Archivo de la etiqueta: Internet

Tecnologías de la información y simulación de la identidad. Planeta Biblioteca, 2017/02/01

31840491633_e74bde2aa2_b_d

Escuchar

Ir a descargar

Libro disponible en la biblioteca

Bibliotecas USAL /USAL

En la estratosfera planetaria hoy hemos presentado el libro “Mi avatar no me comprende: cartografías de la suplantación y el simulacro de Daniel Escandel publicado en Ediciones Delirio, un ensayo en el que cartografía la suplantación y el simulacro de identidades a lo largo de la historia y su evolución en las últimas décadas con la llegada de las nuevas tecnologías, internet y las redes sociales.

Escandell reflexiona sobre los diferentes comportamientos de las personas en función del contexto en el que se encuentren y sobre cómo cambia la imagen que proyectamos a través de las redes con nuestros avatares, con respecto a la imagen real de la persona que está detrás.

El escritor sostiene que el conocimiento y la legislación sobre redes sociales y suplantaciones de identidad van muy por detrás de los criminales que se dedican a ello

En el libro cita varios ejemplos de grandes suplantadores de identidad a lo largo de la historia y cómo han cambiado las cosas, hasta el punto de que cualquier usuario de internet debe tener unos mínimos conocimientos sobre la autoprotección en internet y el manejo de datos personales.

El libro, publicado por la editorial Delirio, ya está a la venta en las principales tiendas y en plataformas digitales.

 

Sobrecarga informativa

 

540x293_20141114_64d50660efbd5d4c4359601059a57f3a_jpg

Horrigan, J. B. (2016). [e-Book] Information Overload. Washington D. C, Pew Research, 2016

Texto completo

A las personas les gusta mantenerse informados, pero el 20%  de los estadounidenses dicen sentirse sobrepasados por la cantidad de información que reciben. Las tensiones ocurren cuando las personas reciben más información de la que pueden asimilar. La encuesta muestra que la mayoría de los estadounidenses se sienten cómodos con sus habilidades para hacer frente a los flujos de información que reciben en su vida cotidiana. Por otra parte, aquellos que poseen más dispositivos son también los que se sienten más cómodos con estos grandes flujos de datos y medios de comunicación en sus vidas. Aquellos que tienen más probabilidades de sentir sobrecarga de información tienen menos tecnología y son más pobres, de más edad y menos instruidos.

El término “sobrecarga de información” se utiliza desde los años 70 para referirse al crecimiento de la producción de información y a las consecuencias potencialmente negativas que produce en las personas cuando intentan lidiar con flujos aparentemente constantes de mensajes e imágenes. La llegada de Internet puso aún más en entredicho la cuestión,pero está siendo con el inicio de la conectividad ubicua cuando se está convirtiendo en algo aún más acuciante.

El concepto Síndrome de Fatiga Informativa (IFS) o Technostress, aparece formulado por primera vez en un informe de la agencia Reuters titulado Dying for information? elaborado por el psicólogo Davis Lewis en octubre de 1996 tras estudiar a 1.300 directivos de Reino Unido, USA y Hong Kong. Aunque muchos años antes el neurólogo ruso Levon Badalian ya advertía sobre el daño que el exceso de información provocaba en el desarrollo neurológico y cerebral de los niños, siendo el causante de muchos de los trastornos del aprendizaje. En España Alfons Cornellá a principios en 1999 utilizaba el término intoxicación para referirse a la contaminación informativa por exceso de información siendo este exceso más perjudicial que provechoso. El síndrome se da en personas que tienden a manejar grandes cantidades de información procedente de libros, revistas, periódicos, correos electrónicos, móviles  y sobre todo redes sociales. Los síntomas más destacados del mismo son: estrés, ansiedad, confusión, superficialidad y  falta de atención, además de daños en las relaciones personales.

La encuesta del Pew Research Center se llevó recoge la opinión de 1.520 estadounidenses mayores de 18 años en abril de 2016  sobre cómo gestionan las demandas de información en sus vidas y cuáles son sus sensaciones en relación al volumen de información que encuentran en su día a día. En general, los estadounidenses valoran que puedan acceder a mucha información. La gran mayoría no considera que la sobrecarga de información sea un problema para ellos. Un 20% dicen que se sienten agobiados ante tanta información, -curiosamente esta cifra es menos que hace una década que la cifra era del 27%-, mientras que el 77% dicen que les gusta disponer de tanta información en sus manos. Además, el 67% afirma que tener más información a su disposición realmente ayuda a simplificar sus vidas.

Respecto a la siguiente frase  “Tengo confianza en mi capacidad para usar Internet y otros dispositivos de comunicación para estar al día con las demandas de información en mi vida.” fue suscrita por el 81% de los encuestados. El 80% también dijo que la mayoría de las veces es fácil para ellos determinar qué información es confiable. – esto a pesar de que hace poco apareció un estudio que aseguraba que un 82% de los estudiantes son incapaces de distinguir entre un contenido patrocinado y una noticia verdadera en una página web -. Y un 79% se identifica mucho con la frase “Tener mucha información me hace sentir que tengo más control sobre las cosas en mi vida”.

En cuanto a las características demográficas, aquellos con menos vías de acceso a Internet son más dados a expresar sus preocupaciones sobre la sobrecarga de información y a informar de las dificultades que tienen para encontrar la información que necesitan. Aquellos que tienen más posibilidades de acceso dicen que tienen más tiempo y capacidad para gestionar la información que necesitan. Sólo una cuarta parte de este grupo (24%) dijo que a veces tenía dificultades para encontrar información. Por el contrario, la mitad (49%) de los que tienen menos posibilidades de acceso afirmaron tener dificultades para encontrar la información que necesitaban.

Estos hallazgos sugieren que la sobrecarga de información puede no ser la forma correcta de enmarcar las ansiedades sobre el volumen de información en la vida de las personas. Por el contrario, la sobrecarga de información es más situacional: situaciones específicas pueden surgir, como cuando las instituciones y organizaciones imponen altas tasas demandas de información a las personas para las transacciones, lo que crea una sensación de carga de información.

Ver además

¿Qué es y cómo se manifiesta la dependencia tecnológica? Planeta Biblioteca 2015/02/11

Redes sociales y Síndrome de Fatiga Informativa

La ciencia y la Red

3874

Di Donato, F. [e-Book] La scienza e la rete. Firenze, Firenze University Press, 2009

Texto completo

La aparición y la propagación de la Internet y la Web han cambiado radicalmente el modo de comunicación. Este libro considera un área particular de la comunicación en red: una relacionada con la ciencia. El primer autor reconstruye las circunstancias en las que se originanó el moderno sistema de comunicación científica y la evaluación cuantitativa. El análisis a continuación se centra en la historia, la filosofía y la arquitectura de la Web desde el nacimiento hasta las últimas innovaciones tecnológicas (Web Semántica) y socio-culturales (Web 2.0). Por último, se propone un modelo de comunicación de la ciencia abierta y democrática, hecha posible mediante el uso transparente, accesible y distribuido.

Internet y pobreza

9974324076

Sorj, B. and L. E. Guedes (2008). [e-Book] Internet y pobreza. São Paulo, Scielo, 2008.

Texto completo

Este trabajo intenta avanzar en la elaboración de políticas públicas a partir del análisis empírico de la dinámica de inclusión/exclusión digital en los sectores más pobres de la población, teniendo como base una amplia investigación cuantitativa y cualitativa en los barrios de bajos ingresos del municipio de Rio de Janeiro.

Los estudiantes son incapaces de reconocer cuando una noticia es falsa o verdadera

Evaluating information: the cornerstone of civic online reasoning. [e-Book]  Stanford, CA, Stanford History Education Group, 2016.

Texto completo

Durante el último año y medio, Stanford History Education Group ha probado y validado un banco de evaluaciones que analizan el razonamiento ciudadano en línea: la capacidad de juzgar la credibilidad de la información que reciben los jóvenes a través de móviles, tabletas y ordenadores.

Entre enero de 2015 y junio de 2016, se proporcionaron 56 tareas a estudiantes de 12 estados. En total, se recopiló y analizamos 7.804 respuestas de los estudiantes. La encuesta incluye escuelas con bajos recursos en el centro de la ciudad de Los Angeles y escuelas bien equipadas en suburbios fuera de Minneapolis.

Las evaluaciones universitarias, se centraron en búsquedas en la Web en seis universidades diferentes, que iban desde Stanford, una institución que rechaza el 94% de sus solicitantes, a las grandes universidades estatales que admiten a la mayoría de los estudiantes.

Entre los resultados más destacados están los siguientes

  • Un 82% de los estudiantes son incapaces de distinguir entre un contenido patrocinado y una noticia verdadera en una página web
  • La mayoría de los estudiantes dan más credibilidad a una noticia por contener una fotografía que por la fiabilidad de la fuente que la proporciona.
  • Para un 88% de los estudiantes la principal fuente de información es Facebook y otras redes sociales.

En general, la capacidad de los jóvenes para razonar sobre la información en Internet se puede resumir, en una palabra: “sombría”, dice el informe. Específicamente, más del 80% de los estudiantes pensaron que el contenido patrocinado era una noticia. Verdadera Menos de un tercio de los estudiantes universitarios explicó con convicción cómo un Tweet del grupo de promoción liberal MoveOn.org podría verse influenciado por la agenda política de la organización.

Facebook Inc. y Google están tomando medidas para evitar que los sitios que difunden noticias falsas usen sus plataformas publicitarias, y Twitter Inc. se está moviéndose para frenar el acoso a parte de los usuarios. Pero eso no evitará que siga habiendo información en línea falsa o sesgada, que viene de diversas fuentes, incluyendo publicidad engañosa, sitios web satíricos y engañosos. Es importante formar a nuestros estudiantes y jóvenes para que sepan distinguir la fiabilidad o no de cualquier noticia.

Los niños pasan más tiempo en Internet que delante del televisor

3-facebook-ninos

 Children and parents: media use and attitudes report 2016. [e-Book] Ofcom, 2016.

Texto completo

Internet ya es una realidad para las personas de todas las edades. En este interesante de estudio de Ofcom en el Reino Unido se analizan aspectos tales como el tiempo dedicado a Internet por niños y adolescentes, los canales más usado, las conductas de niños y los aspectos relacionados con el control parental y seguridad de acceso a los contenidos. uno de los datos más sorprendentes del estudio es que este año por por primera vez los niños dedicaron más tiempo a Internet que el que dedican a ver la televisión, cifra que se incrementa con la edad

 

La promoción de la alfabetización mediática y la realización de investigaciones son una responsabilidad que se asigna al Ofcom por la Ley de Comunicaciones británica de 2003.

El informe de 2016 sobre los niños y los padres: uso de los medios de comunicación y actitudes, proporciona pruebas detalladas sobre el uso, las actitudes y la comprensión de los medios de comunicación entre niños y jóvenes de entre 5 y 15 años, así como información detallada sobre el acceso a los medios y el uso entre los niños de 3 a 4 años. El informe incluye hallazgos relacionados con las opiniones de los padres sobre el uso de los medios de comunicación de sus hijos, y las formas en que los padres buscan – o no – monitorear o limitar dicho uso.

El informe también incluye los resultados de los siguientes estudios de investigación y análisis:

1. Análisis de los hábitos de visualización de televisión de los niños entre los años 2010-2015.

2. Datos de comScore sobre la frecuencia con la que las páginas web más populares
fueron visitados por niños de entre 6 a 14 años en 2016.

Entre los datos más sorprendentes de este informe es que por primera vez en 2016 los niños pasan más tiempo en Internet que delante del televisor. Según datos de Ofcom los niños entre 5 y 15 años pasan una media de 15 horas en Internet. En el caso de los más pequeños (niños entre 3 y 4 años) pasan más de 8 horas a la semana en Internet, en contraste con las 6 horas que pasan viendo la televisión. En cuanto al medio de acceso a la información de la red, la mayoría de ellos acceden fundamentalmente a través de tabletas o de teléfonos inteligentes. En Reino Unido uno de cada 3 niños de entre 8 y 11 años dispone de un dispositivo móvil. esta cifra se incrementa entre los niños de 12 a 15 años entre los que 8 de cada 10 disponen de su propio teléfono móvil.

ninos-y-padrres

YouTube es el sitio preferido para los niños. Los niños están viendo una amplia gama de contenido en Internet, convirtiéndose en un foco cada vez más importante de todas las actividades en cuanto al tiempo que pasan en el hogar, generalmente para acceder a este contenido los hacen desde dispositivos portátiles, lo que les permite una visión más personalizada y solitaria. YouTube es la web más utilizada con un 37% de entre los niños de 3 a 4 años, un 54% de lo de entre 5-7años, un 73% de los de entre 8 y 11 años y un 87% de los de entre 12 y 15 años. Entre los niños más pequeños Youtube se utiliza sobre todo para consumir el contenido tradicional de la televisión. Sin embargo, a medida que los niños crecen, sus gustos de contenido cambian, con vloggers, videos musicales, tutoriales de juegos y vídeos de bromas preferidos de los programas de TV o clips. Para muchos niños mayores esta es su experiencia de contenido preferida, en general su opinión es que prefieren YouTube a ver programas de televisión en un televisor (42% vs. 18% de entre 8 y 11 años y un 41% vs. 16% para los de edades comprendidas entre 12 y 15 años).

Los medios sociales son centrales tanto para los niños como para los adolescentes. Un 23% de los entre 8-11 años, y un 72% de los de entre 12-15 años tienen un perfil en redes sociales, pero el número de perfiles se duplica entre los niños de entre 10 y 11 años (21% a 43%) y aumentan bruscamente nuevamente entre los de 12 a 13 años (50% a 74%). Los niños se están comunicando y compartiendo contenidos y opiniones en redes sociales durante todo el día, incluso durante las horas escolares y hasta altas horas de la noche, con un porcentaje de un 9% entre los niños entre 11-15 años que se comunican a través de redes sociales a las 10 pm y un 2% de mensajes a medianoche. El uso que hacen los niños de los medios de comunicación social está en constante evolución, y eso trae nuevas oportunidades y riesgos. Por ejemplo, la última tendencia identificada en la investigación cualitativa es un mayor uso de servicios de mensajería de grupo como WhatsApp, Instagram y Facebook Messenger. Muchos de estos chats de grupo se usan para actividades positivas, como grupos de tarea, pero también se usan de manera menos positiva, como para actividades reprobables como la burla y la intimidación.

Por otra parte, la publicidad personalizada dirigida a niños ha aumentado desde 2015 (de un 45% a un 55%), al igual que los vlogger (contracción de vídeo bloger) (57% vs 47% en 2015).

Para la mayoría de las familias el tiempo que pasan delante de la pantalla parece es bajo control, con casi dos tercios (64%) de los niños de 12 a 15 años. los padres de niños de 12 a 15 años (65%) informan que que el niño tiene un buen equilibrio entre el tiempo que dedica a la pantalla y a hacer otras cosas.

Los padres continúan usando una variedad de métodos para mediar el uso de Internet de los niños, el 96% de los padres de niños entre 5-15 años están usando al menos una de las herramientas técnicas de control parental y hablando con sus hijos. El número de padres que usan control parental a nivel de red ha aumentado desde el 2015 del 26% al 31%, al igual que los porcentajes de padres que hablan con sus hijos sobre los posibles riesgos en línea.

El arte de la ética en la sociedad de la información

9789462984493

Janssens, L. (2016). [e-Book] The Art of Ethics in the Information Society. Mind you. Amsterdam Amsterdam University Press, 2016

Texto completo

Las nuevas tecnologías a menudo se aplican antes de que sus consecuencias éticas hayan sido plenamente comprendidas. En este volumen, los expertos que trabajan en las ciencias, las artes y la filosofía en torno a la tecnología comparten nuevas perspectivas sobre cómo podemos identificar y navegar mejor en las nuevas encrucijadas éticas que emergen en nuestra sociedad de la información. Con un ojo hacia el futuro, los colaboradores presentan una visión esencial y única sobre la interacción entre la ética y la tecnología moderna.