Archivo de la etiqueta: Bibliotecas universitarias

“What’s the Big Deal?”: cómo se enfrentan los investigadores a los cambios en el acceso a las revistas

Cooper, Danielle, and Oya Y. Rieger. “What’s the Big Deal?: How Researchers Are Navigating Changes to Journal Access .” Ithaka S+R. Ithaka S+R. 22 June 2021. Web. 24 June 2021. https://doi.org/10.18665/sr.315570

Texto completo

El modo dominante mediante el cual las bibliotecas de investigación han proporcionado el máximo acceso a las revistas de la forma más barata posible -paquetes de suscripción o “Big Deals”- está dando paso a nuevos enfoques. Esta transición se está llevando a cabo mediante una combinación de negociaciones, activismo, modelos de negocio, investigación de las necesidades de los usuarios y apoyo a la toma de decisiones, entre otros factores. Para apoyar estos procesos, Ithaka S+R se asoció con 11 bibliotecas universitarias para comprender las percepciones de los investigadores y ayudarles a tomar decisiones estratégicas sobre las suscripciones a las revistas Big Deal.

Reconociendo que las bibliotecas también deben realizar evaluaciones caso por caso antes de tomar decisiones sobre cualquier paquete de revistas en particular, en este informe se comparten los hallazgos del proyecto que merecen una consideración pública más amplia. Se detallan las pautas de cómo los investigadores abordan el descubrimiento y el acceso al contenido de las revistas, centrándose en sus experiencias cuando cambian los mecanismos de acceso. Estas experiencias se utilizan como punto de partida para explorar también las percepciones de los investigadores sobre los diversos modelos para facilitar su acceso al contenido de las revistas y de las partes interesadas que participan en ese trabajo.

Se descubrió que cuando un conjunto de revistas deja de estar disponible a través de un paquete de suscripción Big Deal, los investigadores experimentan poco impacto negativo a corto plazo. Hay algunas variaciones institucionales, disciplinarias y de etapa profesional, pero en general los investigadores son capaces de sortear las barreras de acceso que encuentran. Esta realidad es engañosamente benigna. Los investigadores siguen apoyando a sus bibliotecas y también están interesados en esfuerzos más amplios para desafiar el statu quo del negocio de las comunicaciones académicas. Sin embargo, no tienen un conocimiento sólido de las estrategias para avanzar en los nuevos modos de acceso a las revistas más allá del modelo de suscripción, ni tienen claro lo que la biblioteca puede y debe proporcionar en respuesta.

Se recomiendan tres áreas de actividad que las instituciones deberían tener especialmente en cuenta a la hora de considerar cambios en los paquetes de suscripción a revistas:

  • Crear nuevos mecanismos para evaluar el impacto de la pérdida de acceso a las suscripciones de revistas. Las bibliotecas no pueden hacer un seguimiento de muchas de las formas en que los académicos acceden al contenido de las revistas, y no es habitual que las bibliotecas evalúen los efectos de la pérdida de acceso a lo largo del tiempo. ¿Deben las bibliotecas tener en cuenta los inconvenientes de la pérdida de acceso, incluso si la cancelación no es un impedimento directo para la investigación?
  • Los procesos consultivos de las bibliotecas funcionan y pueden aprovecharse aún más. Las estrategias para involucrar a los investigadores en los procesos de toma de decisiones en torno a las suscripciones a revistas son efectivas, y existe la oportunidad de aprovecharlas aún más. Los investigadores aprecian la transparencia sobre cómo las decisiones de su biblioteca se relacionan con las oportunidades de cambiar el ecosistema de las comunicaciones académicas.
  • Las bibliotecas tienen que hacer más para facilitar el cambio en la propuesta de valor que viene con la pérdida de los paquetes de revistas Big Deal. Los investigadores siguen equiparando el valor de la biblioteca con la medida en que facilita el acceso al contenido de las revistas. En general, los investigadores no entienden cómo cualquier acuerdo particular que confiere nuevos privilegios de acceso abierto para un conjunto de autores en una institución específica representa un nivel mejorado de creación de valor de la biblioteca.

El impacto de COVID-19 en el uso de la biblioteca universitaria

Connell, R. S., Wallis, L., & Comeaux, D. (2021). The Impact of COVID-19 on the Use of Academic Library Resources. Information Technology and Libraries40(2). https://doi.org/10.6017/ital.v40i2.12629

La pandemia de COVID-19 ha tenido un gran impacto en la educación superior, incluidas las bibliotecas universitarias. Este documento compara el uso de los recursos bibliotecarios (incluyendo el préstamo interbibliotecario, las visitas al sitio web y las herramientas de descubrimiento, el uso de las bases de datos, las interacciones con los usuarios, etc.) en tres bibliotecas universitarias antes y después de la pandemia. La última parte de los semestres de primavera de 2019 y 2020 son los marcos temporales en los que se centra la atención, aunque se utilizan dos marcos temporales de control de períodos anteriores de esos semestres para determinar cómo diferían los semestres cuando el coronavirus no era un factor. Las instituciones experimentaron patrones de uso similares en muchas métricas.

La capacidad de liderazgo del bibliotecario que imparte alfabetización informacional

Brooks, Andrea, Lynn Warner, & Jane Hammons. “Information literacy leadership: The traits we didn’t know we had.” College & Research Libraries News [Online], 82.6 (2021): 278. Web. 21 Jun. 2021

Ver artículo

El papel de los bibliotecarios ha evolucionado de forma natural a lo largo de las décadas, ya que la alfabetización informacional (ALFIN) se ha definido, redefinido y conceptualizado desde un conjunto de habilidades estandarizadas hasta un grupo interconectado de conocimientos. Para crear programas de formación eficaces, los bibliotecarios encargados de la alfabetización informacional (ALFIN) han tenido que desarrollar rápidamente numerosas competencias. El bibliotecario docente que tiene éxito aprende a comunicarse eficazmente con los estudiantes, a colaborar con el profesorado de todo el campus y a desarrollar enfoques innovadores para la enseñanza de la Alfabetización Informacional. Con el tiempo, aunque quizás el bibliotecario no lo sepa, todas estas habilidades que crean buenos profesores también crean buenos líderes.

En una encuesta que los autores de este artículo hicieron titulada Becoming Leaders, Creating Leaders en LOEX 2020 evaluaron la autopercepción de los bibliotecarios encargados de la alfabetización informacional respecto al liderazgo. Alrededor de la mitad de los participantes estaban convencidos de que desempeñaban un papel de liderazgo en sus propias bibliotecas. Sin embargo, son muchos menos los que se perciben a sí mismos como líderes en su organización más amplia (La universidad). Puede que esto no sea sorprendente, pero es interesante reflexionar sobre cómo nosotros, como profesión, podríamos hacer avanzar la alfabetización en información si reconocemos nuestra capacidad de liderazgo.

Este artículo ofrece una reflexión sobre la alfabetización informacional y discute cuatro rasgos de liderazgo que se lleva a cabo en el aula por parte de los bibliotecarios:

Los bibliotecarios docentes como líderes

Los bibliotecarios que proporcionan clases de ALFIN están bien posicionados para convertirse en comunicadores eficaces, colaboradores y defensores de la alfabetización informacional. Sharon Mader escribió en 1996 que “los bibliotecarios que imparten ALFIN tienen una afinidad natural hacia los puestos de liderazgo porque las cualidades de liderazgo identificadas son las que los bibliotecarios de enseñanza generalmente exhiben o desarrollan para tener éxito en sus trabajos”. Las cualidades de liderazgo y su conexión con la enseñanza y la formación en las bibliotecas incluyen rasgos como ser innovador, autorreflexivo, colaborador y comunicativo. El documento Roles and Strengths of Teaching Librarians de ACRL proporciona una descripción detallada del rol de liderazgo dentro de la profesión. De acuerdo con el documento, “el bibliotecario docente demuestra su liderazgo tanto al liderar con el ejemplo como al liderar en los contextos del campus”.

Con un conocimiento profundo de la ALFIN y la pedagogía, los bibliotecarios deberían guiar y dirigir las conversaciones sobre la ALFIN en todas las disciplinas para que los bibliotecarios sean verdaderos socios colaborativos de los docentes, haciendo avanzar a sus instituciones con nuevas iniciativas, mientras identifican y se conectan con los objetivos institucionales existentes. Ciertamente hay evidencia dentro del campo donde los bibliotecarios modelan un liderazgo efectivo para integrar la ALFIN dentro del plan de estudios, el diseño de asignaciones, y conectar la ALFIN con los estándares de acreditación de la universidad. Estos son excelentes ejemplos, pero sabemos que hay oportunidad para que nuestra profesión crezca como líderes.

Programa de embajadores de IL

La creación del programa GEARUP de Alfabetización Informacional en la Universidad de Northern Kentucky (NKU) ofrece un ejemplo de cómo los bibliotecarios docentes pueden aprovechar las competencias que desarrollan a través de su trabajo diario para asumir un papel de liderazgo en el campus.

Una parte clave de la iniciativa es la creación de un programa de embajadores de la alfabetización informacional, en el que algunos profesores de las distintas disciplinas colaboran con los bibliotecarios para integrar los conceptos de la ALFIN en sus cursos y actuar como defensores de este servicio en el campus.

Rasgos clave del liderazgo

Comunicación

Se aprovecharon las habilidades de comunicación existentes para articular que todos los estudiantes, en todas las disciplinas, requieren habilidades de ALFIN para el desarrollo del aprendizaje permanente. Además del profesorado, también se tuvo que comunicarse con los gestores, el personal y los grupos de estudiantes para promover el valor de la AI. Esta experiencia trabajando con varias disciplinas, poblaciones de estudiantes y profesores en sesiones únicas, ayudó a ser flexibles en la presentación de la información. Habiendo desarrollado habilidades de comunicación mientras se trabajaba con diversos grupos de estudiantes durante las sesiones únicas, equipados para impartir efectivamente la importancia de la ALFIN

Asumir riesgos

Como bibliotecarios docentes, a menudo se utilizan y prueba con frecuencia nuevas técnicas de aprendizaje activo -generalmente en sesiones puntuales con estudiantes que nunca hemos conocido- sin saber si la actividad será un éxito. Estamos dispuestos a impartir clases en áreas temáticas en las que nuestros conocimientos disciplinarios son limitados, confiando en que nuestra propia experiencia nos ayudará. Nos acercamos a profesores que no conocemos en departamentos con los que no hemos trabajado antes, sabiendo que nuestros esfuerzos pueden ser ignorados. Sabemos que tenemos que estar dispuestos a probar, y a fracasar, si queremos desarrollarnos como profesores y apoyar el desarrollo de la ALFIN de nuestros estudiantes.

Proponer un programa de ALFIN dirigido por la biblioteca es un riesgo importante. Si la propuesta es aceptada, la biblioteca se convierte en el centro de atención del campus de una manera que nunca fue antes. Y lo que estaba en juego era muy importante, ya que si la implementación no tuviera éxito, surgirían problemas significativos para la reacreditación de la universidad. Además, no todo el mundo verá con buenos ojos los esfuerzos ni estará de acuerdo con las decisiones Aunque situaciones como son un reto, podemos recurrir a nuestras experiencias anteriores de asumir riesgos y estar dispuestos a fracasar, para apoyar nuestros esfuerzos de asumir este mayor papel de liderazgo.

Creación de equipos

Las habilidades de creación de equipos se desarrollan de forma natural en las aulas de aprendizaje activo, donde podemos guiar a los grupos a través de una tarea. Pedimos a los alumnos que resuelvan problemas de búsqueda o que discutan en grupo el concepto de autoridad. Nos volvemos expertos en dirigir a los grupos menos productivos hacia el compromiso y en estructurar los debates. Además, la estructura organizativa de los programas de formación suele fomentar la creación de equipos dentro de una unidad. La formación rara vez recae en un solo bibliotecario, sino que un equipo de bibliotecarios trabaja conjuntamente para garantizar la coherencia del aprendizaje de los alumnos. Por último, un equipo de enseñanza exitoso debe extenderse más allá de nuestros colegas de la biblioteca. Aprendemos a colaborar con el profesorado para asegurarnos de que trabajamos con los mismos objetivos de aprendizaje.

Confianza en sí mismo

La confianza en uno mismo, como cualquiera de los otros rasgos enumerados, no se produce de forma inmediata. A medida que desarrollamos nuestras habilidades de comunicación y de creación de equipos, además de asumir riesgos, nuestra autoconfianza va afianzándose. Como bibliotecarios principiantes que imparten clases individuales, queda claro que la información que compartimos con los alumnos es muy valiosa para su éxito. Tenemos conocimientos y habilidades que valen la pena para ayudar a los estudiantes no sólo con las tareas de investigación, sino con el aprendizaje permanente y el pensamiento crítico. Los comentarios positivos del profesorado sobre sus alumnos refuerzan aún más esta confianza en nuestras capacidades y en nuestra instrucción.

Recomendaciones para desarrollar el liderazgo

Los bibliotecarios que imparten Alfabetización Informacional noveles desarrollarán de forma natural las habilidades de liderazgo desde el principio en el aula, pero se pueden aplicar esfuerzos conscientes para desarrollar o mejorar intencionadamente las habilidades existentes.

  • Comunicar: Desarrolla un discurso ágil y coherente para que, cuando te comuniques con cualquier persona de tu organización, estés mejor preparado para explicar la importancia de la ALFIN.
  • Creación de equipos: En el aula, desarrolla tus habilidades de creación de equipos utilizando tecnologías de colaboración para que los estudiantes trabajen juntos en el aprendizaje de conceptos.
  • Asumir riesgos: Comprométete a probar una nueva técnica de aprendizaje activo cada semestre o a utilizar una nueva tecnología. Ofrécete como voluntario para impartir clases en una disciplina con la que no esté familiarizado o para un público con el que no suelas trabajar.
  • Confianza en sí mismo: Participa en un comité del campus, incluso en uno que no esté directamente relacionado con tu función de bibliotecario. Busca oportunidades en las que puedas empezar a asumir un papel de liderazgo más destacado en el campus.

El papel de los bibliotecarios docentes ha evolucionado ciertamente, pero las conexiones con el liderazgo siempre han estado ahí. Tómate un tiempo para ser intencional sobre tu propio desarrollo, céntrate en desarrollar uno o dos rasgos clave y, a su vez, verás crecer la confianza en ti mismo. Muy pronto, te encontrarás liderando en lugares que nunca hubieras imaginado.

¿Cómo utilizan los espacios y recursos de la biblioteca los estudiantes del campus?

Brendan Johnson and Katie Odhner. Focus groups from home
Conducting virtual focus groups during the COVID-19 pandemic and beyond
. College and Research Libraries, Vol 82, No 6 (2021)

Ver artículo

Los grupos focales se han convertido en una práctica común en las bibliotecas académicas para descubrir las actitudes, creencias, preocupaciones, comportamientos y preferencias de grupos particulares de personas. Dado que los grupos focales proporcionan una oportunidad para la discusión abierta, los participantes pueden describir sus pensamientos con sus propias palabras, lo que permite recoger opiniones y experiencias que no podemos prever. El objetivo del proyecto era disponer de información de cómo utilizan los espacios y recursos de la biblioteca y qué les hace sentir como en casa en la biblioteca a través de grupos focales por medio de Zoom.

Para ello, la biblioteca universitaria de Penn State-Abington realizó una experiencia focal con 3.700 estudiantes universitarios, incluidos 545 estudiantes internacionales y un 58% de estudiantes de color para evaluar las necesidades de esta dinámica comunidad estudiantil a través de grupos de discusión.

Se hicieron nueve preguntas básicas, con múltiples preguntas de seguimiento, en función de las respuestas de los participantes:

  • ¿Con qué frecuencia vienes a la biblioteca y cuánto tiempo sueles pasar aquí?
  • ¿Qué sueles hacer en la biblioteca?
  • ¿Qué opinión tienes de la biblioteca en comparación con otros espacios de estudio del campus?
  • ¿Sientes la biblioteca como propia?
  • ¿Qué tipo de interacciones has tenido con el personal de la biblioteca?
  • ¿Ha utilizado alguna vez la biblioteca para obtener ayuda con una tarea de clase?
  • ¿Has asistido alguna vez a un evento en la biblioteca (como el Finals Recharge, Research Party, lectura de poesía, taller, etc.)?
  • ¿Qué tipo de eventos te interesan?
  • ¿Tienes algún otro comentario que quieras compartir y que no hayamos cubierto en las preguntas anteriores?

Los grupos focales generaron un conjunto de información informativa y procesable que ayudó a entender cómo los estudiantes utilizan los espacios, que opinión tienen de la biblioteca, y cómo podrían ser atendidos mejor por los programas ofertados. Esta información es útil para evaluar, apoyar o justificar las decisiones sobre los espacios y las políticas de la biblioteca. A continuación se presentan tres ejemplos sobre las preocupaciones por el ruido, la programación y las interacciones del personal que se encuentran entre nuestras principales conclusiones de los grupos de discusión.

Entre los resultados se aprendió que los estudiantes aprecian tener una variedad de espacios disponibles en la biblioteca, incluyendo espacios para socializar, colaborar y estudiar individualmente. Indicaron que es importante tener una política de ruido flexible que permita todas las actividades descritas anteriormente. Sin embargo, la mayoría de los estudiantes dijeron que utilizaban la biblioteca principalmente para estudiar y realizar otras actividades académicas, y muchos también consideraron que la biblioteca es demasiado ruidosa a veces. Esto coincide con la percepción del personal de que existe un “problema de ruido” en la biblioteca. Se tiene previsto abordar estas preocupaciones sobre las políticas de ruido reexaminando el uso del espacio de la biblioteca para garantizar que haya zonas específicas donde los estudiantes puedan sentirse cómodos hablando y estudiando sin interrupciones.

La opinión de los estudiantes sobre los eventos confirmó muchas de las opciones de programación y generó nuevas ideas para nuevos eventos de la biblioteca. Entre los actos más populares de la biblioteca se encuentran los programas para desestresarse en los exámenes finales y los recitales de poesía. Los estudiantes también mencionaron eventos de estudio, como las “Fiestas de Investigación” y las “Noches contra la Procrastinación”. Estos comentarios de los estudiantes servirán para desarrollar una serie de nuevos y diversos programas de la biblioteca, con especial énfasis en los eventos para aliviar el estrés, así como los que proporcionan la oportunidad de explorar las diversas culturas de nuestra población estudiantil.

Los estudiantes hablaron con entusiasmo sobre las interacciones con el personal de la biblioteca, especialmente con los estudiantes trabajadores. Las pocas interacciones negativas que describieron se debieron a la aplicación de las políticas sobre comida y ruido, especialmente en los casos en los que los estudiantes se sintieron injustamente señalados o no conocían las políticas. Las experiencias que describieron los estudiantes llevaron a replantear la política de alimentos y a reconsiderar cómo gestionar las interacciones en torno a la aplicación de las normas. En general, la imagen que los participantes tenían de la biblioteca era positiva. Además, los estudiantes expresaron sistemáticamente su agradecimiento por el hecho de que los bibliotecarios pidieran su opinión, lo que lleva a creer que los propios grupos de discusión contribuyeron a mejorar la reputación y la buena voluntad de la biblioteca entre los usuarios.

Conclusiones

La experiencia con los grupos focales virtuales demuestra su valor, pero también su carácter único que debe tenerse en cuenta tanto en la planificación como en la gestión de las sesiones. La posibilidad de conectarse a distancia con los estudiantes permite a los bibliotecarios llegar a una mayor parte de la población objetivo y proporciona la flexibilidad necesaria para estructurar las sesiones de forma que se satisfagan las distintas necesidades. Los subtítulos y otras tecnologías de adaptación permiten a las bibliotecas solicitar la opinión de los estudiantes que no pueden participar en un grupo de discusión en persona. A medida que el aprendizaje en línea sigue creciendo y los servicios de las bibliotecas virtuales se amplían, entablar diálogos constructivos con los usuarios que nunca han pisado la biblioteca física ofrece valiosas oportunidades para evaluar los cambios en las necesidades y crear puntos de contacto positivos con los usuarios cercanos y lejanos.

Usos aceptables e inaceptables de los datos de búsqueda de las bibliotecas universitarias: una descripción interpretativa de las perspectivas de los estudiantes universitarios

Gariepy, Laura W. “Acceptable and Unacceptable Uses of Academic Library Search Data: An Interpretive Description of Undergraduate Student Perspectives” Evidence Based Library and Information Practice (EBLIP), 16(2); 2021
DOI: 10.18438/eblip29923

Objetivo – Este artículo presenta los resultados de las actitudes de los estudiantes universitarios con respecto a la privacidad de los datos de búsqueda en las bibliotecas universitarias. Aunque la literatura bibliotecaria incluye muchos artículos sobre las percepciones de los bibliotecarios en esta materia, este trabajo añade una rica evidencia cualitativa a la limitada investigación disponible sobre las preferencias de los estudiantes en cuanto a cómo las bibliotecas deben manejar la información sobre lo que buscan, toman prestado y descargan. Este trabajo abarca los usos aceptables e inaceptables de los datos de búsqueda de los estudiantes, basándose en las perspectivas de los estudiantes universitarios estadounidenses. Se trata de un área de estudio importante debido a la naturaleza cada vez más orientada a los datos de la evaluación, la responsabilidad y la mejora en la educación superior, que se basa en los datos de los estudiantes a nivel individual para el análisis del aprendizaje. Estas prácticas a veces entran en conflicto con el antiguo compromiso de las bibliotecas con la privacidad de los usuarios, que históricamente ha limitado la cantidad de datos recopilados sobre el uso de materiales por parte de los estudiantes. Sin embargo, el uso de los datos de búsqueda de los estudiantes por parte de las bibliotecas está aumentando.

Métodos – Este estudio cualitativo se abordó a través de la descripción interpretativa, un marco cualitativo riguroso para responder a preguntas prácticas de investigación en un entorno o disciplina aplicada. Se utilizó el método comparativo constante de recogida y análisis de datos para realizar entrevistas semiestructuradas a 27 estudiantes universitarios de una gran institución pública de investigación estadounidense. Las entrevistas incluían preguntas y viñetas, es decir, situaciones breves diseñadas para obtener respuestas. Mediante la codificación inductiva, se organizaron los datos en temas y subtemas interpretativos para describir las actitudes de los estudiantes.

Resultados – Los participantes consideraron que los datos de búsqueda en las bibliotecas universitarias eran menos reveladores desde el punto de vista personal que los datos de búsqueda en Internet. En consecuencia, los estudiantes se sentían generalmente cómodos con la recopilación de datos de búsqueda por parte de las bibliotecas, siempre y cuando se utilizaran en su beneficio. Se sentían cómodos con el uso de los datos para mejorar las colecciones y los servicios de la biblioteca, pero se mostraban más ambivalentes sobre el uso de los datos de búsqueda para obtener resultados de búsqueda personalizados y para la evaluación basada en el análisis del aprendizaje. Los estudiantes tenían sentimientos encontrados sobre el uso de los datos de búsqueda en investigaciones relacionadas con la actividad criminal o la seguridad nacional. La mayoría de los estudiantes expresaron su deseo de desidentificación y control de los datos por parte del usuario. Los estudiantes que no se sentían cómodos con la recopilación o el uso de sus datos de búsqueda solían mantener sus convicciones con más fuerza que los que consideraban que la práctica era aceptable, y sus preocupaciones solían estar relacionadas con el hecho de que los datos pudieran utilizarse de forma que perjudicaran a los miembros de grupos vulnerables.

Conclusión – Los resultados de este estudio sugieren que los bibliotecarios deberían seguir explorando las perspectivas de los estudiantes sobre la recopilación de datos de búsqueda en las bibliotecas universitarias para considerar cómo y si podrían ajustar sus prácticas de recopilación de datos para ser respetuosos con las preferencias de los estudiantes en cuanto a la privacidad, sin dejar de cumplir los objetivos de evaluación y mejora. Este estudio también introduce el marco cualitativo de la descripción interpretativa en la literatura bibliotecaria y de ciencias de la información, promoviendo el uso de este enfoque cualitativo aplicado, que se adapta bien a las preguntas prácticas que se plantean a menudo en los estudios de investigación bibliotecaria.

Desarrollo de la colección de novelas gráficas en las bibliotecas universitarias: resultados de una encuesta

Finlay, Stephen, “Collection development for graphic novels in academic libraries: results of a national survey” (2020). Library Philosophy and Practice (e-journal). 4669.
https://digitalcommons.unl.edu/libphilprac/4669

Texto completo

Se envió una encuesta sobre el desarrollo de la colección de novelas gráficas a 632 bibliotecarios de desarrollo de colecciones y también se distribuyó a través de la listserv de la Association for Library Collections and Technical Services. Una vez recibidas 200 respuestas, se inició el análisis de los resultados.

Los resultados indican que, si bien todas las bibliotecas declararon poseer al menos algunas novelas gráficas y la mayoría declaró tener lo que llamarían una “colección de novelas gráficas”, este medio sigue siendo bastante infrecuente en comparación con las colecciones existentes en las bibliotecas, ya que representa menos del 1% de todos los libros en las bibliotecas académicas. Además, aunque se constató que la mayoría de las bibliotecas coleccionan actualmente novelas gráficas, las políticas de desarrollo de las colecciones de novelas gráficas no son la norma. También se pidió a los encuestados que detallaran la percepción actual de las novelas gráficas entre los bibliotecarios de sus instituciones.

Una pregunta de seguimiento para los que respondieron “sí” indagó sobre el tamaño de la colección. De las respuestas, el 60,7% indicó que su biblioteca poseía menos de 500 novelas gráficas, el 16% respondió que entre 500 y 999 y el 11% que entre 1.500 y 1.999. Sólo ocho encuestados indicaron colecciones superiores a 2.500 novelas gráficas. Dado que el 63,3% de los encuestados indicaron una colección de monografías colección de más de 250.000 (incluyendo respuestas de colecciones de millones) se puede decir que las novelas gráficas siguen siendo una pequeña parte de las colecciones de las bibliotecas universitarias, ya que suponen menos del 1% de las colecciones actuales de las bibliotecas universitarias.

Tres cuartas partes de las bibliotecas respondieron que actualmente coleccionan novelas gráficas. El mismo porcentaje indicó que sus bibliotecas no tenían una política de desarrollo de la colección de novelas gráficas, mientras que el 44% indicó que tenía una única persona responsable de la selección de novelas gráficas para la compra. Esto indica que el desarrollo estratégico de la colección de novelas gráficas puede no ser la norma. De las bibliotecas que informan de que tienen una persona responsable de las novelas gráficas, la gran mayoría (80%) no tiene una política de desarrollo de la colección para las novelas gráficas. de las novelas gráficas, la gran mayoría (80%) indicó que era el jefe de desarrollo de la colección o una persona voluntaria.

El estudio también pretendía conocer las estrategias empleadas para las colecciones de novela gráfica. Las respuestas indicaron el uso de un conjunto diverso de herramientas que incluían reseñas (79,6%), listas de de lectura recomendadas (74%), herramientas de adquisición basadas en la web (31,5%), experiencia del bibliotecario de desarrollo de colecciones (62%) y consultas con miembros del profesorado (65,5%). Las razones más citadas para adquisición fueron la inclusión en un curso (74%) y la lectura por placer (72%), seguidas de las donaciones (42%) y el apoyo a una biblioteca curricular (40,4%)

En general, los resultados detallan un área de desarrollo de la colección en un estado de cambio a medida que las novelas gráficas se vuelven más comunes tanto en los planes de estudio universitarios como en las colecciones de las bibliotecas académicas.

Nuevas formas de participar en el programa de publicaciones de la biblioteca

“New Ways to Engage with the Library Publishing Curriculum”

Library Publishing Curriculum Textbook

Texto completo

Originalmente lanzado en 2018, el Library Publishing Curriculum es un conjunto de ofertas de desarrollo profesional sincrónicas y asincrónicas para bibliotecarios que son abiertas y gratuitas bajo una licencia de Creative Commons Attribution (CC BY) para que cualquiera pueda ofrecer o adaptar. Este plan de estudios multimedia, dinámico y extensible, pretende capacitar a los bibliotecarios para que satisfagan las demandas locales de lanzamiento y/o mejora de las actividades de publicación académica. Publicado originalmente como un conjunto de materiales didácticos disponibles a través de Google Drive, el plan de estudios tiene ahora un sitio web oficial en LPC, y está disponible en tres formatos diferentes: una colección de cursos en línea a su propio ritmo, un libro de texto y un archivo permanente de los materiales didácticos.

 PKP School es una colección de cursos en línea, abiertos y a su propio ritmo, diseñados para ayudar a mejorar la calidad de la publicación académica en todo el mundo. Desarrollado por un equipo de editores del Public Knowledge Project and Simon Fraser University Library, la serie “Getting Started in Library Publishing” de la Escuela PKP lleva a los alumnos a través del plan de estudios a su propio ritmo, con textos, vídeos, actividades, preguntas de debate y cuestionarios para guiarlos a través de los materiales.

  1. Attracting, Selecting, and Disseminating Content for your Library Publishing Program
  2. Building and Measuring Impact for your Library Publishing Program
  3. Sustainability of your Library Publishing Program
  4. Policies for Library Publishing

la serie Getting Started in Library Publishing ofrece una orientación detallada sobre cómo las bibliotecas universitarias pueden tener éxito en la prestación de servicios de publicación a sus comunidades universitarias.

Libro de texto

Basado en el plan de estudios modular original (publicado por primera vez en Google Drive en 2018), ahora proporcionamos una versión lineal en PDF del plan de estudios de publicación de la biblioteca que reimagina cómo los bibliotecarios, los estudiantes y los profesores de LIS podrían usar el plan de estudios de forma independiente o en el aula. Este libro de texto toma el plan de estudios original y lo adapta para su lectura lineal, llevando a los usuarios a través de los cuatro módulos -Contenido, Impacto, Sostenibilidad y Política- mediante la reutilización de la narrativa original junto con las imágenes de las presentaciones de diapositivas dirigidas por el instructor y la incorporación de información de los apéndices y las bibliografías para complementar cada módulo en un solo capítulo. Ver la amplitud del plan de estudios representada en este libro de 326 páginas proporciona un sólido telón de fondo intelectual para apoyar la edición de bibliotecas como disciplina. El LPC espera que otros utilicen y amplíen esta versión CC-BY en aún más oportunidades de aprendizaje para ayudar a crear un ecosistema editorial más equitativo. El libro de texto está alojado como parte del archivo del Plan de Estudios en el repositorio de la Biblioteca de la Universidad Estatal Wayne.

Un nuevo kit de herramientas gratuito de las bibliotecas de la Universidad de Carolina del Norte ayuda a las comunidades a contar sus historias

New toolkit from University Libraries helps communities tell their stories

Las comunidades que trabajan para preservar su propia historia -y las bibliotecas y archivos que tratan de apoyarlas- tienen nuevas herramientas en forma de recurso web gratuito de las bibliotecas universitarias de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill.

Charting New Courses in Community-Driven Archives representa los aprendizajes y productos de una subvención de cuatro años por valor de 877.000 dólares de la Fundación Andrew W. Mellon. El trabajo también ha sido apoyado por una donación de 50.000 dólares del Kenan Charitable Trust.

El nuevo sitio reúne docenas de guías, hojas de consejos y vídeos instructivos que el equipo del proyecto creó a lo largo de la subvención. Los archiveros de UNC-Chapel Hill y de la comunidad también contribuyeron con reflexiones a través de entradas de blog y perfiles.

Los archivos orientados a la comunidad “son un reconocimiento de que el conocimiento existe en muchos lugares y formas diferentes”, dijo Chaitra Powell, archivera de colecciones afroamericanas y directora del proyecto de la subvención. “Como archiveros, tenemos que ser más inclusivos en la forma de crear colecciones” y en quién decide qué se conserva, dónde y cómo, dijo.

El papel de bibliotecario de enlace en la alfabetización de investigadores en bibliotecas universitarias

El papel de bibliotecario de enlace en la alfabetización de investigadores en bibliotecas universitarias

viernes 28/05/2021
UNITEC/CEUTEC (Honduras)
hora 18 h. de España y 10 de Honduras día 28 mayo


Alonso-Arévalo, J., López Melguizo, I. (2020). El bibliotecario de enlace: un novedoso perfil en la biblioteca universitaria y de investigación. Desiderata, 15, pp. 103-111

Texto completo

Audio Planeta biblioteca

Un bibliotecario de enlace o temático es un miembro del personal de la biblioteca que ha sido designado como la persona de contacto formal entre la Biblioteca y una unidad académica específica (escuela, departamento, centro, programa) de la Universidad. Los bibliotecarios se asignan a un departamento en el campus en función de sus antecedentes educativos o experiencia. Se espera que sirvan como un puente de comunicación entre el sistema de la biblioteca y su departamento y viceversa para brindar apoyo para la enseñanza, el aprendizaje y la investigación. Los enlaces bibliotecarios tienen muchos roles como proporcionar sesiones de formación, apoyo a la investigación y desarrollo de colecciones para sus departamentos.

Informe ACRL sobre tendencias en bibliotecas universitarias y de investigación para 2021

ACRL Publishes 2021 Environmental Scan. ACRL Assoc. of College and Research Libraries, 2021

Texto completo

Cada dos años, el Comité de Planificación y Revisión de la Investigación de la ACRL publica un informe sobre el panorama de la educación superior, incluyendo los desarrollos con el potencial de impacto continuo en las bibliotecas universitarias. El informe 2021 Environmental Scan proporciona una amplia revisión del panorama actual de la educación superior, con especial atención al estado de las bibliotecas universitarias y de investigación. El documento se basa en informes anteriores de la ACRL, como Top Trends in Academic Libraries, que se publica cada dos meses en C&RL News.

La pandemia del COVID-19 ha provocado una disminución de los presupuestos y otras incertidumbres en torno a la financiación, que también ha afectado gravemente a la situación económica de muchos estudiantes. Antes de la pandemia, la caída de los presupuestos había obligado a muchas bibliotecas a reevaluar sus suscripciones, y, para muchos, este cálculo sólo se ha visto exacerbado por la recesión económica. Además, el repentino cambio hacia el aprendizaje a distancia puso de manifiesto algunos problemas graves de acceso a los recursos, sobre todo en lo que respecta al préstamo digital controlado y al uso de Recursos Educativos Abiertos (OER).

Las cuestiones de accesibilidad también fueron frecuentes, especialmente en relación con la la formación. Los problemas sociales también surgieron a la vanguardia, con muchas instituciones luchando por responder en un manera apropiada y oportuna a las numerosas protestas que estallaron en 2020 y principios de 2021, la injusticias sociales y desinformación que los alimentaban y rodeaban. Diversidad, equidad y inclusión será fundamental para los debates y acciones en la educación superior en los próximos meses y años, y deben emprenderse medidas significativas para combatir todas y cada una de las desigualdades. Parte de esta acción idealmente debería incluir una colaboración más interdisciplinaria con la incorporación de la teoría crítica práctica y la multialfabetización a lo largo de los planes de estudio y programas.

También estamos viendo más oportunidades para la expansión del apoyo y los servicios de investigación dentro de bibliotecas, así como el desarrollo de nuevas tecnologías para apoyar estas y otras operaciones de la biblioteca. Con un renovado enfoque tanto en la investigación abierta como en las herramientas analíticas, las bibliotecas están en buena posición para ayudar a dar forma a las conversaciones y políticas que rodean estos temas.