Archivo de la etiqueta: Comercio editorial

Informe del Comercio del Libro 2017: un crecimiento “pírrico” del 0,1 %

11486_1

Avance del Análisis del Mercado Editorial en España: Comercio Interior y Exterior 2017. Federación de Gremios de Editores de España, 2018

Ver avance completo

Ver informes

 

El avance del Informe de Comercio Interior del Libro elaborado por la Federación de Gremios de Editores de España, con el respaldo del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, muestra que en el año 2017 se vendieron 157,88 millones de ejemplares, un 0,4% más que en 2016 y se editaron 87.262 títulos nuevos y reimpresiones, un 7,1% más. La tirada media fue de 2.753 ejemplares por título, un 0,1% menos que en 2016. El precio medio del ejemplar se redujo hasta los 14,62 euros

La Federación de Gremios de Editores de España es una asociación profesional creada en 1978 para la representación y defensa de los intereses generales del sector editorial español. Cada año elabora los informes sobre  Comercio Interior y Exterior del Libro en España. En el avance de 2017, que se ha dado a conocer en estos días.

1grafico_e0a6211e

El sector editorial español registró, en 2017, una facturación de 2.319,36 millones de euros, una cifra ligeramente superior a la del ejercicio precedente, según el avance del informe de Comercio Interior del Libro 2017 que se ha presentado hoy. Estas ventas representan un 0,1% más que en 2016. Estas cifras reflejan el efecto de la disminución de las ventas de los libros de texto en un 3%. La facturación de este subsector está muy condicionada por la intervención en el mercado de las Administraciones Públicas y los periodos de renovación de los contenidos educativos.

Sin tener en cuenta la facturación por libros y contenidos educativos, el crecimiento del sector editorial en 2017 alcanzaría el 2%. Si bien el sector lleva cuatro años de incremento de la facturación, aún queda por recuperar un 25% de la facturación que se perdió durante la crisis. Las ventas siguen estando afectadas por las escasas compras de las bibliotecas públicas, así como por los efectos de la piratería. Según datos del Observatorio de la piratería y hábitos de consumo de contenidos digitales 2017, el lucro cesante de las ventas de libros por efecto de la piratería alcanza los 200 millones de euros.

libros-editados-en-2017-tirada-media

Todos los géneros literarios crecen, tanto en adulto como en infantil, 1,0 y 3,2 por ciento respectivamente. También crecen los libros científico-técnicos y universitarios, un 4,3% más; los de ciencias sociales y humanidades, un 2,2% más; los libros prácticos, más 3,3%, y los cómics, un 4,2% más. Los libros de divulgación general se mantuvieron, mientras que descendieron los diccionarios y enciclopedias.

Hay que señalar que la facturación se concentra fundamentalmente en empresas de Barcelona (50,8%) y Madrid (42,3%) que suman el 92,8%. Por tamaño, las empresas muy grandes facturaron el 38,8%, y perdieron un poco de peso con respecto al ejercicio anterior (39,3%); el resto de la facturación se la repartieron empresas grandes (22,7%), medianas (2549%) y pequeñas (13,6%), que ganan peso respecto al año pasado (12,6%).

libro7

En cuanto a las lenguas de edición, el 75,6 por ciento de los títulos editados se hicieron en castellano, un total de 65.961; el 13,8% correspondieron a títulos editados en catalán (12.041 títulos); en gallego, 1.747 (2,3%); en euskera se editaron 1.562 títulos (2%); y en otras lenguas, 4.246 (5,6%).

La facturación del libro digital en España se incrementó en una cifra similar al crecimiento registrado en el ejercicio anterior, 1,6% (1,5% en 2016), hasta situarse en 119,10 millones de euros. Esta cifra representa el 5,1% de la facturación total del sector. El número de títulos editados en este formato aumentó un 2,9%, hasta los 47.001 títulos. El catálogo de libros continuó incrementándose con una oferta de títulos digitales de 178.154 títulos, un 2,2% más. A lo largo de 2017 se vendieron 12,83 millones de ejemplares, un 4% más que en 2016. El precio medio de los libros digitales se redujo en 20 céntimos, hasta los 9,3 euros. Esta reducción se produce en un escenario en el que permanece inamovible el IVA de los libros digitales en el 21%.

Las exportaciones del sector del libro español continuaron creciendo en 2017 hasta alcanzar los 588,86 millones de euros (665,40 millones de dólares), un 2,99% más que en el ejercicio 2016. Este incremento procede, fundamentalmente, de las ventas del sector editorial, que supusieron 386,59 millones de euros (436,85 millones de dólares), un 3,85% más que en 2016. El sector gráfico también incrementó sus exportaciones hasta los 202,26 millones de euros (228,55 millones de dólares), un 1,37% más. Las importaciones se redujeron un 4,3%, hasta los 192,60 millones de euros, principalmente encargos de
imprenta y coediciones y prensa y revistas.

Por países, los principales mercados del sector del libro continúan siendo Francia, con 172,5 millones de euros exportados; México, con 64,16 millones de euros; Reino Unido, 61,99 millones de euros; y Argentina, 56,52, todos ellos con incrementos en las exportaciones.

 

 

Anuncios

Textolibros: una web para encontrar comparar y comprar los libros de texto al mejor precio

textolibros

Textolibros

https://www.textolibros.com/

 

Textolibros es una web que permite encontrar los libros de texto, comparar diferentes sitios y comprarlos al mejor precio. El principal objetivo de conseguir que las familias puedan conocer el precio de los libros de texto de sus hijos e hijas en distintas tiendas y comprarlos con el menor coste posible. La consulta a la plataforma es gratuita y se puede utilizar desde diferentes dispositivos.

Según un informe de la OCU las familias tienen una media de gasto por hijo en la compra de libros de texto de entre 215 y 230 euros. Lo que supone un desembolso importante para la economía familiar. Una encuesta llevada a cabo por Amazon a más de 2000 familias informa que más de la mitad de los padres dicen que los libros de texto son caros (51,5%), y un tercio lo califica de “desorbiatdo”, por ello los padres están buscando alternativas para conseguir los mejores precios, y muchos de ellos ya compran los libros de sus hijos por Internet donde dicen que ahorran hasta un 25% de media.

Textolibros facilita la compra de los los libros de texto mediante un sencillo buscador por título o por el número ISBN (el número de 13 dígitos que identifica inequívocamente un libro) que permite encontrar todos los libros de texto de la lista del colegio y conocer su precio en distintas páginas web. El comparador busca entre alrededor de 75.000 libros escolares de las principales casas editoriales o de venta online, como Amazon, Casa del Libro o imosver.com.

Otra solución es el intercambio de libros, páginas como Truequebook, ponen en contacto a padres para poder intercambiar textos y otros artículos.

 

 

Libro blanco sobre comercio del libro 2018: Los modelos digitales favorecen las suscripciones y el streaming sobre las compras y la propiedad

frankfurt-book-fair-business-of-books-white-paper_cover

Wischenbar, R. (2018). [e-Book] Business of Books 2018: Digital models favor subscriptions and streaming over purchases and ownership. Frankfurt Frankfurt Book Fair, 2018

Texto completo

Más post en UA sobre:  

Un nuevo libro blanco distribuido por la Feria del Libro de Frankfurt y escrito por Rüdiger Wischenbar (fundador de Content and Consulting) explora “las tendencias subyacentes que dan forma a la transformación de la industria editorial y examina más de cerca una serie de estudios de caso que muestran cómo los nuevos actores están logrando innovar en el negocio del libro. 

El documento pretende identificar los principios que gobiernan la manera en que la industria editorial está gestionando sus expectativas y modelos de negocio en la era de interacciones basadas en plataformas, impulsadas por la comunidad, la dinámica de los negocios y la explotación de la propiedad intelectual en todos los medios posibles.

La hibridación y la combinación simultánea de prácticas nuevas y viejas que es tan característica de esta transformación que se puede percibir en todos los niveles de la edición

  • En el papel y alcance de los autores, así como en el empoderamiento de las personas
  • En como definen el espacio público los receptores y los consumidores de la información
  • En la propia industria en la que trabajan los editores
  • En el concepto mismo de “narración”, que ya no tiene una conexión privilegiada con los libros, sino que una vez más se ha desprendido de los formatos a medida que las fronteras se desdibujan entre los diferentes medios y canales
  • En el propio contenido que actualmente puede ser creado a través de diversos formatos y medios, por cualquier participante en la comunidad, por profesionales y aficionados, por empresas industriales y por individuos solitarios.
  • En el poder de la digitalización a través de la telefonía móvil: dispositivos que facilitan y hacen posible la lectura, el visionado de películas, juegos y las interacciones sociales a la medida de los consumidores de una manera fluida y eficaz
  • En los mismos modelos de negocio digitales que tienden a privilegiar las suscripciones y streaming sobre las compras y la propiedad

Al final, la dinámica resultante favorece a las superorganizaciones corporativas, así como a los actores individuales, ejerciendo presión sobre los que ocupan un lugar intermedio, que hasta ahora han mantenido un papel dominante en las industrias creativas durante mucho tiempo.

Informe sobre el estado de la cultura en España 2018. España y el espacio cultural iberoamericano.

8796d4e9341ffe6f98a1a0094299ed04

Informe sobre el estado de la cultura en España 2018. España y el espacio cultural iberoamericano. Madrid, Fundación Alternativas, 2018.

Texto completo

 

La calificación media de la política cultural en España es de un 4,7 en 2018, según el Informe sobre el Estado de la Cultura de la Fundación Alternativas, un documento que constata que la “mejora general de la economía ha alcanzado también al mundo cultural”.

El quinto Informe sobre el estado de la cultura en España, organizado por el Observatorio de Cultura y Comunicación de la Fundación Alternativas, cierra, por el momento, un travelling comprensivo de la evolución y la realidad cultural de nuestro país: desde la declaración oficial de la crisis financiera hasta su presumida recuperación oficial (2011-2018). Con el acento en el estado general de la cultura pero también en sus perspectivas particulares cambiantes y diversas en cada edición, se ofrece así un privilegiado caleidoscopio sobre las vicisitudes de la cultura “en tiempos de crisis” y en sus relaciones dialécticas con la evolución social.

En su decimotercera edición, el Anuario de Estadísticas Culturales (MECD, edición 13.  asegura que las actividades culturales suponen un 2,5% del PIB, que se elevaría al 3,2% con las actividades de propiedad intelectual, pero en 2008 esos porcentajes eran respectivamente del 2,8 y 3,6%, con lo que seguíamos perdiendo tres o cuatro décimas en cada cómputo, una cantidad muy relevante.

El número de empresas culturales parece haberse recuperado ampliamente, con 114.099 en 2016, frente a las 87.894 de 2009. Pero su empleo se mantiene muy por debajo de los años de bonanza al ceñirse a los 544,700 (2016) frente a los 591.200 de 2009; casi cincuenta mil puestos perdidos todavía.

Como explicación sumaria de esa aparente contradicción, están las cifras del gasto total de las familias en cultura en 2016, 14.099 millones de euros, que asciende en el último año (13.187 en 2015), pero sigue deprimido aún respecto a antes de la crisis: 16.0963 en 2008. Medido en términos de porcentaje por hogar sobre el gasto total de las familias, ese dinero dedicado a cultura ha caído del 3,1% en 2008 al 2,7% en 2016; en otros términos, esa cantidad, que todavía en 2010 resistía relativamente con 910,4 euros por hogar y año, seguía siendo en 2016 de 764,4 euros. O dicho en términos individuales, el gasto en consumo cultural sigue lejos de recuperarse desde los 368 euros por persona y año de 2008 a los 306,7 euros de 2016 (INE, Encuesta de presupuestos familiares, 2017).

En cuanto al estado de la cultura española, los grandes déficits de los últimos ocho años, naturalizados y convertidos en endémicos, y las consiguientes reivindicaciones continúan plenamente vigentes y su exigencia por parte del mundo de la cultura, pero también de buena parte de la sociedad española, se ha mantenido presente y agitada en este último año:En cuanto al estado de la cultura española, los grandes déficits de los últimos ocho años, naturalizados y convertidos en endémicos, y las consiguientes reivindicaciones continúan plenamente vigentes y su exigencia por parte del mundo de la cultura, pero también de buena parte de la sociedad española, se ha mantenido presente y agitada en este último año:

• La necesidad imperiosa de un auténtico Pacto de Estado por la cultura sigue siendo reiteradamente evocada pese a su prolongada ausencia en la agenda política española.

• La falta de un Ministerio de Cultura autónomo continúa notándose pesadamente en la escasa influencia política de esta actividad, y en las múltiples asignaturas pendientes del ejecutivo en este campo, que se eternizan ante su incapacidad de actuación.

• Además de la depresión continuada del gasto público estatal en cultura, destaca en este sentido su impotencia legislativa ante retos urgentes asumidos por la mayoría del espectro político y parlamentario, como el Estatuto del Artista y del Creador, examinado en nuestro Informe del 2017 y recientemente objeto de un contundente informe reivindicativo.

• La educación no termina de plantearse nunca su papel esencial en la formaciónartística y cultural de las generaciones jóvenes, pese al canto retórico oficial a la creatividad y la innovación, que choca con su marginalización en las reformas educativas abordadas en los últimos años.

• La prometida Ley de Mecenazgo para la cultura se aleja del horizonte políticoy con ella toda esperanza de paliar al menos las dimisiones estatales en este terreno.

• La desigualdad de género en la creación, examinada también en toda su gravedad por el ICE 2017, se eterniza sin que ninguna autoridad estatal ni legislativamuestre una mínima sensibilidad práctica ante esa lacerante herida que hipoteca el desarrollo de toda nuestra cultura.

• Las desigualdades de acceso a la cultura de calidad, drásticamente agravadas por la crisis y sus consecuencias en España, enquistadas a pesar de las promesas de la abundancia digital (véase ICE 2017), se multiplican sin que nadie investigue ni reflexione sobre las graves consecuencias presumibles en el plano democrático y de cohesión territorial y social.

• Los déficits crónicos de encaje y coordinación entre las políticas públicas culturales en los diversos niveles estatales, centrales, autonómicos y municipales vienen representados por las dimisiones y omisiones sistemáticas en la defensa de la diversidad de lenguas hispánicas, vertiente esencial de la diversidad cultural de España que la Constitución exige proteger y promocionar. Estamos lejos también aquí de una concepción federal y solidaria que tiene un campo de acción fundamental en la promoción y el intercambio de las culturas estatales.

Cada uno de estos problemas planteados conduce naturalmente hacia propuestas concretasen positivo, que han venido siendo enunciadas en nuestros cinco Informes: en aras de la economía de expresión, evitamos aquí las redundancias para quien quiera recopilarlas y observarlas.

Avance de la Panorámica de la edición española de libros 2017

 

avance-panorc3a1mica-de-la-edicic3b3n

 

La producción de libros aumentó un 4,6% en 2017 respecto al año anterior según el avance sobre el estudio de Panorámica de la Edición Española de Libros hecho público hoy por la Secretaría de Estado de Cultura.

El informe elaborado a partir de un análisis de los datos proporcionados por la Agencia del ISBN cifra en 89.962 los libros registrados, de los el 68,4% del total fueron en papel, mientras que la edición electrónica supone el 31,6% de la producción.

Desglose de ISBN

  • La producción de libros impresos creció un 1,2%, con un total de 61.519 libros (60.763 en 2016). Los libros en papel representan el 68,4% del total.
  • La edición electrónica aumentó un 12,7% (28.433 ISBN frente a los 25.237 de 2016), representando el 31,6%.
  • Los libros digitales (incluidos en la edición electrónica), muestran un incremento del 16,4%, con un total de 27.546 ISBN (23.656 ISBN en 2016), representando el 30,6% del total de la producción.
  • La mayor parte de los libros digitales se publican en formato ePub (12.753 ISBN, que suponen el 46,3%), seguidos por Pdf (9.926 ISBN, el 36,0%), Mobi (1.367 ISBN) y otros (3.500 ISBN).
  • Las primeras ediciones crecieron un 4,8%, hasta los 88.119 ISBN (84.047 ISBN en 2016). Por su parte, las reediciones descendieron un 5,6%, con un total de 1.843 ISBN (1.953 ISBN en 2016).
  • La edición de carácter público muestra un descenso del 6,4% y representa el 8,6% del total; mientras que la edición privada, con el 91,4% del total, aumentó un 5,8%.
  • El 30,2% de la producción privada fue editado por 92 empresas editoriales, que representan el 3,0% de las que tuvieron actividad en 2017.

Cataluña y Madrid editan el 63,5 % del total
Las comunidades autónomas de Cataluña y Madrid representan el 63,5% del total de la producción, con una participación del 34,2% para Cataluña y 29,3% para Madrid. A continuación figura Andalucía con el 15,3% del total.

Crecen todos los subsectores, excepto Libros de texto
Por subsectores de edición, se producen aumentos en libro infantil y juvenil (+21,0%), creación literaria (+18,0%), libros de ciencia y tecnología (+5,1%), libros de ciencias sociales y humanidades (+3,8%) y libros de tiempo libre (+3,4%). En cambio, descienden los ISBN relativos a libros de texto (-27,6%).

Lenguas de publicación y traducciones
El 94,2% de los libros se editaron en lenguas españolas, destacando, a gran distancia, la edición en castellano (84,4%), seguida de la edición en catalán (11,5%), en euskera (1,7%), en gallego (1,5%) y en valenciano (0,8%). Las traducciones se incrementan un 36,8% y representan el 21,1% del total de la producción, siendo el inglés la lengua más traducida, con el 51,0% de la obra traducida.

Encuesta Nacional de Consumos Culturales 2017. Sistema de Información Cultural de la Argentina.

 

40489752030_5e417c9521_b_d

Encuesta Nacional de Consumos Culturales 2017. Sistema de Información Cultural de la Argentina. Buenos Aires, Ministerio de Cultura. Presidencia de la Nación, 2018.

Texto completo

 

La Encuesta Nacional de Consumos Culturales 2017 es una iniciativa del Sistema de Información Cultural de la Argentina (SInCA), que tiene por objetivo producir información relevante para el Estado, los ciudadanos, los académicos, y el sector privado. Los datos obtenidos a partir de la encuesta permitirán conocer en profundidad el comportamiento del país respecto de los hábitos y consumos culturales para proyectar, a partir de este conocimiento, políticas públicas y líneas de acción que tengan la cultura como un factor de integración y crecimiento social. La ENCC 2017 toma como punto de partida la edición 2013 y otros relevamientos realizados en la región, con el objeto de permitir la comparabilidad internacional. La encuesta comprende, en el instrumento y en el análisis derivado de los datos, las variables del escenario nacional y regional en hábitos de consumo, patrones de gasto y equipamiento en materia cultural.

El relevamiento realizado en 2013 brindó un panorama de los contenidos y prácticas culturales que escuchamos, vemos, leemos y practicamos, en un momento en que la penetración de internet a través del smartphone aún era baja. En 2013 internet equivalía a PC y conexión domiciliaria. En cambio, en 2017 internet se deslocalizó, perdió arraigo a un lugar físico determinado debido al crecimiento del uso de smartphone y la extensión de la frecuencia 4g. En 2013 apenas un 9% de la población se conectaba a internet principalmente a través del celular, mientras que en 2017 más del 70% se conectó todos los días vía smartphone. El crecimiento exponencial de la digitalización de contenidos culturales posibilitada por la expansión de la red de internet, junto con la masividad del uso de celular permiten decir que, potencialmente, hoy podemos acceder a la cultura en cualquier momento y lugar.

La expansión de internet móvil no sólo cambió la forma de acceso, sino que propulsó el crecimiento de las prácticas culturales que pueden desarrollarse en simultáneo con otras actividades cotidianas, como escuchar música y mirar televisión. Prestar atención exclusiva a una práctica o consumo determinado es algo cada vez menos usual. La digitalización y la portabilidad favorecieron una modalidad de consumo ágil y con prevalencia de contenidos breves: cae la lectura de libros, pero proliferan varias actividades realizadas en internet que implican lectura, como la participación en blogs o redes sociales; cae la asistencia al cine, pero aumenta el consumo de contenidos audiovisuales a través de plataformas on-demand o sitios online; cae la compra de discos físicos, pero cada vez se escucha más música en internet.

La disponibilidad de todo tipo de contenidos al alcance de nuestras manos y en cuestión de segundos, aumenta el costo de oportunidad en el uso del tiempo, ya que elegir una actividad en particular implica dejar de hacer muchas otras. Nuestro tiempo de atención exclusiva se vuelve cada vez más escaso. Es por eso que se ven sumamente afectadas prácticas como ir al cine o a recitales, que implican desplazamientos, un costo específico de dinero y atención completa del espectador.

Estos cambios en los patrones de consumo también han tenido su correlato en el gasto
cultural, que aumentó sensiblemente, y su composición. Para estar conectado y acceder libremente a diversos tipos de contenidos digitales es necesario destinar más recursos económicos, en detrimento de consumos analógicos

Portada de New Yorker sobre Amazon en el año 2008

 

19e01ba59b847a1d87f3cd8b9b56be50

The New Yorker – Monday, June 9, 2008 – Issue # 4266 – Vol. 84 – N° 17 – « Summer Fiction Issue » – Cover “Book Lovers” by Adrian Tomine

 

The New Yorker es una revista estadounidense semanal que publica críticas, ensayos, reportajes de investigación y ficción. Aunque se concentra preferentemente en la vida social de Nueva York, The New Yorker tiene una amplia audiencia fuera de esta ciudad debido a la calidad de sus periodistas y a su caracter cosmopolita. En el número 4266 de junio de 2008, vemos una portada titulada Book Lovers” de Adrian Tomine, que resumen como empresas como Amazon están cambiando los hábitos de compra. En la escena nos aparece por una parte un librero abriendo su pequeña tienda de barrio, y en la puerta contigua un mensajero llevando un paquete con libros a una vecina. A pesar de que estos servicios nos proporcionan un acceso rápido a la cultura y a zonas donde no llegan las librerías, abogamos por el encanto de las librerías de barrio como centros de la cultura y del trato entre las personas, dos aspectos vitales que nos hacen mejores.