Archivo de la etiqueta: Espacios

Los espacios ofertados como servicio bibliotecario: Los casos de las bibliotecas universitarias de Madrid y Cataluna

 

macalester-idealabstudyspace

 

Herrera Morillas, José Luis “Los espacios ofertados como servicio bibliotecario: Los casos de las bibliotecas universitarias de Madrid y Cataluna Información, Cultura y Sociedad, no. 41, 2019, p. 13+. Gale OneFile: Informe Académico, Accessed 8 Feb. 2020. DOI: https://doi.org/10.34096/ics.i41.6467
.
El propósito de este trabajo es comprobar en las bibliotecas de las universidades de Madrid y Cataluña si ofertan el uso de algunos de sus espacios como uno de los servicios destinados a los usuarios. Para ello, se estudia la información de los sitios webs de las bibliotecas y se envía un cuestionario a las bibliotecas que no cuentan con esta información. Los aspectos analizados son: cantidad y variedad de espacios, uso o no de los sitios webs para promocionar la oferta de este tipo de servicios, ubicación de esta información en los sitios webs y contenidos aportados. Entre los resultados del análisis de las 30 universidades estudiadas, se ha comprobado, por ejemplo, que 23 universidades ofertan algunos de sus espacios bibliotecarios como un servicio (de ellas, 20 lo indican en los sitios webs de las bibliotecas); que la variedad de espacios ofertados abarca 26 tipos diferentes, destacando por su mayor presencia los espacios para trabajo en grupo (21 universidades), los espacios de trabajo individual y/o de silencio (12 universidades) o los espacios para informática (10 universidades), etc.

La biblioteca visible: cómo mejorar la imagen y aumentar la visibilidad de la biblioteca universitaria

 

charleston-whitepaper-cover

 

The visible library: 5 ways to see and be seen in your university community. Routledge, 2020

Texto completo

Ver también vídeo

Estrategias para mejorar la visibilidad de la biblioteca en los medios sociales

 

Una preocupación compartida por los bibliotecarios universitarios es cómo mantener la biblioteca relevante y cómo promoverla como un espacio activo, orientado a las soluciones, social y altamente visible en el contexto de su comunidad.

 

Para ello se recogieron diversos testimonios de conversaciones con bibliotecarios que ofrecieron algunas pautas que aquí se recogen:

1. Diviértete. Mostrando el lado más desenfadado de tu biblioteca atraerás a la gente. Establece conexiones emocionales duraderas y genera un grupo de ardientes defensores de la biblioteca.

  • Consigue más dando más. Cuanto más ofrezcas, más beneficios tendrás de tu comunidad de usuarios
  • Redefine tu espacio. Anima a los usuarios a utilizar las bibliotecas y sus espacios, a reunirse en ella, a generar  ideas, y a producir contenidos de alta calidad a través del trabajo cooperativo. Crea un un “espacio de innovación” a través de grupos definidos de intereses concretos, lo que atraerá a más gente a la biblioteca
  • Usa la tecnología. Haz que la gente hable de las capacidades tecnológicas de la biblioteca.

2. Socialízate. Haz que la biblioteca sea “el lugar para cualquier propuesta”. Si tienes cosas emocionantes que decir, dilo a través de los canales que te ayudarán a llegar a las personas adecuadas en los momentos adecuados.

  • Compartir la riqueza del conocimiento. Comunica regularmente la información relevante a través de tus listas de contactos de redes sociales o por medio del correo electrónico.
  • Hazte social. Centraliza tu estrategia a través de medios presenciales o medios sociales para que todos estén representados.
  • Estar donde están. Llega a tus usuarios clave en los lugares, canales y formatos en los que también están ellos.

3. Ser “Biblioteca del equipo”. Se el mayor animador de tu biblioteca. Atrae a la gente a tu biblioteca tomando la iniciativa y llevando la conversación sobre la biblioteca fuera de la biblioteca.

  • Piensa en los usuarios de la biblioteca como si fueran clientes. Cambia su perspectiva para fomentar los intereses de sus interacciones diarias.
  • Desconéctate La interacción cara a cara o por teléfono añade un toque personal.
  • Déjate ver. Si es apropiado y factible, asiste a los eventos de otros departamentos. Eso te permitirá conocer mejor tu universidad desde el punto de vista de los demás, y además será importante para el resto de los departamentos tu interés y presencia en sus actividades.

4. Inspirar a los estudiantes. Llama la atención de los estudiantes, gánate su confianza y aprovecha los beneficios que conlleva. Muéstrales las ventajas de la biblioteca, y déjales que se lo cuenten a sus amigos. Una alianza con los estudiantes puede traer un flujo de estudiantes que utilicen sus recursos y reconozcan el valor que la biblioteca añade a su comunidad.

  • Hazlos creyentes. Deje que los estudiantes más entusiastas sean los mejores promotores de los servicios de la biblioteca
  • Promueve las ventajas. Anima a los estudiantes a aprovechar los beneficios gratuitos o de bajo costo que proporciona la biblioteca.
  • Haz que tu voz sea escuchada. Alinea tu biblioteca con las organizaciones del campus a las que los estudiantes ya acuden para obtener información.

5. Sintoniza con el profesorado. Los profesores e investigadores también son usuarios de la biblioteca. Satisfacer sus necesidades tiene un impacto duradero en la reputación de la biblioteca y de los profesionales que trabajan en ella. Los miembros del profesorado que sienten una verdadera conexión con la biblioteca y los bibliotecarios es probable que nos consulten a menudo, que aprendan sus procesos o informen a los gestores de la universidad sobre lo indispensable que es la biblioteca para su desarrollo profesional.

  • Busca puntos de acuerdo. Cuando un docente plantea una queja, usa tus recursos para ayudar a encontrar una solución.
  • Reciprocidad. Los bibliotecarios y profesores de la universidad tienen mucho que enseñar y aprender los unos de los otros.
  • Colaboración. Ayudar a un docente puede generar un vínculo de confianza con la biblioteca que en muchas ocasiones se convierte en un apoyo de por vida.

 

Conclusión

A través de diferentes conversaciones, se pidió a bibliotecarios universitarios que señalaran los factores clave que hacen que sus bibliotecas prosperen. Informaron que el aspecto más valioso e irremplazable de una biblioteca es la propia biblioteca, su existencia como espacio físico. Frente a los recursos cada vez más en formato electrónicos, frente a los presupuestos en crisis y a las búsquedas ubicuas en Internet, los usuarios de las bibliotecas siguen informando de que ven (y recurren) a las bibliotecas como lugares.

 

El futuro de las bibliotecas públicas como espacios de convivencia

atelier-starzak-strebicki-kahawa-coffee-books

 

Kozubaev, Sandjar ;  DiSalvo, Carl F. The Future of Public Libraries as Convivial Spaces: A Design Fiction. GROUP ’20: Companion of the 2020 ACM International Conference on Supporting Group Work, 2020

Texto completo

 

La proliferación de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) junto con las presiones del capitalismo global ha cuestionado el papel de las bibliotecas públicas en el futuro. Al mismo tiempo, las comunidades continúan confiando en las bibliotecas públicas como entidades que proporcionan servicios sociales y cívicos. En este documento, los autores utilizan la investigación a través del diseño (RTD) y métodos de ficción de diseño para explorar concepciones alternativas de las bibliotecas públicas y el papel de las TIC en ellas. Los autores proponen una ficción de diseño en forma de una convocatoria de propuestas de subvención emitida por el Instituto de servicios de museos y bibliotecas (IMLS). La ficción del diseño se centra en el concepto de convivencia para proponer espacios de diseño futuros para nuevos tipos de interacciones entre los usuarios de la biblioteca y el mundo que los rodea.

 

El espacio como estrategia en la biblioteca del siglo XXI

 

 

1100_ga_03b_people_rgb

 

Alonso-Arévalo, Julio ; Flórez Holguín, Richard. El espacio como estrategia en la biblioteca del siglo XXI. Desiderata, 2020, b, 13 pp. 72-81

Texto completo

 

En la era digital, cuándo parece que todo se desvanece y se convierte en secuencias de bits, cuándo las relaciones digitales se construyen en el anonimato; las bibliotecas de todo el mundo están abriendo sus puertas e invitando a los miembros de la comunidad a su interior. Convirtiéndose en un auténtico conector de sus comunidades. Una nueva filosofía del edificio público como un espacio democrático de derecho y convivencia que contribuye al moderno concepto de ciudad inteligente (Mersand et al. 2018). La biblioteca de hoy es tanto un lugar físico como virtual, pero sigue siendo la presencia física de la biblioteca la que le ancla más firmemente a la comunidad (Garmer 2014). La investigación y la experiencia muestran que la geografía y el lugar todavía importan. Las nuevas bibliotecas son el ejemplo más llamativo del cambio que están operando los edificios públicos, disponen de cafeterías, escenarios, rincones acogedores para sentarse y espacios multifunción diseñados para acomodar espacios creativos, clases de baile y gimnasia, o exposiciones de arte público que muestran obras contemporáneas de los artistas de la región.

Biblioteca de Arquitectura de la Universidad de Chulalongkorn

archculib08

 

Architecture Library Chulalongkorn University. Tailandia

 

Las personas usan las bibliotecas de manera diferente a como lo hacían en el pasado, con el cambio de estilo de vida y la presencia de Internet que ha cambiado la forma en que accedemos a la información y al conocimiento es necesario reinterpretar los espacios de aprendizaje en las bibliotecas adaptándolos en la era digital.

Existe la necesidad de repensar qué es un espacio de aprendizaje; reactivar la biblioteca, para que sea más que un lugar para leer libros, y se convierta en “una incubadora creativa”

Por ello, el nuevo diseño incluye desde un espacio de trabajo conjunto, un espacio de exhibición, un espacio “pin up” y un espacio de conferencias ocasionales donde la biblioteca se convierte en un lugar para el intercambio de ideas, e incluye no solo libros físicos como fuentes de conocimiento e inspiración, sino también medios digitales, películas, exposiciones.

De este modo, la biblioteca se convierte en un terreno experimental para que los estudiantes de arquitectura actúen en el espacio. Las exposiciones siempre cambiantes de varios estudios podrían servir como herramientas del inspiración para otros estudiantes. El sistema también está disponible para espacios “pin-up” con tableros magnéticos y pantalla digital donde cualquiera que pase puede unirse a las discusiones.

Aunque hoy hay una gran cantidad de información en línea. El contenido de los libros todavía tiene una naturaleza diferente de curación y profundidad. Si bien los datos digitales ya nos rodean virtualmente, el espacio físico de la biblioteca intenta rodearnos con libros y revistas físicos. 

Los espacios de exhibición que muestran las cubiertas de los libros mirando hacia afuera se maximizan, en lugar de las estanterías comprimidas habituales, donde solo vemos lomos de libros, invitando a las personas a verlos de frente y leerlos.

 

archculib09

Las diferentes atmósferas permiten a las personas elegir de acuerdo con sus preferencias, desde el espacio de trabajo compartido, mesas que miran hacia el exterior, un área tranquila, mesa baja y espacio para sofás para un ambiente relajante, incluso para sentarse en el piso.

 

archculib20

Un nuevo informe de la ONU sobre espacios públicos y derechos humanos destaca el lugar de las bibliotecas

 

North Carolina State University, James B Hunt Jr Library

Informe de la ONU sobre espacios públicos y derechos humanos destaca el lugar de las bibliotecas. IFLA, 2019

Texto completo

Como espacios públicos, abiertos a todos los miembros de la comunidad, las bibliotecas permiten a las personas ejercer y disfrutar de sus derechos humanos. Un nuevo informe  del Relator Especial de la ONU sobre Derechos Culturales destaca este papel y las condiciones para que se cumpla. Proporciona una herramienta útil de promoción para las bibliotecas.

Las bibliotecas de todo el mundo se están dando cuenta cada vez más del potencial de sus espacios como medio para cumplir sus misiones. Además de ser lugares tranquilos para estudiar, están demostrando su valor como espacios para reuniones, talleres y para la interacción comunitaria.

Especialmente en una era digital, estos espacios físicos tienen un papel importante tanto para los individuos como para las comunidades. Brindan oportunidades para garantizar una amplia variedad de derechos humanos, incluida la participación en la vida cívica, la libertad de acceso a la información y los derechos culturales. Permiten una dimensión social y compartida de los derechos, que va más allá del individuo.

 

 

Charles Library de Temple University

 

201308_ny_n100_publication

La nueva Biblioteca Charles de Temple University ha abierto sus puertas para el comienzo del semestre de otoño de 2019. Situado en la intersección de dos importantes senderos peatonales, y en el nexo del Campus Principal de Temple, el proyecto genera un nuevo corazón social y académico para el diverso cuerpo estudiantil de la universidad de más de 39.000 estudiantes. Entretejido en el tejido del norte de Filadelfia, el edificio se encuentra a sólo una cuadra de la calle Broad, la arteria que conecta a la ciudad.

Dentro de su dinámico contexto urbano, el diseño de Snøhetta, desarrollado en colaboración con Stantec, reinterpreta la tipología tradicional de la biblioteca de investigación como depósito de libros, integrando el edificio con una diversidad de espacios de colaboración y aprendizaje social. Y al ofrecer más del doble de espacios de estudio que su predecesora de los años 60, Paley Library, la biblioteca de 220.000 pies cuadrados prevé más de 5 millones de visitantes anuales. La misión de Charles Library es proporcionar experiencias de aprendizaje equitativas para sus estudiantes, su facultad y la comunidad circundante.

0c19767fc945a05f58bf063e4c37a399

La sólida base del edificio está revestida con secciones verticales de granito de cara dividida, haciendo referencia a los materiales del contexto del campus circundante. Los grandes arcos de entrada de madera cortan el volumen de piedra y anuncian un acogedor punto de entrada. Las extensiones de vidrio crean la máxima transparencia en las tres entradas principales. Los arcos elevados continúan dentro del edificio, formando un dramático vestíbulo de tres pisos con cúpula en el atrio. Dentro del atrio central hay una zona 24/7, así como espacios de trabajo de computación disponibles para los residentes de Filadelfia. Las entradas abovedadas y las amplias plazas del edificio invitan a todos los visitantes y, si bien su inusual geometría expresa una identidad distinta, su concentración está cuidadosamente en sintonía con la escala y los materiales de sus vecinos.