Archivo de la etiqueta: Revistas depredadoras

¿Hasta qué punto es importante el problema de la publicación depredadora?

Linacre, Simon  «Just How Important Is the Problem of Predatory Publishing?», SE 21 de noviembre de 2022.

Ver completo

El fenómeno de las publicaciones depredadoras es bien conocido gracias a la labor de Jeffrey Beall y otros que han destacado y popularizado el tema. En un nuevo libro titulado The Predator Effect (El efecto depredador), Simon Linacre se basa en su experiencia en la lucha contra las prácticas editoriales engañosas e insta al sector de las comunicaciones académicas a centrarse menos en la publicación depredadora como cuestión teórica y más en las repercusiones negativas que pueden tener las revistas depredadoras en el mundo real.

¿Qué hay en un nombre? Cuando decidí escribir un libro sobre las revistas depredadoras a principios de 2021, casi la primera decisión que tomé fue llamarlo «El efecto depredador«. Después de trabajar en el mundo de la publicación académica durante casi 20 años y de conocer el fenómeno de las publicaciones depredadoras durante la mayor parte de ese tiempo, sabía que el problema se había enredado en definiciones y discusiones sobre criterios subjetivos. Ya era hora de comprender el impacto real de las prácticas editoriales depredadoras.

Pero antes hay que abordar la definición de lo que significa realmente la publicación depredadora. Aquí es donde ha surgido parte de la controversia en torno a la publicación predatoria en el pasado, por un par de razones. En primer lugar, cuando Jeffrey Beall acuñó la frase en 2010, no la definió realmente como tal, sino que se limitó a destacar la estafa que suponen las revistas que piden a los autores que paguen una tasa de procesamiento de artículos (APC) por una publicación de calidad inferior. Utilizó el término «editoriales académicas de acceso abierto depredadoras potenciales, posibles o probables» en su sitio web, ya desaparecido, que contenía la «Lista de Beall«, pero esta descripción circular tampoco es realmente útil.

Un intento más exitoso de definir las prácticas depredadoras fue realizado en 2019 por Grudniewicz et al. como

«entidades que priorizan el interés propio a expensas de la erudición y se caracterizan por la información falsa o engañosa, la desviación de las mejores prácticas editoriales y de publicación, la falta de transparencia y/o el uso de prácticas de solicitud agresivas e indiscriminadas.»

Esta definición llevó al profesor Björn Brembs a la conclusión de que la mayor editorial del mundo, Elsevier, también podría definirse como editorial depredadora.

El problema de las revistas depredadoras ha sido igualmente descartado en el pasado, alegando que algunos estudios sobre la publicación depredadora han sido defectuosos, que hay peces más grandes que pescar en las prácticas de publicación académica y que la educación de los autores proporcionaría una respuesta. Sin embargo, el problema persiste, ya que más de 16.000 revistas figuran en la base de datos de informes sobre prácticas predatorias de Cabells, y la educación todavía tiene que avanzar, como demuestra el reciente estudio realizado en la India, según el cual el 41% de los autores académicos encuestados no conocían las revistas predatorias.

Definir o medir el problema es intrínsecamente difícil, dada la naturaleza turbia de las prácticas editoriales depredadoras, y esto ha llevado a otros a concluir que es mejor comprender el espectro de actividades que abarca la publicación depredadora, en lugar de obsesionarse con las definiciones. Pero la comunidad académica y otras partes interesadas en las comunicaciones académicas necesitarán más claridad para evitar con éxito tanto la publicación como la lectura de contenidos de revistas depredadoras.

Una parte interesada que evidentemente sí crees que las revistas depredadoras son un problema importante es la Comisión Federal de Comercio de los Estados Unidos, que en 2019 determinó que la editorial OMICS International era culpable de defraudar a los autores que pagaban por publicar artículos en cientos de sus revistas, emitiendo una multa de algo más de 50 millones de dólares. El hecho de que esto represente un pequeño porcentaje de todos los APCs que han sido pagados a lo largo de los años por los autores a las editoriales depredadoras – a cambio de un pdf en un sitio web que casi nadie encontrará y aún menos leerá o citará – esto en sí mismo sugiere que el impacto de las revistas depredadoras ha visto al menos millones de dólares del dinero de los financiadores, las universidades y los autores ser desperdiciados.

El problema también ha provocado un sesgo en el comportamiento académico, especialmente cuando las revistas depredadoras se han colado en las listas oficiales de revistas en las que se anima a los autores a publicar. Si a esto se añaden los problemas personales de los autores que caen involuntariamente en las trampas de las editoriales depredadoras –que ahora se extienden a los libros, las conferencias y los eventos virtuales-, es innegable que el impacto del comportamiento depredador repercute en el mundo académico y en la difusión del conocimiento.

Sin embargo, quizá el verdadero «efecto depredador» sea el riesgo al que se expone la sociedad en general cuando las revistas que pretenden ser académicas y revisadas por pares presentan en cambio artículos que no han sido validados y contienen desinformación o «ciencia basura». En un estudio aún no publicado sobre una serie de revistas depredadoras que habían publicado artículos relacionados con el COVID-19, se descubrió que:

  • La mayoría de los artículos informaban sobre métodos preventivos para controlar la infección por COVID, modelos para predecir la propagación de la infección o medicamentos y vacunas para prevenir la propagación del virus o tratamientos para el COVID-19
  • También se encontraron estudios que informaban del uso exitoso de hidroxicloroquina, cloroquina, ivermectina y tratamientos como la terapia de plasma de convalecencia, u otras terapias medicinales complementarias sin ensayos clínicos y con tamaños de muestra pequeños
  • En un breve plazo de tiempo, el 85% de los artículos depredadores que investigamos recibieron al menos una sola cita, lo que es mucho más elevado de lo que habían mostrado estudios anteriores.

Se han puesto de manifiesto problemas similares en los casos en los que se ha publicado la experimentación con personas y animales sin ninguno de los controles de integridad habituales de los que se informa. Es en esta área donde el impacto de la publicación depredadora es quizás más claro, con artículos publicados en revistas depredadoras que también impulsan afirmaciones de teoría de la conspiración como que las antenas 5G causan que la gente se contagie de COVID -19. Estos pueden ser leídos, informados y amplificados por los medios de comunicación, contribuyendo significativamente a la «infodemia» de los últimos tiempos. Por lo tanto, aunque el problema de la publicación depredadora a menudo puede parecer remoto o difícil de cuantificar, el efecto de las prácticas depredadoras puede ser muy real.

El efecto depredador: comprender el pasado, el presente y el futuro del engaño

Linacre, Simon. The Predator Effect: Understanding the Past, Present and Future of Deceptive Academic Journals. Against the Grain (Media), LLC, 2022.

Texto completo

ePub

PDF

Las revistas depredadoras -incluso el término es controvertido- han sido un problema molesto durante muchos años, y ciertamente han sido objeto de cobertura en Retraction Watch y en otros lugares. Nos complace presentar un extracto de un nuevo libro, The Predator Effect: Understanding the Past, Present and Future of Deceptive Academic Journals (El efecto depredador: comprender el pasado, el presente y el futuro de las revistas académicas engañosas), escrito por el veterano observador de la industria editorial Simon Linacre. Las citas del texto se encuentran en el libro, que está disponible en acceso abierto.

Los problemas a los que se enfrentan los autores con respecto a las revistas depredadoras pueden resumirse con la situación de un académico que este autor conoció en Kuwait a mediados de la década de 2010. Presionado por su institución para que publicara en revistas en inglés, presentó, pagó y publicó un artículo en una revista que posteriormente descubrió que era depredadora. Presa del pánico, preguntó a su superior qué debía hacer, y el comprensivo académico superior le aconsejó que volviera a publicar el artículo en una revista diferente y de mayor reputación.

Papel Mills: la fabricación de artículos para la venta de autorías

Paper Mills: research report drom COPE & STM. STM, 2022

Texto completo

En el ámbito de la investigación, una Paper Mills (fábrica de articulos) es una «organización no oficial, potencialmente ilegal y con ánimo de lucro, que produce y vende la autoría de manuscritos de investigación»

La fabricación de artículos es el proceso por el que se envían manuscritos terminados a una revista a cambio de una cuota en nombre de los investigadores con el fin de facilitarles la publicación, o para ofrecerles la autoría a cambio de dinero.

En unas ocasiones, los Paper Mills contienen operaciones sofisticadas que venden puestos de autoría en investigaciones legítimas, pero en muchos otros casos los trabajos contienen datos fraudulentos y pueden estar plagiados o ser poco profesionales. También puede incluir la fabricación de datos, lo que lleva a la ciencia basura y, a veces, a retractaciones en la literatura científica.

Los investigadores se ven presionados a publicar para avanzar en su carrera «Publish or perish», y por ello algunos recurren a estas prácticas inaceptables. Se trata de un problema de ética e integridad de la investigación que afecta a la publicación académica, una deshonestidad académica que implica el engaño y la autoría por contrato, más concretamente el ghostwriting académico, es decir la escritura fantasma, un término utilizado para describir la investigación académica escrita por alguien cuyo nombre no se reconoce.

En abril de 2022, el departamento de noticias de la revista Science publicó un post que identificaba cientos de artículos académicos publicados en los que se habían vendido puestos de autoría a través de un sitio web ruso que permitía a los investigadores pagar por el prestigio académico, sin exigir contribuciones legítimas en la investigación. Durante el periodo de tres años analizado, se identificaron 419 artículos que coincidían con manuscritos publicados posteriormente en muchas revistas académicas diferentes, con un sesgo significativo hacia las publicaciones en revistas depredadoras. Aunque los artículos fabricados aparecieron en varias revistas, sólo en International Journal of Emerging Technologies in Learning (Kassel University Press) se publicaron casi 100 artículos, aparentemente coordinados mediante la participación de editores de revistas que organizaban números especiales con espacio para coautores subastados por entre 180 y 5.000 dólares. En otra red coordinada, se descubrió que los editores invitados y los editores académicos asalariados de MDPI coordinaban la venta de autorías en cuatro revistas diferentes de MDPI, con un total de más de 20 artículos. Más allá de la colusión entre los editores y International Publisher Ltd., muchos trabajos de investigación legítimos también vendieron autorías desconocidas por parte de los editores de las revistas, y finalmente fueron aceptados en revistas publicadas por Elsevier, Oxford University Press, Springer Nature, Taylor & Francis, Wolters Kluwer y Wiley-Blackwell. Desde el 6 de abril de 2022, muchos de estos editores han abierto una investigación sobre el asunto.

En 2022 COPE y STM llevaron a cabo un estudio con Maverick Publishing Services, utilizando datos de las editoriales, para comprender la magnitud del problema de las Paper Mills. En el estudio también se entrevistó a las partes interesadas: investigadores, editores y a miembros de Retraction Watch.

Todos los implicados creen que el problema de las fábricas de artículos es una amenaza real para la integridad de los registros académicos, y que es necesario un esfuerzo colectivo porque los editores tienen claro que no pueden resolver este problema solos. Es necesario un esfuerzo conjunto de editores, financiadores e instituciones de investigación.

El documento recomienda una serie de acciones al respecto:

  • Es necesario un importante ejercicio de educación para garantizar que los editores sean conscientes del problema de las fabricación de artículos y que los editores/personal de redacción reciban formación para identificar los documentos falsos.
  • Inversión continua en herramientas y sistemas para detectar los artículos sospechosos a medida que se presentan.
  • Compromiso con las instituciones y los financiadores para revisar los incentivos para que los investigadores publiquen artículos válidos y no utilicen servicios que ofrezcan una publicación rápida pero falsa.
  • Investigar los protocolos que pueden establecerse para impedir que las Paper Mills logren sus objetivos.
  • Revisar el proceso de retractación para tener en cuenta las características únicas de los artículos fabricados.
  • Investigar cómo garantizar que los avisos de retractación se apliquen a todas las copias de un artículo, como los servidores de preprints y los repositorios de artículos.

Las universidades del mundo llaman a una acción coordinada para combatir las revistas y conferencias depredadoras

World Academies Call for Concerted Action to Combat Predatory Journals and Conferences. InterAcademy Partnership (IAP), 2022

Texto completo

Español

Un nuevo informe de la IAP formula recomendaciones para un plan de acción global y sistémico que haga frente a estas prácticas omnipresentes y perjudiciales.

El sector de la investigación es cada vez más vulnerable a la depredación comercial manifiesta. A medida que los modelos de negocio académicos y editoriales, la evaluación de la investigación y los sistemas de revisión por pares siguen evolucionando, son susceptibles de explotación y malas prácticas. El alcance de esta depredación, impulsada por el beneficio y el interés propio, va en aumento. Se corre el riesgo de contaminar la empresa de investigación mundial, con graves consecuencias para la calidad y la integridad de la investigación; de malgastar los fondos de investigación, de hacer descarrilar las carreras de investigación y de comprometer las decisiones políticas basadas en pruebas.

InterAcademy Partnership (IAP), la red mundial de más de 140 academias de ciencias, ingeniería y medicina. Este informe es la culminación de un estudio de dos años, Combatting Predatory Academic Journals and Conferences, financiado por la Fundación Gordon y Betty Moore, que ha explorado estas prácticas de forma más exhaustiva e inclusiva que cualquier otro anterior.

Un grupo de trabajo internacional formado por diversos expertos ha llevado a cabo una exhaustiva investigación documental, ha escuchado los testimonios de las principales partes interesadas y ha realizado una encuesta mundial única en la que han participado más de 1.800 investigadores de todo el mundo con el fin de comprender mejor en qué consisten las prácticas académicas depredadoras, su prevalencia e impacto, las herramientas y los recursos para evitarlas y los factores o causas fundamentales que permiten que prosperen. El mensaje de los autores es contundente: las prácticas académicas predatorias están aumentando a un ritmo preocupante y requieren una atención urgente.

La última estafa de las editoriales depredadoras: Documentos falsificados y de prestigio

Kyle Siler , Vincent Larivière , Philippe Vincent-Lamarre & Cassidy R. Sugimoto. Predatory publishers’ latest scam: bootlegged and rebranded papers,. Nature, 26 October 2021

Texto completo

Una de las tácticas que han utilizado las revistas depredadoras es imitar a revistas legítimas de prestigio en línea (o a veces adquirir los títulos). Las editoriales depredadoras se basan en la reputación de la revista para cobrar derechos sin prestar servicios académicos. En agosto, la académica Anna Abalkina, de la Universidad Libre de Berlín, informó de que una lista de publicaciones de COVID-19 mantenida por la Organización Mundial de la Salud contenía cientos de artículos de tres revistas de este tipo, muchos de ellos totalmente fuera de su ámbito de conocimiento. (Una revista supuestamente sobre lingüística tenía artículos sobre COVID-19, nutrición y anemia gestacional).

La indexación de la base de datos Lacuna descubrió otra práctica alarmante: la re-publicación de copias falsificadas de artículos de fuentes legítimas, bajo nuevos DOI, sin acreditar a la revista original, y a veces tampoco al autor original. Un investigador que examine lo que parecen ser «números atrasados» ve verdaderos artículos revisados por pares copiados de revistas legítimas.

Varias anomalías llevaron a descubrir que al menos nueve artículos de la revista Journal of Bone Research and Reports, bajo la marca iMEDPub LTD, fueron tomados directamente de la revista Bone Reports de Elsevier. (un representante de Elsevier dice que el asunto está ahora bajo investigación). La primera pista fueron los extraños nombres de algunos autores, como «centro urbano» y «parlamentario». Muchos nombres de autores aparecían con un carácter extra (por ejemplo, «John Smitha» y «Mary Jonesb»), lo que indica que fueron copiados de un documento sobrescrito.

Algunas instituciones editoras carecían de sentido, como «universidad de la provincia de Canadá» y «universidad del centro urbano». Las afiliaciones de los autores se enumeraban de forma absurda: Nueva Orleans fue rebautizada como «punto de entrada» y Carolina del Norte fue apodada «antiguo Estado del Norte». Las direcciones de correo electrónico de algunos autores eran las de personas que no eran autores. Cuando los descubridores del engaño se pusieron en contacto con los autores de los artículos de Bone Reports, ninguno era consciente de que sus artículos habían sido pirateados; respondieron con una mezcla de enfado, diversión y desconcierto.

Calidad editorial versus editoriales depredadoras

Borroto Cruz, Eugenio; Torrens Pérez, María; Rondón Sierra, Rey. (2021). Calidad
editorial versus editoriales depredadoras
. Telos: revista de Estudios Interdisciplinarios en Ciencias Sociales, 23 (2), Venezuela. (Pp.466-483). DOI: http://www.doi.org/10.36390/telos232.16

El crecimiento de las editoriales depredadoras y sus malas prácticas en la gestión editorial, las identifican como una problemática actual. Éstas utilizan las oportunidades del Acceso Abierto para crear sus propios negocios, lo que distorsiona el propósito del movimiento de acceso abierto para todos. El objetivo de la investigación fue: identificar las actuaciones de las editoriales depredadoras, y socializar las políticas y principios de buenas prácticas editoriales establecidos por el Open Access. Para el desarrollo de la investigación se realizó una revisión sistemática, basada en el estudio de variables seleccionadas. Como resultados se exponen: las principales formas de actuación de las editoriales depredadoras; los Principios de Transparencia y Mejores Prácticas del Open Access en Publicaciones Académicas, y se propone una guía de actuación para prevenir los posibles ataques de las Editoriales Depredadoras. Se concluye que, las instituciones académicas deben responsabilizarse, y socializar la información pertinente sobre las Depredadoras para evitar el desconocimiento por parte de los autores. Además, las revistas y editoriales tradicionales deben verificar las postulaciones anteriores de sus autores con vista a eliminar las posibles relaciones y conexiones con las revistas y editoriales depredadoras

Cientos de científicos de renombre aparecen en el comité científico de revistas depredadoras sin saber que forman parte del mismo

Big-name scientists surprised to find themselves on journal board | Science | AAAS. Nature. Por Dennis Normile28 de abril de 2021, 11:55 a.m.

Texto completo

La revista Ecosystem Health and Sustainability (EHS) cuenta con una envidiable lista de científicos de alto nivel en su consejo editorial, entre los que se encuentran el conocido biólogo Paul Ehrlich, profesor emérito de la Universidad de Stanford, y Jerry Franklin, analista de ecosistemas de la Universidad de Washington, en Seattle.

Sólo hay un problema: muchos de los miembros del consejo ya no participan en EHS, si es que alguna vez lo hicieron. «No recuerdo ningún contacto con la revista desde hace años, si es que alguna vez lo hubo», dice Ehrlich. «No debería aparecer como asociado a la revista», añade Franklin.

Este tipo de relleno puede hacer que una revista parezca más prestigiosa de lo que es, y ayudarla a obtener un factor de impacto, crucial para atraer propuestas.

La práctica parece ser mucho menos común entre las revistas más respetables como EHS, pero no es inédita. El redactor jefe de EHS, Lu Yonglong, ecologista de la Universidad de Xiamen, afirma que es «realmente una sorpresa para mí» que varios científicos se resistan a figurar como miembros del consejo editorial. Dice que la revista les ha informado regularmente de la situación de EHS, proporcionando una lista de nueve correos electrónicos enviados en los últimos 18 meses a todos los que figuran como asesores y editores. Pero Lu admite que el sitio web de EHS «puede no actualizarse con frecuencia» y dice que eliminará los nombres de los científicos que se lo pidan.

No es raro que las llamadas revistas depredadoras recluten científicos como miembros de la junta sin su conocimiento. Un estudio publicado el año pasado encontró que de los casi 4000 científicos en Australia que están en los consejos editoriales de revistas potencialmente depredadoras, aproximadamente una cuarta parte no lo sabe. Para exponer tales revistas, un científico inscribió a su perro, un American Staffordshire terrier llamado Ollie, como miembro de la junta editorial de seis revistas.

Recientemente, Johannes Knops, de la Universidad de Xi’an Jiaotong-Liverpool en Suzhou, China, fue eliminado como «miembro editorial» de la revista Sciences in Cold and Arid Regions ; dice que nunca estuvo de acuerdo con el trabajo. “Solía ​​decirles a los estudiantes que miraran a los editores revisores para conocer la calidad de una revista”, dice Knops. Pero ahora, «tienes que ponerte en contacto con algunos editores para ver si son reales». (Los editores de la revista no respondieron a un correo electrónico de Science ).

Tener en el comité a científicos de alto nivel puede aumentar las probabilidades de que una revista sea incluida en el Science Citation Index Expanded de Clarivate, lo que supone un paso hacia la obtención de un factor de impacto. Hacerlo sin su consentimiento «raya en lo depredador», dice Xiaotian Chen, profesor de biblioteconomía de la Universidad de Bradley en Peoria (Illinois).

Características de las Revistas Depredadoras con Jeffrey Beall

Revistas Depredadoras | #UNIRinvestiga

Fecha 9 de marzo de 2021 desde las 16:30 h. de la tarde (horario español) hasta las 18:30 h.

Este seminario, impartido en castellano, cuenta con la participación de Jeffrey Beall, autor de la conocida lista de revistas depredadoras, Beall’s list y uno de los principales expertos en la materia a escala mundial. Durante la sesión, se exponen los rasgos que caracterizan este tipo de fraude académico, y se ofrecen recomendaciones prácticas sobre cómo actuar ante su acoso.

    Programa

    16:30 Presentación del seminario
    Julio Montero, vicerrector de investigación en UNIR

    16:40 Las revistas depredadoras
    Jeffrey Beall, experto en «predatory open access publishing»

    17:30 Debate, moderado por
    Rafael Repiso, profesor de UNIR

¿Son las «revistas falsas» o las empresas ricas los verdaderos depredadores?

Are ‘fake journals’ or wealthy corporations the true predators?
By Dr Zainuddin Abd Manan
New Straits Time, February 26, 2021 @ 12:01am

Ver completo

Los expertos del mundo académico aún no han llegado a un consenso sobre lo que constituye una «revista depredadora», incluso después de 10 años desde que se acuñó el término en 2010.

No es de extrañar, ya que existen casi 100 listas diferentes para diferenciar las revistas de buena fe de las falsas y muchas de las listas suelen tener criterios contradictorios.

Existen incluso marcadas diferencias de opinión sobre el uso del término «depredador» para referirse a las revistas sin escrúpulos que comprometen la calidad y la integridad de las publicaciones para obtener beneficios y lucro personal.

Por lo tanto, prefiero utilizar el término «revistas falsas» para referirme a lo que se considera unánimemente en el mundo académico como una amenaza para la proliferación responsable y saludable de la erudición académica y de investigación.

Burgess-Jackson K (BJK), en su artículo académico de 2020 «Why I Publish in Predatory Journals – and Why You Should, Too» (Por qué publico en revistas depredadoras y por qué usted también debería hacerlo), argumentó que los «verdaderos depredadores (explotadores, opresores y saqueadores)» encajan mejor con las ricas corporaciones editoriales multinacionales «que tratan a los investigadores y autores como trabajadores esclavos».

La crítica de BJK es especialmente mordaz para mí, que como académico que pasó décadas de mi carrera renunciando a la propiedad de mis bienes intelectuales (PI) al transferir los derechos de autor de forma gratuita a las llamadas «revistas de renombre», propiedad de corporaciones ricas que se hicieron asquerosamente ricas vendiendo los PI míos y de otros a las bibliotecas.

La afirmación de BJK de que las empresas editoriales ricas son explotadoras despiadadas de autores e investigadores es, sin embargo, un secreto a voces.

Las mejores universidades, como la Universidad Tecnológica de Nanyang, en Singapur, Harvard, la Universidad de California y muchas otras en Estados Unidos y otros países, llevan tiempo animando a sus comunidades a optar por el acceso abierto (y no por la falsificación, obviamente) para que sus investigaciones estén disponibles de forma gratuita y, al mismo tiempo, conserven sus derechos de propiedad intelectual y eviten la explotación por parte de las denominadas editoriales «reputadas» que «mantienen los artículos de los autores tras barreras de pago».

A la luz de las dudas razonables sobre lo que constituyen las revistas y los editores depredadores, uno puede imaginarse lo divertido que puede ser el mundo ante las hiperreacciones de algunos sectores a un artículo sobre la supuesta infiltración de «revistas depredadoras» en Scopus, una base de datos de resúmenes y citas lanzada en 2004.

Dicho artículo es obra de dos investigadores checos que se basaron en la lista de Jeffrey Beall. Beall, un bibliotecario estadounidense, compiló su lista de revistas depredadoras basándose en criterios que, según se dice, carecen de transparencia y que solo conoce el propio Beall.

Bajo la amenaza de ser demandado, Beall eliminó la lista en 2017, presumiblemente por algunos problemas de credibilidad.

Los hechos mencionados no detuvieron la histeria entre los desmemoriados hasta el punto de copiar y pegar categóricamente y a ciegas el término «depredador» y los párrafos del artículo de los investigadores checos para manchar la comunidad académica, los rankings universitarios mundiales y el ejercicio de promoción académica con su misma brocha ancha y sucia.

El autor es vicerrector interino de Asuntos Académicos e Internacionales de la Universiti Teknologi Malaysia. También es profesor de la Facultad de Ingeniería de la UTM

Publicación de revistas depredadoras en Scopus: pruebas de las diferencias entre países

Macháček, V., Srholec, M. Predatory publishing in Scopus: evidence on cross-country differencesScientometrics (2021). https://doi.org/10.1007/s11192-020-03852-4

Texto completo

La publicación depredadora representa un gran desafío para la comunicación académica. En este trabajo se traza un mapa de la infiltración de revistas sospechosas de prácticas predatorias en la base de datos de citas Scopus y se examinan las diferencias entre países en cuanto a la propensión de los académicos a publicar en dichas revistas. Utilizando los nombres de las revistas y editoriales depredadoras «potenciales, posibles o probables» de las listas de Beall, se obtuvieron los ISSN de 3.293 revistas de Ulrichsweb y se buscaron en Scopus. Se identificaron 324 de revistas que aparecen tanto en las listas de Beall como en Scopus con 164 mil artículos publicados durante 2015-2017. El análisis de los datos de 172 países en 4 campos de investigación indica que existe una notable heterogeneidad. En los países más afectados, como Kazajistán e Indonesia, alrededor del 17% de los artículos entran en la categoría de depredadores, mientras que en otros países no hay ningún artículo depredador. Los países con grandes sectores de investigación en un nivel medio de desarrollo económico, especialmente en Asia y el norte de África, tienden a ser los más susceptibles a la publicación predatoria. Los países árabes, ricos en petróleo y/o orientales también parecen ser especialmente vulnerables. Los responsables políticos y las partes interesadas de estos y otros países en desarrollo deben prestar más atención a la calidad de la evaluación de la investigación.