Archivo de la etiqueta: Futuro

Competencias Básicas en Biblioteconomía 2021

The Core Competences of Librarianship. Chicago: ALA, 2021

Borrador

Las Competencias Básicas de la Biblioteconomía definen los conocimientos que deben poseer todas las personas que se gradúan en los programas de maestría acreditados por la ALA en estudios bibliotecarios y de información.

Las Competencias básicas de la ALA (ALACC) reflejan los conocimientos básicos adquiridos a través de la formación en biblioteconomía y documentación, la incorporación al puesto de trabajo y el desarrollo profesional continuo al principio de la carrera bibliotecaria. Es esencial que los profesionales de las bibliotecas que trabajen a lo largo de su carrera en bibliotecas escolares, académicas, públicas, especiales y gubernamentales sean aprendices de por vida para adquirir conocimientos especializados y avanzados más allá de los especificados en este documento de competencias básicas.

Desde 2017, el Committee on Education (COE) de ALA ha estado actualizando la Statement of Core Competences de 2009 en respuesta a múltiples recomendaciones del ask Force on the Context of Future Accreditation y una solicitud de acción de la Junta Ejecutiva de ALA. Después de varios años de revisión, el COE se complace en invitar a la comunidad bibliotecaria y de ciencias de la información (LIS) a proporcionar comentarios sobre el borrador de 2021.

El futuro de la comunicación académica. Forjar una infraestructura de investigación inclusiva e innovadora para la comunicación académica en Ciencias Sociales y Humanidades

Avanço, K., Balula, A., Błaszczyńska, M., Buchner, A., Caliman, L., Clivaz, C., Costa, C., Franczak, M., Gatti, R., Giglia, E., Gingold, A., Jarmelo, S., Padez, M. J., Leão, D., Maryl, M., Melinščak Zlodi, I., Mojsak, K., Morka, A., Mosterd, T., … Wieneke, L. (2021). Future of Scholarly Communication. Forging an inclusive and innovative research infrastructure for scholarly communication in Social Sciences and Humanities. Zenodo. 2021 https://doi.org/10.5281/zenodo.5017705

Texto completo

Este informe analiza las cuestiones de comunicación académica en Ciencias Sociales y Humanidades que son relevantes para el futuro desarrollo y funcionamiento de OPERAS. Los resultados aquí recogidos pueden dividirse en dos grupos de innovaciones relativas a 1) el funcionamiento de OPERAS, y 2) sus actividades. Las cuestiones “operativas” incluyen las formas de gobernar una infraestructura de investigación innovadora (capítulo 1), así como los modelos de negocio para las publicaciones de acceso abierto en Ciencias Sociales y Humanidades (capítulo 2). El otro grupo de cuestiones está dedicado a las áreas estratégicas en las que OPERAS y sus servicios pueden desempeñar un papel decisivo a la hora de proporcionar, permitir o desbloquear la innovación: Datos FAIR (capítulo 3), bibliodiversidad y multilingüismo en la comunicación académica (capítulo 4), el futuro de la escritura académica (capítulo 5) y la evaluación de la calidad (capítulo 6). Cada capítulo ofrece una visión general de los principales hallazgos y desafíos, haciendo hincapié en las recomendaciones para OPERAS y otras partes interesadas, como las infraestructuras electrónicas, los editores, los investigadores de SSH, las organizaciones que realizan investigación, los responsables políticos y los financiadores. Al final de cada capítulo se incluyen enlaces a datos y otras publicaciones derivadas del trabajo relativo a determinadas tareas.

El futuro del OA: un análisis a gran escala que proyecta la publicación y el número de lectores del acceso abierto

Heather Piwowar, Jason Priem, Richard Orr. The Future of OA: A large-scale analysis projecting Open Access publication and readership. bioRxiv 795310; doi: https://doi.org/10.1101/795310

Entender el crecimiento del acceso abierto (OA) es importante para decidir la política de los financiadores, la asignación de suscripciones y la planificación de la infraestructura. Este estudio analiza el número de artículos disponibles en acceso abierto a lo largo del tiempo. Los modelos incluyen tanto los datos de embargo de OA como las tasas de crecimiento relativas de los diferentes tipos de OA a lo largo del tiempo, basándose en el estado de OA de 70 millones de artículos de revistas publicados entre 1950 y 2019.

El estudio también examina los datos de uso de los artículos, analizando la proporción de visitas a los artículos de OA frente a las visitas a los artículos de acceso cerrado. Se utilizan técnicas de procesamiento de señales para modelar cómo cambian estos patrones de visualización a lo largo del tiempo. Los datos de visualización se basan en 2,8 millones de usos de la extensión del navegador Unpaywall en julio de 2019.

Encontramos que los documentos de las rutas verde, dorada e híbrida reciben más vistas que sus homólogos cerrados o de la ruta bronce, en particular los documentos de la ruta verde que se ponen a disposición dentro de un año de la publicación. También encontramos que la proporción de artículos Verdes, Dorados e Híbridos está creciendo más rápidamente.

En 2019:

El 31% de todos los artículos de revistas están disponibles como OA

El 52% de las visitas a los artículos son a artículos OA

Dadas las tendencias existentes, estimamos que para 2025:

El 44% de todos los artículos de revistas estarán disponibles como OA

El 70% de las visitas a los artículos serán a artículos de acceso abierto.

Es probable que la disminución de la relevancia de los artículos de acceso cerrado cambie el panorama de la comunicación académica en los próximos años.

Borrador sobre las competencias básicas, capacidades y expectativas para la formación de los futuros profesionales de la biblioteca

Ver borrador

Los profesionales de la biblioteca están trabajando en entornos impulsados ​​por los rápidos avances en la tecnología, el cambio social, los desafíos de financiación y las necesidades cambiantes de los usuarios. Por lo tanto, los roles, capacidades y expectativas de los profesionales de la biblioteca también están cambiando. Las Competencias Básicas de ALA (ALACC) para los profesionales de la biblioteca deben reflejar estos cambios. Por ello, el Comité de Educación (COE) de la Asociación Estadounidense de Bibliotecas (ALA) acaba de publicar un borrador de discusión de los ALACC (pdf) recientemente revisados para que los profesionales de la biblioteca orienten a quienes ofertan títulos de Información y Documentación en las competencias básicas que se esperan durante los primeros años de graduación.

El borrador revisado de ALACC refleja el conocimiento básico adquirido a través de la enseñanza en Información y Documentación (LIS), la incorporación al trabajo y el desarrollo profesional continuo al principio de una carrera bibliotecaria. Es esencial que los profesionales de la biblioteca que trabajan a lo largo de su carrera en bibliotecas escolares, académicas, públicas, especiales y gubernamentales sean aprendices de por vida para adquirir conocimientos especializados y avanzados más allá de los especificados en este documento de ALACC.

Los ALACC no están pensados ​​como un documento normativo para el desarrollo del plan de estudios de las escuelas bibliotecarias, pero pueden utilizarse para informar el plan de estudios de LIS. Los profesionales bibliotecarios que se inician en la carrera pueden considerar la posibilidad de considerar los ALACC como una lista de objetivos que deben aspirar a lograr a través de su educación en LIS y los primeros años de experiencia en el trabajo.

El objetivo es incorporar los comentarios a principios de 2022 a tiempo para que el Consejo de ALA vote sobre el documento revisado en la Anual de 2022.

CONTENIDO

  1. – La puerta al conocimiento
  2. – Recursos de información
  3. – Aprendizaje permanente y formación continua
  4. – Gestión y administración
  5. – Organización del conocimiento y la información registrados
  6. – Servicios de referencia y atención el usuario
  7. – Investigación y práctica basada en la evidencia
  8. – Justicia social
  9. – Conocimientos y habilidades tecnológicas

Un bibliotecario preparado para el futuro : valor de los profesionales en el entorno de la enseñanza y el aprendizaje

Future Ready Librarians®

Ver noticia

Descargar folleto

Future ready librarian support student-centered learning

A medida que las escuelas tratan de estar preparadas para el futuro, es necesario identificar y cultivar el liderazgo más allá del distrito y del edificio. Los bibliotecarios escolares lideran, enseñan y apoyan los objetivos de la escuela y/o el distrito los objetivos de las Escuelas Preparadas para el Futuro (FRS) a través de su práctica profesional, programas y espacios.

¿Cómo pueden los bibliotecarios y las bibliotecas apoyar a las escuelas del futuro? ¿Cómo pueden los bibliotecarios y las bibliotecas estar más preparados para el futuro? Future Ready Librarians® proporcionará recursos, estrategias y conexiones para que los líderes de los distritos y los bibliotecarios trabajen juntos para promover e implementar oportunidades de aprendizaje innovadoras para los estudiantes.

Derivados del del marco de las Future Ready Schools® (FRS), estos principios describen cómo los bibliotecarios pueden apoyar a las escuelas en esta transición e identifican formas específicas de que los bibliotecarios puedan estar más preparados para el futuro. Al alinearse con iniciativas estratégicas como FRS, los bibliotecarios pueden conectar mejor sus prácticas, programas y espacios con la innovación educativa en las escuelas. Si se preparan y apoyan adecuadamente, los bibliotecarios escolares están bien posicionados para estar a la vanguardia de la transformación digital del aprendizaje.

Reconociendo que el estado actual de las bibliotecas escolares y de los bibliotecarios varía mucho de un estado a otro e incluso de una escuela a otra. Estos principios se basan en la creencia de que en una escuela preparada para el futuro, todos los estudiantes tienen un acceso equitativo a los bibliotecarios cualificados, herramientas digitales, recursos y libros. Para apoyar de estos objetivos, las asociaciones y el apoyo de los bibliotecarios públicos y y las bibliotecas públicas son bienvenidos y alentados.

  • Diseña espacios de colaboración. Proporciona espacios flexibles que promueven la investigación, la creatividad, la colaboración y la comunidad.
  • Construye asociaciones. Se asocia con los educadores para diseñar y aplicar planes de estudio y evaluaciones basados en pruebas que integren elementos de aprendizaje profundo, el pensamiento crítico, la alfabetización informativa, la ciudadanía digital, la creatividad, la innovación y el uso activo de la tecnología.
  • Capacita a los estudiantes como creadores. Fomenta y facilita a los estudiantes a convertirse en cada vez más autodirigidos mientras crear productos digitales de su aprendizaje que los involucra en el pensamiento crítico, la colaboración y la resolución de problemas auténticos en el mundo real.
  • Curaduría digital Recursos y herramientas. Dirige la selección, integración, organización, y el intercambio de recursos recursos y herramientas digitales para apoyar la enseñanza y el aprendizaje enseñanza y el aprendizaje y desarrollar las capacidades de digital de otros.
  • Facilita el aprendizaje profesional personalizado. Dirige el aprendizaje profesional para cultivar una mayor comprensión de las habilidades que conforman el éxito en la era digital (por ejemplo pensamiento crítico, alfabetización informativa, ciudadanía digital, competencias tecnológicas, etc.)
  • Garantiza un acceso digital. Proporciona y aboga por el acceso equitativo a la conectividad, los dispositivos, información, recursos, programación, y servicios en apoyo de la la visión estratégica del entorno.
  • Invierte estratégicamente en recursos digitales. Aprovecha el conocimiento y necesidades de la comunidad para identificar e invertir en recursos digitales para apoyar el aprendizaje de los alumnos.
  • Cultiva las relaciones. Cultiva asociaciones dentro de la escuela y la comunidad local (familias y cuidadores, organizaciones sin ánimo de lucro, agencias gubernamentales, bibliotecas y bibliotecas de educación superior, empresas, etc.) para promover compromiso y un proceso de aprendizaje a lo largo de toda la vida.
  • Defiende la privacidad de los estudiantes. Enseña y promueve la privacidad de los datos a través de su instrucción y papel como líderes educativos
  • Dirige más allá de la biblioteca. Participa en establecer la visión del distrito y el plan estratégico para el aprendizaje digital y fomenta una cultura de colaboración e innovación innovación para potenciar a los profesores y a los alumnos.

La Biblioteca: una creación incompleta : decálogo sobre la biblioteca del futuro

La Biblioteca: una creación incompleta: consideraciones obre el futro de las bibliotecas Trànsit Projecte 2020

Texto completo

Ver inforgrafía en español 1 y 2

VIDEO

La Biblioteca: una creación incompleta’ son una serie de consideraciones sobre el futuro de las bibliotecas a partir de la experiencia y las reflexiones del equipo de Trànsit Projecte

Las consignas anteriores aparecían en marzo del año pasado rodeando la Biblioteca de Bellas Artes de la Universidad de Texas A&M. Cánticos y pancartas daban forma a las protestas de centenares de estudiantes que se pronunciaban contra la voluntad del decano de la facultad, Douglas Dempster, de continuar con la reducción del fondo físico de la biblioteca. La iniciativa formaba parte de un plan mayor que buscaba la modernización tecnológica del centro. Una determinación que ya había costado el cierre de dos de las tres plantas del edificio y el traslado de cerca de 75 mil volúmenes a otro campus de la A&M. En el lugar que antes albergaba más de la mitad de los artículos de la colección, (casi todas sus revistas y una parte importante del acervo de sus libros), se colocaría The Foundry.

Un proyecto de la escuela de Diseño y Tecnologías Creativas que planeaba convertir la biblioteca en un makerspace dotado de dispositivos de fabricación para uso de los alumnos: impresoras 3D, software para el diseño asistido, equipos audiovisuales, cortadores láser, maquinaria de costura, etc.

Los argumentos de la directiva aludían a la falta de espacio y de recursos para mantener la biblioteca actual. Así como a los imperativos de reconversión de este tipo de equipamientos de aprendizaje en los laboratorios de trabajo y experimentación que las tendencias actuales exigen desde hace algunos años. Curiosamente, los jóvenes alumnos no estaban dispuestos a aceptar como única una versión que requería de mayores matices y una óptica mucho más integral. A decir, que la transición que apoyaba Dempster y su equipo obedecía al coherente y hasta necesario diálogo de un centro universitario con el presente más rabioso; pero que esa carrera hacia la innovación no significaba una ruptura radical con las formas tradicionales de acceso al conocimiento.

Más allá de las curiosidades pintorescas que dan forma a la escena, es innegable la potencia evocadora de la imagen de un grupo de estudiantes manifestándose en contra del desmantelamiento de una biblioteca; o de los logros obtenidos a raíz de la protesta, frenar el traslado del fondo y conseguir el replanteamiento del proyecto The Foundry, el conflicto entre rectoría y alumnado ilustra de forma muy eficaz una disputa que parece constante en el debate actual sobre el futuro de la biblioteca.

El enfrentamiento entre el entusiasmo tecnológico y la defensa a ultranza de las formas y dinámicas tradicionales del libro. La discrepancia entre los roles y actividades asociadas a la biblioteconomía clásica (analógica, conservadora, didáctica, vertical), y las exigencias de transformación de los perfiles del bibliotecario y la biblioteca de cara a las nuevas demandas del usuario contemporáneo (híbridas, transversales, digitales, horizontales).

Decálogo sobre la biblioteca del futuro

  1. No se trata de la tecnología sino de las personas

El trabajo de la biblioteca debe estar enfocado a las necesidades de la comunidad que la conforma, incluidos en ella tanto los usuarios, como los bibliotecarios, profesionales y expertos externos. Se trata de establecer diálogo con el entorno, de buscar aliados, de establecer vínculos emocionales, económicos y conceptuales para crear redes. Las necesidades del territorio deben determinar las herramientas y metodologías de acción, no al revés.

  1. El objetivo no es la tecnología en sí misma, pero la tecnología es la herramienta que facilitará la ejecución

Esto implica asumir un amplio espectro de tipologías de usuarios. No perder de vista los objetivos de cohesión social que la biblioteca tiene de facto es la base para encontrar un equilibrio entre la comunidad y los objetivos de innovación. A ciertos niveles, la labor pasa por la alfabetización digital más elemental, en otros por la especialización.

  1. Más que ser un ‘prestador de herramientas’ u objetos, la biblioteca es un dinamizador de procesos

El nuevo modelo de biblioteca debe aspirar a hacer permeable la cultura de innovación en el territorio y la ciudadanía. El objetivo no es lo que se consigue empleando determinadas tecnologías, sino el proceso de intercambio e investigación que se genera al darles uso..

  1. No se trata solamente de acceder al conocimiento sino de generarlo

Esto implica asumir un amplio espectro de tipologías de usuarios. No perder de vista los objetivos de cohesión social que la biblioteca tiene de facto es la base para encontrar un equilibrio entre la comunidad y los objetivos de innovación. A ciertos niveles, la labor pasa por la alfabetización digital más elemental, en otros por la especialización.

  1. El bibliotecario es la figura central del cambio. Más que hablar de nuevos usuarios hablamos de nuevos perfiles en el servicio

Los actuales gestores de bibliotecas. El perfil del bibliotecario debe evolucionar. ¿Qué nuevas capacidades y formaciones requiere un gestor de innovación, un dinamizador comunitario en el marco del conocimiento? ¿Qué otros entornos ajenos hasta ahora a su disciplina favorecen la evolución del perfil?

  1. El otro pilar del cambio de modelo es la comunidad

Dinamizar un equipamiento pensado para la interacción/experimentación es asumir que se ha de dinamizar una comunidad de usuarios. Cabe preguntarse: ¿Podemos dejar de pensar en lo nuestro y pensar en lo común?; ¿Qué tipo de motivaciones e incentivos son los que animan a participar?; ¿Cómo ajustamos los distintos saberes, intereses y expectativas de las personas que participan?; ¿Cuánto se debe liderar, dirigir y/o mediar un proceso colaborativo de participación; ¿Cuando participar se convierte en un fin en sí mismo?

  1. Pensamiento crítico

La idea de pensamiento crítico es un buen parámetro para medir las intenciones y objetivos de los posibles programas de innovación, sin perder de vista la función clásica de la biblioteca. Se debe trabajar el pensamiento crítico desde la metodología de las propias actividades. Para generar conocimiento e información, es necesario también orientar en el acceso al conocimiento y la información.

  1. La biblioteca es el agente, no es el especialista

Esto implica asumir un amplio espectro de tipologías de usuarios. No perder de vista los objetivos de cohesión social que la biblioteca tiene de facto es la base para encontrar un equilibrio entre la comunidad y los objetivos de innovación. A ciertos niveles, la labor pasa por la alfabetización digital más elemental, en otros por la especialización.

  1. La biblioteca es un eslabón más en la cadena del ecosistema cultural de la comunidad

Vinculado con algunos de los puntos anteriores, este apartado reivindica el papel de la biblioteca como centro de innovación/experimentación en proporción con los otros equipamientos con los que comparte territorio. No tiene ningún sentido que la biblioteca se convierta en una emulación de las opciones que otros centros ofrecen para solucionar/cubrir necesidades en el territorio. La biblioteca no es un FabLab, no es un Makerspace, no es un co-working, no es un centro cultural. Es una biblioteca. No existe un modelo único, hay que saber dar respuesta a los retos en función de la realidad, de las demandas y posibilidades del entorno, pero con vocación global. El especialista en bibliotecas e Internet Philip Bradley (2013) insiste en ello: la decisión de ofrecer este servicio depende, de forma imperativa, del papel que el centro bibliotecario tenga en su comunidad.

  1. Una biblioteca siempre albergará libros

La biblioteca del futuro debe ser un espacio donde los libros sigan manteniendo el protagonismo. El libro entendido más allá de la forma física que nos heredó el paradigma Gutenberg, constituye la base de este proceso: un contenido sometido a un tratamiento especializado que encuentra en sus convenciones (y cualidades técnicas) una forma eficaz de transmitir un conocimiento o experiencia (científica, personal, artística, etc.). Los procesos de innovación vinculados a las bibliotecas deben centrar su atención en el contenido, en el conocimiento. La dimensión material siempre será un gran aliado para la biblioteca del futuro.

10+1 Una biblioteca universal

En la época en que las bibliotecas tienden a ser grandes espacios transversales y multimedia, las preguntas, el trayecto hacia el conocimiento, sigue conduciendo a los textos, independientemente de que su soporte sea o no físico. En las colecciones, la especialización o el diálogo entre los grandes fondos de las grandes bibliotecas de cara a un gran aleph universal del conocimiento, está y estará siempre el futuro de la biblioteca. La biblioteca del futuro debe ser también una biblioteca completa y accesible de forma universal.

Informe ACRL sobre tendencias en bibliotecas universitarias y de investigación para 2021

ACRL Publishes 2021 Environmental Scan. ACRL Assoc. of College and Research Libraries, 2021

Texto completo

Cada dos años, el Comité de Planificación y Revisión de la Investigación de la ACRL publica un informe sobre el panorama de la educación superior, incluyendo los desarrollos con el potencial de impacto continuo en las bibliotecas universitarias. El informe 2021 Environmental Scan proporciona una amplia revisión del panorama actual de la educación superior, con especial atención al estado de las bibliotecas universitarias y de investigación. El documento se basa en informes anteriores de la ACRL, como Top Trends in Academic Libraries, que se publica cada dos meses en C&RL News.

La pandemia del COVID-19 ha provocado una disminución de los presupuestos y otras incertidumbres en torno a la financiación, que también ha afectado gravemente a la situación económica de muchos estudiantes. Antes de la pandemia, la caída de los presupuestos había obligado a muchas bibliotecas a reevaluar sus suscripciones, y, para muchos, este cálculo sólo se ha visto exacerbado por la recesión económica. Además, el repentino cambio hacia el aprendizaje a distancia puso de manifiesto algunos problemas graves de acceso a los recursos, sobre todo en lo que respecta al préstamo digital controlado y al uso de Recursos Educativos Abiertos (OER).

Las cuestiones de accesibilidad también fueron frecuentes, especialmente en relación con la la formación. Los problemas sociales también surgieron a la vanguardia, con muchas instituciones luchando por responder en un manera apropiada y oportuna a las numerosas protestas que estallaron en 2020 y principios de 2021, la injusticias sociales y desinformación que los alimentaban y rodeaban. Diversidad, equidad y inclusión será fundamental para los debates y acciones en la educación superior en los próximos meses y años, y deben emprenderse medidas significativas para combatir todas y cada una de las desigualdades. Parte de esta acción idealmente debería incluir una colaboración más interdisciplinaria con la incorporación de la teoría crítica práctica y la multialfabetización a lo largo de los planes de estudio y programas.

También estamos viendo más oportunidades para la expansión del apoyo y los servicios de investigación dentro de bibliotecas, así como el desarrollo de nuevas tecnologías para apoyar estas y otras operaciones de la biblioteca. Con un renovado enfoque tanto en la investigación abierta como en las herramientas analíticas, las bibliotecas están en buena posición para ayudar a dar forma a las conversaciones y políticas que rodean estos temas.

¿Cómo están innovando los bibliotecarios de todo el mundo para mejorar la experiencia del usuario?

Global Librarianship: Perspectives from Librarians in Five Countries. Taylor & Francis, 2021

Texto completo

¿Cómo están innovando los bibliotecarios de todo el mundo para mejorar la experiencia del usuario? ¿Cómo pueden los bibliotecarios utilizar el diseño del espacio para influir en el comportamiento de los usuarios? Esta colección de artículos y capítulos de libros de Taylor & Francis reúne las perspectivas de los bibliotecarios de todo el mundo sobre los temas importantes y los retos a los que se enfrentan los bibliotecarios hoy en día.

Con los siguientes capítulos de libros y artículos de revistas:
  1. Jordanian Public Libraries in Relation to Achieving SDGs: Shoman Library in Action by Dina Tbaishat (in ‘Public Library Quarterly’)
  2. UX and a small academic library by Margaret Westbury (in ‘User Experience in Libraries: Applying Ethnography and Human-Centred Design’)
  3. Removing the invisibility cloak: Using space design to influence patron behavior and increase service desk usage by Stephanie Pierce and Amanda Schilling (in ‘Journal of Access Services’)
  4. Return on Investment (ROI) from a Business School Library: An Indian Perspective by Dr H. Anil Kumar (in ‘Business School Libraries in the 21st Century’)
  5. Managing the Personnel in University Libraries: A Developing Country Perspective by Nosheen Fatima Warraich and Kanwal Ameen (in ‘International Information & Library Review’)
  6. Finding Common Ground: An Analysis of Librarians’ Expressed Attitudes Towards Faculty by Lisa M. Given and Heidi Julien (in ‘Relationships Between Teaching Faculty and
    Teaching Librarians’)

Modelos educativos para el siglo XXI. Aproximaciones sucesivas

Moreno Olivos, Tiburcio, Magdalena Fresán Orozco, Gregorio Hernández Zamora, Verenice Fabre Chávez, Alejandra García Franco. Modelos educativos para el siglo XXI. Aproximaciones sucesivas. Ciudad de México: Universidad Autónoma Metropolitana, 2017

Texto completo

Actualmente es un lugar común hablar de modelos educativos en Instituciones de Educación Superior. Ello no era frecuente en los años setenta, en la etapa de la expansión no regulada y la consecuente masificación de la educación universitaria en México. Carlos Tünnermann (2008) define, en un trabajo realizado para la BUAP, el concepto de modelo educativo de la siguiente manera: “es la concreción, en términos pedagógicos, de los paradigmas educativos que una institución profesa” y añade: “debe estar sustentada en la historia, valores, visión, misión, filosofía, objetivos y finalidades de la institución”. Contar con un modelo educativo significa que la institución ha desarrollado estrategias para otorgar unidad y sentido a sus funciones sustantivas, para hacer explícitos los valores y principios que orientan su labor educativa, elegir los enfoques pedagógicos adecuados para sus programas educativos, así como lograr un sello de identidad dentro de la comunidad.

El futuro del libro y el libro del futuro

Autor(es): Rodríguez de las Heras, Antonio; Chartier, Roger. El futuro del libro y el libro del futuro. Litterae : Cuadernos de cultura escrita. ISSN: 1578-5130. Año I 2001 n. 1 pp. 11–42

Texto completo

En junio de 2000, se celebró dicha sesión en la Universidad Carlos III de Madrid, moderada y presentada por bs profesores Emilio Tomé y Enrique Villalba. La charla resultó apasionante y prolongada, y fue grabada con la intención de publicarla como hacemos ahora en estas páginas. El texto fiíe posteriormente transcrito y editado por LlTTERAE (Ananda de Carlos, Vanessa de Cruz, Emilio Tomé y Enrique Villalba) y después mínimamente revisado por sus autores.