Archivo de la etiqueta: Noticias falsas

Disrupción del periodismo: “noticias falsas” y “clickbait”

 

dn8zlprwkaaqjdu

 

Taube, Magdalena. “Disruption des Journalismus“.   Institute of Network Cultures, Amsterdam, 2018. ISBN: 9789492302243.

Texto completo

PDF

 

Hoy en día, el interés del público en el periodismo parece más grande que nunca. Palabras de moda como “noticias falsas” o “clickbait” («ciberanzuelo») indican que estamos tratando con un tema político polarizante. Quien se atreve a investigar el periodismo en esta situación intensificada también quiere entender mejor el mundo en el que vivimos. Después de todo, los periodistas juegan un papel decisivo en este escenario porque tienen una fuerte influencia en la forma en que percibimos el mundo. ¿Cómo ha cambiado su papel desde la llegada de Internet? ¿Qué significa que hay una nueva generación de lectores y una nueva generación de periodistas llamados nativos digitales que nacieron en los años 80 y se criaron en Internet en los 90? En busca de respuestas, el libro hace un retrato de varias capas de la generación de Internet. Sobre todo muestra una cosa: aunque la transformación de gran alcance de los medios de comunicación puesta en marcha por la digitalización a menudo parece una fuerza de la naturaleza incontrolable, podemos dar forma activamente a este proceso incluso en nuestro trabajo periodístico diario.

 

La desinformación no es sólo para tontos

19e3d670-f650-4baf-bad4-cdc0241297fe-20180410

Facebook disinformation in the 2020 presidential election: What you can do to stop its spread

Ver completo

 

Todos nos consideramos expertos en sabrr diferenciar la verdad de la ficción. Pensamos que compartir la desinformación en redes sociales es algo que le sucede a otras personas. Pero seamos honestos, cuando navegamos por nuestros canales, compartimos o damos me gusta a determinados contenidos, no siempre tenemos activados nuestros filtros de pensamiento crítico, especialmente cuando nos enfrentamos a apelaciones emocionales.

 

La desinformación es la difusión deliberada de contenido verificablemente falso o engañoso para ganar dinero o engañar al público con un propósito determinado. Explota nuestros prejuicios y nuestro comportamiento: lo que leemos, lo que nos atrae y lo que enviamos a los amigos o compartimos en redes sociales, imágenes y videos que son unilaterales o divisivos.

Los investigadores dicen que este tipo de desinformación es peligrosa precisamente porque puede engañar a cualquiera con amplias consecuencias para nuestra sociedad y democracia.

“Si miramos a través de las líneas de tiempo, la mayoría de nosotros descubriremos que estamos compartiendo desinformación en las redes sociales”, dice la profesora asociada de la Universidad de Washington Kate Starbird, quien investiga la desinformación en línea. “Siempre es difícil tomar la decisión correcta”.

Según un estudio reciente de Avaaz, una organización sin fines de lucro que se centra en la desinformación de las redes sociales, las noticias fabricadas obtuvieron 86 millones de visitas en los últimos tres meses, más del triple que en los tres meses anteriores. Este estudio encontró que los usuarios de redes sociales, jóvenes y viejos, son susceptibles de compartir este tipo de noticias. Si bien, de promedio, los usuarios mayores de 65 años compartieron casi siete veces más artículos de dominios de noticias falsas que el grupo de edad más joven.

Según otro estudio. Los jóvenes caen también fácilmente en la desinformación y las noticias falsas,  el 52% de los estudiantes consideraron que un video borroso filmado en Rusia que afirmaba mostrar el relleno de papeletas en las primarias demócratas de 2016 era una “fuerte evidencia” de fraude electoral en Estados Unidos.

Algunas cuestiones a tener en cuenta

¿La primera regla para combatir la desinformación? Piensa antes de compartir. Y, en caso de duda, no compartas nada.

Si ves algo que te emociona mucho, mantén la calma y no se lo envíes a otras personas”, dice Paul Barrett, subdirector del Centro Stern para Empresas y Derechos Humanos de la NYU. “Ese es el momento de mantener la calma y verificar el contenido dos veces. Ese contenido aún estará allí en cinco minutos o en cinco hoas.

La realidad es que solo repetir algo con la suficiente frecuencia aunque no sea cierto, ayuda a convencer a las personas de que sí lo es.

Si tienes alguna duda sobre la validez de una publicación, ahorra el esfuerzo a tus amigos y familiares.

Las personas son mucho más fáciles de manipular cuando están enojadas o asustadas por algo. Si una publicación hace que te hierva la sangre o te hace temer el futuro. Esas son dos de las líneas más rojas que te deben alertar a estar más vigilante. Pero también cuando algo se ajuste demasiado a tus creencias hiperpartidistas o cuando algo sea tan conmovedor y estimulante que no puedas esperar para compartirlo con todos tus amigos.

“Las personas son mucho más fáciles de manipular cuando están enojadas o asustadas. Los estafadores lo saben desde hace siglos”, dice el experto en desinformación Ben Nimmo, director de investigaciones de Graphika, una empresa de análisis de redes sociales. “Si ves un titular que te indigna o te asusta, pregúntate: ¿quién está tratando de engañarme?”

La desinformación es a menudo difícil de detectar porque a veces no es técnicamente falsa. En cambio, las publicaciones en las redes sociales a veces contienen medias verdades, intenta confundir los hechos con algo inventado o proporcionan información que está completamente fuera de contexto.

Los vendedores ambulantes de desinformación aseguran que, cuando nos atacan con el meme de Internet correcto, nuestros prejuicios innatos se harán cargo y tomarán las decisiones. Entonces, antes de compartir cualquier cosa en las redes sociales, la mejor estrategia es examinar el contenido.

Pregúntate: ¿Quién es la persona que publica esta información? ¿Es confiable esta persona? ¿Qué más ha publicado esta persona? ¿Los reclamos en la publicación están respaldados por fuentes acreditadas?

¿Se están distorsionando los hechos? ¿Se dejan de lado las perspectivas que son diferentes a las suyas? ¿La persona que publica esta información tiene algo que ganar? ¿Hay otros sitios web legítimos que publiquen la misma información?

Y otro consejo: nunca compartas una publicación si solo has leído el titular. Hay muchos titulares sensacionales y engañosos que generan clics pero no reflejan con precisión los hechos.

Las personas confían instintivamente en las imágenes más que en las palabras y los vendedores ambulantes de información errónea a menudo intentan usar esto en su favor. No siempre puedes confiar en lo que ves o escuchas.

Cuando se trata de desinformación, no solo estamos hablando de agentes vinculados al Kremlin a quienes se les paga para producir contenido oscuro o bots que llenan las redes sociales con publicaciones automáticas. En el período previo a las elecciones de 2020, estas campañas pueden ser lideradas por los iraníes, los chinos o las personas en nuestro propio país, dicen los investigadores de desinformación.

Las campañas más efectivas de desinformación se basan en el reclutamiento de “colaboradores involuntarios” que no son conscientes de que están amplificando y legitimando mensajes que existen únicamente para inflamar las tensiones sobre la raza, las armas, el aborto o la inmigración y minar la fe en nuestras instituciones, dice Starbird.

Foto: 10 de abril de 2018: Cien recortes de cartón del fundador y CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, se encuentran fuera del Capitolio de los Estados Unidos en Washington, DC. El grupo de defensa Avaaz está llamando la atención sobre lo que los grupos dicen que son cientos de millones de cuentas falsas que aún difunden información en Facebook.. SAUL LOEB, AFP / Getty Images

 

La Feria del libro en Flores

 

2018042314334136884

 

Menos abultan los restos literarios de toda la Antigüedad clásica que el formidable aluvión de diarios, revistas y folletos que la imprenta de nuestro tiempo produce en una semana. Si la escasez de textos nos dificulta el conocimiento de ciertas épocas, su demasiada profusión puede tener parecido efecto. Cabe imaginar a los futuros historiadores debatiéndose en perpetuas dudas, complicados por infinitos textos contradictorios. Desde luego, siempre nos queda la esperanza del oportuno extravío de las obras superfluas. Pero las enormes tiradas que permiten las máquinas modernas hacen cada vez más difícil la extinción de un libro indeseable. Y por otra parte, nada nos garantiza que el destino no depare el olvido a los genios y el recuerdo a los pelafustanes.

 

Alejandro Dolina. “La Feria del Libro en Flores” en Crónicas del Ángel Gris (1988)

Sir Tim Berners-Lee lanza un plan de acción global para salvar a la web de la manipulación política, noticias falsas y violaciones de la privacidad

 

5098

 

The Contract for the Web. Tim Berners-Lee, 2019

Texto completo

Sir Tim Berners-Lee ha lanzado un plan de acción global para salvar a la web de la manipulación política, noticias falsas, violaciones de la privacidad y otras cuestiones que amenazan con sumergir al mundo en una “distopía digital”.

 

La Web fue diseñada para reunir a la gente y hacer que el conocimiento esté disponible gratuitamente. Ha cambiado el mundo para bien y ha mejorado la vida de miles de millones de personas. Sin embargo, muchas personas siguen sin poder acceder a sus beneficios y, para otros, la Web conlleva demasiados costes inaceptables.

The Contract for the Web fue creado por representantes de más de 80 organizaciones, que representan a gobiernos, empresas y sociedad civil, y establece compromisos para guiar las agendas de las políticas digitales. Además requiere que sea respaldado por los gobiernos, empresas e individuos para que asuman compromisos concretos para proteger la web del abuso y asegurar que beneficie a la humanidad.

“Creo que el miedo de la gente a que ocurran cosas malas en Internet se está volviendo, con razón, cada vez mayor”, dijo Berners-Lee, el inventor de la web, al diario The Guardian. “Si dejamos la web como está, hay un gran número de cosas que pueden salir mal. Podríamos terminar con una distopía digital si no cambiamos las cosas. No es que necesitemos un plan de 10 años para la web, necesitamos darle la vuelta a la web ahora”.

El documento, publicado por la Fundación Web de Berners-Lee, cuenta con el respaldo de más de 150 organizaciones, desde Microsoft, Google y Facebook hasta el grupo de derechos digitales Electronic Frontier Foundation. En el momento de redactar el presente informe, ni Amazon ni Twitter habían respaldado los principios.

 

 

NewsGuard, una extensión de navegador web diseñada para poner una bandera roja a artículos y blogs con posibles noticias falsas

 

18fd1c2dd3b0eaef6df17f1d85f93b21

NewsGuard

 

Las bibliotecas de todo el mundo están luchando y concienciando a sus usuarios sobre los riesgos de las noticias falsas. Los bibliotecarios juegan un papel crítico en conectar a personas de todas las edades con la información y los canales más confiables. Para apoyar esta tarea existen canales que recopilan sitios web que pueden contener información verdadera o falsa como Snopes.com, FactCheck.org, o PolitiFact. También extensiones del navegador como NewsGuard, que ayudan a luchar contra las noticias falsas, la desinformación y la desinformación.

NewsGuard es una extensión de navegador web diseñada para literalmente poner una bandera roja a artículos y blogs problemáticos; por ello, muchas bibliotecas estadounidenses tienen instalado NewsGuard en sus ordenadores públicos como un dispositivo de alerta para promover la alfabetización mediática.

Lanzada en 2018 por un equipo de periodistas profesionales, NewsGuard fue creada pensando en las bibliotecas y las escuelas. Los evaluadores utilizan un conjunto de nueve estándares periodísticos para examinar la credibilidad y transparencia de miles de sitios web y emitir una calificación y una etiqueta verde o roja para cada uno de ellos. Cuando realizamos una búsqueda en el navegador nos aparecerá junto a la noticia un icono con el escudo protector de NewsGuard en color verde si es confiable o en color rojo si no lo es.

 

f3ccc174664c37c74ca967e4d080f8ad

Además, un equipo de analistas de NewsGuard opera las 24 horas del día, los 7 días de la semana para identificar a los proveedores de noticias poco fiables entre los sitios que NewsGuard aún no ha evaluado y advertir a los usuarios de Internet sobre ellos en tiempo real.

También permite añadir nuestro blog o canal de noticias a NewsGuard, para que aparezca como un canal confiables o no, según su naturaleza. Simplemente vamos a la parte superior derecha del navegador picamos en el icono de NewGuard y nos dice “Submmit this site for review by NewGuard”, simplemente aceptamos para que el sitio sea evaluado por la empresa, y a parezca en rojo o en verde.

La extensión ya está disponible para noticias procedentes de Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Francia e Italia, y tiene previsto extender su radio de acción a otros países para servir a los miles de millones de personas de todo el mundo que leen y reciben noticias en línea. Su objetivo es dar a todos la información que necesitan para estar mejor informados sobre las fuentes de noticias en las que pueden o no pueden confiar. Si bien muchas personas se muestran escépticos ante estos servicios, cuestionando los sesgos ideológicos de los evaluadores o la presión institucional respecto a las calificaciones de los inversionistas externos.  A lo que la empresa argumenta que siempre existirán sesgos, pero que la herramienta no censura ni filtra el contenido; sino que pretenden conectar a los usuarios con información confiable en el contexto de la búsqueda, finalmente es el usuario el que decide.

 

Luchando contra las noticias falsas: lecciones de la Guerra de la Información

 

wooden-puppet-disinformation-forum

Helen Lee. Bouygues. Fighting Fake News: Lessons From The Information Wars, The Reboot Foundation, november 2019

Texto completo

 

Las noticias falsas son un problema que amenaza las raíces mismas de la democracia moderna. Sin embargo, no hay una solución fácil o simple. Hay demasiados incentivos para difundir información falsa. Las naciones a menudo promueven noticias falsas como parte de campañas de desinformación para promover agendas políticas. Los especuladores generan noticias falsas y las distribuyen ampliamente para obtener ingresos publicitarios. El diseño de plataformas de medios sociales en línea permite – y a menudo estimula – la distribución generalizada de noticias falsas. El resultado es una cantidad significativa de desinformación que atraviesa el panorama de los medios de comunicación en todo el mundo.

 

Este informe pretende responder a estas preguntas, y se basa en revisiones de la literatura, entrevistas con expertos, evaluaciones de los sitios web del estado, y nuestra propia investigación independiente realizada con miles de personas a través de una plataforma en línea.

La investigación sobre el impacto de las noticias falsas es escasa. Aunque la investigación sobre la propaganda se remonta a décadas atrás, las noticias falsas modernas suelen difundirse a través de las redes sociales en línea y se presentan más claramente bajo la apariencia de “noticias”, lo que las diferencia de la propaganda estatal.

Es más, las nuevas tecnologías pueden empeorar el problema con frecuencia. Por ejemplo, los bots se extienden cada vez más por las redes sociales, amplificando a menudo los mensajes de noticias falsas. Un estudio estima que entre el 9 y el 15 por ciento de los usuarios de Twitter son bots y, al menos algunas investigaciones sugieren que juegan un papel clave en la amplificación de las noticias falsas.

Las noticias falsas tienen otros costos: los principales medios de comunicación y los sitios de verificación de hechos tienen que dedicar tiempo a desacreditar la última mentira viral. Los académicos también sospechan que los informes contradictorios entre los medios de comunicación falsos y los medios de comunicación reales pueden llevar al escepticismo o a la desconexión de todos los medios de comunicación, tanto falsos como legítimos.

La proliferación de noticias falsas también llega en un momento en que la confianza en las fuentes de noticias legítimas ha alcanzado niveles históricamente bajos Sólo el 32 por ciento de los estadounidenses dicen que confían “mucho” o “bastante” en los medios de comunicación para informar sobre las noticias “de manera completa, justa y precisa”, lo que constituye el nivel más bajo jamás documentado.

Otro temor es que la combinación de noticias falsas y redes sociales en línea, al menos tal como funcionan actualmente, produzca altos niveles de extremismo. Dado que las redes sociales quieren llamar la atención de los usuarios, suelen sugerir material que a los usuarios les puede gustar, basándose en lo que ya han visto. Las demostraciones con YouTube consideran que el mero hecho de seguir los vídeos sugeridos conduce rápidamente a contenidos cada vez más extremos.

Dada esta dinámica, las noticias falsas plantean claros riesgos para la democracia. Los gobiernos democráticos dependen de que los votantes estén bien informados, sin embargo, las elecciones en todo el mundo se han visto sacudidas por las campañas de desinformación. Muchos países occidentales han acusado a Rusia, por ejemplo, de utilizar noticias falsas para perturbar las elecciones, y los actores políticos han utilizado noticias falsas para promover sus agendas en varios países, incluyendo Myanmar, Filipinas e Indonesia.

La información falsa y la manipulación de los medios de comunicación siempre estarán con nosotros. Pero los cambios en la tecnología -y en el consumo de los medios de comunicación- han hecho más difícil que los ciudadanos detecten información débil y han hecho que la influencia de las noticias falsas sea más nociva y generalizada.

Esta investigación revela que más de un tercio de los estudiantes de secundaria en Estados Unidos dicen que “rara vez” o “nunca” aprenden a juzgar la fiabilidad de las fuentes. La buena noticia es que el interés por los programas de alfabetización mediática está creciendo. Varias organizaciones están presionando a favor de los programas de alfabetización mediática y también proporcionan planes de estudio, herramientas y otros recursos a las escuelas.

La alfabetización mediática en la era de noticias falsas

advocacy-media-literacy

Media Literacy in an Age of Fake News: Prepare your users for the pitfalls of misinformation By George M. Eberhart | November 1, 2019. American Libraries, 2019

Ver original

 

Después de varios años de noticias falsas y hechos alternativos, la alfabetización mediática sigue siendo un desafío. El Informe de Aprendizaje y Creación de Prototipos de 2018 mostró que los consumidores de noticias piensan que son mejores en la alfabetización mediática de lo que realmente son. ¿Cómo pueden las bibliotecas ayudar a cerrar esa brecha y ayudar a sus comunidades a informarse?

 

Los bibliotecarios pueden asegurar que los usuarios tomen decisiones informadas en las elecciones locales, estatales y nacionales ayudándoles a pensar críticamente. Las bibliotecas de todo tipo pueden promover la alfabetización mediática proporcionando folletos, LibGuides, capacitación y programas sobre cómo diferenciar en línea la realidad de la ficción. Los siguientes recursos pueden ayudar.

The National Association for Media Literacy Education, una organización sin fines de lucro con sede en la ciudad de Nueva York, define la alfabetización mediática como la “capacidad de acceder, analizar, evaluar, crear y actuar utilizando todas las formas de comunicación”, incluyendo “tecnologías con las que ni siquiera hemos soñado todavía”. Proporciona guías para educadores y padres, planes de lecciones y recursos electorales.

Center for Media Literacy, con sede en California, ofrece MediaLit Kit para ayudar a los educadores a crear programas de instrucción de alfabetización mediática en todas las disciplinas y niveles de grado.

Entre 2017 y 2018, la American Library Association (ALA) se asoció con el Center for News Literacy (CNL) de la Escuela de Periodismo de la Universidad de Stony Brook (Nueva York) en torno al programa piloto “Media Literacy at Your Library” (Alfabetización mediática en su biblioteca), un programa piloto que capacitó a los trabajadores de bibliotecas para ayudar a los adultos a convertirse en mejores consumidores de noticias. El Informe Learning and Prototyping Report anteriormente mencionado describe cómo cinco bibliotecas públicas de los EE.UU. utilizaron el plan de estudios de alfabetización mediática de CNL para desarrollar programas públicos adaptados a sus comunidades. Entre los descubrimientos de esas bibliotecas: Las audiencias jóvenes y marginadas eran las más difíciles de alcanzar, y los esfuerzos futuros podrían ser más efectivos si los programas se presentaran en espacios más accesibles para esas audiencias.

Aunque el programa ha terminado, la Oficina de Programas Públicos de ALA ha recibido una subvención de 249.378 dólares del Instituto de Servicios de Museos y Bibliotecas para convocar a un grupo de bibliotecarios, educadores y periodistas que diseñarán una guía para profesionales de la educación sobre alfabetización mediática. A finales de año se conocerán más detalles al respecto.

En julio, la Corporación RAND publicó una encuesta sobre la eficacia de la formación en alfabetización mediática en aulas escolares,  Exploring Media Literacy Education As a Tool for Mitigating Truth Decay (Explorando la alfabetización mediática como herramienta para mitigar la decadencia de la verdad). Los investigadores descubrieron que las competencias de alfabetización mediática se definen y evalúan de forma incoherente en todas las disciplinas, lo que dificulta la evaluación de los resultados. Sin embargo, la encuesta ofrece un apéndice separado en un archivo ZIP con una lista completa de cursos, programas y otros recursos, organizados por institución.

Un curso de acceso abierto -desarrollado por el biólogo Carl Bergstrom de la Universidad de Washington y el científico de información Jevin West- ha recibido atención nacional. Titulado“Calling Bullshit,”, el curso ofrece un programa de estudios, vídeos, herramientas, estudios de casos y una serie de preguntas frecuentes para los educadores que deseen adaptarlo. Bergstrom y Occidente definen “mentira” como “lenguaje, cifras estadísticas, gráficos de datos y otras formas de presentación destinadas a persuadir impresionando y abrumando a un lector u oyente, con un flagrante desprecio por la verdad y la coherencia lógica”.

En el corazón de toda la educación sobre alfabetización mediática está el objetivo de ayudar a los niños, adolescentes y adultos a reconocer las afirmaciones engañosas en línea y en otros medios de comunicación. Aunque a menudo se denominan noticias falsas, la desinformación puede tomar muchas formas. En 2016, Melissa Zimdars, Profesora Asistente de Estudios de Medios del Merrimack College en North Andover, Massachusetts, y coautora de Fake News: Understanding Media and Misinformation in the Digital Age (MIT Press, 2020), identificó para sus alumnos numerosas categorías de sitios web que contienen información sospechosa, entre ellas fuentes que..:

  • falsificar información a propósito o distorsionar las noticias
  • presentar opiniones como hechos
  • se basan en teorías de conspiración refutadas
  • tráfico de créditos no verificados
  • consisten en propaganda patrocinada por el estado
  • promover el racismo, la misoginia o la homofobia
  • usar titulares o imágenes exagerados o engañosos como “clickbait

Una encuesta del Pew Research Center de 2018 indica que los estadounidenses tienden a etiquetar las declaraciones con las que están de acuerdo como factuales y aquellas con las que no están de acuerdo como opiniones. Un estudio realizado en 2019 por psicólogos de la Universidad Estatal de Ohio sugiere que las personas sí hacen una distinción entre fuentes deshonestas y sesgadas. Los investigadores encontraron que incluso las noticias verdaderas, cuando son reportadas por una fuente considerada sesgada, tienden a perder su credibilidad.

Detección de información errónea

Cómo detectar noticias falsas. Una fuente ampliamente utilizada para detectar sesgos, “How to Spot Fake News” por Eugene Kiely y Lori Robertson, fue publicada en noviembre de 2016 por FactCheck.org, un proyecto del Centro de Políticas Públicas de Annenberg. Una infografía de la Federación Internacional de Asociaciones de Bibliotecarios y Bibliotecas (gratuita en varios idiomas) resume las ocho técnicas mencionadas en el artículo para evaluar las fuentes de noticias. En 2016, Finlandia se convirtió en uno de los primeros países europeos en tener un sistema educativo que enfatiza formalmente el pensamiento crítico y la capacidad de reconocer la desinformación.

La información engañosa es a menudo difícil de contrarrestar porque los memes virales con frecuencia se traducen a otros idiomas, cruzan fronteras nacionales y saltan plataformas, según Daniel Funke, escritor del sitio web de periodismo Poynter. Científicos de la información de la Universidad de Indiana en Bloomington en 2017 verificaron que los robots sociales y los algoritmos eran responsables de difundir historias virales -algunas falsas, otras reales- a través de Twitter.

Complicando aún más las cosas, las acusaciones de conspiración ya no se basan en la teoría de la conspiración real. Russell Muirhead y Nancy L. Rosenblum escriben en A lot of people are saying (Princeton University, abril) que las explicaciones factuales han sido reemplazadas por insinuaciones: “No hay una demanda meticulosa de pruebas, ni una acumulación exhaustiva de pruebas, ni puntos revelados para formar un patrón.” En cambio, lo que pasa por autoridad es la afirmación de que “mucha gente está diciendo” algo.

Una buena visión general de las noticias falsas para los bibliotecarios es “Combating Fake News in the Digital Age,” (Combatir las noticias falsas en la era digital), de Joanna M. Burkhardt, Library Technology Reports, vol. 53, no. 8 (noviembre/diciembre de 2017). Burkhardt, que con frecuencia da conferencias sobre alfabetización mediática, presenta una breve historia de noticias falsas que comienzan con el Imperio Romano, explica cómo se difunde la desinformación y sugiere métodos proactivos que los bibliotecarios pueden utilizar para ayudar a los estudiantes a navegar por el universo de la información. Burkhardt es también autor de Teaching Information Literacy Reframed (ALA Neal-Schuman, 2016), que utiliza el  Framework for Information Literacy for Higher Education  (Marco para la Alfabetización Informativa para la Educación Superior) como herramienta para diseñar ejercicios en el aula sobre medios de comunicación y otras alfabetizaciones.

Fake News and Alternative Facts de Nicole A. Cooke, en el informe especial de ALA Fake News and Alternative Facts (Ediciones ALA, 2018), ofrece consejos para crear un plan de lecciones que ayude a los estudiantes universitarios y a los adultos a evaluar los medios de comunicación. La segunda edición de Belinha S. De Abreu de Teaching Media Literacy (ALA Neal-Schuman, 2019) reúne a 15 bibliotecarios y profesores para comentar sobre temas de alfabetización mediática y digital. También ofrece seis lecciones listas para enseñar, un glosario y una cronología de los hitos de la alfabetización mediática. Information Literacy and Libraries in the Age of Fake News, editado por Denise E. Agosto (Libraries Unlimited, 2018), es otro excelente resumen de la historia de los medios de comunicación y de la investigación para combatir la desinformación.

Por último, los interesados en las raíces históricas del actual clima político polémico pueden leer  “The Lie Factory: How Politics Became a Business,, de la historiadora Jill Lepore, en la edición del 24 de septiembre de 2012 de The New Yorker. Lepore escribe sobre Clem Whitaker, Leone Baxter, y su grupo consultor Campaigns Inc. que lanzaron en la década de 1930. “Whitaker y Baxter no sólo estaban inventando nuevas técnicas; estaban escribiendo un libro de reglas”, argumenta. Ese libro de reglas, esbozado en el discurso de Whitaker ante el Capítulo de Los Ángeles de la Sociedad de Relaciones Públicas de Estados Unidos el 13 de julio de 1948, contiene consejos que se han vuelto comunes en las campañas políticas del siglo XXI, entre los que se incluyen: “hazlo personal”, “finge que eres la Voz del Pueblo”, “ataca, ataca, ataca y ataca”, y “di lo mismo una y otra vez”.