Archivo de la etiqueta: Bibliotecarios

Desafíos del profesional de la información: formación y creatividad para posicionarse en el mundo actual

“Desafíos del profesional de la información: formación y creatividad para posicionarse en el mundo actual”

Conferencista: Julio Alonso Arévalo (Universidad de Salamanca, España)

Modera: Paulina Szafran. Coordinadora. Profesora Agregada. Departamento Información y Sociedad – Instituto de Información (FIC)

15 de abril de 2021 a las 15:00 hs (Uruguay) 20:00 hs (España)

Entrevista muy personal a Julio Alonso Arévalo

“La palabra bibliotecario entraña un encanto único, un carácter romántico y un vocablo que por sí mismo genera confianza”

Descargar

Entrevista muy personal que le hemos realizado al bibliotecario de la USAL Julio Alonso Arévalo. número 17 de la revista online, trimestral y gratuita que nuestro Centro de Formación “Auxiliar de Biblioteca” S.L.U. edita, sobre Biblioteconomía en España, titulada DESIDERATA. Comprende los meses de abril, mayo y junio de 2021.

Bibliotecas públicas: profesionales para todos los públicos

Bibliotecas públicas: profesionales para todos los públicos: IX Congreso Nacional de Bibliotecas Públicas. Madrid: Ministerio de Cultura y Deporte, 2019

Texto completo

El IX Congreso Nacional de Bibliotecas Públicas se celebró en el Riojaforum de Logroño los días 28, 29 y 30 de noviembre de 2018.

El Congreso, que el Ministerio organiza cada dos años, contó en esta ocasión con la colaboración de la Consejería de Desarrollo Económico e Innovación de La Rioja y el apoyo de los Comités Científico y Organizador, en el que participaban profesionales de las Comunidades Autónomas, la FEMP, fundaciones y asociaciones profesionales de bibliotecas.

Desde hace dos décadas hemos asistido a un escenario de transformaciones profundas que se han sucedido a un ritmo vertiginoso. Internet ha supuesto una verdadera revolución que ha afectado a nuestra forma de ver el mundo, cada vez más globalizado, y de relacionarnos, en una sociedad hiperconectada.

El ámbito de la biblioteca pública no ha sido ajeno a estas transformaciones. Bien al contrario, como instituciones a pie de calle, en contacto directo con la ciudadanía e íntimamente relacionado con la información y la documentación, se ha visto enormemente afectado por estos cambios: durante más de un siglo fueron las instituciones que ostentaban prácticamente en exclusiva la llave de acceso al conocimiento para gran parte de la población.

Estos cambios han afectado directa e inevitablemente a los profesionales que trabajaban en las bibliotecas. Este pareció el momento de realizar una reflexión acerca del papel que desempeñaban los profesionales de las bibliotecas públicas españolas en la sociedad: qué demandaban y qué ofrecíamos a nuestros usuarios reales y potenciales, qué formación debíamos impartir a las futuras generaciones de bibliotecarios, qué competencias debíamos adquirir y cuáles eran las habilidades de los profesionales que integran nuestras plantillas. Todo ello para intentar discernir cuál era nuestro lugar dentro de la sociedad, de qué forma podíamos ser más útiles a una ciudadanía que posee autonomía informacional, unas altas expectativas tecnológicas y para la cual la biblioteca pública era una de las instituciones con más prestigio.

Por otro lado, han surgido nuevas tendencias en la gestión de las instituciones que se han alejado del modelo jerárquico para centrarse en procesos abiertos, inclusivos y transparentes. En qué medida la gestión de nuestras bibliotecas ha cambiado y hacia dónde se dirigía en este sentido era un tema de gran interés para la comunidad bibliotecaria.

Los servicios de las bibliotecas públicas orientados a minorías y sectores desfavorecidos también ocuparon un lugar destacado. Debíamos asegurar que las personas que pertenecían a estos colectivos hicieran uso de las bibliotecas públicas de la forma más independiente posible. El Congreso Nacional de Bibliotecas Públicas era un marco inigualable para impulsar un plan o estrategia nacional que estableciera la hoja de ruta para que las bibliotecas supieran cómo actuar para conseguir una biblioteca inclusiva.

A lo largo de estos 3 días profesionales del mundo académico, responsables de políticas bibliotecarias y de gestión y, por supuesto, bibliotecarios debatieron en torno a todos estos temas. Juntos, para intentar vislumbrar el futuro de nuestra profesión.

¿Una biblioteca sin colección? ¿Colecciones sin biblioteca?

Tesnière, Valérie. “Une bibliothèque sans collection ? Des collections sans bibliothèque ?”. Bertrand, Anne-Marie, et al.. Quel modèle de bibliothèque ? Villeurbanne: Presses de l’enssib, 2008. (pp. 140-151)

Texto completo

PDF

ePUB

En 1997, en el mundo científico, la representación generalizada de la biblioteca es la de un lugar donde debe prevalecer la relevancia de la información buscada. Esta concepción se remonta al auge de las prácticas de documentación y las bases de datos factuales en los años 70. La contrapartida es la relegación de las colecciones físicas, construidas a lo largo de los años, al almacén de las antigüedades, con la excepción de dos o tres disciplinas como las matemáticas y la química, que todavía sienten la necesidad de referirse a los logros antiguos. Ya no hay que preocuparse por la cantidad, ni perder el tiempo buscando la calidad en la producción editorial actual, en este caso académica. La potencia de las nuevas herramientas informáticas, así como de Internet están desplazando las prácticas de excelencia profesional hacia la asistencia personalizada a la investigación, en un universo de información cada vez menos organizado. Esta constatación de un aumento del poder de los servicios en las bibliotecas se corresponde con la aparición del concepto de biblioteca digital.

¿Es esta la prioridad? ¿Se han entendido bien los problemas? ¿Dónde está el valor añadido de la biblioteca y del bibliotecario? Existe una brecha radical entre las bibliotecas de investigación y las bibliotecas públicas, en el sentido amplio del término, es decir, las bibliotecas que acogen a los lectores en formación inicial o continua o a los lectores implicados en un proceso cultural; entre la investigación, en particular la científica, que se está desplazando masivamente a Internet, y el resto. Esta es la principal línea divisoria: por un lado, un público iniciado que no puede trabajar sin herramientas en línea y para el que la biblioteca es sobre todo un centro de gestión de suscripciones en línea, y por otro, un público que está “aprendiendo”, ya sea como estudiante o a lo largo de su vida.

Por lo que estamos asistiendo a una especie de evaporación de la noción de colección, que socava la identidad de la biblioteca. Las bibliotecas científicas se están convirtiendo en un lugar en el que la colección ya no existe, o al menos la colección construida por otros (editor, agregador de contenidos) pone en cuestión la profesión tradicional de bibliotecario (selección y conservación). Pensemos, por ejemplo, en estos pocos puntos:

  • ¿Qué lugar ocupa la selección?
  • Tendencia a estandarizar la oferta acentuada por un modelo económico dominante
  • Pago de un derecho de uso con validez y duración limitadas frente a la adquisición de un documento
  • Derechos de archivo mal asegurados y continuidad incierta del servicio.

Pero hay que recordar que, desde el siglo XIX, los editores también han tendido a imponer a los bibliotecarios sus colecciones comerciales (las estanterías de Que sais-je?), y que el papel ácido ha confundido durante algún tiempo a las instituciones con misiones explícitas de conservación. La novedad de la documentación electrónica y el acceso a distancia es el reto que supone el lugar físico de la biblioteca.

Entonces, ¿Es el bibliotecario un facilitador de la vida literaria en la esfera pública y no comercial? ¿O un supertécnico en el manejo de la documentación en línea? En el mejor de los casos, ¿un buen documentalista capaz de encontrar información relevante? ¿Todo esto al mismo tiempo? Uno tiene la sensación de que los sectores de la universidad y de la lectura pública son estancos, cada uno envidiando al otro una habilidad más desarrollada (ya sea la mediación cultural o la mediación documental a través de la tecnología digital) hacer una síntesis que sería muy necesaria para recuperar la identidad original de la profesión.

Dado que se ha llevado a cabo la reimaginación y modernización de los espacios de las bibliotecas, la atención se centra en estas nuevas instalaciones. Patrick Bazin, al definir una nueva generación de servicios para la biblioteca pública, señala que la colección está siendo cuestionada. “Es esta noción de convivencia la que acerca a las bibliotecas de lectura pública y a las bibliotecas universitarias: la función documental de la biblioteca pública disminuye mientras que su función cultural y social, fuertemente basada en el lugar de convivencia que constituye, aumenta y parece tener un futuro prometedor. La virtualización de los servicios va acompañada de una demanda cada vez mayor de lugares de convivencia, reales… ¿Hay que llegar a afirmar, como hace Patrick Bazin, que la noción de colección, base del dogma de la mayoría de las bibliotecas, está perdiendo relevancia?” Pero, ¿por qué vamos a una biblioteca? ¿Qué pasó con la colección de la biblioteca? Probablemente no deberíamos precipitarnos. ¿Es la biblioteca sólo un lugar de sociabilidad, como un lugar cultural más, igual de legítimo para desarrollar este tipo de servicios? La pérdida de puntos de referencia, consecuencia de las grandes transformaciones de la profesión con la llegada de Internet, no debe conducir a una valoración de la biblioteca desfasada respecto a la percepción que los usuarios siguen teniendo de ella. No todas las situaciones son iguales: hay efectos de tamaño, hay riesgos reales de desafección. El lugar no responde a todo.

Manifiesto para los profesores bibliotecarios del siglo XXI

Valenza, J. Manifesto for 21st century teacher librarian. 2012

Ver original

¿Qué debes esperar de un bibliotecario escolar en lo que a la lectura se refiere?

—Considera  nuevas  formas de  promover  la  lectura.  Suministra  a los alumnos audiolibros descargables, Playaways, Kindles, iPads, Nooks.
—Comparte aplicaciones para leer libros electrónicos con los estudiantes para sus iPhones, droids, iPads y otros dispositivos móviles (por ejemplo, consulta Gale’s AccessMyLibrary, School Edition).
—Promociona libros,  para que tus estudiantes los compartan, utilizando  aplicaciones basadas en  las redes  sociales  como  Shelfari,  Good Reads, o LibraryThing.
—Tus estudiantes bloguean o tuitean o trabajan en red sobre algo que  están  leyendo. —Los salvapantallas de tu escritorio promueven buenas lecturas, no como los salvapantallas de Dell, Apple o HP.
—Crea enlaces a colecciones de libros gratuitas disponibles utilizando  herramientas  como  Google  Books  o  International  Children’s  Digital Library (consulta su explorador de libros electrónicos).
—Haz reseñas y promueve la lectura de libros en tus propios blogs, entradas en la Wikipedia y otros sitios web. (Recurre también a Reading2.0 y BookLeads Wiki para la promoción de la lectura).
—Sube libros electrónicos a tus sitios web para animar a la lectura y apoyar el aprendizaje.
—Trabaja con los alumnos para crear y compartir trailers o comentarios  sobre  libros. ¿Y desde el punto de vista de la comunicación y la publicación?
—Ten en cuenta que la comunicación es el producto final de la investigación y enseña a los alumnos cómo comunicar y participar activamente e involucrarse. Considera nuevas herramientas de comunicación interactiva y  participativa  para  los  proyectos  de  los  estudiantes.
—Interactúa y colabora con tus alumnos, incorpóralos a tus quehaceres, llena tu espacio físico y virtual con su trabajo y aportaciones (vídeos, música original, arte).
—Ten en cuenta y celebra que los estudiantes hoy en día pueden publicar sus escritos digitalmente. A modo de ejemplo, consulta Digital Publishing  o  Digital  Storytelling.

He aquí una lista de cosas que creo que los bibliotecarios docentes deberían olvidar:

  1. Que las pequeñas cosas realmente importan a quienes servimos y enseñamos.
  2. Que hay que cerrar anualmente una biblioteca para hacer inventario.
  3. Que la lógica booleana es la mejor estrategia de búsqueda desde el pan de molde.
  4. Que Wikipedia es mala, o menos que buena, en casi todos los contextos.
  5. Que las bases de datos son las únicas fuentes online con valor y credibilidad.
  6. Que tener una presencia en la web realmente buena y útil, es opcional.
  7. Que otra persona es la responsable exclusiva o última del aprendizaje relacionado con las tecnologías de la información y la comunicación y de la búsqueda.
  8. Que el precio que se cita inicialmente es el que hay que pagar.
  9. Que los “vendedores” tienen la última palabra.
  10. Que las cuestiones relacionadas con el Uso Justo se van a responder generalmente con la palabra no.
  11. Que “no” significa realmente “no” o seguirá significando “no” cuando se trata de cuestiones relacionadas con el acceso a las herramientas de información y comunicación de hoy en día y la libertad intelectual.
  12. Que la libertad intelectual es una frase relacionada únicamente con los libros.
  13. Que las bibliotecas deben estar tranquilas.
  14. Que las bibliotecas deben estar ordenadas.
  15. Que la eficacia y el impacto de una biblioteca debe medirse por el número de libros que circula.
  16. Que sus interesados sabrán automáticamente lo que aporta a la cultura de su escuela o de su comunidad.
  17. Que una biblioteca es simplemente un lugar para conseguir cosas.
  18. Que su colección debe ser just-in-case y no just-in-time.
  19. Que otra persona es responsable de tu desarrollo profesional.
  20. Que la ubicuidad no cambiará profundamente tu práctica.
  21. Que tu biblioteca está limitada por sus paredes.
  22. Que su biblioteca está abierta de 8 a 15 horas.
  23. Que hay una caja. (para pensar fuera)

Joyce Kasman Valenza loves her work as the librarian at Springfield Township High School (PA)

Tomado de Lankes. David R. Ampliemos expectativas

¿Conoces lo que saben los bibliotecarios?

Do You Know What Librarians Know? Libraries, just like any institution, require specialized skills to be successful.
Oleg Kagan Every Library Jan 5 ·

Ver completo

Al igual que los investigadores privados, los bibliotecarios tenemos un conjunto de conocimientos tangibles que nos son propios. Para un investigador privado, la búsqueda de personas empieza por saber qué recursos utilizar; ciertas bases de datos son mejores para determinadas consultas, mientras que para algunas es mejor tratar con otras personas. Parte del oficio de investigador privado consiste en saber cuál es cuál. Al ver a las bibliotecas como centros comunitarios y a los bibliotecarios como generalistas, a menudo olvidamos que un título en biblioteconomía (un MLS, o MLIS) no se entiende simplemente como un camino hacia un trabajo profesional, sino como un símbolo de que los bibliotecarios tienen un conocimiento específico, y ese conocimiento es real.

Es cierto que cualquiera puede desarrollar sus habilidades de investigación leyendo el libro de Thomas Mann The Oxford Guide to Library Research, y sin embargo la mayoría de la gente no lo hace. En cambio, van a la biblioteca y preguntan. Como hice algunos cursos útiles en la escuela de biblioteconomía y tengo mucha experiencia en comprender el panorama de la información, puedo determinar lo que esa persona necesita. Entonces puedo utilizar mi conocimiento de libros de referencia específicos, bases de datos, organizaciones y cómo descubrir estos recursos, para orientar a la persona en la dirección correcta.

Nuestro dominio de la búsqueda es una habilidad (algunos lo llamarían un superpoder), nuestra capacidad para reconocer que un resultado de búsqueda es bueno y útil también es una habilidad, al igual que nuestra delicadeza para ayudar a los usuarios a comprender sus propias necesidades, y esto es sólo un área de conocimiento tangible que está relacionada con el servicio al público. Y fuera de la vista del público, los conocimientos de un catalogador sobre el control bibliográfico, los conocimientos de un informático sobre los sistemas de catálogo en línea y el software de circulación, los conocimientos de un bibliotecario de adquisiciones sobre los principios de desarrollo de la colección son todos únicos en la biblioteconomía y vitales para el funcionamiento de una biblioteca.

La gente confía en que los trabajadores de las bibliotecas tienen los conocimientos necesarios para ayudarles en sus investigaciones y otras necesidades, a menudo sin pensar en cuáles son esos conocimientos específicamente. Para ayudar a salvar esa brecha de información, he aquí algunos ejemplos de lo que hacen los bibliotecarios y los conocimientos que les ayudan a conseguirlo:

Lo que hacemos: Crear listas de libros, guías temáticas y hojas de recursos sobre temas, géneros o conceptos específicos.
Lo que sabemos: Cómo encontrar, evaluar, seleccionar y presentar fuentes especializadas de calidad en respuesta a una necesidad identificada de la comunidad.

Lo que hacemos: Organizar un torneo de videojuegos para adolescentes locales.
Lo que sabemos: Cómo fomentar una interacción sana y competitiva en diversos adolescentes. También, por así decirlo, que los videojuegos y la literatura no son actividades mutuamente excluyentes; ambas pueden ser beneficiosas para desarrollar el pensamiento crítico y las habilidades sociales.

Lo que hacemos: Presentar a un patrón documentos gubernamentales que contienen información crucial para su investigación.
Lo que sabemos: El alcance de las publicaciones gubernamentales, cómo están organizadas y dónde acceder a ellas. De hecho, hay bibliotecarios de documentos gubernamentales que son expertos en la materia.

Lo que hacemos: Impartir una clase de informática para principiantes.
Lo que sabemos: Cómo reconocer una necesidad de la comunidad, planificar los resultados del aprendizaje para un grupo demográfico específico, hacer una presentación, evaluar el rendimiento de los estudiantes y adaptar futuras clases.

Lo que hacemos: Presentar un cuento.
Lo que sabemos: Qué libros, juegos de dedos, canciones, cuentos de fieltro, etc. son adecuados para cada grupo de edad, métodos para atraer a los participantes reacios, cómo modelar y explicar a los cuidadores las actividades saludables para el desarrollo, y más.

Desarrollo de las habilidades bibliotecarias para la ciencia de los datos y la ciencia abierta.

Federer, L., Clarke, S. C., & Zaringhalam, M. (2020, January 16). Developing the Librarian Workforce for Data Science and Open Science. https://doi.org/10.31219/osf.io/uycax

En el presente informe se resumen las deliberaciones y los principales temas que surgieron de un taller de un día y medio de duración sobre el desarrollo de la fuerza de trabajo de la ciencia de los datos bibliotecarios y la ciencia abierta, celebrado los días 15 y 16 de abril de 2019 en la Biblioteca Nacional de Medicina (NLM). El taller tuvo como objetivo identificar el conjunto de habilidades que los bibliotecarios necesitarán para avanzar en el trabajo en ciencia de datos y ciencia abierta (DS/OS). Entre los participantes en el taller figuraban profesionales que prestan servicios de DS/OS, así como profesores de escuelas de biblioteconomía y ciencias de la información que están promoviendo el DS/OS en entornos académicos.

Llevar la biblioteca al pueblo: razón y corazón

“Es fácil identificar quién ha elegido la profesión adecuada, es fácil percibir la pasión en todas sus actitudes, la paciencia y la persistencia en el seguimiento de su propósito y proyecto. La incesante búsqueda de datos e información para apoyar sus acciones, teorías, sugerencias… La facilidad para movilizar a otros para acciones conjuntas, el deseo de levantarse cada día y afirmar sus valores y misión de vida, sin desviarse del camino, incluso ante grandes desafíos”.

En la Bibliotecología tiene que ser así: una aventura amorosa

LLEVA LA BIBLIOTECA CERCA DEL PUEBLO

Mural Interativo do Bibliotecário

A través de Nuno Marcal

Más de 50 empleos alternativos en los que pueden trabajar los bibliotecarios

50+ ALTERNATIVE CAREERS FOR LIBRARIANS
Sarah S. Davis Nov 30, 2020

Ver original

Los estudios de Documentación e Información (Bibliotecología) son un grado versátil que facilita trabajar en múltiples carreras profesionales más allá de una biblioteca. Aquí se recogen algunos de ellos.

APOYO A LA INVESTIGACIÓN

Los bibliotecarios están en el corazón de la investigación. La ciencia bibliotecaria requiere un talento especial para buscar, localizar, compilar y analizar información de investigación. A los bibliotecarios se les enseñan tácticas de búsqueda avanzada y recuperación de información, lo que los hace muy aptos para las carreras de investigación.

Aquí hay algunas carreras reales de graduados en biblioteconomía que trabajan en este campo:

  • Miembro del equipo y enlace de la biblioteca en la unidad de investigación de una universidad
  • Trabajador de Referencia Corporativa para una empresa de servicios de información en la industria de la salud
  • Trabajador de un consorcio de investigación académica
  • Archivista
  • Asistente de investigación

DISEÑO WEB E INFORMÁTICA

Las estructuras del diseño web y la informática a menudo se superponen con la bibliotecología. Un bibliotecario ofrece un punto de vista crucial con habilidades en diseño de búsqueda, función y comportamiento. Los bibliotecarios también tienen instintos agudos en la mejor manera de organizar el contenido sin problemas con la arquitectura de la información (IA) para una experiencia de usuario intuitiva (UX).

Ejemplos:

  • Bibliotecario digital
  • Gerente de TICs
  • Analista de la experiencia del usuario (UX)
  • Arquitecto de información
  • Gestión y desarrollo de marcos (conocimientos, contenido y normas) para una asociación comercial de logística y cadena de suministro

DATOS Y METADATOS DIGITALES

Una de las cosas que se aprenden en la carrera de bibliotecología es la importancia de organizar la información de manera efectiva. Una formación en el campo de la ciencia de los datos podría ser muy adecuada para un graduado en biblioteconomía al que le guste coleccionar, procesar y analizar datos digitales. Los bibliotecarios también usan sus habilidades para caracterizar datos y metadatos, los datos sobre los datos. Describir y trabajar con metadatos se enseña cada vez más en las escuelas de biblioteconomía. Asistir a un curso de introducción a las bibliotecas digitales es una gran manera de aprender más sobre los metadatos.

Ejemplos:

  • Trabajador del equipo de datos para un inicio de aprendizaje de la máquina
  • Analista de datos
  • Bibliotecario de datos
  • Analista de Inteligencia de negocios
  • Especialista en minería de datos
  • Técnico del Sistema de Información Global (SIG)

GESTIÓN DE REGISTROS, CONOCIMIENTOS E INFORMACIÓN


La ciencia de la información es un campo que está experimentando un gran crecimiento, y los bibliotecarios encajan perfectamente en este ámbito.

Ejemplos:

  • Coordinar un equipo de gestión de registros e información (RIM) en una universidad
  • Gestor de Conocimiento
  • Trabajando para el Registro de Escrituras
  • Gerente de registros en el departamento de ingeniería del gobierno de la ciudad
  • Gestor de activos digitales para una empresa minorista
  • Gestor de la taxonomía de datos de un depósito federal
  • Gestor y formador en bases de datos
  • Trabajador de políticas de información
  • Servicios de indización y resumen
  • Curador de contenidos
  • Especialista en digitalización

GESTIÓN DE PROYECTOS

La gestión de proyectos es una gran oportunidad para los graduados en Biblioteconomía. Los bibliotecarios recurren a sus habilidades trabajando en la conceptualización, organización y ejecución de proyectos en este campo, que podrían incluir proyectos tan diversos como en los campos de la tecnología de la información, la industria energética o incluso la construcción.

Ejemplos:

  • Gestor de proyectos
  • Gerente de proyecto para los servicios de información visual de un gobierno
  • Controlador de documentación.

EDUCACIÓN Y DISEÑO DE FORMACIÓN

La educación y el diseño industrial son espacios naturales para los bibliotecarios. Las perspectivas de carrera educativa para los bibliotecarios son casi ilimitadas, con los bibliotecarios a la vanguardia de la educación, y sus subcampos, incluyendo la formación, y el diseño de instrucción.

Ejemplos:

  • Especialista en control de calidad que trabaja con diseñadores de instrucción
  • Asesor académico en una escuela de medicina
  • Profesor en un programa de licenciatura en biblioteconomía
  • Formador corporativo de una empresa fabricante de medicamentos
  • Asistente del director en el centro de tutoría de una universidad.
  • Gerente del Programa de Educación Continua y Desarrollo Profesional
  • Diseñador de instrucción para cursos en línea
  • Director de Compromiso Académico en Línea
  • Líder del Departamento de Investigación y Efectividad Institucional de un Colegio

DESARROLLO Y LAS ORGANIZACIONES SIN FINES DE LUCRO

Los bibliotecarios no son ajenos al mundo de las organizaciones sin fines de lucro y del desarrollo. De hecho, los bibliotecarios ofrecen la experiencia que las organizaciones sin fines de lucro necesitan. En este campo, los bibliotecarios pueden ayudar en la comercialización, el desarrollo y la recaudación de fondos, así como servir a las organizaciones sin fines de lucro en las funciones tradicionales de la biblioteca.

Ejemplo:

  • Trabajando en el desarrollo de un pequeño museo
  • Investigador de prospección en la oficina de desarrollo de una universidad
  • Gerente de Marketing de una organización sin fines de lucro

EMPRESAS DE SISTEMAS DE BIBLIOTECAS

Los vendedores de software de bibliotecas, y sus competitivos salarios corporativos, son el ajuste perfecto para los bibliotecarios que quieren lo mejor de ambos mundos.

Ejemplos:

  • Representante del la marca
  • Vendedor
  • Experto en la materia de una empresa de software para bibliotecas
  • Formador, redactor de documentación y especialista en éxito de clientes en una empresa de software de bibliotecas
  • Formador de productos para vendedores de bibliotecas
  • Soporte técnico al cliente
  • Socio de Formación y Consultoría

ESCRITURA, LA EDICIÓN Y LAS COMUNICACIONES

Este campo de las comunicaciones es muy apropiado para los bibliotecarios que aman expresarse a través de la escritura y la edición. Hablar sobre libros y bibliotecas en Book Riot y otros lugares, así como asesorar a los lectores a través del servicio de Recomendaciones de Libros de una editorial.

Ejemplos:

  • Escritor del área de recomendaciones en una editorial
  • Autor de libros de texto de biblioteconomía
  • Escritor y/o editor independiente
  • Comercializador digital
  • Estratega de contenido
  • Escritor de textos alternativos

OTRAS AREAS DE TRABAJO PARA GRADUADOS DE LA BIBLIOTECA DE CIENCIAS


No pienses que las posibilidades de un trabajo no tradicional en la biblioteca se limitan a los nueve campos de este artículo. Hay formas aún más creativas de usar sus habilidades en biblioteconomía en un campo apasionante. Aquí hay algunas posibilidades profesionales que también están abiertas a la contratación de bibliotecarios.

  • Consultor
  • Gerente de la propiedad
  • Gerente de Garantía de Calidad
  • Trabajador público de radiodifusión
  • Medios de comunicación
  • Servicio de contratación de personal

Cómo los años de experiencia en ALFIN influyen en la percepción de sí mismos como educadores entre los bibliotecarios universitarios

Nichols Hess, A. (2020). Instructional Experience and Teaching Identities: How Academic Librarians’ Years of Experience in Instruction Impact their Perceptions of Themselves as Educators. Communications in Information Literacy, 14 (2), 153–180. https://doi.org/10.15760/comminfolit.2020.14.2.1

A medida que las responsabilidades de formación de las bibliotecas universitarias evolucionan, es útil considerar qué factores influyen en la forma en que consideran sus identidades como educadores.

En esta investigación, el autor llevó a cabo una encuesta basada en la teoría del aprendizaje transformativo para explorar si los bibliotecarios con diversos años de experiencia en la instrucción tenían creencias diferentes sobre cómo se habían desarrollado sus identidades como maestros.

Descubrió que los años de experiencia docente de las personas influían en la forma en que los bibliotecarios influían en la forma en que se consideraban a sí mismos como educadores. Además, los bibliotecarios universitarios que tenían más experiencia indicaban que los cambios en sus responsabilidades laborales afectaban a sus identidades docentes en mayor medida que sus homólogos menos experimentados. La comprensión de estas influencias puede ayudar a los líderes de las bibliotecas a diseñar, proporcionar y facilitar oportunidades de aprendizaje significativas para los bibliotecarios de formación