Archivo de la etiqueta: Préstamos

“Amnistía bibliotecaria” en las bibliotecas del Condado de Orange para recuperar los libros no devueltos y a antiguos lectores

 

771468c540feedcf8621e34f2aaa41e2

Las Bibliotecas Públicas Condado de Orange ofrecen una amnistía bibliotecaria para que los usuarios morosos devuelvan los libros atrasados a su biblioteca sin temor a tener que pagar por esos libros, DVDs u otros artículos atrasados. El objetivo de esta amnistía es recuperar a antiguos lectores y también el material no devuelto. 

 

En el espíritu de la misión del sistema es proporcionar acceso y apoyo a los residentes, el objetivo de la amnistía según los trabajadores, es recuperar a los lectores que han evitado usar los servicios por tener que pagar sus multas.

Los cargos y multas por artículos vencidos o perdidos serán exonerados cuando se devuelva el artículo. Durante una semana de amnistía similar que se llevó a cabo en el año 2011, las sucursales vieron un aumento en la asistencia y la gente devolvió 6.700 artículos, por un valor de más de 160.000 dólares.

En el primer día de este período de amnistía, la biblioteca renunció a 5.264 multas.

Las multas y las cuotas son menos del 1 por ciento del presupuesto del sistema de bibliotecas, y cualquier pérdida de ingresos se compensa en gran medida por el ahorro de tiempo del personal que procesa los pagos atrasados.

El sistema de bibliotecas está considerando ofrecer más días libres de multas en el futuro y cambiar las normas de préstamo para facilitar que las personas no incurran fácilmente en las multas, permitiendo más renovaciones y alargando el período de préstamo de algunos documentos.

Otra iniciativa similar es la llevada a cabo por las bibliotecas de los Ángeles que indultan las multas a cambio de horas de lectura, en lugar de pagar una multa económica por los retrasos en la devolución como sucede en la mayoría de bibliotecas norteamericanas.

 

Servicios innovadores en bibliotecas universitarias: la Biblioteca de Semillas de la Escuela Politécnica Superior(Universidad de Zaragoza)

 

imagen3

 

Biblioteca de semillas EPS

Descargar presentación

 

En estos días la a Biblioteca de Semillas de la Escuela Politécnica Superior (Universidad de Zaragoza) ha recibido la Distinción Sello CCB 2018 al proyecto más destacado del año en la categoría de bibliotecas universitarias. Felicitamos a los miembros de la EPS de la Universidad de Zaragoza por esta loable iniciativa

 

Hace un par de años en un post que dedicamos a las cosas más sorprendentes que prestan las bibliotecas conocimos la propuesta de Greater Victoria Public Library En Canadá. El objetivo de este servicio es apoyar la seguridad alimentaria local y administrar la biodiversidad de la región, ya que las semillas recaudadas localmente son más resistentes y mejor adaptadas al suelo y al microclima  del lugar. Para su desarrollo, la Biblioteca Pública de Greater Victoria se asoció con un grupo local llamado ciclos de vida para crear un banco de semillas, donde los miembros de la comunidad pueden pedir prestado semillas, cultivar las plantas, y al final de la temporada, devolver las semillas que cosechan para que otras personas puedan seguir cultivando. La membresía es gratuita e incluye acceso a las semillas, clases y otros recursos.

En España, la Biblioteca de Semillas de la Escuela Politécnica Superior (EPS) nace en mayo de 2017 como un nuevo servicio que tiene por objeto el préstamo de semillas de plantas hortícolas de Aragón, en una primera fase dirigido a los usuarios de los Huertos ecológicos y a la comunidad EPS.

La colección inicial, formada por 11 especies (70 variedades) de plantas hortícolas provenientes del Banco de Germoplasma de Especies Hortícolas del Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA), fruto del Acuerdo de colaboración firmado entre esta institución y la Universidad de Zaragoza, se ha incrementado en 2018 a 22 especies y 145 variedades.

Las semillas están catalogadas e integradas en el Catálogo de la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza (Roble), desde donde se pueden localizar en conjunto (colección: Biblioteca de semillas) o a través del nombre científico de la planta, del nombre local y/o del origen geográfico de las semillas.

El servicio de préstamo asociado a la Biblioteca de Semillas está disponible para toda la comunidad universitaria: alumnos, personal docente e investigador y personal de administración y servicios de la Universidad de Zaragoza. El préstamose podrá solicitar presencialmente en el mostrador de la biblioteca de la Escuela Politécnica Superior o mediante la opción Reservar documentos del catálogo. La red de bibliotecas de la UZ ofrece sus mostradores para recoger y devolver las semillas que los usuarios soliciten.

En la Normativa de préstamo de la Biblioteca de Semillas y en el Acuerdo de préstamo se describen las condiciones del préstamo y de la devolución.

La Biblioteca de Semillas es un hito más en el camino de la biblioteca de la EPS hacia la mejora y la innovación en los servicios que ofrecemos a la comunidad universitaria, creando servicios de valor añadido que sirvan de apoyo a la docencia, el aprendizaje y la investigación que se desarrolla en el centro. El proyecto, liderado por la biblioteca, ha sido posible gracias al trabajo multidisciplinar y al establecimiento de redes de colaboración entre bibliotecarios, docentes, técnicos, horticultores y alumnos egresados.

 

 

 

Los préstamos de libros en la Universidad de Texas cayeron un 60% durante los últimos 20 años

screen-shot-2017-11-13-at-2-12-24-pm

 

Los préstamos de libros de las bibliotecas en la Universidad de Texas se redujeron en un 59% desde 1997, coincidiendo con los primeros años de Internet. En 1997, la circulación total de libros en las bibliotecas de la Universidad de Texas fue de 1.739.720. En el año académico 2016-2017, la circulación se redujo en alrededor de un millón de ejemplares, a poco más de 700.000 préstamos.

Travis Willmann, oficial de comunicaciones de las Bibliotecas de UT, dijo que la disminución en el préstamo de libros es el resultado de un cambio tecnológico provocado por Internet. Según Willmann. “Esto sucede siempre cuando se cambia de un medio a otro. A la gente le lleva algún tiempo adaptarse, pero la tecnología nos ayuda a ser más eficientes. Cuando se creó la imprenta, la gente ya no leía pergamino, cuando nació la máquina de escribir, la gente podía, en lugar de escribir a mano o usar la imprenta, crear sus propios recursos escritos. Así que las cosas cambian con el tiempo y creo que esto produce siempre una mejora”.

Krystal Wyatt-Baxter, jefa de evaluación de las bibliotecas de UT, dijo que cree que las bibliotecas de UT luchan con el tema de los préstamos más que con las bibliotecas públicas, porque la gente tiende a acudir a ellas por diferentes razones. “Mucha gente va a su biblioteca pública para leer por placer, pero esta es una actividad diferente a la de investigar”, dijo Wyatt-Baxter.

Preguntada a la alumna inglesa Hailey Kriska usuaria de la biblioteca dijo que sólo ha sacado dos libros de la Biblioteca Pública Perry-Castañeda desde su primer año, porque dice que no tiene tiempo para la lectura de placer, y que antes leía más literatura de ficción. Kriska dijo que cree que se están sacando menos libros de la biblioteca debido a la tecnología, como los audiolibros y los libros electrónicos, pero que prefiere los libros impresos “Me gusta la sensación de acurrucarme con un libro. y me encantaría tener más tiempo para leer por placer como cuando era más joven”  dijo Kriska.

 

“Algo se pierde, algo se encuentra”: Uso del libro en los estantes de la biblioteca.

gf0bhxu1-647x300

Something is Lost, Something is Found: Book Use at the Library Shelves.” Conference on Human Information Interaction and Retrieval (CHIIR 2017), Oslo, Norway, March 7-11, 2017.

Texto completo

Este artículo investiga el uso de los libros en las bibliotecas sin que se proceda al préstamo a domicilio de los mismos. La mayoría de los datos existentes sobre el uso de libros de la biblioteca utilizan registros para cuantificar los préstamos, o entrevistas a usuarios para obtener información sobre su uso. Sin embargo esta investigación utiliza una nueva técnica, consistente en fotografiar sistemáticamente los estantes de la biblioteca durante una semana y observar los cambios en las posiciones de los libros y el movimiento que se produce en cada estante. A través de esta observación indirecta, se demuestra el uso de libros en los estantes dentro de la biblioteca, en lugar de salir de ella. Llegando a la conclusión de que el uso dentro de la biblioteca parece ser más común y durante periodos más largos de lo que sugieren las investigaciones previas.