Archivo de la etiqueta: Acceso abierto

Mejores prácticas de datos abiertos en Europa: Estonia, Eslovenia y Ucrania.

European Data Portal, et al. Open Data Best Practices in Europe: Estonia, Slovenia and Ukraine. Publications Office of the European Union, 2022

Texto completo

Los datos abiertos se refieren a la información que puede ser utilizada, modificada y compartida libremente por cualquier persona para cualquier propósito. Debe estar disponible bajo una licencia abierta y proporcionarse en un formato cómodo y reutilizable que sea legible por máquina. Los datos abiertos aumentan la transparencia y la responsabilidad de los gobiernos, además de aportar beneficios sociales y económicos tangibles a los ciudadanos, las empresas y la sociedad civil.

Data.europa.eu lleva a cabo la evaluación anual de la madurez de los datos abiertos desde 2015. Este ejercicio de referencia evalúa el estado actual de los datos abiertos en los países de la Unión Europea y en Europa en general. La última edición del informe, en 2021, mostró cómo Europa sigue creciendo en todas las dimensiones de la esfera de los datos abiertos para alcanzar rendimientos máximos. La evaluación mide la madurez con respecto a cuatro dimensiones de los datos abiertos, que se detallan en el Informe Open Data Maturity Report 2021. La evaluación de la madurez de los datos abiertos hace un seguimiento de los progresos anuales de los países europeos.

Evidentemente, todos los países tienen su propio ritmo de crecimiento, sus propios puntos fuertes y débiles. Eso es precisamente lo que pretende explorar este informe. En el pasado, data.europa.eu ya ha publicado informes y ha organizado seminarios web para destacar las mejores prácticas de datos abiertos de los países con mejores resultados en la evaluación de la madurez de los datos abiertos. Esta edición actualizada de la serie de «mejores prácticas de datos abiertos» se centra en tres países que, además de ocupar un lugar destacado en la puntuación global, han mostrado un crecimiento impresionante en su puntuación de madurez de datos abiertos de los dos últimos años: Estonia, Eslovenia y Ucrania. Data.europa.eu se ha puesto en contacto con los tres equipos de datos abiertos respectivos y este informe proporciona una visión general de sus mejores prácticas de datos abiertos, lo que influyó en el alto crecimiento de la puntuación de madurez de datos abiertos, y cualquier consejo que los equipos puedan tener para otros países que quieran mejorar sus prácticas de datos abiertos. Los conocimientos sobre las mejores prácticas de datos abiertos de estos países pueden transferirse a otros contextos nacionales y locales. Al compartir este conocimiento, se puede mejorar el acceso a los datos abiertos, salvaguardar la calidad de la publicación de datos abiertos y aumentar el impacto de los datos abiertos en toda Europa.

Libros de acceso abierto: ¿necesitamos de un Plan S?


Open Access Books: do we need a Plan S moment?

Mike Taylor, Head of Data Insights & Customer Analytics |Digital Science
18th May 2022

Ver original

A juzgar por el progreso de los artículos de las revistas de acceso abierto (OA), se podría pensar erróneamente que el OA es el nuevo paradigma para toda la investigación: un rápido vistazo a los gráficos siguientes le dice todo lo que necesita saber.

Según Unpaywall y Dimensions, una por una las disciplinas han pasado de ser mayoritariamente cerradas a ser mayoritariamente abiertas. Las Ciencias de la Vida fueron las primeras en abrirse en 2013; las Ciencias Médicas y de la Salud les siguieron en 2016; luego las Ciencias Sociales y las Ciencias Físicas y Matemáticas en 2017. Las Humanidades se unieron a la mayoría abierta en 2020; y la Ingeniería y la Tecnología se situaron en paridad en 2021.

¿Y qué pasa con los libros? Aunque podemos afirmar con seguridad que las tasas de publicación en régimen de OA, tanto para monografías como para obras colectivas, se han duplicado en los últimos 10 años, la proporción de libros en régimen de OA sigue siendo muy baja, lo que apenas perturba el predominio del modelo tradicional de pago. Es posible ver un pequeño aumento en los dos últimos años, lo que podría ser consecuencia de que un mayor número de editores han puesto los libros a «libre disposición» durante la COVID (pero, al carecer de una licencia CC, no se corresponde con el estatus formal de «acceso abierto»). Si esta tendencia continúa o no, en un mundo post-pandémico, es una cuestión a la que tendremos que volver en 2024…

Los libros son más complejos, por supuesto. Los modelos de negocio son más desafiantes, son más lentos de escribir, más lentos de ganar impacto – y son considerablemente más diversos que las revistas – en el idioma, la disciplina, el país y el editor. Algunos colaboradores pueden estar acogidos a la publicación obligatoria en OA, otros pueden no estarlo. Mientras las ventas de libros en papel sigan siendo fuertes, la «hibridación» tendrá que incorporarse al modelo.

El éxito de los artículos de las revistas de OA no es accidental. Es más bien la consecuencia de una política: los gráficos siguientes lo dejan claro. En el Reino Unido y los Países Bajos, por ejemplo, varios financiadores han tomado medidas drásticas para implantar el modelo OA de la ruta dorada, lo que puede verse en los gráficos siguientes. La Comisión Europea, por el contrario, está a favor del OA universal, sin imponer ningún modelo en particular, y tiende a tener una fuerte política de autoarchivo/verde. Las consecuencias de la política de financiación son evidentes. Otros financiadores tienen políticas más suaves, y sus datos han seguido el mismo camino.

Para entender cómo los financiadores están abordando esto, se habló con tres financiadores que están dando forma a la manera en que pensamos sobre los libros en acceso abierto, sobre sus experiencias y sobre sus esperanzas para el futuro.

Para Victoria Tsoukala, de la Comisión Europea, las razones de la lenta adopción del acceso abierto por parte de los libros son claras: los libros son mucho más complejos que las revistas y desempeñan un papel diferente en la mente (y el corazón) de los académicos. La política de la CE es clara: el acceso abierto es obligatorio, sea cual sea el tipo de obra. En la práctica, esto es más difícil para los libros que para las revistas. Como dice Tsoukala, el producto en papel no va a desaparecer, «ni para nosotros, ni para nuestros hijos, ni tal vez para nuestros nietos…», y como consecuencia, no cree que vayamos a ver mucho más progreso que el crecimiento orgánico, que con suerte llegará al 50% en los próximos años. «Pero mientras haya papel, siempre habrá híbridos», añade, señalando que los estudiosos siempre querrán conservar los libros, leerlos, consultarlos, inspirarse en ellos, anotarlos y atesorarlos en sus estanterías. Está claro que los libros tienen un valor emocional que va más allá del artículo de una revista.

El Wellcome Trust -reconocido desde hace tiempo como líder del acceso abierto- ha adoptado una visión diferente de la publicación de libros en acceso abierto, con políticas de acceso abierto que han evolucionado desde 2003. Según Aki MacFarlane y Hannah Hope, del Wellcome Trust, su misión es reducir la fricción para la publicación de libros en acceso abierto al nivel más bajo posible. Su política es una obra maestra de claridad y, además de instrucciones claras, han puesto en marcha una herramienta de apoyo a los editores de libros para que sus contenidos estén disponibles y sean conformes.

Ni la CE ni el Wellcome Trust publican una tasa fija de procesamiento de libros para los libros de AA. Por el contrario, la National Endowment for the Humanities (NEH) sí lo hace: 5.500 dólares, que se pagan directamente al editor, de los cuales 500 van al autor. Brett Bobley, de la NEH, compartió más detalles de su «Fellowships Open Book Program», un proyecto al que se refiere como su «programa insignia». Curiosamente, su política adopta un punto de vista diferente sobre la compensación entre las ventas y el acceso: Los editores con sede en EE.UU. son bienvenidos a «OA» sus libros, y a solicitar el dinero, en cualquier etapa. La implicación es que los editores pueden vender sus libros y, cuando estén listos, ponerlos a disposición del público en general, siempre que sea a través de una plataforma reconocida. El NEH tiene un buen historial de colaboración con editores y académicos para desarrollar políticas, y se ha consultado a varias editoriales universitarias.

Los tres financiadores reconocen una serie de cuestiones fundamentales: la complejidad (y la consiguiente fricción) del papel socioeconómico que desempeñan los libros y la cuestión de la posibilidad de descubrirlos.

Este blog ya ha informado de los problemas de visibilidad y visibilidad de la monografía académica, y ha calculado que aproximadamente la mitad de la producción publicada se beneficia de los sistemas de infraestructuras académicas abiertas, como los DOI y los ORCID.

Se sabe que incluso las organizaciones que exigen el acceso a la información, y que informan de su cumplimiento, tienen problemas con la visibilidad. La política de metadatos de la CE exige el uso de DOIs y ORCIDs; la NEP obliga a los editores a hacer que sus libros estén disponibles en al menos dos de los principales servicios de distribución digital; Wellcome exige el uso de NCBI Bookshelf y Europe PMC. Sin embargo, su porcentaje agregado de libros de OA de los últimos cinco años aún no ha alcanzado los dos tercios de los libros financiados, y estas cifras no alcanzan lo que estimamos como elegible.

El mundo de las editoriales académicas es considerablemente más diverso que el de las revistas, con muchos cientos de editoriales pequeñas y universitarias que producen un porcentaje considerable de la producción mundial de libros académicos. Y este ámbito es cada vez más complejo, ya que se están desarrollando muchos modelos de negocio nuevos.

Los tres financiadores entrevistados destacaron su apoyo a los editores y al desarrollo de nuevos modelos de negocio: un punto que surgió en los tres fue la necesidad de «apaciguar sus temores», «tranquilizarlos…», «bajar el listón…» Los editores desempeñan un papel esencial en el desarrollo y la distribución del libro académico, y con OA o no, nadie ve que vayan a desaparecer.

Es gratificante que tres financiadores tan importantes se tomen el libro en serio y reconozcan este hecho final. Todavía queda mucho trabajo por hacer para fomentar el crecimiento de la publicación de libros en régimen de OA -como ya hemos comentado anteriormente, los libros en régimen de OA tienen un uso mucho mayor y consiguen tasas de intercambio y de lectores mucho más elevadas que los libros que no son de OA, sin que se reduzcan notablemente las ventas- y estos tres financiadores están desempeñando sin duda un papel importante en el cambio del entorno.

Como hemos visto, la política impulsa el cambio. En la Figura 2, podemos comparar el cambio en el OA de tres países con políticas de OA fuertes, moderadas y débiles (respectivamente) para las revistas; sin una claridad similar de objetivos y políticas, es probable que el crecimiento de los libros de OA continúe en su estado actual. Esperamos que en los próximos 10 años se produzca un cambio similar para los libros, como el que se ha producido en la última década para las revistas, preservando al mismo tiempo el papel cultural y social del libro académico.

Esto no sucederá sin políticas claras.

RePEc, el repositorio de Economía celebra 25 años y 4 millones de artículos indexados

RePEc: Research Papers in Economics

Fuente: RePEc blog post.

Hace 25 años, el 12 de mayo de 1997, una reunión entre algunos economistas y bibliotecarios sentó las bases de RePEc. Thomas Krichel describe esta reunión en una reciente entrada del blog de RePEc. «A medida que se empezaba a compartir más investigación en la web, resultaba inviable indexarla toda a mano. Se acordó un nuevo esquema que, en esencia, establecía las reglas para compartir los metadatos de las publicaciones de investigación en economía».

Estas normas siguen vigentes hoy en día, a pesar del enorme crecimiento que ha experimentado RePEc. Más de 2.000 editores mantienen los archivos de RePEc, con más de 10.000 publicaciones periódicas, incluidas cerca de 4.000 revistas. Hace 25 años, nadie esperaba tanto.

RePEc (Research Papers in Economics) es un esfuerzo de colaboración de cientos de voluntarios en 102 países para mejorar la difusión de la investigación en Economía y ciencias afines. El corazón del proyecto es una base de datos bibliográfica descentralizada de documentos de trabajo, artículos de revistas, libros, capítulos de libros y componentes de software, todo ello mantenido por voluntarios. Los datos recogidos se utilizan en varios servicios que sirven los metadatos recogidos a los usuarios o los mejoran.

Hasta ahora, más de 2.200 archivos de 103 países han aportado unos 3,8 millones de artículos de investigación de 3.750 revistas y 5.400 series de documentos de trabajo. Se han registrado más de 64.000 autores y se sirven 80.000 suscripciones por correo electrónico cada semana. Vea a continuación cómo puede formar parte de esta iniciativa.

Formación en ciencia abierta a lo largo de la tesis

Former à la science ouverte tout au long de la thèse. Paris: Ministère de l’Enseignement Supérieur, de la Recherche et de l’Innovation, 2022

Texto completo

La guía, destinada a las escuelas de doctorado, da las claves para construir una oferta formativa sobre los principios y prácticas de la ciencia abierta. Basado en ejemplos, permite a los futuros doctores aprender a lo largo de su tesis a través de un camino progresivo, en 7 pasos, que identifica las habilidades a adquirir para cada paso.

OpenAlex: un índice totalmente abierto de obras académicas, autores, lugares, instituciones y conceptos.

OpenAlex

https://openalex.org/

Un catálogo abierto y completo de documentos académicos, autores, instituciones y mucho más. Inspirado en la antigua Biblioteca de Alejandría, OpenAlex es un índice de cientos de millones de entidades interconectadas en todo el sistema de investigación mundial. Es 100% gratuito y de código abierto, y ofrece acceso a través de una interfaz web, una API y una instantánea de la base de datos.

El conjunto de datos de OpenAlex describe las entidades académicas y cómo están conectadas entre sí. Hay cinco tipos de entidades:

  • Works son artículos, libros, conjuntos de datos, etc.; citan otras obras
  • Authors son personas que crean obras
  • Venues son las revistas y los repositorios que albergan las obras
  • Institutions son universidades y otras organizaciones afiliadas a las obras (a través de los autores).
  • Concepts Los conceptos etiquetan las obras con un tema

En conjunto, forman una enorme red (o, más técnicamente, un grafo dirigido heterogéneo) de cientos de millones de entidades y miles de millones de conexiones entre todas ellas. Puede leer más sobre los objetos de entidad que componen OpenAlex, o sobre los datos en general. Los datos de OpenAlex son completamente gratuitos y abiertos, y se proporcionan bajo una a CC0 license.

Con OpenAlex, se puede construir su propio motor de búsqueda académica, servicio de recomendación o gráfico de conocimiento. Puede ayudar a gestionar la investigación haciendo un seguimiento del impacto de las citas, detectando nuevas áreas de investigación prometedoras e identificando y promoviendo el trabajo de los grupos infrarrepresentados. Y puedes investigar sobre la propia investigación, en áreas como la bibliometría, los estudios científicos y tecnológicos y la política científica.

OpenAlex no está haciendo esto solo. Más bien, estamos agregando y estandarizando datos de un montón de otros grandes proyectos, como un río alimentado por muchos afluentes. Nuestras dos fuentes de datos más importantes son MAG y Crossref. Otras fuentes clave son

Equidad y diversidad en el acceso abierto. Plataformas nacionales y regionales de publicación en acceso abierto

Lluís M. Anglada, Jadranka Stojanovski, Sami Syrjämäki, Sandra Guigonis, & Jan Willem Wijnen. (2021, December 13). Equity and diversity in Open Access. National and regional OA publishing platforms. Webinar. Zenodo. https://doi.org/10.5281/zenodo.5776490

Texto completo

Video

Este seminario web de SPARC Europa reunió voces de Croacia, Francia, Finlandia, Países Bajos y España. Los expertos de estos países nos hablaron de sus influencias y motivaciones iniciales para establecer plataformas nacionales y regionales. Compartieron sus perspectivas sobre la creación y el funcionamiento de las plataformas nacionales y regionales de publicación en OA y hablaron sobre cómo habían evolucionado con el tiempo a través de presentaciones.

En una mesa redonda se habló de los retos que habían encontrado y se compartieron las lecciones que habían aprendido al unir fuerzas y colaborar. También hablaron de sus planes futuros para aumentar la colaboración, ya sea a nivel local o internacional.

Este seminario web se centró en los siguientes temas

  • Qué plataformas de publicación de OA nacionales y regionales, sin ánimo de lucro, gestionadas por la comunidad y financiadas con fondos públicos están ya establecidas en Europa
  • Qué oportunidades y retos conlleva la creación de una plataforma nacional o regional de OA y la colaboración con editores más pequeños
  • Cuáles son las mejores prácticas para las plataformas nacionales y regionales de OA, según la opinión de expertos experimentados en la materia

Puede ver la grabación aquí: https://youtu.be/dtGIl3us7G8

Declaración para el futuro de Internet

Declaration for the Future of Internet

Texto completo

La Declaración para el Futuro de Internet, firmada por más de 60 socios internacionales hasta la fecha, establece la visión y los principios de una Internet de confianza.

El 28 de abril de 2022, la Casa Blanca emitió una «Declaración para el Futuro de Internet», en colaboración con otras 60 naciones y acuerdos mundiales, en la que se esbozaba el programa de Estados Unidos para Internet bajo la presidencia de Joe Biden. Las redes en línea se encuentran en un estado de angustia, con muchas preocupaciones que afectan directamente a los usuarios a diario. Las cuestiones relacionadas con la privacidad en línea, la preservación de la dignidad humana y la censura han sido tema de conversación en la industria tecnológica. Algunas empresas tecnológicas han intentado abordar estas cuestiones por su cuenta, pero no ha habido una política universal del gobierno federal que marque la agenda nacional. Pero, ¿la última declaración del gobierno de Biden implementa realmente nuevas políticas para tratar de frenar estas controversias modernas?

La respuesta de Estados Unidos a los problemas introducidos por las nuevas tecnologías ha sido escasa, especialmente en comparación con otros líderes mundiales. La Unión Europea propone constantemente nuevos planes para proteger los derechos humanos y la privacidad de los consumidores que utilizan Internet y no ha hecho más que reforzar la protección de sus ciudadanos. Más recientemente, la Comisión Europea acordó la Ley de Servicios Digitales, una legislación que encomienda a las grandes corporaciones tecnológicas la carga de proteger a los consumidores de la región. Las empresas más grandes son las que más responsabilidad tienen, lo que incluye compartir los datos con las autoridades, realizar auditorías externas y la opción de que los usuarios puedan optar por no recibir ciertas recomendaciones basadas en la elaboración de perfiles. Otras normas se aplican a todos los servicios digitales cubiertos por la legislación, como la presentación de informes de transparencia, los requisitos de los acuerdos de servicio que protegen los derechos de los usuarios y la cooperación con las autoridades nacionales. La política digital de EE.UU. va muy por detrás de la de la UE, incluso después de la declaración de la Casa Blanca.

Para elaborar la declaración, Estados Unidos ha trabajado durante más de un año con líderes civiles, la industria tecnológica, académicos y «otras partes interesadas», según un comunicado de prensa. Fue respaldada por 60 socios mundiales, y estas potencias trabajarán con EE.UU. para promover la visión de Internet descrita en el documento. La «Declaración para el Futuro de Internet» expresa de forma elocuente el objetivo de la administración Biden para la Internet de hoy en día, pero no ofrece ningún plan concreto sobre cómo podría lograrse. Los socios creen que Internet debe ser una red de redes descentralizada, en la que muchas autoridades tengan voz y voto en el desarrollo de la conectividad. Al igual que la forma en que se diseñó la declaración, Estados Unidos pretende que Internet sea un desarrollo colaborativo entre los gobiernos, la industria tecnológica y el mundo académico. «Las tecnologías digitales que dependen de Internet obtendrán los mayores beneficios cuando funcionen como sistemas abiertos, libres, globales, interoperables, fiables y seguros», afirma la declaración.

La justicia social impulsa la publicación de acceso abierto: una perspectiva africana

Reggie Raju ; Auliya Badrudeen. Social justice driving open access publishing: an African perspective. Journal of Electrónica Publishing, vol, 25, N. 1

Texto completo

En general, se considera que el movimiento OA se fundó con el propósito verdaderamente filantrópico de promover la equidad y la inclusión en el acceso a la erudición. Para los africanos, esto significó la apertura del ecosistema de investigación a las comunidades de investigación marginadas que luego podrían hacer uso libremente de la investigación compartida para ayudar en el desarrollo socioeconómico y la emancipación del continente. Sin embargo, este propósito filantrópico se ha desviado y, en cambio, ha llevado a la privación de derechos de la comunidad científica africana. A través de las desigualdades sistémicas incrustadas en el ecosistema académico, el panorama editorial se ha norteizado, con la investigación del norte global ubicada en la parte superior de la jerarquía del conocimiento con la exclusión de África y otras partes del sur global. Por esta razón, se deben adoptar prácticas y políticas progresivas de acceso abierto, con énfasis en la justicia social como impulso, para mejorar el intercambio y el reconocimiento de la erudición africana, al mismo tiempo que se cierra la brecha de ‘investigación-intercambio’ que existe entre el sur y el norte global. 

Declaración firmada por 10 organizaciones “Sobre la exención de los repositorios, archivos digitales y bibliotecas educativos y científicos sin fines de lucro de la Ley de servicios digitales”

On The Exemption Of Not-For-Profit Educational And Scientific Repositories, Digital Archives, And Libraries From The Digital Services Act

Declaración

Algunos repositorios científicos y educativos, archivos digitales y bibliotecas sin fines de lucro permiten la carga de contenido por parte de estudiantes, investigadores y terceros. Esto hace que sea probable que entren en el ámbito de aplicación de la versión actual de la Ley de Servicios Digitales, a pesar de que está dirigida a plataformas comerciales. Como resultado, las infraestructuras digitales educativas y científicas sin fines de lucro incurrirán en costos administrativos y financieros adicionales.

Una decena de organizaciones que representan a universidades, organizaciones de investigación, organizaciones de financiación de la investigación, bibliotecas de investigación y repositorios en Europa piden la exclusión de los repositorios, archivos digitales y bibliotecas sin fines de lucro de las obligaciones de la Ley de Servicios Digitales.

¿Cuánto cuesta el acceso a las publicaciones científicas en la era del acceso abierto?

Silvana Mangiaracina, & Cristina Morroni. (2018). Quanto costa l’accesso alle pubblicazioni scientifiche nell’era dell’Open Access? Una prima analisi delle pubblicazioni nel CNR. Biblioteca Area della Ricerca di Bologna, , 2018

Texto completo

El informe analiza las publicaciones de acceso abierto del Consejo Nacional de Investigación italiano (CNR) para los años 2015, 2016 y 2017. Se presenta un análisis de las publicaciones OA gold, OA hybrid, OA green y no OA del CNR. Los costes se estiman para las publicaciones OA gold y OA hybrid. Se presta especial atención a las publicaciones en las revistas de las principales editoriales con las que el CNR está suscrito.