Archivo de la etiqueta: Lectura

Todos podemos leer: las bibliotecas municipales de Zamora prestan gafas, audiolibros y exponen libros de lectura fácil

lectura-excusas-2

Tal como aparece en la Opinión de Zamora (España), las bibliotecas de esta ciudad ha lanzado una campaña en para el día del libro coma que han titulado “Todos podemos leer”, que intenta que todas las personas que deseen leer pueden hacerlo, ya que a menudo ponen como argumento para no leer que los libros tienen letra pequeña y que tienen dificultades para verlos adecuadamente, que no entienden lo que dicen, que se han olvidado las gafas o incluso que se cansan leyendo.

De modo que como las bibliotecas municipales de Zamora intentan que a través de este programa, la gente descubre los recursos qué contienen las bibliotecas para hacer la lectura más sencilla. Así,  además de exponer libros de texto con letra grande, audiolibros, libros en otros idiomas, y también han sacado de las estanterías novelas gráficas que facilitan la lectura a través de las imágenes. Pero lo más sorprendente de esta campaña cómo es que las bibliotecas también están ofreciendo un pequeño estante con gafas graduadas a diferetes dioptrías para que nadie se quede excluido de leer por ningún motivo.

¿Y si leer estuviera prohibido?

e768513e14fdd23ab9fd4379f0d9cc98

En un mundo en el que leer estuviera prohibido, jóvenes se encerrarían en sus cuartos para ojear sus libros a escondidas.

Se masturbarían una y otra vez mientras pasan sus páginas excitados por el morbo que tiene lo prohibido.

En un mundo en el que leer fuera ilegal, habría bibliotecas clandestinas con puertas traseras donde jóvenes rebeldes e inadaptados se reunirían para calmar su mono de lectura.

Imagínalo, cierra los ojos por un momento e imagina una sociedad que persiguiera a sus lectores.

Qué bonito sería sentarnos tú y yo con un buen libro en mitad de la carretera desafiando al mundo, o que la policía viniera hasta nuestra casa golpeando la puerta a patadas mientras nos metemos unas buenas rayas de Kafka, Poe o Hemingway.

Imagina un mundo en el que leer fuera un acto de rebeldía hacia un sistema que persigue a jóvenes que se niegan a ser copias de copias de otras copias que aparecen en televisión… ¿Un acto de rebeldía? ¡Qué estupidez! Como si en este mundo en el que vivimos ya de por sí leer no fuera una maldita declaración de guerra.

Carlos Kaballero

Leer es una vagancia sin monotonía

 

a1bc11f74ce368e494d7f699e2585474

“La lectura es compatible con la espera. Leer es una vagancia sin monotonía. Solo cuando dejé de trabajar descubrí con asombro el reino espacioso de libertad de las mañanas de diario. Si me da la gana puedo sentarme a leer en cuanto he terminado de fregar las cosas del desayuno y he vuelto del paseo con Luria. Cuando salgo a la calle llevo un libro conmigo. Leo mientras espero la comida, las pocas veces que voy a un restaurante, y mientras tomo el café después de comer o apuro mi copa de vino. Leo cada viernes a mediodía en Mascote do Sacramento, que está a un paso de mi casa y sirve el mejor bacalhau à brás de Lisboa. Encuentro una plazoleta silenciosa con un banco y una de esas acacias gigantes y protectoras de Lisboa y me siento un rato a leer a la sombra. La lectura abrevia y distrae el tiempo de la espera. Eso es algo muy valioso en esta ciudad en la que las cosas pueden suceder a un ritmo muy lento. Mientras estoy leyendo el tiempo queda en suspenso. Paso de una lectura a otra sin ningún orden. Leo dos o tres libros a la vez, según las horas, en distintos lugares. Leo los diarios de las navegaciones del capitán Cook por los mares del Sur. Leo una historia del terremoto de Lisboa de 1755. Leo un libro sobre los fundamentos moleculares de la memoria escrito por el jefe de Cecilia y firmado para ella con una rúbrica florida y unas palabras de elogio más halagadoras todavía por venir de un premio nobel. Los tomos más cuantiosos los reservo para el sillón anatómico. También está aquí junto a una ventana que da a la calle. En un grado de grosor descendente están los libros de leer en la cama, y los de llevar en la mochila, o en el bolsillo de la chaqueta. Los más dúctiles son los de poesía. No sabía que hubiera coleccionado tantos. Leía sobre todo poemas cuando no tenía tiempo de leer otra cosa. «The quick fix of poetry», dice mi amigo Dan Morrison: el subidón rápido de la poesía. Como no hago viajes ni estoy pendiente de comprar inmediatamente novedades ya no tengo necesidad de usar el Kindle. Me gusta la constancia física de la lectura. En un anaquel separado voy poniendo los libros ya leídos. Al verlos juntos perduran más en la memoria. La biblioteca a lo largo del pasillo, llena de libros pero no abrumadora, porque llega solo a la altura de los ojos, me da tanta seguridad como una alacena o un sótano con estantes bien surtidos de toda clase de víveres. Mi escena favorita en esa película, The Shining, es cuando el cocinero viejo le va enseñando a Shelley Duvall una por una las dependencias del almacén en el que se guardan en un orden perfecto todas las provisiones que necesitarán ella y su familia durante su aislamiento de varios meses de invierno.”

Antonio Muñoz Molina “Tus pasos en la escalera”

 

Un estudio sugiere que a la hora de contar cuentos a los niños es mejor utilizar libros impresos que electrónicos

 

03-early-reading-habits-cuddle-with-children

 

Tiffany G. Munzer, Alison L. Miller, Heidi M. Weeks, Niko Kaciroti, Jenny Radesky “Differences in Parent-Toddler Interactions With Electronic Versus Print Books“. Pediatrics, March 2019

Texto completo

Elegir qué libro leer a los hijos no es la única opción que las familias hacen ahora a la hora de leer un cuento, también deben decidir entre la versión impresa o electrónica. Según este estudio los libros impresos tradicionales serían más adecuados que los libros electrónicos cuando se trata de compartir un tiempo de calidad entre padres e hijos.

La investigación, dirigida por el Hospital Infantil C.S. Mott de la Universidad de Michigan e involucrando a 37 parejas de padres e hijos, encontró que los padres y los niños verbalizaban e interactuaban menos con los libros electrónicos que con los libros impresos. Los hallazgos aparecen en la revista Pediatrics, publicada por la Academia Estadounidense de Pediatría.

“La lectura compartida promueve el desarrollo del lenguaje de los niños, la alfabetización y el vínculo con los padres. Queríamos analizar cómo la electrónica podría cambiar esta experiencia, y encontramos que cuando los padres y los niños leen libros impresos, hablan con más frecuencia y la calidad de sus interacciones es mejor.””, dice la autora principal Tiffany Munzer, M.D., investigadora especialista en pediatría conductual de desarrollo en Mott.

Niños, familia y lectura. Informe 2019

kfrr_header_home_1000x240.jpg.corpimagerendition.xxl_.1400.788

Kids & Family Reading Report: 7th Edition. Scholastic, 2019

Texto completo

 

Scholastic publicó hoy los resultados de la séptima edición de Kids & FamilyReading Report™, una encuesta nacional bienal sobre las actitudes y comportamientos de lectura de padres e hijos. Entre los encuestados se incluyen más de 1.000 padres de niños de entre 6 a 17 años, así como 678 padres de niños de 0 a 5 años.

 

La investigación revela la diversidad que los padres y los niños buscan en los libros, explora cómo la lectura ayuda a los niños a entender su mundo e indica la importancia del acceso a los libros y los modelos de lectura.

La relación con la lectura se ha mantenido bastante estable desde 2010. En la séptima edición del Kids & Family Reading Report:

  • El 35% de los niños dice que leen libros para divertirse entre 5 y 7 días a la semana (lectores frecuentes); el 41% de los niños leen por diversión 1-4 días a la semana (Lectores moderadamente frecuentes); el 28% de los niños leen por diversión menos de 1 día a la semana (lectores infrecuentes).
  • Aún así, los cambios incrementales en la frecuencia de lectura desde el 2010 han culminado en una disminución del número de lectores frecuentes (-6). puntos) y un aumento del número de lectores esporádicos (+7 puntos).
  • En todas las ediciones del informe “Kids & Family Reading” sin excepción, se produce una sorprendente tendencia a la disminución en cuanto a tiempo dedicado a la lectura a medida que los niños crecen: a la edad de nueve años se produce una disminución dramática; que se acentúa en la adolescencia.
  • Esta pérdida de compromiso significa que los niños y padres se pierden los beneficios que ofrecen los libros:
    • El 74% de los niños dicen que leer ficción y no ficción es una manera de ayudarles a entender el mundo; El 88% de los padres dicen lo mismo.
    • Más de la mitad de los niños (53%) y los padres (55%) están de acuerdo en que un libro les ha ayudado a ellos y a sus hijos en momentos difícil.
    • El 73% por ciento de los niños dicen que leer les ayuda a comprender los temas de actualidad y hace que sea más fácil tener conocimiento y conversar sobre ello.
  • En los últimos dos años, tanto los niños como los padres son menos dados a decir que seleccionan un libro infantil para leer por diversión, el tipo de libro no les importa, si les importa que contenga una buena historia (17 puntos menos entre los niños; 21 puntos entre los padres).:
    • El 52% de los niños quieren libros que les hagan reír, ayudarles a explorar nuevos mundos (40%) y familiarizarse con los temas de actualidad (26%).
    • Los padres quieren libros que ayuden a sus hijos a aprender acerca de las vidas de los demás (48%) y libros que hacen que sus hijos piensen y sientan (51%).

 

 

 

David Foenkinos: “El descubrimiento de los libros me salvó cuando estaba en el hospital”

bibliotecalibros1

 

 

“Cuando tenía 16 años enfermé muy gravemente del corazón. Pasé muchos meses en el hospital. El descubrimiento de los libros me salvó en ese momento. Creo que el arte y la belleza pueden consolar. Ese fue el tema de mi libro Charlotte, y es sorprendente porque también está como en el ambiente. El mundo es difícil, brutal y necesitamos belleza. La gente cada vez va más a los museos para profundizar en la cultura y en las emociones estéticas. “

 

David Foenkinos

El Cultural
Jueves, 14 de febrero de 2019

El escritor francés, autor de La delicadeza, La biblioteca de los libros rechazados y “Hacia la belleza”, una historia sobre el consuelo que nos proporciona el arte

 

 

Raíces y flores: vida y obra de la bibliotecaria afrocubana Marta Therry

 

46441194484_ae2ccb6a06_b_d

Abdul Alkalimat y Kate Williams Javier Ramón Santovenia Díaz, Traductor Revisión realizada por Jone Vicente Urrutia. Raíces y flores: vida y obra de la bibliotecaria afrocubana Marta Therry. Urbana, IL, USA : Twenty-First Century Books and Publications, 2019.

Texto completo

La biografía sobre Marta Terry recoge pasajes trascedentes de su vida profesional, tales como su paso por las bibliotecas de la Junta Central de Planificación (actual Ministerio de Economía y Planificación), Casa de las Américas y la Biblioteca Nacional de Cuba. De igual modo, el volumen ofrece una panorámica de sus años como integrante del ejecutivo de IFLA y, sobre todo, su labor como organizadora del Congreso Mundial de Bibliotecología y Documentación, celebrado en Cuba, en agosto de 1994

 

El título de este libro describe una contradicción. Raíces significan una historia larga, rica y compleja lo que constituye la base para el crecimiento. Las flores significan la afirmación continua de la vida: las cosas verdaderamente nuevas y hermosas. Los dos significados están conectados en el ritmo de la vida, la muerte y el renacimiento. El momento más maravilloso es la primavera, cuando las raíces de un árbol detonan la energía a través del organismo y el árbol da luz a una nueva temporada de capullos. Esta es una manera de pensar en el proceso revolucionario cubano: era un soporte histórico de los cuales provocó un florecimiento de nuevas cosas.

Este libro constituye un acercamiento a la trayectoria de una persona a través su labor bibliotecaria, un viaje que ha durado alrededor de sesenta y tres años y continúa activa. Se centra en las tensiones que existen entre la sostenibilidad y la innovación, entre la estandarización de normas globales y la descolonización para reafirmar la integridad nacional.

La biografía sobre Marta Terry recoge pasajes trascedentes de su vida profesional, tales como su paso por las bibliotecas de la Junta Central de Planificación (actual Ministerio de Economía y Planificación), Casa de las Américas y la Biblioteca Nacional de Cuba. De igual modo, el volumen ofrece una panorámica de sus años como integrante del ejecutivo de IFLA y, sobre todo, su labor como organizadora del Congreso Mundial de Bibliotecología y Documentación, celebrado en Cuba, en agosto de 1994. “Al Congreso de La Habana llegamos tras muchos años de trabajo, en los cuales nos fuimos ganando el respeto de las asociaciones de muchos países”, refirió la única cubana elegida miembro de honor de IFLA, distinción recibida en 2006. “Después del congreso, Cuba fue más respetada y querida dentro de la asociación de bibliotecarios”, concluyó la exintegrante del ejecutivo de IFLA entre 1991 y 1997, incluidos cuatro años como vicepresidenta. (2016)

Este libro está publicado con CC0 1.0 Universal (CC0 1.0), Dedicación de Dominio Público. Los autores y el edición ha dedicado la obra al dominio público, mediante la renuncia a todos sus derechos a la obra bajo las leyes de derechos autorales en todo el mundo,  incluyendo todos los derechos conexos y afines, en la medida permitida por la ley. Puede copiar, modificar, distribuir e interpretar la obra, incluso para propósitos comerciales, sin pedir permiso.

 

La dama de libros.

Poema de Abdul Alkalimat dedicado a Marta Terry

 

“Ella se burla e incluso se mofa de los cuentos de la cultura.

Ella recoge clasifica conservas
y colabora
y siempre que las campañas.

Ella es una señora de libros, una bibliotecaria, un cuadro en la batalla de las ideas.

Ella vive ahora,
pero su tiempo es el futuro.”

—La Habana, primero de enero de 2007

Publicado en 2019 por Twenty-First Century Books and Publications, Apartado de Correos 341, Urbana, Illinois 61801 USA.