Archivo de la etiqueta: Ciencia abierta

Recomendaciones de la UNESCO sobre el uso de Recursos Educativos Abiertos (REA)

 

news_251119_oer

 

Draft Recommendation on Open Educational Resources

 

La Recomendación sobre Recursos Educativos Abiertos de libre acceso de la UNESCO fue aprobada por unanimidad el 25 de noviembre de 2019, por 193 Estados Miembros de la UNESCO en la 40ª Conferencia General de la Organización. Este hito ofrece una oportunidad única para avanzar en la educación abierta en todo el mundo.

 

Esta nueva Recomendación apoyará el desarrollo y el intercambio de materiales didácticos y de enseñanza con licencia abierta, en beneficio de los estudiantes, profesores e investigadores de todo el mundo.

Los Recursos Educativos Abiertos (REA) son materiales de aprendizaje, enseñanza e investigación en cualquier formato y medio que residen en el dominio público o están protegidos por derechos de autor que han sido publicados bajo una licencia abierta, que permite el acceso, la reutilización, la reutilización, la adaptación y la redistribución sin costo alguno por parte de terceros.

“La Recomendación sobre la educación de adultos contribuirá a la construcción de sociedades del conocimiento abiertas e integradoras y a la consecución de los objetivos de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas”, destacó el Sr. Moez Chakchouk, Subdirector General de Comunicación e Información de la UNESCO. . En los debates se hizo eco de la importante función de la educación de adultos en la construcción de sociedades del conocimiento abiertas, inclusivas y participativas.

La Recomendación de la UNESCO apoyará la creación, utilización y adaptación de perspectivas integradoras y de calidad, y facilitará la cooperación internacional en este ámbito. Sus objetivos también incluyen el desarrollo de políticas de apoyo y la creación de modelos de sostenibilidad para los REA.

Concretamente, la Recomendación de la UNESCO sobre la Educación de Adultos tiene cinco objetivos: i) Fomento de la capacidad de los interesados para crear acceso, utilizar, adaptar y redistribuir los recursos de educación de los niños; ii) Formulación de políticas de apoyo; iii) Fomento de una educación de calidad inclusiva y equitativa; iv) Fomento de la creación de modelos de sostenibilidad para los recursos de educación de los niños; y v) Facilitar de la cooperación internacional.

 

La ciencia ciudadana en las universidades: tendencias, directrices y recomendaciones

 

Large group of people in the shape of a magnifying glass.

 

Citizen science at universities: Trends, guidelines and recommendations. Lovaina, Bélgica: LERU, 2016

Texto completo

La ciencia ciudadana, la participación activa de científicos no profesionales en la investigación, es muy variada, desde proyectos de grupos pequeños basados en el interés común, hasta grandes proyectos internacionales con científicos profesionales e instituciones de investigación. Muchos científicos de las universidades de la Liga de Universidades de Investigación Europeas (LERU) se comprometen con entusiasmo con la ciencia ciudadana en muchos campos. La ciencia ciudadana puede contribuir a la cantidad y calidad de la investigación y puede beneficiar a los investigadores y a la sociedad en general. Para ello, la ciencia ciudadana debe adherirse a lo que se consideran principios, métodos y procedimientos de investigación fundamentales para garantizar su calidad y validez. El documento analiza las tendencias de la ciencia ciudadana, formula directrices para los científicos y formula recomendaciones para las universidades, las organizaciones de financiación de la investigación y los responsables políticos, desde la sensibilización hasta el desarrollo de formas de valorar y reconocer la ciencia ciudadana en los procesos de financiación y evaluación de la investigación.

 

Recomendaciones sobre ciencia ciudadana – perspectivas sobre los avances de la ciencia y la política

 

cstp-3-1-114-g2-1

Ampliar imagen

 Hecker, S., Bonney, R., Haklay, M., Hölker, F., Hofer, H., Goebel, C., Gold, M., Makuch, Z., Ponti, M., Richter, A., Robinson, L., Iglesias, J.R., Owen, R., Peltola, T., Sforzi, A., Shirk, J., Vogel, J., Vohland, K., Witt, T. and Bonn, A., 2018. Innovation in Citizen Science – Perspectives on Science-Policy Advances. Citizen Science: Theory and Practice, 3(1), p.4. DOI: http://doi.org/10.5334/cstp.114

 

Texto completo

El documento “Innovation in Citizen Science – Perspectives on Science-Policy Advances” es un informe sobre los temas tratados en la conferencia y las lecciones y recomendaciones que de ella se desprenden. La lista de autores es impresionante: Susanne Hecker , Rick Bonney, Muki Haklay, Franz Hölker, Heribert Hofer, Claudia Goebel, Margaret Gold, Zen Makuch, Marisa Ponti, Anett Richter, Lucy Robinson, José Rubio Iglesias, Roger Owen, Taru Peltola, Andrea Sforzi, Jennifer Shirk, Johannes Vogel, Katrin Vohland, Thorsten Witt y Aletta Bonn.

La ciencia ciudadana está creciendo como un campo de investigación con contribuciones de diversas disciplinas, promoviendo la innovación en la ciencia, la sociedad y las políticas. Se necesitan debates interdisciplinarios y transdisciplinarios y análisis críticos para aprovechar el impulso actual a fin de evaluar, demostrar y aprovechar los avances logrados en los últimos años. Este documento sintetiza los resultados de las discusiones de la primera conferencia internacional de ciencias ciudadanas de la Asociación Europea de Ciencias Ciudadanas (ECSA) en 2016 en Berlín, Alemania, y destila los puntos principales del discurso en recomendaciones clave. Para mejorar la innovación en la ciencia, la ciencia ciudadana debe demostrar claramente sus beneficios científicos, diversificarse a través de las disciplinas y fomentar la creación de redes activas y nuevos formatos de colaboración, incluido el verdadero co-diseño con los participantes. Para fomentar los avances en materia de políticas, es importante aprovechar las oportunidades para el seguimiento y la elaboración de políticas pertinentes y trabajar con los financiadores de la ciencia a fin de encontrar vías y herramientas de evaluación adecuadas para apoyar la ciencia ciudadana. Desde el punto de vista de la sociedad, es fundamental colaborar con los agentes sociales en diversos formatos que se adapten a las necesidades de los participantes y evaluar los resultados del aprendizaje bidireccional, así como desarrollar la función transformadora de la comunicación de la ciencia. Esperamos que estas perspectivas clave promuevan el progreso de la ciencia ciudadana en la interfaz entre ciencia, sociedad y política.

 

 

 

Libro Verde “Estrategia 2020 en materia de ciencia ciudadana”

 

largepreview

Green Paper Citizen Science Strategy 2020. Berlín: Germany.Bürger schaffen Wissen, 2016

Texto completo

 

El compromiso cívico desempeña un papel cada vez más importante, no sólo en la sociedad, sino también en la sociedad en general. en la investigación, como una vía para que los diferentes actores participen activamente en una sociedad basada en la ciencia. Actualmente, la participación ciudadana en los procesos científicos se discute ampliamente bajo el título de “Ciencia Ciudadana”. Más allá del avance de los descubrimientos científicos y del suministro de datos a gran escala, la Ciencia Ciudadana puede generar un valor añadido significativo para la sociedad: las personas pueden mejorar su alfabetización científica en campos como la naturaleza, tecnología e historia – y aprender cómo funciona la ciencia. Están mejor equipados, evaluar los datos y resultados científicos y comprender las limitaciones de la ciencia. El enfoque general de todos los proyectos de Ciencia Ciudadana es el la adquisición de conocimientos científicos tanto para la ciencia como para la sociedad.

Este Libro Verde Citizen Science Strategy 2020 for Germany presenta la comprensión, los requisitos y el potencial de las ciencias ciudadanas en Alemania. Reflexiona sobre los múltiples beneficios de la Ciencia Ciudadana para los diferentes sectores de la sociedad y sobre los siguientes temas opciones y oportunidades para desarrollar la metodología y el enfoque. Para hacer realidad este potencial, el Libro Verde desarrolla 10 campos de acción potenciales para reforzar La ciencia ciudadana y la creación de capacidades para su aplicación con éxito de los programas de Ciencia Ciudadana.

 

 

¿Por qué abrir la ciencia y fomentar la comunicación es clave para el progreso científico?

 

xuan_czo_sharing_data_wealth_to_make_better_science_900_722_80auto

 

Why opening up science & encouraging communication is key to scientific progress SANDHYA RAMESH The Print 10 November, 2019 12:02 pm IST

Ver original

 

Para aumentar el compromiso de la gente con la ciencia que afecta a la vida cotidiana, la UNESCO designó el 10 de noviembre como Día Mundial de la Ciencia para la Paz y el Desarrollo, y este año se centró en el concepto de “ciencia abierta”.

 

Según la UNESCO, los objetivos de este día son sensibilizar a la opinión pública, promover la solidaridad científica, fomentar el uso de la ciencia en beneficio de la sociedad y llamar la atención sobre los desafíos a los que se enfrenta la ciencia.

Cada año, hay un tema que acompaña al aniversario. Este año, el objetivo de la jornada es llamar la atención sobre la “Ciencia abierta, sin dejar a nadie atrás”.

La ciencia abierta, al igual que el acceso abierto y los datos abiertos, se refieren a dar a la sociedad acceso a la investigación. La ONU afirma: “A pesar de los progresos realizados en los últimos años, seguimos siendo testigos de grandes disparidades entre las distintas regiones y países y dentro de cada uno de ellos en lo que respecta al acceso a la ciencia, la tecnología y la innovación (CTI) y al disfrute de sus beneficios”.

Hoy en día, abrir la ciencia es la necesidad del momento. Dado que Internet une a ciudadanos e investigadores de todo el mundo, cualquier barrera para acceder a la información es un obstáculo para el progreso científico.

Asegurar el acceso abierto a la ciencia permite más oportunidades de colaboración internacional e interdisciplinaria, ambas muy solicitadas en la actualidad debido a la urgencia que se requiere para mitigar la actual crisis climática.

Historia de la publicación científica

Antes de que existieran las revistas científicas, los científicos de antaño difundían sus hallazgos codificándolos crípticamente para que sólo otros científicos pudieran entenderlos. Figuras famosas como Galileo Galilei e Isaac Newton lo hicieron, principalmente porque sus vidas estaban en juego ya que todo tipo de ciencia iba en contra de la Iglesia.

Huelga decir que esta no era una metodología muy propicia para nuevos descubrimientos. No se difundieron con la suficiente rapidez y, debido a su carácter secreto, el plagio y las afirmaciones sobre los hallazgos científicos eran prácticas habituales. Las reivindicaciones sobre los hallazgos eran importantes porque la ciencia sobrevivió gracias al mecenazgo.

Pero todo eso cambió en el siglo XVII. En 1665, la Royal Society of England estableció la primera revista científica y académica llamada Philosophical Transactions of the Royal Society. A finales de siglo, había 29 revistas. Para 1800, había más de 1.000 revistas.

La ciencia evolucionó para incluir lentamente llevar la comunicación sobre ella a la gente común. Esta es otra herramienta más que fomenta el acceso abierto. Una herramienta muy eficaz en este campo es el periodismo científico, especialmente la divulgación científica. La primera publicación periódica de este tipo dedicada a la divulgación de la ciencia recibió el nombre de Popular Science.

Hoy en día, gracias a una mezcla de todo lo anterior, existe un impulso constante para hacer de la comunicación de la ciencia una parte de la vida diaria de los científicos y se ha publicado más estudios científicos que nunca antes.

Sin embargo, la mayoría de los estudios se publican en revistas comerciales con fines de lucro. La investigación se lleva a cabo a menudo mediante la financiación a través del dinero de los contribuyentes, pero los contribuyentes tendrían que pagar de nuevo para leer los resultados de la investigación.

Ya existen muchas revistas científicas abiertas como BMC Medicine, Royal Society Open Science, Scientific Reports, Science Advances y Nature Communications, entre otras. La European Open Science Cloud (EOSC) intenta hacer posible un ecosistema científico totalmente abierto federando los ecosistemas de investigación, la infraestructura, los datos y las herramientas utilizadas por más de un millón de investigadores en la UE.

En el futuro, el acceso abierto a la ciencia requerirá mejores marcos jurídicos y reglamentarios que permitan una mayor colaboración y una difusión más rápida de la investigación.

 

Por qué la ciencia abierta es el futuro (y cómo hacer que suceda)

open-science-report-2019-cover

 

Why Open Science is the Future (And how to make it happen). Business Network, 2019

Texto completo

Más sobre

 

Este informe explora los argumentos a favor de la ciencia abierta, ilustrados por casos de uso y estudios de casos, que abarcan el mundo académico, las nuevas empresas y las empresas en general. Su objetivo es explicar por qué los investigadores del sector público y privado deberían apoyar la ciencia abierta, destacando ejemplos concretos de avances disciplinarios que han sido impulsados por el intercambio de datos, herramientas e infraestructuras de investigación.

 

En todo el mundo, los investigadores son cada vez más conscientes del valor y la importancia de la ciencia abierta. A medida que la investigación científica se vuelve altamente dependiente de los datos y de la informática, los científicos son conscientes de la creciente necesidad de compartir datos, software e infraestructura para reducir la duplicación inútil y aumentar las economías de escala. En un mundo ideal, cada paso del proceso de investigación sería público y transparente: la metodología completa y todas las herramientas utilizadas, así como los datos, serían accesibles al público y a todos los grupos sin restricciones, lo que permitiría la reproducibilidad y el perfeccionamiento por parte de otros científicos.

Dada la creciente evidencia de que la colaboración entre científicos de todo el mundo puede lograr avances mucho más rápidos que los equipos de investigación individuales, debería haber un fuerte impulso detrás de la ciencia completamente abierta. Pero, en realidad, el progreso es desigual. Preocupantemente, una encuesta en línea en el otoño de 2018 encontró que sólo el 11% de los investigadores compartieron los datos de su último proyecto con personas que no conocen personalmente, en comparación con el 14% en 2016.

Con algunas notables excepciones, el intercambio de datos y herramientas de investigación se realiza de manera fragmentaria, facilitado por relaciones bilaterales de confianza, en lugar de a través de plataformas totalmente abiertas. Además, la apertura aún no está plenamente concebida e integrada en el proceso científico. Con demasiada frecuencia, las herramientas de investigación y los datos se abren como una idea de última hora a través de una adaptación que consume mucho tiempo. Otro obstáculo importante es la necesidad de apoyar la conservación a largo plazo de los datos de la investigación y el código de software, las herramientas y los entornos operativos necesarios para dar sentido a los datos. Dependiendo de la disciplina, los conjuntos de datos importantes pueden producir avances científicos décadas después de haber sido generados por primera vez.

La Nube Científica Abierta Europea (EOSC) pretende facilitar a los investigadores la búsqueda de una ciencia plenamente abierta federando la miríada de infraestructuras, herramientas y conjuntos de datos de investigación que emplean los 1,7 millones de investigadores de toda la UE. Si puede reunir los recursos de investigación de Europa mucho mejor que hoy, EOSC podría hacer que el almacenamiento y la explotación a largo plazo de los datos y las herramientas científicas sean tanto prácticos como económicos. Además, los financiadores de la investigación están haciendo cada vez más obligatorios los datos abiertos, al tiempo que exigen que la gestión de datos se incorpore en los presupuestos de los proyectos.

Pero resolver los problemas financieros, técnicos y de interoperabilidad no será suficiente: La EOSC también necesita reducir la incertidumbre en torno a los marcos regulatorios y legales relacionados con la ciencia abierta. En la actualidad, los investigadores se enfrentan a muchas cuestiones de soberanía y jurídicas, que abarcan cuestiones relativas al acceso internacional a las infraestructuras de investigación financiadas a nivel nacional, al derecho de autor y a la propiedad, y a si recibirán el reconocimiento adecuado por su trabajo. Para aprovechar plenamente los beneficios de la ciencia abierta, EOSC tendrá que dar mucha más coherencia a los marcos de incentivos, jurídicos y reglamentarios que rigen los datos y las herramientas de investigación. Hoy en día, los investigadores necesitan navegar por una variedad de directivas, reglamentos y leyes y políticas nacionales de la UE, así como por iniciativas multinacionales, como la Research Data Alliance y el Plan S. Jugando un papel de coordinación, EOSC podría ayudar a los investigadores a superar esta complejidad, de modo que puedan perseguir sistemáticamente la ciencia abierta, con la seguridad de saber que están avanzando en sus carreras y mejorando su reputación.

 

Ciencia abierta: reporte para tomadores de decisiones

 

2019-policypaperscilac-cienciaabierta-29-04-2019-final-pdf-724x1024

 

Ciencia abierta: reporte para tomadores de decisiones. Foro CILAC 2018: Foro Abierto de Ciencias Latinoamerica y Caribe, Panama City, 2018

Texto completo

El término Ciencia Abierta se usa actualmente para reunir diversas iniciativas de adaptación de la investigación científica y sus sistemas de gestión y transferencia al mundo digital en red. Considerando sus múltiples facetas y la discusión actual sobre su definición y alcance, es posible reconocer que la Ciencia Abierta se presenta como un medio capaz de articular y dinamizar las políticas de ciencia, tecnología e innovación (CTI) en curso. Sin embargo, Abierto es también un adjetivo en boga, como antes lo fueron electrónico, digital o web, para describir cómo integramos y apropiamos la transformación que internet ha causado en nuestros sistemas de creación y transferencia de conocimiento. Por ello, independientemente de las taxonomías propuestas, este reporte se ha estructurado, desde los beneficios observados: Acceso abierto a las publicaciones científicas y a los datos de investigación, Evaluación abierta de la ciencia y Ciencia Ciudadana. Cada segmento resume los propósitos propuestos y avances significativos, resaltando los aspectos más relevantes para emprender y desarrollar acciones adaptadas a los contextos disciplinares y regionales. Con tal propósito, se privilegiaron los ejemplos, casos o referencias pertinentes que ilustran los logros tempranos de las políticas, planes o proyectos en curso.