Archivo de la etiqueta: Derechos de autor

Hecho con Creative Commons

Stacey, Paul y Hinchliff Pearson, Sarah: Hecho con Creative Commons. Instituto de Investigaciones Económicas, UNAM, Ciudad de México, 2019. ISBN 9786073023511

Texto completo

PDF

ePub

Este libro, en parte análisis, en parte manual y en parte una colección de estudios de caso, es una guía para ayudar al lector a compartir su conocimiento y creatividad con el mundo, sin por ello dejar de cuidar los aspectos operativos. Partiendo de un modelo propietario, del famoso “Todos los derechos reservados”, hacia uno que permite a terceros copiar, reutilizar y modificar su trabajo es un gran cambio. Hecho con Creative Commons describe el cambio de mentalidad, los beneficios, y las prácticas a adoptar al “abrirse”. Sostiene que compartir es bueno para el negocio, particularmente para las compañías, organizaciones y personas creadoras a quienes les importan más factores que únicamente el económico. Hecho con Creative Commons es un libro lleno de consejos prácticos e historias inspiradoras, que presenta el verdadero significado de compartir.

Mitos sobre los préstamos digitales controlados

Video Recording Website

Controlled Digital Lending (CDL) es un método emergente que permite a las bibliotecas prestar libros impresos digitalizados a los usuarios como “se presta un libro impreso”. A través del CDL, las bibliotecas utilizan controles técnicos para garantizar una proporción consistente de “propiedad en préstamo”, lo que significa que la biblioteca hace circular el número exacto de copias de un título específico que posee, independientemente del formato, estableciendo controles para evitar que los usuarios redistribuyan o copien la versión digitalizada. Cuando CDL se adapta adecuadamente para reflejar las condiciones del mercado del libro impreso y los controles se aplican correctamente, CDL está permitido en virtud de la legislación vigente sobre derechos de autor de Estados Unidos. CDL no pretende sustituir a los servicios de licencia electrónica que ofrecen los editores. De hecho, una ventaja significativa de CDL es que aborda el “problema del siglo XX” de los libros más antiguos que aún están protegidos por los derechos de autor, pero que es poco probable que se ofrezcan digitalmente por los servicios comerciales.

El 10 de febrero de 2020 se grabó un seminario web sobre préstamos digitales controlados que destruyen mitos, patrocinado por Internet Archive y Library Futures.

Mito 1: Los préstamos digitales controlados son piratería digital Realidad:  Controled Digital Lending (CDL) utiliza tecnología para replicar el derecho de una biblioteca a prestar obras, en formato digital, a un usuario a la vez.

Mito 2: la CDL perjudica a los autores Realidad: CDL puede ayudar a los autores mejorando la visibilidad, disponibilidad y accesibilidad de sus obras. 

Mito 3: Internet Archive inventó los CDL Realidad: CDL es simplemente una aplicación de uso legítimo y el uso legítimo existe desde que existen los derechos de autor. 

Mito 4: El uso legítimo no permite escanear libros completos Realidad: el uso legítimo permite el uso de la cantidad necesaria para cumplir con su propósito. 

Mito 5: los préstamos digitales perjudican las ventas de los editores Realidad: las bibliotecas digitales y físicas contribuyen a un ecosistema editorial saludable y aumentan las ventas y el compromiso con el trabajo creativo.

Mito 6: La decisión de ReDigi hizo ilegal los CDL Realidad: La decisión ReDigi abre el potencial para usos más tecnológicos, como CDL, para acceso educativo no comercial. 

Mito 7: CDL solo beneficia a las personas que no quieren comprar libros Realidad: CDL ayuda a los usuarios con problemas de acceso limitado a acceder a los libros. 

Mito 8: las bibliotecas “reales” licencian libros electrónicos Realidad: las bibliotecas preservan la información y la preservación requiere propiedad, no acuerdos de licencia. 

Mito 9: Las bibliotecas necesitan permiso de autor y editor para los CDL Realidad: el control del autor y el editor finaliza en el momento en que se compra un libro y luego comienza el uso justo. 

Mito 10: las bibliotecas digitales no son bibliotecas “reales” y no tienen los mismos derechos Realidad: la ley de derechos de autor no distingue entre bibliotecas digitales y físicas.

Herramienta de dominio público: automatizar el cálculo de obras en el dominio público

La regla general en la Unión Europea es que si el autor de una obra ha muerto hace más de 70 años, esa obra forma parte del dominio público. Para identificar piezas de colección en el dominio público y respetar la protección de los derechos de autor de otros elementos, es esencial conocer el estado de sus derechos.

Muchas instituciones ven como parte de su misión hacer que sus colecciones sean accesibles de la manera más amplia y libre posible. La identificación precisa el estado de los derechos de autor de los elementos de la colección puede respaldar dicha misión al garantizar que las colecciones que son de dominio público estén marcadas correctamente, de modo que quede claro que se pueden reutilizar libremente.

La herramienta desarrollada por Meemoo, el Instituto Flamenco de Archivos, que ayuda a las instituciones del patrimonio cultural a determinar si los registros de su colección podrían ser de dominio público. La herramienta está disponible en holandés y su enfoque innovador puede servir de inspiración y guía para todos aquellos que buscan identificar con precisión los derechos de autor en las colecciones. La herramienta quita una parte del trabajo manual al combinar de manera inteligente los datos de un sistema de gestión con información de Wikidata, lo que le brinda información más rápida sobre el estado de los derechos de autor de (al menos parte de) su colección. 

 

¿Qué son el uso justo y el trato justo en relación a los derechos de autor?

Fair Use Fundamentals infographic [PDF]

La ley de derechos de autor es un sistema cuidadosamente equilibrado destinado a fomentar la creatividad y el progreso cultural y científico. así como el progreso cultural y científico. La ley alienta a los autores dándoles control limitado sobre ciertos usos de sus obras, y anima a todo el mundo (incluidos los los autores) a utilizar el material cultural y científico existente sin permiso, bajo en determinadas circunstancias, para llevar a cabo una gran variedad de actividades vitales. Muchas partes de la ley favorecen la libertad de uso de la cultura, pero, con mucho, el más flexible, poderoso y universal del usuario es el uso justo.

El uso justo (en Estados Unidos) y el trato justo (en Canadá y otras jurisdicciones) son limitaciones y excepciones esenciales a los derechos de autor, que permiten el uso de materiales protegidos por derechos de autor sin permiso del titular de los mismos en determinadas circunstancias. El uso justo y el trato justo son doctrinas flexibles que permiten que los derechos de autor se adapten a las nuevas tecnologías. Estas doctrinas facilitan el equilibrio en la ley de derechos de autor, promoviendo un mayor progreso y dando cabida a la libertad de expresión.

Fundamentos del uso justo

  • Algunas personas piensan que el uso justo es una excepción menor o un recorte marginal de la protección expansiva de los autores, pero el uso justo es un derecho fundamental.
  • Al igual que la propia Primera Enmienda, el uso justo es amplio, flexible y responde a los cambios. Por eso el uso justo apoya el propósito constitucional de los derechos de autor: “promover el progreso de la ciencia y las artes útiles”.
  • El uso justo permite nuevos avances tecnlógicos, incluidos nuevos productos como los DVR y los motores de búsqueda.
  • Sin el uso justo, no existiría la parodia, la crítica y el comentario, los mash-ups (remezclas) y los homenajes o parodias.
  • La ley de derechos de autor establece cuatro factores que los tribunales deben considerar para determinar si un uso es justo: 1. El propósito y el carácter del uso, 2. La naturaleza de la obra protegida por derechos de autor. 3. La parte utilizada en relación con la obra protegida por derechos de autor en su conjunto. 4. El efecto del uso en el mercado potencial
  • Los expertos estiman que las industrias que dependen del uso justo aportaron 2,4 billones de dólares a la economía estadounidense en 2008-2009, es decir, aproximadamente el 17% del PIB de Estados Unidos.

Durante la crisis del COVID-19, cuando la enseñanza y el aprendizaje están siendo mayoritariamente en línea, muchas instituciones están publicando orientaciones sobre el uso justo. Es fundamental tener en cuenta que los fines educativos del uso justo se ven favorecidos incluso en circunstancias que no son de emergencia, y que el Congreso ha identificado explícitamente la enseñanza, la investigación y la erudición como ejemplos de uso justo en la ley de derechos de autor de EE.UU. Aunque los estudiantes, profesores, bibliotecarios, periodistas y todos los usuarios de material protegido por derechos de autor emplean a diario el uso justo y el trato justo, la Semana del Uso Justo y el Trato Justo es un momento para promover y debatir las oportunidades que se presentan, celebrar las historias de éxito y explicar las doctrinas.

El factor más importante es la finalidad: ¿es el uso transformador? Es mucho más probable que los tribunales respalden un uso justo si es transformador, es decir, si añade algo nuevo, con un carácter, una expresión, un significado diferente, o una función. A continuación se presentan algunos ejemplos de usos que los tribunales han considerado específicamente, y en todos ellos se ha confirmado el uso legítimo:

  • La creación de bases de datos para facilitar la búsqueda de información
  • Citar y reutilizar para informar de las noticias
  • Hacer que los libros sean accesibles a los ciegos y a las personas con problemas de lectura (Braille)
  • Copiar un programa de ordenador para hacer nuevos programas que funcionen con él.
  • Hacer parodias
  • Utilizar el arte antiguo para hacer un arte nuevo
  • El uso de grabadores en casa para grabar u programa de radio o televisión y verla después
  • Documentar la historia en un mundo rico en logotipos y artefactos culturales

S.I.Lex: blog sobre la defensa de los derechos digitales de los usuarios

Mélanie, L.-T. and C. Sarah [e-Book] S.I.Lex, le blog revisité : Parcours de lectures dans le carnet d’un juriste et bibliothécaire, Presses de l’enssib 2018.

Texto completo

PDF

ePub

Con más de 600 entradas densas y bien documentadas, este blog merecía tener a los navegantes dispuestos a compartir sus experiencias de lectura durante los últimos 10 años, para hacer visibles los fragmentos de pensamiento invertidos y comprometidos en la defensa de los derechos digitales de los usuarios. Quince conocedores del blog presentan “su” LexIS a través de una selección de artículos editoriales: una forma de hacer circular los análisis de Lionel Maurel de una manera diferente, particularmente en el campo de las bibliotecas digitales, los modelos económicos y los bienes comunes.

Japón está revisando la ley de derechos de autor para permitir que las bibliotecas presten copias digitalizadas de sus libros

Move to allow libraries to transmit digital versions of books
The Asahi Shimbun Company. November 7, 2020 at 18:25 JST

Ver noticia

La dificultad de acceso durante la pandemia de coronavirus sirvió como catalizador para repensar la transmisión digital de material impreso, por lo que el Ministerio de Asuntos Culturales de Japón está considerando la posibilidad de revisar la Ley de Derecho de Autor para permitir que las bibliotecas presten versiones digitales de los libros directamente a los ordenadores o a los teléfonos inteligentes de los lectores, lo que está suscitando el temor entre las editoriales de que se infrinja la ley de derechos de autor y se produzca una avalancha de obras piratas.

Las bibliotecas ya ofrecen un servicio de copia de hasta la mitad de un libro y la entrega de la versión impresa o de envío por correo a la persona. El servicio se ampliaría para permitir la transmisión digital, así como el envío por fax de la versión impresa digitalizada. El usuario también podría imprimir la versión digital desde su dispositivo.

En el caso de las publicaciones agotadas, la Biblioteca Nacional podría enviar directamente versiones digitales a los usuarios. Incluso antes de la crisis de COVID-19, la Biblioteca Nacional de Japón estaba digitalizando parte de su colección. Aunque sólo unas 550.000 obras estaban disponibles en línea por haber extinguido los derechos de autor. Y a pesar de que muchos editores se convencieron con la pandemia de coronavirus de que la transmisión digital es el camino del futuro, existe una gran preocupación por el impacto económico negativo que esto podría tener sobre sus negocios.

Dado que los titulares de derechos de autor y las empresas editoriales se verían perjudicados financieramente al proporcionar acceso de manera tan fácil a las obras que aún se encuentran en el mercado; la propuesta del consejo también pide a los gobiernos locales que gestionan las bibliotecas que paguen alguna forma de compensación. Establecer este montante es un tema complicado, dado el daño potencial para los titulares de los derechos, si no se puede asegurar una cantidad cercana al precio de un libro impreso.

Según el Instituto de Investigación de Publicaciones, las ventas de libros electrónicos en la primera mitad de este año aumentaron un 30 por ciento con un valor de 176.200 millones de yenes (1.700 millones de dólares).

Negociación de derechos en la edición académica

Centro de documentación – Asociación de Editoriales Universitarias de  América Latina y el Caribe

Negociación de derechos en la edición académica. Contraportada, ISSN-e 2539-0414, Nº. 5, 2020

Texto completo

“Si usted escribe correos electrónicos y publica fotos y videos en
Instagram o YouTube, es titular de derechos de autor.
Si canta en bares de karaoke, les lee a sus hijos o comparte
historias del periódico en Facebook, es usuario de los derechos
de autor. Los derechos de autor o copyright, como se les
conoce comúnmente, son el sistema regulatorio cultural más
generalizado del mundo.”


SIVA VAIDHYANATHAN
TRADUCCIÓN DEL INGLÉS POR PATRICIA TORRES LONDOÑO

La publicación recoge los enfoques de distintas experiencias nacionales e internacionales, que, sin duda, contribuyen a la discusión y al esclarecimiento de un sistema legal aún intrincado. Una clarísima exposición sobre los múltiples significados de la propiedad intelectual, con un recorrido por los acuerdos internacionales frente a los derechos de autor (morales y patrimoniales), esclarece varias de sus derivaciones culturales y comerciales. También, y como parte de iniciativas recientes, tanto en el interior de las academias como de la escena pública, se replantean los significados primordiales de este mapamundi por el que transitan los nuevos contenidos y sus autores. Replanteamiento que no solo abre la polémica sobre el derecho privado y el bien común, sino también la puerta a modalidades de acceso abierto, como declaración de principios frente a quién beneficia el control y la apropiación de la investigación y la creación: a una comunidad cerrada de especia listas o a una que necesita contar con herramientas científicas y tecnológicas, con representaciones del mundo heterogéneas, para explicar y resolver dilemas y conflictos cotidianos.

En esta dinámica cartográfica no hay que olvidar el número largo de protagonistas que determinan las rutas para la venta y la compra de derechos, como es el sistema de las agencias en las ferias internacionales del libro, en especial las de Frankfurt y de Guadalajara, que también discuten los límites hasta donde pueden llegar los catálogos de las editoriales académicas. Realidad que, a pesar de los retos y los espejismos de la globalización, debe llevar a un replanteamiento de la manera como se ha trazado el
mapa por donde circulan y se leen nuestros libros.

Dossier

Derechos de autor, cultura y comercio Siva Vaidhyanathan 6-3

El movimiento anticopyright, el acceso abierto y otras iniciativas Lynette Owen 32-49

Negociación de derechos de traducción en la edición académica Inés Ter Hors 50-59

Ediciones UC hacia la internacionalización: nuevos caminos colaborativos entre editoriales universitarias Patricia Corona 60-65

Literatura de no ficción neerlandesa: un género en florecimiento Mireille Berman 66-73

La traducción, un pilar de la editorial universitaria: memorias y reflexiones Marcelo Luciano Martins di Renzo 74-91

Entrevistas

La negociación de derechos en el mayor mercado del mundo, la Feria del Libro de Frankfurt: entrevista a Marifé Boix García Marifé Boix García (entrevistado) 94-103

De la idea al libro Mike Shatzkin, Robert Paris Riger 104-123

Lecturas paralelas

Un manual que es escuela de edición Marcela Castro. Es reseña de: De la idea al libro: un manual para la gestión de proyectos editoriales Patricia PiccoliniMéxico : Fondo de Cultura Económica, 2019 126-133

Por una América Latina vinculada y en interlocución permanente con el mundo Sayri Karp Mitastein 134-139

Editar en Colombia en el siglo XX: la Selección Samper Ortega de literatura colombiana, 1928-1937 Felipe Martínez Pinzón. Es reseña de: Editar en Colombia en el siglo XX: la Selección Samper Ortega de literatura colombiana, 1928-1937Miguel Ángel Pineda CupaBogotá : Ediciones Uniandes y Editorial UTadeo, 2019 140-145

¿Qué son las humanidades digitales y por qué importan? María José Afanador Llach 146-155

Paulina Chiziane y sus declinaciones de género, etnia y clase Inocência Mata 156-169

Economía y seguridad en el posconflicto Hernando Zuleta 170-179

La magia de los mapas (sociales) Antonio Lafuente García 182-203

Una saga transnarratológica: Genette sobre Borges y la distopía de la edición Marcy Schwartz 204-21

El movimiento anticopyright, el acceso abierto y otras iniciativas

To Be Anti-Copyright is to be Anti-Free Market and Anti-Creativity ~  CreativeFuture

Lynette Owen. El movimiento anticopyright, el acceso abierto y otras iniciativas. Contraportada, ISSN-e 2539-0414, Nº. 5, 2020 (Ejemplar dedicado a: Negociación de derechos en la edición académica), págs. 32-49

Texto Completo Ejemplar

“El concepto de copyright no siempre ha gozado de un apoyo
incondicional, ni siquiera por parte de los autores; Mark
Twain una vez opinó: “Solo una cosa es imposible para Dios;
encontrarle sentido a la ley de copyright en el planeta”. A lo que
agregó: “Siempre que se hace o se altera una ley de copyright,
entonces los idiotas se reúnen”.


LYNETTE OWEN

Un siglo después, Nicholas Negroponte, director fundador del MIT Media Lab, declaró en su libro de 1995 Being Digital: “La ley de copyright es completamente obsoleta. Es un artefacto de Gutenberg. Puesto que es un proceso reactivo, probablemente tendrá que colapsar completamente antes de ser corregido”. El debate ha continuado en una era en la que el internet ha tenido un impacto masivo en las opiniones de los consumidores sobre el acceso a los contenidos.

Entonces, ¿llegó a su fin el copyright? Las editoriales afirman que sigue siendo esencial en la medida en que pretende servir al interés público, estimular la creatividad y fomentar la inversión en el desarrollo, la producción, la promoción y la distribución de
los productos finales que se derivan de las “obras de la mente”.

¿Pero decimos todo esto porque lo creemos o porque estamos buscando desesperadamente justificar nuestra propia existencia? A veces se ha hecho referencia al copyright como una “cultura de compensación”, pero ni la legislación sobre copyright ni las industrias creativas pueden permanecer estáticas: ambas deben reaccionar ante el mundo cambiante que nos rodea y, en particular, ante las tecnologías de rápida evolución que han llevado al público —y en particular a las generaciones más jóvenes— a esperar un acceso instantáneo (y preferiblemente gratuito) a una gran cantidad de contenidos, ya sean de naturaleza impresa, visual, de audio o audiovisual. Las editoriales deben ser conscientes de las necesidades de sus clientes y concentrarse en aportar valor a los contenidos como justificación de su retribución financiera.

Sin duda es preferible que el copyright sea un régimen que facilite el acceso por medio de licencias voluntarias a que sea percibido como un obstáculo y sujeto a excepciones o licencias estatutarias impuestas por los gobiernos.

¿Qué desafíos se les plantean ahora al copyright y a las industrias creativas que hasta ahora han dependido del copyright para sostener sus negocios? Vienen en muchos frentes y de muchas formas. Los más extremos son las facciones que defienden la abolición total del copyright, aunque la industria de la música —quizá la industria creativa que experimentó el ataque más notorio por parte de iniciativas como el intercambio de archivos P2P— se defendió tardíamente contra la erosión de su negocio, con cierto éxito. También hay movimientos relacionados con el copyright pero que favorecen la gratuidad de los contenidos con una serie de condiciones.

Las guerras del derecho de autor: Tres siglos de batalla transatlántica

Baldwin, Peter. The Copyright Wars: Three Centuries of Trans-Atlantic Battle. Peter Baldwin, 2014

Texto completo

Las guerras por el derecho de autor de hoy en día pueden parecer sin precedentes. Provocadas por la revolución digital que ha hecho del derecho de autor -y su violación- parte de la vida cotidiana, las luchas por la propiedad intelectual han enfrentado a los creadores, Hollywood y los gobiernos contra los consumidores, los piratas, Silicon Valley y los defensores del acceso abierto. Pero aunque se puede perdonar a la generación digital que piense que la disputa entre, por ejemplo, la industria editorial y Google es completamente nueva, las guerras por el derecho de autor se remontan en realidad a tres siglos atrás, y su historia es esencial para entender las batallas de hoy. Las guerras por el derecho de autor -la primera gran historia transatlántica del derecho de autor desde sus orígenes hasta hoy- nos cuenta esta importante historia. Peter Baldwin explica por qué las guerras por el derecho de autor siempre han estado impulsadas por una tensión fundamental. ¿Debería el derecho de autor asegurar a los autores y a los titulares de derechos reclamaciones duraderas, como en Europa continental? ¿O debería el derecho de autor preocuparse principalmente por dar a los consumidores un acceso fácil y barato a una cultura compartida, como en Gran Bretaña y América? The Copyright Wars describe cómo triunfó el enfoque continental, aumentando dramáticamente las demandas de los titulares de derechos. El libro también cuenta la historia ampliamente olvidada de cómo América pasó de ser uno de los principales oponentes al derecho de autor y pirata en los siglos XVIII y XIX a convertirse en el policía de la propiedad intelectual del mundo a finales del siglo XX. Al convertirse en un exportador cultural neto y sus industrias de contenidos vieron su ventaja en la ideología continental de derechos de autor fuertes, los Estados Unidos invirtieron su posición sobre el derecho de autor, debilitando su compromiso con el ideal de la ilustración universal, una historia que revela que los actuales defensores del acceso abierto son herederos de una venerable tradición americana.

COOlition S desarrolla una estrategia de retención de derechos para salvaguardar los derechos de propiedad intelectual de los investigadores y suprimir los períodos de embargo irrazonables

 

cc15e8731c72e11cbab1e80baeaa9c60

 

Plan S Rights Retention Strategy

PDF

 

Una de las tres rutas del Plan S para lograr el acceso abierto completo e inmediato es a través de repositorios, donde, como mínimo, el manuscrito aceptado por el autor (AAM) se pone a disposición abierta bajo una licencia Creative Commons Attribution (CC BY) o equivalente, sin ningún tipo de embargo.

Los editores comúnmente requieren que los autores firmen acuerdos de publicación exclusivos que restringen lo que los autores pueden hacer con sus hallazgos de investigación, incluida la creación de artículos de acceso abierto de acuerdo con los requisitos de sus patrocinadores. Para abordar este problema, cOAlition S ha desarrollado una estrategia de retención de derechos, que permitirá a sus investigadores financiados publicar en su revista de elección, incluidas las revistas de suscripción, y proporcionará acceso abierto de conformidad con el Plan S.

Todos los artículos de investigación deben estar disponibles bajo una licencia Creative Commons Attribution “CC BY” o equivalente o, por excepción, si así lo decide una Organización de la coalición S, una licencia Creative Commons Attribution, NoDerivatives “CC BY-ND” o equivalente.