Archivo de la etiqueta: Ética de la información

Letras impostoras: reflexiones sobre el plagio

Ochoa, Camilo Ayala. Letras impostoras Reflexiones sobre el plagio. Universidad Autónoma de Aguascalientes. Portal de libros de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, 2023

Texto completo

El plagio es la forma superlativa del menosprecio. Existen autores plagiarios que confían que la revisión editorial o dictamen serán lo suficientemente laxos como para quedar impunes, también hay escritores que involuntariamente plagian; pero el proceso editorial implica la lectura, corrección, cotejo, revisión, marcaje y diseño de textos y, en este devenir, se detectan descuidos y transgresiones. En las editoriales interesadas en sus concurrencias lectoras, son varios los profesionales del libro que custodian la reputación del trayecto construido y la permanencia de la empresa. Los procesos editoriales son ejercicios de buena fe y siempre es posible que algo escape a todo un equipo editorial, pero la responsabilidad obliga a estar en guardia. La cultura editorial sólo puede tener como piso una cultura de la legalidad y, como cimiento, la probidad intelectual. Letras impostoras. Reflexiones sobre el plagio examina los tipos de plagio y plagiarios.

¿Hasta qué punto es importante el problema de la publicación depredadora?

Linacre, Simon  «Just How Important Is the Problem of Predatory Publishing?», SE 21 de noviembre de 2022.

Ver completo

El fenómeno de las publicaciones depredadoras es bien conocido gracias a la labor de Jeffrey Beall y otros que han destacado y popularizado el tema. En un nuevo libro titulado The Predator Effect (El efecto depredador), Simon Linacre se basa en su experiencia en la lucha contra las prácticas editoriales engañosas e insta al sector de las comunicaciones académicas a centrarse menos en la publicación depredadora como cuestión teórica y más en las repercusiones negativas que pueden tener las revistas depredadoras en el mundo real.

¿Qué hay en un nombre? Cuando decidí escribir un libro sobre las revistas depredadoras a principios de 2021, casi la primera decisión que tomé fue llamarlo «El efecto depredador«. Después de trabajar en el mundo de la publicación académica durante casi 20 años y de conocer el fenómeno de las publicaciones depredadoras durante la mayor parte de ese tiempo, sabía que el problema se había enredado en definiciones y discusiones sobre criterios subjetivos. Ya era hora de comprender el impacto real de las prácticas editoriales depredadoras.

Pero antes hay que abordar la definición de lo que significa realmente la publicación depredadora. Aquí es donde ha surgido parte de la controversia en torno a la publicación predatoria en el pasado, por un par de razones. En primer lugar, cuando Jeffrey Beall acuñó la frase en 2010, no la definió realmente como tal, sino que se limitó a destacar la estafa que suponen las revistas que piden a los autores que paguen una tasa de procesamiento de artículos (APC) por una publicación de calidad inferior. Utilizó el término «editoriales académicas de acceso abierto depredadoras potenciales, posibles o probables» en su sitio web, ya desaparecido, que contenía la «Lista de Beall«, pero esta descripción circular tampoco es realmente útil.

Un intento más exitoso de definir las prácticas depredadoras fue realizado en 2019 por Grudniewicz et al. como

«entidades que priorizan el interés propio a expensas de la erudición y se caracterizan por la información falsa o engañosa, la desviación de las mejores prácticas editoriales y de publicación, la falta de transparencia y/o el uso de prácticas de solicitud agresivas e indiscriminadas.»

Esta definición llevó al profesor Björn Brembs a la conclusión de que la mayor editorial del mundo, Elsevier, también podría definirse como editorial depredadora.

El problema de las revistas depredadoras ha sido igualmente descartado en el pasado, alegando que algunos estudios sobre la publicación depredadora han sido defectuosos, que hay peces más grandes que pescar en las prácticas de publicación académica y que la educación de los autores proporcionaría una respuesta. Sin embargo, el problema persiste, ya que más de 16.000 revistas figuran en la base de datos de informes sobre prácticas predatorias de Cabells, y la educación todavía tiene que avanzar, como demuestra el reciente estudio realizado en la India, según el cual el 41% de los autores académicos encuestados no conocían las revistas predatorias.

Definir o medir el problema es intrínsecamente difícil, dada la naturaleza turbia de las prácticas editoriales depredadoras, y esto ha llevado a otros a concluir que es mejor comprender el espectro de actividades que abarca la publicación depredadora, en lugar de obsesionarse con las definiciones. Pero la comunidad académica y otras partes interesadas en las comunicaciones académicas necesitarán más claridad para evitar con éxito tanto la publicación como la lectura de contenidos de revistas depredadoras.

Una parte interesada que evidentemente sí crees que las revistas depredadoras son un problema importante es la Comisión Federal de Comercio de los Estados Unidos, que en 2019 determinó que la editorial OMICS International era culpable de defraudar a los autores que pagaban por publicar artículos en cientos de sus revistas, emitiendo una multa de algo más de 50 millones de dólares. El hecho de que esto represente un pequeño porcentaje de todos los APCs que han sido pagados a lo largo de los años por los autores a las editoriales depredadoras – a cambio de un pdf en un sitio web que casi nadie encontrará y aún menos leerá o citará – esto en sí mismo sugiere que el impacto de las revistas depredadoras ha visto al menos millones de dólares del dinero de los financiadores, las universidades y los autores ser desperdiciados.

El problema también ha provocado un sesgo en el comportamiento académico, especialmente cuando las revistas depredadoras se han colado en las listas oficiales de revistas en las que se anima a los autores a publicar. Si a esto se añaden los problemas personales de los autores que caen involuntariamente en las trampas de las editoriales depredadoras –que ahora se extienden a los libros, las conferencias y los eventos virtuales-, es innegable que el impacto del comportamiento depredador repercute en el mundo académico y en la difusión del conocimiento.

Sin embargo, quizá el verdadero «efecto depredador» sea el riesgo al que se expone la sociedad en general cuando las revistas que pretenden ser académicas y revisadas por pares presentan en cambio artículos que no han sido validados y contienen desinformación o «ciencia basura». En un estudio aún no publicado sobre una serie de revistas depredadoras que habían publicado artículos relacionados con el COVID-19, se descubrió que:

  • La mayoría de los artículos informaban sobre métodos preventivos para controlar la infección por COVID, modelos para predecir la propagación de la infección o medicamentos y vacunas para prevenir la propagación del virus o tratamientos para el COVID-19
  • También se encontraron estudios que informaban del uso exitoso de hidroxicloroquina, cloroquina, ivermectina y tratamientos como la terapia de plasma de convalecencia, u otras terapias medicinales complementarias sin ensayos clínicos y con tamaños de muestra pequeños
  • En un breve plazo de tiempo, el 85% de los artículos depredadores que investigamos recibieron al menos una sola cita, lo que es mucho más elevado de lo que habían mostrado estudios anteriores.

Se han puesto de manifiesto problemas similares en los casos en los que se ha publicado la experimentación con personas y animales sin ninguno de los controles de integridad habituales de los que se informa. Es en esta área donde el impacto de la publicación depredadora es quizás más claro, con artículos publicados en revistas depredadoras que también impulsan afirmaciones de teoría de la conspiración como que las antenas 5G causan que la gente se contagie de COVID -19. Estos pueden ser leídos, informados y amplificados por los medios de comunicación, contribuyendo significativamente a la «infodemia» de los últimos tiempos. Por lo tanto, aunque el problema de la publicación depredadora a menudo puede parecer remoto o difícil de cuantificar, el efecto de las prácticas depredadoras puede ser muy real.

El efecto depredador: comprender el pasado, el presente y el futuro del engaño

Linacre, Simon. The Predator Effect: Understanding the Past, Present and Future of Deceptive Academic Journals. Against the Grain (Media), LLC, 2022.

Texto completo

ePub

PDF

Las revistas depredadoras -incluso el término es controvertido- han sido un problema molesto durante muchos años, y ciertamente han sido objeto de cobertura en Retraction Watch y en otros lugares. Nos complace presentar un extracto de un nuevo libro, The Predator Effect: Understanding the Past, Present and Future of Deceptive Academic Journals (El efecto depredador: comprender el pasado, el presente y el futuro de las revistas académicas engañosas), escrito por el veterano observador de la industria editorial Simon Linacre. Las citas del texto se encuentran en el libro, que está disponible en acceso abierto.

Los problemas a los que se enfrentan los autores con respecto a las revistas depredadoras pueden resumirse con la situación de un académico que este autor conoció en Kuwait a mediados de la década de 2010. Presionado por su institución para que publicara en revistas en inglés, presentó, pagó y publicó un artículo en una revista que posteriormente descubrió que era depredadora. Presa del pánico, preguntó a su superior qué debía hacer, y el comprensivo académico superior le aconsejó que volviera a publicar el artículo en una revista diferente y de mayor reputación.

La confianza en la investigación: los investigadores en el punto de mira

Confidence in research: researchers in the spotlight. Elsevier, 2022

Texto completo

La pandemia demostró lo importante que es la investigación de calidad para afrontar los retos mundiales y encontrar soluciones que beneficien a la gente de todo el mundo. Aceleró la práctica de la ciencia y los avances, con datos compartidos de forma abierta y rápida, ya que los investigadores colaboraron a través de las fronteras, los sectores y las disciplinas. Ya sea un científico, un profesional sanitario, un responsable político, un regulador o un editor, todos estábamos unidos en torno a un objetivo: salvar vidas. La ciencia se convirtió en el tema que a todo el mundo le interesaba y sobre el que quería leer y comentar.

Por un lado, estos cambios suponen una oportunidad para la comunidad investigadora. Los investigadores pueden participar más fácilmente y compartir sus conocimientos con un grupo más amplio de personas, lo que ayuda a aumentar la comprensión, crear oportunidades de colaboración y estimular el progreso.

Por otro lado, estas tendencias aceleradas suponen un reto. La investigación se crea en mayor cantidad y más rápido que nunca, lo que dificulta la identificación de la información tanto para los investigadores como para el público.

El estudio de  Confidence in research: researchers in the spotlight, apoyado por Elsevier, encuestó a más de 3.000 investigadores de todo el mundo, de diferentes etapas profesionales y disciplinas académicas, para conocer sus experiencias, su propia confianza en el proceso de investigación, y qué habilidades, apoyo o estructuras de incentivos necesitan en este entorno cada vez más complejo y de cara al público.

He aquí algunas de las conclusiones de la investigación:

  • Casi dos tercios de los investigadores científicos encuestados (63%) creen que la pandemia ha aumentado la atención del público sobre la investigación. Pero sólo el 38% cree que una mejor comprensión pública de la investigación será un legado de la pandemia.
  • La mitad de los investigadores encuestados (51%) dicen que sienten la responsabilidad de participar en el debate en línea, y más de dos tercios (68%) creen que la pandemia ha aumentado la importancia de separar la investigación de calidad de la desinformación. Casi una cuarta parte de los encuestados (23%) considera ahora que contrarrestar públicamente la desinformación es una de sus principales funciones en la sociedad.
  • Ser publicado en una revista revisada por pares es el marcador más importante de fiabilidad, según el 74% de los investigadores encuestados. El estudio también revela que más de la mitad de los investigadores (52%) considera que la pandemia ha aumentado la importancia de publicar la investigación con antelación, antes de la revisión por pares.
  • Más de la mitad de los encuestados expresan su preocupación por los retos de la simplificación excesiva (52%) y la politización de la investigación (56%) como resultado de la mayor atención pública sobre la investigación y el proceso de investigación.
  • Casi un tercio (32%) de los encuestados ha sufrido, o conoce a un colega cercano que ha sufrido, abusos tras publicar una investigación en línea.

Entonces, ¿qué creen los expertos consultados que se necesita para hacer frente a estos retos y presiones? El informe The Economist Impact resume las recomendaciones prácticas para apoyar a la comunidad investigadora y aumentar la confianza en la investigación:

  • Formación formal en materia de comunicación para dotar a los investigadores de las herramientas y la orientación necesarias para comunicarse de forma ética, eficaz y con confianza, e incentivar las habilidades de comunicación sólidas como parte del desarrollo de la carrera.
  • Elaborando códigos de conducta claros y orientaciones sobre cómo gestionar la interacción en línea.
  • Incorporando las estructuras adecuadas de incentivos y recompensas para garantizar que las contribuciones de los investigadores a la promoción de la confianza en la ciencia reciban el reconocimiento adecuado, en particular su papel en la enseñanza, el compromiso público y la participación en el proceso de revisión por pares.
  • Proporcionando incentivos financieros para que los investigadores colaboren en equipos más grandes y faciliten ensayos y estudios de calidad por encima de la cantidad.
  • Dirigiendo la financiación de la investigación a los países y comunidades de investigación que más la necesitan.
  • Adoptando resúmenes más digeribles y formatos de fácil uso para que los responsables políticos, los periodistas o el público en general puedan comprender e identificar mejor la investigación de calidad.
  • Dar prioridad a la coherencia del gasto en I+D para garantizar que los investigadores puedan planificar adecuadamente sus necesidades de investigación, personal e infraestructuras.

El estado de la confianza y la integridad en la investigación

The State of Trust & Integrity in Research. Ripeta, 2022

Texto completo

Este informe ha puesto de manifiesto el importante y decisivo papel que desempeñan los organismos de financiación y otras partes interesadas en la investigación para mejorar la integridad de la misma. En la primera sección, los expertos proporcionan el contexto y un ejemplo de una agencia de financiación sobre las políticas de toda la organización para mejorar la integridad de la investigación.

La segunda sección del informe presenta un panorama más amplio de las políticas de datos y ciencia abierta en todo el mundo, junto con un análisis de cómo se ponen en práctica estas políticas. Por último, presentamos un estudio de caso y un análisis de las prácticas y políticas de una agencia de financiación para la investigación abierta como lente para evaluar el impacto.

En conjunto, estos artículos ejemplifican la necesidad de un enfoque más coordinado entre las agencias de financiación y otras partes interesadas en las comunicaciones científicas y en el flujo de trabajo de la investigación para abordar de forma integral la integridad de la investigación. En el centro de estos esfuerzos de coordinación debería estar el enfoque en los incentivos para los investigadores y las instituciones para el cumplimiento y para la formación y la educación.

La mala conducta en la investigación en los campos de la ética y la filosofía: percepciones de los investigadores en España

Percepción de la mala conducta investigadora en la publicación entre el profesorado universitario español y los investigadores del ámbito de la filosofía y la ética

Feenstra, R.A., López-Cózar, E.D. & Pallarés-Domínguez, D. Correction to: Research Misconduct in the Fields of Ethics and Philosophy: Researchers’ Perceptions in SpainSci Eng Ethics 27, 33 (2021).

Texto completo

Los estudios empíricos han revelado una preocupante prevalencia de la mala conducta investigadora en una amplia variedad de disciplinas, aunque no, hasta la fecha, en las áreas de ética y filosofía. Este estudio pretende aportar evidencias empíricas sobre la percepción de la gravedad del problema de la mala conducta investigadora en estas dos disciplinas en España, en particular en lo que se refiere a los efectos que el modelo utilizado para evaluar el rendimiento investigador de los académicos puede tener sobre su comportamiento ético.

La triangulación metodológica aplicada en el estudio combina un cuestionario, un debate en la reunión anual de la asociación científica y entrevistas en profundidad. De los 541 cuestionarios enviados, se obtuvieron 201 respuestas (37,1% del total de la muestra), con una diferencia significativa en la participación de los investigadores de filosofía (30,5%) y de ética (52,8%); en el debate participaron 26 investigadores y se realizaron 14 entrevistas. Los resultados del cuestionario revelan que el 91,5% de los encuestados considera que la mala conducta en la investigación va en aumento; el 63,2% considera que al menos tres de las prácticas fraudulentas mencionadas en el estudio son habituales, y el 84,1% identificó dos o más prácticas de este tipo.

Los investigadores percibieron una alta prevalencia de la publicación duplicada (66,5%) y del autoplagio (59,0%), del uso de la influencia personal (57,5%) y de la manipulación de citas (44,0%), en contraste con una baja incidencia percibida de la falsificación o fabricación de datos (10,0%). El debate y las entrevistas corroboraron estos datos. Los investigadores asociaron la difusión de estas faltas con el modelo de evaluación de la investigación aplicado en España.

Principios de transparencia y buenas prácticas en la publicación académica

Folan, Bernie. «Principles of Transparency and Best Practice in Scholarly Publishing». OASPA, 15 de septiembre de 2022,

Texto original

El Comité de Ética de las Publicaciones (COPE), el Directorio de Revistas de Acceso Abierto (DOAJ), la Asociación de Editores Académicos de Acceso Abierto (OASPA) y la Asociación Mundial de Editores Médicos (WAME) son organizaciones académicas que han colaborado en la identificación de los principios de transparencia y mejores prácticas para las publicaciones académicas y en su elaboración. Esta es la tercera versión de un trabajo en curso.

Principios de transparencia

Sitio web: El sitio web de una revista, incluido el texto que contiene, debe demostrar que se ha tenido cuidado de garantizar un alto nivel ético y profesional. No debe contener información que pueda inducir a error a los lectores o a los autores, incluyendo cualquier intento de imitar el sitio de otra revista/editorial. El sitio web debe incluir una declaración de «objetivos y alcance» y definir claramente el público al que va dirigido. Debe haber una declaración sobre lo que la revista considerará para su publicación, incluyendo los criterios de autoría (por ejemplo, no considerar envíos múltiples, publicaciones redundantes) que se incluirán. Los ISSNs deben estar claramente expuestos (separados para el impreso y el electrónico).

Nombre de la revista: El nombre de la revista deberá ser único y no ser uno que se confunda fácilmente con otra revista o que pueda inducir a error a los autores y lectores potenciales sobre el origen de la revista o su asociación con otras revistas.

Proceso de revisión por pares: El contenido de la revista debe estar claramente marcado como revisado por pares o no. La revisión por pares se define como la obtención de asesoramiento sobre manuscritos individuales por parte de revisores expertos en la materia que no forman parte del personal editorial de la revista. Este proceso, así como cualquier política relacionada con los procedimientos de revisión por pares de la revista, se describirá claramente en el sitio web de la revista, incluyendo el método de revisión por pares utilizado. Los sitios web de las revistas no deben garantizar la aceptación de los manuscritos ni tiempos de revisión por pares muy cortos.

4. Propiedad y gestión: La información sobre la propiedad y/o la gestión de una revista se indicará claramente en el sitio web de la revista. Los editores no utilizarán nombres de organizaciones o de revistas que puedan inducir a error a los autores y editores potenciales sobre la naturaleza del propietario de la revista.

5. Órgano de gobierno: Las revistas deberán tener consejos de redacción u otros órganos de gobierno cuyos miembros sean expertos reconocidos en las áreas temáticas incluidas en el ámbito de la revista. Los nombres completos y las afiliaciones del consejo editorial u otro órgano de gobierno de la revista se facilitarán en el sitio web de la revista.

6. Equipo editorial/información de contacto: Las revistas deberán proporcionar los nombres completos y las afiliaciones de los editores de la revista en el sitio web de la revista, así como la información de contacto de la oficina editorial, incluyendo una dirección completa.

7. Derechos de autor y licencias: La política de derechos de autor se indicará claramente en las directrices para los autores y se nombrará al titular de los derechos de autor en todos los artículos publicados. Del mismo modo, la información sobre licencias se describirá claramente en las directrices del sitio web, y las condiciones de licencia se indicarán en todos los artículos publicados, tanto en HTML como en PDF. Si se permite a los autores publicar bajo una licencia Creative Commons, se indicarán los requisitos específicos de la licencia. Se indicará claramente cualquier política de publicación de las versiones finales aceptadas o de los artículos publicados en repositorios de terceros.

8. Tasas de los autores: Cualquier tasa o cargo que se requiera para el procesamiento de los manuscritos y/o la publicación de materiales en la revista se indicará claramente en un lugar que sea fácil de encontrar para los autores potenciales antes de presentar sus manuscritos para su revisión o se explicará a los autores antes de que comiencen a preparar su manuscrito para su presentación. Si no se cobran dichas tasas también debe indicarse claramente.

9. Proceso de identificación y tratamiento de las alegaciones de mala conducta en la investigación: Los editores y directores tomarán medidas razonables para identificar y evitar la publicación de trabajos en los que se haya producido una mala conducta en la investigación, incluyendo el plagio, la manipulación de citas y la falsificación/fabricación de datos, entre otros. En ningún caso una revista o sus editores fomentarán esa mala conducta, ni permitirán a sabiendas que se produzca. En el caso de que el editor o los editores de una revista tengan conocimiento de cualquier acusación de mala conducta en la investigación relacionada con un artículo publicado en su revista, el editor o los editores deberán seguir las directrices de COPE (o equivalentes) para tratar las acusaciones.

10. Ética de la publicación: Una revista también debe tener políticas sobre la ética de la publicación. Éstas deben ser claramente visibles en su sitio web, y deben referirse a: i) las políticas de la revista sobre la autoría y la contribución; ii) cómo la revista manejará las quejas y apelaciones; iii) las políticas de la revista sobre los conflictos de intereses / intereses en competencia; iv) las políticas de la revista sobre el intercambio de datos y la reproducibilidad; v) la política de la revista sobre la supervisión ética; vi) la política de la revista sobre la propiedad intelectual; y vii) Las opciones de la revista para las discusiones y correcciones posteriores a la publicación.

11. Calendario de publicación: Se indicará claramente la periodicidad con la que una revista publica.

12. Acceso: Se indicará la forma en que la revista y los artículos individuales están disponibles para los lectores y si hay cuotas de suscripción o de pago por visión asociadas.

13. Archivo: Se indicará claramente el plan de una revista para la copia de seguridad electrónica y la conservación del acceso al contenido de la revista (por ejemplo, el acceso a los artículos principales a través de CLOCKSS o PubMedCentral) en el caso de que una revista deje de publicarse.

14. Fuentes de ingresos: Los modelos de negocio o las fuentes de ingresos (por ejemplo, las tasas de los autores, las suscripciones, la publicidad, las reimpresiones, el apoyo institucional y el apoyo de las organizaciones) se indicarán claramente o se pondrán de manifiesto de otro modo en el sitio web de la revista. Las tasas de publicación o el estado de exención no deben influir en la toma de decisiones editoriales.

15. Publicidad: Las revistas deberán indicar su política de publicidad, si es pertinente, incluyendo los tipos de anuncios que se considerarán, quién toma las decisiones relativas a la aceptación de anuncios y si están vinculados al contenido o al comportamiento de los lectores (sólo en línea) o se muestran al azar. Los anuncios no deben estar relacionados de ninguna manera con la toma de decisiones editoriales y se mantendrán separados del contenido publicado.

16. Marketing directo: Cualquier actividad de marketing directo, incluyendo la solicitud de manuscritos que se realice en nombre de la revista, deberá ser apropiada, bien dirigida y discreta. Se espera que la información proporcionada sobre la editorial o la revista sea veraz y no induzca a error a los lectores o autores.

En el caso de que se descubra que una organización miembro ha violado estas mejores prácticas, u otros requisitos específicos de la organización, OASPA/DOAJ/COPE/WAME tratará en primera instancia de trabajar con ellos con el fin de abordar cualquier preocupación que se haya planteado. En el caso de que la organización miembro no pueda o no esté dispuesta a abordar estas inquietudes, su membresía en la organización puede ser suspendida o terminada. OASPA/DOAJ/COPE/WAME tienen procedimientos para tratar las preocupaciones planteadas sobre los miembros.

Qué deben conocer los investigadores sobre ética y mala conducta en la investigación

Academy, Enago. «Research Ethics & Misconduct: What Researchers Need to Know». Enago Academy, May 13, 2021

Ver texto completo

Los tipos más comunes de mala conducta en la autoría que requieren una revisión por parte de las instituciones incluyen el plagio; los datos robados, fabricados o falsificados; las disputas que involucran a múltiples autores, grupos, instituciones y países; y los conflictos de intereses no revelados.

La ética son los principios morales que una persona debe seguir, independientemente del lugar o el momento. Comportarse éticamente implica hacer lo correcto en el momento adecuado. La ética de la investigación se centra en los principios morales que deben seguir los investigadores en sus respectivos campos de investigación.

Malas prácticas de investigación

Publicación simultánea se produce cuando una persona envía un artículo a diferentes publicaciones al mismo tiempo, lo que puede dar lugar a que más de una revista publique ese artículo en particular.

Publicación duplicada. Se refiere a la práctica de presentar el mismo estudio a dos revistas o publicar más o menos el mismo estudio en dos revistas. Estos envíos/publicaciones pueden ser casi simultáneos o años después.

Publicación de salami (Salami slicing). El «troceado» de la investigación que formaría un documento significativo en se denomina «publicación de salami» o «salami slicing». A diferencia de la publicación duplicada, que que consiste en presentar exactamente los mismos datos en dos o más publicaciones, el «salami slicing» consiste en dividir o segmentar un gran estudio en dos o más en dos o más publicaciones. Estos segmentos se se denominan «trozos» de un estudio.

Consentimiento informado es uno de los principios fundamentales de la ética de la investigación. Su objetivo es que los participantes humanos puedan entrar en la investigación libremente (voluntariamente) con información completa sobre lo que significa para ellos participar, y que den su consentimiento antes de empezar la investigación.

Publicación de datos sin permiso. La mayoría de los estados tienen leyes que limitan la capacidad de publicar datos privados sobre alguien y reconocen el derecho de una persona a impedir que se utilice su nombre, imagen y otros atributos personales para ciertos fines de explotación, como la publicidad de bienes o servicios.

La infracción de los derechos de autor es el uso de obras protegidas por los derechos de autor sin permiso para un uso en el que se requiere dicho permiso, infringiendo así ciertos derechos exclusivos concedidos a los derechos de autor.

Falsificación de datos es la manipulación de materiales, equipos o procesos de investigación, o la modificación u omisión de datos o resultados de manera que la investigación no se represente con exactitud en el registro de la misma.

Fabricar datos es inventar datos o resultados para que se adecúen a los objetivos de la investigación.

Plagio. El término plagio se define en el Diccionario de la lengua española de la Real Academia Española como la acción de «copiar en lo sustancial obras ajenas, dándolas como propias»

Manipulación de imágenes. La manipulación de imágenes es un tipo de mala conducta en la investigación, que surge cuando las imágenes modificadas transmiten una falsa impresión de los resultados.

Malos usos de autoría. Las cuestiones van desde quién debe incluirse en una publicación, la secuencia de autores y el número máximo que puede incluirse. No son infrecuentes las solicitudes de adición de autores después de la presentación del manuscrito o en las fases posteriores de la revisión por pares o de la publicación.

Conflicto de intereses en la investigación» se refiere a las situaciones en las que las consideraciones financieras o personales de otro tipo pueden comprometer – o tener la apariencia de comprometer – el juicio profesional de un investigador en la realización o la presentación de informes de investigación. Los conflictos de intereses pueden influir de forma inadecuada en muchos aspectos de la investigación, desde el diseño de un estudio hasta la recogida, el análisis y la comunicación de los datos, pasando por las personas y los proveedores que participan en el trabajo. Entre estos conflictos estarían: obligaciones contractuales o legales (con socios comerciales, proveedores, empleados, empleador, etc.), lealtad a la familia y a los amigos, deberes fiduciarios, deberes profesionales o Intereses comerciales.

No divulgación de información confidencial. Un acuerdo de no divulgación es un contrato legal o parte de un contrato entre al menos dos partes que describe el material confidencial, los conocimientos o la información que las partes desean compartir entre sí para determinados fines, pero a los que desean restringir el acceso. Denotan un acuerdo entre dos o más partes para proteger el intercambio de información confidencial

¿Por qué es importante la ética?


La toma de decisiones éticas en la investigación académica se centra en proporcionar los máximos beneficios a los participantes. Seguir los principios éticos en la investigación es realmente crucial para mantener la integridad del estudio.

  • Honestidad: Garantizar la honestidad en todas las formas de comunicación científica con colegas, patrocinadores o el público en general.
  • Objetividad: Evitar los prejuicios en todos los aspectos de la investigación
  • Integridad: Mantener la coherencia de pensamiento y acción
  • Cuidado: Evitar errores o negligencias en todo momento
  • Apertura: Comparta información sobre su investigación y esté abierto a las críticas y a las nuevas ideas
  • Transparencia: Revele toda la información necesaria para evaluar su investigación
  • Responsabilidad: Se responsable de todas las cuestiones relacionadas con su investigación
  • Propiedad intelectual: Evita el plagio, da el crédito adecuado a todas las contribuciones en tu investigación y respeta todas las formas de propiedad intelectual
  • Confidencialidad: Proteger y salvaguardar toda la información confidencial registrada en su investigación
  • Publicación responsable: Publicar con el único fin de hacer avanzar los conocimientos en su campo.
  • Tutoría responsable: Ayudar y orientar a otros investigadores y promover su bienestar
  • Respeto por los colegas: Respetar y tratar de forma justa a todos sus colegas
  • Responsabilidad social: Intentar promover el bien social a través de su investigación
  • No discriminación: Evitar la discriminación en todas sus formas contra los colegas
  • Competencia: Mejorar su propia competencia personal y también promover la competencia de la ciencia en su conjunto
  • Legalidad: Obedecer todas las leyes y políticas pertinentes
  • Cuidado de los animales: Respetar y cuidar todas las especies animales
  • Protección de los sujetos humanos: Respetar la dignidad humana y tomar precauciones especiales siempre que sea necesario.

La mala conducta en la investigación puede tener consecuencias nefastas. Por ejemplo, el cirujano Paolo Macchiarini realizó experimentos en pacientes sin datos preclínicos sólidos. Trabajó en el trasplante artificial de tráquea en varios pacientes, lo que resultó ser pionero en la historia de la medicina. Sin embargo, todo se basó en mentiras y datos inventados. La mayoría de los pacientes que participaron en su ensayo (siete de nueve) murieron. Alteró los resultados publicados para que pareciera que su trabajo de trasplante de tráquea tenía más éxito del que realmente tenía. Esto fue una grave consecuencia de la violación de la ética en la investigación.

Hay algunos principios básicos que guían la toma de decisiones éticas. En primer lugar, hay que comprometerse con los principios éticos. Esto significa elegir un comportamiento ético aunque retrase su trabajo o signifique no conseguir una publicación rápida en una revista prestigiosa.

Independientemente de la disciplina, todas las directrices éticas de investigación buscan maximizar el bien y minimizar los efectos negativos. La ética de la investigación, por tanto, exige que todos los participantes den su consentimiento informado de forma voluntaria. Toda investigación debe tratar de responder a preguntas que beneficien a la humanidad. Los riesgos deben minimizarse en la medida de lo humanamente posible.

Granjas de citas y círculos de autocitación

Hill, Sarah. «Citation Farms and Circles of Self-Citation». The Big Idea, 19 de marzo de 2020,

Texto completo

Las «granjas de citas», consisten en autores que se autocitan o se citan mutuamente de forma rutinaria y masiva para aumentar el impacto de sus publicaciones. Aunque se cree que estas «granjas de citas», también conocidas como «cárteles de citas», son el sello de la mala ciencia, la mayoría de los investigadores están de acuerdo en que hay espacio para la autocitación, pero que es una buena práctica limitarla cuando sea posible.

La autocitación puede ser necesaria, por ejemplo, si usted es la única persona que ha realizado un determinado tipo de investigación antes. Citar su propio trabajo o el de sus coautores puede ser la medida adecuada. «Todo el mundo se autocita porque, tarde o temprano, todo el mundo se basa en hallazgos anteriores», afirma Hadas Shema en el blog Scientific American. Shema cita a R. Costas, et al, en su artículo de 2010, «Self-cities at the meso and individual levels» (Autocitas en los niveles meso e individual): «Dada la naturaleza acumulativa de la producción de nuevos conocimientos, las autocitas constituyen una parte natural del proceso de comunicación».

Hay una forma sencilla de medir el impacto del trabajo de un investigador: utilizando el Factor de Impacto de la Revista (JIF). Un índice h de 20 indica que un investigador ha publicado 20 artículos con al menos 20 citas. Tras 20 años de investigación, un índice h de 20 es bueno, 40 es sobresaliente y 60 es excepcional. La ventaja del índice h es que combina la productividad (el número de publicaciones) y el impacto (número de citas) en un solo número.

Según la revista Nature, en 2017, un profesor tuvo una idea para contabilizar más a fondo las autocitas. Este profesor, ahora en la Universidad de Helsinki, sugirió un índice de autocitación, o índice s, en la línea del indicador de productividad del índice h. Creado por Justin Flatt, Alessandro Blasimme, Effy Vayena, así un científico tiene un índice s si ha publicado s artículos, cada uno de los cuales ha recibido al menos s autocitaciones. Con esta nueva herramienta, un índice s de 10 significaría que un investigador ha publicado 10 artículos con al menos 10 autocitaciones cada uno.

El profesor que ideó este sistema de puntuación afirma que no se trataba de establecer umbrales para lo que era un índice s adecuadamente bajo, ni tampoco de avergonzar a los que se autocitan mucho. Utilizando los datos, se trataba simplemente de otra herramienta para medir el impacto de ciertas teorías y artículos.

Según John Ioannidis, médico de la Universidad de Stanford (California) especializado en metaciencia: «Este [estudio] no debería llevar a vilipendiar a los investigadores por sus índices de autocitación, entre otras cosas porque éstos pueden variar entre disciplinas y etapas de la carrera». Y añade: «Sólo ofrece información completa y transparente. No debería utilizarse para emitir veredictos como el de decidir que una autocitación demasiado alta equivale a un mal científico».

¿Reduce la autocitación la probabilidad de publicación? Sí, según algunos autores. «Clarivate supervisa las autocitaciones cuando calcula el factor de impacto de una revista, y puede retirar de la lista a una revista cuando las tasas de autocitación son demasiado altas o cambia la clasificación relativa de una revista dentro de su campo», dice el doctor Phil Davis, experto en comunicación científica en el blog The Scholarly Kitchen. «Ningún editor quiere ser conocido como el que puso a la revista en ‘tiempo muerto'».

«La autocitación es necesaria para informar al lector sobre el trabajo previo del autor y proporcionar información de fondo. Un índice bajo de autocitación puede llevar a un revisor a creer que los antecedentes del autor son inadecuados, mientras que un índice alto podría indicar que está ignorando el trabajo de sus colegas. Se recomienda un equilibrio», dice Paul W. Sammarco, en Ethics in Science and Environmental Politics. Así que, buena suerte con el equilibrio, sobre todo para los que trabajan en disciplinas con experimentación novedosa. Siempre que no cite a sus amigos y colegas a propósito para aumentar sus índices h, al final todo debería ser igual.

Manipulación de citas

«Citation Manipulation». COPE: Committee on Publication Ethics, 2022.
DOI: https://doi.org/10.24318/cope.2019.3.1

Texto completo

El documento de debate de COPE sobre la manipulación de las citas define las cuestiones clave y las soluciones existentes en torno a las prácticas de citación poco éticas. COPE agradece los comentarios que contribuyan a este debate en curso.

La citación manipuladora se caracteriza por comportamientos destinados a incrementar el número de citas para beneficio personal, tales como: autocitación excesiva del propio trabajo de un autor, citación excesiva a la revista que publica el artículo citado y citación excesiva entre revistas de forma coordinada. Se dan ejemplos de autocitación legítima cuando se incluye o se solicita para atender necesidades válidas. COPE recomienda que las revistas desarrollen políticas sobre los niveles apropiados de autocitación, proporcionen educación a los editores y tengan procedimientos claros para responder a la potencial manipulación de las citas.

Puntos clave

  • La manipulación de citas es un problema cuando las referencias no contribuyen al contenido académico del artículo y se incluyen únicamente para aumentar las citas.
  • Cualquier parte que incluya o solicite añadir citas cuando las motivaciones son meramente autopromocionales viola la ética de la publicación.
  • Las sanciones por la manipulación de citas pueden incluir la dimisión de los editores de sus funciones editoriales, o la eliminación o el rechazo de las revistas de los índices de citas.
  • Las revistas deben desarrollar políticas y normas para determinar los umbrales de autocitación, proporcionar recursos educativos para apoyar las mejores prácticas y establecer procedimientos para responder a una posible mala conducta.
  • Puede haber casos en los que la autocitación y las solicitudes de citas sean legítimas

Documentos relacionados

Citation games: mocking research COPE speaker presentation at ISMTE European Virtual Event, 2020

Reviewer requesting addition of multiple citations of their own work, 2019

Citations: link, locate, discover, connect Guest article, August 2018

Self-citation: where’s the line? Forum discussion, November 2017