Archivo de la etiqueta: Adolescentes

Espacios de aprendizaje: Juventud, alfabetización y nuevos medios de comunicación

Kral, Inge, y Robert G. Schwab. Learning Spaces: Youth, Literacy and New Media in Remote Indigenous Australia. ANU Press, 2012. https://doi.org/10.26530/OAPEN_459851.

Texto completo

«Esta obra nos ofrece la rara oportunidad de adentrarnos en los usos innovadores de las tecnologías, en la fusión de las tecnologías globales con el conocimiento local y en la defensa comunitaria de la historia y la ideología locales… Los jóvenes que se mueven por estas páginas están motivados y orgullosos de haber tenido las oportunidades que hacen posible su vinculación entre el conocimiento histórico y los medios contemporáneos de comunicación y actuación. Los medios aquí ilustrados les han permitido desarrollar habilidades que les ayudarán a avanzar hacia el futuro como adultos comprometidos con la salud y la vida de sus propias comunidades, conectados a su lengua y cultura como su forma de estar en el mundo de lo local para conocer el mundo de lo global.» Profesora Shirley Brice Heath Universidad de Stanford, EEUU

La Biblioteca Pública de Brooklyn ha emitido 5.100 carnés gratuitos para que los adolescentes puedan acceder a los libros prohibidos

Chavez, Nicole. «Brooklyn Public Library Has Issued 5,100 Free Library Cards to Make Banned Books Available for Teens». CNN, 15 de septiembre de 2022

Ver anuncio

En los últimos meses, la Biblioteca Pública de Brooklyn ha emitido más de 5.100 tarjetas electrónicas gratuitas para jóvenes de todo el país, según declaró Nick Higgins, bibliotecario jefe de la biblioteca, a la CNN.

La biblioteca puso en marcha su iniciativa «Books UnBanned» en abril, como forma de oponerse a la censura y al creciente número de prohibiciones de libros en escuelas y bibliotecas públicas.

Desde entonces, los lectores de entre 13 y 21 años de todos los estados del país y de Washington DC han solicitado las tarjetas electrónicas, dijo Higgins, y se calcula que se han sacado 18.000 libros electrónicos o audiolibros al mes.

Los titulares del carné tienen acceso al archivo de la biblioteca de 350.000 libros electrónicos, 200.000 audiolibros y más de 100 bases de datos. La biblioteca también proporciona acceso a «una selección de libros frecuentemente cuestionados» sin retenciones ni tiempos de espera para los titulares…»

Los adolescentes no saben distinguir los mensajes de salud verdaderos de los falsos en Internet

Greškovičová, Katarína, Radomír Masaryk, Nikola Synak, y Vladimíra Čavojová. «Superlatives, clickbaits, appeals to authority, poor grammar, or boldface: Is editorial style related to the credibility of online health messages?» Frontiers in Psychology 13 (2022). https://www.frontiersin.org/articles/10.3389/fpsyg.2022.940903.

La mayoría de las investigaciones existentes sobre la alfabetización mediática se refieren a los adultos. Sin embargo, los adolescentes son igualmente activos en línea y necesitan tener las habilidades necesarias para entender la información sobre la salud.

Los adolescentes, como buscadores activos en Internet, tienen fácil acceso a la información sanitaria. Gran parte de la información sanitaria que encuentran en Internet es de mala calidad e incluso contiene información potencialmente perjudicial para la salud. La capacidad de identificar la calidad de los mensajes de salud difundidos a través de las tecnologías en línea es necesaria en términos de actitudes y comportamientos de salud.

A menudo se pasa por alto que los adolescentes corren un alto riesgo de consumir información errónea en Internet. Son buscadores activos de información en línea y, a pesar de ser muy hábiles en el aprendizaje de nuevas tecnologías, no siempre se les enseña a discernir la desinformación en la web.

Un estudio revisado por expertos, publicado a finales de agosto en Frontiers in Psychology, examinó los efectos de la manipulación de diferentes elementos editoriales de los mensajes sobre salud en los lectores jóvenes. 

Los investigadores difundieron siete mensajes cortos diferentes sobre los beneficios para la salud de las frutas y las verduras a 300 adultos jóvenes. Se pidió a los participantes que calificaran la fiabilidad de los mensajes y los administradores controlaron el razonamiento científico, la reflexión cognitiva y la alfabetización mediática de los participantes.

Los resultados mostraron que sólo el 48% de los adolescentes confiaba más en los mensajes sanitarios veraces sin elementos editoriales adicionales que en los falsos. Un 41% consideraba que los mensajes falsos y los verdaderos eran igualmente dignos de confianza. Por último, el 11% consideraba que los mensajes verdaderos y neutrales eran menos fiables que los mensajes sanitarios falsos.

¿Qué podemos hacer al respecto? Los autores del estudio concluyen que hay que formar a los adolescentes para que reconozcan los mensajes sanitarios con aspectos editoriales que indican una mala calidad. También hay que enseñarles a entender correctamente esta información.

«La única versión de un mensaje de salud en la que se confiaba significativamente menos en comparación con un mensaje de salud verdadero era un mensaje con un titular clickbait», dijo Masaryk. el clickbait «»mensaje cebo» es una técnica, principalmente de escritura que tiene como objetivo, conseguir visitas a nuestra web para aumentar nuestros ingresos publicitarios.

La muestra estaba formada por 300 estudiantes de secundaria (Mage = 17,26; SDage = 1,04; 66,3% mujeres). Para examinar los efectos de la manipulación de los elementos editoriales, se utilizaron siete mensajes breves sobre los efectos beneficiosos para la salud de diferentes frutas y verduras.

Los adolescentes deberían estar bien formados para reconocer los mensajes sanitarios en línea con elementos editoriales característicos de los contenidos de baja calidad. También deberían recibir formación sobre cómo evaluar estos mensajes.

Toda la lectura es buena, pero la lectura en papel está vinculada a resultados de rendimiento académico muy superiores entre los adolescentes

Ikeda, M. and G. Rech «Does the digital world open up an increasing divide in access to print books?«, PISA in Focus, No. 118, OECD Publishing, Paris, 2022

Texto completo

Un estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) realizado en unos 30 países descubrió que los adolescentes que dijeron leer libros en papel con mayor frecuencia obtuvieron una puntuación considerablemente más alta en una prueba de lectura realizada en 2018 por jóvenes de 15 años, en comparación con los adolescentes que dijeron que rara vez o nunca leían libros. Incluso entre los estudiantes de entornos socioeconómicos similares, los que leen libros en formato impreso obtuvieron la friolera de 49 puntos más en el Programa para la Evaluación Internacional de Estudiantes, conocido como PISA. Eso equivale a casi 2,5 años de aprendizaje. En comparación, los estudiantes que tienden a leer libros más a menudo en dispositivos digitales obtuvieron sólo 15 puntos más que los estudiantes que rara vez leen, una diferencia de menos de un año de aprendizaje.

En otras palabras, toda la lectura es buena, pero la lectura en papel está vinculada a resultados de rendimiento muy superiores. Cada tres años, cuando 600.000 estudiantes de todo el mundo realizan la prueba PISA, rellenan encuestas sobre sus familias y sus hábitos de lectura. Los investigadores de la OCDE compararon las respuestas de estas encuestas con las puntuaciones de los exámenes y observaron interesantes relaciones entre los libros en el hogar, la preferencia por la lectura en papel y el rendimiento en la lectura

Es imposible decir a partir de este estudio si los libros de papel son la principal razón por la que los estudiantes se convierten en mejores lectores. Puede ser simplemente que los más lectores prefieran el papel y que lean igual de bien si se les obliga a leer en pantallas. Decenas de estudios anteriores han encontrado una ventaja de comprensión entre la lectura en papel frente a las pantallas. Pero estos estudios suelen realizarse en un entorno de laboratorio en el que las personas realizan pruebas de comprensión inmediatamente después de leer un pasaje en diferentes formatos. Este informe sugiere la posibilidad de que existan beneficios acumulativos a largo plazo para los estudiantes que leen regularmente libros en formato impreso.

Los más lectores que obtuvieron puntuaciones más altas en la prueba de lectura PISA también leían en pantallas en casa, pero tendían a utilizar sus dispositivos para recopilar información, como leer las noticias o navegar por Internet para realizar trabajos escolares. Cuando estos grandes lectores querían leer un libro, optaban por hacerlo en papel o equilibrar su tiempo de lectura entre el papel y los dispositivos digitales.

Por otra parte, los investigadores de la OCDE están preocupados por los estudiantes más pobres. Los estudiantes de bajos ingresos hicieron grandes avances en el acceso a la tecnología digital mucho antes de la pandemia. El 94% de los estudiantes de familias de bajos ingresos en 26 países desarrollados tenían acceso a Internet en casa en 2018, frente al 75% en 2009. «Mientras que los estudiantes desfavorecidos se están poniendo al día en términos de acceso a los recursos digitales, su acceso al capital cultural, como los libros impresos en casa, ha disminuido», señaló el informe de la OCDE.

Directrices sobre el espacio para adolescentes

Teen Space Guidelines. Young Adult Library Services Association (YALSA), 2012

Texto completo

Estas directrices fueron creadas en 2011 -2012 por un grupo de trabajo de la Young Adult Library Services Association (YALSA) con la retroalimentación de la comunidad bibliotecaria lograda a través de un período de comentarios públicos en el otoño de 2011.

Se trata de una herramienta para evaluar el nivel general de éxito de una biblioteca pública a la hora de ofrecer un espacio físico y virtual dedicado a los adolescentes, de entre 12 y 18 años. Entre los usuarios potenciales de estas directrices nacionales se encuentran los gestores de las bibliotecas, los bibliotecarios de servicios para adolescentes, los miembros de la comunidad y los solicitantes de empleo que desean evaluar el compromiso de una biblioteca con los servicios para adolescentes. No todos los elementos de las directrices pueden aplicarse a todas las situaciones de las bibliotecas públicas, pero las directrices pueden servir como punto de partida de la conversación sobre lo que constituye un excelente espacio de la biblioteca pública para los adolescentes.

Los adolescentes experimentan rápidos cambios físicos, emocionales y sociales mientras desarrollan sus capacidades intelectuales y valores personales, comprenden y aceptan su sexualidad e identifican sus opciones educativas y profesionales. Las bibliotecas son vitales para que los adolescentes de hoy logren una transición exitosa de la niñez a la edad adulta. Ofrecen los recursos y el entorno que fomentan el desarrollo intelectual, emocional y social positivo de los adultos del mañana. Todos estos factores contribuyen a la necesidad de contar con espacios diferenciados para los adolescentes, tanto en las bibliotecas como en el ámbito virtual. Las directrices nacionales que se exponen a continuación están dirigidas a todo el personal de las bibliotecas que trabaja con y para los adolescentes, para que puedan comprender plenamente la misión del servicio bibliotecario a este grupo de edad frecuentemente desatendido y la importancia de los espacios físicos y virtuales dedicados a los adolescentes para su continuo compromiso, crecimiento y logros.

La misión de la Asociación de Servicios Bibliotecarios para Jóvenes Adultos (YALSA) es ampliar y fortalecer los servicios bibliotecarios para los adolescentes. A través de sus iniciativas de promoción, investigación y desarrollo profesional impulsadas por sus miembros, la YALSA aumenta la capacidad de las bibliotecas y los bibliotecarios para involucrar, servir y empoderar a los adolescentes y los adultos jóvenes. YALSA es una subespecialidad de la American Library Association, la organización bibliotecaria más grande y antigua del mundo, y una organización sin ánimo de lucro 501(c)3 financieramente estable.

MakerSpaces, bibliotecas y adolescentes

Jennifer Velasquez. MakerSpaces: new tradition in context. The Hague: IFLA, 2022

Ver original

«Los espacios de creación son ruidosos, desordenados y llenos de energía. Los gritos de entusiasmo, la pintura derramada en el suelo, los trozos de soldadura que caen sobre la mesa y otros desórdenes similares son inevitables.»

Morgan Gariepy, bibliotecario de servicios para jóvenes, Distrito de la Biblioteca del Condado de East Bonner, Sandpoint, Idaho

En general, un MakerSpace se considera un lugar donde el aprendizaje informal y colaborativo y el descubrimiento tienen lugar a través de la creación práctica, mediante el uso de cualquier combinación de arte y tecnología. Los MakerSpaces facilitan la creación tanto analógica (de baja tecnología) como digital (de alta tecnología).

Los programas y servicios de la biblioteca para adolescentes que incluyen el uso de un MakerSpace o de equipos asociados a un MakerSpace proporcionan habilidades del siglo XXI que contribuyen a nuevas formas de alfabetización que incluyen la exposición a varios tipos de tecnología, la resolución de problemas y las habilidades de colaboración. Gran parte de la literatura sobre el movimiento maker ofrece guías prácticas para el diseño y la implementación de los MakerSpaces, incluyendo herramientas, tecnología, proyectos y kits, así como consejos para las bibliotecas en las primeras etapas de planificación de la disposición física de un MakerSpace.

El énfasis de la profesión en el despliegue de equipos específicos para facilitar la fabricación de objetos y artefactos no debería eclipsar la necesidad de que los bibliotecarios conozcan, entiendan y sean capaces de articular las razones por las que las bibliotecas proporcionan MakerSpaces para los adolescentes y participan en la programación/actividades «maker» o DIY. Aunque los aspectos prácticos son importantes, hay algunas cuestiones básicas que deben considerarse mucho antes de que la impresora 3D cree su primer artículo:

  • ¿Por qué las bibliotecas tienen MakerSpaces para adolescentes?
  • ¿Qué intentan conseguir las bibliotecas con los MakerSpaces?
  • ¿Cómo encajan los MakerSpaces en la misión/visión de la biblioteca?
  • ¿Quiénes son nuestros usuarios objetivo y si se están abordando sus necesidades únicas a través del acceso a un MakerSpace?
  • ¿Por dónde deberían empezar las bibliotecas (una vez que se hayan planteado y respondido estas preguntas)?

Enfoque de valor añadido a la tecnología a través de los MakerSpaces

Al ofrecer equipos de MakerSpace, las bibliotecas pueden tomar medidas para seguir siendo relevantes en cuanto a la tecnología proporcionada a los usuarios adolescentes. Entender que el simple hecho de proporcionar ordenadores de sobremesa e Internet (una caja conectada sin contexto) no satisface las necesidades tecnológicas de los adolescentes. Aunque el acceso sigue siendo una cuestión importante, las bibliotecas deben ser conscientes de que, a medida que los adolescentes utilizan cada vez más los dispositivos móviles como medio de acceso a Internet, proporcionar un acceso básico a la web es cada vez menos importante en algunas comunidades. En lo que sí pueden concentrarse las bibliotecas es en proporcionar tecnología de «valor añadido», es decir, software y hardware a los que los adolescentes pueden no tener acceso en casa o incluso en la escuela, y que estos equipos estén disponibles de forma que faciliten la creatividad, la experimentación, la participación y el juego.

Experiencias de los adolescentes, no agendas de los adultos

La creatividad, la experimentación, la participación y el juego es lo que esperamos que ocurra durante las actividades desarrolladas en el MakerSpace. Estos resultados pueden lograrse a través de medios tanto de tecnología de última generación como de tecnología básica o tradicional. Se anima a los bibliotecarios a considerar que en este momento, en el que la tecnología está ofreciendo rápidamente nuevas oportunidades. Proporcionar un MakerSpace y equipos no es un sustituto para cultivar una gama completa de experiencias significativas de los usuarios adolescentes (tanto analógicas como digitales). Los bibliotecarios deben asegurarse de que el suministro de equipos especializados no se convierta en una razón para idear actividades impulsadas por los intereses de los adultos (bibliotecarios) para los adolescentes. El personal es esencial en este proceso y, sí, la nueva tecnología significa que el personal tendrá que ser competente con una variedad de «nuevos» tipos de equipos – pero lo que es quizás igualmente vital es que el personal tenga una experiencia en la articulación de cómo el movimiento maker encaja en la misión de la biblioteca tradicional todavía relevante.

Las razones por las que las bibliotecas realizan cualquier tipo de programación con los adolescentes es para fomentar las oportunidades para que los adolescentes tengan experiencias que enciendan la creatividad, la imaginación, para satisfacer el hambre de información, despertar un interés y, francamente, para divertirse. Esta «diversión» tiene lugar en la biblioteca, un lugar de la comunidad que, a través de este tipo de experiencias, demuestra que la comunidad valora a los adolescentes, reconoce sus intereses, celebra sus logros y responde a sus necesidades. Teniendo en cuenta que el objetivo de proporcionar equipamiento – sea cual sea (impresoras 3D, guitarras, máquinas de coser) sigue siendo el mismo que en toda la programación/actividades de la biblioteca para los adolescentes, es decir, que los adolescentes desempeñen un papel de decisión en el desarrollo y la ejecución de las actividades. Al mismo tiempo, los problemas inherentes a la planificación de toda la programación para adolescentes también existen en la activación de un MakerSpace.

Las bibliotecas llevan décadas «haciendo» cosas con los adolescentes. Las actividades artísticas y artesanales de «hacer y llevar» son un elemento básico de las actividades de la biblioteca con los adolescentes. Los bibliotecarios quizás estén enmarcando esta fabricación de nuevas maneras, por ejemplo, con la vista puesta en el aprendizaje conectado y el desarrollo de habilidades de aprendizaje del siglo XXI. Este marco es positivo y útil, ya que demostramos la importancia de la biblioteca en la vida de los adolescentes, pero hay que tener cierta precaución. Los bibliotecarios tienden a centrarse en el «qué» de la programación/actividades de la biblioteca. Intercambian ideas y «cómos» entre ellos y la conversación puede ser más bien introvertida. En la programación del MakerSpace para adolescentes, no se debe esperar que los adolescentes lleguen y participen en un conjunto de experiencias establecidas por los adultos. Este enfoque es preocupantemente parecido a la experiencia que tienen los adolescentes en la escuela. Entonces, ¿cómo pueden los bibliotecarios acercarse a los MakerSpaces e implementar actividades de una manera que no sea similar a la escuela?

Las actividades que se realizan para los adolescentes en los MakerSpaces de una biblioteca deben ser:

  • impulsadas por los usuarios
  • dirigidas por los compañeros
  • NO deben ser impulsadas por los intereses de los adultos
  • NO depender de la imitación de las iniciativas de MakerSpace de otras bibliotecas, sino de los intereses de los adolescentes «locales».

No es una escuela, no es un profesor

Cuando se habla con los bibliotecarios sobre los MakerSpaces y la cultura maker, a menudo comienzan a utilizar un lenguaje ajeno a la cultura bibliotecaria de los adolescentes, refiriéndose a ellos como «estudiantes», lo que implica que los bibliotecarios han asumido el papel de profesores. Esto es problemático y tiene un gran potencial de confusión. En el marco pedagógico común, los adultos actúan como directores del aprendizaje y los adolescentes como receptores. El impulso de imitar este modelo refuerza el ya frecuente impulso de los bibliotecarios de actuar como «creador» y «presentador» de la programación y las actividades de los adolescentes, incluyendo las actividades del MakerSpace.

Las actividades del MakerSpace deberían tener una dirección adulta limitada. Esto no es la escuela. Cuando los adolescentes visitan su biblioteca local no son un «público cautivo» obligado a asistir y participar en una determinada actividad dirigida por un adulto. Debido a que estas actividades tienen lugar en una biblioteca, la experiencia es muy diferente de lo que sería en un entorno escolar. No se trata de un aprendizaje estructurado, basado en el aula, aunque pueda parecerse o su organización adopte algún aspecto de un aula. La planificación de actividades específicas puede provocar la frustración de los bibliotecarios. Los bibliotecarios no deben planificar actividades para los creadores que sean demasiado restrictivas («Hoy, todos vamos a hacer….»). En cambio, deben estar preparados para ceder a la naturaleza improvisada de las actividades y experiencias de los adolescentes. Los bibliotecarios pueden descubrir que los adolescentes están más comprometidos si desempeñan un papel de toma de decisiones en la selección y ejecución de las actividades del MakerSpace. Los adolescentes pueden desear tener una experiencia única o participar en la misma o en varias actividades en una sesión determinada o a lo largo de varias semanas o meses.

Bucles, no líneas

¿Cómo pueden las bibliotecas fomentar un entorno de «ir y venir» para actividades aparentemente lineales? Se anima a los bibliotecarios a elaborar experiencias para los usuarios adolescentes que creen bucles en lugar de líneas. Los bucles son actividades estructuradas para unirse durante cualquier etapa de un proceso, mientras que las líneas tienen un principio, un medio y un final, un proceso que no puede interrumpirse. Las actividades del MakerSpace deben tener estructuras de bucle. Dichas actividades

  • Pueden ser autodirigidas, dirigidas por los compañeros o apoyadas por un mentor adulto
  • Tienen múltiples puntos de incisión para que los adolescentes inicien una actividad
  • No limitan la participación de los adolescentes a una única actividad autorizada
  • Pueden empezar en cualquier momento y terminar en cualquier momento
  • Pueden dejarse parcialmente completadas o pueden completarse varias veces
    no tienen resultados predeterminados o establecidos
  • Pueden realizarse a diferentes niveles en función del interés y la experiencia de los adolescentes participantes
  • Permiten el desarrollo de habilidades a su propio ritmo

Cuando los adolescentes visitan el MakerSpace de una biblioteca, llegan con diferentes intereses y niveles de familiaridad y experiencia. Elegirán participar en diferentes niveles, desde una experiencia única hasta el deseo de adquirir experiencia. Pueden surgir mentores del grupo de adolescentes que visitan regularmente el espacio (asiduos) y estos adolescentes pueden asumir funciones de liderazgo/mentor y deberían tener responsabilidades para ayudar a dar forma al espacio y a las experiencias de sus compañeros.

Espontaneidad/Flexibilidad/Apertura

Se sugiere que las bibliotecas programen tiempos de «laboratorio abierto» en los MakerSpaces, es decir, bloques de tiempo en los que todo el equipo y los suministros «maker» estén disponibles para que los adolescentes los utilicen. De este modo, se pueden descubrir nuevos intereses y establecer conexiones entre los recursos. Estos tiempos de laboratorio abierto sugeridos para los adolescentes deberían ser recurrentes, idealmente semanales; esta consistencia permite a los adolescentes desarrollar sus habilidades, adquirir nuevos intereses y convertirse en mentores en el proceso.

Las nuevas competencias profesionales que no tienen nada (realmente) que ver con la nueva «tecnología» entran cada vez más en juego con el personal, como la capacidad de involucrar a los adolescentes en el desarrollo de actividades en torno a las «nuevas características» y de colocar sistemáticamente a los adolescentes en la toma de decisiones, en el liderazgo y en el papel de mentores de los compañeros en el entorno del MakerSpace. Este método cambia el papel del bibliotecario de creador/presentador a facilitador. No se trata de un método nuevo, sino de uno que los bibliotecarios de servicios para adolescentes deberían esforzarse por poner en práctica en toda la programación de la biblioteca para adolescentes. Es importante que los bibliotecarios comprendan que están realizando actividades tradicionales con los adolescentes utilizando nuevos recursos y equipos, pero la misión esencial de la biblioteca sigue siendo la misma.

Los MakerSpaces fomentan todo lo mejor que la biblioteca puede ofrecer a los adolescentes: un espacio para satisfacer y descubrir curiosidades, participar en un aprendizaje autodirigido basado en intereses independientes, conectar con adultos y compañeros mentores en torno a un interés determinado, crear y compartir esas creaciones en un lugar comunitario que celebra a los adolescentes, sus capacidades y sus logros. El MakerSpace y sus características, aunque son nuevas como espacio físico designado, encajan en el contexto de la evolución del paisaje de los servicios de la biblioteca para los adolescentes y, si se activa adecuadamente, puede promover la misión de la biblioteca de servicio a este grupo de edad vital.

Herramienta de evaluación para la prestación de servicios a los adolescentes de las bibliotecas públicas

Public Library Evaluation Tool. YALSA, 2011

Texto completo

En 2011, YALSA desarrolló una herramienta para evaluar el nivel general de éxito de una biblioteca pública en la prestación de servicios a los adolescentes, de entre 12 y 18 años, con áreas de evaluación derivadas de las Competencias para los bibliotecarios que atienden a los jóvenes de YALSA: Los jóvenes adultos merecen lo mejor.

Entre los usuarios potenciales de esta herramienta se encuentran los gestores de las bibliotecas, los bibliotecarios de servicios para adolescentes y los miembros de la comunidad y los solicitantes de empleo que esperan evaluar el compromiso de una biblioteca con los servicios para adolescentes. La herramienta no pretende ser una evaluación de un bibliotecario de servicios para adolescentes individual, sino del programa de una institución; sin embargo, por necesidad, algunas cosas se aplicarán específicamente al personal de servicios para adolescentes.

No todos los elementos de la rúbrica se aplicarán a cada situación de la biblioteca, pero la herramienta puede servir como punto de partida para la conversación sobre lo que constituye un excelente servicio de biblioteca pública para los adolescentes.

Public Library Evaluation Tool (PDF)

YALSA’s Competencies for Librarians Serving Youth: Young Adults Deserve the Best (PDF)

Evaluation Tool Fact Sheet for Library Administrators (PDF)

Evaluation Tool Fact Sheet for LIS Faculty (PDF)

Evaluation Tool Fact Sheet for Teen Services Librarians (PDF)

Evaluation Tool Fact Sheet for Library Users and Community Members (PDF)

Evaluation Tool Fact Sheet for Trustees (PDF) 

Standards and Guidelines for School Libraries

Other Library Standards and Guidelines

Pautas de programación de actividades para adolescentes

Teen Programming Guidelines. YALSA, 2014

Texto completo

Estas directrices pretenden guiar al personal de la biblioteca que diseña, acoge y evalúa los programas de la biblioteca con y para los adolescentes. Se han desarrollado en consonancia con el informe de YALSA, The Future of Library Services For and With Teens: a Call to Action. Su objetivo es ayudar al personal de la biblioteca a aprovechar las habilidades y los recursos para ofrecer programas relevantes y basados en resultados para mejorar la vida de todos los adolescentes de la comunidad. Aunque no todos los programas cumplirán con todas las directrices, el personal de la biblioteca debería esforzarse por abordar la mayoría de estas directrices para estar mejor posicionado para apoyar a los adolescentes en su educación, habilidades, intereses y relación con su comunidad. Las directrices van acompañadas de un glosario y una lista de recursos seleccionados para proporcionar al personal de la biblioteca un camino para explorar más a fondo las mejores prácticas de programación para adolescentes.

Tradicionalmente, muchos adolescentes han accedido a la biblioteca principalmente para obtener apoyo académico. Aunque estas conexiones son importantes, es crucial que los jóvenes también experimenten el aprendizaje informal en sus bibliotecas para que puedan tener oportunidades de construir las habilidades que necesitan para las carreras del siglo XXI. Para satisfacer sus necesidades, las bibliotecas deben ofrecer actividades de aprendizaje conectado a través de programas impulsados por los intereses de los adolescentes y que incorporen un uso reflexivo y con visión de futuro de la tecnología, al tiempo que desarrollan habilidades personales, académicas o laborales. Los programas deben promover la alfabetización impresa, digital y mediática, así como habilidades blandas como el liderazgo, la colaboración, la innovación, la persistencia, la independencia y el pensamiento crítico. Los programas de las bibliotecas deberían centrarse estratégicamente en llenar las lagunas de la comunidad, concentrándose en proporcionar los tipos de oportunidades de aprendizaje que no se ofrecen ya en otras partes de la comunidad.

El personal de la biblioteca se encuentra en una posición única para servir como conectores, reuniendo a los adolescentes con recursos que informan y amplían sus intereses, tanto dentro de los edificios de la biblioteca como en la comunidad más allá. A medida que los adolescentes experimentan cambios físicos, sociales y emocionales en su desarrollo y construyen sus identidades, necesitan experiencias que tiendan un puente entre las diferentes esferas de aprendizaje. Los programas eficaces para adolescentes fomentan el aprendizaje entre iguales y las relaciones positivas de desarrollo, aprovechan los recursos de la comunidad y permiten la adquisición de habilidades laborales del siglo XXI.

Un lugar propio : crear espacios donde los adolescentes puedan prosperar

Velásques, J. A Place of Their Own: Creating spaces where teens can thrive. American Libraries, 2022

Ver noticia completa

Cultivar un espacio en la biblioteca que los adolescentes puedan activar y enviar una fuerte señal de que son valorados y bienvenidos a la biblioteca. Cuando van a la biblioteca los adolescentes (definidos aquí como los que tienen entre 13 y 18 años) están vigilados porque se espera que causen problemas. Generalmente, tienen expectativas de comportamiento diferentes a las de otros usuarios: un grupo de niños pequeños o de personas mayores será recibido con sonrisas y asentimientos, pero un grupo de adolescentes probablemente observado con cierto recelo.

Los bibliotecarios de servicios para adolescentes saben que es importante proporcionarles un espacio dedicado en la biblioteca. Como sus defensores, los bibliotecarios de servicios para adolescentes deben ser capaces de explicar por qué es importante un espacio dedicado a los adolescentes, defender el espacio para adolescentes ante los directores, los compañeros de trabajo y los miembros de la comunidad y expresar cómo el espacio es un vínculo con los servicios eficaces y eficientes, la programación y la igualdad de servicios en general.

El diseño de espacios para adolescentes no consiste en mesas, sillas y asientos modernos, sino en la intención y la utilidad. Como no existen las mejores prácticas, los profesionales deben confiar en las convenciones. Si no hay una visión clara del espacio más allá del almacenamiento de la literatura de ficción juvenil o de los laboratorios de equipamiento sin contexto, el resultado puede ser un espacio de biblioteca para adolescentes que no sea lo suficientemente acogedor o que desaliente el compromiso, la participación de los adolescentes.

Las directrices de la Young Adult Library Services Association (YALSA) sobre el espacio para adolescentes sugieren que se incluya a los adolescentes en la planificación y se les otorgue un papel decisivo en el desarrollo de su espacio. La participación activa de los adolescentes garantiza que se tengan en cuenta sus necesidades e intereses cambiantes y que desempeñen un papel fundamental a la hora de atraer a sus compañeros a la biblioteca.

Los adolescentes que participan con entusiasmo en la planificación y la toma de decisiones tienen más probabilidades de desarrollar un sentimiento de propiedad de la biblioteca que mejorará la calidad de su experiencia.

Las directrices de YALSA para el desarrollo de espacios bibliotecarios para adolescentes sugieren que las bibliotecas deberían

  • Crear un espacio que satisfaga las necesidades de los adolescentes de la comunidad pidiendo a los adolescentes que desempeñen un papel en el proceso de planificación
  • Solicitar la opinión de los adolescentes en el diseño del espacio y su uso para permitirles desarrollar un sentido de propiedad
  • Solicitar la opinión de los adolescentes en el desarrollo de las políticas para garantizar que el espacio sea representativo de las necesidades de los adolescentes

Proporcionar un espacio participativo para los adolescentes les ofrece un lugar tangible para empezar a apropiarse de la biblioteca -los adolescentes pueden plantar sus banderas y marcar el territorio dentro del espacio público- y personalizarlo de una manera que es diferente de otras experiencias y oportunidades de lugares públicos y que es exclusivamente suya. En última instancia, permite a los adolescentes alcanzar una concepción más empoderada de la ciudadanía.

La lectura según los jóvenes

Jóvenes y lectura: Estudio cualitativo y propuestas. Fundación Germán Sánchez Ruipérez, 2022

Texto completo

El informe elaborado por al Laboratorio Contemporáneo de Fomento de la Lectura que puede descargarse en esta página presenta las conclusiones y aporta alguna hipótesis sobre la futura relación con la lectura y comprender cuáles son los estímulos o razones para leer y cuáles son las variables que influyen en mayor medida en su relación con la lectura de libros, sobre su voluntad, preferencias, estímulos, obstáculos y otros factores.

De un modo muy sintético, las hipótesis más relevantes para el comportamiento lector de los jóvenes que podrían formularse un escenario probable para estos próximos años:

  • Existe el riesgo de que los jóvenes construyan una percepción pobre y anticuada sobre el papel de la lectura en sus vidas.
  • La competencia de otras ofertas para ocupar el tiempo personal disponible es muy eficaz a la hora de definir ofertas de ocio atractivos.

En el trabajo de campo se ha detectado que los jóvenes tienen una percepción limitada sobre la realidad de la lectura, que se enfoca como  una actividad personal que relaja pero que genera aislamiento respecto a los demás y no se socializa con las amistades tanto como las series de TV que se están siguiendo. En buena medida, las referencias a lo que se ha sido leído o se está leyendo está perdiendo presencia en las conversaciones. La competencia por el  tiempo personal disponible es cada vez más eficaz por parte de lo digital, porque es un tipo de ocio basado en la interacción y socialización, así como por contenidos de breve duración y escasa exigencia cognitiva (a diferencia del esfuerzo exigido por la lectura).

Asimismo, se ha analizado el grado de impacto de las “mediaciones” de la lectura (escuela y biblioteca) desde la visión que se aporta por parte de los adolescentes.

En la última parte del estudio se recogen unas ideas para transitar desde ese escenario probable a un escenario deseable.