Archivo de la etiqueta: Bibliotecarios

Liaison Librarians: ¿Que son los bibliotecarios de enlace?

d70387_28

 

Cada vez es más frecuente encontrar en la literatura profesional el término liaison librarians, especialmente cuando se trata de determinados temas como el papel profesional del bibliotecarios en las Humanidades Digitales, Apoyo a la Investigación o en la Gestión de Datos de Investigación (RDM). la tarea fundamental del bibliotecario de enlace tiene que ver con el nuevo desempeño profesional en respuesta de las últimas tendencias en bibliotecas universitarias.

 

El término bibliotecario de enlace tiene una amplia variedad de perspectivas, incluyendo aquellas más cercanas que pueden usar diferentes terminos y matices como son “bibliotecario temático”, “Asesor bibliotecario” “bibliotecario departamental” y/o “bibliotecario integrado

Las bibliotecas universitarias existen dentro del contexto de sus instituciones específicas y comparten con estas entornos políticos, sociales y normativos más amplios. En este contexto cada vez con más frecuencia hablamos de las partes interesada​​s​ o socios colaboradores (del inglés stakeholder) en referencia a una persona, organización o empresa que tiene un interés común en una empresa u organización. Las partes interesadas pueden ser los trabajadores de esa organización, sus accionistas, los clientes, los proveedores de bienes y servicios, proveedores de capital, las organizaciones civiles y gubernamentales que se encuentren vinculadas a la misma. En este sentido el bibliotecario de enlace responde a este perfil de socio colaborador interno.

Un bibliotecario de enlace sobrepasa y amplia las funciones tradicionales de la profesión para participar en iniciativas de colaboración con el personal académico y administrativo. La biblioteconomía de enlace implica generalmente a bibliotecarios individuales que asumen la responsabilidad de apoyar a los grupos con los que se relacionan en todas las áreas principales de la biblioteconomía (formación, gestión de colecciones y servicios de referencia) y también a menudo involucra componente de “extensión”. Principalmente el bibliotecario de enlace se centran en la colaboración con el académico para conectarse mejor con los investigadores, y apoyar y de manera más intensa su trabajo académico, siendo el principal punto de contacto de un alumno o de un investigador con la biblioteca. Los bibliotecarios de enlace pueden asistir al investigador en y tareas tales como:

  • Consejos para encontrar información y pedagogía digital
  • Ayuda en el uso de recursos (bases de datos, gestores de referencias, servicios de información.. )
  • Obtener cualquier consulta sobre la biblioteca
  • Apoyo a las tareas de investigación
  • Minería de datos y de textos
  • Producción académica digital
  • Curación de contenidos, perservación, metadatos

 

En el caso de las Humanidades Digitales, esta área implica el trabajo de equipos de investigación en espacios o centros de colaboración. Los miembros del equipo podrían incluir a investigadores y profesores de múltiples disciplinas, bibliotecarios, científicos de datos y expertos en preservación, tecnólogos con experiencia en métodos críticos de computación e informática y estudiantes universitarios. Esto permite a los investigadores analizar nuevas cuestiones sobre la experiencia humana a una escala y alcance sin precedentes, fomentando una investigación altamente interdisciplinaria, involucrando a equipos de disciplinas que tradicionalmente no han interactuado con estudiosos de las humanidades, aportando visibilidad a la forma en que los humanistas piensan y trabajan.

A medida que las Humanidades Digitales (DH) evolucionan, el papel de las bibliotecas y bibliotecarios que trabajan en este campo continúa desarrollándose. Por lo general, su trabajo exige comunicarse con los departamentos, ofrecer referencias bibliográficas y ayudar en el desarrollo de la investigación en una variedad de formatos, ofrecer novedades, tendencias y manejo de colecciones. De este modo, estas nuevas funciones pueden requerir del aprendizaje de nuevas habilidades; así, los especialistas en la materia que trabajan en el campo de las humanidades se ven abocados a asumir nuevos roles como resultado del interés por las humanidades digitales, incluyendo temas relativos el valor del acceso abierto, el trabajo con formatos y herramientas sostenibles, archivos y teoría archivística, intercambio de datos, ética de la información, metadatos, publicación digital, evaluación, uso de datos y lo relativo a visibilidad de la información científica.

En lo relativo a la formación, la biblioteconomía de enlace no aboga por el abandono de los conocimientos básicos sobre la información, ni de ninguno de los otros elementos esenciales de la caja de herramientas del bibliotecario, si no que promueve activamente el desarrollo y la extensión de nuevas habilidades para participar de una manera más activa con la comunidad académica.

La tarea y el desempeño del bibliotecario de enlace, en lo que se refiere a la gestión programática de modelos, conlleva la gestión y evaluación del trabajo de cada bibliotecario de enlace para mejorar la capacidad y eficiencia de este servicio. Este proceso de construcción de relaciones y colaboración toma tiempo, pero los beneficios de trabajar en estrecha colaboración con docentes e investigadores es crucial para el éxito de la institución.

En esencia el bibliotecario de enlace demuestra el potencial del papel de enlace y enfatiza la necesidad de flexibilidad, imaginación e iniciativa en aquellos que ocupan estos puestos. La investigación necesita que los especialistas en la materia y enlaces (bibliotecarios) establezcan un fuerte compromiso para generar servicios de valor.

 

Anuncios

Programa de Capacitación de Bibliotecarios en gestión de datos de la Universidad de Berkley

research-data_infolit

Wittenberg, J., A. Sackmann, et al. “Situating Expertise in Practice: Domain-Based Data Management Training for Liaison Librarians.” The Journal of Academic Librarianship vol. 44, n. 3 (2018).  pp. 323-329. http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0099133317303968

 

El equipo de gestión de datos de investigación de la Universidad de Berkeley, en California,  implementó un programa de capacitación de bibliotecarios orientado a para mejorar las habilidades de los bibliotecarios de referencia en los principios de gestión de datos de investigación y crear una comunidad de práctica entre los bibliotecarios que proporcionen apoyo de datos de investigación. Para llevar a cabo la capacitación se asociaron a los bibliotecarios con representantes de cada división temática de la biblioteca para integrar el contenido de las disciplinas pertinentes.

El modelo de capacitación hizo hincapié en los andamiajes y los productos concretos, la enseñanza de herramientas y conceptos específicos y la creación de objetos de aprendizaje útiles para la instrucción y la divulgación. Empleando un modelo pedagógico basado en el aprendizaje, el programa tuvo más éxito que los intentos anteriores de capacitación en gestión de datos de investigación en toda la biblioteca de Berkeley. Este análisis detalla la administración del programa, el diseño curricular, la instrucción y los resultados que hicieron que el programa Librarian Training Program tuviera éxito.

Usos y actitudes de los bibliotecarios hacia los libros electrónicos

gv_20120619_biv0112_306199910

 

Hanz, K. and D. McKinnon “When Librarians Hit the Books: Uses of and Attitudes Toward E-Books.” The Journal of Academic Librarianship vol. 44, n. 1 (2018). pp. 1-14. http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0099133317303178

Los bibliotecarios ofrecen una perspectiva única sobre los libros electrónicos: por un lado, reúnen estos recursos y capacitan a los usuarios como parte de su trabajo, mientras que, por otro lado, ellos mismos pueden ser usuarios de libros electrónicos. Con el reciente aumento de las expectativas de investigación de los bibliotecarios académicos canadienses, este estudio pretendía descubrir: cuando los bibliotecarios investigan, ¿utilizan libros electrónicos y con qué frecuencia los utilizan? Este estudio examina los resultados de una encuesta de 392 bibliotecarios universitarios de todo Canadá.

La encuesta generó datos sobre el uso y las actitudes de los bibliotecarios hacia los libros electrónicos. Mientras que varios estudios examinan el uso y las opiniones de los libros electrónicos entre otros grupos de usuarios, este estudio examina cómo los bibliotecarios buscan o usan los libros electrónicos de manera diferente a otros grupos de usuarios. Los resultados ayudarán a los bibliotecarios a mejorar su trabajo de enlace y a tomar decisiones más informadas sobre el desarrollo de colecciones en sus propias instituciones.

 

Imagen de la biblioteca y los bibliotecarios en el cine. Planeta Biblioteca 2018/05/23.

42308727791_ec331f2210_b_d

ESCUCHAR AUDIO

Los 10 primeros minutos el sonido del micro de la invitada es algo deficiente. Pedimos disculpa por ello. Posteriormente solventamos el problema

Ir a descargar

 

En el programa de hoy hemos abordado el tema de la imagen de las bibliotecas y los bibliotecarios en el cine de la mano de la profesora María Rosario Andrío Esteban, cuya tesis doctoral abordo esta temática. Hemos hablado de los estereotipos, en que manera esta imagen estereotipada refleja a los bibliotecarios reales, cómo ha evolucionado esta imagen a lo largo del tiempo, desde qué perspectivas, si existe una diferenciación cuando el profesional es protagonista o personaje secundario, La imagen de la biblioteca como entidad y como espacio, etc.

TESIS DOCTORAL

Andrio Esteban, M. R.. [e-Book] La imagen de la biblioteca en el cine (1928-2015). Salamanca, Universidad de Salamanca, 2016

Texto completo

El objetivo del presente trabajo ha sido configurar el perfil de elementos visuales, actividades de usuarios y tareas profesionales que los cineastas han elegido para representar a las bibliotecas públicas a lo largo de su etapa sonora. Para ello, se obtuvo un listado de 855 películas entre 1928 y 2015 (60% fueron norteamericanas y un 7% españolas) en las que se identificaron 1.642 escenas con biblioteca. Un análisis descriptivo permitió detectar 1.220 bibliotecarios y cerca de 9.000 usuarios realizando diversas actividades. Los resultados muestran que la imagen de la biblioteca se configura en la mayoría de los filmes con pocos elementos. Libros, estanterías, tejuelos, etiquetas de materia y algunos ornamentos son suficientes. Por otra parte, el bibliotecario posee en general una imagen más estereotipada que las bibliotecarias, que apenas muestran los rasgos clásicamente asociados ,especialmente si son protagonistas. Sus tareas más frecuentes son la atención al usuario y el trabajo técnico, ordenar el fondo, mantener el orden y el préstamo, labores más próximas al auxiliar que al experto. Para los cineastas la mayoría de los usuarios son varones y se dedican a hablar entre ellos, consultar, leer y estudiar. Desde un punto de vista profesional, para el cine hay dos tipos principales de bibliotecas: la pública y la académica. Sus funciones relacionadas son el apoyo a la educación formal y como lugar de reunión social como imágenes más cinemáticas. En conjunto, la representación de la biblioteca en el cine ha variado relativamente poco desde hace 90 años, a pesar de los grandes avances tecnológicos de la profesión.

Sixto IV nombra a Bartolomé Platina Prefecto de la Biblioteca Vaticana

melozzo_da_forlc3ac_-_foundation_of_the_library_-_wga14779

 

El fresco es una de las efigies celebratorias más conocidas del pontificado de Sixto IV. Procede de la Biblioteca Apostólica Vaticana, fundada por el mismo pontífice dos años antes, el 15 de junio de 1475, y representa el nombramiento del primer prefecto de la Biblioteca, el humanista Bartolomeo Sacchi llamado Platina.

 

La Biblioteca Apostólica del Vaticano es la biblioteca que la Santa Sede creo y organizó en el Vaticano desde el siglo XV; tiene una de las colecciones de textos antiguos y libros raros entre los más importantes del mundo que datan del siglo I d. El Prefecto es el máximo responsable de esta institución, tiene la tarea de coordinar un equipo multidisciplinar que gestiona un patrimonio de un millón seiscientos mil volúmenes, 80.000 manuscritos y 9.000 incunables. Patrimonio que se entregará a las generaciones futuras gracias a un proyecto de digitalización con consecuencias tanto para el uso como para la conservación.

El fresco desprendido procede de uno de los aposentos de la antigua Biblioteca Vaticana, fundada en 1475 por Sixto IV della Rovere (pontífice desde 1471 hasta 1484). Al trasladarse a Roma en 1475 y destacar en la Corte Pontificia, Melozzo da Forlì ilustra el episodio histórico relativo al nombramiento del humanista Bartolomé Sacchi, llamado Platina, como primer Prefecto de la Biblioteca. Los protagonistas, cuyos rasgos somáticos han sido fuertemente caracterizados y, en consecuencia, hay que considerarlos verdaderos retratos, se ubican dentro de una grandiosa arquitectura que otorga una dimensión monumental a la escena, lo cual resalta su solemnidad. Platina, en el centro, de rodillas, recibe la investidura y dirige el dedo índice de la mano derecha hacia una inscripción realizada por él mismo que exalta las hazañas de Sixto IV en la ciudad de Roma. Sixto IV se halla sentado en un trono a la derecha, entre los sobrinos cardenales y los sobrinos laicos: el protonotario apostólico Raffaele Riario a su derecha; Giuliano della Rovere, futuro papa Julio II (pontífice desde 1503 hasta 1513), parado frente a él; Girolamo Riario y Giovanni della Rovere a las espaldas de Platina.

Este es el texto en latín de la inscripción de Platina:

‘Templa, expositis domum, vicos, foros, Moenia, Pontes, / Virgineam trivii quod repararis aquam, / Prisca Licet Nautis Statuas dar commoda portus / Et Vaticanum girding iugum Sixte, / Plus debet tamen urbs. Nam quae squalore latebat, / Cernitur en la famosa biblioteca local.

 

En la actualidad el Prefecto de la Biblioteca Vaticana es Msgr. Cesare Pasini. Cesare Pasini (Milán, 3 de febrero de 1950) es presbítero y prefecto bibliotecario italiano de la Biblioteca Apostólica Vaticana desde 2007.

“Aliados naturales”: Bibliotecarios, Archivistas y Datos en los Proyectos Internacionales sobre Humanidades Digitales

dh20master_photo_final_small

Poole, Alex H. ; Garwood, Deborah. ‘Natural Allies’: Librarians, Archivists, and Big Data in International Digital Humanities Project Work” Journal of Documentation 74(4):804-826 [Pre-Print]. DOI 10.1108/JD-10-2017-0137

Texto completo

 

El proyecto Digging into Data 3 (DID3) (2014-2016), diez financiadores de cuatro países (EE.UU., Canadá, el Reino Unido y los Países Bajos) concedieron 5,1 millones de dólares a 14 equipos de proyecto para llevar a cabo una investigación intensiva, interdisciplinaria e internacional sobre humanidades digitales (DH). El propósito de este trabajo es utilizar los proyectos DID3 como un estudio de caso para explorar la siguiente pregunta de investigación: ¿qué roles asumen los bibliotecarios y archiveros en los proyectos de DH internacionales, interdisciplinarios e intensivos en datos?

Se consiguió la participación de 53 personas que representaban a once proyectos. Es un estudio de caso cualitativo que incluye muestreos, entrevistas semiestructuradas y análisis fundamentado. Los bibliotecarios o archiveros participaron oficialmente en 3 de los 11 proyectos (27,3%). Tal vez lo más importante es que los profesionales de la información desempeñaron funciones no oficiales vitales en estos proyectos, como consultores y enlaces y también como apoyo técnico. La experiencia en Información y Documentación (LIS) ayudó a los investigadores de DID3 en temas como la visualización, la gestión de derechos y las pruebas de usuario. Los participantes en DID3 también sugirieron formas en las que los bibliotecarios y archiveros podrían apoyar aún más los proyectos de Humanidades Digitales, concentrándose en tres áreas clave: curaduría, extensión y formación. Finalmente, se sugieren seis áreas para la investigación futura. Existe un gran potencial sin explotar para que los bibliotecarios y archiveros colaboren con los estudiosos de las Humanidades Digitales (DH); existiendo una brecha entre el conocimiento de los investigadores y la capacidad de los profesionales de la información.

Las partes interesadas harían bien en considerar cinco recomendaciones. En primer lugar, el trabajo de los bibliotecarios y archiveros sigue siendo en gran medida invisible en estos proyectos. Debe hacerse visible para explotar los recursos existentes y proporcionar pruebas de la necesidad de recursos adicionales; una cultura de la evaluación puede ayudar a ello. En segundo lugar, se debe aprovechar la infraestructura y desarrollar o clarificar las políticas para una colaboración óptima entre los bibliotecarios y las Humanidades Digitales. En tercer lugar, las partes interesadas deben tener en cuenta sus prácticas de contratación, centrándose más en la retención de aquellos con conocimientos y habilidades tanto técnicos como de dominio. En cuarto lugar, la curaduría digital y la participación en el ciclo de vida ofrecen a los bibliotecarios y archiveros tal vez la oportunidad más sólida de trabajar con estudiosos de la DH. Quinto, los profesores de Información y Documentación deben alinear sus currículos con las necesidades actuales y futuras de investigación y las oportunidades de empleo.

A partir de este estudio de caso, cuyos resultados sólo pueden generalizarse teóricamente, las investigaciones futuras podrían considerar seis preguntas. En primer lugar, en el trabajo de DH, ¿los propios bibliotecarios prefieren ser socios o colaboradores o simpatizantes o investigadores o alguna combinación de todos ellos? La literatura sigue siendo ambigua; este estudio refuerza la ambivalencia y la ambigüedad de las posiciones de los bibliotecarios en el trabajo de DH. Notablemente, a pesar del optimismo evocado en la literatura, pocos de los responsables participantes en este estudio vieron a los bibliotecarios como socios de pleno derecho. Se insistió en que los bibliotecarios “están aprendiendo lentamente”, pero estipuló que “se necesita hacer mucho más”.

En segundo lugar, ¿qué habilidades específicas podrían adquirir los especialistas en DH y los bibliotecarios para participar eficazmente en los proyectos de DH? Por ejemplo, los tres participantes capacitados en LIS mencionaron el conocimiento del dominio, la programación y el desarrollo de herramientas, la escritura científica, los algoritmos y las taxonomías; un bibliotecario en ejercicio mencionó la interacción de imágenes, la discusión de datos y el modelado de datos.

En tercer lugar, ¿qué seguimiento han realizado los financiadores con respecto a la gestión de datos de los proyectos de DID3? Exigir un DMP en la etapa de aplicación es una cosa; monitorear los cambios y el cumplimiento en el DMP a lo largo del proyecto, y mucho menos después, es otra muy distinta.

En cuarto lugar, ¿se pueden reutilizar los datos de los proyectos de DID3 en cualquier momento y lugar en que se hayan depositado? ¿Se ha reutilizado y, en caso afirmativo, cómo? Uno de los participantes respondió”Nosotros creamos este maravilloso recurso y la gente quiere saber cómo se está usando… sería bueno hacer algún tipo de encuesta en algún momento para averiguarlo”. Sin embargo, es posible que los equipos de proyecto carezcan de incentivos para llevar a cabo dicho trabajo de seguimiento, especialmente una vez transcurrido el período activo de la subvención. Esta pregunta merece un análisis más profundo para hacer que los datos financiados con fondos públicos sean reutilizables.

Quinto, ¿ayudan los bibliotecarios y archiveros a desarrollar los corpus que se utilizan y reutilizan en el trabajo de las Humanidades Digitales? En caso afirmativo, ¿en qué medida participan y de qué manera? Como meditaba otro de los encuestados, “Supongo que si consideras que ancestry.com involucra a archiveros, [el proyecto] debe haberlo hecho”.

En sexto lugar, ¿cómo pueden los profesionales de la información, como los bibliotecarios y archiveros, aportar sus conocimientos a las funciones y responsabilidades de gestión de proyectos? Las habilidades de LIS no sólo se adaptan a la curaduría digital, sino también a la gestión de proyectos. El potencial de sinergia es evidente.

En conclusión, este estudio apoya la premisa de los financiadores de DID3 de que la colaboración interdisciplinaria en el entorno en red alimenta las sinergias entre los investigadores de LIS y DH, ya que colaboran en la creación de bases de conocimiento sostenibles más innovadoras de lo que cualquiera de los dos podría crear por sí solo. Aunque la colaboración lleva tiempo y tanto los profesionales como los académicos del LIS necesitan capacitación y experiencia relevantes, las consultas iniciales sugieren una mayor robustez a partir de la colaboración conjunta en los proyectos estudiados.

Por lo tanto, las bibliotecas y los bibliotecarios deben involucrarse desde el comienzo mismo de los proyectos de DH , a pesar de los puntos en común entre las humanidades digitales y la información y Documentación, y su evidente aunque a veces sutil congruencia tal y como la perciben los participantes en el estudio, los dos campos todavía tienen que colaborar más intensamente de manera que puedan explotar todo su potencial.

 

 

 

Formación profesional e Inserción laboral en Información y Documentación. Planeta Biblioteca 2018/05/18.

41250769375_4fb37649f4_b_d

Escuchar el programa

Ir a descargar

 

Hemos conversado con los alumnos Celeste Jiménez, Alvaro Azores y Daniel Diego de último año de grado en Información y Documentación sobre la formación recibida durante su formación profesional como futuros bibliotecarios y documentalistas, la adecuación al mercado laboral, su capacitación técnica y profesional, posibles orientación laboral, y su visión de las bibliotecas para el futuro.