Archivo de la etiqueta: PreTextos

Una biblioteca móvil infantil a lomos de un camello que recorre el desierto de Gobi

 

locus_11217

 

Dashdondog Jamba. Ha dedicado su vida a escribir, traducir, publicar y transportar libros para niños de toda Mongolia en su camello sin ningún tipo de financiación que la que obtiene de sus publicaciones y traducciones. 

 

Dashdondog Jamba durante los últimos 20 años ha viajado 50.000 millas (137.000 kilometros) por el desierto del Gobi, a través de cada provincia de Mongolia a lomos de su camello, sólo contando con la colaboración de su esposa y su hijo. A menudo pasan varios días en un mismo lugar para dar a tantos niños como sea posible la oportunidad de leer sus libros. A

“Es un poco diferente de otras bibliotecas”, dice Jamba. “Las paredes de esta sala de lectura están hechas de montañas cubiertas de bosque, el techo es azul, el suelo es una estepa cubierta de flores, y la bombilla de lectura es el sol.”

Jamba creó su biblioteca móvil a principios de la década de 1990, poco después de que Mongolia abandonara el comunismo y adoptara la economía de libre mercado. Y a pesar de que la vida cambió en general para bien, ninguna entidad pública quiso hacerse cargo de la lectura. La mayoría de las bibliotecas infantiles se convirtieron en bancos. Jamba intentó mantener vivas las bibliotecas. “Aunque había luchado contra ello”, dijo, “mis esfuerzos no funcionaron”. Pero no se rindió. Deicidió que si los niños no tenían un lugar donde ir a buscar libros, él les llevaría los libros a los niños. Actualmente atiende a un millón de mongoles que viven como nómadas o seminómadas en medio del desierto del Gobi.

Desde entonces, ha estado escribiendo libros para niños, traduciendo literatura juvenil extranjera al mongol y llevando libros a niños que de otra manera nunca los leerían. Varios de sus libros originales han ganado el premio al Mejor Libro de Mongolia. Algunas de sus historias han sido cantadas. Algunos se han convertido en películas. En 2006, su biblioteca móvil ganó el prestigioso premio ibby-Asahi Reading Promotion Award.

Pero más notable que cualquiera de estos honores es el hecho de que Jamba ha hecho la mayor parte de su trabajo sin compensación financiera. La mayor parte del dinero para publicar, traducir, imprimir y movilizar proviene de su propio bolsillo, de las ganancias que obtiene de la venta de sus libros originales.

Dashdondog Jamba que nació en 1941. A los diecisiete años, alcanzó fama de escritor infantil y ha publicado más de setenta libros para niños pequeños, de los cuales veinticuatro se han publicado en el extranjero. Ha traducido más de cincuenta libros de escritores extranjeros, empezando por las historias de Hans Christian Andersen. Ha dedicado cuarenta años de su vida a proporcionar a los niños de Mongolia la oportunidad de experimentar la literatura de alta calidad.

Crecí en la biblioteca

3187581564_ae66e1e5e8_o

 

“Estamos tan acostumbrados a la idea de que las bibliotecas públicas existen que las damos por supuestas, que apreciamos poco estos lugares complejos, extraordinarios y ricos en recursos”

Susan Orlean “The library book” Simon & Schuster, 2018

 

Crecí en la biblioteca, o al menos así lo siento. Me crié en los suburbios de Cleveland, a unas pocas calles de la sucursal de Bertram Woods del sistema de bibliotecas públicas de Shaker Heights. A lo largo de mi infancia, desde que era muy pequeña, iba allí varias veces a la semana con mi madre. En esas visitas, mi madre y yo entrabamos juntas pero tan pronto como atravesamos la puerta, nos separábamos  y cada una se dirigió a su sección favorita. La biblioteca fue el primer lugar donde me dieron autonomía. Incluso después cuando ya tenía cuatro o cinco años, me dejaron ir sola. Luego, después de un tiempo, mi madre y yo nos reuniamos en el mostrador de préstamo con nuestros hallazgos. Juntas esperábamos  mientras el bibliotecario en el mostrador sacaba la tarjeta de fechas y la estampaba con la máquina de caja – ese puño gigante golpeando la tarjeta con un golpe seco, imprimiendo la fecha de vencimiento torcida debajo de una veintena de fechas de vencimiento torcidas anteriores que pertenecían a otras personas.

Nuestras visitas a la biblioteca nunca fueron suficientes para mí. El lugar era tan generoso. Me encantaba vagar por los estantes de los libros, escudriñando las estanterías hasta que algo me llamaba la atención. Esas visitas eran interludios de ensueño, sin fricciones, que prometían que me iría más rica de lo que llegué. No era como ir a una tienda con mi mamá, donde era seguro que se producía un tira y afloja entre lo que yo quería y lo que mi madre estaba dispuesta a comprarme; sin embargo, en la biblioteca podía tener todo lo que yo quisiera. Después salir, me encantaba subir al coche y ver todos los libros en mi regazo, presionándome bajo su peso sólido y cálido, sus fundas de Mylar pegándose un poco a mis muslos. Era tan emocionante ir a un lugar con cosas por las que no debias de pagar; tan emocionante anticiparnos a los nuevos libros que íbamos a leer. Hablamos sobre el orden en que íbamos a leerlos, una solemne conversación en la que planeamos cómo íbamos a caminar a través de este encantador y evanescente período de gracia hasta el vencimiento de los libros. Ambas pensamos que todos los bibliotecarios de la sucursal de Bertram Woods eran hermosos. Durante unos minutos, hablamos de su belleza. Mi madre siempre mencionaba que, si hubiera podido elegir cualquier profesión, habría elegido ser bibliotecaria, y el coche se quedaba en silencio por un momento mientras ambas considerábamos lo increíble que habría sido.

Cuando era más mayor, solía ir a la biblioteca yo sola, cargando con todos los libros que podía llevar. A veces también iba con mi madre, y el viaje era tan encantador como cuando era pequeña. Incluso cuando estaba en mi último año de secundaria y podía conducir hasta la biblioteca, mi madre y yo seguimos yendo juntas de vez en cuando, y el viaje se desarrollaba exactamente igual que cuando era niña, con los mismos ritmos y pausas y comentarios y ensueños, el mismo ritmo pensativo perfecto que habíamos seguido tantas veces antes. Cuando echo de menos a mi madre estos días, ahora que se ha ido, me gusta imaginarnos en el coche juntas, yendo de viaje a la sucursal de Bertram Woods.

Viajar y leer

dfbv_520h

«Si adquieres un billete y viajas a otro país, es posible que veas las montañas, los palacios y las plazas, los museos, los paisajes y los enclaves históricos. Si te sonríe la fortuna, quizá tengas la oportunidad de conversar con algunos habitantes del lugar. Luego volverás a casa cargado con un montón de fotografías y de postales. Pero, si lees una novela, adquieres una entrada a los pasadizos más secretos de otro país y de otro pueblo. La lectura de una novela es una invitación a visitar las casas de otras personas y a conocer sus estancias más íntimas».

Amos Oz

Publicar

 

poesias_amor_y_moscas_9574_my00jowq

PUBLICAR

Excitados, convencidos de romper una prohibición no dicha doblábamos las hojas en blanco, los débiles aeroplanos llenos de mensajes alados. El niño más osado lanzaba al patio vacío de manzana palabras obscenas que encendían nuestras nerviosas risas.   Luego corríamos a escondernos. Luego salíamos a ver si alguien había recogido alguno de esos aviones de papel abatidos por la inercia, caídos en silencio en las esquinas de los patios, al rojo vivo por el sol de tarde de un lento y aburrido verano. ¿Por qué nadie recogía aviones? ¿Por qué nadie nos leía?

 

Luis Viñas Marcus

“Poesias, amoy y moscas”

Gratis

Yo me enamoro solo en las bibliotecas. 

a0487557462_16

Ver Vídeo

Escuchar

http://loslagosdehinault.bandcamp.com/track/futuras-licenciadas

Más canciones que hablan sobre bibliotecas

Los Lagos de Hinault es un grupo indie cuyo nombre hace referencia a una de las etapas más duras de la Cuelta Ciclista a España “Los Lagos de Enol” en Asturias y a uno de los ciclistas mítico de las tres grandes clásicas Bernadrt Hinault, apodado “El Caimán” porque nunca dejaba ganar a un gregario que le había ayudado a llegar a la meta. El tema que traemos a esta página pertenece al disco Flores de Europa de 2014, y habla de la capacidad de las bibliotecas para establecer relaciones sentimentales, especialmente en el mes de agosto cuando los demás van a la piscina.

 

Futuras licenciadas

Los Lagos de Hinault

Yo me enamoro solo en las bibliotecas.
Me vuelven loco las gafas y las piernas.
El mes de agosto flotando entre las mesas.
Yo me distraigo y tú no te concentras.

Quiero morir condenado
por el derecho romano
y por las chicas que estudian
jugando con sus zapatos.

Pasa el verano, pasa la vida entera…
Pasan las nubes, las nubes pasajeras…

Pequeños seres alados,
sabéis que el mundo es muy malo.
Quedémonos para siempre
juntitos aquí sentados
porque yo os quiero y os quiero,
porque yo os quiero a mi lado
y no me llega el dinero
para tener abogado.

La Biblioteca de Libros no Prestados

 

artingeneral

The Persistence of the Real Is it a library or is it art?
Catherine E Kerrigan
Librarian, Adelaide Central School of Art
PhD candidate, University of South Australia.ARLIS/ANZ 2016

Texto completo

 

“La Biblioteca de Libros no Prestados”. “La biblioteca de reanimación”. “La Biblioteca de Ubicación Aproximada”. Estos no son nombres comunes que se den a las bibliotecas, pero lo cierto es que son tentadores y reales. Cada una de estas bibliotecas ha sido creada por un artista y no son las únicas. Estas bibliotecas funcionan como bibliotecas y como arte, algunas son exposiciones temporales y otras instalaciones permanentes.

 

Están dispersas por todo el mundo y, además de investigar temas artísticos como la pérdida, el tiempo, el lugar y la memoria, consideran la biblioteca como tema y como objeto. Como tales, plantean preguntas interesantes para los bibliotecarios. ¿Qué simbolizan las bibliotecas para el artista y el público? ¿Cuáles son las motivaciones de los artistas involucrados? ¿Qué objetivos persiguen estas bibliotecas? ¿Qué es lo que hace que el artista se convierta en bibliotecario? ¿Cuáles son las implicaciones para nosotros como profesionales?, ¿Qué podemos aprender de estas bibliotecas de artistas? Este documento explorará estas preguntas e intentar ofrecer algunas respuestas.

 

The Library of Unborrowed Books de Meriç Algün Ringborg

 

 

El proyecto, presenta cientos de libros que nunca han sido prestados de la biblioteca The Center for Fiction, New York, y cuestiona qué temas en cualquier momento contemporáneo tienen “actualidad”, y llama la atención sobre otros temas e historias que han sido temporalmente pasados por alto pero que podrían recuperar su relevancia en el futuro.

Pero ¿Cuál es el destino de un libro de la biblioteca que nunca se saca? ¿Se queda en la biblioteca de todos modos, se mantiene firme en su lugar, esperando que alguien la tome prestada? ¿O se desecha, se dona a una librería de segunda mano o se incorpora a la colección de un lugar como la Reanimation Library (Biblioteca de Reanimación de Brooklyn)? ¿Y qué dice sobre el libro en sí, que nadie ha querido leerlo? ¿Es una falla de su forma?

unborrowed-books3-320

Meriç Algün Ringborg, “The Library of Unborrowed Books” (2013), Todos los libros con la tarjeta de préstamo en blanco.

Tras su primera iteración en 2012 con la Biblioteca Pública de Estocolmo en Suecia, donde el proyecto despertó un gran interés público y crítico, Meriç Algün Ringborg hizo una selección de libros de The Center for Fiction, la única organización sin ánimo de lucro en Estados Unidos dedicada exclusivamente al tema de la ficción. Estos libros fueron cedidos en préstamo institucional a Art in General para que el público pudiera acceder por primera vez a ellos en un entorno que emulaba la atmósfera del centro, pero que estaba ubicado en el contexto de un espacio de arte contemporáneo.

Los libros están dispuestos en cinco filas de estanterías metálicas azules, como las que habitualmente encontramos en cualquier biblioteca, o con su cubierta encarada como en una librería. Es tentador saber cuales han sido los libros descartados por los lectores, y burlarse de algunos de sus horribles títulos, tales como: “Una bruja puritana”, “El libro de los muertos del sur de la Florida”, “Fuera de la sartén”, “Cucaracha”, “Cuidado con la hidrofobia”, “El asesinato de la camioneta”, “Ramblas ficticias”, “Cómo deshacerse de una mujer”, “Bebés paganos”. Pero también conlleva una reflexión profunda pensar en porque nadie se interesó en su lectura.

 

unborrowed-books1

Meriç Algün Ringborg, “The Library of Unborrowed Books” (2013), vista de la instalación en Art in General.

 

En palabras de la artista

“La Biblioteca de Libros no Prestados se basa en el concepto de la biblioteca como institución que manifiesta el lenguaje y el conocimiento, de la transmisión de la conciencia y la apertura a todo tipo de personas y literatura. Esta obra, sin embargo, comprende libros de una biblioteca seleccionada que nunca han sido prestados. El marco en este caso insinúa lo que ha sido ignorado, el conocimiento esencialmente no consumido, y pone en exhibición lo que se ha eludido. En esta biblioteca se valida su existencia, su contenido y forma por el simple hecho de poder ser prestados, poniéndolos a la vista del público en una biblioteca autónoma dedicada a los libros que aún no han sido revelados”

Meriç Algün Ringborg nació en 1983 en Estambul y actualmente vive y trabaja en Estocolmo. Estudió en la Universidad Sabancı, Estambul, de 2002 a 2007 y obtuvo una licenciatura en Artes Visuales y Diseño de Comunicación, seguida de una maestría en Bellas Artes en el Instituto Real de Arte de Estocolmo (2010-2012).

 

La Biblioteca de Reanimación

The Reanimation Library contiene una colección de libros prosaicos y peculiares, son reliquias del siglo XX, escogidos principalmente por las imágenes que contienen, han sido seleccionados de tiendas de segunda mano, mercadillos, basureros municipales, reventas llevadas a cabo por bibliotecas en todo el país.

 

pw_install_2

The Reanimation Library de Andrew Beccone

Con el tiempo, las bibliotecas han disfrutado de un privilegio especial para determinar qué materiales publicados se consideran culturalmente valiosos y merecen ser preservados. Los materiales que se mantienen dentro de una colección se consideran en gran medida más útiles que los que se retiran. Los libros y otros materiales que se retiran de las colecciones por diversas razones por falta espacio, materiales se desgastan físicamente, información obsoleta y producción de nuevas ediciones. Cualquiera que sea la motivación última (y presumiblemente sólida) para desechar un libro de una colección, hace que una tremenda cantidad de material impreso desaparece del dominio público una vez que sale de la biblioteca pública.

La Biblioteca de Reanimación está particularmente interesada en la pérdida de información visual que acompaña el proceso de expurgo. Las políticas de desarrollo de colecciones generalmente asignan poco peso a la dimensión visual de una obra, a menos que la obra tenga una orientación gráfica (por ejemplo, un libro que describa a un artista visual, un diseño gráfico o materiales similares de naturaleza explícitamente visual). La mayoría de las políticas de desarrollo de colecciones de bibliotecas dan prioridad a la adquisición de elementos que contienen información textual actualmente relevante, y reemplazan a los elementos que carecen de esa información o que están desactualizados. Este protocolo, junto con la producción continua de nuevas ediciones, crea un creciente registro fósil de libros obsoletos, una verdadera fiesta para los arqueólogos de imágenes. La Biblioteca de reanimación se dedica activamente a la creación de una colección de materiales ricos en información visual, independientemente de la actualidad de su contenido textual. La biblioteca sirve como depósito y, de manera más pertinente, como punto de acceso para dichos materiales.

La colección se inicia cuando en el año 2001 Andrew Beccone comenzó a coleccionar libros que eventualmente formarían el núcleo de la Biblioteca de Reanimación. En ese momento, utilizó las imágenes de los libros para crear obras de arte bidimensionales. Después de un año completo de estar adquiriendo libros, tuvo la idea de convertir lo que había sido hasta ese momento una colección privada de material original en una colección de acceso público.

La Biblioteca de reanimación se creó con el fin de:

  • construir una colección de recursos que inspiren la producción de nuevos trabajos creativos
  • Llamar la atención sobre las maravillas visuales y textuales de libros aparentemente normales
  • Fomentar la colaboración entre los seres humanos
  • Llamar la atención sobre el potencial generativo de las bibliotecas
  • Contribuir al enriquecimiento del patrimonio cultural común
  • Explorar los caminos entre el mundo digital y el analógico

 

La Biblioteca de Ubicación Aproximada

The Library of Approximate Location es un proyecto en curso de Charlie Macquarie que explora el paisaje, el lugar y la forma en que utilizamos la información para definir nuestras relaciones con los recursos que permiten la vida moderna. La Biblioteca pretende utilizar estos temas para triangular un espacio común de aprendizaje entre ellos y proporcionar un espacio para la conversación y la investigación. El objetivo de este proyecto espera apuntalar nuestras propias conexiones culturales con los complejos sistemas naturales, industriales e híbridos de los que dependemos completamente.

macquarie-charlie-library-of-approximate-locations-420

La función de una biblioteca en este caso es importante. Una biblioteca provee materiales para aprender, interpretar y crear narrativas de una manera abierta, y para construir o deconstruir nuestra relación con los paisajes que proveen las materias primas de la vida. Este método de biblioteca como instalación reclama un espacio físico -basado no en el comercio sino en el compartir y en el intercambio no monetario- en el que practicar lo común mientras exploramos esta relación con la tierra y los recursos, y  con nuestras percepciones.

Las instalaciones de la Biblioteca están presentes en cada lugar seleccionado durante un día desde el amanecer hasta el atardecer. El bibliotecario está presente en las cercanías del sitio de instalación durante el período de cada instalación, y proporciona orientación y consulta de investigación al mismo tiempo que involucra a los usuarios en discusiones e imaginaciones sobre el futuro de la biblioteca y el paisaje. Mientras la biblioteca está instalada, el bibliotecario también documenta sistemáticamente los elementos, momentos, piezas del paisaje y otras instancias que se añaden a la colección más grande (toda la documentación actual es fotográfica y descriptiva, y no se mueven los objetos físicos de donde se encuentran).

Charlie Macquarie es un archivista, bibliotecario, artista, escritor y, en general, una persona aventurera que está interesada en recopilar y proporcionar acceso a la información como una práctica creativa y política llevada a cabo en colaboración con el paisaje del oeste americano.