Archivo de la etiqueta: Bibliotecarios

Conversación con Alejandra Vélez sobre IFLA LAC. Planeta Biblioteca 2023/02/03

Conversación con Alejandra Vélez sobre IFLA LAC

Planeta Biblioteca 2023/02/03.

Ir a descargar

Conversación con Alejandra Vélez ex secretaria de IFLA LAC, División Regional para Latinoamérica y el Caribe, sobre la propia organización, sus fines, sus objetivos y fines, Ella nos ha hablado de su vinculación con IFLA, cómo es IFLA por dentro, qué papel desarrolla IFLA a nivel regional y cuáles son los proyectos de futuro de IFLA LAC.

Alejandra Vélez, es miembro permanente de la División Regional de América Latina y el Caribe de la IFLA. Estudió Bibliotecología en la Universidad de Antioquia y es directora de biblioteca en la Universidad Tecnológica del Chocó, Colombia.

Así trabaja una bibliotecaria

Así trabaja una bibliotecaria| Episodio 4 | Walquiria Salinas | Booktube Argentina

Walquiria Salinas es licenciada en Bibliotecología y directora de la Biblioteca del Docente de la Ciudad de Buenos Aires. Su pasión por los libros es enorme, pero es más apasionada aún por las bibliotecas porque cree que desde ahí se cambia el mundo. ¿Están listos para subirse al cuarto episodio de #OficiosLaSerie? ¡Bienvenidos a la sala de lectura! No hace falta que entren en silencio, solo necesitamos su curiosidad.

Los estereotipos bibliotecarios

Cada una de las cinco primeras imágenes representa un estereotipo clásico sobre los bibliotecarios: la «solterona», el «ejecutor», el «objeto sexual», el bibliotecario empollón y patético y la «enciclopedia andante». La última imagen muestra a los profesionales de la información como realmente son: gente corriente. Hombres y mujeres de todas las edades, etnias, orígenes y personalidades que han elegido una carrera en el campo de la información.

Libr 200: Librarian Stereotypes Meme

Lo que la gente piensa que hace un bibliotecario y lo que realmente hace

Lo que la gente cree que hago / Lo que realmente hago

LIBRARIIAN Angelicstar.net

Lo que el público cree que hago. Lo que mis amigos creen que hago. Lo que los extraños creen que hago Lo que los usuarios de la biblioteca creen que hago. Lo que yo creo que hago. Lo que realmente hago

Bibliotecarios con Salud: compilación de artículos publicados en el Periódico Horizontes del Bibliotecario 2014-2022

Bibliotecarios con salud: compilación de artículos publicados en el
periódico Horizontes del Bibliotecario 2014-2022
/ Maria del Carmen,
González Rivero, editor; Madelayne Vega García, editor y Oscar
Ernesto Velázquez-Soto, editor; Cuba. Biblioteca Médica Nacional. –
La Habana: Editorial Universitaria, 2022.

Texto completo

A partir de la compilación de 49 artículos que fueron publicados en el Periódico Horizontes del Bibliotecario desde el año 2014 al 2022, hemos conformado este libro para promover profesiones seguras y saludables, con la premisa que la actividad física y las buenas prácticas son determinantes para tener un buen rendimiento en el trabajo.

La labor bibliotecaria está muy relacionada con la imagen de una persona sedentaria y de constante actividad mental. Por ello un estilo de vida saludable puede lograr un impacto positivo en el diario de estos especialistas de la información, que también inlcuye llevar una vida de trabajo flexible y equilibrada, que no exima a la persona de poder disfrutar de su vida personal. La lectura de este libro le llevará de la mano de buenos consejos a través de un recorrido por diversas áreas de la biblioteca actual y para cada contexto, costumbres, decisiones y comportamientos que han motivado en directivos de Recursos Humanos a llevar programas que fomenten calidad de vida profesional e invertir en buenas prácticas de salud y que indirectamente resulte beneficioso para la Biblioteca, pues que sus trabajadores sean personas sanas, representa mayor rendimiento en servicios de calidad.

Actívate: bibliotecarios con ritmo deportivo

«Actívate: bibliotecarios con ritmo deportivo» Maria del Carmen, González
Rivero, editor; Madelayne Vega García, editor y Oscar Ernesto
Velázquez-Soto, editor; Cuba. Biblioteca Médica Nacional. – La
Habana: Editorial Universitaria, 2022.

Texto completo

A partir de la compilación de 53 artículos que fueron publicados en la sección Deporte del Periódico Horizontes del Bibliotecario desde el año 2014 al 2022, hemos conformado este libro para promover el ejercicio físico en el escenario bibliotecario y sus actores, con la premisa que la actividad física y las buenas prácticas son determinantes para tener un buen rendimiento en el trabajo. El estilo de vida actual conduce a las personas a estar demasiado tiempo sentadas e inactivas, lo cual obliga a tener una rutina de ejercicio y aumentar nuestros niveles de actividad física. En este caso queremos referirnos al mundo de los bibliotecarios, que por lo general sus labores no están relacionadas con actividades de gran esfuerzo físico lo que puede conllevar a una vida sedentaria, se ha evidenciado que la gran mayoría de los bibliotecarios permanecen sentados por lo menos ocho horas del día, y dependiendo del trabajo, estos tiempos pueden ser incluso mayores, realizando un nivel de actividad física mínimo o de baja intensidad durante el transcurso de su actividad laboral.

¿Por qué empezaste a trabajar en una biblioteca?

—¿Por qué empezaste a trabajar en una biblioteca? —quise saber.

—Porque me gustan las bibliotecas. Son tranquilas, están llenas de libros, rebosan conocimientos. No me apetecía trabajar ni en un banco ni en una empresa comercial, y tampoco quería ser profesora.

HARUKI MURAKAMI
El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas -Murakami, Haruki

¿Qué es lo más extraño que te ha pedido un usuario de la biblioteca?

Warren, Roz. Our Bodies, Our Shelves: A Collection Of Library Humor, 2015.

Comprar

En veinte entretenidos ensayos, conocerás a bibliotecarios que luchan contra el crimen, se van de fiesta con estrellas del porno, se enfrentan a usuarios imposibles, localizan libros difíciles de encontrar y salvan el mundo. Se revelarán los secretos más guardados de las bibliotecas. ¡Nunca volverás a ver tu biblioteca pública local de la misma manera!

CAPITULO

¿Pedirías a un bibliotecario un baile erótico?

Texto completo

En los 15 años que llevo trabajando en mi biblioteca pública local, he aprendido aprendido que los bibliotecarios hacemos muchas cosas por nuestros usuarios que no están en la descripción de nuestro trabajo. Después de que una usuaria me pidiera que cambiara su rueda pinchada, y otro quería comprobar nuestro sacapuntas, me me conecté a mi sitio favorito de bibliotecarios en Facebook y pregunté:

¿Qué es lo más extraño que te ha pedido un usuario?

¿La primera respuesta?

Alguien me pidió un buen libro para leer en el baño.

Le siguió rápidamente: Un usuario que iba de camino al casino quería frotar mi pelo rojo para que le diera buena suerte.

La semana pasada una mujer vino a pedirme ayuda para que las brujas y los demonios dejen de pellizcarla.

Una vez, un usuario me pidió que me sentara en su regazo (me reí de él).

Las peticiones inusuales de los usuarios resultaron ser un tema candente. En un día, recibí más de más de 100 respuestas, ya que los bibliotecarios compartieron historias sobre ese sobre ese usuarios especial que..: Preguntó si podía dejar a sus hijos en el mostrador de la biblioteca mientras mientras hacía recados.

Otro quería que encontrara libros para probar que el era Julio César reencarnado.

Me pidió que le dijera al hombre que se sentaba en el ordenador junto al suyo que dejara de de controlar su ordenador con sus pensamientos.

Trajo una cabeza de ñu disecada y preguntó si podíamos guardarla en los archivos durante el verano.

Pronto me di cuenta de que las peticiones de los usuarios raros se dividían en categorías. Algunas peticiones eran de usuarios que querían lucir lo mejor posible… con con nuestra ayuda.

Una vez, una mujer me pidió que le cambiara los pantalones porque iba a una entrevista de trabajo

Un hombre me pidió que usara cinta adhesiva para quitar la pelusa de su chaqueta.

Me han pedido mi opinión sobre la montura que debería elegir una usuaria para sus nuevas gafas.

Un hombre me preguntó si podía utilizar la sala de reuniones de la comunidad para afeitarse con una maquinilla eléctrica. («¿Se ha ido la luz en su casa?» I pregunté. «No», dijo. Sin más explicaciones).

Después de hacerme una pregunta de referencia, una usuaria sacó un cepillo de dientes de su riñonera y se dedicó a limpiarse los dientes mientras yo hablaba. Y cuando terminó, sacó el hilo dental.

Algunas peticiones estaban relacionadas con el coche: una persona se acerco al mostrados de referencia y preguntó si teníamos cables de arranque.

Una vez un usuario me pidió prestado el coche de mi jefe.

Una de nuestras usuarias habituales me pidió que la llevara a una ciudad a dos horas de distancia para poder ver apartamentos.

Hubo numerosas peticiones de Hanky Panky en la biblioteca:

La semana pasada, un usuario me pidió que tuviera sexo con él en el callejón. No lo hice.

Un hombre de 50 años pidió a nuestra bibliotecaria infantil que se uniera a él en el sala de descanso. Ni hablar.

Un usuario me pidió que me reuniera con él en la sala de fotocopias. (Guiño, guiño.) Lo siento, no.

Una vez tuve un usuario varón de unos 50 años que no quería dejar el mostrador de hasta que le dije que era travieso. (Se maneja diciendo, inexpresivo, sin contacto visual: «Pues sigue con tu maldad»).

A los bibliotecarios se les ha pedido que infrinjan la ley:

Un usuario me ofreció 100 dólares si entraba en el patio de alguien y robaba un cactus.

Una vez, un usuario me ofreció 50 dólares para que le hiciera un pasaporte falso.

Una usuaria quería que le dijera el número de la seguridad social de mi hijo para para que pudiera usarlo para obtener más ayuda financiera. (Le dije que no.)

Muchas preguntas inusuales en la biblioteca son de naturaleza médica: Una usuaria apareció en la puerta de mi despacho con un bastoncillo de algodón un hisopo de algodón y una placa de Petri, y comenzó diciendo: «Puedes decir que no a esto….» (Lo hice.)

Algunos usuarios quieren llevar nuestra ayuda innata y nuestro afán de servir a la comunidad bibliotecaria al siguiente nivel:

Una usuaria me llamó para pedirme que sacara una lista de libros para ella y que se los llevara a su casa.

Una vez, una usuaria me pidió el número de teléfono de su casa para poder llamarme con preguntas de referencia cuando no estuviera en el trabajo.

Los usuarios me han pedido que les haga la declaración de la renta, que limpie sus casas y que actúe en las fiestas de cumpleaños de sus hijos.

Un usuario me pidió una vez que le prestara 7.000 dólares.

Una vez una mujer me pidió que fuera a buscar un cadáver que estaba segura estaba enterrado en un lago, porque la policía no le escuchaba.

También se nos pide que identifiquemos cosas: Una vez, una usuaria me pidió que identificara un bicho muerto que había pegado en un papel de cuaderno.

Me pidieron que identificara la serpiente que un usuario había atrapado en un cubo. «Hay un animal esponjoso de color gris pardo bajo mi porche. ¿Qué es?» También nos han pedido que investiguemos una variedad de temas interesantes temas interesantes:

Un usuario quería que encontrara un libro para enseñar alemán a su perro.

Me han pedido que investigue cómo evitar ser clonado sin su permiso.

Un usuario me pidió una vez que le indicara los libros sobre Brasil escritos específicamente para niños no nacidos.

Una vez recibí una consulta de referencia de un recluso de un centro penitenciario de «libros sobre cómo levitar».

Los bibliotecarios son serviciales por naturaleza, lo que significa que a menudo que a menudo vamos más allá de nuestro trabajo para llevar a cabo pequeños actos de amabilidad bibliotecaria:

Una anciana me pidió que le atara los zapatos (lo hice. Ella era demasiado mayor para agacharse y alcanzarlos ella misma).

Una usuaria me pidió recientemente que le ayudara a encontrar la melodía y la letra de canciones patrióticas para que pudiera cantárselas a su novio marine en su próximo viaje por carretera a la capital del estado. (Lamentablemente, esta mujer tenía una enfermedad mental, y no había novio ni viaje por carretera, pero traté la pregunta como si lo hubiera).

A pesar de las extrañas peticiones, los bibliotecarios seguimos impertérritos. Nosotros seguimos amando el trabajo bibliotecario. Y, por supuesto, a todo el mundo le gusta una historia con un final feliz. ¿Por ejemplo?

Un padre divorciado vino a la Hora del Cuento, me invitó a salir y luego me pidió
que me casara con él. Lo hice.

Un día en la biblioteca pública: ¿Qué es lo más extraño de lo que te ha acusado un usuario?

Warren, Roz. Just Another Day At Your Local Public Library: An Insider’s Tales Of Library Life, HumorOutcasts Press, 2017.

Comprar en Amazon

¿Qué ocurre realmente detrás del mostrador de circulación? ¿Y en las estanterías? ¿Y qué piensa REALMENTE de ti tu bibliotecario favorito? Roz, que ha aparecido en Morning Edition y The Today Show, lo cuenta todo. ¿Cuál es la excusa más loca que se ha dado para devolver un libro con retraso? ¿La imagen más impactante captada por una cámara de seguridad de la biblioteca? ¿Cuál es el lugar más divertido en el que se ha encontrado un DVD extraviado? ¿Qué cosa sencilla puedes hacer para alegrar el día a un bibliotecario? En veintiséis entretenidos ensayos, conocerá a bibliotecarios que buscan el amor, que se enfrentan a clientes desafiantes, que sueñan con sueños imposibles, que encuentran sorpresas asombrosas en el depósito de libros y que salvan vidas. Se revelarán los secretos más guardados de las bibliotecas. ¡No volverás a ver tu biblioteca pública local de la misma manera!


CAPITULO

¡Bibliotecario malo!


Desconectar deliberadamente el acceso a Internet, esconder formularios de impuestos y matar a nuestros usuarios telepáticamente: es lo que mejor sabemos hacer según algunas opiniones de algunos usuarios.

Trabajo en el mostrador de circulación de una biblioteca de las afueras. Una vez le devolví el carné de la biblioteca a una usuaria después de escanearlo, pero perdí el control y acabé tirándoselo.

«¡Lo siento mucho!» le dije. «No quería hacer eso».

«¡Sí lo hiciste!», dijo ella.

Pensé que estaba bromeando, pero hablaba muy en serio. Realmente creía que le había tirado la tarjeta deliberadamente. Después de prometerme que escribiría una carta mordaz sobre el incidente a mi jefe, se marchó enfadada.

Asombrada y conmocionada, me conecté a mi foro favorito de Facebook para bibliotecarios y pregunté: ¿Qué es lo más extraño de lo que te ha acusado de hacer un usuario?

Recibí muchas respuestas:

Una usuaria me acusó de «ir a por ella» porque le dije que no podía usar el ordenador porque tenía multas pendientes en la biblioteca. Se puso muy hostil y quiso «salir fuera y arreglar esto».

Un usuario me acusó de intentar matarlo telepáticamente porque era católico.

Hace poco, un usuario me dijo que mi cara estaba mal por trabajar con niños.

A menudo me acusan de romper Internet.

Tenemos un mecenas que cree que estoy «robando su información» y enviándola a Vladimir Putin.

Varios mecenas me han acusado de ocultar formularios fiscales.

Una vez me acusaron de pertenecer a la mafia portuguesa. (Ni siquiera sabía que los portugueses tenían una mafia).

Me han acusado de formar parte del clan Seth Myers de la Mafia de los Piratas del Mar. Ojalá estuviera bromeando.

Hace poco me acusaron de ser antisemita. (Soy judío.)

Me han acusado de participar en el ciberespionaje y la guerra electromagnética. Tenemos algunos teóricos de la conspiración aquí.

Me han acusado de leer los pensamientos de alguien. Y de robarlos.

Una niña me dijo que yo no era real porque tenía el mismo nombre que su amigo imaginario y su madre le había dicho que los amigos imaginarios no eran reales.

Una de nuestras usuarias está convencida de que soy un agente de la CIA que la acosa.

Después de pedirle a una empleada de la limpieza que dejara de dejar su dentadura postiza sobre mi mesa, «me echó la bronca y me mando al diablo».

Un usuarios me amenazó una vez con matarme cuando le dije que tenía que no podía utilizar el móvil, y que para ello saliera al vestíbulo.

Una señora que cree que el gobierno está dirigido por vampiros reptilianos satánicos me acusó de traición porque me negué a ayudarla a derrocarlos.

Ayer, un indigente me acusó de mover el inodoro cuando le pedí que dejara de orinar en el suelo.

Me han dicho que todo mi personal tiene un lenguaje corporal racista.

Me acusaron de «hacer que los niños se vuelvan homosexuales» porque tenemos libros inclusivos LGBT en nuestra colección de salas juveniles.

Una mujer me exigió que me disculpara con su hijo porque mi aura era demasiado fuerte y le molestaba.

Una mujer blanca que hacía mucho ruido me acusó a mí, otra mujer blanca, de ser racista cuando le pedí que se callara.

Tenemos un usuario que me ha acusado de tenerla con él y de añadir multas a su tarjeta.

Un usuario al que bloqueé Internet presentó una queja formal contra mí por interferir en su derecho humano básico a ver pornografía.

Un usuario presentó una vez una queja formal por escrito contra mí por «sonreír demasiado». Dijo que no era profesional.

Puede que sea poco profesional que un bibliotecario sonría, pero cuando terminé de leer estos comentarios, tenía una gran sonrisa en la cara. ¿La lección? No hay que dejar que los exaltados y los locos te depriman. Sólo hay que reírse. Lo importante es que no estaba sola. Mis compañeros bibliotecarios siempre me cubren las espaldas. Y así, sin más, volví a amar mi trabajo.

Pero la próxima vez que una usuaria paranoica me acuse injustamente, podría reclutar a mis amigos del Clan Seth Myers de la Mafia de los Piratas del Mar para robar su información y enviársela a Vladimir Putin.

(Este artículo de humor aparece en la obra de Roz Warren Just Another Day At Your Local Public Library: An Insider’s Tales of Library Life. ( Roz escribe para todos, desde el Funny Times hasta el New York Times, y es también autora de Our Bodies, Our Shelves: A Collection of Library Humor. Si quieres comprar ejemplares inscritos o simplemente quieres saludarla, puedes contactar con ella en roSwarren@gmail.com)

Entrevista cultural bibliotecaria a Lutgardo Jiménez

.

Lutgardo Jiménez Martínez es animador socio cultural, y autor del magnífico libro «Una biblioteca pública y social: el Parque de María Luisa y la Plaza de España de Sevilla, 1929-2022». La obra realiza un recorrido pormenorizado por la historia de este enclave sevillano y analiza su función como biblioteca al aire libre. El libro ha sido editado por la Asociación Andaluza de Bibliotecarios, que precisamente organiza el 11 y 12 de noviembre las XXI Jornadas Bibliotecarias de Andalucía en Dos Hermanas. Lutgardo un colega entrañable ha accedido a someterse a nuestra entrevista, lo cual le agradecemos enormemente

1.- ¿Sí sólo te pudieras llevar un libro a una isla desierta?

Me llevaría “El Principito”. El Principito representa el niño que todos llevamos dentro y los sentimientos de amor, esperanza e inocencia que alimentan nuestra vida. Su forma de ver el mundo motiva al piloto a escribir el relato para reencontrarse con el niño
que alguna vez fue. En una isla desierta me haría falta echar a andar mi imaginación y para recordarme que la felicidad existe en la simpleza, tal como cuando éramos niños. Muchas de las cosas que tengo y dispongo en el mundo en el que vivo no son necesarias ni imprescindibles.


2.- ¿Qué libros leíste en el confinamiento?


Entre ellos: “Si no te gusta leer, no es culpa tuya ¿Leer o no leer? Ese es mi problema.”, de Jimmy Liao. “La Historia de la Exposición Iberoamericana de 1929”, de Eduardo Rodríguez Bernal. “Parque Centenario. Exposición (1914-2014)”, de Amparo Graciani García y Juan Lucas Chaves Maza. “El duque de Montpensier. La ambición de reinar.”, de Carlos Ros. “Bécquer. Vida y obra.”, de Juan Estruch Tobella.

Y muchos pdfs, tesis doctorales, artículos y blogs relacionados con la Exposición Iberoamericana de 1929 de Sevilla, la botánica y arquitectura del Parque de María Luisa y la Plaza de España de Sevilla.


3.- ¿Cuál es la obra maestra que sabes que debes leer y siempre se ha resistido?


“Cien años de soledad” de Gabriel García Márquez. Lo he empezado varias veces y nunca lo he terminado. Lo comencé a leer muy joven y me perdía en su relato.

4.- ¿Qué cantas bajo la ducha?

Cualquier tipo de música pero con ritmo que ponen en la radio y que tengo conectada en el baño.

5.- ¿Cuál fue el primer disco que compraste y dónde?


Un disco recopilatorio de ABBA en 1982 “The Singles: The First Ten Years”, comprado en el Corte Inglés.

6.- ¿Qué disco regalarías o recomendarías siempre?

El disco “Mil batallas” de Malú (2021).


7.- ¿Hay alguna música que te resulte insoportable?


El Reggaeton.


8.- ¿Tu película de cabecera es?


“Los Intocables de Eliot Nest”, de 1987, dirigida por Brian De Palma y “Campeones”, de 2018, de Javier Fesser.

9.- ¿En qué creador te gustaría encarnarte?

Me gustaría reencarnarme en el autor e ilustrador Jimmy Liao.

10.- Tu poeta de cabecera:

Tengo dos: Gustavo Adolfo Bécquer y Juan Ramón Jiménez,

11.- ¿Tienes un verso favorito?

“Poesía eres tú”, de G.A. Bécquer.

Y una estrofa, Rima LXXVII de G.A.Bécquer:


“Dices que tienes corazón, y solo
lo dices porque sientes sus latidos;
eso no es corazón… es una máquina
que al compás que se mueve hace ruido.”


12.- La obra de arte que más te fascina.

El monumento a Gustavo Adolfo Bécquer del Parque de María Luisa.