Archivo de la etiqueta: Arte

La biblioteca del artista: una guía de campo

Batykefer, Erinn, Laura Damon-Moore, y Pigza Jessica. The Artist’s Library: A Field Guide. Minneapolis, Minnesota, 2014.

Ver en Amazon

«Las bibliotecas de préstamo son hermosas en sus ideales básicos. Al permitir que la gente se eduque a sí misma, son las instituciones más empoderadoras y humanistas. Cuarenta años después de obtener mi primer carné (en la Biblioteca Pública de Shawnee, en Fort Wayne, Indiana), sigo sintiendo una sensación de asombro por tener acceso a tantos materiales. De una manera muy real, las bibliotecas han dado forma a lo que soy.»

Joseph Mills

Laura Damon-Moore y Erinn Batykefer, cofundadoras del proyecto The Library as Incubator, en The Artist’s Library: A Field Guide, una colección imaginativa y práctica de historias e ideas de artistas sobre cómo utilizar la biblioteca como caja de arena para la creatividad, como potenciador de la productividad de tu trabajo y como fuente de inmenso alimento para la vida de la mente. Lo que surge es una herramienta inestimable para cualquier artista, según la definición maravillosamente laxa de «persona que aprende y utiliza herramientas y técnicas creativas para hacer cosas nuevas».

La creatividad, al igual que la información, es gratuita para todo aquel que entre en una biblioteca. The Artist’s Library ofrece la idea de que un artista es cualquier persona que utiliza herramientas creativas para hacer cosas nuevas, así como la orientación y los recursos para que las bibliotecas de todos los tamaños y formas cobren vida como espacios para la creación artística y el compromiso cultural. Los estudios de caso incluidos en el libro van desde lo artesanal (libros pop-up) hasta lo comunitario (galerías de biblioteca), pasando por lo documental (proyectos fotográficos) y lo técnicamente complejo («escuchar» a las bibliotecas a través de las frecuencias decimales de Dewey).

Los consejos y ejercicios prácticos se intercalan con varias meditaciones de artistas, la más deliciosa de las cuales es un poema de Joseph Mills, un poeta nómada que obtiene un carné de biblioteca cada vez que se muda para arraigarse en cada nueva ciudad. De Mills incluye el poema de Mills «Si los bibliotecarios fueran sinceros… » , En el libro el poeta señala «Las bibliotecas de préstamo son hermosas en sus ideales básicos. Al permitir que la gente se eduque a sí misma, son las instituciones más empoderadoras y humanistas. Cuarenta años después de obtener mi primer carné (en la Biblioteca Pública de Shawnee, en Fort Wayne, Indiana), sigo sintiendo una sensación de asombro por tener acceso a tantos materiales. De una manera muy real, las bibliotecas han dado forma a lo que soy.»

El proyecto Library as Incubator creado por Erinn Batykefer, Laura Damon-Moore y Christina Endres muestra como las bibliotecas y los artistas pueden trabajar juntos, y trabaja para fortalecer estas asociaciones. Al llamar la atención sobre una de las muchas razones por las que las bibliotecas son importantes para nuestras comunidades y nuestra cultura, proporciona un dinámico foro en línea para compartir ideas.

Iconclass: tesauro para indexar imágenes

Iconclass

https://iconclass.org/

Iconclass es un sistema internacional de clasificación de la iconografía, utilizado en museos de todo el mundo. Iconclass proporciona acceso temático a las colecciones de muchos museos y bibliotecas, pero su vocabulario abarca un espectro de comunicación visual más amplio que el del ámbito tradicional del patrimonio cultural.

Iconclass comenzó como una idea de Henri van de Waal, profesor de Historia del Arte en la Universidad de Leiden. Él sentó las bases a partir de los años 40. Primero se publicó en forma impresa y luego se digitalizó. La Fundación Henri van de Waal se encarga de su mantenimiento y desarrollo, pero para un futuro estable y sostenible la Fundación necesita el apoyo activo de la comunidad de usuarios de Iconclass.

La visión del mundo de Iconclass se subdivide en 10 categorías principales. El alcance de cada una de estas categorías se demuestra aquí con una selección aleatoria de imágenes etiquetadas con conceptos Iconclass. Un concepto Iconclass consta de un número de clase alfanumérico («notación») y de una definición de contenido correspondiente («correlato textual»). Un objeto puede ser etiquetado con tantos conceptos como el usuario considere oportuno. Las muestras de nuestro conjunto de demostración están etiquetadas con un solo concepto.

APT Australian Pictorial Thesaurus: descripción de las colecciones pictóricas en las bibliotecas, museos y archivos

APT Australian Pictorial Thesaurus:

https://www.vocabularyserver.com/apt/index.php

Terminología australiana para describir objetos, personas, lugares y estructuras, actividades y conceptos representados en una imagen. Garantiza la descripción común de las colecciones pictóricas en las bibliotecas, museos y archivos australianos

Este tesauro se realizó con el propósito de indizar las colecciones pictóricas de Australia y poder localizar documentos en bases de datos de imágenes existentes en Internet mediante un vocabulario controlado.

Cultura artística y propiedad intelectual en el siglo XIX

Delamaire, Marie-Stéphanie, y Will Slauter. Circulation and Control: Artistic Culture and Intellectual Property in the Nineteenth Century. Open Book Publishers, 2021

Texto completo

El siglo XIX fue testigo de una serie de revoluciones en la producción y circulación de imágenes. Desde las litografías y las reproducciones grabadas de pinturas hasta los daguerrotipos, las vistas estereoscópicas y las esculturas producidas en serie, las obras de arte visual pasaron a estar disponibles en una gama de medios más amplia que nunca. Pero la circulación y reproducción de las obras de arte también planteó nuevas cuestiones sobre los derechos legales de pintores, escultores, grabadores, fotógrafos, arquitectos, coleccionistas, editores y sujetos de representación (como los modelos de los cuadros o las fotografías). Los derechos de autor y las leyes de patentes se enfrentaron a las normas culturales informales y a las estrategias comerciales cuando los individuos y los grupos intentaron ejercer cierto grado de control sobre estas creaciones visuales.

Con aportaciones de historiadores del arte, juristas, historiadores de la edición y especialistas en pintura, fotografía, escultura y artes gráficas, esta rica colección de ensayos explora la relación entre las leyes de propiedad intelectual y los factores culturales, económicos y tecnológicos que transformaron el paisaje pictórico durante el siglo XIX.

Este libro será una lectura valiosa para los historiadores del arte y la cultura visual; los estudiosos del derecho que trabajan en la historia de los derechos de autor y la ley de patentes; y los estudiosos e historiadores de la literatura que trabajan en el campo de la historia del libro. También será de interés para cualquier persona interesada en los debates actuales sobre la circulación y el control de las imágenes en nuestra era digital.

¿Qué es un libro de artista?

¿Qué es un libro de artista?. Palacete del Embarcadero Santander, 14 de agosto de 2014 – 8 de enero de 2015. Ediciones La Bahía y Archivo Lafuente, 2015

Texto completo

Este catálogo se pública con motivo de la exposición «¿Qué es un libro de artista?», organizada y producida por la Autoridad Portuaria de Santander y el Archivo Lafuente.
Desde el 14 de agosto al 8 de enero de 2015

Un libro como obra de arte. El libro, soporte de imágenes, vehículo de signos, a veces signo en sí mismo, se vuelve terreno de escritura formal, narrativa o poética. Los artistas siempre lo han practicado sin plantearse el problema de la definición de su obra y de su inserción en esta o aquella categoría estética. La crítica, ante un medio relativamente nuevo, ha planteado la cuestión de su delimitación subdividiendo el libro en tipologías adaptadas a las diversas modalidades ejecutivas y terminando por perder de vista el alcance subversivo de un objeto que es reconocido, aunque fatigosamente, como guía imprescindible para la comprensión de los acontecimientos artísticos del siglo.

Estos trabajos tienden a negar cualquier pertenencia o cercanía a las artes aplicadas, a la belleza refinada de la obra de arte tipográfica (aunque a veces vuelven a ella de manera inconsciente) para afirmar su consonancia con la sublimidad del arte a través de las más diferentes técnicas, materiales y modos de expresión. El libro de artista, con la revisión de su gramática y su sintaxis, renuncia cada vez más a menudo a la muleta de la palabra poética del literato, a la guía organizativa del editor, a la perfección formal del artesano impresor, al esplendor del papel, de la encuadernación y de la tipografía, y despierta al lector del adormecimiento de la contemplación y del encanto seductor del objeto hermoso para imponerse únicamente con la potencia detonante del artefacto.

Texto de Giorgio Maffei

El arte nuevo de hacer libros

El arte nuevo de hacer libros de Ulises Carrión, 1975

Descargar manifiesto

Libro

Ulises Carrión (1941, San Andrés Tuxtla, México – 1989, Amsterdam) fue un artista, editor, comisario y teórico de la vanguardia artística internacional posterior a los años 60. Figura clave del arte conceptual mexicano

Qué es un libro

Un libro es una secuencia de espacios.

Cada uno de esos espacios es percibido en
un momento diferente: un libro es también
una secuencia de momentos.

. . . .

Un libro no es un estuche de palabras, un
saco de palabras, un soporte de palabras.

. . . .

Un escritor, contrariamente a la opinión
popular, no escribe libros.

Un escritor escribe textos.

El que un texto esté contenido en un libro
se debe únicamente a la dimensión de dicho
texto o, tratándose de varios textos cortos
(poemas, por ejemplo), al número de ellos.

. . . .

Un texto literario (prosa) contenido en un
libro ignora el hecho de que éste es una
secuencia espacio-temporal autónoma.

Una serie de textos más o menos cortos
(poemas o no), distribuidos en un libro
según cierto orden propio, manifiesta la
naturaleza secuencial del libro.

La manifiesta, acaso la usa. Pero no la
aprovecha, no la incorpora, no la asimila.

. . . .

El lenguaje escrito es una secuencia de
signos desplegados en el espacio, cuya
lectura transcurre en el tiempo.

. . . .

El libro es una secuencia espacio-temporal.

. . . .

El libro existió originalmente como recipiente
de un texto (literario).

Pero el libro, considerado como una realidad
autónoma, puede contener cualquier
lenguaje (escrito), no sólo el literario, e
incluso cualquier otro sistema de signos.

. . . .

De entre los lenguajes, el literario
(prosa y poesía) no es el que mejor se
acopla a la naturaleza del libro.

. . . .

Un libro puede ser el recipiente accidental
de un texto cuya estructura es
diferente del libro: son los libros de
las librerías y las bibliotecas.

Un libro puede existir también como una
forma autónoma y suficiente en sí misma,
incluyendo acaso un texto que acentúa,
que se integra, a esa forma: aquí
empieza el arte nuevo de hacer libros.

. . . .

En el arte viejo el escritor se cree
inocente del libro real. Él escribe el
texto. El resto lo hacen los lacayos, los
artesanos, los obreros, los otros.

En el arte nuevo la escritura del texto
es sólo el primer eslabón en la cadena
que va del escritor al lector. En el arte
nuevo el escritor asume la responsabilidad
del proceso entero.

. . . .

En el arte viejo el escritor escribe
textos.

En el arte nuevo el escritor hace libros.

. . . .

Hacer un libro es actualizar su ideal
secuencia espacio-temporal por medio de
la creación de una secuencia paralela
de signos, lingüísticos o no.

La lectura

Para leer el arte viejo basta conocer el
abecedario.

Para leer el arte nuevo es preciso aprehender
el libro en tanto que estructura,
identificar sus elementos y entender la
función de éstos.

. . . .

Uno puede leer el arte viejo creyendo
entender, y estar equivocado.

Este malentendido es imposible en el arte
nuevo. Sólo puede leerse si se entiende.

. . . .

En el arte viejo todos los libros se leen
de la misma manera.

En el arte nuevo cada libro requiere de
una lectura diferente.

. . . .

En el arte viejo leer la última página
lleva tanto tiempo como leer la primera.

En el arte nuevo el ritmo de lectura
cambia, se apresura, se precipita.

. . . .

Para entender y apreciar un libro de arte
viejo es necesario leerlo enteramente.

En el arte nuevo a menudo NO es necesario
leer el libro entero. La lectura puede
cesar en el momento en que se ha comprendido
la estructura total del libro.

. . . .

El arte nuevo hace posible una lectura
más rápida que la de los cursos de lectura
rápida.

. . . .

Hay métodos de lectura rápida porque los
métodos de escritura son demasiado lentos.

. . . .

Leer un libro es percibir secuencialmente
su estructura.

. . . .

El arte viejo ignora la lectura.
El arte nuevo crea condiciones específicas
de lectura.

. . . .

Lo más lejos a que el arte viejo ha llegado
es a pensar en los lectores, lo cual
es ir demasiado lejos.

. . . .

El arte nuevo no discrimina lectores; no
se dirige a los viciosos de la lectura, ni
trata de arrebatarle público a la televisión.

. . . .

Para poder leer el arte nuevo, y entenderlo,
no es necesario haber estudiado
cinco años en la Facultad de Letras.

. . . .

Los libros del arte nuevo no necesitan,
para ser apreciados, de la complicidad
sentimental y/o intelectual del lector
en cuestiones de amor, política, psicología,
geografía, etcétera.

. . . .

El arte nuevo apela a la facultad que
tienen todos los hombres de entender y
crear signos y sistemas de signos.

Ámsterdam, mayo de 1974

Querido lector. No lea

Querido lector. No lea. Ulises Carrión. Madrid,
MNCARS, 2018.

Texto completo

Otro texto

«Tome una novela, la más tradicional que se pueda encontrar, separe las páginas y exhíbalas en un muro de galería. ¿Por qué no? Esto es perfectamente posible. No hay nada en su forma o contenido que se le oponga. Pero el ritmo de nuestra experiencia de lectura sería inapropiado. Esto prueba que el lugar de una novela es entre sus pastas, en forma de libro. Ahora, haga lo mismo con el llamado libro de artista. La mayoría de ellos son una serie de unidades visuales: las páginas. Tome una por una, colóquelas en hilera en un muro de galería y, si el ritmo sufre, significa que existen como unidad y forman una auténtica obra-libro”.

El arte nuevo de hacer libros” de Ulises Carrión

Estas palabras pertenecen a “El arte nuevo de hacer libros” de Ulises Carrión, una suerte de manifiesto de la obra teórica y plástica del artista en la que sitúa al libro como centro de sus inquietudes. Iniciado como novelista, el libro cobra rápidamente para Carrión una entidad que transciende la del texto y la literatura: en él se despliegan profundos cuestionamientos en torno a la producción, la circulación y la recepción del conocimiento. Actúa pues como catalizador para experimentar con las estructuras que rigen las relaciones entre textos, objetos e imágenes, y para proponer nuevas vías y formas de autoría y participación entre creadores y lectores.

Figura clave del arte conceptual mexicano, Ulises Carrión (1941, San Andrés Tuxtla, México – 1989, Amsterdam) fue un artista, editor, comisario y teórico de la vanguardia artística internacional posterior a los años 60.

Los textos de Guy Schraenen, Felipe Ehrenberg y João Fernandes, entre otros, ilustran todos los aspectos de su obra artística e intelectual. Desde su temprana carrera como joven escritor de éxito en México hasta sus numerosas actividades en Ámsterdam, donde cofundó el espacio independiente para artistas In-Out Center y fundó la legendaria librería-galería Other Books and So (1975-79), la primera de su clase dedicada a las publicaciones de artistas.

La biblioteca del futuro de libros inéditos de autores famosos que sólo podrán leerse en el año 2114

Richard Fishe The Norwegian library with unreadable books BBC, 2022

Ver completo

Ver Bibliotecas y Arte ¿Son una bibliotecas o es arte? Planeta Biblioteca 2020/02/26

Algunos de los autores más célebres del mundo han escrito manuscritos que no se publicarán hasta dentro de un siglo. Se trataba de la ceremonia de la Biblioteca del Futuro 2022, un proyecto artístico de 100 años de duración creado para ampliar la perspectiva del tiempo de las personas y su deber con la posteridad. Todos los manuscritos se guardarán durante casi un siglo en cajones de cristal cerrados con llave en un rincón oculto de la principal biblioteca pública de Oslo, dentro de un pequeño depósito de madera llamado la Sala del Silencio. En 2114 se abrirán los cajones y se cortarán los árboles, y 100 historias ocultas durante un siglo se publicarán por fin de una sola vez.

Una mañana de domingo, en un bosque al norte de Oslo (Noruega), más de 200 personas se reunieron para asistir a una ceremonia. Habían caminado en procesión -algunos con sus perros, otros con sus hijos- por senderos de grava, dirigidos por flechas en el suelo hechas con virutas de madera espolvoreadas. El aire desprendía un aroma a agujas de pino, troncos quemados y café noruego fuerte.

Al llegar a su destino, un bosque recién plantado, la gente se sentaba o se agachaba en una ladera salpicada de abetos. Cada árbol sólo tiene un metro de altura, pero un día, cuando los abetos sean más de 20 ó 30 veces más grandes, proporcionarán el papel para una colección especial de libros. Todos los presentes sabían que no vivirían para ver eso, ni llegarían a leer los libros.

Se trataba de la ceremonia de la Biblioteca del Futuro 2022, un proyecto artístico de 100 años de duración creado para ampliar la perspectiva del tiempo de las personas y su deber con la posteridad. Cada año desde 2014, la artista escocesa Katie Paterson -junto con su homóloga noruega Anne Beate Hovind y un grupo de gestores- ha invitado a un escritor destacado a presentar un manuscrito, y el encargo continuará hasta 2113. Entonces, un siglo después del inicio del proyecto, se publicarán finalmente todos ellos.

Este año, el autor zimbabuense Tsitsi Dangarembga y el escritor noruego Karl Ove Knausgaard acudieron al bosque para entregar sus historias (junto con los autores que regresan, Mitchell y Sjón). Se les prohibió revelar el contenido de sus obras, sólo pudieron compartir los títulos.

La Biblioteca del Futuro inaugura un archivo secreto de textos inéditos de autores famosos que sólo podrán leerse en el año 2114

Future Library Website

Los autores David Mitchell, Sjón, Tsitsi Dangarembga y Karl Ove Knausgård se unen a la celebración inaugural de un proyecto que alberga obras que permanecerán inéditas hasta 2114

El domingo se abrió al público en Oslo la Biblioteca del Futuro, un proyecto ideado por la artista escocesa Katie Paterson. Después de ocho años, los manuscritos escritos por algunos de los autores vivos más famosos del mundo fueron depositados en «La sala silenciosa» en el último piso de la biblioteca Deichman, donde permanecerán durante los próximos 92 años.

Cuatro de los ocho autores de la Biblioteca del Futuro viajaron para colocar personalmente sus manuscritos en uno de los 100 cajones de cristal de la sala construida con 100 capas de madera tallada ondulada. Visiblemente asombrados y aferrados a sus manuscritos, David Mitchell, Sjón y Tsitsi Dangarembga se alinearon para entrar en la casa-árbol con aspecto de útero y depositar sus historias. Estas obras no se leerán ni publicarán hasta 2114, cuando la Biblioteca del Futuro abra sus cajones al mundo.

En los ocho breves años transcurridos desde su creación, a causa de la pandemia, la creciente preocupación por la crisis climática y la guerra en Ucrania, el simbolismo y la misión de la Biblioteca del Futuro -proporcionar esperanza para el futuro- parecen más urgentes. Esto no pasó desapercibido para la primera hornada de autores, dijeron los invitados especiales de este año, Sjón y Mitchell. Sjón describió «este camino aquí en el bosque de Oslo (convirtiéndose) en una metáfora de cómo funciona la literatura: es el trabajo de generaciones; los escritores están trabajando literalmente sobre los pasos de los escritores que les precedieron – y esa es la magia del trabajo de Katie: hace visibles y comprensibles conceptos enormes como el tiempo y el universo».

Fuente: The Guardian

El lenguaje del libro en la pintura. Planeta Biblioteca 2022/03/16

El lenguaje del libro en la pintura. Planeta Biblioteca 2022/03/16

ESCUCHAR EL PROGRAMA

Ir a descargar

Entrevista a Carlos Redondo, profesor de información y Documentación de la USAL que nos habla sobre el lenguaje del libro en la pintura. iconografía e iconología, sobre la función simbólica de los objetos en el arte, y concretamente de la representación del libro.

Pinturas mencionadas

Maestro de St. Gudule hombre joven Sosteniendo un libro

El Bosco. Extracción de la piedra de la locura

Durero. San Juan comiendo el libro

Pedro Berruguete Santo Domingo Albigenses

Viera Lusitano. san agustin derrotando a la herejia

André Reinoso. Santa Paula

Gustave Leonard de Jonghe. Después de la caminata

Quentin Massys Shakespeare. El cambista y su mujer

Maurice Quentin de La Tour. Madame de Pompadour

José Vivar y Valderrama. La consagración de los templos paganos y la primera misa en México-Tenochtitlan

Vanitas. Anónimo

Rogier van der Weyden. La Magdalena leyendo