Archivo de la etiqueta: Preservación

El futuro de las colecciones impresas es compartido

 

the-national-newspaper-bu-009

 

Gestionar colecciones compartidas en el ciclo de vida de las colecciones de la biblioteca promueve la equidad de acceso, enriquece el registro académico y aumenta las oportunidades para la investigación y la enseñanza. Una infraestructura bien desarrollada, colaborativa e interoperable asegura que nos daremos cuenta de todo el potencial de nuestras redes y sus colecciones colectivas. Sin ninguna duda el futuro de las colecciones impresas es compartido.

En junio, la Biblioteca Digital de California (CDL), el Centro de Bibliotecas de Investigación (CRL) y HathiTrust afirmaron su compromiso, anunciado por primera vez en enero de 2020, de liderar la construcción de la última década de esfuerzos de promover colecciones impresas compartidas para realizar una interconexión y Infraestructura abierta que incorpore la colección impresa compartida más completamente en los servicios y operaciones de la biblioteca. Aquí puedes ver los un documento con Principios, Visión, Misión y Suposiciones. del proyecto.

Esta nueva fase une el trabajo regional en un esfuerzo nacional estratégico. Trabajando juntos de manera coordinada, para reunir, preservar y hacer accesible una colección compartida más amplia y diversa para la comunidad académica.

¿Cómo desinfectar colecciones en una pandemia?

 

trends-cleaning

 

How to Sanitize Collections in a Pandemic: Conservators weigh in on the mysteries of materials handling during COVID-19 By Lara Ewen | American Libraries, June 1, 2020

Ver original

 

Mantener las bibliotecas seguras es importante tanto para los trabajadores como para los usuarios. Pero durante la actual pandemia de COVID-19, las preguntas sobre cómo hacerlo, especialmente en lo que respecta a materiales y superficies, tienen respuestas complicadas.

 

Es una situación sin precedentes. Los conservadores, que tienen experiencia en el diagnóstico y la reparación de daños de las colecciones, dicen que falta información histórica sobre la higienización de los materiales de la biblioteca. Además de un poco de evidencia anecdótica en un artículo de la Revista Smithsonian de 2019, hay muy pocos datos históricos disponibles, dice Evan Knight, especialista en conservación de la Junta de Comisionados de Bibliotecas de Massachusetts: “No hay nada publicado o compartido de epidemias anteriores”.

También es un desafío para filtrar a través de la evolución de la investigación. Un estudio realizado en enero en el Journal of Hospital Infection informó que los coronavirus similares al SARS-CoV-2, el responsable del COVID-19, pueden persistir en algunas superficies inanimadas (como metal, vidrio y plástico) hasta nueve días y en el papel hasta cuatro o cinco días. Mientras tanto, datos recientes de los Institutos Nacionales de Salud indican que el SARS-CoV-2 es detectable en aerosoles hasta tres horas, en el cobre hasta cuatro horas, y en el plástico y el acero inoxidable hasta quizás sólo dos o tres días.

La pandemia también presenta desafíos de naturaleza más filosófica. “Es difícil conciliar los requisitos de salud pública de esta pandemia con nuestra misión”, dice Jacob Nadal, director de preservación de la Biblioteca del Congreso (LC), que cerró al público el 12 de marzo y ha cancelado los eventos hasta el 1 de julio. “Es desgarrador ver cómo esta enfermedad nos obliga a dar un paso atrás exactamente en el momento en que íbamos Adar un paso adelante”.

El mejor desinfectante

Sin embargo, retroceder puede ser la mejor defensa contra una amenaza aún en desarrollo. El desinfectante más fácil, seguro y barato es el tiempo. “Esta pandemia es una situación única para la mayoría de los conservadores, así que no sabemos mucho sobre desinfectar en general, y este virus en particular”, dice Knight. “Nuestra opinión es que la profilaxis, o las medidas preventivas, son las mejores”.

Fletcher Durant, director de conservación y preservación de las Bibliotecas George A. Smathers de la Universidad de Florida en Gainesville, sugiere que todas las bibliotecas sigan la recomendación de la ALA del 17 de marzo de cerrar al público. “El aislamiento durante un mínimo de 24 horas, y preferiblemente 14 días, es el mejor desinfectante”, dice. “Es simplemente lo mejor y más seguro que nosotros como bibliotecarios podemos hacer en este momento.” Durant dice que se trata de proteger las bibliotecas así como al público. “Las bibliotecas podrían ser un foco de riesgo para la propagación de la enfermedad, lo que, más allá de los impactos directos sobre la salud, podría reducir la confianza del público en las bibliotecas”.

Eso también significa que las bibliotecas deben permanecer cerradas hasta que se elimine el riesgo de infección pública. “Seríamos los primeros en decir que no estamos equipados para hacer recomendaciones sobre virología, bacteriología o asuntos médicos”, dice Nadal. “Poner en cuarentena la viabilidad del virus es el mejor plan”.

Limpieza y desinfección

Algunas bibliotecas, sin embargo, tienen una misión que impide la cuarentena completa. LC, por ejemplo, sigue apoyando al Congreso durante en las sesiones, lo que requiere que parte del personal esté en el lugar. Otras bibliotecas mantienen servicios con préstamos de materiales en la acera. Eso significa que se justifican métodos de desinfección adicionales.

Las superficies internas duras, como las mesas, las manijas de las puertas, las cubiertas de los libros y los ordenadores, deben limpiarse profesionalmente. Los expertos también señalan que los auriculares de realidad virtual han sido señalados como un factor de riesgo, y las bibliotecas deberían suspender su uso. “Este es un momento para una precaución excepcional”, dice Nadal.

Todo el personal que trabaje en el lugar debe lavarse bien las manos, especialmente cuando manipule libros u otros objetos compartidos. “No hay estudios que respondan específicamente a la pregunta de cuán transmisible puede ser el coronavirus a partir de los materiales más comunes de la biblioteca, [como] el papel recubierto y no recubierto, la tela de los libros o las fundas de poliéster de los libros”, dice Nadal. “Tenemos que buscar información de alta calidad y evaluarla críticamente para determinar como aplicarla a nuestras preocupaciones particulares”

 

Evitar el daño

Knight dice que los bibliotecarios deben tener cuidado al usar disolventes de limpieza en los libros y otros materiales de biblioteca potencialmente frágiles. “No conozco ningún limpiador o desinfectante ‘menos dañino’, especialmente para cualquier objeto de evidente valor duradero”, dice, explicando que los riesgos para los libros sometidos a limpieza o desinfección acuosa incluyen daños por agua y bisagras y articulaciones debilitadas. “Los libros envueltos en poliéster o polietileno pueden limpiarse y desinfectarse más razonablemente, y las fuertes cubiertas de tela de buckram para encuadernación de bibliotecas probablemente también puedan soportar la limpieza mejorada”, añade. “Pero de nuevo, si uno está planeando limpiar y desinfectar las colecciones, incluso entre los volúmenes polícubiertos, deben entender y aceptar que habrá daños en la colección”.

Hay pruebas de que ciertos métodos pueden no ser eficaces de todos modos. “Las percepciones erróneas comunes pueden ser que rociar o limpiar el exterior de un volumen con Lysol, alcohol o lejía es suficiente para desnaturalizar el virus en todo el volumen”, dice Durant.

La luz ultravioleta (UV) también plantea un riesgo potencial para los materiales de colección debido a su alta intensidad. Y como es difícil confirmar que cada página ha sido expuesta a la luz, el esfuerzo podría resultar infructuoso. “La irradiación germicida UV ha demostrado ser generalmente efectiva a una exposición de 2-5 mili julios por centímetro cuadrado”, dice Durant. “Sin embargo, para que esta exposición sea efectiva, debe ser una exposición completa, [que es] algo que es casi imposible de lograr con libros encuadernados. Ciertamente no es tan efectivo como simplemente aislar los libros”.

Sin embargo, aunque las bibliotecas siguen aprendiendo nuevos procedimientos de preservación, ciertas constantes permanecen. “Este es un buen momento para pensar en el papel de las bibliotecas como guardianes de la memoria y la cultura”, dice Nadal. “Vamos a estar cerrados por un período de tiempo, y nuestra ética de servicio constante hará que esto sea doloroso. Mantener los materiales en cuarentena y fuera de circulación será frustrante. [Pero] somos guardianes de una larga historia, y nuestra principal obligación ahora es asegurarnos de que haya un largo futuro para el conocimiento registrado y la creatividad confiada a nuestro cuidado.”

Recursos adicionales:

Cómo actuar con los libros ante el riesgo de contagio por COVID -19

img_20200402_140745_804

Arsenio Sánchez Hernampérez. Cómo actuar con los libros ante el riesgo de contagio por COVID -19
Blog BNE – 2 abril, 2020

Ver completo BNE

 

Las enfermedades pueden transmitirse por vía directa o indirecta. Las de contagio directo se propagan cuando los microorganismos pasan de la persona infectada a la persona sana por contacto directo, es decir cuando los individuos se tocan, mantienen relaciones sexuales o se contaminan con secreciones o heridas de la persona infectada. Es el caso de la hepatitis B, el VIH/SIDA o el herpes genital.

Llegados a este punto, deberíamos plantearnos si es necesario desinfectar los libros para evitar contagios. Nuestra opinión es contraria a la desinfección. Los productos que son efectivos en superficies duras o para desinfectar plásticos o la ropa son dañinos para el papel o las tintas y podrían causar oxidación e hidrólisis ácida de la celulosa, la disolución de las tintas de tampón y de las anotaciones en bolígrafo o rotulador además de atenuar el color. Al utilizar agua como vehículo son doblemente inapropiados, pues generan debilitamiento del soporte, deformaciones y solubilización de los adhesivos de la encuadernación. Podría parecer más inofensiva la esterilización con radiación UV, pero causaría una fuerte oxidación en los soportes y sólo sería efectiva en las partes expuestas a la radiación, quedando sin desinfección las más ocultas como la zona de la costura en los libros encuadernados o el interior de las solapas de las encuadernaciones rústicas modernas. Todas estas zonas son inaccesibles a la radiación UV y, por tanto, podrían seguir reteniendo su carga viral durante horas. Por ello tampoco la radiación UV es una buena solución.

Sin embargo, dado que el virus puede permanecer durante días en el papel y el plástico, es necesario mantener precauciones con los libros que han estado expuestos al virus, especialmente si se trata de material que ha estado en contacto directo con enfermos afectados por COVID-19. Paradójicamente, la desinfección más efectiva sería no hacer nada, esperar y mantener los libros en cuarentena durante, al menos, 14 días. De esta manera prevendríamos de forma segura la transmisión indirecta sobre cualquiera de los materiales con los que están elaborados los libros (papel, cartón, tela o plástico) y no correríamos el riesgo de dañarlos al aplicar productos que tienen efectos químicos y físicos en los documentos.

 

Conectando los saberes de bibliotecas, archivos y museos (BAM) en torno a la preservación de documentos analógicos y de origen digital

 

77ac538cc6e1b223c19ea33011d75084

 

Rodriguez Resendiz, P. O. and M. T. Fernández Bajón (2019). [e-Book]  Conectando los saberes de bibliotecas, archivos y museos (BAM) en torno a la preservación de documentos analógicos y de origen digital, Universidad Nacional Autónoma de México. Instituto de Investigaciones Bibliotecológicas y de la Información.

Texto completo

 

 La presente obra reúne las experiencias del trabajo que desempeñan instituciones con el propósito de preservar, registrar y dar acceso a la memoria de la humanidad, lo cual es un objetivo común de las bibliotecas, archivos y museos del mundo. El intercambio de experiencias entre estas instituciones coadyuvan a diseñar estrategias colaborativas y de impacto a nivel internacional. Uno de los mayores desafíos identificados por los autores ha sido la incorporación de tecnologías útiles a nuestro quehacer y su progresivo reemplazo. A largo de los capítulos, se refleja el interés de hacer investigaciones colegiadas y de establecer plataformas digitales que interactúen como nodos en red. La obra está divida en tres secciones que agrupan capítulos de acuerdo a su afinidad. La primera sección está dedicada a las iniciativas de colaboración y aparecen incluidos los resultados obtenidos en proyectos como el Repositorio Digital de la Secretaría de Cultura; así como del Archivo Digital de Lenguas y Culturas Originarias de México, o del acervo histórico del Instituto de Biología de la UNAM como parte del proyecto Biodiversity Heritage Library (BHL). La segunda sección se ha nombrado: “Experiencias de preservación” y se han incorporado propuestas que establecen los modelos de preservación de acuerdo al tipo de colecciones. Se aborda la situación de instituciones como: Phonothèque de la Maison mèditerranèe des sciences de l’hombre (Francia); los fondos audiovisuales de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí (México); el acervo fílmico de la Dirección de Actividades Cinematográficas de la UNAM; así como del Centro de Investigación, Documentación e Información Museológica de la Coordinación Nacional de Museos y Exposiciones del Instituto Nacional de Antropología e Historia. Por último, la tercera sección trata los problemas comunes, y se incluye una mirada crítica a las soluciones adoptadas ante el problema de la gestión documental, por parte de instituciones como la Biblioteca de Catalunya, el acervo sonoro de Radio difusión Nacional del Uruguay, así como el Archivo Histórico Municipal de Morelia.

 

Bibliotecas universitarias que utilizan la tecnología de realidad virtual para preservar el pasado

 

20191008unrenovrfigure1

How virtual reality can help us preserve the past | Michelle Rebaleati | TEDx University of Nevada

Vídeo

 

Michelle Rebaleati utiliza la realidad virtual para archivar colecciones digitales en la biblioteca de la Universidad de Nevada, Reno. Sus proyectos incluyen recorridos por los murales, artefactos antropológicos y experiencias en primera persona. Estos proyectos tienen el poder de hacer que la gente regrese en el tiempo para visitar lugares, interactuar con cosas e incluso revivir los recuerdos de la gente. Ella cree que las bibliotecas no son el único lugar para catalogar estos medios… La tecnología nos ha permitido a todos construir y preservar nuestros propios registros digitales para las generaciones venideras.

Michelle es Especialista en Producción Multimedia en el @One Digital Media Services del Centro de Conocimiento Mathewson-IGT de la Universidad de Nevada, Reno. Además de sus funciones de ingeniería para eventos de medios relacionados con la universidad, Michelle es productora de contenidos en video digital, audio y, más recientemente, realidad virtual.

Su posición le permite obtener un conocimiento avanzado de las tecnologías que se ofrecen a los estudiantes y a la facultad. Esto llevó a Michelle a centrarse en la realidad virtual, específicamente en una capacidad de preservación cultural. Sus proyectos incluyen la documentación de experiencias de inmersión en Burning Man y el archivo del arte callejero público de Reno Reno Street Art Project en una aplicación de RV interactiva.

Michelle es una defensora de la difusión y el avance de la RV en casos de uso pragmático. Ella cree en la RV como una máquina de empatía, capaz de compartir experiencias en primera persona que nos permiten virtualmente caminar una milla en los zapatos de cada uno. Comparte este punto de vista en su premiado documental “Walking With Reality,“.

Esta charla se dio en un evento de TEDx usando el formato de conferencia TED pero organizado independientemente por una comunidad local. Más información en https://www.ted.com/tedx

Preservación de sonido en cilindros de la época de Thomas Edison ahora disponibles en línea

 

img_9284-696x464-1

 

Tran, Sheila. Dusting Off The UCSB Cylinder Audio Archives. The Botton Line, 2020

Ver noticia

Escondido en la ladera de la montaña del tercer piso de la  Biblioteca Davidson de la UCSB se encuentra el Archivo de Audio de Cilindros, una colección cuidadosamente curada de más de 19.000 cilindros fonográficos históricos. Inventado por Thomas Edison a finales de 1800-mucho antes que los CD, las cintas de casete y los discos de vinilo- los cilindros de fonógrafo son el primer medio de grabación comercial. Estos objetos cilíndricos huecos son aproximadamente del tamaño de una lata de refresco y funcionan de manera similar a los discos de vinilo, con el audio grabado como ranuras que pueden ser tocadas por una aguja.

El archivo ofrece una mirada única a una época poco documentada de la cultura e historia de Estados Unidos, con una amplia variedad de géneros y tipos de grabaciones que se remontan a la década de 1890. Los sonidos, que están todos disponibles en línea, van desde géneros musicales como las melodías de violín y la música hawaiana hasta discursos y sermones históricos. Único en el archivo es su colección de grabaciones comerciales caseras hechas por gente común, que muestran las experiencias cotidianas de la vida durante el siglo XIX.

 

Protegiendo las colecciones de las instituciones del patrimonio cultural

 

imls-hhis-report-thumbnail

Protecting America’s Collections: Results from the Heritage Health Information Survey. Washington, D.C.: IMLS, 2019

Texto completo

 

El Informe HHIS, publicado en 2019, ofrece una selección de actualizaciones del Heritage Health Index of 2004 y evalúa las necesidades de preservación de las instituciones del patrimonio cultural actual con colecciones no vivas, tangibles y digitales.

 

Fondo Antiguo en las bibliotecas. Planeta Biblioteca 2019/04/20

 

b3129561bd95cd8c2e723d77fe1d505d

Fondo Antiguo en las bibliotecas. Planeta Biblioteca 2019/04/20

Ir a descargar

 

Ha visitado el Planeta el profesor Carlos Díaz Redondo, profesor de Información y Documentación de la Universidad de Salamanca, especialista en Fondo Antiguo, Encuadernación y Restauración de Libros. Hemos hablado con Carlos sobre la formación profesional entre las materias relacionadas con el libro antiguo, las líneas docentes, la formación práctica en conservación y restauración, la relación entre la preservación material y la preservación digital como medio de conservación y de difusión del contenido, la importancia de la ilustración y de las Humanidades Digitales

Conservación del Patrimonio Inmaterial

4paso-del-fuego-1

Conservation of Intangible Heritage. ICOMOS, 2018

Texto completo

Se entiende por “patrimonio cultural inmaterial” las prácticas, representaciones, expresiones, conocimientos, técnicas, así como los instrumentos, objetos, artefactos y espacios culturales asociados a ellos, que las comunidades, los grupos y, en algunos casos, los individuos reconozcen como parte de su patrimonio cultural.

¿Cómo están interconectados los patrimonios culturales tangibles e intangibles? ¿Por qué la conservación del patrimonio inmaterial forma parte integrante de la conservación de monumentos y sitios?

Para abordar estas cuestiones, el Centro de Documentación del ICOMOS ofrece una selección de documentos y libros disponibles en sus colecciones. Esta selección no pretende constituir una bibliografía exhaustiva de la literatura científica sobre la conservación del patrimonio inmaterial.

Más cosas en UA sobre Patrimono Inmaterial

Patrimonio Inmaterial. Planeta Biblioteca. 2015/05/13.

La preservación del patrimonio cultural inmaterial en bibliotecas y archivos: definición de un programa de investigación

La alfabetización como capital inmaterial local: Historia de una biblioteca rural de entre 1860 – 1920

El Lector de Tabaqueria: Patrimonio Intangible de la Humanidad

 

Libro blanco sobre la preservación de datos de investigación de la Asociación Canadiense de Bibliotecas de Investigación

2018-05-18_10-23-43

Research Data Preservation in Canada. Canadian Association of Research Libraries, 2018

Texto completo

 

La red Portage Network acaba de publicar un libro blanco titulado Research Data Preservation in Canada (Preservación de datos de investigación en Canadá), escrito por miembros del Portage Preservation Expert Group (PEG), en nombre de la Canadian Association of Research Libraries (Asociación Canadiense de Bibliotecas de Investigación)

 

El Grupo de Expertos en Preservación (PEG) fue creado para asesorar a la red de investigación Portage Network en el desarrollo de la infraestructura de gestión de datos de investigación (RDM) y las mejores prácticas para preservar los datos y metadatos de investigación en Canadá.

Los miembros de PEG han escrito este Libro Blanco como documento base para describir el panorama actual de la preservación digital, resaltando algunos de los trabajos de preservación digital que ya se están llevando a cabo en Canadá, e identificar los desafíos que deben ser abordados por Portage y otras partes interesadas para desarrollar y mejorar la capacidad e infraestructura de RDM en todo el país.

Portage es una iniciativa nacional de gestión de datos de investigación para ayudar a los investigadores y otras partes interesadas en la gestión de datos de investigación a través de una red de expertos en RDM basada en bibliotecas y plataformas nacionales para la planificación, preservación y descubrimiento de datos de investigación. Portage es administrado por la Asociación Canadiense de Bibliotecas de Investigación.