Archivo de la categoría: Alfabetización informacional

Evaluación de los Bibliotecarios de Enlace: documentar el impacto para un cambio positivo

Assessing Liaison Librarians: Documenting Impact for Positive Change (PIL #67) | ALA Store [Internet]. [cited 2021 Jan 18].

Texto completo

La evaluación es cada vez más importante para la educación superior. Los presupuestos ajustados y los escasos recursos exigen la rendición de cuentas de toda la universidad, incluida la biblioteca. Los bibliotecarios deben estar preparados para documentar el impacto de los programas que crean, las colecciones que desarrollan y los servicios que ofrecen. Los bibliotecarios de enlace en las bibliotecas universitarias se centran en el compromiso con las unidades académicas y en la divulgación a los estudiantes, al profesorado y a la comunidad universitaria.

En una serie de ensayos, Assessing Liaison Librarians: Documenting Impact for Positive Change, examina la forma en que las bibliotecas académicas evalúan las actividades de enlace y ofrece recomendaciones para documentar el impacto de los programas y servicios. Los capítulos individuales abordan las actividades de enlace relacionadas con el desarrollo de colecciones; la instrucción en bibliotecas; los servicios de investigación; el compromiso y la divulgación; los entornos de aprendizaje en línea, mixtos y de otro tipo, incluidos los MOOC; las comunicaciones académicas y la tecnología de la información; la importancia de la evaluación en la biblioteca de investigación del siglo XXI; y el desarrollo profesional de los bibliotecarios de enlace.

Evaluación de los bibliotecarios de enlace: Documentar el impacto para un cambio positivo es apropiado para todos los tipos de bibliotecasuniversitarias, así como para las escuelas de biblioteconomía y ciencias de la información.

El modelo de compromiso del bibliotecario de enlace en la biblioteca universitaria

An Analysis of Relationship-Building in Liaison Work: Defining the Importance of “Hangout Activity”


The Journal Creativity Library Pactice, March 27, 2020
By Ellen Hampton Filgo
and Sha Towers
Baylor University Libraries

Ver completo

A medida que los programas de bibliotecarios de enlace académico han pasado de un modelo centrado en las colecciones a otro centrado en el compromiso (Church-Duran, 2017; Jaguszewski & Williams, 2013; Kenney, 2014), los bibliotecarios de enlace se han enfrentado a nuevos y cambiantes roles y habilidades. La bibliografía de la biblioteca define los modelos de enlace centrados en el compromiso menos en términos de lo que saben los bibliotecarios de enlace, y más sobre cómo se relacionan con los demás. Jaguszewski y Williams (2013) hicieron hincapié en la colaboración y la flexibilidad a la hora de describir su modelo híbrido de enlace entre expertos en la materia y especialistas funcionales. Church-Duran (2017) también destacó la colaboración, junto con la innovación y la asociación, en la reflexión sobre los papeles reimaginados que deben desempeñar los enlaces bibliotecarios. Tras estudiar la literatura sobre el papel del bibliotecario de enlace, Rodwell y Fairbairn (2008) concluyeron con una lista de habilidades y atributos que deben tener en cuenta quienes contratan, gestionan y capacitan a los enlaces. Vale la pena enumerarlos todos, a fin de comprender el alcance de lo que estos investigadores consideran capacidades importantes para los enlaces en un modelo centrado en el compromiso:

  • Confianza;
  • Habilidades de comunicación y presentación de alto nivel;
  • Toma de conciencia;
  • Flexibilidad y comodidad;
  • Capacidad de establecer contactos, ser capaz de crear coaliciones y cultivar relaciones con usuarios y otras partes interesadas;
  • Habilidades de “gestión de activos”;
  • Habilidades de negociación, persuasión e influencia;
  • Reflexión sobre la práctica y la capacidad de aprender;
  • Aptitudes de gestión de proyectos;
  • Aptitudes de promoción y comercialización; y
    conocimientos técnicos de alto nivel (Rodwell & Fairbairn, 2008, pág. 123)
  • Aparte del último punto, cada una de las habilidades listadas están centradas en las personas y no en el conocimiento.

A medida que se ha ido desarrollando la literatura sobre el compromiso de los enlaces, los estudiosos han llegado a una variedad de metáforas que describen las relaciones que los enlaces tienen con sus profesores y estudiantes. Mientras que algunos investigadores han descrito el papel de enlace como el de una “fuerza de ventas” (Jaguszewski y Williams, 2013; King y Solís, 2017), otros han rechazado esa imagen (Brandow, 2015) y han descrito los papeles de enlace utilizando otras metáforas llamativas. Díaz (2014) exploró tanto los roles de enlace familiares como los emergentes y los categorizó en los de maestro, consultor, narrador, constructor, socio y visionario. Barr y Tucker (2018) categorizaron los roles de enlace como antropólogo, mediador, pacificador y asesor. En última instancia, estas analogías se centran en escuchar, conectar y humanizar a las personas con las que los bibliotecarios se relacionan.

La creación de relaciones, por lo tanto, es una de las habilidades fundamentales, inherentes a cualquier modelo de enlace colaborativo, impulsado por la asociación y centrado en el compromiso (Barr & Tucker, 2018; Díaz & Mandernach, 2017; Hahn, 2009). En su investigación sobre el capital social en la bibliotecología de enlace, Schlak (2016) encontró que la categoría más significativa relacionada por los participantes de su estudio eran las fuertes dinámicas interrelacionales de las relaciones que habían construido. Estas dinámicas incluían una buena comunicación bilateral, un componente personal y la confianza. Al describir su trabajo con los profesores y estudiantes de la escuela de negocios, Chung (2010) esbozó el proceso de construcción de relaciones como el uso de eventos como oportunidades para formar relaciones que luego se convierten en colaboraciones. Brandow (2015) hizo hincapié en “reconocer y aprovechar las oportunidades fortuitas y matizadas” para realizar una labor de divulgación eficaz (párr. 6). El establecimiento de relaciones requiere tiempo y paciencia y no siempre ocurre de la misma manera dos veces. Muchos investigadores han registrado una amplia variedad de actividades al servicio del establecimiento de relaciones (Holtze, 2002; J. Miller, 2014; R. K. Miller & Pressley, 2015; Silver, 2015), y en estas listas se incluyen muchas actividades que podrían calificarse de sociales e informales: asistencia a eventos y actividades sociales del departamento o del campus, reuniones con café o comida, visitas a la oficina y encuentros fortuitos, entre otras. Estas son las actividades que despertaron nuestro interés, y que llegamos a llamar “actividades de pasar el rato”.

Algunos estudios de casos de “lugares de reunión” se han abierto camino en la literatura bibliotecaria, entre ellos el de la bibliotecario de negocios antes mencionado y su trabajo en una iniciativa empresarial (Chung, 2010), un debate sobre los bibliotecarios que participaron en actividades extracurriculares y el impacto que tuvieron en las percepciones de los estudiantes sobre la biblioteca (Kasperek et al., 2007), un debate sobre un exitoso grupo de eventos sociales mensuales de la universidad planificados y coordinados por un bibliotecario (Rigby, 2010), y un artículo de opinión (¿posiblemente?) sobre por qué un bibliotecario que tocaba semanalmente con una banda de jazz de la facultad debería tener esa actividad en su cartera de titularidad (Kinnie, 2002).

Schlak (2016) confirma nuestra creencia de que la idea de “pasar el rato” no ha sido completamente explorada en la literatura de la biblioteca, cuando declaró: “el componente personal de las relaciones en el que han insistido repetidamente los encuestados sugiere que los avances en la biblioteconomía de enlace pueden radicar en este ámbito, y los que exploran el futuro de la biblioteconomía de enlace podrían ser sensatos si centran sus recursos y su atención en la creación de relaciones sólidas a través del contacto personal” (pág. 419).

Matriz de actividades de enlace

Para explorar la naturaleza y el propósito de las “actividades de pasar el rato”, se clasificaron y visualizaron las actividades de enlace en una matriz de formalidad y ubicación. El eje horizontal traza las actividades por tipo en una escala que va de lo planificado a lo no planificado. Las actividades planificadas son más formales y estructuradas, posiblemente incluso impulsadas por la agenda. Las actividades no planificadas son informales y no estructuradas, tal vez por casualidad. El eje vertical indica dónde tiene lugar la actividad: en el territorio del bibliotecario o aventurándose por el campus hasta el territorio de la facultad. Luego se trazó la matriz un número de actividades en las que los profesionales como enlaces han participado a lo largo de los años: todo desde sesiones de instrucción, asistir a simposios, reuniones departamentales o de otros comités, asistir a eventos del campus, interacciones con medios sociales, clases de auditoría y eventos sociales.

En la parte superior izquierda de la matriz, cuadrante 1, las actividades planificadas tienen lugar en el espacio de la universidad. Estas actividades son más formales, como reuniones departamentales, reuniones de la junta consultiva u otros comités, simposios departamentales, conferencias, charlas y oficinas. También incluye actividades como sesiones de instrucción que tienen lugar en el departamento. Los correos electrónicos a los profesores también están en esta sección. A medida que se avanza hacia el cuadrante 2, donde el espacio se vuelve más neutral, las actividades incluyen cosas como asistir a la graduación o a la inauguración del curso. El cuadrante 2 en la parte inferior izquierda de la matriz incluye actividades planificadas que tienen lugar en la biblioteca, como eventos patrocinados por la biblioteca y juntas de asesoramiento de la biblioteca. Aunque no hay muchos tipos de actividades en este cuadrante, incluye lo fundamental de muchos de los roles de enlace: sesiones de instrucción u orientaciones en la biblioteca.

Al pasar al lado derecho de la matriz en el cuadrante 3, uno encontramos miembros de la universidad que acuden a las oficinas de la biblioteca para pedir ayuda, o encuentros fortuitos en la cafetería de la biblioteca. El cuadrante 4 incluye actividades como ir a visitar departamentos (por negocios, razones personales o recados). También puede incluir cosas como sentarse en una clase, horas de referencia programadas en un departamento, eventos o recepciones departamentales y encuentros aleatorios en el campus. El terreno neutral entre los cuadrantes 3 y 4 puede incluir eventos sociales, fiestas, cenas, almuerzos con miembros de la universidad, etc.

Era difícil saber dónde poner los medios sociales porque realmente dependía de la naturaleza del anuncio, así que tendimos a agruparlos en el centro de la matriz, con las plataformas de medios sociales más institucionales más cerca del lado planificado y las personales más cerca del lado no planificado.

A medida que se trazaban las actividades de enlace en la matriz, se descubrió que los tipos de actividades que se describen como “actividades de pasar el rato” se producían con mayor frecuencia en el cuadrante superior derecho, en lo alto del eje vertical (hacia el espacio de la universidad) y a la derecha en el eje horizontal (hacia interacciones más informales y no planificadas). También nos dimos cuenta de que estas actividades tenían características definidas, entre ellas las siguientes:

  • Ocurrían más a menudo (aunque no exclusivamente) durante las actividades sociales e informales.
  • A menudo implicaban la creación de redes.
  • Ocurren con frecuencia durante el contacto cara a cara (ya sea formal – en un aula, o informal – en una actividad social); sin embargo, también pueden ocurrir en espacios de medios sociales.
  • Implican habilidades de relación con las personas, toma de conciencia, sentirse cómodo con la ambigüedad y el juego (Rodwell & Fairbairn, 2008).

En esta última afirmación es donde la definición de “lugar de encuentro” cobra mayor relevancia. Se puede empezar a entender qué hace que una actividad sea una “actividad de pasar el rato” cuando se piensa en lo que significa estar en una relación con los amigos. Cuando se sale con amigos, no tiene que haber una agenda o una lista de cosas que cumplir. Los amigos pueden ver una película, jugar al baloncesto o hablar de la vida, pero ese no es el punto principal. Los amigos pasan el rato por una relación. Dentro de la relación, hay apertura, adaptabilidad y vulnerabilidad.

“Pasar el rato” con los profesores de los departamentos de enlace no significa que tengas que desnudar tu alma ante ellos, pero sí significa que hay un estado mental similar: apertura, adaptabilidad y vulnerabilidad. Como afirma Brandow (2015), “cualquier éxito que haya tenido con [los objetivos de la biblioteca] se ha basado en mi voluntad de comprometerme con ellos en cualquier orden y en cualquier momento”. He tenido que estar dispuesto a abandonar los planes, a reorganizar las prioridades… Pero esa disposición me ha ofrecido mucho más éxito en la divulgación” (párr. 20). El compromiso no se produce con una agenda, o para completar una tarea o una lista de verificación, sino que construye una relación basada en la confianza, la atención y la reciprocidad. Si bien esta puede ser una posición vulnerable, especialmente en el lugar de trabajo, es el semillero de algunas de las labores más gratificantes que hemos experimentado.

Esta historia sirve como un recordatorio de varias ideas importantes discutidas a lo largo de este artículo que pueden servir como una hoja de ruta para el enfoque de “pasar el rato” en el trabajo de enlace:

  • Sal de tu oficina o biblioteca – puedes obtener resultados interesantes y fructíferos cuando emprendes cualquier acción.
  • Se abierto y accesible – es fácil compartimentar y no dejar que su entorno y los encuentros inesperados den forma a tu experiencia.
  • Conoce a tus usuarios – cuando sea posible, construir relaciones (personales y profesionales) puede preparar el escenario para nuevas colaboraciones.
  • Mostrar interés en su trabajo – ya sea su investigación o su enseñanza, mostrar interés construye conexiones y abre puertas.
  • Se flexible e inicia nuevas formas de colaboración – no te limites a las cosas que has hecho en el pasado o a las que encajan en un modelo preexistente de trabajo de enlace.
  • Aprovecha tus experiencias y éxitos – busca formas de capitalizar lo que has hecho, compartiendo tus historias, presentándolas en conferencias, colaborando con otros miembros del profesorado de forma similar, etc.
  • Rastrea y refleja tus experiencias – observa los hilos conductores, regístralos, destaca la importancia de esas conexiones y piensa en formas de compartir su historia.

El aprendizaje virtual y el papel de los bibliotecarios de enlace en los programas académicos

Máquina de grabación para las actividades de aprendizaje de los profesores de la clase

Sayekti, R. (2021). Virtual Learning and the Role of Liaison Librarians in STEM Academic ProgramsIssues in Science and Technology Librarianship, (96). https://doi.org/10.29173/istl2580

Texto completo

El importante papel de los bibliotecarios de enlace y su relación con el personal docente en los programas académicos STEM (Science, technology, engineering, and mathematics). El trabajo proporciona una explicación detallada del papel de los cuatro componentes de los bibliotecarios de enlace en el entorno de la educación superior STEM, cada uno con la mejor práctica propuesta. En las observaciones finales se destaca la importancia de los bibliotecarios de enlace, que están ausentes en las bibliotecas académicas de la mayoría de las naciones del mundo.

La Universidad de Queensland es una de las universidades de Australia con un fuerte énfasis en STEM (https://www.queenslandstem.edu.au/) donde se ofrecen a los estudiantes asignaturas en los campos de la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas para prepararlos para los desafíos futuros del mundo real. Las universidades de este tipo ofrecen oportunidades para que los estudiantes desarrollen conocimientos y habilidades STEM para prepararlos para el futuro.

La función del bibliotecario de enlace como profesión que sirve de puente entre los recursos de información y los usuarios, como los estudiantes y los profesores, puede dividirse en tres categorías, que se integran en una habilidad para el desarrollo de materiales de aprendizaje, metodología de investigación, redacción de documentos científicos y tecnología de la información. Al tiempo que desempeñan esas importantes funciones, pueden utilizar una plataforma de aprendizaje electrónico para facilitar el acceso a los materiales didácticos. Los bibliotecarios de enlace de las universidades con un fuerte énfasis programático en STEM necesitan enriquecer sus conocimientos en el campo de la ciencia y la tecnología.

Para cada habilidad, los bibliotecarios necesitan colaborar con otros profesionales, como estudiantes de postgrado, profesores, investigadores y programadores. Además, los bibliotecarios pueden utilizar el aprendizaje electrónico como medio para desarrollar aptitudes en materia de conocimientos básicos sobre la información mediante la integración de conocimientos y experiencia en esos tres campos. De hecho, también pueden convertirse en consultores y asistentes en el uso de estos medios para sus colegas profesores e investigadores de diversos departamentos académicos, en particular los de los departamentos STEM, más especialmente para los que no pueden mantenerse al día en el uso de las nuevas tecnologías.

Al final de este proceso, es probable que los bibliotecarios tengan la misma imagen y profesionalidad que el personal docente e investigador de las universidades, ya que desempeñan un papel igualmente importante y contribuyen a mejorar la productividad y las aptitudes académicas de los estudiantes. Por último, este artículo de opinión también diferencia la existencia de la bibliotecología moderna de la tradicional.

Mejores prácticas de enseñanza a distancia para bibliotecarios

Best Remote Learning Practices for Librarians
By Diana Restifo 11 days ago

Ver original

Guía

Las bibliotecas deben dar el salto digital para proporcionar recursos literarios, de investigación y de aprendizaje esenciales a todos los estudiantes.

Si bien se han escrito ampliamente de como se han tenido que adaptar los educadores a la enseñanza a distancia debido a la pandemia de COVID-19, con menos frecuencia se ha discutido cómo los bibliotecarios se están adaptando por un camino similar de aprendizaje electrónico.

Si las aulas está cerradas, también lo está la biblioteca de la escuela. ¿Cómo acceden los estudiantes a la riqueza de recursos de aprendizaje que hay dentro cuando no pueden cruzar el umbral de la biblioteca? Hasta que la pandemia disminuya, sólo hay una respuesta. Las bibliotecas deben dar el salto digital para proporcionar recursos literarios, de investigación y de aprendizaje esenciales a todos los estudiantes.

Los siguientes pasos sirven como guía para que los bibliotecarios y los lideres de las bibliotecas gestionen sus bibliotecas como recursos de aprendizaje totalmente digitales.

  1. Desarrollar un entorno de bienvenida en línea
    – Diseñar un sitio web de biblioteca acogedor y accesible, que destaque el trabajo y la vida de los estudiantes.
    – Curar los recursos digitales en múltiples formatos
    – Proporcionar oportunidades en línea para que los estudiantes utilicen los recursos de la biblioteca para la investigación, la exploración individual, la lectura independiente y la investigación personal.
    – Recurrir a webinars, videoconferencias y herramientas de video para conectar a los estudiantes con programas especiales sobre salud, universidad y carreras, autores y libros, etc.
    – Mantener actualizadas las presentaciones de libros en línea
  1. Planificar y enseñar en colaboración
    – Colaborar con los maestros en Google Classroom para planificar y aplicar lecciones que integren los conocimientos y recursos de información con el plan de estudios del aula.
    – Participar en el desarrollo del plan de estudios de la escuela virtual, el departamento y el grado.
    – Apoyar a los maestros con recursos digitales a petición y llegar de forma proactiva a los maestros para apoyar su instrucción.
    – Facilitar la colaboración entre los maestros de las aulas utilizando los equipos de Microsoft o Google Classroom.
    – Compartir la responsabilidad con los maestros de integrar la investigación, la alfabetización informática y los conocimientos tecnológicos en el plan de estudios de las escuelas en línea.
    – Ayudar a estructurar las tareas de los estudiantes para que piensen e investiguen más a fondo con horas de clase virtual, correo electrónico y herramientas de respuesta en línea (por ejemplo, Google Forms, Microsoft Teams Office Hours).
    – Enseñar en colaboración con los profesores de las aulas siempre que sea posible en un entorno de Google Classroom.
    – Desarrollar e implementar iniciativas de lectura con videos, libros electrónicos, tareas virtuales y herramientas de colaboración entre pares para motivar a los estudiantes en la lectura independiente.
  1. Promover el programa de estudios sobre la fluidez de la información
    – Desarrollar un plan en Google Classroom sobre la integración de la fluidez de la información y las habilidades digitales en todos los grados y áreas temáticas.
    – Asegurarse de que todos los estudiantes tengan las mismas oportunidades de practicar la fluidez de la información a través de recursos, evaluaciones y oportunidades de aprendizaje virtual.
    – Proporcionar desarrollo profesional a los profesores con seminarios web, herramientas de videoconferencia, enlaces a recursos o contenido grabado para ilustrar cómo las habilidades tecnológicas e informativas pueden apoyar el plan de estudios y la instrucción.
  1. Alinear la colección con el plan de estudios y las necesidades de los estudiantes
    – Evaluar las necesidades e intereses de los estudiantes y profesores a través de la web y el correo electrónico.
    – Administrar un formulario de Google (u otra plataforma) buscando solicitudes de profesores y estudiantes.
    – Evaluar las conexiones entre las necesidades de las clases en línea y la colección de libros electrónicos de la biblioteca y otras colecciones de libros electrónicos gratuitos.
    – Leer reseñas profesionales en publicaciones de la biblioteca y otras publicaciones de buena reputación para mantenerse al día sobre los recursos impresos y no impresos disponibles.
    – Cure y suscríbase a los recursos gratuitos apropiados.
  1. Enseñar tecnología
    – Asegurarse de que los profesores y los estudiantes tengan acceso a los recursos electrónicos desde su casa, así como a la tecnología necesaria para acceder a ellos.
    – Mantenerse al día con las últimas tecnologías y recursos electrónicos para la enseñanza y el aprendizaje desde el hogar.
    – Crear lecciones en un aula en línea para capacitar a los maestros y estudiantes en el uso de los recursos electrónicos para la enseñanza y el aprendizaje.
    – Integrar la biblioteca en el aprendizaje a distancia en su escuela.
    – Enseñar a los estudiantes y profesores el uso ético y seguro de la tecnología desde casa.
  1. Promover el acceso
    – Desarrollar una política de horarios y una oficina virtual que facilite el acceso flexible al bibliotecario durante la jornada escolar.
    – Asegurarse de que todos los estudiantes tengan carnet de biblioteca electrónica de uno o más de los tres sistemas de bibliotecas públicas locales.
    – Promover la lectura independiente para todos los estudiantes como parte del programa de la escuela y los recursos electrónicos para apoyarla.

  1. Mantener los recursos y la tecnología
    – Organizar una lista de recursos electrónicos por área temática para todos los estudiantes.
    – Organizar los recursos electrónicos en las áreas temáticas apropiadas en una plataforma de fácil navegación o búsqueda
    – Proporcionar apoyo 1:1 a los estudiantes y/o profesores o grupos.
    – Mantener un sitio web de la biblioteca con información clara que el personal y los estudiantes necesitan saber.
    – Promover el uso de la biblioteca virtual a los profesores, estudiantes y familias para asegurar que la biblioteca sea un centro vital y activo de aprendizaje para toda la escuela.
    – Buscar el apoyo del personal técnico y de los proveedores para integrar y utilizar los recursos electrónicos para facilitar el aprendizaje de los estudiantes.
  1. Comunicarse con los colegas
    – Entrenar y administrar el personal de la biblioteca de forma remota utilizando los equipos de Microsoft, Google u otras plataformas en línea.
    – Establecer objetivos y compartirlos con los supervisores directos.
    – Colaborar con los co-bibliotecarios estableciendo responsabilidades claras de trabajo compartido.
  1. Gestionar la financiación
    – Establecer prioridades presupuestarias basadas en las necesidades de aprendizaje a distancia de los estudiantes y el personal.
    – Buscar oportunidades de becas y ofertas gratuitas
    – Buscar oportunidades en línea para el entorno de la biblioteca virtual, incluida la integración tecnológica de la biblioteca en subvenciones de contenido específico y para toda la escuela, según proceda.
  1. Manténgase al día
    – Asistir a los programas en línea del Departamento de Servicios de Biblioteca, reuniones y conferencias virtuales.
    – Asistir a oportunidades de aprendizaje profesional locales, regionales y nacionales utilizando una plataforma virtual.
    – Participar en listas de discusión electrónica, como NYCSLIST, NYCSLIST Teams y LM_Net.
    – Trabajar en red con otros bibliotecarios escolares y públicos utilizando herramientas virtuales y medios sociales.
    – Coordinar las oportunidades de aprendizaje profesional para los profesores de las aulas en bases de datos, recursos bibliotecarios y herramientas tecnológicas con el fin de construir una comunidad de aprendizaje profesional.

El impacto de la enseñanza de la biblioteca en el éxito de los estudiantes de pregrado: un estudio de cuatro años

The Impact of Library Instruction on Undergraduate Student Success: A Four-Year Study Jennifer Rowe, Julie Leuzinger, Carol Hargis, and Karen R. Harker. The Impact of Library Instruction on Undergraduate Student Success: A Four-Year Study. Association of College and Research Libraries, vol. 82, n.1 (2021)

Texto completo

Durante un período de cuatro años, los bibliotecarios recopilaron datos de los estudiantes de pregrado que asistían a una de las sesiones de instrucción única de composición básica de inglés basadas en clases proporcionadas en una gran universidad que otorga un doctorado respaldada por el estado. Los datos de los estudiantes que asistieron a la instrucción en la biblioteca se anonimizaron y se compararon con los mismos puntos de datos para los estudiantes que estaban inscritos en la clase de inglés pero no asistieron a la instrucción en la biblioteca. Los autores compararon los indicadores de éxito de los estudiantes para los grupos de control y tratamiento y encontraron una correlación positiva entre asistir a la instrucción en la biblioteca y el éxito de los estudiantes.

Una adolescente de L.A. comparte su pasión por la lectura a través de una organización que colecciona y distribuye 22.000 libros a estudiantes necesitados

Alana Weisberg en su garaje lleno de libros. Weisberg ha reunido más de 22.000 libros para donar a escuelas para repartir a los estudiantes que no tienen acceso a la biblioteca durante la pandemia. (Foto cortesía de Jillion Weisberg)

L.A. teen shares passion for reading through organization that collects, distributes books to needy students: Bookworm Global has handed out more than 22,000 books since the coronavirus pandemic hit. DN. enero 2021

Bookworm Global

Leer siempre ha sido uno de los pasatiempos favoritos de Alana Weisberg. Así que cuando la pandemia del coronavirus obligó a cerrar las escuelas y casi todas las actividades y de repente tuvo mucho más tiempo libre en sus manos, se encontró comprando frecuentemente libros en línea para alimentar su insaciable apetito por la lectura. Eso la hizo pensar en los niños sin acceso a materiales de lectura porque las bibliotecas estaban cerradas, dijo la estudiante de segundo año de 16 años de Los Ángeles.

Inspirada por el trabajo de otra organización caritativa a la que pertenece, que había estado distribuyendo libros a niños en hogares de acogida, Weisberg pensó en ampliar el esfuerzo a otros estudiantes que se beneficiarían del acceso a los libros durante la pandemia. Así nació Bookworm Global, una organización filantrópica que Weisberg inició y que ha recolectado y distribuido más de 22.000 libros nuevos o seminuevos a niños desde la primavera.

Lo que comenzó como un modesto esfuerzo para recolectar y distribuir libros a las organizaciones locales se ha ampliado para incluir la capacitación de miles de niñas y niños otros jóvenes “embajadores” para llevar a cabo campañas de recolección de libros en sus propias comunidades, incluso en el área de la bahía y fuera del estado. Los libros que se recolectan suelen ser recogidos por Weisberg y su madre. Luego hacen arreglos para llevar los libros a las escuelas u otras organizaciones sin fines de lucro en el área que puedan entregarlos a los estudiantes. Bookworm Global también ha donado libros a un orfanato en México.

El objetivo de Bookworm Global es promover la alfabetización. Esa es un área de especial preocupación en Los Ángeles, donde hay una gran población de jóvenes sin hogar, estudiantes de inglés y otros estudiantes que están luchando por leer a nivel de grado. Poner los libros en manos de los estudiantes es fundamental para que los niños puedan alejarse momentáneamente de las duras realidades de sus condiciones de vida en COVID-19 y viajar a nuevos mundos a través de la lectura.

Los “navegadores digitales” de la Biblioteca de Salt Lake ayudan a abordar la brecha tecnológica durante COVID-19

Para abordar la creciente brecha digital, la Biblioteca Pública de Salt Lake City ha iniciado un programa pionero para ayudar a los residentes que tratan de acceder y navegar por Internet desde su casa.

Sus “navegadores digitales” comenzaron la semana pasada, y la gente ahora puede llamar al número principal de la biblioteca, para recibir ayuda tecnológica, capacitación en alfabetización digital y acceso a recursos que les permitan usar la Internet a distancia.

“Esta es una respuesta a la pandemia de COVID-19”, dijo Shauna Edson, la coordinadora de inclusión digital de la biblioteca. “Las clases de capacitación presencial, los laboratorios de informática de acceso público, los servicios de apoyo sin cita previa han sido clausurados en toda la ciudad de Salt Lake City. Así que este modelo va a explorar las mejores formas de recrear ese trabajo de inclusión digital en un entorno remoto”.

La biblioteca está trabajando con los Socios Vecinales de la Universidad, el Centro de Negocios Suazo y los Servicios Comunitarios Católicos para proporcionar una amplia cobertura a través del programa. Cada una de las organizaciones tiene un navegador digital a tiempo completo para complementar a los tres empleados a tiempo parcial de la biblioteca.

Se anima a los residentes a llamar a los “navegadores digitales” con innumerables solicitudes, desde ayuda para acceder a la atención sanitaria y a la banca hasta para ayudar a los niños que asisten a la escuela en línea.

Cuando alguien llama, primero habla con un operador que rellena un breve formulario de admisión con información sobre el residente. El director del proyecto revisa entonces el formulario de admisión y redirige al individuo con el navegador digital más adecuado para ayudarle. Realmente se trata de poder ayudar a alguien a acceder a los recursos que necesita para avanzar, más que de tener una formación en “Big Tech”.

Además de la capacitación en alfabetización digital y la ayuda tecnológica, la biblioteca tiene 100 nuevos puntos de acceso Wi-Fi para ofrecer a los usuarios. También distribuirá 50 tablets habilitadas con Wi-Fi, 200 Chromebooks y 200 suscripciones de Internet esencial para seis meses de servicio a los residentes que necesiten implementos tecnológicos.

La biblioteca espera que el programa sea replicado por organizaciones comunitarias en todo Estados Unidos, y actualmente está trabajando con varias organizaciones para compartir su modelo.

Makerspace Yellowknife trabaja para construir una comunidad y hacer crecer la economía

Makerspace Yellowknife working to build community and grow economy with new funding by Natalie PressmanDecember 4, 2020

Ver noticia

Después de recibir casi 900,dólares en fondos de CanNor y GNWT, Makerspace Yellowknife se instalará en un espacio permanente, a diferencia del bus de herramientas desde el que han estado trabajando hasta la fecha.

El nuevo “centro comunitario” tendrá una “zona limpia y una zona sucia”, dijo McGurk, con el fin de mantener separadas cosas como la carpintería y la impresión 3D. El nuevo edificio, albergará un espacio público para los ciudadanos que trabajan en proyectos personales o comerciales para llevar a cabo sus proyectos. 

El objetivo es “desarrollar la capacidad de la comunidad” y “generar en las personas la confianza para aprender nuevas habilidades”.

Para sus miembros, Makerspace es una biblioteca de herramientas, un espacio de proyectos, un espacios de talleres y un centro de tutoría. El centro da la bienvenida a personas de diferentes niveles de experiencia que podrían estar buscando iniciar un nuevo negocio o simplemente interesadas en desarrollar o adquirir un pasatiempo.

“Le daremos orientaciones y le enseñaremos a usar las herramientas”, dijo McGurk, directordel espacio. Además dijo que aprender habilidades prácticas, en cualquier forma que se desee, y crea oportunidades económicas en el Norte, “por lo que no tenemos que depender tanto de las importaciones del sur y cosas por el estilo”.

“Hemos perdido la admiración que deberíamos por la artesanía”, dijo. “Makerspace juega un papel muy importante en el desarrollo y la construcción de ese aprecio por el oficio y las oportunidades que surgen de eso”.

El makerspace propone una programación artística sin cita previa durante la noche, los fines de semana y el día para jóvenes, artistas profesionales y personas sin hogar y McGurk dijo que es importante que la organización brinde “una oportunidad para aprender en un espacio libre de juicios”.

Cualquiera puede convertirse en miembro de Makerspace sin cargo, aunque los servicios proporcionados y las opciones de membresía adicionales pueden no ser gratuitos. A medida que los miembros adquieren experiencia y habilidades, se les confía más libertad para trabajar de forma independiente, con diferentes herramientas y fuera del horario público para utilizar los recursos para sus propios proyectos. 

Makerspaces y prototipos: sobre la tecnologización anticipada del futuro

Dickel, S. [e-Book] Prototyping Society – Zur vorauseilenden Technologisierung der Zukunft, transcript Verlag, 2019

Texto completo

Los prototipos migran de los talleres a la sociedad. Ya no se consideran deficientes debido a los objetos incompletos. Más bien, es a través del diseño del material provisional que el día social de pasado mañana se forma y tecnifica. La producción y recepción de estos artefactos se transforma de una actividad exclusiva de expertos a una práctica social pública: Los prototipos se producen en Makerspaces de acceso público y se celebran en formatos de eventos urbanos. Sascha Dickel demuestra que esto también puede ir acompañado de una nueva forma de crítica que no se opone a la tecnologización de lo social, sino que abre caminos para diseñar futuros alternativos en un mundo tecnológicamente integrado.

Crear un makerspace en una biblioteca universitaria

Creating A College Makerspace. Forbes by Maria Klawe

Ver completo

Los espacios de creación se están multiplicando en los campus universitarios con una buena razón: tienen el potencial de fomentar la innovación, la creatividad y el aprendizaje colaborativo en cualquier campo de estudio. Fabricar puede ser divertido para los estudiantes, al mismo tiempo que fortalece su sentido de confianza para soñar una idea y hacerla realidad.

Pero diseñar, construir y gestionar un espacio de creación exitoso, especialmente uno que atraiga a una amplia variedad de estudiantes, puede ser un verdadero desafío. ¿Qué debe considerar una universidad al implicarse en la creación de este tipo de espacio de aprendizaje emocionante?

Los makerspaces empezaron siendo clubes exclusivos de acceso a tecnología hace dos décadas y posteriormente se implementaron en grandes universidades de investigación. A medida que bajan los costos de los equipos, los espacios de creación se han ido extendiendo a las escuelas de arte, las escuelas K-12, las universidades de artes liberales, las bibliotecas públicas y los centros comunitarios.

La creciente cantidad y variedad de espacios, cada uno con sus propias prioridades, equipamiento tecnológico, acceso y cultura, ahora nos permite analizar las mejores prácticas para los espacios de creación . ¿Qué funciona mejor para fomentar la creatividad y la colaboración? ¿Qué tipo de cultura fomenta la innovación? Y lo más importante, ¿cómo podemos involucrar a los grupos que están subrepresentados en los espacios de creación, como mujeres, estudiantes de color y estudiantes de primera generación? ¿Cómo se crea un espacio de creación que resulte atractivo y emocionante para alguien que nunca se ha aventurado en uno, que nunca se ha visto a sí mismo como un creador? Hay muchos estudiantes apasionados por hacer; Es probable que haya muchos más a los que les apasione hacer si experimentaran las posibilidades.

Harvey Mudd College consideró todas estas preguntas cuando se dispuso a diseñar y construir su primer verdadero espacio de creación desde cero, literalmente como la pieza central de la planta baja del edificio más nuevo del campus. Si bien la mayoría de los espacios de creación de universidades se construyen en un espacio renovado dentro de un departamento en particular, y a menudo se considera que pertenecen a ese departamento, Harvey Mudd tuvo la rara oportunidad de crear un espacio de creación que es intencionalmente un espacio de campus, interdepartamental e interdisciplinario su diseño será acogedor y de fácil acceso para estudiantes de todos los niveles.

 El potencial de un espacio de creación, para las instituciones de educación superior, se trata realmente del valor del aprendizaje práctico y experimental para los estudiantes. El aprendizaje práctico debería ser una parte importante de los planes de estudio universitarios en todas partes, no solo en las ciencias y la ingeniería, sino también en las humanidades y las ciencias sociales y, por supuesto, también en las artes, donde normalmente ya está. Hacer se trata de pensar de una manera diferente: pensar con las manos, pensar con los materiales. La creación es importante para cualquier campo.

Una de las partes más difíciles de planificar un espacio de creación es encontrar el espacio real para albergarlo. Necesita bastante espacio. A menudo, los espacios de los fabricantes se colocan con calzador en habitaciones preexistentes que se renuevan para ese propósito, como una biblioteca.

El makerpace tiene el potencial de convertirse en un verdadero centro de actividad, un verdadero centro de energía para el campus.