Archivo de la etiqueta: Revistas depredadoras

¿Los artículos publicados en revistas depredadoras están siendo citados en la literatura científica legítima?

Group of Research Scientists show dislike or unlike thumbs down hand

Predatory Journals in the Legitimate Scientific Literature By Rick Andersonoct Scholary Kitchen 28/10/2019

Ver completo

Para comprobar de que modo se están citando los artículos de revistas depredadoras en la literatura científica, se analizaron siete revistas que habían revelado su naturaleza depredadora cuando, cada una de las cuales había demostrado claramente que la revista en cuestión (a pesar de sus afirmaciones públicas de rigor revisado por pares) publicará a cambio del pago de los cargos de procesamiento de artículos, o asumirá como editor a alguien sin cualificación.

Posteriormente se buscaron las citas de artículos publicados en estas revistas en tres grandes agregadores de artículos científicos:

  • The Web of Science, que afirma indexar más de 90 millones de documentos.
  • La base de datos ScienceDirect de revistas y libros publicados por Elsevier, que afirma incluir más de 15 millones de publicaciones.
  • PLOS ONE, un megaproyecto de acceso abierto que ha publicado unos 200.000 artículos en su historia.

Las búsquedas se realizaron en agosto de 2018 y luego se repitieron en octubre de 2018 como control. En todos los casos, los resultados de octubre fueron iguales o ligeramente superiores.

screen-shot-2019-10-25-at-10.24.44-am

Cuando se buscó  en Web of Science, Science Direct y PLOS ONE citas de artículos publicados en estas siete revistas, dos de las siete revistas depredadoras nunca habían sido citadas por artículos de esas plataformas. De estas plataformas, la que contenía la menor cantidad de citas a revistas depredadoras fue PLOS ONE (en la que no hubo citas a revistas depredadoras excepto a la Revista E, que fue citada en 17 artículos PLOS ONE, aunque ninguno de estos artículos citados fue publicado en la Revista E después de su venta en 2014).

Elsevier ScienceDirect contenía 61 citas a la Revista E en total, 31 de ellas desde la venta. Sin embargo, de esos 31 artículos en las revistas de Elsevier, 26 citaron artículos de pre-venta en la Revista E; en dos casos sólo los resúmenes estaban disponibles en línea, lo que hacía imposible determinar las fechas de publicación de los artículos citados; en tres casos, las citas eran de artículos de post-venta. En otras palabras, sólo 5 artículos en las revistas de Elsevier, como mucho, fueron encontrados citando artículos de la Revista E que fueron publicados después de su venta. El resultado más preocupante fue que Web of Science contenía 40 citas de artículos de postventa publicados en el Journal E.

En cualquier caso, la tabla de arriba representa una buena noticia: las revistas depredadoras bajo examen rara vez han sido citadas en publicaciones legítimas indexadas por estos grandes compendios de literatura académica y científica.

Otro contexto en el que deben considerarse estos datos es el de la propia producción de las revistas depredadoras: por ejemplo, una de ellas tuvo el 36% de sus artículos publicados citados en una literatura académica general; otra tuvo el 25% de sus artículos citados. La Revista E ha tenido sólo el 6% de sus artículos de post-venta citados en la literatura legítima – sin embargo, como muestra la Figura 2, dada la prodigiosa producción de esta revista durante los dos años bajo examen, ese pequeño porcentaje representa el mayor número de artículos citados.

Y es importante tener en cuenta que este estudio examinó sólo siete de las revistas depredadoras de las más de 12,000 publicaciones de este tipo en el mercado.

En conclusión: los datos de este estudio de siete de las revistas más claramente depredadoras demuestran la capacidad de dichas revistas para contaminar el discurso científico y académico. Esto es claramente un problema.

Sin embargo, quedan otras cuestiones importantes por resolver. Estos incluyen

  • ¿Cuál es la magnitud real del problema? ¿Qué porcentaje de los artículos publicados por las aproximadamente 12.000 revistas depredadoras que operan actualmente representan una investigación tan profundamente defectuosa que habría sido rechazada por los editores y revisores competentes?
  • De esos artículos fundamentalmente defectuosos, ¿cuántos se citan en publicaciones legítimas? ¿Cuál es el impacto del problema en el mundo real? ¿Hasta qué punto la mala ciencia, disfrazada de buena ciencia, socava la calidad del discurso científico, la formación de políticas y la atención médica?

Se trata de cuestiones urgentes que requieren una mayor investigación.

 

Cabells Journal Blacklist recoge 12.000 posibles revistas depredadoras

 

mountain-graphic-2-e1570028493514

 

 

Cabells Journal Blacklist

https://www.cabells.com/

Más sobre  

Cabells ha anunciado que ha revisado y añadido la publicación número 12.000 a su lista negra de revistas. Este es un hito significativo, ya que Cabells ha triplicado el número de posibles revistas engañosas y fraudulentas en su Journal Blacklist desde su lanzamiento en 2017.  Junto a ella, la empresa complementa esta lista con la lista de revistas blancas “Cabells Journal Whitelist”, una lista curada de más de 11.000 revistas académicas de 18 disciplinas que orienta a los investigadores e instituciones para obtener el máximo impacto de sus investigaciones.

 

Cabells proporciona análisis de calidad de revistas y datos inteligentes a las comunidades académicas y de investigación, permitiendo la toma de decisiones informadas sobre la calidad y legitimidad de las publicaciones académicas. La lista negra del Cabells Journal consta ahora de más de 12.000 informes de revistas individuales -basados en metodologías objetivas y transparentes- que identifican claramente las revistas y proporcionan un registro de cuándo y por qué se han incluido en la lista negra, lo que permite a los usuarios ver de primera mano los comportamientos engañosos y validar su toma de decisiones.

La lista negra del Cabells Journal es la única base de datos disponible para los estudiosos de revistas académicas engañosas y depredadoras. Elaborado por especialistas que analizan las revistas sospechosas en relación con 74 indicadores de comportamiento, la lista negra del Cabells Journal permite a la comunidad académica mantenerse al tanto de las crecientes amenazas, al tiempo que protege a los investigadores e instituciones de las operaciones de explotación. Esta semana Cabells anunció que tiene recogidas 12.000 revistas en su lista negra de revistas fraudulentas o depredadoras. Lo que supone un incremento de 2.000 revistas respecto al año anterior, y el triple de cuando se inicio la lista en 2017.

La lista negra se complementa con la Cabells Journal Whitelist, una lista curada de más de 11.000 revistas académicas de 18 disciplinas que orienta a los investigadores e instituciones para obtener el máximo impacto de sus investigaciones. La inclusión en la lista blanca es sólo por invitación. Las revistas potenciales son identificadas por el personal interno de las revistas a los que se le pide que complete una solicitud y se someta a una auditoría completa de sus políticas y procedimientos. Cada revista es investigada a fondo y revisada en base a un estricto conjunto de criterios para asegurar que sus operaciones, como mínimo, cumplan con los niveles estándar de la industria. Algunas de las principales áreas de investigación son:

  • Relevancia: Las revistas deben estar directamente relacionadas con un campo cubierto por la base de datos.
  • Patrocinio: Aunque no es obligatorio, se da preferencia a las revistas patrocinadas por asociaciones u organizaciones profesionales y organismos gubernamentales.
  • Calidad: Factores como la integridad, la objetividad, el mérito y la utilidad/importancia se examinan detenidamente.
  • Revisión por pares: La evidencia de un sistema riguroso de revisión por pares debe estar presente para ser considerada para su inclusión.
  • Tarifas: Cualquier cuota asociada con la publicación o revisión debe estar claramente indicada y fácilmente localizable en el sitio web de la revista.
  • Políticas: Deben existir políticas escritas claras y completas sobre temas como la ética, el archivo, el acceso abierto, la retractación y la publicidad.
  • Prácticas de publicación: Información de contacto completa de la revista, sitio web e instrucciones de autor claras y detalladas, y ISSN verificado.

 

Anualmente se realizan auditorías de todas las revistas incluidas en la lista blanca para actualizar la información de la base de datos y confirmar que las revistas siguen cumpliendo los criterios de selección. Una vez aceptada, la lista blanca utiliza medidas cuantitativas que incluyen recuentos de citas e impacto social con Altmetric.com para permitir la comparación entre revistas. No existe una medida mágica que pueda medir la legitimidad o el prestigio de una revista. Sin embargo, hay ciertas métricas que, cuando se toman en conjunto, ofrecen una imagen clara de lo que uno puede esperar en términos de calidad de la revista, audiencia y relevancia

El Director de Marketing Internacional y Desarrollo de Cabells, Simon Linacre, dijo: “Parece haber una presión cada vez mayor por parte de editores inescrupulosos, engañosos y depredadores, de engañar a los investigadores académicos para que publiquen artículos en sus revistas. Lo hacen enviando millones de correos electrónicos diarios que incluyen afirmaciones falsas sobre la revisión por pares y los indicadores de calidad de las revistas, a la vez que ofrecen una publicación rápida por unos pocos cientos de dólares.”

La lista negra del Cabells Journal permite a los investigadores validar sus elecciones de revistas y no dejarse tentar por las ofertas editoriales demasiado buenas para ser verdaderas que se les presentan. Ahora hay más de 12.000 razones para que los investigadores utilicen la Journal Blacklist ampliada y estén tranquilos con respecto a una de las decisiones más importantes que tomarán en sus carreras académicas.

 

¿Cómo detectar una revista depredadora? Planeta Biblioteca 2019/10/15

 

2b92f01835adc1dff39f6257fa2650a1

ESCUCHAR

Ir a descargar

Más sobre

 

La publicación de investigaciones originales es fundamental para el logro académico y profesional. La condición sine quanum para que consideremos que una revista es científica es que haya sido sometida a un proceso de revisión por parte de expertos o pares. Una consecuencia negativa del rápido crecimiento de las publicación de acceso abierto financiadas a través de cargos de procesamiento de artículo, junto a la necesidad de los investigadores de publicar para obtener mejoras profesionales, acreditarse o obtener financiación para sus proyectos, es la aparición de editoriales y revistas “depredadoras”. Termino acuñado por Jeafrey Beal.

Las denominadas “revistas depredadoras” enmascaran publicaciones científicas que no lo son y requieren del pago para aceptar y publicar trabajos sin ningún tipo de revisión por pares. Su objetivo es engañar a los investigadores, especialmente a los que no tienen experiencia en comunicación académica.

Las publicaciones depredadoras han crecido exponencialmente en los últimos 10 años. En el mundo se calcula que hay muchas revistas académicas, 30.000 o más, y se estima que alrededor de 10.000 revistas emplean prácticas de “publicación predatoria” y deberían evitarse a toda costa. Según los datos proporcionados por Shen y Bjork, las revistas “depredadoras” publicaron más de 420.000 artículos en 2014.

Características de las revistas “depredadoras”

  • Solicitan activamente manuscritos, las revistas legítimas no solicitan regularmente envíos de manuscritos por correo electrónico
  • La mayoría de las páginas de revistas “depredadoras” contienen errores ortográficos (66%)
  • Imágenes distorsionadas o potencialmente no autorizadas (63%)
  • Títulos similares o iguales de revistas y entidades pretendidamente legítimos
  • Anuncianuna medición falsa del impacto.
  • Anuncian nombres de revisores falsos, cuya afiliación con la revista no estaba verificada
  • Las revistas “depredadoras” cobran una tasa de publicación considerablemente menor (mediana 100 $ USD, IQR 63 $ – 150 $ )
  • Ofrecen una revisión rápida, que no hacen
  • Ocultar información sobre los cargos por procesamiento de artículos (APC) hasta después de que el autor haya completado la presentación.

Todo esto tiene importantes daños colaterales para los autores, ya que muchos de los trabajos de investigación que aparecen en estas revistas fraudulentas son legítimos, y sus autores no tienen nada que ver con el falso proceso de revisión por pares, de modo que estos autores son víctimas de esta pantomima de sistema de revisión por pares, y una vez que sus documentos se retraen, será muy difícil para ellos volver a dar a conocer los resultados de su trabajo legítimos de investigación.

En última estancia, si tienes alguna duda sobre la reputación de una revista, consulte con un bibliotecario. Los bibliotecarios están capacitados para conocer el proceso de publicación, y los empleados de las universidades trabajan diariamente con una amplia variedad de revistas académicas.

En conclusión:

  • Las revistas depredadoras son un problema global y creciente que contamina todos los dominios de la ciencia.
  • Es necesario educar a los investigadores sobre cómo identificar las revistas predatorias y evitar enviar trabajos a estos puntos de venta sin escrúpulos.
  • Se necesitará una respuesta coordinada de todas las partes interesadas (investigadores, instituciones, donantes, reguladores y pacientes) para detener la influencia de estas revistas ilegítimas.
  • Hacer listas blancas de revistas
  • Todo esto tiene importantes daños colaterales para muchos autores, ya que muchos de los trabajos de investigación que aparecen en estas revistas fraudulentas son legítimos

Think. Check. Submit. Test que ayuda a detectar revistas depredadoras

 

think-check-submit

https://thinkchecksubmit.org/

 

A través de una serie de herramientas y recursos prácticos, esta iniciativa internacional e intersectorial tiene como objetivo educar a los investigadores, promover la integridad y fomentar la confianza en la investigación y las publicaciones legitimas a fin de detectar posibles revistas depredadoras.

 

La publicación de investigaciones originales es fundamental para el logro académico y profesional. Una consecuencia negativa del rápido crecimiento de las publicación de acceso abierto financiadas a través de cargos de procesamiento de artículo, junto a la necesidad de los investigadores de publicar para obtener mejoras profesionales, acreditarse o obtener financiación para sus proyectos, es la aparición de editoriales y revistas “depredadoras”. Así, las revistas depredadoras explotan la necesidad que tienen los académicos e investigadores de publicar su trabajo, y utilizan tácticas de negocios cuestionables como cobrar al autor por publicar y luego no proporcionar los servicios profesionales de una revista académica de buena reputación.

En el mundo se calcula que hay muchas revistas académicas, 30.000 o más, y se estima que alrededor de 10.000 revistas emplean prácticas de “publicación predatoria” que deberían evitarse a toda costa.

Algunas herramientas como Think. Check. Submit pueden ayudar a los investigadores a identificar revistas de confianza para su investigación por medio de una lista de verificación y preguntas.

Think. Check. Submit. es una iniciativa que guía a los investigadores y académicos a la hora de decidir si asistir a una conferencia o enviar un resumen y presentar su investigación. El enfoque de tres pasos sirve de guía a los académicos para ayudarles a identificar revistas de confianza para su investigación por medio de una lista de verificación y preguntas. `Pensar’ sobre el problema planteado por las revistas o conferencias depredadoras, `Verificar’ la conferencia contra un conjunto de criterios diseñados para resaltar los atributos de las revistas y conferencias de buena y mala calidad, y Enviar o`Asistir’ sólo si la publicación o conferencia se ajusta a los criterios consistentes confiables.

 

1. Piensa

  • ¿Estás enviando tu investigación a una revista confiable?
  • ¿Es esta la revista indicada para publicar tu trabajo?

 

2. Verifica

  • ¿Tu o sus colegas conocéis la revista?

– ¿Has leído antes algún artículo de esa revista?
– ¿Es fácil encontrar los últimos artículos de la revista?

  • ¿Puedes identificar y contactar fácilmente con la editorial?

– ¿Se encuentra el nombre de la editorial claramente consignado en la página web de la revista?
– ¿Puede contactar a la editorial por teléfono, correo electrónico y postal?

  • ¿La revista es clara respecto al tipo de revisión por pares que utiliza?
  • ¿Están los artículos indexados en servicios como Web of Knowledge o Scopus?
  • ¿Son claros los costos de publicación?

– ¿En el sitio web de la revista se explica para qué son/dichos costos y cuándo serán/cobrados?

  • ¿Reconoces a los miembros del comité editorial?

– ¿Ha oído hablar de los miembros del comité editorial?
– ¿Los miembros del comité editorial mencionan a la revista en sus páginas web personales?

  • ¿La editorial es miembro de alguna entidad reconocida?

– ¿Pertenecen al Comité de Ética de Publicación (COPE, por sus siglas en inglés)?
– Si la revista es de acceso abierto, ¿se encuentra en la lista del Directorio de Revistas de Acceso Abierto (DOAJ, por sus siglas en inglés)?
– Si la revista es de acceso abierto, ¿pertenece la editorial a la Asociación de Editoriales Académicas de Acceso Abierto (OASPA, por sus siglas en inglés)?
– ¿La revista se encuentra alojada en alguna de las plataformas de Revistas Electrónicas de INASP (para revistas publicadas en Bangladesh, Nepal, Sri Lanka, América Central y Mongolia) o en Revistas Africanas Electrónicas (AJO, por sus siglas en inglés, para las revistas africanas), o en SciELO, Latindex o RedALyC (para revistas de Iberoamérica)?
– ¿La editorial es miembro de alguna asociación comercial?

3. Envía o Asiste

Si la respuesta a la mayoría de las preguntas de esta lista es “sí”

Completa la lista de verificación y envía tu artículo sólo si respondiste “sí” a la mayoría de las preguntas anteriores

  • Debes estar seguro de que la revista que has elegido tendrá un perfil adecuado para sus pares, mejorando tanto su reputación como sus posibilidades de ser citado.
  • Publicar en la revista indicada para tu investigación mejorará tu reputación profesional, y te ayudará a progresar en su carrera.
  • Tu trabajo debería estar indexado y/o archivado en un sitio fácilmente descubrible.
  • Es necesario esperar una experiencia de publicación profesional, en la cual su trabajo sea revisado y editado.
  • Solo entonces deberías enviar tu artículo.

 

 

Varias revistas depredadoras utilizan los logotipos de otros grupos editoriales para fingir legitimidad

 

3687e19981aea4910407e90f0cf872ad

International Organization of Scientific Research (IOSR)

 

Según informa scholarlyoa, uno de los trucos que utilizan las editoriales fraudulentas que publican falsas revistas de acceso abierto como la editorial india International Organization of Scientific Research (IOSR) es poner  los logotipos de organizaciones legítimas en su página principal para convencer a los autores.

Hay cuatro imágenes de logotipos que destellan en su web cada pocos segundos. Arriba se ve el logotipo de HOLLIS-Harvard Libraries, con el símbolo Veritas de Harvard. Otros incluyen un logotipo de la NASA y un logotipo de la OASPA (Open Access Scholarly Publishers Association) (aunque este editor no es miembro). El editor, con sede en Nueva Delhi, tiene mucha información falsa y engañosa en su página web. Además, las 14 revistas de la editorial tienen exactamente el mismo consejo editorial, aunque cubren temas muy dispares.

El editor cobra 75$ por cada trabajo aceptado, pero también requiere que los autores firmen la cesión de los derechos de autor. Además el editor afirma que todas sus revistas tienen una alta tasa de rechazo. Un ejemplo es la revista IOSR Journal of Humanities and Social Science, informa que tiene una tasa de aceptación del 12,58%. En la página principal de cada revista aparece un editor en jefe, pero sin ninguna afiliación institucional. Lo que induce a pensar que no son reales. El editor también tiene una propiedad web de marca separada llamada IOSR Xplore. Es un intento de copiar el marketing detrás del conocido sitio web de IEEE Xplore.

Todos estos indicios hacen pensar que IOSR es una editorial muy cuestionable que los estudiosos deberían evitar. Utiliza  los logotipos de otros, tiene falsos consejos editoriales y editores, y proporciona información falsa y engañosa en su sitio web.

 

Lista de Editores Predadores de Jeffrey Beall

web_eyevine9.14330654

Jeffrey Beall bibliotecario de la Universidad de Colorado

 

Beall’s List

https://beallslist.weebly.com/

Más sobre

Ocasionalmente se invita a los investigadores a publicar en revistas de acceso abierto. Sin embargo, no todas las revistas de acceso abierto son confiables. Para determinar la credibilidad de una revista, se pueden utiliza consultar fuentes, incluyendo la lista de Editores Predadores de Jeffrey Beall, que dejó de actualizarse en 2017.

 

Beall’s List era una lista prominente de editores de acceso abierto depredadores que fue mantenida por el bibliotecario de la Universidad de Colorado Jeffrey Beall en su blog Scholarly Open Access. El objetivo de la lista era documentar a los editores de acceso abierto que no realizaron una verdadera revisión por pares, publicando efectivamente cualquier artículo siempre y cuando los autores paguen la tarifa de acceso abierto. Originalmente comenzó como un esfuerzo personal en 2008, Beall’s List se convirtió en una web muy seguida a mediados de la década de 2010. Su influencia llevó a algunos editores en la lista a amenazar con demandas por difamación contra Beall, así como a presentar quejas oficiales contra el trabajo de Beall ante la Universidad de Colorado. Como resultado, Beall dejó de actualizar su blog y la lista en enero de 2017.

Desde que se cerró la “Lista de Beall”, listas similares han sido iniciadas por otros, como CSIR-Structural Engineering Research Centre, y un grupo anónimo denominado Stop Predatory Journals Cabell’s International, una compañía que ofrece análisis de publicaciones académicas y otros servicios académicos, que también proporciona una lista negra  y una lista blanca.

Beall aplicó un conjunto diverso de criterios antes de incluir un editor o revista en sus listas. Ejemplos incluidos:

  • Dos o más revistas con comités editoriales duplicados (es decir, el mismo comité editorial para más de una revista).
  • Existe poca o ninguna diversidad geográfica entre los miembros del consejo editorial, especialmente en el caso de las revistas que afirman tener un alcance o cobertura internacional.
  • El editor no tiene políticas ni prácticas de preservación digital, lo que significa que si la revista deja de funcionar, todo el contenido desaparece de Internet.
  • El editor corrige (bloquea) sus PDF, lo que dificulta la comprobación del plagio.
  • El nombre de una revista es incongruente con su misión.
  • El editor afirma falsamente que su contenido está indexado en servicios legítimos de resúmen e indexación o que su contenido está indexado en recursos que no son servicios de abstracción e indexación.

f8f19538-3c5c-421c-b08f-39d43447f669_bealls_list_b16f52b8_490x330

La lista de Editores depredadores incluye 1155 editores, lo que supone un aumento de 232 con respecto a 2016. Actualmente hay más de mil editores predadores de acceso abierto.

Las Revistas académicas de acceso abierto potenciales, posibles o probables predadores incluyen 1294 revistas, un aumento de 412 con respecto a 2016.

La lista de Empresas con métricas engañosas incluye empresas que “calculan” y publican factores de impacto falsos (o alguna medida similar) que los editores utilizan en sus sitios web y correo electrónico para engañar a los académicos y hacerles creer que sus revistas tienen factores de impacto legítimos.

La lista de Revistas pirateadas incluye revistas para las que alguien ha creado un sitio web falso, robando la identidad de la revista original y solicitando el envío de artículos utilizando el modelo de el autor-paga (acceso abierto de oro).

 

Las revistas depredadoras llegan a aceptar artículos falsos generados por ordenador

 

960x0-1

 

Más sobre

 

Según informa Scholaryoa, la revista depredadora Journal of Computer Science and Information Technology ha aceptado un artículo falso, generado a propósito por ordenador para comprobar el proceso de revisión científica hecho por la publicación, titulado “Robots No Longer Considered Harmful. (Los robots ya no se consideran dañinos). Los “autores” del artículo son I.P. Freely, Oliver Clothesoff, Jacques Strap, Hugh Jazz y Amanda Huginkiss. Esta es una prueba más de que este tipo de revistas no hace revisión científica y que su único interés es cobrar por publicar simulando ser una revista de prestigio, que no es.

El editor de la revista, teóricamente el American Research Institute for Policy Development (Instituto Americano de Investigación para el Desarrollo de Políticas), menciona al editor  jefe de la revista como una tal Dra. Pauline Ratnasingam de la Universidad de Missouri Central.

El editor tiene un sitio web bien hecho y convincente que ha engañado a muchos eruditos para que piensen que es un editor legítimo. El sitio web parece que podría pertenecer al Departamento de Estado o a alguna otra agencia. Sin embargo, no hay un verdadero “instituto” detrás de esta empresa; se trata simplemente de un editor depredador que pretende hacer dinero fácil con investigadores incautos.