Archivo de la etiqueta: Bibliotecas

El bibliotecario visible: cómo afirmar tu valor con la ayuda del marketing y la promoción

Siess, Judith A. Visible Librarian: Asserting Your Value with Marketing and Advocacy. Chicago: ALA, 2003

Texto completo

En la introducción, la autora cita la reciente reducción y cierre de bibliotecas y la eliminación de muchos puestos de trabajo en las mismas como prueba de que las bibliotecas ya no son un hecho en la sociedad actual. La autora atribuye parte de la culpa a los bibliotecarios, que, según ella, no se han promocionado bien a sí mismos ni a sus servicios, ni han sido buenos defensores de su profesión. En los cinco capítulos siguientes, la autora ofrece formas para que los bibliotecarios reviertan esta situación y superen su actual “invisibilidad”. Los capítulos tratan sobre el servicio al usuario, el marketing, la publicidad, las relaciones públicas y la defensa de la profesión, a la vez que ofrecen a los lectores sólidos consejos, recomendaciones y sabiduría extraídos de una amplia gama de expertos y fuentes. Desprovisto de teorías abstractas y propuestas irreales, el contenido es sólido y práctico, reforzado por citas, investigaciones, historias y estudios de casos. La guía concluye con una impresionante lista de fuentes adicionales y un índice. Un recurso esclarecedor y oportuno muy recomendable para todas las bibliotecas.

Bibliotecario, visualízate en tiempos de pandemia

Librarian, Market Thyself
Por Caren Zentner Luckie, LLRX 24 abr 2021

Ver noticia original

La mayoría de nosotros actualmente estamos trabajando desde casa, no somos necesariamente visibles para nuestros usuarios en este momento. ¿El hecho de no estar en la oficina o en la biblioteca ha provocado una disminución nuestra visibilidad? ¿Estamos fuera de la vista y de la mente de nuestros usuarios? Creo que la respuesta a ambas preguntas es si. Por ello es importante de impulsar algunas acciones que ayuden a que nuestros usuarios sepan que existimos y que seguimos ahí para ayudarles de diferentes formas.

Antes de marzo de 2020, éramos visibles para nuestros usuarios porque los veíamos en el pasillo, en las aulas y en las reuniones, e incluso en la biblioteca. Todo eso cambió cuando pasamos a trabajar desde casa. Se acabaron las reuniones en persona de cualquier tipo. Todas estas reuniones se empezaron a celebrar con Zoom (u otra plataforma online) muy rápidamente. Al principio, había reuniones de grupos de práctica cada semana, y después de unos meses, creo que muchos de nosotros experimentamos una “sobrecarga de Zoom”. A medida que el trabajo desde casa se convirtió en la norma, las reuniones pasaron de ser semanales gradualmente a la normalidad anterior a COVID de ser mensuales (o incluso menos frecuentes). Todo el mundo se acostumbró a contactar y conectarse por teléfono/correo electrónico/Zoom.

Pero, ¿cuántos de nosotros en la biblioteca asistimos a las reuniones de los grupos de práctica de forma regular? Si no lo haces, te animo a que empieces a hacerlo.. Yo asisto regularmente a las reuniones de varios de mis grupos de práctica. No siempre tengo algo que aportar, pero ver mi cara, o mi nombre, en la pantalla les recuerda que estoy allí y disponible para ayudar. De vez en cuando, oigo que alguno de los asistentes está trabajando en algo, y puedo añadir un comentario sobre un recurso de la biblioteca que puede servir de ayuda. Si no es así, a estas alturas ya formo parte de la mesa redonda “en qué estás trabajando” y simplemente les recuerdo que nuestro grupo de investigación está disponible para ayudarles si necesitan algo.

Si tengo tiempo, preparo un resumen rápido de un recurso que sería útil para el grupo. Una especie de “discurso de ascensor”. O, si estoy realmente preparada, me pongo en contacto con el líder del grupo con bastante antelación y consigo permiso para que un proveedor asista y haga una breve presentación (de 15 minutos) sobre un recurso previamente desconocido o infrautilizado por el grupo. Hemos hecho algunas de estas presentaciones y han sido muy bien recibidas. Es una oportunidad para que los usuarios e investigadores vean lo que tenemos disponible. Y ese es mi objetivo. Puede que no sea algo que muchos de ellos vayan a utilizar, pero tienen una mejor idea de la información que pueden solicitar.

Esto último es realmente válido para el desarrollo del negocio. Tenemos una persona del departamento de marketing que asiste a casi todas las reuniones del grupo de práctica. Como resultado de algunas de las breves presentaciones, hemos organizado sesiones sólo para el grupo de marketing. No van a utilizar los productos, al menos no lo suficiente como para justificar la obtención de una plaza/licencia, pero aprenden más sobre nuestros recursos y lo que pueden (y no pueden) pedir.

Sólo porque no te vean en persona, no dejes que tus usuarios se olviden de que estás ahí. Encuentra formas de promocionarte a tí mismo y a tu biblioteca. Ya sea asistiendo a reuniones, enviando recordatorios para las presentaciones de formación, o preparando y presentando sesiones de formación. Haz un “marketing” creativo y hazte visible.

Arquitectura y ambientes de bibliotecas

Elsa Margarita Ramírez Leyva (coord.). Arquitectura y ambientes de bibliotecas. México: Universidad Nacional Autónoma de México, Universidad Nacional Autónoma de México. Dirección General de Bibliotecas de la UNAM, 2020

Texto completo

Primer Coloquio Internacional sobre Arquitectura y Ambientes de Bibliotecas, 2 al 4 de Mayo, 2018 Universidad Nacional Autónoma de México, México Objetivo: Intercambiar conocimientos y experiencias multidisciplinarias en la planeación, proyección, diseño, construcción y evaluación de espacios físicos y virtuales en el campo de las bibliotecas universitarias y otras afines, tales como de investigación y especializadas, con la finalidad de establecer líneas de acción y políticas en beneficio de la oferta de servicios y productos de información y bibliotecarios de calidad en tres ambientes: enseñanza-aprendizaje, investigación y lectura.

Estudio estadístico de bibliotecas en España

Estadística de Bibliotecas. Instituto Nacional de Estadística , 2019

Texto completo

Nota de prensa

Datos

La Estadística de Bibliotecas, estadística oficial perteneciente al Plan Estadístico Nacional, de periodicidad bienal, es elaborada por el Instituto Nacional de Estadística, con la colaboración en sus aspectos metodológicos de la Subdirección General de Coordinación Bibliotecaria del Ministerio de Cultura y Deporte. Este último estudio abarca los años 2002-2018.

En el año 2018 se contabilizaron 6.458 bibliotecas, un 2,7% menos que en 2016. Se considera biblioteca a la unidad administrativa con capacidad propia y gestión técnica y administrativa independiente. En 2018 España contaba con una biblioteca nacional, 4.001 bibliotecas de acceso público, 1.982 especializadas, 269 de instituciones de enseñanza superior, 198 para grupos específicos de usuarios y siete bibliotecas centrales de comunidades autónomas.

Las comunidades autónomas donde se observaron los mayores descensos en el número de bibliotecas respecto a 2016 fueron Comunidad de Madrid, Principado de Asturias y Andalucía con una disminución de 32, 29 y 20 bibliotecas, respectivamente. Por el contrario, las que menos bibliotecas han perdido fueron Cantabria y la ciudad autónoma de Melilla (solo pierden una cada una). La Comunidad Foral de Navarra mantuvo el mismo número que en 2016.

El número de visitas a las páginas web de las bibliotecas aumentó un 1,5% respecto a 2016, y se situó en 194,85 millones En media, cada habitante acudió a la página web de una biblioteca 4,2 veces.

Los usuarios de bibliotecas tomaron en préstamo domiciliario 77,76 millones de documentos en 2018, un 10,0% más que en 2016. En media, se prestaron 1,7 documentos por habitante. Por tipo de documento, el libro fue de nuevo el más solicitado (57,7% del total de préstamos). Le siguieron los documentos electrónicos (17,7%) y los audiovisuales (10,6%). El préstamo domiciliario de documentos electrónicos aumentó de 5,2 millones en 2016 a 13,7 millones en 2018. Este aumento se debe, en parte, a que en 2018 se consideran las descargas de documento electrónicos como préstamos. Por el contrario, la demanda de libros disminuyó un 5,3%, la de documentos audiovisuales un 21,2% y la de documentos sonoros un 26,7%.

En un artículo de Noemí López Trujillo, “Radiografía de las bibliotecas en España, en cinco gráficos” a partir de estos datos se especifica el número de bibliotecas que hay en España, las diferencias según la comunidad autónoma y cuánto se invierte en gráficos perfectamente comprensibles.

Los resultados de esta explotación indican que el número de bibliotecas ascendió en 2018 a 6.458, cifra que supone una media de 13,8 bibliotecas por 100.000 habitantes. Cada una de ellas tiene por término medio 1,3 puntos de servicio.

El número total de préstamos ha ido en aumento desde 2002, pasando de los 55,8 millones ese año a los 77,8 en 2018, aunque la cifra también comienza a descender a partir de 2012, cuando se contabilizaron 83,1 millones de préstamos. 

En cuanto al numero de bibliotecas por cada 100.000 habitantes en cada Comunidad Autónoma, Extremadura, Castilla-La Mancha, Aragón y Castilla y León encabezan la lista, frente a Murcia, Canarias y Madrid que ocupan los últimos lugares.

El número de usuarios inscritos disminuyó en un 2% con respecto a 2016 alcanzando los 21,8 millones de usuarios, y el número de visitantes a bibliotecas en 2018 es de 197,8 millones. La Tasa de personas inscritas en bibliotecas es de 46.784 personas con un carné por cada 100.000 habitantes, por CCAA.

Cataluña, Asturias, Castilla y León, Castilla-La Mancha, País Vasco, Navarra, Aragón y Extremadura encabezan la lista de las Comunidades Autónomas de personas inscritas en bibliotecas.

El 62% de las bibliotecas analizadas son bibliotecas públicas, disponen de una colección de fondos de carácter general, ofrecen servicios informativos de tipo cultural, educativo, recreativo y social, y son accesibles a todos los ciudadanos. Las bibliotecas especializadas, cuya colección de fondos versa sobre una disciplina o campo específico
suponen el 30,7% del total. El 4,2% se corresponden con bibliotecas de instituciones de enseñanza superior y el 3,1% son bibliotecas para grupos específicos de usuarios.

En lo relativo a presupuestos invertidos en bibliotecas en nuestro país según los datos del PFE entre 2011-2021 en millones de euros aumentó ligeramente en los últimos años. Aunque el dinero destinado a bibliotecas disminuyo de  77,1 millones de euros en 2011 a 49,5 en 2021.

El 91,8% de las bibliotecas disponía de acceso a Internet en 2018. De ellas, casi la totalidad (el 99,3%) lo ofreció como servicio gratuito. Por tipo de biblioteca, el 96,9% de las bibliotecas de acceso público tenían Internet en sala. El 75,7% de las bibliotecas ofertó el servicio de Wifi a usuarios, con un aumento del 0,3% respecto a 2016. En las bibliotecas de acceso público, el 88,6% ofertó este servicio.

Los fondos de libros electrónicos aumentaron un 21,3%, hasta los 19,6 millones en 2018, con un incremento del 21,3% respecto a 2016. Supusieron el 6,7% del total de fondos, frente al 5,6% de 2016. Durante 2018 se prestaron 4,20 millones de ejemplares electrónicos, casi cuatro veces más que en 2016 (1,12 millones). El número de lectores de libros electrónicos presentes en las bibliotecas aumentó un 1,3%, hasta los 7.636 equipos. El porcentaje de bibliotecas con lectores de libros electrónicos mantuvo su tendencia al alza. Alcanzó el 12,6% del total, frente al 12,2% de 2016.

El personal de las bibliotecas españolas estaba compuesto por 24.941 personas en plantilla en 2018 (equivalente a 20.729 empleados a tiempo completo) y 3.515 colaboradores en concepto de becarios y voluntarios (equivalente a 1.419 a tiempo completo). El personal en plantilla aumentó un 0,4% respecto a 2016, mientras que el personal colaborador descendió un 7,3%.

El acceso en sala a las bibliotecas fue en su mayoría libre (79,7%). El 46,4% de las bibliotecas tuvo un horario de apertura al público entre 20 y 40 horas semanales. Casi la mitad de las bibliotecas (45,5%) tenían un número de puestos de consulta que oscilaba entre los 10 y los 49.

Imagen social de las bibliotecas y los bibliotecarios

CONFERENCIA DEL DIA DEL LIBRO PARA UNESCO-FUNDAMAYA 23 de abril 2021 a las 18 h. de España y 10 h. am de Guatemala – IMAGEN SOCIAL DE LAS BIBLIOTECAS Y LOS BIBLIOTECARIOS

Ver Video

Ver PPS

La identidad profesional es el conjunto de atributos, creencias, valores y experiencias que contribuyen a que una comunidad defina los roles profesionales de sí misma. Un conjunto fijo de ideas a menudo exageradas y distorsionadas, que configuran una imagen mental que considera que todos los miembros de un grupo son iguales, permitiendo poca o ninguna individualidad o juicio crítico. Pero esta imagen ¿Cómo está cambiando en la era digital esta imagen omnipresente? ¿Cómo afecta a nuestro trabajo diario, nuestras carreras, y al futuro profesión? ¿Qué podemos hacer para vencer las viejas y cansadas percepciones y crear nuevas imágenes positivas?

El bibliotecario del Templo Jedi: libros, lecturas y bibliotecas en el cine

El bibliotecario del Templo Jedi: libros, lecturas y bibliotecas en el cine

Con motivo del Día del Libro 2021, el Seminario de Información y Educación ha elaborado la guía Claquetas y Letras: una guía sobre cine, lectura, libros y bibliotecas, que recoge una docena de películas seleccionadas en las cuales la lectura, los libros y las bibliotecas desempeñan un papel fundamental en el desarrollo del relato. Claquetas y Letras recoge una selección que responde a diferentes edades e intereses, desde el corto Los fantásticos libros voladores del señor Morris Lessmore, pasando por aventuras como Matilda y La princesa prometida, incluyendo éxitos más recientes como La sociedad literaria y el pastel de piel de patata o La ladrona de libros, hasta llegar a clásicos como El nombre de la rosa y Fahrenheit 451. La presentación de la guía se acompañará con la conferencia «El bibliotecario del Templo Jedi: libros, lecturas y bibliotecas en el cine«, que impartirá Francisco Javier Millán Almenar, crítico de cine y Diplomado en Biblioteconomía y Documentación (Univ. de Zaragoza). Es autor de libros de géneros cinematográficos como la trilogía compuesta por Generación Goonies (2015), Galaxia Lucas: Más allá de la Fuerza (2017) y Destino Camelot: Reinos mágicos del cine y la televisión (2019) Su última publicación, Los Goonies nunca dicen muerto (2021), es uno de los éxitos editoriales del sector en este momento.

Las bibliotecas, los archivos y los museos como espacios democráticos en un entorno digital

Henningsen, E., R. Audunson, et al. [e-Book] Libraries, Archives and Museums as Democratic Spaces in a Digital Agenull, De Gruyter, 2020.

Texto completo

Las bibliotecas, los archivos y los museos han formado tradicionalmente parte de la infraestructura de la esfera pública. Lo han sido por proporcionar acceso público a la cultura y el conocimiento, por ser agentes de ilustración y por ser lugares de encuentro público en sus comunidades. La digitalización y la globalización plantean nuevos retos en relación con el mantenimiento de una esfera pública sostenible. ¿Pueden las bibliotecas, los archivos y los museos contribuir a superar estos retos?

Bibliotecas reales, bibliotecas imaginarias : trazos de libros, lugares y letras

Anna, D. [e-Book] Biblioteche reali, biblioteche immaginarie : Tracce di libri, luoghi e letture, Firenze University Press, 2015.

Texto completo

En sus escritos teóricos, Calvino propone una sugerente idea, inspirada en Borges, de la biblioteca no sólo como una colección de obras, sino como un sistema cruzado de combinaciones. Bajo esta luz, la propia literatura sería una biblioteca, continuamente sometida a cambios y destinada a socavar los autores canónicos para hacer surgir los apócrifos. De hecho, si es cierto que la literatura nace del deseo y se alimenta de él, no puede conformarse con los datos, sino que se esfuerza por proyectarse en el ámbito de la realidad oculta, invisible y lejana.

Las bibliotecas, pues, no sólo son infinitas, sino que cambian el sentido de un libro según la sección en la que se coloque, según su ubicación, según los métodos de consulta y uso, según la forma en que el libro juega con los espacios y la luz, según su llegada a la luz o su búsqueda de las sombras (libros en rascacielos o en subsuelos). La biblioteca es un lugar donde libros y lectores interactúan en espacios míticos. Las bibliotecas son colecciones de narraciones y no sólo de los libros que han sobrevivido a las catástrofes de la historia, sino también de los libros quemados, de los libros que se han perdido o inventado. Las bibliotecas atesoran todos los libros que, por el mero hecho de haber sido escritos o pensados al menos una vez, han dejado su huella en el mundo.

Este encantador y precioso libro, concebido y editado por Anna Dolfi, ofrece ejemplos de la principal literatura moderna, invitando a los lectores a reflexionar sobre la relación entre las sombras del papel y del celuloide, entre los incunables y la marginalidad, buscando los libros dentro de las bibliotecas y las bibliotecas dentro de los libros. De fondo, el lector disfrutará de la música, de la brillante actuación de Carmelo Bene, de las tiras de los gráficos, de los proyectos arquitectónicos, de las pantallas de ordenador y de las páginas de una novela inacabada de Giuseppe Dessí que habla de una biblioteca amurallada y de una cascada de libros en el origen de una novela de ficción.

Libros y jardines

Sheshat (diosa egipcia) – Señora de la Casa de los Libros

“Entro en mi biblioteca y toda la historia se desenvuelve ante mí. Respiro el aire matutino del mundo mientras aún perdura en él el aroma de las rosas del Edén, mientras sólo vibra la primera cría de ruiseñores del mundo y la risa de Eva. Veo construir las pirámides; oigo los gritos de los ejércitos de Alejandro”.

Alexander Smith (1830-1867), poeta escocés. “Books and Gardens”, Dreamthorp (1863).

Imagen: Seshat, en la antigua religión egipcia, era la diosa de la sabiduría, el conocimiento y la escritura, además de ser la gobernante de los libros. Era la consorte del dios Djhuty (Thoth), dios de la sabiduría, la escritura y el conocimiento. ambos eran escribas divinos (sesb).

Diosa de la palabra escrita cuyo nombre significa “escriba femenino”, suele ser representada como una mujer vestida con una piel de leopardo y con un tocado de una estrella de siete puntas. Sus funciones incluían la contabilidad, el censo y el registro, y era la patrona de las bibliotecas y los bibliotecarios. Su nombre significa la que escribe (es decir, la que es escriba), y se le atribuye la invención de la escritura. Otro de los títulos otorgados a Seshat era el de “Señora de la Casa de los Libros”, siendo la deidad cuyos sacerdotes supervisaban la biblioteca en la que se reunían los pergaminos del conocimiento más importante y donde se conservaban los hechizos (La casa de la vida).

Las representaciones la muestran involucrada en un ritual de fundación conocido como “estirar la cuerda”, que probablemente tenía lugar antes de que se iniciara la construcción de un templo. Estas representaciones suelen mostrar al rey realizando el rito con la ayuda de Seshat, la diosa de la escritura y la medición, un aspecto mítico que reforzaba el papel central y único del rey en la construcción del templo.

Seshat apareció por primera vez en la 2ª dinastía del periodo Dinástico Temprano como diosa de la escritura y las medidas que ayudaba al rey en el ritual conocido como “estiramiento del cordón” que se realizaba antes de la construcción de un templo.