Archivo de la etiqueta: Bibliotecas

Eastern Academic Scholars’ Trust (EAST) consorcio para la conservación de monografías y publicaciones seriadas académicas únicas de poca circulación.

logo

Eastern Academic Scholars’ Trust (EAST)  es una iniciativa compartida en la que participan 60 bibliotecas universitarias y de investigación de 11 estados, desde Maine hasta Florida. EAST se centra en la conservación de monografías y publicaciones seriadas académicas únicas de poca circulación.

 

Aunque los contenidos electrónicos y digitales se han convertido en un componente cada vez más importante de las colecciones de las bibliotecas universitarias y de investigación, las colecciones impresas siguen creciendo. Dada la amplitud del acceso digital a los materiales de las bibliotecas, muchos gestores universitarios se muestran reacios a aprobar la ampliación de las bibliotecas para albergar más libros impresos. El resultado es que muchas bibliotecas no tienen, en el mejor de los casos, capacidad adicional para albergar nuevos libros y, en el peor de los casos, una capacidad reducida para sus crecientes colecciones impresas. Al mismo tiempo, estas bibliotecas buscan cada vez más reutilizar el espacio y destinar lo que tradicionalmente había sido el almacenamiento de materiales físicos a otros usos: espacios de estudio colaborativo, espacios de creadores, estudios para el trabajo en humanidades digitales, diseño instruccional en apoyo de la enseñanza, y más.

Por ello, las bibliotecas miembros de EAST se comprometen a mantener los títulos acordados en sus colecciones locales durante un mínimo de 15 años y a ponerlos a disposición de otros miembros de EAST, lo que permite a estas bibliotecas considerar la posibilidad de expurgar y deseleccionar títulos localmente con fin de liberar espacio para servicios bibliotecarios nuevos e innovadores. EAST está financiado por generosas subvenciones de la Fundación Educativa Davis y la Fundación Andrew W. Mellon, así como a través del apoyo financiero de sus miembros.

En enero de 2018, EAST se unió a Shared Print Allianc de Rosemont, una proyecto colaborativo de programas regionales interesados en coordinar sus esfuerzos a mayor escala para asegurar la retención y el acceso a los archivos de respaldo de revistas impresas.

A medida que los recursos digitales cada vez van dejando paso a los formatos digitales, se corre el riesgo de sufrir importantes pérdidas culturales si no se coordina la gestión del registro del material impreso. Esta coordinación se hace mejor a escala después de analizar cuidadosa y sistemáticamente las colecciones y comprender la superposición y la singularidad. EAST se centra en la creación de una colección de impresa compartida coordinada entre bibliotecas universitarias y de investigación centrada en la protección del registro académico tal y como está representado en esas bibliotecas, lo que permite a las bibliotecas participantes continuar recopilando nuevos materiales impresos de sus áreas de interés actual y, al mismo tiempo, apoyar la deselección de las existencias de uso poco frecuente cuando sea necesario. Los compromisos de retención a largo plazo contraídos por sus socios en el ESTE permiten a los investigadores de estas instituciones confiar en que podrán tomar prestados los títulos cuando los necesiten, aunque ya no estén disponibles a nivel local. Esta colección de impresos compartida formal permite a las bibliotecas asociadas tomar decisiones informadas sobre si conservar o retirar existencias individuales sin riesgo de que la última copia pueda ser descartada involuntariamente. EAST crea una amplia red centrada en los beneficios y servicios mutuos para sus miembros.

 

 

 

 

Anuncios

Reino Unido amplía el derecho de pago a los autores por el préstamo público de libros electrónicos y audiolibros prestados por bibliotecas públicas

 

ebook_1839044b

El Derecho Público de Préstamo (Public Lending Right, PLR) es el derecho que tienen los autores a recibir pago por los préstamos de sus libros por parte de las bibliotecas públicas. El nuevo  Public Lending Right Scheme (Plan de Derecho de Préstamo Público) cubrirá los libros electrónicos y los libros de audio electrónicos

Aunque las ventas de libros electrónicos no dejan de caer, los préstamos de libros electrónicos en las bibliotecas públicas han aumentado drásticamente en los últimos seis años en el Reino Unido. El año pasado se prestaron más de 6.750.000 obras en comparación con los sólo 750.000 libros digitales prestado en 2011/12.

El derecho de préstamo público es un derecho legal al pago por parte del gobierno cada vez que sus libros se piden prestados en bibliotecas públicas. Bajo el sistema de derecho de préstamo público, el pago se hace con fondos gubernamentales a los autores, ilustradores y otros contribuyentes cuyos libros se toman prestados de las bibliotecas públicas. Los pagos se realizan anualmente sobre la base de los datos de préstamos recopilados por las bibliotecas públicas del Reino Unido e Irlanda. Para calificar para el pago, los solicitantes deben solicitar el registro de sus libros.

La  British Library gestiona el plan de Derecho de Préstamo Público en nombre del Gobierno, con más de 6 millones de libras esterlinas de pagos efectuados cada año a 22.000 autores, ilustradores, fotógrafos, traductores y titulares de derechos. El nuevo  Public Lending Right Scheme (Plan de Derecho de Préstamo Público) cubrirá los libros electrónicos y los libros de audio electrónicos que se prestan en bibliotecas públicas de toda Gran Bretaña. Como resultado, a partir del 1 de julio de 2018, se recogerán los préstamos a distancia de libros electrónicos y libros de audio electrónicos de las bibliotecas públicas y los primeros pagos de derechos de préstamo público se efectuarán en febrero de 2020.

De este modo, el Reino Unido es uno de los primeros países en ampliar su sistema de compensación de préstamos a bibliotecas a los préstamos electrónicos a distancia.  El cambio significa que los autores son elegibles para el pago de las compensaciones tanto si sus obras se prestan en formato físico o electrónico.

 

 

Retirada de fotocopiadoras de las bibliotecas universitarias

copier_in_library-1528126674

El libro impreso simplemente no morirá. Pero otra tecnología basada en la impresión, la máquina fotocopiadora, está desapareciendo de muchas bibliotecas universitarias, ya que las bibliotecas están cambiando las viejas máquinas por dispositivos multifuncionales que escanean textos y envían copias digitales a los estudiantes por correo electrónico 

Fuente: Copy Machines in Libraries Are ‘Going the Way of the Dodo’—Slowly
By Jennifer Howard Ed Surge Jun 4, 2018

El cambio de copiadoras a escáneres tiene sentido en el entorno digital hibrido en el que los estudiantes e investigadores operan actualmente. También hay un inceivo financiero para las bibliotecas universitarias  que buscan economizar y simplificar las operaciones y proporcionar a los usuarios  los servicios que más necesitan. Y en al menos un caso, el aumento del escáner ha creado una oportunidad para que una biblioteca universitaria participe en un pequeño espíritu empresarial con mentalidad comunitaria, proporcionando a las bibliotecas colegas un paquete de computadora / escáner / software personalizado.

El uso de la copiadora declinó “en el momento en que trajimos los escáneres”, dice Walter,  el bibliotecario jefe. Con las fotocopiadoras, “de repente ya nadie las usaba, porque los escáneres eran gratuitos”. ¿Por qué pagar diez centavos por página cuando puede escanear lo que se necesita, recibirlo por correo electrónico e imprimirlo en casa o en una tienda?

Las presiones presupuestarias han acelerado el paso de las fotocopiadoras a los escáneres. Walker inició su trabajo en la biblioteca de Dakota del Norte en 2015, en un momento en que un presupuesto estatal reducido creó una sensación de urgencia en torno al ahorro de dinero. “Una de las cosas que revisamos y anulamos fueron nuestros contratos de alquiler de fotocopiadoras”, dice. “Estábamos pagando alquileres que excedían sustancialmente el dinero que se ganaba con ellos.”

Cuando Scott Russell llegó a la Universidad de Western Michigan hace un par de años, 14 fotocopiadoras operadas con monedas todavía ocupaban espacio en las bibliotecas. Los estudiantes que se ocupaban del mantenimiento hacían rondas regulares para recoger el dinero de las máquinas y revisar el papel y el tóner, todo por unos pocos dólares al año en ingresos de la fotocopiadora, dice Russell, director de servicios de TI para las bibliotecas del oeste de Michigan.

La solución: Deshágase de la mitad de las copiadoras antiguas y promueva el uso de escáneres/impresoras/copiadoras multifunción. “Tenemos máquinas multifunción en casi todas partes”, dice Russell, ocho sólo en la biblioteca principal. “Empezamos a animar a los estudiantes a usar una función de escaneo a correo electrónico, que no estaba operativa cuando llegué aquí.” En seis meses, estima Russell, el tráfico de correo electrónico se duplicó, lo que le sugiere que el servicio de escaneado a correo electrónico aumentó rápidamente.

Debido a que las máquinas están conectadas en red, alertan automáticamente al proveedor que las suministra de cuando necesitan atención. Esto significa que los estudiantes trabajadores y el personal de la biblioteca no tienen que perder tiempo recolectando pequeñas monedas. “Es sólo un ahorro en todo el proceso”, dice Russell.

Sin embargo, el declive de la fotocopiadora no se ha traducido en una disminución del uso de papel. “Se supone que estamos en esta sociedad sin papeles, pero todavía vemos un uso muy intenso” de los servicios de impresión, dice Russell. La impresión inalámbrica con un solo clic disponible en una nueva área de la biblioteca principal ha alimentado el deseo persistente de los estudiantes de imprimir. Aunque no es contrario a los textos digitales, a Mitchell Walker, quien acaba de graduarse en la Universidad de Maryland en College Park en una licenciatura en inglés, le gusta trabajar con papel. “Me gusta la experiencia visceral de poder escribir y anotar a mano”, dice. “Estoy seguro de que es igual de efectivo utilizar el software para hacer anotaciones en una pantalla“.

 

 

 

Mes del Orgullo LGBTQ+ 2018: Listas de lectura y eventos en las bibliotecas canadienses y estadounidenses

 

2018-06-05_19-45-37

 

Con motivo del día del orgullo gay, las bibliotecas estadounidenses y canadienses están programando el Mes del Orgullo LGTB+ con listas de lecturas sobre el movimiento LGTB+ “We Are Pride” (Somos el Orgullo) para niños, adolescentes y adultos. La lista incluye libros de ficción y no ficción, y las categorías biografía/memoria, expresiones, romance y erotismo, además de títulos recomendados para niños y adolescentes. Además se programan una variedad de eventos en torno al movimiento LGTB+. Invitando a los ciudadanos a explorar los recursos y programas que celebran temas en torno a la inclusión y diversidad sexual.

 

 

Boston Public Library

Chicago Public Library

Hennepin County Public Library

New York Public Library

San Francisco Public Library

Toronto Public Library

University of California Berkeley Library

¿Por qué la media de préstamos en bibliotecas españolas es 15 veces inferior a la de Finlandia?

 

41713624815_f51884b90e_b_d

 

Me ha resultado muy esclarecedora la tabla que aporta el artículo de Pedro Lázaro Rodríguez, Javier López Gijón, Javier y Enrique Herrera Viedma, sobre visibilidad de las bibliotecas públicas y la lectura en medios de comunicación españoles publicado en la revsita BiD: textos universitaris de biblioteconomia i documentació. En la tabla se muestran los resultados para los préstamos y las visitas por habitante para 17 países europeos. Una comparativa interesante de las distancias que en estos asuntos nos separan de países como Finlandia con 18 libros prestados por habitante, frente a los 1,3 prestados en las bibliotecas españolas por cada habitante. Pero no sólo de Finlandia, que es el país más destacado en educación y lectura, si no del resto de los países, ya que ocupamos el penúltimo lugar, sólo por encima de nuestros queridos vecinos portugueses. Al menos en visitas a bibliotecas estamos algo mejor posicionados en el doceavo lugar con 2,39 visitas por habitante a las bibliotecas al año, pero lejos de las casi 10 visitas que hace de media un ciudadano finlandés

Son muchas las razones que sustenta probablemente estas cifras, desde las condiciones climáticas al devenir histórico, pasando por otros temas de índole político como las inversiones en cultura, dotación e infraestructuras culturales, educativas o también de índole profesional. Hace unos meses publicábamos en universo abierto un artículo titlado “¿Por qué las ciudades de Finlandia son paraísos para los amantes de las bibliotecas?” En él hablábamos de que las bibliotecas son la cara visible de la creencia finlandeesa en la educación, la igualdad y la nueva ciudadania, una nación alfabetizada que lleva el aprendizaje publico en su ADN.

Tampoco es difícil entender por qué se utilizan tanto las bibliotecas urbanas de Finlandia: El 84% de la población del país es urbana, y dado el clima a menudo duro, las bibliotecas no son simplemente lugares para estudiar, leer o tomar prestados libros – son lugares vitales para socializarse. Y de este modo estos espacios no están diseñados para ser templos polvorientos para la alfabetización. Son espacios vibrantes y bien pensados que tratan activamente de involucrar a las comunidades que los utilizan.

Lo cierto es que como profesionales debemos de aprender del ejemplo. Me agradaría que dejaseis vuestra opinión y comentarios al respecto.

 

 

 

 

 

Visibilidad de las bibliotecas públicas y la lectura en medios de comunicación españoles frente a otros hechos de la cultura y relación con su uso

bcv-n-lib

Lázaro Rodríguez, Pedro; López Gijón, Javier; Herrera Viedma, Enrique (2018). “Visibilidad de las bibliotecas públicas y la lectura en medios de comunicación españoles frente a otros hechos de la cultura y relación con su uso : medidas para su mayor promoción y difusión“. BiD: textos universitaris de biblioteconomia i documentació, núm. 40 (juny) . <http://bid.ub.edu/es/40/lazaro.htm&gt;. [Consulta: 06-06-2018].

Resumen

Objetivos: el primer objetivo consiste en analizar la presencia de las bibliotecas públicas y la lectura en medios de comunicación españoles frente a otros hechos de la cultura como el cine, los museos y el teatro; el segundo consiste en relacionar esa visibilidad con los resultados sobre uso de las bibliotecas públicas (visitas) y uso de la colección (préstamos). Desde ahí, en la sección para la discusión, se desarrollan propuestas para la mayor promoción y difusión de las bibliotecas públicas en base al aumento de los beneficios que pueden aportar a la sociedad. Esto último se lleva a cabo por medio de una reflexión sobre la relación entre los campos de las bibliotecas públicas y la lectura, la biblioteconomía y la documentación, la política, y el de los medios de comunicación.

Metodología: con relación al primer objetivo, se utiliza la base de datos MyNews para obtener el número de noticias de los hechos culturales considerados, y se pone en relación con el total de estos hechos culturales como unidades físicas. En cuanto al segundo objetivo, se estudia la relación entre el total de noticias por 50.000 habitantes para las comunidades autónomas y las visitas y los préstamos por habitante a las bibliotecas públicas. El análisis de esta relación se lleva a cabo atendiendo a los resultados de las comunidades autónomas para las variables y calculando el coeficiente de correlación lineal entre estas.

Resultados: se constata que la visibilidad de las bibliotecas públicas y la lectura frente a los otros hechos de la cultura es pequeña hasta el punto de resultar prácticamente inexistente, aun cuando hay más bibliotecas públicas que cines, museos y teatros. A su vez, se percibe una tendencia y relación positiva en las comunidades autónomas entre una mayor visibilidad de las bibliotecas públicas y la lectura en los medios de comunicación y unos mayores préstamos y visitas a estas. A partir de esta constatación, se reflexiona en torno a la idea de la retroalimentación positiva entre los ejes de la biblioteconomía y documentación, bibliotecas públicas y lectura, medios de comunicación, y política, como vía para una mayor promoción y difusión de las bibliotecas públicas, y para aumentar los beneficios a la sociedad que se derivan de su uso.

 

 

 

 

ALA publica su informe State of American Libraries Report 2018

2018-soal-report-cover-500px

State of American Libraries Report 2018. Whasingthon:ALA, 2018

Texto completo

 

La encuesta Harris Poll on Crime and Safety in America de Harvard de 2017 informa que los votantes consideran el cuidado de la salud, la economía y el empleo, el terrorismo y la seguridad nacional como los temas más importantes a los que se enfrenta el país en la actualidad. En tiempos de incertidumbre, la gente recurre a instituciones de confianza, como las bibliotecas, en busca de recursos de información fiables. Pew Research Center informa que un número creciente de personas cree que los bibliotecarios pueden ayudarles a localizar información en la que pueden confiar, y la mayoría cree que la biblioteca proporciona un lugar seguro para trabajar y relajarse. Las bibliotecas y los bibliotecarios capacitan a las personas para liderar con tecnologías de vanguardia, para abrir caminos hacia el aprendizaje a lo largo de toda la vida y mejorar capacidad de respuesta a los problemas sociales.

Las bibliotecas universitarias proporcionan a los estudiantes acceso a colecciones digitales e impresas fidedignas, así como a sesiones de formación. Un estudio reciente informó que 6.2 millones de estudiantes participaron en sesiones de instrucción cara a cara y en línea. Las bibliotecas universitarias abren un promedio de 109 horas semanales, seguidas de las bibliotecas universitarias integrales con 88 horas semanales y las bibliotecas de bachillerato con  87 horas semanales. Los colegios comunitarios abren  un promedio de 63 horas por semana.

El personal de la biblioteca es contratado o capacitado para prestar servicios bibliotecarios en evolución. Los cinco servicios nuevos más importantes que actualmente apoyan las bibliotecas universitarias son el desarrollo web, los repositorios institucionales de acceso abierto, los sistemas de aprendizaje, las humanidades digitales y la producción de medios digitales. Otros servicios apoyados por el personal de la biblioteca incluyen el desarrollo masivo de cursos en línea abiertos (MOOC, por sus siglas en inglés), desarrollo de carteras electrónicas, espacios para fabricantes (makerspaces) y sistemas de información geográfica (GIS, por sus siglas en inglés).

Las bibliotecas escolares son una parte única y esencial de la comunidad de aprendizaje. El presidente de la Asociación Americana de Bibliotecas (ALA), Jim Neal, escribe: “Las bibliotecas escolares tratan sobre tecnologías innovadoras y espacios creativos. A través de las bibliotecas escolares, los estudiantes entienden temas como la privacidad, la confidencialidad, la libertad intelectual, el acceso abierto, el uso justo y cómo se relacionan con su trabajo como estudiantes. Los estudiantes ven a las bibliotecas como una parte positiva y esencial de sus vidas”.

La Ley Every Student Succeeds Act (ESSA, por sus siglas en inglés), firmada por el Presidente Obama en 2015, reautorizó la Ley de Educación Primaria y Secundaria y reemplazó la versión No Child Left Behind (Que Ningún Niño Se Quede Atrás) aprobada en 2002. Por primera vez, la legislación incluye un lenguaje sobre “programas eficaces de bibliotecas escolares” y los resultados del aprendizaje de los estudiantes. En 2016-2017, la Asociación Americana de Bibliotecarios Escolares (American Association of School Librarians, AASL) y la Oficina de Defensa de Bibliotecas de ALA organizaron talleres estatales para informar a los bibliotecarios escolares sobre las estrategias diseñadas para asegurar que los bibliotecarios escolares fueran incluidos en los planes estatales de ESSA.

Las bibliotecas públicas lideran la reducción de la brecha digital con 16.500 ubicaciones físicas en comunidades de todos los tamaños en todo el país. Los recursos y servicios de las bibliotecas públicas empoderan a las familias de bajos ingresos y amplían el acceso a la información sobre la salud.

Las bibliotecas públicas colaboraron con asociados de la comunidad para ayudar a encontrar formas de hacer frente a la crisis nacional de los opioides apoyando los esfuerzos de la comunidad en su calidad de organizaciones de aprendizaje. La Asociación de Bibliotecas Públicas (PLA, por sus siglas en inglés) y WebJunction crearon una página en Facebook de Bibliotecas y la Crisis de los Opiáceos donde los trabajadores de las bibliotecas pueden discutir la crisis de salud y compartir recursos.

La Oficina de Libertad Intelectual de la ALA (OIF) informó de que las prohibiciones y las dificultades para eliminar o restringir el acceso a los materiales de las bibliotecas aumentaron de 45 en 2016 a 91 en 2017.

El tema de la Semana del Libro Prohibido de 2018, que se celebrará en bibliotecas y librerías de todo el país del 23 al 29 de septiembre, este año el titulo será: “Prohibir los libros silencia las historias. ¡Habla!”