Archivo de la etiqueta: Diseño

La biblioteca futurista de Thionville un espacio para el encuentro, la convivencia y el aprendizaje

33095160386_a7f3135f1c_o_d

Ver más fotografías

Cada vez la imagen de las bibliotecas corresponde menos con la clásica fila de hileras de estanterías atestadas de libros, pues cada vez va siendo más común encontrarse con bibliotecas que ofrecen otros medios alternativos al libro, un espacio para la convivencia, y una lugar de aprender nuevas habilidades. De este modo la biblioteca pública en Thionville es un ejemplo de cómo las bibliotecas evolucionan para satisfacer las necesidades cambiantes de las comunidades.

Thionville es una ciudad de 40 mil habitantes en el departamento del Mosela, en el noreste de Francia. La biblioteca fue diseñada por Dominique Coulon and Associates, una agencia de arquitectura de Estrasburgo. El propósito de los creadores era crear el proyecto que se convertiría en un nuevo modelo para el nuevo concepto de biblioteca como “Tercer lugar“. El edificio fue inaugurado en 2016. Se llama Puzzle – Mediathèque de Thionville, ya que el paseo por la biblioteca se convierte en un proceso de revelación de los diversos universos que constituyen este espacio a modo de puzzle.

El despliegue desde el exterior acentúa esta impresión de espacio infinito.Sin que exista una lectura inequívoca del espacio; la percepción que uno tiene de ella revela una complejidad y una riqueza inesperada. Es un lugar de libertad. Un espacio creativo que favorece la creatividad de las personas.

El espacio es fluido, y las múltiples rutas ofrecen puntos de vista constantemente renovados. El color y los materiales del espacio principal ponen de manifiesto las variaciones de luz y color que contrastan con la naturaleza material de los espacios burbuja. El techo y las paredes parecen flotar

La biblioteca tiene espacios con césped por todas partes, lo que invita a descansar y pasar un rato agradable leyendo, mirando o estudiando. También podemos encontrar decenas de rincones y espacios personalizados para la lectura en silencio, a modo de burbujas de lectura.

public-library-in-thionville-picture-1

Burbuja de lectura

Los arquitectos concibieron la biblioteca como una sala de estar colectiva de la ciudad; con el objetivo de atraer a los diferentes tipos de personas que podrían utilizarla para desarrollar experiencias colectivas y momentos únicos, a través de espacios con diversas personalidades, mobiliario diferenciado , y un montón de espacios al aire libre.

public-library-in-thionville-picture-7

Espacios abiertos

Este proyecto tiene la ambición de convertirse en un nuevo modelo para las bibliotecas de medios. El programa pone en tela de juicio las funciones de una biblioteca tradicional, otorgándole el contenido de un “Tercer lugar” – un lugar donde los usuarios se convierten en actores en sus propias experiencias, un espacio para la creación y la recepción.

public-library-in-thionville-picture-2

Zona interior

El edificio incluye áreas para exposiciones, exhibiciones, creación, estudios de música y un café-restaurante. Las diversas actividades del programa se combinan entre sí, a través de un espacio dinámico y fluido.

La fachada se asemeja a una cinta desplegable que sirve de telón de fondo a los diferentes universos contenidos en el proyecto. Con secciones huecas y sólidas que producen una ambigüedad entre el interior y el exterior, cuestionando las fronteras del espacio público. De este modo el espacio se vuelve incierto: deja de tener contornos claros y se pone en cuestión en términos prácticos. La luz se extiende a lo largo de la cinta, y la cinta distribuye la luz a la zona en el corazón del edificio.

public-library-in-thionville-picture-4

Zona exterior para el trabajo colectivo

El edificio hace posible nuevos usos: la gente puede echar una siesta, hacer un pic-nic, leer afuera, o reunirse en grupo. El edificio descansa en un principio de sistemas independientes e irregulares, cada uno con su propia lógica, creando tensión en el espacio y en cómo se lee.

public-library-in-thionville-picture-5

Área de narración

El edificio incluye zonas muy específicas, como un área de narración, laboratorios de lenguaje, lugares para entretenerse con videojuegos, una sala de artes plásticas, etc. En las zonas burbuja, las personas están aisladas de los otros universos, como una vía de escape de las áreas colectivas. Las burbujas son el último refugio, la parte más íntima del edificio.

public-library-in-thionville-picture-3

Espacios burbuja

Una rampa de jardín ofrece otra vía de escape hacia el exterior, que conduce a un bar de verano, punto culminante del paseo arquitectónico. El jardín extiende la pasarela interior, acercándose a la línea del horizonte; donde la ciudad desaparece.

5891b1de4029e

HyperFocal: 0

Zona infantil

dominique-coulon-associes-eugeni-pons-david-romero-uzeda-media-library-third-place-in-thionville

Noma de ejecución musical

media-third-place-library-type-in-thionville-dominique-coulon-architecture-france_dezeen_2364_col_21

Bibliotecas diseñadas para el aprendizaje

2418235983592c656f8410db33951e11

Bennett, S. (2003). [e-Book] Libraries Designed for Learning. Washington, D.C, Council on Library and Information Resources, 2003

Texto completo

Durante siglos, la gente ha visitado las bibliotecas para encontrar información, las necesidades prácticas de las colecciones y los lectores han impulsado el diseño de la biblioteca. En muchos casos, el diseño ha llegado más lejos, para crear un lugar que inspira al individuo y al intelecto. Cualquiera que sea la forma, los edificios de la biblioteca se han convertido en símbolos físicos para el desarrollo intelectual de la persona. Los avances tecnológicos de los últimos 20 años han hecho posible que la gente encuentre información sin necesidad de entrar en una biblioteca, incluso algunos se han preguntado si la biblioteca como espacio físico está condenada a la extinción. Sin embargo, otros sostienen que el crecimiento de la tecnología ha hecho que la biblioteca sea aún más importante porque permite el acceso a contenidos electrónicos, servicios y capacitación que de otro modo no estarían disponibles en los buscadores de información de internet.

El diseño y la construcción de la biblioteca de la última década han respondido a los cambios en la tecnología de la información de varias maneras, desde la incorporación de aulas electrónicas para la enseñanza de la información hasta la integración física del espacio donde se guardan los materiales electrónicos e impresos. Algunas bibliotecas han creado “espacios comunes de información”, equipados con tecnología y dotados de especialistas en información. Sin embargo, estos avances, aunque responden a las nuevas tecnologías, han seguido apoyando el objetivo tradicional de permitir la manipulación y el dominio de la información.

Espacios, edificios, arquitectura y bibliotecarios

 

02_bcb-render-interior

Espacios, edificios, arquitectura y bibliotecarios

Monográficos InfoDOC

Acceder al monográfico

Más MONOGRÁFICOS SOBRE BYD

A medida que las bibliotecas amplían su enfoque de colecciones hacia los formatos digitales, los espacios físicos se están transformando hacia formas que mejoran la participación de la comunidad en la era digital. Repensar el espacio de la biblioteca puede permitir ampliar las posibilidades para interactuar con los usuarios y la tecnología teniendo en cuneta la capacidad formativa, creativa y recreativa para mejorar el concepto de comunidad.

Las bibliotecas del pasado se centraron principalmente en el consumo de información individualizada. En el momento actual cuando la información es más accesible, los aspectos comunes de interacción y difusión de la información por parte de la comunidad representan la misión central de la biblioteca del siglo 21. Las silenciosas, bellas y grandes salas de lectura de Nueva York, Seattle o Boston se están  transformado en “salones” comunales y flexibles. Internet es ahora la biblioteca del pasado, y como resultado de ello los roles primarios de las bibliotecas físicas de hoy están cambiado.

La antropóloga Nancy Fried Foster, se pregunta cómo sería diseñar bibliotecas  no basadas en los precedentes, sino en todo lo que se puede aprender en este momento acerca de las prácticas de trabajo de las personas que ya las utilizan. “Los edificios tradicionalmente se destinaban en primer lugar a los libros, y en segundo lugar a la gente, y eso está cambiando, es decir la gente primero y los libros después; además con la llegada de la digitalización los espacios destinados a los libros cada vez son menos importantes.” Por ello las bibliotecas del presente se transforman en espacios proyectivos como centros comunitarios dinámicos, con cafés y cómodos asientos, incubadoras de pequeñas empresas, espacios de colaboración, impresoras 3-D, talleres de escritura, jardinería y tiendas online para vender los libros de autores locales.

Este cambio en el papel está impactando en el espacio físico de la biblioteca, en las formas en como las personas interactúan y en los tipos de servicios que allí se prestan. Por eso, hoy en día las bibliotecas se están transformando en espacios versátiles, espacios polivalentes, que además de ofrecer todavía a la gente la oportunidad de acceder a una gran cantidad de materiales físicos de lectura, también proporcionan acceso a internet, a dispositivos digitales, apoyo a las personas en la búsqueda de trabajo y aplicaciones móviles para facilitar el acceso a los recursos en línea; además de ofrecer oportunidades de aprendizaje en contextos informales, tales como espacios para reuniones y encuentros para el público en general, para grupos comunitarios y otras organizaciones locales.

Si bien, a pesar de que las bibliotecas están precipitando un cambio reimaginando sus espacios, el público todavía percibe las bibliotecas principalmente en relación con los libros. Este monográfico trata de documentar como se están llevando a cabo algunos cambios clave en el espacio de la biblioteca.

Post Relacionados

Diseño participativo en las bibliotecas universitarias

 

70eb6245-7159-4317-8f53-46ce9ee3da45

Foster, N. F. (2014). [e-Book] Participatory Design in Academic Libraries, New Reports and Findings. Nancy Fried Foster. Washington, Council on Library and Information Resources, 2014

Texto completo

 

Este informe se centra en cómo el personal en ocho instituciones académicas mostraron una nueva visión sobre cómo los estudiantes y profesores utilizan sus bibliotecas, y la forma en que el personal está usando estos hallazgos para mejorar las tecnologías de la biblioteca, espacio y servicios. El diseño participativo es un enfoque relativamente reciente para entender el comportamiento del usuario de la biblioteca. Se basa en técnicas utilizadas en la observación antropológica y etnográfica. La editora del informe, antropóloga Nancy Fried Foster, condujo varios talleres de diseño participativo para CLIR de 2007 a 2013. El informe se basa en una serie de presentaciones en el Segundo Seminario CLIR sobre el diseño participativo de las bibliotecas universitarias, que se celebró en la Universidad de Campus Río Rochester de junio de 5-7, 2013. los capítulos se centran en proyectos de la Universidad de Colorado, Boulder; Colegio Colby; Universidad de Connecticut; La Universidad de Columbia; Centro Médico de la Universidad Rush; Universidad de Purdue; Northwestern University; y la Universidad de Rochester. David Lindahl, de la Universidad de Missouri-Kansas City

La estética del libro

 

Milon, Alain, Perelman, Marc. L’Esthétique du livre. [e-Book] Nanterre, Presses universitaires de Paris, Ouest. 2013

Texto completo

El libro y sus espacios, el libro en su espacio se define en una etapa de implementación, tanto real como metafórica, ya sea a través del espacio del libro: sus dimensiones, la tipología de la página o el espacio exterior del libro. En el libro la estética se concibe como un lugar de experiencias sensoriales. Pero no nos engañemos; que es más importante el tema de la percepción del libro como objeto industrial o sus posibles vínculos con la creación artística lo que nos interesa más allá del simple análisis de lo hermoso que tiene el libro en los aspectos implícitos que lo acompañan. Entonces ¿un libro hermoso sería libro o arte?, ¿y la estética de la caja de libro es sólo para bibliófilos que prefieren las percepciones creadas por el libro o se pretende con ello ampliar sus dimensiones estéticas y las impresiones que genera en el lector?. El libro reflexiona en torno a estas cuestiones.

Maquetación profesional con Adobe InDesign para traductores y editores de textos

Giménez Imirizaldu, D. (2014). [e-Book]  Maquetación profesional con Adobe InDesign : InDesign básico para traductores y editores de textos Unidad 2, Darío Giménez Imirizaldu.

Texto completo

En este curso nos vamos a centrar en el uso de Adobe InDesign porque es la aplicación que predomina en el sector de la maquetación profesional de publicaciones y sus archivos son los que con más frecuencia nos vamos a encontrar cuando tratemos con clientes directos o agencias de traducción. Hasta hace bien pocos años InDesign compartía protagonismo con QuarkXPress, pero lo cierto es que ha acabado desbancándolo casi por completo del panorama actual de la maquetación profesional (algo parecido ha ocurrido con Illustrator y Freehand, respectivamente, en el ámbito del diseño gráfco y la ilustración). No obstante, todo lo que vamos a tratar en este curso nos puede servir de base también para empezar a manejar archivos de otros programas de autoedición, ya que se basan prácticamente en los mismos principios y, salvo por determinados aspectos de nomenclatura  y algunas funciones, todos estos programas tienen un comportamiento muy parecido.

Nociones básicas de diseño y maquetación para traductores y editores

Giménez Imirizaldu, D. (2014). [e-Book]  Nociones básicas de diseño y maquetación : InDesign básico para traductores y editores de textos Unidad 1, Darío Giménez Imirizaldu.

Texto completo

La maquetación, también llamada diagramación, era antiguamente un ofcio del diseño editorial cuyo cometido era organizar la maqueta o plantilla base de una publicación en la que se volcarían y distribuirían después los contenidos (textos e imágenes) que se iban a publicar. Esta segunda fase de volcado y distribución se denominaba composición y compaginación y se encargaba de ella un especialista en preimpresión, que fue primero un tipógrafo, después un montador o maquetador y hoy es un técnico en autoedición. Estrictamente, el acto de maquetar consiste hoy en la distribución de los contenidos (escritos, visuales y en algunos casos audiovisuales) de un medio impreso o electrónico en un espacio determinado de la página, es decir, en dar el formato fnal a un documento para publicarlo. La actividad editorial tradicional incluye fases más amplias, desde la elaboración del proyecto gráfco hasta los procesos de producción englobados en la preimpresión, la impresión y la postimpresión de una publicación. Sin embargo, actualmente todo el proceso de manipulación gráfca de los materiales que se van a a publicar se conoce por el término genérico «maquetación».