Archivo de la etiqueta: Profesores

La alfabetización mediática e informacional (MIL) en el currículo escolar

32234529463_359bfb89e2_d

Media and Information Literacy Curriculum for Teachers. [e-Book]  Paris, United Nations Educational, Scientific and Cultural Organization, 2011.

Texto completo

Español

La alfabetización mediática y la alfabetización informacional  se consideran tradicionalmente como campos separados y distintos. La estrategia de la UNESCO reúne estos dos ámbitos como un conjunto combinado de las competencias (conocimientos, habilidades y actitudes) necesarias para la vida y el trabajo de hoy. La  MIL abarca todos los tipos de medios de comunicación y otros proveedores de información como bibliotecas, archivos, museos e Internet, independientemente de las tecnologías utilizadas.

Alfabetización Mediatica e Informaciona (MIL) reconoce las funciones de los medios de comunicación y las fuentes de información en nuestras vidas personales y en las sociedades democráticas. Promueve el derecho del individuo a comunicarse y expresarse, y a buscar, recibir e impartir información e ideas. Alienta la evaluación de los medios de comunicación y las fuentes de información sobre la base de cómo se producen, los mensajes que se transmiten y el público al que se destinan. Los medios de comunicación y la alfabetización informativa buscan reunir disciplinas que fueron en alguna ocasión  separadas y distintas. En el centro de la alfabetización mediatica e informacional se encuentra la necesidad de capacitar a los ciudadanos con conocimientos esenciales sobre las funciones de los medios de comunicación y sistemas de información en las sociedades democráticas, bajo qué condiciones deben desempeñarse estas funciones y cómo los ciudadanos pueden evaluar la calidad del contenido. Además, MIL representa competencias y destrezas esenciales para equipar a los ciudadanos en el siglo XXI con la capacidad de interactuar eficazmente con los medios de comunicación y sistemas de información y desarrollar un pensamiento crítico y habilidades de aprendizaje permanente para socializar y convertirse en ciudadanos activos. Estas metas son las que se recogen el el modelo de currículo de los medios de comunicación y el conocimiento de la información.

Este Curriculum para Profesores sobre Alfabetización Mediática e Informacional es un importante recurso para los Estados Miembros en su trabajo continuo para lograr los objetivos de la Declaración Grünwald (1982), la Declaración de Alejandría (2005) y la Agenda de Paris de la UNESCO (2007) – todas relacionadas con AMI.

También es pionero por dos razones. Primero, va hacia el futuro, toma en cuenta las tendencias actuales que se dirigen hacia la convergencia de la radio, televisión, Internet, periódicos, libros, archivos digitales y bibliotecas en una sola plataforma – por lo tanto, es la primera vez que se presenta AMI de una manera holística. Segundo, está diseñado específicamente tomando en cuenta a los profesores y está dirigido hacia la integración de un sistema formal de educación para profesores, por lo tanto inicia un proceso catalizador que deberá llegar a millones de personas jóvenes y desarrollar sus capacidades.

Esta publicación se divide en dos partes: La Parte 1 contiene el Curriculum AMI y el Marco de Competencias, que proporciona una visión general de los fundamentos, diseño y temas principales. Es un complemento al Marco de Competencias TICs para Profesores (2008) de la UNESCO. La Parte 2 incluye el detalle de los Módulos Obligatorios y Opcionales del curriculum. El Curriculum AMI para Profesores será traducido al árabe, francés, ruso, español y, eventualmente, a otros idiomas.

UNESCO no ha escatimado esfuerzos para asegurar que en la preparación de este Curriculum AMI para Profesores se utilice un enfoque sistemático e integral. El proceso ha incluido la preparación de borradores, revisión y validación con los expertos provenientes de una amplia gama de áreas como la mediática, informacional, TICs, educación y desarrollo curricular.

¿Cómo y qué contenidos consideran los profesores e investigadores que deben incluir los servicios de alfabetización de sus bibliotecas universitarias?

literacia_digital

Wolff, C. [e-Book] Canadian Association of Research Libraries Faculty Survey 2016, IThaka, 2016

Texto completo

Encuesta llevada a cabo en universidades canadienses sobre cómo consideran que debe llevarse a cabo y que contenidos deben incluir las tareas de alfabetización informacional y apoya a la investigación por parte de sus bibliotecas universitarias, incluida la gestión de datos de investigación (GDI). En la encuesta participaron 4.039 profesores de 11 instituciones de enseñanza superior de Canadá. 

Desde el 2014, once instituciones miembros de Canadian Association of Research Libraries (CARL)han llevado a cabo una encuesta  junto con S + R Ithaka en sus campus esta encuesta es complementaria a la desarrollada en Estados Unidos. La encuesta cubre muchos temas académicos relacionados con la investigación y la enseñanza, con preguntas sobre preferencias y prácticas relacionadas con el descubrimiento, las actividades de investigación digital, las percepciones de las habilidades de investigación de los estudiantes, el rol de la biblioteca y la preservación y gestión de datos de investigación (GDI)

Entre los resultados más destacados de las repuestas a esta encuesta encontramos:

  • Casi tres cuartas partes de los profesores creen firmemente que la responsabilidad principal de la biblioteca debería ser facilitar el acceso a los materiales académicos. Aproximadamente la mitad de los encuestados estuvo firmemente de acuerdo en que la responsabilidad principal debería ser apoyar el aprendizaje de los estudiantes de pregrado. Los encuestados en las disciplinas de Humanidades, y los que se identificaron más como profesores que como investigadores valoraron con más contundencia estas dos responsabilidades de la biblioteca.
  • Los profesores que enseñan a distancia están más de acuerdo en que sus estudiantes tienen malas habilidades de investigación. Aproximadamente el sesenta por ciento de estos encuestados estuvo totalmente de acuerdo en que estos estudiantes tienen malas habilidades sobre como localizar y evaluar información científica. Estos encuestados también son más inclinados a estar de acuerdo en que los bibliotecarios ayudan a los estudiantes a obtener mejores resultados en sus cursos.
  • Los profesores de las áreas de Humanidades y Ciencias Sociales difieren de los de áreas de Ciencias y Medicina en las formas en que comienzan sus procesos de investigación. Los de Humanidades y Ciencias Sociales consideran que la formación de los alumnos debe empezarse enseñando el funcionamiento del sitio web de la biblioteca y el catálogo de la biblioteca, mientras que sus colegas de las áreas de Ciencias y Medicina consideran que lo primordial es que conozcan los recursos electrónicos específicos o bases de datos. Esta cuestión tiene su lógica ya que el libro en Humanidades y Sociales sigue siendo la base fundamental para el aprendizaje y la investigación, frete a lo que ocurre en los campos de Ciencias en los que es más relevante el artículo de revista.
  • Los profesores tienen una clara preferencia por la autosuficiencia en la preservación de sus datos de investigación. Después de la conclusión de un proyecto, aproximadamente tres cuartas partes de los encuestados indicaron que preservan sus datos de investigación ellos mismos. Aproximadamente la mitad de los encuestados valoran altamente el software libremente disponible y el apoyo de su biblioteca universitaria o universitaria en la gestión y preservación de estos datos.
  • Los profesores e investigadores del ámbito científico-tecnológico valoran especialmente muchas de las actividades y metodologías de investigación digital, incluyendo el análisis de datos cuantitativos, el uso de modelos y simulaciones, y la escritura de software y código abierto. Estos profesores también indicaron un mayor nivel de interés en integrar estas actividades y metodologías en comparación con sus colegas de otras disciplinas.

 

 

 

Manual docente para la autoformación en competencias básicas

page_1_thumb_large

Sánchez Garrido, D. ; E. Córdoba Medina [e-Book] Manual docente para la autoformación en competencias básicas. Málaga, 2010.

Texto completo

Los autores pretenden ofrecer al docente una guía de consulta y propuestas prácticas en relación al modo en que la entrada de las competencias básicas en el currículo repercute en el resto de elementos que lo conforman. Esta nueva incorporación, nos recuerdan, supone una redefinición de la concepción de currículo, tradicionalmente sesgada por un enfoque propedéutico y academicista o, en el otro extremo, centrado en la enseñanza exclusiva de las áreas instrumentales que marcaban, hasta hoy, el umbral de la alfabetización.

Cómo apoyan las bibliotecas universitarias la labor de sus docentes e investigadores

 

Para estudiar cómo las bibliotecas académicas están apoyando la labor de sus docentes e investigadores  y cómo pueden mejorar los servicios que ofrecen a este colectivo, Library Joirnal se asoció con Gale Cengage Learning, para llevar a cabo un estudio conjunto de cómo los bibliotecarios universitarios consideran que están sirviendo a este sector de usuarios  y cómo los profesores perciben que son servidos por sus bibliotecas. Profesores y bibliotecarios están de acuerdo en que el servicio más esencial proporcionado por las bibliotecas universitarias es la instrucción de los estudiantes en la alfabetización informacional.

 

 

 

Los bibliotecarios identificaron cuatro servicios primarios y esenciales: “la instrucción de los estudiantes en la alfabetización informacional”, “desarrollo de colecciones en apoyo directo de los programas de estudio”, “como los estudiantes ayudan en la realización de investigaciones,” y el “desarrollo de las colecciones por disciplinas.” En general, el profesorado está de acuerdo en que estas áreas son cruciales, pero no siempre coinciden con la percepción que tienen al respecto los bibliotecarios sobre que están haciendo un buen trabajo en estas áreas clave. En particular, las calificaciones otorgadas por los profesores respecto a desarrollo de colecciones en apoyo de planes de estudio y desarrollo de colecciones por disciplina fueron bajas. Tanto los profesores como los bibliotecarios son muy consciente de estas limitaciones tanto ajenas como propias. Gran parte del problema se reduce a la escasez de tiempo y dinero, manifestando ambos colectivos la necesidad de tener disponer de más bases de datos, más revistas y recursos más especializados en su propias áreas de estudio (profesores) y más consulta y participación (bibliotecarios).

Profesores y bibliotecarios están de acuerdo en que el servicio más esencial proporcionado por las bibliotecas universitarias es la instrucción de los estudiantes en la alfabetización informacional.

En general, la calificación que asignan los profesores al trabajo desarrollado por los bibliotecarios es más satisfactoria con el desempeño de sus funciones que la otorgada por parte de los propios bibliotecarios sobre como apoyan con su trabajo a los docentes e investigadores; Curiosamente, mientras que los bibliotecarios calificaron su propio desempeño superior en aquellos servicios tradicionales, sin embargo los docentes otorgan mejores calificaciones a los bibliotecarios respecto a las servicios clave.

Respecto a la necesidad de mejorar la comunicación entre docentes y bibliotecarios, el 55% de los profesores consideran que no es necesario mejorala, frente al 2% de los bibliotecarios que si consideran importante mejorar los sistemas de comunicación con los docentes. (Ver gráfico)

 

Necesidad de mejorar la comunicación entre docentes y bibliotecarios

 

El apoyo de la biblioteca a los docentes es de suma importancia para los profesores, pero de importancia secundaria para los bibliotecarios, que la calificaron en un distante quinto puesto.

Aunque ambos están de acuerdo en la primacía de los servicios bibliotecarios tradicionales, en especial el de instrucción en alfabetización informacional (junto con la investigación), los profesores son más dados que los bibliotecarios a asignar mayor importancia y apoyo por parte de los bibliotecarios en servicios tales como minería de datos, minería de textos, gestión de las subvenciones, y, curiosamente, repositorios institucionales. A diferencia de la creencia común de que los bibliotecarios deben insistir a ñps profesores reacios para depositar en repositorios de acceso abierto, el 61 por ciento de los profesores consideró la cuestión de apoyar a los docentes en la capacitación para depositar en repositorios como muy importante o esencial, en comparación con sólo la mitad de los bibliotecarios que consideraron esta cuestión como tal.

 

Valoración de los servicios que proporcionan las bibliotecas por parte de profesores y bibliotecarios

 

Los docentes en general calificaron como el segundo servicio más valorado, el apoyo que hacen los bibliotecarios en la formación en competencias transversales de los estudiantes de licenciatura y de posgrado.

Encuesta sobre las actitudes del profesorado universitarios ante la tecnología 2015

 

Straumsheim, Carl; Jaschik, Scott; Doug Lederman The 2015 Survey of Faculty Attitudes on Technology. Inside Higher Ed, 2015

Descargar

 

La encuesta 2015 de Inside ed. 2015 Survey of Faculty Attitudes on Technology en colaboración con investigadores de Gallup pide a profesores y gestores universitarios compartir sus opiniones sobre las tecnologías de la información y otros temas relacionados. En la encuesta se recogen respuestas de 2.175 profesores y 105 administradores.

Empresas de tecnología educativa continúan sus inversión millonarias en este sector. Colegios y universidades han gastado cientos de millones en tecnología que creen que mejorará los resultados de los estudiantes y simplificará las tareas administrativas. Con todo este dinero, bajo el pretexto de mejorar la educación, la encuesta sobre actitudes del profesorado ante la tecnología sugiere que muchos instructores creen que los beneficios para el aprendizaje del estudiante justifican los gastos, incluso si los resultados son quizás menos importantes que los deseados.

En la encuesta de este año se hicieron un par de preguntas generales acerca de si los administradores y los profesores han visto mejoras en los resultados de los estudiantes, y si estos resultados justifican el gasto en tecnología.  El 63 por ciento de los profesores y el 84 por ciento de los gestores encuestados dicen que la parte de los presupuestos de sus instituciones que ha sido destinada a la tecnología es dinero bien empleado. Aunque consideran que los resultados son inferiores a los esperados. Sólo el 20 por ciento de los docentes y el 17 por ciento de los gestores dicen que los beneficios han sido significativos, aunque la mayoría (55 por ciento y 58 por ciento, respectivamente) dicen que han visto una mejora moderada. Una cuarta parte de los profesores dicen que no ha habido mejoras en absoluto.

Los aspectos más destacados del informe son:

  • La brecha entre los gestores y profesores  se ensancha en cuanto a sus opiniones sobre la calidad de la educación en línea.
  • Casi dos tercios de los profesores creen que el software de detección de plagios puede ser útil para detectar y paliar las malas prácticas de los estudiantes, pero menos de una cuarta parte e los estudiantes tienen una comprensión clara sobre que lo que es o no plagio.
  • Los profesores se muestran escépticos sobre los nuevos programas académicos que combinan la enseñanza presencial con los cursos masivos en línea abiertos (MOOCs), considerando muchos de ellos que este modelo es una amenaza para los docentes tradicionales.
  • Los administradores y profesores ponen de manifiesto, casi de forma unánime que los libros de texto y los materiales del curso son demasiado caros, y que los instructores tienen a veces que considerar seriamente los costos para el estudiante al recomendar determinadas lecturas.
  • La mayoría de los profesores están preocupados por los ataques que a veces reciben los estudiantes más aplicados a través de comentarios en redes sociales y la sensación de que las universidades deben hacer más para alentar una mejor responsabilidad ciudadana en línea.

Uso de los Recursos Educativos Abiertos en la Educación Superior en los Estados Unidos

 

[]

Allen, E. and J. Seaman (2014). [e-Book]  Opening the Curriculum: Open Education Resources in U.S. Higher Education, Pearson 2014

pdf

mobi

epub

Este informe, financiado por una donación de la Fundación William y Flora Hewlett, con el apoyo adicional de Pearson, examina las actitudes, opiniones, y el uso de los recursos educativos abiertos (REA) entre los profesionales de la enseñanza en la educación superior estadounidense. Algunas de las conclusiones clave son:

-En general los docentes no son muy conscientes de la importancia de  los recursos educativos abiertos, entre dos tercios y tres cuartas partes de todos profesores universitarios de EE.UU desconocen que son utilidad e  importancia de los los REA.

– Los profesores  aprecian el conceptos de REA. Cuando se les da a conocer que son los  REA, la mayoría profesores dicen que están dispuestos a darle una oportunidad.

El conocimiento de los REA no es un requisito para su adopción. Más profesores están utilizando REA cuando se les informa y tienen conciencia de su existencia.

– Las decisiones de adopción de recursos se hacen a menudo sin ninguna conciencia sobre las condiciones y autorizaciones específicas relativas al uso del material educativo abierto.

– Los docentes juzgan la calidad de los REA como más o menos equivalente a la de los recursos educativos tradicionales. Entre los profesores que sí ofrecen una opinión, las tres cuartas partes valoran más la calidad de los REA como igual o mejor que los recursos tradicionales.

La barrera más importante para una mayor adopción de los REA sigue siendo la necesidad del tiempo y el esfuerzo necesarios para encontrar y evaluar estos recursos. Los tres primeros barreras entre los miembros de la universidad respecto a la adopción de REA son la preocupación el descubrimiento y evaluación de materiales de REA.

. – Los profesores son quienes toman las decisiones clave para la adopción de REA.

Cómo apoyan las bibliotecas universitarias la labor de sus docentes e investigadores

 

 

2015 Bridging the Librarian-Faculty Gap in the Academic Library Survey. Library Journal & Gale Cengage Learning, 2015

Texto completo

 

Library Journal se asoció con Gale Cengage Learning para llevar a cabo un estudio conjunto sobre cómo los bibliotecarios universitarios consideran que están sirviendo a este sector de usuarios; y cómo los profesores perciben que son servidos por sus bibliotecas. En general profesores y bibliotecarios están de acuerdo en que el servicio más esencial proporcionado por las bibliotecas universitarias es la instrucción de los estudiantes en la alfabetización informacional.

 

En general, la calificación que asignan los profesores al trabajo desarrollado por los bibliotecarios es más satisfactoria con el desempeño de sus funciones que la otorgada por parte de los propios bibliotecarios sobre como apoyan con su trabajo a los docentes e investigadores. Curiosamente, mientras que los bibliotecarios calificaron mejor su propio desempeño en aquellos servicios considerados como menos importantes, los docentes otorgaron mejores calificaciones a los bibliotecarios respecto a las servicios clave. Por otra parte, profesores y bibliotecarios están de acuerdo en que el servicio más esencial proporcionado por las bibliotecas universitarias es la instrucción de los estudiantes en la alfabetización informacional.

En general, la calificación que asignan los profesores al trabajo desarrollado por los bibliotecarios es más satisfactoria con el desempeño de sus funciones, que la otorgada por parte de los propios bibliotecarios sobre como apoyan con su trabajo a los docentes e investigadores.

 

La encuesta a profesores fue enviada por correo electrónico a una selección de la lista de docentes de Gale, el 17 de abril de 2015, con un segundo envío adicional el 22 de abril. La encuesta se cerró el 5 de mayo con 547 encuestados. La encuesta a los bibliotecarios fue enviada por correo electrónico a una lista de LJ, el 17 de abril de 2015. La encuesta se cerró el 5 de mayo con 499 encuestados. como incentivo para obtener más respuestas se sortearon tres tarjetas de regalo de American Express con 100$.

Las preguntas enviadas tanto a un colectivo como a otro fueron similares. En general, las preguntas hechas a ambos grupos de encuestados abarcaban estas líneas:

• Recursos esenciales de la biblioteca

• Grado de funcionamiento de la biblioteca en esos servicios

• Grado en que los profesores y los bibliotecarios se comunican entre sí

• Método y calidad de esa comunicación

• Barreras de comunicación y propuestas de mejora

• Formar a los estudiantes sobre el uso de los recursos de la biblioteca.

 

Comunicación entre docentes y bibliotecarios

Respecto a la necesidad de mejorar la comunicación entre docentes y bibliotecarios, el 55% de los profesores consideran que no es necesario mejorarla, frente al 98% de los bibliotecarios que si consideran importante mejorar los sistemas de comunicación con los docentes. (Ver gráfico).

Los profesores son mucho más dados a decir que trabajan en colaboración con los bibliotecarios para coordinar las reservas de cursos que a la inversa; ya que más de la mitad (57 por ciento) de los profesores informaron que consultan con los bibliotecarios para coordinar las reservas de cursos frente a 31 por ciento de los bibliotecarios que manifestaron que colaboraban habitualmente con los docentes. Aún más importante es que casi todos los bibliotecarios consideran que la  comunicación entre profesores y bibliotecarios podría ser mejor (98 por ciento), aunque menos de la mitad de los profesores (45 por ciento) sienten la misma necesidad.

…los bibliotecarios consideran que la  comunicación entre profesores y bibliotecarios podría ser mejor (98 por ciento), aunque menos de la mitad de los profesores (45 por ciento) sienten la misma necesidad.

 

Muchos profesores y bibliotecarios citaron la falta de contacto en persona como razón para que la comunicación y la colaboración fuera mejor, y entre las cuestiones que impiden esto se encuentran las barreras espaciales, tales como la lejanía física de las oficinas y profesores que no sienten la necesidad de ir allí en persona, ya que los profesores por unanimidad casi prefieren hacerlo por correo electrónico, considerando que esta es la forma más habitual de comunicación con los bibliotecarios, mientras que entre los bibliotecarios había una división entre los que consideraban el correo electrónico y las reuniones en persona como las mejores formas de comunicación.

 

Necesidad de mejorar la comunicación entre docentes y bibliotecarios

 

 

 

Servicios prioritarios de apoyo

Los bibliotecarios identificaron cuatro servicios primarios y esenciales: “la instrucción de los estudiantes en la alfabetización informacional”, “desarrollo de colecciones en apoyo directo de los programas de estudio”, “la ayuda a los estudiantes en la realización de investigaciones” y el “desarrollo de colecciones por disciplinas.” En general, el profesorado está de acuerdo en que estas áreas son cruciales, pero no siempre coinciden con la percepción que tienen al respecto los bibliotecarios sobre que están haciendo un buen trabajo en estas áreas clave. En particular, las calificaciones otorgadas por los profesores respecto a desarrollo de colecciones en apoyo de planes de estudio y desarrollo de colecciones por disciplina fueron bajas. Tanto los profesores como los bibliotecarios son muy consciente de estas limitaciones tanto propias como ajenas. Gran parte del problema se reduce a la escasez de tiempo y dinero, manifestando ambos colectivos la necesidad de disponer de más bases de datos, revistas y recursos especializados en su propias áreas de estudio por parte de los profesores y la necesidad de más tiempo de consulta y participación por parte de los bibliotecarios.

Tanto los profesores como los bibliotecarios son muy consciente de estas limitaciones tanto propias como ajenas. Gran parte del problema se reduce a la escasez de tiempo y dinero, manifestando ambos colectivos la necesidad de disponer de más bases de datos, revistas y recursos especializados en su propias áreas de estudio por parte de los profesores y la necesidad de más tiempo de consulta y participación por parte de los bibliotecarios.

 

El apoyo de la biblioteca a los docentes es de suma importancia para los profesores, pero de importancia secundaria para los bibliotecarios, que la calificaron en un distante quinto puesto. Aunque ambos están de acuerdo en la primacía de los servicios bibliotecarios tradicionales, en especial el servicio de instrucción en alfabetización informacional (junto con la investigación); sin embargo los profesores son más dados que los bibliotecarios a asignar mayor importancia y apoyo por parte de los bibliotecarios a servicios tales como minería de datos, minería de textos, gestión de las subvenciones, y, curiosamente, repositorios institucionales. A diferencia de la creencia común de que los bibliotecarios deben insistir a los profesores que por lo general se piensa que son reacios para depositar en repositorios de acceso abierto, el 61 por ciento de los profesores consideró la cuestión de apoyar a los docentes en la capacitación para depositar en repositorios como muy importante o esencial, en comparación con sólo la mitad de los bibliotecarios que consideraron esta cuestión como tal.

 

Valoración de los servicios que proporcionan las bibliotecas por parte de profesores y bibliotecarios

 En general profesores y bibliotecarios están de acuerdo en que el servicio más esencial proporcionado por las bibliotecas universitarias es la instrucción de los estudiantes en la alfabetización informacional..

 

Los docentes en general calificaron el apoyo que prestan los bibliotecarios a la formación en competencias transversales de los estudiantes de licenciatura y de posgrado como el segundo servicio más valorado.

 

Estrategias a seguir para la mejora

En cuanto a lo que se necesitaría para mejorar esa comunicación, aparte de más dinero, tiempo, y personal de ambos colectivos, el consenso parece incluir una amplia gama de mecanismos formales e informales.

 

 

Los bibliotecarios consideraron que entre las estrategias más adecuadas para optimizar sus servicios a los docentes sería fundamental la mayor participación de los bibliotecarios en la gestión institucional: reuniones no sólo departamentales, también la participación en los comités de desarrollo curricular, en las decisiones que afecta al desarrollo profesional, orientación para nuevos profesores, planes de mejora de la calidad de todo el campus, comités de proyectos de subvención, etc., así como disponer de listas de correo electrónico de los departamentos para mejorar la comunicación con los docentes.

Los bibliotecarios consideraron que entre las estrategias más adecuadas para optimizar sus servicios a los docentes sería fundamental la mayor participación de los bibliotecarios en la gestión institucional: reuniones no sólo departamentales, también la participación en los comités de desarrollo curricular, en las decisiones que afecta al desarrollo profesional, orientación para nuevos profesores, planes de mejora de la calidad de todo el campus, comités de proyectos de subvención, etc.

 

En una segunda línea estaría la creación de nuevos mecanismos para conectar a los bibliotecarios con el profesorado, tanto en línea como fuera, y tanto en la biblioteca, departamental como en espacios neutros. Entre estos mecanismos de mejora se propone la creación de boletines mensuales enviados por el director de la biblioteca; recepciones a profesores regularmente en la biblioteca; talleres anuales sobre nuevos recursos; mesas redondas; participación de la biblioteca en las clases de una disciplina específica (sugerencia también avalada por varios docentes); centros de investigación en los centros departamentales; un club de lectura; un grupo de enfoque sobre el desarrollo de la colección con participación conjunta de docentes y bibliotecarios; y un conjunto de herramientas, módulos y tutoriales creadas por la biblioteca que los docentes puedan utilizar en sus clases o  mediante sesiones de instrucción por parte de la biblioteca. Algunos de los encuestados quería crear una grupo de trabajo para crear recursos y tutoriales de manera conjunta compuesto por profesores y bibliotecarios para crear programas de aprendizaje.

En una segunda línea estaría la creación de nuevos mecanismos para conectar a los bibliotecarios con el profesorado, tanto en línea como presenciales, y tanto en la biblioteca departamental como en espacios neutros. Entre estos mecanismos de mejora se propone la creación de boletines mensuales enviados por el director de la biblioteca; recepciones a profesores regularmente en la biblioteca; talleres anuales sobre nuevos recursos; mesas redondas; participación de la biblioteca en las clases de una disciplina específica 

Otra propuesta de mejora es disponer de espacios físicos cercanos para fomentar la interacción informal, lo que aumentaría las oportunidades para que profesores y bibliotecarios entablaran mejores relaciones. Uno de los encuestados sugirió una “sala de profesores o club al que los bibliotecarios también pertenecerían, fomentando los contactos informales que permitieran que profesores y bibliotecarios pudieran conocerse mejor unos a otros.”

…algunos bibliotecarios citaron cierta falta de consideración por parte de algunos docentes respecto a los conocimientos que ofrecían los bibliotecarios, tal vez exacerbada por la falta de capacitación docente de los bibliotecarios (sólo el 39 por ciento de los encuestados bibliotecarios trabajan en instituciones que otorgan un estatuto de profesor a los bibliotecarios que ejercen esta tarea)

Un factor adicional que podría propiciar un cambio en la cultura del campus es el relativo a que algunos bibliotecarios citaron cierta falta de consideración por parte de algunos docentes respecto a los conocimientos que ofrecían los bibliotecarios, tal vez exacerbada por la falta de capacitación docente de los bibliotecarios (sólo el 39 por ciento de los encuestados bibliotecarios trabajan en instituciones que otorgan un estatuto de profesor a los bibliotecarios que ejercen esta tarea) o porque  los bibliotecarios no disponen del título de doctorado; algunos profesores citaron la falta de actitud o conocimiento de la materia por parte de los bibliotecarios.