Archivo de la etiqueta: Noticias falsas

Desafiando la Verdad y la Confianza: Un Inventario Global de la Manipulación Organizada de los Medios Sociales

42702673645_213c2746ed_b_d

 

Bradshaw, S. and P. N. Howard. [e-Book] Challenging Truth and Trust: A Global Inventory of Organized Social Media Manipulation. Oxford, Oxford Internet Institute, University of Oxford, 2018.

Texto completo

Más información sobre

Noticias Falsas

Bots

La manipulación de la opinión pública sobre las plataformas de medios sociales ha surgido como una amenaza crítica para la vida pública. Alrededor del mundo, una serie de agencias gubernamentales y partidos políticos están explotando las plataformas de los medios sociales para difundir noticias basura y desinformación, ejercer la censura y el control, y socavar la confianza en los medios de comunicación, las instituciones públicas y la ciencia.

En un momento en el que el consumo de noticias es cada vez más digital, la inteligencia artificial, la gran analítica de datos y los algoritmos de la “caja negra” se están aprovechando para desafiar la verdad y la confianza: las piedras angulares de nuestra sociedad democrática. En 2017, el primer inventario de Global Cyber Troops arrojó luz sobre la organización mundial de la manipulación de los medios sociales por parte del gobierno y los actores de los partidos políticos.

Este informe de 2018 analiza las nuevas tendencias de la manipulación de los medios organizados, así como las crecientes capacidades, estrategias y recursos que apoyan este fenómeno.

Los hallazgos clave del informe Challenging Truth and Trust son:

1. Se han encontrado evidencias de campañas de manipulación de medios sociales formalmente organizadas en 48 países, en comparación con 28 países el año pasado. En cada país hay al menos un partido político o agencia gubernamental que utiliza los medios sociales para manipular la opinión pública a nivel nacional.

2. Gran parte de este crecimiento proviene de países donde los partidos políticos están difundiendo desinformación durante las elecciones, o países donde las agencias gubernamentales se sienten amenazadas por las noticias basura y la interferencia extranjera y están respondiendo desarrollando sus propias campañas de propaganda informática en respuesta.

3. En una quinta parte de estos 48 países -principalmente en el Sur del mundo- encontramos pruebas de campañas de desinformación que operan a través de aplicaciones de chat como WhatsApp, Telegram y WeChat.

4. La propaganda computacional todavía involucra la automatización de cuentas de medios sociales y equipos de comentarios en línea, pero está haciendo un uso cada vez mayor de anuncios pagados y optimización de motores de búsqueda en una amplia gama de plataformas de Internet.

5. La manipulación de las redes sociales es un gran negocio. Desde 2010, los partidos políticos y los gobiernos han gastado más de 500 millones de dólares en la investigación, desarrollo e implementación de operaciones psicológicas y manipulación de la opinión pública a través de los medios sociales. En unos pocos países esto incluye esfuerzos para contrarrestar el extremismo, pero en la mayoría de los países esto implica la difusión de noticias chatarra y desinformación durante las elecciones, las crisis militares y los complejos desastres humanitarios.

 

Anuncios

A pesar de las consecuencias negativas que acechan la vida digital los expertos consideran que su impacto general es positivo

pi_18-06-22_digitallife_featured

Anderso, Janna ; Rainie, Lee “Stories From Experts About the Impact of Digital Life“. Washington: Pew Research, 2018

Texto completo

Si bien muchos expertos y estudiosos de la tecnología están preocupados por las consecuencias sociales, políticas y económicas de la difusión de las actividades digitales, también tienden a señalar que su propia experiencia de la vida digital ha sido positiva.

 

A lo largo de los años de sondeos realizados por el Pew Research Center y  Elon University’s Imagining the Internet Center, han sido muchos los expertos que han  manifestado su preocupación por la forma en que las actividades en línea de la gente pueden socavar la verdad, fomentar la desconfianza, poner en peligro el bienestar de las personas, afectar la salud física y emocional, permitir que los trolls debiliten la democracia y la comunidad, y que a medida que los algoritmos se incrustan en más actividades, afecten a la privacidad, hagan que las instituciones sean menos seguras, abran divisiones sociales más grandes a medida que las brechas digitales se ensanchan, y eliminen un número incalculable de empleos.

A principios de 2018, un sondeo de expertos en tecnología, académicos y especialistas en salud sobre el futuro de la vida digital y el bienestar. También se pidió que compartieran anécdotas sobre sus propias experiencias personales con la vida digital. En el presente informe se comparten esas observaciones.

El resto de este informe se basa en la elaboración de estas ideas por parte de los encuestados que compartieron anécdotas y observaciones. Se divide en tres capítulos: 1) anécdotas y comentarios sobre los aspectos positivos de la vida digital; 2) anécdotas y comentarios sobre aspectos potencialmente dañinos de esa vida; y 3) respuestas en las que las declaraciones o anécdotas de las personas se dividieron equitativamente tanto con los pros como con los contras de la vida digital.

 

 

 

 

 

¿Qué significa el acceso a la información? No es lo mismo acceso a la información que abundancia de información

information-overload

Fister, Bárbara. Access Means More than Abundance: Exploring what “free to all” might mean today. En Inside Highter June 26, 2018

 

Ver original

Con toda la información que podemos obtener a través de cualquier buscador de información ¿qué significa el acceso a la información? ¿por qué necesitamos bibliotecas cuando todo se puede buscar en Google? ¿Cómo podríamos los bibliotecarios simplificar el uso de nuestros sistemas tal como lo hace Google? ¿Qué vamos a hacer con el hecho de que la mayoría de la gente ya no comienza su búsqueda en la biblioteca sino en Google? ¿Cómo pueden las bibliotecas argumentar su relevancia dada la ubicuidad de una de las corporaciones más poderosas del mundo?  ¿Qué pasaría si tuviéramos un gran éxito con el acceso abierto y los modelos de financiamiento evolucionaran de tal manera que compartir toda la investigación fuera libre y gratuito? ¿Podríamos todos buscar todo en Google? ¿Sería ese el acceso definitivo?

 

 

En el siglo XIX, el acceso fue un valor que impulsó la fundación de las primeras bibliotecas públicas, poniendo libros y periódicos a disposición de todos con la esperanza de mejorar a las personas y a la sociedad en general. Al principio se llamaba “la fe en la biblioteca” – donde toda esta amplia gama de acceso al conocimiento conduciría inevitablemente a una vida mejor y a una sociedad más fuerte. ¿Qué significa esa fe cuando estamos tan saturados de información?

De promedio, a nivel mundial se publican diariamente más de 6.000 artículos científicos, más de 6.000 libros, sin contar los que son autoeditados. Eso es sólo la punta del iceberg de contenido. Cada día, según varias estimaciones, 1.450 millones de personas se conectan a Facebook para compartir fotos y enlaces. Se envían 500 millones de Tweets. Mil millones de horas de contenido de vídeo se ven en YouTube. Google responde a más de 3.000 millones de solicitudes de búsqueda utilizando los 130 billones de páginas web que ha indexado. Mientras tanto, las bibliotecas han reducido drásticamente su adquisición de libros y están comenzando a desprenderse de los paquetes de revistas. (Suecia acaba de decirle No a Elsevier), con toda esta abundancia  ¿qué significa el acceso a la información?

Al principio sentimos una gran confianza en la red, se encontraba buena información. Posteriormente la red se volvió competitiva. ¿Cómo podríamos los bibliotecarios simplificar el uso de nuestros sistemas tal como lo hace Google? ¿Qué podemos hacer con el hecho de que la mayoría de la gente ya no comienza su búsqueda en la biblioteca sino en Google? ¿Cómo pueden las bibliotecas argumentar su relevancia dada la ubicuidad de una de las corporaciones más poderosas del mundo?

Por otra parte, los académicos están haciendo más investigación, y cada vez a un nivel más avanzado, las expectativas de investigación se han disparado, la cantidad publicada es vertiginosa, y mientras que las bibliotecas de los países pudientes tenemos sistemas para conseguirle casi cualquier cosa que deseemos a través de las plataformas de las 5 grandes de la edición científica. Pero además, algunas personas tienen tanta prisa que recurren a bibliotecas ilegales como SciHub, que tienen casi el 85% de todos los artículos y no piden credenciales. Y eso también es una amenaza para los bibliotecarios que han escuchado con demasiada frecuencia “¿por qué necesitamos bibliotecas cuando todo se puede buscar en Google?

Los bibliotecarios están atrapados en ese extraño lugar intermedio de querer tomarnos en serio el lema “gratis para todos” luchando por el acceso abierto a la investigación, pero  ¿Qué pasaría si tuviéramos un gran éxito con el acceso abierto y los modelos de financiamiento evolucionaran de tal manera que compartir toda la investigación fuera libre y gratuito? ¿Podríamos todos buscar todo en Google? ¿Sería ese el acceso definitivo?

… hay algunos problemas con ese posible escenario de futuro. Google está en el negocio de la publicidad, y para aumentar sus ingresos, necesitan mantener nuestra atención y adaptar los anuncios a nuestros perfiles. Lo llaman “mejorar la experiencia del cliente”, pero cuando dependemos de las corporaciones tecnológicas monopolísticas para nuestro acceso, les dejamos decidir quién puede ver qué. Cada vez más, les permitimos responder a nuestras preguntas, no mostrándonos una gama de opciones, sino diciéndonos a través de un asistente de voz o resaltando en un recuadro la respuesta, por lo general un poco de texto de Wikipedia o alguna otra fuente de gran flujo de información, lo que le proporciona gran autoridad. Incluso si ignoramos esa respuesta singular, es poco probable que vayamos más allá de la primera página de resultados, y el algoritmo utilizado para posicionar lo que aparece en primer lugar es un secreto comercial (Page Rank), cambiando constantemente para superar a la industria de optimización que ha surgido para hacer que determinadas paginas queden optimizadas en un buen posicionamiento. Los sistemas de bibliotecas para catalogación están lejos de ser perfectos y son poco visibles a los buscadores, pero al menos son transparentes, y no asumen que el punto es encontrar una respuesta simple.

Cuando buscamos, tenemos una variedad de metas autodirigidas que influirán en nuestro camino. Es posible que estemos buscando un conjunto de datos o un libro en particular, o que hayamos oído hablar de una teoría que queramos explorar en el contexto de alguna idea que estemos probando. En una búsqueda de Google todo se mezcla con la idea de que siempre vas a encontrar una respuesta, al igual que cuando vas a una gran superficie para encontrar un producto. El conocimiento no se presta a ese tipo de estilo de búsqueda de entrar y salir. Sin contexto, sin poder discernir conexiones y relaciones, tenemos abundancia, pero eso no es lo mismo que acceso.

Otra cosa a tener en cuenta es que estos sistemas son vastos y globales, pero no tienen sentido de la cultura local y de cómo se elabora el significado de la misma. Se ven forzados a hacer algunas concesiones legales porque el contenido que cruza las fronteras internacionales choca con las leyes nacionales, pero eso es todo lo que se puede hacer para hacer frente al hecho de que es un mundo cada vez más globalizado. Mucha gente tiene acceso a la información a través de Facebook y sus implicaciones globales son masivas. Facebook está desplegando acceso a Internet a jardines amurallados en los países en desarrollo, proporcionando acceso “gratuito” a Facebook y a algunas otras plataformas elegidas por Facebook, todas ellas vigiladas por burócratas locales que protegen su poder. El liderazgo de Facebook tiene una comprensión muy poco sofisticada de lo que sucede cuando se proporcionan a la gente herramientas que permiten la comunicación, pero que están diseñadas para amplificar el material más buscado para vender la publicidad y atención de los anunciantes.

 

 

La IFLA publica un kit de herramientas para la neutralidad en la Red

 

net-neutrality

IFLA Net Neutrality Toolkit (.doc)

Al igual que en el caso de los automóviles, no debería permitirse que los contenidos digitales viajen por las autopistas preferidas o más rápidas. La práctica de dar un trato preferencial a determinados sitios web o contenidos -en violación de la neutralidad de la Red- crea discriminación y limita la libertad de expresión y el acceso a la información. Por el contrario, cuando se protege la neutralidad de la red, el derecho a acceder a los contenidos digitales no está a merced de decisiones comerciales.

Imagina por un momento que su país ha adoptado una política que significa que el precio de su coche determina el límite de velocidad que se aplica a él. ¿Sería justo, en tu opinión? Lo más probable es que no. Esta política permitirá que los ricos lleguen a sus destinos más rápido, dejando a los que tienen menos dinero en el carril lento. Esto no es es acorde con el deber de los gobiernos de tratar a sus ciudadanos por igual.

La neutralidad de la red a menudo se ha comparado con una carretera imaginaria en la que los coches más caros pueden viajar a mayor velocidad. Si sustituimos los paquetes de Internet por automóviles, cables por una carretera de cemento y acero, y su gobierno por los proveedores de servicios de Internet, la analogía sigue siendo cierta.

Las bibliotecas tienen un papel central en el debate en torno a la neutralidad de la red porque su misión es utilizar los medios más eficaces para hacer que el material sea accesible y garantizar que este acceso no esté sujeto a barreras de ningún tipo.

A fin de contribuir a la labor de promoción de las bibliotecas, la IFLA ha elaborado un conjunto de instrumentos para apoyar la acción y la participación de las bibliotecas en la cuestión de la neutralidad de la Red. Este conjunto de herramientas proporciona una guía práctica para empoderar a los bibliotecarios con los conocimientos necesarios para hablar sobre este tema, para que puedan compartir sus conocimientos con los usuarios y las partes interesadas, y para abogar por los derechos de las bibliotecas a través de sus asociaciones profesionales.

La polémica de las noticias falsas: ¿Qué significado tiene para las bibliotecas?

ljwebcast_060718_fakenewscontroversy_990x250-e1526659750785

The Fake News Controversy: What Does it Mean for Libraries?. Library Journal, May 8, 2018

Ver completo

En el mundo actual, los usuarios a menudo encuentran información sospechosa, inflamatoria o totalmente incorrecta en línea. En esta presentación se examinará el papel que pueden desempeñar las bibliotecas en la enseñanza a los usuarios de cómo identificar la información y las fuentes de información en las que pueden confiar. Incluiye una discusión acerca de la controversia actual sobre noticias falsas en los EE.UU. e ideas para hacer que las bibliotecas sean más efectivas como educadoras de alfabetización en información dentro de sus comunidades únicas.

 

El uso de la utilización de los medios de comunicación social para informarse sobre noticias pierde credibilidad

screenshot-2018-05-26-17-04-13

Reuters Institute Digital News Report 2018. Reuters Institute, 2018

Texto completo

 

El informe de este año revela nuevas perspectivas sobre el consumo de noticias digitales basadas en una encuesta de YouGov a más de 74.000 consumidores de noticias en línea en 37 países, incluidos los Estados Unidos y el Reino Unido. El informe se centra en los temas de la confianza y la desinformación, los nuevos modelos de negocio en línea, el impacto de los cambios en los algoritmos de Facebook y el surgimiento de nuevas plataformas y aplicaciones de mensajería.

 

El uso de la utilización de los medios de comunicación social para informarse sobre  las noticias ha comenzado a caer en una serie de mercados clave – después de años de crecimiento continuo. El consumo ha bajado seis puntos porcentuales en los Estados Unidos, y también ha bajado en el Reino Unido y Francia. Casi todo esto se debe a una disminución específica en el descubrimiento, la publicación y el intercambio de noticias en Facebook.

Al mismo tiempo, se esta produciendo un aumento en el uso de aplicaciones de mensajería para noticias a medida que los consumidores buscan espacios más privados (y menos conflictivos) para comunicarse. Actualmente, cerca de la mitad de los usuarios en línea de Malasia (54%) y Brasil (48%) y alrededor de un tercio en España (36%) y Turquía (30%) utilizan WhatsApp para enterarse de las noticias.

En todos los países, el nivel medio de confianza en las noticias en general se mantiene relativamente estable en el 44%, con un poco más de la mitad (51%) de acuerdo en que confían en los medios de comunicación que ellos mismos utilizan la mayor parte del tiempo. Por el contrario, el 34% de los encuestados dice que confía en las noticias que encuentra a través de la búsqueda y menos de una cuarta parte (23%) dice que confía en las noticias que encuentra en los medios sociales.

Más de la mitad (54%) está de acuerdo o muy de acuerdo en que están preocupados por lo que es real y falso en Internet. Esto es más alto en países como Brasil (85%), España (69%) y los Estados Unidos (64%), donde las situaciones políticas polarizadas se combinan con un alto uso de los medios sociales. El nivel más bajo se registra en Alemania (37%) y los Países Bajos (30%), donde las recientes elecciones no se vieron afectadas en gran medida por la preocupación por los contenidos falsos.

La mayoría de los encuestados creen que los editores (75%) y las plataformas (71%) tienen la mayor responsabilidad de solucionar los problemas de noticias falsas y poco fiables. Esto se debe a que muchas de las noticias de las que se quejan se relacionan con noticias tendenciosas o inexactas de los principales medios de comunicación, en lugar de noticias completamente inventadas o distribuidas por potencias extranjeras.

En el mundo existe una necesidad de la la intervención del gobierno para detener las noticias falsas, especialmente en Europa (60%) y Asia (63%). En contraste, sólo cuatro de cada diez estadounidenses (41%) pensaron que el gobierno debería hacer más.

Por primera vez hemos medido la alfabetización periodística. Aquellos con niveles más altos de alfabetización periodística tienden a preferir las marcas de los periódicos a la televisión, y utilizan los medios sociales para las noticias de manera muy diferente a la de la población en general. También son más cautelosos en cuanto a las intervenciones de los gobiernos para hacer frente a la desinformación.

 

 

El 77% de los españoles considera que la información periodística se manipula para servir a unos determinados intereses políticos o económicos

dnr18-portada-digital-news-report-spain-2018

Una audiencia diversa y preocupada por la desinformación. DigitalNewsReport.es 2018.Center for Internet Studies and Digital Life, Facultad de Comunicación, Universidad de Navarra, 2018

Texto completo

 

DigitalNewsReport.es 2018 es un informe editado por Avelino Amoedo, Alfonso Vara-Miguel y Samuel Negredo, investigadores doctores del Center for Internet Studies and Digital Life de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra, patrocinador y socio académico del proyecto Digital News Report desde la edición 2014. Están disponibles en este mismo sitio la edición 2015, la edición 2016 y la edición 2017.

Todos los datos, salvo que se especifique lo contrario, provienen de una encuesta online (respondida este año exclusivamente por ordenador) realizada por YouGov a finales de enero de 2018

  • La manipulación de informaciones periodísticas para servir a unos determinados intereses políticos o económicos es la principal fuente de preocupación para los usuarios (77%).
  • Un 46% dice haberse encontrado con alguna noticia manipulada en la última semana, y un 45%, con casos de mal periodismo (errores factuales y sensacionalismo).
  • Dos de cada tres internautas españoles consideran que los políticos abusan de la expresión “fake news” para desacreditar a los medios que les desagradan, el mayor porcentaje de todos los países encuestados, y uno de cada tres españoles afirma haber visto este comportamiento en la última semana.
  • Medios informativos y periodistas (84%) son los que deben trabajar más para que se distinga lo cierto y lo falso en internet; es una responsabilidad compartida con empresas tecnológicas (79%) y gobiernos (72%).
  • Las posibles consecuencias de expresar abiertamente opiniones políticas en internet se reparten casi por igual para los españoles entre problemas con las autoridades y el cambio de la percepción por parte de familiares y amigos, y en el entorno laboral.
  • Hasta cuatro de cada diez usuarios españoles entre 25 y 34 años son cautos al opinar de política en internet por el riesgo de tener que dar cuenta de ello ante las autoridades.
  • La prevención ante poderes públicos en España (30%) es menor que en muchos países de la UE (41-45%) y solo mayor que en el norte de Europa, Reino Unido y EE. UU. (21-28%).
  • España, Chile, Argentina y México, junto con Eslovaquia y la República Checa, son los países en los que menos influye la imagen ante amigos, familiares y conocidos.
  • El 34% de los internautas difunde alguna noticia en sus redes sociales y el 32% emplea para ello servicios de mensajería instantánea como WhatsApp.
  • El 29% habla online directamente con amigos y colegas (a través de redes, mensajería o email) sobre temas que salen en las noticias, y el 26% las comenta en redes sociales.
  • Los usuarios españoles están entre los más participativos del mundo, junto a los de otros países de la Europa del sur y del este, y los países hispanoamericanos encuestados.