Archivo de la etiqueta: Internet

La voz de las bibliotecas en la gobernanza de Internet: próximas oportunidades de participación

Library voices in Internet Governance: upcoming engagement opportunities. The Hague: IFLA, 2021

Ver original

Los derechos digitales y la inclusión, la alfabetización mediática, la ética de los algoritmos y muchos otros objetivos y cuestiones urgentes siguen estando en el centro de los diálogos sobre la gobernanza de Internet. Los debates y la cooperación entre las distintas partes interesadas en estas áreas son una herramienta importante para alcanzar las ambiciones de inclusión y transformación digital a nivel mundial.

Las bibliotecas siguen siendo una voz fuerte para el acceso equitativo y significativo a la información en el ecosistema digital – y los próximos meses ofrecen muchas oportunidades para la participación de las bibliotecas en diversas plataformas y diálogos de gobernanza de Internet.

Foro de Gobernanza de Internet

El Foro para la Gobernanza de Internet (FGI) es un diálogo abierto entre múltiples partes interesadas establecido en 2006 y convocado cada año por el Secretario General de las Naciones Unidas. El FGI ha sido durante mucho tiempo una de las plataformas clave para la participación de las bibliotecas en los debates sobre Internet.

En los próximos meses se celebrarán varias reuniones nacionales y regionales del Foro para la Gobernanza de Internet, en Bolivia, Ecuador, Italia, Moldavia y Tanzania, entre otros. Para las bibliotecas interesadas en temas como la inclusión digital, la alfabetización digital, la libertad intelectual y el acceso a los contenidos en línea, estas reuniones ofrecen muchas oportunidades para compartir sus conocimientos y experiencias, encontrar socios afines y descubrir nuevas ideas.

Cada día desaparecen partes de la web. Cómo salvar la historia de Internet

Parts of the web are disappearing every day. Here’s how to save Internet history. By Kayla Harris and Christina Beis and Stephanie Shreffler. Fast Company, August 2021

Ver noticia completa

Este año Internet Archive cumple 25 años. Es más conocido por su papel pionero en el archivo de Internet a través de la Wayback Machine, que permite a los usuarios ver cómo eran los sitios web en el pasado.

Cada vez más, gran parte de la vida cotidiana se desarrolla en línea. La escuela, el trabajo, la comunicación con los amigos y la familia, así como las noticias y las imágenes, son accesibles a través de una variedad de sitios web. La información que antes se imprimía, se enviaba físicamente por correo o se guardaba en álbumes de fotos y cuadernos puede estar ahora disponible sólo en línea. La pandemia de COVID-19 ha empujado aún más interacciones a la web.

Es posible que aunque no nos demos hay partes de Internet que desaparecen constantemente. Como bibliotecarios y archiveros, reforzamos la memoria colectiva preservando los materiales que documentan el patrimonio cultural de la sociedad, incluso en la web. Tú también puedes ayudarnos a salvar Internet como ciudadano archivero.

La gente y las organizaciones eliminan contenidos de la web por diversas razones. A veces es el resultado de los cambios en la cultura de Internet, como el reciente cierre de Yahoo Respuestas. Cuando se actualiza un sitio web, por ejemplo, se sobrescribe la versión anterior, a menos que se haya archivado.

El archivo web es el proceso de recopilación, conservación y acceso continuo a la información en Internet. A menudo, este trabajo lo realizan bibliotecarios y archiveros, con la ayuda de tecnología automatizada como los rastreadores web. Los rastreadores web son programas que indexan las páginas web para ponerlas a disposición de los motores de búsqueda o para su conservación a largo plazo. Internet Archive, una organización sin ánimo de lucro, utiliza miles de servidores informáticos para guardar múltiples copias digitales de estas páginas, lo que requiere más de 70 petabytes de datos.

Archivar los sitios web del gobierno promueve la transparencia y la responsabilidad. Especialmente en tiempos de transición, los sitios web del gobierno son vulnerables a la eliminación con los cambios de los partidos políticos. Además, los sitios web archivados documentan la cultura y la historia de Internet, como la Galería Geocities, no sólo son divertidos de ver, sino que también ilustran las formas en que los primeros sitios web fueron creados y utilizados por los individuos.

Archivar Internet es una tarea monumental, que los bibliotecarios y archiveros no pueden hacer solos. Cualquiera puede ser un archivero ciudadano y preservar la historia a través de la Wayback Machine de Internet Archive. La función “Guardar página ahora” permite a cualquiera archivar libremente una sola página de un sitio web público. Hay que tener en cuenta que algunos sitios web impiden el rastreo y el archivado mediante una codificación especial o exigiendo un inicio de sesión en el sitio. Esto puede deberse a un contenido sensible o a la preferencia personal del desarrollador de la web.

Las instituciones del patrimonio cultural local, como bibliotecas, archivos y museos, también archivan activamente en Internet. Más de 800 instituciones utilizan Archive-It, una herramienta del Archivo de Internet, para crear colecciones web archivada. También el programa  Community Webs, en colaboración con Institute of Museum and Library Services, ayuda a las bibliotecas públicas a crear colecciones de contenidos web archivados relevantes para las comunidades locales.

Los sitios web de hoy son la prueba histórica de mañana, pero sólo si se archivan. Si se pierden, perderemos información crucial sobre las decisiones de las empresas y los gobiernos, los métodos de comunicación modernos, como las redes sociales, y los movimientos sociales con una importante presencia en línea, como Black Lives Matter y #MeToo.

Hubo un tiempo antes de que nos consideráramos ciudadanos de la web social.

“Hubo un tiempo en que lo que más tarde se conoció como Internet no era más
que un oscuro experimento para conectar computadoras. Un tiempo antes de
que Internet se convirtiera en un elemento omnipresente de la vida cotidiana de
miles de millones de personas. Un tiempo antes de que casi todos los dispositivos
imaginables pudieran conectarse con todo tipo de otros dispositivos a través de
Internet. Y una época en la que las conexiones entre personas las definíamos por
el espacio físico y la interacción física. Un tiempo antes de que nos consideráramos ciudadanos de la web social. Ese tiempo se acabó para siempre.”


Jacques Raubenheimer

Difusión y divulgación científica en Internet

Difusión y divulgación científica en Internet Oviedo
Gobierno del Principado de Asturias Proyecto Cienciatec.org., 2011

Texto completo

“Difusión” y “divulgación” son dos palabras que parecen estar un escalón por debajo de “investigación” cuando hablamos de Ciencia. Sin embargo, la investigación científica no tiene razón de ser si no se difunde entre las distintas comunidades científicas y si no se divulga entre las personas con conocimientos no tan especializados pero inquietas y con interés por los avances en la sociedad que le ha tocado vivir.

Internet ha supuesto varias revoluciones en el ámbito de la investigación científica, no sólo facilitando la colaboración entre investigadores e investigadoras de distintas partes del mundo, además ha permitido que cualquier persona investigadora difunda sus propios trabajos sin prácticamente ningún intermediario.

Por lo tanto, en una sociedad donde la velocidad de transmisión de las novedades científicas, de las críticas, de los comentarios y de los descubrimientos es vertiginosa; consideramos necesaria una guía que ofrezca ciertas indicaciones a las personas más reacias a adentrarse en la red de redes.

Con el fin de cubrir todos los aspectos posibles de la divulgación científica en Internet hemos sacrificado exhaustividad por variedad, consiguiendo eso sí, un completo resumen de todas las opciones que existen en la red para que el personal investigador encuentre la que más se adecue a sus necesidades. Aunque los blogs y las redes sociales tienen una importancia especial en esta guía, los primeros capítulos están orientados a las iniciativas más “institucionales” o “clásicas”, que de ningún modo son incompatibles con las llamadas herramientas 2.0. Esperamos que las páginas que siguen, alimenten tu espíritu divulgador o que al menos te ayuden a ver que la Ciencia no sólo está en Internet, sino que Internet hace a la ciencia más apasionante, divertida y atractiva que nunca.

Audiencias Vigilantes: estudios de casos sobre vigilancia digital global

Audiencias Vigilantes: estudios de casos sobre vigilancia digital global

Trottier D, Huang Q. Introducing Vigilant Audiences. Open Book Publishers; 2020

Texto completo

Esta innovadora colección de ensayos examina el alcance y las consecuencias del vigilantismo digital, un fenómeno emergente a escala mundial en el que las audiencias digitales utilizan las plataformas sociales para dar forma a la vida social y política. Las formas tradicionales de escrutinio moral y búsqueda de justicia se difunden a través de nuestro paisaje mediático contemporáneo, y los investigadores reconocen cada vez más la importancia de las repercusiones sociales que tienen los medios digitales.

Los autores abordan una serie de perspectivas interdisciplinarias con el fin de explorar las acciones de una audiencia digital vigilante -denuncia, vergüenza, doxing- y considerar el papel de la prensa y otras figuras públicas en el apoyo o la impugnación de estas actividades. A su vez, el volumen ilumina varias tensiones subyacentes a estas actividades de búsqueda de justicia, desde su capacidad para reproducir formas categóricas de discriminación hasta las diversas motivaciones del público más amplio que participa en las denuncias vigilantes. Se distingue por centrarse en la controvertida frontera entre la vigilancia y el entretenimiento, y en los diversos contextos en los que el deseo de buscar retribución converge con el deseo de consumir entretenimiento.

Introducing Vigilant Audiences será de gran valor para investigadores y estudiantes de sociología, política, criminología, estudios críticos de seguridad y medios de comunicación. También será de interés para quienes deseen comprender los casos recientes de búsqueda de justicia por parte de los ciudadanos en su contexto global.

La ciudadanía digital. Desde las habilidades blandas hasta las habilidades del siglo XXI

What Is Digital Citizenship & How Do You Teach It?
DIGITAL CITIZENSHIP By: Chris Zook on December 10th, 2019

Ver completo

Desde las habilidades blandas hasta las habilidades del siglo XXI, hay muchos temas que cubrir. Y uno de los más importantes es la ciudadanía digital. A medida que aumenta el ritmo de los avances tecnológicos, el mundo en su conjunto depende cada vez más de Internet para sus actividades cotidianas.

La ciudadanía digital se refiere al uso responsable de la tecnología por parte de cualquier persona que utilice ordenadores, Internet y dispositivos digitales para relacionarse con la sociedad a cualquier nivel.

Entre las cuestiones que plantea la ciudadanía digital están:

  • Empatía
  • Cómo funciona Internet
  • Comprender los datos del usuario
  • Practicar la alfabetización digital
  • Reconocer la brecha digital
  • Practicar el bienestar digital
  • Trabajar con dispositivos digitales

La empatía es fundamental para entender cómo hablan y se comportan las personas en Internet. Dado que el uso de Internet se basa en gran medida en comunicaciones basadas en texto, es imposible escuchar el tono de voz de alguien, ver sus expresiones faciales o entender otras señales no verbales que se obtienen cuando se habla con alguien cara a cara. Como resultado, es increíblemente fácil para los usuarios de Internet hacer juicios rápidos y duros sobre las declaraciones de alguien en línea. En el peor de los casos, este tipo de comportamiento puede derivar en ciberacoso, que se ha documentado como un problema especialmente grave para los usuarios más jóvenes de Internet. Por eso, enseñar empatía tiene el potencial de marcar una enorme diferencia con respecto a los demás.

Después de enseñar la empatía, hay que enseñar a los alumnos cómo funciona Internet. Internet es una increíble red de servidores y ordenadores interconectados que dirigen las peticiones de los navegadores a través de una red de conexiones alámbricas e inalámbricas.

Los datos de los usuarios son uno de los conceptos más complejos y preocupantes de la era digital. Casi todas las empresas con un sitio web recogen datos sobre las personas que lo visitan. Esos datos pueden ser tan simples como las páginas que alguien ve, y pueden ser tan complejos como la dirección de la casa de alguien. La mayoría de los sitios web de Internet utilizan esta información con fines de marketing. Les ayuda a entender un poco mejor a sus clientes y a las empresas a conectar con la gente de forma significativa. Sin embargo, otros sitios web utilizan estos datos de forma maliciosa. Aunque casi todos los países cuentan con leyes que prohíben a las empresas recopilar datos de personas menores de 18 años (o de 13 en algunos lugares), lo cierto es que esto ocurre de todos modos. Por ello, los ciudadanos deben conocer los datos personales y saber cómo pueden protegerse.

La alfabetización digital es la práctica de leer información en línea y entender lo que significa, dónde se originó y si es precisa. La alfabetización digital también incluye el aprendizaje de la ética, la protección en línea e incluso la prevención del ciberacoso. La enseñanza de la alfabetización digital requiere mucha planificación, delicadeza y revisión para garantizar que sus alumnos entienden lo que necesitan saber sobre el mundo digital.

La brecha digital es la disparidad entre los que tienen acceso a las herramientas digitales modernas (como los ordenadores e Internet) y los que no.

El bienestar digital es la práctica de abstenerse de consumir Internet y los medios digitales durante un tiempo excesivo. Así que, por extraño que parezca, la mejor manera de practicar el bienestar digital es dejar los dispositivos digitales durante unas horas cada día.

Google plantea un nuevo buscador que proporcionará respuestas en lenguaje natural como si se tratara de un experto en la materia a partir de fuentes fiables y fidedignas.

Ejemplo de búsqueda en la web (izquierda), modelo lingüístico (centro) y respuestas de expertos (sistema previsto)

Metzler, D., Tay, Y., Bahri, D., & Najork, M. Rethinking Search: Making Experts out of Dilettantes. arXiv:2105.02274 [cs], 2021. http://arxiv.org/abs/2105.02274

Un nuevo artículo de cuatro investigadores de Google propone un sistema “experto” capaz de responder con autoridad a las preguntas de los usuarios en lugar de presentar una lista de posibles resultados de búsqueda, basado en el algoritmo GPT-3 presentado el año pasado. Este enfoque podría cambiar no sólo el funcionamiento de los motores de búsqueda, sino también lo que hacen, y la forma en que interactuamos con ellos.

El documento, titulado Rethinking Search: Making Experts out of Dilettantes, sugiere que la forma actual de presentar al usuario una lista de resultados de búsqueda en respuesta a una consulta es una “carga cognitiva”, y propone mejoras en la capacidad de un sistema de procesamiento del lenguaje natural (PLN) para dar una respuesta autorizada y definitiva que sustituya el enfoque de clasificación por un modelo de respuesta experta en lenguaje de inteligencia artificial (IA).

La mayoría de los motores de búsqueda siguen funcionando de la misma manera que hace 20 años: las páginas web son indexadas por rastreadores (software que lee la web sin parar y mantiene una lista de todo lo que encuentra), los resultados que coinciden con la consulta de un usuario se recogen de este índice, y los resultados se clasifican por relevancia. Hasta ahora las búsquedas en Google se han basado en el algoritmo Page Rank para arrojar los resultados de búsqueda a partir de la calidad y cantidad de los enlaces que le dan otras páginas a una página determinada. El problema es que los motores de búsqueda actuales siguen respondiendo con una lista de documentos que incluyen la información solicitada, no con la información en sí, si no con una lista de referencias. Según Metzler, es como si pidieras consejo a tu médico y recibieras una lista de artículos para leer en lugar de una respuesta directa. Por ello, Google se está replanteando este método por el de una búsqueda basada en un nuevo algoritmo de lenguaje denominado GPT-3. El nuevo algoritmo extrae información de múltiples fuentes para responder a las preguntas en lenguaje natural. Lo que proporcionará al usuario de una búsqueda, no la lista de los resultados más relevantes como ocurre ahora, si no una respuesta en lenguaje natural como si se tratara de un experto en la materia a partir de fuentes fiables y fidedignas.

Metzler y sus colegas están interesados en un motor de búsqueda que se comporte como un experto humano “Debería producir respuestas en lenguaje natural, sintetizadas a partir de más de un documento, y respaldar sus respuestas con referencias a pruebas de apoyo, como pretenden hacer los artículos de Wikipedia”. Y añade: “Cuando existe una necesidad de información, los usuarios desearían preguntar a un experto, pero a menudo recurren a un sistema de recuperación de información, como un motor de búsqueda. Los sistemas clásicos de recuperación de información no responden directamente a las necesidades de información, sino que proporcionan referencias a respuestas (que se espera sean autorizadas). Los sistemas de respuesta a preguntas de éxito ofrecen un corpus limitado creado a la carta por expertos humanos, que no es ni oportuno ni escalable”. En cambio, los grandes modelos lingüísticos pre entrenados son capaces de generar directamente una prosa que puede responder a una necesidad de información, pero en la actualidad son más aficionados que expertos: no tienen una verdadera comprensión del mundo; y lo que es más importante, son incapaces de justificar sus enunciados haciendo referencia a documentos de apoyo en el corpus sobre el que fueron entrenados (ver imagen). El artículo examina cómo las ideas de la recuperación de información clásica y los grandes modelos lingüísticos pueden sintetizarse y evolucionar hacia sistemas que realmente cumplan la promesa del asesoramiento experto.

Búsquedas efectivas en internet: motores de búsqueda, metadatos y SEO

Visualizar video Facebook Live

Programa Noches de Biblioteca – Búsquedas efectivas en internet: motores de búsqueda, metadatos y SEO Invitado especial: Julio Alonso Arévalo, Jefe de Biblioteca de la Facultad de Traducción y Documentación de la Universidad de Salamanca.

Hubo un tiempo en que lo que más tarde se conoció como Internet no era más
que un oscuro experimento para conectar computadoras. Un tiempo antes de
que Internet se convirtiera en un elemento omnipresente de la vida cotidiana de
miles de millones de personas. Un tiempo antes de que casi todos los dispositivos
imaginables pudieran conectarse con todo tipo de otros dispositivos a través de
Internet. Y una época en la que las conexiones entre personas las definíamos por
el espacio físico y la interacción física. Un tiempo antes de que nos consideráramos
ciudadanos de la web social. Ese tiempo se acabó para siempre
.”


Jacques Raubenheimer

¿Cómo funciona internet y los motores de búsqueda? Planeta Biblioteca 2021/05/19.

¿Cómo funciona internet y los motores de búsqueda?

Planeta Biblioteca 2021/05/19.

ESUCHAR EL PROGRAMA

Ir a descargar

Presentación PPS

Los buscadores web funcionan mediante la “orden” de búsqueda con palabras clave, imágenes o voz. Primero el usuario introduce los datos, acto seguido, los motores de búsqueda responden con un listado de páginas web relacionado con el contenido buscado. Para ello la herramienta utiliza los comúnmente denominados “robots”, o “spiders”, que rastrean todas las páginas web para crear una gran base de datos con la que proporcionar toda la información al usuario

Perfil sociodemográfico de los internautas. Análisis de datos INE 2020. España

Perfil sociodemográfico de los internautas. Análisis de datos INE 2020. España, ONTSI, 2021

Texto completo

El propósito de este trabajo -basado en el análisis de microdatos de la Encuesta TIC Hogares del INE- es caracterizar  la evolución de la población internauta de España (acceso a Internet, tipos de usos, …) en función de distintas variables tales como el sexo, la edad, el nivel educativo, la renta o el lugar de residencia. Con ello se pretende proporcionar una radiografía de cuáles son los segmentos en los que se debe incidir para reducir la brecha digital.

Como novedad en el estudio de este año, se ha realizado un análisis sociodemográfico de la población española en aspectos como la confianza, seguridad y privacidad en Internet y en los usos de la ciudadanía en el ámbito del “Internet de las Cosas”.


Algunos de los datos destacados en el informe son:


•    Cada vez es mayor el número de españoles que acceden a Internet. En 2020, 37,3 millones de personas de 10 y más años ya han accedido a Internet en alguna ocasión. En el último año, el porcentaje de internautas que se conectan semanalmente a Internet alcanza el 94%, tras un incremento de 3,6 puntos porcentuales durante el último año. El 83,1% de la población accede diariamente a Internet, 5,5 puntos porcentuales más que el año anterior.


•    La brecha de género en el uso de Internet cada vez es menor. El 94,2% de hombres se ha conectado en alguna ocasión mientras que este porcentaje se sitúa en el 93,8% en el caso de las mujeres.


•    Sigue existiendo brecha en el uso de Internet al segmentar por la variable edad. La población internauta tiene un perfil ligeramente más joven que la población total, el 26,2% de los internautas semanales tiene 55 años o más frente al 31,2% de la población total.


•    El nivel educativo  es una variable diferenciadora en la utilización de Internet. Siete de cada diez personas con educación primaria, se conectan semanalmente a Internet, mientras que este porcentaje es prácticamente del 100%, en personas con estudios universitarios.


•    Existen diferencias entre hombres y mujeres en la gestión de la información personal en Internet. Las mujeres limitan en mayor medida que los hombres, el acceso a su perfil o contenido en las redes sociales o de almacenamiento compartido.


•    Los españoles confían en Internet, aunque con diferencias por segmentos de población. El 59,3% de la población española declara tener mucha o bastante confianza en Internet. Se observa que son los hombres (61,5%), los estudiantes (67,9%) y las personas de nivel educativo alto (64,9%) presentan valores por encima de la media.