Archivo de la etiqueta: Derechos de autor

Código de Buenas Prácticas en el Uso Justo de las Artes Visuales

screen20shot202015-10-1220at208-57-5220am

Code of Best Practices in Fair Use for the Visual Arts. College Arts Association, 2015

Texto completo

 

Si utilizas materiales con derechos de autor en las Artes Visuales en la enseñanza y/o investigación, el Código de Mejores Prácticas puede ayudarte a ejercer el uso justo en la mayor medida posible. El Código está “basado en un consenso de profesionales de las artes visuales que utilizan imágenes, textos y otros materiales protegidos por derechos de autor en su trabajo creativo y académico y que, a través de grupos de discusión, identificaron las mejores prácticas para utilizar dichos materiales. Entre ellos figuraron historiadores del arte y la arquitectura, artistas, diseñadores, conservadores, directores de museos, educadores, funcionarios encargados de los derechos de autor y la reproducción, y editores de editoriales y revistas académicas”.

 

Anuncios

Reino Unido amplía el derecho de pago a los autores por el préstamo público de libros electrónicos y audiolibros prestados por bibliotecas públicas

 

ebook_1839044b

El Derecho Público de Préstamo (Public Lending Right, PLR) es el derecho que tienen los autores a recibir pago por los préstamos de sus libros por parte de las bibliotecas públicas. El nuevo  Public Lending Right Scheme (Plan de Derecho de Préstamo Público) cubrirá los libros electrónicos y los libros de audio electrónicos

Aunque las ventas de libros electrónicos no dejan de caer, los préstamos de libros electrónicos en las bibliotecas públicas han aumentado drásticamente en los últimos seis años en el Reino Unido. El año pasado se prestaron más de 6.750.000 obras en comparación con los sólo 750.000 libros digitales prestado en 2011/12.

El derecho de préstamo público es un derecho legal al pago por parte del gobierno cada vez que sus libros se piden prestados en bibliotecas públicas. Bajo el sistema de derecho de préstamo público, el pago se hace con fondos gubernamentales a los autores, ilustradores y otros contribuyentes cuyos libros se toman prestados de las bibliotecas públicas. Los pagos se realizan anualmente sobre la base de los datos de préstamos recopilados por las bibliotecas públicas del Reino Unido e Irlanda. Para calificar para el pago, los solicitantes deben solicitar el registro de sus libros.

La  British Library gestiona el plan de Derecho de Préstamo Público en nombre del Gobierno, con más de 6 millones de libras esterlinas de pagos efectuados cada año a 22.000 autores, ilustradores, fotógrafos, traductores y titulares de derechos. El nuevo  Public Lending Right Scheme (Plan de Derecho de Préstamo Público) cubrirá los libros electrónicos y los libros de audio electrónicos que se prestan en bibliotecas públicas de toda Gran Bretaña. Como resultado, a partir del 1 de julio de 2018, se recogerán los préstamos a distancia de libros electrónicos y libros de audio electrónicos de las bibliotecas públicas y los primeros pagos de derechos de préstamo público se efectuarán en febrero de 2020.

De este modo, el Reino Unido es uno de los primeros países en ampliar su sistema de compensación de préstamos a bibliotecas a los préstamos electrónicos a distancia.  El cambio significa que los autores son elegibles para el pago de las compensaciones tanto si sus obras se prestan en formato físico o electrónico.

 

 

La ley de Derechos de Autor Digital Millennium (DMCA)

dmca-1

Digital Millennium Copyright Act (DMCA)

Texto en inglés

 

La Ley de Derechos de Autor de la Era Digital (en inglés Digital Millennium Copyright Act o DMCA) es una ley de derechos de autor de Estados Unidos que implementa dos tratados del año 1996 de la OMPI (Organización Mundial de la Propiedad Intelectual).

Esta ley sanciona no solo la infracción de los derechos de reproducción en sí, sino también la producción y distribución de tecnologías que permitan sortear las medidas de protección de derechos de autor (comúnmente conocidas como gestión de derechos digitales o DRM por sus siglas en inglés). Además incrementa las penas para las infracciones de los derechos de autor en internet.

La ley se divide en 5 títulos

  • Titulo I: Denominado “Copyright relativo a Actuaciones en directo y Fonogramas” que incorpora en la legistlación estadounidense dos tratados de la WIPO.
  • Titulo II: Limitación de la Responsabilidad en las infracciones del copyright online y que fija limitaciones en la responsabilidad de los ISP, alojadores y servicios web por el contenido alojado en ellos estableciendo también procedimientos para garantizar que los propietarios de derechos de propiedad intelectual puedan hacer valer sus derechos.
  • Titulo III:”Computer Maintenance Competition Assurance Act,” o “Ley para la garantía de la competencia en la reparación de ordenadores” crea una exención en la responsabilidad cuando se copian programas de ordenador con el objetivo de mantenimiento o reparación de un sistema informático.
  • Titulo IV: contiene regulación variada sobre las funciones de la Oficina del Copyright, la educación a distancia, las excepciones en la Ley del Copyright (“Copyright Act”) para bibliotecas y para la grabación de grabaciones efímeras, webcasts y grabaciones en Internet así como la posible aplicación de obligaciones derivadas de la negociación colectiva en el caso de venta de derechos de películas.
  • Titulo V, el Vessel Hull Design Protection Act,” o “Ley de protección de cascos de barcos” crea una nueva protección a la protección intelectual en el caso de los diseños de cascos de barcos.

 

A continuación se resumen las secciones clave de la DMCA que se relacionan con las bibliotecas.

Título I: Nuevas prohibiciones sobre la elusión de tecnologías de protección:

  • Prohíbe la “elusión” de cualquier “medida de protección tecnológica” efectiva (por ejemplo, una contraseña o forma de cifrado) utilizada por el titular de los derechos de autor para restringir el acceso a su material.
  • Prohíbe la fabricación de cualquier dispositivo, o la oferta de cualquier servicio, diseñado principalmente para eludir una “medida de protección tecnológica” eficaz.
  • Aplaza la fecha de entrada en vigor de estas prohibiciones por dos años y 18 meses, respectivamente
  • Requiere que el Bibliotecario del Congreso emita una exención de tres años de la prohibición antielusión cuando haya evidencia de que la nueva ley afecta o puede afectar adversamente el “uso justo” y otros usos no infractores de cualquier clase de trabajo.
  • Expresamente declara que muchas actividades valiosas basadas en la doctrina del “uso justo” (incluyendo la ingeniería inversa, las pruebas de seguridad, la protección de la privacidad y la investigación de encriptación) no constituirán una “antielusión” ilegal.
  • No hace ningún cambio a la doctrina de “uso justo” o a otros privilegios y derechos del usuario de la información.

Título II: Limitaciones de la responsabilidad de los proveedores de servicios en línea

  • Exime a cualquier OSP o portador de información digital (incluyendo bibliotecas) de la responsabilidad de derechos de autor debido al contenido de una transmisión hecha por un usuario del sistema del proveedor o portador (por ejemplo, el usuario de un sistema informático de biblioteca).
  • Establece un mecanismo para que un proveedor evite la responsabilidad por infracción de derechos de autor debido al almacenamiento de información infractora en el propio sistema informático de un PSO, o al uso de “herramientas de localización de información” e hipervínculos, si el proveedor actúa “rápidamente para eliminar o desactivar el acceso a” material infractor identificado en una notificación formal por el titular de los derechos de autor.

Título IV: Conservación digital

Esta sección actualiza la disposición actual de preservación de la Ley de Derecho de Autor (Art. 108) a:

  • Permitir expresamente a las instituciones autorizadas realizar hasta tres copias de preservación digital de una obra protegida por derechos de autor que reúna los requisitos necesarios
  • Prestar electrónicamente esas copias a otras instituciones que califiquen
  • Permitir la conservación, incluso por medios digitales, cuando el formato existente en el que se ha almacenado la obra haya quedado obsoleto

 

 

 

 

 

 

El largo y sinuoso camino hacia los libros electrónicos sin DRM en las bibliotecas universitarias

drm-free

Roncevic, Mirela. The long and winding road to DRM-free ebooks in academic libraries. Non Self Required, 26 de abril de 2018

Ver completo

 

La cuestión de la gestión de los derechos digitales (DRM) ha existido desde que se publicaron los libros electrónicos, y no sólo los libros electrónicos, sino también el contenido digital en general, incluidas las revistas electrónicas, las películas, los programas de televisión, los juegos y los programas informáticos. DRM se discute generalmente en el contexto de los derechos de autor y la  Ley de Derechos de Autor del Milenio Digital de 1998, que hace que la elusión de las medidas que controlan el acceso a las obras protegidas por derechos de autor sea un delito civil (en algunos casos, incluso un delito federal). Pero DRM no es copyright. Se refiere a la tecnología real -un código o un conjunto de códigos- que se aplica para restringir el uso digital de materiales protegidos por derechos de autor. En el mundo editorial, es una forma de `proteger’ los libros digitales contra la violación de los derechos de autor y la piratería, que han sido una preocupación importante para los editores desde el advenimiento de Internet. Mediante el uso de la protección (normalmente a través de tres tipos de DRM, Amazon para Kindle, FairPlay de Apple para iBookstore y Digital Editions Protection Technology de Adobe), los editores (o titulares de derechos de autor) pueden controlar lo que los usuarios pueden y no pueden hacer con el contenido digital.

Esto significa que las personas que compran libros electrónicos, ya sea para uso personal o institucional, están pagando por su uso, no por su posesión (como ha sido el caso durante siglos con los libros impresos). Cuando se encriptan con DRM, los ebooks no se pueden copiar o imprimir fácilmente (si es que se pueden imprimir), ver en múltiples dispositivos, o cambiar de un dispositivo a otro. Además, sólo pueden descargarse un cierto número de veces (incluso cuando se compran legalmente en línea) y, si es necesario, puede bloquearse su uso para determinados territorios de todo el mundo (o hacerse invisibles para los usuarios de determinados países). Estas restricciones han dado a los editores y autores cierta tranquilidad durante las dos últimas décadas, pero han dado lugar a muchos inconvenientes para los usuarios legítimos, incluidos los lectores legos que compran contenido digital en sitios como Amazon y los investigadores que acceden al contenido digital a través de bibliotecas.

Para muchos, estas restricciones son consideradas la razón fundamental por la cual la popularidad de los libros electrónicos en el mercado de consumo se está estancando. Aparte del hecho de que los usuarios tienden a preferir el formato impreso al digital cuando leen por placer (en comparación con la investigación), varias limitaciones relacionadas con la gestión de derechos digitales impuestas a los libros electrónicos -incluidas las restricciones territoriales y la imposibilidad de copiar, imprimir y compartir- sólo han contribuido a la disminución general de las ventas de libros electrónicos de consumo en los últimos años. Según una encuesta realizada por el Pew Research Center en enero de 2018, sólo el siete por ciento de los estadounidenses lee exclusivamente libros digitales, mientras que el 39 por ciento lee libros impresos y el 29 por ciento lee tanto impresos como digitales.

A pesar de la disminución de las ventas de libros electrónicos en el mercado de consumo y una experiencia de usuario inferior en todas partes, muchos editores todavía sostienen que el uso del DRM es vital para proteger los derechos Dicho esto, algunos editores comerciales han estado adoptando el concepto de libros electrónicos libres de DRM, incluyendo editores de tecnología como O’Reilly y Microsoft y editores de ficción de género como Carina Press, y Tor.com. Desde el punto de vista académico, muchas editoriales han estado proporcionando títulos sin DRM en sus propias plataformas durante varios años -incluyendo Oxford University Press, Cambridge University Press, SAGE, Springer/Palgrave, Elsevier, Wiley, De Gruyter, Brill y Emerald, entre otros- pero, hasta hace poco, no han ofrecido a los grandes agregadores como EBSCO la opción de distribuir sus títulos sin DRM.

En el mundo de la investigación y de las bibliotecas universitarias, el problema principal no ha sido la preferencia de un formato u otro, aunque sólo sea por el hecho de que el volumen de títulos académicos que se publican cada año es abrumador. Basándose en el número de títulos perfilados por GOBI Library Solutions, uno de los principales proveedores de servicios bibliotecarios, anualmente se publican al menos 70.000 títulos académicos sólo en inglés. Desde la llegada de las primeras plataformas de libros electrónicos para bibliotecas y bases de datos de suscripciones hace unos 20 años, los bibliotecarios universitarios han tenido la oportunidad de mantenerse al día con la avalancha de recursos digitales, a la vez que experimentaban con modelos de negocio de libros electrónicos en constante evolución y comprendían sus repercusiones a corto y largo plazo. De hecho, el tema clave del libro electrónico en las bibliotecas universitarias ha girado hasta el día de hoy en torno a los efectos de diversos modelos de negocio sobre los presupuestos y la capacidad de las bibliotecas para crear colecciones digitales sostenibles para sus instituciones.

Hasta hace poco, las editoriales no habían empezado a prestar mayor atención a la información proporcionada a los bibliotecarios por los usuarios finales, incluidos los estudiantes y el profesorado. Una encuesta publicada esta primavera por Library Journal -cuya meta era investigar la experiencia de los estudiantes universitarios con los libros electrónicos en universidades, programas de postgrado, así como en colegios comunitarios o de dos años- encontró que el 74 por ciento de los estudiantes que acceden a los libros electrónicos a través de las bibliotecas creen que no debería haber restricciones en los libros electrónicos; el 66 por ciento prefiere usarlos sin restricciones; y el 37 por ciento ha tomado una postura de principio y sólo usa libros electrónicos que no tienen restricciones al realizar investigaciones. Dado el número relativamente bajo de libros electrónicos libres de DRM disponibles para los usuarios a través de las bibliotecas en los últimos años, estas estadísticas llevan a algunas conclusiones preocupantes: La gran mayoría de los libros electrónicos académicos en las bibliotecas universitarias de EE.UU. nunca son utilizados por un gran número de usuarios -según esta encuesta de Library Journal, más de un tercio- debido a que la gran mayoría de los libros electrónicos académicos continúan siendo distribuidos a bibliotecas con encriptación DRM.

Los temas relacionados con DRM han sido el tema de innumerables artículos, estudios de casos, discusiones en línea y paneles de conferencias en la última década. Los bibliotecarios universitarios no dudan en expresar sus preocupaciones sobre los efectos adversos de la DRM, cuestionando si combate con éxito la piratería en primer lugar y señalando el difícil papel de “intermediario” que las bibliotecas deben desempeñar en sus esfuerzos por satisfacer las demandas de sus usuarios, por un lado, y seguir respetando los legítimos “derechos” de los editores, por otro.

Como explica el Grupo de Contenido Digital y Bibliotecas de la Asociación Americana de Bibliotecas en su Hoja de consejos en línea, DRM es el mecanismo que hace cumplir el acuerdo de licencia que las bibliotecas establecen con los editores o agregadores de libros electrónicos, particularmente cuando se trata de modelos de negocio de pago por uso como la Adquisición basada en la demanda (PDA). Tal como lo ven las bibliotecas, el uso justo y otras excepciones a la ley de derechos de autor en las que las bibliotecas han confiado durante décadas para poder prestar títulos a los lectores pueden ser bloqueados por la DRM, lo que ha llevado a muchos a tomar una posición firme en contra de la DRM y presionar a los editores para que presenten mejores soluciones.

Además, las bibliotecas se oponen a los usos de DRM que bloquean a los lectores a de determinados formatos específicos de libros electrónicos, argumentando que cualquier institución que adquiera contenido legalmente debería ser capaz de permitir a sus usuarios leer ese contenido en cualquier dispositivo y en cualquier plataforma tecnológica. Las bibliotecas también se oponen a los DRM utilizados para rastrear los patrones de lectura, que facilita a empresas privadas datos de lo que la gente lee, cuándo, cómo y dónde, lo que pone en peligro la privacidad de los usuarios. Y, como se afirma en el sitio web de la American Library Association, “la preservación, el archivo y la provisión de acceso a obras cultural e históricamente significativas está severamente limitada por los sistemas de distribución DRM que eliminan el contenido al final de un período de licencia o impiden la copia del contenido en nuevos formatos. Las bibliotecas proporcionan acceso al patrimonio cultural para múltiples generaciones, pero los modelos de negocio impuestos por la tecnología ponen en peligro el acceso a largo plazo a los productos del conocimiento de nuestra sociedad”.

Ari Sigal, bibliotecario de referencia e instrucción del Catawba Valley Community College (Hickory, NC), cree que “las prácticas actuales de DRM cuando se aplican a los libros electrónicos son excesivas en el sentido de que limitan el acceso de los lectores y crean un sistema oneroso para las bibliotecas con pocas disponibilidades económicas”. Esto es suficientemente malo para la lectura por placer, pero cuando se aplica a la literatura académica, restringe la capacidad de investigar. “Tal como está el sistema ahora”, dice Sigal, “es una consecuencia del miedo irrazonable por parte de la comunidad editorial. Mi esperanza es que a medida que el movimiento de Acceso Abierto continúe ganando impulso, más editores académicos seguirán sus pasos y crearán más contenido libre de DRM disponible a través de varios canales, no sólo el suyo propio”.

Las editoriales universitarias tradicionales han sido lentas a la hora de permitir que los agregadores entreguen sus libros sin DRM, pero se han dado grandes pasos en los últimos años, y el movimiento de Acceso Abierto, junto con las presiones a las que se ve sometida la publicación, se ha convertido en un factor clave para el éxito de la publicación. Lo que una vez comenzó como una iniciativa de organizaciones sin fines de lucro como Knowledge Unlatched y Unglue, se ha extendido a través de la publicación académica y ha llevado a los principales actores (por ejemplo, DeGruyter, Springer, SAGE, Elsevier) a adoptar el concepto de acceso abierto y libros electrónicos libres de DRM (primero con revistas, luego con libros electrónicos). Un libro blanco publicado por Springer Nature en noviembre de 2017 (The OA effect: How does open access affect the usage of scholarly books?), reveló, entre otros hallazgos, que los libros de acceso abierto son descargados siete veces veces más que los libros en acceso restringido, y obtienen hasta un 50 por ciento más citas y diez veces más menciones en línea que los títulos de pago.

Otra influencia notable en la voluntad de los editores de reconsiderar sus prácticas de DRM ha sido, irónicamente, la propagación de la piratería y la omnipresencia de sitios como Sci-Hub. El autoproclamado “primer sitio web pirata del mundo”, Sci-Hub proporciona acceso masivo y público a decenas de millones de artículos de investigación. En 2015, Elsevier presentó una demanda legal contra Sci-Hub y su fundadora, alegando infracción de derechos de autor. Desde entonces, Sci-Hub ha pasado por varias situaciones, bloqueándose incluso sus dominios, pero sigue siendo el lugar de referencia para la investigación en todo el mundo, incluso para aquellos países que poseen las más completas colecciones bajo licencia de pago a través de bibliotecas. Algunas estadísticas alucinantes que nos llevan a repensar el poder de DRM en la lucha contra la piratería: el mayor uso de Sci-Hub aparentemente tiene lugar en los campus de Estados Unidos y Europa; Estados Unidos es el quinto país del mundo que más artículos descarga en esta web; cada vez más y más académicos donan documentos a Sci-Hub voluntariamente; cientos de miles de solicitudes de descarga se realizan todos los días a partir de millones de direcciones IP únicas.

Según el científico Daniel Himmelstein (Universidad de Pensilvania) y sus colegas, que recientemente investigaron el impacto de Sci-Hub, el sitio pirata actualmente proporciona acceso a más de dos tercios de todos los artículos científicos del mundo. Cuando se le preguntó qué podían hacer las editoriales para evitar que se añadieran nuevos artículos a Sci-Hub, Himmelstein dijo: “Hay cosas que se podrían hacer, pero pueden salir muy mal. La cuestión es que cuanto más protectores sean los editores, más difícil será su acceso legítimo, y eso podría llevar a la gente a usar aún más Sci-Hub”.

Si el Acceso Abierto continúa ejerciendo influencia sobre la publicación académica mientras que la mayoría de los libros electrónicos permanecen “bloqueados” con encriptación DRM, si los sitios piratas siguen siendo difíciles o imposibles de combatir, si los estudiantes continúan mostrando insatisfacción cuando no pueden imprimir una o varias páginas desde los libros electrónicos, y si las bibliotecas continúan atascadas entre la espada y la pared, teniendo que complacer tanto a los patrocinadores como a los editores, surge la pregunta: ¿cómo va a progresar la industria del libro de manera que pueda cumplir con sus objetivos comerciales al mismo tiempo que ofrece a los usuarios la experiencia de investigación que desean y permite a las bibliotecas crear colecciones sostenibles?

Aunque la adaptación ha sido lenta, algunas editoriales universitarias han hecho progresos significativos en la apertura a la idea de’libre de DRM’ más allá de sus propias plataformas, lo que automáticamente pone más contenido a disposición de más bibliotecas y, en consecuencia, de más usuarios. EBSCO Information Services anunció este mes que ha hecho más de 70,000 ebooks libres de DRM a través de su plataforma de eBooks de EBSCO-incluyendo nuevos lanzamientos y más de 1000 títulos altamente recomendados por bibliotecarios así como ebooks de muchas editoriales cuyo contenido es libre de DRM por primera vez (por ejemplo, I.B. Tauris, Lynne Reiner Publishing, y Cambridge Scholar’s Publishing). Esto significa que los títulos de una variedad de editores están disponibles para un número ilimitado de usuarios simultáneos, y no hay limitaciones para imprimir, guardar o descargar. Además, no es necesario iniciar sesión ni el ID de Adobe, y no se necesita ningún software especial para acceder. Los bibliotecarios pueden elegir entre la versión de usuario ilimitado libre de DRM de un título o un modelo de usuario limitado con protección DRM estándar, que puede incluir un solo usuario, tres usuarios o acceso simultáneo.

Según Kroes Li, los editores que venden directamente a las bibliotecas y tienen sus propias plataformas se dieron cuenta de todo esto ya en 2010, porque tienen control total sobre su contenido y tecnología. La razón por la que los grandes agregadores han tardado un tiempo en ponerse al día es que, hasta la fecha, las plataformas de agregadores han soportado un único tipo de entrega, ya sea protegida por DRM o libre de DRM. EBSCO ha estado trabajando con juntas asesoras, grupos focales de bibliotecas y editoriales y usuarios finales durante más de dos años para determinar cómo desarrollar un enfoque sostenible de los libros electrónicos libres de DRM a través de su plataforma multieditorial. “Pedir a los editores que eliminaran DRM en todo el contenido, en todos los modelos, no tuvo éxito, porque no veían que se cubrieran todos los matices de sus preocupaciones”, añade Kroes Li. “Cuando nos comprometimos y propusimos nuestra solución, tuvimos mucha cooperación.”

Si consideramos, por ejemplo, que un importante editor como Elsevier ha determinado que no teme la idea de ofrecer títulos libres de DRM, sino que los utiliza como una forma de impulsar las compras en su propia plataforma, la mayoría de los editores que no tienen sus propias plataformas (y que todavía no ofrecen libros libre de DRM) se encuentran automáticamente en desventaja a la hora de vender sus libros electrónicos. Las bibliotecas quieren libros libres de DRM, y favorecen los libros electrónicos con acceso libre de DRM cuando seleccionan títulos para comprar. Incluso si una biblioteca compra un paquete de un editor grande, es posible que prefiera ese mismo editor a la hora de seleccionar títulos individuales, simplemente porque tienen opciones libres de DRM. Cuando un gran agregador (como EBSCO) incorpora títulos sin DRM de una amplia gama de editores, grandes y pequeños, en su plataforma, los editores ahora tienen una vía para competir. Los editores también tienen la flexibilidad de elegir qué libros poner libres de DRM cuando hay circunstancias que lo requieran. Debido a que las bibliotecas normalmente prefieren tener una muestra representativa de libros de varias editoriales, con una mayor participación de las editoriales, las bibliotecas tendrán opciones libres de DRM y difundirán sus esfuerzos de desarrollo de colecciones de manera apropiada, tomando decisiones de selección imparciales. Son los editores que no han aceptado las opciones sin DRM los que pueden tener dificultades para mantenerse al día.

También está la cuestión de experimentar cómo funcionar con modelos de negocio de libros electrónicos sin DRM, como los préstamos a corto plazo (STL), una versión electrónica de los préstamos interbibliotecarios tradicionales (ILL). Dado que la Ley de Derechos de Autor del Milenio Digital hace ilegal que las bibliotecas compartan porciones considerables de sus colecciones digitales, y el ILL ha representado históricamente el compromiso de las bibliotecas de ampliar el conjunto de recursos disponibles para sus audiencias, las restricciones de la DRM, como señala Marlene Manoff en “Human and Machine Entanglement in the Digital Archive”, tienen el potencial de infligir un daño considerable a la erudición futura.

En el caso de EBSCO, como explica Kroes Li, “libre de DRM es una versión del modelo de usuario ilimitado en el que un editor puede elegir participar. Un cliente puede elegir comprar la versión ilimitada libre de DRM, o un cliente puede elegir comprar una versión protegida por DRM que puede ser de un solo usuario, de tres usuarios o de acceso concurrente. El Préstamo a Corto Plazo es un modelo de acceso que (cuando está disponible) se aplica a los libros electrónicos protegidos por DRM de un solo usuario. La razón por la que tantos editores se han suscrito a EBSCO sin DRM es porque se aplica a la versión de usuario ilimitado del libro”.

Otra razón importante por la que (todavía) los modelos sin DRM no funcionan en todos los libros es el tipo de contenido. Oxford University Press (OUP), por ejemplo, restringe alrededor de un tercio de sus libros académicos de su plataforma University Press Scholarship Online porque son libros de referencia, títulos que son manuales de cursos, libros de texto o libros con temas de derechos que la OUP no controla. Una gran parte de ellos están disponibles, irónicamente, en plataformas de agregadores precisamente porque tienen DRM. Asimismo, SAGE retiene más de la mitad de sus títulos de su propia plataforma y agregadores porque gran parte de su contenido incluye libros de referencia y libros de texto. Estos son nichos que presentan desafíos especiales.

De cara al futuro, el ecosistema del libro electrónico está plagado de amenazas para la sostenibilidad de los editores. También está plagada de amenazas a la sostenibilidad de las bibliotecas. El movimiento hacia la ausencia de DRM ciertamente continuará, pero será un camino largo y sinuoso. El viaje probablemente tomará tiempo y más ajustes están por delante para todos los que participan en el juego. Si las lecciones aprendidas hasta ahora son una indicación, ‘dos pasos adelante’ será seguido de ‘un paso atrás’.

 

_______________________

References

ALA DCWG Tip Sheet: Digital Rights Management. American Library Association, July 2012. http://www.districtdispatch.org/wp-content/uploads/2012/07/drm_tip_sheet.pdf.

Berrio. Matamoros, Alex & Fred Dingledy. “What Is Digital Rights Management?” (2016). CUNY Academic Works. https://academicworks.cuny.edu/cl_pubs/334/.

“Digital Rights Management.” American Library Association, January 13, 2018. http://www.ala.org/advocacy/copyright/digitalrights.

“How Enormous Is Sci-Hub and Does Its Formidable Size Signal the End of Paywalled Research.” No Shelf Required, July 28, 2017. http://www.noshelfrequired.com/how-enormous-is-sci-hub-and-does-its-formidable-size-signal-the-beginning-of-the-end-for-paywalled-research/.

Manoff, Marlene. “Human and Machine Entanglement in the Digital Archive: Academic Libraries and Socio-Technical Change.” Libraries and the Academy, Vol. 15, No. 3. Johns Hopkins Univ. Pr., 2015.

“New (But Not Surprising” AAP Findings This Week: Paperback, Hardcover, and Audio Sales Grow; Ebook Sales Decline.” No Shelf Required, February 24, 2017. http://www.noshelfrequired.com/new-but-not-surprising-aap-findings-this-week-paperback-hardcover-and-audio-sales-grow-ebook-sales-decline/.

Perrin, Andrew. “Nearly One-in-Five Americans Now Listen to Audiobooks.” Pew Research Center, March 8, 2018. http://www.pewresearch.org/fact-tank/2018/03/08/nearly-one-in-five-americans-now-listen-to-audiobooks/.

 

 

 

 

 

Guía de Derecho Autor para bibliotecas y repositorios

 

page_1

Guía de Derecho Autor para bibliotecas y repositorios  [e-Book]  Lima, Indecopi, 2018

 

Texto completo

A diferencia de lo que ocurría en las bibliotecas de la antigüedad, las cuales no abrían sus puertas a cualquiera, sino sólo a algunos elegidos que podían consultar sus contenidos; las bibliotecas modernas están abiertas para el público en general y, en la actualidad gracias a las tecnologías de la información y comunicación -en especial al Internet- al mundo entero. En ese sentido, la presente guía se enfoca en la aplicación del Derecho de Autor en las actividades desarrolladas por las bibliotecas y repositorios públicos, en sus diversas modalidades, pues son las que en mayor medida presentan una serie de cuestionamientos y dudas al momento de gestionar sus archivos y prestar sus colecciones y servicios; sin perjuicio que la información brindada pueda, también, ser aplicable a las bibliotecas y repositorios privados o de acceso restringido.

Tercera Conferencia de Creative Commons en América Latina

cc-conferencia2010

Vercelli, A.  [e-Book]  Tercera Conferencia de Creative Commons en América Latina, Ciudad Autónoma de Buenos Aires: Ariel Vercelli Editor, 2010.

Texto completo

 

El 16 de diciembre de 2002, luego generar gran expectativa y tras años de incubación, se lanzó el proyecto ‘Creative Commons’1 a nivel internacional. Fundado en 2001 y con base en San Francisco (EE.UU.), el proyecto ‘Creative Commons’ se estructuró a través de una organización no gubernamental (ONG) sin fines de lucro. Uno de sus principales objetivos era restablecer un equilibrio, un balance, entre los derechos de los autores, las industrias culturales y el acceso / disponibilidad del público general a la cultura. Para ello, dentro de ‘Creative Commons’ se diseñó una plataforma web de licencias ‘abiertas / libre’ que ofrece a los autores, creadores, empresas e instituciones públicas una sistema directo y gratuito para expresar los derechos de autor y compartir las obras intelectuales. El sistema de licencias de Creative Commons produjo en pocos años un nuevo lenguaje orientado a la gestión del derecho de autor y derecho de copia en la era digital.

Propiedad Intelectual y Derechos de Autor. Planeta Biblioteca 2018/04/11

 

41361112952_b14092002c_b_d

Escuchar el programa

Ir a descargar

 

Amanda Falcone es licenciada en Lengua Inglesa, con especialidad en literatura, por la Universidad Veracruzana en México. Se ha dedicado a la gestión de derechos de autor o de propiedad intelectual en la editorial de la misma casa de estudios. Sus intereses giran en torno de las letras: la literatura, la traducción y la edición. Actualmente estudia una especialización en promoción de la lectura. Amanda ha venido a nuestro programa para hablarnos de Propiedad Intelectual y derechos de autor. Si es lo mismo la propiedad intelectual que los derechos de autor. La armonización de la propiedad intelectual y el derecho a la información y la educación, el marco de regulación a nivel internacional. Los cambios operados en el nuevo entorno digital, y la llegada de las licencias abiertas y sus implicaciones.