Archivo de la etiqueta: Bibliotecas

El valor de las bibliotecas para la economía familiar

 

lj381otpwaf31

 

Un recibo de una biblioteca pública que muestra y mantiene un registro de la cantidad de dinero ahorrado por los usuario que piden libros prestados en lugar de comprarlos está desatando un debate en línea sobre los miles de dólares que ahorran las familias con el uso de las bibliotecas. Ver esas cifras podría animar a más gente a usar una biblioteca.

 

 

Un recibo de la Biblioteca Pública de Wichita se volvió viral después de haber sido publicado en Reddit. La biblioteca a través del sistema integrado Polaris proporciona un recibo del ahorro que supone para las familias los libros que se llevan en préstamo.

El recibo de los artículos prestados mostró que una familia de seis miembros ahorró 164 dólares en su reciente visita (y más de 1,384 dólares en este año) al llevar prestados materiales durante su visita semanal a la biblioteca. Una forma bastante inteligente de señalar el valor de las bibliotecas y su misión principal de proporcionar acceso a los libros y la lectura.

Desde la semana pasada, los recibos de la biblioteca muestran cuánto ahorró un cliente por visita y sus ahorros totales desde el 1 de septiembre. La cantidad se calcula utilizando el costo de venta al público de los materiales que se piden prestados (por ejemplo, el precio de portada de un libro recién publicado) o el costo estimado de reposición de los mismos. El sistema es similar a los recibos de las tiendas que muestran la cantidad de dinero que los clientes ahorran con tarjetas de membresía u otros descuentos.

Los cálculos globales que se han hecho muestran que en un mes se sacaron de las sucursales de la biblioteca de Wichita materiales por un valor total de unos 2 millones de dólares. “La gente dice: ‘Esto es lo que les digo a mis amigos siempre”. Lo que ayuda a explicar que la biblioteca es beneficiosa y ahorra dinero a las personas.

Pero, también ha surgido surgido otro debate sobre la moralidad de tomar prestado un libro de la biblioteca en lugar de comprarlo, ya que algunas personas señalan que parece que la biblioteca sólo está llevando un registro de lo que sus usuarios no están pagando a los autores que escribieron los libros.

 

La sagrada profesión de bibliotecario

 

devon-divine-hzp-1ua8dve-unsplash

The librarian as religious
by John MacColl 16 AUGUST 2019, THE TABLET

 

Hay algunas analogías entre el funcionamiento de una biblioteca y la actividad de un ministro de una religión. En la Edad Media, la biblioteca requería un comportamiento virtuoso de sus lectores para funcionar, y esta virtud podría ser emblemática para el clérigo que la supervisaba. 

 

Esto es particularmente cierto en el caso de las universidades más antiguas, como la de St Andrews. Fundada en 1413, la universidad más antigua de Escocia y la tercera que se estableció en Gran Bretaña, después de Oxford y Cambridge, que se ocupó durante los primeros siglos de las necesidades curriculares de los sacerdotes en formación. Los tutores de los estudiantes destinados a la Iglesia eran sacerdotes u hombres de órdenes religiosas. Es probable que el bibliotecario fuera también un religioso, a veces también un capellán universitario.

Después de la Reforma, a medida que las universidades abrían cada vez más las puertas de la filosofía y la ciencia, a menudo se consideraba adecuado seguir empleando a religiosos como bibliotecarios. Después de todo, la biblioteca requería un comportamiento virtuoso de sus lectores para funcionar, y esta virtud podría ser emblemática para el clérigo que supervisaba la preciada colección. Este requisito fue considerado tan importante, que en el caso de algunas bibliotecas, fue prescrito por la misma Iglesia, ejerciendo su prerrogativa divina. La Biblioteca Histórica de la Universidad de Salamanca aún tiene un aviso -ahora disponible también en una postal de regalo- que dice: ‘“HAI EXCOMUNION / RESERVADA A SU SANTIDAD / CONTRA CUALQUIERA PERSONAS, / QUE QUITAREN, DISTRAEXEREN, O DE OTRO CUALQUIER MODO / ENAGENAREN ALGUN LIBRO, / PERGAMINO, O PAPEL / DE ESTA BIBLIOTECA, / SIN QUE PUEDAN SER ABSUELTAS / HASTA QUE ESTA ESTÉ PERFECTAMENTE REINTEGRADA”’.

 

Descargar el tamaño grande 1024 de esta foto

En el espíritu de la biblioteca se da una promesa y una necesidad de confianza. El prestatario se compromete a devolver el material que ha tomado de las estanterías (o que, durante la mayor parte de la historia de nuestras bibliotecas académicas y de referencia, que eran de “acceso cerrado”). La biblioteca registra sus datos y se expide un recibo. Una vez más, en los últimos tiempos medievales y en los primeros tiempos modernos, esto era un compromiso mucho más fuerte que como lo percibimos actualmente. Los libros son eran muy costosos de producir, y el artículo que se retiraba de la custodia de la biblioteca podría costar el equivalente a un año de salario. De manera que muchos de los libros de las bibliotecas de la época no se podían tomar prestados, sino que se utilizaban en los locales sólo como material de consulta, una restricción frecuentemente impuesta por la aplicación de una cadena física a la encuadernación de cuero, fijada a una pared o a un escritorio.

Por supuesto, hay más en la promesa que pura honestidad. El interés propio juega un papel importante. Hoy, si como usuario una persona no devuelve un artículo prestado por la biblioteca, ya sea porque su plazo de préstamo ha expirado, o porque otro usuario ha hecho una solicitud de reserva de ese material, se le retirarán temporalmente los derechos como usuario de la biblioteca. En última instancia, si una persona ha llevado en préstamo una cantidad de libros y no ha atendido a las solicitudes de devolución, ya sea para devolverlos o para pagar por las pérdidas, es posible que se enfrente al equivalente universitario de la excomunión: la no graduación. Ya que en muchos sitios si no tiene formalizadas sus cuentas con la biblioteca no se le expide el título académico.

Por lo tanto, beneficia utilizar la biblioteca en la misma medida en que se esta dispuesto a compartir el recurso con el prójimo o, desde finales del siglo XIX, con una mujer. Y son muy pocos estudiantes faltan al respeto a esa regla. Siempre ha habido usuarios que roban materiales de la biblioteca, en los tiempos modernos incluso con métodos complejos para evadir el punto de seguridad de la salida, o su tecnología de sensores que lee el diminuto dispositivo escondido dentro del libro que activa una alarma si no ha sido desactivada por el proceso de emisión mecánica. Pero el personal vigilante y las cámaras de circuito cerrado de televisión son un elemento disuasorio tan fuerte como un severo servidor de la Iglesia que se asoma por detrás de su escritorio.

La biblioteca es un lugar en el campus donde se les recuerda a los estudiantes el valor de compartir un recurso precioso. Los libros que necesitan para la lectura que construye su conocimiento y ayudan a establecer los argumentos de sus tesis y ensayos se otorgan sólo por un corto período de tiempo, y serán recordados por el organismo prestatario – a menudo antes de lo esperado-. En una lección que va mucho más allá de sus jóvenes vidas.

 

 

Los libros no son lo único que puedes sacar de la biblioteca

 

bike-share-shutterstock_177052685-e1535397575283

 

Los libros no son lo único que puedes sacar de la biblioteca. Citi Bike de New York ofrece un mes gratis de membresía a los residentes que pueden recoger en las 55 bibliotecas del área de servicio de Citi Bike para realizar viajes ilimitados de 45 minutos durante un período inicial de 30 días. 

 

Los neoyorquinos pueden recoger un certificado de regalo en una de las 55 bibliotecas del área de servicio de Citi Bike para realizar viajes ilimitados de 45 minutos durante un período inicial de 30 días. La promoción es una colaboración entre la compañía de bicicletas de Lyft y las bibliotecas de la ciudad de Nueva York, Brooklyn y Queens para celebrar el primer aniversario del programa Reduce Fare Bike Share, que ofrece membresías mensuales a 5 dólares para los residentes y los beneficiarios de SNAP que no requieren un compromiso anual.

“Como recursos clave para los neoyorquinos, Citi Bike y nuestras bibliotecas públicas son socios naturales”, dijo Caroline Samponaro, directora de políticas de micromovilidad de Lyft, en una declaración. “A medida que Citi Bike se expanda en los próximos años, también lo harán nuestros esfuerzos para asegurar que el sistema sea accesible y equitativo para todos.”

El programa de tarifas reducidas está orientado a hacer que el sistema sea más equitativo y accesible, especialmente cuando la expansión de las bicicletas azules a veces se enfrenta a la oposición de quienes perciben el sistema como un presagio de aburguesamiento. Una membresía típica de Citi Bike es de 169$ por 365 días de paseos ilimitados de 45 minutos.

Hasta ahora, más de 7,500 personas han participado en el programa de tarifas reducidas durante al menos un mes, y más de 3,500 neoyorquinos están actualmente inscritos en él. Aunque esa cifra es una parte de los 150.000 suscriptores anuales de Citi Bike, la compañía dice que, de promedio, estos ciclistas montan casi el doble de veces que los que tienen membresías anuales.

Citi Bike busca potenciar el perfil del programa a medida que se lanza al Bronx y se adentra en los barrios periféricos con una expansión que duplicará su territorio geográfico para finales de 2023.

Los usuarios pueden inscribirse en línea con su cuenta de NYCHA o su número de EBT una vez que hayan reclamado un certificado de regalo de una sucursal de la biblioteca con la opción de continuar el programa a una tarifa mensual de 5$.

 

La biblioteca privada de la vida que hemos vivido

documentary-1276187_960_720

 

“Escribir un libro, al igual que construir una biblioteca, es un acto de puro desafio. Es la declaración de que uno cree en la persistencia de la memoria. En Senegal, la expresión amable para indicar que alguien ha muerto es decir que su biblioteca ha ardido. Cuando escuché esa frase por primera vez, no la entendí, pero con el paso del tiempo me di cuenta de que era perfecta. Nuestras mentes y nuestras almas contienen volúmenes en los que han quedado inscritas nuestras experiencias y emociones. La consciencia de cada individuo es un recuento de recuerdos que hemos catalogado y almacenado en nuestro interior, la biblioteca privada de la vida que hemos vivido.”

Susana Orlean. La biblioteca en llamas

 

*Realmente la expresión es la siguiente:

“En África, cuando un anciano muere, una biblioteca arde, toda una biblioteca desaparece, sin necesidad de que las llamas acaben con el papel”   Amadou Hampâté Bâ Ver

Library Land Project: programa para cualificar bibliotecas según 11 criterios

 

librarylandsplash

Library Land Project

Adam Zand y Greg Peverill-Conti crearon Library Land Project y han viajado a más de 200 bibliotecas para calificarlas y dar a conocer el importante papel que desempeñan las bibliotecas en sus comunidades. Su objetivo es visitar cada una de las 450–480 bibliotecas públicas de Massachusetts.

Library Land Project clasifica las bibliotecas según 11 criterios, que incluyen estacionamiento, Wi-Fi, salas de reuniones y baños, mantenimiento, amabilidad, ruido y niveles de comodidad, y si es un buen lugar para trabajar.

Para ello hablan y se reúnen con con usuarios, y bibliotecarios, e inician su programa con dos preguntas ¿qué lo trae a la biblioteca hoy? y ¿qué le gusta de las bibliotecas?

El programa “Un niño, un perro y un buen libro” de la biblioteca deUkiah

dogs-3

 

Ukiah Library provides man’s best friends: Dogs and books: ‘A Child, A Dog, and A Good Book’ program features therapy dogs. Ukiah Daily Journal, 2019

Ver original

Hoy en día, los perros juegan un papel muy importante en la vida diaria. Guían a los ciegos, actúan en espectáculos, protegen casas y proporcionan compañía. Ahora, también se utilizan como animales de terapia. Todos los miércoles de 3:30 a 4:30 p.m., los perros van a la Biblioteca Pública de Ukiah. En el evento, “A Child, A Dog, and A Good Book”,  anima a los niños a leer con sus familias, acompañados por la cálida compañía de perros bien entrenados, que proporciona el ambiente perfecto para relajarse y crecer.

“Proporcionan una terapia relajante”, dice Laura Mares, propietaria de Halia, un pitbull de 8 años de edad.

De hecho, los dos perros presentes en la sesión del miércoles estuvieron tranquilos y se mostraron cariñosos con los niños. Durante toda la hora, Halia se recostó de espaldas y sonrió mientras recibía atención de emocionados niños y padres. Ella dice que Halia representa el mejor lado de la raza. Todos los perros, argumenta, tienen la capacidad de ser encantadores si se les proporciona una situación hogareña adecuadamente agradable. Mares rescató a Halia cuando tenía 5 años. Tres años después, son inseparables.

Incluso para un perro tan maravilloso como Halia, no fue fácil convertirse en un perro de terapia certificado. Hay varias pruebas a las que el perro debe someterse. Los principales rasgos que deben mostrar son la obediencia y la tolerancia. Es crucial que cualquier perro de terapia pueda seguir las instrucciones básicas, así como soportar manos ansiosas. Según Mares, algunos niños son un poco pesados con los perros, pero eso nunca debe perturbarlos. “Tienen que ser capaces de tolerar ese tipo de cosas sin molestarse”, dice.

Otros aspectos del proceso de certificación del perro incluyen el manejo de sillas de ruedas y andadores. Estas habilidades son muy útiles cuando visitan hogares de ancianos y proporcionan sus servicios allí.

El otro perro presente el miércoles fue Riley, un labrador rojo y somnoliento. Su dueña, Donna Rehm, adoptó específicamente a Riley para entrenarla con fines terapéuticos.

Ambos perros están certificados por la Alliance for Therapy Dogs. Juntos, encuentran personas que necesitan un poco de facilidad y tratan de mejorar su día. Mares y Rehm hacen viajes regulares al hospital, donde consuelan a los pacientes. Mares es psicoterapeuta, así que a veces Halia viene a su oficina. Después de los incendios, ambos perros se sometieron a un entrenamiento de trauma. Luego, pudieron ayudar a los afectados por la devastación. Ahora, ambos animales están tratando de convertirse en voluntarios certificados de Cal Fire.

 

 

Los teólogos, de J. L. Borges

 

200px-jorge_luis_borges_hotel

 

“Arrasado el jardín, profanados los cálices y las aras, entraron a caballo los hunos en la biblioteca monástica y rompieron los libros incomprensibles y los vituperaron y los quemaron, acaso temerosos de que las letras encubrieran blasfemias contra su dios, que era una cimitarra de hierro. Ardieron palimpsestos y códices, pero en el corazón de la hoguera, entre la ceniza, perduró casi intacto el libro duodécimo de la Civitas Dei, que narra que Platón enseñó en Atenas que, al cabo de los siglos, todas las cosas recuperarán su estado anterior, y él, en Atenas, ante el mismo auditorio, de nuevo enseñará esa doctrina.”

Los teólogos, de J. L. Borges