Archivo de la etiqueta: PreTextos

A lo mejor nos hacen falta tantos bibliotecarios como ingenieros

1554377232_555997_1554377660_noticia_normal_recorte2

Bibliotecas o polígonos

Lorenzo Silva

Cadena SER 20 de abril de 2019

Ver completa

En una biblioteca se genera de forma instantánea una conversación en la que se implica la comunidad. Esa conversación es estímulo y hasta se convierte en motor de la vida cotidiana, en la que introduce una nueva calidad.

«A lo mejor a un pueblo en trance de despoblación le hace más bien una biblioteca que un polígono». La frase, escuchada el otro día en esta misma emisora, tiene un autor y es de ley que antes de nada se deje constancia de su nombre: Luis Antonio Sáez, director de la Cátedra sobre Despoblación y Creatividad de la Universidad de Zaragoza. La afirmación no sólo proviene de alguien que se ha dedicado a estudiar en profundidad un fenómeno y a analizar las posibles respuestas. Encierra además una reflexión inteligente y necesaria sobre el valor y la rentabilidad social de los libros y de la cultura. No cuesta mucho convencer a un alcalde de que emprenda la urbanización de un polígono o la construcción de un polideportivo, aunque es muy probable que ni uno ni otro contribuyan a fijar población; el primero porque sin vías de comunicación no querrá venir empresa alguna, el segundo porque si algún chaval brilla con la pelota ya se encargarán de llevárselo a la gran ciudad. En una biblioteca, en cambio, se genera de forma instantánea una conversación en la que se implica la comunidad, y que con el concurso de un buen bibliotecario alcanza incluso a sus elementos menos letrados. Esa conversación es estímulo y hasta se convierte en motor de la vida cotidiana, en la que introduce una nueva calidad. A lo mejor nos hacen falta tantos bibliotecarios como ingenieros: además de construir cacharritos, tenemos, no lo olvidemos, el reto de darles sustancia a nuestros días.

¿Y si leer estuviera prohibido?

e768513e14fdd23ab9fd4379f0d9cc98

En un mundo en el que leer estuviera prohibido, jóvenes se encerrarían en sus cuartos para ojear sus libros a escondidas.

Se masturbarían una y otra vez mientras pasan sus páginas excitados por el morbo que tiene lo prohibido.

En un mundo en el que leer fuera ilegal, habría bibliotecas clandestinas con puertas traseras donde jóvenes rebeldes e inadaptados se reunirían para calmar su mono de lectura.

Imagínalo, cierra los ojos por un momento e imagina una sociedad que persiguiera a sus lectores.

Qué bonito sería sentarnos tú y yo con un buen libro en mitad de la carretera desafiando al mundo, o que la policía viniera hasta nuestra casa golpeando la puerta a patadas mientras nos metemos unas buenas rayas de Kafka, Poe o Hemingway.

Imagina un mundo en el que leer fuera un acto de rebeldía hacia un sistema que persigue a jóvenes que se niegan a ser copias de copias de otras copias que aparecen en televisión… ¿Un acto de rebeldía? ¡Qué estupidez! Como si en este mundo en el que vivimos ya de por sí leer no fuera una maldita declaración de guerra.

Carlos Kaballero

El diablo en mi biblioteca

 

6412

El diablo en mi biblioteca (1920).

Il diavolo nella mia libreria
de Alfredo Panzini

PDF

Descargar en ePub

Envía a tu kindle

 

Esta obra es de dominio público en los países donde la duración es de 70 años después de la muerte del autor y en los Estados Unidos (publicación antes de 1923).

 

Me convierto en bibliófilo, pero los libros me asustan.

Así fue como me convertí en bibliófilo: pero, incluso demasiado, me di cuenta de que casi todos eran libros serios. Debería haberlo convertido todo en una hoguera. Pero me pareció que las almas de los muertos debían salir, y también la de mi pobre tía para reprocharme. Y también una compañía de sacerdotes para reclamar sus breviarios.

Ya tenía el remordimiento de haber tenido cerca de la mitad de los doce sacos tirados sobre el estiércol – durante el primer conteo – y eran los papeles y los quintos que, por mucho que hubiera puesto en ellos, no habría sido posible reducir los libros a una mejor calidad. Y recuerdo haber visto la bazofia negra del estiércol que se cubre de blanco para las cestas de papel que el granjero y la mujer de la casa tiraron riéndose de ti, pensé: “He aquí el caso para decir, como está escrito en los cementerios, resurgente, que renacerá”. Renacerán en las plantas”. Y le dije al granjero que hundiera todo ese blanco en el estiércol con la horca.

De los libros tan a la izquierda, y con los que había cubierto toda una pared, como dije, conseguí sacar unos cien, que respondían a la intención del anticuario de Milán. Y luego los revisé y los leí al azar, tomando media docena cada vez; y en este asunto he durado mucho tiempo.

Qué efectos tan extraños! Mi alma reaccionó a esas lecturas de una manera tan divertida que me habría divertido si no hubiera sido por mí misma. Porque estaba sufriendo.

Una noche, por ejemplo, después de una larga lectura, tan pronto como apagué la luz, soñé que el mensajero de la humanidad también se encendía; y que me había quedado en el suelo, y por mucho que llamara, no paraban a recogerme: otra noche me pareció que todos esos libros eran muchas pistas, como los que se ponían en las redes y me arrastraban hasta el fondo de un remolino: el pasado inútil. Otra vez tuve la sensación de transformarme en una tròttola, que subía y bajaba los cursos y los llamamientos de la historia. Le aseguro que sentí un golpe de cabeza muy doloroso. Otra vez vi esa hermosa columna de agua que sale de la piscina que está en los jardines públicos de Milán frente a esa fea estatua de un sacerdote sin pedestal y que representa a Antonio Rosmini. Alrededor de la piscina están las niñeras y los mocosos, que lanzan sus barquitos y gritan: “¡Vamos!” Pero sólo vi la columna de agua. Sale con enorme fuerza, toma muchas hermosas inflorescencias blancas, pero cuando ha alcanzado cierta altura, vacila, bromea, tiene un momento invisible de parada, y luego cae inexorablemente. No puede subir más alto. ¡Incluso el hombre con todos sus delanteros! Vamos, me pareció que no podía escalar más, como esa columna de agua.

¿Qué opina, Don Antonio Rosmini? Ese sacerdote estaba hecho de bronce y no me contestó. Pobre hombre! Cuánto debe haber sufrido para reconciliar razón y fe! Pero no voy a leer las obras de Antonio Rosmini. “Al contrario -me dije a mí mismo- si quieres estar sano, debes rechazar lo poco que sabes”. ¿Estudiando? ¿Pensar en ello? ¿Pensar en ello? ¿Cómo enseñan los maestros a los escolares? Qué tontería! Oh, que Alessandro Manzoni me perdone; pero si lo piensas, te da insomnio!

La biblioteca de mi pobre tía, con las náuseas que me producían, trabajaba sobre mí como un gran emético, de modo que concebí la esperanza de liberar el cerebro de demasiada comida.

Día Nacional del Trabajador de Bibliotecas 9 de abril

 

e143f4a50d4f5f844d7a1ce697547821

 

Reconocer a todos los trabajadores de bibliotecas que hacen posible el servicio de biblioteca todos los días en el Día Nacional del Trabajador de Bibliotecas, el 9 de abril, un día designado para los usuarios, gestores, personal, simpatizantes, comunidades y amigos de las bibliotecas para reconocer las valiosas contribuciones hechas por todos aquellos que trabajan en las bibliotecas.

La ALA–Allied Professional Association ha desarrollado un kit de herramientas de publicidad gratuita. El juego de herramientas incluye plantillas descargables para artículos, ejemplos de comunicados de prensa, proclamaciones y anuncios de servicio público, que se pueden utilizar para promover sus actividades.

Tweet sobre sus celebraciones de la NLWD usando el hashtag, #NLWDD19, Comparte fotos y descripciones de sus celebraciones con el Boletín de la Biblioteca Worklife.

 

 

Las bibliotecarias son como Mary Poppins y duermen en las bibliotecas

 

marypoppins

 

Las bibliotecarias son como Mary Poppins y duermen en las bibliotecas por Alejandro Palomas

Ver original

 

En la Redacción de ‘El Asombrario’ hemos recibido una nueva carta de Guille, un niño de nueve años. Y es la cuarta. Creemos que tiene algo que ver con el escritor Alejandro Palomas, que, por cierto, acaba de publicar su nueva novela juvenil protagonizada por Guille, ‘Un secreto’ (Destino). Hoy nos plantea si podemos pedir que las bibliotecarias, a las que tanto quiere y admira, cobren un poco más, para que puedan regresar cada noche a sus casas, y no tengan que dormir en las bibliotecas.

 

Buenos días, señor Director. Vuelvo a ser Guille. Es que estoy en la biblioteca de la plaza, que se llama Municipal, porque mi padre se ha olvidado de venir a buscarme y Lola, la señora que trabaja aquí, me ha dicho que puedo quedarme leyendo mientras le espero. Lo que pasa es que mi padre hace muchas cosas todo el rato y a veces llega muy tarde a buscarme y dice “es que no doy, no me da la vida” y una vez en el coche se puso a sudar y respiraba muy raro, como si hubiera dado diez vueltas al patio de gimnasia y hubiera llegado el último como Lorena Silva, que aunque repite curso va muy lenta porque merienda Donuts y zumo de bote y bueno.

Es que la señora Lola me ha dado una manzana y ha dicho “toma, una pieza de fruta siempre viene bien” y luego se ha puesto a ordenar libros con un carrito hasta que ha llegado un chico mayor aunque no mucho y han hablado así muy bajito porque es la biblioteca y si hablas te ponen un negativo y entonces ella se ha reído como que no quería pero sí, y ha dicho “Ay, Jose, si es que yo vivo aquí, parece que no lo sepas”. Entonces he notado una cosa por encima de la barriga que era dolor aunque distinto, porque seguro que lo de que la señora Lola vive en la biblioteca era un secreto mundial de los espías de Miami del Norte y para que no me vieran me he tapado la cara con el libro de La sirenita, que es nuevo porque es en moderno. Es que la señora Lola siempre me da libros muy chulos con dibujos que se llaman ilustraciones y dice: “Este te gustará mucho, Guille. Ya verás”. Y en el de hoy, la Sirenita ya no se ahoga como pasaba en el antiguo, que era de un señor que siempre estaba triste porque era de Dinamarca. En el nuevo, la Sirenita se hace capitana de un barco moderno porque estudia en la Cruz Roja y como no quiere novio ni nada, rescata a personas del mar que van en barcas de goma sin tapón. La señora Lola me dijo ayer que a lo mejor a Ariel le pagaban menos que a los sirenos y se quejó muchas veces, pero como nadie le hacía caso al final se cansó.

Lo que pasa, señor Director, es que yo creía que las bibliotecarias solo estaban en la biblioteca un rato largo y después se iban a casa con su familia, pero ahora ya sé que viven aquí y seguro que tienen una cama que está detrás de una pared secreta con libros y a lo mejor no pueden salir ni nada porque son esclavas y les pagan muy poco y por eso nunca comen ni tienen un piso. ¿Y usted podría llamar por mensaje de móvil al presidente del mundo de España y contarle el secreto sin que se entere nadie y decirle que les pague una semanada de diez euros o más para que puedan tener vacaciones y no se mueran jóvenes de tanto trabajar sin que les dé el aire? Es que si no, seguro que se mueren muy jóvenes y si la señora Lola se muere seguro que cierran la biblioteca y ponen un súper o un gimnasio de músculos y ya no me dejarán quedarme aquí cuando papá se olvide de mí.

Y entonces…

Entonces ¿quién fabricará los libros gratis con los cuentos modernos y nos dará la merienda que no engorda y apagará los ordenadores y las luces cuando no haya nadie porque si no se gasta la luz que dice papá que está muy cara y eso sí que no?

Y otra cosa, señor Director: ¿Puede preguntarle también al presidente si las bibliotecarias son como Mary Poppins porque se quedaron huérfanas muy pequeñas o son así porque leen todo el rato para encontrar secretos que duelan y quitarlos de los libros antes de abrir por la mañana?

Y ya está porque creo que padre me llama desde la calle con la bocina ronca.

Novelista, traductor y poeta, ha recibido, entre otros, el Premio Nacional de Literatura Juvenil 2016 con Un hijo y el Premio Nadal 2018 con Un amor. Su obra ha sido traducida a más de 20 lenguas.

 

‘Los bibliotecarios fueron el primer Google’: una nueva película explora el papel de las bibliotecas como servicio público

 

707445447

“The Public”, la última película de Emilio Estévez explora la complicada relación entre las bibliotecas y la comunidad de las personas sin hogar. se sitúa en la Biblioteca Pública de Cincinnati mientras la ciudad experimenta un frío ártico.

 

Emilio Estevez también protagoniza la película “The Public“, en la que interpreta a Stuart Goodson, un bibliotecario que se ve en una situación complicada cuando un grupo de personas sin hogar que visitan regularmente la biblioteca deciden una noche que no se irán a la hora de cierre, y ocupan el espacio de la biblioteca, inspirados por los ideales del movimiento ‘Occupy Wall Street‘, una acción de protesta nacida del Movimiento del 15-O, que desde el 17 de septiembre de 2011 ha mantenido ocupado el Zuccotti Park de Lower Manhattan en la Ciudad de Nueva York.

Mientras que el acto de desobediencia civil desencadena inevitablemente un circo mediático y un enfrentamiento con la policía, la historia se centra principalmente en cómo las bibliotecas se han convertido de hecho en refugios para personas sin hogar, lo que obliga a los bibliotecarios a adaptarse a desempeñar el papel de mediadores sociales no cualificados y personal de primera respuesta.

Estévez dijo que escribió el guión de la película después de leer el artículo titulado “Libraries Become Temporary Refuge for Homeless” escrito por Chip Ward en Los Angeles Times en 2007 sobre cómo las bibliotecas se estaban convertido en un refugio para personas sin hogar. “Empecé a imaginarme cómo sería si los clientes en una noche particularmente fría decidieran no irse. Cómo se vería, cómo reaccionaría la policía, cómo reaccionarían los políticos, cómo lo harían los medios de comunicación”. Es una película que realmente rinde homenaje a los marginados, a los inadaptados y a los pobres”. Aunque nunca se imaginó que el proyecto tardaría más de una década en llevarse a cabo, considera que la historia es más importante ahora que nunca. Además añadió que “Cuando haces una película sobre bibliotecas, personas sin hogar y problemas mentales… Son las películas más complicadas de hacer y de lograr financiación. Así que necesitas toda la ayuda que puedas conseguir. Y el estado de Ohio apareció, y es una carta de amor a Cincinnati, una carta de amor a las bibliotecas.

La historia continua con el papel de la policía en las negociaciones con las personas sin hogar, el fiscal del estado que trabaja con la policía y los medios de comunicación que cubren la noticia.

Estevez, que está de gira promocionando la película, a menudo ha organizando proyecciones en bibliotecas y refugios para personas sin hogar, y está observando de primera mano cómo su trabajo está conectando con la gente a la que se ha esforzado por retratar, para ello está hablando con los bibliotecarios sobre el significado de las bibliotecas y su responsabilidad de servir a las personas marginadas.

La experiencia de ver la película en bibliotecas, no sólo ha proporcionado a los bibliotecarios y a las personas sin hogar una representación de sus vidas cotidianas que nunca antes habían visto, sino que también les ha proporcionado una nueva herramienta para ayudar a crear conciencia sobre el tema de los marginados y la labor de la biblioteca como un lugar espacio público de acogida.

Según Estévez “Los bibliotecarios fueron el primer Google. Y creo que debemos tener en cuenta este espacio sagrado cuando cualquier usuario se acerca al mostrador del bibliotecario de referencia y hace una pregunta. ¿Adivinas qué pasa? Las personas obtienen respuestas a sus preguntas, y las bibliotecas son el espacio donde se produce este hecho. Y mientras reciben ese servicio, no son bombardeados con anuncios ni con  spam”

Estévez recuerda que pensó “¿Qué mensaje quería dejarle al público? La palabra es simple un rayo de esperanza”.

 

Leer es una vagancia sin monotonía

 

a1bc11f74ce368e494d7f699e2585474

“La lectura es compatible con la espera. Leer es una vagancia sin monotonía. Solo cuando dejé de trabajar descubrí con asombro el reino espacioso de libertad de las mañanas de diario. Si me da la gana puedo sentarme a leer en cuanto he terminado de fregar las cosas del desayuno y he vuelto del paseo con Luria. Cuando salgo a la calle llevo un libro conmigo. Leo mientras espero la comida, las pocas veces que voy a un restaurante, y mientras tomo el café después de comer o apuro mi copa de vino. Leo cada viernes a mediodía en Mascote do Sacramento, que está a un paso de mi casa y sirve el mejor bacalhau à brás de Lisboa. Encuentro una plazoleta silenciosa con un banco y una de esas acacias gigantes y protectoras de Lisboa y me siento un rato a leer a la sombra. La lectura abrevia y distrae el tiempo de la espera. Eso es algo muy valioso en esta ciudad en la que las cosas pueden suceder a un ritmo muy lento. Mientras estoy leyendo el tiempo queda en suspenso. Paso de una lectura a otra sin ningún orden. Leo dos o tres libros a la vez, según las horas, en distintos lugares. Leo los diarios de las navegaciones del capitán Cook por los mares del Sur. Leo una historia del terremoto de Lisboa de 1755. Leo un libro sobre los fundamentos moleculares de la memoria escrito por el jefe de Cecilia y firmado para ella con una rúbrica florida y unas palabras de elogio más halagadoras todavía por venir de un premio nobel. Los tomos más cuantiosos los reservo para el sillón anatómico. También está aquí junto a una ventana que da a la calle. En un grado de grosor descendente están los libros de leer en la cama, y los de llevar en la mochila, o en el bolsillo de la chaqueta. Los más dúctiles son los de poesía. No sabía que hubiera coleccionado tantos. Leía sobre todo poemas cuando no tenía tiempo de leer otra cosa. «The quick fix of poetry», dice mi amigo Dan Morrison: el subidón rápido de la poesía. Como no hago viajes ni estoy pendiente de comprar inmediatamente novedades ya no tengo necesidad de usar el Kindle. Me gusta la constancia física de la lectura. En un anaquel separado voy poniendo los libros ya leídos. Al verlos juntos perduran más en la memoria. La biblioteca a lo largo del pasillo, llena de libros pero no abrumadora, porque llega solo a la altura de los ojos, me da tanta seguridad como una alacena o un sótano con estantes bien surtidos de toda clase de víveres. Mi escena favorita en esa película, The Shining, es cuando el cocinero viejo le va enseñando a Shelley Duvall una por una las dependencias del almacén en el que se guardan en un orden perfecto todas las provisiones que necesitarán ella y su familia durante su aislamiento de varios meses de invierno.”

Antonio Muñoz Molina “Tus pasos en la escalera”