Archivo de la etiqueta: Futuro

El futuro de los servicios bibliotecarios para y con adolescentes: una llamada a la acción

yalsafutures

The Future of Library Services for and with Teens: A Call to Action [e-Book]  . Chicago, YALSA, 2016.

Texto completo

 

Aunque sabemos que las bibliotecas y los bibliotecarios juegan un papel importante en la vida de los adolescentes, no se han producido discusiones sobre los adolescentes y las bibliotecas. Si bien se han celebrado conferencias sobre el futuro de las bibliotecas, así como conferencias centradas en el desarrollo de la juventud, no ha habido, en los últimos tiempos, un encuentro nacional que haya analizado los servicios bibliotecarios específicamente para adolescentes y con adolescentes. La Asociación de Servicios Bibliotecarios para Adultos Jóvenes (YALSA), una asociación nacional de bibliotecarios, bibliotecarios y defensores cuya misión es expandir y fortalecer los servicios bibliotecarios para adolescentes, cree que es el momento para una discusión sobre el futuro de los servicios bibliotecarios para adultos jóvenes.

Anuncios

El futuro de las colecciones en las bibliotecas universitarias

2017-08-03_17-52-25

Malpas, C. and M. Proffitt (2017). [e-Book] The Transformation of Academic Library Collecting: A Synthesis of the Harvard Library’s Hazen Memorial Symposium. Ohio, OCLC, 2017.

Texto completo

 

Inspirada por Dan C. Hazen, toda una referencia profesional en el mundo de la gestión de las colecciones de investigación, esta publicación analiza algunos temas centrales sobre el futuro de las colecciones de las bibliotecas universitarias; en particular, las colecciones colectivas, la reimaginación de lo que tradicionalmente se han llamado colecciones “especiales” y colecciones de archivo (ahora conocidas como colecciones únicas y distintivas).

 

 

 

 

 

¿Qué papel pueden desempeñar los bibliotecarios en la construcción de la universidad de investigación del siglo XXI?

leveraging-cover

 

Kenney, A. R. . [e-Book] Leveraging the Liaison Model : From Defining 21st Century Research Libraries to Implementing 21st Century Research Universities, Ithaka S+R., 2014

Texto completo

 

¿Qué papel pueden desempeñar los bibliotecarios en la construcción de la universidad de investigación del siglo XXI? ¿Cómo pueden los bibliotecarios evaluar efectivamente el impacto de la experiencia, los servicios y los recursos que ofrecen a la comunidad académica? Anne Kenney, bibliotecaria de la Universidad de Cornell, explora cómo los bibliotecarios pueden aprovechar el modelo de enlace para demostrar “que la biblioteca es más que un proveedor de contenido y que su experiencia es un componente esencial de la Infraestructura de conocimiento académico dentro y fuera del campus “.

La biblioteca universitaria del futuro es digital

1-1

Este curso, la generación Z o del Milenio, -es decir los nativos digitales nacidos en el año 2000- comienzan los estudios en la universidad. Las bibliotecas tienen que responder adecuadamente a esta nueva generación con servicios que complementen sus competencias, además de ayudarles a desarrollar otras habilidades necesarias en un entorno educativo en constante cambio. Pero ¿Realmente estamos preparados para ello?

 

Según los resultados arrojados por la encuesta nacional de estudiantes y el marco de excelencia docente llevada a cabo en el Reino Unido “Teaching excellence framework (TEF) 2017”, una encuesta en la que participan más de 130 universidades del Reino Unido y otras instituciones de educación superior que obtienen calificaciones de oro, plata o bronce por la calidad de su enseñanza, parece evidente que cada vez se está  poniendo más énfasis en el ambiente de aprendizaje y la experiencia del estudiante, ambas pasan por un plan estratégico en el que una de las prioridades es lo digital.

Este curso, la generación Z, es decir los nativos digitales nacidos en el año 2000 comienzan los estudios en la universidad. ¿Realmente estamos preparados para ello? Las bibliotecas tienen que responder adecuadamente a esta nueva generación con servicios que complementen sus competencias, además de ayudarles a desarrollar otras habilidades necesarias en un entorno educativo en constante cambio. Por ello, las universidades que buscan ofrecer el mejor servicio de biblioteca a los estudiantes deben priorizar la innovación digital, aunque en la actualidad la mayoría de libros de texto seguirán teniendo un lugar en los estantes de las bibliotecas en los próximos años, la forma en que los estudiantes consumen y digieren la información está cambiando hacia lo digital. Así lo puso de manifiesto el informe We Love The Library, But We Live on The Web.” sobre cómo los usuarios de bibliotecas universitarias ven los recursos y servicios en línea.

Otra cuestión clave de la universidad del siglo XXI es ofrecer la flexibilidad necesaria para   ampliar la participación de aquellos estudiantes que no siempre pueden asistir a las clases en el horario lectivo, por lo cual debe permitir a estos estudiantes acceder a los textos en todos los formatos. La mayoría de las revistas, y antes las obras de referencia transitaron hacia lo digital, el siguiente paso es el libro, ya que lo digital se acomoda perfectamente a los sistemas de aprendizaje en línea. Además, los libros de texto digitales cada vez gozan de mayor aceptación y los usuarios les ven como  elementos potenciadores del aprendizaje debido al incremento de prestaciones como son la buscabilidad interna y externa, la sincronización de contenidos, la movilidad, navegabilidad, apertura, interacción, socialización… Por ello las bibliotecas universitarias ya no son salas arcaicas de libros polvorientos, sino que forman parte de  redes globales que aboga por los recursos digitales y el acceso abierto. Formando parte de la estrategia global de cualquier biblioteca universitaria del siglo XXI.

 

 

 

 

 

 

 

¿Cuáles son los roles del bibliotecario del futuro?

35106922023_b6d16c926d_b_d

Folleto informativo sobre como los bibliotecarios estamos preparados para el futuro. Follet

Descargar esta foto a gran tamaño

Texto completo

 

Los bibliotecarios estamos excepcionalmente capacitados para cuidar los activos digitales. Estudiamos y comprendemos el talento de nuestros usuarios, enseñamos como usar las tecnologías de la información y con ello ganamos su confianza. Somos en gran parte altruistas y rápidos en responder a un desafío con un liderazgo tranquilo. Vemos las posibles oportunidades. Nos anticipamos a múltiples escenarios. Lo que llamamos curación de contenidos es una traducción y amplificación de nuestra práctica tradicional. Estudiamos las necesidades e intereses específicos de nuestras comunidades.  Y apoyamos la apertura de la información.

Tal y como aparece en el gráfico superior las tareas del bibliotecario del futuro tendrían que ver con:

  • Diseñar espacios colaborativos. Proporcionar espacios flexibles que promuevan la investigación, creatividad, colaboración y el sentido de comunidad.
  • Construir alianzas. Se asocia con la labor de educadores que incluye la tarea de diseñar e implementar currículos, y que integran elementos de aprendizaje más profundo, tales como pensamiento crítico, alfabetizacion en información, ciudadanía digital, creatividad, innovación y el uso activo de la tecnología.
  • Capacitar a los estudiantes como creadores. Alienta y facilita a que los usuarios sean cada vez más autónomos en el uso de la información a medida que crean productos digitales en su aprendizaje, los involucran en el pensamiento crítico, la colaboración y la auténtica resolución de problemas en el mundo real
  • Curación de recursos y herramientas digitales. Dirige la selección, integración, organización y uso compartido de recursos y herramientas digitales para apoyar la enseñanza y el aprendizaje transformacional y desarrollar las habilidades de curaduría digital.
  • Facilitar el aprendizaje profesional. Dirige el aprendizaje profesional para cultivar una comprensión más amplia de las habilidades que comprenden el éxito en la era digital (por ejemplo, pensamiento crítico, alfabetización informacional, ciudadanía digital, competencias tecnológicas, etc.)
  • Garantizar un acceso digital equitativo. Provee y aboga por el acceso equitativo a la conectividad, los dispositivos digitales, la información, los recursos, la programación y los servicios estratégicos.
  • Inviertir estratégicamente en recursos digitales. Aprovecha la comprensión de las necesidades de los usuarios y la comunidad para identificar e invertir en recursos digitales para apoyar el aprendizaje y la inclusión de los ciudadanos
  • Cultivar las relaciones comunitarias. Cultiva alianzas dentro de la comunidad local (familias, organizaciones sin fines de lucro, agencias gubernamentales, bibliotecas públicas y de educación superior, empresas, etc.) para promover el compromiso y una vida en continuo proceso de aprendizaje.
  • Promover el derecho a la privacidad. Promueve la privacidad y la protección de los datos.
  • Expandir la biblioteca más allá. Participa en el establecimiento de la visión y el plan estratégico de la comunidad para el aprendizaje digital y fomenta una cultura de colaboración e innovación para capacitar y empoderar a los ciudadanos y a sus comunidades

 

 

 

Cómo están reimaginando su espacio y servicios las bibliotecas universitarias para ser más relevantes en el mundo digital

1200px-moffitt_library

 

La era digital está planteando la importancia de los espacios físicos para que la gente se reúna, algo que no se puede hacer en el mundo virtual. Los bibliotecarios de la UC Berkeley están organizando talleres para los estudiantes sobre qué hacer con la información que recopilan usando drones. En Stanford, están experimentando con la realidad virtual. Y en otras muchas universidades las los bibliotecarios están reimaginando y dotando de nuevos contenidos y servicios a sus bibliotecas.

 

Las bibliotecas universitarias tradicionalmente se han utilizado para almacenar el conocimiento, pero hoy también son lugares donde se aprende y se crea, por ello ahora muchas bibliotecas que han emprendido el nuevo camino están siendo más relevantes que nunca para sus usuarios. Los datos respaldan este nuevo concepto de biblioteca, ya que el número de estudiantes que usan el espacio de la biblioteca se ha incrementado en la mayoría de ellas.

Aunque la mayoría de los estudiantes que de hoy acceden a las biblioteca universitarias son “nativos digitales”, llegan a la universidad sin saber cómo buscar en una base de datos en línea: Por ello, en este nuevo entorno los bibliotecarios están ayudando a estudiantes, profesores y personal a navegar en un mundo digital cada vez más complejo; y por su parte los estudiantes están demandando lugares donde reunirse con sus compañeros y utilizar el espacio para colaborar como parte de un equipo en el mundo real. De este modo, algunas de estas bibliotecas están incorporando impresoras 3-D, herramientas, cortadores de madera y máquinas de costura. Incluso algunas de ellas ya permiten lo que nunca se ha permitido en una biblioteca universitaria, introducir bebidas y comida

La biblioteca de Moffitt de Berkeley se creo en el año 1970, por fuera es un edificio gris y poco amble, que se asemeja a un parking. Pero el espacio interior,  recientemente renovado se parecen a una moderna oficina de emprendimiento con paredes de cristal, muebles que se pueden reorganizar para el trabajo individual o de grupo, salas de estudio con posibilidad de hacer una conferencia vía web, e incluso un espacio de descanso. la biblioteca dispone de zona para impartir cursos de pregrado, laboratorio de computación, centro de prensa, centro de medios y centro de copia.  Los pisos 4 y 5 de Moffitt, a los que se accede a través de la entrada este, están abiertos las 24 horas durante el semestre de otoño y primavera.

Hace varios años, las bibliotecas de Santa Clara University comenzaron a ofrecer “bibliotecarios personales” a los estudiantes de primer ciclo, de transferencia e internacionales para ayudarles en con sus trabajos de clase y estar disponibles para responder a cualquier pregunta que le formulen.

En otras muchas, los bibliotecarios están ayudando a los profesores a diseñar cursos sobre como crear Recursos Educativos Abiertos, como autopublicar libros, o trabajar con herramientas de código abierto para generar tutoriales de apoyo al estudio. También están empezando a servir como puentes entre diferentes departamentos y disciplinas; es el caso de la llamada Gestión de Datos de Investigación, en donde los bibliotecarios están llevando la iniciativa y trabajando con equipos multidisciplinares integrados por informáticos, matemáticos, gestores, financiadores. ..

Contrariamente a lo que podríamos esperar a priori en un mundo en el que se impone lo digital frente a lo material, el espacio se está convirtiendo en el principal aliado de la biblioteca universitaria del siglo XXI.

 

 

 

Informe del Estado de las Bibliotecas de Estados Unidos 2017

2017soal-cover-web

State of America’s Libraries Report 2017. [e-Book]  Chicago, ALA, 2017

Texto completo

 

En el siglo XXI, las bibliotecas de todo tipo están respondiendo a los cambios sociales, económicos y políticos de la vida en una sociedad digital. Bibliotecas universitarias, escolares y públicas proporcionan servicios que capacitan a la gente para el cambio. La experiencia de los trabajadores de la biblioteca, combinada con colecciones dinámicas y recursos digitales, ayuda a los individuos a desarrollar nuevas habilidades, a comunicarse con los demás a través de nuevas tecnologías y ayudar a hacer de sus comunidades mejores lugares para vivir. Estas y otras tendencias de la biblioteca aparecen detalladas en el informe 2017 de la American Library Association sobre el estado de las bibliotecas en Estados Unidos, publicado durante la Semana de la Biblioteca Nacional del 9 al 15 de abril de 2017.