Archivo de la etiqueta: Revistas depredadoras

Varias revistas depredadoras utilizan los logotipos de otros grupos editoriales para fingir legitimidad

 

3687e19981aea4910407e90f0cf872ad

International Organization of Scientific Research (IOSR)

 

Según informa scholarlyoa, uno de los trucos que utilizan las editoriales fraudulentas que publican falsas revistas de acceso abierto como la editorial india International Organization of Scientific Research (IOSR) es poner  los logotipos de organizaciones legítimas en su página principal para convencer a los autores.

Hay cuatro imágenes de logotipos que destellan en su web cada pocos segundos. Arriba se ve el logotipo de HOLLIS-Harvard Libraries, con el símbolo Veritas de Harvard. Otros incluyen un logotipo de la NASA y un logotipo de la OASPA (Open Access Scholarly Publishers Association) (aunque este editor no es miembro). El editor, con sede en Nueva Delhi, tiene mucha información falsa y engañosa en su página web. Además, las 14 revistas de la editorial tienen exactamente el mismo consejo editorial, aunque cubren temas muy dispares.

El editor cobra $75 por cada trabajo aceptado, pero también requiere que los autores firmen la cesión de los derechos de autor. Además el editor afirma que todas sus revistas tienen una alta tasa de rechazo. Un ejemplo es la revista IOSR Journal of Humanities and Social Science, informa que tiene una tasa de aceptación del 12,58%. En la página principal de cada revista aparece un editor en jefe, pero sin ninguna afiliación institucional. Lo que induce a pensar que no son reales. El editor también tiene una propiedad web de marca separada llamada IOSR Xplore. Es un intento de copiar el marketing detrás del conocido sitio web de IEEE Xplore.

Todos estos indicios hacen pensar que IOSR es una editorial muy cuestionable que los estudiosos deberían evitar. Utiliza  los logotipos de otros, tiene falsos consejos editoriales y editores, y proporciona información falsa y engañosa en su sitio web.

 

Lista de Editores Predadores de Jeffrey Beall

web_eyevine9.14330654

Jeffrey Beall bibliotecario de la Universidad de Colorado

 

Beall’s List

https://beallslist.weebly.com/

Más sobre

Ocasionalmente se invita a los investigadores a publicar en revistas de acceso abierto. Sin embargo, no todas las revistas de acceso abierto son confiables. Para determinar la credibilidad de una revista, se pueden utiliza consultar fuentes, incluyendo la lista de Editores Predadores de Jeffrey Beall, que dejó de actualizarse en 2017.

 

Beall’s List era una lista prominente de editores de acceso abierto depredadores que fue mantenida por el bibliotecario de la Universidad de Colorado Jeffrey Beall en su blog Scholarly Open Access. El objetivo de la lista era documentar a los editores de acceso abierto que no realizaron una verdadera revisión por pares, publicando efectivamente cualquier artículo siempre y cuando los autores paguen la tarifa de acceso abierto. Originalmente comenzó como un esfuerzo personal en 2008, Beall’s List se convirtió en una web muy seguida a mediados de la década de 2010. Su influencia llevó a algunos editores en la lista a amenazar con demandas por difamación contra Beall, así como a presentar quejas oficiales contra el trabajo de Beall ante la Universidad de Colorado. Como resultado, Beall dejó de actualizar su blog y la lista en enero de 2017.

Desde que se cerró la “Lista de Beall”, listas similares han sido iniciadas por otros, como CSIR-Structural Engineering Research Centre, y un grupo anónimo denominado Stop Predatory Journals Cabell’s International, una compañía que ofrece análisis de publicaciones académicas y otros servicios académicos, que también proporciona una lista negra  y una lista blanca.

Beall aplicó un conjunto diverso de criterios antes de incluir un editor o revista en sus listas. Ejemplos incluidos:

  • Dos o más revistas con comités editoriales duplicados (es decir, el mismo comité editorial para más de una revista).
  • Existe poca o ninguna diversidad geográfica entre los miembros del consejo editorial, especialmente en el caso de las revistas que afirman tener un alcance o cobertura internacional.
  • El editor no tiene políticas ni prácticas de preservación digital, lo que significa que si la revista deja de funcionar, todo el contenido desaparece de Internet.
  • El editor corrige (bloquea) sus PDF, lo que dificulta la comprobación del plagio.
  • El nombre de una revista es incongruente con su misión.
  • El editor afirma falsamente que su contenido está indexado en servicios legítimos de resúmen e indexación o que su contenido está indexado en recursos que no son servicios de abstracción e indexación.

f8f19538-3c5c-421c-b08f-39d43447f669_bealls_list_b16f52b8_490x330

La lista de Editores depredadores incluye 1155 editores, lo que supone un aumento de 232 con respecto a 2016. Actualmente hay más de mil editores predadores de acceso abierto.

Las Revistas académicas de acceso abierto potenciales, posibles o probables predadores incluyen 1294 revistas, un aumento de 412 con respecto a 2016.

La lista de Empresas con métricas engañosas incluye empresas que “calculan” y publican factores de impacto falsos (o alguna medida similar) que los editores utilizan en sus sitios web y correo electrónico para engañar a los académicos y hacerles creer que sus revistas tienen factores de impacto legítimos.

La lista de Revistas pirateadas incluye revistas para las que alguien ha creado un sitio web falso, robando la identidad de la revista original y solicitando el envío de artículos utilizando el modelo de el autor-paga (acceso abierto de oro).

 

Las revistas depredadoras llegan a aceptar artículos falsos generados por ordenador

 

960x0-1

 

Más sobre

 

Según informa Scholaryoa, la revista depredadora Journal of Computer Science and Information Technology ha aceptado un artículo falso, generado a propósito por ordenador para comprobar el proceso de revisión científica hecho por la publicación, titulado “Robots No Longer Considered Harmful. (Los robots ya no se consideran dañinos). Los “autores” del artículo son I.P. Freely, Oliver Clothesoff, Jacques Strap, Hugh Jazz y Amanda Huginkiss. Esta es una prueba más de que este tipo de revistas no hace revisión científica y que su único interés es cobrar por publicar simulando ser una revista de prestigio, que no es.

El editor de la revista, teóricamente el American Research Institute for Policy Development (Instituto Americano de Investigación para el Desarrollo de Políticas), menciona al editor  jefe de la revista como una tal Dra. Pauline Ratnasingam de la Universidad de Missouri Central.

El editor tiene un sitio web bien hecho y convincente que ha engañado a muchos eruditos para que piensen que es un editor legítimo. El sitio web parece que podría pertenecer al Departamento de Estado o a alguna otra agencia. Sin embargo, no hay un verdadero “instituto” detrás de esta empresa; se trata simplemente de un editor depredador que pretende hacer dinero fácil con investigadores incautos.

 

 

Conferencias depredadoras que utilizan nombres iguales o similares de grandes eventos de manera intencional

1-8

More Duplication of Journal Titles and Conference Names by Predatory Publishers Stef Brezgov– 

Ver original

Más sobre

Editoriales depredadoras están organizando  conferencias utilizando títulos de nombres de prestigiosas conferencias de manera duplicada o casi duplicada de manera intencional.

Una de las entidades organizadoras de conferencias más prolífica es WASET, que responde al nombre de “World Academy of Science, Engineering and Technology”, pero en realidad no es ninguna academia. En la imagen de arriba, vemos que WASET está celebrando una conferencia en Chicago de la International Conference on Traffic and Transport Psychology (ICTTP). También van celebrar una versión de la falsa conferencia el mes que viene en Osaka.

La verdadera International Conference on Traffic and Transport Psychology se celebrará el próximo año en Brisbane, Qld., Australia, y esta conferencia sólo tiene lugar cada cinco años. Está organizada por el “Centre for Accident Research & Road Safetyb Queensland”. Si este es tu campo de conocimiento, te recomendamos que ignores completamente la conferencia de WASET y te dirijas a Brisbane.

Al Grupo OMICS, es una editorial depredadora de Hyderabad, India, le gusta copiar o imitar los títulos de revistas para engañar a los investigadores y hacerles creer que su imitación de baja calidad es la verdadera. Aquí hay dos ejemplos:

Insight Medical Publishing, también conocido como iMedPub, es un sello de mala calidad que ahora pertenece al Grupo OMICS. Actualmente están lanzando un nuevo título, Journal of Clinical Epigenetics. Su correo electrónico de spam se refiere a él sólo como Epigenetics Clínical, a veces esta es una táctica para engañar a la gente para que crea que la revista spam es Clinical Epigenetics, la revista oficial de la Clinical Epigenetics Society, publicada por BioMed Central.

Taylor & Francis publica Journal of Dual Diagnosis, y OMICS Group ha casi  duplicado el título, publicando una revista depredadora que se titula Dual Diagnosis: Open Access. El Grupo OMICS también está organizando una conferencia llamada Dual Diagnosis, y el correo electrónico de spam para esa conferencia está firmado por una persona con un nombre familiar, para hacer creer a los investigadores que esta es la conferencia original.

¿Cuánto se citan los artículos de revistas depredadoras en revistas no depredadoras?

 

31sci-journals-articlelarge

Marilyn H.Oermann et al. (2019). Citations of Articles in Predatory Nursing Journals. Nursing Outlook [early online publication]. https://doi.org/10.1016/j.outlook.2019.05.001

Texto completo

Un estudio interesante que analiza hasta qué punto se citan los artículos de revistas depredadoras de enfermería en las revistas de enfermería de revistas no depredadoras. Se dan detalles de cómo identificaron las 127 revistas depredadoras y las revistas no depredadoras. Los hallazgos clave fueron que hubo 814 citas de artículos publicados en revistas depredadoras de enfermería. Los artículos de revistas predadoras fueron citados en todo tipo de revistas de enfermería no predadoras; por lo que se hace necesario que autores, revisores y editores sean capaces de identificar los artículos procedentes de revistas depredadoras.

De manera que se propone que la formación para la adquisición de competencias básicas en materia de información debe incluir no sólo la importancia de revisar el contenido de la literatura, sino también la fuente. Esto incluye las características y prácticas de las editoriales depredadoras, que pueden ayudar a los consumidores de investigación a proceder con cautela al considerar el contenido publicado por estos medios.

 

Revistas depredadoras: soluciones para detener la “Corrupción de la Ciencia”

aaeaaqaaaaaaaahoaaaajdhjztlinthilwnknzitndmymc04mzcyltllndc3yzrkn2fmza

Manoj Mathew Lalu, Larissa Shamseer, Kelly D. Cobey & David Moher. How stakeholders can respond to the rise of predatory journals. Nature Human Behaviour 1, 852–855 (2017) DOIdoi:10.1038/s41562-017-0257-4

Texto completo

Las revistas depredadoras son un problema global y creciente que contamina todos los dominios de la ciencia. Se necesitará una respuesta coordinada de todas las partes interesadas (investigadores, instituciones, donantes, reguladores y pacientes) para detener la influencia de estas revistas ilegítimas.

Un equipo de investigadores del Hospital de Ottawa y Universidad de Ottawa especializado en el estudio de revistas depredadoras ha esbozado un guión con los primeros pasos que las partes interesadas pueden llevar a cabo para combatir la creciente influencia de estas revistas que ha publicado en Nature Human Behavior, que sugiere:

  • Es necesario educar a los investigadores sobre cómo identificar las revistas predatorias y evitar enviar trabajos a estos puntos de venta sin escrúpulos.
  • Las instituciones de investigación deben proporcionar incentivos para que sus investigadores publiquen en revistas legítimas.
  • Los organismos de financiación necesitan auditar los lugares donde se publica la investigación que financian y desincentivar el envío de más artículos a las revistas predatorias.
  • Los pacientes y los participantes deben presionar a otras partes interesadas para asegurar que los estudios clínicos se publiquen en las mejores revistas posibles; también pueden ayudar a identificar publicaciones en revistas depredadoras que apoyan la ciencia “falsa”.

 

Los datos de millones de pacientes se están perdiendo en las revistas depredadoras. Los grupos de defensa de los pacientes, así como las organizaciones de pacientes que financian la investigación, deben ser conscientes de este problema masivo. Hay que desarrollar políticas  que permitan combatir el creciente problema de las revistas depredadoras

El The Centre for Journalology es líder mundial en la comprensión de la importancia de ayudar a los investigadores a publicar sus resultados de manera transparente y evitar revistas predatorias. El centro cuenta con un oficial de publicaciones a tiempo completo que ofrece capacitación y consultas a los investigadores del Hospital de Ottawa.

Puede ser difícil para los investigadores mantenerse al día sobre las mejores prácticas de publicación a medida que el panorama editorial cambia rápidamente, pero las instituciones necesitan contar con sistemas de apoyo para guiar a sus investigadores en la publicación responsable

El equipo también ha desarrollado los siguientes recursos para ayudar a los investigadores con este tema:

Características distintivas de las revistas predatorias (BMC Medicine)
Características de las invitaciones a enviar a revistas predatorias (BMC Medicine)

Mas post sobre Revistas depredadoras en UA

Características de las revistas “depredadoras”

Las revistas “depredadoras” publicaron más de 420.000 artículos en 2014

Un 15% de las revisiones científicas de las revistas denuncias hechas por Retraction Watch son fraudulentas

Los avances en la revisión por pares

Revisión científica: monográfico

 

 

 

Características de las revistas “depredadoras”

predatory

Shamseer, L., D. Moher, et al. “Potential predatory and legitimate biomedical journals: can you tell the difference? A cross-sectional comparison.” BMC Medicine vol. 15, n. (2017). pp. 28. http://dx.doi.org/10.1186/s12916-017-0785-9
https://bmcmedicine.biomedcentral.com/articles/10.1186/s12916-017-0785-9

 

Internet ha transformado la publicación científica, sobre todo, con la introducción de la publicación de acceso abierto. Recientemente, ha habido un aumento de las revistas en línea que se caracterizan como “depredadores”, que solicitan activamente manuscritos y cobran honorarios de publicaciones sin proporcionar ni servicios editoriales, ni una sólida revisión por pares.

La investigación Potential predatory and legitimate biomedical journals: can you tell the difference? A cross-sectional comparison publicada en  BMC Medicine busca identificar las características de las revistas potencialmente “depredadoras”, para ello se realizó una comparación transversal de las características de las potenciales revistas depredadores respecto a aquellas otras legítimas de acceso abierto y las basado en suscripciones.

Para establecer la lista negra de revistas “depredadores”, Jeffrey Beall, quién acuñó el término “predatory”, utilizó una serie de criterios, tales como normas e instrucciones comprensivas para los autores que se identifican fácilmente en el sitio web de la revista, así como la comprobación del comité en la edición de la publicación y de la entidad académica que publica la revista (es decir, no autorizadas por la ley y / o no de acuerdo con normas o normas aceptadas). Si creía que la revista y / o el editor no cumplían con estos criterios, se añadía a su lista. Entre las limitaciones de la lista negra Beall, estaba la aplicación inconsistente y unilateral de criterios no basados en evidencia utilizados para identificar revistas.

Para llevar a cabo la investigación se identificaron revistas científicas de cada uno de los siguientes grupos: – potenciales revistas “depredadoras” (fuente: Beall’s List), presumiblemente legítimas y de acceso totalmente abierto (fuente: PubMed Central) y revistas bajo suscripción (fuente: Abridged Index Medicus). Se utilizaron los criterios de inclusión en la revista en MEDLINE para examinar e identificar revistas biomédicas dentro del grupo de revistas “depredadoras” potenciales. Se seleccionaron aleatoriamente cien revistas de cada grupo. Un evaluador evaluó las características de la revista (por ejemplo, la integridad del sitio web, la apariencia, los editores y el personal, el proceso de revisión editorial, las instrucciones a los autores, el modelo de publicación, los derechos de autor y licencias, la ubicación de las revistas y el contacto).

Se analizaron 93 revistas “depredadoras”, 99 de acceso abierto y 100 revistas basadas en suscripciones; Las exclusiones se debieron a la indisponibilidad del sitio web. La mayoría de las páginas de revistas “depredadoras” contenían errores ortográficos (61/93, 66%) e imágenes distorsionadas o potencialmente no autorizadas (59/93, 63%) en comparación con revistas de acceso abierto (6/99, 6% y 5/99, 5% , respectivamente) y revistas basadas en suscripciones (3/100, 3% y 1/100, 1%, respectivamente). Treinta y una (33%) de las revistas “depredadoras” anunciaban una medición falsa del impacto frente a tres (3%) revistas de acceso abierto y ninguna de las basadas en suscripción. Casi tres cuartas partes (n = 66, 73%) de las revistas “depredadoras” tenían editores o miembros del consejo editorial cuya afiliación con la revista no estaba verificada en comparación con dos (2%) revistas de acceso abierto y una (1%) en el caso de revistas bajo suscripción. Las revistas “depredadoras” cobran una tasa de publicación considerablemente menor (mediana 100 $ USD, IQR 63 $ – 150 $ ) que las revistas de acceso abierto (1865 $  USD, IQR $ 800- $ 2205) y las revistas híbridas basadas en suscripción ( 3000 $ USD, IQR $ 2500- $ 3000).

Por lo general, las revistas legítimas no solicitan regularmente envíos de manuscritos por correo electrónico y, de acuerdo con nuestros recientes hallazgos, casi nunca prometen una publicación rápida.