Archivo de la etiqueta: Makerspaces

Makerspaces y bibliotecas. La liberalidad de la profesión bibliotecológica

Biblio 93-94: Makerspaces y bibliotecas. La liberalidad de la profesión bibliotecológica (segunda parte)  Viernes 29 de Jul del 2022

Programas de RADIO

Descargar MP3


En este programa:    

  • Julio Alonso Arévalo, especialista de la Universidad de Salamanca, nos habla sobre el curso “Makerspaces y bibliotecas”, impartido en Costa Rica. 
  • Además, se presenta la segunda parte del reportaje sobre la liberalidad de la profesión bibliotecológica en Costa Rica, con participación de la estudiante Ana Lizeth Rojas, quien entrevista a las profesionales Mauren Hidalgo, Lizzie Solórzano y Nayla Rojas.  
  • También, en el SINABI Informa, nos presenta la exposición fotográfica de la Biblioteca Pública de Grecia. 

La Biblioteca Pública de Missoula (Montana) premiada como Biblioteca Pública del Año 2022 por la IFLA

Missoula Public Library

En Missoula, Montana, la conciencia medioambiental va de la mano de la cultura local y la innovación digital, por lo que la Biblioteca Pública de Missoula ha sido nombrada Biblioteca Pública del Año 2022 por la IFLA

Entre las bibliotecas nominadas se valoraba la amplitud del alcance dentro de los nuevos edificios de bibliotecas. Desde grandes e impresionantes edificios de prestigio hasta soluciones innovadoras y sostenibles y lugares de reunión locales más pequeños. Pero la Biblioteca Pública de Missoula lo tiene todo. El edificio destaca por su hermosa arquitectura que rinde homenaje al paisaje circundante, al tiempo que funciona como una biblioteca con una gran cantidad de ofertas y posibilidades que también sirve como lugar de encuentro para la comunidad local. Por lo tanto, la biblioteca obtiene una alta puntuación en todos los criterios del premio. Es una biblioteca que uno desearía tener en su propia localidad. Es una biblioteca construida para el futuro.

La Biblioteca Pública de Missoula se encuentra al pie del Monte Sentinel, un edificio hermoso e innovador donde la gente se reúne para la cultura y el aprendizaje. La biblioteca, de reciente construcción, alberga desde equipos de cámara y estudios de producción hasta instalaciones de investigación genealógica, talleres familiares y, por supuesto, un montón de libros. La Biblioteca Pública de Missoula ofrece a sus ciudadanos un lugar único donde reunirse para jugar, aprender y experimentar.

El magnífico entorno natural que sirve de telón de fondo a la biblioteca se refleja de forma impresionante en su construcción e interior. La naturaleza y el paisaje circundante pueden verse en muchos aspectos de la arquitectura y el mobiliario de la biblioteca. MSR Design y A&E Design crearon la visión detrás de la recién construida Biblioteca Pública de Missoula. Encontraron la inspiración para el diseño de la biblioteca en la naturaleza que la rodea: las escaleras, las paredes y el mobiliario están revestidos de madera, y el color violeta del interior es un homenaje a la flor del estado de Montana, el bitterroot. Así, la escalera central entre las plantas recuerda a la escalada de una montaña. Cada una de las plantas ofrece diferentes actividades y opciones. En la planta superior, los visitantes pueden disfrutar de unas magníficas vistas del monte Sentinel desde la terraza de la biblioteca. En consecuencia, la biblioteca no pudo evitar captar la atención del jurado, y la Biblioteca Pública de Missoula puede ahora reclamar ser la mejor biblioteca pública nueva del mundo año 2022.

El premio a la Biblioteca Pública del Año lo concede cada año la Federación Internacional de Asociaciones de Bibliotecarios y Bibliotecas (IFLA). Se realiza en colaboración con la empresa danesa de software Systematic, que también patrocina el premio de 5.000 dólares que se paga al ganador. Este año, 20 bibliotecas de 17 países diferentes optaban al premio. Cuatro fueron nominadas y la ganadora final, la Biblioteca Pública de Missoula, acaba de ser anunciada en el Congreso Mundial de Bibliotecas e Información (WLIC) de la IFLA, que este año se celebra en Dublín del 26 al 29 de julio.

Kitchen which can be used by citizens

A la hora de diseñar la nueva Biblioteca Pública de Missoula, MSR y A&E se guiaron por tres principios: La nueva biblioteca debía ser duradera, flexible y sostenible. Por ello, el diseño del edificio incluye un sistema de distribución de aire que ahorra energía, y el edificio se calienta con energía geotérmica.

Los 106.676 metros cuadrados de la biblioteca principal se distribuyen en cuatro plantas:

La planta baja funciona como lugar de encuentro. Aquí hay una cafetería, una tienda y material bibliotecario seleccionado. Además, el estudio de producción de alta tecnología de Missoula Community Access Television (MCAT) está disponible para que la gente experimente con la tecnología y la producción de medios. En la planta baja también se encuentra el Living Lab de la Universidad de Montana, que tiende un puente entre la biblioteca y el mundo de la investigación.

La primera planta está dedicada a los niños y las familias. Aquí hay espacios para el juego y el aprendizaje con la Biblioteca Infantil Hank y Nancy Harrington, el Laboratorio de Aprendizaje Families First y el Área de Descubrimiento SpectrUM de la Universidad de Montana.

La segunda planta alberga las colecciones de libros de la biblioteca, una cocina que puede ser utilizada por los ciudadanos, zonas de estudio y un centro de investigación genealógica.

La planta superior está destinada a eventos, recepciones y otros actos sociales. Si se sale a la terraza exterior, es posible disfrutar de las excepcionales vistas del paisaje montañoso.

La Biblioteca Pública de Missoula alberga así otras cuatro organizaciones, y su papel multifuncional como biblioteca y centro de conocimiento, aprendizaje y comunidad hacen de la Biblioteca Pública del Año de este año un lugar único para que la gente se reúna, interactúe e innove en un entorno moderno y pintoresco.

Evolución de las bibliotecas hasta el siglo XXI (Infografía)

The evolution of libraries to the 21st century (Infographic), 2021

Ver

Ampliar infografía

A un viajero en el tiempo que visitara una biblioteca hoy en día probablemente le costaría asimilar lo que está viendo: la biblioteca del siglo XXI ha evolucionado mucho, mucho más allá de su estado original como depósito de libros, para convertirse en un centro vital de la comunidad y una fuente de contenido multicanal.

A medida que las bibliotecas entran en la última fase de su historia, pivotando una vez más para adaptarse a los nuevos entornos, echamos un vistazo a la historia de las bibliotecas públicas para recordar lo lejos que hemos llegado – y cuántas nuevas y emocionantes oportunidades de cambio están en el horizonte.

De 2010 hasta nuestros días: Construir espacios acogedores para los creadores

Las bibliotecas actuales no son sólo lugares para consumir contenidos: son un lugar para crear. Con cada vez más bibliotecas que ofrecen estudios para creadores, cabinas de podcasting, software de edición de vídeo, talleres y tutoriales, la biblioteca se ha convertido en un vibrante centro creativo donde se produce tanto contenido como se disfruta.

El papel de la biblioteca seguirá evolucionando, por supuesto, pero dondequiera que vayamos, es clave tener en cuenta que el bibliotecario del siglo XXI nunca ha sido sólo un conservador de libros. Son investigadores, analistas de datos, analistas de información, gestores de bases de datos, gestores de redes sociales… y la evolución de la tecnología en las últimas décadas no ha hecho más que aclarar su polifacético papel y su inconmensurable valor.

La biblioteca pública del siglo XXI más allá de los libros

La biblioteca moderna es más que un simple depósito de libros. Hoy las bibliotecas son espacios públicos diseñados para fomentar las conexiones al tiempo que se mantienen al día con la tecnología y las necesidades de la comunidad.

En su interior, los visitantes pueden encontrar desde una flamante cafetería, una biblioteca de préstamo de herramientas y un «laboratorio de ideas» repleto de lo último en tecnología hasta cabinas de podcasting, máquinas de coser computerizadas y pantallas de realidad aumentada, las instalaciones se han actualizado para la era moderna.

Aunque sigue habiendo muchos libros, y los libros siguen siendo el ADN de la biblioteca, el rediseño de los espacios está permitiendo nuevas propuestas. Se trata más de propiciar el aprendizaje, la participación y la socialización; no se trata tanto de que las personas vengan a coger un libro de la estantería y se marchen. El propósito es que se queden en el espacio de la biblioteca por más tiempo, disfrutando, aprendiendo y compartiendo conocimientos junto a otros. El objetivo es crear comunidades fuertes que respondan positivamente ante momentos críticos.

En general la asistencia a las bibliotecas ha disminuido en torno a un 21% entre 2009 y 2019. Pero los préstamos han aumentado; simplemente se han trasladado a Internet, ya que las colecciones han pasado del material físico al digital. Eso ha hecho que las bibliotecas cambien su forma de pensar en cuanto a lo que podría atraer a la gente a sus espacios.

Este nuevo concepto integrador da lugar a múltiples propuestas, las personas acuden a la biblioteca para desarrollar casi cualquier cosa que tenga que ver con sus intereses, es su espacio comunitario, un facilitador para alcanzar sus logros, un espacio proyectivo para sus aspiraciones en el que se mezclan ocio, disfrute y aprendizaje.

Las propuestas incluyen desde bancos de semillas, jardinería, juegos, tecnología, actividades creativas, estudios de audio y video, grabación de música, cocina o actividades artesanales. Se trata de generar espacio de aprendizaje compartido que promueva la personalización del aprendizaje con la integración de las nuevas tecnologías, en definitiva, espacios de aprendizaje bibliotecario que conectan a los estudiantes con la tecnología, la información y el aprendizaje co-curricular.

Los nuevos diseños de los espacios son parte del atractivo: zonas luminosas y abiertas, con zonas de descanso que propician la conversación. Así, las bibliotecas de la actualidad intentan satisfacer las necesidades de hoy, sin olvidar su pasado pero mirando al futuro, a través de espacios que facilitan la interacción y la flexibilidad en un mundo cambiante.

Las bibliotecas públicas son públicas: un lugar donde todos pueden reunirse. Espacios abiertos a la comunidad donde cualquiera puede acudir independientemente de sus circunstancias y condiciones. Un espacio integrador por derecho propio. De esta manera las bibliotecas del siglo XXI proporcionan un espacio común y acogedor que fomenta la exploración, la creación y la colaboración entre los miembros de la comunidad, donde reúnen lo mejor de lo físico y lo digital para crear centros de aprendizaje y acogida, posicionándose como centros comunitarios que satisfacen las necesidades generales y las infinitas posibilidades de aprendizaje. En definitiva, las bibliotecas seguirán inspirando a las personas para que construyan nuevos conocimientos y significados a partir del mundo que les rodea.

La Biblioteca Pública Centro Cultural Comuna de Calí en Colombia recibe un premio IFLA a las bibliotecas sostenibles

Centro Cultural Comuna 1 Biblioteca Pública-«El camino del barrio»

Facebook

Centro Cultural Comuna 1 Biblioteca Pública-«El camino del barrio» en Santiago de Cali en Colombia recibió el premio IFLA Green Library Award 2022, por ser un proyecto que se realizó con mínimos recursos pero con un gran impacto. El proyecto busca crear un mayor vínculo entre los habitantes y su territorio, sus barrios y la naturaleza circundante. También apoya las iniciativas comunitarias, promueve la igualdad de género y muestra la fortaleza de las comunidades.

.

.

El Centro Cultural de la Comuna 1 es el resultado de los esfuerzos de varios líderes del barrio Vista Hermosa entre los que se destaca el presidente de la Junta de Acción Comunal, Carlos Alfredo Orbes, quien lideró un consenso comunitario para solicitar la construcción de la biblioteca pública en un terreno del municipio gestionado años atrás, y en donde se había pensado inicialmente construir un polideportivo. De esta manera, el alcalde de ese entonces, Ricardo Cobo Lloreda, inició la construcción de la biblioteca en el año 2000, y fue inaugurada el 22 de diciembre de ese mismo año. Para el 1 de febrero de 2001 se inicia la prestación de sus servicios bibliotecarios y desde su apertura hace parte de la Red de Bibliotecas Públicas de Cali.

Entre sus programas inicialmente se puede resaltar la ejecución del proyecto Servicios integrados para jóvenes, auspiciado por el programa presidencial “Colombia Joven” y financiado por el Banco Mundial, que permitió la creación de varios grupos juveniles para el fortalecimiento de las expresiones artísticas y comunitarias como: Grutespa (teatro), Grafo (comunicaciones), Mambologia (baile), Malicia (proyección audiovisual) y Vacko´s (música), los cuales dinamizaron las actividades culturales de la biblioteca por 7 años aproximadamente y se convirtieron en grupos representativos a nivel de la comuna y la ciudad.

.

.

Entre los años 2013 y 2014 con la llegada del Punto Vive Digital, la biblioteca cambió su infraestructura, remodelando la fachada, la distribución de los espacios físicos, el mobiliario y equipos tecnológicos, y por ende, se abrieron nuevos servicios como: acceso a internet, vídeo juegos, gobierno en línea, alfabetización informacional, entre otros.  

Para el  año 2015, de nuevo se realizan adecuaciones para el beneficio de la comunidad y se inició la ampliación de la biblioteca por medio de la estrategia TIOS, la cual contempló la construcción de un salón de artes que vino a reforzar las dinámicas culturales y artísticas, permitiendo la realización permanente de exposiciones, proyección de cine, ensayos de grupos y reuniones comunitarias, que sin duda han generado mayor sentido de pertenencia en esta biblioteca.

.

.

En octubre del 2021, La Biblioteca Pública Centro cultural comuna 1 fue una de las bibliotecas ganadoras del VIII Premio Nacional de Bibliotecas Públicas Daniel Samper Ortega; Dicho reconocimiento es otorgado desde el año 2014 por el Ministerio de Cultura, Biblioteca Nacional de Colombia y la Red Nacional de bibliotecas Públicas, a la bibliotecas que se destacan por la excelencia en la prestación de sus servicios y su capacidad de resiliencia a situaciones adversas.

Los ganadores del Premio IFLA a la Biblioteca Verde 2022 son:

Categoría «Mejor Biblioteca Verde»
Singapur, Consejo Nacional de Bibliotecas de Singapur-«Renovación de la Biblioteca Pública Choa Chu Kang»

Categoría «Mejor proyecto de biblioteca verde»
Francia, París, Médiathèque de la Canopée-la fontaine-«La Médiathèque de la Canopée : una biblioteca piloto de desarrollo sostenible para la red parisina»

Un reconocimiento especial es para
Colombia, Cali, Biblioteca Pública del Centro Cultural Comuna 1-«El camino del barrio»

Los finalistas son los siguientes

Categoría «Mejor biblioteca ecológica»

Bulgaria, Burgas, Biblioteca Regional «P. K. Yavorov»-«BiblioBurgas Comunitaria»
Colombia, Cali, Biblioteca Pública del Centro Cultural La Leonera-«Biblioteca Pública del Centro Cultural La Leonera 2022»

España, Barcelona, Collserola – Biblioteca Josep Miracle-«Biblioteca de Collserola. Una propuesta verde en la ciudad de Barcelona»
EEUU, Boston, MA, Valente Branch Library-«Biblioteca Pública de Cambridge – Valente Branch»

Categoría «Mejor proyecto de biblioteca verde»

Bélgica, Jette, BiblioJette y BibJette-«Adopta una planta en tu biblioteca pública: el proyecto Plantotek»

Francia, Médiathèque Mouezh ar gallon, Tourc’h-«Una biblioteca con jardín compartido para desarrollar la biodiversidad»

Noruega, Lier, Lier bibliotek-«Los peces que echan raíces»

Makerspaces en la escuela, robótica educativa y entornos de aprendizaje innovadores

Scaradozzi, D., Guasti, L., Di Stasio, M., Miotti, B., Monteriù, A., & Blikstein, P. (Eds.). (2021). Makers at School, Educational Robotics and Innovative Learning Environments: Research and Experiences from FabLearn Italy 2019, in the Italian Schools and Beyond. Springer Nature, 2021. 

Texto completo

PDF

ePub

Resultados de la 2ª conferencia FabLearn Italia, celebrada en Ancona, Italia, del 20 al 22 de abril de 2019. Ofrece los últimos logros en investigación y desarrollo en Robótica Educativa, así como nuevas aplicaciones, las últimas herramientas, sistemas y componentes para el uso de la robótica en escuelas, universidades y educación informal. Incluye un resumen y análisis de las metodologías de robótica educativa existentes, así como las actividades y desarrollos en el campo de la robótica educativa

El espacio como servicio en la biblioteca universitaria: moviéndose hacia lo móvil

Steven Bell Moving to Mobile: Space as a Service in the Academic Library
EDUCASE April 15, 2022

Texto completo

Con la llegada del aprendizaje híbrido el entorno académico que está cambiando, los bibliotecarios deben reimaginar su espacio como un servicio prestado a los estudiantes. ¿Dónde encajan los laboratorios de ordenadores en esta visión de las bibliotecas que dan prioridad a las estrategias «mobile-first»?

El espacio como servicio es un concepto emergente en el campo de la biblioteconomía académica. La esencia de esta nueva visión del espacio físico de la biblioteca como un servicio en sí mismo es que los estudiantes de grado y postgrado quieren aprovechar cada vez más el espacio de la biblioteca para mejorar su experiencia educativa global. En el pasado, la percepción que tenían los bibliotecarios universitarios del espacio del edificio era estática y no dinámica: el espacio era simplemente la suma total de todas las sillas, mesas, salas y equipos que los usuarios del espacio podían ocupar o utilizar. Todas las actividades que ocurrían dentro del edificio de la biblioteca -servicios prestados en los mostradores, compromiso con los estudiantes en las salas de formación y consulta entre los estudiantes y los bibliotecarios- se identificaban como los verdaderos servicios. Sin embargo, con la llegada del aprendizaje híbrido el entorno académico que está cambiando, los bibliotecarios deben reimaginar su espacio como un servicio prestado a los estudiantes, incluso cuando los propios bibliotecarios pueden tener menos presencia en el espacio. Parte de ese proceso implica cuestionar la viabilidad de cada espacio existente y si encaja en el nuevo paradigma del espacio como servicio.

El informe 2021 OCLC report New Model Library: Pandemic Effects and Library Directions, presenta las perspectivas de un conjunto de directores de bibliotecas de todo el mundo. El informe concluye que los cambios actuales de la pandemia están conduciendo a prácticas bibliotecarias, en conjunto, que presentan una transformación hacia un «Nuevo Modelo de Biblioteca». Una cualidad de este nuevo modelo es la forma en que los usuarios de la biblioteca perciben los espacios físicos. Según este informe «La pandemia reafirmó el valor de los espacios físicos de las bibliotecas, ya que los responsables de las mismas se vieron presionados para permanecer abiertas, reabrir y reducir las restricciones de los edificios. . . . Los cierres de edificios pusieron de manifiesto la importancia de tratar los espacios de las bibliotecas como un servicio que apoya a las personas que se reúnen para utilizar la biblioteca con diferentes fines». El estudio recomienda que para mejorar la experiencia de compromiso del usuario de la biblioteca, los bibliotecarios deben «tratar el espacio de la biblioteca como un servicio… [como] una parte única del valor de la biblioteca». Reevaluar las políticas de uso y el diseño de los espacios de la biblioteca para animar a la comunidad a reunirse de diferentes maneras para diferentes propósitos».

Los bibliotecarios que quieran buscar el espacio como servicio en esta transformación hacia el Nuevo Modelo de Biblioteca deberían preguntarse dónde encajan los laboratorios de informática de sobremesa en esta visión. ¿Deben formar parte de este viaje post-pandémico, o es el momento de abandonarlos? Una encuesta realizada por Ask Your Target Market, una empresa independiente de investigación en línea, recogió la opinión de 500 estudiantes de todo Estados Unidos durante un período de dos semanas en octubre de 2020. El objetivo de la encuesta era conocer las experiencias de los estudiantes con el espacio de las bibliotecas universitarias. Según los resultados, el 37,8 por ciento de los encuestados identificó el «laboratorio de informática» como una de sus razones para pasar tiempo en la biblioteca. Con un 58,6%, la razón principal para pasar tiempo en la biblioteca era «un espacio de estudio tranquilo». A medida que los estudiantes se vuelven más dependientes de sus propios dispositivos informáticos móviles, imaginemos una encuesta similar realizada dentro de dos o tres años. Probablemente revelaría que aún menos estudiantes necesitan un ordenador de sobremesa en la biblioteca para realizar sus tareas académicas.

¿Qué sabemos sobre los motivos por los que los estudiantes siguen acudiendo a los laboratorios informáticos de las bibliotecas? ¿Utilizan los ordenadores de sobremesa para la investigación académica y el aprendizaje, o simplemente utilizan los ordenadores de sobremesa para actividades como la comprobación del correo electrónico, el envío de trabajos a las impresoras y la visualización de sitios web de entretenimiento entre las clases? Si este es el caso, los bibliotecarios deberían preguntarse qué valor añaden los laboratorios de ordenadores de sobremesa a nuestro espacio como servicio, si es que lo hacen. A la hora de imaginar las bibliotecas del futuro, los planificadores deberían preguntarse si tiene sentido asignar espacio a los laboratorios de informática, o si es necesario ofrecer ordenadores de sobremesa.

La movilidad en la biblioteca después de los ordenadores de sobremesa

Uno de los pilares de la visión mobile-first de la Biblioteca Charles fue la disponibilidad de quioscos de venta de portátiles y baterías. Aunque los datos informáticos de los estudiantes, junto con lo que observamos en el día a día, nos informaron de que más del 90% de los estudiantes poseían dispositivos portátiles, percibiendo que en ocasiones los estudiantes necesitarían un ordenador suministrado por la biblioteca. Además, los propietarios de portátiles, por diversas razones, prefieren dejar su dispositivo en casa. El sistema introdujo dos innovaciones en el programa tradicional de préstamo de portátiles de la biblioteca. En primer lugar, los quioscos de portátiles de la biblioteca se concibieron como una parte de un sistema de uso compartido de portátiles en todo el campus. Al igual que los programas urbanos de bicicletas compartidas, los estudiantes toman prestado un portátil en los quioscos repartidos por el campus y lo devuelven allí o en cualquier otro quiosco convenientemente situado. En segundo lugar, se trabajó con el proveedor de quioscos para crear una versión inalámbrica de sus equipos. Esto permitiría una fácil reubicación de los quioscos cuando fuera necesario. Aunque los quioscos pueden configurarse para ofrecer tanto ordenadores portátiles como sistemas de recarga de energía, se optó por quioscos dedicados a los ordenadores portátiles o a cargadores de energía. Los recargadores permiten alimentar a varios dispositivos y aceptan un enchufe de tres clavijas y una variedad de conectores para teléfonos inteligentes.

Las bibliotecas llevan mucho tiempo ofreciendo el préstamo de ordenadores portátiles, normalmente gestionado a través de sus unidades de circulación y reserva. El equipo se gestiona igual que los libros en circulación. Aunque la inversión inicial en quioscos de préstamo es considerable, también lo es el tiempo del personal dedicado a gestionar los programas de préstamo de portátiles. Considera el valor de la compensación y el ahorro potencial a largo plazo al cambiar el préstamo de portátiles a un proceso automatizado de autoservicio que proporciona una mejor experiencia a los estudiantes.

Las bibliotecas universitarias que se diseñan y construyen, o se renuevan, hoy en día deben concebirse como espacios para algo más que los que utilizarán las bibliotecas en el presente. El diseño debe servir a todos los que habiten los edificios en el futuro. El laboratorio de ordenadores de sobremesa no es más que una tecnología heredada que era un componente esencial de las bibliotecas universitarias en los albores de la era de la informática personal. Aunque los ordenadores de sobremesa no son una tecnología obsoleta, los dispositivos móviles son simplemente la tecnología preferida en el campus hoy en día.

Mañana, es muy probable que alguna otra tecnología nueva erosione el valor de la tecnología actual. La lección aprendida de la experiencia de la Biblioteca Charles es que en la enseñanza superior necesitamos la voluntad de romper el molde y probar nuevas formas de apoyar el éxito académico de los estudiantes, incluso si sabemos que las expectativas de algunos miembros de la comunidad no se verán satisfechas. Esto es especialmente cierto cuando debemos tender el puente entre las tecnologías que utilizamos hoy y que sabemos que quedarán obsoletas y las tecnologías que apenas podemos imaginar que tendremos mañana. Trabajar en condiciones de incertidumbre tecnológica se ha convertido en nuestro modo de funcionamiento de facto en la enseñanza superior. Para acertar, debemos diseñar la infraestructura tecnológica de cualquier edificio nuevo con la máxima flexibilidad. Sólo entonces nuestras bibliotecas universitarias serán tan útiles para sus futuros propietarios y habitantes como lo son para nosotros ahora.

Abrir la fabricación digital: transformación de los conocimientos técnicos

Schneider, Christoph. Opening Digital Fabrication: Transforming TechKnowledgies. KIT Scientific Publishing, 2018

Texto completo

Este estudio analiza el campo de la fabricación digital abierta, donde las nuevas capacidades digitales y las esperanzas de transformación social se han fusionado para formar acuerdos que buscan democratizar el conocimiento y la tecnología a través de la colaboración. A través de la ciencia social cualitativa, el estudio analiza los FabLabs y las tecnologías de código abierto y los respectivos procedimientos colectivos que producen y organizan la tecnología y el conocimiento que redefinen el enredo de nuestra sociedad y sus tecnologías.

Movimientos de innovación de base

Smith, A., Fressoli, M., Abrol, D., Arond, E., & Ely, A. (2017). Grassroots Innovation Movements. Taylor & Francis, 2017. 

Texto completo

Las élites políticas y los líderes empresariales invocan cada vez más la innovación como algo vital para afrontar retos globales como el desarrollo sostenible. Sin embargo, a menudo se pasa por alto el hecho de que redes de grupos comunitarios, activistas e investigadores llevan décadas innovando soluciones de base para la justicia social y la sostenibilidad medioambiental. Sin el obstáculo de las fronteras disciplinarias, los silos políticos o las lógicas institucionales, estos «movimientos de innovación de base» identifican problemas y cuestiones desatendidas por las organizaciones formales de ciencia, tecnología e innovación. Las soluciones de base surgen en entornos poco convencionales mediante combinaciones inusuales de personas, ideas y herramientas.

Este libro examina seis movimientos de innovación de base diversos en la India, América del Sur y Europa, situándolos en sus contextos históricos dinámicos particulares. El análisis explica por qué cada movimiento enmarca la innovación y el desarrollo de forma diferente, dando lugar a una variedad de estrategias. El libro explora los espacios en los que cada uno de estos movimientos ha crecido, o ha intentado hacerlo. Examina críticamente las vías que han desarrollado para la innovación de base y los retos y limitaciones a los que se enfrentan sus planteamientos.

Ante la creciente presión por la justicia social en un mundo cada vez más desigual, los responsables políticos están estudiando cómo fomentar una innovación más inclusiva. En este contexto, las experiencias de base adquieren mayor importancia. Este libro ofrece ideas, análisis y recomendaciones oportunas y pertinentes para activistas, responsables políticos, estudiantes y académicos interesados en los encuentros entre innovación, desarrollo y movimientos sociales.

La biblioteca como espacio proyectivo para el desarrollo de alfabetizaciones múltiples

La biblioteca como espacio proyectivo para el desarrollo de alfabetizaciones múltiples.

2nd International Congress on 21st Century Literacies
Satarem (Portugal) July 7-8, 2022

Las nuevas bibliotecas son el ejemplo más llamativo del cambio que están operando los edificios públicos, disponen de cafeterías, escenarios, rincones acogedores para sentarse y espacios multifunción diseñados para acomodar espacios creativos, clases de baile y gimnasia, o exposiciones de arte público que muestran obras contemporáneas de los artistas de la región. Pero también espacios par el desarrollo de habilidades y conocimientos que los ciudadanos y estudiantes necesitan para desarrollar su potencial en la vida y en el trabajo. Cuyo objetivo es situar las habilidades del siglo XXI en el centro del aprendizaje.