Archivo de la etiqueta: Ciencia abierta

Publish & Read: un paso adelante en la transición hacia el acceso abierto

 

46230917705_7f6e442b66_o_d

Publish & Read

https://www.projekt-deal.de/

Ver infografía

Más sobre   y 

El modelo de publicación de futuro “Publish & Read” (firmado el 15 de enero de 2019), constituye la base del acuerdo entre las bibliotecas de investigación alemanas y Willey, que promueve los principios de la ciencia abierta al permitir que instituciones e investigadores aprovechen al máximo las oportunidades que ofrece la difusión abierta en el ecosistema digital. El objetivo de este proyecto es revisar a nivel nacional los acuerdos de licencia de revistas electrónicas de las principales editoriales académicas, con el fin de introducir cambios significativos en el acceso a los contenidos y en el precio de las revistas electrónicas. Tras la consecución del anterior acuerdo con Elsevier, la mayoría de los científicos de Alemania tienen acceso en línea a unas 2.500 revistas de Elsevier, a aproximadamente la mitad del precio que las bibliotecas individuales pagaron en el pasado. Con el nuevo acuerdo con Willey, los científicos de más de 700 instituciones académicas podrán acceder al contenido de las revistas de Wiley desde 1997 y publicar el acceso abierto en todas las revistas de Wiley. La cuota anual de suscripción se calculará en función del número de artículos publicados en acceso abierto el año anterior. La cuota de publicación (tasa de procesamiento de artículos) para que un artículo esté disponible en acceso abierto se ha fijado en 2.750 euros.

 

 

¿Qué es Projekt DEAL?

La Alianza de Organizaciones Científicas Alemanas (https://www.allianzinitiative.de) encargó a la Conferencia de Rectores Alemanes (https://www.hrk.de) que instituyera Projekt DEAL para concluir acuerdos de “publicación y lectura” a nivel nacional con los mayores editores comerciales de revistas académica.

¿Cuáles son los objetivos de Projekt DEAL? 

Los objetivos de DEAL son alcanzar:

  • Publicación inmediata en acceso abierto de todos los  artículos nuevosde investigación de autores de instituciones alemanas.
  • Acceso permanente en texto completo a la colección completa de revistas del editor
  • Precios justos y razonables para estos servicios articulados con un modelo sencillo y orientado al futuro basado en el número de artículos publicados,
  • Estos objetivos están en línea con los principios de LIBER para las negociaciones con los editores, los principios del Plan S y los objetivos de la Iniciativa global OA2020 para acelerar la transición hacia el acceso abierto.

 

¿Qué es el modelo “Publish & Read”?

El modelo Publish & Read (PAR) propuesto por DEAL es un marco transformador que sitúa a la edición de acceso abierto en primer plano e instituye las condiciones previas financieras y operativas para la transición a gran escala de la publicación académica al acceso abierto.

El marco de la PAR constituye un modelo de costes de transición que permite que el 100% de los resultados de investigación de las instituciones alemanas y aceptados para su publicación en las revistas de Wiley se publiquen inmediatamente en acceso abierto sin infringir las preferencias de publicación y los flujos de trabajo de los autores y sin tener que invertir más recursos.

Basándose en el principio de que “hay suficiente dinero en el sistema“, los fondos previamente pagados por el acceso por suscripción a las revistas se utilizarán para remunerar a los editores con un precio justo y transparente (PAR fee) por los servicios prestados en la publicación en acceso abierto de artículos científicos por autores elegibles y, en mucho menor grado, para compensarles por el acceso a la lectura que todavía se requiere durante la fase de transición.

Situados en el contexto del movimiento de acceso abierto más amplio, los acuerdos transformadores, como este modelo de “Publish & Read” y otros, son una estrategia eficaz y de alto impacto para afectar la transición de las revistas académicas al acceso abierto. A nivel de cada institución, consorcio o país, tienen el potencial de convertir el 100% de los resultados de la investigación de una entidad en acceso abierto, y a medida que los consorcios nacionales y las instituciones individuales de todo el mundo negocien cada vez más estos acuerdos, la transición puede ser más rápida y a mayor escala.

El 15 de enero de 2019, el proyecto DEAL firmó un contrato de 3 años con Wiley para un modelo de “Publish and Read”. En Alemania, los científicos de más de 700 instituciones académicas podrán acceder al contenido de las revistas de Wiley desde 1997 y publicar el acceso abierto en todas las revistas de Wiley. La cuota anual de suscripción se calculará en función del número de artículos publicados en acceso abierto el año anterior. La cuota de publicación (tasa de procesamiento de artículos) para que un artículo esté disponible en acceso abierto se ha fijado en 2.750 euros.

De este modo, todas las instituciones académicas alemanas, tanto públicas como privadas, incluyendo universidades, universidades de ciencias aplicadas, instituciones de investigación, bibliotecas estatales y regionales, pueden beneficiarse del acuerdo. La comunicación con los rectores y directores de las instituciones de investigación alemanas ya está en marcha

Más información y actualizaciones sobre este acuerdo están disponibles en la página web https://www.projekt-deal.de/wiley-vertrag/.

 

Expandiendo Perspectivas de la Ciencia Abierta: Comunidades, culturas y diversidad de conceptos y prácticas

 

47006615952_1a7eff1200_o_d

Loizides, F. and C. Leslie. [e-Book] Expanding Perspectives on Open Science: Communities, Cultures and Diversity in Concepts and Practices – Proceedings of the 21st International Conference on Electronic Publishing. Amsterdam, IOS Press, 2017

Texto completo

 

Hace veintiún años, el término publicación electrónica prometía todo el potencial que la Web y las tecnologías de red podían aportar a la comunicación académica, la investigación científica y la innovación técnica. Durante las dos últimas décadas, se han producido enormes avances en todos estos ámbitos. Uno de los más importantes ha sido la Ciencia Abierta; quizás el tema más discutido en las comunicaciones de investigación hoy en día. Este libro presenta las actas de Elpub 2017, la 21ª edición de la Conferencia Internacional sobre Publicación Electrónica, celebrada en Limassol, Chipre, en junio de 2017. Continuando con la tradición de reunir a académicos, editores, conferenciantes, bibliotecarios, desarrolladores, empresarios, usuarios y todas las demás partes interesadas en los temas relacionados con la publicación electrónica, esta edición de la conferencia se centra en la Ciencia Abierta, y los 27 artículos de investigación y profesionales y un póster que se incluyen aquí reflejan los resultados y las ideas de los investigadores y profesionales con diversos antecedentes de todo el mundo con respecto a este importante tema. Con la intención de generar discusión y debate sobre el potencial y las limitaciones de la apertura, el libro aborda los desafíos y oportunidades actuales en el ecosistema de la Ciencia Abierta, y explora cómo avanzar en el desarrollo de un sistema inclusivo que funcione para una gama mucho más amplia de participantes. Será de interés para todos los interesados en la edición electrónica, y la Ciencia Abierta en particular.

 

Haciendo realidad el potencial de la Ciencia Abierta

 

46942272582_0fd709ab14_o_d

Realising the Potential: Final Report of the Open Research Data Task Force”. London: Open Research Data Task Force, 2019

Texto completo

Estudios de caso: Anexo del informe

 

El informe aboga por un conjunto de principios para la negociación con los proveedores comerciales de infraestructuras de datos de investigación a fin de maximizar la interoperabilidad, conservar la propiedad de los datos y reducir el riesgo de “bloqueo”, así como por la revisión de los costes, el negocio y los modelos de financiación de los actuales servicios de datos.

 

A medida que la investigación se vuelve cada vez más digital, deben cambiar las formas en que aborda la transparencia y la rendición de cuentas. Estos cambios son culturales, organizativos, jurídicos, tecnológicos y sociales; el gobierno, los financiadores de la investigación y las universidades tienen un papel importante en la configuración del entorno en el que tienen lugar.

La salud de ese entorno es vital para atraer al personal internacional, los estudiantes, la colaboración y la inversión que determinará si el Reino Unido cumple o no su objetivo de invertir el 2,4% en investigación e innovación para 2027.

En un movimiento que podría promover este objetivo, el gobierno acaba de publicar el consejo del profesor Adam Tickell sobre cómo avanzar hacia un mayor acceso abierto (OA) a las publicaciones de investigación, y el informe del Open Research Data Taskforce (ORDTF).

Las recomendaciones del ORDTF son menos específicas, y en su lugar se basan en una gran cantidad de evidencia para proporcionar una orientación estratégica. Algunos, en efecto, se solapan con las recomendaciones de Tickell:

  • Mejores incentivos, por ejemplo, mediante la revisión de las prácticas de evaluación de la investigación, para compartir y utilizar los datos de la investigación.
  • Políticas armonizadas de financiación de la ciencia abierta, y la provisión de financiación adecuada para apoyar la transición hacia una ciencia más abierta.
  • Servicios más fáciles de usar para la gestión de los datos de investigación, reduciendo la carga administrativa.
  • La necesidad de mantener un fuerte compromiso internacional en la búsqueda de una ciencia abierta
  • Otras recomendaciones son más específicas para la infraestructura de datos de investigación.

 

Recomendaciones de LIBER sobre el Plan S (Asociación de Bibliotecas de Investigación Europeas)

open-access-340x290px

LIBER (Association of European Research Libraries) Open Access Working Group Issues Statement on Plan S Guidelines

Ver original

 

Las orientaciones recientemente publicadas para la aplicación del Plan S ofrecen nuevos detalles sobre cómo se lograría el acceso abierto pleno e inmediato a las publicaciones de investigación en el marco de esta nueva iniciativa.

 

Como LIBER declaró en septiembre, cuando se anunció por primera vez el Plan S, apoyamos plenamente las ambiciones del Plan S. Se alinea con la Estrategia 2018-2022 de LIBER -específicamente con nuestro objetivo de hacer del Acceso Abierto la principal forma de publicación- y con nuestra Hoja de Ruta de la Ciencia Abierta.

Dentro de esta nueva orientación, nos complace ver que se han reconocido múltiples rutas hacia el Acceso Abierto. Esto es especialmente importante, ya que la transición hacia una infraestructura de investigación abierta y transparente sólo puede tener lugar si se invita al mayor número posible de partes interesadas a participar. Demandas claras y un calendario concreto impulsarán el proceso, pero puede excluir inadvertidamente a algunos que están dispuestos a participar pero que aún no están en condiciones de cumplirlo plenamente. Por lo tanto, LIBER aboga por un enfoque inclusivo. El éxito del acceso abierto se basa en la participación a escala mundial.

Las directrices ofrecen tres escenarios para alcanzar el acceso abierto total e inmediato:

1. Revistas de acceso abierto o plataformas de acceso abierto

Las revistas de acceso abierto y las plataformas de acceso abierto constituirán la infraestructura editorial central del futuro. Se están desarrollando muchas nuevas oportunidades, tanto por parte de los editores comerciales como a través de iniciativas de base. En el caso de las empresas de nueva creación, las exigencias detalladas y de alto nivel de las directrices son difíciles de cumplir, lo que crea una situación en la que se favorece a las partes establecidas.

Por lo tanto, LIBER recomienda que cOAlition S:

  • Aborde con más detalle la compatibilidad de las revistas y plataformas de acceso abierto. ¿Cómo pueden los financiadores ayudar a las revistas dirigidas por académicos a cumplir con las normas?
  • Reconocer otros modelos de negocio de publicación de acceso abierto que no requieren cargos de procesamiento de artículos (APC), tales como mecanismos de financiación consorciada, servicios gratuitos u otros enfoques de colaboración.
  • Establecer un período de gracia para que las revistas y plataformas de OA cumplan con las condiciones del Plan S, como el período de transición concedido para los acuerdos de transformación. Los criterios podrían ser que estas revistas deberían estar listadas en el DOAJ y ser propiedad o publicadas por la comunidad académica.

 

2. Depósito de artículos académicos en repositorios de acceso abierto

LIBER se complace en ver que la Ruta Verde es reconocida como una forma de alcanzar un acceso abierto completo e inmediato. Desde finales de la década de 1990, las bibliotecas han creado repositorios, no sólo para facilitar el acceso, sino también para registrar, preservar y supervisar la producción académica.

Los numerosos requisitos técnicos detallados excluirán muchos repositorios de acceso abierto en países que no tienen los medios para invertir mucho en infraestructuras científicas abiertas.

LIBER recomienda a cOAlition S:

 

3. Acuerdos Transformativos

LIBER considera que los acuerdos de transformación son una vía viable para que las instituciones junto con sus bibliotecas contribuyan a un acceso abierto pleno e inmediato. En nuestros “Cinco principios de acceso abierto para las negociaciones con los editores” hemos ofrecido apoyo a la comunidad bibliotecaria sobre cómo hacerlo.

LIBER recomienda a cOAlition S:

  • Reconocer que el poder de transición de los acuerdos transformadores se evalúa no sólo en términos de tiempo, sino también en términos de participación.
  • Encontramos que la condición de que los acuerdos transformadores ‘incluyan un escenario que describa cómo los lugares de publicación se convertirán en Acceso Abierto total después de que el contrato expire’ no refleja adecuadamente su propósito y potencial.
  • Más bien, la Coalición S debería exigir que estos acuerdos incluyan un lenguaje que reconozca la naturaleza transitoria del modelo de acuerdo y establezca la intención específica del acuerdo, que es hacer una contribución sustancial a la transformación de la comunicación académica de un acceso basado en suscripción a un acceso abierto.

A medida que se desarrolle el Plan S, será importante garantizar que sus principios estén plenamente integrados en el flujo de trabajo de investigación más amplio. Por el momento, el Plan S se centra en gran medida en el acceso abierto a los artículos, pero debe considerarse en el contexto más amplio del ecosistema de la Ciencia Abierta al que aspiramos.

 

 

Política de acceso abierto y práctica de intercambio de datos en las universidades del Reino Unido

 

infografik160715

Zhu, Y. (2019). Open-access policy and data-sharing practice in UK academia. Journal of Information Science. https://doi.org/10.1177/0165551518823174

Texto completo

Más sobre   y  

El intercambio de datos puede definirse como la divulgación de datos de investigación que pueden ser utilizados por otros. Con el reciente movimiento de la Ciencias Abierta, se ha hecho un llamamiento para el libre acceso a los datos, las herramientas y los métodos en el mundo académico. En los últimos años, han surgido depósitos y centros de datos temáticos e institucionales, junto con la publicación en línea. Muchos registros científicos, incluidos los artículos y datos publicados, se han puesto a disposición a través de nuevas plataformas. En el Reino Unido, la mayoría de los principales financiadores de la investigación tienen una política de datos y exigen que los investigadores incluyan un “plan de intercambio de datos” al solicitar cualquier financiación pública. Sin embargo, hay una serie de obstáculos que impiden la adopción a gran escala del intercambio de datos. Esas barreras no son sólo técnicas, sino también psicológicas y sociales.

Por ello, se llevó a cabo una encuesta con más de 1.800 investigadores con sede en el Reino Unido para explorar el grado de apoyo a la puesta en común de datos y las características y factores asociados con la práctica de puesta en común de datos.

Se descubrió que, si bien la mayoría de los investigadores reconocían la importancia de compartir los datos de la investigación, pero la mayoría de ellos nunca habían compartido o reutilizado los datos de la investigación. Hubo diferencias en el grado de intercambio de datos entre los diferentes géneros, disciplinas académicas, edad y antigüedad. También encontró que el conocimiento de la política de acceso abierto (Open-Access, OA) del Research Council UK (RCUK), la experiencia de la publicación de la OA Oro y Verde, las actitudes hacia la importancia de compartir datos y la experiencia de utilizar datos secundarios estaban asociadas con la práctica de compartir datos. Un pequeño grupo de investigadores utilizó medios sociales como Twitter, blogs y Facebook para promover los datos de investigación que habían compartido en línea. Estos hallazgos contribuyen al conocimiento y comprensión de la ciencia abierta y ofrecen recomendaciones a instituciones académicas, revistas y agencias de financiación.

Dimite el Consejo editorial de una revista de Elsevier en protesta por sus políticas y lanza una revista alternativa en Acceso Abierto

39949977593_0d8c0a4102_o_d

El consejo editorial de una influyente revista de cienciometría – Journal of Informetrics – ha dimitido en protesta por las políticas de acceso abierto de su editor, Elsevier, y ha lanzado una publicación alternativa. De modo que a principios de este año, los miembros del consejo editorial lanzaron una revista de acceso abierto llamada Quantitative Science Studies (QSS), que tiene el mismo consejo editorial y es publicada por MIT Press.

 

Journal of Informetrics (JOI) normalmente cobra a los investigadores e instituciones por acceder a su contenido, aunque los autores que publican en la revista pueden optar por poner su artículo en abierto de forma gratuita pagando una cuota de 1.800 dólares, más impuestos (un modelo conocido como acceso abierto híbrido).

De este modo los miembros del consejo editorial le comunicaron a Elsevier, que dada la temática de la revista -la evaluación y difusión de la ciencia-, consideraban que debía estar a la vanguardia de las prácticas de publicación abierta, poniendo a disposición de todos las referencias bibliográficas gratuitas para su análisis y reutilización, así como el contenido en acceso abierto y la propiedad en manos de la comunidad. Además querían que Elsevier redujera los gastos de publicación de artículos de la revista para los autores y que participara en la iniciativa Initiative for Open Citations, un proyecto destinado a liberar los datos de las citas para su estudio.

Elsevier se negó a satisfacer esas demandas. En una carta de respuesta a las peticiones del consejo de redacción del 9 de octubre, puso de manifiesto que la propiedad de la revista no era negociable y que sus honorarios se fijan a un precio adecuado. Por lo que el consejo editorial de la JOI, compuesto por 27 miembros y 2 editores asociados, envió una carta conjunta de dimisión a Elsevier

En la carta de respuesta, Elsevier afirma que ya pone a disposición metadatos básicos para los registros de citas a través de su base de datos Scopus, pero que no podía poner a disposición todos los datos relacionados de forma gratuita, porque dice que añade valor a dichos datos utilizando su tecnología de extracción de citas.

De modo que a principios de este año, los miembros del consejo editorial lanzaron una revista de acceso abierto llamada Quantitative Science Studies (QSS), que tiene el mismo consejo editorial y es publicada por MIT Press de Cambridge, Massachusetts, bajo el auspicio de la International Society for Scientometrics and Informetrics (ISSI). Los investigadores han conseguido financiación independiente para crear QSS y adoptarán directrices de acceso abierto y transparencia, y se comprometen a que este acuerdo significa que pueden dejar de publicar con MIT Press si la relación viola sus principios. El contenido del QSS será de acceso abierto y, por lo tanto, de libre acceso para los lectores de todo el mundo.

¿Adoptará el mundo el Plan S, la propuesta radical para exigir el acceso abierto a los documentos científicos?

ca_0104NID_PlanS_Illustration_online

Will the world embrace Plan S, the radical proposal to mandate open access to science papers? Science. By Tania RabesandratanaJan. 3, 2019 , 2:00 PM

Original

 

¿Hasta dónde se extenderá el Plan S?

Desde el lanzamiento en septiembre de 2018 del programa respaldado por Europa para exigir el acceso abierto inmediato a la literatura científica, se han adherido 16 financiadores en 13 países. Todavía está lejos de la ambición del Plan S: convencer a los principales financiadores de investigación del mundo de que exijan el Acceso Abierto inmediato a todos los documentos publicados que se financien con sus subvenciones. El que se alcance ese objetivo depende en parte de los detalles que aún no se han resuelto, incluido un tope en los cargos de autor que los financiadores pagarán por la publicación en OA. Pero el plan ha cobrado impulso: En diciembre de 2018, China sorprendió a muchos al expresar su firme apoyo al Plan S. Este mes, se espera que se una una agencia nacional de financiamiento en África, posiblemente respaldada por un segundo financiador de Estados Unidos. Otros países y agencias de todo el mundo están considerando la posibilidad de inscribirse.

El Plan S, cuya entrada en vigor está prevista para el 1 de enero de 2020, ha recibido el apoyo de muchos científicos, que se congratulan de la reorganización de un sistema de publicación que puede generar grandes beneficios al tiempo que mantiene los resultados de la investigación financiada por los contribuyentes detrás de las barreras de pago. Pero los editores (incluida la AAAS, que publica Science) están preocupados, y algunos científicos temen que el Plan S pueda restringir sus opciones.

Si el Plan S no crece, seguiría siendo un mandato divisorio que se aplica sólo a un pequeño porcentaje de los documentos científicos del mundo. (Delta Think, una empresa consultora de Filadelfia, Pensilvania, estima que los primeros 15 financiadores que apoyaron el Plan S representaron el 3,5% de los artículos de investigación mundial en 2017). Para transformar la publicación, el plan necesita una aceptación global. Cuantos más financiadores se unan, más artículos se publicarán en revistas OA que cumplan con sus requisitos, lo que obligará a los editores a cambiar sus revistas de sus suscripciones protegidas por un sistema de pago por OA, dice el bibliotecario Jeffrey MacKie-Mason, director de investigacion digital de la Universidad de California en Berkeley.

Robert-Jan Smits, el responsable de OA de la Comisión Europea en Bruselas, que es uno de los impulsores del Plan S, dice que los editores se han estancado al hacer hincapié en la necesidad de una amplia participación. “Los grandes editores me dijeron:’Escucha, sólo podemos conseguir el pleno acceso a nuestros revistas si Lo firman todos. Así que primero haz un viaje alrededor del mundo y regresa en 20 años. Entonces podemos volver a hablar”, recuerda Smits. “Algunas personas tratan de hacer cualquier cosa para mantener el status quo.”

Los mandatos de la OA no son nada nuevo: en Europa, 74 financiadores de investigación exigen que los documentos se publiquen gratuitamente en algún momento, en comparación con los 12 que lo requerían en 2005, según el Registro de Mandatos y Políticas de Repositorio de Acceso Abierto (Registry of Open Access Repository Mandates and Policies). Sin embargo, las políticas existentes actualmente suelen permitir un retraso de 6 ó 12 meses después de la publicación inicial, durante el cual los documentos estan en exclusiva bajo suscripción, lo que permite compatibilizar el modelo de Acceso Abierto con el beneficio del editor.

El Plan S requiere Acceso Abierto inmediato; también insiste en que los autores conserven los derechos de autor y que las revistas híbridas, que cobran suscripciones pero también ofrecen una opción de OA pagado, firmen “acuerdos de transformación” para cambiar a un OA completo.

Algunos financiadores europeos piensan que el Plan S va demasiado lejos. “Nosotros y muchas organizaciones alemanas pensamos que no deberíamos ser tan prescriptivos como el Plan S”, dice Wilhelm Krull, secretario general de la Fundación Volkswagen, una entidad privada de financiación de la investigación en Hannover. El país es el principal productor europeo de artículos científicos, por delante del Reino Unido y Francia, cuyas principales agencias de financiación han firmado el Plan S. La mayor agencia de financiación federal de Alemania, DFG, dijo que apoya los objetivos del Plan S, pero prefiere dejar que los investigadores impulsen el cambio por si mismos. Otros financiadores, incluido el Consejo de Investigación de Estonia, dicen que el plazo es demasiado ajustado y que reconsiderarán su adhesión cuando el impacto del Plan S sea más claro.

Otros financiadores europeos están sopesando los pros y los contras. El Ministerio de Ciencia de España dice que está analizando las posibles repercusiones del Plan S en la ciencia y las finanzas del país, así como en la carrera de los investigadores. El FNRS, el fondo de investigación científica de la región belga de Valonia-Bruselas, está a la espera de que el Plan S anuncie su límite máximo de gastos de procesamiento de artículos (APC), las tasas de publicación en las revistas OA, que los financiadores de la coalición se han comprometido a pagar. “No estamos dispuestos a comprometernos si los costes son demasiado altos”, dijo Véronique Halloin, secretaria general del FNRS, cuyo mandato actual OA limita el reembolso de los APC a 500 euros, lo que admite que es una financiación baja.

Muchos esperan la política de la Comisión Europea: Aunque sus subvenciones representan un pequeño porcentaje de la financiación de la investigación en Europa, sus normas sobre la agricultura biológica pueden influir en los mandatos nacionales. El jefe de investigación de la comisión, Carlos Moedas, apoya el Plan S, y su programa de financiación de 7 años Horizon Europe, que comenzará en 2021, contiene declaraciones generales de apoyo a OA. Las reglas del Plan S se incluirán en el contrato modelo del programa para las subvenciones, dice Smits.

Smits ha encontrado un apoyo inesperado de China, que ahora produce más artículos científicos que cualquier otro país. El mes pasado, el mayor financiador de investigación gubernamental de China y dos bibliotecas científicas nacionales emitieron declaraciones firmes que respaldan los objetivos del Plan S. “China debe contribuir al acceso abierto internacional [y] abrir los resultados de su investigación a su propia gente”, dice Zhang Xiaolin de la Universidad de Tecnología de Shanghai en China, quien preside el Comité de Planificación Estratégica de la Biblioteca Nacional de Ciencia y Tecnología de China. Incluso si las organizaciones chinas no se unen formalmente al Plan S, políticas similares de OA llevadas a cabo por China tendrían un “gran impacto, quizás decisivo, en la industria editorial”, dice MacKie-Mason.

Por ahora, América del Norte no está haciendo lo mismo. La Fundación Bill y Melinda Gates fue la primera participante de Plan S fuera de Europa. Pero las agencias federales de EE. UU. se apegan a las políticas desarrolladas después de una orden de la Casa Blanca de 2013 para que los documentos revisados ​​por pares que financiaron estén disponibles gratuitamente después de los 12 meses posteriores a su publicación . “No anticipamos realizar ningún cambio en nuestro modelo”, dijo Brian Hitson, del Departamento de Energía de los Estados Unidos en Oak Ridge, Tennessee, quien dirige la política de acceso público de la agencia.

Fuera de Europa y Norteamérica, los financiadores dieron respuestas mixtas sobre el Plan S. India, el tercer mayor productor de artículos científicos del mundo, “muy probablemente” se unirá al Plan S, dice Krishnaswamy Vijay-Raghavan, principal asesor científico del gobierno de India. Pero la Fundación Rusa para la Ciencia no tiene previsto unirse. La Fundación Nacional de Investigación de Sudáfrica dice que “apoya el Plan S en principio”, pero quiere consultar a las partes interesadas antes de firmarlo. Jun Adachi, del Instituto Nacional de Informática de Tokio, asesor de la Alianza Japonesa de Consorcios de Bibliotecas Universitarias para los Recursos Electrónicos, dice que, a pesar del interés de los financiadores y las bibliotecas, el modelo OA todavía no es muy popular en su país.

América del Sur tiene una fuerte tradición de repositorios de OA y de publicaciones gratuitas, a menudo con subsidios gubernamentales. Bianca Amaro, presidenta de LA Referencia, una red latinoamericana de repositorios con sede en Santiago, dice que Plan S tiene una “visión más sistémica” que las políticas anteriores, y valora su compromiso de monitorear los APC y su impacto, una preocupación para los países de bajos ingresos. “Veremos cómo Europa maneja esto”, dice.

Por supuesto, dice MacKie-Mason, no todas las agencias de financiamiento están de acuerdo en que el Plan S es la mejor manera de lograr el OA universal. “Pero algunos estarán de acuerdo en que es lo suficientemente bueno y quizás nuestra mejor oportunidad para transformar pronto la industria editorial”, dice. Viene como consecuencia de las iniciativas incrementales del OA en los últimos 15 años, y de algunos desacuerdos sobre la mejor ruta para llegar a la OA.

“En el movimiento de la OA, a mucha gente le parece que hay que elegir un camino: verde, dorado o diamante”, dice Colleen Campbell, directora de la iniciativa OA2020 en la Biblioteca Digital Max Planck de Munich, Alemania, refiriéndose a las diferentes rutas para lograr el OA. “Los editores se están riendo de nosotros mientras discutimos sobre los diferentes matices” en lugar de centrarse en un objetivo compartido de un OA completo e inmediato. Debido a sus audaces y estrictos requisitos, ella y otros piensan que el Plan S puede galvanizar a los defensores para alinear sus esfuerzos para cambiar el sistema editorial.

El equipo de Plan S prevé un crecimiento constante en los próximos meses. Los financiadores discutirán el Plan S en São Paulo, Brasil, en la reunión de mayo del Consejo Mundial de Investigación, un grupo informal de agencias de financiamiento. Aunque Smits dejará la Comisión Europea en marzo, la coalición del Plan S está buscando un sustituto que pueda mantener el apoyo al mismo.

“El peso combinado de Europa y China es probablemente suficiente para empezar a cambiar el sistema”, dice el astrofísico Luke Drury, del Instituto de Estudios Avanzados de Dublín y autor principal de una respuesta cautelosa de apoyo al Plan S de All European Academies, una federación de academias europeas de ciencias y humanidades.

Si Plan S tiene éxito en lograr un sistema editorial más justo, dice, se producirá una transición al OA a nivel mundial. “Alguien tiene que tomar la iniciativa, y me alegra que parezca que viene de Europa.”

Con reportajes de Jeffrey Brainard, Sanjay Kumar, Dennis Normile y Brian Owens.