propagandistas estatales pueden usar `propaganda computacional’, `redes de títeres de calcetín’, `ejércitos de trolls’ y tecnología que puede imitar los sitios web de noticias legítimos y manipular sin problemas el audio y el video para hacerse pasar por fuentes legítimas. Además, están los especuladores que se ganan la vida creando contenidos fraudulentos para su distribución viral en plataformas sociales. En conjunto, estos acontecimientos presentan un nivel de amenaza sin precedentes que convierte a los periodistas y su trabajo en objetivos.

La emergente “carrera armamentista de la información” es una gran historia. Pero es importante entender el contexto histórico cuando se examinan e informan sobre las manifestaciones contemporáneas del fenómeno del siglo XXI del “desorden de la información”.

Un nuevo recurso publicado por el Centro Internacional de Periodistas (ICFJ) – Una breve guía sobre la historia de las “noticias falsas” y la desinformación – traza la evolución de la crisis actual en una línea temporal internacional, resaltando momentos históricos que van desde Cleopatra hasta Cambridge Analytics.

La guía también incluye ejemplos de buenas prácticas, ejercicios sugeridos, lecturas y tareas para ayudar a profundizar la comprensión y ayudar a informar con matices sobre “noticias falsas”. Está diseñado como un módulo de aprendizaje para periodistas, formadores y educadores de periodismo, y está destinado a ser utilizado en organizaciones de noticias, cursos de desarrollo de los medios de comunicación y escuelas de periodismo. También es un recurso valioso para los profesores de alfabetización mediática e investigadores de la comunicación, así como una lectura informativa para cualquier persona interesada en la evolución de la crisis de desinformación que ahora amenaza a las sociedades abiertas en todo el mundo.

 

Periodismo, ‘Noticias falsas’ y Desinformación: un manual para educación y capacitación en periodismo

international_programme_for_thedevelopment_of_communication

Journalism, ‘Fake News’ and Disinformation: A Handbook for Journalism Education and Training. Unesco, 2018

Texto completo

 

Esta nueva publicación de la UNESCO es un recurso oportuno sobre un tema de gran actualidad para todos aquellos que practican o enseñan periodismo en esta Era Digital.

Los acontecimientos de los últimos años han puesto al periodismo en el punto de mira. Una serie de factores están transformando el panorama de las comunicaciones, planteando interrogantes sobre la calidad, el impacto y la credibilidad del periodismo. Al mismo tiempo, las campañas orquestadas están difundiendo falsedades que a menudo se comparte sin querer en los medios sociales:

  • Desinformación: Información falsa y deliberadamente creada para perjudicar a una persona, grupo social, organización o país
  • Información errónea: Información falsa pero no creada con la intención de causar daño
  • Malinformación: Información que se basa en la realidad y que se utiliza para infligir daño a una persona, grupo social, organización o país.

Escrito por expertos en la lucha contra la desinformación, este manual explora la naturaleza misma del periodismo con módulos sobre por qué es importante la confianza; reflexiona críticamente sobre cómo la tecnología digital y las plataformas sociales son conductos del desorden de la información; lucha contra la desinformación y la desinformación a través de la alfabetización mediática e informativa; verificación de los hechos; verificación de los medios sociales y lucha contra el abuso en línea.

Este plan de estudios modelo es esencial en los programas de enseñanza para todos los formadores en periodismo, así como para los periodistas en ejercicio y los editores interesados en la información, para conocer cómo la compartimos y cómo la usamos. Es fundamental que quienes ejercen el periodismo comprendan e informen sobre las nuevas amenazas a la información de confianza. Los partidos políticos, los profesionales de la salud, los empresarios, los científicos, los observadores electorales y  bibliotecarios también lo encontrarán útil.

ALA, ACRL y ARL presenta escrito en apoyo a la protección de la neutralidad de la red

net-neutrality

Amicus Brief in Support of Net Neutrality

Texto completo

ACRL, ALA, ARL y otras organizaciones educativas presentan el informe en apoyo de la neutralidad de la red.  American Library Association) argumentó contra la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés), para proteger y preservar una Internet abierta con una declaración ante la Corte de Apelaciones de los Estados Unidos.

 

La neutralidad de la red es esencial para asegurar un acceso abierto y no discriminatorio a la información para todos, y desde hace mucho tiempo este principio es una preocupación vital para las bibliotecas. Al hacer retroceder las protecciones de neutralidad en la red, afirmadas por los tribunales y ampliamente apoyadas, la FCC ha permitido que los intereses comerciales estén a expensas del público, que depende de Internet como su principal medio de recopilación de información, aprendizaje y comunicación.

La American Library Association, junto con otros aliados de la neutralidad de la red que también presentan informes legales, se unieron a la Asociación de Bibliotecas de Investigación (Association of Research Libraries, ARL) y a organizaciones de educación superior, entre ellas el American Council on Education y EDUCAUSE, para presentar una solicitud en apoyo de los demandantes en el caso de Mozilla Corporation, et al v. Federal Communications Commission  and United States of America (No. 18-151). ALA y las demás bibliotecas y organizaciones de educación superior centraron su presentación en cómo la FCC ignoró los impactos en las bibliotecas e instituciones de educación superior en su decisión de eliminar las reglas de Internet Abierto de 2015. El grupo de organizaciones que presentan solicitudes en apoyo de los peticionarios busca demostrar a la Corte que la acción de la FCC que se pondrá en peligro el funcionamiento continuo de Internet como una plataforma confiable para la investigación, el aprendizaje y el intercambio de información, y que la decisión de la FCC debe ser revocada por arbitraria y caprichosa.

Organismos que apoyan este escrito

Library Organizations

  • American Library Association (ALA)
  • Association of College & Research Libraries (ACRL)
  • Association of Research Libraries (ARL)

Education Organizations

  • American Council on Education (ACE)
  • Accreditation Council for Pharmacy Education (ACPE)
  • American Association of Colleges for Teacher Education (AACTE)
  • American Association of Colleges of Nursing (AACN)
  • American Association of Community Colleges (AACC)
  • American Association of State Colleges and Universities (AASCU)
  • Association of American Universities(AAU)
  • Association of Jesuit Colleges and Universities (AJCU)
  • Association of Public and Land-grant Universities (APLU)
  • College University Professional Association for Human Resources (CUPA-HR)
  • Consortium of Universities of the Washington Metropolitan Area (CUWMA)
  • EDUCAUSE
  • Middle States Commission on Higher Education (MSCHE)
  • National Association for Equal Opportunity in Higher Education (NAFEO)
  • National Association of Independent Colleges and Universities (NAICU)
  • Student Affairs Administrators in Higher Education (NASPA)
  • Thurgood Marshall College Fund (TMCF)

Respuesta de la IFLA a las Noticias Falsas: Desarrollar Destrezas y Luchar contra la Censura

 

fake_news

Respuesta de la IFLA a las Noticias Falsas: Desarrollar Destrezas y Luchar contra la Censura. From the Annual Conference. 25 Agosto 2018

declaración completa [PDF]

La información errónea que aparece online puede distorsionar la toma de decisiones de las personas y perjudicar el debate en las sociedades. Y, al mismo tiempo, la lucha contra las “noticias falsas” también está sirviendo de excusa para promulgar leyes represivas que frenan la libertad de expresión. Se debe dar una respuesta efectiva basada en unos medios de comunicación más fuertes, en la alfabetización informacional y en una mayor confianza en el entorno digital y se debe tener cuidado de no tomar medidas que corran el riesgo de limitar la libertad de acceso a la información. Las bibliotecas pueden ser de gran ayuda.

Las “Noticias falsas” son un tema sobre el que se está debatiendo intensamente en muchas partes del mundo. Existe una gran preocupación de que la información errónea deliberada pueda socavar la toma de decisiones democráticas y llevar la confusión y la duda a las vidas de las personas.

La difusión de información inexacta con la intención de engañar no es algo nuevo. Sin  embargo, la rapidez con la que las noticias digitales se producen y difunden hace que el predominio de las “noticias falsas” sea una tendencia preocupante.

La Contribución de las Bibliotecas

Las bibliotecas desempeñan un importante papel en este debate, dado su compromiso institucional y ético para ayudar a los usuarios a acceder a información fiable y auténtica.

La IFLA ha trabajado de forma activa durante años en la alfabetización informacional y mediática. Durante el WLIC de 2017, la IFLA publicó su declaración sobre la alfabetización digital, subrayando que la habilidad para aprovechar el potencial de las herramientas digitales es esencial para una sociedad democrática y una ciudadanía comprometida.

Durante el WLIC de 2018, la Declaración de la IFLA sobre las Noticias Falsas reitera el papel esencial que desempeñan las bibliotecas para combatir la información errónea ofreciendo las herramientas y destrezas para detectarla y reconocerla. La experiencia profesional de los bibliotecarios hace que nuestras instituciones sean únicas a la hora de ayudar a los ciudadanos a evaluar de una forma crítica la información que encuentran online.

Al mismo tiempo, las bibliotecas combaten la censura defendiendo la libertad de expresión y de información como un derecho humano fundamental. La declaración subraya este papel y pide a los gobiernos que resistan la tentación de realizar “prohibiciones” de gran repercusión que perjudiquen la libertad intelectual.

El 14% de los estadounidenses han cambiado de opinión sobre un problema debido a algo que vieron en las redes sociales

 

Womans hands holding smartphone

14% of Americans have changed their mind about an issue because of something they saw on social media. Pew Research, 2018

Texto completo

Resultados y metodología

Para la mayoría de los estadounidenses, la exposición a diferentes contenidos e ideas en los medios sociales no les ha hecho cambiar de opinión. Pero una pequeña parte del público – 14% – dice que ha cambiado sus puntos de vista sobre un tema político o social en el último año debido a algo que vio en los medios de comunicación social, según una encuesta del Pew Research Center sobre adultos estadounidenses realizada entre el 29 de mayo y el 11 de junio.

 

Aunque no está claro qué temas cambiaron los puntos de vista de la gente, en el último año una variedad de temas sociales y políticos – desde el movimiento #MeToo a #BlackLivesMatter y #MAGA – han sido discutidos en los medios sociales.

Ciertos grupos, particularmente los hombres jóvenes, son más dados que otros a decir que han modificado sus puntos de vista debido a los medios sociales. Alrededor de tres de cada diez hombres de entre 18 y 29 años (29%) dicen que sus puntos de vista sobre un tema político o social cambiaron el año pasado debido a los medios sociales. Esto es aproximadamente el doble de la proporción que se dice entre todos los estadounidenses y más del doble de la proporción entre hombres y mujeres de 30 años o más (12% y 11%, respectivamente).

También hay diferencias por raza y etnia, según la nueva encuesta. Alrededor de uno de cada cinco estadounidenses negros (19%) e hispanos (22%) dicen que sus puntos de vista cambiaron debido a los medios sociales, en comparación con el 11% de los blancos.

Los medios sociales provocaron que las opiniones cambiaran más entre los demócratas y los independientes simpatizantes con los demócratas (17%) que entre los republicanos y los simpatizantes republicanos (9%). Dentro de estos grupos de partidos, también hay algunas diferencias por género, al menos entre los demócratas. Los hombres que son demócratas o votantes demócratas (21%) son más propensos que sus contrapartes femeninas (14%) a decir que han cambiado de opinión. Sin embargo, la misma proporción de hombres y mujeres de tendencia republicana y republicana dicen lo mismo (9% cada uno).

Entre todos los usuarios de redes sociales, las personas que cambiaron su punto de vista sobre un tema son mucho más inclunafos a cambiar de opinión que aquellos que no dijeron que dichos sitios son importantes cuando se trata de involucrarse en asuntos políticos o sociales importantes para ellos (63% vs. %) o encontrar a otros que comparten sus puntos de vista sobre cuestiones importantes (67% frente a 38%). Poco más de la mitad de quienes cambiaron sus puntos de vista (56%) dicen que las redes sociales son personalmente importantes para proporcionar un lugar para expresar sus opiniones políticas, en comparación con un tercio de los usuarios de redes sociales que no han cambiado su opinión el año pasado (33%).

Mientras que los estadounidenses que no han cambiado sus puntos de vista otorgan menos importancia personal a los medios de comunicación social, las mayorías ven estas plataformas como una ayuda para dar voz a los grupos subrepresentados; destacando temas importantes que de otra manera podrían pasar desapercibidos; o ayudando a mantener a personas poderosas responsables de sus acciones. Aquellos que han cambiado de opinión gracias a los medios de comunicación social son algo más dados a estar de acuerdo en que estas declaraciones describen bien a los medios de comunicación social. Al mismo tiempo, las mayorías en ambos bandos también están de acuerdo en que los medios sociales distraen a la gente de temas que son verdaderamente importantes o hacen que la gente piense que están marcando una diferencia cuando en realidad no lo están haciendo.