Archivo de la categoría: Animación a la lectura

¿Cómo leemos? El placer compartido que se encuentra en este acto más solitario

Akbari, Suzanne Conklinitor, and Kaitlinitor Heller, editor. How We Read: Tales, Fury, Nothing, Sound. Santa Barbara: Punctum Books, 2019.

Texto completo

“¿Qué hacemos cuando leemos? La lectura puede ser un acto de consumo o un acto de creación. Nuestra “lectura de trabajo” se solapa con nuestra “lectura de placer” y, sin embargo, estos dos modos de lectura se relacionan con diferentes partes del ser. A veces es pasiva, a veces activa, e incluso puede ser una forma encarnada. Los colaboradores de este volumen comparten sus propias historias de lectura con el fin de revelar el placer compartido que se encuentra en este acto más solitario, que es también, paradójicamente, el acto de mayor plenitud. Muchos de los colaboradores se dedican a la escritura académica, y varios publican en otros géneros, incluyendo la poesía y la ficción; algunos colaboradores mantienen una presencia activa en línea. Todos están comprometidos con la capacidad de la lectura para estimular y excitar, así como para frustrar y confundir. Las sinergias y tensiones de la lectura en línea y la lectura impresa animan estas trece contribuciones, generando un sentido de comunidad compartida. Juntos, los autores nos abren sus bibliotecas.

El confinamiento elevó el número de lectores de libros a su máximo histórico

La Federación de Gremios de Editores de España ha presentado hoy el informe Barómetro de Hábitos de Lectura y Compra de Libros en España en un acto que ha tenido lugar en el Ministerio de Educación, Cultura y Deportes.

Según el Barómetro de Hábitos de Lectura, los índices de lectura en España siguen mejorando y el porcentaje de lectores en 2019 alcanzó un 68,7% de la población, que supone un aumento del 1,8 respecto al año anterior. Queda aún un algo porcentaje de población que no lee libros (31,5%), que se incrementa entre quienes no tienen la lectura como un hábito en su tiempo libre y, que aseguran que la principal razón es, precisamente, la falta de tiempo.

• Los índices de lectura en España siguen mejorando, el porcentaje de lectores de libros alcanza el 68,5 por ciento de la población. Desde 2010 se ha producido una mejora de 8,2 puntos en los índices de lectura.

• El 62,2 por ciento de los españoles mayores de catorce años lee libros en su tiempo libre, cifra que ha mejorado un 5,2% desde 2010. Un 50 por ciento es lector frecuente, lee al menos una o dos veces por semana. Aunque mejoran las cifras, sigue habiendo un alto porcentaje de población que no lee libros nunca o casi nunca (37,8 por ciento).

• Mientras el principal motivo para la lectura sigue siendo el entretenimiento, la falta de tiempo sigue siendo la principal excusa de los no lectores para explicar su falta de hábito (49,1 por ciento).

• Seis comunidades autónomas se encuentran por encima de la media española. Madrid sigue siendo la
comunidad con mayor número de lectores en tiempo libre.

• Crece el porcentaje de lectores de libros en soporte digital hasta el 29,1 por ciento.

• La descarga gratuita sigue siendo la principal forma de obtención de los libros digitales. Más de la mitad de los entrevistados que se descargan libros electrónicos gratuitamente (59,6 por ciento) aseguran que saben distinguir cuándo una descarga no es legal.

• El 3 por ciento de la población escucha audiolibros, un 1,3 por ciento lo hace de manera frecuente.

• La lectura en niños es generalizada. A partir de los 15 años se observa una caída del número de lectores frecuentes hasta el 49,8 por ciento, si bien mejoran las cifras respecto a 2018.

• Jóvenes y mayores perciben la lectura como una actividad que “contribuye a tener una actitud más abierta y tolerante”, que “es una actividad emocionante y estimulante” y que “ayuda a comprender el mundo que nos rodea”.

• Aumenta ligeramente la proporción de compradores de libros (62,6% frente al 62,4% anterior) y algo más el número de libros comprados (11,5 frente a 10,3 libros)

• El servicio bibliotecario público mantiene su excelente valoración entre los españoles.• Mujer, mayor de 55 años, con estudios universitarios y que vive en un área urbana. Este es el perfil del lector frecuente en España.

• El 83% de estas mujeres leen libros al menos una vez a la semana. Así se desprende del Barómetro de Hábito de Lectura y Compra de Libros 2019 elaborado por la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE), que cuenta con el patrocinio de la Dirección General del Libro y Fomento de la lectura del Ministerio de Cultura y Deporte y de CEDRO. En cuanto a los hombres, el perfil del lector frecuente sería el de un hombre de 55 años o más con estudios universitarios y que vive en área urbana.

• El 76,7% de los hombres con estas características sería lector frecuente de libros en su tiempo libre. El Barómetro, que analiza la evolución de los hábitos de lectura en España, muestra que el número de lectores de libros en España sigue creciendo.

• El 68,5 por ciento de los españoles mayores de catorce años lee libros. Esta cifra supone un incremento de 1,3 puntos porcentuales más que en 2018. Si echamos la vista un poco más atrás, el incremento sería de 8,2 puntos porcentuales desde 2010.

• También ha crecido el número de aquellos que leen en su tiempo libre, que alcanzan el 62,2 por ciento, frente al 61,8 por ciento de 2018 o frente al 57% que se registró en 2010.

• El porcentaje de lectores frecuentes, aquellos que leen al menos semanalmente, se ha incrementado un 0,7 por ciento con respecto a 2018 y en 6,3 puntos desde 2010, y ya supone el 50 por ciento de la población. Si bien se está produciendo una mejora significativa de las cifras de lectores, aún sigue habiendo un alto porcentaje de población que no lee libros (31,5 por ciento), que se incrementa entre quienes no tienen la lectura como un hábito en su tiempo libre 37,8 por ciento).

• El porcentaje de lectores de libros que leen todos los días en su tiempo libre se estabiliza en el 32 por ciento tras el aumento del año anterior, si bien, desde 2010 esta cifra se ha incrementado en 5,1 puntos. La media de libros leídos al año se sitúa en 10,9.

La biblioteca móvil en Portugal con Nuno Marçal. Planeta Biblioteca 2021/02/16.

Nuno Marçal y Roberto Soto, la pasión por llevar la lectura a los lugares más recónditos de Portugal y españa

La biblioteca móvil en Portugal con Nuno Marçal. Planeta Biblioteca 2021/02/16.

ESCUCHAR

Ir a descargar

Hemos tenido el inmenso placer de entrevistar a Nuno Marçal, responsable de llevar la lectura y la poesía a la región portuguesa de Proença a Nova. Nuno cada día recorre las carreteras de esta zona de nuestro país vecino llevando libros, ilusiones y otros servicios a las personas de pequeños pueblos que se sienten agradecidas por recibirlo y conversar un rato con él. Hemos hablado de como es este servicio, como se desarrolla, que hacen y también de su vida como bibliotecario, trabajo que realiza con mucha ilusión y satisfacción.

Clubes de lectura y comercio del libro

Norrick-Rühl, C. (2020). Book Clubs and Book Commerce (Elements in Publishing and Book Culture). Cambridge: Cambridge University Press. doi:10.1017/9781108597258

Texto completo

En el siglo XX, millones de lectores recibieron libros por correo de clubes como el Book-of-the-Month Club, Book Society o Bertelsmann Club. Este estudio ofrece una introducción a los clubes de libros como canal de distribución y fenómeno cultural, y muestra que los clubes de libros y el comercio del libro están vinculados inextricablemente. Sostiene que es necesaria una perspectiva global para comprender el impacto cultural y económico de los clubes de libros en el siglo XX y en el siglo XXI. También explora las razones centrales para pertenecer a un club de lectura, condensándolas en cuatro categorías sucintas: conveniencia, comunidad, concesión y, lo que es más importante, conservación.

Una adolescente de L.A. comparte su pasión por la lectura a través de una organización que colecciona y distribuye 22.000 libros a estudiantes necesitados

Alana Weisberg en su garaje lleno de libros. Weisberg ha reunido más de 22.000 libros para donar a escuelas para repartir a los estudiantes que no tienen acceso a la biblioteca durante la pandemia. (Foto cortesía de Jillion Weisberg)

L.A. teen shares passion for reading through organization that collects, distributes books to needy students: Bookworm Global has handed out more than 22,000 books since the coronavirus pandemic hit. DN. enero 2021

Bookworm Global

Leer siempre ha sido uno de los pasatiempos favoritos de Alana Weisberg. Así que cuando la pandemia del coronavirus obligó a cerrar las escuelas y casi todas las actividades y de repente tuvo mucho más tiempo libre en sus manos, se encontró comprando frecuentemente libros en línea para alimentar su insaciable apetito por la lectura. Eso la hizo pensar en los niños sin acceso a materiales de lectura porque las bibliotecas estaban cerradas, dijo la estudiante de segundo año de 16 años de Los Ángeles.

Inspirada por el trabajo de otra organización caritativa a la que pertenece, que había estado distribuyendo libros a niños en hogares de acogida, Weisberg pensó en ampliar el esfuerzo a otros estudiantes que se beneficiarían del acceso a los libros durante la pandemia. Así nació Bookworm Global, una organización filantrópica que Weisberg inició y que ha recolectado y distribuido más de 22.000 libros nuevos o seminuevos a niños desde la primavera.

Lo que comenzó como un modesto esfuerzo para recolectar y distribuir libros a las organizaciones locales se ha ampliado para incluir la capacitación de miles de niñas y niños otros jóvenes “embajadores” para llevar a cabo campañas de recolección de libros en sus propias comunidades, incluso en el área de la bahía y fuera del estado. Los libros que se recolectan suelen ser recogidos por Weisberg y su madre. Luego hacen arreglos para llevar los libros a las escuelas u otras organizaciones sin fines de lucro en el área que puedan entregarlos a los estudiantes. Bookworm Global también ha donado libros a un orfanato en México.

El objetivo de Bookworm Global es promover la alfabetización. Esa es un área de especial preocupación en Los Ángeles, donde hay una gran población de jóvenes sin hogar, estudiantes de inglés y otros estudiantes que están luchando por leer a nivel de grado. Poner los libros en manos de los estudiantes es fundamental para que los niños puedan alejarse momentáneamente de las duras realidades de sus condiciones de vida en COVID-19 y viajar a nuevos mundos a través de la lectura.

Los autores de Colorado promocionan sus libros a través de las pequeñas bibliotecas libres

 

img_2212-e1596569081795

Los miembros y escritores de la Liga de Autores de Colorado, Harper McDavid, izquierda, y Melissa Payne entregan copias de sus libros en Little Free Library en Taos Road en Indian Hills. (Foto)

 

 

La Liga de Autores de Colorado terminará su primer Book Bomb Week (Bombardeo de libros), un esfuerzo en el que los autores publicados de Colorado donaron copias de sus libros a Little Free Libraries en sus lugares de origen.

El programa fue presentado por la copresidenta de la liga, Lisa Reinicke, quien vio la oportunidad de ayudar a las comunidades, lectores y autores a través de Little Free Libraries, una asociación sin fines de lucro en todo el mundo.

“Quería involucrar a los autores de Colorado en sus comunidades y llevar sus libros a las Little Free Libraries. Además, la gente está leyendo más… así que el objetivo es, si disfrutas del libro, cuéntaselo a un amigo o considera comprarlo ”, dijo Reinicke.

En este momento, las ventas de libros físicos no están exactamente en su punto álgido, por lo que este proyecto ayudará a los autores a obtener visibilidad y a los lectores a obtener un libro gratis.  Así, más de dos docenas de autores de Colorado ya han depositado sus obras en las casitas de madera para compartir libros, cuyo registro oficial en Little Free Library cuesta alrededor de 40 dólares. Registrarse en la organización supone la entrega de una placa de identificación y un lugar en el mapa localizador global en littlefreelibrary.org/ourmap, así como también conecta a los administradores (como se llama a los propietarios individuales, todos voluntarios) con los recursos.

No importa cuán exitoso sea, el proyecto no generará dinero para los escritores o editores, y depende de las donaciones de individuos y editoriales. Pero para muchos autores, simplemente ser leído y apreciado es un regalo en este momento.

Si bien la distribución solo asciende a uno o dos libros por día, por autor, el programa ya está mostrando resultados. El primer libro que donó McDavid contenía un marcapáginas con su información de contacto. En cuestión de horas, alguien le contactó para preguntarle si podían conseguir copias de su novela “Zapata” para un club de lectura.

Fundada hace 11 años, la red Little Free Library nació cuando Todd Bol construyó una biblioteca a partir de una vieja pajarera en honor a su madre, una maestra apasionada por transmitir la pasión por la lectura entre los niños. Colocándo en su patio delantero, una pequeña biblioteca para uso comunitario. En la actualidad, existen pequeñas bibliotecas gratuitas en los 50 estados de EE. UU. Y en 108 países. La organización sin fines de lucro celebró la instalación de su Little Free Library número 100.000 en Houston en marzo.

El número total de visitas a Little Free Libraries ha mostrado un gran aumento en su uso desde mediados de marzo con el cierre de las bibliotecas y librerías durante el estado de alarma, con unlalance de muchos más libros leídos de los que regresan respondiendo a la situacion de pandemia. Las pequeñas bibliotecas libres ocupan un lugar único en sus comunidades. Incluso, la gente durante el COVID-19 las ha estado (abasteciendo) con alimentos, máscaras faciales y artículos de aseo personal, además de libros. Se han convertido en pequeñas balizas para el compromiso con la comunidad.

Llevando libros al desierto a los refugiados sirios

 

refugee-feat

 

Bringing Books to the Desert For Syrian refugees, a network of libraries and literacy By Karen E. Fisher and The Zaatari Camp Librarians. Marican Libraries| July 1, 2020

Ver completo

 

En el desierto norte de Jordania, en el campamento de refugiados conocido como Zaatari, 76.000 sirios viven, trabajan, rezan y leen -gracias a un sistema de bibliotecas gestionado por refugiados-. El campamento de Zaatari se estableció en 2012, cuando unos pocos refugiados cruzaron la frontera hacia el desierto de Jordania para refugiarse de la guerra civil de Siria. El asentamiento creció rápidamente, lo que exigió una respuesta de emergencia coordinada del Gobierno de Jordania y de asociados como el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). El campamento está ahora bajo la administración conjunta de la Dirección de Asuntos de Refugiados de Siria y el ACNUR, con muchos asociados de las Naciones Unidas, gubernamentales, humanitarios, nacionales e internacionales. En el entorno de bajos recursos y grandes limitaciones de Zaatari, sólo alrededor del 82% de los niños que reúnen los requisitos necesarios están matriculados en clases (a las que asisten cuando no se lo impiden las condiciones meteorológicas, las prácticas de trabajo infantil, las costumbres de los padres, la intimidación o los problemas de aprendizaje). El Wi-Fi está restringido a ciertas zonas y la intensidad de la señal varía.

Entre la población adulta del campamento, el nivel de alfabetización es bajo: el 79% de sus residentes proceden de la región agrícola de Dara’a, en el sur de Siria, donde la gente suele tener menos nivel educativo que en una metrópoli como Damasco.

Antes de la guerra civil siria, las escuelas y universidades sirias estaban consideradas entre las mejores del mundo árabe. El ingenio y la creatividad están siempre presentes en Zaatari- en sus 32 escuelas, cinco parques infantiles, 58 centros comunitarios y 12 bibliotecas.

No hay ni una sola librería en el campamento. Como es la norma en los países árabes (y en muchos otros), todos los libros y periódicos que entran al campamento deben tener su contenido político, religioso y cultural aprobado por las autoridades nacionales. (Los libros sobre la sexualidad o el uso indebido de drogas, por ejemplo, se considerarían incompatibles con las normas islámicas y culturales).

Gracias al sistema de bibliotecas, los residentes del campamento -como vendedores de pepinos y cebollas entre carros tirados por burros y llamadas a la oración que resuenan desde la masjid (mezquita)- pueden prestar atención a la primera palabra del Corán: “Iqra”. (“Leer”)

Las bibliotecas de Zaatari son únicas en varios sentidos. En primer lugar, son administradas por los propios refugiados, en lugar de personal de las ONG o visitantes externos. En segundo lugar, las bibliotecas funcionan como una red, lo que por supuesto requiere la cooperación de las seis ONG que las dirigen. En tercer lugar, las operaciones innovadoras y la prestación de servicios de la red de bibliotecas rivalizan con la calidad de las bibliotecas públicas de muchas ciudades árabes. Las bibliotecas de Zaatari ofrecen clubes de lectura, clubes de escritura, servicios de preservación cultural, programas de cuentos, iniciativas de alfabetización, servicios de asesoramiento a los lectores, capacitación en materia de seguridad de Internet y de los medios de comunicación, y actividades de extensión comunitaria. También ofrecen educación sobre conocimientos básicos de información, una necesidad apremiante, ya que muchos refugiados son blanco de estafadores en línea que ofrecen empleo falso, inmigración y otras oportunidades, así como desinformación sobre amnistías, devolución de bienes y reclutamiento militar en Siria.

Club de Lectura Radiofónico

 

1593511706_004828_1593519046_sumario_normal

‘Club de Lectura Radiofónico’

Ver en cadena SER

Audios

 

El Club de Lectura Radiofónico es una iniciativa de la Biblioteca Pública de Albacete surgido durante la pandemia en colaboración con la cadena SER. Dónde con el cierre de bibliotecas han leído y comentado varios libros en las ondas con la participación de usuarios, bibliotecarios y autores.

En este escenario, es lógico pensar que los clubes de lectura deben también transformarse, adoptando nuevas formas de expresión que permitan conferirles un nuevo atractivo y vincularlos al mundo virtual, en el que actualmente se alojan todas nuestras actividades sociales, como afirma Laboratorio de Radio radio “como medio transformador de los clubes de lectura, fusionando dos mundos que potencian la imaginación, y la escritura como enlace entre ambas disciplinas, donde la creatividad será el motor y el compartirlo el corazón de la actividad”. 

La Universidad de Rice instala pequeñas bibliotecas libres en su campus para fomentar la lectura

 

img_5083

 

En este blog hemos hablado ya del fenómeno de las en diversas ocasiones. En casi todos los sitios estás pequeñas instalaciones tenían como motivo la lectura entre vecinos, pero la Universidad de Rice ha demostrado que también tienen un importante papel que jugar en el ámbito académico.

Las pequeñas bibliotecas, se asemejan a una casa de pájaros para libros, a veces también se les denomina casas de hadas, que se intalan en vecindarios residenciales, que tienen como finalidad compartir libros y lecturas, para ello usan  cajas de materiales reciclados como punto de intercambios: toman prestada una novela o dos y dejan una biografía o una colección de cuentos para el próximo lector que acuda. Los libros infantiles también son títulos populares para llevar y dejar.

Gracias a un esfuerzo conjunto entre los miembros de la Facultad del Centro para la Excelencia Docente (CTE), la BBibliotecade Fondren, y la Facultad de Ingeniería y Planificación (FE&P), Rice instaló su tres primeros puntos de intercambio de libros a través de pequeñas bibliotecas.

Muchos estudiantes han admitido que rara vez leen libros por diversión después de ingresar en la universidad. Según una encuesta, la mayoría de los estudiantes no habían leído una sola novela desde que ingresaron en la universidad. Por lo que parece evidente realizar acciones como esta que animen a la y fomenten la lectura.

Apenas unas semanas después de su instalación, las cajas ya estaban repletas de títulos populares y divertidos, incluyendo todo, desde obras de Dean Koontz y John Saul hasta “The Hitchhiker’s Guide to the Galaxy”, “American Psycho”, un compendio de Harlan Ellison. historias y un conjunto casi completo de títulos de George RR Martin “Una canción de hielo y fuego”.

Los miembros del personal de la Biblioteca Fondren están ansiosos por trabajar con los estudiantes de CTE para promover la lectura en el campus, y están entusiasmados de ver las pequeñas bibliotecas gratuitas en el campus.

Lisa Balabanlilar, profesora asociada de historia y actual presidenta de la Facultad Fellows, una de las impulsoras del proyecto dijo “Siempre me ha fascinado este movimiento internacional de pequeñas bibliotecas libres”, dijo. “Y por eso pensé, tenemos que poner la lectura popular, la lectura divertida frente a ellos y hacer que forme parte de su propia cultura”

Beneficios de la lectura sobre la salud y el bienestar de las personas. Estudio sobre aspectos preventivos de la lectura

 

f7481ddf3714b3f7bdba37fa7e5091de

 

Alonso-Arévalo, Julio ; Fernández.Martín, Celia Luz ; Alonso-Vázquez, Antia ; Mirón-Canelo, José-Antonio. Beneficios de la lectura sobre la salud y el bienestar de las personas. Estudio sobre aspectos preventivos de la lectura. Lisboa: Associação Portuguesa de Documentação e Informação de Saúde (APDIS ), 2020. Publicações Técnicas APDIS. ISBN  978-989-54663-0-6

Texto completo

 

El objetivo de este estudio es identificar y analizar los elementos que se asocian a la lectura para conocer cómo los hábitos lectores inciden en la Salud. Para ello se realizó un estudio transversal de tipo muestral mediante una encuesta entre personas que habitualmente leen y, que fue distribuida en línea a través de listas de distribución y redes sociales interesadas en el ámbito de la lectura y la Salud. En la misma, los encuestados tenían que valorar aquellos aspectos que consideran más importantes para ellos respecto a la lectura como pueden ser: tranquilidad, diversión, información y otros. Se cumplimentaron 1.511 encuestas de varios países, especialmente de España y países de Latinoamérica. Los resultados observados ponen de manifiesto que además de valorar la importancia de la lectura en relación con las funciones tradicionales como son las actividades formativas e informativas, los encuestados también utilizan y valoran la capacidad que tienen la lectura en relación con aspectos preventivos y saludables como son: paliar la soledad, evitar pensamientos negativos y gestionar mejor las emociones.