Archivo de la etiqueta: Ética de la información

Jugando las métricas Mala conducta y manipulación en la investigación académica

 

3fcollid3dbooks_covers_026isbn3d978026253793326type3d

 

Mario Biagioli and Alexandra Lippman. Gaming the Metrics Misconduct and Manipulation in Academic Research. MIT, 2020

Texto completo

 

Cómo la creciente dependencia de las métricas para evaluar las publicaciones académicas ha producido nuevas formas de fraude académico y mala conducta.

El imperativo académico tradicional de “publicar o perecer” está cada vez más unido a la nueva necesidad de “impactar o perecer”: el requisito de que una publicación tenga “impacto”, medido por una variedad de métricas, incluidas citas, vistas y descargas.

Gaming the Metrics examina cómo la creciente dependencia de las métricas para evaluar publicaciones académicas ha producido formas radicalmente nuevas de fraude académico y mala conducta. Los contribuyentes muestran que la “cultura de auditoría” basada en métricas ha cambiado el entorno de la investigación, fomentando el juego y la manipulación de indicadores cuantitativos, lo que condujo a la invención de formas novedosas de mala conducta, como los anillos de citas y las revisiones de pares manipuladas. Los capítulos, escritos por académicos y oteas partes interesadas en la publicación académica, proporcionan un mapa de fraude académico y mala conducta en la actualidad.

Fomento de la ciudadanía digital mediante el uso seguro y responsable de las TIC

 

23501aa23a4b398319a14fd0792f0877

 

Fostering Digital Citizenship through Safe and Responsible Use of ICT: A review of current status in Asia and the Pacific as of December 2014. APEID-ICT in Education, UNESCO Asia-Pacific Regional Bureau of Education, 2015

Texto completo

 

La tecnología de la información y las comunicaciones (TIC) desempeña un papel fundamental en la facilitación de un desarrollo humano inclusivo y sostenible al proporcionar a las personas no sólo “acceso” a la información y los servicios, sino también oportunidades de participar y contribuir a la economía del conocimiento (“establecimiento de redes”). El “potencial catalizador de las TIC para hacer avanzar los programas de desarrollo y prioridades”, como se establece en los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), se ha destacado y se ha visto como vehículo para promover, posibilitar y apoyar los tres pilares del desarrollo sostenible, a saber crecimiento económico, inclusión social y sostenibilidad ambiental

 

 

 

Publicaciones depredadoras: fenómeno, cuestiones clave soluciones e implicaciones de futuro

 

wl_predatoryh

 

Predatory Publishing” Committee on Publication Ethics (COPE)

Texto completo

Se ha escrito mucho sobre las “publicaciones depredadoras” durante la última década. En este documento de debate, COPE describe el fenómeno, identifica las cuestiones clave, describe el impacto sobre los diversos interesados directos involucrados, analiza las intervenciones y soluciones propuestas y presentará la perspectiva de COPE para abordar el problema en el futuro.

Esta discusión se refiere a las publicaciones depredadoras y a las revistas/publicaciones depredadoras como falsas publicaciones académicas. Si bien el enfoque de este documento de discusión es principalmente sobre revistas, también hay conferencias y actas de conferencias depredadoras. COPE agradece la retroalimentación y los comentarios de los editores, directores de revistas, revisores, investigadores, instituciones, bibliotecarios, financiadores y otros interesados en este tema.

Este documento de discusión cubre:

  • Las características de las publicaciones depredadoras
  • Engaño utilizando el nombre de una revista existente o un título similar a una revista bien establecida
  • Cómo los editores depredadores reclutan a los autores
  • Las víctimas inocentes de publicaciones depredadoras y los que están dispuestos a asociarse con dichas revistas
  • Otras partes interesadas afectadas por editores depredadores
  • Respuestas morales y legales
  • Asesoramiento y otros recursos para financiadores, instituciones, editores, revisores, revistas y editoriales

 

 

¿Estamos incentivando la mala ciencia?

 

f8de176e-b522-4c04-82f05cc0522e0d25_source

 

Zimring, James. We\’re Incentivizing Bad Science. Scientific American, a Division of Springer Nature America, Inc.,

Oct 29, 2019

Ver original

 

¿Estamos incentivando la mala ciencia? Las tendencias actuales de la investigación se asemejan a la burbuja financiera de principios del siglo XXI

Nuestro comportamiento se ve profundamente afectado por las estructuras de incentivos que encontramos. Imagina lo que sucedería si los bancos que emitieron préstamos hipotecarios ya no ganaran dinero con los intereses, sino que más bien ganaran dinero mezclando los préstamos convertidos en bonos de inversión que luego vendieran a los inversionistas. Hay un número limitado de personas que tienen la suerte de poder pagar una casa. Una vez que todas esas personas tuvieran hipotecas, los bancos se convertirían en una fábrica de garantías hipotecarias que se habría quedado sin materias primas para fabricar sus productos.

Los bancos podrían simplemente dejar de ganar dinero, o podrían empezar a conceder préstamos a cualquiera que los solicitara, independientemente de la capacidad de pago de la gente. Después de todo, una vez que los préstamos se vendieran a los inversores, el riesgo ya no era del banco. Por supuesto, las agencias de calificación están diseñadas para alertar sobre el riesgo, pero los bancos les pagan por hacerlo, y enojar a la única base de clientes no es un buen negocio. Antes de 2008, sin la intención de hacerlo, el sistema había evolucionado de tal manera que los banqueros estaban específicamente incentivados para inflar una burbuja masiva en la economía, construida sobre préstamos incobrables y deudas insostenibles, y hacer fortuna sin riesgo para ellos mismos, y eso es precisamente lo que hicieron.

Entonces, imaginemos lo que podría pasar si las reglas de la ciencia profesional evolucionaran de tal manera que los científicos se sintieran incentivados a publicar tantos artículos como pudieran y si aquellos que publicaran muchos artículos de poco rigor científico fueran recompensados por aquellos que publicaran menos artículos de mayor rigor? ¿Qué pasaría si los científicos no fueran recompensados por la reproducibilidad a largo plazo y el rigor de sus hallazgos, sino que más bien se convirtieran en una fábrica que produjera y publicara nuevos descubrimientos altamente emocionantes e innovadores, y luego otros científicos y empresas gastaran recursos en los estudios de seguimiento y asumieran todo el riesgo?

Así como los bancos en 2008 ganaron dinero vendiendo los préstamos, lo que condujo a que la calidad de los préstamos dejara de ser significativa para ellos. Del mismo modo, una vez publicados, los resultados innovadores de la nueva ciencia a menudo pasan sin pena ni gloria hasta la siguiente innovación, y debido al sesgo de publicación y al “efecto de cajón de sastre”, nunca volvemos a oír hablar de ellos, ni de si fallan en manos de otros. Por supuesto, la reputación de un buen trabajo afecta a los científicos tanto como a cualquier otra persona, pero uno o dos avances “reales” de un investigador borrarán cualquier problema, incluso un amplio conjunto de otros hallazgos que desaparecieron en la basura del tiempo, ya que nadie más puede reproducirlos. De hecho, en un informe de Bayer Pharmaceuticals, el 65 por ciento de los resultados científicos publicados no fueron reproducibles por los científicos de Bayer cuando intentaron utilizarlos para el desarrollo de fármacos.

 

Según un estudio de Bayer, el 65 por ciento de los resultados científicos publicados no fueron reproducibles por los científicos de Bayer cuando intentaron utilizarlos para el desarrollo de fármacos.

No se trata de una cuestión de fraude o mala conducta científica en la que los científicos inventan datos o mienten a propósito; los datos son reales y fueron realmente observados. Sin embargo, el sistema ferozmente competitivo conduce a una precipitación en la publicación y a un mayor número de resultados de trabajos menos rigurosos. Lo que puede llevar a que los científicos más cuidadosos y autocríticos que dedican más tiempo y recursos a realizar estudios más rigurosos obtengan menor promoción profesional, reciban menos recursos de investigación y menos reconocimiento por su trabajo.

Por supuesto, la publicación científica está sujeta a un alto grado de control de calidad a través del proceso de revisión por pares, que a pesar de los factores políticos y sociales, es una de las “joyas de la corona” de la objetividad científica. Sin embargo, esto está cambiando. El objetivo muy loable de las “revistas de acceso abierto” es asegurar que el público tenga libre acceso a los datos científicos que se financian con sus impuestos.

 

El sistema de comunicación científica ferozmente competitivo conduce a una precipitación en la publicación y a un mayor número de resultados de trabajos menos rigurosos.

 

Sin embargo, las revistas de acceso abierto cobran a los autores de los artículos una cuota sustancial por publicar, con el fin de compensar el dinero perdido por no disponer de suscripciones. Por lo tanto, en lugar de ganar más dinero cuantas más copias de la revista vendan, las revistas de acceso abierto ganan más dinero en función del número de artículos que acepten. Los autores están dispuestos a pagar más para que sus artículos se publiquen en revistas más prestigiosas. Por lo tanto, cuanto más emocionantes sean los hallazgos que publique una revista, más referencias, mayor será el impacto de la revista, más envíos recibirán, más dinero ganarán.

La autorregulación de los científicos de décadas y siglos pasados ha creado la ciencia moderna con todas sus virtudes y defectos. Sin embargo, al igual que los banqueros de principios del siglo XXI, corremos el riesgo de permitir que nuevos incentivos erosionen nuestra autorregulación y distorsionen nuestras percepciones y comportamiento; al igual que los préstamos de riesgo que subyacen a los valores respaldados por hipotecas, las observaciones científicas erróneas pueden formar una burbuja y un edificio inestable. Como la ciencia es en última instancia autocorrectiva, las conclusiones erróneas se corrigen con estudios continuos, pero esto lleva mucho tiempo.

 

Google recopiló sin permiso datos personales de salud de millones de estadounidenses

ainw7syn

 

Según informó Walt Street Journal Google de Alphabet Inc se está asociando con una compañía de atención médica en un proyecto secreto para recopilar información personal relacionada con la salud de millones de estadounidenses en 21 estados.

La iniciativa, denominada “Nightingale Project” (Proyecto ruiseñor),  parece ser la más grande de una serie de esfuerzos de los gigantes de Silicon Valley para obtener acceso a datos de salud personales y establecer un punto de apoyo en la industria de la atención médica masiva.

Google comenzó el esfuerzo el año pasado con Ascension, con sede en St. Louis, el segundo sistema de salud más grande de los Estados Unidos, y el intercambio de datos se aceleró desde el verano, según muestran los documentos. Los datos involucrados en el Proyecto Nightingale abarcan resultados de laboratorio, diagnósticos médicos y registros de hospitalización, entre otras categorías, y equivalen a un historial médico completo, incluidos los nombres de los pacientes y las fechas de nacimiento.

Algunos empleados de Ascension han planteado preguntas sobre la forma en que se recopilan y comparten los datos, tanto desde una perspectiva tecnológica como ética, según las personas familiarizadas con el proyecto. Los expertos en privacidad dijeron que parece estar permitido según la ley federal.

 

¿Cómo detectar una revista depredadora? Planeta Biblioteca 2019/10/15

 

2b92f01835adc1dff39f6257fa2650a1

ESCUCHAR

Ir a descargar

Más sobre

 

La publicación de investigaciones originales es fundamental para el logro académico y profesional. La condición sine quanum para que consideremos que una revista es científica es que haya sido sometida a un proceso de revisión por parte de expertos o pares. Una consecuencia negativa del rápido crecimiento de las publicación de acceso abierto financiadas a través de cargos de procesamiento de artículo, junto a la necesidad de los investigadores de publicar para obtener mejoras profesionales, acreditarse o obtener financiación para sus proyectos, es la aparición de editoriales y revistas “depredadoras”. Termino acuñado por Jeafrey Beal.

Las denominadas “revistas depredadoras” enmascaran publicaciones científicas que no lo son y requieren del pago para aceptar y publicar trabajos sin ningún tipo de revisión por pares. Su objetivo es engañar a los investigadores, especialmente a los que no tienen experiencia en comunicación académica.

Las publicaciones depredadoras han crecido exponencialmente en los últimos 10 años. En el mundo se calcula que hay muchas revistas académicas, 30.000 o más, y se estima que alrededor de 10.000 revistas emplean prácticas de “publicación predatoria” y deberían evitarse a toda costa. Según los datos proporcionados por Shen y Bjork, las revistas “depredadoras” publicaron más de 420.000 artículos en 2014.

Características de las revistas “depredadoras”

  • Solicitan activamente manuscritos, las revistas legítimas no solicitan regularmente envíos de manuscritos por correo electrónico
  • La mayoría de las páginas de revistas “depredadoras” contienen errores ortográficos (66%)
  • Imágenes distorsionadas o potencialmente no autorizadas (63%)
  • Títulos similares o iguales de revistas y entidades pretendidamente legítimos
  • Anuncianuna medición falsa del impacto.
  • Anuncian nombres de revisores falsos, cuya afiliación con la revista no estaba verificada
  • Las revistas “depredadoras” cobran una tasa de publicación considerablemente menor (mediana 100 $ USD, IQR 63 $ – 150 $ )
  • Ofrecen una revisión rápida, que no hacen
  • Ocultar información sobre los cargos por procesamiento de artículos (APC) hasta después de que el autor haya completado la presentación.

Todo esto tiene importantes daños colaterales para los autores, ya que muchos de los trabajos de investigación que aparecen en estas revistas fraudulentas son legítimos, y sus autores no tienen nada que ver con el falso proceso de revisión por pares, de modo que estos autores son víctimas de esta pantomima de sistema de revisión por pares, y una vez que sus documentos se retraen, será muy difícil para ellos volver a dar a conocer los resultados de su trabajo legítimos de investigación.

En última estancia, si tienes alguna duda sobre la reputación de una revista, consulte con un bibliotecario. Los bibliotecarios están capacitados para conocer el proceso de publicación, y los empleados de las universidades trabajan diariamente con una amplia variedad de revistas académicas.

En conclusión:

  • Las revistas depredadoras son un problema global y creciente que contamina todos los dominios de la ciencia.
  • Es necesario educar a los investigadores sobre cómo identificar las revistas predatorias y evitar enviar trabajos a estos puntos de venta sin escrúpulos.
  • Se necesitará una respuesta coordinada de todas las partes interesadas (investigadores, instituciones, donantes, reguladores y pacientes) para detener la influencia de estas revistas ilegítimas.
  • Hacer listas blancas de revistas
  • Todo esto tiene importantes daños colaterales para muchos autores, ya que muchos de los trabajos de investigación que aparecen en estas revistas fraudulentas son legítimos

Varias revistas depredadoras utilizan los logotipos de otros grupos editoriales para fingir legitimidad

 

3687e19981aea4910407e90f0cf872ad

International Organization of Scientific Research (IOSR)

 

Según informa scholarlyoa, uno de los trucos que utilizan las editoriales fraudulentas que publican falsas revistas de acceso abierto como la editorial india International Organization of Scientific Research (IOSR) es poner  los logotipos de organizaciones legítimas en su página principal para convencer a los autores.

Hay cuatro imágenes de logotipos que destellan en su web cada pocos segundos. Arriba se ve el logotipo de HOLLIS-Harvard Libraries, con el símbolo Veritas de Harvard. Otros incluyen un logotipo de la NASA y un logotipo de la OASPA (Open Access Scholarly Publishers Association) (aunque este editor no es miembro). El editor, con sede en Nueva Delhi, tiene mucha información falsa y engañosa en su página web. Además, las 14 revistas de la editorial tienen exactamente el mismo consejo editorial, aunque cubren temas muy dispares.

El editor cobra 75$ por cada trabajo aceptado, pero también requiere que los autores firmen la cesión de los derechos de autor. Además el editor afirma que todas sus revistas tienen una alta tasa de rechazo. Un ejemplo es la revista IOSR Journal of Humanities and Social Science, informa que tiene una tasa de aceptación del 12,58%. En la página principal de cada revista aparece un editor en jefe, pero sin ninguna afiliación institucional. Lo que induce a pensar que no son reales. El editor también tiene una propiedad web de marca separada llamada IOSR Xplore. Es un intento de copiar el marketing detrás del conocido sitio web de IEEE Xplore.

Todos estos indicios hacen pensar que IOSR es una editorial muy cuestionable que los estudiosos deberían evitar. Utiliza  los logotipos de otros, tiene falsos consejos editoriales y editores, y proporciona información falsa y engañosa en su sitio web.