Archivo de la etiqueta: makerspaces

La Library of Congress anuncia la creación de un Centro de Aprendizaje, Alfabetización y Participación Ciudadana y un Centro de Exposiciones e Interpretación

17594r

Con la llegada de los recursos digitales el concepto de biblioteca está cambiando sin perder su esencia más tradicional; de este modo bibliotecas de todo tipo están centrando sus servicios en el aprendizaje, el compromiso y la participación ciudadana. Incluso algunas de ellas han cambiado su nombre por denominaciones como la de centro para el aprendizaje a lo largo de la vida, como es el caso de la biblioteca de la Universidad de Yale. También las bibliotecas nacionales se están abriendo a esta nuevas perspectiva, es el caso de la mítica Library of Congress que en octubre inaugurará dos nuevos departamentos más enfocados a la participación publica.

Ver anuncio

La Biblioteca del Congreso es la biblioteca más grande del mundo y ofrece acceso al registro creativo de los Estados Unidos y a una gran cantidad de material de todo el mundo, tanto in situ como en línea. Es la principal institución de asesoramiento e investigación del Congreso de Estados Unidos y la sede de la Oficina de Derecho de Autor de Estados Unidos.

En consonancia con algunas de las tendencias más innovadoras en bibliotecas, la Library of Congress ha seleccionado a Shari Rosenstein Werb y David S. Mandel como futuros directores de los dos nuevos centros, el Center for Learning, Literacy and Engagement y del Center for Exhibits and Interpretation. Los nuevos departamentos tienen como objetivo inspirar el aprendizaje y la mejora de la participación pública en un concepto de una biblioteca más enfocada en el usuario y conectada con las personas. Ambos nombramientos entrarán en vigor en agosto y los nuevos centros que Werb y Mandel dirigirán se inaugurarán el 1 de octubre.

El Center for Learning, Literacy and Engagement activará y animará la participación ciudadana a través de una programación educativa y cultural, el compromiso de los visitantes y las asociaciones. A través de cuentos y festivales, giras y casas abiertas, conciertos y películas, tutoriales, laboratorios de aprendizaje, conferencias se propone invitar a la gente a entrar, el centro dará vida a la biblioteca de la nación.

El Center for Exhibits and Interpretation se centrará en la creación de exposiciones, espacios de aprendizaje y publicaciones que proporcionen acceso y conexión con las colecciones tanto física como digitalmente. Además, supervisará los departamentos de diseño e impresión, desarrollando e implementando un enfoque de diseño más integrado en toda la biblioteca.

 

 

Anuncios

Mejores prácticas con Impresoras 3D en bibliotecas

untitled13

Lichaa, Z. and C. Wapner [e-Book] Progress in the Making: Librarians’ Practical 3D Printing. Questions Answered. Chicago, ALA, 2016.

Texto completo

 White paper

Los profesionales de las bibliotecas que han adoptado o desean adoptar una impresora 3D deben responder a preguntas relacionadas con el funcionamiento y el mantenimiento de la impresora, la gestión del flujo de trabajo, la recuperación de costes, la seguridad de los usuarios y otras más. El documento responde a 16 prácticas sobre impresión en 3D respondidas por bibliotecarios

 

A medida que avanza la transformación digital de la sociedad, la forma en que accedemos, procesamos y utilizamos la información continúa cambiando. En consonancia con su papel histórico como vía de acceso del público al mundo de la tecnología digital, las bibliotecas está adoptando estas iniciativas para ayudar a personas de todas las edades y procedencias a aprovechar el poder de la tecnología más reciente.

La tecnología de impresión 3D lleva la digitalización a la economía de las cosas tangibles, permitiendo a personas de todas las edades y procedencias utilizar procesos digitales para crear objetos físicos. Datos recientes por la Asociación Americana de Bibliotecas (ALA) y la Universidad de Maryland revelan que ya existen más de 428 bibliotecas públicas que ofrecen Servicios de impresión 3D. Ese número ha aumentado desde las 250 del año anterior, y continúa creciendo rápidamente. Bibliotecas que ofrecen servicios de impresión en 3D, por lo general, ponen sus impresoras a disposición de cualquier persona que disponga de una tarjeta de biblioteca, sin costo alguno o a bajo costo.

Cuanto más accesible sea la impresión en 3D, más se beneficiará el público de su poder de transformación. Por lo tanto, la aceleración de los servicios de impresión 3D en bibliotecas puede y debe continuar. Sin embargo, sólo puede hacerlo si las personas que se encuentran en su interior la comunidad bibliotecaria tiene formación de cómo configurar, operar y solucionar problemas con impresoras 3D. El El objetivo de este documento es facilitar esa comprensión entre los profesionales de las bibliotecas que recientemente han adquirido una impresora 3D, o están considerando adquirir una, pero aún no han tomado la decisión final de hacerlo. El documento plantea y responde a una serie de las preguntas prácticas en torno a esta tecnología dentro de la comunidad bibliotecaria actual. Las preguntas incluyen todos los aspectos, desde cuánto cuesta una impresora 3D (en torno a 1.500 dólares) a cuánto espacio necesitamos (área en el escritorio) hasta qué tipo de impresora 3D obtener (FDM). Se discuten temas prácticos, como los tiempos de garantía típicos (un año) y las asignaciones presupuestarias para reparaciones y mantenimiento. El documento también ofrece información sobre el software que es mejor para aquellos que están aprendiendo, cómo manejar los niveles de ruido que emanan del hardware, así como una variedad de consejos que tratan temas comunes como la adhesión y el acabado de las impresiones.

Los bibliotecarios deben estar completamente al día en casi todos los aspectos de la tecnología, desde dónde buscar ideas a cómo implementarlas, conocer como funciona una impresora 3D, el mantenimiento e incluso la resolución de problemas. Los usuarios nos ven como asesores y expertos en nuevas tecnologías, que proporcionamos conocimiento comprensivo y confiable.

Según una de las autoras: “Las bibliotecas están democratizando el acceso a la tecnología de impresión en 3D y facilitando el aprendizaje a través de ella. Tenemos que asegurarnos de que tienen los conocimientos técnicos necesarios para mantener esa tendencia”.

Con el inicio de la revolución digital, la comunidad bibliotecaria asumió un papel de liderazgo en el esfuerzo por ayudar a personas de todas las edades a desarrollar las habilidades y competencias que necesitan para prosperar en un mundo de alta tecnología. La impresión en 3D en bibliotecas está capacitando a las personas para que participen en el aprendizaje creativo, pongan en marcha empresas comerciales y resuelvan problemas de salud complejos.

La nueva Biblioteca Central de Helsinki

mc70516_103518_amos_rex_interior_jkmm_architects

La Biblioteca Central de Helsinki Oodi, diseñada por ALA Architects, está casi terminada en Finlandia. La biblioteca, que abrirá sus puertas el 3 de diciembre de 2018, está situada en el distrito cultural de Tööölönlahti, donde se ubicará como un “poderoso e icónico diseño temporal” entre otros hitos arquitectónicos.

 

Situada frente al Parlamento finlandés, el programa representa una interacción entre el Estado y sus ciudadanos, “una nueva vía para promover la libertad de expresión y la democracia”.

La intención de Oodi es servir como biblioteca tradicional para 100.000 libros y como promotora de la cultura digital. Organizada en tres niveles, la planta superior está dedicada a las funciones tradicionales de la biblioteca a través de un espacio adaptable con paredes de cristal, un amplio balcón y amplias vistas de la ciudad. La planta media está dedicada a “aprender haciendo” (makerspace) con talleres urbanos y estudios digitales, mientras que la planta baja sirve como extensión de una plaza pública con una sala polivalente para exposiciones, cafeterías y un cine.

mc70516_102246_helsinki_central_library_ala_architects

mc70516_103342_amos_rex_square_jkmm_architectsmc70516_102631_helsinki_central_library_top_floor_view_to_parliament_house

El 89% de las bibliotecas públicas estadounidenses ofrecen algún programa “maker”

situ_studio_storefront_outpost_maker_space

2017 Maker Programs in Public Libraries. Washington [e-Book]  D.C., Library Journal, 2017.

Texto completo

 

¿Las bibliotecas públicas ofrecen programas “creadores” para sus usuarios? La gran mayoría lo hacen -el 89%- , mientras que sólo 11% no lo hacen, y aquellas que no les ofrecen están pensando hacerlo,; según datos proporcionados en la última encuesta de Library Journal sobre los servicios “makerspaces” en bibliotecas públicas para adultos, adolescentes y niños. Este exhaustivo informe de 72 páginas presenta los resultados de la encuesta de 2017, incluyendo datos desglosados por tamaño y ubicación de la biblioteca (población atendida y población urbana/suburbana/rural/pequeña ciudad).

 

La programación de actividades creativas o de fabricación (makerspaces) puede ofrecer oportunidades únicas para que las bibliotecas se conecten con sus comunidades y sus usuarios de nuevas maneras, fortaleciendo la labor de la biblioteca como un espacio para la expresión creativa y el aprendizaje. Sin embargo, como indican las respuestas a la encuesta de Library Journal (LJ) , los bibliotecarios públicos todavía están probando qué tipos de programas y equipos se adaptan a los recursos de sus instituciones y a las necesidades de la comunidad. Aunque muchas bibliotecas están experimentando desafíos y frustraciones, están comprometidas a experimentar con hacer algo nuevo.

La prestigiosa revista Library Journal (LJ) recientemente encuestó a bibliotecarios públicos en los Estados Unidos y Canadá para conocer la popularidad de los programas maker y qué tipos de actividades creativas eran las más comunes. Para ello LJ distribuyó la encuesta entre 7.000 bibliotecarios públicos del 10 de marzo de 2017, hasta el 3 de abril, con 404 respuestas. Según los resultados de la misma, el 89% de las bibliotecas públicas ofrece programas maker. Los programas de espacios creativos para niños son los que se ofrecen con más frecuencia (el “83%” de las bibliotecas), seguidos por los programas para adolescentes (73%). y finalmente programas “fabricantes” para adultos.

Las actividades maker parecen disfrutar de una amplia adopción, ya que el 89% de los encuestados informaron que ofrecían algún tipo de programas con actividades creativas, aunque con mayor frecuencia para niños y adolescentes. La programación de actividades creativas es mucho más común en bibliotecas más grandes: El 77% de las bibliotecas que atienden a poblaciones menores de 25.000 habitantes ofrecen algún tipo de programa de fabricación, frente al 96% de las bibliotecas que atienden a poblaciones de entre 100.000 a 499.000 habitantes. La mayoría de los bibliotecarios de instituciones que aún no ofrecen programas creativos expresaron su interés en hacerlo, con un 66% de ellas, que no ofrecen programas de este tipo pero que desean saber cómo empezar a hacerlo y un 63% de esta proporción que preguntaron cómo financiar espacios de fabricación.

Algunos bibliotecarios que inicialmente dijeron que su biblioteca no ofrecía programación sobre espacios creativos (makerspaces), sin embargo, informaron que ofrecen actividades que a menudo se incluyen bajo esa rúbrica, particularmente las que requieren de tecnologías básicas como cocinar, pintar y escribir creativamente, lo que demuestra una falta de consenso dentro de la profesión en cuanto a lo que constituye un programa de de fabricación. La encuesta de LJ definió el término de manera amplia, abarcando actividades creativas como la artesanía y la costura que necesitan sólo de tecnologías básicas. La programación de la biblioteca abarca toda la gama, desde actividades de artesanía hasta clases de programación informática.

En general, aunque la gama completa de actividades sigue siendo diversa, la tendencia parece ser hacia programas que promueven la alfabetización digital mediante el uso de nuevas tecnologías, especialmente para audiencias más jóvenes. Los programas para adultos más populares son: artesanía (30%), cocina (28%), impresión en 3-D (27%) y costura (25%). Sin embargo, para los adolescentes, las ofertas más populares son cocinar (27%), programar (26%), imprimir en 3-D (22%) y artesanía (20%); para los niños, las más populares son los kits de LEGO/construcción (35%), artesanías (29%), robótica (19%) y cocina (10%).

ljx170601webdixon4

 

Respecto a la encuesta anterior llevada a cabo en 2014, en los últimos tres años, los programas que tuvieron un mayor incremento y aceptación fueron los de programación (del 36% de las bibliotecas públicas al 65%), pintura/dibujo (del 43% al 69%), impresión en 3D (del 23% al 45%), robótica (del 32% al 53%) y kits de construcción (del 71% al 87%). Actividades como cocinar, jardinería, artesanías y álbumes de recortes tuvieron menos aceptación.

Otras actividades bajo demanda para todas las edades incluyen la fabricación de joyas, jardinería, álbumes de recortes, música, creación de libros, animación, circuitos, corte de vinilo o láser, diseño gráfico y edición de vídeo. Un bibliotecario de Colorado señaló: “Todo lo relacionado con aprender a programar se llena rápidamente”, mientras que un bibliotecario de Idaho encontró que los talleres de impresión en 3D para adolescentes y adultos se llenan “con meses de anticipación”. Los programas de artesanía menos técnicos tienen un fuerte atractivo, según Gina Dreyer, de La Five Library, CA, porque los adolescentes “también están interesados en aprender más destrezas que no se enseñan en las escuelas, destrezas más antiguas que tradicionalmente se transmitían entre los miembros de la familia como coser, tejer y bordar”.

La presentación de tales clases creativas requiere de maestros bien informados que puedan guiar a los usuarios. Con frecuencia, las bibliotecas diseñan la programación de fabricación en torno a las habilidades del personal bibliotecario, o capacitan al personal en las habilidades apropiadas para los cursos deseados. La programación, en particular, es un tema en el que los instructores bibliotecarios a menudo estudian habilidades para mantenerse por delante de sus clases, mientras que las bibliotecas tienden a asociarse con expertos locales cuando se trata de cocinar.

Los bibliotecarios que respondieron a la encuesta expresaron su deseo de desarrollar sus propias habilidades en temas más “técnicos” como programación, robótica, animación, diseño de videojuegos y circuitos. Algunos de los que respondieron a la encuesta señalaron que sus programas cayeron en picado cuando los requisitos técnicos de los materiales excedieron las habilidades del personal disponible.

Las bibliotecas con un número limitado de empleados necesitan asegurarse tener suficiente personal disponible para apoyar la ambiciosa programación Maker. Se da un desglose casi parejo de instructores voluntarios (64%) y de instructores pagados (52%). Alrededor del 61% de las bibliotecas se proponen reclutar instructores de diversos áreas de conocimiento.

Más de la mitad de las bibliotecas que respondieron se asocian con miembros de la comunidad local, expertos u organizaciones para llevar a cabo los programas de sus makerspaces. La mayoría, el 72%, se alía con organizaciones locales para coordinar proyectos Maker, más comúnmente escuelas y clubes. Otros socios comunes son los museos, las asociaciones cívicas y los campamentos. Casi todas las bibliotecas (97%) que no están actualmente asociadas con organizaciones locales lo desean o lo considerarían.

El equipo y los suministros físicos, así como un lugar de reunión, son clave para el éxito de la programación. Alrededor del 43% de los encuestados tienen un espacio dedicado a a las actividades creativas, y el 18% de esos espacios son para todas las edades. Algo más de la mitad de las bibliotecas con un espacio dedicado a Maker (56%) lo crearon convirtiendo un área existente infrautilizada, como una sala de reuniones o de almacenamiento, mientras que el 21% redujo el espacio dedicado a estanterías de libros para acomodar un nuevo espacio. Para casi una cuarta parte de las bibliotecas, la creación de los  espacio supuso una nueva construcción: para algunas, el área formaba parte de un nuevo edificio, mientras que otras incluían el espacio creativo como complemento.

Las herramientas más comunes que se encuentran en los makerspaces de bibliotecas máquinas para hacer insignias, impresoras 3D y cámaras o equipos de vídeo. Otros incluyen laminadoras, máquinas de coser, equipos de audio, equipos de video, cortadoras láser y cortadoras de vinilo. También utilizan herramientas de software como LittleBits (que se encuentran en el 48% de las bibliotecas públicas con programación creativa), MaKey MaKey y Scratch (ambos se encuentran en el 40% de las bibliotecas que contestaron). En las bibliotecas más grandes, LEGO Mindstorms son los productos más comunes. Así comoy otros kits de circuitos, robots programables, y microcontroladores. La gran mayoría de las bibliotecas (88%) no permiten que sus kits circulen fuera del edificio, y el 74% comparten suministros y equipos entre varias sucursales.

Las bibliotecas que respondieron gastaron un promedio de 2,952 $ en programación de creativa durante el último año. Muchas bibliotecas utilizan esos fondos para comprar materiales para artes y manualidades, libros, kits de circuitos y kits de robótica. Sólo el 20% de los bibliotecarios que respondieron dijeron que esperan un aumento en los fondos para los programas Maker el próximo año. Además del presupuesto general de programación de la biblioteca, las bibliotecas también dependen del apoyo y las subvenciones de Amigos de la Biblioteca. Sólo el 8% de las bibliotecas informaron de que tenían un presupuesto dedicado a financiar los espacios creativos.

La falta de fondos, suministros y capacidad del personal son los principales factores que impiden a las bibliotecas probar o iniciar nuevos programas Maker. En el caso de las bibliotecas que aún no tienen programación, la mayoría alegan la falta de espacio y expresan su preocupación por la falta de interés de los usuarios. También los bibliotecarios que respondieron a la encuesta informan que los usuarios adultos parecen estar menos cómodos con la programación de actividades creativas que los más jóvenes.

 

 

Laboratorios sociales en universidades: Innovación e impacto en Medialab UGR

 

dlsu199lib

Romero-Frías, E. and N. Robinson-García “Laboratorios sociales en universidades: Innovación e impacto en Medialab UGR.” Comunicar vol. 25, n. 51 (2017).

Texto completo

 

Los laboratorios sociales, como espacios de experimentación y cocreación, se han convertido en una de las principales instituciones de innovación en nuestros días. En este marco, los medialabs surgen como un tipo de laboratorios centrados en la experimentación con tecnologías y medios de comunicación y evolucionan, con el desarrollo de la sociedad digital, hacia laboratorios de mediación ciudadana e innovación social. En los últimos tiempos se ha producido una expansión de estos modelos en el contexto universitario, generando casos de gran interés para el desarrollo de nuevas métricas del impacto académico en la sociedad. El presente trabajo aborda, en primer lugar, el concepto, origen y desarrollo de los laboratorios sociales en España y globalmente, centrándose específicamente en el espacio universitario y en los medialabs. En segundo lugar, expone la problemática de las métricas alternativas del impacto social, aportando una propuesta de análisis basada en Twitter como herramienta para identificar los distintos tipos de públicos que muestran interés y el nivel de participación que despierta su actividad. Por último, se aplica este análisis al caso de Medialab UGR en la Universidad de Granada, un laboratorio de cultura digital enfocado en la cocreación y colaboración social. Los resultados muestran la pluralidad de actores vinculados a este tipo de redes, así como la dificultad y complejidad de establecer indicadores que concilien tanto intereses académicos como sociales.

Los medialabs universitarios pretenden, por un lado, servir de nexo entre la sociedad y la academia, convirtiéndose en un espacio de cocreación y colaboración ciudadana. Muy
relacionado con este perfil, está su carácter docente y divulgador, sirviendo de canal bidireccional a través del cual ciudadanos e investigadores se influyen mutuamente y comparten conocimientos. Por último, destaca su perfil investigador, siendo motor de innovación educativa, social y digital, y perfilándose como el lugar idóneo para la experimentación y el ensayo de nuevas metodologías y fórmulas educativas y de participación ciudadana.

 

¿Por qué las ciudades de Finlandia son paraísos para los amantes de las bibliotecas?

1999

“The borrowers: why Finland’s cities are havens for library lovers”
por by Tash Reith-Banks The Guardian

Ver Texto original

Se considera que las bibliotecas son la cara visible de la creencia finlandesa en la educación, la igualdad y la buena ciudadanía. Tal vez una pista de porque ese entusiasmo finlandés por las bibliotecas venga del hecho de que ofrecen mucho más que libros. Las bibliotecas de ciudades y pueblos de toda Finlandia han ampliado sus funciones para incluir el préstamo de publicaciones electrónicas, equipos deportivos, herramientas eléctricas y otros “artículos de uso ocasional”. A finales de año abre sus puertos la moderna biblioteca Oodi de Helsinki que estará frente al Parlamento como el mejor símbolo de la democracia,  y contará con un cine, un estudio de grabación y un espacio para creadores. Es el lugar perfecto para una nación alfabetizada que lleva el aprendizaje público al siguiente nivel.

 

 “Las bibliotecas deben llegar a las nuevas generaciones. El mundo está cambiando, así que las bibliotecas también están cambiando. La gente necesita lugares para reunirse, para trabajar, para desarrollar sus habilidades digitales”.

Nasima Razmyar es teniente de alcalde de Helsinki

 

Nasima Razmyar es teniente de alcalde de Helsinki y está dispuesta a defender la institución que tanto le ha aportado, empezando por la construcción de Oodi (Oda en español), la nueva biblioteca central de la ciudad, que se inaugurará en diciembre. No es la única que siente pasión por las bibliotecas. “Finlandia es un país de lectores”, declaró recientemente la embajadora del Reino Unido, Päivi Luostarinen, y es difícil discutir con ella. En 2016, la ONU nombró a Finlandia como la nación más alfabetizada del mundo, y los finlandeses se encuentran entre los usuarios más entusiastas de las bibliotecas públicas del mundo: los 5,5 millones de personas que viven en el país piden prestado cerca de 68 millones de libros al año.

Se considera que las bibliotecas son la cara visible de la creencia finlandesa en la educación, la igualdad y la buena ciudadanía. “Hay una fuerte creencia en la educación para todos”, dice Hanna Harris, directora de Archinfo Finlandia y comisaria de Desarrollo Mental. “Hay una apreciación de la ciudadanía activa, la idea de que es algo a lo que todo el mundo tiene derecho. Las bibliotecas lo encarnan con fuerza”, añadió.

“La tarjeta de la biblioteca fue lo primero que tuve, que alguna vez tuve”, dice Nasima Razmyar. Hija de un ex diplomático afgano, Razmyar llegó a Finlandia con su familia en 1992 como refugiada huyendo de los disturbios políticos. Incapaz de hablar el idioma, con escasos recursos, y tratando de encontrarle sentido a la nueva y extraña ciudad en la que se encontraba, se sorprendió al descubrir que tenía derecho a una tarjeta de biblioteca que le concedería libros gratis. Su aprecio por el privilegio no se ha desvanecido: “Todavía tengo la tarjeta de la biblioteca en mi cartera”, dice orgullosa.

En un momento en que las bibliotecas de todo el mundo se enfrentan a recortes presupuestarios, una disminución de los usuarios y el cierre, Finlandia se está resistiendo a la tendencia. Según las cifras de las autoridades locales de 2016, el Reino Unido gasta sólo 14,40 libras esterlinas por cabeza en bibliotecas. En cambio, Finlandia gasta 50,50 libras esterlinas por habitante. Mientras que más de 478 bibliotecas han cerrado en ciudades y pueblos de Inglaterra, Gales y Escocia desde 2010, Helsinki está gastando 98 millones de euros en la creación de una nueva y enorme biblioteca. No contentos con la mera construcción de una biblioteca, los finlandeses han hecho pública su pasión: El pabellón finlandés de la Bienal de Arquitectura de Venecia de este año es una carta de amor a los hitos literarios del país.

3073

 

Tampoco es difícil entender por qué se utilizan tanto las bibliotecas urbanas de Finlandia: El 84% de la población del país es urbana, y dado el clima a menudo duro, las bibliotecas no son simplemente lugares para estudiar, leer o tomar prestados libros – son lugares vitales para socializarse. De hecho, Antti Nousjoki, uno de los arquitectos de Oodi, ha descrito la nueva biblioteca como “una plaza interior”, muy lejos de la visión estereotipada de las bibliotecas como espacios rancios y silenciosos. “Oodi ha sido diseñada para dar a los ciudadanos y a los visitantes un espacio libre para hacer lo que quieran hacer – no sólo ser un consumidor” explica Nousjoki.

Oodi es más que un monumento sobrio al orgullo cívico. Encargada como parte de la celebración de un siglo de independencia en Finlandia, la biblioteca no es un mero depósito de libros. “Creo que Finlandia no podría haber dado un regalo mejor a la gente. Simboliza la importancia del aprendizaje y la educación, que han sido factores fundamentales para el desarrollo y el éxito de Finlandia”, dice Razmyar.

Esos sentimientos de orgullo por la igualdad de oportunidades que ofrece la nueva biblioteca de la ciudad se ven reflejados en el sitio elegido para Oodi: justo enfrente del parlamento. “Creo que no hay otro sitio mejor que pueda estar frente a los terrenos que simbolizan la democracia como lo hace la biblioteca pública”, dice Razmyar. “Es importante que cuando se esté en el balcón abierto de la biblioteca, la gente mire directamente al parlamento y se contemple en el mismo nivel”.

1435

Tal vez una pista de porque ese entusiasmo finlandés por las bibliotecas venga del hecho de que ofrecen mucho más que libros. Mientras que muchas bibliotecas de todo el mundo proporcionan acceso a Internet y otros servicios, las bibliotecas de ciudades y pueblos de toda Finlandia han ampliado sus funciones para incluir el préstamo de publicaciones electrónicas, equipos deportivos, herramientas eléctricas y otros “artículos de uso ocasional”. Una biblioteca en Vantaa incluso ofrece un karaoke.

Estos espacios no están diseñados para ser templos polvorientos para la alfabetización. Son espacios vibrantes y bien pensados que tratan activamente de involucrar a las comunidades urbanas que los utilizan. La biblioteca de Maunula, un suburbio del norte de Helsinki, tiene una puerta que conduce directamente a un supermercado, una decisión sorprendente y funcional que, junto con su centro de educación de adultos y su sección de servicios para jóvenes, se debió en parte al hecho de que fue diseñada con la colaboración de la población local.

Oodi, sin embargo, irá aún más lejos: además de su función principal como biblioteca, contará con una cafetería, restaurante, balcón público, cine, estudios de grabación audiovisual y un espacio de creación con impresoras 3D. Aparentemente se pensó en una sauna, pero parece que no ha llegado el presupuesto final.

Esta diversidad es clave, argumenta Razmyar. “Las bibliotecas deben llegar a las nuevas generaciones. El mundo está cambiando, así que las bibliotecas también están cambiando. La gente necesita lugares para reunirse, para trabajar, para desarrollar sus habilidades digitales”.

Además, como edificios urbanos clave, las bibliotecas están diseñadas para inspirar la propiedad. “Queremos que la gente encuentre y utilice los espacios y empiece a cambiarlos”, dice Nousjoki. “Nuestro objetivo era hacer que Oodi sea atractiva para que todo el mundo lo use y participe en su mantenimiento y mejora”.

El sitio y el diseño de la nueva biblioteca de Helsinki son ciertamente sorprendentes, pero quizás lo más impresionante de todo es la falta de oposición pública a un proyecto tan costoso. “La gente está deseando que llegue Oodi. No ha sido polémico: la gente está entusiasmada en general”, dice el director de Archinfo, Harris. “Será importante para la vida diaria aquí en Helsinki.”

 

 

Fortalecimiento de las bibliotecas como centros de emprendimiento empresarial

 

startup-muster

Strengthening Libraries as Entrepreneurial Hubs. New Leadership Brief from the Urban Libraries Council, 2018

Texto completo

 

Gracias a sus profundas conexiones con la comunidad, las bibliotecas pueden convertirse en un recurso esencial para conectar a los empresarios potenciales con el conocimiento, las herramientas, los socios y las ideas para sus esperanzas y sueños económicos. La información, ejemplos y estrategias en este Informe de Liderazgo surgen de la colaboración de ULC con la Fundación Ewing Marion Kauffman para fortalecer la capacidad de las bibliotecas para apoyar a los emprendedores.

 

La construcción de una economía local fuerte es una prioridad principal para cualquier ciudad y su comunidad. Las medidas clave de éxito económico para los líderes locales incluyen la creación de empleo, la atracción por los negocios, el desarrollo de la fuerza laboral y fomento del espíritu empresarial. Las bibliotecas públicas están especialmente equipadas para apoyar el espíritu emprendedor como motor de la innovación local como mecanismos, mecanismo potenciador de la  económica y garante de la igualdad de oportunidades.Este Informe de Liderazgo se centra en el papel de la biblioteca pública como recurso esencial para los emprendedores y componente central de los ecosistemas empresariales locales. Destaca el apasionante trabajo que ya se está llevando a cabo en las bibliotecas para fomentar el espíritu empresarial e identifica siete estrategias para que los líderes bibliotecarios se vuelvan más intencionales a la hora de implementar programas que apoyen los objetivos de desarrollo económico local.

7 ESTRATEGIAS DE ACCIÓN PARA LÍDERES BIBLIOTECARIOS

Las siguientes estrategias ayudarán a los líderes bibliotecarios mejorar su impacto en el ecosistema  del sector empresarial, construir conexiones que apoyen prioridades de desarrollo económico de la comunidad y garantizar que todos los empresarios potenciales tengan acceso a los recursos y al apoyo necesario que puede cambiar sus vidas:

1. Familiarícese con la economía local de desarrollo y asegurarse de elegir a los líderes adecuados que sean conscientes de lo que la biblioteca puede aportar a sus prioridades

2. Identificar y mapear los recursos empresariales en la comunidad para aprender lo que está disponible y conocer en que lugares la labor de la biblioteca puede tener mayor repercusión

3. Involucrar al personal en la configuración del enfoque de la biblioteca para apoyar a los emprendedores y proporcionar oportunidades de desarrollo para desarrollar las habilidades del personal, experiencia y confianza

4. Establecer programas y servicios de la biblioteca para emprendedores en vecindarios donde las personas estén más necesitadas de apoyo en el lugar donde viven, trabajan y hacen negocios en lugar de esperar a que la gente vaya a la biblioteca

5. Establecer alianzas que complementen y mejoraren la capacidad de la biblioteca para satisfacer las necesidades de emprendedores y ampliar el alcance de la biblioteca y visibilidad en el ecosistema local

6. Conéctarse con los servicios de su comunidad o región. para aprovechar los recursos de la biblioteca para apoyar y fomentar el fortalecimiento de la economía local

7. Sensibilizar sobre las oportunidades disponibles en la biblioteca pública compartiendo historias de éxito de personas que han usado recursos bibliotecarios y apoyo para poner en marcha su sueños empresariales.