Archivo de la etiqueta: Bibliotecas públicas

Las personas que viven cerca de una biblioteca dicen sentirse menos solos

 

estudios-mayores-personas

Cox, Daniel A. ; Streeter, Ryan “The importance of place: Neighborhood amenities as a source of social connection and trust” American Enterprise Institute, 2019

Ver estudio

 

Ver además

Palacios para el pueblo: por qué las bibliotecas son algo más que libros

 

Los estadounidenses que viven más cerca de parques, bibliotecas, restaurantes y teatros comunitarios están más contentos con su vecindario, confían más en los demás y se sienten menos solos, independientemente de si viven en ciudades grandes, suburbios o pequeñas ciudades o pueblos.

 

El lugar importa. Cuando se les da la opción, la mayoría de las personas prefieren vivir cerca de las cosas fundamentales de la vida de la comunidad: escuelas, tiendas, parques y restaurantes. La gente está dispuesta a pagar más por una casa que está más cerca de los servicios de la comunidad, como las tiendas de comestibles, y la mayoría de los estadounidenses creen que las escuelas, los centros comunitarios y las bibliotecas tienen mucho que ver con el éxito de una comunidad.

Vivir cerca de servicios públicos -desde parques, bibliotecas hasta tiendas de comestibles- aumenta la confianza, disminuye la soledad y restaura la fe en el gobierno local. Un estudio del American Enterprise Institute demuestra que vivir cerca de espacios públicos y comerciales orientados a la comunidad trae una serie de beneficios sociales, como el aumento de la confianza, la disminución de la soledad y un mayor sentido de apego al lugar donde vivimos.

Así, los estadounidenses que viven en comunidades con una gran variedad de servicios en el vecindario tienen más del doble de probabilidades de hablar diariamente con sus vecinos que aquellos otros cuyos vecindario dispone de pocos servicios, una cuestión vital dada la problemática que se vive en Estados Unidos en torno a la soledad en que dicen vivir muchas personas. Sin embargo, las personas que viven en comunidades ricas con grandes comodidades son mucho menos dados a sentirse solos y aislados de los demás, independientemente de si viven en grandes ciudades, suburbios o pueblos pequeños. El 55% por ciento de los estadounidenses que viven en suburbios de bajo nivel  social dicen padecer  un alto grado de soledad, contrariamente, menos de un tercio de los habitantes de suburbios con servicios públicos a su alcance dicen sentirse solos.

Estos hallazgos se basan en una encuesta representativa a nivel nacional que midió la cercanía de los estadounidenses a seis tipos diferentes de espacios públicos y comerciales como: supermercados, restaurantes, bares o cafeterías, gimnasios o gimnasios, cines, boleras u otros lugares de entretenimiento como parques o centros recreativos, centros comunitarios y bibliotecas.

Incluso después de tener en cuenta la clase social, la educación, el género y la raza de un individuo, el acceso a los servicios públicos produce sentimientos de satisfacción con la comunidad, confianza social y menor aislamiento social.

 

La última tendencia en bibliotecas: Eliminar las multas

 

dzoohi5x0aah7hs

Crist, Beth ; DePriest, Meg. Removing Barriers to Access: Eliminating Library Fines and Fees on Children’s Materials. Whasington: Institute of Museum and
Library Services (IMLS), 2018

Texto completo

Además

Resource List

Session slides

 

Hay muchas cosas novedosas que están sucediendo en el mundo de las bibliotecas, la última tendencia en bibliotecas es eliminar las multas por daños o retrasos en la devolución del material -decir que en Estados Unidos las multas se cobran en dinero -. Las bibliotecas que no cobran multas por retraso proporcionan datos aún más convincentes; su circulación y número de prestatarios han aumentado.  

 

La investigación The Supporting Parents in Early Literacy through Libraries (SPELL) reveló que las multas y honorarios de la biblioteca por materiales vencidos, dañados y perdidos son barreras que impiden que los padres y cuidadores de niños pequeños de bajos ingresos usen las bibliotecas públicas. Después de repasar la literatura profesional sobre multas y tarifas de la biblioteca, incluida una investigación cualitativa, estudios cuantitativos, y artículos editoriales, así como el uso de los hallazgos de las dos estudios con padres y bibliotecas públicas en la Biblioteca Estatal de Colorado, se recomienda que las bibliotecas públicas eliminen las multas y las tarifas de los servicios de los niños, ya que la escasa investigación existente sobre el valor y el impacto de las multas y tasas impuestas por las bibliotecas no indica un beneficio claro de la gestión de estas políticas, y pueden ser costoso de hacer cumplir.  Las bibliotecas que que han desarrollan políticas para eliminar multas y tasas sobre el material de los menores de edad lo consideran eficaz para crear un ambiente positivo.

Meg DePriest y Beth Crist tras enterarse de que los padres de bajos ingresos no estaban sacando libros para sus hijos porque temían las consecuencias financieras, comenzaron a trabajar en animar a las bibliotecas públicas a eliminar las multas y las tarifas de los materiales para niños. Sabían que cambiar una política de larga tradición requeriría un argumento convincente, que a su vez requiere de datos para apoyar el cambio e historias que ilustren el impacto de esta política.

Hay una creencia común de que cobrar multas por retraso sirve para obligar a los prestatarios a devolver sus materiales antes; por el contrario, existe la suposición de que si no hay un castigo por las devoluciones tardías, los prestatarios no devolverán sus materiales a tiempo (o nunca). La investigación llevada a cabo por estas dos bibliotecarias, junto con las recientes estadísticas de circulación de las bibliotecas que han eliminado las multas tardías, invalidan este mito. Ya que los datos del estudio en las bibliotecas de Carolina del Norte no encontraron diferencias significativas en las tasas de devolución entre las bibliotecas que cobran multas por retrasos y las que no. También informaron que las únicas multas que fueron efectivas para que los materiales se devolvieran antes a la biblioteca fueron las más altas, no las monedas de cinco centavos, diez centavos y cuatro cuartos de dolar que la mayoría de las bibliotecas cobran por día.

Según datos del estudio, aquellas bibliotecas que eliminaron las multas aumentaron su tasa de circulación. La Biblioteca de Salt Lake City registró un aumento de más del 10% en el número de préstamos, y una proporción similar en el aumento del número de prestatarios. La Biblioteca Pública de San Rafael (CA) informó sobre un aumento en la circulación de los materiales de sus hijos y un aumento del 40% en los jóvenes prestatarios después de reducir las multas de pago por retraso de los materiales para niños. Ambas bibliotecas informaron que los tiempos de devolución (una buena medida de las devoluciones tardías) permanecieron prácticamente sin cambios. Eliminaron una política ineficaz, su circulación aumentó y más prestatarios descubrieron la biblioteca.

Por ello recopilaron esos datos, elaboraron un libro blanco que aboga por la eliminación de las multas y las tarifas de los materiales para niños, además hacen conferencias sobre el  tema y mantienen un documento de Google que recoge las experiencias de las bibliotecas que han hecho el cambio.

También ofrecen una serie de recomendaciones para que las bibliotecas procedan a la eliminación de las multas. en primer lugar, informarse en su comunidad, incluyendo a aquellos miembros que no usan la biblioteca. Preguntar a las personas de una variedad de grupos demográficos qué impacto tienen las multas y las cuotas para que usen la biblioteca, y cómo afectaría eliminarlas al uso que hacen de la biblioteca.

En segundo lugar ver como este hecho afectaría a la biblioteca. Las multas atrasadas normalmente ascienden a sólo el 1% del presupuesto de una biblioteca. Para los cargos por artículos perdidos/dañados, y utilizar los datos del recuento para calcular cuántos artículos se perdieron en el último año, cuáles fueron los costos de reemplazo, y cuánto entraron a través de los cargos pertinentes.

Además si se calculan los costes de gestión de las multas, el tiempo del personal (30 segundos por transacción para cobrar las multas y cuotas), el franqueo para los avisos enviados por correo postal y las cuotas por cliente para el cobro. En el caso de las multas atrasadas, los costos de recolección a menudo son iguales, o incluso superiores, a la cantidad que aportan las multas a la biblioteca. Con estos datos la biblioteca puede tomar una decisión informada sobre por dónde empezar.

Se puede empezar por eliminar las multas a los niños. ya que son los jóvenes de hogares de bajos ingresos los que se ven especialmente afectados por las multas y las tarifas; además, proporcionar acceso a todos los usuarios es parte de la misión de toda biblioteca. La mayoría de los libros retrasados volverán a la biblioteca con el tiempo como demuestra el estudio, y eliminar las multas anima a que los padres se lleven a casa más libros para sus hijos.

También alientan a las bibliotecas a que reconsideren las tarifas por libros infantiles ilustrados perdidos o dañados. Los bebés y los niños pequeños aprenden a amar los libros manipulándolos; los tocan y los examinan, los mastican, los arrastran y los llevan a la cama. Y a veces, caen en la bañera! Una pequeña tasa de pérdida y daño es el costo de un más amplio uso en favor de la alfabetización temprana, y a cambio es un pequeño precio a pagar por proporcionar un ambiente rico en alfabetización en los hogares de todos los niños.

Si una biblioteca está dispuesta a eliminar las multas y las cuotas de los materiales para niños, también se le anima a que tome el siguiente paso lógico a eliminar las multas por retraso de todos los materiales. La política de multas no es eficaz para recuperar los libros más rápido, y a menudo puede costar más dinero del que aporta, y afectando a los miembros de la comunidad, especialmente a aquellos que se enfrentan a dificultades económicas.

 

Meg DePriest es escritora, investigadora y consultora de la biblioteca estatal, sirvió como coordinadora de subvenciones para el proyecto SPELL de CSL, que permitió a ocho bibliotecas públicas en todo el estado desarrollar programas innovadores de alfabetización temprana; y escribió el libro blanco para CSL abogando por la eliminación de multas y cuotas en los materiales para niños. Actualmente, es consultora de la Biblioteca del Estado de California y trabaja en la Encuesta sobre bibliotecas públicas y en las estadísticas de alfabetización del estado.

Beth Crist ha sido la Consultora de Servicios para Jóvenes y Familias en la Biblioteca Estatal de Colorado (CSL) durante siete años, coordina iniciativas de alfabetización en todo el estado, inicia y fomenta una amplia variedad de asociaciones, y proporciona capacitación en todo el estado. Tiene una gran pasión por eliminar las barreras que impiden el acceso al los servicios de las bibliotecas y hacer que la lectura sea divertida para los niños.

Más en UA sobre MULTAS EN BIBLIOTECAS

Multas de la biblioteca

Las bibliotecas de L.A. están cobrando las multas a los más jóvenes en tiempo de lectura

“Amnistía bibliotecaria” en las bibliotecas del Condado de Orange para recuperar los libros no devueltos y a antiguos lectores

¿Cuál es el libro más robado en las bibliotecas del mundo?

14 consejos para diseñar la biblioteca digital perfecta en la escuela

 

Creación de makerspaces móviles en las bibliotecas rurales de Nebraska para ofrecer experiencias de aprendizaje participativo a los residentes locales

makerspace-large

Libraries Hosting Movable Makerspaces
By Dian Schaffhauser 02/21/19 Campus Technology© 2001-2019 1105 MEDIA INC, ED-TECH GROUP.

Ver original

 

Nebraska Library Commission está utilizando una subvención de 531.000 dólares para comprar laboratorios móviles y desplegarlos en las comunidades rurales. El proyecto Studios proporciona un conjunto flexible de espacios de creación que contiene herramientas creativas como impresoras 3D, cortadoras láser y equipos de cine y fotografía. El proyecto utiliza espacios de creación albergados por las bibliotecas públicas para ofrecer experiencias de aprendizaje participativo a los residentes locales. La idea es estimular la creatividad, la innovación y el intercambio de ideas para promover la creatividad, el aprendizaje y la inventiva y facilitar el espíritu empresarial, el desarrollo económico local y la mejora de las capacidades.

“Las bibliotecas públicas de Nebraska son el punto de encuentro natural para que la gente se reúna y comparta materiales, conocimientos y experiencias”, dijo Rod Wagner, director de la Comisión de Bibliotecas de Nebraska, en una declaración. “Ya sea que los materiales y herramientas sean de alta o baja tecnología, digitales o analógicos, arte o ciencia, el enfoque es crear, inventar, retocar, explorar y descubrir utilizando las herramientas, materiales y conocimientos disponibles. Las bibliotecas siempre han estado dedicadas a la asociación comunitaria, la colaboración y el libre intercambio de ideas; los espacios de creación son el siguiente paso en esa progresión”.

JoAnn McManus, que es la directora del proyecto del programa, señaló que, por lo general, sólo las bibliotecas más grandes pueden permitirse crear espacios de creación. La Comisión de Bibliotecas quería ofrecer esta oportunidad a las comunidades rurales más pequeñas. “Estamos mostrando a las pequeñas comunidades rurales de Nebraska cómo es un espacio de creación y cómo reacciona la comunidad ante ello”, explicó. “Están descubriendo que es mucho más fácil recaudar fondos para traer un espacio de creación en su comunidad cuando ya han desarrollado interés en él”.

El proyecto concluirá en julio de 2020. Cinco bibliotecas más tendrán la oportunidad de ser agregadas a la lista rotativa de espacios de fabricantes después de la fecha límite de solicitud final, el 29 de marzo.

La donación provino del Instituto de Servicios de Museos y Bibliotecas, que está trabajando en el programa con la Universidad de Nebraska-Lincoln, el Estudio de Innovación de la propia universidad, la Extensión de Nebraska, los Sistemas Regionales de Bibliotecas y las bibliotecas públicas locales.

Biblioteca de semillas en Brantford Public Library (Canadá)

dbubpk5v0ai7b8x

 Brantford Public Library. Little Free Seed Library Launch

La Biblioteca Pública de Brantford tiene una serie de recursos y programas disponibles para aquellos que buscan cultivar sus propias frutas, verduras y flores. Por segundo año consecutivo, la biblioteca se ha asociado con Equal Ground Community Gardens para ofrecer una pequeña biblioteca de semillas gratis en la sucursal principal.

 

Esta biblioteca de semillas gratuita se encuentra detrás del mostrador principal de servicios en el área renovada de la sucursal principal. La gente puede tomar semillas del catálogo de forma gratuita. Sólo tienen que proporcionar su nombre y datos de contacto para que Equal Ground Community Gardens pueda recoger las semillas al final de la temporada de cosecha. No se requiere experiencia previa en jardinería. Las instrucciones sobre cómo plantar y guardar las semillas se proporcionan con cada paquete. Esta actividad permite aprender sobre vermicultura, avicultura y m conservación de semillas, entre otras cosas.

Además, la biblioteca tiene varios libros y revistas digitales y físicas que le proporcionarán todo lo que necesita saber sobre el cultivo de productos y flores.

 

¿Cuál es el futuro a las bibliotecas públicas? Los servicios de las bibliotecas públicas en el siglo XXI

 

pub1455011657

Macdonald, Liz. A New Chapter Public library services in the 21st century. London: Carnegie UK Trust, 2012.

Texto completo

Ver además

What Does The Future Hold For Public Libraries?

Carnegie UK Trust, con su larga historia de apoyo al sistema de bibliotecas públicas, no ha estado involucrado activamente en esta área desde 1950, pero el nivel de preocupación sobre el futuro de las bibliotecas públicas nos ha llevado a revisar esta área. Carnegie UK Trust encargó una investigación en todo el Reino Unido y la República de Irlanda que demuestra que la gente sigue queriendo a sus bibliotecas, pero la el estudio advierte que las bibliotecas públicas no pueden permanecer inmóviles en un mundo cambiante: el servicio de bibliotecas públicas se encuentra en una encrucijada y es necesario un cambio para responder a la reducción del gasto público, a los retos y oportunidades de la era digital y a los cambios en los estilos de vida y los patrones de comportamiento de las personas.

La investigación proporciona datos sobre los niveles de uso y la frecuencia de uso de las bibliotecas en las cinco jurisdicciones, sobre la actitud de la gente hacia las bibliotecas públicas, y sobre las cosas que la gente dice que los animaría a hacer más uso de las bibliotecas públicas.

 

 

Guía de privacidad para el personal de las bibliotecas públicas

 

front-cover-data-privacy-graphic

Charillon, Aude ; Peachey, Jenny ; Heydecker, Rachel. Leading the Way – a guide to privacy for public library staff. London: Carnegie UK Trust, 2018. ISBN: 978-1-912908-03-5

Texto completo

 

Como espacios seguros en las comunidades que permiten el acceso a la información, el conocimiento y la cultura, las bibliotecas públicas tienen un claro papel que desempeñar cuando se trata de la privacidad de los datos. Es importante que los usuarios de las bibliotecas públicas se sientan seguros y bien informados sobre la manera en que el servicio bibliotecario y sus socios colaborativos, o los servicios en línea que se ofrecen en las bibliotecas, recopilan, almacenan o comparten sus datos.

“Leading the Way – a guide to privacy for public library staff” está diseñada para ayudar al personal de las bibliotecas públicas de todo el Reino Unido a desarrollar y mejorar la forma en que las bibliotecas abordan el tema de la privacidad y desempeñan un papel fundamental en el avance de la privacidad de los usuarios de las bibliotecas.

La guía ha sido diseñada para ayudar al personal de las bibliotecas a considerar el tipo de datos que recopilan, conservan y comparten sobre aquellos que participan en sus servicios; y cuán “respetuosos con la privacidad” son sus sistemas y recursos. Incluye medidas prácticas que pueden ser tomadas por aquellos que buscan mejorar el enfoque de la privacidad en los diferentes aspectos de su servicio.

 

 

La evolución del papel de las bibliotecas públicas y su importancia para la sociedad

 

059a4728-copy

 

“Ahora nos estamos convirtiendo en centros comunitarios de uso múltiple impulsados por las necesidades de la comunidad”

John Pateman

Jefe de la Biblioteca Pública de Thunder Bay

Meals, medical aid and more: The evolving role of public libraries and what they stand to lose. The Current. CBC Radio · Posted: Apr 29, 2019 1:54 PM ET | Last Updated: April 29

Ver original

A principios de abril, el gobierno de Ontario anunció un recorte presupuestario del 50% para el Servicio de Bibliotecas del Sur de Ontario. Recortar la financiación de las bibliotecas puede “dañar la infraestructura social de una comunidad”, advirtió Pateman, bibliotecario jefe de la Biblioteca Pública de Thunder Bay.

Pateman estuvo trabajando recientemente en el Reino Unido, donde los recortes en el servicio de bibliotecas públicas durante la última década obligaron a cerrar cientos de bibliotecas públicas, lo que  provocó también la perdida de miles de puestos de trabajo en el sector.

Las bibliotecas públicas son el “pegamento social” de una comunidad, que ofrece una gama más amplia de servicios que el simple suministro de libros, y cuando se enfrentan a recortes, hay un efecto dominó, dice un bibliotecario de Ontario. “Ahora nos estamos convirtiendo en centros comunitarios de uso múltiple impulsados por las necesidades de la comunidad”, explicó “Es un cambio fundamental hacia donde estábamos en el pasado.”

Las bibliotecas como centros comunitarios, espacios de reunión. Las bibliotecas ofrecen una programación de actividades que incluyen desde un estudio de grabación de medios de comunicación, hasta el servicio de una dietista que enseña alfabetización alimentaria y capacitación en primeros auxilios de salud mental para los miembros del personal.

Entre los servicios que ofrece la biblioteca es la visita semanal de las enfermeras de Street Outreach de la Unidad de Salud del Distrito de Thunder Bay todos los viernes por la tarde entre 1:00 y 3:30 proporcionando asesoramiento que va desde el cuidado de heridas, servicios de reducción de daños, incluyendo kits de naloxona, seguimiento de enfermedades infecciosas, pruebas y tratamiento de infecciones de transmisión sexual (ITS). Este servicio de centro comunitario es una asociación entre la Unidad de Salud del Distrito de Thunder Bay y la Biblioteca Pública de Thunder Bay.

También The Thunder Bay Public Library y Roots to Harvest – Punks Growing Food se han asociado para crear la primera biblioteca de préstamos de herramientas de jardinería de Canadá.

Según Pateman, cuando se cierra una biblioteca “Casi todo se desmorona. Empeoran las condiciones de la salud, los estándares de educación, aumentan los embarazos entre los adolescentes, el uso de drogas y la delincuencia ha aumentado”

Kathleen Peverill, directora de servicio público de las bibliotecas públicas de Halifax, también se hace eco del sentimiento sobre cómo las bibliotecas sirven a la comunidad. “Las bibliotecas públicas se han convertido en centros comunitarios y espacios de reunión y que reflejan la comunidad a la que sirven… así  percibimos que había una necesidad de espacios creativos en todo nuestro sistema”, dijo.