Archivo de la etiqueta: Inteligencia artificial

Artificial Intelligence: A European perspective

 

publication_113826_cover

Artificial Intelligence: A European perspective. Brussels: European Commission, 2018

Texto completo

 

Estamos sólo al principio de un rápido período de transformación de nuestra economía y sociedad debido a la convergencia de muchas tecnologías digitales. La Inteligencia Artificial (IA) es fundamental para este cambio. Todavía sabemos muy poco sobre el impacto que tendrá la IA en la forma en que pensamos, tomamos decisiones, nos relacionamos entre nosotros y cómo afectará a nuestro trabajo. Esta incertidumbre puede ser motivo de preocupación, pero también es una señal de oportunidad. El futuro aún no está escrito. Podemos darle forma basándonos en nuestra visión colectiva de qué futuro nos gustaría tener. Pero tenemos que actuar juntos y con rapidez. Este informe presenta una visión europea de la Inteligencia Artificial (IA) basada en investigaciones y análisis independientes del CCI para informar el debate a nivel europeo.

 

Directrices éticas para una Inteligencia Artificial fiable

DusdyGwXcAE_D2N

Draft Ethics guidelines for trustworthy AI. Brussels: European Commission, 2018

Texto completo

 

Este documento de trabajo constituye un borrador de las Directrices Éticas de Amnistía Internacional elaboradas por el Grupo de Expertos de Alto Nivel sobre Inteligencia Artificial de la Comisión Europea (AI HLEG), cuya versión final está prevista para marzo de 2019.

 

El Futuro de los Humanos y la Inteligencia Artificial

PI_2018.12.10_future-of-ai_featured

Janna Anderson, Lee Rainie and Alex Luchsinger. Artificial Intelligence and the Future of Humans. Wasungthon: Pew Research Centre, 2018

Texto completo

Los expertos dicen que el aumento de la inteligencia artificial hará que la mayoría de la gente mejore durante la próxima década, pero a muchos les preocupa cómo los avances en la IA afectarán lo que significa ser humano, ser productivo y ejercer el libre albedrío.

 

La vida digital está aumentando las capacidades humanas. Los sistemas basados en progrmación se han extendido a más de la mitad de los habitantes del mundo en cuanto a información ambiental y conectividad, ofreciendo oportunidades inimaginables y amenazas sin precedentes. A medida que la inteligencia artificial (IA) impulsada por algoritmos emergentes continúa extendiéndose, ¿la gente estará mejor de lo que está hoy en día?

Unos 979 pioneros de la tecnología, innovadores, desarrolladores, líderes empresariales y políticos, investigadores y activistas respondieron a esta pregunta en un sondeo de expertos realizado en el verano de 2018.

Los expertos predijeron que la inteligencia artificial en red amplificará la eficacia humana, pero también amenazará la autonomía y las capacidades humanas, que discutieron sobre las muchas posibilidades que las computadoras pueden hacer, hasta  incluso exceder la inteligencia y las capacidades humanas en tareas como la toma de decisiones complejas, el razonamiento y el aprendizaje, el análisis sofisticado y el reconocimiento de patrones, la agudeza visual, el reconocimiento del habla y la traducción del lenguaje. Dijeron que los sistemas “inteligentes” en las comunidades, en los vehículos, en los edificios y servicios públicos, en las granjas y en los procesos empresariales ahorrarán tiempo, dinero y ofrecerán oportunidades para que los individuos disfruten de un futuro más personalizado.

Muchos centraron sus observaciones más optimistas en la atención sanitaria y en las muchas aplicaciones posibles para diagnosticar y tratar a los pacientes o para ayudar a las personas mayores a llevar una vida más plena y saludable. También se mostraron entusiastas con el papel de la IA en la contribución a amplios programas de salud pública construidos alrededor de cantidades masivas de datos que pueden ser capturados en los próximos años sobre todo, desde el genoma personal hasta la nutrición. Además, varios de estos expertos predijeron que AI sería cómplice de cambios largamente esperados en los sistemas de educación formal e informal.

Sin embargo, la mayoría de los expertos, independientemente de si son optimistas o no, expresaron su preocupación por el impacto a largo plazo de estas nuevas herramientas en los elementos esenciales del ser humano. A todos los encuestados en este sondeo no científico se les pidió que explicaran por qué pensaban que la IA dejaría a la gente en mejor situación o no. Muchos compartieron profundas preocupaciones, y muchos también sugirieron caminos hacia nuevas soluciones.  7

En general, y a pesar de las desventajas que temen, el 63% de los encuestados en este sondeo dijeron que esperan que la mayoría de las personas estén en mejor situación en 2030, y el 37% dijo que la gente no estará en mejor situación.

Inteligencia artificial, beneficios reales

DuthLcQW0AA62UK

Artificial intelligence, real benefits” Bruselas : European Commission, 2018

Texto completo

Existen muchos estereotipos y preconceptos sobre la inteligencia artificial, alimentados en gran parte por libros y películas de ciencia ficción. Pero en realidad la IA debe ser considerada como una herramienta, aunque altamente sofisticada, que evoluciona y mejora constantemente a medida que nuestra inteligencia humana se profundiza. A medida que la UE pone en marcha su plan coordinado de inteligencia artificial para acelerar el desarrollo de esta tecnología clave en beneficio de todos, nos fijamos en cómo la IA ya forma parte en gran medida de nuestra vida cotidiana.

 

 

 

Principios de Inteligencia Artificial

Principios de Inteligencia Artificial. Madrid: Funación Telefónica, 2018

Texto completo

Infografía

Tanto el Big Data como la Inteligencia Artificial (IA) están ayudando a las personas, equipos y organizaciones a tomar decisiones más objetivas basadas en grandes cantidades de datos y algoritmos complejos.

Hay buenos ejemplos que muestran como la IA ha ayudado a mejorar el mundo de los negocios, la vida y la sociedad, así como los diagnósticos médicos, la conducción automática, la traducción de textos, la personalización de productos y servicios, la optimización de la cadena de suministro, la gestión de desastres humanitarios y el cambio climático, entre otros muchos.

1.- Inteligencia Artificial “justa”: Las aplicaciones de la tecnología de IA deben dar resultados justos, sin impactos discriminatorios en relación con la raza, el origen étnico, la religión, el género, la orientación sexual, la discapacidad o cualquier otra condición personal.

2.- “Transparente y explicable”: El objetivo es que los usuarios sepan que están interactuando con un sistema de IA, qué datos suyos se usan y para qué. Telefónica se asegurará de comprender la lógica que hay detrás de las decisiones del sistema.

3.- “Centrada en las personas”: La IA debe estar al servicio de la sociedad y generar beneficios tangibles para las personas, cuyos derechos humanos no pueden verse vulnerados. Además, la compañía se ha propuesto ayudar a cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) con la IA.

4.- “Privacidad y seguridad desde el diseño”: Las Políticas de Privacidad y Seguridad de la Compañía cobran en estos Principios especial relevancia para preservar los datos tanto personales como anónimos y agregados.

5.- “Trabajando con socios y terceros”: Telefónica se compromete a verificar la lógica y los datos utilizados por los proveedores.

Un laboratorio de IA en una biblioteca ¿Por qué es importante la inteligencia artificial?

uri20ai20lab

 

 

Más post en UA sobre  

Tradicionalmente, los laboratorios de inteligencia artificial (IA) que disponen los campus se han ubicado en edificios de ciencias, ingeniería o informática, proporcionando un espacio para que los investigadores y estudiantes de posgrado desarrollen algoritmos informáticos que puedan aprender o exhibir un comportamiento inteligente. Sin embargo, en otoño de 2018 se abrirá en la Universidad de Rhode Island el primer Laboratorio de Inteligencia Artificial (IA) integrado en una biblioteca universitaria, que estará disponible para todos los profesores y estudiantes en la Biblioteca Robert L. Carothers de la universidad.

 

Para los gestores de la University of Rhode Island (URI), la ubicación de este laboratorio en la biblioteca es clave, ya que se trata de un lugar central compartido, que impulsará la conciencia de la importancia de la Inteligencia Artificial a toda la comunidad universitaria, más allá de los profesores y estudiantes de las áreas tradicionales que habitualmente utilizan la IA. En su opinión, la biblioteca, como espacio interdisciplinario que tiene como objetivo la inclusión, es el lugar ideal para que las personas de todos los orígenes aprendan sobre la IA,

Antes de tomar esta decisión, se hizo una encuesta en la que se preguntó a los estudiantes de University of Rhode Island sobre qué asuntos deseaban que incluyeran en su currículo. La IA estaba entre los más solicitados. Esto impulsó a iniciar una reflexión sobre la creación de un  laboratorio de IA en la universidad.

La IA comenzó a utilizarse más en la década de 1980, cuando se desarrollaron sistemas expertos para imitar el proceso de toma de decisiones humanas. Sin embabrgo, en los últimos años, la tecnología ha avanzado considerablemente, porque Internet permite una mayor escala de datos, y la informática de alta velocidad ha multiplicado el poder de procesamiento. Los avances en las redes neuronales artificiales han producido una técnica llamada aprendizaje profundo, que ha permitido desarrollar una serie de tecnologías tales como coches sin conductor, recomendaciones de Netflix, traducciones en tiempo real, reconocimiento facial, e imágenes médicas que pueden superar a la radiología tradicional. Pero en muchos casos, las herramientas de IA son propietarias, complejas y no pueden ser utilizadas por cualquiera que no trabaje en una compañía o laboratorio.  Por ello es importante que estos tipos de proyectos se ubiquen en un lugar público como las bibliotecas, en el que todos tienen la posibilidad de acceder a los conocimientos en el mismo plano de igualdad.

El laboratorio de Inteligencia Artificial funcionará como un espacio de colaboración entre los estudiantes que están trabajando en sus proyectos finales o de clase. Se requerirá que los estudiantes se registren y hagan previamente varios cursos de aprendizaje, desde los más básicos hasta los más avanzados, que los prepararán para aplicar la IA en sus proyectos.

El laboratorio de IA ocupará una sala de 500 metros cuadrados, que tendrá tres zonas.

Zona 1: Estaciones de trabajo de AI para el aprendizaje individualizado

El laboratorio contendrá ocho estaciones de trabajo idénticas donde un estudiante o un equipo de estudiantes pueden aprender cosas sobre IA y otras áreas temáticas relevantes. Cada estación de trabajo dispone de una supercomputadora donde los estudiantes -comenzando con ejercicios introductorios-, pueden fácilmente hacer la transición a proyectos prácticos en el siguiente nivel.

Zona 2: Banco de Proyectos Práctico

Después de que los estudiantes reciban la formación básica sobre IA y ciencia de datos, trabajarán con herramientas avanzadas para diseñar proyectos prácticos en los que pueden aplicar algoritmos de IA a diversas aplicaciones:

  • Robots de Aprendizaje Profundo: para que los estudiantes programen robots móviles instrumentados con cámaras, radares, y sensores para construir algoritmos de Inteligencia Artificial.
  • Internet de las cosas para las ciudades inteligentes: Se desarrollará un modelo físico en Rhode Island. El modelo contendrá sensores distribuidos para que los estudiantes puedan diseñar proyectos algorítmicos inteligentes para controlar los espacios de la ciudad tales como iluminación, tráfico, tránsito y estacionamiento.
  • Análisis de datos de investigación (Big Data): Un entorno de aprendizaje con otros profesores para que los estudiantes puedan acceder y analizar varios tipos de datos masivos disponibles en el dominio público.

 

Zona 3: AI Hub para el pensamiento colaborativo

En el centro del Laboratorio de Inteligencia Artificial, se ubicará un centro de Inteligencia Artificial donde los estudiantes con expertos pueden seguir un pensamiento colaborativo, que incluirá pensamiento de diseño y lluvia de ideas sobre la Inteligencia Artificial.

 

 

Aprendizaje automático, mejores prácticas

43620129672_997aa34c1c_o_d

Nevala, K. (2018). [e-Book] The Machine Learning Primer: A SAS Best Practices E-Book, SAS, 2018.

Texto completo

Con la llegada de los grandes datos, tanto la cantidad de datos disponibles como nuestra capacidad para procesarlo ha aumentado exponencialmente. La capacidad de las máquinas para aprender ha aumentado proporcionalmente. Con toda la atención puesta en el aprendizaje automático, muchos están buscando una mejor comprensión de este tema candente y de los beneficios que podría proporcionar a sus organizaciones. El aprendizaje automático -así como el aprendizaje profundo, el procesamiento del lenguaje natural y la computación cognitiva- están impulsando innovaciones en la identificación de imágenes, la personalización de campañas de marketing, la genómica y la navegación en el automóvil autopropulsado. Este libro proporciona una introducción a estas técnicas innovadoras, así como 10 buenas prácticas y una lista de comprobación para la preparación para el aprendizaje automático.

Los procesos que las máquinas utilizan para aprender se conocen como algoritmos. Diferentes algoritmos aprenden de diferentes maneras. A medida que se proporcionan nuevos datos sobre las respuestas observadas o los cambios en el entorno a la “máquina”, el rendimiento del algoritmo mejora. Esto resulta en un aumento de la “inteligencia” con el tiempo. Un algoritmo de aprendizaje de una máquina es totalmente dependiente en los datos a los que está expuesto. Modificar los datos, modificar el resultado

El aprendizaje automático puede identificar oportunidades no identificadas previamente o problemas por resolver. Pero la máquina no es autónomamente creativa. El la máquina no desarrollará espontáneamente nuevas hipótesis a partir de hechos (datos) no como prueba. Tampoco puede la máquina determinar una nueva forma de responder a estímulos emergentes.