Archivo de la etiqueta: Futuro

Las bibliotecas del futuro estarán hechas de ADN

file-20171204-22962-16lpmyk

Traducción de

The libraries of the future will be made of DNA
Jerome de Groot
Senior Lecturer, University of Manchester

January 5, 2018 11.57am GMT

Texto completo

 
A todos nos interesa la manera en que las bibliotecas y los archivos podrían funcionar en el futuro, cómo podrían configurarse y qué se podría almacenar, y por qué. Varias organizaciones están explorando formas físicas para almacenar la información de la humanidad. Pero la mayor parte de la actividad actual parece ser biológica. Varios científicos han comenzado a explorar la posibilidad de utilizar el ADN para almacenar información, llamada Nuclear Acid Memory (NAM). Esto implicaría que los datos serían “traducidos” a las letras GATC, los ácidos nucleicos básicos del ADN. Se crearían entonces filamentos de ADN que podrían ser traducidos de nuevo al “original” al ser secuenciados. Los investigadores han almacenado recientemente versiones archivísticas de la música de Miles Davis y Deep Purple y también de un breve GIF en forma de DNA.

Cada segundo se envían unos 6.000 tweets. En el tiempo que tardas en leer esta oración, se habrán enviado 42.000 tweets, que a un promedio de 34 caracteres por tweet, son 1.428.000 caracteres.

Worldwidewebsize analiza diariamente el tamaño de Internet. En el día que se hizo este post ascendía a 4.590 millones de páginas y mil millones de sitios web. Este es el Internet visible “indexado”, pero no incluye la “web oscura” o bases de datos privadas. El tamaño de la red se mide de dos maneras. El primero es “contenido”; la capacidad de almacenamiento se estimó en 2014 en 1024 bytes, o un millón de exabytes. El segundo es el “tráfico”, medido en zettabytes. El tráfico global recientemente pasó de un zettabyte, es decir el contenido de 250 mil millones de DVDs.

De manera más convencional, el Reino Unido publicó 184.000 libros en 2013, el mayor número de libros por habitante a nivel mundial. Añada las formas cada vez mayores de medir a un ser humano en términos de datos – secuenciación de ADN, árboles genealógicos en línea, codificación genética, cuentas bancarias, información en línea de todo tipo- o la cantidad de datos científicos que se producen y leen en todo el mundo-, y te darás cuenta que la cantidad de información en el mundo es asombrosa. Incluso la cantidad de espacio de almacenamiento que la mayoría de la gente necesita para fotos y documentos ha crecido enormemente en los últimos años.

Como especie, estamos produciendo información a un ritmo masivo. La “lectura” de la masa de datos ha conducido a nuevos modelos predictivos para la interacción social. Las empresas y los gobiernos se esfuerzan por utilizar estos datos a medida que los seres humanos parecen cada vez más legibles, manejables y -posiblemente- controlables a través de la comprensión y manipulación de la información.

Pero, ¿cómo podría almacenarse toda esta información? Actualmente contamos con bibliotecas físicas, archivos físicos y estanterías de libros. Internet en sí mismo está “almacenado” en servidores de disco duro en todo el mundo, usando enormes cantidades de energía para mantenerlos frescos. La infraestructura en línea es costosa, hambrienta de energía y vulnerable; su longevidad también es limitada – véase Die Hard 4.0 para una dramatización.

Bibliotecas del futuro

El futuro del almacenamiento de la información puede parecer aburrido, pero es una cuestión crucial para cualquier persona interesada en la forma en que las sociedades recuerdan. Un buen ejemplo son las historias familiares, donde los archivos públicos, como los registros del censo y la información tributaria, son cada vez más accesibles en línea. Millones de usuarios en todo el mundo utilizan sitios de suscripción como Ancestry o Findmypast para acceder a esta información pública y crear sus árboles genealógicos utilizando software en línea. Esta proliferación de información plantea cuestiones éticas sobre el acceso (registros públicos utilizados por empresas privadas para obtener beneficios) y sobre cómo se almacenan, gestionan y utilizan estos datos.

A todos nos interesa la manera en que las bibliotecas y los archivos podrían funcionar en el futuro, cómo podrían configurarse y qué se podría almacenar, y por qué. ¿Realmente necesitamos almacenar cada tweet enviado? Tomar cualquier tipo de decisión sobre qué almacenar – qué coleccionar, conmemorar, archivar – provoca una discusión compleja. Las tecnologías para acceder – “leer” – la información debe estar de alguna manera preparada para el futuro, o terminaremos con enormes cantidades de información que no se pueda utilizar.

Entonces: ¿qué hacer? En la actualidad se están llevando a cabo debates de gran alcance, desde qué información almacenar (incluidos varios biobancos llenos de especímenes biológicas), hasta cómo almacenarla, hasta dónde almacenarla (en el Ártico, en el espacio, bajo el agua). La mayoría de estas discusiones tienen lugar dentro de las comunidades científicas; algunas empresas tecnológicas están involucradas. Aquellos que han pasado años pensando en la memoria, la conmemoración y el archivo -historiadores y bibliotecarios- se encuentran a menudo al margen de la discusión.

Nanocristales y ADN

Varias organizaciones diferentes están explorando formas físicas para almacenar la información de la humanidad. Se ha sugerido el almacenamiento físico en discos de níquel (leídos por microscopio) o códigos de barras escritos con láser en vidrio de sílice. La nanotecnología, altamente experimental -y actualmente ávida de energía-, busca escribir información a un nivel casi molecular. El almacenamiento nanotecnológico sería “leído” mediante microscopía sofisticada, con “efecto” del cambio químico o de procesos bastante complicados, como los nanocristales que convierten la radiación (infra-roja) en algo “visible”. Algunos de los modelos de almacenamiento más barrocos van desde una bóveda de memoria de datos flash en la luna hasta empresas privadas que envían contenido digital a Marte, pasando por satélites que orbitan la tierra.

Pero la mayor parte de la actividad actual parece ser biológica. Varios científicos han comenzado a explorar la posibilidad de utilizar el ADN para almacenar información, llamada Nuclear Acid Memory (NAM).

Esto implicaría que los datos serían “traducidos” a las letras GATC, los ácidos nucleicos básicos del ADN. Se crearían entonces filamentos de ADN que podrían ser traducidos de nuevo al “original” al ser secuenciados. Los investigadores han almacenado recientemente versiones archivísticas de la música de Miles Davis y Deep Purple y también de un breve GIF en forma de DNA.

El ADN es duradero y cada vez más fácil de producir y leer. Se mantendrá durante miles de años en las condiciones de almacenamiento adecuadas. El ADN podría almacenarse en cualquier lugar oscuro, seco, frío y posiblemente no ocuparía mucho espacio.

Gran parte de esta tecnología está en sus comienzos, pero los avances en nanotecnología y secuenciación del ADN sugieren que dentro de unos años veremos los resultados aplicados de la experimentación y el desarrollo. Surgen preguntas más amplias sobre la ética de la recolección y hasta qué punto estos procesos se convertirán en la corriente dominante. La impresión impresa, y en cierta medida digital, se ha convertido en una forma común y razonablemente democrática de transmitir y almacenar información. Queda por ver si el almacenamiento y la escritura en el futuro serán de fácil acceso, y quién controlará la información y la memoria de la humanidad en las próximas décadas y siglos.

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Cartografiando el Futuro de las Bibliotecas Universitarias (SCONUL)

2017-12-08_20-19-08

Pinfield, S., A. Cox, et al. (2017). [e-Book] Mapping the Future of Academic Libraries: A Report for SCONUL. London, Society of College, National & University Libraries ( SCONUL).

Texto completo

Informe de SCONUL sobre las tendencias de futuro de las bibliotecas universitarias para los próximos 10 años, en el contexto de la disminución de la importancia del libro impreso y sus repercusiones en el uso del espacio bibliotecario, el desarrollo de los servicios y el despliegue del personal.

 

La Society of College, National and University Libraries (SCONUL) representa a todas las bibliotecas universitarias del Reino Unido e Irlanda, independientemente del grupo de misión, así como a las bibliotecas nacionales y a muchos de los colegios de enseñanza superior del Reino Unido. SCONUL promueve la conciencia del papel de las bibliotecas universitarias en el apoyo a la excelencia investigadora y al logro la inserción laboral de los estudiantes, y representa sus puntos de vista e intereses ante el gobierno, los reguladores y otras partes interesadas, además de impulsar que las bibliotecas colaboren entre sí para prestar servicios más eficientes así como a compartir conocimientos y mejores prácticas.

Las bibliotecas universitarias funcionan actualmente en un entorno en constante cambio y contribuyen a él. Ser conscientes de lo que está cambiando y garantizar que las bibliotecas puedan seguir desempeñando un papel útil en la educación superior es un desafío permanente y profundo. El presente informe tiene por objeto ayudar a abordar ese desafío. Considera el futuro de las bibliotecas durante la próxima década, una empresa formidable pero importante.

La metodología utilizada fue un proyecto de investigación de métodos mixtos que involucró la revisión de la literatura, entrevistas en profundidad con una variedad de partes interesadas dentro y fuera de la comunidad bibliotecaria, y una encuesta del personal de la biblioteca. Se informa de los hallazgos principales y se hace una reflexión sobre las implicaciones para las bibliotecas y su futuro.

  • Reconociendo los Retos y Oportunidades
  • Posicionamiento de la Biblioteca
  • Comunicar y Cambiar
  • Cuestionar viejos’ Mantras’
  • Construir Nuevos Paradigmas

Comenzamos discutiendo las principales tendencias que están impactando a las bibliotecas y cuáles son las bibliotecas que están ayudando a dar forma. Hay conciencia entre nuestros participantes de un gran número de tendencias interrelacionadas, pero hay poco acuerdo en lo que es más importante. Sostuvimos que a menudo es un nexo de diferentes tendencias, en lugar de una sola, lo que probablemente traerá consigo un cambio más significativo. Identificamos cinco de estos nexos:

Las tendencias emergentes son:

  1. Investigación basada en datos
  2. Aprendizaje conectado
  3. Bibliotecas orientadas al servicio
  4. Identidades opacas – límites entre grupos profesionales y servicios con mayor colaboración y desarrollo de nuevas habilidades
  5. Presiones contextuales intensificadas – una miríada a factores políticos, económicos y otros que crean demandas de educación superior y bibliotecas

 

 

25308757388_b68dda31fe_b_d

 

La contribución de la biblioteca al logro de los planes y proyectos de la institución

39026218211_8cb54090f6_b_d

Foto: Biblioteca Biblioteca General Histórica de la Universidad de Salamanca

 

Alonso-Arévalo, Julio. “La contribución de la biblioteca al logro de los planes y proyectos de la institución“. XV Conferencia Internacional sobre bibliotecas Universitarias. “La biblioteca hacia el 2010” UNAM (México)  25 al 27 de octubre de 2017

Ver Presentación PPS

Las bibliotecas universitarias existen dentro del contexto de sus instituciones específicas y comparten con estas entornos políticos, sociales y normativos. Los efectos de la innovación tecnológica han sido rápidos, significativos y las bibliotecas han respondido positivamente a estos cambios. Contrariamente a lo que cabría pensar, las TICs han fortalecido y han favorecido la capacidad de servicio de las bibliotecas en términos de calidad y capacidad de llegar a más personas.

Las nuevas pedagogías están creando oportunidades para que las bibliotecas se conecten directamente al currículo y apoyen a los estudiantes a los que se les pide que trabajen de nuevas maneras. Diseñando cambios que apoyan de manera efectiva las formas emergentes de enseñanza y aprendizaje (“aprendizaje activo”, “aulas invertidas”). Las aulas están cambiando para apoyar nuevas pedagogías: los espacios informales de aprendizaje ya están presentes en muchas universidades. La biblioteca cada vez más tiende a ser un puente entre la clase y la carrera futura del alumno.. Por ello, en la era del conocimiento las bibliotecas de todo tipo están re-diseñando sus espacios para adecuarlos a las nuevas necesidades de los estudiantes y a las nuevas formas de aprendizaje. Así, la importancia de la disponibilidad, flexibilidad y movilidad de la información a través de redes e intercambios hace que la biblioteca universitaria y de investigación se está convirtiendo rápidamente en un centro multifacético diseñado para soportar una amplia y variada gama de actividades de investigación y de aprendizaje tanto para estudiantes como para investigadores.

 

A su vez, las aulas están cambiando para apoyar nuevas pedagogías: los espacios informales de aprendizaje ya están presentes en muchas universidades. De este modo, las nuevas pedagogías están creando oportunidades para que las bibliotecas se conecten directamente al currículo y apoyen a los estudiantes a los que se les pide que trabajen de nuevas maneras.

En este contexto son varios son los estudios que demuestran y reflejan el valor y la contribución de la biblioteca universitaria.

  • Academic Library Impact: Improving Practice and Essential Areas to Research. Chicago, ACRL, 2017. Texto completo. El documento  identifica las áreas prioritarias y sugiere acciones específicas para que los bibliotecarios universitarios y gestores académicos puedan desarrollar programas, colecciones y espacios enfocados a la mejora del aprendizaje y al éxito del estudiante. Incluye las mejores prácticas
  • Documented Library Contributions to Student Learning and Success: Building Evidence with Team-Based Assessment in Action Campus Projects.” Prepared by Karen Brown with contributions by Kara J. Malenfant. Chicago: ACRL, 2016 Texto completo. Recoge evidencias de como las bibliotecas universitarias contribuyen al aprendizaje y al éxito de los estudiantes
  • Soria, K. M., J. Fransen, et al. “Beyond Books: The Extended Academic Benefits of Library Use for First-Year College Students.” College & Research Libraries vol. 78, n. 1 ( 2017). http://crl.acrl.org/index.php/crl/article/view/16564. Correlación entre el uso de las bibliotecas universitarias y los buenos resultados académicos del estudiante
  • Zsuzsa Koltay and Kornelia Tancheva Library Impact on Undergraduate Student Learning. Research Library Issues, no. 290 (2017). ARL 2017 Texto completo. El artículo hace un análisis de una variedad de fuentes de datos para evaluar las experiencias de los estudiantes, no sólo sus habilidades, con un enfoque centrado en la formación llevada a cabo por la biblioteca.
  • Julien, H., M. Gross, et al. “Survey of Information Literacy Instructional Practices in U.S. Academic Libraries.” College and Research Libraries vol., n. ( preprint previsible publicaicón en 2018). Texto completo. Encuesta sobre prácticas de alfabetización informacional en bibliotecas universitarias de Estados Unidos.

 

Todos estos documentos vienen a indicar que la alfabetización informacional es una práctica profesional fundamental en las bibliotecas universitarias, entendiendo que la alfabetización informativa proporciona una base crítica para el éxito en la vida cotidiana, en el lugar de trabajo y en el compromiso cívico.

 

Conclusiones:

  • Las bibliotecas universitarias se están readaptando al nuevo entorno tecnológico, reimaginando sus espacios y servicios a las nuevas demandas de las personas
  • La clave es lograr un equilibrio entre atender las necesidades de los usuarios y cumplir los objetivos institucionales.
  • Las bibliotecas son conectores que facilitan el intercambio de conocimientos formales o informales
  • Las nuevas pedagogías están creando oportunidades para que las bibliotecas se conecten directamente al currículo del estudiante
  • Necesidad de comunicar el valor de la biblioteca más allá de las paredes de la biblioteca: Un esfuerzo de colaboración.
  • Liderar las nuevas tendencias : GDI, Ciencia abierta, Lectura digital

¿Cómo leemos en la sociedad digital? Lectores, booktubers y prosumidores

 

Francisco Cruces (Dir.) ¿Cómo leemos en la sociedad digital? Lectores, booktubers y prosumidores. Madrid: Fundación Telefónica, 2017

Texto completo

ReadSpeaker Escuchar PDF – Descargar PDF – (Español)

Descargar PDF

Descargar Epub

El panorama de la lectura está cambiando y lo hace a la velocidad de la luz. Sin embargo, lejos de desaparecer, los libros reviven gracias a la reinvención de la lectura, que se aleja del canon culto heredado de los siglos pasados y se hibrida con los nuevos dispositivos y las nuevas formas de lectura aparecidas en la sociedad en la que vivimos, la sociedad digital.

De esta forma aparecen diversas y plurales nuevas formas de leer que se suman a la lectura individual. La lectura se hace más social, holista, activa, afectiva y corporal; marcada por una relación indisociable con la escritura, la interactividad, la sociabilidad, la imagen, la oralidad, el ritual, la educación sentimental, el espacio cotidiano, la movilidad, la proliferación de dispositivos, la fragmentación de los tiempos y la multiplicación de ocasiones y motivos para leer.

El futuro global del periodismo: desafíos y cambios

2f7edd723c6e5e7b2e1e2b5acc6826ed

Knight, A. (ed). [e-Book]  Challenge and change. Reassessing journalism’s global future, UTSPress, 2013.

Texto completo

 

Los periodistas fueron definidos una vez por el lugar donde trabajaban; en los periódicos, o en las estaciones de radio y televisión. Ahora, Internet posibilita que todo el mundo en todas partes puede ser un editor. Pero no todos tienen las habilidades o la formación para ser periodistas, definidas por sus prácticas profesionales y códigos de ética. Los periodistas seguirán dando autoridad y fiabilidad a la información, proporcionando información segura a públicos exigentes. El periodismo está simplemente evolucionando para explotar las posibilidades de los nuevos medios de comunicación, al igual que lo ha hecho muchas veces antes. Este libro examina los retos a los que se enfrenta la profesión a medida que se transforma para afrontar su futuro

¿Qué papel tendrán las colecciones impresas en la biblioteca universitaria del futuro?

business-ii-467

Wilders, C. “Predicting the Role of Library Bookshelves in 2025.” The Journal of Academic Librarianship vol. 43, n. 5 (2017). pp. 384-391. URL http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0099133317301234

 

A medida que las publicaciones científicas están cada vez más disponibles en formato electrónico, ¿qué papel juegan las estanterías en el futuro espacio bibliotecario? El estudio de caso de la Biblioteca Universitaria de Utrecht invita a los bibliotecarios a repensar fundamentalmente cómo podrían fortalecer la función de los estantes abiertos en su biblioteca. Basándose en la adquisición y los datos de los usuarios, así como en las entrevistas con editores y usuarios, este artículo sugiere que en 2025 las estanterías de libros podrían desempeñar un papel importante en el acceso a las publicaciones preferidas por los usuarios en formato papel. Sin embargo, los estantes de libros ya no deberían centrarse únicamente en las publicaciones en papel, sino también en las publicaciones digitales, ya que la mayoría de las colecciones bibliotecarias se vuelven cada vez más híbridas. Además, las bibliotecas también deberían pensar las maneras de realzar el papel inspirador de los estantes de libros. Los estantes abiertos podrían tener un valor añadido en el espacio de la biblioteca del futuro, proporcionando acceso a una colección híbrida y un lugar inspirador. para el estudio

Prácticas desarrolladas por las bibliotecas que se involucran en las actividades de publicación

Ver <> on October 10, 2012 in Frankfurt am Main, Germany.

Taylor, L. N., B. W. Keith, et al. [e-Book] Libraries, Presses, and Publishing (SPEC Kit 357). Chicago, Association of Research Libraries (ARL), 2017

Texto completo

Muchos miembros de la Association of Research Libraries (ARL) tienen actividades editoriales sólidas y de amplio recorrido, a menudo en colaboración o directamente en a través de un ámbito institucional superior. Como se destaca en el informe anual 2015-2016 de la Association of American University Presses (AAUP), 30 editoriales miembros de la AAUP están ubicadas en bibliotecas. Ochenta y una instituciones son miembros de la ARL y la AAUP, y en 21 de esas instituciones la editorial informa de sus actividades a la biblioteca. Otras bibliotecas -incluyendo Amherst College Press y University of Cincinnati Press- disponen de editoriales propias. La mayoría de las 123 bibliotecas miembro de ARL se dedican a publicar o publicar actividades de apoyo tales como el alojamiento de publicaciones digitales, la administración de sistemas de publicación de acceso abierto, la creación de recursos educativos abiertos, la prestación de servicios editoriales o la participación en juntas de asesoramiento académico.

En 2015, la Asociación de Bibliotecas Universitarias y de Investigación (ACRL) publicaron Getting the Word Out: Academic Libraries as Scholarly Publishers. También en 2015, la National Endowment for the Humanities y la Andrew W. Mellon Foundation anunciaron las subvenciones inaugurales para el programa de libros abiertos de Humanidades: Humanities Open Book Program The Library Publishing Coalition (LPC) comenzó esta actividad unos años antes, y desde entonces lleva a cabo una reunión anual para evaluar la variedad y los tipos de actividades que se están llevando desarrollando en torno a la publicación en el ámbito bibliotecario. El LPC define la edición bibliotecaria como

“el conjunto de actividades dirigidas por las bibliotecas universitarias para apoyar la creación, difusión y conservación de obras académicas, creativas y/o educativas. Por lo general, la edición de la biblioteca requiere un proceso de producción, la presentación de trabajos originales que no estaban disponibles anteriormente y aplica un nivel de certificación al contenido publicado, ya sea a través de la revisión por pares o la extensión de la marca institucional. Basado en los valores básicos de la biblioteca y en las habilidades tradicionales de los bibliotecarios, se distingue de otros campos editoriales por su preferencia por la difusión de acceso abierto, así como por su disposición a adoptar formas informales y experimentales de comunicación académica y que desafian el status quo”

Este kit recopila información sobre las prácticas desarrolladas por las bibliotecas que se involucran en las actividades de publicación. Explora qué actividades están asociadas con la edición de bibliotecas, el nivel de integración y colaboración entre biblioteca, imprenta y publicación; así como  la creación de operaciones formales de publicación, y la estructuración organizativa de estas actividades y programas. Incluye ejemplos de opciones de servicios editoriales, personal de prensa, información editorial para autores y editores y listas de publicaciones.

Ver además post relacionados en UA: