Archivo de la etiqueta: Derechos de autor

¿Y si pudiéramos reconsiderar los derechos de autor?

Giblin, Rebecca, y Kimberlee Weatherall. What If We Could Reimagine Copyright? ANU Press, 2017.

Texto completo

¿Qué pasaría si pudiéramos empezar con una pizarra en blanco y escribir nosotros mismos un nuevo sistema de derechos de autor? ¿Y si pudiéramos diseñar una ley, desde cero, sin las limitaciones de las obligaciones de los tratados existentes, los modelos de negocio y las cuestiones de viabilidad política? ¿Optaríamos por una revisión radical o mantendríamos los fundamentos actuales? ¿Qué partes del sistema desecharíamos? ¿Cuáles mantendríamos?

En resumen, ¿cómo podría ser un sistema de derechos de autor diseñado para promover el interés público en el entorno jurídico y sociológico actual? Partiendo de este experimento mental, los principales pensadores internacionales representados en esta colección reconsideran las cuestiones fundamentales de los derechos de autor: la materia que debe protegerse, el alcance y la duración ideales de esos derechos y la forma de aplicarlos. Abordando los mayores retos que afectan a la ley actual, sus ensayos exploran provocativamente cómo la ley podría asegurar mejor a los creadores los frutos de su trabajo, garantizar mejores resultados para las poblaciones más marginadas del mundo y resolver las obras huérfanas. Y aunque el resultado es una colección de ideas imposibles, también nos dice mucho sobre lo que podría ser el derecho de autor, y a lo que las obligaciones prescriptivas de los tratados nos obligan actualmente a renunciar. El libro muestra que, reimaginado, el derecho de autor podría servir a los creadores y al público en general mucho mejor de lo que lo hace actualmente, y expone nuevas e intrigantes direcciones para una reforma factible.

¿Qué hacer cuando encuentras tu tesis doctoral depositada en un repositorio de acceso abierto a la venta en Amazon?

Guy Lavender, Jane Secker, Chris Morrison What happens when you find your open access PhD thesis for sale on Amazon?. LSE 8 de julio de 2021

Ver completo

El año pasado, varios académicos que iniciaban su carrera descubrieron que sus tesis doctorales, que habían sido depositadas en repositorios institucionales de acceso abierto, estaban siendo vendidas con fines lucrativos a través de las páginas de Amazon Seller. En este artículo, Guy Lavender, con la colaboración de Jane Secker y Chris Morrison, analiza las implicaciones de este episodio en relación con la protección que ofrecen las licencias creative commons para el trabajo académico y la medida en que las tesis publicadas en abierto constituyen una publicación previa para los investigadores que inician su carrera y quieren publicar su trabajo doctoral en forma de libro.

Los investigadores que inician su carrera tienen mucha presión para publicar sus trabajos después de defenderlos con éxito y obtener su doctorado. Una de las primeras cuestiones que tienen que abordar es la necesidad o el requisito de publicar su tesis en acceso abierto. Para muchos es una decisión sencilla, quieren dar a conocer su investigación, y cada vez más las instituciones se lo exigen. La tesis entra en el repositorio de la universidad, o en un repositorio específico de tesis, y el texto completo está disponible para que el mundo lo lea. ¿Seguro que es algo bueno? Sí. Pero, en algunos casos, se plantea la cuestión de si esto constituye una “publicación previa” y restringe su capacidad de conseguir que se publiquen artículos o libros basados en su investigación doctoral. Y, en casos extremos, podría incitar a editores sin escrúpulos a publicar su trabajo comercialmente sin consentimiento.

En noviembre, un estudiante de postgrado informó de que su tesis había sido publicada en una página de vendedor de Amazon sin permiso (Nota: las cuentas de vendedor de Amazon son páginas dentro de la plataforma de Amazon en las que terceras partes pueden utilizar la plataforma de Amazon para vender sus propios productos (https://services.amazon.co.uk/). El vendedor es una entidad independiente de Amazon). El estudiante estaba especialmente preocupado porque en pocos días iba a publicar un libro basado en su tesis con una editorial comercial. Notificaron a Amazon (utilizando el enlace de la página del vendedor) que se había producido una infracción de los derechos de autor, pero Amazon respondió que el autor no era el propietario de los derechos de autor. El estudiante se puso entonces en contacto con su institución como propietaria de los derechos de autor de su tesis. De hecho, al igual que muchas instituciones de educación superior, la política es que el estudiante conserva la propiedad de su tesis.

Debido a la urgencia de la situación y a la ansiedad del estudiante por lo que podría hacer su editor, nuestro equipo también presentó avisos a Amazon. Recibiendo una respuesta que decía que la institución no era propietaria de los derechos, lo que parecía una respuesta automatizada, ya que Amazon había dado al autor la misma respuesta.

Al investigar la página del vendedor de Amazon también se encontró un número significativo de otras tesis de diferentes universidades, todas aparentemente tomadas de repositorios institucionales; y todas disponibles para su compra en clara violación de la licencia no comercial de repositorio creative commons.

Después de solicitar la retirada del contenido por parte de la institución, al cabo de dos semanas, toda referencia a las tesis publicadas habían sido eliminadas. Amazon no notificó que esto había sucedido, ni proporcionó ninguna razón por la que lo habían hecho.

El hecho de que Amazon reconociera la fuerza de la licencia Creative Commons y tomara medidas contra el vendedor fue positivo. También fue positivo ver la voluntad de las sociedades de autores de actuar con el sector de la enseñanza superior para hacer frente a estos desafíos; pero quizás lo más importante es que la publicación del acceso abierto bajo una licencia adecuada demostró ser eficaz. A medida que cambia el panorama de las comunicaciones académicas y de las editoriales, es importante que hagamos valer estos mecanismos para proteger la publicación académica.

Aunque las experiencias descritas aquí son relativamente raras, demuestran que se puede abusar de las licencias abiertas y que los investigadores que inician su carrera pueden ser reacios a utilizarlas sin asesoramiento y orientación en materia de derechos de autor.

Los equipos de apoyo a la investigación de las universidades también ofrecen orientación sobre las ventajas del acceso abierto como forma de denunciar el plagio y otros tipos de mala conducta académica. Y, a pesar de la preocupación de algunos investigadores, muchos editores no consideran que depositar las tesis en línea sea una publicación previa, ya que las tesis suelen necesitar más esfuerzo y un mayor tratamiento antes de ser publicadas como artículos o libros.

En conclusión decir, que además de la acción colectiva de las editoriales y las plataformas en línea, los investigadores necesitan una amplia gama de habilidades para tomar decisiones informadas sobre dónde y cómo compartir su trabajo. Esto implica equilibrar el riesgo de infringir los derechos de autor con los beneficios de compartir su trabajo abiertamente con la comunidad académica.

Cuestiones legales en bibliotecas y archivos

Ruth Dukelow and Michael Robak. Legal Issues in Libraries and Archives.Merlot, 2021

Texto completo

Este libro de texto aborda cuestiones legales relevantes para bibliotecarios, archiveros y tecnólogos de la información. Los temas tratados incluyen los derechos de autor y la propiedad intelectual, los contratos y las licencias, la FOIA, las leyes de reuniones abiertas, las fianzas y las multas, y la legislación federal sobre bibliotecas.

Lo que no es plagio académico: Excepciones desde la perspectiva jurídica

Arias Odón, F. (2020). Lo que no es plagio académico: excepciones desde la perspectiva jurídicaRevista Pedagogía Universitaria y Didáctica del Derecho, 7(2), 185-204. doi:10.5354/0719-5885.2020.57657

Texto completo

Este artículo se propone analizar lo que no es plagio académico mediante el examen de objetos no protegidos por el derecho de autor: ideas, hechos y conocimiento del dominio público, como excepciones previstas en la legislación sobre propiedad intelectual. Si bien es cierto que la apropiación ilícita de una obra es una conducta censurable, no es menos cierto que existen limitaciones en el derecho de autor y, por consiguiente, que hay excepciones que deben ser consideradas en el contexto de la academia. En este sentido, con apoyo en la doctrina del derecho y la jurisprudencia, se exponen los casos de uso lícito de elementos para el trabajo académico, como la utilización de ideas, la referencia a hechos públicos y, en general, el empleo de conocimientos del dominio público. Además, se precisan los requisitos del derecho de cita, así como casos concretos en los que no es obligatorio citar a un autor en particular. Por último, se explica lo que no es plagio académico y se propone una redefinición del concepto.

Hecho con Creative Commons

Stacey, Paul y Hinchliff Pearson, Sarah: Hecho con Creative Commons. Instituto de Investigaciones Económicas, UNAM, Ciudad de México, 2019. ISBN 9786073023511

Texto completo

PDF

ePub

Este libro, en parte análisis, en parte manual y en parte una colección de estudios de caso, es una guía para ayudar al lector a compartir su conocimiento y creatividad con el mundo, sin por ello dejar de cuidar los aspectos operativos. Partiendo de un modelo propietario, del famoso “Todos los derechos reservados”, hacia uno que permite a terceros copiar, reutilizar y modificar su trabajo es un gran cambio. Hecho con Creative Commons describe el cambio de mentalidad, los beneficios, y las prácticas a adoptar al “abrirse”. Sostiene que compartir es bueno para el negocio, particularmente para las compañías, organizaciones y personas creadoras a quienes les importan más factores que únicamente el económico. Hecho con Creative Commons es un libro lleno de consejos prácticos e historias inspiradoras, que presenta el verdadero significado de compartir.

Mitos sobre los préstamos digitales controlados

Video Recording Website

Controlled Digital Lending (CDL) es un método emergente que permite a las bibliotecas prestar libros impresos digitalizados a los usuarios como “se presta un libro impreso”. A través del CDL, las bibliotecas utilizan controles técnicos para garantizar una proporción consistente de “propiedad en préstamo”, lo que significa que la biblioteca hace circular el número exacto de copias de un título específico que posee, independientemente del formato, estableciendo controles para evitar que los usuarios redistribuyan o copien la versión digitalizada. Cuando CDL se adapta adecuadamente para reflejar las condiciones del mercado del libro impreso y los controles se aplican correctamente, CDL está permitido en virtud de la legislación vigente sobre derechos de autor de Estados Unidos. CDL no pretende sustituir a los servicios de licencia electrónica que ofrecen los editores. De hecho, una ventaja significativa de CDL es que aborda el “problema del siglo XX” de los libros más antiguos que aún están protegidos por los derechos de autor, pero que es poco probable que se ofrezcan digitalmente por los servicios comerciales.

El 10 de febrero de 2020 se grabó un seminario web sobre préstamos digitales controlados que destruyen mitos, patrocinado por Internet Archive y Library Futures.

Mito 1: Los préstamos digitales controlados son piratería digital Realidad:  Controled Digital Lending (CDL) utiliza tecnología para replicar el derecho de una biblioteca a prestar obras, en formato digital, a un usuario a la vez.

Mito 2: la CDL perjudica a los autores Realidad: CDL puede ayudar a los autores mejorando la visibilidad, disponibilidad y accesibilidad de sus obras. 

Mito 3: Internet Archive inventó los CDL Realidad: CDL es simplemente una aplicación de uso legítimo y el uso legítimo existe desde que existen los derechos de autor. 

Mito 4: El uso legítimo no permite escanear libros completos Realidad: el uso legítimo permite el uso de la cantidad necesaria para cumplir con su propósito. 

Mito 5: los préstamos digitales perjudican las ventas de los editores Realidad: las bibliotecas digitales y físicas contribuyen a un ecosistema editorial saludable y aumentan las ventas y el compromiso con el trabajo creativo.

Mito 6: La decisión de ReDigi hizo ilegal los CDL Realidad: La decisión ReDigi abre el potencial para usos más tecnológicos, como CDL, para acceso educativo no comercial. 

Mito 7: CDL solo beneficia a las personas que no quieren comprar libros Realidad: CDL ayuda a los usuarios con problemas de acceso limitado a acceder a los libros. 

Mito 8: las bibliotecas “reales” licencian libros electrónicos Realidad: las bibliotecas preservan la información y la preservación requiere propiedad, no acuerdos de licencia. 

Mito 9: Las bibliotecas necesitan permiso de autor y editor para los CDL Realidad: el control del autor y el editor finaliza en el momento en que se compra un libro y luego comienza el uso justo. 

Mito 10: las bibliotecas digitales no son bibliotecas “reales” y no tienen los mismos derechos Realidad: la ley de derechos de autor no distingue entre bibliotecas digitales y físicas.

Herramienta de dominio público: automatizar el cálculo de obras en el dominio público

La regla general en la Unión Europea es que si el autor de una obra ha muerto hace más de 70 años, esa obra forma parte del dominio público. Para identificar piezas de colección en el dominio público y respetar la protección de los derechos de autor de otros elementos, es esencial conocer el estado de sus derechos.

Muchas instituciones ven como parte de su misión hacer que sus colecciones sean accesibles de la manera más amplia y libre posible. La identificación precisa el estado de los derechos de autor de los elementos de la colección puede respaldar dicha misión al garantizar que las colecciones que son de dominio público estén marcadas correctamente, de modo que quede claro que se pueden reutilizar libremente.

La herramienta desarrollada por Meemoo, el Instituto Flamenco de Archivos, que ayuda a las instituciones del patrimonio cultural a determinar si los registros de su colección podrían ser de dominio público. La herramienta está disponible en holandés y su enfoque innovador puede servir de inspiración y guía para todos aquellos que buscan identificar con precisión los derechos de autor en las colecciones. La herramienta quita una parte del trabajo manual al combinar de manera inteligente los datos de un sistema de gestión con información de Wikidata, lo que le brinda información más rápida sobre el estado de los derechos de autor de (al menos parte de) su colección. 

 

¿Qué son el uso justo y el trato justo en relación a los derechos de autor?

Fair Use Fundamentals infographic [PDF]

La ley de derechos de autor es un sistema cuidadosamente equilibrado destinado a fomentar la creatividad y el progreso cultural y científico. así como el progreso cultural y científico. La ley alienta a los autores dándoles control limitado sobre ciertos usos de sus obras, y anima a todo el mundo (incluidos los los autores) a utilizar el material cultural y científico existente sin permiso, bajo en determinadas circunstancias, para llevar a cabo una gran variedad de actividades vitales. Muchas partes de la ley favorecen la libertad de uso de la cultura, pero, con mucho, el más flexible, poderoso y universal del usuario es el uso justo.

El uso justo (en Estados Unidos) y el trato justo (en Canadá y otras jurisdicciones) son limitaciones y excepciones esenciales a los derechos de autor, que permiten el uso de materiales protegidos por derechos de autor sin permiso del titular de los mismos en determinadas circunstancias. El uso justo y el trato justo son doctrinas flexibles que permiten que los derechos de autor se adapten a las nuevas tecnologías. Estas doctrinas facilitan el equilibrio en la ley de derechos de autor, promoviendo un mayor progreso y dando cabida a la libertad de expresión.

Fundamentos del uso justo

  • Algunas personas piensan que el uso justo es una excepción menor o un recorte marginal de la protección expansiva de los autores, pero el uso justo es un derecho fundamental.
  • Al igual que la propia Primera Enmienda, el uso justo es amplio, flexible y responde a los cambios. Por eso el uso justo apoya el propósito constitucional de los derechos de autor: “promover el progreso de la ciencia y las artes útiles”.
  • El uso justo permite nuevos avances tecnlógicos, incluidos nuevos productos como los DVR y los motores de búsqueda.
  • Sin el uso justo, no existiría la parodia, la crítica y el comentario, los mash-ups (remezclas) y los homenajes o parodias.
  • La ley de derechos de autor establece cuatro factores que los tribunales deben considerar para determinar si un uso es justo: 1. El propósito y el carácter del uso, 2. La naturaleza de la obra protegida por derechos de autor. 3. La parte utilizada en relación con la obra protegida por derechos de autor en su conjunto. 4. El efecto del uso en el mercado potencial
  • Los expertos estiman que las industrias que dependen del uso justo aportaron 2,4 billones de dólares a la economía estadounidense en 2008-2009, es decir, aproximadamente el 17% del PIB de Estados Unidos.

Durante la crisis del COVID-19, cuando la enseñanza y el aprendizaje están siendo mayoritariamente en línea, muchas instituciones están publicando orientaciones sobre el uso justo. Es fundamental tener en cuenta que los fines educativos del uso justo se ven favorecidos incluso en circunstancias que no son de emergencia, y que el Congreso ha identificado explícitamente la enseñanza, la investigación y la erudición como ejemplos de uso justo en la ley de derechos de autor de EE.UU. Aunque los estudiantes, profesores, bibliotecarios, periodistas y todos los usuarios de material protegido por derechos de autor emplean a diario el uso justo y el trato justo, la Semana del Uso Justo y el Trato Justo es un momento para promover y debatir las oportunidades que se presentan, celebrar las historias de éxito y explicar las doctrinas.

El factor más importante es la finalidad: ¿es el uso transformador? Es mucho más probable que los tribunales respalden un uso justo si es transformador, es decir, si añade algo nuevo, con un carácter, una expresión, un significado diferente, o una función. A continuación se presentan algunos ejemplos de usos que los tribunales han considerado específicamente, y en todos ellos se ha confirmado el uso legítimo:

  • La creación de bases de datos para facilitar la búsqueda de información
  • Citar y reutilizar para informar de las noticias
  • Hacer que los libros sean accesibles a los ciegos y a las personas con problemas de lectura (Braille)
  • Copiar un programa de ordenador para hacer nuevos programas que funcionen con él.
  • Hacer parodias
  • Utilizar el arte antiguo para hacer un arte nuevo
  • El uso de grabadores en casa para grabar u programa de radio o televisión y verla después
  • Documentar la historia en un mundo rico en logotipos y artefactos culturales

S.I.Lex: blog sobre la defensa de los derechos digitales de los usuarios

Mélanie, L.-T. and C. Sarah [e-Book] S.I.Lex, le blog revisité : Parcours de lectures dans le carnet d’un juriste et bibliothécaire, Presses de l’enssib 2018.

Texto completo

PDF

ePub

Con más de 600 entradas densas y bien documentadas, este blog merecía tener a los navegantes dispuestos a compartir sus experiencias de lectura durante los últimos 10 años, para hacer visibles los fragmentos de pensamiento invertidos y comprometidos en la defensa de los derechos digitales de los usuarios. Quince conocedores del blog presentan “su” LexIS a través de una selección de artículos editoriales: una forma de hacer circular los análisis de Lionel Maurel de una manera diferente, particularmente en el campo de las bibliotecas digitales, los modelos económicos y los bienes comunes.

Japón está revisando la ley de derechos de autor para permitir que las bibliotecas presten copias digitalizadas de sus libros

Move to allow libraries to transmit digital versions of books
The Asahi Shimbun Company. November 7, 2020 at 18:25 JST

Ver noticia

La dificultad de acceso durante la pandemia de coronavirus sirvió como catalizador para repensar la transmisión digital de material impreso, por lo que el Ministerio de Asuntos Culturales de Japón está considerando la posibilidad de revisar la Ley de Derecho de Autor para permitir que las bibliotecas presten versiones digitales de los libros directamente a los ordenadores o a los teléfonos inteligentes de los lectores, lo que está suscitando el temor entre las editoriales de que se infrinja la ley de derechos de autor y se produzca una avalancha de obras piratas.

Las bibliotecas ya ofrecen un servicio de copia de hasta la mitad de un libro y la entrega de la versión impresa o de envío por correo a la persona. El servicio se ampliaría para permitir la transmisión digital, así como el envío por fax de la versión impresa digitalizada. El usuario también podría imprimir la versión digital desde su dispositivo.

En el caso de las publicaciones agotadas, la Biblioteca Nacional podría enviar directamente versiones digitales a los usuarios. Incluso antes de la crisis de COVID-19, la Biblioteca Nacional de Japón estaba digitalizando parte de su colección. Aunque sólo unas 550.000 obras estaban disponibles en línea por haber extinguido los derechos de autor. Y a pesar de que muchos editores se convencieron con la pandemia de coronavirus de que la transmisión digital es el camino del futuro, existe una gran preocupación por el impacto económico negativo que esto podría tener sobre sus negocios.

Dado que los titulares de derechos de autor y las empresas editoriales se verían perjudicados financieramente al proporcionar acceso de manera tan fácil a las obras que aún se encuentran en el mercado; la propuesta del consejo también pide a los gobiernos locales que gestionan las bibliotecas que paguen alguna forma de compensación. Establecer este montante es un tema complicado, dado el daño potencial para los titulares de los derechos, si no se puede asegurar una cantidad cercana al precio de un libro impreso.

Según el Instituto de Investigación de Publicaciones, las ventas de libros electrónicos en la primera mitad de este año aumentaron un 30 por ciento con un valor de 176.200 millones de yenes (1.700 millones de dólares).