Archivo de la etiqueta: Espacios

El espacio como estrategia en la biblioteca del siglo XXI

 

 

1100_ga_03b_people_rgb

 

Alonso-Arévalo, Julio ; Flórez Holguín, Richard. El espacio como estrategia en la biblioteca del siglo XXI. Desiderata, 2020, b, 13 pp. 72-81

Texto completo

 

En la era digital, cuándo parece que todo se desvanece y se convierte en secuencias de bits, cuándo las relaciones digitales se construyen en el anonimato; las bibliotecas de todo el mundo están abriendo sus puertas e invitando a los miembros de la comunidad a su interior. Convirtiéndose en un auténtico conector de sus comunidades. Una nueva filosofía del edificio público como un espacio democrático de derecho y convivencia que contribuye al moderno concepto de ciudad inteligente (Mersand et al. 2018). La biblioteca de hoy es tanto un lugar físico como virtual, pero sigue siendo la presencia física de la biblioteca la que le ancla más firmemente a la comunidad (Garmer 2014). La investigación y la experiencia muestran que la geografía y el lugar todavía importan. Las nuevas bibliotecas son el ejemplo más llamativo del cambio que están operando los edificios públicos, disponen de cafeterías, escenarios, rincones acogedores para sentarse y espacios multifunción diseñados para acomodar espacios creativos, clases de baile y gimnasia, o exposiciones de arte público que muestran obras contemporáneas de los artistas de la región.

Biblioteca de Arquitectura de la Universidad de Chulalongkorn

archculib08

 

Architecture Library Chulalongkorn University. Tailandia

 

Las personas usan las bibliotecas de manera diferente a como lo hacían en el pasado, con el cambio de estilo de vida y la presencia de Internet que ha cambiado la forma en que accedemos a la información y al conocimiento es necesario reinterpretar los espacios de aprendizaje en las bibliotecas adaptándolos en la era digital.

Existe la necesidad de repensar qué es un espacio de aprendizaje; reactivar la biblioteca, para que sea más que un lugar para leer libros, y se convierta en “una incubadora creativa”

Por ello, el nuevo diseño incluye desde un espacio de trabajo conjunto, un espacio de exhibición, un espacio “pin up” y un espacio de conferencias ocasionales donde la biblioteca se convierte en un lugar para el intercambio de ideas, e incluye no solo libros físicos como fuentes de conocimiento e inspiración, sino también medios digitales, películas, exposiciones.

De este modo, la biblioteca se convierte en un terreno experimental para que los estudiantes de arquitectura actúen en el espacio. Las exposiciones siempre cambiantes de varios estudios podrían servir como herramientas del inspiración para otros estudiantes. El sistema también está disponible para espacios “pin-up” con tableros magnéticos y pantalla digital donde cualquiera que pase puede unirse a las discusiones.

Aunque hoy hay una gran cantidad de información en línea. El contenido de los libros todavía tiene una naturaleza diferente de curación y profundidad. Si bien los datos digitales ya nos rodean virtualmente, el espacio físico de la biblioteca intenta rodearnos con libros y revistas físicos. 

Los espacios de exhibición que muestran las cubiertas de los libros mirando hacia afuera se maximizan, en lugar de las estanterías comprimidas habituales, donde solo vemos lomos de libros, invitando a las personas a verlos de frente y leerlos.

 

archculib09

Las diferentes atmósferas permiten a las personas elegir de acuerdo con sus preferencias, desde el espacio de trabajo compartido, mesas que miran hacia el exterior, un área tranquila, mesa baja y espacio para sofás para un ambiente relajante, incluso para sentarse en el piso.

 

archculib20

Un nuevo informe de la ONU sobre espacios públicos y derechos humanos destaca el lugar de las bibliotecas

 

North Carolina State University, James B Hunt Jr Library

Informe de la ONU sobre espacios públicos y derechos humanos destaca el lugar de las bibliotecas. IFLA, 2019

Texto completo

Como espacios públicos, abiertos a todos los miembros de la comunidad, las bibliotecas permiten a las personas ejercer y disfrutar de sus derechos humanos. Un nuevo informe  del Relator Especial de la ONU sobre Derechos Culturales destaca este papel y las condiciones para que se cumpla. Proporciona una herramienta útil de promoción para las bibliotecas.

Las bibliotecas de todo el mundo se están dando cuenta cada vez más del potencial de sus espacios como medio para cumplir sus misiones. Además de ser lugares tranquilos para estudiar, están demostrando su valor como espacios para reuniones, talleres y para la interacción comunitaria.

Especialmente en una era digital, estos espacios físicos tienen un papel importante tanto para los individuos como para las comunidades. Brindan oportunidades para garantizar una amplia variedad de derechos humanos, incluida la participación en la vida cívica, la libertad de acceso a la información y los derechos culturales. Permiten una dimensión social y compartida de los derechos, que va más allá del individuo.

 

 

Charles Library de Temple University

 

201308_ny_n100_publication

La nueva Biblioteca Charles de Temple University ha abierto sus puertas para el comienzo del semestre de otoño de 2019. Situado en la intersección de dos importantes senderos peatonales, y en el nexo del Campus Principal de Temple, el proyecto genera un nuevo corazón social y académico para el diverso cuerpo estudiantil de la universidad de más de 39.000 estudiantes. Entretejido en el tejido del norte de Filadelfia, el edificio se encuentra a sólo una cuadra de la calle Broad, la arteria que conecta a la ciudad.

Dentro de su dinámico contexto urbano, el diseño de Snøhetta, desarrollado en colaboración con Stantec, reinterpreta la tipología tradicional de la biblioteca de investigación como depósito de libros, integrando el edificio con una diversidad de espacios de colaboración y aprendizaje social. Y al ofrecer más del doble de espacios de estudio que su predecesora de los años 60, Paley Library, la biblioteca de 220.000 pies cuadrados prevé más de 5 millones de visitantes anuales. La misión de Charles Library es proporcionar experiencias de aprendizaje equitativas para sus estudiantes, su facultad y la comunidad circundante.

0c19767fc945a05f58bf063e4c37a399

La sólida base del edificio está revestida con secciones verticales de granito de cara dividida, haciendo referencia a los materiales del contexto del campus circundante. Los grandes arcos de entrada de madera cortan el volumen de piedra y anuncian un acogedor punto de entrada. Las extensiones de vidrio crean la máxima transparencia en las tres entradas principales. Los arcos elevados continúan dentro del edificio, formando un dramático vestíbulo de tres pisos con cúpula en el atrio. Dentro del atrio central hay una zona 24/7, así como espacios de trabajo de computación disponibles para los residentes de Filadelfia. Las entradas abovedadas y las amplias plazas del edificio invitan a todos los visitantes y, si bien su inusual geometría expresa una identidad distinta, su concentración está cuidadosamente en sintonía con la escala y los materiales de sus vecinos.

Uso del diseño participativo en bibliotecas con la inclusión de las partes interesadas

 

stakeholder1-672x372

 

Process Matters in Design: Using participatory design to include stakeholders
By Meredith Farkas | American Libraries September 3, 2019

Ver original

 

En ocasiones  los métodos de diseño valoran las voces de poblaciones diversas y las incorporan al proceso de creación. Sin embargo, con demasiada frecuencia, las partes interesadas (stakeholder) sólo participan de manera superficial, lo que lleva a depender de generalizaciones y suposiciones sobre la forma en que la gente utiliza las bibliotecas.

El diseño participativo es más que una evaluación de necesidades, un grupo focal o incluso un estudio etnográfico: las partes interesadas contribuyen activamente a definir problemas y diseñar soluciones. Se les considera miembros iguales de un equipo de investigación y diseño en lugar de ser tratados como sujetos de investigación. Dada la diversidad de proyectos de diseño de bibliotecas y nuestro enfoque centrado en el usuario, parece que encaja perfectamente en nuestra profesión.

Una parte importante del diseño participativo es reconocer los desequilibrios de poder que existen en los procesos de diseño tradicionales, así como en la sociedad en general. El diseño participativo valora por igual el conocimiento experiencial y la experiencia profesional. El bibliotecario Scott Young y los miembros de la tribu Sioux de la Universidad Estatal de Montana (MSU) y los estudiantes de la MSU Connie y Celina Brownotter ven el diseño participativo como una herramienta importante para empoderar a los usuarios y abordar la inequidad. Su proyecto Experiencias de los usuarios con poblaciones subrepresentadas “creó un espacio para que los estudiantes nativos americanos contaran la historia de sus experiencias en la universidad, para codeterminar el proceso de diseño y para expresar sus preocupaciones dentro de la biblioteca”.

El diseño participativo es inherentemente político. Según Young y Brownotter, se centra “igualmente en crear mejores diseños y mejores condiciones sociales para los participantes”. Young y los Brownotters desarrollaron Indigenous Participatory Design Toolkit con ejercicios que cualquier biblioteca puede adoptar.

El diseño del servicio, una metodología relacionada, se concentra en la comprensión del comportamiento de las partes interesadas y examina de manera holística los elementos que intervienen en sus interacciones con un servicio en particular. Se diferencia del diseño participativo en su falta de enfoque explícitamente político.

La colaboración profunda que se requiere en el diseño participativo lleva tiempo y requiere la voluntad de dar poder a los clientes. Sin embargo, muchas bibliotecas han adoptado algunos de estos métodos para informar y mejorar los proyectos de diseño sin involucrar plenamente a las partes interesadas como cocreadores, como el uso de técnicas de investigación etnográfica que ayudan a los diseñadores a comprender mejor las necesidades y hábitos de las partes interesadas. Hay más ejemplos de bibliotecas que han utilizado estos métodos limitados, a veces sin el elemento de cocreación, en el Council on Library and Information Resources’ Participatory Design in Academic Libraries: New Reports and Findings.

Si bien estos métodos pueden ayudar a las bibliotecas a diseñar espacios que respondan mejor a las necesidades cambiantes de los usuarios, el proceso puede ser tan valioso como el producto. Incluir a las partes interesadas y respetar sus voces puede conducir a una mejor y más duradera conexión entre la biblioteca y la comunidad. Ya sea que las bibliotecas utilicen o no métodos de diseño participativo, pensar en cómo incluir a los miembros de la comunidad en los procesos de diseño y valorar su experiencia podría mejorar tanto las relaciones con la comunidad como los propios diseños.

 

Geelong Library and Heritage Centre: un edificio ambicioso y orientado al futuro

 

arm-geelong-library-and-heritage-center-australia-image-1

 

Geelong Library and Heritage Centre (Victoria, Australia)

Ver vídeo

 

 

La nueva Geelong Library and Heritage Centre (Victoria, Australia) ocupa el mismo espacio que la antigua biblioteca de dos pisos a la que sustituye en el corazón cívico y cultural de la ciudad.. Tres desafíos conceptuales inspiraron el diseño. Mantener la tradición de las grandes bibliotecas, crear un edificio ambicioso y orientado al futuro, y diseñar una estructura orgánica que permita que el mundo natural penetre en el interior.

El edificio habita tanto en el pasado como en el futuro. Su forma rinde homenaje a los ideales de superación, conocimiento y curiosidad expresados en las cúpulas de grandes salas de lectura como la Biblioteca Estatal de Victoria. Pero la esfera fracturada también conjura un futuro innovador y de alta tecnología.

La cúpula está revestida con un conjunto de azulejos geodésicos: 332 hexágonos en 19 tamaños diferentes dispuestos alrededor de un único pentágono. (La piel de un balón de fútbol funciona de manera similar.) Las baldosas, coloreadas en una paleta de cuatro marrones apagados para acentuar la cresta de la cúpula.

El edificio está abierto a todas influencias históricas, incluyendo los cipreses de Monterey, que forman parte del patrimonio de la ciudad. Se fracturó parte de la cúpula para extender el parque dentro del edificio, una referencia a las ideas de jardines de aprendizaje y a la pintoresca tradición australiana romántica de la belleza de las ruinas.

Los fragmentos de vidrio cristalino de las paredes orientadas al oeste y al sur son como estalactitas en la entrada de una cueva. Recuerdan la tradición renacentista de la gruta como un espacio primario de retiro y reflexión, pero el acristalamiento estructural de las fachadas -tanto con cristal de visión como con cajas de sombra- les confiere la mayor resistencia térmica posible.

20151212_jg_3744cmyk-ground-floor-gathering-place

La revolución digital significa que las computadoras están reemplazando a los libros en muchas bibliotecas de todo el mundo, pero el diseño de Geelong Library revigoriza el compromiso con el libro como un objeto hermoso y táctil. La Gran Muralla de los Cuentos, de seis metros de altura, se extiende desde el suelo hasta el techo de la planta baja. Los lectores pueden hojear los libros desde una pasarela elevada, que recuerda a la de la antigua Biblioteca Mitchell de Sídney.

La primera planta es para niños y jóvenes y tiene un balcón ajardinado en la parte superior de los árboles. La segunda planta está destinada a colecciones de adultos, revistas, periódicos y recursos electrónicos e incluye una sala de lectura y salas de estudio.

geelong-library-and-heritage-center-a310317-1-520x357

Las bibliotecas son vistas cada vez más como un tercer lugar, separadas de la casa y el trabajo, por eso las plantas baja y primera son orgullosamente ruidosas. Invitan a la gente a conocerse, hablar, tocar música, tomar café y usar multimedia. Hay un nuevo espacio de exposición compartido con la galería de arte adyacente de Geelong. Aunque tradicionalmente las bibliotecas prohibían comer y hablar en sus espacios, GLHC tiene en la planta baja un cibercafé comunitariode 80 plazas, un espacio de encuentro comunitario con libros y revistas populares.

El núcleo de la biblioteca, planta tres, es tranquilo. El Heritage Centre, climatizado, alberga la mayor colección regional de registros públicos y privados de Victoria. Todos viven en un vasto compactus y todo el piso cumple con las especificaciones de almacenamiento del State Archives Place of Deposit. Su sala de lectura supervisada cuenta con mesas inteligentes y lectores digitales de microfilm.

heritage-centre-reading-room-1048

El cuarto piso es para el personal. El quinto es un salón de actos flexible con capacidad para 250 personas y una amplia terraza con vistas a la bahía de Corio.

GLHC es también una muestra de muebles contemporáneos de la mejor calidad. Es un lugar para utilizar y aprender sobre el trabajo de diseñadores reconocidos a nivel nacional e internacional. No hay reproducciones: todos los muebles son genuinos.

GLHC también incorpora las mejores prácticas actualizadas en iniciativas de diseño sensibles al medio ambiente y tiene una calificación de 5 estrellas Green Star. Las características incluyen un sistema de aire de desplazamiento y calefacción por suelo radiante en la losa. El edificio está alimentado por un gran conjunto solar instalado en el techo del Memorial de la Paz de al lado. Ambas características minimizan los costes energéticos.

 

johnstone-park

 

 

 

Planificación del edificio de la biblioteca pública

 

51yo3alkjll._sx313_bo1204203200_

Planning for the modern public library building / edited by Gerard B.
McCabe and James R. Kennedy.  Estpont: Libraries Unlimited, 2003

Texto completo

Esta colección de 22 ensayos informativos ofrece una visión importante de las actividades actuales en el área de la planificación de edificios. Escrito por reconocidos expertos en construcción de los Estados Unidos y Australia, los ensayos discuten temas críticos de planificación desde una perspectiva de gestión.