Archivo de la etiqueta: Préstamo digital

Internet Archive lanza la campaña #EmpoweringLibraries

Una nueva demanda cuestiona el derecho de las bibliotecas a poseer y prestar libros digitales. Si tiene éxito, el impacto en nuestras comunidades más vulnerables y nuestro patrimonio cultural sería severo.

Las bibliotecas tienen un papel crucial en una sociedad democrática. Garantizan que los grupos marginados tengan libre acceso a los libros y que el conocimiento se conserve para las generaciones futuras . 

Pero este papel está amenazado . Necesitamos con urgencia su apoyo para proteger el derecho de las bibliotecas a continuar haciendo su trabajo vital. 

Pedir prestados libros digitales es un salvavidas para las personas que no pueden llegar físicamente a una biblioteca, como las que viven en comunidades rurales o se ven afectadas por una emergencia, así como para las personas con problemas de lectura . 

Las bibliotecas se basan en una práctica bien establecida conocida como préstamos digitales controlados para llegar a estas comunidades. La práctica permite a las bibliotecas prestar cada libro que poseen en formato físico o digitalizado.

La digitalización de libros también permite a las bibliotecas cumplir su antiguo papel de guardianas del patrimonio cultural. A medida que el espacio en las estanterías de la biblioteca se vuelve cada vez más limitado debido a la falta de financiación, muchas colecciones valiosas se salvan del vertedero solo mediante el archivo digital. 

Una nueva demanda de cuatro editoriales corporativas contra Internet Archive intenta prohibir los préstamos digitales controlados. Las bibliotecas ya no podrían prestar versiones digitales de sus libros ni digitalizar sus colecciones. 

El impacto en nuestras comunidades más vulnerables, así como en nuestro patrimonio cultural, sería severo. 

Únanse a la campaña #EmpoweringLibraries para mantener el conocimiento accesible para todos. 

Copiar y pegar: 

Las bibliotecas utilizan #controlleddigitallending para empoderar a las comunidades marginadas, pero una nueva demanda amenaza esta herramienta crucial. Únase a la campaña #EmpoweringLibraries para proteger el derecho al conocimiento de todos: http://blog.archive.org/empoweringlibraries/

Una pequeña editorial adopta los préstamos digitales controlados para atraer a nuevos lectores

 

jason_annie_header

 

Anne McDonald y Jason C. McDonald de AJ Charleson Publishing LLC, y una selección de sus libros, que ahora están disponibles para pedir prestados a través de préstamos digitales controlados.

McDonald contribuyó recientemene con tres copias de libros publicados por su pequeña empresa que formó en 2018 a Internet Archive. Una versión digital de sus libros, Finding Scrooge y Noah Clue, PI . , junto con un libro, Love’s Refining Fire, de Anne McDonald, la madre de Jason, ahora están disponibles a través de Controlled Digital Lending. Compartió la noticia de la disponibilidad digital gratuita de sus títulos en Twitter y en un banner en el sitio web de la empresa.

McDonald es programador de ordenadores y autor. Hace poco creo su editorial independiente y le gustaría expandirse. Sin embargo, es una dura tarea hacer correr la voz sobre sus libros impresos. McDonald incluye sus títulos en los catálogos de los compradores, los promociona en las firmas de libros y se basa en el marketing boca a boca.

“Especialmente en la era COVID, no vamos a las librerías. La gente quiere poder leer parte de un libro primero para tener una idea de cómo es ”, dice McDonald. “Comprar un libro impreso sin ser visto es una idea extraña para algunas personas”. Y añade “Creo que al final, [el préstamo digital controlado] impulsa las ventas porque está encontrando lectores que normalmente no tendría. Esos lectores no obtienen una copia que guardan para siempre; es una copia que los llevará a querer poseerla.”

Internet Archive también brinda a los lectores de sus libros en línea digitalizados la oportunidad de comprar fácilmente una copia a través de Better World Books, una alternativa asequible a Amazon y una vía para ayudar a amplificar las ventas de autores menos conocidos. El hecho de que sus obras circulen digitalmente a través de Internet Archive le dará al público la oportunidad de leer parte, o la totalidad, de sus libros y luego tomar una decisión informada sobre si quieren comprarlos.

“Es la misma lógica que con una biblioteca. Aumenta la visibilidad de un libro ”, dice McDonald sobre CDL.

Posibilidades de integración de la autopublicación digital en el servicio de préstamo digital eBiblio de la Comunidad Valenciana.

shutterstock_348765254

 

Poveda Pastor, Inés. Posibilidades de integración de la autopublicación digital en el servicio de préstamo digital eBiblio de la Comunidad Valenciana. Trabajo Fin de Máster Dirección: Jordi Llobet Domènech Máster en Edición Digital. UOC Julio 2020

Texto completo

 

eBiblio es un servicio gratuito de préstamo de libros electrónicos ofrecido a través de las
bibliotecas públicas españolas. El departamento autonómico de la Comunidad Valenciana que se encarga de la coordinación técnica de esta red es el Servicio del Libro y Bibliotecas de la Dirección General de Cultura y Patrimonio. En el servicio eBiblio de la Comunidad Valenciana se ofrecen actualmente más de 3.500 títulos, sin embargo, entre los títulos que conforman esta colección no hay ninguna obra que haya sido autopublicada, es decir, publicada prescindiendo de la editorial y asumiendo el autor el
rol de editor. El trabajo realizado trata de valorar las posibilidades y beneficios de integrar los libros autopublicados en la Comunidad Valenciana en la colección digital ofertada por las bibliotecas públicas valencianas a través de la plataforma de préstamo digital eBiblio de la Comunidad Valenciana. Para ello describe, por un lado, la oferta bibliográfica del servicio eBiblio en la Comunidad Valenciana y la política de colección (PdC) que la fundamenta y, por otro lado, identifica la autopublicación digital valenciana.
Finalmente, se plantean los beneficios que puede generar esta integración para las diferentes partes involucradas y los retos que supone.

 

 

“Pide al Congreso que deje que las bibliotecas se defiendan”. Campaña a favor del préstamo digital controlado

 

let-libraries-fight-back-twitter_sized

 

https://actnow.io/7opl7dh

 

Las bibliotecas de hoy en día deben satisfacer la creciente demanda de sus comunidades de acceso a libros electrónicos, audiolibros y otros materiales. Antes, las bibliotecas podían comprar varias copias de títulos para satisfacer las necesidades de sus usuarios. Hoy en día, las bibliotecas se ven perjudicadas por los precios exorbitantes de los libros electrónicos, las condiciones de uso restrictivas, los productos digitales que tras un número de usos o tiempo se “autodestruyen” y obligan a las bibliotecas a volver a comprarlos. Esta petición al Congreso de EE.UU pide que las bibliotecas puedan seguir cumpliendo su misión de hacer que los libros estén disponibles para todos

 

Cada vez más, las bibliotecas han comenzado a hacer y prestar versiones digitales de obras físicas de sus colecciones, una práctica llamada Préstamo Digital Controlado, o CDL. CDL es una poderosa herramienta para salvar la brecha entre los recursos impresos y electrónicos que aborda el “Problema del Libro del Siglo XX“, en el que los libros publicados en el siglo XX no suelen estar disponibles en formato digital, y también puede ayudar a combatir la difusión de información errónea en línea. Bajo el Préstamo Digital Controlado, una copia digital de un libro físico sólo puede ser leída y utilizada por una persona a la vez. Sólo una persona puede “prestar” un libro electrónico a la vez, y mientras se presta electrónicamente, la biblioteca retira el libro físico de la circulación.

El Préstamo Digital Controlado permite a las bibliotecas llegar a sus clientes incluso cuando esos clientes no tienen acceso a la biblioteca física, un problema que ha sido común durante la pandemia. Sin programas como éste, los usuarios de la biblioteca no pueden acceder a al contenido e información, y las bibliotecas y comunidades con bajos ingresos, rurales y otras comunidades marginadas son las más afectadas.

A diferencia de los libros impresos, las copias digitales vienen con una lista de restricciones concluyendo su licencia después de un tiempo o un número determinado de préstamos, lo que obliga a la biblioteca a comprar el libro electrónico una segunda, o tercera, o cuarta vez si desean mantener el título en stock. Esto se debe a que las bibliotecas deben comprar licencias para copias digitales mediante acuerdos contractuales con poderosas editoriales, que a menudo las obligan a pagar de tres a cinco veces la cantidad que pagan los consumidores, por el acceso a corto plazo a la obra. Por lo que los usuarios de las bibliotecas pierden el acceso a los materiales, ya que son inasequibles.

El cambio de un modelo basado en copias físicas a otro basado en copias digitales no debería dejar atrás a las bibliotecas, y no debería hacer que las bibliotecas gasten más para obtener el mismo acceso a las obras que siempre han disfrutado. Es necesario una legislación que garantice que las bibliotecas sean libres de comprar libros electrónicos y otros materiales electrónicos y prestarlos, al igual que pueden hacerlo con los medios físicos. Esto permitiría a las bibliotecas seguir funcionando como siempre lo han hecho, pero con una actualización necesaria para las necesidades y la tecnología de hoy en día, de forma que puedan cumplir su misión de hacer que los libros estén disponibles para todos.

 

La lectura de libros electrónicos se incrementó un 53% durante la pandemia de coronavirus

 

106294446_whatsubject

Pressman, Aaron. E-book reading is booming during the coronavirus pandemic. Fortune, June 18, 2020

Texto completo

 

La crisis de COVID-19 obligó a cerrar librerías y bibliotecas, lo que ha provocado un resurgimiento de la lectura de libros electrónicos. El mercado del libro electrónico en declive durante los últimos seis años, pero con la pandemia, las bibliotecas y las editoriales informan de una oleada de nuevo interés.

Por ejemplo, según informa OverDrive, que da servicio al 90% de las bibliotecas de Estados Unidos los préstamos de libros electrónicos han aumentado un 53% en promedio desde antes de mediados de marzo. Los niños, o los adultos que compran libros infantiles, son los que más han aumentado su lectura de libros electrónicos, según la empresa. Las compras de libros electrónicos de no ficción para jóvenes han aumentado un 122%, y los de ficción juvenil un 93%.

El sistema también ha visto como 343.000 personas solicitaron nuevos carnets de biblioteca digital desde principios de marzo, más del doble de la cantidad creada en todo el año pasado. El catálogo de OverDrive incluye más de 4 millones de libros digitales, contando tanto los libros electrónicos como los libros de audio descargables.

 

 

 

Los préstamos de libros electrónicos en bibliotecas del Reino Unido crecieron un 358 % durante la cuarentena

 

amazon-kindle-2019-review-13-720x720-1

 

Las nuevas cifras cubren el período comprendido entre julio de 2018 y junio de 2019, y coinciden con un aumento estimado del 358% en los préstamos de libros electrónicos durante las primeras tres semanas de encierro en Inglaterra.

 

Por primera vez, los datos de los préstamos anuales de las biblioteca públicas del Reino Unido, presentados estos días para el período que abarca desde julio de 2018 hasta junio de 2019, incluyen cifras sobre préstamos de libros electrónicos, así como libros impresos, audiolibros y préstamos regionales. El lanzamiento coincide con un aumento notable en los préstamos de libros electrónicos de las bibliotecas públicas, ya que los espacios físicos permanecen cerrados durante la pandemia de Covid-19. Las Bibliotecas conectadas el mes pasado informaron de un aumento del 358% en el número de personas que levaron prestados libros electrónicos durante las primeras tres semanas de encierro en Inglaterra. Los audiolibros digitales experimentaron un impulso menor, crecieron un 60% más, lo que se cree que se debe a que el stock en este formato es más limitado en las bibliotecas, aunque ha habido un aumento del 217% en el número de personas que los prestaron.

Continuando con la tendencia de años anteriores, la lista de títulos impresos más prestados está dominada por thrillers, con James Patterson como el autor más prestado por decimotercer año consecutivo La literatura infantil sigue ocupando una buena proporción de los préstamos impresos del Reino Unido, con Roald Dahl, Julia Donaldson, Daisy Meadows, Francesca Simon y David Walliams que figuran entre los diez autores más prestados. Esto reafirma otra tendencia a largo plazo, destacando el papel crucial y duradero que juegan las bibliotecas en el apoyo a la alfabetización de los niños y creando una afición de por vida por la lectura.

Un aumento en los préstamos en bibliotecas de libros electrónicos y una inversión adicional en recursos digitales durante la crisis del coronavirus tendrá un efecto a largo plazo en las bibliotecas públicas, según se desprende de las principales cifras del servicio.

Libraries Connected dijo que una de las cosas más interesantes sobre el aumento son los 120,000 nuevos socios que se unieron a sus bibliotecas en las primeras tres semanas de cierre, lo que demuestra que muchas personas se animaron a leer en digital.

Para obtener más información sobre las cifras de préstamos de 2018-19, así como las cifras regionales, visita bl.uk/plr.

 

La Biblioteca Pública de Toronto lanza una tarjeta digital instantánea para ciudadanos sin carnet de biblioteca

crl7iraw8aarlew

 

Toronto Public Library Launches Instant Digital Card for Torontonians without Library Cards

Fuentes TPL

La nueva tarjeta digital brinda acceso a la extensa colección de libros electrónicos y libros de audio electrónicos de Overdrive de TPL

 

Aunque las bibliotecas de Toronto han cerrado debido a la crisis del coronavirus, los usos en formato digital y las demandas de un carnet por parte de los usuarios que no distan de él se ha incrementado de forma exponencial.

Así, la Biblioteca Pública de Toronto (TPL) anunció el lanzamiento de una Tarjeta Digital Instantánea, que brinda a los residentes de Toronto que aún no tienen una tarjeta de biblioteca, acceso gratuito y temporal a OverDrive , la colección más grande de libros electrónicos y libros de audio de TPL. La tarjeta digital instantánea está disponible para cualquier persona de 13 años o más que tenga un teléfono celular con un código de área de Toronto que pueda recibir mensajes de texto. Los residentes pueden obtener más información y registrarse rápidamente para obtener una tarjeta digital instantánea en tpl.ca/digitalcard .

La Biblioteca ha cambiado el gasto de su presupuesto de adquisiciones para comprar más materiales digitales, dada la mayor demanda de los clientes de la biblioteca. “El uso de nuestra colección OverDrive ha aumentado un 34% antes del cierre”, dice Susan Caron, Directora de Colecciones y Servicios de Membresía.

Todas las tarjetas digitales instantáneas caducarán el 1 de septiembre de 2020, después de lo cual se alentará a los usuarios a registrarse para obtener una tarjeta gratuita, de servicio completo y permanente de la Biblioteca Pública de Toronto.

Digitalización en una emergencia: uso justo / trato justo y cómo las bibliotecas se están adaptando a la pandemia

 

internet-archive-book-scanner-cc-by-dvortygirl-600x450-1

 

Digitization in an Emergency: Fair Use/Fair Dealing and How Libraries Are Adapting to the Pandemic by Ryan Clough | ACRL, April 1, 2020

Texto completo

 

Al igual que todas las demás instituciones importantes que operan durante la pandemia de coronavirus, las bibliotecas de investigación se enfrentan a cambios repentinos y radicales en sus realidades diarias. El principal de estos desafíos es la pérdida casi total de acceso a libros en papel y otras existencias físicas de la biblioteca. A partir de hoy,  casi todos los  miembros de ARL en los Estados Unidos y Canadá han cerrado sus instalaciones físicas y han interrumpido o limitado severamente el acceso a las colecciones impresas. Lo mismo sucedesucede en la mayoría de los otros tipos de bibliotecas: tanto las bibliotecas públicas locales como las bibliotecas escolares están cerradas. Esta emergencia no tiene precedentes en los tiempos modernos, incluso en tiempos de guerra.

La emergencia actual en el acceso a la biblioteca llega en el peor momento posible, cuando gran parte de la sociedad y la vida diaria se mueven completamente en línea. Las redes de banda ancha se esfuerzan por el crecimiento masivo del tráfico. La demanda se está disparando para apoyar la erudición, el conocimiento y la cultura en forma digital, por todo tipo de razones:

  • A medida que las clases se imparten en línea, los profesores y los estudiantes necesitan acceso digital a los materiales del curso, que anteriormente se compartían o mostraban solo en un aula o se accedían a través  de las colecciones físicas de su biblioteca.
  • A medida que se cierran los laboratorios y se cancelan las conferencias, los investigadores confían completamente en la colaboración remota y las publicaciones y datos digitales, para que el progreso académico (y sus propias carreras) no se detengan.
  • Para evitar la soledad y mantener su tejido social, todo tipo de grupos comunitarios, desde organizaciones estudiantiles hasta clubes de lectura, congregaciones religiosas y activistas políticos, se reúnen en sesiones de video chat, que a menudo giran en torno a los medios compartidos.
  • Las pequeñas empresas, las familias y las personas están descubriendo cómo adaptarse a circunstancias desconocidas: haciendo desinfectantes de manos y máscaras quirúrgicas, atendiendo las necesidades de los ancianos y vecinos vulnerables recientemente aislados, reparando sus propios dispositivos electrónicos, y así sucesivamente.

 

En respuesta a estas exigencias sin precedentes, pueden ser necesarias soluciones más sistémicas y totalmente justificables bajo un uso justo y un trato justo. Esto incluye variantes de  préstamos digitales controlados (CDL), en los que los libros se escanean y se prestan en forma digital, prestándose solo de en uno y con los mismos límites de tiempo que se aplicarían al préstamo de sus copias físicas.

Independientemente de si uno cree o no que la Biblioteca Nacional de Emergencia está dentro del alcance del uso justo, la necesidad y la urgencia subyacentes son innegables. Muchos bibliotecarios individuales han respaldado la National Emergency Library (NEL) sobre esta base. Los principales grupos de presión para autores y editores han expresado  “indignación”  por la iniciativa, aunque algunos autores individuales han sido mucho  más  comprensivos.. Al reaccionar ante la NEL o cualquier otra medida de adaptación, esperamos que los propietarios de los derechos de autor tengan una visión completa y de espíritu público de la crisis actual. La pandemia no ha suspendido la ley de derechos de autor o los contratos, pero el enfoque colectivo debe seguir siendo encontrar soluciones a los desafíos prácticos más urgentes, para que se pueda mantener la enseñanza, el aprendizaje y la erudición en estos tiempos inciertos.

 

La lucha de los bibliotecarios frente a los editores por querer limitar el préstamo de libros electrónicos

 

macmillan-update

 

States Act on Ebooks: ALA position on new Macmillan proposals unchanged. American Libraries, by Alan S. Inouye and Emily Wagner, March 13, 2020

Texto completo

 

Han pasado seis meses desde que la ALA lanzó la petición “Libros para todos”, que ha recogió 252.000 firmas. A finales de marzo, la ALA cerrará la petición y volverá a desplegar los esfuerzos en favor del préstamo digital. Siguiendo adelante con Macmillan, la ALA ha solicitado un proceso de colaboración donde los interesados puedan trabajar juntos hacia una solución mutuamente satisfactoria.

 

El 3 de marzo, los defensores de las bibliotecas de Nueva York enviaron 10.000 cartas a los legisladores estatales como parte de una campaña pública en respuesta a los recientes esfuerzos por limitar el acceso de las bibliotecas a los libros electrónicos. Las cartas, redactadas por la Asociación de Bibliotecas de Nueva York en asociación con la Asociación de Bibliotecas Americanas (ALA), apoyaban la legislación que exigiría a los editores que ofrecen libros electrónicos al mercado de consumo extender las licencias a las bibliotecas del estado sin discriminación.

El mismo día, la Asociación de Bibliotecas de Rhode Island (RILA), la ALA, los trabajadores de las bibliotecas locales, los usuarios y los funcionarios electos se reunieron en la sucursal central de la Biblioteca Pública de Cranston para discutir sobre las prácticas de las “grandes editoriales” que limitan la capacidad de las bibliotecas de proporcionar un acceso completo a las nuevas publicaciones. Este acto de prensa se basó en la mesa redonda celebrada en febrero por RILA con el representante de los Estados Unidos David Cicilline (D-R.I.) sobre la disponibilidad y el precio de los libros electrónicos.

Y recientemente, Macmillan Publishers cumplió con la previsión del CEO John Sargent, hecha durante su sesión “Ask Me Anything” en la ALA Midwinter Meeting & Exhibits in Philadelphia el 25 de enero, de que plantearía a la comunidad bibliotecaria en marzo posibles alternativas al embargo de libros electrónicos de la editorial.

Cuatro meses después de que el embargo entrara en vigor, el editor solicitó comentarios sobre tres propuestas que esbozaban los posibles términos de la licencia de libros electrónicos para las bibliotecas públicas. Macmillan compartió estas propuestas de manera confidencial con ALA y con otros individuos y grupos selectos de la comunidad bibliotecaria.

 En las tres propuestas, Macmillan descarta su embargo de ocho semanas de libros electrónicos de nueva publicación para el préstamo en bibliotecas. También propone eliminar la copia única de acceso perpetuo a mitad de precio. Las tres propuestas incluyen aumentos de precio para los nuevos títulos en las primeras semanas de publicación, con reducciones más adelante en el ciclo de publicación de un título.

La posición de la ALA no cambia: Es necesario que tanto la comunidad editorial como la bibliotecaria profundicen en los debates, el aprendizaje y la innovación para determinar un plan mutuamente aceptable y un futuro centrado en la equidad del acceso a medida que la tecnología y los hábitos de los lectores sigan cambiando y la brecha digital siga profundizándose.

En respuesta a las propuestas compartidas, la ALA renovó su recomendación y su oferta del otoño pasado de convocar conjuntamente a un grupo representativo de expertos y profesionales.

La ALA mantiene lo siguiente:

  • El modelo dominante en la industria de un plazo de arrendamiento de dos años sin embargo a un precio de 50 a 60 dólares para las novedades populares es desfavorable para las bibliotecas y las comunidades a las que sirven.
  • No hay ninguna razón para que el precio de una biblioteca se multipliquen por varias veces en relación al precio al consumidor, que suele estar en el rango de 12 a 15 dólares.
  • Los tres modelos propuestos por Macmillan costarían a las bibliotecas mucho más que los servicios similares de las otras cinco grandes editoriales (Hachette Book Group, HarperCollins, Penguin Random House y Simon & Schuster).

 

Por lo tanto, la ALA no da su visto favorable a ninguna de las tres propuestas de Macmillan. La intervención del gobierno federal, que comenzó en agosto, sigue siendo un foco importante para el futuro. ALA ha estado involucrando a los miembros del Subcomité Judicial de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos de América sobre Derecho Antimonopolio, Comercial y Administrativo en el acceso equitativo a la información y espera que pronto se produzcan avances en este frente. Con Rhode Island y Nueva York como modelos de cambio, la ALA también seguirá colaborando con los defensores a nivel estatal para avanzar hacia el acceso equitativo a los libros electrónicos y los contenidos digitales en general.

 

Open Libraries ofrecerá 4 millones de libros en línea para préstamo digital controlado en bibliotecas

 

openlibraries-1024x473-1

 

 

Open Libraries

Ver informe del proyecto

“Internet Archive Open Libraries Proposal MacArthur Foundation 100 & Change”

PDF

ePub

Mobi

El proyecto Open Libraries de Internet Archive pondrá en línea cuatro millones de libros, -ya tiene a disposición 2,7 millones de libros digitalizados- a través de la compra o la digitalización, al tiempo que velará por los derechos de los creadores y ampliará su alcance. Trabajando con las bibliotecas de los Estados Unidos y las organizaciones que sirven a las personas con discapacidades, Open Libraries quiere construir el equivalente en línea de una gran biblioteca pública moderna, proporcionando millones de libros digitales gratuitos a miles de millones de personas.

 

En esta era de desinformación, el acceso inmediato a fuentes confiables es fundamental. Los libros de la biblioteca son fuentes confiables para el aprendizaje a lo largo de toda la vida. Al ponerlos en acceso en línea, se capacita a periodistas, educadores y editores de Wikipedia a citar directamente de las fuentes, que conectan a los lectores con el registro publicado y revisado. Hace un siglo, Andrew Carnegie financió una vasta red de bibliotecas públicas porque reconoció que la democracia sólo puede existir cuando los ciudadanos tienen igual acceso a información diversa. Las bibliotecas siguen desempeñando esa función vital, brindando acceso a toda la sociedad para que use sus recursos gratuitos para el aprendizaje, mientras se respeta la privacidad y la dignidad de los lectores. Con el apoyo de la Fundación MacArthur Internet Archive está construyendo un activo duradero, asegurando que todos los ciudadanos, incluyendo los más vulnerables tengan acceso igual y sin restricciones al conocimiento.

El objetivo de Library Leaders Forum 2019 es seguir desarrollando el programa de Open Libraries de Internet Archive y crear una comunidad de práctica en torno al préstamo digital controlado. Los libros llegan a Internet Archive gracias a las donaciones de bibliotecas y libreros, se escanean en sus centros de escaneo, se ponen a disposición de los lectores de todo el mundo a través de préstamos digitales controlados, y se conectan a Wikipedia y otros recursos. Las bibliotecas también se benefician del proyecto para proporcionar acceso a estos libros digitalizados, y para tomar decisiones sobre la gestión de sus colecciones físicas.

Open Libraries seleccionará y preservará diversas colecciones y ayudará a las bibliotecas a ampliar en gran medida sus existencias digitales. En 2013, los libros electrónicos constituían un promedio del 17% de las colecciones de las bibliotecas públicas de Estados Unidos; el propósito del proyecto es convertir el 80% de las colecciones para el año 2023. Para ello el objetivo es construir una infraestructura financieramente sostenible para la circulación a gran escala de libros electrónicos para que las bibliotecas de EE.UU. que poseen la copia impresa puedan ofrecer sus usuarios el acceso digital temporal a la misma, como si prestaran un libro de la biblioteca. Lo que ampliará el acceso a los libros electrónicos para personas con discapacidades en 10 veces y se compartirán con 29 naciones a través de acuerdos globales de derechos de autor

Open Libraries ayuda a los individuos y a las bibliotecas por igual, de las siguientes maneras:

  • A las personas: Los lectores individuales tendrán acceso a todos los libros que Internet Archive ha digitalizado, incluyendo 1,4 millones de libros modernos. La tarjeta de membresía a Internet Archive es gratuita y permite a los usuarios sacar 5 libros digitalizados a la vez.
  • A las bibliotecas: Los 1,4 millones de libros digitalizados están disponibles para prestar a los usuarios de las bibliotecas. El proceso es simple: la biblioteca se une al proyecto y luego comparte el contenido a través del catálogo de la biblioteca para saber cuáles de sus libros se digitalizaron. Open Libraries proporciona un enlace a los libros que se puede incorporar al catálogo, ayudando a los usuarios a localizar estos libros digitalizados desde el catálogo de su biblioteca y la búsqueda local. 

Cualquier biblioteca que esté interesada en prestar libros digitales a sus usuarios pueden unirse a Open Libraries y contribuir a la comunidad de práctica que se está construyendo de manera conjunta. De este modo, las bibliotecas pueden identificar la superposición de sus existencias físicas con las existencias digitales del proyecto y proporcionar libros digitales gratuitos a sus usuarios cuando se de la coincidencia de disponer del libro físico y digital. Además, las bibliotecas pueden añadir sus existencias a Open Libraries para aumentar el número de préstamos. Grandes bibliotecas públicas, universitarias y especiales ya se han adherido al proyecto y están prestando copias a través de Open Libraries en la actualidad.