Archivo de la etiqueta: Libros electrónicos

Alfabetización editorial académica en las bibliotecas: del asesoramiento a la participación activa

 

scholarly-publishing-literacy-at-the-intersection-of-digital-scholarship-and-information

 

Johnston, Chelsea ; Boczar, Jason. “Scholarly Publishing Literacy At The University Of South Florida Libraries: From Advising To Active Involvement”. Journal of Librarianship and Scholarly Communication (JLSC), 7 (1) DOI: 10.7710 / 2162-3309.2310

Texto completo

 

La publicación exitosa de acceso abierto (OA) en bibliotecas requiere una orientación y organización cuidadosas. El soporte y los servicios ofrecidos varían según los recursos disponibles, así como la solidez del programa de publicación de una biblioteca.

Este artículo describe la conexión entre los servicios de publicación y la alfabetización editorial académica a través de ejemplos de las Bibliotecas de la Universidad del Sur de Florida (USF). El programa de publicación OA de las Bibliotecas de la USF incluye revistas, libros de texto, actas de conferencias y más. Nuestro programa equilibra la defensa del acceso abierto con el asesoramiento de acciones que sirven a los objetivos de sus socios colaborativos. Esto invita a la confianza, relaciones sostenibles y oportunidades para nuevos trabajos.

 

Las ventas de audiolibros superarán a las de libros electrónicos en 2020

 

istock-1140954923

 

2020 Global Marketing Trends: Bringing authenticity to our digital age. London: Deloitte, 2019

Texto completo

 

Según un nuevo estudio de Deloitte, el mercado mundial de audiolibros crecerá en 25 pc hasta casi 4.000 millones de libras esterlinas en 2020, y los mercados de EE.UU. y China representarán más de 75 pc del total.

Las cifras de la consultora Deloitte predicen que las ventas de narraciones orales en el Reino Unido generarán unos ingresos de 115 millones de libras esterlinas en 2020. Lo que supone un aumento del 30% en las ventas de audiolibros en 2018. En comparación, los libros electrónicos -previstos como el “futuro de la lectura” por The Telegraph en 2009- están completando la década con una continua tendencia a la baja de las ventas. Las ventas de libros electrónicos cayeron un 4% en 2017 y han seguido disminuyendo.

Mientras que en 2015 el 26% de los británicos leían libros electrónicos, en la actualidad sólo el 26% los lee digitalmente. Las ventas de libros impresos también cayeron en 2019, un 5,4%. Con lo que concluyé un período de cinco años de crecimiento de las ventas de libros físicos. Sin embargo, las ventas de audiolibros aumentaron un 43 por ciento, resistiendo la tendencia con un montante por ventas de 69 millones de libras esterlinas.

Los auriculares inalámbricos y los altavoces inteligentes -que han experimentado un aumento del 8% en la propiedad de los hogares británicos desde 2018- han facilitado a los oyentes la sintonía con el contenido de audio mientras realizan sus actividades cotidianas, afirman los autores del informe Deloitte. También, la presencia de narradores famosos de gran renombre que recitan tanto contenidos de ficción como de no ficción -como Elton John y Michelle Obama- ha atraído a los oyentes a los audiolibros.

 

OpenMonographs.org: libros académicos de Humanidades y Ciencias Sociales en Acceso Abierto

 

2019-12-03_13-11-27

OpenMonographs.org

 

La  Association of American Universities (AAU), Association of Research Libraries (ARL), y Association of University Presses (AUPresses) han lanzado una plataforma web,  OpenMonographs.org , en un nuevo y audaz esfuerzo por cambiar el panorama de la publicación de libros académicos en el Humanidades y Ciencias Sociales.

AAU, ARL y AUPresses establecieron TOME (Toward an Open Monograph Ecosystem) en 2017 como un proyecto piloto de cinco años. Las monografías siguen siendo la forma preeminente de publicación académica en Humanidades y Ciencias Sociales, pero el modelo de financiación es incierto. TOME busca abordar este problema transitando hacia un sistema más sostenible que cubra los costos de publicación de monografías con subsidios para libros académicos financiados institucionalmente.

De momento hay 21 libros publicados bajo este modelo financiados por TOME, con más de treinta que se publicarán próximamente. El sitio además proporciona una gran cantidad de información y recursos para gestores, autores y editores que puedan estar interesados ​​en publicar un libro bajo los auspicios de TOME. También hay información para editores universitarios y bibliotecarios que pueden estar considerando trabajar con TOME en sus instituciones.

Ya hay  17 instituciones que participan en TOME  y más de  60 editoriales universitarias  que se han comprometido a producir ediciones digitales de acceso abierto con TOME, bajo licencias Creative Commons y depositar los archivos en repositorios abiertos seleccionados.

 

Estudiantes internacionales lectores de textos digitales en tabletas: experiencias y estrategias

tablet-para-estudiantes

Park, HR., Kim, D. & Vorobel, O. J. International students’ reading digital texts on tablets: experiences and strategies. Comput High Educ (2019). https://doi.org/10.1007/s12528-019-09242-x

 

Este estudio de caso múltiple investiga la lectura de cuatro textos internacionales por parte de estudiantes universitarios de textos digitales en tabletas. El estudio describe las experiencias y estrategias de estos estudiantes con la lectura móvil. Los participantes eran cuatro estudiantes internacionales en los Estados Unidos, y su primer idioma (L1) no era el inglés. Los datos fueron recolectados a través de observaciones, informes verbales, entrevistas y notas de campo. Los hallazgos mostraron que los participantes tuvieron experiencias positivas y negativas al usar tabletas para leer y que la lectura móvil facilitó su aprendizaje sobre sus vidas, idioma, cultura y tecnología. El estudio muestra que los participantes utilizaron seis estrategias de lectura: (a) establecer el propósito, (b) decidir qué leer, (c) acceder a un texto digital, (d) dialogar, (e) hacer una conexión, y (f) el uso de aplicaciones y habilidades de alfabetización digital. El artículo analiza la lectura móvil, con un enfoque en estrategias, posibilidades y procesos, así como el aprendizaje cultural y el empoderamiento.

 

El éxito del préstamo de libros electrónicos en las bibliotecas está llevando a largas esperas, hackeos por parte de los lectores y a la preocupación de los editores

 

mwvoa2lcafftdpabgxx24tz2ia

 

E-books at libraries are a huge hit, leading to long waits, reader hacks and worried publishers. The Washington Post By Heather Kelly November 2019

 

En las últimas dos décadas, los libros electrónicos han crecido y es posible leerlos en teléfonos inteligentes y dispositivos electrónicos como Kindle. Los libros digitales se venden en línea, normalmente a menos precio que sus contrapartes físicas. También son muy populares en los sistemas de bibliotecas públicas, donde los titulares de tarjetas pueden descargar múltiples libros electrónicos y audiolibros a sus dispositivos sin salir de casa. Pero, al igual que con los libros impresos de la biblioteca, también puede generar esperas de reserva a lo largo de semanas, y la imposibilidad de que los lectores puedan alargar los tiempos de préstamo para los títulos mayor demanda.

 

Aunque técnicamente un objeto digital puede prestarse un número infinito de veces, realmente son copias digitales; los libros electrónicos funcionan de manera diferente. Cuando una biblioteca quiere comprar un libro físico, paga el precio de venta que aprximadamente es de 12 a 14 dólares, o menos si se compra al por mayor. Un libro electrónico, sin embargo, tiende a ser mucho más caro porque el modelo es una licencia con un editor en lugar de comprarse directamente y para toda la vida, por lo que el precio de la licencia por lo general sólo cubre un número determinado de años o lecturas. es decir se pasa de un sistema propietario a un sistema licenciado, en el que un editor nos faculta para consultar ese contenido que no es nuestro.

Eso significa que para que una biblioteca dispusiera de las memorias de Prince recientemente publicadas “The Beautiful Ones” hubo que esperar cuatro semanas para disponer de este contenido en formato digital. Los bibliotecarios del condado de Cuyahoga, Ohio, informaron que había listas de hasta 13 semanas de espera para llevar en préstamo el libro de ensayos de Jia Tolentino, “Trick Mirror”. El inconveniente es que los tiempos de espera para los títulos suelen ser bastante largos, porque la gente recorre los catálogos y pone todo en reserva.

Las esperas de las listas de reserva de los libros electrónicos de la biblioteca, casi siempre son más largas que las de las copias impresas, lo que está llevando a algunos a algunos usuarios a recurrir a determinadas trampas, como pedir tarjetas de la biblioteca o números de tarjetas de otros usuarios que no utilizan el sistema para permitirles encontrar los libros más raros o más populares, con tiempos de espera más cortos.

Una biblioteca paga entre 40 y 60 dólares para licenciar un nuevo título de libro electrónico para adultos, que luego puede prestar a un sólo un usuario a la vez, imitando cómo funcionan los préstamo de libros impresos. Cada editor ofrece diferentes modelos de pago. En algún caso, una biblioteca sólo puede disponer de un libro electrónico durante dos años o 52 préstamos, lo que ocurra primero. Incluso, otros editores son aún más restrictivos y establecen sólo 26 préstamos por libro.

Según Steve Potash, director ejecutivo de OverDrive, que trabaja con más de 43.000 bibliotecas para negociar los precios con los editores y proporciona herramientas para gestionar las colecciones digitales, incluida la aplicación de biblioteca Libby. “Tenemos docenas de editores que compiten por que sus libros estén disponibles, a veces sin costo alguno, porque consideran claramente… que las bibliotecas sirven de mecanismos de promoción para los autores, su pico de ventas impresas, sus ventas de libros electrónicos crecen y también sus audiolibros”.

El mantenimiento de estas colecciones es costoso. En 2017, las bibliotecas gastaron el 27 por ciento de sus presupuestos de colecciones en material electrónico -que incluye libros electrónicos, bases de datos y otros contenidos digitales- frente al 54,8 por ciento en material impreso. Eso es más que el 16.7 por ciento gastado en contenido electrónico cinco años antes, según datos del Institute of Museum and Library Services, que maneja fondos federales para las bibliotecas públicas.

“Es una enorme cantidad de trabajo para nuestros bibliotecarios gestionar la colección de libros electrónicos, ya que los títulos expiran todos los días y tienen que decidir recomprarlos o dejarlos de tener”, dijo Jennifer Tormey, que dirige los servicios técnicos de la Des Moines Public Library.

Incluso con los precios más altos, algunos editores se oponen a la popularidad de los libros electrónicos de la biblioteca, diciendo que pueden estar perjudicando su negocio. Este mes, Macmillan, una de las cinco editoriales más grandes de los Estados Unidos, comenzó a aplicar un nuevo embargo para la venta de libros electrónicos a las bibliotecas públicas. Durante las ocho primeras semanas después de su publicación, las bibliotecas sólo pueden comprar una sola versión de cualquiera de los nuevos títulos. Después de ese tiempo de embargo, pueden comprar más copias, hasta entonces tienen que disponer de una sola. Eso está ralentizando aún más los tiempos de espera.

En respuesta, algunos sistemas de bibliotecas están boicoteando los libros electrónicos de Macmillan, y la American Library Association (ALA) dice estar considerando opciones legislativas.

Algunos lectores también están pasándose a servicios de suscripción de pago como Netflix para libros electrónicos, como Kindle Unlimited, Scribd, Bookmate y servicios adaptados a géneros específicos, como el servicio de suscripción a libros electrónicos románticos de Harlequin.

Los bibliotecarios dicen que los usuarios más propensos a ser lastimados por la restricción de Macmillan son personas como D.V. Thorn, un lector voraz que no puede salir de su casa y que la mayoría de su tiempo lo pasa en cama debido a varias discapacidades. Thorn ha leído y escuchado alrededor de 800 libros en lo que va de año a través de aplicaciones de préstamos electrónicos, y utiliza cuentas de distintas bibliotecas de  área para obtener los libros en tiempos de espera más cortos.

Incluso, algunos lectores de libros electrónicos están encontrando formas más creativas de aprovechar al máximo las bibliotecas. Por ejemplo, Scott McNulty, descarga los libros de la biblioteca y luego pone su dispositivo en modo avión. “De esta manera se puede leer un libro electrónico después de su fecha de vencimiento porque el Kindle tiene que estar conectado a la red para eliminar el libro”

Stacie Hewitt cuenta que siempre tiene un máximo de cinco libros en la aplicación Libby, y dado que varios libros pueden estar disponibles a la vez, utiliza regularmente la opción de “suspender la retención”, que la mantiene en la lista de espera sin tener que ir al final de la fila en su biblioteca local de Louisville.

Algunas personas entrevistadas por The Post admitieron que tomaron prestado el registro de la biblioteca de sus padres o se registraron bajo su propio nombre usando la dirección de un amigo, pero ninguno usó sus nombres por temor a perder el acceso a su fuente secreta de libros electrónicos.

Aunque, no siempre es necesario hacer trampas. Varios de los principales sistemas bibliotecarios ofrecen membresías a los residentes del estado, e incluso opciones pagadas para los lectores de otros estados. Por ejemplo, cualquier persona en Nueva York puede suscribirse a una “eCard” para acceder a la Biblioteca Pública de Brooklyn. La Biblioteca Pública de Los Ángeles cobra  50 dólares al año por una membresía de no residente, aunque los no residentes deben solicitar y renovar en persona.

También un complemento gratuito del navegador llamado Library Extension muestra la disponibilidad de libros de la biblioteca mientras se navega por los títulos de Amazon. Desde que el ingeniero de software Andrew Abrahamowicz, con sede en Seattle, construyó la herramienta hace ocho años, ha crecido hasta tener alrededor de 5.000 bibliotecas y más de 100.000 usuarios.

La existencia de los hackers que buscan trucos para alargar los libros que toman prestados de la biblioteca, o quienes intentan acortar los tiempos de espera de las reservas en sí mismos, pueden ser considerados como una evidencia clara de que el modelo de negocio de préstamos de libros electrónicos en bibliotecas está funcionando.

 

Libros electrónicos : Textos, pixels y bits

textos_pixeles_bits
Isabel Galina (coord.). Libros electrónicos : Textos, pixels y bits
México: UNAM-IIB, 2015

Texto completo

Libro electrónico que analiza los retos que enfrenta la producción editorial en el cada vez más acelerado campo tecnológico. El uso de las redes sociales y la llamada web 2.0 han permitido la publicación, por parte de los mismos usuarios, de una enorme cantidad de material digital, como novelas electrónicas, fotografías, ilustraciones y blogs, lo cual ha generado otro orden de difusión de las distintas formas del saber. Atendiendo estas premisas, los estudios que componen la presente obra buscan responder las preguntas más apremiantes acerca de las publicaciones digitales.

Monografías en acceso abierto: panorama actual de las publicaciones monográficas en el sector de la educación superior

 

open access and monographs

 

Open access and monographs: evidence review. London: Universities UK, 2019

Texto completo

 

Las universidades del Reino Unido crearon un Grupo de Monografías de Acceso Abierto (OAM ) para supervisar y evaluar el progreso hacia la publicación de monografías en acceso abierto. En julio de 2018, el UUK El Grupo OAM publicó su primer informe, Open access and monographs (Acceso abierto y monografías), que ofrecía una visión general. de los acontecimientos y actividades importantes en este ámbito. En marzo de 2019, el grupo publicó un informe sobre las discusiones de dos eventos celebrados en otoño de 2018. Esta tercera entrega reúne el trabajo realizado por el Grupo OAM durante los últimos 12 meses y reflexiona sobre el los resultados del análisis de datos de los libros de OA realizado por fullstopp GmbH. Este informe presenta nuevas evidencias sobre la publicación de libros académicos en el Reino Unido y presenta un conjunto de recomendaciones de las partes interesadas que se considerarán como parte de las revisiones de acceso abierto de UK Research and Innovation (UKRI) y Research Excellence Framework (REF).

El informe ha sido publicado por el Grupo de Monografías de Acceso Abierto de las Universidades del Reino Unido (UUK). Un análisis de los datos de los libros de acceso abierto en el Reino Unido, realizado por fullstopp GmbH y apoyado por Research England y el Arts and Humanities Research Council (ambos parte de UK Research and Innovation), Jisc y la British Academy, también ha sido publicado junto con el informe UUK.

El informe UUK se basa en un análisis cuantitativo del panorama actual de las publicaciones de larga duración en el sector de la educación superior, y su participación con más de 90 organizaciones en dos eventos, incluyendo editores, sociedades científicas, asociaciones temáticas y bibliotecas de investigación.

Aspectos destacados:

  • Los autores tienen preocupaciones reales y legítimas sobre las implicaciones de la publicación de libros en acceso abierto. Las preocupaciones sobre los procedimientos de contratación y promoción, las oportunidades de financiación y la necesidad de reconocer el panorama internacional de la publicación académica se plantearon a lo largo de los eventos y durante las entrevistas con los representantes del sector.
  • Muchos investigadores sienten que no saben lo suficiente sobre la publicación de libros de la OA (y de hecho, sobre la publicación en general) para poder tomar decisiones informadas. Las incertidumbres sobre los libros OA continúan persistiendo en toda la comunidad académica.
  • Los autores y editores están preocupados por las implicaciones de la OA para los libros comerciales y libros que pueden tener un atractivo público más amplio que un libro académico estándar. Los títulos de este tipo representan una minoría significativa de trabajos académicos.
  • La publicación de investigaciones académicas es una actividad internacional. El análisis de fullstopp encontró que más del 90% de las publicaciones de formato largo devueltas al panel C y al panel D en el REF2014 se publicaron con rotativas con sede en el Reino Unido (78%) o en los Estados Unidos (14%). Los idiomas y la lingüística son los más dados a ser publicados en editoriales con sede fuera del Reino Unido y los Estados Unidos.
  • En cuanto a las colaboraciones internacionales, algo menos del 7% de todos los títulos presentadas al REF 2014 fueron escritas en colaboración con un investigador que no tiene su sede en un centro de investigación de mayor prestigio en el Reino Unido. institución de educación superior (IES).
  • Se necesita un liderazgo sólido de los equipos de gestión superior de las instituciones. También debe fomentarse la tutoría y el apoyo entre pares dentro de las universidades y entre ellas.
  • El estudio de fullstopp descubrió que alrededor del 5% del presupuesto de adquisición de libros de las bibliotecas de las IES se gasta en la adquisición de títulos REF, mientras que otro 15% se gasta en la adquisición de títulos que se publicaron hace más de 10 años). Estos costes ascienden aproximadamente a 11,2 millones de libras esterlinas al año. Sin embargo, reconocemos que esta lista clásica es también una fuente de ingresos para los editores de libros; cualquier reorientación de los fondos debería tener en cuenta la viabilidad y sostenibilidad de otras partes interesadas (por ejemplo, los editores especializados). Es razonable sugerir que que se mantendrá la demanda de ejemplares impresos; sin duda, OA no tiene la intención de sustituir a los ejemplares físicos de los libros académicos. Además, la financiación de los libros de OA también requerirá el apoyo de las organizaciones de financiación (el grado de este apoyo puede variar en función de cada caso) y deberíamos tener claro lo siguiente que no esperamos que las instituciones soporten la carga completa de este coste