Archivo de la etiqueta: Bibliotecarios

Cualquiera puede ser bibliotecario

5e50b4357d0410696492e710437e0942-school-days-the-school

“Siempre que haya libros para ser compartidos, catalogados meticulosamente, cualquiera puede ser bibliotecario. Cuando cualquiera puede ser bibliotecario, la biblioteca está en todas partes” ”

Marcell Mars.

Marcell Mars (Nenad Romić) es investigador cultural, artista y hacker. Es uno de los fundadores del repositorio abierto sobre conocimiento compartido Public Library

 

El papel de los bibliotecarios como educadores en espacios de creación de bibliotecas públicas

 

maker1

 

Rachel D. Williams , Rebekah Willett. Makerspaces and boundary work: the role of librarians as educators in public library makerspaces. Journal of Librarianship and Information Science. Volume: 51 issue: 3, page(s): 801-813

https://doi.org/10.1177/0961000617742467

Texto completo

Descrito como “la nueva revolución industrial” (Anderson, 2012), el movimiento de los creadores ha captado la atención de educadores y formuladores de políticas de una amplia variedad de instituciones. Cada vez más, las bibliotecas públicas han adoptado el movimiento habilitando espacios de creación, que proporcionan espacios comunitarios para que las personas se reúnan, usen equipos y herramientas y aprendan.

Sin embargo, existe cierta ambigüedad en las formas en que los espacios de creación de bibliotecas públicas están siendo enmarcados y entendidos. Como espacios de aprendizaje, los espacios de creación se construyen discursivamente en la literatura profesional como revolucionarios y como una continuación de los principios básicos de las bibliotecas públicas; como espacios para que los expertos compartan sus habilidades y para que las personas persigan un aprendizaje autónomo; que requieren nuevas habilidades profesionales de los bibliotecarios, a la vez que aprovechan las habilidades tradicionales de los bibliotecarios como conectores de su comunidad (Willett, 2016)

Estas ambigüedades en relación con la forma en que se ven y promulgan los espacios de creación crean desafíos para los bibliotecarios públicos en relación con roles profesionales potencialmente nuevos y nuevas visiones para las bibliotecas. Estos procesos de definición del papel de las bibliotecas y bibliotecarios son cruciales para que los espacios de creación y la programación relacionada se alineen con los principios, las posibilidades y las limitaciones de las bibliotecas públicas

Este artículo explora el desempeño de los bibliotecarios públicos en el trabajo de límites en relación con la enseñanza y el aprendizaje en espacios de creación de bibliotecas. El trabajo de límites ocurre cuando los individuos delinean su dominio de conocimiento. Se hicieron entrevistas con 23 miembros del personal de la biblioteca para analizar las formas y características del trabajo de límites relacionado con el papel de las bibliotecas y los bibliotecarios en la programación de un Makerspace. Los hallazgos muestran que los bibliotecarios públicos realizan un trabajo de límites en relación con los roles de (1) bibliotecas como espacios para experiencias basadas en libros y basadas en creadores, (2) bibliotecarios como especialistas en información y educadores, y (3) bibliotecas como espacios para acceder recursos individuales y sociales para el aprendizaje. Las formas y características del trabajo fronterizo incluyen coordinación, identificación, justificación, reflexión y cambio.

La biblioteca de hospital en Portugal: la visión de los bibliotecarios

20160823_werner_4791-cropped-ns.original

 

Saraiva, Rosa ; Alonso-Arevalo, Julio ; Lopes, Carlos. La biblioteca de hospital en Portugal: la visión de los bibliotecarios. Revista Cubana de Información en Ciencias de la Salud, vol 30, 4 (2019)

Texto completo

El objetivo de este trabajo fue identificar la perspectiva profesional de los bibliotecarios y de las bibliotecas de hospital en Portugal y su proyección futura. Se trata de un estudio descriptivo, por medio de una investigación no experimental, basada en un método de análisis cualitativo. Para este estudio se utilizó una muestra de 13 profesionales que, de alguna manera, tienen una conexión/conocimiento con el trabajo desarrollado en las bibliotecas hospitalarias. Se buscó disponer de una muestra que cubriera el país de norte a sur para que los resultados pudieran ser representativos de la realidad portuguesa. Los resultados indican que los profesionales que trabajan en las bibliotecas del área de salud en Portugal consideran que no existe una formación profesional específica para este campo con características muy particulares frente a otras realidades bibliotecarias. Además, estiman que los profesionales de la salud que trabajan en bibliotecas deberían estar integrados a los equipos clínicos y de investigación de sus instituciones. Por otra parte, dada la importancia que tiene hoy la medicina basada en la evidencia, se hace necesario el desarrollo de nuevos roles que los bibliotecarios deben asumir. También consideran que corresponde al bibliotecario de la salud asumir los desafíos, invertir en la actualización y adquisición continua de habilidades, fortalecer su papel en las instituciones en las que se inserta, y justificar, de este modo, el valor añadido de la profesión.

Un bibliotecario premiado en EE.UU. Salmantinos sin fronteras

 

40bf4792ce331ab7be2d329e27e5c212

 

Un bibliotecario premiado en EE.UU. Salmantinos sin fronteras

DGRATIS 20 de diciembre de 2019

Descargar artículo en PDF

 

“Para que nuestro trabajo sea eficaz y podamos establecer conexiones significativas con nuestra comunidad de usuarios, tenemos que conectar emocionalmente con ellos, escucharlos, observarlos y hacerles partícipes de la biblioteca. La biblioteca no es un solo un edificio con colecciones. La biblioteca somos todos”

 

Jesús Alonso Regalado no es un bibliotecario al uso. ¿Recuerdan aquel profesional que se  escudaba tras un mostrador y que trataba con el usuario lo mínimo posible? Pues este salmantino, diplomado en Biblioteconomía y Documentación, y licenciado en Filología Hispánica, por la Universidad de Salamanca, no tiene nada que ver con esa vieja percepción sobre su gremio. Él es un bibliotecario adaptado a su tiempo. Una versión avanzada, si así lo prefieren. Y es que su labor, que desarrolla en la Universidad de Albany, se extiende mucho más allá de prestar libros a los alumnos. Dejemos que él mismo lo explique: “Actualmente, soy el bibliotecario especialista en lenguas romances, estudios latinoamericanos, e historia. Mi trabajo se centra fundamentalmente en desarrollar las colecciones, facilitar sesiones de educación de usuarios y apoyar a los profesores y alumnos con sus necesidades de información para sus investigaciones, enseñanza y aprendizaje.”

Horas de tiempo y esfuerzo que no han pasado desapercibidas para la Asociación Americana de Bibliotecas, entidad que acaba de convertirlo en uno de los ganadores del premio ‘Love My Librarian’ 2019. Este galardón, considerado como uno de los más importantes del sector en Estados Unidos, reconoce los logros de diez bibliotecarios excepcionales por su trabajo en centros públicos, escolares, comunitarios y universitarios del país. En esta edición, se enviaron más de 1.950 nominaciones.

“Recibir este premio, al que te nominan tus propios usuarios, es el mejor reconocimiento que me pueden dar como bibliotecario. Diariamente, ayudamos a millones de personas en todo el mundo, pero esta labor es, en gran medida, invisible a los ojos de la sociedad”, comenta.

 

En cuanto a la figura de estos profesionales en Estados Unidos, Jesús señala una diferencia principal con respecto a España: en muchas de las bibliotecas académicas estadounidenses también son docentes. “Tener ese estatus ayuda a que los profesores nos consideren como profesionales a su mismo nivel y permite que trabajemos en colaboración en sus investigaciones y sus cursos.”   

 

Entre los motivos que se han tenido en cuenta para su nominación, ha destacado su interés por la integración de las nuevas tecnologías en su desempeño diario. “Es fundamental para poder realizar todas las funciones del bibliotecario, desde el conocimiento para la adquisición de libros electrónicos y vídeos en streaming, pasando por la alfabetización digital, y la comunicación con alumnos y profesores.”  También aboga por un acceso gratuito a la información para todos los alumnos, independientemente de su poder adquisitivo. “Ahora mismo, estoy trabajando en un proyecto para facilitar el acceso abierto a una serie de recursos de investigación, generados por mi Universidad y una red de centros investigación sobre los latinos en EE.UU., especialmente en el Estado de Nueva York”, asegura. Con el objetivo de llevar los
servicios bibliotecarios de apoyo a la investigación a los estudiantes, en el 2008, creó la iniciativa “Bibliotecario con un café con leche“. “Su puesta en marcha es sencilla y animo a otros compañeros a llevarla a cabo: solo es necesario un ordenador portátil, un café, un estudiante con necesidades de información y un bibliotecario con entusiasmo y ánimo de ayudar. La experiencia fue un éxito porque consiguió que nos pudiéramos acercar a todos aquellos que se sienten intimidados por la biblioteca. Cuando hablaban conmigo en torno a un café, muchos de ellos se animaban a entrar.”

“Para que nuestro trabajo sea eficaz y podamos establecer conexiones significativas con nuestra comunidad de usuarios, tenemos que conectar emocionalmente con ellos, escucharlos, observarlos y hacerles partícipes de la biblioteca. La biblioteca no es un solo un edificio con colecciones. La biblioteca somos todos”, añade.

En cuanto a la figura de estos profesionales en Estados Unidos, Jesús señala una diferencia principal con respecto a España: en muchas de las bibliotecas académicas estadounidenses también son docentes. “Tener ese estatus ayuda a que los profesores nos consideren como profesionales a su mismo nivel y permite que trabajemos en colaboración en sus investigaciones y sus cursos.” Veinte años después de dejar su ciudad natal gracias a una beca Fulbright, ha trabajado en las universidades de Pittsburgh, Notre Dame y en la División Hispánica de la Biblioteca del Congreso en Washington D.C., antes de asentarse en Albany. Sin embargo, su cariño hacia la capital del Tormes sigue intacto. “Espero que ahora los bibliotecarios españoles sean más reconocidos que hace unas décadas. Me gustaría destacar la labor de Julio Alonso Arévalo, en la Facultad de Traducción y Documentación de la Universidad de Salamanca, un profesional reconocido en todo el mundo y del que tanto he aprendido; y la de Eduardo Hernández Pérez, excelente guía de la Biblioteca Histórica”.

Un bibliotecario salmantino, galardonado con uno de los premios más importantes del sector en EE.UU

 

jesus-alonso-regalado1-e1576139233993

JESÚS ALONSO REGALADO ES EL GANADOR DE UNO DE LOS DIEZ PREMIOS ‘I LOVE MY LIBRARIAN 2019’, OTORGADO POR LA ASOCIACIÓN AMERICANA DE BIBLIOTECAS (ALA)

Por

Marian Marcos

 

El bibliotecario salmantino, Jesús Alonso Regalado, se ha convertido en uno de los ganadores del premio ‘I Love My Librarian 2019’. Este galardón, que otorga cada año la Asociación Americana de Bibliotecas (ALA), es uno de los más importantes del sector en Estados Unidos, ya que reconoce los logros de diez bibliotecarios excepcionales por su trabajo en centros públicos, escolares, comunitarios y universitarios.

 

Así, Jesús Alonso Regalado, bibliotecario temático del Department of History, the Department of Latin American, Caribbean and Latina/o Studies, (LACS) y del Department of Languages, Literatures and Cultures (LLC) en la Universidad de Albany, ha sido reconocido por su liderazgo e impacto en la vida de los estudiantes y profesores. Su nominación estuvo a cargo de los profesores Alejandra Bronfman e Ilka Kressner, quienes destacaron su participación activa en los cursos de métodos básicos para estudiantes de pregrado y postgrado.

Asimismo, también se tuvo en cuenta la ayuda que presta a todos los profesores a la hora de conseguir materiales para la enseñanza y la investigación. Por otra parte, Regalado también colabora en la gestión de sus presencias en línea y en el manejo de bases de datos bibliográficas. Finalmente, los nominadores destacaron su apoyo a la enseñanza y al fomento de la alfabetización digital, así como su compromiso con el Acceso abierto, movimiento que promueve el acceso libre y gratuito a la literatura científica, fomentando su libre disponibilidad en Internet. El profesorado también se beneficia de su pasión por crear una conexión entre las fuentes de información y los usuarios finales.

A través de su programa “Bibliotecario con un café con leche“, Jesús Alonso Regalado trabaja con los estudiantes para identificar los recursos de investigación y les ayuda a filtrar las grandes cantidades de información digital e impresa disponible en la biblioteca y en línea.  También se asegura de que todos los estudiantes tengan acceso a los libros de texto y a otros tipos de información, independientemente de su capacidad adquisitiva.

Cabe mencionar que Jesús es el responsable de custodiar los diarios del escritor Gonzalo Torrente Ballester (1910-1999), que el novelista donó en 1967 cuando ejerció de profesor en la la Universidad de Albany.

El premio

Para optar al galardón, cada nominado debe ser un bibliotecario con una maestría de un programa acreditado por la American Library Association en estudios de bibliotecas e información. Además, deben estar trabajando alguna de las bibliotecas públicas, bibliotecas escolares o universitarias acreditada, dentro de Estados Unidos.

Cada uno de los diez bibliotecarios seleccionados recibe un premio en efectivo de 5.000 dólares, una placa y un estipendio de viaje para asistir a una ceremonia de reconocimiento y recepción en su honor, que este año se celebrará en Filadelfia.

 

El asesinato de la bibliotecaria Juana Capdevielle durante la Guerra Civil, el mismo día que mataron a Federico García Lorca

71s1-gnrkbl

Juana Capdevielle nació en Madrid y se fue a Pamplona para estudiar en un instituto. Regresó a Madrid para estudiar Filosofía y Letras en Madrid en la universidad, y se incorporó al cuerpo de Archiveros y Bibliotecarios. También trabajó en la capital de Madrid en la Facultad de Filosofía y Letras y en el Ateneo, donde promovió la cooperación entre ambas instituciones. luego viajó a Francia, Alemania, Suiza y Bélgica.

Se convirtió en la primera mujer jefa de una biblioteca en la universidad española, en 1933, y ocupando ese cargo, ese mismo año coordinó el traslado de importantes fondos dispersos en otras dependencias de la universidad a las nuevas instalaciones en la Ciudad Universitaria Como miembro perteneciente a la Asociación de Bibliotecarios y Bibliógrafos y colaboró  en los trabajos preparatorios del II Congreso Internacional de Biblioteconomía y Bibliografía, celebrado en Madrid y Barcelona del 20 al 30 de mayo de 1935, en el que también presentó un informe sobre bibliotecas hospitalarias con aportaciones derivadas de sus prácticas voluntarias en este medio. En su trayectoria de mujer culta y progresista, admiraba a José Ortega y Gasset, de quien fue alumna, y a María Zambrano,  quien fue compañera de estudios.

Contrajo matrimonio con Francisco Pérez Carballo, profesor universitario y político de izquierda republicana y gobernador de La Coruña, se trasladó a Galicia. Su marido fue detenido y fusilado por los militares rebeldes en julio de 1936, al comienzo de la Guerra Civil española. Poco después, el 18 de agosto, fue detenida por la Guardia Civil. A la mañana siguiente su cuerpo fue encontrado en Rábade; había sido violada y posteriormente asesinada el mismo día que Federico García Lorca. Juana estaba embarazada en el momento de su asesinato. ​Acababa de cumplir treinta y un años.

El poeta le dedico este poema Claudio Rodríguez Fer le dedicó este poema en 2009

 

Chamábase Juana Capdevielle
como podía chamarse a vida mesma;
morreu, como vivía, de amor e liberdade.

En Rábade deixounos un caravel
para reinventar o amar; un xirasol
co que pacer a paz e unha violeta
para fabricar futuros máis muller. 

 

El Centro “Xoana Capdevielle” de la Universidad de la Coruña lleva su nombre. M.ª Cristina Gállego Rubio escribió el libro Juana Capdevielle San Martín. Bibliotecaria de la Universidad Centralque recoge la historia de esta mujer que aborda la labor intelectual y profesional de esta mujer que fue protagonista del cambio de la biblioteca universitaria hacia un servicio moderno y con proyección social.

Bibliografía

Juana Capdevielle San Martín. Recuerdos personales de un aprendiz de historiador
Ignacio Panizo Santos

Civallero, Edgardo. Juana Capdevielle, bibliotecaria represaliada. Pre-print.

Herrera Tejada, Clara. Juana Capdevielle, bibliotecaria del Ateneo de Madrid (1933-1936).

Juana Capdevielle en la wikipedia

Palomera Parra, Isabel. Juana Capdevielle San Martín en el Archivo de la Universidad Complutense de Madrid 

Los bibliotecarios utilizan un enfoque de hackatón en los sprints de investigación

research-sprints

 

Ready, Set, Research!: Librarians use hackathon-like approach with research sprints. Amercian Libraries. By Timothy Inklebarger | December 3, 2019

Texto completo

 

Una hackathon o hackatón, es un término usado en las comunidades hacker para referirse a un encuentro de programadores cuyo objetivo es el desarrollo colaborativo de software, aunque en ocasiones puede haber también un componente de hardware. Estos eventos pueden durar entre dos días y una semana. El objetivo es doble: por un lado hacer aportes al proyecto de software libre que se desee y, por otro, aprender sin prisas. El término integra los conceptos de maratón y hacker, aludiendo a una experiencia colectiva que persigue la meta común de desarrollar aplicaciones de forma colaborativa en un lapso corto. Se cree que el término fue creado en 1999 de forma independiente por los desarrolladores del OpenBSD y el equipo de marketing de Sun Microsystems.

 

Los sprints o carreras de investigación adoptan el mismo enfoque, pero con bibliotecarios que conectan a los estudiantes y al profesorado con expertos en sus diversos campos que pueden, en cortos períodos de tiempo, resolver problemas de investigación que de otro modo podrían llevar meses o años.

Diana Perpich, especialista en tecnología académica de la Universidad de Michigan (U-M), dice que su biblioteca comenzó a organizar carreras académicas en el verano de 2018 y que ha abordado una amplia variedad de temas de investigación, incluyendo la exploración del impacto de la tecnología de reconocimiento facial en las comunidades de color, el desarrollo de un sistema de gestión de datos para la información sobre el agua potable pública y la creación de una guía para que los académicos protejan su anonimato a la vez que investigan en la red oscura.

Los proyectos a menudo requieren datos de una amplia gama de fuentes, y encontrar la colección correcta puede ser clave para hacer avanzar en la investigación. Caitlin Pollock, especialista en investigación digital de la Biblioteca de la Universidad de Michigan, dice que es común que los estudiantes no sepan a dónde acudir para encontrar la experiencia o guía correcta. En este sentido los bibliotecarios pueden ser fundamentales ya que ayudan a resolver más rápidamente los obstáculos que deben superar para que la investigación avance más rápidamente.

El papel de la biblioteca es fundamental para anunciar y difundir el programa para fomentar una mayor participación. La biblioteca también trabaja para determinar si los proyectos en los que los bibliotecarios e investigadores podrían ayudar también contribuirán a su desarrollo profesional.