Archivo de la etiqueta: Préstamo digital

ALA denuncia a Amazon y Macmillan en respuesta a la investigación del Congreso sobre la competencia en los mercados digitales

 

 

ebooks-feat1

El informe cita precios abusivos, negación y retraso de las ventas a las bibliotecas por parte de las principales editoriales.

 

Las prácticas actuales de los editores y distribuidores de contenido en los mercados digitales limitan la capacidad de las bibliotecas para ofrecer servicios básicos, según un nuevo informe publicado por la American Library Association (ALA). En respuesta a una consulta del Comité de la Cámara de Representantes de EE. UU. Sobre el Subcomité Judicial de Derecho Antimonopolio, Comercial y Administrativo, el informe de ALA subraya que las prácticas de compañías como Amazon y Macmillan Publishers amenazan el derecho de los estadounidenses a leer qué y lo que elijan y que ponen en peligro otras libertades fundamentales de la Primera Enmienda. El informe insta a los legisladores a frenar las prácticas anticompetitivas de los actores del mercado digital.

El lanzamiento del informe se produce inmediatamente después de la campaña #eBooksForAll de ALA en protesta por el plan de Macmillan Publishers de restringir las ventas de libros electrónicos a las bibliotecas. De manera, que a partir del 1 de noviembre de 2019, las bibliotecas sólo podrán  comprar una copia del título de un libro electrónico recientemente publicado y deberán esperar ocho semanas para comprar copias adicionales. El embargo ha indignado a los defensores de las bibliotecas en Estados Unidos, con una gran repercusión en los medios de comunicación.

El informe también aborda la cuestión de los precios abusivos de los editores y los términos de licencia restrictivos para las bibliotecas. En los últimos 10 años, las bibliotecas han gastado más de 40 mil millones de dólares en la adquisición de libros electrónicos, y otros contenidos audiovisuales publicados por los editores. Para títulos populares de libros electrónicos, las bibliotecas pagan hasta cinco veces el precio que paga un consumidor individual y, a diferencia del individuo, las bibliotecas generalmente tienen acceso a un título de libro electrónico durante solo dos años.

Los términos de licencia restrictivos para la transmisión de música y contenido audiovisual en bibliotecas presenta desafíos de acceso similares. Las licencias de transmisión suelen estar limitadas al uso personal y no permiten el préstamo o la conservación de la biblioteca.

El informe también señala que el mercado para las bibliotecas que compran contenido académico y de investigación es particularmente sombrío. Al igual que muchas otras publicaciones, las revistas académicas esenciales para la investigación han transitado en gran medida a formatos digitales en los últimos 25 años. Al mismo tiempo, el mercado de revistas académicas ha experimentado una enorme consolidación. En el mercado de libros de texto universitarios, tres compañías — Pearson, Cengage y McGraw-Hill — representan el 85 por ciento de la industria. Además, a pesar de las mejoras de costos que ofrece la tecnología digital, los precios de los libros de texto han aumentado tres veces la tasa de inflación en las últimas dos décadas. Los planes para fusionar Cengage y McGraw-Hill Education crearán aún más concentración en la industria, dice ALA.

Por lo que ALA continuará buscando opciones legislativas, de defensa y legales para garantizar que todos tengan acceso al contenido creativo por el cual las bibliotecas ya pagan un precio muy alto.

 

eBiblio, el servicio de préstamo de libros electrónicos en bibliotecas llega al millón de préstamos

nino.jpg

Mientras que los modelos de comercialización de libros electrónicos de venta al público acumulan casi un lustro de cifras negativas, los préstamos digitales a través de las Bibliotecas Públicas del Estado se consolidan. Así en 2018 los préstamo de libros electrónicos en bibliotecas desde la plataforma eBiblio superaron el millón de transacciones con un total de 1.029.232 préstamos frente a los 510.888 de 2017, lo que supone un incremento del 101% respecto al año anterior, con una media de más de 12 préstamos por usuario.

Desde el año 2014, cuando se puso en marcha esta plataforma, el incremento tanto en préstamos como en número de lectores ha sido continuo con un total registró 85.227 usuarios distintos, un incremento de usuarios del 53% respecto al año anterior.

La colección de eBiblio es el servicio de préstamo online gratuito de contenidos digitales — libros, audiolibros, periódicos y revistas — de las bibliotecas públicas españolas dispone de una colección de 20.092 títulos, un incremento del 52% en el último año a disposición de los lectores con un total de 493.966 licencias.

 

Las bibliotecas tienen un impacto positivo en la venta de libros electrónicos

 

effitotxsaeeca3

Kozlowski, Michael. Libraries positively impact retail ebook sales
GodEreader , september 23, 2019

Ver original

Existe un sentimiento cada vez más negativo de que cuando las bibliotecas prestan libros impresos o electrónicos, canibalizan las ventas de libros al por menor. Esta es la razón por la que Macmillan dio el paso sin precedentes de permitir a las bibliotecas sólo una copia digital de sus nuevos libros electrónicos y embargaron copias adicionales hasta ocho semanas después. Bibliotecas y distribuidores como Overdrive, Bibliotheca y Hoopa han declarado públicamente que esto no es así. Lo que los editores no se dan cuenta de que hay una enorme población de usuarios de bibliotecas que terminan comprando el libro electrónico.

El CEO de OverDrive, Steve Potash, respondió a las afirmaciones de que las bibliotecas estaban impactando el comercio minorista en un artículo en un blog, citando fuentes independientes que prueban que el préstamo de libros digitales en bibliotecas tiene un efecto positivo en las ventas minoristas.

Rebecca Miller escribió una columna reciente en Library Journal citando datos reales que apoyan el impacto positivo de las bibliotecas en la venta de libros en Journal’s Generational Reading Survey 2019:

  • El 42 por ciento de los adultos estadounidenses encuestados informaron que habían comprado el mismo libro que habían tomado prestado previamente de una biblioteca, un número que se eleva al 60 por ciento entre los milenials
  • El 70 por ciento informó que había comprado otro libro de un autor cuyas otras obras habían tomado prestadas de una biblioteca, un número que se incrementa del 75.4, 76.1 y 77.2 para la Gen X, Gen Z y milenials, respectivamente.

Booknet Canada publicó su informe anual, llamado Borrow, Buy, Read: Library Use and Book Buying in Canada, y encontró que “aquellos que habían tomado prestado un libro de una biblioteca y comprado uno en el último año compraron un promedio de tres libros por mes, mientras que aquellos que habían comprado un libro pero dijeron que nunca habían visitado una biblioteca compraron menor cantidad de libros, con 2.6 compras al mes”.

 

 

Los mejores e-readers para tomar prestados libros electrónicos de la biblioteca

83239goldstreame-reader2

 

The best e-readers to borrow ebooks from the library. GoodEreader
August 22, 2019 By Michael Kozlowski

Ver original

 

Michael Kozlowski escribe: “En Canadá y Estados Unidos, la gran mayoría de las bibliotecas públicas tienen una colección de libros electrónicos. OverDrive informó que el 95% de todas las bibliotecas ya disponen de una colección de libros digitales para llevar en préstamo también hay otras empresas más pequeñas que están involucradas en este campo, como Hoopla y Bibliotheca. Sin embargo no todos los dispositivos son compatibles con las plataformas de lectura de las bibliotecas. En el caso de España, la plataforma eBiblio es incompatible con el dispositivo Kindle de Amazon, que dispone de un formato propio AZW o Mobi.

 

Kobo

Kobo Forma, el Kobo Clara HD y el Kobo Aura Edition 2 tienen la funcionalidad Overdrive directamente en el e-reader. Puedes ir al menú de configuración e ingresar el número de tarjeta de biblioteca que permite navegar por la colección de libros electrónicos de las sucursales locales y llevarse en préstamo un título directamente a la biblioteca personal para leerlo. Kobo es la única compañía que tiene este tipo de sistema en sus lectores electrónicos. Solo para Overdrive, que opera en Estados Unidos.

 

Kimdle Amazon

Para tomar prestados libros electrónicos de la biblioteca pública con la plataforma Overdrive en el Kindle se necesita visitar el sitio web de su sucursal local en el ordenador. Cuando encuentres una novela que quieres leer, hay un campo “Kindle Book”, allí haces clic asocias la cuenta de Amazon con Overdrive. A continuación, puedes enviar el libro electrónico de forma inalámbrica directamente al Kindle. Sin embargo, algunos libros de Kindle, incluyendo muchos libros ilustrados, libros de lectura y novelas gráficas, no son compatibles. Como dijimos anteriormente, hoy por hoy, Kindle

 

Barnes and Noble

La línea de e-readers Nook tiene soporte para Adobe DRM, lo que significa que se pueden tomar prestados libros electrónicos de las biblioteca públicas. Todo el proceso es menos intuitivo que Amazon o Kobo. Tienes que visitar el sitio web de tu sucursal local y encontrar un libro que quieras pedir prestado. Normalmente hay un botón de descarga EPUB en el que puede hacer clic y descargarlo a tu ordenador. A continuación, debes descargar Adobe Digital Editions y registrar una nueva cuenta. Necesitas introducir esta información de cuenta en el área de configuración de tu Nook e-reader, para que ambos programas tengan el mismo nombre de usuario y contraseña. Conecta tu Nook a tu PC e importa el EPUB que descargaste en ADE y arrástralo a Mis Archivos.

 

Otros e-readers Android

La mayoría de lectores de Android de Onyx Boox y Boyue tienen instalado Android 6.0 o superior. El proceso es similar a los dispositivos de Barnes and Noble a través de Adobe Digital Editions.

 

 

Macmillan anuncia nuevas restricciones al préstamo digital en bibliotecas con un embargo de dos meses para los nuevos títulos

ebook-top-five-1

 

En los EE.UU., Macmillan ha anunciado un embargo de dos meses sobre todos los libros electrónicos de la biblioteca de sus sellos a partir del 1 de noviembre de 2019. Bajo los nuevos términos digitales , cada sistema de biblioteca sólo podrá disponer de un sólo titulo en acceso perpetuo por 30 dólares durante las primeras ocho semanas desde su publicación. Después de ocho semanas, las bibliotecas pueden comprar copias adicionales a precio completo (generalmente 60 dólares). Cada licencia de libro electrónico para préstamo en bibliotecas tendrá una duración máxima de dos años o 52 préstamos, lo que suceda antes.

 

 

Después de varios años de relativa estabilidad, el mercado del comercio de libros electrónicos está cambiando de nuevo en direcciones desconcertantes. En las últimas semanas, dos de las editoriales comerciales más grandes -Hachette Book Group (HBG) y Simon & Schuster (S&S)- han hecho cambios significativos en sus términos para las bibliotecas. Y el jueves 25 de julio de 2019, el CEO de Macmillan, John Sargent, anunció nuevos términos de préstamo y precios para los libros electrónicos de la biblioteca, afirmando que los préstamos de la biblioteca estaban “canibalizando las ventas” e impactando en las regalías, ya que los ingresos provenientes de las ventas de la biblioteca son “una pequeña fracción de los ingresos que comparten por la lectura al por menor”. Sargent afirmó que el 45% de las “lecturas de libros electrónicos” de Macmillan en EE.UU. estaban ahora “siendo prestadas gratuitamente” por las bibliotecas”

Los nuevos términos fueron anunciados después de que Macmillan había “analizado una porción de la lista principal de libros electrónicos de Tor durante 16 semanas como una prueba” en 2018, y sus hallazgos los llevaron a la conclusión de que los libros electrónicos prestados a través de las bibliotecas estaban teniendo un impacto negativo en las ventas al por menor.

A partir del 1 de noviembre de 2019, Macmillan va a tener un embargo de dos meses para la venta de los libros electrónicos para el préstamo digital en bibliotecas. En este nuevo modelo de venta digital de la editorial para las bibliotecas, sólo permitirá comprar un ejemplar de los nuevos libros electrónicos de acceso perpetuo durante las primeras ocho semanas de publicación a 30 dólares. Posteriormente podrán comprar licencias adicionales a 60 dólares, que continuarán teniendo una vigencia de dos años o 52 préstamos, lo que ocurra antes, en un modelo de una copia/un usuario.

Si bien el embargo es una noticia decepcionante para las bibliotecas, los autores y, lo que es más importante, para los lectores, refuerza la necesidad de una iniciativa intersectorial para identificar las formas en que las editoriales y las bibliotecas pueden seguir apoyando sus misiones intrínsecamente relacionadas y, al mismo tiempo, obtener resultados mutuamente beneficiosos.

Este nuevo embargo es la última prueba de una tendencia preocupante en la industria editorial. “El nuevo modelo de préstamo de libros electrónicos de Macmillan Publishers dificultará que las bibliotecas cumplan con su misión central: garantizar el acceso a la información para todos”, dijo la presidenta de ALA, Wanda Brown. “Limitar el acceso a nuevos títulos para las bibliotecas significa limitar el acceso para los usuarios más dependientes de las bibliotecas.”

 

Gestión de la colección de libros electrónicos en bibliotecas

 

960x0

 

Thomas GuignardKen RobertsCarol Stephenson. Ebook Collection Practices. A Report to the Canadian Publishing Community on Trends, and Issues in Canada’s Public, University, and College Libraries. Otawa: Canadian Publishing Community on Trends, and Issues in Canada’s Public, University, and College Libraries, 2018

Texto completo

 

Este informe se centra en temas relacionados con los libros digitales y las oportunidades en los tres principales mercados de libros de bibliotecas canadienses: las bibliotecas públicas, las bibliotecas escolares y las bibliotecas universitarias. Este documento también pretende fomentar la colaboración en formas que apoyen y construyan las comunidades editorial y bibliotecaria en Canadá.

eBOUND Canada, una agencia sin fines de lucro que ayuda a los editores canadienses independientes a desarrollar y apoyar programas de publicación digital, encargó el siguiente documento en un esfuerzo por esbozar los desafíos y oportunidades que enfrentan tanto los editores como las bibliotecas en el mercado digital. Uno de los objetivos de este documento es lograr un entendimiento mutuo de los diversos modelos de adquisición y préstamo disponibles hoy en día, y de los actores clave que influyen en estos modelos. El informe se centra en cuestiones relacionadas con los libros digitales y las oportunidades en los tres principales mercados de libros de las bibliotecas canadienses: las bibliotecas públicas, las bibliotecas escolares y las bibliotecas universitarias.

El futuro de los precios de los libros electrónicos: preocupación de la ALA por los recientes cambios en la estrategia de las editoriales

 

ebook-top-five

The Future of Ebook Pricing
ALA concerned over recent changes in publisher strategy

 

Después de varios años de relativa estabilidad, el mercado del comercio de libros electrónicos está cambiando de nuevo en direcciones desconcertantes. Estos cambios pueden indicar una convergencia hacia un modelo de negocio común para el préstamo de libros electrónicos, lo que puede mejorar la eficiencia en la gestión de los títulos de libros electrónicos comerciales de una biblioteca. Sin embargo, la Asociación Americana de Bibliotecas (ALA) está preocupada por los precios de los libros electrónicos y audiolibros.

 

En las últimas semanas, dos de las editoriales comerciales más grandes -Hachette Book Group (HBG) y Simon & Schuster (S&S)- han hecho cambios significativos en sus términos para las bibliotecas. Estos acontecimientos recientes son consecuencia de los cambios en el modelo de precios de Penguin Random House (PRH) el pasado mes de octubre, y de la reciente imposición de un embargo de 90 días sobre determinados títulos de audio digital por parte de Blackstone Audio.

Entre los cinco grandes editores (HBG, HarperCollins, Macmillan Publishers, PRH, y S&S), el precio de una copia sigue siendo excesivamente alto, en el rango de 50$ por dos años de acceso a la biblioteca, comparado con el rango de 15$ por acceso perpetuo que cobra a los consumidores individuales. Cuatro de los Big Five emplean ahora un modelo de acceso de dos años, lo que plantea desafíos para el desarrollo y la preservación de la colección.

Otros cambios están en el horizonte. En este momento, ninguno de los Big Five emplea un embargo, excepto la “prueba” que Macmillan instituyó en julio de 2018, a la que ALA se opuso. Sin embargo, ALA espera que Macmillan haga un anuncio sobre sus libros electrónicos a finales de este verano. Macmillan ha tenido consultas con un puñado de bibliotecarios y con miembros de la ALA. Queda por ver dónde terminará, y los recientes anuncios de HBG y S&S podrían hacer que reevaluaran sus conclusiones. ALA está muy preocupada de que el embargo en la prueba piloto de Tor se convierta en una práctica estándar y se extienda a otros títulos de Macmillan. Una política de embargo es contradictoria con la misión de la biblioteca de acceso equitativo a la información, y la ALA se opone inequívocamente a esta práctica.

Independientemente del resultado del anuncio de Macmillan, es hora de que ALA se comprometa más activamente con el préstamo de libros electrónicos en las bibliotecas. La reciente resolución del Consejo de la ALA de restablecer un grupo de trabajo sobre contenidos digitales para hacer participar a las unidades de toda la ALA y de la comunidad bibliotecaria en general es un buen comienzo.

A través de su liderazgo en Chicago y Washington, ALA continuará las negociaciones con editores e intermediarios. La ALA también está reexaminando la forma en que esta cuestión puede incorporarse más directamente en su labor de política pública sobre el derecho de autor y esferas conexas. A largo plazo, es muy posible que ALA tenga que centrarse más en las vías de las políticas públicas, así como explorar un replanteamiento de la forma en que las bibliotecas hacen negocios y su papel en la provisión de acceso a los materiales digitales.

En última instancia, también se requerirá una mayor concienciación, educación y quizás incluso una acción de base de los miembros de ALA y los clientes de los editores para resistir las barreras al acceso equitativo.