Archivo de la etiqueta: Investigadores

La Biblioteca Universitaria y la Alfabetización Informacional de los Investigadores

library-mar20-545-small

Alonso-Arévalo, Julio. “La Biblioteca Universitaria y la Alfabetización
Informacional de los Investigadores“. Desiderata, n. 5. Año II – abril, mayo, junio de 2017

Texto completo

Hace ya unos años Timothy S. Healy, sacerdote jesuita que compaginó su vida religiosa y secular, en una carrera en la que compatibilizó la presidencia de la Universidad de Georgetown y el liderazgo de la Biblioteca Pública de Nueva York, llegó a decir que “El activo más importante de cualquier biblioteca se va a casa por la noche”. Esta frase resume con más clarividencia que ninguna otra la importancia del profesional de la información en el momento que vivimos. Con la llegada de la digitalización muchos de los presupuestos en los que se asentaba el concepto de biblioteca de los tiempos pretéritos están mutando, poniéndose de mayor relieve la importancia del profesional de la información como un recurso estratégico clave en cualquier unidad de información.

Sin lugar a dudas todo ello tiene que ver con la asunción por parte de la biblioteca y del bibliotecario de las actividades de alfabetización informacional como un eje central en su quehacer diario. En la sociedad del conocimiento ya no es suficiente para cualquier persona saber leer y escribir para acceder a la información, necesita de otras habilidades y destrezas, de competencias que le otorgen la capacidad suficiente para aprovechar todas las posibilidades que le ofrece el nuevo entorno. En este mismo sentido Sari Feldman (Rich & Feldman, 2015), la presidenta de la ALA dijo que “La biblioteca de hoy es menos importante por lo que tenemos para las personas, que por lo que hacemos por (y con) la gente. Y en este marco el profesional de la biblioteca construye relaciones y capacita a los usuarios en la formación y/o les orienta acerca de los recursos digitales que tienen a su disposición, es quien hoy por hoy proporciona un mayor valor a la biblioteca”

La biblioteca como proveedora de acceso a la tecnología también es insuficiente. Tal como se deriva de un estudio llevado a cabo por Horrigan, John B. en Estados Unidos para Pew Ressearch, titulado “Digital Readiness” un tercio de los estadounidenses carecen de las habilidades necesarias para usar la próxima generación de lo que se ha denominado “Internet de las cosas“ (Horrigan, 2014). Ello hace necesaria la intervención del bibliotecario en la formación y el aprendizaje, como un recurso clave, y como un socio colaborativo experto en el manejo de información multiformato, tanto en entornos de aprendizaje formales como informales; convirtiéndose de este modo en un asesor de confianza para su comunidad, que ayuda a los usuarios a desarrollar las habilidades necesarias para aprovechar las oportunidades educativas, económicas y sociales asociadas con la tecnología. Apoyando de esta manera necesidades de información únicas de los usuarios de la biblioteca y facilitando experiencias de aprendizaje personalizado.

La universidad del siglo XXI está inmersa en un proceso de cambio de modelo de aprendizaje, se está redefiniéndose como institución. La llegada del denominado proceso de Bolonia o Espacio Europeo de Educación Superior, ha puesto de relieve la necesidad de un aprendizaje continuo a lo largo de la vida; así como un nuevo concepto de enseñanza más allá de lo que se ha denominado clase magistral; para trabajar a través de seminarios cuya fi nalidad es aprender investigando, lo que hace inevitable que todos los miembros de la comunidad dispongan de competencias y habilidades que les capaciten de manera adecuada para el manejo de la información; este aprendizaje conlleva conocer cuáles son los canales por los que fl uye la información, las estrategias de búsqueda y recuperación, la valoración y el uso ético de la información. El aprendizaje se entiende aquí como la constante búsqueda de signifi cado mediante la adquisición de la información, reflexión y el compromiso con el hecho informativo, aplicándolo activamente.

Seguir leyendo

Cómo publicar, ganar visibilidad e identidad digital en el ámbito de la investigación científica

31530383713_ae9d872c30_b_d

Cómo publicar, ganar Visibilidad e identidad digital en el ámbito de la investigación científica Julio Alonso Arévalo Universidad de Salamanca, España Abril 2015 alar@usal.es

Ver Presentación en Prezi

¿Qué tiene que saber un investigador para mejorar los resultados de su investigación?

Cuenca, Ecuador enero de 2014

Primer Encuentro Internacional de Lectura y Escritura en las Disciplinas de la Educación Secundaria y Superior

(Cuenca, 14, 15 y 16 de enero de 2015)

Los jóvenes investigadores no utilizan las bibliotecas

99086957_thumbnail_16x9

Early career researchers: the harbingers of change?: Final report from CIBER. August 2016,  [e-Book] Publishing Research Consortium, 2016

Texto completo

Este informe sobre los datos del primer año de un estudio cualitativo de tres años, analiza una amplia gama de temas a través de entrevistas personales a 116 jóvenes investigadores de siete países: Reino Unido, Estados Unidos, China, Francia, España, Polonia y Malasia. Según el informe las bibliotecas “se vuelven invisibles” a los investigadores más jóvenes. Muchos jóvenes investigadores dicen no haber acudido a su biblioteca universitaria en los últimos años. Igualmente no se considera una prioridad  la publicación en revistas de acceso abierto  en tanto que no se den incentivos a los investigadores para hacerlo.

Publishing Research Consortium es un grupo de asociaciones y editores que apoyan la investigación sobre temas globales que afectan la comunicación académica, con el fin de promover la discusión basada en la evidencia. Entre sus informes está la publicación Early career researchers: the harbingers of change? (Investigadores de carrera temprana: ¿Los precursores del cambio?)

Los investigadores que inician a edad temprana su carrera -menores de 35 años – son el futuro de la investigación, y sus actitudes y comportamiento son importantes. Además, son el futuro de la investigación y representan al grupo más grande de investigadores, sin embargo, no se han realizado investigaciones recientes sobre sus hábitos en comunicación científica y en que medida en que sus comportamientos pueden resultar transformadores.

Según el informe las bibliotecas “se vuelven invisibles” a los investigadores más jóvenes. Muchos de ellos no han utilizado la biblioteca en los últimos años.  La biblioteca se ve como un lugar para que trabajen los estudiantes de pregrado, y sus sistemas de descubrimiento son ignorados a favor de otras fuentes como Google. Respecto a estas opiniones Ann Rossiter, directora ejecutiva de Sconul, dijo que los investigadores no necesitaban entrar en la biblioteca para usar sus servicios.

La gran mayoría de jóvenes investigadores quieren seguir haciendo investigación, pero sus circunstancias son limitadas, inestables, incluso precarias, obligandoles esta situación a prácticas conservadoras orientadas hacia el impacto reputacional de la publicación buscando publicar en revistas altamente calificadas en los índices de citas. Así los jóvenes investigadores consideran la publicación en revistas de alto impacto como importante para avanzar en su carrera, pero muchos opinan que podrían adoptar otras estrategias de publicación en el futuro, siempre que su entorno lo posibilite. En general, se sienten cómodos con el sistema actual de revisión por pares y son escépticos acerca de la revisión abierta. También ponen de manifiesto que a menudo pueden obtener el estatus de “primer autor”, y que también suelen influir en la elección de dónde publicar dentro de su grupo de investigación.

La publicación en revistas de acceso abierto, a pesar de los mandatos, no figura como un criterio preeminente en la mayoría de las estrategias de publicación de los jóvenes investigadores. Así el acceso abierto no se apoya como una prioridad para las estrategias de publicación individuales y hay preocupaciones sobre la inequidad del acceso a los fondos para cubrir los Gastos por Procesamiento por Artículo (APC). Archivar o buscar en repositorios institucionales no es una prioridad para ellos; si bien los repositorios temáticos y las redes cooperativas tienen mucho más apoyo. La conciencia sobre las iniciativas de “ciencia abierta” sigue siendo baja, al menos hasta que los sistemas de crédito de la reputación y recompensa haga que sean considerado por los comités de acreditación a las actividades de divulgación e impacto, mientras tal actividad probablemente se mantendrá en un nivel bajo.

Sin embargo, no siguen invariablemente a sus mentores de más edad cuando se trata de actitudes hacia el futuro. Son conscientes de las tensiones y las transformaciones potenciales que se están produciendo a su alrededor, y muchos están esperando el momento oportuno en el que puedan participar o incluso llevar a cabo prácticas cambiantes.

Hay evidencias de un creciente uso de los medios de comunicación social, especialmente las redes de comunicación académica como ResearchGate, pero las utilizan más para la creación de perfiles que para comunicar los resultados o para la colaboración activa. Los teléfonos inteligentes se utilizan de manera poco distinta a como los utilizan en la vida normal, y generalmente no los utilizan para la lectura, excepto entre los jóvenes investigadores de China. El hecho de compartir la información lo consideran positivo para sus carreras y reputación, si bien esta la actividad se orienta más hacia el intercambio de resultados a través de redes de comunicación académica que a compartir datos de resultados intermedios, lo que sólo hace con su propio grupo de investigación. Hay escepticismo acerca de las nuevas métricas, y consideran que aún es pronto para pensar en ‘altmetrics’, a menos que sea adoptado por los sistemas de evaluación y acreditación académica.

¿Cómo y qué medios sociales usan los investigadores ?

socialmediaworkshopfeatured

Collins K, Shiffman D, Rock J (2016) How Are Scientists Using Social Media in the Workplace? PLoS ONE 11(10): e0162680. doi:10.1371/journal.pone.0162680

Texto completo

 

Los medios sociales han creado canales de comunicación en red que facilitan la interacción y permiten la comunicación de la información tanto dentro de las comunidades académicas profesionales como en medios sociales informales. Un tema que actualmente está suscitando el interés en el campo de la comunicación de la ciencia es conocer cómo los científicos están utilizando (o podrían utilizar) los medios sociales para comunicar su investigación.

¿Qué papel están jugando las redes sociales para facilitar el intercambio de conocimientos internamente dentro y entre las comunidades científicas, así como externamente para llegar al público en general?. Este estudio investiga a través de una muestra de 587 científicos encuestados de diversas disciplinas académicas, pero predominantemente de las ciencias de la vida, como los investigadores utilizan los medios sociales para comunicarse interna y externamente. Los resultados demuestran que, si bien el uso de las redes sociales aún no se ha adoptado ampliamente, los científicos en una variedad de disciplinas utilizan estas plataformas para el intercambio de conocimientos científicos, en general, ya sea a través de Twitter, Facebook, LinkedIn, o blogs. A pesar de la baja frecuencia de uso, los resultados evidencian que los científicos perciben numerosas ventajas potenciales en el uso de los medios sociales para su trabajo, así como las posibles tendencias futuras en el uso de los medios de comunicación social dentro del ámbito científico.

Encuesta JISC sobre el comportamiento de los investigadores en Reino Unido

Ithaka S+R | Jisc | RLUK UK Survey of Academics 2012

Ross HousewrightRoger C. Schonfeld, Kate Wulfson

Mayo 2013

Descargar

El estudio arroja luz sobre sus comportamientos, incluyendo la dependencia de las tecnologías digitales, Internet y acceso abierto.Según este estudio el comportamiento de un académico en pleno proceso de investigación incluye una biblioteca física con libros y revistas en el su mesa y en el escritorio de su ordenador; ya sea en papel o digital. Esta es la realidad según la encuesta CSAC y de RLUK a 3.500 académicos del Reino Unido que pone de relieve que, si bien los investigadores acuden a la biblioteca para disponer de las revistas y los libros necesarios para su enseñanza e investigación, pasan mucho menos tiempo en la biblioteca física que en la virtual.

La gran mayoría de los que respondieron – un 90% – considera que la biblioteca de la universidad debe proporcionarles los contenidos fundamentales en lugar de comprarlos ellos. Mientras que el 45% se definieron como muy dependientes de su biblioteca para su trabajo, aunque sólo el 2% comienza su investigación por una visita al edificio de la biblioteca.

En el caso de las revistas, el formato digital ha sustituido al formato impreso en casi su totalidad. La encuesta muestra un cambio en la forma en que los académicos llevan a cabo su investigación, casi tres cuartas partes consideran que si su biblioteca cancela las revistas no supondría ningún problema, siempre que estén disponibles electrónicamente.

Sin embargo, mientras que cuatro de cada cinco académicos de las áreas médica y  veterinaria están muy de acuerdo con ello; esto se redujo a tres de cada cinco entre profesores e investigadores de humanidades. Y cuando se considera el acceso a largo plazo a las colecciones, reconocieron la necesidad de mantener las colecciones en papel de revistas. La mitad de los encuestados declaró que algunas bibliotecas deben continuar manteniendo estas colecciones, aunque sólo una cuarta parte de los encuestados pensaban que su propia biblioteca debería asumir esa responsabilidad.

Mientras las revistas electrónicas están bien integrados en la práctica académica, los libros electrónicos se están convirtiendo poco a poco en un recurso cada vez más integrado en la práctica académica. Seis de cada diez encuestados indicaron que utilizaban “a menudo” y/o “ocasionalmente” ebooks. En los últimos seis meses (sólo el 15% de los encuestados indicaron que no los habían utilizado).

Está claro que la monografía en formato electrónico se está convirtiendo en una parte cada vez más importante de la enseñanza y la investigación. Aunque los académicos dicen que las versiones electrónicas de monografías de investigación no son adecuados para todos los usos, aunque consideran que los textos digitales facilitan una mayor accesibilidad. Alrededor del 90% también dijo que les era más fácil leer en formato impresa que en digital. Aunque también manifestaron que la búsqueda y exploración de referencias es más fácil con textos digitales, sin embargo la investigación en profundidad y la lectura se sigue haciendo uso del formato impreso.

A pesar de algunas diferencias por disciplina, sólo un pequeño porcentaje de los encuestados – el 14% – considera que reemplazará los libros impresos por versiones digitales en los próximos cinco años. El impreso, al parecer, es un canal de acceso importante a los contenidos y recursos para los investigadores, y seguirá siendo así en los próximos años. Del mismo modo, la biblioteca sigue desempeñando un papel crítico en el acceso en este entorno híbrido (impreso/digital).

Para casi el 90% de los encuestados las colecciones y suscripciones de la biblioteca son la fuente más importante de todo el material que utilizan para la enseñanza y la investigación, y los segundos materiales más importantes son aquellos que están libremente disponibles en línea (acceso abierto). Cuando los investigadores no tienen acceso a los materiales que necesitan de colecciones digitales o físicas de la biblioteca, el 90% dijeron que buscan una versión en línea de libre acceso. A diferencia de los comportamientos de los científicos, los investigadores y profesores de humanidades son mucho más dados a usar servicios de préstamo interbibliotecario, o simplemente comprar una copia del material ellos mismos. Esto puede reflejar la importancia de la monografía  dentro de las humanidades, ya que sigue siendo poco frecuente encontrar una monografía en acceso abierto libremente en línea.

Estas cifras subrayan la importancia de las bibliotecas que hacen  visible su contenido en línea, así como la tarea de poner libremente disponibles en línea contenidos a través de sus servicios. La distinción entre los servicios de localización, de alfabetización en general, y los de la web abierta, son cada vez más importantes y valorados.

Los académicos seguirán viviendo en un mundo híbrido de materiales de impresos y digital, e incluso cuando el formato impresio ha sido ampliamente sustituido, la necesidad de un acceso continuo (local o de otra manera) sigue siendo crucial.

Actitudes y prácticas de investigación y enseñanza de los académicos en el sector de la educación superior del Reino Unido.

 

ithaka-report-cover

Wolff, C., A. B. Rod, et al. [e-Book]  Ithaka S+R | Jisc | RLUK UK Survey of Academics 2015. Londres, Ithaka, 2016.

Texto completo

 

En 2015, Ithaka S + R se asoció con CSAC y las bibliotecas de investigación del Reino Unido “Research Libraries UK” (RLUK) para llevar a cabo el segundo ciclo de la encuesta a los investigadores del Reino Unido para comprender las actitudes y prácticas de investigación y enseñanza de los académicos en el sector de la educación superior. Teniendo en cuenta los niveles de respuesta a la encuesta, los resultados pueden ser analizados por disciplina, tipo de institución, y otras características demográficas. Las principales conclusiones se destacan a continuación.

Resultados clave:

» Los encuestados de las instituciones RLUK e instituciones no RLUK difieren en las formas en que acceden a los materiales utilizados para la investigación y la enseñanza. Los encuestados de las instituciones no RLUK dicen tener en cuenta todas las fuentes para acceder a artículos de revistas y monografías como más importantes, mientras que los miembros de instituciones pertenecientes a RLUK valoran más las suscripciones de la biblioteca universitaria.

» Existe una preferencia de los investigadores por el uso de monografías en formato impreso en lugar de formato digital, habiendo aumentado poco esta tendencia desde la anterior encuesta; no se observa una tendencia hacia la transición al cambio de formato en monografías.

» Desde 2012, ha habido un aumento sustancial en la proporción de académicos que acomodan sus productos de investigación y opciones de publicación para que coincida con los criterios que perciben adecuados a las exigencias establecidas en los procesos de acreditación y de promoción.

» Existe un creciente interés por parte de los académicos para llegar al público fuera de los contexto académicos con sus investigaciones. Desde la encuesta de 2012, hemos visto un aumento sustancial de la proporción de encuestados que indicaron que los profesionales no universitarios, los estudiantes y el público en general eran audiencias muy importantes para llegar a ellos con sus investigaciones.

» Los encuestados de las instituciones no RLUK valoran consistentemente los servicios de apoyo para la difusión de la investigación proporcionada por biblioteca de la universidad en mayor proporción que aquellos que pertenecen a las instituciones del consorcio RLUK.

» Ha habido un aumento sustancial desde 2012 en la proporción de académicos que preservan sus datos de investigación en el repositorio institucional o de otro tipo en línea, y la disminución correspondiente en la proporción que aquellos otros que conserva estos datos para sí mismos utilizándolos comercialmente. Además, ha habido un aumento en la proporción de investigadores que han recibido asistencia de la biblioteca de la universidad para proporcionar una una versión de los resultados de su investigación libremente disponibles en línea.

» Se han observado aumentos significativos desde el ciclo anterior en la importancia de que los investigadores otorgan  a los nuevos servicios proporcionados por sus bibliotecas, en comparación con aquellas en las que priman los servicios tradicionales. En particular, ha habido un aumento sustancial de la importancia percibida en las tareas de alfabetización informacional llevadas a cabo por la biblioteca para ayudar a los estudiantes universitarios y a los propios investigadores a desarrollar la investigación, el análisis crítico y habilidades informacionales.

Otros informes Ithaka S + R

La alfabetización informacional es el servicio bibliotecario más valorado en universidades americanas

Un día en la vida de un investigador : imaginar el futuro de la Biblioteca de Investigación

El coste de la publicación de monografías: hacia una metodología transparente

H Index Scholar de Documentación

 

H-Index Scholar

http://hindexscholar.com/

H-Index Scholar de Documentación

H-Index Scholar es un producto realizado por el Grupo de Evaluación de la Ciencia y la Comunicación Científica (EC3).  H Index Scholar es un índice bibliométrico que pretende medir el rendimiento de la producción académica de los profesores e investigadores de universidades públicas españolas de Humanidades y Ciencias Sociales a partir del recuento de sus publicaciones y de las citas bibliográficas que estas han recibido a través de Google Scholar.

La medición de la producción y el impacto de las publicaciones científicas, que son el principal medio empleado por los científicos para dar a conocer los resultados de sus creaciones, se ha convertido en el instrumento por excelencia para determinar la relevancia e importancia y, subsidiariamente, la calidad de la actividad científica. Mientras que los indicadores bibliométricos fueron adoptados inmediatamente como herramientas evaluativas en las disciplinas científico-técnicas, en las Humanidades y Ciencias Sociales quedaron relegados a un segundo plano cuando no abiertamente rechazados. Las razones no son otras que la propia idiosincrasia de la investigación en estos campos así como la inexistencia de sistemas de información apropiados.

Las peculiaridades de los investigadores de Humanidades y Ciencias Sociales en sus prácticas de comunicación científica Publican en una amplia variedad de medios, aunque tienen una especial predilección por las monografías (libros y capítulos de libros). Utilizan su lengua vernácula como principal medio de expresión. Publican fundamentalmente en medios nacionales, bien sean revistas, actas de congresos o editoriales de monografías. Citan fundamentalmente monografías, trabajos publicados en su lengua nativa y en medios nacionales. hacen inservibles las bases de datos bibliográficas tradicionales que ofrecen tanto recuentos de publicaciones como de citas (Web of Science, Scopus, Psychinfo…). Dichas bases de datos cubren casi exclusivamente artículos de revistas, se orientan fundamentalmente a las disciplinas científico-técnicas y poseen un marcado sesgo anglosajón en cuanto a la procedencia e idioma de los documentos que indizan.