Archivo de la etiqueta: Préstamo

Boise Public Library renovará automáticamente los préstamos a sus usuarios hasta cinco veces seguidas

 

safdie-slc-library

Boise Public Library

https://www.boisepubliclibrary.org/

 

Los cambios son parte del esfuerzo continuo de la biblioteca para mejorar la experiencia del cliente para todos los usuarios. Boise Public Library, una biblioteca pública de Estados Unidos está implementando algunas mejoras en los servicios al usuarios, así, a partir del 1 de mayo, la biblioteca renovará automáticamente la mayoría de los artículos prestados hasta cinco veces, a menos que el artículo esté reservado para otro usuario. Cada renovación automática extenderá el período del préstamo por dos o cuatro semanas adicionales. Los usuarios serán notificados de la renovación por correo electrónico dos días antes de la fecha de vencimiento del artículo.

 

El servicio bibliotecario público en España es muy bien valorado (una nota de 8,1), pero desciende el préstamo de libros

 

libraries_new_ways_to_return_807x538-807x538

Barómetro de Hábitos de Lectura y Compra de Libros 2018. Madrid: Federación de Gremios de Editores de España (FGEE), 2019

Texto completo

Gráficos

Respecto del año pasado, se mantiene estable tanto el porcentaje de asistentes a la biblioteca como la proporción de visitantes frecuentes. Las bibliotecas están muy bien valoradas por sus usuarios, le dan una nota de 8,1 sobre 10. Sin embargo sólo el 46,2% de los asistentes a una biblioteca tomaron prestado algún material en el último trimestre; principalmente libros (44,9%). A partir de los 15 años también se observa un menor uso de la biblioteca como lugar de lectura o para obtener libros y aquellos que acuden van principalmente a estudiar.

 

Esta semana se ha presentado el Barómetro de Hábitos de Lectura y Compra de Libros 2018 editado por la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE),  elaborado por la empresa Conecta Research & Consulting. Los resultados se obtuvieron a partir de una muestra realizada entre 5.000 individuos. El objetivo del estudio es conocer el comportamiento lector de los españoles en el momento actual y obtener información que facilite la formulación y evaluación de políticas y planes de lectura. A parte de los datos sobre lectura, y compra de libros el informe también recoge datos sobre asistencia a bibliotecas y la valoración que los ciudadanos hacen de este servicio público, a nivel general el servicio bibliotecario público goza de una muy buena valoración (una nota de 8,1 sobre 10), pero lamentablemente sigue reduciéndose el uso del servicio de préstamo de libros (59% en 2012 al 46% en la actualidad). Por Comunidades Autónomas la gran mayoría de los usuarios valoran muy positivamente sus bibliotecas y les conceden notas por encima del 7,5. si  bien, los usuarios de Madrid, País Vasco, Canarias, Cataluña, La Rioja, Castilla y León, Murcia y Aragón, valoran sus bibliotecas por encima de la media.

46871002501_c88ebac126_b_d

 

La asistencia a bibliotecas o bibliobús desciende ligeramente con respecto al Barómetro de 2017. El 31,2% de los entrevistados acudieron a una biblioteca o bibliobús en el último año. La mayoría de los usuarios acudieron de manera ocasional, sólo el 27,4% de los usuarios acude de manera frecuente. Aunque se mantiene el número de usuarios total (en 2012 era un 30%), sí se observa una disminución de usuarios frecuentes (35% en 2012 respecto al 27% en 2018).

La mayoría de los usuarios de las bibliotecas acuden a ellas para tomar o devolver libros en préstamo (65,3%). Un 26,1% acuden a su sala de estudio, prácticamente el mismo porcentaje de los que acuden para consultar libros allí o para leer en la sala de lectura. ¿A qué tipo de biblioteca? El 90,7% acude a una biblioteca pública, el 10,2% a una biblioteca universitaria, el 3,9% a una escolar y un 0,8% a otros tipos de bibliotecas.

Los no usuarios señalan que no les interesa o no tienen costumbre de ir a la biblioteca (39,6%). Entre los menores, el 63,6% de los niños entre 10 y 14 años consultados son socios de las bibliotecas, si bien un 73,2% acudió en el último año. El porcentaje desciende entre los niños y jóvenes de 15 a 18 años, el 54% señaló que era socio y el 58% que había acudido a una en el último año.

Otras cifras clave del informe de 2018:

El número de lectores en tiempo libre alcanza el 61,8% de la población. También crece el número de lectores frecuentes, aquellos que leen al menos una o dos veces por semana, que ya suponen el 49,3% de la población. Un 38,2% de españoles no lee nunca o casi nunca.

Mayor porcentaje de lectoras de libros en tiempo libre que de lectores en todos los grupos de edad y nivel formativo. Se mantiene la tendencia alcista de lectores mayores de 45 años. Se observa una relación directa entre el nivel de estudios finalizados y la ratio de lectores.

La falta de tiempo sigue siendo el principal argumento de los no lectores para explicar su falta de hábito (49,3%).

Casi todas las comunidades autónomas mejoran sus índices de lectura. Sólo Extremadura y País Vasco registran un retroceso. La Rioja y Cantabria mantienen sus cifras.

El 44,5% de los lectores lee habitual u ocasionalmente en dos o más lenguas (el 21,3% suele leer en inglés, el 20,3% en catalán/valenciano y el 4,2% en francés). El 92,4% de la población tiene como idioma habitual de lectura el castellano.

Crece el número de lectores de libros en soporte digital hasta el 23,2% (6% solo lee en formato digital y el 17,2% lee en ambos formatos). El perfil es el de un lector algo más joven que el lector en papel.

El lector digital es un lector más intensivo, lee una media de 13,2 libros al año, frente a los 11,2 del lector que sólo lee en papel. Tiene una biblioteca con mayor número de ejemplares en su hogar, 269 libros de media frente a los 230 de los lectores que sólo leen en papel.

El 79% de los libros digitales leídos en el último año se obtuvieron sin pagar. Únicamente un 21% de los entrevistados señalaron que obtenían libros digitales pagando por ellos.

Audiolibros. Actualmente, sólo el 2,5% de la población de 14 o más años señala que escucha audiolibros con frecuencia al menos trimestral. Un 1,1% lo hacen de forma frecuente, al menos una vez a la semana.

La lectura en niños es generalizada. Sin embargo, comienza a decaer a partir de los 14 años. También se observa un menor uso de la biblioteca como lugar de lectura.

¿Por qué leen? Jóvenes y mayores perciben la lectura como una actividad que “contribuye a tener una actitud más abierta y tolerante”, que “es una actividad emocionante y estimulante” y que “ayuda a comprender el mundo que nos rodea”

Los lectores consultados consideran que su afición por la lectura se inició a los 15 años.

Aumenta ligeramente tanto la proporción de compradores de libros (62,4% frente al 61% anterior) como del número de libros comprados (10,3 frente a 9,4)

 

 

 

Máquinas de autoservicio en las bibliotecas en Hong Kong

 

20181213155401082

 

La segunda máquina de autoservicio de la biblioteca de Hong Kong abre sus puertas en Tsim Sha Tsui. Estas estaciones ofrecen servicios las 24 horas del día, tales como préstamo, devolución, pago y recogida de material reservado de la biblioteca.

 

La primera maquina de autoservicio de la biblioteca se instaló en el Centro Deportivo Island East en Sai Wan Ho en diciembre del año pasado. La segunda en Tsim Sha Tsui de Hong Kong con el objetivo de ofrecer servicios las 24 horas del día, según anunció el Departamento de Servicios Culturales y de Ocio. Ubicada en el Centro Cultural, la estación almacena alrededor de 300 libros en inglés y chino. Los lectores pueden usar sus tarjetas de la biblioteca o sus tarjetas de identidad de Hong Kong para pedir prestados y devolver libros, recoger materiales reservados y pagar los honorarios de la biblioteca.

El diseño de la estación de la biblioteca toma como referencia las características arquitectónicas y geométricas únicas del Centro Cultural. Utiliza vidrio y paneles estampados para dar un aspecto fresco al espacio cubierto.

Esta previsto que en el primer semestre del próximo año se inaugurará una nueva estación de autoservicio de la biblioteca cerca de la estación Tai Wai MTR en Sha Tin.

station

Cada estación de autoservicio de la biblioteca proporcionará alrededor de 300 libros de préstamo, con una colección adecuada de títulos tanto en chino como en inglés de varias áreas temáticas para satisfacer los intereses de los diferentes grupos de edad. Se hará referencia al perfil del distrito, el patrón de uso, las opiniones de los lectores, las listas de best-sellers y las instalaciones vecinas en la evaluación de las necesidades de los usuarios para la provisión de libros apropiados.

 

 

 

 

La Biblioteca del Distrito de Ann Arbor presta todo tipo de objetos, desde telescopios a instrumentos musicales

ad6_webtoolscollections007

 

Hace 40 años, un grupo de mujeres de Ann Arbor, que formaban parte d la Asociación de Bibliotecas para Mujeres, ayudó a financiar una colección de artículos inusuales para la Biblioteca del Distrito de Ann Arbor. Hoy en día, la colección incluye cámaras térmicas para instrumentos musicales, todas disponibles al público.

Ann Arbor District Librar

Algunos de los de los objetos en préstamo incluyen reliquias como grandes juegos de mesa, esqueletos, herramientas, instrumentos musicales, luces de discoteca, un ajedrez gigante, una cámara térmica, etc.. “Lo que hemos hecho es tomar artículos caros que la gente podría querer usar una o dos veces, y ponerlos en la colección”, dijo Josie Parker, Directora de la Biblioteca del Distrito de Ann Arbor.

 

Ver catálogo Tools Musica

 

Servicio de préstamo de juguetes en bibliotecas

38606931380_1010858d6f_b_d

En la era digital, las bibliotecas están rediseñando sus servicios y reimaginando sus espacios para competir mejor en la era digital, abordando nuevas propuestas más allá del libro y teniendo en cuenta las necesidades se sus comunidades más cercanas. De este modo, las bibliotecas de los sistemas de Clemons Library y Jefferson-Madison Regional Library han iniciado un programa piloto para poner en marcha el primer servicio de préstamo de juguetes en bibliotecas. 

 

En alguna otra ocasión hemos hablado en este foro de aquellas cosas curiosas que están prestando algunas bibliotecas, o de iniciativas como Library of Thing, la biblioteca de las cosas; por ello, nos hacemos eco de un nuevo servicio de préstamo de juguetes que se acaba de iniciar en Jefferson-Madison Regional Library y cuya propuesta ha sido replicada por Clemons Library, el préstamo de juguetes.

En el caso de Clemons Library, los padres y los niños pueden consultar el catálogo para decidir qué juguetes desean tomar en préstamo. Los juguetes se pueden llevar en préstamo durante dos semanas, y actualmente están ubicados en la zona de recepción de la biblioteca.

En opinión de Paula Archey, la bibliotecaria encargada del área de alfabetización y aprendizaje en Clemons, este servicio “Tiene sentido porque aquí en la biblioteca es donde están los libros de nuestros hijos”  El servicio está dirigido a los estudiantes de postgrado y doctorado de la Universidad que tienen familias jóvenes y tiene como objetivo proporcionarles recursos para cuidar a sus hijos. En la actualidad el proyecto piloto cuenta con 21 juguetes. Para asegurar la sostenibilidad, se han unido a Madison House y han establecido un programa con una base de voluntarios para ayudar a limpiar los juguetes.

El servicio lo idearon dos estudiantes David Birkenthal y Curry Madison Lewis, inspirados en un comentario que hizo su profesor de arquitectura hablando de las bibliotecas de juguetes que había en Australia; primero probaron su idea en la biblioteca Gordon Avenue Library, en la primavera de 2016, poniéndo en marcha el servicio ese mismo verano. Para ello seleccionaron, valoraron, adquirieron y prepararon los juguetes, abriendo con éxito la primera biblioteca de juguetes de Charlottesville y posteriormente llevando la idea a todas las bibliotecas regionales de Jefferson-Madison a principios del otoño pasado.

Para el proyecto contaron con una subvención del Office of the Dean of Student’s Public Service Programming Board, una organización que otorga fondos para proyectos de servicio a pequeña escala, por la que recibieron dos subvenciones una primera de 1.500 dólares, y una segunda de 2.000 dólares para proyectar el servicio en Clemons library.

 

Préstamo de instrumentos musicales en bibliotecas canadienses

Library borrows a tune

Sandra Singh de la Biblioteca Pública de Vancouver con los instrumentos musicales que ahora están disponibles como parte del programa de préstamos musicales de la biblioteca.

 

Las bibliotecas siempre han sido un catalizador para la innovación creativa, por eso en el siglo XXI ofrecen el acceso al conocimiento, la información y el intercambio cultural en múltiples formatos con el objetivo de proporcionar un acceso igualitario al conocimiento, la información y la cultura

El programa de préstamo de instrumentos musicales en las bibliotecas canadienses se inició por primera vez en Toronto en 2016 antes de expandirse a Vancouver, Montreal y Calgary. Ha demostrado ser muy popular, con los tiempos de espera para pedir prestado instrumentos de ces tres ciudades. 

La Biblioteca Pública de Calgary presta un total de 150 instrumentos y accesorios como guitarras, ukeleles, violines, tambores, xilófonos y teclados portátiles a disposición de cualquier persona que tenga carnet de la biblioteca. El proyecto ha contado con una inversión inicial de 140.000 $, y también se aceptan instrumentos en donación. Además la biblioteca cuenta con un programa de formación para empezar a aprender o perfeccionar el uso de los instrumentos.

Sólo se puede pedir prestado 1 instrumento por vez. El período de préstamo para un instrumento es de 3 semanas. Se permiten 2 renovaciones , lo que significa que puede mantener el instrumento durante un máximo de 9 semanas en total. Si se devuelve tarde un instrumento, se cobrará una multa vencida. Si el usuario pierde o daña un instrumento o sus accesorios, se le cobrará una tarifa de reemplazo.

 

La biblioteca de las cosas: las cosas más sorprendentes que se prestan en bibliotecas

 

library-of-things

The Library of Things poster de Terra Dankowski ilustrado por Brian Mead.

Ampliar imagen

 

El contexto de las bibliotecas está mutando al igual que ocurre en otros entornos sociales. La llegada de los recursos digitales y de las tecnologías de la información están dando lugar a  han dado lugar a que las bibliotecas estén obligadas a desarrollar nuevos servicios y estrategias que van mucho más allá del libro, con el objetivo de continuar siendo relevantes en la sociedad del conocimiento. Las bibliotecas deben adaptarse a un mundo en el que cada vez más y más información está en formato digital, accesible en cualquier momento y en cualquier lugar, por ello las bibliotecas están rediseñando sus espacios y sus servicios para dar cabida a los nuevos comportamientos, necesidades y hábitos que demandan los usuarios y sus comunidades. La incorporación de recursos digitales conlleva una transformación de los espacios, de las tareas y capacidades del bibliotecario, y hasta del mismo concepto de biblioteca. Lo digital está sirviendo de catalizador del cambio de concepto de la biblioteca. Por este motivo, muchas bibliotecas están creando espacios ricos con herramientas y tecnologías avanzadas que inspiran y facilitan el aprendizaje, el descubrimiento, la creación y la experimentación. Entre las propuestas más innovadoras está la relativa a la biblioteca como generadora de contenidos, y el diseño de espacios que favorecen la creación y dinamización de sus comunidades.

Estos servicios surgen en buena medida de lo que se ha denominado economía social o compartida, un nuevo concepto que consiste en que en lugar de ser propietario de las cosas, los bienes “son de todos” y se utilizan cuando se necesitan. Es un sistema económico sostenible en torno a la distribución de los activos humanos y físicos. Incluye la creación compartida, producción, distribución, comercio y consumo de bienes y servicios por parte de diferentes personas y organizaciones. La economía de compartir significa que en lugar de ser dueño de las cosas directamente, la gente paga para utilizarlas solo cuando las necesita. Ejemplos de este sistema son Citi Bike, un sistema de intercambio privado de bicicletas públicas en ciudad de Nueva York; o Zipcar una empresa estadounidense que brinda servicios de carsharing o automóviles compartidos entre sus miembros mediante reserva previa y con tarifas de uso por hora o por día.

Ya en alguna ocasión hemos hablado en Universo abierto de algunos de los objetos más sorprendentes que prestan las bibliotecas. En el Reino Unido existe un proyecto que se denomina Library of Things, un espacio para tomar prestado, compartir y aprender en comunidad. La biblioteca de las cosas presta todo tipo de cosas desde herramientas de bricolaje, jardinería, utensilios de cocina, kit de campamento o trajes de neopreno. Y además organiza talleres para aprender a utilizar esas herramientas, siendo un punto de encuentro entre vecinos que desean aprender y enseñar cosas, lo que favorece la construcción y refuerza en concepto de comunidad.

El poster The Library of Things de Terra Dankowski ilustrado por Brian Mead. muestra algunas de los artículos inusuales que se prestan en las bibliotecas de Estados Unidos. Entre ellos:

  • Máquinas de coser en Sacramento Public Library
  • Muñecas en la biblioteca Port Townsend Public Library de Washington
  • Discos flexibles de 3 y 5 pulgadas (tecnología en desuso, difícil de encontrar) en Montana State University Library
  • Kit de actividades para entrenamiento de perros en Wilkinson Public Library de Colorado
  • Juegod de croquet en Arizona Public Library
  • Proyectores de vídeo en Denver Public Library
  • Kits de experimentos científicos en Denton Public Library en Texas
  • Equipamientos de pesca en Grand Rapids Public Library de Minesota
  • Kits de observación de aves en Shirley M. Wright Memorial Library en Trempealeau, Wisconsin
  • Trajes de Santa Claus en  Bolivar County Library System  (Miss.)
  • Microscopios en Ann Arbor District Library de Michigan
  • Fondue en Temple Terrace Public Library
  • Raquetas para andar por la nieve en McArthur Public Library in Biddeford, Maine
  • Robot de limpieza Roomba en Reading Public Library de Massachusetts
  • Cargadores de móvil en Free Library in Block Island, Rhode Island
  • Paraguas en la Yale Law Library in New Haven, Connecticut
  • Equipos de enlatado en South Sioux City (Nebraska)
  • Instrumentos musicales y sala de grabación en Toronto Public Library
  • Bicicletas Stark County District Library in Canton, Ohio