Archivo de la etiqueta: Makerspaces

Palacios para el pueblo: por qué las bibliotecas son algo más que libros

2766

The New York Public library, founded in 1895. Photograph: Max Touhey Photography/NYPL

 

 

Del Libro: Klinenberg, Eric. Palaces for the people: : how social infrastructure can help fight inequality, polarization, and the decline of civic life. New York: Penguin Randon House, 2018

 

 

“En la biblioteca, todo el mundo es bienvenido -así que las bibliotecas pueden ayudar a sanar nuestra sociedad dividida y desigual-“, afirma Eric Klinenberg, sociólogo de la Universidad de Nueva York  en este extracto editado de su nuevo libro, Palaces for the people.

 

En una mañana soleada de jueves de finales de marzo en el barrio de New Lots del este de Nueva York, Brooklyn. Pequeños grupos de hombres de mediana edad bromean en las afueras de las cafeterías y en las escaleras de las pequeñas casas de ladrillo adosadas, que son tan comunes en la zona. Las madres y las abuelas empujan cochecitos de bebés y cuidan a los niños en edad preescolar que saltan y se divierten animados por el calor inusual de este día invierno. Las aceras se han despertado.

La vida callejera en el este de Nueva York es ajetreada, pero no siempre agradable. El distrito es uno de los más pobres de la ciudad, con cerca de la mitad de los residentes viviendo por debajo del umbral de la pobreza. También es uno de los más segregados. Casi el 95% de los residentes son negros o latinos, y sólo el 1% son blancos. El distrito también se encuentra entre los vecindarios más violentos de la ciudad de Nueva York, con niveles especialmente altos de homicidios, delitos graves y agresiones sexuales.

Los científicos sociales a menudo atribuyen la frase “socialmente aislada” a esta zona del este de Nueva York, porque su ubicación periférica y las limitadas opciones de transporte público restringen el acceso a oportunidades en otras partes de la ciudad, mientras que las personas que no viven allí tienen pocas razones para visitarla y fuertes incentivos para mantenerse alejadas. Condiciones como estas son malas para todos, pero las investigaciones muestran que son particularmente graves para las personas mayores, enfermas y frágiles, que habitualmente son más dados a no salir de sus apartamentos.

Vivir en un lugar como el este de Nueva York requiere el desarrollo de estrategias de supervivencia, y para muchos residentes, en particular para los más vulnerables, los mayores y los más jóvenes, la clave es encontrar refugios seguros. Y en esta y todas las mañanas de los jueves de esta primavera, muchos residentes que de otra manera se quedarían solos en casa se reunirán en el servicio público más utilizado del vecindario: la biblioteca de la sucursal de New Lots.

Las bibliotecas no son el tipo de instituciones que la mayoría de los científicos sociales, formuladores de políticas y líderes comunitarios suelen poner de relieve cuando debaten sobre el capital social y cómo construirlo. Pero ofrecen algo para todos, sin importar si son ciudadanos, residentes permanentes o incluso delincuentes convictos, y todo ello de forma gratuita. Investigando en la ciudad de Nueva York, aprendí que las bibliotecas y su infraestructura social son esenciales no sólo para la vitalidad de un barrio, sino también para amortiguar todo tipo de problemas personales, incluyendo el aislamiento y la soledad.

Los servicios y programas adicionales que ofrecen a las personas mayores son particularmente importantes. A partir de 2016, más de 12 millones de estadounidenses de 65 años o más viven solos, y las cifras de los que envejecen solos están creciendo constantemente en gran parte del mundo. Aunque la mayoría de las personas en esta situación son socialmente activas, el riesgo de aislamiento es alto. En los vecindarios donde la delincuencia es alta o la infraestructura social es escasa, es más probable que las personas mayores se queden solas en sus hogares, simplemente porque carecen de lugares atractivos a los que ir….

… La infraestructura social proporciona el marco y el contexto para la participación social, y la biblioteca es una de las formas más críticas de infraestructura social que tenemos. Pero también es una de los más infravalorados.

En los últimos años, la modesta disminución de la circulación de libros impresos en algunas partes del país ha llevado a algunos críticos a argumentar que la biblioteca ya no cumple su función histórica como lugar para la educación pública y el mejoramiento social. Políticos electos con otras prioridades de gasto argumentan que las bibliotecas del siglo XXI ya no necesitan los recursos que una vez comandaron porque en Internet la mayoría de los contenidos son gratuitos. Arquitectos y diseñadores deseosos de erigir nuevos templos del conocimiento dicen que las bibliotecas deberían ser reutilizadas para un mundo en el que los libros están digitalizados y en el que gran parte de la cultura pública está en línea.

Muchas bibliotecas públicas necesitan renovaciones, particularmente las sucursales de los vecindarios. Pero el problema al que se enfrentan las bibliotecas no es que la gente ya no las visite ni saque libros. Al contrario es tanta la gente que las está utilizando, para una variedad tan amplia de propósitos, que los sistemas de biblioteca y sus empleados se encuentran desbordados.

Según una encuesta realizada en 2016 por el Pew Research Center, cerca de la mitad de todos los estadounidenses de 16 años o más utilizaron una biblioteca pública, y dos tercios dicen que cerrar su sucursal local tendría un “gran impacto en su comunidad”. En muchos vecindarios el riesgo de tales cierres es palpable, porque tanto los edificios de las bibliotecas locales como los sistemas que los sostienen no cuentan con fondos suficientes y están sobrecargados.

En la ciudad de Nueva York, la circulación de las bibliotecas ha aumentado, la asistencia a los programas ha aumentado, las sesiones de los programas han aumentado y el número promedio de horas que la gente pasa en las bibliotecas también ha aumentado. Pero la ciudad de Nueva York no tiene una cultura bibliotecaria, ni considera que sea una prioridad nacional. Esas consideraciones pertenecen a otros lugares como Seattle, que lidera la mayor circulación de documentos per cápita, o Columbia que tiene el nivel más alto de asistencia a programas, donde cinco de cada 10.000 residentes participan en actividades bibliotecarias cada año. También, la ciudad de Nueva York también ocupa un lugar bajo en el gasto gubernamental per cápita por biblioteca. La biblioteca pública de Nueva York recibe 32 dólares por cada residente, al igual que la de Austin y Chicago, pero lejos de los 101 dólares que recibe la biblioteca pública de San Francisco por cada residente.

Los sistemas de bibliotecas urbanas en los Estados Unidos han sido durante mucho tiempo asociaciones público-privadas, y los gobiernos de las ciudades han confiado en los filántropos para financiar gran parte del trabajo de la biblioteca. Aún así, es difícil entender por qué la mayoría de las ciudades dan tan poco apoyo público a sus bibliotecas. Según informes recientes del Pew Research Center, más del 90% de los estadounidenses consideran que su biblioteca es “muy” o “algo” importante para su comunidad, y en la última década “todas las demás instituciones importantes (gobierno, iglesias, bancos, corporaciones) han caído en la estima pública, excepto las bibliotecas, los militares y los equipos de intervención inmediata”.

A pesar de este apoyo, en los últimos años las ciudades y los suburbios de todo Estados Unidos han recortado los fondos para las bibliotecas, y en algunos casos las han cerrado por completo, porque los políticos a menudo las ven como lujos, no como necesidades. Cuando llegan tiempos difíciles son a los primeras instituciones a las que recortan el presupuesto.

Hoy en día, podemos tener todas las razones para sentirnos atomizados y alienados, desconfiados y asustados. Pero algunos lugares tienen el poder de unirnos, y son precisamente las bibliotecas uno de los lugares donde más fácilmente establecemos lazos sociales todos y cada uno de los días del año.

Nuestras comunidades están llenas de niños cuyo futuro se formará en los lugares donde van a aprender sobre sí mismos y sobre el mundo que heredarán. Merecen palacios. Que los consigan o no depende de nosotros.

 

Leer articulo completo

 

El papel de las bibliotecas públicas en la participación de los ciudadanos en comunidades inteligentes, inclusivas y conectadas: un informe sobre las mejores prácticas actuales

 

2018-11-14_13-32-141

Mersand, Shannon, Gasco-Hernandez, Mila ; Zhao, Xiaoyi … et al. “The Role of Public Libraries in Engaging Citizens in Smart, Inclusive and Connected Communities – a Current Practices Report” Whasingthon: CTG UAlbany, 2018

Texto completo

Las bibliotecas de todo tipo están ofreciendo una nueva generación de servicios bibliotecarios que se integran con la infraestructura de la ciudad y que extienden el papel de las bibliotecas como como centros de alfabetización en información y anclajes de confianza de comunidades inteligentes. 

 

Según el informe de CTG UAlbany, “The Role of Public Libraries in Engaging Citizens in Smart, Inclusive and Connected Communities“, las bibliotecas están apoyando a sus ciudadanos con servicios innovadores, tales como talleres sobre programación de robots e impresoras 3D, medios sociales, gestión de semillas, herramientas eléctricas, juegos de mesa, cámaras térmicas y equipos de jardinería. De este modo, las bibliotecas se convierten en un espacio abierto para que la comunidad se reúna para aprender, comunicarse y participar en definir su propia identidad.

Los investigadores estudiaron 32 bibliotecas de Estados Unidos para identificar las mejores prácticas teniendo en cuenta cuestiones como: infraestructura, tecnología, programas y servicios, participación ciudadana, comunicaciones y alianzas. El equipo también identificó las “Mejores Prácticas Integradoras”, que afectan a muchas o todas esas áreas.

 

Espacios de creación en los primeros años : una revisión de la literatura

 

p0jqwee2brmk1fttebkn

Marsh, Jackie ; Kumpulainen, Kristiina ; Nisha, Bobby ; Velicu, Anca ; Blum-Ross, Alicia 2017. Makerspaces in the Early Years : A Literature Review, Sheffield, University of Sheffield: MakEY Project, 2017.

Texto completo

 

Makerspaces in the early years: Enhancing digital literacy and creativity” (MakEY) es un proyecto de 30 meses (531.000 euros), financiado por el programa RISE (Research and Innovation Staff Exchange) de la UE H2020 y dirigido por el profesor Jackie Marsh, de la Universidad de Sheffield, Reino Unido.

El proyecto tiene por objeto fomentar la investigación y la innovación en el ámbito de la alfabetización digital de los niños pequeños y de las capacidades creativas de diseño. Se llevarán a cabo proyectos de investigación en seis países de la UE (Dinamarca, Alemania, Finlandia, Islandia, Rumania y el Reino Unido) y en los EE.UU., en los que el personal que trabaja en los espacios de fabricación (incluidos los hacklabs y los Fab Labs) colaborará con los investigadores para identificar los beneficios y los retos de la organización de talleres sobre espacios de fabricación tanto en el ámbito educativo formal (guarderías y escuelas) como informal (museos y bibliotecas). El equipo de investigación trabajará en colaboración con académicos de Australia, Canadá, Colombia, Sudáfrica y los Estados Unidos, creando una red mundial de académicos que trabajarán juntos para fomentar la comprensión del papel de los espacios de creación en el desarrollo de la alfabetización digital y la creatividad de los niños pequeños.

 

Diseño e impresión de objetos 3D: una guía de apoyo a escuelas.

tapa_disenioeimpresion3d

Bordignon, Fernando-Raul-Alfredo and Iglesias, Alejandro and Hahn, Ángela . Diseño e impresión de objetos 3D: una guía de apoyo a escuelas.[Book]  UNIPE Editorial Universitaria, 2018.

Descargar

En los últimos tiempos, a partir del desarrollo acelerado de las tecnologías digitales, un nuevo panorama favorable se ha constituido en relación a los procesos de fabricación digital de objetos. La reducción de los costos y tamaños de los equipamientos e insumos, el desarrollo creciente de programas y de hardware en modo open source (código abierto) y la importante comunidad mundial virtual que se viene forjando en torno al tema son algunos elementos que dan cuenta de tal realidad. A partir de una inversión reducida de dinero, es posible que los establecimientos educativos argentinos puedan incorporar algunos elementos relacionados con el diseño y la fabricación digital, ya sea adquiriendo equipos armados o sencillamente partes de ellos, para ensamblarlos luego en las aulas .En el sentido planteado, este texto se constituye como una guía de apoyo a instituciones que incorporan o desean incorporar procesos de impresión3D a las prácticas educativas. Nuestra idea es presentar la tecnología como una oportunidad para desarrollar saberes y habilidades que estén en función de mejorar la capacidad de expresión y de creación de los estudiantes. Una máquina, en sí, puede ser un recurso atractivo y motivador para los jóvenes pero no el centro del problema educativo. Estamos ante una sociedad inmersa en una alta dinámica de cambios, los cuales nos generan incertidumbre y, en parte, nos pueden agobiar. La única certeza es que una educación sostenida, que acompañe a nuestros niños y jóvenes de manera apropiada –para interactuar con esta configuración particular de la sociedad, donde lo digital tiene un papel clave– será la mejor garantía de un futuro posible.

Espacios seguros, espacios de compromiso: diversidad y libre expresión en la educación

3fcollid3dbooks_covers_026isbn3d978026203714326type3d

 

Palfrey, J. (2018). [e-Book] Safe Spaces, Brave Spaces: Diversity and Free Expression in Education. Cambridge, MA, The MIT Press, 2018

Texto completo: https://bravespaces.org/

 

Espacios seguros, alertas, microagresiones, desinvitación de oradores, demandas para cambiar el nombre de los hitos del campus: el debate sobre estos temas comenzó en las aulas y en los cuádriceps universitarios, pero terminó en las páginas de opinión del New York Times y el Wall Street Journal, en las noticias por cable y en los medios sociales. Algunas de estas críticas tenían mérito, pero otras hicieron una serie de tiros baratos a los “crybullies” que necesitaban ser mimados y protegidos del mundo real. Pocos cuestionaron el supuesto de que las universidades deben elegir entre la libertad de expresión y la diversidad. En Safe Spaces, Brave Spaces, John Palfrey sostiene que los valores democráticos esenciales de la diversidad y la libertad de expresión pueden y deben coexistir en el campus.

Palfrey, actual director de la escuela de Phillips Academy, Andover, y ex profesor y vicedecano de la Facultad de Derecho de Harvard, escribe que la libertad de expresión y la diversidad son más compatibles que opuestas. La libertad de expresión puede servir a todos, incluso si a veces ha estado dominada por ciudadanos blancos, hombres, cristianos, heterosexuales y sanos. La diversidad tiene que ver con la autoexpresión, el aprendizaje mutuo y el trabajo conjunto entre las diferencias; puede abarcar la libertad académica sin tolerar la incitación al odio.

Palfrey propone una forma innovadora de apoyar tanto la diversidad como la libre expresión en el campus: crear espacios seguros y espacios valientes. En espacios seguros, los estudiantes pueden explorar ideas y expresarse sin sentirse marginados. En espacios valientes -aulas, aulas, foros públicos- la búsqueda del conocimiento es primordial, incluso si algunas discusiones pueden hacer que ciertos estudiantes se sientan incómodos. La fuerza de nuestra democracia, dice Palfrey, depende del compromiso de defender tanto la diversidad como la libertad de expresión, especialmente cuando es más difícil hacerlo.

Identificación y apoyo de programas STEM productivos en entornos fuera de la escuela

 

44227422904_27089b6e82_o_d

Identifying and Supporting Productive STEM Programs in Out-of-School Settings [e-Book] . Washington DC, Council, National Research. 2015

Texto completo

Enlace alternativo

Cada vez más jóvenes aprenden sobre ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM) en una amplia variedad de programas extraescolares, de verano e informales. Al mismo tiempo, ha habido una conciencia creciente del valor de dichos programas para despertar, mantener y extender el interés y la comprensión de las STEM. Para ayudar a los responsables de las políticas, los financiadores y los líderes educativos tanto en la escuela como fuera de la escuela a tomar decisiones informadas sobre cómo aprovechar al máximo los recursos educativos y de aprendizaje en su comunidad, este informe identifica las características de los programas STEM productivos fuera de la escuela configuraciones. Identificación y apoyo de programas STEM productivos en entornos fuera de la escuelase basa en una amplia gama de tradiciones de investigación para ilustrar que el interés en STEM y el aprendizaje profundo de STEM se desarrolla a través del tiempo y la configuración. El informe proporciona una guía sobre cómo evaluar y sustentar programas. Este informe es un recurso para los legisladores locales, estatales y federales que buscan ampliar el acceso a múltiples oportunidades de aprendizaje de STEM de alta calidad en su comunidad.

 

 

La biblioteca de la Universidad de Illinois rediseña sus espacios para crear servicios que propicien la colaboración y enriquezcan la experiencia de aprendizaje

aerial-view

Envisioning the Library of the Future

Ver anuncio

La Universidad de Illinois ha anunciado nuevos planes para rediseñar su biblioteca. La propuesta implica la reimaginación de los espacios de la biblioteca, incluyendo la creación de un nuevo centro de investigación centrado en una colección sustancial de la biblioteca con aulas, espacios de colaboración y servicios para enriquecer la experiencia de aprendizaje de los estudiantes, junto con un sitio dedicado a las colecciones especiales de la biblioteca.

La renovación del edificio principal de la biblioteca ha estado en la lista de proyectos de de la universidad durante la última década. La parte más antigua de las colecciones de la Biblioteca Principal, actualmente un entorno inadecuado para almacenar libros y revistas impresas, será reemplazada por un espacio interdisciplinario de colaboración en la investigación que aprovechará las colecciones de las bibliotecas que se pueden consultar in situ y que se centran en las humanidades, las artes y las ciencias sociales y del comportamiento. Este nuevo espacio también albergará muchos de los servicios y actividades que se encuentran en la biblioteca de pregrado, y prevé una unificación y mejora de los servicios para todos los estudiantes que actualmente se encuentran en las dos instalaciones. De este modo el edificio de la biblioteca de pregrado se convertirá en un destino unificado para muchas de las colecciones especiales de la biblioteca y archivo, que ahora se encuentran en varios lugares alrededor del campus, fácilmente accesibles desde la biblioteca central a través del túnel peatonal.

De este modo la Universidad de Illinois tiene una oportunidad única para crear un nuevo modelo de biblioteca de investigación,  que fomente activamente el compromiso con grandes desafíos que trasciendan los límites disciplinarios y aprovechen el acceso a colecciones históricas perdurables. La biblioteca proporcionará un hogar para las actividades académicas, algunas de ellas basadas en centros formalmente definidos.  El edificio de la biblioteca central también albergará muchos de los servicios y actividades que ahora se encuentran en la biblioteca de pregrado, incluyendo el Media Commons y las actividades de formación a gran escala de la biblioteca.