Archivo de la categoría: Procesos técnicos

La catalogación, clasificación y ordenación de novelas gráficas en bibliotecas públicas

Cunningham, Donald Philip. «The Cataloguing and Shelving of Graphic Novels: A Comparison of Public Librarian and Patron Perceptions», 2012.

Texto completo

Con el reciente auge de la cultura pop, la novela gráfica ha buscado su lugar en nuestras bibliotecas públicas. Siempre ha habido problemas sobre dónde colocar, y cómo clasificar y archivar este formato a menudo problemático. Aunque se ha debatido mucho, se ha investigado muy poco en este campo, y no se han buscado las opiniones de quienes utilizan las colecciones de novela gráfica, así como de quienes no lo hacen.

El objetivo de este proyecto es comparar las opiniones de tres grupos con respecto a la ubicación y clasificación de las novelas gráficas en las bibliotecas públicas: los bibliotecarios públicos, los lectores de novelas gráficas y los que no leen novelas gráficas. Para ello, se utilizó un método mixto. Se entrevistó a cuatro bibliotecarios públicos de los alrededores de Otago y Southland para conocer sus opiniones, mientras que se realizó una encuesta entre los usuarios de las bibliotecas para descubrir la opinión de los lectores y no lectores de novela gráfica sobre este tema. Esta encuesta se dirigió a los usuarios de las mismas bibliotecas en las que trabajaban los entrevistados, y en total se recogieron 41 respuestas útiles. La investigación descubrió que la opinión de los bibliotecarios no era el principal factor que afectaba a la forma en que las bibliotecas trataban las colecciones de novela gráfica. Es más probable que estén influenciados por otros factores, como las restricciones de espacio. Las opiniones de los bibliotecarios también tendían a coincidir con las de los lectores de novela gráfica, más que con las de los no lectores.

La investigación también proporciona un fuerte mandato para que las bibliotecas públicas creen colecciones separadas de novela gráfica, ya que tanto los lectores como los no lectores están de acuerdo en que las bibliotecas públicas deberían tener colecciones de novela gráfica.

MARC 21 para información de fondos (español)

Formato MARC21 para Información de Fondos (MARC 21 Format for Holdings Data), 2022

Texto completo

La Biblioteca Nacional de España pone a disposición de la comunidad hispanohablante la traducción al español del Formato MARC21 para Información de Fondos (MARC 21 Format for Holdings Data) en su versión completa, incluyendo la última actualización de julio de 2022 (número 34). La traducción, a su vez, tiene en cuenta el vocabulario utilizado en el Formato IBERMARC, en su última edición de 2004.

La traducción está basada en el texto inglés de MARC 21 Format for Holdings Data —que incluye todas sus actualizaciones hasta la n.º 34, de julio de 2022— y en la edición del Formato IBERMARC para registros de fondos y localizaciones, edición de 2004. Desde 2022 en adelante se incorporan gradualmente las actualizaciones del formato según se vayan publicando. Los cambios que introduce la última actualización en curso se reflejan en color rojo en el texto.

Perfil de aplicación para la creación o enriquecimiento de los registros de autoridad del personal docente e investigador de REBIUN

Cotoner, Almudena, y Grupo de Trabajo RDA de Rebiun. «Perfil de aplicación para la creación o enriquecimiento de los registros de autoridad del personal docente e investigador de REBIUN», 2021.

Texto completo

El Grupo de trabajo RDA de REBIUN presenta a través de este documento el perfil de aplicación que ha elaborado para la creación o enriquecimiento de los registros de autoridad del Personal docente e investigador. El perfil está elaborado conforme a las instrucciones RDA 2020. A corto plazo, el objetivo del perfil está centrado en proporcionar una herramienta de catalogación para las instituciones de REBIUN que tengan pensado implementar o enriquecer su catálogo de autoridades del PDI conforme a las RDA 2020. A largo plazo, lo que persigue es promover la integración de todos estos registros locales en una única base de datos, que tenga como resultado un catálogo colectivo de autoridad del personal académico e investigador de las instituciones de REBIUN.

Mejores prácticas para la catalogación de medios de comunicación en streaming utilizando RDA y MARC21

Chao, Erminia, Rebecca Culbertson, Jennifer Eustis, Cyrus Ford, Annie Glerum, Ngoc-My Guidarelli, Mary Huismann, et al. «Best Practices for Cataloging Streaming Media Using RDA and MARC21». OLAC Publications and Training Materials, 1 de septiembre de 2022. https://cornerstone.lib.mnsu.edu/olac-publications/25.

Este documento pretende ayudar a los catalogadores a crear registros para los medios de streaming según las instrucciones de Resource Description and Access (RDA), el sustituto de las Reglas de Catalogación Anglo-Americanas (AACR2). Al igual que las Best Practices for Cataloging Streaming Media originales, publicadas en 2008, cubre tanto el vídeo como el audio en streaming, incluidos los que nacen digitales, así como los que se crean a partir de un recurso existente en otro formato, como un vídeo emitido en DVD o videocasete. Se centra principalmente en los recursos que «fluyen» por Internet en tiempo real, más que en los que no lo hacen (por ejemplo, vídeo en CD-ROM o DVD-ROM, archivos MP3 en disco compacto). Además, incluye algunos ejemplos de archivos de vídeo y audio en línea que pueden descargarse íntegramente en el ordenador local.

Diferencias entre el sistema de Clasificación de la Biblioteca del Congreso (LCC) y el sistema de Clasificación Decimal Dewey (DDC).

Rio, Delanie. «DDC vs. LCC». HLS (blog), 3 de octubre de 2022. https://hacklibraryschool.com/2022/10/03/ddc-vs-lcc/.

Mucho antes de Batman vs. Superman o Alien vs. Predator, se libró una batalla mucho más intensa entre los sistemas de clasificación de las bibliotecas, que continúa hasta hoy.

Quizás sea un poco exagerado calificar de batalla las diferencias entre el sistema de clasificación de la Biblioteca del Congreso (LCC) y el sistema de clasificación decimal Dewey (DDC). En general, muchos argumentarían simplemente que la LCC es adecuada para grandes colecciones, como las de las bibliotecas universitarias, mientras que la DDC es más adecuada para colecciones más pequeñas, como las que se encuentran en las escuelas públicas y los sistemas de bibliotecas de sucursales locales.

Sin embargo, cuando uno se centra en las bibliotecas universitarias en particular, esta afirmación puede no estar tan bien fundada como se supone inicialmente. Según mi profesor de Organización de la Información de este semestre, aproximadamente el 60% de las bibliotecas con fondos de más de 500.000 ejemplares utilizan LCC, lo que deja al 40% de esas instituciones como usuarios activos de DDC – todavía casi la mitad.

La imagen de arriba resume las principales diferencias entre los dos sistemas y añade su propio resumen sobre para qué tipo de bibliotecas es más adecuado cada uno. Los que trabajan en bibliotecas universitarias están más que familiarizados con el LCC, mientras que el usuario medio de una biblioteca pública probablemente sólo conozca el sistema DDC en su visita habitual a la biblioteca.

Como bibliotecarios, se supone que tenemos opiniones firmes sobre qué sistema de clasificación es superior. Tenemos los tópicos, a menudo utilizados, de que la anticuada visión del mundo de Dewey ha condicionado sus amplias divisiones de clase, de que el DDC es inhóspito en su conjunto y de que sus números de llamada son a menudo demasiado largos. Por otro lado, la LCC tiene sus propios prejuicios nacionales, carece de un índice completo y a menudo prioriza la alfabetización sobre la jerarquía lógica.

Sin embargo, antes de que los bibliotecarios nos sumerjamos en los pros y los contras de cada sistema de clasificación, puede haber una pregunta más sencilla de responder: ¿realmente importa?

Si lo expresamos así, puede parecer un poco obvio, pero, para aclararlo, lo digo en el contexto de cada institución. ¿Funciona el sistema actual? Entonces, tal vez -sólo tal vez- esté bien como está.

Las bibliotecas, en general, tienen poco dinero. El personal, sobre todo el de las bibliotecas públicas, suele tener que lidiar con fuertes tensiones emocionales además de las organizativas y tecnológicas. ¿Necesitan realmente tener que lidiar con la conversión del sistema de clasificación de sus instituciones además de eso?

Ahora bien, no estoy discutiendo el hecho de que muchas de las divisiones temáticas inherentes al sistema de Dewey estén extremadamente desfasadas en el contexto de la biblioteconomía del siglo XXI. Tampoco estoy diciendo que la conversión de los sistemas de clasificación en muchas instituciones sólo sería mínimamente beneficiosa. El hecho es que muchas bibliotecas ESTÁN convirtiendo sus sistemas de DDC a LCC, haciéndolo bien, y cosechando grandes beneficios al hacerlo.

Creo que mi punto es más bien la idea de que como bibliotecarios -y esto es ciertamente una generalización basada en mis propias experiencias personales- bueno, a veces tendemos a pensar demasiado y a complicar demasiado las cosas. Esta es una de las razones por las que somos tan buenos catalogando y clasificando una gran cantidad de información de forma lógica y coherente. Encontramos los patrones, los analizamos y convertimos la colección en algo totalmente digerible para el usuario medio.

Pero a veces, un sistema es un sistema – y funciona bien.

Mi mismo profesor de Organización de la Información mencionó en su conferencia sobre sistemas de clasificación de la semana pasada que la biblioteca académica de la Universidad Estatal de Emporia es una de las pocas bibliotecas universitarias que todavía utiliza el DDC para sus colecciones. Aunque cree que es completamente adecuado para sus usos, sigue estando a favor de la conversión. No porque prevea grandes mejoras al hacerlo, sino porque la reclasificación haría que los materiales que más utiliza estuvieran más cerca de su despacho en la cuarta planta.

Así que, tal vez, a veces la respuesta es mucho más sencilla de lo que parece.

Declaración de ICOLC sobre los derechos de los metadatos de las bibliotecas

ICOLC Statement on the Metadata Rights of Libraries. The International Coalition of Library Consortia (ICOLC) sept 2022

Ver completo

Los metadatos y los servicios de metadatos que describen las colecciones de las bibliotecas son fundamentales para apoyar el descubrimiento de contenidos, la creación de conocimiento y las misiones públicas de las bibliotecas.

Los metadatos que describen las colecciones de las bibliotecas no suelen estar sujetos a derechos de autor, y deberían considerarse libremente compartibles y reutilizables en la mayoría de las circunstancias. Sin embargo, algunos agentes de la industria restringen los derechos de las bibliotecas a utilizar dichos metadatos mediante términos contractuales e influencia en el mercado. Esta actividad restrictiva no está en consonancia con las necesidades de las bibliotecas ni con su misión pública y no lucrativa.

Los firmantes de este documento instan a todas las organizaciones, con o sin ánimo de lucro, a defender los derechos e intereses de las bibliotecas para utilizar, reutilizar, adaptar, agregar y compartir los metadatos que describen las colecciones de las bibliotecas para servir al interés público, sin restricciones ni limitaciones.

Los metadatos bibliográficos de las bibliotecas suelen proporcionar una descripción factual del contenido y las colecciones que las bibliotecas ponen a disposición de sus usuarios. Por ejemplo: los registros bibliográficos pueden contener el título de un libro, el autor, el año de publicación, los encabezamientos de materia y otros campos. Estos metadatos pueden variar en cuanto a su exhaustividad y descriptividad, pero no suelen considerarse una expresión creativa.

Las bibliotecas llevan mucho tiempo creando metadatos sobre sus colecciones con la intención explícita de que sean compartidos, reutilizados y modificados abiertamente y sin restricciones para promover el acceso a la información. Los metadatos que describen las colecciones de las bibliotecas son fundamentales para las misiones educativas y sin ánimo de lucro de las bibliotecas en su funcionamiento, tanto cotidiano como estratégico. Permiten a los usuarios descubrir y acceder a los materiales de la biblioteca, apoyan la colaboración entre bibliotecas, ayudan a la gestión de toma de decisiones de compra de la biblioteca, permiten a las bibliotecas observar las tendencias de uso de los metadatos a nivel regional y mundial, y apoyan el análisis de las tendencias y convenciones de catalogación.

Dada la importancia de que las bibliotecas utilicen, reutilicen y compartan libremente estos metadatos, las tendencias actuales del sector son preocupantes. Las opciones limitadas de servicios de metadatos asequibles, junto con las restricciones impuestas al uso, reutilización y compartición de metadatos entre colaboraciones, plataformas, tipos de sistemas y proveedores, están impidiendo los derechos de las bibliotecas y su capacidad de innovar y colaborar para servir a sus usuarios de forma eficaz. La presión que limita el mercado y que permite e impone cualquier práctica monopolística, ya sea a través de contratos comerciales o de políticas, es antitética al propósito de las bibliotecas y margina a las bibliotecas que no cuentan con fondos suficientes.

El 13 de junio de 2022, OCLC registró una denuncia (demanda) en la que solicitaba medidas cautelares y permanentes y daños y perjuicios contra Clarivate y sus filiales, ProQuest y Ex Libris, con el fin de detener los esfuerzos de Clarivate por crear un nuevo servicio de catalogación sin coste para las bibliotecas.

Según la demanda, este nuevo servicio, MetaDoor, competiría directamente con OCLC y, según OCLC, conduciría a un uso indebido de los registros. OCLC también alegó que Clarivate estaba animando a los clientes de OCLC a incumplir sus contratos con OCLC al proporcionar metadatos de la biblioteca en forma de registros bibliográficos a este servicio alternativo.

Un aspecto central de esta demanda es el uso y el intercambio por parte de las bibliotecas de sus registros de catálogo y de los metadatos que describen sus libros y otros materiales de la colección. Los empleados individuales de las bibliotecas de entornos públicos y privados sin ánimo de lucro crearon estos registros y los han aportado a la comunidad bibliotecaria a través de las plataformas de OCLC. Las bibliotecas pagan suscripciones a OCLC con la intención de que estos datos aportados se pongan a disposición de otras bibliotecas para su uso, reutilización e intercambio. Las bibliotecas se convierten en miembros de OCLC cuando compran o se suscriben a cualquiera de los servicios de OCLC. Los servicios de OCLC proporcionan a las bibliotecas formas de aprovechar el trabajo de metadatos de otros y de hacer que las existencias de la biblioteca sean localizables en el servicio WorldCat de OCLC. Si bien las bibliotecas pagan tarifas considerables a OCLC y a otros proveedores por servicios que incluyen la deduplicación, la identificación y la mejora, no lo hacen con la intención de que sus registros queden aislados o se restrinja su reutilización. Independientemente de quién haya contribuido a los registros descriptivos, los registros individuales generalmente no son susceptibles de derechos de autor, ni es de interés público que se restrinja su uso.

Las bibliotecas pretenden que los metadatos que describen sus colecciones estén disponibles de forma gratuita y puedan ser descubiertos por todos sus usuarios, incluidos los de otras bibliotecas con las que comparten. Las bibliotecas dedican su trabajo a crear y mejorar los registros bibliográficos con el fin de permitir el descubrimiento de los contenidos de la biblioteca y apoyar a las sociedades en la búsqueda del conocimiento para el beneficio compartido. El trabajo que supone la creación de los registros del catálogo de la biblioteca fue, en muchos casos, financiado con fondos públicos para el uso público. Estos registros no se crearon con el fin de obtener beneficios corporativos o sostenibilidad fiscal, aunque las empresas pueden desarrollar servicios mejorados que dependen de estos datos. Cualquier interés corporativo que afirme el derecho a limitar o determinar cómo las bibliotecas pueden utilizar, reutilizar o compartir los registros que han creado lo hace en contradicción directa con las necesidades articuladas de las bibliotecas, y en contra del interés público.

Conceptos introductorios al estudio de la información documental

Moreiro González, José Antonio. Conceptos introductorios al estudio de la información documental. Pontificia Universidad Católica del Perú. Fondo Editorial, 2006.

Texto completo

Como sugiere el título, es un trabajo que tiene como objetivo fundamentar las teorías para los campos de las Ciencias de la Información – Bibliotecas y Documentación. El autor José Antônio Moreiro Gómez, parte del principio de que estos campos no pueden explicarse exclusivamente a través de su carácter técnico-práctico, por lo que necesitan conceptos introductorios para un funcionamiento más adecuados. Por tanto, el trabajo tiene como objetivo iniciar a estudiantes y académicos en la comprensión de la naturaleza de la información y su procesamiento, así como de las disciplinas que abordan este tema.

Reimaginar los flujos de trabajo descriptivos: una agenda informada por la comunidad para una práctica descriptiva reparadora e inclusiva

Frick, Rachel L., and Merrilee Proffitt. Reimagine Descriptive Workflows: A Community-informed Agenda for Reparative and Inclusive Descriptive Practice. Dublin, OH: OCLC Research, 2022

Texto completo

OCLC, con el apoyo de la Andrew W. Mellon Foundation, patrocinó el proyecto Reimagine Descriptive Workflows para comprender y abordar mejor los daños causados por las descripciones de las colecciones de las instituciones culturales.

El proyecto Reimagine Descriptive Workflows convocó a un grupo de expertos, profesionales y miembros de la comunidad para determinar formas de mejorar las prácticas descriptivas, las herramientas, la infraestructura y los flujos de trabajo en bibliotecas y archivos. El resultado, esta agenda comunitaria, se ofrece a la amplia comunidad de profesionales de bibliotecas y archivos. La agenda reúne las ideas de la convocatoria, la investigación relacionada y el trabajo operativo que se está llevando a cabo en el campo. Todas las instituciones tienen el poder de realizar cambios significativos en este espacio, y todas comparten la responsabilidad colectiva.

Catalogación: de los principios y las teorías a RDA y IFLA LRM

Machado, R., & Zafalon, Z. . Catalogação: Dos princípios e teorias ao RDA e IFLA LRM (A. Souza, E. Esvael, F. Silva, G. Côrtes, I. Toscano, L. Almeida, M. Gomes, M. Goldfarb, & M. Barbosa, Eds.; Vol. 1). 2020

Texto completo

Como resultado de la colaboración entre el asesor y el supervisor en el desarrollo de la investigación del máster académico, resulta la presente Bibliografía Bibliográfica. Manifestación recomendada a los bibliotecarios catalogadores, que anhelan una actualización en su campo de trabajo y estudios. La publicación se sitúa también como bibliografía indicada para los cursos de Biblioteconomía y Ciencia de la Información. El libro se centra en los instrumentos de catalogación, especialmente en la Descripción y Acceso a Recursos (RDA). A pesar de la asistencia temática enfoque técnico, es un placer para los profesionales, muy bien sistematizado por abordar la relación de los principios y fundamentos catálogos con la propuesta de la nueva norma – RDA, ahora en Internacional.

En los capítulos presentados, hay un mapeo de la contribución de los ejercicios clásicos que fundaron la catalogación descriptiva, tales como: Antonio Panizzi (Anthony Panizzi), Charles Ammi Cutter, Seymour Lubetzky, Charles Coffin Jewett y Shiyali Ramamrita Ranganathan. Síntesis como mecanismos de ideas, conceptos y principios teóricos, rescatando para el lector los fundamentos de la catalogación moderna. El origen y la evolución de los códigos de catalogación es un tema expuesto, incluso porque estos recursos son esenciales para los procesos de catalogación descriptiva; basados en el uso de códigos, normas o estándares que subvencionan la elaboración y ordenación de los catálogos bibliográficos. tema nido, los códigos de catalogación angloamericanos (AACR, AACR2 y AACR2r); y una Descripción Bibliográfica Internacional Normalizada (ISBD).

OCLC publica más de 150 millones de entidades de WorldCat como base de una infraestructura de datos enlazados

WorldCat Entities

https://id.oclc.org/worldcat/entity

OCLC ha creado y publicado más de 150 millones de Entidades de WorldCat que contienen descripciones de obras creativas y personas. Estas entidades están disponibles gratuitamente a través de un sitio Web de búsqueda para que cualquiera pueda explorarlas en entities.oclc.org. Los especialistas en metadatos de las bibliotecas pueden comenzar a buscar los URI de las entidades y ver cómo pueden establecer nuevas conexiones que potencien la identificación y la investigación, un paso importante para que los datos vinculados funcionen en las bibliotecas.

Así OCLC ha completado un proyecto, financiado en parte por una subvención de la Fundación Mellon, para desarrollar una infraestructura de administración de entidades compartida que respalde las iniciativas de datos vinculados en la comunidad bibliotecaria. Como resultado de este esfuerzo, OCLC ha publicado millones de Entidades de WorldCat autorizadas a través de un sitio Web de búsqueda pública y continuará asociándose con las bibliotecas para desarrollar las herramientas necesarias para incorporar completamente los datos vinculados en los flujos de trabajo de las bibliotecas y mejorar la identificación de recursos a través de las conexiones.