Archivo de la etiqueta: Espacios

Uso del diseño participativo en bibliotecas con la inclusión de las partes interesadas

 

stakeholder1-672x372

 

Process Matters in Design: Using participatory design to include stakeholders
By Meredith Farkas | American Libraries September 3, 2019

Ver original

 

En ocasiones  los métodos de diseño valoran las voces de poblaciones diversas y las incorporan al proceso de creación. Sin embargo, con demasiada frecuencia, las partes interesadas (stakeholder) sólo participan de manera superficial, lo que lleva a depender de generalizaciones y suposiciones sobre la forma en que la gente utiliza las bibliotecas.

El diseño participativo es más que una evaluación de necesidades, un grupo focal o incluso un estudio etnográfico: las partes interesadas contribuyen activamente a definir problemas y diseñar soluciones. Se les considera miembros iguales de un equipo de investigación y diseño en lugar de ser tratados como sujetos de investigación. Dada la diversidad de proyectos de diseño de bibliotecas y nuestro enfoque centrado en el usuario, parece que encaja perfectamente en nuestra profesión.

Una parte importante del diseño participativo es reconocer los desequilibrios de poder que existen en los procesos de diseño tradicionales, así como en la sociedad en general. El diseño participativo valora por igual el conocimiento experiencial y la experiencia profesional. El bibliotecario Scott Young y los miembros de la tribu Sioux de la Universidad Estatal de Montana (MSU) y los estudiantes de la MSU Connie y Celina Brownotter ven el diseño participativo como una herramienta importante para empoderar a los usuarios y abordar la inequidad. Su proyecto Experiencias de los usuarios con poblaciones subrepresentadas “creó un espacio para que los estudiantes nativos americanos contaran la historia de sus experiencias en la universidad, para codeterminar el proceso de diseño y para expresar sus preocupaciones dentro de la biblioteca”.

El diseño participativo es inherentemente político. Según Young y Brownotter, se centra “igualmente en crear mejores diseños y mejores condiciones sociales para los participantes”. Young y los Brownotters desarrollaron Indigenous Participatory Design Toolkit con ejercicios que cualquier biblioteca puede adoptar.

El diseño del servicio, una metodología relacionada, se concentra en la comprensión del comportamiento de las partes interesadas y examina de manera holística los elementos que intervienen en sus interacciones con un servicio en particular. Se diferencia del diseño participativo en su falta de enfoque explícitamente político.

La colaboración profunda que se requiere en el diseño participativo lleva tiempo y requiere la voluntad de dar poder a los clientes. Sin embargo, muchas bibliotecas han adoptado algunos de estos métodos para informar y mejorar los proyectos de diseño sin involucrar plenamente a las partes interesadas como cocreadores, como el uso de técnicas de investigación etnográfica que ayudan a los diseñadores a comprender mejor las necesidades y hábitos de las partes interesadas. Hay más ejemplos de bibliotecas que han utilizado estos métodos limitados, a veces sin el elemento de cocreación, en el Council on Library and Information Resources’ Participatory Design in Academic Libraries: New Reports and Findings.

Si bien estos métodos pueden ayudar a las bibliotecas a diseñar espacios que respondan mejor a las necesidades cambiantes de los usuarios, el proceso puede ser tan valioso como el producto. Incluir a las partes interesadas y respetar sus voces puede conducir a una mejor y más duradera conexión entre la biblioteca y la comunidad. Ya sea que las bibliotecas utilicen o no métodos de diseño participativo, pensar en cómo incluir a los miembros de la comunidad en los procesos de diseño y valorar su experiencia podría mejorar tanto las relaciones con la comunidad como los propios diseños.

 

Geelong Library and Heritage Centre: un edificio ambicioso y orientado al futuro

 

arm-geelong-library-and-heritage-center-australia-image-1

 

Geelong Library and Heritage Centre (Victoria, Australia)

Ver vídeo

 

 

La nueva Geelong Library and Heritage Centre (Victoria, Australia) ocupa el mismo espacio que la antigua biblioteca de dos pisos a la que sustituye en el corazón cívico y cultural de la ciudad.. Tres desafíos conceptuales inspiraron el diseño. Mantener la tradición de las grandes bibliotecas, crear un edificio ambicioso y orientado al futuro, y diseñar una estructura orgánica que permita que el mundo natural penetre en el interior.

El edificio habita tanto en el pasado como en el futuro. Su forma rinde homenaje a los ideales de superación, conocimiento y curiosidad expresados en las cúpulas de grandes salas de lectura como la Biblioteca Estatal de Victoria. Pero la esfera fracturada también conjura un futuro innovador y de alta tecnología.

La cúpula está revestida con un conjunto de azulejos geodésicos: 332 hexágonos en 19 tamaños diferentes dispuestos alrededor de un único pentágono. (La piel de un balón de fútbol funciona de manera similar.) Las baldosas, coloreadas en una paleta de cuatro marrones apagados para acentuar la cresta de la cúpula.

El edificio está abierto a todas influencias históricas, incluyendo los cipreses de Monterey, que forman parte del patrimonio de la ciudad. Se fracturó parte de la cúpula para extender el parque dentro del edificio, una referencia a las ideas de jardines de aprendizaje y a la pintoresca tradición australiana romántica de la belleza de las ruinas.

Los fragmentos de vidrio cristalino de las paredes orientadas al oeste y al sur son como estalactitas en la entrada de una cueva. Recuerdan la tradición renacentista de la gruta como un espacio primario de retiro y reflexión, pero el acristalamiento estructural de las fachadas -tanto con cristal de visión como con cajas de sombra- les confiere la mayor resistencia térmica posible.

20151212_jg_3744cmyk-ground-floor-gathering-place

La revolución digital significa que las computadoras están reemplazando a los libros en muchas bibliotecas de todo el mundo, pero el diseño de Geelong Library revigoriza el compromiso con el libro como un objeto hermoso y táctil. La Gran Muralla de los Cuentos, de seis metros de altura, se extiende desde el suelo hasta el techo de la planta baja. Los lectores pueden hojear los libros desde una pasarela elevada, que recuerda a la de la antigua Biblioteca Mitchell de Sídney.

La primera planta es para niños y jóvenes y tiene un balcón ajardinado en la parte superior de los árboles. La segunda planta está destinada a colecciones de adultos, revistas, periódicos y recursos electrónicos e incluye una sala de lectura y salas de estudio.

geelong-library-and-heritage-center-a310317-1-520x357

Las bibliotecas son vistas cada vez más como un tercer lugar, separadas de la casa y el trabajo, por eso las plantas baja y primera son orgullosamente ruidosas. Invitan a la gente a conocerse, hablar, tocar música, tomar café y usar multimedia. Hay un nuevo espacio de exposición compartido con la galería de arte adyacente de Geelong. Aunque tradicionalmente las bibliotecas prohibían comer y hablar en sus espacios, GLHC tiene en la planta baja un cibercafé comunitariode 80 plazas, un espacio de encuentro comunitario con libros y revistas populares.

El núcleo de la biblioteca, planta tres, es tranquilo. El Heritage Centre, climatizado, alberga la mayor colección regional de registros públicos y privados de Victoria. Todos viven en un vasto compactus y todo el piso cumple con las especificaciones de almacenamiento del State Archives Place of Deposit. Su sala de lectura supervisada cuenta con mesas inteligentes y lectores digitales de microfilm.

heritage-centre-reading-room-1048

El cuarto piso es para el personal. El quinto es un salón de actos flexible con capacidad para 250 personas y una amplia terraza con vistas a la bahía de Corio.

GLHC es también una muestra de muebles contemporáneos de la mejor calidad. Es un lugar para utilizar y aprender sobre el trabajo de diseñadores reconocidos a nivel nacional e internacional. No hay reproducciones: todos los muebles son genuinos.

GLHC también incorpora las mejores prácticas actualizadas en iniciativas de diseño sensibles al medio ambiente y tiene una calificación de 5 estrellas Green Star. Las características incluyen un sistema de aire de desplazamiento y calefacción por suelo radiante en la losa. El edificio está alimentado por un gran conjunto solar instalado en el techo del Memorial de la Paz de al lado. Ambas características minimizan los costes energéticos.

 

johnstone-park

 

 

 

Planificación del edificio de la biblioteca pública

 

51yo3alkjll._sx313_bo1204203200_

Planning for the modern public library building / edited by Gerard B.
McCabe and James R. Kennedy.  Estpont: Libraries Unlimited, 2003

Texto completo

Esta colección de 22 ensayos informativos ofrece una visión importante de las actividades actuales en el área de la planificación de edificios. Escrito por reconocidos expertos en construcción de los Estados Unidos y Australia, los ensayos discuten temas críticos de planificación desde una perspectiva de gestión.

 

 

 

La Biblioteca Oodi de Helsinki elegida ganadora del Premio a la Biblioteca Pública del Año 2019 (IFLA)

 

standard_full_3977-1_51043_sc_v2com

El martes 27 de agosto, la Biblioteca Central de Helsinki Oodi fue elegida ganadora del Premio a la Biblioteca Pública del Año 2019 en el Congreso Mundial de Bibliotecas e Información de la Federación Internacional de Asociaciones de Bibliotecarios y Bibliotecas (IFLA).

Ver

La nueva Biblioteca Central de Helsinki

Ver vídeo

El premio a la Biblioteca Pública del Año, que se otorga a una biblioteca pública de nueva construcción o instalada en locales que no se utilizaban anteriormente. Este año, un total de 16 bibliotecas de todo el mundo solicitaron ser consideradas para este premio. Las otras bibliotecas que llegaron a la final fueron Green Square Library and Plaza en Australia, Bibliotheek LocHal en los Países Bajos y Tūranga – Christchurch Central Library en Nueva Zelanda. El patrocinador del premio, la empresa de TI Systematic, otorgó 5.000 dólares a Oodi.

Oodi fue diseñada con la participación e implicación de los usuarios durante un largo periodo de tiempo. Se recibieron más de 2.000 ideas de los usuarios para servir como base del concurso de arquitectura. ALA Arquitectos diseñó un edificio sorprendente y único que tiene en cuenta todos los elementos más deseados por los usuarios. Los usuarios hicieron suya inmediatamente a Oodi, que es su mayor éxito. El premio a la Biblioteca Pública del Año nos dice que el mundo también se ha dado cuenta de esto”,alega la directora de Oodi Anna-Maria Soinininvaara.

otpkhy67rhnmiyk-lxdrp_gl9q2ihhe3bfkmbtmzrnm

 

La Biblioteca Central de Helsinki Oodi es un lugar de encuentro vivo en la plaza Kansalaistori, en el corazón de Helsinki. Es una de las 37 sucursales de la Biblioteca de la Ciudad de Helsinki y forma parte de la red de bibliotecas Helmet, que proporciona a sus usuarios conocimientos, nuevas habilidades e historias, es un lugar de fácil acceso para el aprendizaje, la inmersión en la historia, el trabajo y la relajación. Es una biblioteca de una nueva era, un lugar de encuentro vivo y funcional abierto para todos.

Oodi complementará el centro cultural y mediático formado por el Centro de Música de Helsinki, Finlandia Hall, Sanoma House y el Museo de Arte Contemporáneo Kiasma. Oodi será un espacio público urbano no comercial y abierto a todos, justo enfrente del edificio del Parlamento.

 

helsinki-central-library-la-biblioteca-de-los-98-millones-de-euros-foto-ala-architects_16_643x397

 

Función y forma de la biblioteca universitaria: elementos de planeación administrativa para el diseño arquitectónico

 

73d211573d2c184459d5fac92aaad83e

MERCADO, ARIO GARZA. Función y forma de la biblioteca universitaria: elementos de planeación administrativa para el diseño arquitectónico. 2, reimpresión ed., vol. 83, Colegio De Mexico, 1984. JSTOR, http://www.jstor.org/stable/j.ctv233q6m.

Texto completo

ePub

 

El ensayo expone las conexiones que existen entre el concepto, la estructura, el funcionamiento y los requerimientos físicos de las bibliotecas para la enseñanza superior.

 

La biblioteca del futuro como espacio público de derecho

 

367521d5b525297288e077c51e3d8fd8

 

En la era digital, cuándo parece que todo se desvanece y se convierte en secuencias de bits, cuándo las relaciones digitales se construyen en el anonimato; las bibliotecas de todo el mundo están abriendo sus puertas e invitando a los miembros de la comunidad a su interior. Convirtiendose en un  auténtico conector de sus comunidades. Una nueva filosofía del edificio público como un espacio democrático de derecho y convivencia que contribuye al moderno concepto de ciudad inteligente.

Un edificio público representa algo más, que lo que perciben los visitantes cuando entran en su vestíbulo. La filosofía de los espacios públicos está cambiando.

Las nuevas bibliotecas son el ejemplo más llamativo del cambio que están operando los edificios públicos, disponen de cafeterías, escenarios, rincones acogedores para sentarse y espacios multifunción diseñados para acomodar espacios creativos, clases de baile y gimnasia, o exposiciones de arte público que muestran obras contemporáneas de los artistas de la región. De piso a piso no hay barreras, con acceso público a todo, excepto a las oficinas de trabajo. Es un marcado contraste con las silenciosas bibliotecas de antaño, con pasillos que hacian eco y accesos limitados. Reemplazándo esta visión por un espacio más humano y lúdico.

Se trata de conseguir que la biblioteca sea un espacio publico de derecho; el espacio democrático por excelencia de cualquier comunidad; en el que cualquier persona hace de su visita a la biblioteca un acto social. Transformando la biblioteca en la sala de estar comunitaria.

La biblioteca de esta manera está liderando el nuevo concepto de espacio social, en un momento que los gestores de fondos públicos se plantean la rentabilidad de la biblioteca en la era digital, cuando casi todo que antes era accesiblea a través de la biblioteca,  ahora está disponible en Internet. Este cambio intenta también demostrar a nuestros ciudadanos y dirigentes políticos la utilidad de la biblioteca,  y que vale la pena invertir fondos en bibliotecas, porque son lugares vibrantes para la comunidad que contribuyen a la felicidad y al empoderamiento de las personas.

Esto significa apertura, democracia, transparencia, flexibilidad, usos múltiples, que se han iniciado en las bibliotecas concebidas como terceros espacios, pero se trata de una nueva  filosofía de futuro del espacio público en general. La evolución hacia espacios públicos cada vez más vitales, polivalentes y participativos.

Así, los espacios públicos se están empezando a concibir con un nuevo significante de la nueva identidad urbana. Nuevos diseños que intentan enriquecer la vida de las personas hacia un nuevo concepto de ciudad, la “smart city“, cómo lugares que favorecen la identidad de grupo y unen a las personas, en un tiempo en el que las relaciones entre las personas en el mundo digital se diluyen en el anonimato, es más importante que nunca el valor de los espacios comunes y abiertos a todos los residentes. Espacios públicos en un mundo en continua privatización, donde las personas buscan lugares para socializarse de una manera no comercial. Lugares en los que nadie necesita comprar nada, tener un boleto o una membresía. La revolución de las bibliotecas en el mundo digital ha comenzado su cuenta atrás.

 

Donde las bibliotecas son atracción turística

00libraries-qatar-jumbo

 Biblioteca Nacional de Qatar

Where Libraries are the Tourist Attractions

Por 

 

En los últimos años, se han abierto docenas en todo el mundo, que no se parecen en nada a las bibliotecas que servían para almacenar libros en el pasado.

Hace aproximadamente una década, las bibliotecas de todo el mundo se enfrentaban a un dilema. Sus funciones vitales, como son proporcionar libros y acceso a la información para el público, están siendo reemplazadas por Amazon, libros electrónicos y Wi-Fi público.

Así, Para atraer visitantes nacionales y extranjeros, y para competir con otras organizaciones de dimensión global muchas bibliotecas están proporcionando servicios avanzados e incluso a veces extravagantes. Tienen jardines en la azotea, parques públicos, terrazas, espacios de juego, centros para adolescentes, cines, salas de juegos, espacios creativos ( o galerías de arte, restaurantes. Por ejemplo, la nueva biblioteca de Aarhus, Dinamarca, tiene un gong  que suena cada vez que una madre en un hospital cercano da a luz.

Hoy, las bibliotecas tienen elegantes salas de reuniones y espacios proyectivos para que nuevos emprendedores puedan reunirse con clientes potenciales y bibliotecarios especializados en negocios que pueden ayudarlos a resolver sus desafíos financieros y clases para enseñarles habilidades vitales. Sin costo, es una opción mucho más barata que gastar cientos de dólares en un coworking.

Tambien las bibliotecas están proporcionando al público otras herramientas que pueden no tener en casa. Hace veinte años eran libros. Ahora es una tecnología nueva y costosa, como impresoras 3D, cortadoras láser y estudios de radio y televisión para grabar podcasts y películas. Los visitantes van a las bibliotecas para probar antes de comprar. Otras personas solo quieren experimentar con algo que tal vez nunca puedan pagar.

Satisfacer diversas necesidades requiere un edificio sofisticado, y muchas bibliotecas están empleando a los mejores arquitectos del mundo para crear diseños espectaculares. Los nuevos edificios están transformando los espacios, volviéndose virales en las redes sociales y atrayendo a turistas de todo el mundo. Así en muchas de estas bibliotecas, los libros están siendo relegados ​​por otros servicios.

Algunas de estas bibliotecas

Biblioteca Central de Helsinki

Biblioteca Nacional de Qatar

Biblioteca Tianjin Binhai

Biblioteca Dokk1 en Aarhus

Museo de Literatura de Irlanda

Biblioteca Central de Calgary

Biblioteca pública de Oslo

Biblioteca Central de Austin