Archivo de la etiqueta: Bibliotecas

Uso de los memes en Facebook como reflejo de la práctica bibliotecaria

Manuel Alejandro Romero Quesada, Gustavo O. Curbelo Diaz, David Amaro Licea, Amy A. Ruiz Galvez, Naysa de la C. Pérez Valdés. Uso de los memes bibliotecológicos en Facebook como reflejo de la práctica bibliotecaria. XV Congreso Internacional de Información, Info 2018

Texto completo

Este trabajo tiene como propósito establecer una relación entre los memes de internet y el campo de la Bibliotecología. A partir de una revisión bibliográfica, se investigan los orígenes del término “meme”, así como sus principales definiciones. Se construye un concepto de “memes bibliotecológicos” al fusionar la noción tras el término “meme” con la práctica bibliotecaria. Se estudia el fenómeno de los memes en la actualidad, específicamente aquellos relacionados con la Bibliotecología. Para esta investigación se escoge como objeto de estudio una página en Facebook, la cual recibe el nombre de “memes bibliotecológicos”, para hacer un análisis de su producción y de los accesos a la misma se emplea la herramienta digital “Likealyzer”.

Una revisión bibliográfica sobre el tema, indica que el término meme proviene del antiguo griego “mimema” (algo que se imita) y tiene sus orígenes en la teoría desarrollada por el científico Richard Dawkins en su libro “El gen egoísta”, de 1976, donde sostiene que los memes se replican y circulan de igual manera que los genes, con la misma lógica que el proceso evolutivo.

La naturaleza de Internet, basada en la premisa de compartir información, ha contribuido a la difusión de memes. Estos pueden propagarse mediante hipervínculos, foros, imageboards, sitios web y cualquier otro difusor masivo, como lo son hoy en día las redes sociales.

El meme tiene relación con un discurso caracterizado de forma icónica a través de símbolos e imágenes, que pueden acompañarse de textos, con el propósito de difundir ideas, sentimientos y emociones de forma viralizada por la red. Expuestos en sus orígenes de forma cómica, cargados de ironía y sátira, tiene puntos de contacto con la caricatura política debido al contenido y la capacidad de transmitir sentimientos potentes, ya sean negativos o positivos, hacia una idea o pensamiento.

Al tener en cuenta lo antes planteado se definen como “memes bibliotecológicos” aquellos constructos infográficos capaces de reflejar la realidad del quehacer bibliotecario mediante el uso de imágenes acompañadas de textos con el objetivo de emitir un mensaje para la comunidad que sea representada por esta disciplina científica.

Se posiciona así la página memes bibliotecológicos como un fuerte exponente de contenidos que tributan a la práctica bibliotecaria y que además es capaz de unir a una gran cantidad de usuarios propios de esta rama científica en un mismo espacio, con esto es posible dar paso a la difusión de información relevante para este dominio, reflejar características de la realidad bibliotecaria y generar contenido capaz de compartir el conocimiento entre los usuarios.

Recursos para la recuperación bibliotecas, archivos e instituciones culturales después de una catástrofe

Hurricane/Tropical Storm Emergency Management Disaster recovery resources for libraries, archives and cultural institutions. Texas State Library and Archives Commission, 2020

Ver noticia

Las bibliotecas nunca son más necesarias que en tiempos de crisis, y es en tiempos de crisis cuando demostramos por qué las bibliotecas somos tan imprescindibles.

La directora de la Biblioteca Pública de Houston, la Dra. Rhea Lawson, escribió a TSLAC después del huracán Harvey en 2017 para informar sobre el estado de los daños a sus bibliotecas. El Dr. Lawson hizo la siguiente observación maravillosa:

“Como saben, para muchas personas, las bibliotecas son un salvavidas vital. Reconocemos que durante tiempos catastróficos las bibliotecas son aún más esenciales, ya que las personas necesitan un ancla familiar confiable y una piedra de toque en la comunidad para recordarles que todo volverá a estar bien.  Pero sobre todo, nuestra misión en este momento es restaurar la alegría en los ojos de niños y adultos que han visto tanta destrucción y experimentado tanto miedo e incertidumbre ”.

TSLAC continuará trabajando con organizaciones federales, estatales y locales para encontrar formas de ayudar a las bibliotecas y archivos en situaciones de emergencia relacionadas con el clima.

aquí están algunos recursos:

Asociación Americana de Bibliotecas: Kit de herramientas de recuperación ante desastres de ALA está disponible en: www.ala.org/aasl/awards/beyond-words/recovery

Biblioteca del Congreso: Consejos para el manejo de emergencias, respuesta y recuperación (incluido qué hacer si las colecciones se mojan) disponible en: www.loc.gov/preservation/emergprep/recovery.htm

Fundación del Instituto Americano para la Conservación: Para obtener consejos de salvamento al alcance de su mano, consulte las Guías de recuperación y respuesta ante desastres: https://www.culturalheritage.org/resources/emergencies/disaster-response-recovery

Centro de Conservación de Arte y Artefactos Históricos (CCAHA): https://ccaha.org/emergency-planning-response

Centro Nacional de Tecnología y Capacitación para la Preservación, Servicio de Parques Nacionales: www.ncptt.nps.gov/articles/disasters/

Grupo de trabajo nacional de emergencia del patrimonio: www.fema.gov/media-library/assets/documents/113297

Los Datos enlazados y su uso en bibliotecas

Ávila Barrientos, Eder. Los Datos enlazados y su uso en bibliotecas. México : UNAM. Instituto de Investigaciones Bibliotecológicas y de la Información, 2020.

Texto completo

La vinculación de los datos de bibliotecas establece la interacción de los recursos de información documental con otros contenidos y recursos disponibles en el ambiente web. Esta interacción solo resulta eficiente cuando existe una vinculación significativa entre datos con atributos similares entre sí. La concepción de la web semántica ayuda a fundamentar la idea principal de contar con datos que vinculen a recursos de información documental con otras fuentes que están presentes en el ciberespacio. Se trata de relacionar datos de la misma manera en la que se relacionan páginas web, pero con un aditivo semántico que influirá en la búsqueda y recuperación de información en un sistema interoperable.

Este libro pretende responder: ¿Qué tipo de datos están presentes en los registros bibliográficos de recursos existentes en las bibliotecas? ¿De qué manera los datos disponibles en los registros bibliográficos de las bibliotecas pueden enlazarse?;¿Qué elementos deben incluirse en un modelo interoperable para el manejo de datos enlazados en las bibliotecas? La aplicación de datos enlazados en las bibliotecas da la posibilidad de explorar, descubrir e identificar el universo de información documental que rodea a un autor, tema o recurso en específico. Esta característica apoya la tradicional visión teórica de la bibliotecología que está relacionada con el acceso universal a la información.

Alfabetización informacional y el rol del bibliotecario transformativo para enfrentar la desinformación en tiempos de crisis

La infodemia contaminó al Mobile, por Antoni Gutiérrez-Rubí

Avilés-Cañón, P. y Civilo-Becerra, M. (2020). Alfabetización informacional y el rol del bibliotecario transformativo para enfrentar la desinformación en tiempos de crisis. Serie Bibliotecología y Gestión de Información, 112.

Texto completo

En este artículo se analizan los fenómenos de infodemia y desinformación en el contexto de la actual crisis sanitaria. Además, se visibilizan los riesgos de la posverdad y las noticias falsas en el área de la salud y la pérdida de valor que ha sufrido la ciencia dentro de la sociedad debido a las mismas. Se posiciona a los bibliotecarios como profesionales indispensables para contrarrestar los peligros de la desinformación en la sociedad actual y a los programas de alfabetización informacional como herramientas perfectas en la enseñanza y desarrollo del pensamiento crítico. A su vez, se rescata la importancia del trabajo interdisciplinario para lograr con éxito los objetivos planteados.

El vídeo viral del vaquero Larry Curbside anunciando con entusiasmo los productos y servicios de la biblioteca

Internet se está enamorando de Larry Curbside, el vaquero con sombrero, ultra entusiasta de la Biblioteca Pública del Condado de Harris en Texas (HCPL). En un vídeo promocional que se ha hecho viral de la biblioteca Barbara Bush de la HCPL, Larry comparte un tono irresistible para usar los servicios de recogida de la sucursal.

“Tenemos estantes y estantes de libros, Blu-rays y DVDs, y nada nos gustaría más que encargarnos de todas sus necesidades de lectura, investigación y entretenimiento”, exclama Larry en el video. “¿Cuánto cuesta todo esto? Cero dólares! Es una locura lo mucho que obtienes gratis”.

Curbside Larry es el alter ego del empleado de la biblioteca John Schaffer, que ha ganado adeptos más allá del área de servicio de la HCPL con su parodia de anuncios de coches usados. Texas Monthly apodó al personaje un héroe “instantáneamente icónico” y Houstonia escribió que está “ayudándonos a ser lo mejor de nosotros mismos”. La autora Catherynne M. Valente escribió en Twitter: “Por favor, envíe esto por Internet en 80 segundos porque es la única cosa feliz que he visto en meses. Las bibliotecas son nuestro corazón”.

La Biblioteca Pública de Cincinnati lanza un nuevo programa para ayudar a los niños con el aprendizaje remoto

Cincinnati Public Library of Hamilton County launches new program to help CPS kids with remote learning

Ver noticia

La Biblioteca Pública de Cincinnati del condado de Hamilton está interviniendo para ayudar a los estudiantes al brindar una opción de aprendizaje remoto en medio de la pandemia de COVID-19.

A través de un programa llamado  “Homework Help” (Ayuda con las tareas), las familias y los estudiantes obtendrán la ayuda que necesitan del personal de la biblioteca para hacer la transición al aprendizaje remoto.

“Lo que queremos hacer es ayudar a las familias, los niños y los estudiantes a pasar de la forma en que tendríamos el aprendizaje en persona a este nuevo mundo remoto, y eso comienza con asegurarnos de que puedan conectarse a su dispositivo y a cualquier plataforma que su escuela este eusando”, dijo la directora de la biblioteca Paula Brehm-Heeger.

A partir del lunes, los estudiantes podrán venir a la biblioteca por espacios de tiempo de dos horas a partir de las 10 am hasta que la biblioteca cierre a las 6 pm.

Los miembros del personal de la biblioteca que se especializan en tecnología estarán disponibles para ayudar a apoyar a las familias.

Makerspaces: La biblioteca como un espacio de aprendizaje, renovación e inclusión

PRESENTACIÓN PPS

CONFERENCIA “Makerspaces: La biblioteca como un espacio de aprendizaje, renovación e inclusión.”
JORNADAS MÉXICANAS DE BIBLIOTECONOMÍA (AMBAC) Ambac México
Viernes 21 de agosto
10:00 – 11:00 am de México (17 h. de España)
Julio Alonso Arévalo Universidad de Salamanca, España.
Moderadora: Dra. Lourdes Feria Basurto, Consultora Independiente

Permanencia del COVID 19 en los materiales de la biblioteca: audiolibros USB, DVD, Bolsas de Almacenamiento, Contenedores de Almacenamiento y Plexiglás

REALM Project: Test 3 Results Now Available (Talking Book USB Cassettes, DVD, Storage Bags, Storage Containers, and Plexiglass). OCLC 2020

Texto completo

El proyecto REALM ha publicado los resultados de la tercera ronda de pruebas de laboratorio de Battelle para COVID-19 en cinco materiales de base plástica: casetes USB de libros hablados, DVD, bolsas de almacenamiento, contenedores de almacenamiento y plexiglás.

Los resultados de la Prueba 1 y la Prueba 2 se publicaron el 22 de junio y el 20 de julio de 2020, respectivamente; la Prueba 3 comenzó el 10 de julio de 2020. Los estudios se realizaron aplicando el virulento virus del SARS-CoV-2 en cinco materiales mantenidos a temperatura ambiente estándar (68°F a 75°F) y en condiciones de humedad relativa (30 a 50 por ciento).

Los extractos de las muestras de prueba fueron ensayados en células Vero E6 (ATCC CRL-1586, Manassas, VA, USA), y después de una incubación de 72 horas a 37°C con 5% de CO2, se observaron las placas de ensayo TCID50 para CPE. La matriz de prueba cubrió cinco puntos de tiempo (T, o día): T0, T2, T3, T4 y T5. Como se muestra en la Tabla 2 y la Figura 3, en T0, se observó una reducción de 1,2 a 1,5 log (LR) en todos los materiales. Una vez seco, la tasa de atenuación disminuyó y para el día 5, dos materiales (la bolsa de almacenamiento y el DVD) se habían atenuado por debajo del nivel de detección para el ensayo, lo que significa que no se observó CPE en el extracto sin diluir colocado en las células Vero. El SARS-CoV-2 recuperable todavía se podía observar en el casete USB, el contenedor de almacenamiento y el plexiglás hasta el día 5, aunque todos estaban por debajo del LOQ.

Hace 5 meses, era bibliotecaria. Ahora soy rastreadora de contactos.

'5 Months Ago, I Was A Librarian. Now I’m A Contact Tracer.'

‘5 Months Ago, I Was A Librarian. Now I’m A Contact Tracer.’ “I got hung up on twice in my first shift.” by shawna sherman, aug 19, 2020

Texto completo

Trabajo como bibliotecaria en la Biblioteca Pública de San Francisco, y recuerdo haber tenido una conversación en el mostrador de referencia de la biblioteca, diciendo algo como: “El SARS realmente no vino aquí, y el ébola tampoco”. Pero luego las cosas empezaron a cerrarse; la biblioteca cerró y todos los empleados fueron suspendidos con sueldo en marzo.

Como empleado de la ciudad, también soy un trabajador del servicio de desastres, lo que significa que pueden llamarme para cualquier trabajo cuando la ciudad declare una emergencia. Sin embargo, siempre esperé que sería por algo así como un terremoto, no una pandemia.

Desde el 14 de abril, recibí un correo electrónico del departamento de recursos humanos de la biblioteca sobre el trabajo de los servicios de desastres, pidiendo voluntarios para trabajar como rastreadores de contratos y entrevistar a las personas que han estado en estrecho contacto con los casos confirmados positivos de COVID-19. Durante las llamadas, tendría que averiguar cosas como cómo se siente la gente, si están experimentando algún síntoma, y si tienen alguna condición de salud subyacente que los pondría en riesgo de una enfermedad más severa si contrataran a COVID-19. También los animaría a que se hicieran una prueba.

No estaba muy familiarizada con el rastreo de contactos, pero me entusiasmó la idea porque parecía una buena manera de ayudar durante esta crisis. Además, había estado sin hacer nada mucho tiempo desde que me dieron de baja, y sólo quería hacer algo para ayudar.

Durante las dos semanas siguientes asistí a un curso de formación sobre rastreo de contactos, aprendí la logística y también “seguí” a una rastreadora de contactos en Zoom mientras hacía una llamadas. Durante esa llamada, la mujer del otro lado mencionó que había tenido un tumor cerebral, así que el rastreador de contactos tuvo que salirse un poco del guión; mostró compasión por la mujer, pero mantuvo la entrevista al mismo tiempo. Recuerdo que pensé: “Vaya, esto es complicado”. También me di cuenta de que esta experimentada rastreadora de contactos seguía averiguando cosas sobre la marcha, y me ayudó saber que todos estábamos en el mismo barco, haciéndolo lo mejor que podíamos.

El primer día, respiré profundamente antes de marcar, y cuando la mujer contestó, le dije que era la primera vez que llamaba a alguien. Entonces trabajé con el guión que tenía, diciéndole: “Se le llama porque se le ha identificado como un contacto cercano a una persona con una infección de coronavirus confirmada”.

Es difícil decir esto e intentar que suene agradable. Esta mujer estuvo expuesta en el lugar de trabajo y no sabía quién era, cuando eso sucede, no puedo decirles quién tenía COVID-19 o incluso cuando pueden haber estado en contacto con esa persona por razones de privacidad, así que la mujer del otro lado de la línea comenzó a sentirse un poco incómoda. Pero la convencí de que respondiera a mis preguntas. Entonces, a los 15 o 20 minutos, oí una voz masculina en el fondo que decía: “No suena profesional”. Cuelga.” Así que me colgó.

Me sentí horrible, y pensé que tal vez debería dejarlo. Además, ese mismo día, alguien más me colgó. Esta vez, fue antes de que tuviera la oportunidad de identificarme completamente. Así que le envié un mensaje de texto al hombre, esperando que si sabía quién llamaba, cogiera el teléfono. Habló conmigo durante unos cinco minutos pero dijo que lo estaba poniendo nervioso y volvió a colgar.

Ese primer día fue duro. Creo que había reprimido algunas emociones sobre lo estresante que son estos tiempos, y todo mi estrés pandémico salió a la luz esa noche.

Pero la experiencia también me hizo pensar en cómo esto realmente no tenía que ver conmigo y lo que estaba sintiendo. Entiendo perfectamente que la gente se sienta nerviosa cuando recibe una llamada como estas: Es la primera vez que escuchan algo sobre su posible infección, y es aterrador.

Así que traté de pensar en cómo me sentiría si estuviera en su posición, y seguí adelante. A veces la gente está lista y dispuesta a compartir información conmigo, y a veces no; de cualquier manera trato de ser empática con la gente. Aunque, la mayoría de la gente está dispuesta a hablar conmigo y yo estoy feliz de ayudar a la comunidad.

Durante una llamada, hablé con un hombre que sabía que su esposa había estado expuesta, y me impresionó mucho su sistema de aislamiento. Describió cómo su esposa estaba en un cuarto trasero con su propio baño que había sellado con algún tipo de plástico sobre la puerta, con una pequeña ranura para la comida. Tenía máscaras y artículos de limpieza y fue tan cooperativo con mis preguntas. Fue muy agradable hablar con alguien que estaba receptivo y listo para hacer lo que fuera necesario para detener la propagación.

Cada situación es diferente, y la gente procesa las noticias que les doy de forma diferente. Hablé con una mujer que parecia como si estuviera muy, muy enferma, presumiblemente con COVID-19, estaba tosiendo. Me di cuenta de que no se sentía bien, y me sentí culpable por seguir adelante con la llamada.

En otra ocasión, hablé con una mujer cuyo marido estaba en el hospital con COVID-19. No podía verlo y estaba preocupada por él. También tenía miedo de no haber hecho lo suficiente para cuidarlo. Estuvimos al teléfono durante 30 o 40 minutos, y ella estaba llorando. Me di cuenta de que era una mujer muy afectuosa, y le dije que sentía lo de su marido, y que ella había hecho todo lo posible.

Al mismo tiempo, todavía tenía que hacerle preguntas que necesitaba que me respondiera para la entrevista de localización de contactos, como por ejemplo sobre su propia salud y situación, si tenía acceso a cosas como comida y artículos de limpieza. Eso fue difícil. Pasé su información de contacto a otro equipo, así que no estoy segura de lo que pasó con ella y su marido. Siempre pienso en esa llamada de principios de mayo.

Ahora dirijo un equipo de rastreadores de contratos, lo que significa que ya no hago llamadas de rastreo de contactos y en su lugar dirijo un equipo de rastreadores durante cada turno. Pero antes de eso, normalmente trabajaba en turnos de cuatro horas tres o cuatro veces a la semana, y hablaba con hasta cinco personas por llamada.

Una persona con COVID-19 puede multiplicarse en 30 personas actuando muy rápidamente. Definitivamente soy más consciente de lo importante que es la distancia social, usar máscaras y lavarme las manos.

Una de las mayores lecciones que he aprendido a través del rastreo de contactos es que el virus afecta a todos por igual, todos podríamos morir por su causa, y eso habla de nuestra humanidad. Pero también he visto claramente cómo nuestro sistema económico nos daña desproporcionadamente.

Estuve en una reunión virtual con el distrito escolar de mi hija y otros padres para ayudar a decidir qué pasará con su escuela secundaria, y la gente decía que esta pandemia es muy peligrosa, aunque es precioso que los niños vuelvan a la escuela. Y pensé: “No. No es exagerado”.

Vivo en un lugar con casas unifamiliares, donde la gente puede refugiarse en la casa con bastante facilidad. La mayoría de estas personas probablemente tienen trabajos que les permite trabajar desde casa.

Hay gente que definitivamente lo tiene mucho peor, especialmente aquellos que tienen que salir y hacer trabajos esenciales. Mucha gente con la que mi equipo habla nos dice que no pueden quedarse en casa porque necesitan trabajar para pagar el alquiler, o para mantener a su familia.

Soy un ascendente de Libra, por lo que siempre he tratado de ver todos puntos de vista de un asunto, así que creo que eso me hizo un poco escéptica al principio de lo real que era esta pandemia. Pero definitivamente es real, y está entre nosotros.

Como bibliotecaria, mi trabajo es conectar a la gente con la información, por lo que trabajar como rastreadora de contratos es perfecto debido a mis habilidades. Me alegra contribuir, y me enorgullece ser parte de un esfuerzo para detener la propagación de un virus que está demostrando ser muy contagioso. Echo de menos ser bibliotecaria. Estoy seguro de a todos quisiéramos que la vida volviera a la normalidad. Me bibliotecaria para poder servir a la comunidad y ayudar a la gente. Esto es sólo una extensión de eso.

El robo de libros raros en la Carnegie Library de Pittsburgh durante 25 años por un valor de 8 millones de dólares

Greg Priore examina un libro en la sala Oliver de la biblioteca en 1999 (Sammy Dallal / Pittsburgh Post-Gazette vía AP)

THE INSIDE HISTORY OF THE $8 MILLION HEIST FROM THE CARNEGIE LIBRARY Precious maps, books and artworks vanished from the Pittsburgh archive over the course of 25 years. SMITHSONIAN MAGAZINE | September 2020. By TRAVIS MCDADE

Ver completo

Al igual que las plantas de energía nuclear y las redes informáticas sensibles, las colecciones de libros raros más seguras están protegidas por lo que se conoce como “defense in depth”, una serie de pequeñas medidas superpuestas diseñadas para frustrar a un ladrón que podría superar un solo elemento disuasorio. Oliver Room, hogar de los archivos y libros raros de la Carnegie Library de Pittsburgh, se acercaba al ideal platónico de este concepto. Greg Priore, director de la sala a partir de 1992, lo diseñó de esa manera.

La habitación tiene un único punto de entrada y solo unas pocas personas tenían las llaves. Cuando alguien, empleado o mecenas, entraba en la colección, Priore quería saberlo. La habitación tenía un horario diurno limitado, y todos los invitados debían registrarse y dejar artículos personales, como chaquetas y bolsos, en un casillero en el exterior. La actividad en la habitación estaba bajo constante vigilancia por cámaras.

Además, la Sala Oliver contaba con la supervisión del propio Priore. Su escritorio se encontraba en un lugar que dominaba la habitación y la mesa donde trabajaban los usuarios. Cuando un usuario devolvía un libro, verificaba que aún estuviera intacto. La seguridad para colecciones especiales simplemente no es mucho mejor que la de Oliver Room.

En la primavera de 2017, la dirección de la biblioteca se sorprendió al descubrir que muchas de las existencias de la sala habían desaparecido. No era solo que faltaran algunos elementos. Fue el robo más grande en una biblioteca estadounidense en al menos un siglo, el valor de los objetos robados se estima en 8 millones de dólares.

Hay dos tipos de personas que frecuentan colecciones especiales abiertas al público: investigadores que quieren estudiar algo en particular y otros que solo quieren ver algo interesante. Ambos grupos a menudo se sienten atraídos por los incunables. Los libros impresos en los albores del inicio de la imprenta en Europa, impresos entre 1450 y 1500, los incunables son antiguos, raros e históricamente importantes. En resumen, un incunable es tan valorado y, por lo general, una posesión tan prominente que cualquier ladrón que quisiera evitar ser detectado no lo robaría. El ladrón de Oliver Room robó diez.

Tanto los visitantes como los investigadores aman los mapas antiguos, y pocos son más impresionantes que los del Theatrum Orbis Terrarum, comúnmente conocido como Blaeu Atlas. La versión de la Biblioteca Carnegie de Pittsburgh, impresa en 1644, originalmente constaba de tres volúmenes que contenían 276 litografías coloreadas a mano que trazaban un mapa del mundo conocido en la era de la exploración europea. Faltaban los 276 mapas.

Muchos de los fondos de la biblioteca habían sido donados a lo largo de los años por el fundador, Andrew Carnegie, y sus amigos. Pero además, la biblioteca asignó dinero específicamente para comprar 40 volúmenes de impresiones en huecograbado de nativos americanos creadas por Edward Curtis en las primeras décadas del siglo XX. Las imágenes eran hermosas, históricamente valiosas y extremadamente raras. Solo se crearon 272 conjuntos; en 2012, Christie’s vendió un juego por 2.8 millones de dólares. El conjunto de la Biblioteca Carnegie contenía unas 1.500 “placas” en huecograbado, ilustraciones hechas individualmente del libro e insertadas en él. Todos habían sido cortados y quitados de sus contenedores, “excepto algunos dispersos por temas sin importancia”, señaló más tarde un experto en libros.

Y esto fue solo el comienzo. La persona que trabajó en Oliver Room robó casi todo lo que tuviera algún valor monetario significativo, sin escatimar país, siglo o tema. Se llevó el libro más antiguo de la colección, una colección de sermones impresos en 1473, y también el libro más reconocible, una primera edición del 98 de Isaac Newton. Robó una primera edición de La riqueza de las naciones de Adam Smith, una carta escrita por William Jennings Bryan y una copia rara de las memorias de 1898 de Elizabeth Cady Stanton, Ochenta años y más: Reminiscencias 1815-1897. Robó una primera edición de un libro escrito por el segundo presidente de la nación, John Adams, así como un libro firmado por el tercero, Thomas Jefferson. Robó la primera edición en inglés de del Decameron de Giovanni Boccaccio, impreso en Londres en 1620, y la primera edición de Silas Marner de George Eliot, impresa en la misma ciudad 241 años después. De los Cuadrúpedos de América del Norte de 1851-54 de John James Audubon, robó 108 de las 155 litografías coloreadas a mano.

En resumen, tomó casi todo lo que pudo conseguir. Y lo hizo impunemente por cerca de 25 años.

Cuando una biblioteca descubre que ha sido víctima de un robo importante, puede llevar mucho tiempo determinar qué falta; una inspección de cada artículo almacenado y sus páginas es un proceso laborioso. Pero la colección de antigüedades y rarezas de la Carnegie Library de Pittsburgh ya había sido bien documentada, desde que la administración decidió establecer un archivo de las propiedades más raras de la institución. Greg Priore, quien se había graduado con una maestría en historia europea unos años antes de la cercana Universidad de Duquesne, estaba trabajando en la Sala Pennsylvania de la biblioteca, un espacio dedicado a la historia y genealogía local. También estaba cursando una licenciatura en Bibliotecología en la Universidad de Pittsburgh, orientada a la gestión de archivos. Tanto en papel como en persona, parecía el candidato perfecto para dirigir el nuevo archivo.

Priore daba la impresión de ser un profesional tolerante, el tipo de persona que sabe mucho pero usa sus conocimientos a la ligera. Con poco menos de seis pies de altura, con una voz resonante y un bigote prominente, era hijo de un obstetra local y pasó la mayor parte de su vida a poca distancia de la Biblioteca Carnegie. Un trabajo importante en una institución de prestigio en su ciudad natal era algo así como un sueño.

Después de conseguir el empleo, trabajó junto a un especialista en preservación para evaluar los libros raros y antiguos de la Biblioteca Carnegie. Además, dos expertos en libros raros contratados para ofrecer consejos de conservación descubrieron que la biblioteca había pensado poco en preservar sus libros más antiguos. Así que el personal bloqueó las ventanas para controlar el clima, sustituyó los estantes de metal por los viejos de madera, que pueden filtrar ácido en los libros, y mejoró el sistema de seguridad. En 1992, la sala pasó a llamarse oficialmente William R. Oliver, un benefactor de toda la vida. Durante años sirvió como la joya de la Carnegie Library de Pittsburgh. Los docentes llevaron a sus alumnos y C-SPAN dijo que era uno de los puntos culminantes culturales del oeste de Pensilvania. Estudiosos y periodistas sondearon sus archivos.

En el otoño de 2016, los funcionarios de la biblioteca decidieron que era hora de volver a auditar la colección y contrataron a los asesores de arte de Pall Mall para hacer la tasación. Kerry-Lee Jeffrey y Christiana Scavuzzo comenzaron su auditoría el 3 de abril de 2017, un lunes, utilizando el inventario de 1991 como guía. En una hora, hubo problemas. Jeffrey estaba buscando la History of the Indian Tribes of North America de Thomas McKenney y James Hall.. Esta obra histórica incluía 120 litografías coloreadas a mano, el resultado de un proyecto que comenzó en 1821 con el intento de McKenney de documentar a todo color la vestimenta y las prácticas espirituales de los nativos americanos que habían visitado Washington, DC para concertar tratados con el gobierno. El juego de folios de tres volúmenes, producido entre 1836 y 1844, es grande y hermoso y sería un recurso importante para cualquier colección. Pero la versión de la Biblioteca Carnegie estaba escondida en un estante superior al final de una fila. Cuando Jeffrey descubrió por qué, se le encogió el estómago, recuerda, “los lados se habían hundido sobre sí mismos”. Todas esas impresionantes ilustraciones habían sido cortadas de la encuadernación.

Los tasadores descubrieron que muchos de los invaluables libros con ilustraciones o mapas habían sido saqueados. América de John Ogilby —una de las obras inglesas ilustradas más importantes sobre el Nuevo Mundo, impresa en Londres en 1671— contenía 51 láminas y mapas. Una copia de La Geographia de Ptolomeo, impreso en 1548, había sobrevivido intacto durante más de 400 años, pero ahora faltaban todos sus mapas. De un conjunto de 18 volúmenes de aguafuertes extremadamente raros de Giovanni Piranesi, impresos entre 1748 y 1807, los evaluadores señalaron secamente: “La única parte de este activo que se localizó durante la inspección in situ fueron sus encuadernaciones. Evidentemente, el contenido ha sido arrancado de las encuadernaciones y el tasador está asumiendo extraordinariamente que han sido robados”. El valor de reemplazo del Piranesis era de 600,000 dólares.

Dondequiera que miraran, los auditores encontraron un grado asombroso de destrucción y saqueo. Mostraron sus resultados a la jefa del Departamento de Conservación, Jacalyn Mignogna. Ella también se sintió enferma. Después de ver volumen histórico tras volumen histórico reducido a la despojos, volvió a su oficina y lloró. El 7 de abril, solo cinco días después de que los tasadores comenzaran su investigación, Jeffrey y Scavuzzo se reunieron con la directora de la biblioteca, Mary Frances Cooper, y otros dos administradores, y detallaron lo que ya habían encontrado o, mejor dicho, no encontrado. La siguiente fase de su análisis tendría un enfoque más pesimista: ahora tratarían de determinar hasta dónde había caído el valor de la colección. El 11 de abril, un martes, Cooper hizo cambiar la cerradura de la sala Oliver. Greg Priore no recibió una llave.

Prácticamente lo único que evita que una persona con información privilegiada robe de colecciones especiales es la conciencia. Las medidas de seguridad pueden frustrar a los ladrones externos, pero si alguien quiere robar de la colección que administra, hay poco que lo detenga. Sacar libros, mapas y litografías no es mucho más difícil que simplemente sacarlos de los estantes

Mientras que otros ladrones de patrimonio cultural han hecho todo lo posible para evitar llamar la atención sobre sus actos (robar artículos de bajo valor, destruir entradas de catálogo de tarjetas, arrancar ex libris, blanquear sellos de la biblioteca de las páginas), Priore tomó lo mejor que pudo encontrar y descaradamente dejó los sellos de la biblioteca. A pesar de este enfoque arrogante, tuvo un éxito asombroso, más exitoso que cualquier ladrón de libros de información privilegiada en la memoria.

Priore y su esposa, que trabajaba como bibliotecaria infantil, apenas tenían un estilo de vida opulento; la pareja vivía en un apartamento modesto lleno de libros. Pero tenían cuatro hijos, que asistían a escuelas privadas: St. Edmund’s Academy, Ellis School y Duquesne University.

Priore vivía lo suficientemente cerca de la Carnegie Library de Pittsburgh como para poder caminar al trabajo en 15 minutos. Una ruta lo llevó más allá del famoso edificio azul de la librería Caliban, uno de los lugares culturales más conocidos de la ciudad. La tienda fue fundada en 1991 por un reputado librero llamado John Schulman.

Todos los indicios sugieren que él estaba perpetrando sus crímenes no para enriquecerse sino, como le dijo a la policía, simplemente para mantenerse “a flote”. Por ejemplo, en el otoño de 2015, Priore escribió un correo electrónico a la escuela Ellis solicitando una extensión de los pagos de matrícula. . “Estoy tratando de hacer malabarismos con los pagos de matrícula para 4 niños”

Cuando una biblioteca adquiere un libro de valor o importancia, la institución lo marca utilizando uno de varios tipos diferentes de sellos: tinta, relieve o perforación. Estas marcas, que indican el nombre de la biblioteca, están destinadas a hacer dos cosas: identificar al propietario legítimo y destruir el valor del libro para su reventa. La mayoría de las colecciones especiales importantes, como Oliver Room, también adhieren un ex libris al interior de la portada.

Para vender un libro tan sellado, un ladrón típico tendría que rasgar, cortar y blanquear esta evidencia; si no tenía cuidado, destruiría en el proceso mucho de lo que hizo que el libro fuera valioso en primer lugar. Schulman encontró otra forma de poner a la venta un libro robado. Utilizando materiales que guardaba en su tienda, cada vez que compraba un libro Carnegie de Priore, él o uno de sus empleados colocaba un pequeño sello rojo, brillante como un lápiz de labios, en la parte inferior del ex libris con el rótulo “Retirado de la biblioteca”. Esa marca era para contrarrestar las demás.

Si bien existe una tradición de bibliotecarios y archiveros que roban de las colecciones que están destinados a gestionar, desde la década de 1930 no se había implicado a un comerciante tan reputado como Schulman. En las décadas de 1970 y 1980, un extravagante bookman de Texas y ex presidente de la ABAA llamado John Jenkins ganó dinero vendiendo artículos robados y falsificados a bibliotecas y coleccionistas. Pero la mayor parte de su malversación se limitó a Texas, y nadie que conociera a Jenkins se hubiera sorprendido al descubrir que era un delincuente. Era un jugador endeudado que había quemado su propia tienda para cobrar dinero del seguro, y su vida terminó en 1989 con un disparo en la cabeza (las autoridades discrepan sobre si fue un homicidio o un suicidio).

Schulman, una presencia constante en las principales ferias del libro, parecía tan sólido como una roca como cualquier librero en el negocio, todo lo cual lo convertía en la coartada perfecta para Priore. El bibliotecario no podía arriesgarse a acercarse directamente a los distribuidores o coleccionistas con los tipos de libros que estaba vendiendo, e Internet lo habría delatado la primera vez que intentase vender un incunable. Priore simplemente no podría haber operado sin la ayuda y el buen nombre de Schulman, y Schulman no podría haber tenido acceso a los artículos caros de Oliver Room sin Priore.

En enero pasado, en un tribunal del condado de Allegheny, Priore se declaró culpable de robo y recepción de propiedad robada, mientras que Schulman se declaró culpable de recibir propiedad robada, robo mediante engaño y falsificación. Las penas para tales delitos recomiendan una sentencia estándar de nueve a 16 meses de encarcelamiento, pero incluyen otras dos posibilidades: un rango agravado de hasta 25 meses de encarcelamiento y un rango mitigado que podría incluir libertad condicional.

Gran parte de lo que rige las sentencias en delitos contra la propiedad se reduce a las cifras. Los asesores de arte de Pall Mall pasaron meses determinando el valor de reemplazo para cada artículo que Priore había destruido o robado por completo. El total, concluyeron, fue de más de 8 millones de dólares. Pero incluso este número, dijeron, era inadecuado, ya que muchos artículos eran irreemplazables, no estaban disponibles para su compra en ningún lado a ningún precio.

Bill Claspy, jefe de colecciones especiales de la universidad, argumentó que el valor de los libros raros, mapas y documentos de archivo no se puede medir solo con dinero. “Este crimen no fue solo un crimen contra mi biblioteca, o la Biblioteca Carnegie, fue un crimen de herencia cultural contra todos nosotros”, le escribió al juez. La directora de las Bibliotecas de la Universidad de Pittsburgh, Kornelia Tancheva, escribió que el robo de un libro raro, “especialmente de una biblioteca pública, es un crimen atroz contra la integridad del registro cultural y contra el bien público”.

Más de dos docenas de personas escribieron cartas pidiendo al juez, Alexander Bicket, que impusiera sentencias más estrictas, lo que no siempre es una certeza en los delitos que involucran robos en una biblioteca. Sin embargo, el juez Bicket no se dejó influir. Condenó a Greg Priore a tres años de arresto domiciliario y 12 años de libertad condicional. Schulman recibió cuatro años de arresto domiciliario y 12 años de libertad condicional.