Archivo de la etiqueta: makerspaces

¿Por qué las ciudades de Finlandia son paraísos para los amantes de las bibliotecas?

1999

“The borrowers: why Finland’s cities are havens for library lovers”
por by Tash Reith-Banks The Guardian

Ver Texto original

Se considera que las bibliotecas son la cara visible de la creencia finlandesa en la educación, la igualdad y la buena ciudadanía. Tal vez una pista de porque ese entusiasmo finlandés por las bibliotecas venga del hecho de que ofrecen mucho más que libros. Las bibliotecas de ciudades y pueblos de toda Finlandia han ampliado sus funciones para incluir el préstamo de publicaciones electrónicas, equipos deportivos, herramientas eléctricas y otros “artículos de uso ocasional”. A finales de año abre sus puertos la moderna biblioteca Oodi de Helsinki que estará frente al Parlamento como el mejor símbolo de la democracia,  y contará con un cine, un estudio de grabación y un espacio para creadores. Es el lugar perfecto para una nación alfabetizada que lleva el aprendizaje público al siguiente nivel.

 

 “Las bibliotecas deben llegar a las nuevas generaciones. El mundo está cambiando, así que las bibliotecas también están cambiando. La gente necesita lugares para reunirse, para trabajar, para desarrollar sus habilidades digitales”.

Nasima Razmyar es teniente de alcalde de Helsinki

 

Nasima Razmyar es teniente de alcalde de Helsinki y está dispuesta a defender la institución que tanto le ha aportado, empezando por la construcción de Oodi (Oda en español), la nueva biblioteca central de la ciudad, que se inaugurará en diciembre. No es la única que siente pasión por las bibliotecas. “Finlandia es un país de lectores”, declaró recientemente la embajadora del Reino Unido, Päivi Luostarinen, y es difícil discutir con ella. En 2016, la ONU nombró a Finlandia como la nación más alfabetizada del mundo, y los finlandeses se encuentran entre los usuarios más entusiastas de las bibliotecas públicas del mundo: los 5,5 millones de personas que viven en el país piden prestado cerca de 68 millones de libros al año.

Se considera que las bibliotecas son la cara visible de la creencia finlandesa en la educación, la igualdad y la buena ciudadanía. “Hay una fuerte creencia en la educación para todos”, dice Hanna Harris, directora de Archinfo Finlandia y comisaria de Desarrollo Mental. “Hay una apreciación de la ciudadanía activa, la idea de que es algo a lo que todo el mundo tiene derecho. Las bibliotecas lo encarnan con fuerza”, añadió.

“La tarjeta de la biblioteca fue lo primero que tuve, que alguna vez tuve”, dice Nasima Razmyar. Hija de un ex diplomático afgano, Razmyar llegó a Finlandia con su familia en 1992 como refugiada huyendo de los disturbios políticos. Incapaz de hablar el idioma, con escasos recursos, y tratando de encontrarle sentido a la nueva y extraña ciudad en la que se encontraba, se sorprendió al descubrir que tenía derecho a una tarjeta de biblioteca que le concedería libros gratis. Su aprecio por el privilegio no se ha desvanecido: “Todavía tengo la tarjeta de la biblioteca en mi cartera”, dice orgullosa.

En un momento en que las bibliotecas de todo el mundo se enfrentan a recortes presupuestarios, una disminución de los usuarios y el cierre, Finlandia se está resistiendo a la tendencia. Según las cifras de las autoridades locales de 2016, el Reino Unido gasta sólo 14,40 libras esterlinas por cabeza en bibliotecas. En cambio, Finlandia gasta 50,50 libras esterlinas por habitante. Mientras que más de 478 bibliotecas han cerrado en ciudades y pueblos de Inglaterra, Gales y Escocia desde 2010, Helsinki está gastando 98 millones de euros en la creación de una nueva y enorme biblioteca. No contentos con la mera construcción de una biblioteca, los finlandeses han hecho pública su pasión: El pabellón finlandés de la Bienal de Arquitectura de Venecia de este año es una carta de amor a los hitos literarios del país.

3073

 

Tampoco es difícil entender por qué se utilizan tanto las bibliotecas urbanas de Finlandia: El 84% de la población del país es urbana, y dado el clima a menudo duro, las bibliotecas no son simplemente lugares para estudiar, leer o tomar prestados libros – son lugares vitales para socializarse. De hecho, Antti Nousjoki, uno de los arquitectos de Oodi, ha descrito la nueva biblioteca como “una plaza interior”, muy lejos de la visión estereotipada de las bibliotecas como espacios rancios y silenciosos. “Oodi ha sido diseñada para dar a los ciudadanos y a los visitantes un espacio libre para hacer lo que quieran hacer – no sólo ser un consumidor” explica Nousjoki.

Oodi es más que un monumento sobrio al orgullo cívico. Encargada como parte de la celebración de un siglo de independencia en Finlandia, la biblioteca no es un mero depósito de libros. “Creo que Finlandia no podría haber dado un regalo mejor a la gente. Simboliza la importancia del aprendizaje y la educación, que han sido factores fundamentales para el desarrollo y el éxito de Finlandia”, dice Razmyar.

Esos sentimientos de orgullo por la igualdad de oportunidades que ofrece la nueva biblioteca de la ciudad se ven reflejados en el sitio elegido para Oodi: justo enfrente del parlamento. “Creo que no hay otro sitio mejor que pueda estar frente a los terrenos que simbolizan la democracia como lo hace la biblioteca pública”, dice Razmyar. “Es importante que cuando se esté en el balcón abierto de la biblioteca, la gente mire directamente al parlamento y se contemple en el mismo nivel”.

1435

Tal vez una pista de porque ese entusiasmo finlandés por las bibliotecas venga del hecho de que ofrecen mucho más que libros. Mientras que muchas bibliotecas de todo el mundo proporcionan acceso a Internet y otros servicios, las bibliotecas de ciudades y pueblos de toda Finlandia han ampliado sus funciones para incluir el préstamo de publicaciones electrónicas, equipos deportivos, herramientas eléctricas y otros “artículos de uso ocasional”. Una biblioteca en Vantaa incluso ofrece un karaoke.

Estos espacios no están diseñados para ser templos polvorientos para la alfabetización. Son espacios vibrantes y bien pensados que tratan activamente de involucrar a las comunidades urbanas que los utilizan. La biblioteca de Maunula, un suburbio del norte de Helsinki, tiene una puerta que conduce directamente a un supermercado, una decisión sorprendente y funcional que, junto con su centro de educación de adultos y su sección de servicios para jóvenes, se debió en parte al hecho de que fue diseñada con la colaboración de la población local.

Oodi, sin embargo, irá aún más lejos: además de su función principal como biblioteca, contará con una cafetería, restaurante, balcón público, cine, estudios de grabación audiovisual y un espacio de creación con impresoras 3D. Aparentemente se pensó en una sauna, pero parece que no ha llegado el presupuesto final.

Esta diversidad es clave, argumenta Razmyar. “Las bibliotecas deben llegar a las nuevas generaciones. El mundo está cambiando, así que las bibliotecas también están cambiando. La gente necesita lugares para reunirse, para trabajar, para desarrollar sus habilidades digitales”.

Además, como edificios urbanos clave, las bibliotecas están diseñadas para inspirar la propiedad. “Queremos que la gente encuentre y utilice los espacios y empiece a cambiarlos”, dice Nousjoki. “Nuestro objetivo era hacer que Oodi sea atractiva para que todo el mundo lo use y participe en su mantenimiento y mejora”.

El sitio y el diseño de la nueva biblioteca de Helsinki son ciertamente sorprendentes, pero quizás lo más impresionante de todo es la falta de oposición pública a un proyecto tan costoso. “La gente está deseando que llegue Oodi. No ha sido polémico: la gente está entusiasmada en general”, dice el director de Archinfo, Harris. “Será importante para la vida diaria aquí en Helsinki.”

 

 

Anuncios

Fortalecimiento de las bibliotecas como centros de emprendimiento empresarial

 

startup-muster

Strengthening Libraries as Entrepreneurial Hubs. New Leadership Brief from the Urban Libraries Council, 2018

Texto completo

 

Gracias a sus profundas conexiones con la comunidad, las bibliotecas pueden convertirse en un recurso esencial para conectar a los empresarios potenciales con el conocimiento, las herramientas, los socios y las ideas para sus esperanzas y sueños económicos. La información, ejemplos y estrategias en este Informe de Liderazgo surgen de la colaboración de ULC con la Fundación Ewing Marion Kauffman para fortalecer la capacidad de las bibliotecas para apoyar a los emprendedores.

 

La construcción de una economía local fuerte es una prioridad principal para cualquier ciudad y su comunidad. Las medidas clave de éxito económico para los líderes locales incluyen la creación de empleo, la atracción por los negocios, el desarrollo de la fuerza laboral y fomento del espíritu empresarial. Las bibliotecas públicas están especialmente equipadas para apoyar el espíritu emprendedor como motor de la innovación local como mecanismos, mecanismo potenciador de la  económica y garante de la igualdad de oportunidades.Este Informe de Liderazgo se centra en el papel de la biblioteca pública como recurso esencial para los emprendedores y componente central de los ecosistemas empresariales locales. Destaca el apasionante trabajo que ya se está llevando a cabo en las bibliotecas para fomentar el espíritu empresarial e identifica siete estrategias para que los líderes bibliotecarios se vuelvan más intencionales a la hora de implementar programas que apoyen los objetivos de desarrollo económico local.

7 ESTRATEGIAS DE ACCIÓN PARA LÍDERES BIBLIOTECARIOS

Las siguientes estrategias ayudarán a los líderes bibliotecarios mejorar su impacto en el ecosistema  del sector empresarial, construir conexiones que apoyen prioridades de desarrollo económico de la comunidad y garantizar que todos los empresarios potenciales tengan acceso a los recursos y al apoyo necesario que puede cambiar sus vidas:

1. Familiarícese con la economía local de desarrollo y asegurarse de elegir a los líderes adecuados que sean conscientes de lo que la biblioteca puede aportar a sus prioridades

2. Identificar y mapear los recursos empresariales en la comunidad para aprender lo que está disponible y conocer en que lugares la labor de la biblioteca puede tener mayor repercusión

3. Involucrar al personal en la configuración del enfoque de la biblioteca para apoyar a los emprendedores y proporcionar oportunidades de desarrollo para desarrollar las habilidades del personal, experiencia y confianza

4. Establecer programas y servicios de la biblioteca para emprendedores en vecindarios donde las personas estén más necesitadas de apoyo en el lugar donde viven, trabajan y hacen negocios en lugar de esperar a que la gente vaya a la biblioteca

5. Establecer alianzas que complementen y mejoraren la capacidad de la biblioteca para satisfacer las necesidades de emprendedores y ampliar el alcance de la biblioteca y visibilidad en el ecosistema local

6. Conéctarse con los servicios de su comunidad o región. para aprovechar los recursos de la biblioteca para apoyar y fomentar el fortalecimiento de la economía local

7. Sensibilizar sobre las oportunidades disponibles en la biblioteca pública compartiendo historias de éxito de personas que han usado recursos bibliotecarios y apoyo para poner en marcha su sueños empresariales.

La tragedia de la retirada de libros en bibliotecas universitarias

 

27080110677_86e57ab09e_b_d

The tragedy of ‘deaccessioning’ books from university libraries

ABA JOURNAL

Ver original

 

Es descorazonador escuchar lo que está sucediendo con nuestras bibliotecas. Un artículo de Associated Press el 7 de febrero titulado “A library without books? Some universities purging dusty volumes ..” informa que “a medida que los estudiantes abandonan las colecciones de libros impresos a favor del material de referencia en línea, las bibliotecas universitarias están retirando millones de volúmenes no leídos en una purga nacional”. Algunos libros están siendo transportados a lugares de almacenamiento permanente; otros están siendo vendidos en bloque a vendedores de libros usados; y otros están siendo arrojados a contenedores de basura.

Dado que la mitad de la colección de la biblioteca de la Universidad de Indiana de Pensilvania ha estado “sin circular durante 20 años o más”, los gestores universitarios decidieron purgar 170.000 volúmenes. “Las estanterías están dejando paso a las salas de estudio en grupo y a los centros de tutoría, `espacios para fabricantes’ y cafeterías”, informa el artículo. La bibliotecaria de la Universidad Estatal de Oregon, Cheryl Middleton, presidenta de la Asociación de Bibliotecas Universitarias y de Investigación, dice: “Somos como la sala de estar del campus. No somos sólo un almacén”.

Los eruditos más conservadores están indignados. Uno llama a este desecho de libros “un cuchillo en el corazón”. Tiene razón, por supuesto. ¿Hay alguna buena noticia aquí? Sólo para coleccionistas y vendedores de libros usados: Entre los montones hay algunos tesoros. Por ejemplo, en los últimos años he obtenido muchos libros raros que han sido “desadquiridos” por bibliotecas universitarias, incluyendo algunos que llevan las firmas de Learned Hand y Harlan Fiske Stone. Aunque es agradable tenerlos, sé que fue una parodia de bibliofilia lo que llevó a mis adquisiciones. Peor que una parodia, es una tragedia.

Los escenarios que aquí se describen son reales. Son auto-representaciones ligeramente ficticias. El primero me describe a mi en 1980, el segundo me describe en 2014, el tercero me describe en 2017.

 

Escenario No. 1: Un ambicioso estudiante de literatura que trabaja en su tesis de último año sobre Shakespeare’s Love’s Labour’s Lost va a la biblioteca y descubre, para su sorpresa, dos largos pasillos de libros sobre Shakespeare: unos 6.500 libros sobre ese tema. Pasa hora tras hora revisando los numerosos tomos, revisando los índices y luego leyendo los pasajes relevantes. Encuentra que muchos eruditos han escrito sobre la “curiosa foppería del lenguaje” de Shakespeare (Walter Pater [1889]) en la obra, que es “verdaderamente una comedia sobre el estado de la lengua inglesa en 1588” (William Mathews [1964]). Un erudito (Friedrich Landmann), en una oscura monografía de principios de la década de 1880, definió los cuatro tipos de abuso lingüístico que se encuentran en la obra: aliteración excesiva, sonorización amorosa petrarquista, eufhuismo (sintaxis de fantasía y elección de palabras) y latinidad perversamente extrema. Casi un siglo más tarde, un crítico estadounidense calificó la obra de “investigación sostenida sobre la naturaleza y el estado de las palabras; y sus personajes encarnan, definen y critican implícitamente ciertos conceptos de palabras” (Ralph Berry[1969]).

Nuestro estudiante tiene un comienzo fructífero para su tesis de graduación. Su profesor ha sugerido que un verdadero erudito debe investigar lo suficiente para saber lo que han hecho sus predecesores. Recolectar estas citas, y muchas otras también, ha llevado a nuestro incipiente erudito unas 100 horas de esfuerzo. A lo largo del camino, ha aprendido mucho sobre la crítica shakesperiana, los medios de la investigación tradicional de libros, los métodos de análisis literario, y la inmensidad del trabajo académico en el campo.

Mientras tanto, el asesor de su facultad insiste en que la tesis se centre en la lectura cercana de la obra por parte del estudiante, no en la de los eruditos anteriores. En el camino, puede mencionar lo que otros han dicho, ya sea para cuestionar sus conclusiones o para apoyarlas. Las citas deben ser incidentales a su propio análisis; no pueden sustituirlo. Pero no debería intentar escribir ignorando a sus precursores.

Escenario No. 2: Una estudiante de derecho que trabaja en un ensayo sobre la doctrina de los precedentes significa sumergirse en la literatura sobre el tema. Ella va a la sección de jurisprudencia de su copiosamente abastecida biblioteca de leyes y pasa días recolectando fragmentos de Francis Lieber (en una edición póstuma de un libro fechado en 1883), Timothy Walker (1895), Clarence Morris (1938), John Salmond (1947), W.J.V. Windeyer (1949), Burke Shartel (1951), W.W. Buckland (1952), A.W.B. Simpson (1961), Max Radin (1963) y Rupert Cross (1991). Ella está sorprendida porque ninguno de los artículos de la revista legal que ha leído en los últimos años cita a ninguna de estas autoridades. Ella remonta algunos aspectos de la doctrina a William Blackstone (1765), James Kent (1826) y Joseph Story (1858).

Esa recitación de las autoridades sólo es la parte fundamental de lo que está descubriendo. Está estudiando el campo para poder rastrear el desarrollo de precedentes en sistemas de derecho consuetudinario antes de embarcarse en su nueva y audaz teoría. Esta larga investigación, le dice su directora, necesita de una buena base.

Muchos de sus descubrimientos son fortuitos. Trabajando desde el cubículo de su biblioteca, examina pilas de libros para encontrar ensayos relevantes en lugares improbables. No esperaba encontrar información pertinente en un libro de Henri Lévy-Ullmann de 1935 ni en un libro de Frederic R. Coudert de 1914. Las penetrantes ideas de esos escritores ayudan a refinar su tesis. Está encantada con la abundancia de los fondos de la biblioteca de su universidad.

 

Escenario No. 3: Un abogado de Texas está informando una apelación para una mujer que afirma ser la esposa de derecho consuetudinario de un hombre que ha muerto en un accidente industrial. Por supuesto, los tres elementos del matrimonio de derecho consuetudinario son bien conocidos en las 10 jurisdicciones que lo reconocen: un acuerdo para casarse, cohabitación por algún tiempo, e indicios de convicenciacomo cónyuges en la comunidad en general. Los dos primeros son fáciles de establecer aquí, por lo que todo gira en torno al elemento de sujeción. Por lo tanto, nuestro abogado quiere saber lo que las cortes de Texas han sostenido sobre el tema.

Las búsquedas de Westlaw producen mayormente casos que simplemente iteran los tres elementos de un matrimonio de hecho.

Un colega le dice a nuestro amigo que debería ver las encuestas anuales de Joseph W. McKnight sobre derecho de familia. Dudoso, el abogado encuentra una biblioteca de leyes que tiene copias impresas de la Revisión de Leyes de SMU para descubrir que cada año de 1970 a 2016, McKnight analizó autoritariamente las decisiones de apelación en Texas relacionadas con la ley de familia. A partir de 2016, nuestro amigo regresa año tras año en los volúmenes encuadernados, descubriendo que McKnight comenzaba cada actualización anual con discusiones de importantes holdings relacionados con los matrimonios de derecho consuetudinario.

Para sorpresa del abogado, McKnight los llama “matrimonios informales” porque “matrimonio de derecho consuetudinario” es un nombre algo inapropiado: Podría haber sido una doctrina de derecho consuetudinario al principio, pero hoy en día un estatuto autoriza estos matrimonios, y el matrimonio de hecho es el término más exacto. Nuestro amigo se da cuenta de que sus búsquedas en Westlaw han pasado por alto la mitad de los casos, un descuido que pronto subsana.

De las discusiones de McKnight, el abogado también descubre que la mitad de los casos que ha encontrado han sido revocados, desaprobados o de otra manera reemplazados por casos posteriores. Algunos de ellos los habría encontrado más tarde, gracias a los libros revisados en la biblioteca, pero no de inmediato ni con claridad las razones.

Pronto, con la ayuda de un colega junior, el practicante está categorizando los indicios de convivencia y encuentra ocho: (1) presentaciones conyugales, (2) una relación padrastro- madrastra, (3) exhibiciones publicadas tales como folletos funerarios, (4) exhibiciones externas tales como tatuajes mutuos, (5) deudas y responsabilidades financieras compartidas, (6) un apellido compartido, (7) percepciones generales de la comunidad y (8) documentos formales tales como declaraciones de impuestos y documentos de seguro. Su cliente dispone de siete de los ocho indicios.

Nadie, incluyendo a McKnight, ha dicho nunca que hay ocho indicios. Eso es original. Pero McKnight ha llevado al médico a 35 casos que ilustran esos indicios, y las búsquedas en el ordenador han producido 15 casos más. Sin las encuestas McKnight, el abogado habría estado perdido en un laberinto de jurisprudencia, sin una guía autorizada de los hechos importantes.

Al cambiar de volumen a volumen en los libros, ha logrado en dos horas lo que no podría haber hecho de manera tan eficiente, si es que lo ha hecho, en el ordenador.

El resultado: La investigación del libro es casi insustituible para el investigador hábil. No puede, y no debe, ser completamente reemplazada por la investigación en línea, que por supuesto tiene sus propias ventajas pero también sus propias limitaciones.

 

 

 

 

 

Reimaginando la biblioteca de la Universidad Estatal de Arizona

 

41801776282_2934b8f1b3_b_d

Construida en 1966, la biblioteca más grande de Arizona State University (ASU), la Biblioteca Hayden, está en proceso de experimentar una importante transformación en un esfuerzo por hacerla más atractiva, acogedora y fácil de usar para los más de 1,5 millones de personas que la visitan anualmente.

 

El proyecto de remodelación de Hayden de la Universidad Estatal de Arizona como un centro universitario en el que conectarse, descubrir y explorar, llega en un momento crucial para las bibliotecas universitarias. A medida que emerge una nueva era para los libros y el contenido digital, las bibliotecas de todo tipo están rediseñando sus servicios y espacios para satisfacer las necesidades de los usuarios y ampliar las ideas tradicionales en torno a lo que es y hace una biblioteca. De este modo la biblioteca resurgirá como un espacio inspirador para que la comunidad universitaria colabore, aprenda, cree e innove.

Un equipo de estudiantes de diseño del Instituto Herberger participó en el proyecto de renovación  de la Biblioteca Hayden como un proyecto de diseño, centrado en la forma y la función que deberá ofrecer la nueva biblioteca. Su tarea fue reinventar la zona de acceso y el vestíbulo, además de proporcionar sugerencias para el rediseño.

 

41801776442_38dae9942a_b_d

 

La renovada Hayden Library contará con:

  • Laboratorios de aprendizaje de vanguardia para estimular el descubrimiento y fomentar la colaboración a través de la tecnología de inmersión y el apoyo integrado de otras unidades académicas.
  • Espacios de creación, laboratorios de datos e instalaciones de aprendizaje colaborativo para acelerar la innovación y liberar mentes creativas.
  • Colecciones distintivas nacionales y localizadas para mostrar los activos  únicos y valiosos de la universidad, con un enfoque en la rica historia política, cultural y artística del estado.
  • Colecciones activas de libros para la comunidad, además de una colección de cuidadosamente curada, para estimular la curiosidad e impulsar la innovación.
  • Exposiciones inspiradoras que muestran la historia de la universidad y su dedicación como empresa intelectual.
  • Asientos y salidas adicionales, entradas sobre el suelo y espacios flexibles para apoyar y facilitar el éxito de los estudiantes.

 

La obra tienen prevista su finalización para 2020 y costará 100 millones de dólares.

 

 

Las bibliotecas son espacios para hacer y conectar con el aprendizaje

 

111214-book machine.jpg

La Biblioteca Pública de Sacramento dispone de un servicio de autopublicación con la maquina de edición bajo demanda “I Street Press”, una imprenta profesional donde los residentes pueden convertir un PDFs en un libro encuadernado por menos de $10.

 

 

Las bibliotecas son espacios para hacer y conectan eso con el aprendizaje. En la era de Google y Amazon, la relación de la biblioteca son los libros, está cambiando, ya la única función no es el préstamo de libros, bibliotecas de todo el mundo están diversificando sus servicios para adaptarse a su entorno y seguir siendo relevantes para sus usuarios, ya que las bibliotecas como instituciones públicas se encuentra en una posición única para convocar a los miembros de la comunidad y compartir sus experiencias de todo tipo.

Desde su creación en 2015  Library of Things presta más de 100 artículos diferentes desde instrumentos, máquinas de coser hasta bicicletas. Cada artículo se presta por una semana a la vez y los titulares de la tarjeta pueden reservar cualquier objetoal igual que pueden con los libros. Los usuarios también pueden hacer desideratas, la adquisición de determinados objetos responde a las solicitudes de los usuarios, pero en otros casos se trata de una adquisición realizada por la biblioteca para experimentar si la gente querrá usarlo y para qué podría usarlo.

Por ejemplo, la Biblioteca Libre de Filadelfia recientemente construyó una cocina de grado culinario con una lista completa de clases que van desde simples clases de “cocina saludable” hasta clases para personas que quieren ser cocineros profesionales.

La Biblioteca Pública de Sacramento ha ido añadiendo constantemente objetos a sus servicios más allá de los libros. Desde un pequeño estudio de grabación, hasta una instalación para aprender programación o a manejar objetos virtuales con realidad virtual. La sucursal Central y la sucursal de Arcade cuentan con Makerspaces y la biblioteca Central tienen a disposición de sus usuarios una máquina de autopublicación “I Street Press“, una imprenta de grado profesional en la que los residentes pueden convertir un PDF manuscrito en un libro encuadernado por menos de $10, tal y como hacen las empresas de edición bajo demanda.

El objetivo de todo este movimiento es involucrar a las personas, que dispongan de recursos con los que experimentar nuevos aprendizajes de manera informal, y que entre ellos se propicie un espíritu cooperación y una identidad de comunidad.

 

El día que Glenn Ferdman director de la Biblioteca Pública de Somerville donó sus guitarras a la biblioteca

catalog0723libraries20

Cake pans, binoculars, toys, neckties, even guitars are available at libraries, as they become a different kind of public resource  GLOBE MAGAZINE 

Ver original

Hace un par de años, Glenn Ferdman, aficionado a la música pop y director de la Biblioteca Pública de Somerville decidió que tenía demasiadas guitarras. Sabía que podía venderlas o guardarlas en un algún lugar. Sin emabrgo, Ferdman que es bibliotecario, lo que significa que su trabajo es encontrar nuevas formas de compartir recursos, decidió llevar sus guitarras a la sucursal principal de la Biblioteca Pública donde trabaja como director, y pidió a su personal que las prestara a los usuarios como si fueran libros. Dándose cuenta que esos artículos suscitaban el interés de las personas y se prestaban con gran frecuencia. Tomando en cuenta del ejemplo, otros miembros del personal pronto hicieron sus propias donaciones. El jefe de circulación, que además es un guitarrista aficionado aficionado a James Taylor, aceptó afinar las guitarras cuando se las devolvieran.

Un abogado de la ciudad de Somerville redactó un acuerdo de préstamo, en caso de que los instrumentos fueran dañados o desaparecieran. Actualmente, la colección incluye tres guitarras acústicas, un ukelele y un djembé de África Occidental. Si se busca “tambor de mano” en el catálogo de la Red de Bibliotecas Minuteman, que comprende 43 bibliotecas en los suburbios de Boston, se obtiene un listado inusual: “3-D OBJECT | Available at SOMERVILLE/Adult.”

Al ampliar sus colecciones más allá de los medios del libro, la biblioteca de Somerville se unió a un movimiento mundial para ampliar el papel de las bibliotecas públicas. A medida que los lectores pueden disponer de libros y publicaciones periódicas desde los teléfonos inteligentes y tabletas, las visitas a las bibliotecas están disminuyendo. Pero eso no significa que las bibliotecas estén obsoletas. Casi el 90 por ciento de las personas encuestadas para un estudio de Pew Research de 2016 dijeron que cerrar su biblioteca local tendría un impacto negativo en su comunidad. Lo que los encuestados dijeron que querían eran programas educativos ampliados, incluyendo centros tecnológicos con impresoras 3D y otras herramientas digitales, y lecciones sobre cómo usarlas. También querían que las bibliotecas dedicaran menos espacio a los libros y más a las actividades comunitarias.

Las bibliotecas de las cosas se están convirtiendo en algo cada vez más habitual. En Brookline, los titulares de la tarjeta de la biblioteca pueden llevarse prestados moldes para pasteles. Wilmington Memorial Library presta juegos de césped y kits de viaje (que incluyen guías y libros de idiomas relacionados con una ciudad o el país, DVDs, y mapas en una bolsa). Lexington presta máquinas de coser y tocadiscos portátiles, mientras que Reading tiene un Roomba disponible. Una noche de esta primavera, la Biblioteca Pública Billerica acogió una “biblioteca humana“, donde voluntarios (entre ellos una persona transgénero, un tartamudo y un oficial de policía) ofrecieron unos minutos de tiempo individual a los “prestatarios” que querían hacerles preguntas sobre sus experiencias.

Arun Sundararajan, profesor de economía en la Universidad de Nueva York y autor de The Sharing Economy, cree que las bibliotecas de cosas pueden ayudar a crear una comunidad de personas de ideas afines. “Es casi como si la biblioteca, al ser un depósito de activos, fuera realmente el lugar de reunión de personas con intereses compartidos“, dice. Programas como estos también pueden empoderar a las personas, agrega. “Ya que democratizan el acceso a un nivel de vida más elevado al eliminar la barrera de la propiedad“.

Tech’s Newman Library in Blacksburg crea un espacio de aprendizaje para Humanidades Digitales

 

athenaeum1-550x343

 

Tech’s Newman Library in Blacksburg crea un espacio de aprendizaje que ha denominado Athenaeum, que comenzó a albergar programas de humanidades digitales en noviembre de 2017. El espacio permite dar talleres sobre podcasting y visualización de datos, así como clases tradicionales.

El espacio contiene un aula modular grande, una sala de juntas más pequeña y un estudio de medios con aislamiento acústico. Un comité asesor formado por profesores, personal de la biblioteca y el director del nuevo Centro de Humanidades programan las aulas, eligiendo programas y clases que harán uso del espacio y de la tecnología disponible.

El aula, con capacidad para 54 alumnos, está equipada con siete pantallas para proyectar medios y dispositivos conectados. Tres o cuatro cursos de pregrado se reúnen regularmente en el espacio. También hay planes de organizar eventos especiales, incluyendo conferencias de especialistas en Humanidades Digitales y un maratón de transcripciones de Douglass Day, un evento nacional que se llevó a cabo en honor al 200 aniversario del nacimiento de Frederick Douglass para transcribir los documentos de la Freedmen’s Bureau Papers. Para grupos más pequeños, la sala de juntas tiene capacidad para 12 personas y es ideal para talleres prácticos y teleconferencias.

El estudio de medios posibilita trabajar con proyectos de historia oral en el campus. Debido al aislamiento acústico, es fácil grabar entrevistas y otros tipos de audio.

img_2874

Este nuevo espacio fue impulsado por la biblioteca de la Universidad, y marca una pauta entorno a los cambios en la profesión y cómo la biblioteca puede apoyar a las personas que hacen y crean cosas en una variedad de formatos.