Archivo de la etiqueta: Internet

La predicción del nacimiento de Internet en los escritos de Marshall McLuhan

2ed9a8f9b083d636f8330c53078f6e5c

“Desde el inicio del telégrafo y la radio, el mundo se ha contraído espacialmente, conformando una aldea global. El tribalismo es nuestro único recurso desde el descubrimiento electromagnético. Pasando de los medios impresos a los electrónicos, hemos renunciado al ojo por el oído”.

Herbert Marshall McLuhan “Comprender los medios de comunicación : Las extensiones del ser humano” Barcelona: Paidos, 1996 (original de 1962)

 

Herbert Marshall McLuhan, un profesor de inglés nacido en Edmonton, Canadá, y autor del celebre libro “La Galaxia Gutenmberg”  observó que la historia de la humanidad podía dividirse en cuatro etapas: La era acústica, la era literaria, la era de la impresión y la entonces emergente era electrónica. McLuhan creía que esta nueva frontera sería el hogar de lo que él llamó la “aldea global”, un espacio donde la tecnología tendría capacidad de difundir información a todos y cada uno de los individuos. E incluso la capacidad futura de los más primitivos ordenadores para mejorar la investigación y en alguna manera la creación de la Wikipedia:

Un ordenador como instrumento de investigación y comunicación podría mejorar la recuperación, la obsoleta organización de la biblioteca masiva, recuperar la función enciclopédica individual y pasar a una línea privada para adaptar rápidamente los datos de una clase comercializable“.

En la “Galaxía Gutenberg” ya había hablado de la abolición del tiempo y el espacio

La velocidad eléctrica tiende a abolir el tiempo y el espacio de la conciencia humana. No existe demora entre el efecto de un acontecimiento y el siguiente. Las extensiones eléctricas de nuestro sistema nervioso crean un campo unificado de estructuras organizativas

En alguna manera, también nos predijo los futuros documentos multimedia o transmedia:

El próximo medio, sea lo que sea -puede ser la extensión de la conciencia- incluirá a la televisión como su contenido, no como su entorno, y transformará a la televisión en una forma de arte

Además, acuñó el término “surfing” para referirse al movimiento rápido a través de un cuerpo de documentos, cuando dijo que “Heidegger surf-boards along on the electronic wave as triumphantly as Descartes rode the mechanical wave“.

Incluso habló de las interacciones, de lo que luego llamaríamos tecnologías participativas o web 2.0.

No hay pasajeros en la nave espacial tierra: todos somos tripulantes“.

Pero también advirtió que una rendición a la “manipulación privada” limitaría el alcance de nuestra información en función de lo que los anunciantes y otros elijan para que los usuarios vean. Incluso advirtió contra el poder de la aldea global, insistiendo en que a través de todo ello debe haber un equilibrio entre “mensaje y medio”. Básicamente, decía que ninguna organización debería estar a cargo de ambos.

Marshall McLuhan murió el 31 de diciembre de 1980, varios años antes de que pudiera presenciar de primera mano cómo sus predicciones se hacían realidad.

Basado en: Marshall McLuhan — The Man Who Predicted The Internet
By Katie Serena

 

Anuncios

¿Qué significa el acceso a la información? No es lo mismo acceso a la información que abundancia de información

information-overload

Fister, Bárbara. Access Means More than Abundance: Exploring what “free to all” might mean today. En Inside Highter June 26, 2018

 

Ver original

Con toda la información que podemos obtener a través de cualquier buscador de información ¿qué significa el acceso a la información? ¿por qué necesitamos bibliotecas cuando todo se puede buscar en Google? ¿Cómo podríamos los bibliotecarios simplificar el uso de nuestros sistemas tal como lo hace Google? ¿Qué vamos a hacer con el hecho de que la mayoría de la gente ya no comienza su búsqueda en la biblioteca sino en Google? ¿Cómo pueden las bibliotecas argumentar su relevancia dada la ubicuidad de una de las corporaciones más poderosas del mundo?  ¿Qué pasaría si tuviéramos un gran éxito con el acceso abierto y los modelos de financiamiento evolucionaran de tal manera que compartir toda la investigación fuera libre y gratuito? ¿Podríamos todos buscar todo en Google? ¿Sería ese el acceso definitivo?

 

 

En el siglo XIX, el acceso fue un valor que impulsó la fundación de las primeras bibliotecas públicas, poniendo libros y periódicos a disposición de todos con la esperanza de mejorar a las personas y a la sociedad en general. Al principio se llamaba “la fe en la biblioteca” – donde toda esta amplia gama de acceso al conocimiento conduciría inevitablemente a una vida mejor y a una sociedad más fuerte. ¿Qué significa esa fe cuando estamos tan saturados de información?

De promedio, a nivel mundial se publican diariamente más de 6.000 artículos científicos, más de 6.000 libros, sin contar los que son autoeditados. Eso es sólo la punta del iceberg de contenido. Cada día, según varias estimaciones, 1.450 millones de personas se conectan a Facebook para compartir fotos y enlaces. Se envían 500 millones de Tweets. Mil millones de horas de contenido de vídeo se ven en YouTube. Google responde a más de 3.000 millones de solicitudes de búsqueda utilizando los 130 billones de páginas web que ha indexado. Mientras tanto, las bibliotecas han reducido drásticamente su adquisición de libros y están comenzando a desprenderse de los paquetes de revistas. (Suecia acaba de decirle No a Elsevier), con toda esta abundancia  ¿qué significa el acceso a la información?

Al principio sentimos una gran confianza en la red, se encontraba buena información. Posteriormente la red se volvió competitiva. ¿Cómo podríamos los bibliotecarios simplificar el uso de nuestros sistemas tal como lo hace Google? ¿Qué podemos hacer con el hecho de que la mayoría de la gente ya no comienza su búsqueda en la biblioteca sino en Google? ¿Cómo pueden las bibliotecas argumentar su relevancia dada la ubicuidad de una de las corporaciones más poderosas del mundo?

Por otra parte, los académicos están haciendo más investigación, y cada vez a un nivel más avanzado, las expectativas de investigación se han disparado, la cantidad publicada es vertiginosa, y mientras que las bibliotecas de los países pudientes tenemos sistemas para conseguirle casi cualquier cosa que deseemos a través de las plataformas de las 5 grandes de la edición científica. Pero además, algunas personas tienen tanta prisa que recurren a bibliotecas ilegales como SciHub, que tienen casi el 85% de todos los artículos y no piden credenciales. Y eso también es una amenaza para los bibliotecarios que han escuchado con demasiada frecuencia “¿por qué necesitamos bibliotecas cuando todo se puede buscar en Google?

Los bibliotecarios están atrapados en ese extraño lugar intermedio de querer tomarnos en serio el lema “gratis para todos” luchando por el acceso abierto a la investigación, pero  ¿Qué pasaría si tuviéramos un gran éxito con el acceso abierto y los modelos de financiamiento evolucionaran de tal manera que compartir toda la investigación fuera libre y gratuito? ¿Podríamos todos buscar todo en Google? ¿Sería ese el acceso definitivo?

… hay algunos problemas con ese posible escenario de futuro. Google está en el negocio de la publicidad, y para aumentar sus ingresos, necesitan mantener nuestra atención y adaptar los anuncios a nuestros perfiles. Lo llaman “mejorar la experiencia del cliente”, pero cuando dependemos de las corporaciones tecnológicas monopolísticas para nuestro acceso, les dejamos decidir quién puede ver qué. Cada vez más, les permitimos responder a nuestras preguntas, no mostrándonos una gama de opciones, sino diciéndonos a través de un asistente de voz o resaltando en un recuadro la respuesta, por lo general un poco de texto de Wikipedia o alguna otra fuente de gran flujo de información, lo que le proporciona gran autoridad. Incluso si ignoramos esa respuesta singular, es poco probable que vayamos más allá de la primera página de resultados, y el algoritmo utilizado para posicionar lo que aparece en primer lugar es un secreto comercial (Page Rank), cambiando constantemente para superar a la industria de optimización que ha surgido para hacer que determinadas paginas queden optimizadas en un buen posicionamiento. Los sistemas de bibliotecas para catalogación están lejos de ser perfectos y son poco visibles a los buscadores, pero al menos son transparentes, y no asumen que el punto es encontrar una respuesta simple.

Cuando buscamos, tenemos una variedad de metas autodirigidas que influirán en nuestro camino. Es posible que estemos buscando un conjunto de datos o un libro en particular, o que hayamos oído hablar de una teoría que queramos explorar en el contexto de alguna idea que estemos probando. En una búsqueda de Google todo se mezcla con la idea de que siempre vas a encontrar una respuesta, al igual que cuando vas a una gran superficie para encontrar un producto. El conocimiento no se presta a ese tipo de estilo de búsqueda de entrar y salir. Sin contexto, sin poder discernir conexiones y relaciones, tenemos abundancia, pero eso no es lo mismo que acceso.

Otra cosa a tener en cuenta es que estos sistemas son vastos y globales, pero no tienen sentido de la cultura local y de cómo se elabora el significado de la misma. Se ven forzados a hacer algunas concesiones legales porque el contenido que cruza las fronteras internacionales choca con las leyes nacionales, pero eso es todo lo que se puede hacer para hacer frente al hecho de que es un mundo cada vez más globalizado. Mucha gente tiene acceso a la información a través de Facebook y sus implicaciones globales son masivas. Facebook está desplegando acceso a Internet a jardines amurallados en los países en desarrollo, proporcionando acceso “gratuito” a Facebook y a algunas otras plataformas elegidas por Facebook, todas ellas vigiladas por burócratas locales que protegen su poder. El liderazgo de Facebook tiene una comprensión muy poco sofisticada de lo que sucede cuando se proporcionan a la gente herramientas que permiten la comunicación, pero que están diseñadas para amplificar el material más buscado para vender la publicidad y atención de los anunciantes.

 

 

La era digital: nuevos enfoques para ayudar a las personas mayores a conectarse a Internet

 

internet-para-mayores-irun

 

The digital age: new approaches to supporting people in later life get online. Good Things Foundation, 2018

Texto completo

 

Las personas mayores se beneficiarán enormemente de estar en línea – para mejorar la salud y el bienestar, ahorrar dinero y mantenerse en contacto con familiares y amigos. Sin embargo, sigue habiendo un núcleo de personas adultos que no están conectados y no tienen intención de conectarse. En 2017 Good Things Foundation  llevó a cabo una investigación para entender qué es lo que permite y evita que las personas mayores se conecten en línea.

 

Esta investigación pone de relieve la necesidad de un replanteamiento fundamental de la política y la práctica de la inclusión digital para las personas mayores. Ahora hay más gente en línea que nunca antes. En los últimos años, la proporción de personas mayores que utilizan Internet ha aumentado considerablemente más rápido que la de la población general. Pero, a pesar de estos rápidos aumentos, todavía hay 4,8 millones de personas mayores de 55 años que no están en línea, lo que representa el 91% de la población que no está en línea (5,3 millones de personas). (ONS, 2018)

Estas personas -que es probable que tengan menos recursos económicos, con un nivel de formación inferior y tengan peor salud, corren el riesgo de quedarse en el lado equivocado de la brecha digital, a la vez que  los servicios e información cada día están más presentes en línea.

Las personas mayores se beneficiarán enormemente de estar en línea – para mejorar la salud y el bienestar, ahorrar dinero y mantenerse en contacto con familiares y amigos. Sin embargo, sigue habiendo un núcleo de personas adultos que no están conectados y no tienen intención de conectarse. Cuando se les preguntó qué les impulsaría a conectarse, el 74% de las personas mayores de 65 años respondió “nada” (Ofcom, 2018).

En 2017 Good Things Foundation  llevó a cabo una investigación para entender qué es lo que permite y evita que las personas mayores se conecten en línea – centrándose específicamente en las personas mayores que nunca han utilizado Internet, los que solían hacerlo pero que ahora han dejado de hacerlo o los que tienen un uso limitado. Este informe presenta las ideas clave de la investigación y la opinión de Ageing Better sobre sus implicaciones para los responsables políticos, los financiadores, los proveedores de apoyo a la inclusión digital y los proveedores de servicios.

 

El uso de Internet y los medios de comunicación social sigue aumentando en los países en desarrollo y se mantiene estable en los países ricos

pg_18-06-15_tech-use_featured-image

 

Poushter, J., C. Bishop, et al. (2018). [e-Book] Social Media Use Continues to Rise in Developing Countries but Plateaus Across Developed Ones. Digital divides remain, both within and across countries. Whasingthon, Pew Research Center, 2018.

Texto completo

En los últimos años, han surgido dudas sobre los beneficios generales del acceso a Internet y el uso de los medios sociales. Preocupa o no, la proporción de personas que utilizan Internet o poseen un teléfono inteligente sigue creciendo en el mundo en desarrollo y sigue siendo alta en los países desarrollados. Cuando se trata del uso de los medios sociales, la gente de los mercados emergentes y en desarrollo se acerca rápidamente a los niveles observados en las economías más avanzadas. Además, a medida que la población de las economías avanzadas alcanza los límites superiores de la penetración de Internet, La brecha digital sigue existiendo, tanto dentro de los países como entre ellos

 

En los últimos cinco años ha habido un aumento constante en el uso de Internet entre las 19 economías emergentes y en desarrollo encuestadas. Entre 2013 y 2014, una mediana del 42% en estos países dijo que accedieron a Internet al menos ocasionalmente o que tenían un teléfono inteligente. Para 2017, una mediana del 64% estaba en línea. Mientras tanto, el uso de Internet entre las 17 economías avanzadas encuestadas se ha mantenido relativamente plano, con una mediana del 87% en estos países que utilizan Internet al menos ocasionalmente en 2017, similar al 86% que dijo esto en 2015 o 2016.

Una historia similar se observa en el uso de teléfonos inteligentes. En 2013-2014, alrededor de una cuarta parte de las personas de las economías emergentes y en desarrollo declararon poseer un teléfono inteligente, es decir, un teléfono móvil que puede acceder a Internet y a aplicaciones. En 2017, esa proporción había aumentado al 42%. Entre las economías avanzadas, el 72% dice tener un teléfono inteligente en 2017, la misma tasa que en 2015-16.

pg_2018-06-19_global-tech_0-03

50 años de la red de redes: La evolución de la Red en España

captura-12-218x300

50 años de la red de redes: La evolución de la Red en España: del Tesys a la economía digital. Madrid: Asociación Española de Ingenieros de Telecomunicación de Madrid, 2018

Texto completo

El surgimiento de lo que hoy llamamos Internet ha sido capaz de transformar profundamente nuestros modelos económicos y sociedades como pocas revoluciones lo han hecho. A lo largo de estos 50 años de historia, la “red de redes” se ha convertido en un activo irrenunciable para los ciudadanos, las empresas y las administraciones.

No obstante, la historia de Internet, su evolución y su transformación hasta convertirse en la red que hoy conocemos, es una cuestión desconocida no sólo para el gran público, sino también para muchos profesionales cuya actividad gira en torno a ella.

El libro, fruto de la colaboración de red.es, el Foro Histórico de las Telecomunicaciones y  la Asociación Española de Ingenieros de Telecomunicación de Madrid se estructura en cinco partes. Una primera en la que el relato avanza por la Senda Histórica segmentada en cuatro períodos: de 1967 a 1995, Las Primeras Redes de Datos; de 1995 a 2004, Internet Comercial; de 2004 a 2014, Internet Móvil y Social; y a partir de 2014, la Economía Digital. En las cuatro se describen con toda precisión y lujo de detalles la introducción de Internet en España, diferenciada en cuatro bloques: la Senda de la Academia y la Sociedad Civil; la Senda de los Operadores; la Senda de la Administración; y la Senda de los Contenidos, las Aplicaciones y los Servicios.

Cada vez más personas de todas las edades y condiciones utilizan Internet

beneficios-del-coworking-para-trabajadores-mayores-de-50-anos-noticias-infocif-1

New Data Show Substantial Gains and Evolution in Internet Use. Washington D. C.: National Telecommunications and Information Administration (NTIA), 2018

Texto completo

La brecha digital está mostrando signos de ceder a medida que más estadounidenses de todas las profesiones y condiciones sociales se conectan a Internet. Según los resultados iniciales de la encuesta más reciente de NTIA sobre el uso de Internet realizada por la Oficina del Censo de los Estados Unidos, varios grupos históricamente desfavorecidos mostraron aumentos significativos en la adopción de Internet en los últimos años.

La encuesta, que se llevó a cabo en noviembre de 2017, revela nuevos contornos del uso de Internet por parte de los estadounidenses. En 2017, había más hogares que tenían un plan de datos en sus dispositivos móviles que aquellos que disponían de un servicio de banda ancha por cable. Además, por primera vez desde que NTIA comenzó a rastrear el uso de diferentes tipos de dispositivos informáticos, las tabletas fueron más populares que los ordenadores de escritorio entre los estadounidenses, y el número de personas que usaron múltiples tipos de dispositivos también aumentó sustancialmente.

Los datos muestran que el 78 por ciento de los estadounidenses a partir de los 3 años de edad utilizaba Internet en noviembre de 2017, en comparación con el 75 por ciento en julio de 2015. Este aumento de 13,5 millones de usuarios fue impulsado por el aumento de la adopción entre las familias de bajos ingresos, los ancianos, los afroamericanos, los hispanos y otros grupos que han sido menos dados a conectarse a Internet.

Los dispositivos informáticos preferidos de los estadounidenses también han cambiado en los últimos años. Hace dos años, la NTIA informó que el uso de dispositivos móviles como teléfonos inteligentes y tabletas estaba en aumento, y que esto seguía siendo cierto en 2017. Sesenta y cuatro por ciento de los estadounidenses usaron un teléfono inteligente en 2017, en comparación con el 53 por ciento en 2015, y el uso de tabletas aumentó del 29 por ciento al 32 por ciento durante el mismo período. El uso de dispositivos portátiles como los relojes inteligentes y las bandas de acondicionamiento físico -todavía una categoría de productos incipiente- creció significativamente hasta el 8 por ciento de los estadounidenses, en comparación con el 1 por ciento dos años antes. El uso de la televisión inteligente y de los dispositivos conectados a la televisión también siguió aumentando, con un crecimiento de siete puntos porcentuales hasta el 34 por ciento entre 2015 y 2017.

Continúan aumentando el número de dispositivos que se utilizan para conectarse a Internet. La proporción de personas que utilizan al menos dos tipos diferentes aumentó del 52 por ciento en 2013 al 62 por ciento en 2017. El uso de tres o más tipos de dispositivos diferentes también aumentó sustancialmente, de 32 por ciento en 2013 al 42 por ciento en 2017.

Sin embargo, a medida que muchas personas recurren a una variedad de herramientas informáticas diferentes para realizar diferentes tareas, algunos grupos utilizan menos dispositivos que otros. Las personas que viven en hogares de mayores ingresos son más dados a usar múltiples tipos de dispositivos. Los estadounidenses que reportaron ingresos familiares inferiores a $25,000 por año en promedio usaron 1.34 tipos diferentes de dispositivos, mientras que aquellos con ingresos de $100,000 o más usaron un promedio de 2.77 tipos de dispositivos-más del doble.

La encuesta, realizada como un suplemento a la Encuesta de Población Actual (CPS) de la Oficina del Censo, incluyó a más de 123,000 personas que viven en más de 52,000 hogares en 50 estados y el Distrito de Columbia. NTIA ha patrocinado el Suplemento de Uso de Computadoras e Internet de CPS 14 veces desde 1994. Con su gran tamaño de muestra y más de 50 preguntas sobre el uso de Internet, es la encuesta nacional más completa sobre cómo los estadounidenses se conectan a Internet y lo que hacen cuando están en línea.

 

 

 

 

Adolescentes, Medios Sociales y Tecnología 2018

pi_2018-05-31_teens-technology_featured

 

Anderson, M. and J. Jiang [e-Book]  Teens, Social Media & Technology 2018. New York, Pew Research Center, 2018.

Texto completo

YouTube, Instagram y Snapchat son las plataformas en línea más populares entre los adolescentes. El 95% de los adolescentes tienen acceso a un teléfono inteligente, y el 45% dice que están en línea ‘casi constantemente’. La encuesta también encuentra que no existe un consenso claro entre los adolescentes sobre el efecto que los medios sociales tienen en sus vidas. 

 

El informe recoge algunos de los principales hallazgos de la encuesta del Pew Research a adolescentes estadounidenses realizada del 7 de marzo al 10 de abril de 2018. A lo largo del informe, cuando se habla de “adolescentes” se refiere a las personas de 13 a 17 años de edad.

Hasta hace poco, Facebook había dominado el panorama de los medios sociales entre la juventud de Estados Unidos, pero ya no es la plataforma en línea más popular entre los adolescentes, según una nueva encuesta del Pew Research Center. Hoy en día, aproximadamente la mitad (51%) de los adolescentes estadounidenses de 13 a 17 años de edad dicen que usan Facebook, pero menos de lo que usan YouTube, Instagram o Snapchat.

Este cambio en el uso de las redes sociales por parte de los adolescentes es sólo un ejemplo de cómo ha evolucionado el panorama tecnológico para los jóvenes desde la última encuesta del Pew Research sobre los adolescentes y el uso de la tecnología en 2014-2015. Más notablemente, la propiedad de teléfonos inteligentes se ha convertido en un elemento casi omnipresente en la vida de los adolescentes: el 95% de los adolescentes ahora informan que tienen un teléfono inteligente o acceso a uno. A su vez, estas conexiones móviles están impulsando actividades en línea más persistentes: un 45% de los adolescentes dicen que están en línea en una base casi constante.

La encuesta también encuentra que no existe un consenso claro entre los adolescentes sobre el efecto que los medios sociales tienen en sus vidas. Las minorías de adolescentes describen ese efecto como mayormente positivo (31%) o mayormente negativo (24%), pero la mayor parte (45%) dice que el efecto no ha sido ni positivo ni negativo.