Archivo de la etiqueta: Lectura

Leer pensando: introducción a la visión contemporánea de la lectura

Pinzás G., Juana. Leer pensando: introducción a la visión contemporánea de la lectura.  Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú, 2012

Texto completo

Estudio en el que se desarrollan los últimos avances sobre la comprensión de lectura, su aprendizaje y enseñanza, desde un punto de vista cognitivo. Se trata de un texto indispensable para llevar a las aulas una práctica de la lectura que desarrolle la comprensión y promueva el pensamiento crítico en los niños y jóvenes. Escrito en un lenguaje directo, sencillo y amigable, este texto ha sido desarrollado especialmente para la comunidad educativa y para todos aquellos que están interesados en entender la naturaleza de la lectura y los diferentes enfoques y abordajes de su enseñanza. Esta guía, hecha por Juana R. Pinzás, para padres y maestros permitirá a los profesores de todos los niveles —desde la educación inicial hasta la universitaria— encontrar información relevante sobre la lectura y representará para los padres de familia una pauta de enseñanza que los ayudará a formar lectores entusiastas y críticos.

Lectura y aprendizaje: El uso semestral de libros en la formación académica de los alumnos PUCP. Un estudio descriptivo

Quevedo Aldecoa, Enrique. Lectura y aprendizaje: El uso semestral de libros en la formación académica de los alumnos PUCP. Un estudio descriptivo. Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú, 2017

Texto completo

El Banco del Libro, como estructura de prestación de servicios, dependiente del Sistema de Bibliotecas PUCP, planifica, organiza y ejecuta las acciones necesarias para facilitar el uso semestral de libros impresos a los estudiantes, coadyuvando, de esa manera, al logro de los objetivos de formación, promoción y apoyo institucionales.

Aquile Reader: app de lectura digital que permite navergar y leer más de 50.000 libros electrónicos gratuitos de varios catálogos de libros electrónicos en línea

Aquile Reader – Modern ebook reader

Aquile Reader es una moderna aplicación de lectura de libros electrónicos para Windows con potentes características y controles, todo ello con una interfaz de usuario muy fácil de usar, personalizable e intuitiva. Puedes leer tus propios archivos de libros electrónicos locales (sin DRM) o navegar y leer más de 50.000 libros electrónicos gratuitos de varios catálogos de libros electrónicos en línea, todo dentro de la aplicación.

Algunas de las características más destacadas de la aplicación son…

  • Diseño de 2 columnas estilo libro, junto con otras opciones de diseño.
  • Soporte para notas, resaltados y marcadores.
  • Capacidad de texto a voz para leer libros en voz alta.
  • Pantalla de lectura totalmente personalizable con colores, diseño, fuente, espaciado, etc.
  • Biblioteca con funciones como filtrar, clasificar y buscar libros.
  • Vista de colecciones para ver todas las notas, resaltados y marcadores de los libros en un solo lugar.
  • Tienda de libros en línea dentro de la aplicación para navegar, descargar y leer nuevos libros.
  • Soporte de temas de color para la aplicación.
  • Estadísticas de la aplicación para proporcionar información sobre la lectura.
  • Detalles añadidos para cada libro, como el recuento total de líneas/palabras, el progreso de la lectura, etc.

Una adolescente de L.A. comparte su pasión por la lectura a través de una organización que colecciona y distribuye 22.000 libros a estudiantes necesitados

Alana Weisberg en su garaje lleno de libros. Weisberg ha reunido más de 22.000 libros para donar a escuelas para repartir a los estudiantes que no tienen acceso a la biblioteca durante la pandemia. (Foto cortesía de Jillion Weisberg)

L.A. teen shares passion for reading through organization that collects, distributes books to needy students: Bookworm Global has handed out more than 22,000 books since the coronavirus pandemic hit. DN. enero 2021

Bookworm Global

Leer siempre ha sido uno de los pasatiempos favoritos de Alana Weisberg. Así que cuando la pandemia del coronavirus obligó a cerrar las escuelas y casi todas las actividades y de repente tuvo mucho más tiempo libre en sus manos, se encontró comprando frecuentemente libros en línea para alimentar su insaciable apetito por la lectura. Eso la hizo pensar en los niños sin acceso a materiales de lectura porque las bibliotecas estaban cerradas, dijo la estudiante de segundo año de 16 años de Los Ángeles.

Inspirada por el trabajo de otra organización caritativa a la que pertenece, que había estado distribuyendo libros a niños en hogares de acogida, Weisberg pensó en ampliar el esfuerzo a otros estudiantes que se beneficiarían del acceso a los libros durante la pandemia. Así nació Bookworm Global, una organización filantrópica que Weisberg inició y que ha recolectado y distribuido más de 22.000 libros nuevos o seminuevos a niños desde la primavera.

Lo que comenzó como un modesto esfuerzo para recolectar y distribuir libros a las organizaciones locales se ha ampliado para incluir la capacitación de miles de niñas y niños otros jóvenes “embajadores” para llevar a cabo campañas de recolección de libros en sus propias comunidades, incluso en el área de la bahía y fuera del estado. Los libros que se recolectan suelen ser recogidos por Weisberg y su madre. Luego hacen arreglos para llevar los libros a las escuelas u otras organizaciones sin fines de lucro en el área que puedan entregarlos a los estudiantes. Bookworm Global también ha donado libros a un orfanato en México.

El objetivo de Bookworm Global es promover la alfabetización. Esa es un área de especial preocupación en Los Ángeles, donde hay una gran población de jóvenes sin hogar, estudiantes de inglés y otros estudiantes que están luchando por leer a nivel de grado. Poner los libros en manos de los estudiantes es fundamental para que los niños puedan alejarse momentáneamente de las duras realidades de sus condiciones de vida en COVID-19 y viajar a nuevos mundos a través de la lectura.

El tesoro de la sabiduría está contenido principalmente en los libros

Bury, R. (2013). Philobiblon: A Treatise on the Love of Books (Cambridge Library Collection – History of Printing, Publishing and Libraries). Cambridge: Cambridge University Press. doi:10.1017/CBO9781139814614

CAPÍTULO I
QUE EL TESORO DE LA SABIDURÍA ESTÁ PRINCIPALMENTE CONTENIDO EN LOS LIBROS


El deseable tesoro de sabiduría y ciencia, que todos los hombres desean por instinto de naturaleza, supera infinitamente todas las riquezas del mundo; respecto de las cuales las piedras preciosas no tienen valor alguno; en comparación con las cuales la plata es como la arcilla y el oro puro es como un poco de arena; a cuyo esplendor el sol y la luna son oscuros de mirar; en comparación con cuya maravillosa dulzura la miel y el maná son amargos al gusto. Oh valor de la sabiduría que no se desvanece con el tiempo, virtud siempre floreciente, que limpia a su poseedor de todo veneno! Oh, don celestial de la divina bondad, que desciende del Padre de las luces, para exaltar el alma racional hasta los mismos cielos! Tú eres el alimento celestial del intelecto, que los que comen tendrán hambre y los que beben tendrán sed, y la alegre armonía del alma que languidece, que el que escucha no se confundirá jamás. Tú eres el moderador y la regla de la moral, que el que sigue no pecará. Por ti los reyes reinan y los príncipes decretan la justicia. Por ti, libres de su rudeza nativa, sus mentes y lenguas pulidas, las espinas del vicio arrancadas de raíz, esos hombres alcanzan altos puestos de honor, y se convierten en padres de su país, y compañeros de los príncipes, que sin ti habrían fundido sus lanzas en ganchos de poda y rejas de arado, o quizás estarían alimentando cerdos con el pródigo.

¿Dónde te escondes principalmente, tesoro elegido, y dónde te descubrirán las almas sedientas?

Certes, has puesto tu tabernáculo en los libros, donde el Altísimo, la Luz de las luces, el Libro de la Vida, te ha establecido. Allí todo el que pregunta te recibe, y todo el que busca te encuentra, y a todo el que llama audazmente se le abre rápidamente. Allí los querubines extienden sus alas, para que el intelecto de los estudiantes pueda ascender y mirar de polo a polo, de este a oeste, de norte a sur. Allí se contiene y se adora al poderoso e incomprensible Dios mismo; allí se revela la naturaleza de las cosas celestiales, terrestres e infernales; allí se disciernen las leyes por las que se administra cada estado, se distinguen los oficios de la jerarquía celestial y se describen las tiranías de los demonios, como no trascienden las ideas de Platón ni se contiene la cátedra de Crato.

En los libros encuentro a los muertos como si estuvieran vivos; en los libros preveo las cosas que vendrán; en los libros se exponen los asuntos bélicos; de los libros surgen las leyes de la paz. Todas las cosas se corrompen y decaen con el tiempo; Saturno no deja de devorar a los niños que genera; toda la gloria del mundo quedaría enterrada en el olvido, a menos que Dios hubiera proporcionado a los mortales el remedio de los libros.

Alejandro, el conquistador de la tierra, Julio, el invasor de Roma y del mundo, quien, el primero en la guerra y en las artes, asumió el imperio universal bajo su único gobierno, el fiel Fabricio y el severo Catón, habría sido ahora desconocido para la fama, si la ayuda de los libros hubiera sido insuficiente. Las torres han sido arrasadas, las ciudades han sido derribadas, los arcos de triunfo han perecido por la decadencia, y ni el Papa ni el rey pueden encontrar ningún medio de conferir más fácilmente el privilegio de la perpetuidad que los libros. El libro que ha hecho presta a su autor este servicio a cambio, que mientras el libro sobreviva su autor permanece inmortal y no puede morir, como declara Ptolomeo en el Prólogo de su Almagesto: No está muerto, dice, quien ha dado vida a la ciencia.

¿Quién, por lo tanto, limitará con algo de otro tipo el precio del infinito tesoro de libros, del que el escriba que se instruye saca cosas nuevas y viejas? La verdad que triunfa sobre todas las cosas, que vence al rey, al vino y a las mujeres, que se considera santa para honrarla antes que la amistad, que es el camino sin vuelta y la vida sin fin, que el santo Boecio considera que es triple en pensamiento, habla y escritura, parece permanecer más útil y fructífera para mayor provecho en los libros. Porque el sentido de la voz perece con el sonido; la verdad latente en la mente es la sabiduría que se esconde y el tesoro que no se ve; pero la verdad que resplandece en los libros desea manifestarse a todo sentido impresionable. Se encomienda a la vista cuando es leída, al oído cuando es escuchada, y más aún de una manera al tacto, cuando sufre ser transcrita, encuadernada, corregida y conservada. La verdad no revelada de la mente, aunque es la posesión del alma noble, sin embargo, debido a que carece de un compañero, no se sabe con certeza que sea encantadora, mientras que ni la vista ni el oído la tienen en cuenta. Además, la verdad de la voz sólo es patente para el oído y escapa a la vista, que nos revela más de las cualidades de las cosas, y unida al más sutil de los movimientos comienza y perece como en un aliento. Pero la verdad escrita de los libros, no transitoria sino permanente, se ofrece claramente para ser observada, y por medio de las permeables esférulas de los ojos, pasando por el vestíbulo de la percepción y los tribunales de la imaginación, entra en la cámara del intelecto, ocupando su lugar en el sillón de la memoria, donde engendra la eterna verdad de la mente.

Finalmente debemos considerar qué agradable es la enseñanza que hay en los libros, qué fácil, qué secreto! ¡Con qué seguridad ponemos al descubierto la pobreza de la ignorancia humana en los libros sin sentir ninguna vergüenza! Son maestros que nos instruyen sin vara ni férula, sin palabras de enojo, sin ropa ni dinero. Si te acercas a ellos, no están dormidos; si les preguntas e indagas, no se retiran; no te regañan si te equivocas; no se ríen de ti si eres ignorante. Oh libros, que sólo son liberales y libres, que dan a todos los que les piden y dan derecho a todos los que les sirven fielmente! ¡Con cuántos miles de tipos os encomendáis a los sabios de las Escrituras que nos han sido dadas por inspiración de Dios! Porque vosotros sois la mente de la más profunda sabiduría, a la que el sabio envía a su hijo para que saque sus tesoros: Prov. ii. Vosotros sois los pozos de agua viva, que el padre Abraham cavó primero, Isaac volvió a cavar, y que los filisteos se esfuerzan por llenar: Gen. xxvi. Vosotros sois en verdad las más deliciosas espigas de maíz, llenas de grano, para ser frotadas sólo por manos apostólicas, para que se produzca el alimento más dulce para las almas hambrientas: Matt. xii. Vosotros sois los potes de oro en los que se almacena el maná, y las rocas que fluyen con la miel, más aún, los panales de miel, las ubres más abundantes de la leche de vida, los graneros siempre llenos; sois el árbol de la vida y el cuádruple río del Paraíso, por el que se nutre la mente humana y se riega y refresca el intelecto sediento. Vosotros sois el arca de Noé y la escalera de Jacob, y los abrevaderos por los que se colorean las crías de los que la miran; sois las piedras del testimonio y los cántaros que sostienen las lámparas de Gedeón, el escrito de David, de los que se toman las piedras más lisas para la matanza de Goliat. Vosotros sois los vasos de oro del templo, los brazos de los soldados de la Iglesia con los que se apagan todos los dardos de fuego de los malvados, los olivos fructíferos, las vides de Engadi, las higueras que nunca están estériles, las lámparas encendidas que siempre se mantienen en preparación, y todas las comparaciones más nobles de la Escritura pueden aplicarse a los libros, si elegimos hablar en cifras.

Ser culto…

La imagen puede contener: 1 persona, tocando un instrumento musical y barba, texto que dice "Q2"

“Ser culto es saber el sánscrito, si se quiere, pero también maravillarse ante un crepúsculo; ser culto es llenar fichas acerca de una disciplina que se cultiva con preferencia, pero también emocionarse con una música o un cuadro, o descubrir el íntimo secreto de un verso o un niño (…) Quizá se comprendiera mejor mi pensamiento decantado en este concepto de la cultura: la actitud integralmente humana, sin mutilaciones, que resulta de un largo estudio y de una amplia visión de la realidad.Así tiene que ser el maestro.”

Julio Cortázar, “Esencia y misión del maestro”, “Papeles inesperados”.

El descubrimiento de la lectura

“Quisiera consignar un milagro trivial, del que
uno no se da cuenta hasta después que ha pasado: el descubrimiento de la lectura. El día en que los veintiséis signos del alfabeto dejan de ser trazos incomprensibles en fila sobre un fondo blanco, arbitrariamente agrupados, y se convierten en una puerta de entrada que da a otros siglos, a otros países, a multitud de seres más numerosos de los que veremos en toda nuestra vida, a veces a una idea que cambiará las nuestras, a una noción que nos hará un poco mejores
o, al menos, un poco menos ignorantes que ayer.”


MARGUERITE DE YOURCENAR,
¿Qué? La eternidad

Hay algo sagrado en la lectura

31 Books to Read While Self-Isolating, Chosen by Boston Booksellers

“Hay algo sagrado en leer un libro como “Matadero cinco o La cruzada de los niños” de Kurt Vonnegut, incluso si nada cambia excepto lo que está pasando dentro de nuestras mentes. Aun cuando lo volvamos a dejar en su sitio, aunque sólo sea brevemente, nos ofrece una relación cercana a la verdad, recordando lo que temporalmente, aunque sin engañarnos, lo que nuestra despertó en nuestra naturaleza ”

George Saunders, El megáfono de Braindead (2007)

¿Cómo (re)imaginar una biblioteca?

Christine, S. (2019). (Ré)aménager une bibliothèque. Paris, Presses de l’enssib.

Texto completo

¿Cómo se pueden (re)organizar los espacios de la biblioteca, desde los centros de aprendizaje hasta los centros de lectura? El reto de este libro es reexaminar los modelos, pero también las experiencias innovadoras, identificar los socios y sobre todo cuestionar juntos las prácticas del público, sean o no leales: este es el reto de este libro, fruto de las experiencias compartidas de un grupo de especialistas en la materia, para poner el desarrollo al servicio del público. Este libro nos permite comprender, controlar y organizar el proceso de (re)desarrollo y conocer el papel y las responsabilidades de cada actor del proyecto, para “co-construir un proyecto que se base tanto en la gestión como en el desarrollo”. »

¿Qué se necesita para dirigir un club de lectura durante 50 años?

What it takes to run a book club for more than half a century | Psyche Ideas

Jill Lawson. What it takes to run a book club for more than half a century. Psyche

Texto completo

En 1964, una joven madre llamada Charm tuvo una idea. ¿Y si hubiera un tiempo y un espacio para reunirse con otras mujeres y no hablar de los niños? No la malinterpreten, hablar de sus hijos era importante para ella, pero no todo el tiempo.

Este fue el comienzo de un club de lectura en Perth, Australia Occidental, al que he asistido durante los últimos 25 años. A los 84 años, soy uno de los miembros más jóvenes. El grupo original de seis redactó sorprendentes reglas detalladas que permanecen prácticamente sin cambios. Las reuniones mensuales se hacían en las casas de los miembros, comenzando a las 8pm con una copa de jerez, vino o jugo de fruta, y concluyendo con té, café y sándwiches. La discusión procedería como una tutoría universitaria: trabajando a través de las preguntas preparadas y dirigidas por el que elige el libro. No se hablará de forma irrelevante de los niños o de asuntos familiares. La anfitriona entregaría el libro para el mes siguiente, junto con una serie de preguntas, y se le devolvería el costo.

Se fijó el tiempo para que los niños pequeños estuvieran en la cama y sus padres los cuidaran fácilmente. Como la mayoría de los clubes de lectura, incluso hoy en día, era sólo para mujeres. La regla sobre los refrescos tenía como objetivo prevenir cualquier escalada de la cocina competitiva – siempre probable que ocurra en grupos de mujeres. El objetivo principal era asegurar que el enfoque fuera siempre la calidad de los libros, el amor a la lectura y la discusión reflexiva. En un toque caprichoso, Booke Club fue el nombre elegido.

En pocos meses, el Booke Club tenía 10 miembros, cuatro de las cuales se quedaron hasta el 2019. Diez se consideraron siempre óptimos, permitiendo una cena en diciembre y un descanso en enero. Si eran menos de 10, se programaba una película para un mes de discusión.

¿Cómo eran estas mujeres en 1964? Lo sé porque yo podría haber sido una de ellas. En 1964, tenía 28 años, era licenciada y madre de tres (pronto cuatro) niños pequeños. Sólo el destino de cómo las vidas convergen o se extrañan me tuvo en otro, pero bastante similar, club de lectura de Perth. Ese se desvaneció una vez que todos nuestros hijos estaban en la escuela y volvimos a trabajar o a estudiar.

Los miembros del Club de Libros tenían buen nivel educativo – la mayoría universitarias – lo que explica su familiaridad con el formato de tutoría. Pero no trabajaban seriamente fuera de casa. Muchas de ellas habían sido empleadas por el gobierno estatal y fueron despedidas en el momento en que se casaron. Era muy probable que se embarazaran pronto, ya que el control de la natalidad era limitado y no había guarderías.

Nuestro estilo de vida era razonablemente frugal y simple comparado con las generaciones recientes. En realidad, nadie usaba la palabra “estilo de vida” y las generaciones no tenían nombres. Éramos más independientes y mejor educadas que la mayoría de nuestras madres pero, en esta etapa, nuestras vidas no eran muy diferentes. Entre las primeras en ingresar en el club, sólo hubo dos divorcios, y un marido murió joven. Los otros matrimonios duraron hasta algunas muertes en los últimos años.

La membresía fluctuó cuando algunas se mudaron de los suburbios del interior de Perth. Algunas viajaron al extranjero, y a su regreso fueron bienvenidos al Club Booke. Las nuevas llegaron a través de al menos un vínculo con un miembro actual. Se consideró importante que el grupo discutiera sobre un posible miembro antes de que se le preguntara, y que la persona que actuara como “enlace” preparara a la recién llegada para las expectativas de la membresía. ¡Entrar en el Club Booke no debía ser tomado a la ligera!

La regla original de prohibir la discusión personal hizo del Club Booke un oasis, o tiempo muerto – tanto refrescante como terapéutico. Durante 55 años, 34 mujeres han fueron miembros del Club Booke, muy pocas durante menos de cinco años, y la mayoría durante décadas. Charm se retiró a finales de 2019. Considerando los cambios significativos y los importantes acontecimientos de la vida que todos debemos haber experimentado durante nuestra afiliación, se podría pensar que un grupo así proporcionaría mucho intercambio y apoyo emocional. Curiosamente, el Club Booke no ha sido realmente así. Un miembro recientemente semi-bromeó que no sabía nada sobre un divorcio y un nuevo matrimonio hasta que se terminó.

Creo que la adhesión a la regla original de prohibir la discusión personal hizo del Club Booke un oasis, o tiempo fuera – tanto refrescante como terapéutico. Cualquier preocupación o inquietud que uno pudiera tener, el Club Booke seguía siendo cómodamente el mismo.

Tengo ante mí el registro más antiguo sobreviviente del Club Booke – un libro de ejercicios andrajoso, cubierto de papel, con columnas prolijas, que abarca de 1973 a 1984. Por esto podemos agradecer en gran medida a Charm, cuyo liderazgo y amor por los números (tenía un título en matemáticas) le dio el trabajo de “tesorera”, al que pronto se unió June. Además de los nombres y el costo de los libros, hay detalles concienzudos sobre los pagos, las cantidades adeudadas y el “saldo en mano”.

Más de 500 libros han sido examinados en la vida del Club Booke. Fay, miembro desde la tercera reunión, ha hecho una gran cantidad de trabajo para mantener una lista de todo lo que hemos leído desde 1965, y ha continuado proporcionando actualizaciones anuales.

Los libros elegidos son en su mayoría ficción en prosa, pero también hemos tenido poesía, drama, biografías, sociología, viajes, historia, educación, psicología e incluso política”, escribió Connie, un miembro original, en su artículo sobre nosotros. El objetivo era siempre mantenerse al día, así como volver a visitar o conocer los clásicos. Así que vemos a autores como Thomas Hardy, Jane Austen, Virginia Woolf, Simone de Beauvoir y Henrik Ibsen esparcidos por las listas junto a los perdurables escritores modernos Patrick White, Thomas Keneally, Shirley Hazzard, Isabel Allende y Margaret Atwood – así como bestsellers de actualidad como Sebastian Barry, Lionel Shriver y Pat Barker.

Mientras que los miembros del Club Booke generalmente no han estado dispuestos a votar por los “favoritos” – creo que esto fue considerado bastante frívolo – lo hemos hecho dos veces. En la fecha de la votación más reciente, en 2015, los 10 miembros votaron sobre sus cinco libros más importantes de los últimos 36: Cutting for Stone (2009) de Abraham Verghese (cinco votos), The Rosie Project (2013) de Graeme Simsion (cuatro votos) y Burial Rites (2013) de Hannah Kent, The Hare with Amber Eyes (2010) de Edmund de Waal y Room (2010) de Emma Donoghue (todos con tres votos). A pesar de experimentar una amplia variedad de géneros y estilos, parece que los miembros del Club Booke todavía valoran más la ficción de calidad.

A veces el interrogador seleccionaba un pasaje corto para que lo estudiáramos o leyéramos en voz alta, o nos pedía que eligiéramos uno que nos pareciera gracioso, bien escrito o memorable. Muchas preguntas se referían a la calidad de la escritura, así como a aspectos literarios como la trama, la estructura y la voz. Por supuesto, siempre había la oportunidad de discutir los personajes – su representación, motivación, realismo, relaciones, y cómo los amábamos u odiábamos.

No creo que nadie haya venido sin leer el libro de principio a fin, al menos una vez. Mientras preparaba este relato, hablé individualmente con los otros nueve miembros sobre lo que el Club Booke ha significado para ellas y por qué pensaban que había sido tan duradero. La palabra que usaron con más frecuencia fue “serio”. Esas jóvenes madres en 1964 necesitaban una oportunidad para ejercitar diferentes partes de sus cerebros, abordar desafíos mentales y compartir sus pensamientos con otras. Descubrieron que el estudio y la discusión de la buena escritura era una forma de satisfacer estas necesidades. Gradualmente, sus vidas se expandieron a mundos fuera del hogar – títulos superiores, trabajo profesional y creativo, viajes, nietos. Mucho más tarde, sus vidas comenzaron a contraerse, pero el Club Booke mantuvo su valor durante todo el tiempo.

Los miembros también hablaron de la importancia de la estructura confiable – especialmente la formalidad de la discusión y el respeto mostrado por las diferentes opiniones. El requisito de acudir a una reunión bien preparada fue visto como una oportunidad para pensar profundamente de antemano y luego obtener nuevos puntos de vista de la discusión.

Creo que la anticuada cualidad de la dignidad también describe a estas mujeres, y explica la casi completa ausencia de peleas. No es de extrañar que todos los miembros crean que el fuerte amor por la literatura, la voluntad de escuchar y compartir, y el compromiso disciplinado nos ha mantenido en marcha.

Las decisiones siempre se tomaron democráticamente, con el respeto a las diferentes opiniones que se habían practicado durante años de discusiones de libros. Cuando se fijó la hora de inicio de las 10 de la mañana, algunos pensaron que los refrigerios podían ser más variados. Hubo un poco de experimentación con bollos y magdalenas, pero de alguna manera pronto volvimos a los sándwiches.

Las recientes necesidades de cambio han requerido cierta sensibilidad y gentileza, y los miembros han respondido admirablemente. El envejecimiento significa que la vista, el oído y la memoria declinan gradualmente y, para algunos, los atesorados desafíos de elegir un libro, investigar y preparar preguntas, incluso organizar una reunión, se estaban volviendo exigentes. Anteriormente, las mujeres del club simplemente se retiraban con cariñosas despedidas cuando creían que era el momento adecuado. Últimamente hemos animado a cualquiera a que renuncie a cualquier expectativa que le resulte difícil, y a que siga asistiendo a las reuniones con transporte y cualquier otro tipo de apoyo organizado. Durante los dos últimos años antes de retirarse del club, Charm no eligió un libro, sino que leyó todas las opciones y organizó cualquier reunión de discusión de películas. Otro miembro fundador, Jenny, ahora elige algo para leer, pero no prepara una serie de preguntas ni organiza una reunión. El tono de las reuniones se ha relajado un poco, pero la estructura formal sigue funcionando bien.

La pandemia de 2020 detuvo las reuniones y dio tiempo para la reflexión. Un miembro más se retiró. Australia Occidental tiene actualmente una baja tasa de infección, por lo que ocho de nosotros nos hemos vuelto a reunir alegremente. El único cambio es la simplificación de los refrigerios, con algunos miembros trayendo café para llevar. Estoy seguro de que si esto se hubiera imaginado en 1964, habría sido muy mal visto. Sin embargo, demuestra que, en su 56º año, el Club sigue cumpliendo sus objetivos originales con una admirable combinación de tradición, flexibilidad y compromiso.

Jill Lawson es miembro de la Sociedad Australiana de Psicología. Trabajó como psicóloga desde los 19 a los 80 años, principalmente en entornos educativos, desde el nivel preescolar hasta el de posgrado. También ha sido consejera voluntaria en un Centro de Apoyo al Cáncer. Enviudó después de más de 60 años de matrimonio, tiene cuatro hijos y vive en Perth, Australia Occidental.