Archivo de la etiqueta: Préstamo digital

La lucha de los bibliotecarios frente a los editores por querer limitar el préstamo de libros electrónicos

 

macmillan-update

 

States Act on Ebooks: ALA position on new Macmillan proposals unchanged. American Libraries, by Alan S. Inouye and Emily Wagner, March 13, 2020

Texto completo

 

Han pasado seis meses desde que la ALA lanzó la petición “Libros para todos”, que ha recogió 252.000 firmas. A finales de marzo, la ALA cerrará la petición y volverá a desplegar los esfuerzos en favor del préstamo digital. Siguiendo adelante con Macmillan, la ALA ha solicitado un proceso de colaboración donde los interesados puedan trabajar juntos hacia una solución mutuamente satisfactoria.

 

El 3 de marzo, los defensores de las bibliotecas de Nueva York enviaron 10.000 cartas a los legisladores estatales como parte de una campaña pública en respuesta a los recientes esfuerzos por limitar el acceso de las bibliotecas a los libros electrónicos. Las cartas, redactadas por la Asociación de Bibliotecas de Nueva York en asociación con la Asociación de Bibliotecas Americanas (ALA), apoyaban la legislación que exigiría a los editores que ofrecen libros electrónicos al mercado de consumo extender las licencias a las bibliotecas del estado sin discriminación.

El mismo día, la Asociación de Bibliotecas de Rhode Island (RILA), la ALA, los trabajadores de las bibliotecas locales, los usuarios y los funcionarios electos se reunieron en la sucursal central de la Biblioteca Pública de Cranston para discutir sobre las prácticas de las “grandes editoriales” que limitan la capacidad de las bibliotecas de proporcionar un acceso completo a las nuevas publicaciones. Este acto de prensa se basó en la mesa redonda celebrada en febrero por RILA con el representante de los Estados Unidos David Cicilline (D-R.I.) sobre la disponibilidad y el precio de los libros electrónicos.

Y recientemente, Macmillan Publishers cumplió con la previsión del CEO John Sargent, hecha durante su sesión “Ask Me Anything” en la ALA Midwinter Meeting & Exhibits in Philadelphia el 25 de enero, de que plantearía a la comunidad bibliotecaria en marzo posibles alternativas al embargo de libros electrónicos de la editorial.

Cuatro meses después de que el embargo entrara en vigor, el editor solicitó comentarios sobre tres propuestas que esbozaban los posibles términos de la licencia de libros electrónicos para las bibliotecas públicas. Macmillan compartió estas propuestas de manera confidencial con ALA y con otros individuos y grupos selectos de la comunidad bibliotecaria.

 En las tres propuestas, Macmillan descarta su embargo de ocho semanas de libros electrónicos de nueva publicación para el préstamo en bibliotecas. También propone eliminar la copia única de acceso perpetuo a mitad de precio. Las tres propuestas incluyen aumentos de precio para los nuevos títulos en las primeras semanas de publicación, con reducciones más adelante en el ciclo de publicación de un título.

La posición de la ALA no cambia: Es necesario que tanto la comunidad editorial como la bibliotecaria profundicen en los debates, el aprendizaje y la innovación para determinar un plan mutuamente aceptable y un futuro centrado en la equidad del acceso a medida que la tecnología y los hábitos de los lectores sigan cambiando y la brecha digital siga profundizándose.

En respuesta a las propuestas compartidas, la ALA renovó su recomendación y su oferta del otoño pasado de convocar conjuntamente a un grupo representativo de expertos y profesionales.

La ALA mantiene lo siguiente:

  • El modelo dominante en la industria de un plazo de arrendamiento de dos años sin embargo a un precio de 50 a 60 dólares para las novedades populares es desfavorable para las bibliotecas y las comunidades a las que sirven.
  • No hay ninguna razón para que el precio de una biblioteca se multipliquen por varias veces en relación al precio al consumidor, que suele estar en el rango de 12 a 15 dólares.
  • Los tres modelos propuestos por Macmillan costarían a las bibliotecas mucho más que los servicios similares de las otras cinco grandes editoriales (Hachette Book Group, HarperCollins, Penguin Random House y Simon & Schuster).

 

Por lo tanto, la ALA no da su visto favorable a ninguna de las tres propuestas de Macmillan. La intervención del gobierno federal, que comenzó en agosto, sigue siendo un foco importante para el futuro. ALA ha estado involucrando a los miembros del Subcomité Judicial de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos de América sobre Derecho Antimonopolio, Comercial y Administrativo en el acceso equitativo a la información y espera que pronto se produzcan avances en este frente. Con Rhode Island y Nueva York como modelos de cambio, la ALA también seguirá colaborando con los defensores a nivel estatal para avanzar hacia el acceso equitativo a los libros electrónicos y los contenidos digitales en general.

 

Open Libraries ofrecerá 4 millones de libros en línea para préstamo digital controlado en bibliotecas

 

openlibraries-1024x473-1

 

 

Open Libraries

Ver informe del proyecto

“Internet Archive Open Libraries Proposal MacArthur Foundation 100 & Change”

PDF

ePub

Mobi

El proyecto Open Libraries de Internet Archive pondrá en línea cuatro millones de libros, -ya tiene a disposición 2,7 millones de libros digitalizados- a través de la compra o la digitalización, al tiempo que velará por los derechos de los creadores y ampliará su alcance. Trabajando con las bibliotecas de los Estados Unidos y las organizaciones que sirven a las personas con discapacidades, Open Libraries quiere construir el equivalente en línea de una gran biblioteca pública moderna, proporcionando millones de libros digitales gratuitos a miles de millones de personas.

 

En esta era de desinformación, el acceso inmediato a fuentes confiables es fundamental. Los libros de la biblioteca son fuentes confiables para el aprendizaje a lo largo de toda la vida. Al ponerlos en acceso en línea, se capacita a periodistas, educadores y editores de Wikipedia a citar directamente de las fuentes, que conectan a los lectores con el registro publicado y revisado. Hace un siglo, Andrew Carnegie financió una vasta red de bibliotecas públicas porque reconoció que la democracia sólo puede existir cuando los ciudadanos tienen igual acceso a información diversa. Las bibliotecas siguen desempeñando esa función vital, brindando acceso a toda la sociedad para que use sus recursos gratuitos para el aprendizaje, mientras se respeta la privacidad y la dignidad de los lectores. Con el apoyo de la Fundación MacArthur Internet Archive está construyendo un activo duradero, asegurando que todos los ciudadanos, incluyendo los más vulnerables tengan acceso igual y sin restricciones al conocimiento.

El objetivo de Library Leaders Forum 2019 es seguir desarrollando el programa de Open Libraries de Internet Archive y crear una comunidad de práctica en torno al préstamo digital controlado. Los libros llegan a Internet Archive gracias a las donaciones de bibliotecas y libreros, se escanean en sus centros de escaneo, se ponen a disposición de los lectores de todo el mundo a través de préstamos digitales controlados, y se conectan a Wikipedia y otros recursos. Las bibliotecas también se benefician del proyecto para proporcionar acceso a estos libros digitalizados, y para tomar decisiones sobre la gestión de sus colecciones físicas.

Open Libraries seleccionará y preservará diversas colecciones y ayudará a las bibliotecas a ampliar en gran medida sus existencias digitales. En 2013, los libros electrónicos constituían un promedio del 17% de las colecciones de las bibliotecas públicas de Estados Unidos; el propósito del proyecto es convertir el 80% de las colecciones para el año 2023. Para ello el objetivo es construir una infraestructura financieramente sostenible para la circulación a gran escala de libros electrónicos para que las bibliotecas de EE.UU. que poseen la copia impresa puedan ofrecer sus usuarios el acceso digital temporal a la misma, como si prestaran un libro de la biblioteca. Lo que ampliará el acceso a los libros electrónicos para personas con discapacidades en 10 veces y se compartirán con 29 naciones a través de acuerdos globales de derechos de autor

Open Libraries ayuda a los individuos y a las bibliotecas por igual, de las siguientes maneras:

  • A las personas: Los lectores individuales tendrán acceso a todos los libros que Internet Archive ha digitalizado, incluyendo 1,4 millones de libros modernos. La tarjeta de membresía a Internet Archive es gratuita y permite a los usuarios sacar 5 libros digitalizados a la vez.
  • A las bibliotecas: Los 1,4 millones de libros digitalizados están disponibles para prestar a los usuarios de las bibliotecas. El proceso es simple: la biblioteca se une al proyecto y luego comparte el contenido a través del catálogo de la biblioteca para saber cuáles de sus libros se digitalizaron. Open Libraries proporciona un enlace a los libros que se puede incorporar al catálogo, ayudando a los usuarios a localizar estos libros digitalizados desde el catálogo de su biblioteca y la búsqueda local. 

Cualquier biblioteca que esté interesada en prestar libros digitales a sus usuarios pueden unirse a Open Libraries y contribuir a la comunidad de práctica que se está construyendo de manera conjunta. De este modo, las bibliotecas pueden identificar la superposición de sus existencias físicas con las existencias digitales del proyecto y proporcionar libros digitales gratuitos a sus usuarios cuando se de la coincidencia de disponer del libro físico y digital. Además, las bibliotecas pueden añadir sus existencias a Open Libraries para aumentar el número de préstamos. Grandes bibliotecas públicas, universitarias y especiales ya se han adherido al proyecto y están prestando copias a través de Open Libraries en la actualidad.

 

La biblioteca digital Worldreader prestó 8 millones de libros en los países en desarrollo durante 2019

 

squared_nk_4665

 

Worldreader

Worldreader es una organización global sin fines de lucro que brinda a las personas en el mundo en desarrollo acceso gratuito a una biblioteca de libros digitales a través de lectores electrónicos y teléfonos móviles.

 

En 2010 David Risher viaja a Ecuador con su familia y ve una biblioteca con una puerta con candado. Nace una idea.

De este modo, Colin McElwee y David Risher deciden comenzar una organización benéfica de alfabetización que trabaje exclusivamente con libros digitales para personas de todo el mundo que  no tienen acceso al libro. Los libros digitales tienen varias ventajas sobre los libros impresos, especialmente para el mundo en desarrollo, donde millones de niños y familias luchan para obtener acceso de subsistencia a los materiales de lectura. Fundamentalmente, es menos costoso publicar y distribuir libros electrónicos que libros en papel. Los dispositivos portátiles, como los lectores electrónicos como el Kindle de Amazon y los teléfonos móviles del mercado masivo que utilizan redes 2G, proporcionan acceso casi inmediato a cientos de miles de libros y son fáciles de conectar a las redes móviles y Wi-Fi existentes.

Como señala el Banco Mundial , solo 1 de cada 19 países africanos tiene algo cercano a la provisión adecuada de libros en las escuelas.

De esta manera, en noviembre de 2011,  se lanza el primer proyecto iREAD, una asociación con el programa de la Alianza de Desarrollo Global de USAID y el Servicio de Educación de Ghana. Según el acuerdo, Worldreader entrega 500 lectores electrónicos a seis escuelas en Ghana y comienza el M&E (medición y evaluación). En mayo de 2012 Worldreader se expande a Kenia en colaboración con The Kilgoris Project y a otros países de África.

La aplicación Worldreader es una aplicación de lectura de libros electrónicos que permite que millones de personas en comunidades marginadas tengan acceso a nuestra biblioteca digital de más de 40,000 títulos en un dispositivo que ya poseen: su teléfono móvil.

Actualmente Worldreader tiene su sede en San Francisco y oficinas en Barcelona, ​​Londres y Accra.

Este año 2019, se leyeron 7.7 millones de libros a través de Worldreader, con un total de 2 millones de personas. Estos lectores proceden de todo el mundo (52 idiomas), y lo hacen en múltiples lenguas,  desde inglés y árabe hasta kiswahili e hindi. Los lectores tuvieron un crecimiento importante en países como Etiopía 36% Burundi, 55%  y Sierra Leona y  Malawi, ambas con un 13%  en Malawi.

Los  lectores fueron extremadamente variados en su demografía: padres que leían cuentos antes de acostarse a sus hijos, mujeres que buscaban comprender su salud sexual, adultos jóvenes que exploraban su carrera profesional. Y los libros más leídos por los lectores en 2019 representan una amplia variedad de géneros que incluyen romance, cuentos populares, ficción y habilidades para la vida.

 

 

ODILO se adjudica el concurso de proveedor de bibliotecas digitales para todas las bibliotecas públicas de Holanda

 

indyreads-platform-odilo-esp

ODILO ha anunciado que ha ganado el concurso internacional para proveer el servicio de préstamo digital y biblioteca digital inteligente al que podrán acceder 17 millones de holandeses.  El nuevo servicio lanzado por ODILO (ODILO 3.0) ofrecerá la primera solución que basada en inteligencia artificial  permite optimizar los recursos de la biblioteca y ofrecer el mejor contenido para cada usuario de forma inteligente y personalizada. Esta nueva adjudicación de un servicio de alcance nacional fortalece el liderazgo de ODILO como líder tecnológico para grandes redes de bibliotecas públicas y escolares donde la base de usuarios con acceso a sus servicios supera los 100 millones en Norteamérica, Latinoamérica, Europa y Australia. 

Actualmente más de 140 millones de lectores en 43 países utilizan la plataforma de esta empresa española que está apoyando programas de lectura a nivel nacional y bibliotecas públicas en economías desarrolladas y emergentes.

Nuestras soluciones son altamente atractivas, totalmente personalizadas, basadas en datos, inclusivas, trabajan online y offline, multidispositivo y centradas en e-learning.

Hoy colaboramos con más de 5,000 editoriales en todo el mundo para ofrecer más de 2 millones de títulos de libros electrónicos, audiolibros, videos, revistas, scorm, cursos y más, en más de 40 idiomas.

Durante 2019 Overdrive realizo más de 326 millones millones de préstamos de contenidos digitales en bibliotecas

 

ereader-ipad-hero

 

Según datos de Rakuten OverDrive, la plataforma líder de préstamo de contenidos digitales del mundo, un número récord de 73 sistemas de bibliotecas públicas en cinco países prestaron más de un millón de libros digitales a los lectores en 2019. Lograr este nivel sin precedentes de participación de los lectores: 45 sistemas de bibliotecas de ciudades o condados y 28 consorcios regionales o estatales. Ocho bibliotecas alcanzaron este hito del millón de libros por primera vez. Overdrive proporciona servicios a más de 43.000 bibliotecas y escuelas en todo el mundo.

 Los registros digitales de préstamo de libros de la red global OverDrive incluyen:

  • Total de prestamos digitales en bibliotecas y escuelas: 326 millones (+20% sobre 2018)
  • Ebooks prestados: 211 millones (+15%)
  • Audiolibros prestados: 114 millones (+30%, superando a los libros electrónicos por sexto año consecutivo)
  • Participaciones de libros electrónicos y audiolibros/en espera: 129 millones (+21%)
  • Prestamos para niños/género: 59 millones (+27%)
  • 73 sistemas de bibliotecas públicas en todo el mundo (+12%) prestaron más de 1 millón de libros digitales, incluyendo 22 sistemas con más de 2 millones de prestamos, cinco con más de 3 millones, cuatro con más de 4 millones, cinco con más de 5 millones y uno con más de 6 millones.
  • Nuevos usuarios de la biblioteca pública (digital): 5 millones (+12%)

 

Libros electrónicos más populares prestados por las bibliotecas en 2019:

  1. Where the Crawdads  by Delia Owens (Penguin Publishing Group)
  2. Becoming by Michelle Obama (Crown)
  3. Educated by Tara Westover (Random House Publishing Group)
  4. Nine Perfect Strangers by Liane Moriarty (Flatiron Books)
  5. Little Fires Everywhere by Celeste Ng (Penguin Publishing Group)

 

Audiolibros más populares prestados por las bibliotecas en 2019:

  1. Convertido por  Michelle Obama  (Penguin Random House Audio Publishing Group)
  2. Donde cantan los Crawdads  por  Delia Owens (Penguin Random House Audio Publishing Group)
  3. Educado por  Tara Westover  (Penguin Random House Audio Publishing Group)
  4. Chica, lávate la cara por Rachel Hollis ( Thomas Nelson )
  5. Harry Potter  y la piedra filosofal por JK Rowling (Pottermore Publishing)

 

El número de bibliotecas en España descendió un 2,7% entre 2016 y 2018 aunque aumentan los visitantes a las bibliotecas

 

fec723c33713d08815ac6058b702b8f3

Estadística de Bibliotecas de 2018. Madrid:  Instituto Nacional de Estadística (INE), 2019.

Ver

 

Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), el número de bibliotecas de España descendió un 2,7 por ciento entre 2016 y 2018 hasta alcanzar un total de 6.458, mientras que el número de usuarios inscritos se situó en 21,83 millones de personas, lo que supone una caída del dos por ciento en dos años, según muestra la Estadística de Bibliotecas de 2018 que publica el Instituto Nacional de Estadística (INE). Sin embargo el número de visitantes a las bibliotecas ha aumentado ligeramente desde 2016, aunque la tendencia desde 2012 es descendente.

3a9679306e71d0c07329a600c6b2d315

El 86,5 por ciento de las bibliotecas eran de titularidad pública. El número de bibliotecas públicas disminuyó un 0,8 por ciento respecto a 2016, mientras que las dependientes de la Administración Local bajaron un 0,5 por ciento y las de la Administración General del Estado un 3,4 por ciento. Por el contrario, las de la Administración Autonómica se redujeron un 7,0 por ciento.

Los usuarios de bibliotecas llevaron en préstamo 77,76 millones de documentos en 2018, un diez por ciento más que en 2016. De media, se prestaron 1,7 documentos por habitante y el libro fue el documento más solicitado (57,7%), aunque su demanda disminuyó un 5,3 por ciento. Por detrás del libro se sitúan los documentos en formato electrónico (17,7%) y los audiovisuales (10,6%).

Los fondos de libros electrónicos alcanzaron los 19,56 millones en 2018, lo que supone un aumento del 21,3 por ciento respecto a 2016, y acaparan el 6,7 por ciento del total de fondos, un punto más que en 2016. La siguiente gráfica representa cómo ha aumentado el número de préstamos de libros electrónicos.

Datos actualizados el 10 de diciembre de 2019

 

El éxito del préstamo de libros electrónicos en las bibliotecas está llevando a largas esperas, hackeos por parte de los lectores y a la preocupación de los editores

 

mwvoa2lcafftdpabgxx24tz2ia

 

E-books at libraries are a huge hit, leading to long waits, reader hacks and worried publishers. The Washington Post By Heather Kelly November 2019

 

En las últimas dos décadas, los libros electrónicos han crecido y es posible leerlos en teléfonos inteligentes y dispositivos electrónicos como Kindle. Los libros digitales se venden en línea, normalmente a menos precio que sus contrapartes físicas. También son muy populares en los sistemas de bibliotecas públicas, donde los titulares de tarjetas pueden descargar múltiples libros electrónicos y audiolibros a sus dispositivos sin salir de casa. Pero, al igual que con los libros impresos de la biblioteca, también puede generar esperas de reserva a lo largo de semanas, y la imposibilidad de que los lectores puedan alargar los tiempos de préstamo para los títulos mayor demanda.

 

Aunque técnicamente un objeto digital puede prestarse un número infinito de veces, realmente son copias digitales; los libros electrónicos funcionan de manera diferente. Cuando una biblioteca quiere comprar un libro físico, paga el precio de venta que aprximadamente es de 12 a 14 dólares, o menos si se compra al por mayor. Un libro electrónico, sin embargo, tiende a ser mucho más caro porque el modelo es una licencia con un editor en lugar de comprarse directamente y para toda la vida, por lo que el precio de la licencia por lo general sólo cubre un número determinado de años o lecturas. es decir se pasa de un sistema propietario a un sistema licenciado, en el que un editor nos faculta para consultar ese contenido que no es nuestro.

Eso significa que para que una biblioteca dispusiera de las memorias de Prince recientemente publicadas “The Beautiful Ones” hubo que esperar cuatro semanas para disponer de este contenido en formato digital. Los bibliotecarios del condado de Cuyahoga, Ohio, informaron que había listas de hasta 13 semanas de espera para llevar en préstamo el libro de ensayos de Jia Tolentino, “Trick Mirror”. El inconveniente es que los tiempos de espera para los títulos suelen ser bastante largos, porque la gente recorre los catálogos y pone todo en reserva.

Las esperas de las listas de reserva de los libros electrónicos de la biblioteca, casi siempre son más largas que las de las copias impresas, lo que está llevando a algunos a algunos usuarios a recurrir a determinadas trampas, como pedir tarjetas de la biblioteca o números de tarjetas de otros usuarios que no utilizan el sistema para permitirles encontrar los libros más raros o más populares, con tiempos de espera más cortos.

Una biblioteca paga entre 40 y 60 dólares para licenciar un nuevo título de libro electrónico para adultos, que luego puede prestar a un sólo un usuario a la vez, imitando cómo funcionan los préstamo de libros impresos. Cada editor ofrece diferentes modelos de pago. En algún caso, una biblioteca sólo puede disponer de un libro electrónico durante dos años o 52 préstamos, lo que ocurra primero. Incluso, otros editores son aún más restrictivos y establecen sólo 26 préstamos por libro.

Según Steve Potash, director ejecutivo de OverDrive, que trabaja con más de 43.000 bibliotecas para negociar los precios con los editores y proporciona herramientas para gestionar las colecciones digitales, incluida la aplicación de biblioteca Libby. “Tenemos docenas de editores que compiten por que sus libros estén disponibles, a veces sin costo alguno, porque consideran claramente… que las bibliotecas sirven de mecanismos de promoción para los autores, su pico de ventas impresas, sus ventas de libros electrónicos crecen y también sus audiolibros”.

El mantenimiento de estas colecciones es costoso. En 2017, las bibliotecas gastaron el 27 por ciento de sus presupuestos de colecciones en material electrónico -que incluye libros electrónicos, bases de datos y otros contenidos digitales- frente al 54,8 por ciento en material impreso. Eso es más que el 16.7 por ciento gastado en contenido electrónico cinco años antes, según datos del Institute of Museum and Library Services, que maneja fondos federales para las bibliotecas públicas.

“Es una enorme cantidad de trabajo para nuestros bibliotecarios gestionar la colección de libros electrónicos, ya que los títulos expiran todos los días y tienen que decidir recomprarlos o dejarlos de tener”, dijo Jennifer Tormey, que dirige los servicios técnicos de la Des Moines Public Library.

Incluso con los precios más altos, algunos editores se oponen a la popularidad de los libros electrónicos de la biblioteca, diciendo que pueden estar perjudicando su negocio. Este mes, Macmillan, una de las cinco editoriales más grandes de los Estados Unidos, comenzó a aplicar un nuevo embargo para la venta de libros electrónicos a las bibliotecas públicas. Durante las ocho primeras semanas después de su publicación, las bibliotecas sólo pueden comprar una sola versión de cualquiera de los nuevos títulos. Después de ese tiempo de embargo, pueden comprar más copias, hasta entonces tienen que disponer de una sola. Eso está ralentizando aún más los tiempos de espera.

En respuesta, algunos sistemas de bibliotecas están boicoteando los libros electrónicos de Macmillan, y la American Library Association (ALA) dice estar considerando opciones legislativas.

Algunos lectores también están pasándose a servicios de suscripción de pago como Netflix para libros electrónicos, como Kindle Unlimited, Scribd, Bookmate y servicios adaptados a géneros específicos, como el servicio de suscripción a libros electrónicos románticos de Harlequin.

Los bibliotecarios dicen que los usuarios más propensos a ser lastimados por la restricción de Macmillan son personas como D.V. Thorn, un lector voraz que no puede salir de su casa y que la mayoría de su tiempo lo pasa en cama debido a varias discapacidades. Thorn ha leído y escuchado alrededor de 800 libros en lo que va de año a través de aplicaciones de préstamos electrónicos, y utiliza cuentas de distintas bibliotecas de  área para obtener los libros en tiempos de espera más cortos.

Incluso, algunos lectores de libros electrónicos están encontrando formas más creativas de aprovechar al máximo las bibliotecas. Por ejemplo, Scott McNulty, descarga los libros de la biblioteca y luego pone su dispositivo en modo avión. “De esta manera se puede leer un libro electrónico después de su fecha de vencimiento porque el Kindle tiene que estar conectado a la red para eliminar el libro”

Stacie Hewitt cuenta que siempre tiene un máximo de cinco libros en la aplicación Libby, y dado que varios libros pueden estar disponibles a la vez, utiliza regularmente la opción de “suspender la retención”, que la mantiene en la lista de espera sin tener que ir al final de la fila en su biblioteca local de Louisville.

Algunas personas entrevistadas por The Post admitieron que tomaron prestado el registro de la biblioteca de sus padres o se registraron bajo su propio nombre usando la dirección de un amigo, pero ninguno usó sus nombres por temor a perder el acceso a su fuente secreta de libros electrónicos.

Aunque, no siempre es necesario hacer trampas. Varios de los principales sistemas bibliotecarios ofrecen membresías a los residentes del estado, e incluso opciones pagadas para los lectores de otros estados. Por ejemplo, cualquier persona en Nueva York puede suscribirse a una “eCard” para acceder a la Biblioteca Pública de Brooklyn. La Biblioteca Pública de Los Ángeles cobra  50 dólares al año por una membresía de no residente, aunque los no residentes deben solicitar y renovar en persona.

También un complemento gratuito del navegador llamado Library Extension muestra la disponibilidad de libros de la biblioteca mientras se navega por los títulos de Amazon. Desde que el ingeniero de software Andrew Abrahamowicz, con sede en Seattle, construyó la herramienta hace ocho años, ha crecido hasta tener alrededor de 5.000 bibliotecas y más de 100.000 usuarios.

La existencia de los hackers que buscan trucos para alargar los libros que toman prestados de la biblioteca, o quienes intentan acortar los tiempos de espera de las reservas en sí mismos, pueden ser considerados como una evidencia clara de que el modelo de negocio de préstamos de libros electrónicos en bibliotecas está funcionando.