Archivo de la etiqueta: Edificios

Espacios Culturales: vivencias, imaginaciones y representaciones

cover1

Serpa, A.  [e-Book]  Espaços Culturais: vivências, imaginações e representações. Bahia, EDUFBA, 2008.

Texto completo

PDF

ePub

 

¿Qué que hay de común entre las representaciones de los indios Terena del Mato Grosso del Sur, el espacio sagrado en el islam Shi’i, la Hermandad de la Buena Muerte en Bahía, las fiestas en alabanza a San Juan Bautista, las representaciones del Brasil Sertanejo, representaciones y territorialidades homoeróticas y los naturistas? Responder esta pregunta no es algo simple, pero la respuesta está en la idea de que las representaciones del espacio y el espacio de las representaciones son plurales y diversas, exigiendo otras miradas para interpretar la complejidad del mundo.

 

Anuncios

Cazadores de bibliotecas. Planeta Biblioteca. 2017/11/07

 

37561996004_968725e162_b_d

Planeta Biblioteca. 2017/11/’7. Cazadores de bibliotecas

Ir a descargar

 

Caçadores de bibliotecas http://www.cazadoresdebibliotecas.com/ es un blog sobre espacios y servicios bibliotecarios en todo el mundo. Soraia Magalhães, brasileña, nacida en Manaos, Amazonas. Cuando era niña decía que un día saldría por el mundo a conseguir tesoros de civilizaciones perdidas pues estaba encantada con el imaginario de la Arqueología. Ya de adulta, se graduó en Biblioteconomía, profesión que le entusiasma y salió a la caza de otros tesoros. Hoy, además del ejercicio profesional, escribe libros infantiles, y es viajero convicta. Llegó a figurar entre las 50 personalidades bibliotecarias del premio Movers & Shakers de Library Journal en 2013, .Ella y  Peter Janzon recorren el mundo fotografiando bibliotecas y recogiendo las realidades culturales de diferentes culturas y países.

China inaugura la biblioteca más futurista de la historia en de Tianjin

 

mvrdv-tianjin-binhai-library-03

La Biblioteca Tianjin Binhai, es un centro cultural de 33.700 m2 que cuenta con un luminoso auditorio esférico alrededor del cual se suceden en cascada estanterías de libros desde el piso hasta el techo. La estantería ondulada es el principal dispositivo espacial del edificio, y se utiliza tanto para enmarcar el espacio como para crear escaleras, asientos. La Biblioteca Tianjin Binhai fue diseñada y construida en un tiempo récord de sólo tres años debido al apretado calendario impuesto por el municipio local. Junto a muchas salas de prensa ofrece espacio para 1,2 millones de libros.

 

La firma holandesa de arquitectura MVRDV, junto con el Instituto de Planeación y Diseño Urbano de Tianjin (TUPDI), han diseñado la nueva biblioteca de Tianjin como parte del Centro Cultural Binhai de la ciudad y parte de un plan urbano más grande para proporcionar un distrito cultural para la ciudad.

 

 

En el centro de la sala, una enorme esfera con espejos alberga un auditorio y refleja los kilómetros de estanterías que lo rodean, creando una atmósfera deslumbrante para la lectura y el estudio. El Ojo es el centro de la biblioteca “, dijo Winy Maas, cofundador de MVRDV. “Permite dar espacio al edificio y crea, a partir de las estanterías de los libros, un ambiente propicio para sentarse, leer, pasar el rato, y acceder para propiciar un un espacio social. En su corazón está el auditorio que refleja el ambiente, dando un panorama de 360 grados del espacio interior; un ambiente verdaderamente reflexivo y pensativo “.

Con cerca de 1,2 millones de libros en la arquitectura circular, la Biblioteca Tianjin Binhai cuenta con cinco pisos y se pueden encontrar libros en cada esquina.

Cubriendo un enorme espacio de 362.744 pies cuadrados, el exterior rectilíneo de la biblioteca se define por su atrio interior topográfico que está centrado en un auditorio esférico, que se anuncia como el “Ojo de Binhai”.

Un tunel interminable de libros en una librería y biblioteca de China

https3a2f2fblueprint-api-production-s3-amazonaws-com2fuploads2fcard2fimage2f5392062f3310d58a-2b01-47db-a38a-e84a45987dd4

Esta Librería y biblioteca de Yangzhou, en el este de China, ha transformado su espacio en un espacio interminable de libros, con un ingenioso truco de espejos. Zhongshuge, que se traduce aproximadamente a desván de libros de campana, es parte de una cadena de librerías con sede en otros dos lugares en Shanghai y Hangzhou. Su interior fue diseñado por el estudio de Shanghai XL-Muse Architects, que se inspiró en las famosas vías fluviales y puentes de piedra de Yangzhou que fueron referenciados por los poetas clásicos chinos, como Li Bai, que vivió en el siglo VIII, y Du Mu, del siglo IX

Ver Video

 

Su interior fue diseñado por el estudio de Shanghai XL-Muse Architects, que se inspiró en las famosas vías fluviales y puentes de piedra de Yangzhou que fueron referenciados por los poetas clásicos chinos, como Li Bai, que vivió en el siglo VIII, y Du Mu, del siglo IX

Planificación y diseño de una biblioteca universitaria

1979

Galeota, G[e-Book] Traslocare, riaggregare, rifondare. Firenze, Firenze University Press, 2006

Texto completo

 

Este libro relata las fases en la puesta en marcha de la nueva Biblioteca de Ciencias Sociales de la Universidad de Florencia. El movimiento brindó la oportunidad de reunir las colecciones que estaban dispersas en siete puntos de servicio y en una docena de otros sitios cerrados al público. Al mismo tiempo, brindó la oportunidad de reconsiderar los servicios ofrecidos, reorganizándolos sobre la base de las características del nuevo emplazamiento. La primera sección explica cómo se concibió y planificó la biblioteca, con los grupos de trabajo de los bibliotecarios preparando el movimiento y proyectando los cambios que se realizarían en el nuevo sitio. La segunda parte aborda los problemas de organización y gestión de los servicios en la nueva biblioteca.

Instrucciones para el arquitecto

 

mario-vargas-llosa

“Nuestro malentendido es de carácter conceptual. Usted ha hecho ese bonito diseño de mi casa y de mi biblioteca partiendo del supuesto —muy extendido, por desgracia— de que en un hogar lo importante son las personas en vez de los objetos. No lo critico por hacer suyo este criterio, indispensable para un hombre de su profesión que no se resigne a prescindir de los clientes. Pero, mi concepción de mi futuro hogar es la opuesta. A saber: en ese pequeño espacio construido que llamaré mi mundo y que gobernarán mis caprichos, la primera prioridad la tendrán mis libros, cuadros y grabados; las personas seremos ciudadanos de segunda. Son esos cuatro millares de volúmenes y el centenar de lienzos y cartulinas estampadas lo que debe constituir la razón primordial del diseño que le he encargado. Usted subordinará la comodidad, la seguridad y la holgura de los humanos a las de aquellos objetos.

Es imprescindible el detalle de la chimenea, que debe poder convertirse en horno crematorio de libros y grabados sobrantes, a mi discreción. Por eso, su emplazamiento deberá estar muy cerca de los estantes y al alcance de mi asiento, pues me place jugar al inquisidor de calamidades literarias y artísticas, sentado, no de pie. Me explico. Los cuatro mil volúmenes y los cien grabados que poseo son números inflexibles. Nunca tendré más, para evitar la superabundancia y el desorden, pero nunca serán los mismos, pues se irán renovando sin cesar, hasta mi muerte. Lo que significa que, por cada libro que añado a mi biblioteca, elimino otro, y cada imagen —litografía, madera, xilografía, dibujo, punta seca, mixografía, óleo, acuarela, etcétera— que se incorpora a mi colección, desplaza a la menos favorecida de las demás. No le oculto que elegir a la víctima es arduo y, a veces, desgarrador, un dilema hamletiano que me angustia días, semanas, y que luego reconstruyen mis pesadillas. Al principio, regalaba los libros y grabados sacrificados a bibliotecas y museos públicos. Ahora los quemo, de ahí la importancia de la chimenea. Opté por esta fórmula drástica, que espolvorea el desasosiego de tener que elegir una víctima con la pimienta de estar cometiendo un sacrilegio cultural, una transgresión ética, el día, mejor dicho la noche, en que, habiendo decidido reemplazar con un hermoso Szyszlo inspirado en el mar de Paracas una reproducción de la multicolor lata de sopa Campbell’s de Andy Warhol, comprendí que era estúpido infligir a otros ojos una obra que había llegado a estimar indigna de los míos. Entonces, la eché al fuego. Viendo achicharrarse aquella cartulina, experimenté un vago remordimiento, lo admito. Ahora ya no me ocurre. He enviado decenas de poetas románticos e indigenistas a las llamas y un número no menor de plásticos conceptuales, abstractos, informalistas, paisajistas, retratistas y sacros, para conservar el numerus clausus de mi biblioteca y pinacoteca, sin dolor, y, más bien, con la estimulante sensación de estar ejerciendo la crítica literaria y la de arte como habría que hacerlo: de manera radical, irreversible y combustible. Añado, para acabar con este aparte, que el pasatiempo me divierte, pero no funciona para nada como afrodisíaco, y, por lo tanto, lo tengo como limitado y menor, meramente espiritual, sin reverberaciones sobre el cuerpo.

Confío en que no tome lo que acaba de leer —la preponderancia que concedo a cuadros y libros sobre bípedos de carne y hueso— como rapto de humor o pose de cínico. No es eso, sino una convicción arraigada, consecuencia de difíciles, pero, también, muy placenteras experiencias. No fue fácil para mí llegar a una postura que contradecía viejas tradiciones —llamémoslas humanísticas con una sonrisa en los labios— de filosofías y religiones antropocéntricas, para las que es inconcebible que el ser humano real,estructura de carne y huesos perecibles, sea considerado menos digno de interés y de respeto que el inventado, el que aparece (si se siente más cómodo con ello digamos reflejado) en las imágenes del arte y la literatura. Lo exonero de los detalles de esta historia y lo traslado a la conclusión que llegué y que ahora proclamo sin rubor. No es el mundo de bellacos semovientes del que usted y yo formamos parte el que me interesa, el que me hace gozar y sufrir, sino esa miríada de seres animados por la imaginación, los deseos y la destreza artística, presentes en esos cuadros, libros y grabados que con paciencia y amor de muchos años he conseguido reunir. La casa que voy a construir en Barranco, la que usted deberá diseñar rehaciendo de principio a fin el proyecto, es para ellos antes que para mí o para mi flamante nueva esposa, o mi hijito. La trinidad que forma mi familia, dicho sin blasfemia, está al servicio de esos objetos y usted deberá estarlo también, cuando, luego de haber leído estas líneas, se incline sobre el tablero a rectificar lo que hizo mal.

Lo que acabo de escribir es una verdad literal, no una enigmática metáfora. Construyo esta casa para padecer y divertirme con ellos, por ellos y para ellos. Haga un esfuerzo por imitarme en el limitado período que trabajará para mí. Ahora, dibuje.”

Instrucciones para el arquitecto de “Los cuadernos de Don Rigoberto” por Mario Vargas Llosa

El espacio como estrategia de la biblioteca del siglo XXI

040317_tcpl_0507

Ya no hay catedrales silenciosas con paredes forradas de libros, las bibliotecas locales se están convertido en plazas públicas, lugares confortables para que la comunidad se reúna para todo tipo de actividades.

Fundadas en el ideal de un lugar tranquilo para la autoeducación, las bibliotecas de hoy no sólo dan cabida a un mundo cambiante en el exterior, sino que acomodan las necesidades creadas por los estilos de vida digitales al tiempo en que vivimos. Contrariamente a lo que cabría pensar en la era digital muchas bibliotecas están notando un importante aumento en el número de visitas a sus instalaciones.  Según datos de la Biblioteca Pública de Plymouth en los cinco años entre 2011 a 2015, la asistencia a programas públicos en la biblioteca aumentó en un 65 por ciento.

A parte de leer, en la biblioteca muchas personas encuentran un lugar donde realizar tareas en equipo que no pueden hacer en otros lugares como estudiar en grupo, aprender inglés, obtener asesoramiento fiscal, hablar de los libros que leen, ver películas y comentarlas en común, escuchar actuaciones en vivo, jugar con compañeros, aprender algo nuevo como bailar, yoga o también a tejer, experimentar un arte como la pintura en colores pastel, o obtener consejos sobre el uso de un dispositivo. La lista de propuestas es interminable, hay personas que aprenden cosas de otras personas, y construyen relaciones de comunidad.

Se trata de la reorientación del espacio actual para satisfacer las necesidades contemporáneas, revitalizando las bibliotecas para servir mejor al público y a un estilo de vida moderno. De este modo las bibliotecas están utilizando el espacio disponible de manera diferente, reutilizando los espacios y añadiendo – o tratando de añadir – nuevos espacios a los edificios actuales para atener diferentes propuestas, con el establecimiento de zonas flexibles y versatiles que se adaptan a un mundo en continuo cambio. El espacio es una de las principales propuestas de la biblioteca del siglo XXI, cuando buena parte de la información que anteriormente casi era sólo consultable en la biblioteca, está disponible a través de internet, justo lo que no pueden ofrecernos las redes, un lugar donde relacionarnos cara a cara, donde reunirnos y donde convivir, donde proyectarnos como personas y cooperar entre nosotros.