Archivo de la etiqueta: Preservación

Un libro para todos los lectores: ayuda para la recogida, el uso y la conservación de los libros y la formación de bibliotecas públicas y privadas

Ainsworth Rand Spofford A Book for All Readers An Aid to the Collection, Use, and Preservation of Books and the Formation of Public and Private Libraries. G. P. Nueva York Y Londres: Putnam’S Sons, 1900

Descargar

PDF

ePub

Mobi

Cuando observamos el campo realmente ilimitado del conocimiento humano, la vasta acumulación de obras ya impresas, y la avalancha siempre creciente de nuevos libros vertidos por la prensa moderna, el primer sentimiento que suele surgir en la mente es de consternación, si no de desesperación. Nos preguntamos: ¿Qué vida es lo suficientemente larga, qué intelecto es lo suficientemente fuerte, para dominar siquiera una décima parte del aprendizaje que contienen todos estos libros? Pero la reflexión viene en nuestra ayuda de que, después de todo, los libros realmente importantes no son más que una pequeña proporción de la masa. La mayoría de los libros no son más que repeticiones, en una forma diferente, de lo que ya se ha escrito e impreso muchas veces. La más rara de las cualidades literarias es la originalidad.

Técnicas digitales para documentar y preservar el patrimonio cultural

Digital Techniques for Documenting and Preserving Cultural Heritage ARC -  Collection Development, Cultural Heritage, and Digital Humanities:  Amazon.es: MacDonald, Lindsay, Bentkowska-Kafel, Anna: Libros en idiomas  extranjeros

Bentkowska-Kafel, A. and L. MacDonald (2018). [e-Book] Digital Techniques for Documenting and Preserving Cultural Heritage, Arc Humanities Press.

Texto completo

Este libro presenta enfoques interdisciplinarios para el examen y la documentación del patrimonio cultural material, utilizando tecnologías ópticas espaciales y espectrales no invasivas.

Cómo gestionar las colecciones patrimoniales de las bibliotecas

Image de couverture

Dominique, C. [e-Book] Apprendre à gérer des collections patrimoniales en bibliothèque, Presses de l’enssib.

Texto completo

PDF

ePub

Acaba de ser nombrado responsable de la colección patrimonial de una biblioteca, pero no es un especialista o su conocimiento está muy lejos. ¿De dónde vienen estos viejos libros que duermen en el almacén? ¿Qué hacer con ellos? ¿Tenemos derecho a deshacernos de ellos si no parecen ser de utilidad para nadie? ¿Hay alguno que sea raro y que deba ser utilizado? Algunos están catalogados, pero no todos, ¿cómo se puede hacer esto? Y luego hay grabados en las carteras, viejas fotografías aquí y allá. ¿Cómo sabes si son de interés? En un rincón de las tiendas, el moho ha aparecido de repente y parece estar contaminando gradualmente las obras. ¿Cómo te deshaces de él? ¿A quién debo decírselo? Si a veces te haces estas preguntas delicadas, este manual es para ti. (Dominique Coq, director científico del volumen) Basándose en la información recibida de los especialistas, este manual reúne un conjunto razonado de información básica, que presenta los pasos a seguir para aprehender, tratar, informar y desarrollar estas colecciones patrimoniales; ayuda a comprender el entorno jurídico, administrativo y documental. Es un documento indispensable para los profesionales con poca formación en la materia, que se enfrentan por primera vez a una colección patrimonial, o que tienen previsto hacerlo, y que desean adquirir los rudimentos necesarios para su gestión.

Preservación y conservación de materiales en bibliotecas. Planeta Biblioteca 2020/11/25.

Preservación y conservación de materiales en bibliotecas. Planeta Biblioteca 2020/11/25.

ESCUCHAR

Ir a descargar

Conversación con Monica Elisabeth Medina del Centro Regional de Preservación y Conservación de Obras sobre Papel de Córdoba Argentina. Monica es bióloga y bibliotecaria especialista en plagas de insectos y hongos. Nos ha hablado de su trabajo y su amor por las bibliotecas y la lectura.

Guía para la evaluación de los procesos de preservación en repositorios institucionales de investigación

Guía para la evaluación de los procesos de preservación en repositorios institucionales de investigación. Madrid: REBIUN, 2020

Texto completo

La presente Guía tiene como finalidad permitir una auditoría interna para establecer posibles acciones de preservación digital en los repositorios institucionales de las universidades y el CSIC. Se engloba dentro de la acción 5 del Grupo de Repositorios de REBIUN para el año 2020. En 2018 el Grupo realizó una encuesta , basada en los niveles establecidos por la National Digital Stewardship Alliance (NDSA), para determinar en qué medida los repositorios están desarrollando actividades de preservación digital. Con una tasa de respuestas del 90% (52 encuestas respondidas de 58 repositorios REBIUN contactados), se pudo concluir que los repositorios no están aplicando las medidas técnicas de preservación al nivel de su compromiso público. La presente Guía, basada en los mismos criterios NDSA pero ampliada con otras prácticas en preservación digital y con la experiencia de los miembros del grupo de trabajo, pretende servir de referente para plantear a nivel político y técnico los puntos fuertes y las medidas de mejora en cuanto a la preservación de los materiales y metadatos almacenados en los repositorios institucionales.

Recursos para la recuperación bibliotecas, archivos e instituciones culturales después de una catástrofe

Hurricane/Tropical Storm Emergency Management Disaster recovery resources for libraries, archives and cultural institutions. Texas State Library and Archives Commission, 2020

Ver noticia

Las bibliotecas nunca son más necesarias que en tiempos de crisis, y es en tiempos de crisis cuando demostramos por qué las bibliotecas somos tan imprescindibles.

La directora de la Biblioteca Pública de Houston, la Dra. Rhea Lawson, escribió a TSLAC después del huracán Harvey en 2017 para informar sobre el estado de los daños a sus bibliotecas. El Dr. Lawson hizo la siguiente observación maravillosa:

“Como saben, para muchas personas, las bibliotecas son un salvavidas vital. Reconocemos que durante tiempos catastróficos las bibliotecas son aún más esenciales, ya que las personas necesitan un ancla familiar confiable y una piedra de toque en la comunidad para recordarles que todo volverá a estar bien.  Pero sobre todo, nuestra misión en este momento es restaurar la alegría en los ojos de niños y adultos que han visto tanta destrucción y experimentado tanto miedo e incertidumbre ”.

TSLAC continuará trabajando con organizaciones federales, estatales y locales para encontrar formas de ayudar a las bibliotecas y archivos en situaciones de emergencia relacionadas con el clima.

aquí están algunos recursos:

Asociación Americana de Bibliotecas: Kit de herramientas de recuperación ante desastres de ALA está disponible en: www.ala.org/aasl/awards/beyond-words/recovery

Biblioteca del Congreso: Consejos para el manejo de emergencias, respuesta y recuperación (incluido qué hacer si las colecciones se mojan) disponible en: www.loc.gov/preservation/emergprep/recovery.htm

Fundación del Instituto Americano para la Conservación: Para obtener consejos de salvamento al alcance de su mano, consulte las Guías de recuperación y respuesta ante desastres: https://www.culturalheritage.org/resources/emergencies/disaster-response-recovery

Centro de Conservación de Arte y Artefactos Históricos (CCAHA): https://ccaha.org/emergency-planning-response

Centro Nacional de Tecnología y Capacitación para la Preservación, Servicio de Parques Nacionales: www.ncptt.nps.gov/articles/disasters/

Grupo de trabajo nacional de emergencia del patrimonio: www.fema.gov/media-library/assets/documents/113297

El futuro de las colecciones impresas es compartido

 

the-national-newspaper-bu-009

 

Gestionar colecciones compartidas en el ciclo de vida de las colecciones de la biblioteca promueve la equidad de acceso, enriquece el registro académico y aumenta las oportunidades para la investigación y la enseñanza. Una infraestructura bien desarrollada, colaborativa e interoperable asegura que nos daremos cuenta de todo el potencial de nuestras redes y sus colecciones colectivas. Sin ninguna duda el futuro de las colecciones impresas es compartido.

En junio, la Biblioteca Digital de California (CDL), el Centro de Bibliotecas de Investigación (CRL) y HathiTrust afirmaron su compromiso, anunciado por primera vez en enero de 2020, de liderar la construcción de la última década de esfuerzos de promover colecciones impresas compartidas para realizar una interconexión y Infraestructura abierta que incorpore la colección impresa compartida más completamente en los servicios y operaciones de la biblioteca. Aquí puedes ver los un documento con Principios, Visión, Misión y Suposiciones. del proyecto.

Esta nueva fase une el trabajo regional en un esfuerzo nacional estratégico. Trabajando juntos de manera coordinada, para reunir, preservar y hacer accesible una colección compartida más amplia y diversa para la comunidad académica.

¿Cómo desinfectar colecciones en una pandemia?

 

trends-cleaning

 

How to Sanitize Collections in a Pandemic: Conservators weigh in on the mysteries of materials handling during COVID-19 By Lara Ewen | American Libraries, June 1, 2020

Ver original

 

Mantener las bibliotecas seguras es importante tanto para los trabajadores como para los usuarios. Pero durante la actual pandemia de COVID-19, las preguntas sobre cómo hacerlo, especialmente en lo que respecta a materiales y superficies, tienen respuestas complicadas.

 

Es una situación sin precedentes. Los conservadores, que tienen experiencia en el diagnóstico y la reparación de daños de las colecciones, dicen que falta información histórica sobre la higienización de los materiales de la biblioteca. Además de un poco de evidencia anecdótica en un artículo de la Revista Smithsonian de 2019, hay muy pocos datos históricos disponibles, dice Evan Knight, especialista en conservación de la Junta de Comisionados de Bibliotecas de Massachusetts: “No hay nada publicado o compartido de epidemias anteriores”.

También es un desafío para filtrar a través de la evolución de la investigación. Un estudio realizado en enero en el Journal of Hospital Infection informó que los coronavirus similares al SARS-CoV-2, el responsable del COVID-19, pueden persistir en algunas superficies inanimadas (como metal, vidrio y plástico) hasta nueve días y en el papel hasta cuatro o cinco días. Mientras tanto, datos recientes de los Institutos Nacionales de Salud indican que el SARS-CoV-2 es detectable en aerosoles hasta tres horas, en el cobre hasta cuatro horas, y en el plástico y el acero inoxidable hasta quizás sólo dos o tres días.

La pandemia también presenta desafíos de naturaleza más filosófica. “Es difícil conciliar los requisitos de salud pública de esta pandemia con nuestra misión”, dice Jacob Nadal, director de preservación de la Biblioteca del Congreso (LC), que cerró al público el 12 de marzo y ha cancelado los eventos hasta el 1 de julio. “Es desgarrador ver cómo esta enfermedad nos obliga a dar un paso atrás exactamente en el momento en que íbamos Adar un paso adelante”.

El mejor desinfectante

Sin embargo, retroceder puede ser la mejor defensa contra una amenaza aún en desarrollo. El desinfectante más fácil, seguro y barato es el tiempo. “Esta pandemia es una situación única para la mayoría de los conservadores, así que no sabemos mucho sobre desinfectar en general, y este virus en particular”, dice Knight. “Nuestra opinión es que la profilaxis, o las medidas preventivas, son las mejores”.

Fletcher Durant, director de conservación y preservación de las Bibliotecas George A. Smathers de la Universidad de Florida en Gainesville, sugiere que todas las bibliotecas sigan la recomendación de la ALA del 17 de marzo de cerrar al público. “El aislamiento durante un mínimo de 24 horas, y preferiblemente 14 días, es el mejor desinfectante”, dice. “Es simplemente lo mejor y más seguro que nosotros como bibliotecarios podemos hacer en este momento.” Durant dice que se trata de proteger las bibliotecas así como al público. “Las bibliotecas podrían ser un foco de riesgo para la propagación de la enfermedad, lo que, más allá de los impactos directos sobre la salud, podría reducir la confianza del público en las bibliotecas”.

Eso también significa que las bibliotecas deben permanecer cerradas hasta que se elimine el riesgo de infección pública. “Seríamos los primeros en decir que no estamos equipados para hacer recomendaciones sobre virología, bacteriología o asuntos médicos”, dice Nadal. “Poner en cuarentena la viabilidad del virus es el mejor plan”.

Limpieza y desinfección

Algunas bibliotecas, sin embargo, tienen una misión que impide la cuarentena completa. LC, por ejemplo, sigue apoyando al Congreso durante en las sesiones, lo que requiere que parte del personal esté en el lugar. Otras bibliotecas mantienen servicios con préstamos de materiales en la acera. Eso significa que se justifican métodos de desinfección adicionales.

Las superficies internas duras, como las mesas, las manijas de las puertas, las cubiertas de los libros y los ordenadores, deben limpiarse profesionalmente. Los expertos también señalan que los auriculares de realidad virtual han sido señalados como un factor de riesgo, y las bibliotecas deberían suspender su uso. “Este es un momento para una precaución excepcional”, dice Nadal.

Todo el personal que trabaje en el lugar debe lavarse bien las manos, especialmente cuando manipule libros u otros objetos compartidos. “No hay estudios que respondan específicamente a la pregunta de cuán transmisible puede ser el coronavirus a partir de los materiales más comunes de la biblioteca, [como] el papel recubierto y no recubierto, la tela de los libros o las fundas de poliéster de los libros”, dice Nadal. “Tenemos que buscar información de alta calidad y evaluarla críticamente para determinar como aplicarla a nuestras preocupaciones particulares”

 

Evitar el daño

Knight dice que los bibliotecarios deben tener cuidado al usar disolventes de limpieza en los libros y otros materiales de biblioteca potencialmente frágiles. “No conozco ningún limpiador o desinfectante ‘menos dañino’, especialmente para cualquier objeto de evidente valor duradero”, dice, explicando que los riesgos para los libros sometidos a limpieza o desinfección acuosa incluyen daños por agua y bisagras y articulaciones debilitadas. “Los libros envueltos en poliéster o polietileno pueden limpiarse y desinfectarse más razonablemente, y las fuertes cubiertas de tela de buckram para encuadernación de bibliotecas probablemente también puedan soportar la limpieza mejorada”, añade. “Pero de nuevo, si uno está planeando limpiar y desinfectar las colecciones, incluso entre los volúmenes polícubiertos, deben entender y aceptar que habrá daños en la colección”.

Hay pruebas de que ciertos métodos pueden no ser eficaces de todos modos. “Las percepciones erróneas comunes pueden ser que rociar o limpiar el exterior de un volumen con Lysol, alcohol o lejía es suficiente para desnaturalizar el virus en todo el volumen”, dice Durant.

La luz ultravioleta (UV) también plantea un riesgo potencial para los materiales de colección debido a su alta intensidad. Y como es difícil confirmar que cada página ha sido expuesta a la luz, el esfuerzo podría resultar infructuoso. “La irradiación germicida UV ha demostrado ser generalmente efectiva a una exposición de 2-5 mili julios por centímetro cuadrado”, dice Durant. “Sin embargo, para que esta exposición sea efectiva, debe ser una exposición completa, [que es] algo que es casi imposible de lograr con libros encuadernados. Ciertamente no es tan efectivo como simplemente aislar los libros”.

Sin embargo, aunque las bibliotecas siguen aprendiendo nuevos procedimientos de preservación, ciertas constantes permanecen. “Este es un buen momento para pensar en el papel de las bibliotecas como guardianes de la memoria y la cultura”, dice Nadal. “Vamos a estar cerrados por un período de tiempo, y nuestra ética de servicio constante hará que esto sea doloroso. Mantener los materiales en cuarentena y fuera de circulación será frustrante. [Pero] somos guardianes de una larga historia, y nuestra principal obligación ahora es asegurarnos de que haya un largo futuro para el conocimiento registrado y la creatividad confiada a nuestro cuidado.”

Recursos adicionales:

Cómo actuar con los libros ante el riesgo de contagio por COVID -19

img_20200402_140745_804

Arsenio Sánchez Hernampérez. Cómo actuar con los libros ante el riesgo de contagio por COVID -19
Blog BNE – 2 abril, 2020

Ver completo BNE

 

Las enfermedades pueden transmitirse por vía directa o indirecta. Las de contagio directo se propagan cuando los microorganismos pasan de la persona infectada a la persona sana por contacto directo, es decir cuando los individuos se tocan, mantienen relaciones sexuales o se contaminan con secreciones o heridas de la persona infectada. Es el caso de la hepatitis B, el VIH/SIDA o el herpes genital.

Llegados a este punto, deberíamos plantearnos si es necesario desinfectar los libros para evitar contagios. Nuestra opinión es contraria a la desinfección. Los productos que son efectivos en superficies duras o para desinfectar plásticos o la ropa son dañinos para el papel o las tintas y podrían causar oxidación e hidrólisis ácida de la celulosa, la disolución de las tintas de tampón y de las anotaciones en bolígrafo o rotulador además de atenuar el color. Al utilizar agua como vehículo son doblemente inapropiados, pues generan debilitamiento del soporte, deformaciones y solubilización de los adhesivos de la encuadernación. Podría parecer más inofensiva la esterilización con radiación UV, pero causaría una fuerte oxidación en los soportes y sólo sería efectiva en las partes expuestas a la radiación, quedando sin desinfección las más ocultas como la zona de la costura en los libros encuadernados o el interior de las solapas de las encuadernaciones rústicas modernas. Todas estas zonas son inaccesibles a la radiación UV y, por tanto, podrían seguir reteniendo su carga viral durante horas. Por ello tampoco la radiación UV es una buena solución.

Sin embargo, dado que el virus puede permanecer durante días en el papel y el plástico, es necesario mantener precauciones con los libros que han estado expuestos al virus, especialmente si se trata de material que ha estado en contacto directo con enfermos afectados por COVID-19. Paradójicamente, la desinfección más efectiva sería no hacer nada, esperar y mantener los libros en cuarentena durante, al menos, 14 días. De esta manera prevendríamos de forma segura la transmisión indirecta sobre cualquiera de los materiales con los que están elaborados los libros (papel, cartón, tela o plástico) y no correríamos el riesgo de dañarlos al aplicar productos que tienen efectos químicos y físicos en los documentos.

 

Conectando los saberes de bibliotecas, archivos y museos (BAM) en torno a la preservación de documentos analógicos y de origen digital

 

77ac538cc6e1b223c19ea33011d75084

 

Rodriguez Resendiz, P. O. and M. T. Fernández Bajón (2019). [e-Book]  Conectando los saberes de bibliotecas, archivos y museos (BAM) en torno a la preservación de documentos analógicos y de origen digital, Universidad Nacional Autónoma de México. Instituto de Investigaciones Bibliotecológicas y de la Información.

Texto completo

 

 La presente obra reúne las experiencias del trabajo que desempeñan instituciones con el propósito de preservar, registrar y dar acceso a la memoria de la humanidad, lo cual es un objetivo común de las bibliotecas, archivos y museos del mundo. El intercambio de experiencias entre estas instituciones coadyuvan a diseñar estrategias colaborativas y de impacto a nivel internacional. Uno de los mayores desafíos identificados por los autores ha sido la incorporación de tecnologías útiles a nuestro quehacer y su progresivo reemplazo. A largo de los capítulos, se refleja el interés de hacer investigaciones colegiadas y de establecer plataformas digitales que interactúen como nodos en red. La obra está divida en tres secciones que agrupan capítulos de acuerdo a su afinidad. La primera sección está dedicada a las iniciativas de colaboración y aparecen incluidos los resultados obtenidos en proyectos como el Repositorio Digital de la Secretaría de Cultura; así como del Archivo Digital de Lenguas y Culturas Originarias de México, o del acervo histórico del Instituto de Biología de la UNAM como parte del proyecto Biodiversity Heritage Library (BHL). La segunda sección se ha nombrado: “Experiencias de preservación” y se han incorporado propuestas que establecen los modelos de preservación de acuerdo al tipo de colecciones. Se aborda la situación de instituciones como: Phonothèque de la Maison mèditerranèe des sciences de l’hombre (Francia); los fondos audiovisuales de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí (México); el acervo fílmico de la Dirección de Actividades Cinematográficas de la UNAM; así como del Centro de Investigación, Documentación e Información Museológica de la Coordinación Nacional de Museos y Exposiciones del Instituto Nacional de Antropología e Historia. Por último, la tercera sección trata los problemas comunes, y se incluye una mirada crítica a las soluciones adoptadas ante el problema de la gestión documental, por parte de instituciones como la Biblioteca de Catalunya, el acervo sonoro de Radio difusión Nacional del Uruguay, así como el Archivo Histórico Municipal de Morelia.