Archivo de la etiqueta: Servicios bibliotecarios

Pensamiento de diseño para bibliotecas

Design Thinking for Libraries, IDEO 2015

Toolkit

Actividades

Guía básica

Las bibliotecas públicas de Aarhus (Dinamarca) y Chicago (EE.UU.), con la financiación de la Fundación Gates, crearon el kit de herramientas Design Thinking for Libraries para introducir una forma de trabajo que le ayudará a entender las necesidades de los usuarios y a involucrar a sus comunidades como nunca antes. Los retos a los que se enfrentan los bibliotecarios son reales, complejos y variados. Como tales, requieren nuevas perspectivas, nuevas herramientas y nuevos enfoques. El Design Thinking nos permite trabajar juntos para descubrir qué quieren nuestras comunidades y experimentar para crear servicios, programas y procesos que satisfagan sus necesidades cambiantes. Este conjunto de herramientas sirve de introducción.

Una biblioteca de autoservicio fabricada con contenedores en Finlandia

Nekala Branch Library

En la conferencia sudafricana de la IFLA en 2015, los arquitectos sudafricanos Tsai Design Studio hablaron de las bibliotecas de contenedores que habían diseñado para algunos países africanos y otros lugares donde la construcción de bibliotecas fijas no es posible. Esto llevó a la idea de que algo similar podría considerarse también para Finlandia.

En alguna ocasión se utilizaron contenedores para crear escuelas y jardines de infancia, pero para una biblioteca no se había construido antes ningún contenedor móvil de alquiler en Finlandia. En realidad, no se trata de contenedores, sino de módulos portátiles, pero el edificio sigue llamándose biblioteca contenedor.

Nekala Branch Library es la primera biblioteca hecha con contenedores en Finlandia. La red de bibliotecas de la ciudad de Tampere cuenta con 15 sucursales. La ciudad de Tampere tiene 238.671 habitantes y es la tercera ciudad más grande de Finlandia. Nekala es una de las bibliotecas más pequeñas de la red.

Cuando la biblioteca de Nekala tuvo que cerrar en 2018 por problemas de calidad del aire interior, se intentó encontrar un nuevo lugar para el edificio de la biblioteca, pero no había ninguna parcela libre en la zona. Entonces se ocurrió la idea de una biblioteca de contenedores. La idea fue recibida con entusiasmo y dio lugar a la idea de implantar una biblioteca de contenedores portátil.

Interior

Para el diseño interior, se organizó un concurso para estudiantes de arquitectura, que aportó ideas útiles. La idea inicial era hacer un amplio uso de materiales reciclados, pero se consideró bastante difícil debido a la normativa. Algunos detalles del interior, como las piezas metálicas de los extremos de las estanterías, siguen esta dirección de diseño. Las estanterías se basan en el diseño de la obra ganadora del concurso de arquitectura y se construyeron a medida en Wood Tech de City Facility Services.

La Biblioteca de Contenedores de Nekala es la primera biblioteca de contenedores que funciona todo el año en Finlandia y la primera biblioteca que funciona completamente en régimen de autoservicio en Tampere. El autoservicio significa que se puede abrir la puerta con el propio carné de la biblioteca y el código PIN. No hay personal permanente en la biblioteca. El diseño de la biblioteca contenedor ha requerido valentía, un enfoque innovador y la confianza de todas las partes implicadas. La biblioteca es muy adecuada para el barrio de Nekala y sus alrededores, un espacio polivalente propio de los residentes, que con su interior hogareño atrae a la gente no sólo para reunirse, sino también para cuidar de la biblioteca juntos. Se trata de una sala de estar comunitaria y un espacio de trabajo con una colección de biblioteca pequeña pero completa y que cuenta con todos los servicios clave de la biblioteca para su uso.

La biblioteca es bastante pequeña, 145 metros cuadrados, pero contiene todo lo que se necesita en una biblioteca. Se puede acceder a Internet a través de un wifi abierto, trabajar, estudiar, imprimir y escanear, leer revistas y conocer gente. Por supuesto, también se puede tomar y devolver libros, hacer reservas y recogerlas. La colección flotante de la ciudad se mueve diariamente entre las bibliotecas. Las clases escolares también utilizan la biblioteca durante el día como entorno de aprendizaje. Para los residentes de la zona, su uso es gratuito, por ejemplo, para reuniones o pequeños eventos. La biblioteca cuenta con cámaras de vigilancia y, si es necesario, con personal in situ. Sin embargo, la mayor parte del tiempo funciona en régimen de autoservicio para los clientes. El horario de apertura es amplio: se puede visitar la biblioteca de Nekala de 7 a 21 horas de domingo a jueves y de 7 a 18 horas de viernes a sábado. La señalización rosa da la bienvenida a residentes y visitantes para que disfruten del espacio comunitario.

Las bibliotecas rurales de Estados Unidos ofrecen una gran variedad de servicios a sus usuarios, desde conexiones a Internet de banda ancha y campamentos de codificación hasta estaciones de reparación de bicicletas.

Scrappy rural librarians find the gaps and fill them Published on Ipondr March 1, 2021

Ver noticia original

Talleres culturales. Jardines comunitarios. Cuentos bilingües. Campamentos de codificación. Clubes de cine. Estos son sólo algunos de los servicios que 30 millones de estadounidenses buscan en las bibliotecas rurales. En comunidades que a menudo tienen un acceso limitado a los recursos, los bibliotecarios de miles de pueblos pequeños están encontrando formas de satisfacer las necesidades y a menudo lo hacen con escasos recursos y personal limitado.

Las bibliotecas rurales “realmente proporcionan algunos recursos que no están disponibles en ningún otro lugar, y ciertamente no de forma gratuita”, dijo Hall. “Me he dado cuenta de que (nosotros) básicamente estamos llenando los vacíos que existen, sean los que sean”.

Huyendo del elevado desempleo y del cambio climático en el archipiélago del Pacífico Norte, los inmigrantes marshallianos se han ido asentando en el noroeste de Arkansas desde la década de 1980, principalmente para trabajar en las plantas de procesamiento de aves de Tysons Foods. La sede de la empresa está en Springdale, a unos 51 kilómetros de Berryville (5.300 habitantes), en el condado de Carroll. A su vez, el mayor empleador del condado es Tyson Foods. En la actualidad, Arkansas cuenta con la mayor concentración de marshallianos del territorio continental de Estados Unidos.

Cuando una planta de procesamiento de carne de Arkansas amplió sus operaciones en una región de las montañas Ozark, un bibliotecario local aprovechó la oportunidad para educar a la comunidad rural sobre la repentina afluencia de trabajadores marshaleses y sus familias. Esperando que hubiera unas 25 personas en un taller patrocinado por la biblioteca y centrado en las tradiciones culturales de las Islas Marshall, vinieron unas “55 personas de la escuela, del departamento de salud y de varias organizaciones sin ánimo de lucro”. Aprendimos mucho ese día”, dijo Julie Hall, directora de la Biblioteca Pública de Berryville, que atiende a unas 10.000 personas en una región rural situada entre los límites de los estados de Missouri y Oklahoma.

A casi 500 millas de Berryville se encuentra Princeville, Illinois. Beth Duttlinger, directora del Distrito de Bibliotecas Lillie M. Evans, quería promover hábitos saludables y el aprendizaje permanente al tiempo que ayudaba a su pequeña ciudad, situada a 25 millas de Peoria, a convertirse en “un lugar atractivo para vivir, visitar o trabajar”.

Al notar la falta de servicios en un camino local para bicicletas, Duttlinger reclutó a empresas para que patrocinaran estaciones de reparación de bicicletas en su biblioteca y en otras cuatro a lo largo del carril de 38 millas construido en la antigua línea ferroviaria Rock Island Trail. Los objetivos de la bibliotecaria: Ofrecer los servicios que necesitan los ciclistas, darles la bienvenida a la biblioteca y promover los negocios locales.

“Las comunidades más pequeñas no tienen a nadie que cubra esos huecos”, dice Duttlinger, cuyo distrito bibliotecario da servicio a más de 4.000 personas en una región de 121 millas cuadradas. “Así que muchas veces trato de averiguar lo que hay que hacer”.

Si las necesidades de una comunidad rural son numerosas y cambiantes, el trabajo del bibliotecario de una pequeña ciudad también lo es. Considere algunos de los artículos que las bibliotecas rurales prestan o suministran, dependiendo de la necesidad de la comunidad, la financiación y la imaginación del bibliotecario: Kits de manualidades. Kits de ciencia. Formularios de impuestos. Puntos de acceso Wi-Fi. Ordenadores portátiles. Patinetes. Bicicletas. Alimentos. Cañas de pescar. Cajas de pesca. Pases para museos.

“Vaya a cualquier biblioteca rural, y están haciendo algo innovador e inteligente para su comunidad”, dijo Brian Real, profesor asistente de Ciencias de la Información y Bibliotecas en la Universidad Estatal del Sur de Connecticut. Es coautor de un informe de 2017 para American Library Association sobre los retos que abordan y afrontan las bibliotecas rurales.

Brian Real describe una red de bibliotecarios resistente que puede operar desde un bibliobús o una estructura tradicional, pertenecer a un sistema regional de bibliotecas o funcionar por su cuenta, con los fondos que través de los impuestos locales sobre la propiedad o de un mecanismo estatal. Lo que todas tienen en común: una estrecha relación con sus comunidades y la capacidad de centrarse en necesidades específicas.

“Las bibliotecas rurales son casi terra incognita (territorio desconocido)”, afirma Noah Lenstra, profesor adjunto de Biblioteconomía y Ciencias de la Información en la Universidad de Carolina del Norte en Greensboro. “Hay un desconocimiento extremo de lo que realmente abarcan y de lo que hacen”.

Lenstra tiene experiencia de primera mano. Es el fundador y director de Let’s Move in Libraries, (Movámonos en las bibliotecas), una iniciativa para apoyar programas de salud y bienestar en las bibliotecas públicas.

Desde las grandes llamadas a la acción, como la iniciativa de Lenstra, hasta las más mundanas, las bibliotecas de los pueblos pequeños son puntos de conexión para muchos miembros de la comunidad.

En la Biblioteca de la Comunidad Indígena Ak-Chin, situada en Maricopa (Arizona), el Club de Cine es una atracción popular para muchos miembros de la tribu que carecen de servicio de Internet y líneas telefónicas.

El club enseña a los niños a hacer vídeos, explica Melanie Toledo, directora de la biblioteca. Cada uno de los grupos del club crea un guión y luego actúa, edita y publica un vídeo corto en el canal de YouTube de la biblioteca.

La Diputación de Salamanca instalará cajeros automáticos en dos bibliobuses para llegar a 129 pequeños municipios

La Diputación instalará cajeros automáticos en dos bibliobuses para llegar a 129 pequeños municipios. Tribuna de Salamanca,  13.01.2021

Ver original

La Diputación de Salamanca llevará cajeros automáticos a 129 pequeños municipios de la provincia a través del servicio de Bibliobus. Los bibliobuses utilizarán sus rutas habituales para llevar el servicio a pequeños municipios que no disponen de sucursal bancaria. Para ello, según ha avanzado este miércoles el presidente de la institución provincial, Javier Iglesias. se instalarán dos cajeros en dos bibliobuses y se utilizarán sus rutas habituales para “ofrecer este necesario servicio en los pequeños municipios que no disponen de sucursal bancaria“. Según el presidente de la institución provincial, Javier Iglesias, se trata de un proyecto “pionero” que nace con el propósito de poder ampliarse, ya que 296 de los 362 municipios de la provincia no cuentan con cajero.

Servicios innovadores en Bibliotecas Universitarias. Planeta Biblioteca 2021/01/13.

Servicios innovadores en Bibliotecas Universitarias con Oliver Martín (UCM). Planeta Biblioteca 2021/01/13.

ESCUCHAR EL PROGRAMA

Ir a descargar

Conversamos con Oliver Martín, subdirector de la Biblioteca de la Facultad de Enfermería, Fisioterapia y Podología de la Universidad complutense de Madrid. Con él hemos tratado sobre los servicios de apoyo e innovación en bibliotecas universitarias, el servicio de Realidad Virtual, los canales de formación en Youtube, el servicio de novela gráfica, gamificación, y la creación de un “Escape Room”

Enlaces de interés:

Las bibliotecas funcionan: el valor socioeconómico de las bibliotecas públicas

Libraries work: The socio-economic value of public libraries to Victorians. State Library Victoria, 2018

Texto completo

Las bibliotecas públicas son una de las últimas puertas abiertas gratis en nuestra comunidad. Contribuyen a crear comunidades fuertes y saludables proporcionando educación, combatiendo los sentimientos de aislamiento y apoyando el bienestar de los victorianos en cada etapa de su vida.

En 2016-17, las bibliotecas públicas de Victoria acogieron a más de 30 millones de visitantes, el equivalente a cinco visitas para todos y cada uno de los victorianos residente. El crecimiento de las visitas sigue superando al crecimiento de la población, una tendencia que se ha hecho evidente en los últimos 15 años.

Las bibliotecas públicas victorianas ofrecen servicios vitales a sus comunidades. Son lugares seguros y sin prejuicios que proporcionar acceso gratuito a servicios, programas e información tecnología, así como oportunidades para la interacción social y inclusión. Los beneficios indirectos de los servicios de biblioteca incluyen:

  • Mejora de la alfabetización lingüística y digital, alfabetización en salud comunitaria y de los resultados de la promoción de las carreras.
  • Complementariedad con los servicios de las instituciones de enseñanza,
  • Mejorar la amenidad de la zona local y la sostenibilidad ambiental.

Quienes no utilizan las bibliotecas siguen valorando los servicios de las bibliotecas públicas, sabiendo que pueden utilizar esos servicios en el futuro y que las bibliotecas públicas están a disposición de otros miembros de la comunidad.

Tiene buen sentido económico continuar invirtiendo en las bibliotecas públicas. En 2016-17, las bibliotecas públicas de Victoria generaron 1.100 millones de dólares de beneficios. Después de contabilizar los costos de operación, la contribución neta de bienestar de la comunidad se estima en 848 millones de dólares. Esto equivale a 140 dólares per cápita al año en beneficios netos para la comunidad. Por cada dólar invertido en las bibliotecas públicas de Victoria, se generaron 4,30 dólares de beneficios para la comunidad local

La actividad económica generada por las bibliotecas públicas en 2016-17 equivalía a 328 millones de dólares en el producto regional bruto. Casi el 80% de esta actividad económica se genera en el Gran Melbourne (255 millones de dólares al año). Las bibliotecas públicas emplean actualmente a más de 1.800 personas a tiempo completo. El gasto adicional y la actividad económica resultante de este empleo significa que las bibliotecas públicas apoyar otros 500 puestos de trabajo en la economía victoriana.

Hay una fuerte relación positiva entre la financiación total de la biblioteca y las visitas a la misma. Y lo que es más importante, también hay una relación positiva entre la financiación recurrente de la biblioteca per cápita y los beneficios netos generados per cápita. Esto indica que si la financiación per cápita aumenta, los beneficios netos per cápita generados también aumentarán. Por consiguiente, la inversión en servicios de biblioteca pública en toda Victoria puede incrementarse sin temor a que disminuyan los beneficios de la inversión.

Las bibliotecas públicas son financiadas principalmente por el gobierno local con el apoyo del gobierno regional. Para que los beneficios de los servicios de las bibliotecas públicas continúen, es vital la financiación continua y significativa del exceso de fondos.

Las bibliotecas públicas responden a la pandemia de COVID-19 creando un nuevo modelo de servicio

Goddard, Jon. Public Libraries Respond to the COVID-19 Pandemic, Creating a New Service Model. Information Technology and Libraries (ITAL)
Vol 39 No 4 (2020) DOI: 10.6017/ital.v39i4.12847

PDF

Durante la pandemia de COVID-19, las bibliotecas públicas han demostrado, de muchas maneras, su valor para sus comunidades. Han permitido a sus usuarios no sólo reanudar sus vidas, sino también ayudarles a aprender y crecer. Además, los recursos electrónicos ofrecidos a los usuarios a través de su tarjeta de biblioteca han permitido que las personas se eduquen y entretengan.

El mérito es de los bibliotecarios, que inicialmente alimentaron, y han mantenido este nivel de servicio reescribiendo las reglas, creando un nuevo modelo de servicio. Cuando las bibliotecas cerraron, los bibliotecarios promovieron los libros electrónicos a través de plataformas facilitando a los usuarios la obtención de tarjetas de biblioteca para acceder a los contenidos. El resultado: La retirada de libros electrónicos, y el uso de estas plataformas aumentó, exponencialmente. El compromiso de la comunidad se convirtió en algo completamente virtual: los bibliotecarios y los que ofrecen programas de biblioteca al público, que prestan servicios en plataformas de las que pueden o no haber oído hablar, como Zoom y Discord. A medida que las bibliotecas volvían a abrir, muchas ofrecían servicios de referencia en tiempo real, así como un servicio de préstamo en la acera sin interrupciones ni contactos, lo que proporcionaba una sensación de control y continuidad en medio del caos.

Bibliotecas que transforman comunidades: Enfoque en las bibliotecas pequeñas y rurales – Directrices

Libraries Transforming Communities: Focus on Small and Rural Libraries – Guidelines. American Library Association (ALA), 2020

Ver completo

Libraries Transforming Communities (LTC): Focus on Small and Rural Libraries es una iniciativa de la Asociación Americana de Bibliotecas (ALA) que tiene por objeto proporcionar recursos y oportunidades de participación comunitaria específicos para las necesidades de los bibliotecarios que prestan servicios a las comunidades pequeñas y rurales.

Hoy en día, las bibliotecas están sirviendo a sus clientes de maneras nuevas y a través de la participación comunitaria. La participación comunitaria es el proceso de trabajar en colaboración con los miembros de la comunidad -ya sean usuarios de la biblioteca, residentes, profesores, estudiantes u organizaciones asociadas- para abordar cuestiones para el mejoramiento de la comunidad. Como líderes del aprendizaje permanente, las bibliotecas son un lugar para saciar la curiosidad, acceder a la tecnología y explorar nuevas ideas, aficiones y carreras. Cada vez más, las bibliotecas también ofrecen a los usuarios espacios virtuales y físicos acogedores para reunirse con sus vecinos para discutir y resolver cuestiones importantes.

Esta iniciativa forma parte del compromiso de ALA para preparar a los trabajadores de las bibliotecas para el importante papel de las mismas en un futuro próximo. La iniciativa se ofrece en asociación con Association for Rural & Small Libraries (ARSL). y cuenta con el apoyo del Institute of Museum and Library Services (IMLS).

Esta iniciativa refuerza el papel de las bibliotecas que prestan servicios a las comunidades pequeñas y rurales, proporcionando un desarrollo profesional que apoya la facilitación de las conversaciones con los miembros de la comunidad y las partes interesadas durante esta época de gran necesidad y crisis generalizada.

Incorporación de trabajadores sociales a las bibliotecas para conectar mejor los servicios y recursos bibliotecarios con las necesidades de la comunidad

items.[0].image.alt

Local public library looks to hire a social worker to connect community to resources. Por: Whitney MillerPublicado a las 6:56 PM, 31 de agosto de 2020 y actualizado por última vez a las 2:06 AM, 01 de septiembre de 2020

Ver noticia completa

La Biblioteca Pública del Condado de Cincinnati y Hamilton está buscando un nuevo trabajador social para ayudar en sus esfuerzos de conectar al público con los recursos. “El trabajo social en las bibliotecas es un campo en crecimiento en las bibliotecas de todo el país”, dijo David Siders, el coordinador de participación cívica de la biblioteca. “La pobreza generacional, la falta de salarios dignos. La necesidad de viviendas asequibles. Somos muy conscientes de esas cuestiones”.

Siders trabaja diariamente con los miembros de la comunidad, y trabajará junto a la persona que la biblioteca elija como su nuevo trabajador social. Siders dijo que la persona que desarrolle ese papel proporcionará una inestimable ayuda en la búsqueda y ayuda a la gente necesitada. “Creemos en la autodeterminación, por lo que queremos escuchar a la gente y saber de ellos y ayudarles a conectarse con los servicios”, dijo.

El trabajador social de la biblioteca conectará a los miembros de la comunidad con los servicios de agencias externas a la biblioteca, como la Cincinnati Scholar House, un programa que ofrece alojamiento subvencionado para padres solteros inscritos en la educación post-secundaria.

“Tenemos nuestros servicios, nuestros recursos, tenemos nuestro equipo en el lugar”, dijo el director de la Casa de Becas Rainie Moody. “Pero no lo sabemos todo, así que necesitamos conectar mejor con nuestra comunidad. Necesitamos saber como conectarla mejor con nuestros recursos conectar otros recursos”.

El personal del centro de información virtual de la biblioteca ha continuado recibiendo llamadas del público durante la pandemia desde sus casas. “Recibimos cientos de llamadas al día”, dijo Siders. “Intentamos proporcionar una sensación de normalidad a la gente tanto como fue posible con nuevas preguntas sobre el desempleo repentino: ‘¿Cómo me afecta la ley CARES*? ¿cómo solicito el desempleo?'”

*La Ley CARES proporciona una ayuda económica rápida y directa a los trabajadores y familias estadounidenses, a las pequeñas empresas y preserva los puestos de trabajo para las industrias estadounidenses.

El vídeo viral del vaquero Larry Curbside anunciando con entusiasmo los productos y servicios de la biblioteca

Internet se está enamorando de Larry Curbside, el vaquero con sombrero, ultra entusiasta de la Biblioteca Pública del Condado de Harris en Texas (HCPL). En un vídeo promocional que se ha hecho viral de la biblioteca Barbara Bush de la HCPL, Larry comparte un tono irresistible para usar los servicios de recogida de la sucursal.

“Tenemos estantes y estantes de libros, Blu-rays y DVDs, y nada nos gustaría más que encargarnos de todas sus necesidades de lectura, investigación y entretenimiento”, exclama Larry en el video. “¿Cuánto cuesta todo esto? Cero dólares! Es una locura lo mucho que obtienes gratis”.

Curbside Larry es el alter ego del empleado de la biblioteca John Schaffer, que ha ganado adeptos más allá del área de servicio de la HCPL con su parodia de anuncios de coches usados. Texas Monthly apodó al personaje un héroe “instantáneamente icónico” y Houstonia escribió que está “ayudándonos a ser lo mejor de nosotros mismos”. La autora Catherynne M. Valente escribió en Twitter: “Por favor, envíe esto por Internet en 80 segundos porque es la única cosa feliz que he visto en meses. Las bibliotecas son nuestro corazón”.