Archivo de la etiqueta: Bibliotecarios

Uso de los memes en Facebook como reflejo de la práctica bibliotecaria

Manuel Alejandro Romero Quesada, Gustavo O. Curbelo Diaz, David Amaro Licea, Amy A. Ruiz Galvez, Naysa de la C. Pérez Valdés. Uso de los memes bibliotecológicos en Facebook como reflejo de la práctica bibliotecaria. XV Congreso Internacional de Información, Info 2018

Texto completo

Este trabajo tiene como propósito establecer una relación entre los memes de internet y el campo de la Bibliotecología. A partir de una revisión bibliográfica, se investigan los orígenes del término “meme”, así como sus principales definiciones. Se construye un concepto de “memes bibliotecológicos” al fusionar la noción tras el término “meme” con la práctica bibliotecaria. Se estudia el fenómeno de los memes en la actualidad, específicamente aquellos relacionados con la Bibliotecología. Para esta investigación se escoge como objeto de estudio una página en Facebook, la cual recibe el nombre de “memes bibliotecológicos”, para hacer un análisis de su producción y de los accesos a la misma se emplea la herramienta digital “Likealyzer”.

Una revisión bibliográfica sobre el tema, indica que el término meme proviene del antiguo griego “mimema” (algo que se imita) y tiene sus orígenes en la teoría desarrollada por el científico Richard Dawkins en su libro “El gen egoísta”, de 1976, donde sostiene que los memes se replican y circulan de igual manera que los genes, con la misma lógica que el proceso evolutivo.

La naturaleza de Internet, basada en la premisa de compartir información, ha contribuido a la difusión de memes. Estos pueden propagarse mediante hipervínculos, foros, imageboards, sitios web y cualquier otro difusor masivo, como lo son hoy en día las redes sociales.

El meme tiene relación con un discurso caracterizado de forma icónica a través de símbolos e imágenes, que pueden acompañarse de textos, con el propósito de difundir ideas, sentimientos y emociones de forma viralizada por la red. Expuestos en sus orígenes de forma cómica, cargados de ironía y sátira, tiene puntos de contacto con la caricatura política debido al contenido y la capacidad de transmitir sentimientos potentes, ya sean negativos o positivos, hacia una idea o pensamiento.

Al tener en cuenta lo antes planteado se definen como “memes bibliotecológicos” aquellos constructos infográficos capaces de reflejar la realidad del quehacer bibliotecario mediante el uso de imágenes acompañadas de textos con el objetivo de emitir un mensaje para la comunidad que sea representada por esta disciplina científica.

Se posiciona así la página memes bibliotecológicos como un fuerte exponente de contenidos que tributan a la práctica bibliotecaria y que además es capaz de unir a una gran cantidad de usuarios propios de esta rama científica en un mismo espacio, con esto es posible dar paso a la difusión de información relevante para este dominio, reflejar características de la realidad bibliotecaria y generar contenido capaz de compartir el conocimiento entre los usuarios.

Entrevista a Jesús Alonso Regalado: Bibliotecario Ganador del Premio I Love My Librarian 2019 de la ALA

 

jesus-alonso-regalado-1

 

“Si no hacemos sentir a los usuarios que son parte intrínseca de la biblioteca y agentes activos de su transformación, las bibliotecas no tendrán futuro. El futuro es con ellos o no será”

 

Alonso-Regalado, Jesús. “Entrevista a Jesús Alonso Regalado: Bibliotecario Ganador del Premio I Love My Librarian 2019 de la ALA” Entrevista de María Antonia Moreno Mulas. Mi Biblioteca: La Revista del Mundo Bibliotecario no. 61 (primavera de 2020): 25-31.

Texto completo

 

A finales de 2019, a Jesús Alonso-Regalado, bibliotecario salmantino que actualmente desarrolla su trabajo en la Universidad de Albany, le concedieron uno de los premios I Love My Librarian de la ALA. Este importante reconocimiento es verdaderamente emotivo pues son los propios usuarios los que nominan a sus bibliotecarios, valorando la labor que realizan. Del premio, de su trayectoria profesional, y de los retos a los que se enfrentan las bibliotecas, entre otros asuntos, conversamos con él.

 

“Una de las grandes diferencias con un bibliotecario universitario en España es que en muchas de las bibliotecas universitarias estadounidenses también somos reconocidos como docentes con obligaciones a la hora de crear una agenda de investigación pero también con derechos como la posibilidad de solicitar un año sabático. Tener este estatus ayuda a que el profesorado nos considere como profesionales a su mismo nivel y permite que trabajemos en colaboración en sus investigaciones y sus cursos.”

 

Cómo una bibliotecaria de un pueblo pequeño de Mississippi rompio barreras en favor de los derechos civiles

 

fdkqexqejbcirkbiuoybsqmory

Kathleen Folsom McIlwain rompió las barreras raciales en los años 60 como bibliotecaria en Pascagoula

 

How a small-town librarian broke barriers in Mississippi. y Brandy McGill | (WLOX) August 7, 2020 at 7:04 AM CDT – Updated August 7 at 11:48 AM

Ver noticia

 

Kathleen Folsom McIlwain rompió las barreras raciales en los años 60 cuando fue en contra de la comisión de soberanía y permitió que los negros accedieran a los servicios completos de la biblioteca, que incluyen sentarse y leer dentro del edificio y sacar libros.

Sus acciones pusieron a muchas personas en su contra pero, a pesar del odio y el acoso que recibió, se mantuvo firme y se negó a ceder.

Kathleen Folsom McIlwain murió en 2003. La biblioteca pública de Gautier ahora lleva su nombre.

“Trate a las personas por igual, sin importar quiénes sean o lo que piensen sobre algo. Respeta a todos por igual, aunque no sea lo más popular, como lo hacía en ese entonces ”, dijo Folsom.

Ruby Murray y Folsom Berry son primas que recientemente descubrieron que su bisabuela jugó un papel en la historia durante el movimiento de derechos civiles. El video realizado por los dos estudiantes de Pascagoula ganó el primer lugar tanto en la categoría de documental como en la categoría de historia oral en la competencia del Día Nacional de Historia de Mississippi. También fue elegido para estar en exhibición en el Museo Smithsonian en Washington, DC este verano.

Los bibliotecarios de Los Ángeles trabajaron como rastreadores durante el cierre de bibliotecas por la pandemia

 

112546207_gettyimages-1219572442

 

Elise Solé. How librarians became secret weapons in fight against coronavirus. Yahoo Life John

Ver noticia

Con muchas bibliotecas cerradas u ofreciendo servicios limitados en una pandemia, muchos bibliotecarios han encontrado una salida útil para sus habilidades de búsqueda de hechos: el voluntariado como rastreadores de contactos para ayudar a rastrear la propagación de COVID-19.

Los bibliotecarios que son empleados de la ciudad pueden ser llamados para ayudar con desastres relacionados con el clima o incluso eventos como el bioterrorismo, le dice a Yahoo Life John Szabo, el bibliotecario de la ciudad de la Biblioteca Pública de Los Ángeles. “Cuando nos contratan, firmamos un documento reconociendo el potencial de un desastre, pero en marzo el alcalde de Los Ángeles declaró que todos los empleados de la ciudad podrían ser llamados para ayudar”.

Hay oportunidades de voluntariado en refugios para personas sin hogar, distribución de comidas en la ciudad o horas virtuales de cuentos para niños. Pero algunos miembros del personal de las bibliotecas de California, Carolina del Norte y Nueva York se han convertido en “rastreadores de contacto” , que trazan la ruta de exposición después de que un individuo diera positivo en una prueba de una enfermedad infecciosa con el objetivo de prevenir una mayor transmisión.

El rastreo de contactos es una estrategia de prevención que requiere pruebas accesibles, una base de datos de resultados positivos de las pruebas de los departamentos de salud del condado e investigadores de casos (ya sean enfermeras o rastreadores) que llaman a las personas infectadas para solicitar listas de personas con las que tuvieron contacto cercano.

Los rastreadores trabajan en las líneas telefónicas, pidiendo a las personas expuestas que se pongan en cuarentena durante 14 días, el período de incubación de COVID-19.

En mayo, los Centros para el Control de Enfermedades elogiaron el rastreo de contactos como una intervención “probada y verdaderamente eficaz” junto con la identificación y el aislamiento tempranos de casos.

Los bibliotecarios son ideales para el rastreo de contactos porque somos buenos en el servicio al cliente y la gestión de crisis.

Bibliotecarios como diseñadores y formadores de cursos en línea

 

510wj9jqrel

 

“Librarians as Online Course Designers and Instructors,” edited by Lucy Santos Green. Library Technology Reports (vol. 55, no. 4), 2019

 

Texto completo

 

En este número de Library Technology Reports (vol. 55, no. 4), “Bibliotecarios como diseñadores e instructores de cursos en línea”, los autores exploran cómo los bibliotecarios pueden aplicar prácticas basadas en la investigación para el diseño instruccional y la pedagogía en línea al diseñar y entregar instrucciones para la configuración de aprendizaje totalmente en línea. Este informe explica el papel de los bibliotecarios en el aprendizaje en línea, como diseñadores, instructores o co-maestros. A lo largo de este informe, los autores contribuyentes abordan varias consideraciones sobre el aprendizaje en línea, que van desde fomentar la comunidad e integrar las redes sociales hasta tratar temas específicos del aprendizaje en línea  y la evaluación. En todo momento, se proporcionan recursos y lecturas recomendadas.

E. J. Josey: la lucha de un bibliotecario por la igualdad de derechos civiles

 

Fue pionero de los derechos civiles lideró la lucha para eliminar la segregación de las bibliotecas y las asociaciones estatales, fundó el Black Caucus. Durante su liderazgo como director de la Asociación Americana de Bibliotecas (ALA), luchó contra dos sistemas de racismo institucionalizado mediante la democratización de la bibliotecología: la segregación en los Estados Unidos y el apartheid en Sudáfrica.

 

E. J. Josey alcanzó la prominencia en la profesión bibliotecaria al desafiar a la Asociación Americana de Bibliotecas (ALA) a cumplir con su credo de igualdad para todos. Esto no fue fácil durante los años 50 y 60, durante la segregación. A través de entrevistas con Josey y sus contemporáneos, así como de varias fuentes archivísticas, particularmente dentro de las corrientes raciales de hoy en día. Durante su carrera profesional, que abarca más de cincuenta años (1952-2002), Josey trabajó como bibliotecario (1953-1966), administrador de servicios bibliotecarios (1966-1986) y profesor de biblioteconomía (1986-1995). También fue Presidente de la Asociación Americana de Bibliotecas y, tal vez su logro más notable, elaboró con éxito una resolución que impedía a las asociaciones estatales de bibliotecas discriminar a los bibliotecarios afroamericanos. Esto puso fin esencialmente a la segregación en la ALA. El liderazgo transformador de Josey proporciona un modelo para abordar los desafíos actuales en materia de derechos civiles tanto dentro como fuera de la profesión bibliotecaria.

Josey fue el Presidente de ALA en 1984-85. En su discurso inaugural en 1984, Josey hizo este comentario progresista que aún se aplica a las bibliotecas hoy en día:

“La industria de la información tiene la tecnología para controlar la información, pero su precio en la distribución de la información y su objetivo de beneficio crean un sesgo en qué información se hace disponible y cómo se dispensa. Sólo la organización sin fines de lucro, la biblioteca, dedicada a un objetivo de servicio comunitario total con expertos capacitados, los bibliotecarios, que dirigen la operación pueden proporcionar todo el alcance de la información para toda la población de manera justa y objetiva”.

 

La Declaración de Derechos de la Biblioteca de la ALA, adoptada en 1939, defendía que “el derecho de una persona a utilizar una biblioteca no debe ser negado o reducido por motivos de origen, edad, antecedentes u opiniones”. Desafortunadamente, estos valores no siempre fueron practicados por los bibliotecarios o los miembros de la asociación. Sin embargo, la ALA acogió a los miembros negros y nunca fue una organización segregada.

La segregación se convirtió en un tema “real” para ALA en 1936, cuando la conferencia anual se celebró por primera vez en el Sur. En la Reunión Anual de ALA de 1936 en Richmond, VA, los bibliotecarios negros recibieron invitaciones del Richmond Local Arrangements Committee para asistir a la conferencia. Sin embargo, no se comunicó que los participantes soportarían condiciones de segregación. A los afroamericanos no se les permitía el acceso a las salas de conferencias o a las reuniones celebradas en los comedores junto con las comidas. A los miembros negros de la Asociación se les asignaron asientos reservados en una zona designada del salón de reuniones, lo que limitó su participación. Debido a las protestas de los delegados y las asociaciones estatales, la junta ejecutiva nombró un comité para formular una política que garantizara que esta discriminación no volviera a producirse. Como resultado, se colocaron carteles en las reuniones futuras “que en todas las salas y pabellones asignados a la Asociación para su uso en relación con su conferencia, o de otro modo bajo su control, todos los miembros serán admitidos en condiciones de plena equidad”.

Los bibliotecarios afroamericanos también se enfrentaron a la discriminación que les negaba la pertenencia a las asociaciones de bibliotecas del sur. Virginia Lacy Jones, ex Decana de la Escuela de Servicios Bibliotecarios de la Universidad de Atlanta, y Josey fueron rechazadas por la Asociación de Bibliotecas de Georgia. Es probable que este rechazo impulsara su incorporación a la Asociación en los decenios venideros. No fue sino hasta 1965, después de que Josey protestara contra las asociaciones de bibliotecas estatales del sur, que se le permitió ser miembro, convirtiéndose en el primer bibliotecario afroamericano de la Asociación de Bibliotecas de Georgia.

 

Confesiones del bibliotecario: a veces juzgamos los libros por sus portadas

 

3154

 

Librarian Confessions: We Sometimes Judge Books By Their Covers. Patch 2020

Ver original

 

El personal de la Biblioteca Pública de Mandel recomienda algunos títulos basados ​​en sus portadas

 

Todos sabemos que “la portada no es el libro “, pero todos lo hemos hecho: miramos una portada magnífica y asumimos que el libro debe ser bueno. O parecía una portada no tan atractiva y asumimos lo contrario. Sabemos que lo que está afuera puede no ser indicativo de lo que está adentro, pero los artistas de la portada hacen un gran trabajo tratando de atraernos sin importar qué. Utilizan sus habilidades de diseño para indicar qué tipo de libro es, lo que ayuda a los lectores a determinar si es un género, entorno, estado de ánimo, etc. que les interesa. Este verano, hemos retado a que elija un libro solo en base a su portada, y estamos aquí para darle algunas recomendaciones de libros con portadas que nos llamaron la atención.

Algunos ejemplos:

La elección de Teresa: A Dog’s Purpose por W. Bruce Cameron

Theresa dice: “Cuando ves los hermosos y conmovedores ojos del golden retriever en la portada de este libro, no puedes evitar recogerlo del estante para leerlo. ¡Además, es un gran libro! ”Realmente no puedes discutir con un perro adorable, especialmente uno que busca su propósito en la vida, o en el caso de este perro, durante varias vidas.

La elección de Jeremy: Underland: A Deep Time Journey de Robert Macfarlane

La portada de Underland es colorida, llamativa y quizás un poco vertiginosa, y la descripción del libro también lo es. La recomendación de Jeremy es “una exploración épica de los bajos fondos de la Tierra tal como existen en el mito, la literatura, la memoria y la tierra misma. En esta muy esperada secuela de su éxito de ventas internacional The Old Ways , Macfarlane nos lleva a un viaje extraordinario en nuestra relación con oscuridad, entierro y lo que yace debajo de la superficie del lugar y la mente “(del editor).

La elección de Lisa: The Soul of an Octopus : una exploración sorprendente de la maravilla de la conciencia por Sy Montgomery

La cubierta de la selección de Lisa te atrapa … con los ocho tentáculos. El pulpo flotante en la portada de este libro evoca el sentido de asombro del autor ante estas increíbles criaturas. The Soul of an Octopus es la exploración personal de Sy Montgomery sobre lo que hace funcionar a estas criaturas, y lo que ella encuentra es que su conciencia puede no ser tan diferente de la nuestra.

Laura Braunstein, bibliotecaria de Dartmouth College, trabaja en crear crucigramas más inclusivos

 

 

Laura Braunstein, digital humanities and English librarian

 

Dartmouth College Librarian Laura Braunstein Works to Diversify Crossword Puzzles By Margaret Garryson. Se ven Days. July 01, 2020

Ver noticia

 

Aunque los crucigramas nacieron en 1913, no se insertaron en prensa hasta 1942 buscando el entretenimiento del la gente en tiempos de la Segunda Guerra Mundial.

Margaret Petherbridge Farrar, quien se convertiría en la primera editora de crucigramas, escribió a los editores del Times : “No creo que tenga que venderte la creciente demanda de este tipo de pasatiempos en un mundo cada vez más preocupado. No pienses en tus problemas mientras resuelves un crucigrama “”No creo que tenga que venderte el aumento de la demanda de este tipo de pasatiempo en un mundo cada vez más preocupado. Simplemente, evitas pensar en tus problemas mientras resuelves un crucigrama”.

Por la misma lógica, un crucigrama es una actividad pandémica perfecta. Los solucionadores ya ni siquiera necesitan un soporte físico o un libro de rompecabezas. La aplicación de crucigramas Times ofrece un rompecabezas diario directamente en tu teléfono y ofrece un gran archivo de ellos.

Aún así, los diseñadores de crucigramas como Laura Braunstein del Líbano han notado disparidades en quién, exactamente, los crea. En pocas palabras: “Simplemente no hay muchas mujeres o personas de color en el mundo de los crucigramas”, dijo. Por ello, Braunstein fundó Inkubator, que publica dos crucigramas al mes, que pronto serán tres, por y para mujeres y personas no binarias, y ofrece tutoría para constructores principiantes.

El sexismo y el racismo en los crucigramas, particularmente el Times, ha sido bien documentado. En 2019, las mujeres construyeron solo el 18 por ciento de los crucigramas del Times . En abril de este año, más de 600 constructores y escritores de crucigramas firmaron una carta abierta pidiendo al periódico que diversifique su crucigrama en todos los niveles de construcción.

“Realmente hemos tratado de ser diferentes a los crucigramas de los periódicos principales, creo, al centrar a las mujeres y también a ser francos sobre las cosas que son importantes para las mujeres”, dijo Braunstein.

La inclusión y evitar la heteronormatividad, la creencia de que las relaciones heterosexuales son las predeterminadas, también son importantes para los fundadores del Inkubator.

Las “infames” bibliotecarias

 

2930520_0

 

REVISTA LUZE

Las “infames” bibliotecarias

REVISTA LUZES

No fueron héroes ni persiguieron la notoriedad. Trabajaron a destajo, en silencio y sin descanso, con el convencimiento de que la expansión del libro y la lectura propiciarían la conquista de la justicia igualitaria y el fin de la discriminación social.

 

Ver en Público

 

Formaron un colectivo que, junto con el de la enseñanza, tal vez represente lo mejor de aquella república nacida con la primavera y la alegría. Aquellos hombres y aquellas mujeres que ponían orden en las bibliotecas, en los archivos y en los museos arqueológicos tenían la seguridad de que socializar la lectura pública supondría avanzar con paso firme por la senda democrática, libre y solidaria rojiza por la II República. El artículo 1º de la Constitución decretada y sancionada en diciembre de 1931 definía el Estado como “una República democrática de trabajadores de todas las clases”. Olvidaron añadir “¡y de bibliotecarios!”.

Porque aquellos bibliotecarios, en la mejor tradición libertaria y obrerista, entendieron la instrucción como un arma de progreso invencible. Y sabían que la derrota del analfabetismo posibilitaría asentar el régimen democrático y de libertades instaurado por la República. Combatir con todas sus fuerzas el 43% de iletrados existentes en España, según el censo de 1930, fue una tarea tan mayúscula como prioritaria. Las nuevas autoridades también lo entendieron así. Eran conocedoras de la inviabilidad del régimen republicano si antes no se daba una solución idónea al problema de la carencia de instrucción: la falta de cultura propicia esclavos y mente fáciles de manipular.