Archivo de la etiqueta: Adolescentes

Funciones sociales de los youtubers y su influencia en la preadolescencia

 

youtubers

Aran-Ramspott, Sue and Fedele, Maddalena and Tarragó, Anna YouTubers’ social functions and their influence on pre-adolescence.Comunicar, 2018, vol. 26, n. 57, pp. 71-80.

Texto completo

 

El presente estudio se centra en la relación entre preadolescentes y youtubers, con el objetivo de observar cómo los primeros integran a los youtubers como referentes de una cultura digital juvenil. Desde una perspectiva sociopsicológica y comunicativa, se aplicó un diseño metodológico mixto para llevar a cabo el estudio de audiencia, organizado en dos partes: un análisis cuantitativo de la audiencia a través de un cuestionario administrado a 1.406 estudiantes de once-doce años de institutos en Cataluña, y un análisis cualitativo de la audiencia preadolescente a partir de tres «focus group». Los datos cuantitativos se analizaron con SPSS y los cualitativos con la ayuda del programa Atlas.ti. Los resultados demuestran que los preadolescentes consideran a los youtubers como referentes para el entretenimiento y por su proximidad a una cultura digital juvenil, pero no realmente como modelos o portadores de valores en tanto que «influencers». Además, los preadolescentes muestran alguna dimensión de Alfabetización Mediática, al identificar las estrategias comerciales de los youtubers y sus roles profesionales. El estudio da cuenta de un sesgo de género en algunos aspectos, y resulta una introducción a la observación sobre las funciones sociales de los youtubers entre los adolescentes, personas que están en pleno proceso de construcción de sus identidades y a punto de convertirse en jóvenes adultos.

 

Las TIC y su influencia en la socialización de adolescentes.

devoirs_videos

Ballesteros Guerra, J. C. and L. Picazo Sánchez (2019). [e-Book] Las TIC y su influencia en la socialización de adolescentes. Madrid, Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud, 2018.

Texto completo

La investigación analiza el uso que las y los adolescentes españoles de 14 a 16 años realizan de la red y las redes sociales, las dificultades que encuentran, cómo las solventan, los dispositivos que manejan y desde cuándo, entre otras cuestiones.  Los resultados de la investigación se han obtenido a través de 1.624 entrevistas a adolescentes de 14 a 16 años en centros educativos, 4 grupos focales y 8 entrevistas individuales.

Los procesos de socialización tienen como objetivo que el individuo adquiera todos aquellos elementos y saberes que le permitirán interactuar en la sociedad en la que vive (Barahona et al., 2002). En este sentido, las TIC (tecnologías de la información y la comunicación) suponen transformaciones de los ritos y pautas de comunicación e interacción social, incorporando a estos procesos de socialización toda una serie de ventajas y posibilidades, pero también desafíos y riesgos. En relación al manejo de las TIC, la población se enfrenta a una multitud de elementos que se han de aprender a integrar en su cotidianeidad vital: la gestión del yo online, la facilidad de comunicación, así como la aparición de nuevos códigos de las relaciones mediadas por la tecnología, la necesidad de conocer y aprender los requisitos formales de manejo de los dispositivos, que experimentan una constante renovación, o las relaciones entre el mundo online y offline. Siempre se ha planteado que los y las jóvenes “lo tienen más fácil”, en relación a su adaptación a los cambios y a las nuevas destrezas tecnológicas e incluso se les ha colgado la etiqueta de “nativos digitales” para ejemplificar la facilidad aparente con la que asumen e incorporan a sus pautas vitales los nuevos retos tecnológicos. Facilidad que no niega la exigencia de aprendizaje o de mediaciones orientadoras.

Programa sobre el uso seguro y responsable de las TIC para adolescentes con discapacidad intelectual

seguro

Programa sobre el uso seguro y responsable de las TIC para adolescentes con discapacidad intelectual. Madrid: Fundación Telefónica, 2019

Texto completo

 

La presente publicación ha sido creada por Voluntarios Telefónica de la mano de la Unidad de Atención a Víctimas con Discapacidad Intelectual (UAVDI) de la Fundación A LA PAR. Con este material se pretende solventar la brecha digital que existe en los adolescentes con discapacidad intelectual (ACDI) y formarlos para el uso seguro y responsable de tecnologías de la información y la comunicación (TIC) y así reducir el riesgo de exclusión social.

Las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), y el uso de cualquier entorno o dispositivo digital en general, facilitan la comunicación entre las personas, promueven la socialización, multiplican los cauces de acceso a la información y, por tanto, estimulan el pensamiento crítico. Pero, al mismo tiempo, encierran amenazas contra la privacidad, favorecen el aislamiento físico de los usuarios, pueden fomentar la adicción o dar cobijo a distintas formas de acoso.

Así pues, las TIC son una herramienta excelente, aunque no exenta de riesgos. A todo ello, en el caso de los adolescentes con discapacidad intelectual (ACDI), se suma la desigualdad que sufren a la hora de acceder a ese entorno digital, o su mayor vulnerabilidad ante el abuso y el maltrato. Con estas premisas, los principales objetivos de nuestro Programa son contribuir a cerrar esa brecha digital, y capacitar a este colectivo para un uso seguro, responsable y satisfactorio de las nuevas tecnologías.

Los destinatarios del Programa han sido los ACDI de entre 12 –la edad en que empiezan a tener acceso a las TIC– y 21 años, sus familiares y los profesionales de los centros de educación especial: orientadores, tutores, profesores y educadores. La metodología se ha inspirado en el modelo de Aprendizaje Colaborativo, en el que el trabajo de cada alumno es imprescindible para el éxito de todo el grupo, y a medida que cada persona mejora su aprendizaje, contribuye a que avance el del resto.

Sin bibliotecarios, pero con Moby Dick: biblioteca joven, caminando hacia la autogestión

moby

Cuiró Soler, Gemma, Sin bibliotecarios, pero con Moby Dick: biblioteca joven, caminando hacia la autogestión : VIII Congreso Nacional de Bibliotecas Públicas. Espacio físico y virtual, 2017, págs. 89-97

Texto Completo

Actualmente se constata un abandono de las bibliotecas por parte del público joven, de edades comprendidas entre los 12 y los 18 años. Paralelamente, se evidencia a nivel mundial la práctica inexistencia de espacios bibliotecarios dedicados a este público, que dispongan de estrategias de fomento de la lectura, actividades y servicios diseñados específicamente para ellos. En la Biblioteca Comarcal de Blanes (Girona, España) se ha implementado un proyecto de biblioteca juvenil, basado en la autogestión por parte de los jóvenes y en su crecimiento personal. Ellos gestionan su espacio en horario de apertura y colaboran con los bibliotecarios en la programación de actividades y diseño de servicios destinados a la promoción del conocimiento y el fomento de la lectura. Disponer de un espacio diferente de las salas infantiles y de adultos es un elemento clave en la implementación de este proyecto. El joven lector se reafirma de un modo bi-direccional: alejándose de todo aquello que le identifica con el público infantil y poniendo en duda las directrices propuestas por los adultos. El objetivo es que estos usuarios jóvenes consoliden el hábito lector adquirido en la infancia, acompañándoles desde la preadolescencia, y que perciban la biblioteca juvenil como una herramienta útil en su crecimiento personal. Significa una apuesta atrevida e innovadora valorada positivamente por el público al cual se destina.

 

El 92% de los adolescentes años afirma tener un perfil en redes sociales y lo usan fundamentalmente para sentirse integrados en el grupo

tipos-redes-sociales

Las TIC y su influencia en la socialización de adolescentes” Madrid: Fad, Google y BBVA, 2019

Texto completo

La investigación “Las TIC y su influencia en la socialización de adolescentes” analiza el uso que las y los adolescentes en España de 14 a 16 años realizan de la red y las redes sociales, las dificultades que encuentran, cómo las solventan, los dispositivos que manejan y desde cuándo, entre otras cuestiones.

 

La investigación analiza el uso que las y los adolescentes españoles de 14 a 16 años realizan de la red y las redes sociales, las dificultades que encuentran, cómo las solventan, los dispositivos que manejan y desde cuándo, entre otras cuestiones.  Los resultados de la investigación se han obtenido a través de 1.624 entrevistas a adolescentes de 14 a 16 años en centros educativos, 4 grupos focales y 8 entrevistas individuales.

Cerca del 90% de las y los adolescentes españoles de 14 a 16 años disponen de entre 2 y 5 dispositivos digitales personales, destacando entre ellos el Smartphone en primer lugar (89,9%), seguido por el ordenador portátil (76%) y tablet (69%). La mayoría de ellos indican además que tienen estos dispositivos desde hace al menos dos años, lo que indica la temprana edad a la que los y las adolescentes tienen acceso a las TIC.

Casi la totalidad (el 92%) de las y los adolescentes entre 14 y 16 años afirma tener un perfil propio en redes sociales y lo usan fundamentalmente para sentirse integrados en el grupo. Prefieren Instagram (para publicar y ser vistos) y Youtube (para consumir contenidos, sentirse fan), pero también utilizan Twitter (para seguir a sus ídolos) y Facebook (como plataforma para juegos y mantener amistades lejanas). Para el contacto día a día con amigos y familiares, prefieren Whatsapp.

Estas son algunas de las principales conclusiones del estudio del estudio “Las TIC y su influencia en la socialización de adolescentes”, una investigación realizada por Fad, Google y BBVA en el marco del proyecto Conectados (proyectoconectados.es) y que se presentó el 22 de enero de 2019, en Google for Startups Campus.

La mayoría  de los y las adolescentes en España de 14 a 16 años (el 83,6%) reconoce un uso muy habitual e intensivo del móvil (el 72,4% está muy de acuerdo con que miran el móvil constantemente); aunque se desprende que existen ciertos límites (con porcentajes de alto acuerdo minoritarios que rondan el 15% de aunque esté con gente sigo pendiente del móvil incluso en clase estoy pendiente del móvil).

Fundamentalmente lo usan en casa (constantemente o muchas veces al día un 83%), a más distancia, el 56%, en movilidad, mientas que nunca o casi nunca (o con unas frecuencias muy bajas) utilizan recursos comunes (el ordenador de casa, el de sus centros de estudios o en bibliotecas).

Usan sus dispositivos propios para diversas actividades en la red, destacando el escuchar música (75,6% con frecuencia), buscar información (41,6%), navegar (48,3%), para relacionarse con otras personas o ver su información por estas vías o para jugar a videojuegos online  (el 37,6% con frecuencia).

Las y los adolescentes utilizan las redes sociales fundamentalmente para presentarse a los demás con una intencionalidad clara de sentirse integrados en el grupo: que los demás les vean, que los demás respondan a eso que comparten y obtener aprobación. No obstante, la inseguridad de exponerse, el no recibir respuesta o que esta no sea la esperada o incluso los mensajes de rechazo, admiten que es lo que menos les gusta de las redes sociales.

De las redes sociales señalan sus beneficios (como encontrar personas con las que llegar a tener relaciones personales y afectivas, el 58,8% se mostraba muy de acuerdo), pero también parecen conscientes de los límites de esta comunicación (como que en internet y redes sociales las personas mienten más que en el cara a cara, el 83,5%; o que las normas de relación en estos contextos son diferentes a las que existen en el cara a cara, el 57,7%)

Se  desprende que las y los adolescentes utilizan las redes sociales y otras plataformas (como la mensajería instantánea) para hacer diferentes actividades o para tratar con sus diferentes círculos personales: así Whatsapp es la herramienta preferida para comunicarse con las amistades o la familia; Instagram para compartir sus experiencias o ver las de sus contactos; o YouTube para el fenómeno Fan (desde el seguimiento de gamers a videoclips).

Reconocen, por tanto, la potencialidad que les abren las TIC al mostrar un alto grado de acuerdo a que gracias a internet y redes sociales les es más fácil hacer las tareas y trabajos de la escuela (75,7%); sentirse más conectado a sus amistades (72%) y organizar sus actividades cotidianas (62,3%), lejos de otras opciones como sentirse que siempre han de estar disponibles sentirse más conectado a sus familias (entre un 36 y 39% de adolescentes que muestran un grado de acuerdo alto).

Existen diferencias significativas entre las destrezas que las y los adolescentes declaran poseer y los aprendizajes que dicen recibir en la escuela o en casa. En ambos terrenos educativos se identifican oportunidades pedagógicas necesarias. Las y los adolescentes perciben un escaso apoyo por parte de sus docentes y progenitores en general en sus actividades en Internet, aunque perciben un mayor grado de asistencia por parte de madres y padres que de sus profesores.

Aunque la implantación de Internet en los centros escolares es casi universal, según datos del Ministerio de Educación, el acceso a internet desde la red de las aulas está bastante regulado y restringido a las actividades académicas. La mayoría (el 51,2%) de las y los adolescentes admite que sus docentes les impulsan a realizar tareas escolares apoyadas en internet con mucha frecuencia, pero solo dos de cada diez indican la utilización de TIC y redes para tareas en colaboración con sus compañeros o para mantener el contacto académico con sus profesores.

Según las y los adolescentes son las habilidades digitales relacionadas con la edición de texto y con la búsqueda de información lo que más se les enseña en sus centros educativos, mientras que las habilidades relacionadas con el diseño de contenidos, seguridad y uso de los dispositivos tiene menos relevancia en la docencia de los centros. No obstante, y a pesar de esto, las y los adolescentes reconocen tener un amplio manejo de muchas de estas habilidades digitales.

Esas diferencias entre lo que reciben en la escuela y las habilidades que declaran poseer, así como la escasa percepción de mediación “digital” tanto de progenitores como de docentes, puede encontrar como una de las explicaciones el auto-aprendizaje y la facilidad de lograr estos recursos en internet. Además, las y los adolescentes de forma mayoritaria creen que tienen el mismo nivel de habilidad tecnológica que sus amistades o que la gente de su edad, pero el 83% indica que tienen bastante o mucha más habilidad que sus padres y madres y el 59,8% que sus docentes.

 

Los adolescentes y las tecnologías de la información y la comunicación (TIC). Guía para padres

 

p1

 

Sánchez Pardo, L., G. Crespo Herrador, et al. [e-Book] Los adolescentes y las tecnologías de la información y la comunicación (TIC). Guía para padres. Ayudándoles a evitar riesgos. Valencia, Ayuntamiento de Valencia, 2015.

Texto completo

El progreso tecnológico ha hecho posible que cada día contemos con más y mejores herramientas con las que acceder a contenidos informativos, transmitir datos e imágenes, comunicarnos y relacionarnos con otras personas. Muchas de las llamadas Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), están basadas en el uso de Internet y se han incorporado como aplicaciones o servicios que utilizamos desde nuestro ordenador, tableta o teléfono móvil. Nuestra vida se desarrolla en un contexto caracterizado por la presencia de múltiples y variados soportes o herramientas de tipo digital. Desde edades muy tempranas utilizamos ordenadores, teléfonos móviles o Smartphone, tabletas, videoconsolas y otros soportes que nos permiten realizar búsquedas de información, acceder a servicios de mensajería como WhatsApp, participar en redes sociales (Tuenti, Twitter, Facebook, etc.), jugar o enviar correos electrónicos. Las numerosas ventajas que ofrecen las TIC nos ayudan a comprender por qué se han convertido en objetos cotidianos, casi imprescindibles en nuestro día a día. Usamos las TIC para estudiar, divertirnos, trabajar, saber lo que ocurre en el mundo, estar en contacto con nuestra gente (amistades, familiares), compartir experiencias, expresar nuestras opiniones, relacionarnos con otras personas o adquirir bienes y servicios (descargar películas, series, música, comprar entradas, etc.). Las múltiples ventajas y oportunidades relacionadas con el ocio, el conocimiento, la formación o las relaciones sociales que ofrecen las TIC, unido a lo familiar que nos resulta su presencia, lleva a que olvidemos que el uso de estas herramientas y aplicaciones conlleva riesgos a los que son especialmente vulnerables los menores de edad.

Youtube, Snapchat e Instagram las aplicaciones predilectas de la Generación Z (de 16 a 24 años)

1527849436_259795_1527849727_sumario_normal

More Millennials, Gen Z Are Using Social Apps. Marketer, 2018

Texto completo

 

La Generación Z (de 16 a 24 años) es considera la primera generación “digitalmente nativa”. Estos jóvenes utilizan con frecuencia aplicaciones móviles y redes sociales, pero en su mayoría evitan usar Facebook, que es más popular entre los milenials. De los 1.000 usuarios de Internet de EE.UU. encuestados, más de la mitad (56%) de los Gen Zers, de entre 16 y 24 años de edad, dijeron que habían incrementado su uso de Snapchat el año pasado, y otro 55% de los encuestados dijeron que estaban usando más Instagram. También la mayor parte (59%) de los encuestados de la Gen Z dijeron que usan la aplicación de YouTube mucho más que el año anterior.

El año pasado, una encuesta de Piper Jaffray reveló que sólo el 9% de los adolescentes consideraban Facebook su plataforma de medios sociales preferida. La gran mayoría prefirie Snapchat o Instagram, que es propiedad de Facebook. Cuando Facebook compró Instagram por 1.000 millones de dólares a finales de 2012, muchos críticos pensaron que era un precio muy excesivo para una aplicación de filtrado de fotos. Sin embargo, el crecimiento exponencial de la aplicación desde los 90 millones de usuarios en enero de 2013 a los 1.000 millones en junio de 2018 silenció la mayoría de esas críticas.

generacion-z-redes-sociales

 

Posteriormente, Instagram agregó videos, mensajes privados e historias similares a Snapchat, filtros y mensajes efímeros a su plataforma. También lanzó varias aplicaciones independientes, incluyendo la aplicación de mensajería efímera Bolt, la aplicación de vídeo Hyperlapse, la aplicación de vídeo en bucle Boomerang, la aplicación de mensajería Direct y la plataforma de vídeo en tiempo real IGTV. Facebook no revela los ingresos de Instagram, pero el analista de KeyBanc Andy Hargreaves estima que podría generar casi 9.000 millones de dólares en ingresos anuales este año (el 16% de las ventas proyectadas de Facebook) y, se prevé que generará 22.000 millones de dólares en ingresos para 2022.

 

 

Los usos más jóvenes, especialmente los adolescentes, son los que más usan Snapchat en relación con los otros jóvenes de su generación más edad. En 2016, Snapchat superó a Facebook como la red social más popular entre los adolescentes estadounidenses, según Marketer. De hecho, sigue añadiendo usuarios de 12 a 17 años, mientras que Facebook seguirá perdiendo usuarios en esa edad. Se estima que Snapchat añadirá 1,2 millones de nuevos usuarios estadounidenses en ese grupo de edad para 2022, mientras que Facebook perderá 2,2 millones.

También un gran número de la Generación Z también están utilizan YouTube de Alphabet, que es técnicamente una red social. El año pasado, una encuesta de AdWeek realizada por Defy Media reveló que el 50% de los miembros de la de la Generación Z no podía “vivir sin” YouTube. Una encuesta más reciente de VidMob reveló que más de la mitad de de la Generación Z habían aumentado su uso de YouTube, Snapchat e Instagram durante el último año. Es por eso que eMarketer espera que estas dos compañías controlen el 57,7% del mercado de la publicidad digital en Estados Unidos este año.