Archivo de la etiqueta: Clasificación bibliográfica

¿Son correctos los números de clasificación que aparecen en las signaturas de las películas?

 

psychdualspirescallnumbercloseup-2

 

The good, the bad, and the misshelved | Library call numbers in the movies. Reel Librarians. November 28, 2018

Ver completo

 

¿Qué es una signatura?

Cada libro o artículo en una biblioteca tiene un número único, comúnmente conocido como “clasificación”, que esencialmente sirve como una dirección para pueda ser localizado en una biblioteca. En los libros, los números de clasificación suelen aparecer en los lomos, para que la que la signatura es visible cuando se organiza en los estantes.

Las bibliotecas utilizan diferentes sistemas de clasificación. Los sistemas más comunes son:

  • Clasificación Decimal de Dewey se usa comúnmente en las bibliotecas públicas y escolares. Este sistema de números de llamada, comienza con una combinación de números, de 000 a 900  (10 categorías principales), para clasificar los artículos de no ficción se hace por tema. Un ejemplo de un número de llamada de Dewey Decimal sería: 305.20973 T39 (los 300s revelan que este libro tiene que ver con las Ciencias Sociales)
  • Library of Congress Clasificaction o “LC” para abreviar, se utiliza comúnmente para las bibliotecas universitarias y las colecciones más grandes. Este sistema comienza con una combinación de letras y números tanto para clasificar tanto los artículos de ficción como los de no ficción por tema. Un ejemplo de un número de clasificación de la Biblioteca del Congreso sería: LB 2395 .C65 1992 (la parte de la “L” revela que es un libro sobre Educación)

Los números de clasificación a menudo se confunden con los ISBN (números de libro estándar internacional). Los ISBN son códigos únicos, de 10 o 13 dígitos, comprados y asignados a los libros por los editores, mientras que los números de clasificación son creados y asignados por los bibliotecarios (más específicamente, los catalogadores). Los ISBN son como el ADN de un libro, mientras que los números de clasificación revelan dónde se ubica el libo en una colección. ¿Tiene sentido?

Películas sobre clasicacion y sus errores

En la película  Finding Forrester (2000), el protagonista va a la Biblioteca Pública de Nueva York para buscar copias de un libro clásico. Y obtienen los números de clasificación erroneos. D-107424, D-109478, D-783719, etc. No coinciden con ningún número de clasificación, especialmente no para un libro de ficción. Se parecen más a los números de registro, que se asignan automáticamente a los artículos a medida que se introducen en el sistema.

Episodio de “Dual Spires” de Psych (2010) no es de una película, sino de un episodio de una serie de televisión, se mezclan los números de la clasificación LC con los de la clasificación de Dewey.

– Los números de la Biblioteca del Congreso en una fila de libros detrás del bibliotecario

– Los números Dewey Decimal en una fila de libros en una estantería

– Libros sin signaturas en una fila de libros al final de una estantería.

El encargado de la programación de este episodio se equivocó por completo.

Abandon (2002): En esta película se observan números de clasificación tanto correctos como incorrectos. Bastante impresionante. En este thriller, la estudiante de último año de la universidad Katie (Katie Holmes) está tratando de terminar su tesis (en la biblioteca), cuando un policía (Benjamin Bratt) comienza a investigar la desaparición de su ex-novio, Embry (Charlie Hunnam). Entonces Katie empieza a ver a Embry de nuevo por el campus, ¿está alucinando o él la está acosando? Se despierta en una escena de la biblioteca para encontrar un número de clasificación grabado en su escritorio.

Es interesante destacar que el número de clasificación misterioso es de la Clasificación Dewey Decimal, una elección extraña para una biblioteca universitaria. Normalmente, las bibliotecas de universidades tienen colecciones más grandes y por lo tanto usan el sistema de clasificación de la Biblioteca del Congreso (LC).

En National Treasure 2: Book of Secrets (2007) En esta película de acción y aventura, el cazador de tesoros Gates (Nicolas Cage) secuestra a Potus y recibe una pista a cambio: XY 234786. Se trata de un numero de clasificación de una biblioteca , que lleva al protagonista a la Biblioteca del Congreso para localizar el “Libro de los Secretos” al que se refiere el título de la película.

El sistema de clasificación de la Biblioteca del Congreso generalmente sigue el alfabeto para la primera parte de sus combinaciones de números de clasificación, lo que significa que hay potencialmente 26 categorías principales de números de clasificación. Sin embargo, 5 de las 26 letras del idioma inglés no se utilizan actualmente para las categorías de números de clasificación, quedando en “reserva” para su futuro uso la “X”, siendo una de esas letras que no se usa actualmente para los números de clasificación de la Biblioteca del Congreso. (I, O, W e Y son las otras letras que no se usan.) Así que podría ser posible, teóricamente, que la Biblioteca del Congreso pudiera usar la categoría “X” para colecciones secretas no conocidas por el público.

En Wet Hot American Summer (2001): Esta película no se equivocó tanto que crearon sus propios números de clasificación para una breve escena de biblioteca. Los números d resaltados en la escena son falsos – “AS” comienza la sección de números de astrofísica,

En el thriller de acción The Next Three Days, la estrella Russell Crowe busca libros en un catálogo de la biblioteca online. Esta película no incluía números de clasificación pero se equivocan y ponen los números ISBN.

En Spotlight (2015) película ganadora del Oscar a la Mejor Película, los reporteros del Boston Globe investigan, contando con la ayuda del equipo de investigación del periódico y la bibliotecaria jefe, Lisa Tuite. En una escena, vemos a Lisa, junto a la colección impresa de la hemeroteca y los archivos. Nos acercamos a la Enciclopedia Católica de varios volúmenes y a las copias en rústica del Directorio Católico de Massachusetts, todas con etiquetas en el lomo de lo que parecen ser números de la Clasificacion Decimal de Dewey. Y son correctos, la clase 200 en el sistema de clasificación decimal de Dewey es religión.

WarGames (1983): En este clásico de los 80, David, un genio de la informática (Matthew Broderick), hackea un sistema de juegos de ordenador, iniciando accidentalmente la Tercera Guerra Mundial. ¿Es una simulación o una crisis de la vida real? Un montaje de investigación de la biblioteca revela cómo David descubre la contraseña secreta del sistema informático. Y sí, el número de clasificación que busca en WorldCat QA76.9, es acertada, ya que está en el rango de números de clasificación para sistemas informáticos y software.

RED (201o) Frank (Bruce Willis) y Sarah (Mary-Louise Parker) siguen una pista en Nueva York de un reportero que había sido asesinado. Cuando interrogan a la madre del reportero, se encuentran con un número impar escrito en el reverso de una postal: La clasificación es correcto.

 

El tremendo enfado de la bibliotecaria con un usuario que coloca el libro al azar en la biblioteca

 

 

 

María: ¿Cómo dice? ¿Qué estás haciendo? ¿Estabas guardando ese libro? Parecía que estabas guardando ese libro. Supongo que no sabías que tenemos un sistema para ordenar los libros. Sabes, tengo curiosidad, estabas poniendo ese libro al azar en el estante, ¿es eso? Nos acabas de dar una gran idea. Quiero decir, ¿por qué perdemos el tiempo con el sistema decimal de Dewey, cuando tu sistema es mucho más fácil? Mucho más fácil. Pondremos los libros en cualquier lugar. ¿Escucharon eso, todos? Nuestro amigo nos ha dado una gran idea. Pondremos el libro en cualquier maldito lugar que elijamos. NO NOS IMPORTA. ¡¿Verdad?! ¿No es así?

Bueno, tranquilos !! No es una escena real, pertenece a la Party Girl (1995), Mary la bibliotecaria observa a un usuario mientras coloca un libro en la estantería al azar, y le reprende de manera contundente

Director: Daisy von Scherler Mayer

Historia original de: Harry Brickmayer

Reparto: Daisy von Scherler MayerHarry Brickma

Argumento: Mary es una joven de espíritu libre, con un apartamento en mal estado en Nueva York y un vestuario de alta costura. Llama a su madrina, una bibliotecaria, por el dinero de la fianza después de ser arrestada por dar una fiesta ilegal. Para devolver el préstamo, comienza a trabajar como empleada de la biblioteca. Al principio lo odia, pero cuando se le reta decide dominar el Sistema Decimal Dewey y convertirse en una gran empleada de biblioteca, mientras se enamora de un vendedor de falafel y ayuda a su compañero de cuarto en su objetivo de convertirse en un DJ profesional.

 

¿Cómo organizan su biblioteca personal los escritores famosos?

 

dean_koontz_library_i_photo_credit_douglas_sonders_300dpi._cb434967309_

Dean Koontz, autor de “Los ojos de la oscuridad”

 

Al Woodworth. Organizing your bookshelves? This is how 8 authors do it. Amazon Book Review.  on April 23, 2020

Ver original

 

 

Hay tantas maneras de organizar sus libros: alfabéticamente, por género, por una agrupación idiosincrásica que sólo el bibliotecario conocería. Los profesionales del diseño como Elizabeth Gilbert) nos dirían que por color. Y luego, por supuesto, está la biblioteca digital que puedes llevar contigo dondequiera que vayas. Los autores organizan los libros de maneras muy personales entre el orden alfabético, categorías, el color y creando una línea de tiempo según los compraron. En general suelen ser bastante caóticos. 

 

Para aquellos que necesiten un proyecto de organización, o simplemente quieren echar un vistazo dentro de las bibliotecas de los autores más vendidos y queridos, aquí alguna indicaciones de como organizan sus estanterías.

 

Lily King autora de “Euforia”

 

“Como trabajé en tres librerías mientras escribía mi primera novela, ordeno mis libros alfabéticamente, y por secciones: ficción, memorias, poesía, antologías, historia/biografía, viajes, aprendizaje de idiomas, diccionarios. Es muy raro, lo sé, pero necesito saber dónde puedo encontrar un libro cuando lo necesito. También tengo pequeños grupos de libros sobre temas sobre los que espero escribir algún día. Dicho esto, nos mudamos hace casi un año y mis libros fueron recolocados en los estantes a sin ningún criterio y me siento horrible y sé que a los libros tampoco les gusta mucho. Tengo una enorme estantería en mi estudio y otros montones contra la pared. Me encanta tener muchos libros a mi alrededor mientras escribo. Es mucho más agradable de esa manera.”

 

Colum McCann, autor de Apeirogon

 

“En realidad soy un completo y absoluto desastre cuando se trata de organizar cualquier cosa. Debo tener unos diez mil libros, pero no tengo un sistema de orden alfabético. Ni siquiera tengo un codiciado lugar para los favoritos. Tengo una oficina en casa, una sala de estar de suelo a techo con libros, una oficina en la universidad, acceso a una cabina de escritura que pertenece a un amigo, y tengo libros en cada una de ellas. Tengo múltiples copias de algunos libros, como Coming Through Slaughter, o Ulysses, o Song of Solomon. Estoy en un aislamiento creativo en la cabaña ahora mismo y mi selección es limitada, pero me encontré ahondando en el trabajo de Wendell Berry y luego, justo esta mañana, abrí Louise Erdrich’s Tracks para encontrar esta hermosa e inquietante línea: “Empezamos a morir antes de la nieve, y como la nieve seguimos cayendo”.Este es el tipo de escritura es la que logra lo que la literatura debe hacer, que es enfrentarse a la angustia del mundo una y otra vez.”

 

Dean Koontz, autor de “Los ojos de la oscuridad”

“Tengo una biblioteca que contiene unos 40.000 volúmenes organizados en tres categorías iguales: ficción por autor, no ficción por tema, biografías por tema. En teoría, puedo encontrar cualquier cosa que quiera en menos de un minuto. Excepto cuando, por ejemplo, estoy trabajando en un ensayo sobre el significado de la vida y descubro que he colocado la autobiografía de Peewee Herman bajo su verdadero nombre, así que paso cuatro frenéticas horas tratando de recordar que es Paul Reubens, para entonces ya he olvidado por qué sentí que su perspectiva única sobre la Ley de Planck (de la teoría cuántica) iluminaría el propósito de la existencia humana”

 

Brit Bennet, autora de Las madres

 

“No organizo mis libros. Es malo. Un amigo librero se acercó una vez y dijo, ‘Oh Dios mío, Brit, por favor déjame organizar tus libros’. Normalmente los pongo en la estantería donde hay espacio y dejo montones de libros en zonas estratégicas de la casa. Ahora mismo estoy mirando una montón de libros que tengo apilados en el mueble de la televisión que me recuerdan que debería estar leyendo mientras estoy viendo Netflix.”

 

Elizabeth Gilbert, autora de City of Girls

“Tengo un sistema de dos partes para organizar mis estanterías, que es simple y estrafalario e indefendible. Mi casa tiene dos zonas de estantería – una es para la ficción, la otra para la no ficción. Organizo la ficción por el apellido del autor. Organizo la no ficción por el color de la cubierta del libro. Así que la mitad de mi biblioteca parece un arco iris, simplemente porque me gusta mirarlo (y nunca puedo encontrar los libros que necesito, cuando los busco) y la otra mitad de mi biblioteca está ordenadamente agrupada por autor. No me presiones para que te responda por qué lo hago así; yo mismo no lo entiendo. Pero ahí está”.

 

Veronica Roth, autora de Los Elegidos

 

“Mi marido y yo estamos de acuerdo en un principio muy importante de la decoración del hogar: los libros son agradables de ver. Así que tenemos estanterías en cada habitación. (Sí, incluso hay una pequeña colección de libros de Calvin y Hobbes en el baño.)  Donde escribo, en el solárium, están en estanterías que envuelven el perímetro de la habitación, cerca del techo. No están en ningún orden en particular, pero como he estado llenando lentamente los estantes allí, terminaron estando aproximadamente en el orden en que los compré y leí, que es mi método preferido de organización de libros de todos modos. De esa manera, tus libros se convierten en una línea de tiempo, también.”

 

Mary Gannon y Kevin Larimer, autores de “La guía completa de los poetas y escritores” 

 

“Como es probable que ocurra con cualquier familia de escritores, sería difícil encontrar una habitación en nuestra casa sin libros. Aparte de las mesitas de noche apiladas con títulos para leer y las estanterías del pasillo llenas de libros en rústica, nuestra habitación familiar está dominada por siete estanterías llenas de novelas y colecciones de cuentos… que en un momento dado estaban ordenadas alfabéticamente… en su mayoría son de tapas duras. Los libros de no ficción están en la parte superior de estas estanterías, con la colección de máquinas de escribir antiguas de Kevin sirviendo como sujetalibros. Nuestro comedor es el lugar donde vive la poesía, dos estanterías de piso a techo llenas de volúmenes delgados que están ordenados alfabéticamente, así como un número de colecciones de poemas de tapa dura y antologías. Nuestro salón contiene nuestros libros especiales, nuestros viejos volúmenes firmados, incluyendo una edición de 1931 de ·El luto se convierte en Electra” de Eugene O’Neill y una edición de 1964 de Las 77 canciones de los sueños de John Berryman, así como nuevas ediciones firmadas por Tracy K. Smith, Joy Harjo, Denis Johnson y Salman Rushdie. En el sótano, junto a la imprenta de mesa de Mary, hay una caja llena de copias de viejas revistas literarias en las que se publicaron por primera vez nuestros propios escritos. Todo suena muy ordenado, pero cuando empecé a trabajar en nuestro libro, The Poets & Writers Complete Guide to Being a Writer, el suelo de nuestro comedor – y la superficie de nuestra mesa – se convirtió en una biblioteca de investigación. Incluso ahora, cuando se acerca el día de la publicación, cuatro altísimos montones de libros sobre escritura y publicación, casi 150 en total, llenan el rincón de nuestro comedor. Son los libros que están detrás de El Libro en nuestra casa llena de libros.”

 

Nicholas Sparks, autor de The Return

 

“Como la mayoría de los autores, tengo un amor apasionado por la lectura y adoro los libros hasta el punto de que quiero exhibirlos. Porque también me encanta recomendar libros a los que se quedan conmigo, me gusta saber exactamente dónde encontrar cualquier libro en particular que creo que podrían disfrutar. Mis estantes de ficción, tanto los de tapa dura como los de rústica, están organizados alfabéticamente por autor; mis estantes de no ficción están organizados principalmente por tema, ya sea historia, biografía, teología, sociología u otras áreas de interés. Tengo la suerte de tener también “cubículos ocultos” en mi biblioteca que me permiten guardar varios libros del mismo autor. Así, si encuentras una sola novela de Stephen King o Gillian Flynn o Dennis LeHane en la estantería, por ejemplo, hay una alta probabilidad de que tenga otros títulos no expuestos también”.

 

Una limpiadora de una biblioteca recoloca los libros por orden de tamaño para sorpresa de los bibliotecarios

 

suffolk_library_books_1120

El personal de la Biblioteca Newmarket en Suffolk descubrió las alteraciones después de que el edificio se sometió a una limpieza profunda mientras estaba cerrado debido a la pandemia de COVID-19.

 

La directora del servicio en las bibliotecas de Suffolk, Krystal Vittles, compartió un tweet el jueves con una foto de las estantanterias diciendo: “¿Crees que estás teniendo una mala semana?” Y luego comentó “¡La limpiadora ha comenzado a limpiar el espacio en profundidad (hasta ahí, todo muy bien) ha limpiado los estantes, pero ha vuelto a colocar los libros en orden de tamaño!”

Además dijo que los libros quedaron limpios como malvas, y que la limpiadora lo hizo con toda la buena intención del mundo. La señora debió de pensar que como los bibliotecarios tenían los libros así de mal colocados, con lo bonitos que quedan ordenados por tamaño.

James Powell, trabajadora de la Biblioteca de Suffolk, dijo que el personal “vio el lado divertido” pero que les tomaría un “poco de tiempo” corregirlo. “Parece que las bibliotecas estarán cerradas por un tiempo, así que tendremos mucho tiempo para ordenar los libros”, dijo.

“La limpiadora es encantadora y hace un gran trabajo en la biblioteca. Fue un error honesto, así que no queremos que se sienta mal por ello”, añadió.

 

Llegar al verdadero orden de las ciencias

 

hj4mlzjbrxcz

 

“. …en general, cuanto más se aproxime una clasificación… se llegará al verdadero orden de las ciencias y cuanto más se acerque puede mantenerlo, cuanto mejor sea el sistema  más tiempo durará.”

 

 Richardson, Ernest C.

“Classification: Theoretical and Practical”. H.W. WilsonCo, 1935.

 

Ernest Cushing Richardson (9 de febrero de 1860 – 3 de junio de 1939) fue un bibliotecario, teólogo y académico americano. A lo largo de su vida Richardson se esforzó por hacer avances en los sistemas de catalogación y aumentar el acceso a los materiales de investigación necesarios en las bibliotecas estadounidenses.

La biblioteca está clasificada y la experiencia organizada

6bd5ea9665b09b7dd2a66ec908cab0e8

 

Las bibliotecas consideradas como instituciones de aprendizaje y enseñanza, basadas fundamentalmente en el aprendizaje experiencial, ya estaban en el pensamiento de algunos de los padres de la Biblioteconomía moderna como Melvil Dewey o William Elmer Henry, que publicó en 1931 “My own opinions upon libraries and librarianship”. The Alumni Association of the University of Washington Library School (1931), aquí recogemos esta cita:

 

“Aquellas y sólo aquellas instituciones que nos ponen en posesión con las experiencias de la vida deben ser consideradas como educativas, cualquiera que sea la economía que se pueda emplear que facilita el mayor número de experiencias en el menor tiempo con el menor esfuerzo es la más eficiente En resumen, la biblioteca está clasificada
y la experiencia organizada”.

William E. Henry, 1931

 

My own opinions upon libraries and librarianship [by] William E. Henry. The Alumni Association of the University of Washington Library School (1931)

La organización del conocimiento en las bibliotecas y el enfoque temático de los libros

 

913k9b2nx2l-1

 

Bliss, Henry Evelyn. ). The organization of knowledge in libraries and the subject-approach to books. The H, W. Wilson Company, 1933. Zenodo. http://doi.org/10.5281/zenodo.3466647

Texto completa

 

Todo bibliotecario que haya considerado los libros en cuanto a su contenido, y los buscadores de libros en cuanto a sus búsquedas, deben haber aprendido, ya sea como selector, clasificador o asesor, que definir, especificar y relacionar los innumerables temas e intereses es el problema más complicado y difícil al servicio de las bibliotecas.

La selección de libros puede ser apenas menos y, por supuesto, es lo primero en realidad. La selección juiciosa de la bibliografía es, de hecho, la prueba principal de la bibliotecología. Entonces, cómo cumplir con las múltiples demandas, urgentes o no, del acercamiento directo del lector desde el mero nombre o fama del autor puede ser lo más apremiante de los problemas económicos que han absorbido la intereses de los bibliotecarios durante el extenso desarrollo de sus servicios. Pero este inmenso “enfoque de autor” es fácil para el lector y para el bibliotecario, comparado con el velado y vacilante “acercamiento a la temática” en el biblióteca se crean laberintos a través del catálogo de materias y la clasificación. Aquí la organización de los servicios implica la organización de colecciones, de materias, de conocimientos.

Este difícil, penetrante problema es real e inevitable. Es probable que lo sea más en el cambiante mundo de las bibliotecas. Los problemas ahora son más que los hombres o las mujeres, y las materias más que los autores. Los estudios son menos para la cultura y más para las cuestiones emergentes.

La biblioteca “serendipia” de Prelinger y su sistema de clasificación geoespacial

prelinger

 

The Prelinger Library

http://www.prelingerlibrary.org/

 

Prelinger es una biblioteca de “serendipia”, una biblioteca que hace hincapié en la experiencia de navegar y descubrir cosas que antes eran desconocidas. La biblioteca también puede ser vista como un contrapeso a las modernas bibliotecas públicas, que, como parte de las iniciativas de las bibliotecas digitales, hacen hincapié en las computadoras y las bases de datos y ya no son un “mero almacén de libros”

 

La Biblioteca Prelinger es una biblioteca de investigación independiente situada en el barrio del sur de San Francisco. Está abierta a cualquiera para investigar, leer, inspirarse y reutilizar. Creada en 2004 por el matrimonio Rick Prelinger y Megan Shaw Prelinger. Se destaca por su sistema de clasificación geoespacial que se ha descrito como la ‘biblioteca como mapa’. Los estantes de la biblioteca se convierten en una ‘ayuda para encontrar’, para la colección digital correspondiente. La biblioteca es inusual en el sentido de que utiliza un sistema personalizado de organización diseñado por Megan que pretende facilitar y enfatizar la navegación. Por ejemplo, la sección de “Suburbia” está al lado de la sección de “Entornos domésticos”, luego “Arquitectura”, que se convierte en “Diseño gráfico”, que a su vez conduce a “Tipografía” y “Bellas Artes”, y luego “Publicidad” y “Ventas”. No existe un sistema de Clasificación Decimal Dewey o un catálogo de tarjetas.

La biblioteca es principalmente una colección de documentos efímeros históricos de los siglos XIX y XX, publicaciones periódicas, mapas y libros, la mayoría publicados en los Estados Unidos. Gran parte de la colección es rica en imágenes y es de dominio público. La biblioteca se especializa en material que no se encuentra comúnmente en otras bibliotecas públicas. También forma parte de una comunidad de artistas, escritores, activistas y otros creadores locales e internacionales.

la Biblioteca Prelinger tiene como objetivo recolectar material que normalmente no es recolectado por las bibliotecas, incluyendo efímeras históricas, mapas, publicaciones periódicas y guías. Tener versiones físicas y digitales del material facilita (en sus palabras) ‘una tensión creativa entre los modos de descubrimiento analógico y digital’ Se considera una biblioteca híbrida que cuenta con más de 50.000 libros, publicaciones periódicas y piezas efímeras impresas y 3.700 libros electrónicos en línea.

La biblioteca tiene tres secciones principales: Las estanterías principales, la colección efímera y, en la fila seis, las existencias de colecciones independientes y materiales de gran tamaño.

 

1.  Estantes principales

Los estantes principales están organizados de acuerdo a la taxonomía geoespacial única de la biblioteca. Este sistema de disposición clasifica los temas espacial y conceptualmente comenzando con el mundo físico, pasando por la representación y la cultura, y terminando con las abstracciones de la sociedad y la teoría. Se puede resumir como un paseo por un paisaje de ideas, desde la tierra hasta el espacio exterior. En ese marco hay docenas de vínculos asociativos entre las secciones temáticas, pasando de lo específico del sitio, a lo mediado, a lo abstracto; de lo particular a lo general, y de lo micro a lo macro-. El sistema geoespacial se establece en cinco filas, cada una de las cuales contiene parte de la estructura en una serie coherente de secciones más pequeñas. El sistema comienza en la parte delantera de la fila uno y termina en la parte trasera de la fila cinco. Cada sección etiquetada en los estantes principales es un conjunto compuesto de yuxtaposiciones, que reúne documentos gubernamentales, publicaciones periódicas, monografías y obras de ficción ocasionales, en mayor o menor orden, para iluminar un área temática. Dentro de estos conjuntos, la estructura compositiva es bastante suelta. Las publicaciones periódicas enumeradas aquí son elementos centrales de las secciones temáticas.

2. Colección Efímera

En el fondo de la sala, un par de estantes opuestos contienen más de 700 cajas de archivo grises. Estos son los materiales sueltos y frágiles de la biblioteca: panfletos, recortes, ediciones individuales de periódicos, folletos, fotografías, etc. Estos fondos están organizados a nivel de caja, y su disposición replica el sistema de disposición geoespacial de las principales estanterías. Esta parte de la colección no es de autoservicio.

3. Colecciones independientes y de gran tamaño

La biblioteca contiene varias colecciones independientes. Desde libros de artistas hasta literatura infantil, pasando por bibliotecas de revistas y materiales de referencia, estas colecciones se encuentran en la fila seis, independientemente del sistema geoespacial. También en la fila seis están las existencias de libros de gran tamaño y efímeros, y estos están dispuestos en la estantería en un patrón que hace eco del sistema geoespacial (etiquetados como “Temas de la fila uno…” etc.).

La biblioteca se inspiró en parte en la Biblioteca del Instituto Warburg de Londres, fundada por el historiador de arte alemán Aby Warburg. Su discípulo Fritz Saxl escribió: “La idea primordial era que los libros estén  juntos -cada uno conteniendo su mayor o menor parte de información y siendo complementados por sus vecinos- deberían, por sus títulos, guiar al estudiante a percibir las fuerzas esenciales de la mente humana y su historia”. Warburg construyó su biblioteca para encontrar conexiones y relaciones entre la antigüedad y el Renacimiento. De la misma manera, la biblioteca Prelinger aborda en parte las relaciones entre la propiedad intelectual, la evolución de los medios de comunicación y la producción cultural.

Megan Prelinger dijo que la biblioteca es “un taller local, no una institución”. Servimos té y fomentamos la fotografía y el escaneo y cualquier otra forma de apropiación no destructiva. Ese tipo de ambiente es muy natural para la gente de la generación milenaria y la gente que ha crecido durante el resurgimiento de la artesanía y los espacios de bricolaje”. La biblioteca suele estar abierta un día y medio a la semana, y recibe aproximadamente 1.000 visitantes al año.

Subject Savvy simplifica el proceso de búsqueda en la Clasificación de Dewey ordenando por palabras

 

subjectsavvy_image-01

 

Subject Savvy

 

Subject Savvy está concebido para que sea más fácil que nunca encontrar el libro que necesitas, cuando lo necesita. El nuevo sistema no solo facilita que sea más sencillo encontrar libros individuales, sino también navegar y descubrir libros nuevos en la colección.

 

El sistema basado en palabras y no en números piensa como lo hacen las personas, ¡en palabras! Cuando buscamos un libro en el catálogo lo hacemos por palabras clave o temas, y lo deseable es que para buscar en las estanterías también lo hiciéramos por esos temas, en lugar de traducirlos a números.

¿Alguna vez has entrado en una biblioteca buscando un 398.2? Probablemente al final has tenido que pedir la ayuda del bibliotecario para encontrar el libro que buscabas.

 

800px-sandiegocitycollegelearningresource_-_bookshelf

 

¿En que consiste el nuevo sistema? ¿Qué cambia?

¿Qué cambia?

  • No más abreviaturas. (¿Qué quiere decir FIC o PRO)
  • No mas números
  • Un tema no se aparecerá en varios lugares de la biblioteca.
  • La literatura de ficción incluirá el nombre y el número de la serie en la etiqueta del lomo.

 

Según la biblioteca, llevará algún tiempo hacer el cambio y ciertas áreas pueden parecer desorganizadas a medida que los cambios están en proceso de surtir efecto.

 

Diccionario de organización del conocimiento: Clasificación, Indización, Terminología

 

largepreview-1

Barité, Mario, Diccionario de Organización del Conocimiento : Clasificación, Indización, Terminología / Mario Barité et al. 6.a ed. corregida y aumentada. Montevideo: csic, 2015.

Texto completo

 

La presente es la sexta edición (tercera edición impresa) del Diccionario de Organización del Conocimiento, que ha seguido la siguiente evolución desde el año 1990 hasta el presente: 1990. Barité, Mario. Mini-glosario de Teoría de la Clasificación. Montevideo: eubca. 16 p. Se elaboró como apoyo a un seminario de educación permanente y, posteriormente, como material de referencia para los estudiantes del curso de grado «Clasificación» de la Licenciatura en Bibliotecología de la Escuela Universitaria de Bibliotecología y Ciencias Afines de la Universidad de la República del Uruguay. Esta edición en español fue impresa a mimeógrafo, solo tuvo distribución interna y registró veinticuatro términos. 1997. Barité, Mario. Glosario sobre Organización y Representación del Conocimiento: Clasificación, Indización, Terminología. Montevideo: Universidad de la República, csic. 170 p. Recogió 1300 términos en español, con equivalencias en inglés. Esta edición contó con la financiación de la Comisión Sectorial de Investigación Científica (csic) de la Universidad de la República del Uruguay y tuvo amplia distribución en América y Europa. Edición agotada. 2000. Barité, Mario. Diccionario de Organización del Conocimiento: Clasificación, Indización, Terminología. Montevideo: eubca. Primera edición digital que estuvo en línea hasta el año 2009. Colaboró en su implementación la Lic. Alicia Ocaso. Revisó los contenidos de la edición 1997 y amplió el caudal de términos a 1.500, con sus respectivas equivalencias en inglés. 2008. Barité, Mario y equipo de investigación. Diccionario de Organización del Conocimiento: Clasificación, Indización, Terminología. Montevideo: eubca. Segunda edición digital, hoy discontinuada. Estuvo disponible en línea hasta el mes de julio de 2013. Dispuso de 429 términos seleccionados con equivalencias en inglés y portugués. Esta edición se financió con aportes parciales de la Comisión Sectorial de Enseñanza y del Programa de Desarrollo Académico de la Información y la Comunicación (prodic) de la Universidad de la República Oriental del Uruguay. Equipo de investigación: Gabriela Cabrera Castromán, Inés Coira, José Fager, Leticia Furtado, Valeria Lemes, Mónica Miranda, María Luisa Odella y Orlando Dapueto, este último como pasante estudiantil. 2013. Barité, Mario y equipo de investigación. Diccionario de Organización del Conocimiento: Clasificación, Indización, Terminología. Montevideo: prodic. Tercera edición digital, que está disponible desde setiembre de 2013 en: <www.prodic.edu.uy/investigacion/kod>. Se financió con el Barité_2015-09-08.indd 7 16/9/15 13:12 8 Universidad de la República apoyo parcial del Programa de Desarrollo Académico de la Información y la Comunicación (prodic) de la Universidad de la República Oriental del Uruguay. Recoge cerca de 900 términos del dominio, de los cuales más de 760 fueron términos autorizados con sus definiciones en español y sus equivalencias en inglés y portugués. Los términos restantes se consideraron sinónimos marcados con referencias de véase. Equipo de investigación: Gabriela Cabrera Castromán, Stephanie Colombo, Amanda Duarte Blanco, María Luisa Odella, Lucía Simón y Mario Vergara. Participaron como pasantes estudiantiles Gonzalo Alonso, Andrea Florín, Exequiel Fontáns, Irene Kutscher, Mariana Martuchello y Mayra Victoria. 2015. Barité, Mario y equipo de investigación. Diccionario de Organización del Conocimiento: Clasificación, Indización, Terminología. Montevideo: csic, prodic. Sexta edición, tercera edición impresa. Se publica con el apoyo parcial del Programa de Desarrollo Académico de la Información y la Comunicación (prodic) y de la Comisión Sectorial de Investigación Científica (csic) de la Universidad de la República Oriental del Uruguay. Registra 1000 términos del dominio, de los cuales 789 son términos autorizados con sus definiciones revisadas en español, y sus equivalencias en inglés y portugués. Los 211 términos restantes se consideraron sinónimos marcados con referencias de véase. Esta edición corrige y amplía la del año 2013, que se encuentra disponible en Internet a la fecha, y ha sido revisada por los cuatro consultores internacionales. Equipo de investigación para esta edición: Stephanie Colombo, Amanda Duarte Blanco y Lucía Simón, con aportes anteriores realizados por Gabriela Cabrera Castromán, María Luisa Odella y Mario Vergara.