Archivo de la etiqueta: Personas mayores

Administración electrónica y personas mayores. Mejoras en el acceso y uso de la Administración electrónica por parte de las personas mayores.

Administración electrónica y personas mayores. Mejoras en el acceso y uso de la Administración electrónica por parte de las personas mayores. Fundación COTEC, 2022

Texto completo

La falta de competencias digitales para realizar trámites por internet, no disponer de instrumentos para realizar dichos trámites o la falta de confianza en el entorno digital son algunas de las razones que impiden el uso de los servicios públicos digitales por parte de la población mayor de 65 años. Se trata de parte del análisis que recoge este estudio, Administración electrónica y personas mayores, elaborado por la Fundación Cotec para la innovación y la Universidad de Murcia. 

El proyecto, seleccionado en la Convocatoria PIA de Cotec de 2019, establece una serie de medidas para mejorar el acceso y uso de los servicios públicos electrónicos con el fin de reducir la brecha digital y aportar soluciones a situaciones de desigualdad, vulnerabilidad y exclusión social generadas por el proceso de digitalización.

El documento señala que, aunque el colectivo de las personas mayores se ha sumado al proceso de digitalización “desde posiciones retrasadas o de desventaja”, en la última década se ha observado un “crecimiento extraordinario en el porcentaje de personas mayores usuarias de internet”. Sin embargo, destaca que aún existe cerca de un 25% de personas mayores de 65 años que manifiestan no haber utilizado nunca internet, a partir de datos de Eurostat (2020). 

Respecto a la interacción con la Administración electrónica, el estudio recoge que “la evolución en la última década y, especialmente, en los últimos años marcados por la pandemia ha dado un impulso notable al uso de servicios públicos digitales por parte de las personas mayores”. El 29% de este colectivo ha hecho uso de ella en el año 2020, según datos de Eurostat. Sin embargo, este trabajo señala que las personas mayores no son autónomas para realizar este tipo de trámites en internet y se apoyan principalmente en su red sociofamiliar para realizarlos.

Manifiesto para facilitar el acceso y el uso de las tecnologías digitales a las personas mayores

Manifiesto Mayores Digitales. Medidas para facilitar el acceso y uso de las tecnologías digitales. Día de Internet 2022

Texto completo

El 27 de marzo de 2006, la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó la Resolución 60/252, en la cual se proclamaba el 17 de mayo Día Mundial de la Sociedad de la Información (#diadeinternet), para promover el buen uso y difundir los enormes beneficios que brinda Internet y las tecnologías digitales a los habitantes de todo el mundo.
 
En cada una de las ediciones el Comité de Impulso (CI) del #diadeinternet, conformado por más de 50 organizaciones sociales, elige un tema sobre el que focalizar las acciones y actividades para celebrar la efeméride. El tema elegido para la edición de 2022 es «Internet y las tecnologías digitales para las personas mayores y el envejecimiento saludable» propuesto por la UIT y aprobado por unanimidad en la reunión del Comité de Impulso del 24 de Junio de 2021.
 
Con este motivo, hemos elaborado este #ManifiestoMayoresDigitales proponiendo 10 medidas que faciliten el acceso y el uso de las tecnologías digitales a las personas mayores y que contribuyan a su empoderamiento.

DECÁLOGO DE MEDIDAS
 
1) Promover unas actitudes sociales que partan del respeto pleno a su dignidad, libertad, intereses, preferencias y al derecho que les ampara a tener una participación y una vida social efectiva de manera que las personas mayores y, entre ellas, las personas con discapacidad mayores, estén contextualizadas en la Sociedad Digital, de forma que puedan ocupar el papel que les corresponde, en igualdad de condiciones.
 
2) Respetar y hacer cumplir lo ya aprobado tanto en la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad así como en la legislación española y en la de la Unión Europea respecto a las obligaciones de accesibilidad y ausencia de barreras en los dispositivos, aplicaciones y servicios que conforman las tecnologías digitales.
 
3) Promover, incentivar y defender que los dispositivos, productos, aplicaciones y servicios tecnológicos sean accesibles para todas las personas, con especial atención a Internet, para que mantenga su diseño universal y accesible para cualquier tipo de persona mayor y que les proporcione las mismas facilidades que al resto de la población.
 
4) Desarrollar iniciativas y planes de ayudas públicas para dotar a las personas mayores de los conocimientos y habilidades necesarios para que puedan utilizar de manera independiente las herramientas digitales : dispositivos, aplicaciones y servicios y poder garantizar así una experiencia de uso igualitaria. Apoyar e impulsar las actividades en los centros de Competencias Digitales para que los mayores adquieran autonomía en todas las facetas de la realidad digital.
 
5) Promover el uso seguro de las tecnologías digitales para las personas mayores dotándolos de los conocimientos y habilidades necesarias, con proyectos y campañas de concienciación específicas en materia de ciberseguridad, que incrementen el nivel de protección frente a las amenazas de Internet y les ayuden a prevenir posibles ciberincidentes.
 
6) Invertir en análisis, estudios e investigación para anticiparse y dar adecuada respuesta a las demandas y necesidades de las personas mayores en la sociedad digital, dotándolos de una financiación realista a través de planes de ayuda concretos.
 
7) Potenciar la importancia del talento y la experiencia sénior para darles cabida en la sociedad buscando fórmulas, a través de las tecnología digitales, para que las personas mayores puedan seguir aportando talento y experiencia.
 
8) Evitar la discriminación y los sesgos algorítmicos por razones de edad o discapacidad en las nuevas aplicaciones de la Inteligencia Artificial. Incentivar los algoritmos sociales con criterios éticos, responsables y de inclusión que sirvan de marco de orientación y prescripción para que la Inteligencia Artificial tenga una vertiente social.
 
9) Prestar especial atención a las nuevas reformas legislativas en materia de tecnologías digitales, apoyándolas y dotándolas de los adecuados recursos que las hagan viables y efectivas para el colectivo de personas mayores.
 
10) Promover planes de ayuda y formación concretos para incentivar y facilitar el uso de las tecnologías por parte de las personas mayores : que se aprueben y apliquen políticas públicas, estrategias, planes de acción, leyes y reglamentos no discriminatorios que promuevan y garanticen el pleno disfrute de todos sus derechos y libertades fundamentales permitiendo conectar a toda la sociedad.


Conectando Generaciones (Argentina): La biblioteca conecta a las generaciones y mejora los conocimientos tecnológicos de los mayores

Library connects generations and improves seniors’ technology skills, IFLA 2022

Ver original

A principios de 2018, una mujer mayor se acercó a una bibliotecaria de la Biblioteca Municipal de Santa Clara del Mar, «General José de San Martín», para hacer una pregunta sobre tecnología. Inesperadamente, un chico que se encontraba en ese momento en la biblioteca le respondió y resolvió su problema. Este acontecimiento dio lugar al inicio del programa «Conectándonos en la Biblioteca», que reúne a adolescentes de 14 a 18 años con personas mayores de 65 años.

La pequeña ciudad de Santa Clara del Mar (Argentina) tiene una población de 12.000 habitantes, de los cuales el 30% tiene 65 años o más. Este grupo de ancianos carecía de los conocimientos técnicos necesarios para mantener la comunicación con sus hijos y nietos que viven fuera de la zona, por ejemplo, el uso de un smartphone o la navegación por las redes sociales.

Todos los martes y jueves, cinco adolescentes acuden a la biblioteca para enseñar habilidades tecnológicas a los ancianos de la comunidad. Desde el comienzo de esta iniciativa, más de 50 ancianos han aumentado su uso de la tecnología gracias a su participación en el programa.

Durante las sesiones de instrucción en pequeños grupos, los ancianos se convierten en alumnos y los jóvenes en sus profesores. Los participantes en el programa aprenden a realizar llamadas de audio y vídeo, a hacer y subir fotos a las redes sociales y a grabar notas de voz en WhatsApp, entre otras habilidades. Después de las sesiones, los tutores mantienen abierta la comunicación en línea con sus alumnos, lo que anima a los mayores a practicar sus nuevas habilidades.

Una bibliotecaria cuenta cómo el programa ha reforzado la autoestima de los mayores: «Un día, una anciana grabó y envió por primera vez un mensaje de audio a su hija, que vive lejos. Estaba muy emocionada y se le llenaron los ojos de lágrimas. Fue un momento muy especial para todos nosotros. Están aprendiendo cosas que para algunos pueden parecer pequeñas, pero que para otros son muy importantes».

Además de mejorar las habilidades tecnológicas de los participantes, la iniciativa también ha mejorado las relaciones entre generaciones y ha creado amistades entre alumnos y profesores. Un valor añadido para los mayores es tener a alguien con quien hablar socialmente, lo que reduce sus sentimientos de aislamiento y soledad. El programa ha desafiado los estereotipos de la edad y ha cambiado las percepciones de ambas partes.

Como parte de la evaluación del programa, la biblioteca pidió a sus participantes que compartieran sus testimonios en forma de mensajes de audio de WhatsApp. Las respuestas sirvieron como prueba de las habilidades adquiridas y mostraron el impacto significativo del programa en la vida de las personas mayores. Una de las participantes, Graciela, expresó con entusiasmo su agradecimiento: «El programa es una idea fantástica y estoy eternamente agradecida a la biblioteca. Nadie en casa tuvo la paciencia de enseñarme a usar un smartphone. Aprendí un nuevo lenguaje tecnológico, pero también tuve un lugar para socializar y hacer conexiones».

Norma, una participante de 68 años, compartió sus mejores momentos del programa: «Las chicas que nos enseñaron tuvieron mucha paciencia y respondieron a todas mis preguntas. Antes del proyecto, me sentía como una analfabeta y me daban miedo las tecnologías, pero ahora puedo utilizar un teléfono inteligente de forma independiente. Aprendí a enviar textos, mensajes de audio y a chatear. Fue un proyecto increíble. Los jóvenes tuvieron mucho amor y paciencia al trabajar con nosotros. Quiero volver porque echo de menos la experiencia».

El trabajo de los profesores voluntarios fue reconocido por el Ministerio de Cultura por su impacto en la comunidad de la ciudad. En abril de 2019, la biblioteca y los voluntarios recibieron un certificado y una medalla en reconocimiento a su colaboración y dedicación.

Conectando generaciones para desarrollar habilidades tecnológicas en la biblioteca

Connecting generations to build technology skills at the library. The HAgue: IFLA, 2022

Texto completo

La ciudad de Shoalhaven, en Australia, tiene una población de más de 100.000 habitantes y está situada en la costa sur de Nueva Gales del Sur, a unos 160 km al sur de Sídney. Según el Censo de Población y Hogares de 2016, en tres de cada cinco hogares (60,3%) de la ciudad de Shoalhaven no viven niños, y de ellos, la mitad están compuestos por personas mayores que viven solas o en pareja.

Las personas mayores son especialmente vulnerables al aislamiento social y a la soledad, lo que afecta gravemente a su salud y a su calidad de vida. El ayuntamiento ha definido la necesidad de servicios específicos en función de la edad de las personas de los hogares sin hijos.

A medida que más servicios e información de la comunidad están disponibles principalmente en línea, se hizo evidente la necesidad de asistencia tecnológica para las personas mayores. Los mayores demandaban cada vez más asistencia para acceder y utilizar la tecnología en las bibliotecas de Shoalhaven. Para mejorar las habilidades tecnológicas y hacer frente al aislamiento social y la soledad, las bibliotecas de Shoalhaven se asociaron con el Ayuntamiento de Shoalhaven y el Instituto de Nowra para iniciar el programa Gen Connect.

Gen Connect ha estado vinculando a los jóvenes y a los mayores de la comunidad desde abril de 2017. Durante los periodos escolares, un grupo de estudiantes visita la biblioteca con su profesor. La biblioteca anuncia la sesión de Gen Connect a sus usuarios mayores y coordina sesiones de aprendizaje durante las cuales los mayores necesitados se emparejan con los estudiantes. Semanalmente, los mayores pueden recibir una hora de asistencia informática gratuita.

Durante el primer año de funcionamiento de este programa hubo 28 sesiones de Gen Connect en tres trimestres escolares y 45 participantes únicos. Esto ha dado lugar a una media de 15 mayores individuales formados por trimestre, con muchos de ellos asistiendo a múltiples sesiones. En 2018 se registraron cifras similares con el programa ofrecido durante tres trimestres escolares a 42 participantes únicos.

Los adultos mayores y los estudiantes fueron encuestados para medir la eficacia del programa. Los resultados mostraron que los jóvenes consideraron que socializar y establecer relaciones con los miembros mayores de la comunidad fue el mejor aspecto del proyecto. Aprender a relacionarse con los adultos en un entorno profesional/apoyado fue un resultado positivo. Los estudiantes estaban orgullosos y contentos de formar parte de Gen Connect y sentían que les daba la oportunidad de representar a la escuela de una manera diferente. Construyó relaciones entre generaciones y contribuyó a hacer de la comunidad un lugar mejor para vivir.

Las respuestas de los mayores destacaron el aprendizaje como el aspecto más importante del programa, pero la socialización y la creación de relaciones quedaron en segundo lugar. Sin duda, consideraron que los estudiantes abordaron todas sus necesidades tecnológicas y ellos mismos se sintieron más seguros en el uso de sus dispositivos.

El programa ha dado a algunos de los miembros más desfavorecidos y aislados de la comunidad acceso a las tecnologías digitales que permiten el acceso a la información, como la información sanitaria, el ocio, la educación y el entretenimiento. Un hombre mayor, cuya primera lengua es el japonés, estaba encantado con la ayuda recibida. Había asistido a otras sesiones informativas pero le resultaba demasiado difícil comunicarse con un grupo grande. Tener la oportunidad de recibir ayuda individualizada fue lo ideal para él.

El programa Gen Connect cubre una necesidad identificada de la comunidad y un vacío en el servicio que el personal de la biblioteca se esforzaba por satisfacer debido a la demanda. Pone en contacto a miembros de la comunidad que, de otro modo, raramente interactuarían. Ha acabado con los estereotipos y ha cambiado las percepciones, fomentando el compromiso cívico y la cohesión, y alimentando el crecimiento del capital social en nuestra comunidad.

Alfabetización digital de personas mayores: superar el aislamiento en un mundo conectado

Digital literacy: overcoming isolation in a connected world. South Carolina Public radio, 2021

Ver original

Cuando se produjo la pandemia de Covid-19, muchas personas se aislaron; pero la tecnología les ofreció una forma de seguir conectados. Sin embargo, para muchas personas mayores, las nuevas tecnologías son como un idioma extranjero. «Si no aprendes tecnología, te quedas atrás y mucha gente se queda atrás ahora», dice Paul Dukes, un anciano que vive en Columbia.

Dukes se inscribió en un curso de alfabetización digital ofrecido por Palmetto Care Connections, una red de telesalud sin ánimo de lucro que trabaja para conectar a los proveedores de atención sanitaria con los pacientes de las comunidades rurales a través de la telesalud.

Financiado por la Corporación de Apoyo a las Iniciativas Locales Rurales y el Departamento de Envejecimiento de Carolina del Sur a través de la Ley CARES, el programa de inclusión digital entrega 100 tabletas a personas mayores de cinco condados: Allendale, Barnwell, Clarendon, Lower Richland y Williamsburg. El programa proporciona a los ancianos servicio de Internet y formación en habilidades digitales.

Kathy Schwarting, directora ejecutiva de PCC, dijo que además de enseñar sobre telesalud, las clases también ayudan a los ancianos a aprender los fundamentos de la comunicación a través de llamadas virtuales, y el correo electrónico.

«A los mayores les encanta aprender a hacer fotos, les encanta aprender a hacerse selfies», dijo Schwarting. «Se les iluminan los ojos y se emocionan mucho cuando pueden hacer cosas que damos por sentadas y que todo el mundo sabe hacer, y ellos no».

Kay Hightower, asesora principal de divulgación y creación de asociaciones de la SCDOA, dijo que la inclusión digital es la clave para conectar a los mayores que están socialmente aislados. «Al permitirles conectarse con su dispositivo, les lleva al mundo exterior», dijo Hightower. «Me recuerda a las bibliotecas de antaño, en las que se decía: dale a un niño un libro y le mostrará el mundo; dale a una persona mayor una tableta y le mostrará el mundo».

Día de las Personas Mayores: La edad no debe ser una barrera para la tecnología y la alfabetización digital

Day of Older Persons: Age must not be a barrier to technology and digital literacy. irish Examiner, 2021

Texto completo

El 1 de octubre fue designado por las Naciones Unidas como Día Internacional de las Personas de Edad en 1990. Es un día para destacar y celebrar a nuestra población mayor, que constituye una parte importante de nuestra comunidad. Age Action predice que una de cada cuatro personas de nuestra población tendrá más de 65 años en las próximas dos décadas.

El tema del Día Internacional de las Personas Mayores de este año, «Igualdad digital para todas las edades», es muy apropiado, ya que estamos saliendo del impacto de la pandemia, y las personas mayores soportaron una carga importante cuando la sociedad se cerró y se produjo el distanciamiento social.

Sin embargo, muchos descubrieron que la tecnología podía ayudar a llenar los vacíos, y la adoptaron. Los que tenían teléfonos inteligentes u otros dispositivos pronto descubrieron que se podía asistir a los servicios religiosos «virtualmente»; que la cara sonriente de un nieto querido podía aparecer en una pequeña pantalla; que se podía jugar al bridge «a distancia»; que se podían pedir libros de la biblioteca; que se podía charlar en grupo y divertirse a través de Zoom; que se podía elegir y entregar la compra; que se podían dar clases de ejercicio, salsa y pilates en línea; que se podía asistir a conciertos y charlas, y todo ello a menudo de forma gratuita.

No hay nada que pueda sustituir al contacto social, algo que ahora -afortunadamente- está de vuelta. Pero en su ausencia, para aquellos que podían aprovecharlas, estas conexiones digitales podían marcar, y de hecho lo hacían, la diferencia a la hora de reducir la sensación de aislamiento social, no sólo para los que vivían solos, sino también para las personas mayores, cuyo bienestar y felicidad se beneficiaban de una serie de actividades estimulantes.

Los más afortunados de entre nosotros se beneficiaron de las habilidades adquiridas en los tiempos anteriores a la crisis, cosechando la recompensa de las familias intergeneracionales y los conocimientos digitales recogidos de los miembros más jóvenes de la familia.

Sin embargo, a pesar de todas sus ventajas, también es cierto que la exclusión digital sigue siendo una realidad para una parte importante de nuestra población mayor. Mientras que muchos no tienen los medios, el equipo, la conectividad o las habilidades para conectarse, otros prefieren no involucrarse con lo digital, y están en su derecho.

Pero si la pandemia de Covid nos ha enseñado algo, es que debemos tratar de eliminar todas las barreras que podamos para el acceso digital de quienes lo deseen. La accesibilidad a Internet sigue mejorando con la banda ancha y el WiFi, cada vez más disponibles. El acceso suele ser gratuito en las bibliotecas y los centros urbanos, y cada vez más asequible a través de nuestros teléfonos. La formación en conciencia digital debe ir de la mano de la alfabetización y el acceso.

Cuando las personas mayores pueden acceder a las nuevas tecnologías y utilizarlas, sus vidas y las de quienes les rodean, cerca y lejos, pueden mejorar hasta un grado inimaginable. En este Día Internacional de las Personas Mayores, tomemos medidas para animar y ayudar a todos los que podamos a unirse al plan de igualdad digital para todas las edades.

Servicios bibliotecarios para personas mayores. Planeta Biblioteca 2021/10/13.

Servicios bibliotecarios para personas mayores

Planeta Biblioteca 2021/10/13.

ESCUCHAR

Ir a descargar

Servicios bibliotecarios para personas mayores La ‘Zen Gen’ (personas entre 55 y 75 años) no son nativos digitales, pero fueron la primera generación en utilizar la tecnología de forma generalizada y natural. Garantizar la inclusión digital de los adultos Servicios bibliotecarios para personas mayores La ‘Zen Gen’ (personas entre 55 y 75 años) no son nativos digitales, pero fueron la primera generación en utilizar la tecnología de forma generalizada y natural. Garantizar la inclusión digital de los adultos mayores significa superar cinco barreras clave: acceso, instalación, conocimiento, diseño y confianza. Proporcionar Internet y dispositivos de alta velocidad y bajo coste, junto con la instalación y el apoyo, es fundamental para abordar la conectividad. Los consumidores necesitan programas de alfabetización digital e información actualizada sobre la tecnología pertinente.

Recursos:

Bibliotecas accesibles para todos: pautas para acercar las bibliotecas a las personas con discapacidad y a las personas mayores. (E-Book) 2a. ed. Madrid, Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad. Secretaría General de Política Social y Consumo, 2011. Descargar

Stoneman-Bell, S. and I. Yankwitt. [e-Book] Investing in Quality: A Blueprint for Adult Literacy Programs and Funders. New York, The Literacy Assistance Center (LAC), 2018. Texto completo

El programa de alfabetización digital en Langford y Sooke junta a los adolescentes con los mayores de 55 años

Digital literacy program in Langford, Sooke pairs teens with 55+
WorkLink program’s first cohort boots up in October
GOLDSTREAM NEWS STAFFOct. 3, 2021 6:30 a.m

Ver noticia

Una nueva iniciativa de la Sociedad de Empleo WorkLink en Langford y Sooke espera ayudar a los residentes de 55 años o más a aumentar sus conocimientos digitales. ¿Sus maestros? Los adolescentes locales, por supuesto.

El curso Digital Duos, de cinco semanas de duración, financiado por el programa Nuevos Horizontes para la Tercera Edad del Gobierno de Canadá, hará que personas de ambos grupos de edad se asocien para repasar distintos conocimientos informáticos.

Los participantes aprenden a proteger su identidad en línea, a utilizar el correo electrónico y a entender los términos tecnológicos. Tras completar el programa, los alumnos mayores recibirán un ordenador portátil, mientras que los jóvenes voluntarios recibirán una carta de referencia y un certificado de agradecimiento.

¿Cómo podemos garantizar la inclusión digital de los adultos mayores?

How can we ensure digital inclusion for older adults? World Economic Forum, 2021

Texto completo

El 1 de octubre es el Día Internacional de las Personas Mayores, y el tema de este año es «Equidad digital para todas las edades». A medida que los servicios se vuelven cada vez más digitales, las personas mayores corren el riesgo de perderse. He aquí seis ideas del Consejo Mundial del Futuro del Foro Económico Mundial sobre Envejecimiento Saludable y Longevidad sobre cómo podemos garantizar la inclusión digital de los adultos mayores.

De media, las personas de todo el mundo viven más tiempo. En 2020, 727 millones de personas tenían 65 años o más y se prevé que la población de 65 años o más se duplique hasta alcanzar más de 1.500 millones en 2050, un aumento del 16,3%.

Las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) pueden permitir un envejecimiento saludable y activo al facilitar el acceso a la información, la salud y la asistencia sanitaria, la participación socioeconómica y otros factores que promueven el pleno compromiso y la participación a medida que envejecemos. Pero por desgracia, la mitad de la población mundial sigue sin tener acceso a Internet. Aunque muchos mayores son usuarios frecuentes de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), muchos aún carecen de acceso, y el ritmo de la innovación digital aún no incluye sus necesidades. El COVID-19 aceleró este reto al convertirse los servicios digitales, como la telesalud y la banca, en algo cada vez más habitual. Esto es un obstáculo para la participación de muchas personas mayores. La inclusión digital tiene que hacer posible la participación de todas las edades desde el punto de vista técnico y práctico.

También requiere que las personas mayores permanezcan abiertas y aprendan a vivir y trabajar con las herramientas digitales. Como en tantas áreas, el apoyo intergeneracional -aquí desde los jóvenes hasta los mayores- es fundamental.

Garantizar la inclusión digital de los adultos mayores significa superar cinco barreras clave: acceso, instalación, conocimiento, diseño y confianza. Proporcionar Internet y dispositivos de alta velocidad y bajo coste, junto con la instalación y el apoyo, es fundamental para abordar la conectividad. Los consumidores necesitan programas de alfabetización digital e información actualizada sobre la tecnología pertinente.

Diseñar tecnología inclusiva

La propia tecnología debe estar diseñada de forma inclusiva para todos, teniendo en cuenta las necesidades únicas de los adultos mayores. Por último, la gente debe tener confianza en que su privacidad y sus datos personales estarán seguros y se utilizarán de forma ética. Ninguna entidad puede resolver estos retos por sí sola, por lo que es imprescindible la colaboración y un enfoque público-privado para alcanzar la equidad digital.

Detener la discriminación por edad

La discriminación por razón de edad es un grave obstáculo para la inclusión digital. La discriminación por razón de edad limita la forma en que pensamos sobre las personas mayores y las TIC (por ejemplo, las personas mayores no tienen conocimientos técnicos), la forma en que planteamos los problemas (por ejemplo, las personas mayores no pueden aprender) y las soluciones que encontramos.

Garantizar el acceso para mejorar la salud

La prevención y la gestión de las condiciones de salud son importantes para garantizar la inclusión digital de los adultos mayores. Las deficiencias visuales, las enfermedades articulares, las deficiencias auditivas y las deficiencias cognitivas son algunas de las condiciones de salud más comunes que pueden impedir el uso de dispositivos o servicios digitales entre los adultos mayores.

Cuestionar la igualdad de datos

La diversidad y la inclusión serán pilares fundamentales que impulsarán una mayor equidad digital para todas las edades. Se pueden dar algunos pasos sencillos para gestionar una tecnología accesible para todos. En primer lugar, tenemos que poner al usuario final en el centro del universo. Tenemos que entender que todas las edades tienen necesidades únicas. A continuación, hay que asegurarse de que las aplicaciones, las tecnologías y las plataformas se desarrollen con conjuntos de datos que se adapten a todas las edades.

Considerar las necesidades de las personas mayores en el mundo empresarial

Desarrollo de una cultura empresarial que tenga en cuenta las necesidades digitales de las personas mayores. Vivimos en un mundo cada vez más digitalizado, acelerado por la pandemia, en el que los servicios cotidianos se han trasladado a Internet y las personas mayores, que a menudo están menos conectadas digitalmente que las nacidas en la era digital, corren el riesgo de quedar excluidas.

No dejar a nadie atrás

La digitalización es uno de los más poderosos impulsores y facilitadores potenciales de un cambio positivo entre generaciones hacia la salud de las poblaciones que envejecen. La pandemia ha servido de propulsor para acelerar la adopción de dispositivos, modelos y digitalización más rápidamente de lo que podría haber ocurrido de otro modo. El reto global y el llamamiento urgente a la acción para salvaguardar la inclusión digital de los adultos mayores consiste en garantizar que casi la mitad de la población mundial disponga de conectividad a Internet para que no se pierdan días de oportunidades.

Los pacientes con demencia recuperan habilidades que creían perdidas gracias a los clubes de lectura

Heron, Mei. Dementia patients reclaim skills thought lost through book clubs. Auckland News, jul. 2021

Ver noticia

Los investigadores han adaptado libros especiales para personas con demencia que están ayudando a los pacientes a leer y hablar, algunos de los cuales no han podido hacerlo en años.

La Dra. Gillian Claridge, lingüista, y la Dra. Sally Rimkeit, psicogeriatra de la Universidad de Otago, han modificado cinco libros. En un principio los simplificaron demasiado, quitando palabras complicadas de comprender, y a los lectores no les gustó.

«Descubrimos que lo que habíamos asumido sobre las capacidades de las personas con demencia era en realidad infundado», dijo Claridge.

Aunque los libros son mucho más cortos -en algunos casos han pasado de unas 30.000 palabras a sólo 3.000-, se mantiene en gran medida el texto original. Los investigadores también han sustituido los pronombres por el nombre de los personajes para ayudar a la memoria, y cada página doble es una escena completa.

Según Claridge, eso significa que si alguien ha olvidado lo que ocurrió en la página anterior no importa.