Archivo de la etiqueta: Alfabetización digital

Prácticas de alfabetización digital 2020

Prácticas de alfabetización digital 2020. Santiago de Chile: Agencia de Calidad de la Educación, 2020

Texto completo

La alfabetización digital ha sido una preocupación constante en las políticas educacionales en Chile. La reforma educativa implementada en la década de los 90 impulsó el desarrollo de conocimientos, habilidades y actitudes en alfabetización tecnológica en los estudiantes, contribuyendo principalmente a la integración de la tecnología en las escuelas, y entregando infraestructura, equipamiento, recursos digitales y capacitación a los docentes, además de conectividad. Según los resultados del censo de informática educativa de 2012, el promedio de computadores de uso exclusivo para estudiantes es de 37 unidades y el 81 % de los establecimientos escolares cuenta con conexión a internet. Sin embargo, el uso de hardware y software para realizar clases por parte de los docentes, así como también la frecuencia de actividades pedagógicas con tecnología de información y comunicación (TIC) sigue siendo baja. La masificación de la tecnología y los programas del Mineduc que han entregado computadores a los estudiantes, han favorecido el acceso a la tecnología en el hogar. Es así que, en la actualidad, ocho de cada diez estudiantes de educación media cuenta con acceso a internet desde su hogar. (Mineduc, 2013) En esta misma línea, las Bases Curriculares promueven el desarrollo de habilidades de orden superior, que tienen relación con la capacidad de resolver problemas de gestión de información y comunicación en ambientes digitales; compartir y colaborar con otros a distancia, y conocer los riesgos y beneficios del uso de internet y su impacto en la sociedad. A nivel internacional, la Asociación Internacional para la Evaluación del Logro Educativo (IEA1) ha mostrado interés en el aumento en el uso de las TIC en la sociedad moderna y en las habilidades y capacidades relevantes que deben desarrollar los estudiantes alrededor del mundo para participar efectivamente en un mundo digital. El Estudio Internacional de Alfabetización Computacional y Manejo de la Información (ICILS)2 surge como una respuesta a la inquietud anterior.

Texto completo

La educación digital en los centros educativos en Europa

La educación digital en los centros educativos en Europa. Informe de Eurydice. Luxemburgo: Oficina de Publicaciones de la Unión Europea, 2019

Texto completo

El presente informe de Eurydice arroja luz sobre dos perspectivas diferentes pero complementarias de la educación digital: el desarrollo de las competencias digitales relevantes para alumnos y docentes, por un lado, y el uso pedagógico de las tecnologías para apoyar, mejorar y transformar la enseñanza y el aprendizaje, por el otro. Se examinan diferentes áreas de la educación digital, comenzando con una panorámica general de los currículos escolares y los resultados de aprendizaje relacionados con la competencia digital. También se estudia el desarrollo de las competencias específicamente docentes durante la formación inicial de los profesores y a lo largo de su carrera profesional, así como la evaluación de las competencias digitales de los alumnos y el uso de las tecnologías digitales para la evaluación. Finalmente, se ofrece información sobre las estrategias y políticas nacionales actualmente aplicadas en materia de educación digital en los centros escolares. Los anexos añaden información específica por país sobre los currículos escolares, los marcos de competencias docentes, las estrategias de rango superior y las agencias que ofrecen apoyo a la educación digital en los centros. En este informe se aborda la educación digital en las etapas de primaria y secundaria general durante el año académico 2018/19 en los 28 Estados miembros de la UE, además de Albania, Bosnia Herzegovina, Suiza, Islandia, Liechtenstein, Montenegro, Macedonia del Norte, Noruega, Serbia y Turquía, cubriendo 43 sistemas educativos en total.

Niños en un mundo digital

«El estado mundial de la infancia 2017. Niños en un mundo digital». UNICEF, 2018

Texto completo

La serie de informes de El estado mundial de la infancia estudia la incidencia que las tecnologías digitales tienen sobre la vida y las posibilidades de desarrollo de los niños y adolescentes. En esta versión se exploran los posibles riesgos, así como algunos de los aspectos que inciden en el acceso y uso oportuno de estas tecnologías por parte de los menores.

DigComp 2.2: El Marco de Competencia Digital para los Ciudadanos

Vuorikari, R., Kluzer, S. and Punie, Y., DigComp 2.2: The Digital Competence Framework for Citizens – With new examples of knowledge, skills and attitudes, EUR 31006 EN, Publications Office of the European Union, Luxembourg, 2022, ISBN 978-92-76-48883-5, doi:10.2760/490274, JRC128415.

Texto completo

El Marco de Competencia Digital para el Ciudadano (DigComp) proporciona una comprensión común de lo que es la competencia digital. La presente publicación consta de dos partes principales: el marco integrado DigComp 2.2 ofrece más de 250 nuevos ejemplos de conocimientos, habilidades y actitudes que ayudan a los ciudadanos a relacionarse con las tecnologías digitales con confianza, sentido crítico y seguridad, y otros nuevos y emergentes, como los sistemas impulsados por la inteligencia artificial (IA). El marco también está disponible siguiendo las directrices de accesibilidad digital, ya que la creación de recursos digitales accesibles es una prioridad importante hoy en día. La segunda parte de la publicación ofrece una panorámica del material de referencia existente para DigComp, consolidando las publicaciones y referencias publicadas anteriormente.

Conectando generaciones para desarrollar habilidades tecnológicas en la biblioteca

Connecting generations to build technology skills at the library. The HAgue: IFLA, 2022

Texto completo

La ciudad de Shoalhaven, en Australia, tiene una población de más de 100.000 habitantes y está situada en la costa sur de Nueva Gales del Sur, a unos 160 km al sur de Sídney. Según el Censo de Población y Hogares de 2016, en tres de cada cinco hogares (60,3%) de la ciudad de Shoalhaven no viven niños, y de ellos, la mitad están compuestos por personas mayores que viven solas o en pareja.

Las personas mayores son especialmente vulnerables al aislamiento social y a la soledad, lo que afecta gravemente a su salud y a su calidad de vida. El ayuntamiento ha definido la necesidad de servicios específicos en función de la edad de las personas de los hogares sin hijos.

A medida que más servicios e información de la comunidad están disponibles principalmente en línea, se hizo evidente la necesidad de asistencia tecnológica para las personas mayores. Los mayores demandaban cada vez más asistencia para acceder y utilizar la tecnología en las bibliotecas de Shoalhaven. Para mejorar las habilidades tecnológicas y hacer frente al aislamiento social y la soledad, las bibliotecas de Shoalhaven se asociaron con el Ayuntamiento de Shoalhaven y el Instituto de Nowra para iniciar el programa Gen Connect.

Gen Connect ha estado vinculando a los jóvenes y a los mayores de la comunidad desde abril de 2017. Durante los periodos escolares, un grupo de estudiantes visita la biblioteca con su profesor. La biblioteca anuncia la sesión de Gen Connect a sus usuarios mayores y coordina sesiones de aprendizaje durante las cuales los mayores necesitados se emparejan con los estudiantes. Semanalmente, los mayores pueden recibir una hora de asistencia informática gratuita.

Durante el primer año de funcionamiento de este programa hubo 28 sesiones de Gen Connect en tres trimestres escolares y 45 participantes únicos. Esto ha dado lugar a una media de 15 mayores individuales formados por trimestre, con muchos de ellos asistiendo a múltiples sesiones. En 2018 se registraron cifras similares con el programa ofrecido durante tres trimestres escolares a 42 participantes únicos.

Los adultos mayores y los estudiantes fueron encuestados para medir la eficacia del programa. Los resultados mostraron que los jóvenes consideraron que socializar y establecer relaciones con los miembros mayores de la comunidad fue el mejor aspecto del proyecto. Aprender a relacionarse con los adultos en un entorno profesional/apoyado fue un resultado positivo. Los estudiantes estaban orgullosos y contentos de formar parte de Gen Connect y sentían que les daba la oportunidad de representar a la escuela de una manera diferente. Construyó relaciones entre generaciones y contribuyó a hacer de la comunidad un lugar mejor para vivir.

Las respuestas de los mayores destacaron el aprendizaje como el aspecto más importante del programa, pero la socialización y la creación de relaciones quedaron en segundo lugar. Sin duda, consideraron que los estudiantes abordaron todas sus necesidades tecnológicas y ellos mismos se sintieron más seguros en el uso de sus dispositivos.

El programa ha dado a algunos de los miembros más desfavorecidos y aislados de la comunidad acceso a las tecnologías digitales que permiten el acceso a la información, como la información sanitaria, el ocio, la educación y el entretenimiento. Un hombre mayor, cuya primera lengua es el japonés, estaba encantado con la ayuda recibida. Había asistido a otras sesiones informativas pero le resultaba demasiado difícil comunicarse con un grupo grande. Tener la oportunidad de recibir ayuda individualizada fue lo ideal para él.

El programa Gen Connect cubre una necesidad identificada de la comunidad y un vacío en el servicio que el personal de la biblioteca se esforzaba por satisfacer debido a la demanda. Pone en contacto a miembros de la comunidad que, de otro modo, raramente interactuarían. Ha acabado con los estereotipos y ha cambiado las percepciones, fomentando el compromiso cívico y la cohesión, y alimentando el crecimiento del capital social en nuestra comunidad.

El entorno de la información en línea

The Online Information Environment: Understanding how the internet shapes people’s engagement with scientific information” The Royal Society, 2022 The Royal Society, 2022

Texto completo

¿Cómo están cambiando las tecnologías digitales la forma en que las personas interactúan con la información? ¿Qué tecnologías existen para fabricar y detectar la desinformación? ¿Y qué papel tiene que desempeñar la tecnología para crear un mejor entorno informativo?

El informe sobre el entorno de la información en línea aborda estas cuestiones, proporcionando una visión general de cómo Internet ha cambiado, y sigue cambiando, la forma en que la sociedad se relaciona con la información científica, y cómo puede estar afectando al comportamiento de la gente en la toma de decisiones, desde la adopción de vacunas hasta la respuesta a las pruebas sobre el cambio climático. El informe destaca los principales retos para crear un entorno de información en línea saludable y formula una serie de recomendaciones para los responsables políticos, los académicos y las plataformas en línea.

Los patrones de consumo de información están cambiando: los individuos buscan cada vez más noticias en el entorno «online», y los motores de búsqueda y las plataformas de medios sociales desempeñan un papel cada vez más importante en la configuración del acceso a la información y la participación en los debates públicos. Las nuevas tecnologías y usos de los datos están configurando este entorno de información en línea, ya sea a través de microfichas, burbujas de filtros o sofisticados textos, vídeos e imágenes.

Estas tecnologías tienen un gran potencial y ya se están aplicando en diversos contextos, desde el entretenimiento hasta la educación. Al mismo tiempo, aumenta la preocupación por las nuevas formas de daño en línea y la erosión de la confianza.

Aunque la desinformación no es un problema nuevo -y la incertidumbre y el debate son partes intrínsecas de la ciencia-, Internet ha aumentado drásticamente la velocidad y la escala a la que puede difundirse la información de mala calidad.

El informe destaca cómo la desinformación en línea sobre cuestiones científicas, como el cambio climático o la seguridad de las vacunas, puede perjudicar a las personas y a la sociedad. Subraya que censurar o eliminar los contenidos inexactos, engañosos o falsos, tanto si se comparten de forma involuntaria como deliberada, no es una solución milagrosa y puede socavar el proceso científico y la confianza del público. En su lugar, hay que centrarse en la creación de resistencia contra la desinformación perjudicial en toda la población y en la promoción de un entorno de información en línea «saludable».

¿Cuál es la dieta informativa más saludable? Un estudio revela que leer, ver y respirar noticias todo el día puede dejarnos menos informados

What’s the healthiest news diet? Probably traditional media, but don’t gorge yourself: Too much can leave you less informed. Nieman Lab. By Joshua Benton May 17, 2021

Texto completo

Un nuevo estudio publicado en The International Journal of Press/Politics, en el que se analiza el uso de las noticias en 17 países europeos, concluye que los viejos medios de comunicación tradicionales son probablemente los mejores para el coeficiente de inteligencia política, incluidos los medios públicos de alta calidad, si se pueden encontrar. Un régimen vigoroso de noticias en línea también puede ser bueno para el conocimiento, en su mayoría. Pero, irónicamente, atiborrarse de todas las noticias que puedas encontrar puede dejarte menos informado que alguien más selectivo.


Castro L, Strömbäck J, Esser F, et al. Navigating High-choice European Political Information Environments: A Comparative Analysis of News User Profiles and Political KnowledgeThe International Journal of Press/Politics. May 2021. doi:10.1177/19401612211012572

¿Cuál es la dieta informativa más saludable? Probablemente los medios tradicionales, pero no te atiborres: Demasiado puede dejarle menos informado.

«Nuestros resultados muestran que pueden identificarse cinco perfiles de usuarios -minimalistas de noticias, usuarios de noticias de medios sociales, tradicionalistas, buscadores de noticias en línea e hiperconsumidores de noticias-, aunque la prevalencia de estos perfiles varía según los países. Los resultados muestran además que tanto el consumo de noticias tradicionales como el de noticias en línea están correlacionados con un mayor conocimiento político. Sin embargo, el uso de noticias en línea está más extendido en el sur de Europa, donde se asocia con niveles más bajos de conocimiento político que en el norte de Europa.»

Los minimalistas de las noticias: 17%. «Aquellos que rara vez consumen noticias y utilizan muy pocos medios o plataformas, si es que utilizan alguno… también son los menos interesados políticamente, no perciben que estarán bien informados independientemente de que sigan activamente las noticias… y son mayores y ligeramente más educados que el usuario medio de noticias».

Usuarios de noticias en medios sociales: 22%. Se «informan principalmente a través de los medios sociales y consumen poca información más allá de eso… niveles ligeramente más altos de visualización de noticias inadvertidas que los minimalistas… están frecuentemente expuestos a las noticias a través de plataformas sociales como Facebook, Twitter o Instagram». Tienden a pensar que las noticias importantes les encontrarán sin que se esfuercen en buscarlas, y tienen bajos niveles de confianza en los medios. «Son además los menos educados e interesados políticamente» de la muestra.

Tradicionalistas: 19%. Son personas «que prefieren las fuentes de noticias tradicionales y orientadas al servicio público. Ven más la televisión que los dos perfiles anteriores (apoyados también por niveles más altos de exposición a programas televisivos de infoentretenimiento) y utilizan los periódicos y la radio tradicionales. Además, son los de mayor edad y mejor formación, se interesan por la política, confían en los medios de comunicación y apenas sienten que las «noticias les van a encontrar». Son, en su mayoría, hombres».

Buscadores de noticias online: 32%. Están «expuestos a menudo a las noticias y tienden a utilizar activamente varios medios de comunicación y plataformas en línea (aunque también puntúan alto en el uso de noticias tradicionales) y son generalmente mujeres». Utilizan más medios de comunicación en más tipos de medios diferentes que los tres primeros grupos, pero también son «más propensos a buscar perspectivas afines en la información política». A pesar de todas las noticias que consumen, son los más escépticos y desconfiados de las marcas de los medios de comunicación de masas de todos estos grupos; también son «más propensos a utilizar medios alternativos y fuentes no periodísticas» que los grupos mencionados anteriormente.

Hiperconsumidores de noticias: 10%. (Advertencia, lector de Nieman Lab: este puede ser usted.) Los hiperconsumidores de noticias consumen todo tipo de noticias de todo tipo de medios y plataformas, todo el maldito tiempo. Tienen el mayor interés en la política, los niveles más altos de educación y la mayor confianza en los medios de comunicación. Declaran haber recurrido a seis o más medios de comunicación y a más de tres plataformas sociales para mantenerse al día en los últimos 30 días.

Los investigadores también buscaron variaciones entre países. Las mayores economías del norte de Europa -Alemania, Francia, Reino Unido y Holanda- tienden a tener un alto porcentaje de «minimalistas de las noticias». (Los investigadores lo relacionan con el mayor nivel de integración internacional de estos países): «Los minimalistas de las noticias son más frecuentes en las sociedades globalizadas y heterogéneas que presentan un elevado movimiento de personas a través de la movilidad laboral, la migración y el cosmopolitismo»). Pero en gran parte del sur de Europa (España, Italia, Grecia), los minimalistas son mínimos.

Mientras tanto, los habitantes de esos países del sur son mucho más propensos a buscar noticias online o a ser hiperconsumidores de noticias que sus vecinos más ricos del norte. (¿Por qué? Los medios de comunicación online son más baratos, y sus medios de comunicación establecidos son menos fiables). Los países más ricos también tienden a tener una mayor dependencia de las emisoras públicas, que suelen estar financiadas a un nivel más alto que en otros lugares.

Todo eso es interesante, pero ¿qué tipo de dieta informativa lleva realmente a la gente a saber más sobre la situación política en la que vive?

Además de todas esas preguntas sobre los patrones de consumo, a los encuestados también se les planteó un banco de preguntas de opción múltiple sobre conocimientos políticos para comprobar su grado de información. (Algunas preguntas eran las mismas para todos países, y otras eran específicas para cada país). Las preguntas incluían: ¿Quién es Greta Thunberg? ¿Quién es el nuevo líder de la Comisión Europea? ¿Quién es el actual Ministro de Asuntos Exteriores de su país? ¿Qué porcentaje de personas que viven en su país han nacido fuera de él?

…un hallazgo clave es que sólo dos perfiles de usuarios (los tradicionalistas y los buscadores de noticias en línea) están correlacionados positiva y consistentemente con el conocimiento político en comparación con el resto de los perfiles de usuarios…
Más concretamente, los resultados muestran que aquellos que tienen un consumo de noticias en línea más selectiva y rica (buscadores de noticias en línea) son más dados a tener niveles más altos de conocimiento sobre la vigilancia en comparación con todos los grupos de usuarios de noticias, con la excepción de los que utilizan los medios tradicionales y públicos, que están comparativamente mejor informados que el resto.

Llamativamente, el perfil de hiperconsumidor de noticias muestra asociaciones no significativas con el conocimiento político o (cuando se compara con los buscadores de noticias tradicionales y en línea) incluso correlaciones negativas. Se anticipa que la explicación más plausible de esto se deriva de la sobrecarga de información, como se discute más extensamente en la sección final del trabajo.

Así pues: Las personas que dependen en gran medida de los medios de comunicación tradicionales y públicos responden correctamente a más preguntas sobre política que el resto. Las personas que buscan muchas noticias en Internet también se sitúan por encima de la media.

Por lo tanto, consumir noticias de una gama más amplia de medios, canales, programas y plataformas de noticias no hace necesariamente que la ciudadanía esté más informada, e incluso puede llevar a lo contrario. Como muestran nuestros análisis, los encuestados incluidos en el perfil de hiperconsumidores de noticias tienen menos conocimientos políticos que el usuario medio de noticias. En línea con investigaciones anteriores, esto puede deberse a la sobrecarga de información y a la tendencia a consumir noticias en lugar de leerlas.

La avalancha de información y el flujo constante de noticias a las que la gente está expuesta actualmente (sobre todo en las redes sociales) hace que sea plausible que los individuos que utilizan una multitud de fuentes encuentren cada vez más difícil recuperar y procesar la información de sus medios disponibles. De hecho, en comparación con los demás perfiles informativos, los hiperconsumidores de noticias utilizan un mayor número de medios de comunicación online y plataformas sociales para informarse.

Reducción de la brecha digital en los países del G20

Bridging digital divides in G20 countries. OCDE, 2022

Texto completo

Una conectividad fiable y de alta calidad es fundamental para la transformación digital. Además, la emergencia sanitaria COVID-19 ha demostrado que el acceso a servicios de banda ancha de alta calidad a precios asequibles, en diferentes territorios, es esencial para garantizar que las actividades económicas y sociales puedan continuar de forma cada vez más remota. Sin embargo, persisten importantes disparidades en términos de conectividad en los países del G20 y, especialmente, dentro de los países entre los diferentes tipos de regiones. Superar la brecha territorial es esencial para garantizar que ninguna región y sus habitantes se queden atrás, independientemente del lugar en el que vivan.

Este informe ofrece una hoja de ruta a los responsables políticos para reducir las brechas digitales que experimentan las personas que viven en diferentes lugares dentro de los países. Si bien este es un objetivo político clave, la reducción de las disparidades regionales debe ir acompañada de niveles de velocidad de banda ancha suficientemente altos en todas las regiones para que las personas puedan beneficiarse plenamente de las oportunidades económicas y los servicios que trae consigo la digitalización.

Competencias digitales de los internautas

Competencias digitales de los Competencias digitales de los internautas: análisis de datos INE 2020. INE 2021

Texto completo

El estudio realiza un análisis de las competencias digitales de la población española a partir de la metodología “Digital Competence Framework” de la Comisión Europea. Este índice cuantifica las competencias digitales de la ciudadanía a través de un indicador sintético general que puede tener cuatro valores (ninguna, baja, básica o avanzada).


Se aprecia que aumentan las competencias digitales de la ciudadanía española: los/as internautas de los últimos 3 meses que tienen competencias digitales avanzadas alcanzan un 44,1% en 2020, lo que supone una subida de 4,3 puntos porcentuales con respecto al año anterior.


Más del 80% de los/as internautas muestran competencias digitales avanzadas en las categorías de información y comunicación. Las actividades más extendidas son la búsqueda de información sobre bienes y servicios y realizar llamadas y  videollamadas a través de Internet.


Los jóvenes, y las personas de más nivel educativo y con rentas altas, tienden a tener competencias digitales avanzadas. Las competencias digitales avanzadas están más extendidas entre las personas de 16 a 24 años (75,7%), los/as estudiantes (83,3%), aquellos/as que cuentan con educación universitaria (70,2%), así como entre aquellos/as que cuentan con rentas de 3.000 euros o más (73%).


Los mayores, pensionistas y personas con menos nivel de estudios y renta tienen menos competencias digitales.  Las competencias digitales bajas se dan en mayor medida entre la población a partir de 55 años, entre quienes se dedican a labores del hogar y pensionistas,   entre las personas con nivel de estudios inferior a la segunda etapa de secundaria y entre aquellos/as que cuentan con renta menor a los 1.600 euros.


Los datos reflejan que, en media, la situación de España en competencias digitales es similar a la de la Unión Europea, siendo las categorías de información y comunicación en las que se percibe mayor igualdad, mientras que en resolución de problemas y uso de software es donde se encuentran  mayores diferencias.  


En general, España  muestra valores similares -cuando no superiores- al conjunto de la UE en los casos de la población más joven, los/as estudiantes y la población activa, aquellos con medio/alto nivel educativo, y los hogares con mayores ingresos. Por el contrario, a mayor edad, pensionistas y otros inactivos, bajo nivel educativo, y, hogares con bajos ingresos, se encuentran menores porcentajes de los observados en el conjunto de la Unión Europea.

Competencias digitales en el siglo XXI: herramientas de autoevaluación

Aires, L., Pereda, V., Palmeiro, R., Amante, L. & Nunes, C. (2021). Competências digitais no séc. XXI: instrumentos de autoavaliação, LE@D, Universidade Aberta, DOI: https://doi.org/10.34627/leadw.2021.1

Texto completo

El acceso a Internet, su presencia ineludible en la gestión de vida cotidiana y los resultados de sus usos, o no usos, han justificado la aparición de un nuevo ciclo de investigación sobre las brechas digitales. Si en la etapa anterior de investigación en este campo, la investigación valoró principalmente las competencias de uso de tecnologías digitales, a partir de 2015, el foco principal de la investigación se trasladó a Internet, concretamente a los usos y resultados tangibles, en el bienestar y la calidad de vida de los ciudadanos.

La necesidad de contribuir a la consolidación del marco de competencias digitales en el siglo XXI y, dentro de este ámbito, profundizar en el conocimiento sobre el papel de Internet en diferentes ámbitos de la actividad humana justificó el desarrollo del proyecto Habilidades Digitales de la Educación Superior siglo XXI, bajo el cual se desarrolló el siguiente cuestionario. se elaboró un cuestionario. El instrumento se aplicó a los estudiantes inicio de cursos de licenciatura en Educación Superior a Distancia, en el año académico 2020-2021.